Issuu on Google+

Título: Quince días. Autor: Chronos ­­­­­

Vegas del Genil, Febrero de 2012

Quince días, ¿recuerdas? Tú y yo, mi amiga del alma, cada noche volviendo a casa, cuando nos dejaban solos, cuando solos nos quedábamos, tiritando a veces de frío y hablando un poco de todo: de aquel día, del futuro y del pasado. Hasta aquella noche, bendita noche, en la que por hablar incluso hablamos de si quizá juntos podríamos los dos dar un nuevo paso. Y así, sin dejar de compartir amigos, problemas, confidencias, alegrías, secretos y fracasos, decidimos darnos el uno al otro un poco de nuestras propias vidas, ese poco que a los demás no dábamos; dispuestos a perder algo de nosotros mismos, decididos, decidimos arriesgarnos. Pero, ¡ay del alma mi amiga!, siendo los dos tan distintos, siendo los dos tan lejanos... nos dábamos apenas quince días, dos semanas, medio mes en los que intuíamos que todo habría acabado. Quince días, ¿no fue así? Ese fue el tiempo que estimamos, los dos un poco entre risas, aunque con regusto amargo. Poner en juego nuestra amistad. Por apenas dos semanas de ser algo más, ¿era realmente necesario? Ambos sabíamos que nada volvería a ser igual cuando todo diese al traste, cuando hubiese terminado. Y entonces... entonces pensaba en tus ojos a otros ojos mirando; y en la sonrisa en tus labios de otros labios una sonrisa robando. Y sentía que moría. E intentaba razonarlo y me de daba mil motivos para poder evitarlo, pero era inútil. Mil veces prefería perderte en mil vidas que ni siquiera intentarlo. Quince días, ¿cuánto es eso? Resulta curioso ahora, pensando a tiempo pasado: ¿son realmente quince días un período tan largo? Quiero decir, ¿acaso se nos haría eterno? ¿tan pesado sería tenernos cada uno al lado procurando en quince días a  nadie más dejar paso? ¿O quizá era justo lo contrario? Eran sólo quince días, dos semanas, medio mes...y el tiempo pasa volando: ¿tan efímero era lo que sentíamos que no llegaríamos a lograrlo? ¿tan difícil no cumplir con tan poco tiempo fijado? Quince días, ¿y cuando hubieron pasado? Porque al final pasaron. Y nos dimos otros quince, por si además de días pudiese darse el milagro. Y en esos días más sueños, confidencias y secretos; ilusiones, decepciones y hasta algún enfado. Y un “perdona”, “perdóname tú”, “no pensé que te enfadarías”, “olvídalo, que yo ya lo he olvidado”. Y así, casi sin darnos cuenta (aunque te confieso que conté cada día), llegaron esos treinta días que en realidad ya 


se habían marchado. Y dejaron de ser quince; y dejaron de ser treinta; y dejaron de ser tantos  que tuvimos que dejar la cuenta de los días, las semanas y los meses, y empezar la de los años. Un buen día, bendito día, decidimos alargar aquellos quince y poner un límite un poco más lejano: regalarnos el uno al otro todos los días futuros que cayesen en nuestras manos. Con más miedos y recelos. Y anhelos; y desengaños. Y miradas y sonrisas y besos y caricias y abrazos; y más días, ¡muchos, muchos días!; días buenos, días malos. Ahora cada mañana, al pasar de tantos años, cuando al despertar te veo con tus ojos aún cerrados; con tus labios en silencio con su sonrisa esbozando,  sonrío, te miro y pienso: ¿qué he de dar, perder, pagar? ¿a quién puedo comprar tiempo? ¿qué puedo ofrecerle a  cambio? ¡Qué me pida lo que quiera: lo que sueño, lo que espero, lo que no tengo si acaso! Pero que me deje tenerte un poco más de tiempo en mis brazos; aún tan solo dos semanas, medio mes o quince días... quince días a mi lado.


QUINCE DIAS