Page 1

Julio - Agosto 2009

AÑO 35

NÚMERO 122

DIÓCESIS DE SONSÓN RIONEGRO

julio - AGOSTO 2009

LAS PARROQUIAS DE RIONEGRO ACOGIERON CON ENTUSIASMO AL SEÑOR OBISPO EN SU VISITA PASTORAL

Semana por la paz 2009 Pág. 11 Panorámica de la encíclica “caritas in veritate”, de s.S. Benedicto XV Pág. 14

Los Laicos en el Siglo Xxi Pág. 12 El método pastoral de juan maría vianney Pág. 16


LA VOZ DEL PASTOR

Julio - Agosto 2009

2

HACIA EL DESARROLLO INTEGRAL El 29 de junio de 2009, Solemnidad de San Pedro y San Pablo, Su Santidad Benedicto XVI ha firmado su tercera encíclica “Caritas in veritate”. Se ha propuesto el Papa, recordando la encíclica “Populorum progressio” de Pablo VI, ofrecer Por: Monseñor una iluminación al camino de Ricardo Tobón Restrepo Obispo de Sonsón-Rionegro la humanidad en proceso de unificación, mediante un llamamiento a construir un desarrollo humano integral en la verdad y en la caridad. Muchos ecos se han hecho a este documento pontificio; sin embargo, en no pocos casos se lo ha reducido a un análisis de la actual crisis económica, a un manual de ética para el mundo financiero o a una propuesta de reforma de la ONU. La encíclica es mucho más. Es una profundización en los ideales del mundo moderno para invitarnos, dentro de una nueva síntesis humanística, a afrontar el futuro de la humanidad, no con la ilusión de las ideologías superadas, sino con la fuerza de la caridad en la verdad como dinamizador de la vida y las relaciones entre las personas y los pueblos. Desde esta perspectiva, el Papa se refiere a los más variados temas que estudia la doctrina social de la Iglesia: las verdaderas característica del progreso, la precariedad laboral, la lucha contra el hambre, la relación entre vida humana y desarrollo, las tremendas desigualdades sociales, el mercado, los pobres que en realidad son una riqueza, la democracia y la economía, la empresa, la especulación, el papel del Estado, la globalización, el crecimiento demográfico, la ética y la economía, la familia, la cooperación internacional, el medio ambiente, las energías alternativas, los emigrantes, las finanzas, los consumidores y sus asociaciones, la posibilidad de una autoridad política mundial, los medios de comunicación, la bioética, las nuevas formas de esclavitud, la soledad de muchos seres humanos. Pero, frente a estas realidades y a otros graves problemas del mundo, la encíclica no da soluciones técnicas ni recetas sociales. Para prevenir el relativismo y las visiones provisionales con que frecuentemente se afrontan en nuestros días las situaciones humanas, políticas, económicas y sociales, el Papa se propone aportar los grandes principios que resultan indispensables para construir el futuro e integral desarrollo de cada persona y de toda la humanidad. Pienso que para la vida y la misión de nuestra diócesis resulta fundamental estudiar a profundidad esta encíclica, difundir su mensaje por todos los medios posibles y

aplicar sus enseñanzas a todos nuestros proyectos de evangelización y pastoral social. De un modo particular, me gustaría que, de entre los grandes principios expuestos en la encíclica, trabajáramos especialmente los siguientes: 1. El eje y el camino del desarrollo verdadero e integral es el amor. El amor es la fuerza suprema, que mueve a las personas a comprometerse con valentía y generosidad en la causa de la justicia y de la paz. Sin amor no hay desarrollo posible. Pero el amor es susceptible de muchas interpretaciones y de las más diversas aplicaciones. El amor que crea desarrollo humano y social es el amor en la verdad. Sin la verdad el amor se distorsiona, puede ser manipulado, se vuelve un envoltorio vacío que cada uno rellena a su gusto. El amor en la verdad es una fuerza que sólo puede tener su origen en el ser mismo de Dios, amor eterno y verdad absoluta. En síntesis, el Papa ve como única solución de fondo que cambiemos de corazón para que seamos capaces de abrirnos al amor de Dios y después de recibirlo lo demos a los demás. 2. Es preciso llegar a “la sorprendente experiencia del don”. El verdadero progreso y la respuesta a las graves consecuencias de una globalización mal entendida exigen los principios del don y de la gratuidad. Para progresar es necesario vivir con la conciencia de que en la vida todo es don y todo es gratuito. Para enriquecerse, el camino es dar y compartir, porque el ser humano y la sociedad no

se entienden sino como un regalo de la generosidad divina. Las relaciones sociales, económicas y políticas tendrían un correcto desarrollo si se basaran en actitudes de generosidad y en acciones de compartir. El gran desafío en nuestro tiempo es mostrar que el principio de la gratuidad y la lógica del don tienen cabida en la actividad económica ordinaria. Esto exige una revolución: replantear la finalidad de la economía, que no debe ser la ganancia sino la solidaridad. 3. En una cultura secularizada y cerrada a la trascendencia, el problema fundamental es Dios. En efecto, lo que está fallando en el mundo es la fraternidad. La sociedad, cada día más globalizada, puede acercarnos, pero no nos hace más hermanos. Llegar a ser una familia mundial sólo se puede dar después de que la humanidad sea consciente de que ha recibido un don de Dios y que tiene el deber de compartirlo. Con una clara intención teológica para su documento, señala el Papa: “Sin Dios el hombre no sabe dónde ir ni tampoco logra entender quién es”. Por tanto, “la fuerza más poderosa al servicio del desarrollo es un humanismo cristiano”; y, por consiguiente, el desarrollo necesita también cristianos con los brazos levantados hacia Dios en oración, capaces de amar y de perdonar, dispuestos a la renuncia de sí mismos para entregarse a los demás.


OPINIÓN

Editorial

En tiempos de crisis, incertidumbres, zozobras y falta de rumbos, las condiciones existenciales se ponen en entre dicho; los ambientes vitales se desconfiguran y los seres humanos vagan sin rumbos fijos y todas sus aspiraciones parecen perdidas. Sus proyectos y posibilidades están sujetos al devenir de situaciones en las cuales no tienen influencia. Una cantidad considerable de la población mundial no controla ni decide las situaciones en las cuales quieren vivir, sólo las padecen y quienes toman las decisiones lo hacen desde sus perspectivas e intereses particulares o salvaguardando el beneficio de grupos muy reducidos. Para nadie es nuevo que nuestra época reúne muchas de estas características y que algunas tienden a agudizarse con el paso del tiempo. Las grandes crisis contemporáneas golpean a toda la sociedad y traen a veces consecuencias irreparables. Los asuntos sociales preocupan a toda la humanidad porque las dificultades económicas, familiares, la sociedad civil, el mundo del trabajo y de la em-

Julio - Agosto 2009

“CARITAS IN VERITATE”

presa, el medio ambiente, la pobreza generalizada y la dificultad frente a los derechos humanos, ponen en tela de juicio muchos de los proyectos del un mundo frente a su tarea de cuidar lo humano y potenciar todas sus posibilidades. En momentos como estos se requiere entonces de faros, de luces que iluminen y propongan nuevas lecturas hacia donde orientar todos nuestros esfuerzos y expectativas. Todos los sectores de la sociedad proponen y dan sus opiniones y posibilidades para abordar estas situaciones. La Iglesia, por supuesto, no es ajena a las situaciones que generan los grandes problemas de la humanidad y tiene una palabra por decir frente a las problemáticas sociales. La nueva encíclica de S.S. Benedicto XVI, Caritas in Veritate, es precisamente la orientación y propuesta, según la perspectiva de la Iglesia, para algunos de los diferentes problemas, denominados de carácter social, que acontecen en la realidades actuales. Analiza los cambios sociales acontecidos desde

la Populorum progessio hasta nuestros días. Nuestra época marcada con el signo de la globalización y todas sus implicaciones a nivel mundial necesita ser repensada, valorada y orientada. Bajo estas consideraciones Caritas in Veritate es un llamado de atención abierto y radical para no descuidar lo realmente importante, la protección y potenciación de lo humano. Pero el papa es muy claro en advertir en qué consiste está protección. No podemos pensar sólo en lo que podríamos denominar “protección biológica”, desde luego sumamente importante, es necesario pensar en otras realidades para esta tarea. No puede haber protección de lo humano cuando se padece hambre y se descuida la salud y la educación a causa salarios irrisorios y la falta de condiciones dignas en el mundo laboral; porque las empresas tienen el riesgo de responder casi exclusivamente a las expectativas de los inversores en detrimento de su dimensión social; cuando se descuida la familia, primer lugar de encuentro y acogida de los seres humanos y se

globaliza la insolidaridad y los recursos están almacenados para beneficio de unos pocos, no se puede pensar en la posibilidad de la fraternidad; tampoco se puede hablar en potenciar lo humano cuando el mundo hace un escisión entre los valores éticos y la ciencia, la economía y la sociedad civil; cuando la ciencia y la técnica nos involucran en la falacia de la autosuficiencia y perdemos de vista la belleza de la gratuidad. Caritas in veritate, es la propuesta de S.S Benedicto XVI, y de toda la Iglesia, para pensar el desarrollo del hombre, de la economía, de los pueblos y de la técnica bajo unas consideraciones diferentes. A la base de la caridad está la verdad y para los cristianos existe una Verdad inevitable, Jesucristo, eterna gratuidad y donación perfecta del Padre. El desarrollo necesita cristianos con los brazos levantados hacia Dios en oración, cristianos conscientes de que el amor lleno de verdad, caritas in veritate, del que procede el auténtico desarrollo, no es el resultado de nuestro esfuerzo sino un don.

VERDAD Y JUSTICIA, PROPUESTAS DEL PERDON

El perdón, en su forma más Pero ¿qué significa conalta y verdadera, es un acto cretamente perdonar? Y ¿por de amor gratuito; pero como qué perdonar? Una reflexión acto de amor, tiene también sobre el perdón no puede sus propias exigencias. La eludir estas preguntas. El perprimera es el respeto de la dón, antes de ser un hecho verdad; sólo Dios es la versocial nace en el corazón de dad absoluta; todos están cada uno. Sólo en la medida llamados a vivir la verdad. en que se afirma una ética Donde se siembra la mentira Por: Pbro. Oscar Orlando y una cultura del perdón se Jiménez Gómez y la falsedad, florecen las puede esperar también en Vicario Episcopal para la sospechas y las divisiones. una “política del perdón”, exPastoral El perdón, lejos de excluir la presada con actitudes sociales búsqueda de la verdad, la exige. El mal e instrumentos jurídicos, en los cuales hecho debe ser reconocido y, en lo posi- la justicia misma asuma un rostro más ble, reparado. Otro presupuesto esencial humano. del perdón y de la reconciliación es la justicia, que tiene su fundamento en la En realidad, el perdón es ante todo ley de Dios y en su designio de amor y una decisión personal, una opción de misericordia sobre la humanidad. La del corazón que va contra el instinto justicia no se limita a establecer lo que espontáneo de devolver mal por mal. es recto entre las partes en conflicto, Dicha opción tiene su punto de referensino que tiende sobre todo a reestable- cia en el amor de Dios, que nos acoge cer las relaciones auténticas con Dios, a pesar de nuestro pecado y, como consigo mismo y con los demás. modelo supremo, el perdón de Cristo,

el cual invocó desde la cruz: “Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen” (Lc. 23,34).

