Issuu on Google+

Coordinado Por el equipo diocesano de pastoral sacerdotal

DIÓCESIS SONSÓN-RIONEGRO

No 56 Febrero de 2011

Editorial

Es difícil ser párroco

Monseñor Darío Gómez Zuluaga Administrador Diocesano

Durante la Vigilia de Oración para clausurar el Año Sacerdotal, recientemente celebrado, el Santo Padre Benedicto XVI ofreció un diálogo con presbíteros de todo el mundo. Una de las preguntas hechas al Papa, tenía relación con la sobrecarga de trabajo que tenemos hoy los presbíteros, máxime cuando los desafíos de la vida moderna son cada vez más exigentes. Ante esta inquietud, el Papa dijo: “Es muy difícil ser párroco, también hoy y sobre todo en los países de antigua cristiandad. Las parroquias son cada vez más extensas…es imposible conocer a todos, hacer todos los trabajos que se esperan de un párroco. Nuestras fuerzas son limitadas y las situaciones son difíciles en una sociedad cada vez más diversificada, más complicada”. Luego, ante el requerimiento de algunos consejos, el Papa hizo las siguientes recomendaciones a los sacerdotes, especialmente a los párrocos:

Pastores 1. El sacerdote debe “poner la vida”: Si los fieles ven que el sacerdote “no hace sólo un oficio en horas de trabajo, y que después está libre y vive sólo para sí mismo, sino que es un hombre apasionado por Cristo”, si “ven que está lleno de la alegría del Señor, comprenden también que no lo pueda hacer todo, aceptan sus límites y ayudan al párroco”. 2. Establecer prioridades: “Ver lo que es posible y lo que es imposible”. Siempre las prioridades serán “la Eucaristía, la Palabra de Dios y la Caridad”. Ellas ayudan a mantener una relación personal con Cristo. 3. Reconocer nuestros límites: “Recordemos una escena de Marcos, capítulo 6, donde los discípulos estaban ‘estresados’, querían hacer todo, y el Señor les dice: ‘Venid también vosotros aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco’. También éste es trabajo –diríapastoral: encontrar y tener la humildad, el valor de descansar”.

Prioridades:

Poner la vida Establecer prioridades Reconocer nuestros límites


Para compartir...… El encanto

de la vida comunitaria P. Omar de Jesús Mejía Giraldo

Hech 2,42-47. Con cierta frecuencia, en nuestras predicaciones hablamos de este texto y lo colocamos como ejemplo a nuestros fieles… e insistimos en la necesidad de vivir la disposición a la ayuda mutua. Sin embargo, pareciera que al interior de nuestra vida fraterna, nos costara vivir comunitariamente con encanto. No obstante, no es cuestión para lamentarnos, todo lo contario, es motivo de reflexión, oración, meditación y hasta de contemplación. Recuerdo una conversación con un compañero sacerdote, donde le planteaba la pregunta sobre este texto: ¿Padre sí es posible que en la primera comunidad cristiana se dieran todos estos elementos que ofrece el texto? El padre me respondió, es posible desde luego, porque “para Dios nada es imposible”, pero, además, hay que tener presente que el escritor sagrado esta también retando a la comunidad, el texto cumple la función de un ideal, la vida comunitaria no es simplemente un hecho estático, es una construcción constante, en la que están en juego todas las metas que plantea en el texto el escritor sagrado. Así pues, con estás pistas de lectura del texto, teniendo en cuenta el documento de Aparecida, y sobre todo, como punto de referencia la reflexión hecha por el padre Leonidas Ortiz en los retiros espirituales, les propongo que durante algún periodo de este año y sobre todo en este mes de febrero, pensemos y reflexionemos positivamente en torno a la vida comunitaria en la que vivimos los presbíteros diocesanos en nuestra diócesis Sonsón – Rionegro. Empecemos por repetir mentalmente, por orar, meditar y aún por conversar en nuestras

tertulias espontáneas en el comedor o en otros lugares, sobre esta expresión: “La vida comunitaria es un encanto”. Pienso en este instante, en tantos hermanos nuestros, presbíteros, que necesitan de la compañía de una mascota, a la cual le entregan todo su cariño y afecto. Pienso además, en las nonadas por las cuales, a veces, nos peleamos ¿Cuánto desgate, noches sin dormir, úlceras, problemas del colon, dolores de cabeza, podríamos evitar si nuestra vida fraterna, nuestra vida comunitaria fuera de verdad un encanto? Les propongo, en equipo sacerdotal o personalmente: • Leer el texto bíblico sugerido en esta reflexión y hacer el ejercicio de la lectio divina en la que pueden servir estás preguntas u otras: ¿Qué dice el texto? ¿Qué me dice a mí el texto, teniendo en cuenta mi “Instante vital”, por el cual está atravesando mi ser sacerdotal hoy? ¿El texto, qué le dice al equipo sacerdotal en pleno, a qué lo invita, que retos les plantea? Si se trata de un sacerdote que trabaja solo en una comunidad parroquial, o en una institución, piense y ore el texto a la luz de la fraternidad sacerdotal vicarial y diocesana, también, órelo y reflexiónelo a la luz de la vida comunitaria o en torno a su relación con la gente que tiene a su alrededor: sus más inmediatos colaboradores y su feligresía. • Consultar algunos comentarios exegéticos, patrísticos, pastorales… sobre el texto. Este es un elemento bien interesante, porque, se amplía el panorama y se adquieren criterios sólidos sobre el texto y esto ayuda a pensar que si se puede “asumir la vida comunitaria como un encanto”.

• Visitar alguna comunidad contemplativa, la cual, en su mayoría dan testimonio de una verdadera vida comunitaria. No nos engañemos, pero lo hayamos experimentado o no, la verdad es que, quienes viven en los claustros y han asumido esta vida con verdadera vocación se les ve siempre alegres y encantadas de la vida. • En un momento de oración personal, contemplemos el misterio trinitario de Dios, su eterna comunión y terminemos en un acto de contemplación y adoración en el que exclamemos: “La vida comunitaria un encanto”. • Leer Mt 18,15-21 y proponer el itinerario de la “corrección fraterna” como un camino a recorrer constantemente en nuestro presbiterio y de una manera particularísima, en nuestros equipos de trabajo. • Ser positivos y propositivos, no detenernos en criticas mordaces, no destruir lo que otros han construido, poner atención al chisme y a los comentarios destructivos entre nosotros. • “Compartían todo cuanto tenían”. Pensemos en ir más allá, pensemos en todo lo que somos por gracia de Dios: “Sacerdotes”. No se trata solo de compartir cuanto tenemos, como hermanos sacerdotes hemos de compartir cuanto somos. Descubramos los carismas y dones que el Señor derrama en cada uno de nuestros hermanos por el mero hecho de ser sacerdotes, maravillémonos de la grandeza del ministerio sacerdotal del hermano que comparte su historia con mi historia. Vivamos encantados del don y carisma sacerdotal que Dios ha donado a mi hermano. • Descendamos también a lo práctico y material, que ningún hermano sacerdote sufra necesidades por negligencias nuestras.


Para

y reflexionar recordar

De la homilia del papa Benedicto XVI en la clausura del año sacerdotal:

5. “Como sacerdotes, queremos ser personas que, en comunión con su amor por los hombres, cuidemos de ellos, les hagamos experimentar en lo concreto esta atención de Dios”. 6. “Y por lo que se refiere al ámbito que se le confía, el sacerdote, junto con el Señor, debería poder decir; “Yo conozco mis ovejas y ellas me conocen”. 7. “Siempre vuelve a nuestra mente la palabra de Jesús, que tenía compasión por los hombres, porque estaban como ovejas sin pastor. ‘Señor, ten también piedad de nosotros. Muéstranos el camino’. Sabemos por el evangelio que Él es el camino”. 8. “El camino de cada uno de nosotros nos llevará un día a la cañada oscura de la muerte, a la que ninguno nos puede acompañar. Y Él estará allí… Tampoco allí nos abandona. También allí nos guía”. 9. “El pastor necesita la vara contra las bestias salvajes que quieren atacar el rebaño; contra los salteadores que buscan su botín. Junto a la vara está el cayado, que sostiene y ayuda a atravesar los lugares difíciles. Las dos cosas entran dentro del ministerio de la Iglesia, del ministerio del sacerdote”. 10. “El corazón de Jesús es traspasado por una lanza. Se abre y se convierte en una fuente: el agua y la sangre que manan aluden a los dos sacramentos fundamentales de los que vive la Iglesia: Bautismo y Eucaristía”.

1. “El sacerdote no es simplemente alguien que detenta un oficio que toda sociedad necesita para que puedan cumplirse en ella ciertas funciones. Por el contrario, el sacerdote hace lo que ningún ser humano puede hacer por sí mismo…” 2. “Dios se vale de un hombre con sus limitaciones para estar, a través de él, presente entre los hombres y actuar en su favor”. 3. “El año sacerdotal nos invitó a sentirnos agradecidos por el don de Dios, un don que se lleva en “vasijas de Barro”, y que una y otra vez, a través de toda la debilidad humana, hace visible el amor de Dios en el mundo”. 4. “Dios cuida de mí: no es un Dios lejano para quien mi vida no cuenta para nada... Es bello y consolador saber que hay una persona que me quiere y cuida de mí. Pero es mucho más decisivo que exista ese Dios que me conoce, me quiere y se preocupa por mí”.

11. “En la fe bebemos, por así decir, del agua viva de la Palabra de Dios. Así el creyente se convierte él mismo en una fuente que da agua viva a la tierra reseca de la historia”. 12. “Cada cristiano y cada sacerdote deberían transformarse, a partir de Cristo, en fuente que comunica vida a los demás. Deberíamos dar el agua viva a un mundo sediento”.

Sociales

Acompañamos con nuestra oración a los sacerdotes que han sufrido quebrantos de salud. • Agustín Franco M. • Gilberto Valencia V. • Ubaldo de Jesús Arias S. • Luis Carlos Sierra S. • Rodolfo Salazar Z. Presentamos nuestro saludo de condolencia a nuestros hermanos sacerdotes que han estado de duelo. • Mons. Darío Gómez Z., por la muerte de su hermana Consuelo, ocurrida el 30 de diciembre de 2010.


Programación 2. M

- La Presentación del Señor. - Jornada Mundial de la Vida Consagrada. Nota: se le solicita a los párrocos motivar esta jornada a través de los avisos parroquiales. Lugar: Capilla San Francisco de Rionegro, inicia a las 8:30 a.m. y finaliza a las 12:00, Eucaristía a las 12:00 del día en La Catedral de Rionegro. Se invita a los sacerdotes a concelebrar.

3. J

Junta Directiva de la Corporación Pan y Vida. Lugar: Rionegro,Curia Episcopal, de 9:00 a 10:30 a.m.

4. V

- Encuentro Diocesano de Directores y Coordinadores de Centros de Bienestar del Anciano (CBA). Lugar: CBA de Rionegro, de 10:00 a.m. a 3:00 p.m. - Seminario académico para religiosos y religiosas. Lugar: Aula J de proyecciones de 8:00 a.m. a 5:00 p.m, inversión $15.000 (incluye refrigerios).

5. S

Encuentro con las comunidades neocatecumenales. Lugar: Marinilla Parroquia María Auxiliadora a las 7:30 p.m.

6. D

6– 12 Semana de la salud y de oración por los enfermos. El material ya se envió.

7. L

Reunión de Vicarios Foráneos y Delegados de Pastoral. Lugar: La Ceja, El Rodeo de 9:30 a.m. a 2:00 p.m.