Así pues, el perdón tiene una raíz y una dimensión divinas. No obstante, esto no excluye que su valor pueda

3

entenderse también a la luz de consideraciones basadas en razones humanas. La primera entre todas, es la que se refiere a la experiencia vivida por el ser humano cuando comete el mal, entonces se da cuenta de su fragilidad Pasa a pág. 4

Un periódico para la Nueva Evangelización Asesor General: Mons. Ricardo Tobón Restrepo Obispo de Sonsón - Rionegro Director: Pbro. Julio César Bedoya Quintero Consejo Editorial: Mons. Iván Cadavid O. - Mons. Darío Gómez Z. - Pbro. Oscar Orlando Jimenez G. Pbro. Avilio Del Río R., Sr. Juan Diego Agudelo G., Sr. Pedro Luis Jiménez M., Sra. Marilú Giraldo G., Sr. Diego Iván Aristizábal H. Diagramación-Preprensa e Impresión Casa Editorial El Mundo DIÓCESIS DE SONSÓN-RIONEGRO Calle 51 # 47-31 Tel. 531 52 52 Fax: Ext. 117 e-mail: diocesis@une.net.co Rionegro (Antioquia, Colombia) - Página web: www.diosonrio.org.co


ACONTECER PASTORAL Viene de pág. 3 y desea que los otros sean indulgentes con él. Por tanto, ¿por qué no tratar a los demás como uno desea ser tratado? Todo ser humano abriga en sí la esperanza del poder reemprender un camino de vida y no quedar para siempre prisioneros de sus propios errores y de sus propias culpas, sueña con poder levantar de nuevo la mirada hacia el futuro, para descubrir una perspectiva de confianza y compromiso. En cuanto acto humano, el perdón es ante todo una iniciativa de cada individuo respecto a sus semejantes. La persona, sin embargo, tiene una dimensión esencialmente social, por lo cual establece una red de relaciones sociales en las que se manifiesta a sí misma: no sólo en el bien sino, por desgracia, incluso en el mal. Consecuencia de ello es que el perdón es necesario también en el ámbito social. Las familias, los grupos, los Estados, la misma comunidad internacional, necesitan abrirse al perdón para remediar las relaciones interrumpidas, para superar situaciones de estéril condena mutua, para vencer la tentación de excluir a los otros, sin concederles posibilidad alguna de apelación. La capacidad del perdón es básica en cualquier proyecto de una sociedad futura más justa y solidaria. Por el contrario, la falta del perdón, especialmente cuando favorece la prosecución de conflictos, tiene enormes costos para el desarrollo de los pueblos. Los recursos se emplean para mantener la carrera de armamentos, los gastos de las guerras, las consecuencias de las extorsiones económicas. De este modo, llegan a faltar las disponibilidades financieras necesarias para promover desarrollo, paz, justicia. ¡Cuánto sufre la humanidad por no saberse reconciliar, cuántos retrasos padece por no saber perdonar!. La paz es la condición para el desarrollo, pero una verdadera paz es posible solamente por el perdón. La propuesta del perdón no se comprende de inmediato ni se acepta fácilmente; es un mensaje en cierto modo paradójico. En efecto, el perdón comporta siempre a corto plazo una aparente pérdida, mientras que, a la larga, asegura un provecho real. La violencia es exactamente lo opuesto: opta por un beneficio sin demora, pero, a largo plazo, produce perjuicios reales y permanentes. El perdón podría parecer una debilidad; en realidad, tanto para concederlo como para aceptarlo, hace falta una gran fuerza espiritual y una valentía moral a toda prueba. Lejos de ser menoscabo para la persona, el perdón la lleva hacia una humanidad más plena y más rica, capaz de reflejar en sí misma un rayo del esplendor del Creador.

PROFESIÓN HERMANOS MONJES DE NAZARET

Con una Eucaristía presidida por el Obispo diocesano Monseñor Ricardo Tobón Restrepo, el pasado 19 de julio dos miembros de la comunidad contemplativa Monjes de Nazaret, hicieron sus primeros votos temporales como profesos. Fueron ellos el padre Bernardo Botero Echeverri (Superior) y el monje Oscar Fernando Solórzano. En su

homilía, el Señor Obispo pidió que “todos nosotros, en nombre de toda la Iglesia, agradezcamos a Dios que haya llamado a estos dos monjes a esta consagración, a esta entrega, a ser lo que he explicado: una prolongación del Cristo orante, una representación de la Iglesia contemplativa en servicio permanente de alabanza e intercesión, un testimonio vivo del mundo futuro.” Los Monjes de Nazaret son una naciente comunidad religiosa contemplativa ubicada en la vereda Campo Alegre del municipio de Granada. En este lugar se combina una vida de oración, silencio, trabajo y estudio. Aunque todos los días se celebra allí la Eucaristía, los domingos, al igual que los primeros viernes de mes, concurren numerosos fieles de las veredas vecinas.

XXIII ENCUENTRO LATINOAMERICANO DE SACERDOTES

Del 17 al 20 de agosto se realizó en La Ceja Antioquia el XXXIII encuentro latinoamericano de sacerdotes con el lema:” EL ESPÍRITU EN LA IGLESIA, FORMA MISIONEROS DECIDIDOS” (Ap. 150). Se contó con la asistencia de más de 120 sacerdotes. El encuentro estuvo orientado por el Predicador Thomas Forrest, sacerdote reden-

torista. Este evento fue una oportunidad que los sacerdotes tuvieron para “reavivar el don recibido”, para fortalecerse en la fe y continuar la misión pastoral con nuevos ánimos. Así mismo y como culmen del Retiro Latinoamericano de sacerdotes, se realizó la asamblea de oración y la Santa Misa por los enfermos presidida por Monseñor Ricardo Tobón Restrepo. Se contó con la asistencia de más de 20.000 fieles venidos de distintos rincones de la diócesis así como de otras jurisdicciones eclesiásticas que con espíritu de fe se dieron cita para pedir al Señor de la Vida, salud para sus cuerpos y almas.

CONTINÚA LA PEREGRNACION DE LA PATRONA DE LA DIÓCESIS La imagen de Nuestra Señora del Rosario de Arma continúa su peregrinación por las diferentes comunidades cristianas de la diócesis. Ha sido la oportunidad para que se conozca esta advocación para muchos hasta ahora desconocida, pero que con el empeño y entusiasmo de los sacerdotes ha sido posible que la imagen viaje por la

diócesis despertando el fervor y la conciencia de pertenecer al pueblo de Dios que peregrina en compañía de la Madre del Salvador. Es por eso por lo que esta visita de la patrona, ha sido un momento privilegiado de evangelización en las comunidades que ven en la Virgen la servidora humilde del Señor y a cuyo patrocinio nos encomendamos.

Julio - Agosto 2009

4

TERCER RETIRO PARA LA VIDA CONSAGRADA

El pasado 9 de agosto, siguiendo la programación de la Delegación de Vida Consagrada, se realizó el tercer retiro espiritual, con la asistencia de 204 religiosos (as) de 27 comunidades y congregaciones. Como tema central del retiro se presentó la Encíclica “Caritas in Veritate”, por el Pbro. Luís Hernando Bustamante B; al mismo tiempo se, ofrecieron espacios privilegiados como oración ante el Santísimo Sacramento, confesión sacramental; se clausuró con la celebración Eucarística. Reiteramos la invitación para el cuarto y último retiro de la vida consagrada del presente año, que se realizará el 11 de octubre en el auditorio Monseñor Flavio Calle Zapata de la UCO de 09:00 a.m. a 03:00 p.m.

Condolencias Ofrecemos nuestra más sinceras condolencias a los hermanos sacerdotes y a sus familiares por el fallecimiento de sus seres queridos y rogamos al Dios le la vida conceda paz y serenidad en estos momentos de dolor. Al Padre Diego León Giraldo Alzate y a su familia, por la muerte de su señor padre, Raimundo Giraldo, ocurrida el 16 de julio. Al Padre José Evelio Giraldo G. y a su familia, por el fallecimiento de su señor padre, Pedro Pablo Giraldo, ocurrida el 22 de agosto.


ACTUALIDAD

LO HUMANO EN NUESTRO TIEMPO

Por: Monseñor Iván Cadavid Ospina Rector Universidad Católica de Oriente

La lectura de la última encíclica de S.S. Benedicto XVI, Caritas in Veritate, en la que se aborda ampliamente el tema del humanismo cristiano, nos ha llevado a replantearnos una vez más el tema del hombre En la encíclica se muestra una vez más que el hombre es el único camino que debe recorrer la Iglesia, como bien lo advertía Juan Pablo II en su carta Redemptor Hominis. Podríamos decir que el humanismo está otra vez en el orden del día de la sociedad contemporánea. Después de una polarización hacia las conclusiones de la ciencia o los adelantos sorprendentes de la técnica, estamos volviendo nuestra mirada hacia la persona humana. Lo que constituyó la riqueza de la época del Renacimiento, el interés por el hombre -lastimosamente exacerbado de tal manera por muchos hasta el punto de desplazar a Dios-, hoy vuelve a estar en primer plano. El respeto a la persona, la lucha por sus derechos fundamentales, la valoración de su dignidad, el reconocimiento de su libertad –que incluso a veces es absolutizada- son temas que vuelven a interesar al complejo escenario de hoy: a la educación, a la empresa, a la política, a la economía, a la ecología… en fin, a todos aquellos espacios en los que el hombre desarrolla su actividad. Pero, ¿qué es lo humano?. Lo humano es lo que tiene que ver con el hombre como persona. El diccionario de la Real Academia Española define humano como “lo que pertenece al hombre o le concierne”; y anota como sinónimos: bueno, bondadoso, caritativo, indulgente. Esto quiere decir, entonces, que cuando hablamos de humano podemos entender dos cosas ciertamente distintas pero complementarias: el ser humano como tal, con todo lo que ello significa, y la actitud humana de las personas en relación con sus congéneres. La Encíclica a la que nos referimos hace alusión a los dos sentidos: la Iglesia -experta en humanidad según palabras de Pablo VI-, tiene como misión preocuparse por la salvación del hombre integral, por su pleno desarrollo, por su realización en la totalidad de las dimensiones que lo constituyen; y debe

La pregunta que nos debemos hacer es si somos capaces de comprender lo humano en nuestro tiempo. Porque en ocasiones percibimos que por un lado están las consideraciones teóricas, conceptuales, claras y contundentes en la defensa del ser humano, pero por otro están la actitudes con frecuencia inhumanas de nuestro sistema social. Ya lo había constatado la Gaudium et Spes: “Nunca ha tenido el hombre un sentido tan agudo de su libertad, y entre tanto surgen nuevas formas de esclavitud social y psicológica” (No.4). La avalancha de la técnica y el deslumbramiento que ha producido en multitud de personas y grupos de nuestro tiempo, la soledad en la que está creciendo el hombre actual, el sinsentido que se apodera de muchas vidas, la desesperación que lleva a tantos a renunciar a la lucha por su crecimiento integral: estas son realidades que nos golpean con dureza y que nos exigen nuevos compromisos a favor del hombre, para el rescate de lo que es plenamente humano. El acto más sublime de caridad hoy es llevar al hombre a la contemplación de la verdad sobre sí mismo, sobre la totalidad y riqueza de su ser, sobre su excelsa vocación de eternidad.

5

“POR CRISTO Y POR LOS DEMAS… HAZTE SACERDOTE” jóvenes. Id personalmente al encuentro de ellos y llamad”. («Homilía en la Parroquia romana de San Jo s é M o s c a t i » , L’Osservatore Romano 10 (1993).

anunciar el Evangelio, del cual la promoción humana y el amor por el prójimo son parte fundamental e insoslayable.

Con frecuencia, sin embargo, entendemos equivocadamente lo humano como lo débil que hay en nosotros. A este propósito cito un texto de J.G. Saliege, citado a su vez por W. Kasper en su libro “Jesús, el Cristo”: “Con la expresión ‘esto es humano’ se excusa hoy todo. Uno se divorcia: es humano. Se engaña en un examen o en un concurso: es humano. Uno pulveriza su juventud en el vicio: es humano. Se es celoso: es humano. No hay vicio que no se excuse con esta fórmula. De modo que con el término “humano” se designa lo que hay en el hombre de más caduco y bajo. A veces hasta se convierte en sinónimo de animal. ¡Qué lenguaje tan singular! Pero si lo humano es precisamente lo que nos distingue del animal. Humana es la razón, el corazón, la voluntad, la conciencia, la santidad. Esto es humano”.

Julio - Agosto 2009

Distintas actividades se han llevado a cabo a nivel parroquial y diocesano. A nivel diocesano, resaltamos:

Por: Equipo Diocesano de Pastoral Vocacional

Bajo este lema y en el marco del año sacerdotal que vive la Iglesia universal, se celebró en la diócesis la Semana Vocacional y del Seminario, del 16 al 23 agosto; tiempo en el cual de manera muy específica se presentó la belleza y la grandeza de la vocación, tanto la Sacerdotal como las otras de especial consagración a Dios. La Semana Vocacional y del Seminario, ha sido también la oportunidad para llamar e invitar de una manera directa y clara a los jóvenes, a que escuchen la voz de Dios y a proponerles la vocación sacerdotal o religiosa como un camino a recorrer. Así nos lo pedía el Papa Juan Pablo II: “Dios llama a quien quiere por libre iniciativa de su amor. Pero quiere llamar mediante nuestras personas... No debe existir ningún temor en proponer directamente a una persona joven, o menos joven, las llamadas del Señor. El Señor es siempre el que llama, pero es preciso favorecer la escucha de su llamada y alentar la generosidad de la respuesta. [...] con pasión y discreción, sed despertadores de vocaciones. Cristo habitualmente llama a través de nosotros y de nuestra palabra. Por consiguiente, no tengáis miedo a llamar. Introducíos en medio de los

- El miércoles 19, la jornada de animación vocacional en los colegios, en la que participaron 300 seminaristas que se forman en los seminarios de la diócesis, quienes a través de un trabajo con los distintos grupos de estudiantes, presentaron la belleza y grandeza de la vocación sacerdotal. - IV Expocarisma vocacional, en el municipio de El Santuario, con la participación de 34 comunidades Religiosas: 11 masculinas y 23 femeninas. Cerca de 2.000 estudiantes de los grados 9º a 11º tuvieron la oportunidad de conocer más de cerca los distintos carismas de cada una de las comunidades que participaron de este evento. - Encuentro diocesano con las congregaciones y comités vocacionales de las parroquias, llevado a cabo el sábado 22 de agosto en el Seminario Nuestra Señora, con la participación de cerca de 100 personas que integran estos grupos que trabajan a favor de las vocaciones en nuestra Diócesis. Damos gracias a Dios por la semana vocacional y todos los agentes de Pastoral Vocacional que con su trabajo hacen posible la actualización de las llamadas de Dios a tantos hombres y mujeres que se siguen consagrando en una vocación particular.


HUELLAS EN LA ROCA

Julio - Agosto 2009

6

Monseñor Fortunato, la misión cumplida Por: JUAN DIEGO AGUDELO GIRALDO Comunicador Diócesis de Sonsón Rionegro

N

ació en esos tiempos en que la piedad popular y los valores religiosos eran inculcados desde la casa, en que el trabajo era valorado, la ayuda no era obligación ni castigo y las buenas formas eran recompensadas con el reconocimiento incluso de los mayores. Oriundo de Santo Domingo, Antioquia, Monseñor José Fortunato Bedoya Franco nació el 13 octubre 1925 en una familia de seis hermanos, cinco hombres y una mujer; de niño, fue serio, dedicado y piadoso a; estudió la primaria y dos años de la secundaria en su municipio natal y para colaborar con algo para la casa, hacía mandados y llevaba mercados a sus paisanos más pudientes. Desde muy joven admiraba el sacerdocio; cuenta que a los cinco años y medio hizo su primera comunión. “Me encantaba ver a los sacerdotes, estar con ellos, ver a los sacerdotes que eran muy santos que venían desde Santa Rosa de Osos”. Esa inclinación y la motivación de varios sacerdotes lo llevaron al Seminario de Yarumal a donde los hermanos Misioneros Javerianos; donde empezó nuevamente el bachillerato, pues este plantel exigía saber latín y en el colegio de Santo Domingo no le habían enseñado este idioma. A los 26 años fue ordenado sacerdote por Monseñor Miguel Ángel Builes, en la Diócesis de Santa Rosa de Osos, el 29 de junio de 1952 con seis compañeros más; “cuando me ordenó Monseñor Miguel Ángel sentí una inmensa felicidad, me parecía que me estaba ordenando el Papa”, cuenta Monseñor Fortunato, mientras sus ojos se le iluminan de la felicidad. De figura bonachona, manos gruesas, boca grande y cabellera blanca, Monseñor Fortunato irradia paz y felicidad; a sus 84 años, vive en la Casa Capitular o Casa de los Canónigos en todo el marco de la plaza del municipio de La Ceja, entre la Casa Cural y la Basílica Nuestra Señora del Carmen; allí comparte su vida con otros sacerdotes entrados en años o enfermos y se dedica al confesionario, a la pastoral familiar y a atender las capellanías que tienen por encargo.

La Misión

Ya ordenado sacerdote y como su carisma era la misión, Monseñor José

Fortunato fue enviado al Vaupés, pero como en ese entonces ir a esas tierras no dependía de las ganas sino de la forma de llegar, tuvo que esperar unos meses para llegar a su destino; mientras tanto prestó sus servicios como vicario por algunos meses en Yondó, Antioquia y luego en Bogotá. Una vez hubo la forma, tomó un avión de carga y entre mercancía y gente llegó a Mitú; “Viajar a Vaupés era muy difícil, yo no sé si ahora es así, se podía viajar cada 15 días nada más en aviones de carga llamados Catalinas; estuve dos meses en Bogotá esperando la forma de viajar, cuando resultó el viaje; llegué a Mitú y por río me encaminé a Piracuara, municipio donde presté mis servicios de misionero como párroco”; cuenta Monseñor Fortunato. Las misiones son difíciles en todas partes pero lo que más complicaba a ésta era el idioma, según cuenta Monseñor Fortunato; en esta región del país los indígenas no hablaban el español, tenían más de diez dialectos que son muy complicados de aprender siendo el más popular el Tucano. En la misión se valían de traductores, indígenas muy preparados que sabían el castellano, para administrar los sacramentos y llegar con el mensaje de Jesucristo; por pura selva visitaba algunos municipios y caseríos del Vaupés entre ellos Acaricuara, Santa Teresita, Villa Fátima y muchas cuasi parroquias; salía en tenis y caminaba jornadas que se tardaban un día entero. Las comunicaciones en el Vaupés eran muy complicadas; todo era por selva y por ríos; una carta desde Bogotá se demoraba en ese entonces hasta dos meses en llegar a Mitú y los alimentos solo les llegaban a los misioneros cada treinta días, por lo que los tenían que tasar para no aguantar mucha hambre al final del mes.

“Casi me come el tigre”

Como misionero era dotado con una escopeta para defenderse de los animales, un machete para abrir trocha y poder avanzar porque la selva se cierra muy rápido y una lámpara para las noches. “Dios ayuda mucho al misionero, dormir en la selva causa mucho terror, es muy miedoso, se escuchan ruidos muy azaradores por ahí cada media hora; allí dormíamos en hamacas colgadas de los árboles, poníamos una escopeta al pié del árbol y una

caperuza (lámpara de petróleo), porque dicen que a los animales les da miedo acercarse a la luz”. La misión está llena de riesgos y según cuenta Monseñor José Fortunato estuvo dos veces en peligro de perder la vida al oriente del país, la primera fue cuando se dirigía desde Acaricuara a Mitú, con Monseñor Heriberto Correa, Obispo de Vaupés. “Veníamos de una jornada larga de confesar y administrar sacramentos; el Obispo, Monseñor Heriberto, iba adelante con varias personas y yo era el último; a mí me tocaba arriar la gente; cuando llegamos los indígenas fueron a decir que nos había estado persiguiendo el tigre, que vieron las huellas de este animal y que como él siempre le tira al último, con toda seguridad que me midió el guasque, dicen que es un animal muy inteligente, que pone la manito en el rastro de su presa y va siguiendo a la víctima” Otra situación de riesgo fue cuando se encontraba en San José del Guaviare; allí llegó la guerrilla, conocida como chusma, desde el Tolima a buscarlo, lo iban a matar porque era amigo del ejército; pero en realidad la única relación que tenían era la de solicitarles a los soldados comida prestada mientras le llegaba de la diócesis la remesa que se tardaba en ocasiones más del mes. Monseñor Fortunato aprendió en el Vaupés que la vida del misionero es muy dura, que se necesita mucho amor y que cuando se lleva la cruz con amor no se siente; “se necesita mucho amor para ver a Dios en estas personas tan despreciadas, cuando se está convencido de un ideal,

Dios le da las fuerzas para luchar”, anota Monseñor.