9. M

Encuentro diocesano con los sacerdotes encargados de Pastoral Infantil y Juvenil. Lugar: Casa Sacerdotal “La Transfiguración”, de 8:30 a 4:30 p.m.

10. J

Encuentro de Directores y Coordinadores de las Casas Pan y Vida. Lugar: Rionegro (oportunamente se concretará el lugar), de 9:00 a.m. a 12:00 m

11. V

- Jornada Mundial del Enfermo. - Encuentro diocesano con maestros de la ERE. Lugar: Auditorio “Mons. Flavio Calle Zapata”de la UCO, de 8:30 a.m. a 12:30 p.m.

12. S

Encuentro con Sacristanes y Animadores de Liturgia. Vicaría Ntra. Sra. de Chiquinquirá. Lugar: Sonsón, Casa Pan y Vida, de 8:30 a.m. a 1:00 p.m, inversión $3.500. - Encuentro SAM, Vicaría El Sagrado Corazón de Jesús, en el “Seminario Diocesano Ntra. Sra.” de Marinilla de 9:30 a.m. a 3:30 p.m. Llevar almuerzo y un aporte de $ 2.000.

13. D

Escuela diocesana de formación del MCC. Lugar: Marinilla, Casa de Oración de 1:00 p.m. a 4:00 p.m.

15. M

- Diálogo pastoral con los párrocos sobre los megaproyectos regionales. Lugar: Centro Santa María de la Paz (Aguas Claras El Carmen de Viboral), inicia a las 9:00 a.m. - Presentación del Plan Diocesano de Pastoral a los dirigentes del Oriente Antioqueño. - Encuentro diocesano de sacerdotes “Ad extra”. Centro del País.

16. M

Encuentro grupo de amistad sacerdotal “Juan Pablo II”. Lugar:El Carmen de Viboral, Parroquial San José, a la 10:00 a.m.

17. J

Comisión de Diálogos y Paz. Lugar: Curia Episcopal de 9:00 a.m. a 11:00 a.m. - Encuentro de Seminaristas Diocesanos, en el Seminario Diocesano “Nuestra Señora” deMarinilla de 2:00 p.m. a 6:00 p.m.

18. V

- 18-19 Encuentro Diocesano de sensibilización y socialización a párrocos, líderes y miembros de la Escuela de Pastoral Social para conformar grupo de enlaces (representantes de los COPPAS de cada una de las parroquias). Oportunamente se enviará la información. - 18-20 Retiro de Adoración y Alabanza de la RCC. Mayores informes Tel. 5530582.

19. S

- Convivencia de aspirantes al seminario mayor, en el “Seminario Nuestra Señora” de Marinilla, de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. Aporte: $ 5.000. - 19-20Cursillo prematrimonial en Rionegro.

10. D

- Vence plazo para presentar el informe eeconómico del mes anterior.

23. M 24. J

Primera Reunión Vicarial.

25. V

26. S

Encuentro diocesano de Agentes de Pastoral de la Salud Misionera. Lugar: Asociación San Pablo, La Ceja de 9:00 a.m. a 3:00 p.m. - Encuentro diocesano con maestros de Ética y Valores. Lugar: Auditorio “Mons. Flavio Calle Zapata” de la UCO de 8:30 a 12:30 p.m. - Comité Interparrroquial de Pastoral Social (COIPAS) Rionegro, Lugar: Casa Pan y Vida San José de Rionegro, de 9:00 a 10:30 a.m. - Encuentro de comités del MCC. Lugar: Rionegro Hermanas Reparadoras de 9:00 a.m. a 1:00 p.m. - Encuentro SAM. Vicarías La Inmaculada Concepción y Ntra. Sra. del Carmen, en el “Seminario Nuestra Señora”, de 9:30 a.m. a 3:30 p.m. Llevar el almuerzo y $ 2.000.


BOLETÍN PASTORES FEBRERO