Continúa el Camino

Después de estar cuatro años en Piracuara pasa a Puerto Merizalde, Buenaventura; allí su misión fue más fácil en cuanto a que las comunidades negras sí hablaban el español; “después de estar allí empecé a hacer una pista de aterrizaje mediante convites pero no sirvió porque el monte se enyerba muy ligero. Bregué lo más que pude con esa gente y me fue muy bien”. En esta región también pasó otro susto; salió de Buenaventura a Puerto Merizalde en un barco, con ropa y comida para los pobres; iba acompañado de unas hermanas de la comunidad de la Madre Laura, cuando iban a entrar del mar al rio Naya, una tormenta y lo peligroso de esta entrada, sacudió el barco por casi dos horas, pero la oración de las hermanas y del padre surtieron efecto. Dos años estuvo en Buenaventura; luego llega a nuestra Diócesis cuando apenas llevaba ocho meses de fundada, un poco enfermo, con mala digestión y paludismo, inició su apostolado en Sonsón Rionegro como vicario cooperador en la parroquia de El Peñol Viejo, con el padre Jesús Antonio Ríos; estuvo en unas 12 parroquias del Oriente Antioqueño de las que recuerda Nariño, La Unión, Abejorral, San Carlos, Granada, El Santuario y Marinilla. En las parroquias donde estuvo se encargó de la labor pastoral, la Cruzada Eucarística y los programas por las radiofónicas; inculcaba en los niños el amor por la Eucaristía y la comunión todos los


PULSO REGIONAL días y velaba por la educación de los campesinos y los pobres a través de las emisoras. Es un gran admirador de la Acción Comunal, de los campesinos y de la gente pobre; cuando estaba en Nariño y motivado por su amor a la Iglesia y a los sacerdotes, escribió el libro “Un Social Amanecer” en el que defiende a la Iglesia y a los sacerdotes y ataca al Comunismo y al Capitalismo; cada capítulo de este libro fue escrito con una conclusión, para que, como dice Monseñor Fortunato, si no se les queda el contenido por lo menos se les quede la conclusión. Mil ejemplares de este libro circularon por todas las diócesis del país, por las entidades gubernamentales y pasaron por las manos de varios senadores que veían en él una herramienta social que destacaba el trabado de la Iglesia en Colombia apoyada por el Gobierno. “Este libro gustó mucho y se vendió en dos meses; me gasté tres años en escribirlo; estaba en Nariño cuando lo escribí, me felicitaron mucho por él y era tan bueno que se lo robaban de todas partes porque lo necesitaban para hacer reuniones”. Después escribió “Brillante Camino”, un libro que trataba el aspecto social, hablaba de teología, pastoral, liturgia y dedicaba un capítulo a las relaciones humanas denominado “el clero y las relaciones humanas”. Las dos publicaciones fueron apoyadas y sacadas con el visto bueno de la Arquidiócesis de Medellín; “me gustó más la cosa por ahí pa´ ganar más fama”.

Sus días actuales

Hace casi trece años está en la Casa Capitular, desde allí pide a los pobladores del Oriente tener personalidad cristiana, ser fieles con el cumplimiento a la observancia a la verdad cristiana, orientarse cada vez más en lo religioso y lo material y no ser ajenos al progreso. Quisiera que lo recordaran como un sacerdote que ha tenido muy buena voluntad que puede haber tenido sus deficiencias, que ha vivido su sacerdocio auténticamente, saboreando y amando su ministerio. Se considera una persona equilibrada, que evita el mal genio, “aunque el mal genio es falta de virtud”, afirma. Dice que el misionero vive el sacerdocio verdadero de Cristo, el auténtico sacerdote es el misionero, es el que más se parece a Cristo, es el hombre que más puede servirle a la comunidad y al mundo.

PRIMER FORO DE VÍCTIMAS DEL ORIENTE ANTIOQUEÑO El pasado 20 de agosto en las instalaciones de la Universidad Católica de Oriente, se realizó el primer Foro Víctimas del Oriente Antioqueño, en donde víctimas de la región del Oriente del departamento, recibieron información en cuanto al proceso para la reparación de sus familiares. Gerardo Vega, Coordinador de

la Comisión Nacional de Reparación y Conciliación para el departamento de Antioquia, dejó claro que desde hace cuatro años se viene trabajando en el proceso de Justicia y Paz, donde se ha logrado el registro de 79.000 personas que han sido víctimas de cualquier acto violento cometido por grupos al margen de la ley.

JUEGOS SURAMERICANOS 2010 Subsedes de Oriente Antioqueño hacen lanzamiento oficial y presentación de voluntariado El pasado viernes 21 agosto, se llevó a cabo en el Coliseo de la Universidad Católica de Oriente, en el municipio de Rionegro, el lanzamiento oficial de las subsedes del Oriente Antioqueño para los Suramericanos Medellín 2010 En esta oportunidad el lanzamiento oficial de los Juegos y la presentación del voluntariado, constituyen un gran resultado de organización, planificación, preparación cultural y social. Será un acto simbólico y cultural de integración de las subsedes del Oriente Antioqueño: Rionegro, Guarne y Guatapé, que contará

con la presencia de las entidades y autoridades comprometidas en la organización general de los IX Juegos Suramericanos Medellín 2010. En estas 3 subsedes, se han invertido $22 mil millones en escenarios deportivos para el desarrollo de 11 disciplinas deportivas, en las que competirán 987 atletas aproximadamente. 400 serán los voluntarios que apoyarán los Juegos en diversos ámbitos.

Julio - Agosto 2009

EL IDEA 45 AÑOS “Comprometidos con nuestra tierra”

El IDEA, celebró su cuadragésimo quinto aniversario con una ceremonia en la que se realizó la imposición del Escudo IDEA, acto simbólico con el que se exaltó y reconoció ante la comunidad, los merecimientos de aquellas personas o instituciones que con sus ejecutorias y actuaciones, en diferentes áreas, han contribuido al desarrollo del Departamento de Antioquia. En el acto, otorgaron reconocimientos al Instituto para el Desarrollo de Antioquia IDEA, el Senado de la República de Colombia, ASOINFIS, ICETEX, la SAI y la Federación Colombiana de Municipios Alcaldía de Medellín. La ceremonia tuvo lugar en el Salón Antioquia del Hotel Intercontinental, y fue amenizada por un concierto, con más de 140 músicos en escena, dirigidos por el Maestro Alberto Upegui, quien preparó un ensamble musical con músicos de todo el Departamento de Antioquia.

MUNICIPIO DE EL PEÑOL, SEDE DEL PRIMER FORO DE SERVICIOS PÚBLICOS DESARROLLO LOCAL Y REGIONAL, TRANSFERENCIAS DE LA LEY 99 El foro energético realizado el día 3 de agosto en el Municipio de El Peñol, es uno de los eventos más importantes con los que empezó el mes de agosto en la subregión. Superadas las expectativas de los organizadores en cuanto a la asistencia, más de 500 líderes de todos los Municipios de la subregión se dieron cita en las instalaciones del

auditorio del colegio del Municipio de El Peñol Con la concurrencia y las intervenciones que se dieron, quedó demostrado que el tema de los servicios públicos sigue siendo el de mayor preocupación e incidencia en la cotidianidad de los pobladores y un tema vigente para inducir cualquier discusión en los ámbitos social y político.

7


AREA DE FAMILIA – PASTORAL JUVENIL

BUENOS DÍAS JÓVENES… Por Esteban Cadavid Gómez, Pastoral Juvenil Diocesana

Buenos días, fue el saludo inicial que hizo nuestro obispo a quienes participaban del campamento por la Reconciliación y la Esperanza en el municipio de San Carlos; este hubiera sido un saludo normal si no fueran las 8:30 de la noche, la reacción de los y las jóvenes no se hizo esperar, pero la respuesta del Monseñor Ricardo subió los ánimos de los muchachos “no se asusten por el saludo, ustedes son jóvenes y están amaneciendo” respondió. Los y las jóvenes están en el amanecer de sus vidas y necesitan de forma particular la compañía y el trabajo de la Pastoral Juvenil y de la iglesia. Por eso desde esta frase quiero realizar una reflexión que ilumina

lo que significó el campamento como propuesta de trabajo desde la Pastoral Juvenil diocesana. Lo primero que tengo que decir es que como una experiencia que se realizaba por primera vez, el campamento nos llevó a pensar la Pastoral Juvenil y sus acciones de forma distinta, acciones basadas en la realidad y necesidades de los y las jóvenes; estas, nos permitirían proyectar y visibilizar sus potencialidades haciéndolos protagonistas del quehacer de la iglesia y discípulos del Señor. Es necesario decir que el Campamento por la Reconciliación y la Esperanza nos dejó tres grandes enseñanzas que las proponemos como estrategias para el trabajo con los y las jóvenes en las parroquias. Estas estrategias son: convocar y acompañar, usar nuevos espacios de socialización y por último el trabajo con los y las jóvenes, un desafío y una oportunidad.

CONVOCAR Y ACOMPAÑAR El 18 de diciembre de 2008 comenzó esta travesía con el envío de la cruz itinerante que recorrió las parroquias de la diócesis empezando en el corregimiento de Puerto Venu,s municipio de Nariño, para finalizar en el municipio de San Carlos; la movilización de la cruz y la dinámica que estableció produjo ciertas reacciones y caminos en los y las jóvenes de la Pastoral Juvenil. Una de ellas fue preparar celebraciones y eventos para recibir y llevar el mensaje que la cruz cargaba consigo a todas las personas de su comunidad; con esto descubrimos que la celebración es un momento provocador

para quienes hacen parte de las iniciativas de la Pastoral Juvenil; estas los invitan a desarrollar con creatividad nuevas formad de convocar jóvenes, para promover el Evangelio como un estilo de Vida, además de proyectar todo aquello que como experiencia han vivido, recibido y sentido en sus grupos juveniles. Nuestra cruz visitó, casas de familia, enfermos, monasterios, centros de rehabilitación; se realizaron con ella procesiones, jornadas de oración, Eucaristías; fue signo visible de la alegría, la organización, el entusiasmo y la participación de los y las jóvenes en la Iglesia.

Otro aspecto importante de la cruz y su recorrido fue el acompañamiento por parte de los sacerdotes, religiosas y adultos a los jóvenes y su trabajo; este acompañamiento fue esencial para el éxito de esta propuesta, puesto que suplió varias de las necesidades que tienen los y las jóvenes de hoy; ser escuchados, sentirse protagonistas y trabajar en equipo con aquellos adultos que hacen parte de su proyecto de vida. En esa cruz quedaron plasmados muchos sentimientos, peticiones, alegrías hasta alguna lágrima; en esa cruz se vio reflejada una iglesia diocesana joven, viva y fraterna.

Julio - Agosto 2009

10

LOS NUEVOS ESPACIOS DE SOCIALIZACIÓN A mi modo de ver necesitamos permear nuevos espacios para la realizar nuestra Pastoral Juvenil; es evidente que los jóvenes de hoy viven un cambio de época sin precedentes; por eso, debemos implementar modelos pastorales que nos ayuden a evangelizar en estos tiempos; hay que hacer “cosas nuevas y llamativas” sin perder la esencia ni la mística del mensaje de Jesús. “Es locura - decía Albert Einstein - el seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes”. Por estos motivos creemos que el campamento por la Reconciliación y la Esperanza promovió valores importantes en el desarrollo del proyecto de los grupos juveniles y de la vida misma de

los y las jóvenes. Sería valioso resaltar en este espacio cómo ante este evento muchos jóvenes se unieron en actividades para obtener fondos, para hacer distintivos, para preparar la proyección social que tenían que realizar en el municipio de San Carlos y para socializar la actividad. Los espacios que fueron gestionados propiciaron nuevas metodologías, que dieron resultado en muchas de las delegaciones que hicieron parte de esta aventura con el Señor. También en la ejecución del campamento tratamos que los y las jóvenes exploraran el trabajo pastoral diversos ambientes y desde distintas dimensiones, la espiritualidad y la mística, el disfrute y el gozo de lo

que nos rodea como una oportunidad para el sano esparcimiento, la proyección social, el encuentro con el otro y su realidad, la vida, la fiesta y la alegría de la integración con aquellos que como yo hacen parte de la propuesta que la Iglesia tiene para nosotros y la misión de multiplicar y dar a conocer lo que viví y la experiencia que tuvimos; fueron vitales para el éxito del campamento; esto garantizó la formación integral y la posibilidad de estar en consonancia con los gustos, necesidades y potencialidades de los jóvenes, formación que se brindó desde de la cotidianidad y los diferentes espacios que viven y frecuentan aquellos que son o no vinculados a los procesos que ofrecemos.

LOS JÓVENES, UN DESAFÍO Y UNA OPORTUNIDAD Evangelizar a los jóvenes es una necesidad de vida o muerte para la Iglesia; nuestra tarea como Pastoral Juvenil es la promoción integral de los jóvenes y de su mundo; es por eso por lo que nuestras intervenciones tienen un carácter urgente, puesto que si no evangelizamos hoy, mañana no tendremos adultos maduros en su fe capaces de transmitir con radicalidad los valores del evangelio y su experiencia de Jesús; esto nos llevaría a un gran vacío generacional que podría producir en nuestro contexto la generalización del secularismo y a una gran indiferencia religiosa. El trabajo con los jóvenes es oportunidad para el cambio y la transformación; nos sirve para oxigenar y revitalizar nuestra Iglesia. El Papa Benedicto XVI en su mensaje a los jóvenes del Brasil en el año 2007 decía: “Ustedes, jóvenes, no sólo son el porvenir de la Iglesia y de la humanidad, como una especie de fuga del presente; por el contrario, son el presente joven de la Iglesia y de la humanidad. Son su rostro joven. La Iglesia necesita de

ustedes, como jóvenes, para manifestar al mundo el rostro de Jesucristo, que se dibuja en la comunidad cristiana. Sin ese rostro joven la Iglesia se aparecería desfigurada”. Los jóvenes para la Iglesia no deben constituir un problema, por el contrario, son desafío y una oportunidad: las nuevas generaciones son una ocasión inmejorable para repensar la experiencia cristiana, para correlacionarla creativamente con la existencia humana adecuándola a las actuales situaciones y necesidades y, en fin, para reconstruir la «práctica religiosa». Los jóvenes están amaneciendo; su alegría, su vida y su experiencia de fe le ponen el sabor y la luz al mundo y a la Iglesia. El campamento fue un evento que en la fraternidad nos comprobó esta afirmación. Nos alegra inmensamente la aceptación y el respaldo a esta iniciativa que quiso ser una experiencia de Jesus; les deseo muy Buenos días a todos aquellos jóvenes que con el amanecer de su vida, construyen el Reino de Dios dándole ese toque particular a la evangelización del mundo de hoy.


PASTORAL SOCIAL

Julio - Agosto 2009

11

“POR TU VIDA, POR MI VIDA, POR NUESTRAS VIDAS... CON - VIVAMOS EN PAZ” SEMANA POR LA PAZ 2009 Septiembre 6 – 12 Diócesis de Sonsón Rionegro Una sociedad que, en todos sus niveles, quiere positivamente estar al servicio del ser humano es aquella que se propone como meta prioritaria el bien común, en cuanto bien de todos los hombres y de todo el hombre. La persona no puede encontrar realización sólo en sí misma, es decir, prescindir de su ser « con » y « para » los demás.” Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. N° 165 Luis Fernando Calle Coordinador Corporación Vida Justicia y Paz

A lo largo de más de una década la diócesis de Sonsón Rionegro a través de la Corporación Vida, Justicia y Paz ha desarrollado propuestas y procesos de transformación de los conflictos sociales en posibilidades de construcción de una Paz duradera en la región del Oriente Antioqueño que le aporten a un desarrollo humano integral. Una de estas propuestas que se ha venido desarrollando desde el año 1994 en el marco de la semana por la paz, es el Foro por la Paz el cual es un espacio académico, social y político impulsado por la Corporación Vida, Justicia y Paz, que busca generar un escenario de reflexión y construcción de propuestas regionales para defender la vida, promover la justicia y trabajar por la paz. Este espacio ha contado con la participación de los sectores más representativos de la región, organizaciones sociales, grupos pastorales, empresarios, alcaldes, la comunidad internacional, los trabajadores la Ongs, entre muchos otros. Para el presente año en el marco de la Semana por la Paz, proponemos como tema central la Convivencia Humana en el que se analizarán los avances en el tema, los aprendizajes y las experiencias exitosas desarrolladas en la región para la construcción de una cultura de paz que defienda el valor de la vida y promueva la capacidad de convivir de manera pacifica tramitando nuestros conflictos cotidianos y reconociendo en la diferencia la posibilidad de

crecer como personas y como colectivos sociales. Por lo anterior proponemos como lema para esta semana y para el Foro “POR TU VIDA, POR MI VIDA, POR NUESTRAS VIDAS... CON - VIVAMOS EN PAZ”, invitando a todos los actores sociales de la región a comprometernos en reflexiones y acciones que promuevan y motiven transformaciones de las formas de relación de las personas entre si y con las instituciones. El propósito de la Semana por la Paz 2009 es promover reflexiones y acciones en torno a la Convivencia Humana en las comunidades de la región e impulsar procesos de largo plazo que construyan un horizonte de reconciliación alcanzable bajo la premisa del respeto al valor fundamental de la Vida. Es así como entendemos por convivencia la capacidad que tenemos para vivir juntos respetándonos y consensuando normas básicas para superar nuestras diferencias y establecer acuerdos que nos permitan tramitar los conflictos de manera pacífica. Creemos que el convivir se desarrolla en la cotidianidad de las relaciones de las personas y de éstas con las instituciones de la sociedad; asumimos que tal como lo expresa la Doctrina Social de la Iglesia. “La convivencia social a menudo determina la calidad de vida y por ello las condiciones en las que cada hombre y cada mujer se comprenden a sí mismos y deciden acerca de sí mismos y de su propia vocación.” Así la capacidad que tenemos para convivir juntos condiciona nuestra calidad

de vida, nuestra posibilidad de amar y ser amados, de aceptar y ser aceptados; sólo en la convivencia es posible que el lenguaje como hilo de las relaciones transite libremente y nos permita construir un proyecto colectivo común, que respete las diferencias y potencie las semejanzas. Sólo en la convivencia es posible comunicar lo que somos y queremos ser en los diversos espacios de la cotidianidad, ya sea en la familia, en la escuela, en el trabajo, en las organizaciones sociales y en la región. Proponemos el reto de repensar y actuar en la Convivencia, de revisar nuestros pactos colectivos, nuestra capacidad para dirimir conflictos de manera pacífica y desaprender las prácticas culturales que han hecho que pervivan nuestras violencias cotidianas y tener la capacidad de construir un proyecto colectivo que nos permita establecer acuerdos y aceptar el conflicto como algo propio de nuestra naturaleza, que debemos aprender a resolverlo de formas cada vez mas civilizadas. Entendemos que la acción comunicativa es la estrategia que permite que las normas que escribimos - La ley- nuestras prácticas cotidianas - la cultura - y nuestras más grandes aspiraciones humanas - la moral, sólo pueden ser un solo cuerpo cuando podemos establecer nuestros consensos y plantear nuestros discensos a partir del lenguaje. Por eso proponemos un dialogo que permita repensar nuestros conceptos y desaprender nuestros prejuicios sobre la forma como vivimos y

nos relacionamos con las demás personas. No cabe duda de que la región transita por vías de transformación de sus conflictos y que “Se reporta un indiscutible disminución de los índices de violación de Derechos Humanos y DIH respecto a las cifras alcanzadas a comienzos de esta década…” pero también estamos seguros de que muchas elementos estructurales de nuestras violencias siguen intactos y que es necesario hoy más que nunca, seguir trabajando para fortalecer las potencialidades de las comunidades de nuestros municipios y veredas. Invitamos de manera especial a los párrocos, a los alcaldes, a los líderes de organizaciones sociales, a las Ongs, a las diferentes mesas de trabajo regional, a los empresarios y a todas las instituciones y personas del Oriente Antioqueño a generar un gran debate sobre la Convivencia en el territorio, a hacernos preguntas acerca de ¿Por qué sigue siendo difícil entendernos para vivir juntos? ¿Por qué la familia como unidad básica de la sociedad se ha convertido en el nicho de los problemas más complejos para las personas en la región? ¿por qué se nos hace difícil aceptar las diferencias? ¿Cuáles son las estrategias para la construcción de un proyecto de convivencia en nuestra región?. Proponemos introducir la Semana por la Paz con un de-

bate abierto que promueva reflexiones y acciones contundentes que nos ayuden a construir un gran proyecto de convivencia para la región.

OBJETIVO GENERAL

Promover reflexiones y acciones en torno a la Convivencia Humana en las comunidades de la región, e impulsar procesos de reconciliación bajo la premisa del respeto al valor fundamental de la vida.

Objetivos específicos

1. Sensibilizar a la comunidad para la construcción de la convivencia desde iniciativas individuales y colectivas 2. Generar espacios de reflexión en torno al valor de la vida como insumo para la paz y la reconciliación en el Oriente Antioqueño. 3. Reconocer las experiencias exitosas que han aportado a la Convivencia en el Oriente Antioqueño. 4. Construir e implementar propuestas concretas a favor de la convivencia y la paz a nivel local y regional.


Área de Formación y Celebración de la Fe

Julio - Agosto 2009

12

LOS LAICOS EN EL SIGLO XXI: Por: Olga Elvira Hincapié A.

“…todo es vuestro… ya el mundo, ya la vida, ya la muerte; ya lo presente, ya lo venidero, todo es vuestro; vosotros de Cristo y Cristo de Dios”. 1 Cor 3, 21-23 A partir del Concilio Vaticano II (1962-1965) la identidad y la vocación de los laicos en la Iglesia y en el mundo llegó a su madurez. La Constitución dogmática sobre la Iglesia “Lumen gentium” (1964) dedica el capítulo IV a los laicos, y sienta la doctrina y las bases para posteriores desarrollos. “Lo que el alma es en el cuerpo, esto han de ser los cristianos en el mundo” (1). El Decreto sobre el apostolado de los seglares “Apostolicam actuositatem” (1965) amplía y precisa el alcance de su vocación y de su acción en el mundo. Desde entonces, trascendentales eventos eclesiales y significativos documentos, fruto de la reflexión teológica, pastoral y doctrinal, han abierto amplios horizontes para la vida y la acción de los laicos en la Iglesia. - Posteriormente el Sínodo de los Obispos de 1987 tomó como tema: “Los fieles laicos: vocación y misión en la Iglesia y en el mundo”, con el objetivo de: “lograr que la espléndida “teoría” sobre el laicado expresada por el Concilio llegue a ser una auténtica “praxis” eclesial” (2). La Exhortación apostólica postsinodal “Christifideles laici” (1988) busca despertar una decidida toma de conciencia de la vocación y de la responsabilidad personal-individual y comunitaria de los fieles laicos en la comunión y misión de la Iglesia: “Nuevas situaciones, tanto eclesiales como sociales, económicas, políticas y culturales, reclaman hoy con fuerza muy particular la acción de los fieles laicos. Si el no comprometerse ha sido siempre algo inaceptable, el tiempo presente lo hace aún más culpable. A nadie le es lícito permanecer ocioso”. (3) - El Episcopado Latinoamericano en sus 5 Conferencias Generales (Celam): Río de Janeiro (1955), Medellín (1968), Puebla (1979), Santo Domingo (1992), Aparecida (2007), ha tratado ampliamente el tema de los laicos, su vocación y su misión en el mundo y en la vida de la Iglesia de América Latina y del Caribe. La Asamblea Sinodal de los Obispos de América (1977), en la Exhortación apostólica Post-sinodal “Ecclesia in America” (1999) se refiere directamente a la responsabilidad y al compromiso de los laicos en el continente: “La renovación de la Iglesia en América no será posible sin la presencia activa de los laicos. Por eso en gran parte recae en ellos la responsabilidad del futuro de la Iglesia”. (4) - Reuniones, congresos, encuentros, grupos de estudio, talleres, etc., se realizan en diferentes ciudades y países para buscar caminos de acción y compromiso en la construcción del Reino de Dios, en un quehacer pastoral conjunto entre religiosos, religiosas, sacerdotes, obispos, laicos y laicas.

Situados en el corazón del mundo los laicos están llamados a cristificar las realidades terrestres Mediante su inserción en el mundo, los laicos: hombres, mujeres, niños, niñas, jóvenes, adultos, ancianos, situados en medio del mundo, todos tenemos la tarea de cristificar las realidades terrestres: amor, familia, trabajo, educación, economía, política, ciencia, técnica, arte, cultura, realidad social, dolor, alegría, vida y muerte, etc. Las realidades terrestres, como la expresión misma lo sugiere, conforman nuestra existencia terrena y temporal. La Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual, del Concilio Vaticano II “Gaudium et spes” (1965) tomó este tema apasionante, del cual surgió la llamada Teología de las Realidades Terrestres, en las cuales los laicos tienen su tarea específica y directa en el mundo y en la Iglesia: hacer a Cristo presente en ellas, prolongando su acción liberadora, renovándolas mediante la acción del Espíritu, en la construcción de una “tierra nueva” que nos reunirá a todos los hombres como hermanos en torno a un mismo Padre.

Nueva primavera para la Iglesia La participación de los laicos hombres y mujeres en los diferentes eventos eclesiales ya mencionados, es un signo claro de la evolución histórica del caminar de la Iglesia hacia una nueva primavera, en la cual

los laicos sean discípulos y misioneros de Jesucristo, decididos y comprometidos en la construcción de la civilización del amor. “Algunos laicos desempeñan un papel vistoso; pero muchos más numerosos son los que, sin llamar la atención viven intensamente su vocación bautismal, derramando en la Iglesia los beneficios de su caridad. De su silencio florece un apostolado que el Espíritu hace eficaz y fecundo”. (5) La vocación y misión de los laicos no puede estar desarticulada de la vida y misión de la Iglesia. Ella como madre y maestra ha de ser para ellos luz y apoyo. De ahí la insistencia y el empeño de los Obispos para que los pastores “entiendan y acojan el “ser” y el “hacer” del laico en la Iglesia” (6). A su vez, que los laicos adquieran autonomía mediante una formación integral y una espiritualidad propia y específica sin dicotomías entre fe y vida (7).

AMERICA, EL CONTINENTE DE LA ESPERANZA Y DEL AMOR, ESPERA NUESTRA RESPUESTA 1 Conc. Ecumen. Vat. II. Const. dogm. sobre la Iglesia Lumen gentium, 38 2 JUAN PABLO II. Exhort. ap. post-sinodal Christifideles laici, 2 3 Ibid., 3 4 JUAN PABLO II. Exhort. ap. post-sinodal Ecclesia in America, 44 5 JUAN PABLO II. Catequesis del Papa. En: L’Osservatore Romano (ed. semanal en español), 29 de oct. de 1993, p.3 6 V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe. Aparecida (Brasil), mayo 2007. n.213 7 Cf. Ibid., 212


ACONTECER PASTORAL

COMISARIA DE LA TIERRA SANTA EN COLOMBIA El Comisario de Tierra Santa en Colombia, Fray Carlos Arturo Restrepo Giraldo. OFM, agradece de manera particular a Monseñor Ricardo Tobón Restrepo, Obispo de la Diócesis de Sonsón Rionegro, así como a los sacerdotes y fieles por la ofrenda que se recolectó el Viernes Santo para

Julio - Agosto 2009

13

ENCUENTRO DIOCESANO DE LAS ESCUELAS DE DISCIPULADO

el sostenimiento de las Obras de Apostolado y de los Santos Lugares, donde el Redentor de la humanidad se hizo semejante a nosotros, menos en el pecado, con el fin de darnos a conocer al Padre y Salvarnos. Dicha ofrenda ascendió a $27.058.650, correspondiente al año 2009.

“ESTA ES LA FE DE LA IGLESIA”: EL TEMA DEL CURSO DE FORMACIÓN DE LAS CER Como está estipulado en los estatutos de las CER, todos los miembros deben participar en un curso anual destinado a fortalecer su formación integral en la fe. Durante este año estudiaremos las verdades de la fe de la Iglesia, ausentes o negadas por otras denominaciones cristianas, no con el ánimo de causar enfrentamientos con nuestros hermanos no católicos, sino para fortalecer nuestra identidad

eclesial. Debido al interés por participar y con el fin de aumentar la cobertura, en esta anualidad se ofrecerá en dos tandas: La primera en el municipio de El Santuario, los días 5 al 6 de septiembre; la segunda, en el municipio de La Ceja, Casa de encuentros del Rodeo, los días 19 al 20 de septiembre. Para ambos es necesario confirmar la asistencia lo antes posible en el teléfono 5 31 52 52, ext. 106.

ESCUELA DE LIDERAZGO MISIONERO INFANTIL

Con la participación gozosa y festiva de los más de 400 discípulos misioneros de las escuelas de discipulado de la diócesis, se realizó el primer encuentro diocesano en la casa de ejercicios Ciudadela de Jesús en La Ceja Antioquia. Fue la oportunidad para reflexionar, orar y celebrar esta iniciativa diocesana en cabeza de Monseñor Ricardo Tobón Restrepo, respondiendo a la invitación de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano “Aparecida”, de realizar una misión que lleve a los fieles a un encuentro personal con Jesucristo vivo y resucitado para llegar a ser sus testigos en todos los rincones de la tierra.

Felicitamos a todos los discípulos misioneros y a la vez los invitamos y animamos para que continúen en este proceso que los formará y capacitará para dar razón de la esperanza (1P.15) y llegar a ser testigos pues como decía el Papa Pablo VI: “El mundo tiene necesidad de testigos más que de maestros”. Ser maestro es relativamente fácil, bastante menos ser testigo. En el mundo bullen los maestros, verdaderos o falsos, pero escasean los testigos y a ello es a lo que se apunta en las Escuelas de Discipulado Misionero: ser verdaderos testigos a los pies del Maestro Jesús de Nazaret.

REGRESARON DE ESTUDIAR

Los días 15 y 16 de agosto se realizó el encuentro de la “Escuela de Liderazgo Misionero Infantil”, en la Vicaría Ntra. Sra. del Carmen, en el municipio de La Unión Antioquia, con la participación de 46 niños de las parroquias San Pío X, Las Palmas, Básilica Ntra. Sra. del Carmen, Capilla Divino Niño, La Ceja, Parroquia Ntra. Sra. del Rosario de El Retiro, Parroquia La Inmaculada

Concepción de Mesopotamia, Parroquia Ntra. Sra. de Las Mercedes de La Unión. El objetivo de la ELMI, es capacitar los niños y niñas para que ejerzan su liderazgo en la animación, formación, organización y cooperación misioneras de sus grupos de Infancia Misionera, en sus familias, con sus compañeros de estudio, en su comunidad y en favor de los niños del mundo entero.

VIAJARON A ESTUDIAR Fueron enviados a realizar estudios superiores: Padre Neider Alberto Salazar Aristizábal. Teología Moral, Roma Italia Diácono Sergio Gómez Duque. Roma Italia. Diácono Edwar Edison Moreno Tejada. Roma Italia. A ellos les deseamos muchos éxitos en esta nueva experiencia.

Después de realizar sus estudios en de especialización regresaron a la diócesis: Pbro. Elkin Alonso Gómez Salazar. Espiritualidad con énfasis en Formación Sacerdotal, en la Pontificia Universidad Gregoriana, Roma Italia. Pbro. Francisco Javier Tamayo Ortega. Teología Dogmática con énfasis en Liturgia, en el Instituto Superior de Liturgia, Barcelona España. Diácono Danilo Gómez. Teología Dogmática en el Ateneo Regina Apostolorum, Roma Italia. Diácono Saúl Nicolás Duque. Teología Bíblica, en la Pontificia Universidad Gregoriana, Roma Italia. Les damos la más cordial bienvenida sabiendo que lo que han aprendido contribuirá en beneficio de la Iglesia y Gloria de Dios.

SE PROGRAMA ENCUENTRO CON LAS FAMILIAS DE NUESTROS SACERDOTES Para el próximo 11 de octubre, de 9:00 a.m a 3:00 p.m, en el Seminario Diocesano de Nuestra Señora, de Marinilla, ha sido programado un encuentro para padres y madres o un familiar cercano de los sacerdotes de nuestra diócesis, con el fin de compartir la oración, la fe y la alegría del don del Señor de haberles concedido un hijo Sacerdote. Habrá una variada programación que tendrá como acto central la Eucaristía

presidida por el señor Obispo, en la cual se recogerá una ofrenda voluntaria para cubrir los gatos de refrigerio y almuerzo. Quienes por motivo de salud necesiten acompañarse de alguien de su familia pueden hacerlo. Se ruega a quienes vayan a participar confirmen su asistencia a la Señorita Gilma González en la curia diocesana: Calle 51 N° 47-31. Teléfono: 5315252. Rionegro (Antioquia).


ACTUALIDAD

Julio - Agosto 2009

14

PANORAMICA DE LA ENCICLICA “CARITAS IN VERITATE”, DE S.S. BENEDICTO XVI

Por: Pbro. José Raúl Ramírez Valencia Decano Facultad de Teología. UCO

Caridad en la verdad, verdad en la caridad, dos expresiones nada nuevas en el pensamiento de Benedicto XVI. La verdad ha sido uno de los temas de mayor interés del Papa alemán. Su lema episcopal, cooperador de la verdad, no es ningún adorno en su itinerario intelectual. En la misa previa al conclave en la que fue elegido Papa, denunciaba la dictadura del relativismo al no reconocer nada como definitivo y apoyado sólo en el yo y en sus apetencias. El tema de la caridad, tampoco es un aparecido en su camino doctrinal; la primera encíclica, Deus caritas est, con gran atino aborda este tema sustancial de nuestra fe. Dios es logos y ágape, amor y verdad a la vez. “Las exigencias del amor no contradicen las de la razón.” “No existe la inteligencia y después el amor: existe el amor rico en inteligencia y la inteligencia llena de amor.” No todo lo que aparece como caridad es verdadera caridad, ni todo lo que aparece como verdad es auténtica verdad. “La verdad ha de ser sazonada con la sal de la caridad.” “Sin la verdad, la caridad cae en un mero sentimentalismo. El amor se convierte en un envoltorio vacío que se rellena arbitrariamente.” Si negamos, alteramos, relativizamos o contraponemos estos dos principios: verdad y amor, el ser humano queda falseado y por consiguiente el supuesto desarrollo se convierte en subdesarrollo. Con estos dos presupuestos, verdad y amor como telón de fondo, sin ninguna dicotomía desarrolla el Papa su tercera encíclica. La crisis pensamiento-crisis fraternidad engendran subdesarrollo Dice el Papa en varios apartados del documento que: “las causas del subdesarrollo no son principalmente de orden material, hay que buscarlas en otras dimensiones del hombre: falta de pensamiento y de fraternidad.” En definitiva, el problema de la crisis económica a nivel mundial tiene su origen en la ausencia de verdad y amor. “La globalización nos hace cada vez más cercanos, pero no más hermanos. La razón tal vez será capaz de establecer una convivencia, pero no una fraternidad. Ni fundamentalismo, ni ausencia de la religión en la vida pública Con gran precisión e intuición dice el Papa que tanto “la exclusión de la religión del ámbito público, así como el fundamentalismo religioso, impiden el encuentro

entre personas; además, la vida pública se empobrece y la política adquiere un aspecto opresor y agresivo”; esto indica que no podemos alcanzar un auténtico desarrollo si excluimos o instrumentalizamos a Dios en horizonte de la vida pública. Como se puede ver, esta afirmación es una gran denuncia a tantas constituciones que quieren relegar la religión a un ámbito meramente privado. El Papa, insiste en mismo apartado “que la razón necesita ser purificada siempre por la fe y la religión tiene necesidad de la razón para ser purificada.”

La globalización no es ni buena, ni mala Un tema en algunos sectores satanizado, en otros idolatrizado, el Papa se pronuncia con sentido crítico al afirmar: “la globalización no es buena ni mala en sí, depende lo que nosotros hagamos con ella, es a prior, no podemos ser pesimistas ni optimistas, debemos ser sus protagonistas, no sus víctimas. La globalización es un proceso socioeconómico pero no es su única dimensión, tras la globalización hay una humanidad cada vez más interrelacionada, la superación de las fronteras no es sólo un hecho material, sino también cultural.” Con respecto a la ONU...urge la presencia de una verdadera autoridad política mundial En otro tema el Papa hace una insinuación muy clara con respecto a la Organización de Naciones Unidas, cuando afirma: “urge la presencia de una verdadera autoridad política mundial, para gobernar la economía mundial, para sanear las economías afectadas por la crisis, para prevenir un empeoramiento y mayores desequilibrios provenientes, para lograr un oportuno desarme integral, la seguridad alimenticia y la paz, para salvaguardar el medio ambiente.” Esto significa una autoridad mundial con principios como la caridad y la verdad. Economía sí, pero acompañada de una ética amiga de la persona El Papa plantea, a través de la encíclica que la economía en ningún momento ni por ningún motivo se puede desligar de la ética, pero no de cualquier ‘ética’, sino de una ética amiga de la persona. Repensar el sistema económico significa no necesariamente cuestionar el beneficio, sino su uso y abuso. Algunas expresiones corroboran lo anterior: “Invertir tiene un significado moral, además de económico”, “saber utilizar el dinero”, “comprar es un acto moral y no sólo económico” “el consumidor tiene una responsabilidad social específica, que

se añade a la responsabilidad social de la empresa”

El ser empresa antes de tener un sentido profesional implica un sentido humano La encíclica considera a la empresa como un instrumento no sólo para el beneficio, sino también con gran responsabilidad social. “El ser empresa antes de tener un sentido profesional tiene un sentido humano.” “La gestión de la empresa no puede tener en cuenta únicamente el interés de sus propietarios, sino también el de todos los otros sujetos que contribuyen a la vida de la empresa, trabajadores, clientes, proveedores de los diversos elementos de producción, la comunidad de referencia.” “la empresa debe adquirir un sentido polivante, no sólo público, privado, debe estar con la sociedad civil.” Protagonismo de la sociedad civil Aunque el Papa reconoce la importancia de la empresa, el estado y la sociedad civil, como instituciones propicias para construir civilización de la economía, advierte que es propiamente la sociedad civil el ámbito más propicio para vivir una economía de la gratuidad, la solidaridad y la subsidiaridad. El Papa sueña con un mundo donde todos tengamos la posibilidad de dar y recibir sin que el progreso de los unos sea obstáculo para los otros. No solo derechos …¿ Y los deberes qué? Una de las características de la sociedad es el constante reclamo de derechos sin ninguna referencia a los deberes. Al respecto dice el Papa: “Muchos pretenden pensar que no deben nada a nadie si no a sí mismos. Piensan que sólo son titulares de derechos.” ”Los deberes delimitan los derechos porque remiten a un marco antropológico”; además, “si los derechos del hombre solo se fundamentan en deliberaciones de una asamblea de ciudadanos pueden ser cambiados”. Cuando sólo reclamamos derechos podemos caer en la tentación de reclamar derechos superfluos. Fortalecer la alianza entre el ser humano y el medio ambiente El tema del medio ambiente cada día cobra su interés, los movimientos ecologistas, que son importantes pero a veces absolutizan y ponen al hombre meramente como un intruso o un mal intrínseco de la creación también tienen su cabida en el pensamiento del Pontífice. Al respeto dice: “La creación es expresión de un proyecto de amor y de verdad”…” Es contrario al ver-

dadero desarrollo considerar la naturaleza más importante que la persona humana”… “Tampoco podemos ver la naturaleza sólo desde una postura técnica, la creación lleva en sí una gramática que indica finalidad y criterios para un uso inteligente.” El problema del subdesarrollo no está en el aumento de la población Contrario a lo que piensan algunos economistas, el Papa argumenta que el aumento de la población no es la primera causa de subdesarrollo; “baste pensar en la notable disminución de la mortalidad infantil y el aumento de la edad, que se producen en los países desarrollados y, por otra, en los signos de crisis que se perciben en las sociedades en las que se constata una preocupante disminución de la natalidad.” Esto también significa que: “grandes naciones han podido salir de la miseria gracias también al gran número y la capacidad de sus habitantes. Al contrario naciones que otro tiempo fueron florecientes pasan por una fase de incertidumbre, de cadencia. ” Educación, sexual, pero… Uno de las tendencias de mundo contemporáneo es reducir la sexualidad sólo al ámbito hedonista y lúdico, lo cual indica un desconocimiento de los valores humanos en la sexualidad. Al respecto dice el Papa: “La educación sexual no se puede limitar a una instrucción técnica, con la única preocupación de proteger a los interesados de eventuales contagios o del riesgo de procrear. Esto equivaldría a empobrecer el significado de la sexualidad.” ¡Ojos nuevos con respecto a la técnica! En la encíclica, el Papa alerta a la humanidad de una nueva posible ideología llamada tecnología. La técnica en sí misma es ambigua, depende de cómo la utilicemos: “La técnica nunca es sólo técnica, manifiesta quien es el hombre. La clave del desarrollo está en una inteligencia capaz de entender la técnica y de captar el significado plenamente humano del quehacer del hombre. El absolutismo de la técnica tiende a producir una incapacidad de percibir todo aquello que no se explica con la pura materia” Para ello se necesitan unos ojos y un corazón nuevo que superen la visión materialista de los acontecimientos humanos. Como se puede ver a lo largo de toda la encíclica, el Papa advierte con agudeza de pensamiento el peligro de pensar o construir un desarrollo a espaldas de la verdad y la caridad, esto no sólo sería fatal, sino también inhumano.


PANORAMA ECLESIAL

NOMBRADO ARZOBISPO COADJUTOR DE MANIZALES El Papa Benedicto XVI nombró a mediados de julio pasado Arzobispo Coadjutor de la Arquidiócesis de Manizales, a Monseñor Gonzalo Restrepo Restrepo, hasta el momento Obispo de Girardota. Monseñor Gonzalo Restrepo Restrepo nació en la población de Urrao (Antioquia), el 8 de agosto de 1947. Cursó los estudios de enseñanza secundaria en el Seminario Menor de Medellín y el ciclo filosóficoteológico en el Seminario Mayor de esa misma capital. Obtuvo la

Licenciatura en Filosofía en la Universidad Pontificia Bolivariana. En 1976 se doctoró en Filosofía en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, institución en la que también alcanzó el grado de Licenciado en Teología Fundamental. Recibió la ordenación presbiteral el 1º de junio de 1974 y se incardinó en la Arquidiócesis de Medellín. El 21 de noviembre de 1999 Su Santidad Juan Pablo II le confirió el título de Capellán de Su Santidad. Fue Profesor y

Rector de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, así como profesor del Seminario Mayor de esta misma ciudad . El 12 de diciembre de 2003 el Santo Padre Juan Pablo II lo nombró Obispo titular de Munaziana y Auxiliar de Cali. Recibió la ordenación episcopal, de manos de Monseñor Alberto Giraldo Jaramillo, Arzobispo de Medellín, el 11 de febrero de 2004 en la Catedral Metropolitana de Medellín. El 11 de julio de 2006, Benedicto XVI lo nombró Obispo de la Diócesis de Girardota.

BENEDICTO XVI: “ENCOMENDEMOS A MARÍA A LOS SACERDOTES DEL MUNDO” El pasado 15 de Agosto, con motivo de la Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, el Papa Benedicto XVI rezó el Ángelus desde el balcón interior del Palacio Apostólico de Castelgandolfo, junto a los fieles y peregrinos presentes. S.S. Benedicto XVI comenzó diciendo: “En el corazón del mes de Agosto, tiempo de fiesta para muchas familias, la Iglesia celebra la Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen. Y esta es una ocasión privilegiada para meditar sobre el último sentido de la existencia humana. Ayudados de la liturgia de hoy que nos invita a vivir en este modo siempre orientado hacia los bienes eternos, para compartir la misma gloria de María, nuestra Madre. Volvamos, por tanto, nuestra mirada hacia la Virgen, Estrella de la esperanza, que ilumina nuestro

camino terreno, siguiendo el ejemplo de los santos y de las santas que han recorrido cada circunstancia”. El Papa recordó al Santo Cura de Ars y recurrió a sus pensamientos y testimonios para reflexionar sobre su amor y veneración por la Virgen Santísima. “Los biógrafos afirman que San Juan María Vianney hablaba de la Virgen con devoción y al mismo tiempo con confianza y espontaneidad. “La Santa Virgen – solía repetir – es sin mancha, adornada con todas las virtudes que la hacen tan bella y cercana a la SS. Trinidad (...) era atraído sobretodo de la belleza de María, belleza que coincidió con su ser, la Inmaculada, la única criatura concebida sin mancha de pecado. “La Santa Virgen – afirmaba – es esa bella criatura que no ha disgustado jamás al buen Dios”.

Julio - Agosto 2009

EL NUEVO OBISPO AUXILIAR DE ATLANTA ES COLOMBIANO El Papa Benedicto XVI nombró al colombiano Luis R. Zarama nuevo Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis estadounidense de Atlanta. El Obispo electo era hasta ahora Vicario General de esa misma Jurisdicción Eclesiástica. El Obispo Auxiliar electo nació el 28 de noviembre de 1958 en Pasto (Colombia), en cuyo Seminario estudió. Se licenció en Filosofía y Teología en la Universidad Mariana, y en Derecho Canónico en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Fue ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Atlanta el 27 de noviembre de 1993. Tras ejercer su ministerio en varias parroquias de esta Arquidió-

el Jefe de Prensa del gobierno del Presidente Álvaro Uribe Vélez, autor de la obra. Cuando Darío Castrillón tocó el tema de la violencia y de la interminable búsqueda de la paz, el Cardenal habló con sinceridad sobre todos sus encuentros con hombres al margen de la ley. El Cardenal además dijo que

los guerrilleros no son extraterrestres y que tienen temores y anhelos como cualquiera. Pidió que la construcción de la paz sea una obra sincera de políticos, militares, civiles y de los mismos subversivos. El texto se basa en conversaciones de Velásquez con el Cardenal colombiano e incluye algunas fotografías inéditas sobre el prelado, que en junio de 1996 fue nombrado por Juan Pablo II, ProPrefecto de la Congregación para el Clero.

cesis del norte del estado de Georgia, trabajó como abogado en el Tribunal de Apelación del Tribunal Metropolitano de Atlanta. Desde el año 2000 es subdirector de Vocaciones y ocupaba el cargo de vicario general desde 2006. Habla inglés y español y el 4 de julio de 2004 se convirtió en ciudadano americano. El 10 de febrero de 2007 fue nombrado Capellán de Su Santidad. Zarama ayudará al Arzobispo Wilton D. Gregory, S.L.D., en el gobierno de Atlanta, Jurisdicción Eclesiástica que incluye 69 condados, entre ellos Lincoln, McDuffie, Warren, Hancock, Baldwin, Punam, Jasper, Monroe, Upson, Meriwether y Troup.

FALLECIÓ MONSEÑOR GUSTAVO MARTÍNEZ FRÍAS, ARZOBISPO DE NUEVA PAMPLONA

LANZAN LIBRO SOBRE CARDENAL DARÍO CASTRILLÓN “De frente y sin miedo” es el título del libro sobre el Cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos. Por este motivo el cardenal realizó un viaje fugaz de Roma a Bogotá para cumplir un compromiso con la fe de su país y con las letras; la presentación en la feria del libro que contiene sus diálogos con

15

El pasado 29 de agosto falleció en la ciudad de Cúcuta y tras una larga y penosa enfermedad Monseñor Gustavo Martínez Frías, Arzobispo de la ciudad de Pamplona. Monseñor Martínez Frías había nacido en Bucaramanga el 30 de mayo de

1935, siendo ordenado como sacerdote en San Gil el 27 de noviembre de 1960, fue consagrado obispo el 20 de febrero de 1987, para la Diócesis de Ipiales, y nombrado Arzobispo de Nueva Pamplona en marzo de 1999. Sus exequias se realizaron el día lunes 31 de agosto, en la Catedral de Nueva Pamplona. VIDA DIOCESANA hace llegar su saludo de fraternal condolencia al presbiterio, las personas consagradas y los fieles de la Arquidiócesis de Nueva Pamplona.


AÑO SACERDOTAL

Julio - Agosto 2009

16

EL MÉTODO PASTORAL DE SAN JUAN MARÍA VIANNEY

1. Identificarse plenamente con el propio ministerio Por: Monseñor Darío Gómez Zuluaga Vicario Episcopal de Administración

C

on ocasión del año Sacerdotal, convocado por el Papa Benedicto XVI, él dirigió a los sacerdotes una carta en la cual delineó los

rasgos del Santo Cura de Ars, con la intención de proponer su vida como modelo de santidad sacerdotal. Entre los augurios del Santo Padre para este año, manifiesta un deseo concreto, expresado con las siguientes palabras: “Queridos hermanos en el Sacerdocio, pidamos al Señor Jesús la gracia de aprender también nosotros el método pastoral de san Juan María Vianney”. En efecto, con estas palabras el Papa está insinuando que San Juan María Vianney tenía un método pastoral o, al menos, de las descripciones hechas por sus biógrafos, así se puede concluir. ¿Cuál es el método pastoral al cual se refiere el Papa? Leyendo la carta con cierto detenimiento, se pueden concluir cinco características del mencionado método: 1) Identificarse plenamente con el propio ministerio; 2) Saber hacerse presente en todo el territorio de la parroquia; 3) Enseñar con el testimonio de vida; 4) Educar a los fieles en la presencia eucarística y en la comunión; y, 5) Del altar al confesionario. Con el propósito de ahondar más en esta propuesta del Papa, vamos a dedicar esta página dedicada al Año Sacerdotal, a comentar cada uno de los cinco temas, los cuales consideramos fundamentales para nuestra vida y misión como presbíteros, en este año consagrado a nosotros, en la Iglesia. Identificarse plenamente con el propio ministerio. El conocimiento profundo y recto de lo que es y debe ser el sacerdote, es el camino que señala la salida a las profundas crisis de identidad acerca del ministerio sacerdotal. Saber lo que

somos, saber lo que Dios quiere de nosotros y ponerlo por obra, es el secreto de la identidad sacerdotal. La actual crisis cultural ha sumido al sacerdote en una encrucijada de tendencias e invitaciones a asumir roles sociales que desvirtúan su identidad, despojándolo de lo más original y plenificante de su identidad: Identificarse con Jesucristo cabeza, pastor y esposo de la iglesia. “El mundo anda afanoso en busca de modelos y nosotros debemos serlo”, decía Juan Pablo II. Pero no se trata de cualquier modelo. Se trata de mostrar lo que realmente somos, de manera coherente, creíble y confiada. Nada confunde tanto a los fieles como nuestra falta de determinación para ser lo que somos y debemos ser. El sacerdocio no es una función, entre las muchas profesiones y oficios de la sociedad, surgidas por el deseo motivado del individuo para ubicarse en el sistema cultural y productivo. No es nuestra la iniciativa sino de Dios, lo sabemos bien. No es que nosotros nos propongamos ser sacerdotes como un proyecto personal surgido de ambiciones humanas o de perspectivas honoríficas, sino que respondemos la llamada de Aquel que nos llamó con profundo amor, que entre las muchas voces del mundo, nos dirige la suya para decirnos “síguieme”. Identificarse plenamente con el ministerio implica saber individuar continuamente la voz de Dios y clarificarla para poder escucharla y obedecerla. Significa también, dejar transparentar a Jesús en todas las actitudes y acciones de la propia vida, sin dejar espacio a la

duda personal o sumir en la incertidumbre a los demás, acerca de lo que somos. Es, en último término, ser y vivir “in persona Christi” para ser un “alter Christus”. El principio metafísico “la acción sigue al ser” y el principio filosófico de identidad “todo ser actúa según lo que es”, orientan nuestra reflexión acerca de la necesidad inaplazable, hoy como ayer, de revisar sinceramente si en nuestra vida de presbíteros, hay plena identidad entre la vocación y el ministerio; o, por el contrario, existe una fractura, una separación entre lo que decimos y lo que hacemos o entre la vocación y el ministerio. Juan Pablo II en Kinshasa (Zaire), el 11 de Mayo de 1980, dirigió a los sacerdotes una especie de decálogo sobre quién es el sacerdote, con la invitación a vivir de acuerdo con este deber ser y así encontrar plenitud en la identidad sacerdotal: Hombre de dios Hombre de la oracion Hombre de la cruz Hombre del amor sin límites Hombre del evangelio Hombre de los sacramentos Hombre de la comunidad Hombre de la esperanza Hombre de discernimiento Hombre de las vocaciones Concluye el Papa: “TENED FE EN VUESTRO SACERDOCIO. Es el sacerdocio de siempre porque es una participación en el sacerdocio eterno de Cristo, “que es el mismo de ayer, hoy y siempre”. Ser los maestros de la palabra, los ministros de los sacramentos y los guías de la comunidad.

VIDA DIOCESANA 122  

AÑO 35 NÚMERO 122 DIÓCESIS DE SONSÓN RIONEGRO JULIO - AGOSTO DE 2009