Page 1


Mis Amores: El río Primera edición: Octubre 2018 ©2018 Recopilación 2017

Fernando Vidal Douglas Salomón Fernanda Benavidez Margarita Babel Arboleda Camilo Villamarín Rodrigo Vélez Nasly Sánchez Suárez Compilador: Plataforma Editorial Territorio y Dramaturgia Dulce Compañía Fundación Escénica Investigación y coordinación editorial: Diana Marcela Trujillo Restrepo Rodrigo Vélez Ángel Miguel Ángel Achury Restrepo Editor Literario y corrección de estilo: Diego Fernando Burgos Diseño y Diagramación: Ana María Pizarro Ruíz Fotografía portada: Isabela Vidarte ISBN: 978-958-48-4931-1


Con el apoyo de:


48 · Mis amores

STRIPTEASE Por Camilo Villamarin

1

Personajes: GABRIELA: Mujer que siempre tiene el control. ANTONIO: Novio de Gabriela, oportunista. RICARDO: El stripper, un actor varado. CLARA: Novia de Ricardo, haría cualquier cosa por dinero. PADRES DE GABRIELA: Están muertos.

L

a obra transcurre en medio de una lluvia que se va transformando en Tempestad. Apartamento de Gabriela. Noche. Oscuridad. Los relámpagos dejan ver la silueta de Gabriela, de pie junto a un marco de cuadro vacío y las siluetas de sus padres sentados en los muebles de la sala. Gabriela hace una señal y sus padres de mala gana abandonan la sala para situarse en el marco vacío, componiendo un cuadro vivo. Gabriela durante toda la obra estará en comunicación con ellos pues es la única que puede verlos. Suena el timbre. Gabriela se apresura a cubrir el cuadro con una tela y se dirige a abrir la puerta. Irrumpe Ricardo, el stripper, disfrazado de policía. RICARDO: (Entra actuando un allanamiento policiaco) ¡Alto ahí, Manos arriba todas, Policía! GABRIELA: (Con afán pues no quiere que nadie vea que entra un stripper a su casa, revisa el pasillo) ¡Sí señor, siga! (El hombre busca las mujeres de la fiesta) Siéntese, ¿quiere algo de tomar? RICARDO: (Saliéndose de su personaje) disculpe, pero el servicio está programado para esta hora y tengo poco tiempo. ¿Dónde están las invitadas para que comencemos?


Mis amores ·49

GABRIELA: ¡Ah! Entiendo, tranquilo… empiece. RICARDO: ¿Así?, ¿sin gente? Me dijeron que era una despedida de soltera. ¿Dónde está la que se casa y sus amigas? GABRIELA: Empiece. RICARDO: Disculpe, ¿La dirección de aquí es Boulevard del Rio # 9 - 16 Apto. 1606 Edificio El Río? GABRIELA: Sí, “Ricky”. RICARDO: Y sus amigas, ¿por qué no vinieron? GABRIELAN: No tengo RICARDO: ¿Por qué? GABRIELA: Trabajo mucho. No tengo tiempo para la vida social. Además, soy muy competitiva, a las mujeres no les gusta eso. RICARDO: ¿Y sus primas, hermanas, tías? GABRIELA: Soy hija única de padres hijos únicos y ellos ya murieron. (Mirando el cuadro de sus padres) RICARDO: Lo siento. GABRIELA: No se preocupe, ya superé lo del accidente. RICARDO: ¿Cuál accidente? GABRIELA: En el que ellos perdieron la vida y yo esta pierna. No fue culpa mía, yo no los maté. Ya lo superé… puedo sonreír mientras lo digo, ¿lo ve? Ya lo superé (Su sonrisa da miedo) RICARDO: Que terrible, lo siento de verdad. GABRIELA: No lo sienta. Haga lo que vino a hacer y hágalo bien, con eso es más que suficiente. (Pone la música. Ricardo ahora no está sólo incomodo sino también algo asustado. Comienza de nuevo su show y después de un par de prendas se detiene) GABRIELA: ¿Qué pasa? RICARDO: Lo siento, no puedo. GABRIELA: ¿Por qué? RICARDO: No sé. Todo esto ha sido muy… raro. Ya no creo que sea capaz. GABRIELA: Este es su oficio, no me importa lo que piense, ¡hágalo! RICARDO: No puedo,… no quiero. GABRIELA: ¡Hágalo! Para eso lo contraté. Párese ahí, quítese la ropa de manera sexy moviendo el trasero, úntese de aceite y restriéguese contra mí. Sáqueme al centro y rastrílleme… hágalo… como lo hacen en esos shows denigrantes…. Denígreme… RICARDO: ¡Usted está loca! GABRIELA: ¡Hágalo, maricón! RICARDO: No soy maricón, solo soy… sensible y lo que usted me dijo me perturbó mucho. Ahora no me siento capaz de hacerlo frente a usted, y la verdad, no sé si sea capaz de volverlo a hacer. GABRIELA: ¡Nooo por dios!, usted era mi última esperanza y ahora me sale con esto. RICARDO: Dejemos así, mire, no le voy a cobrar, voy a sacar solo lo del transporte y ya (saca un par de billetes y pone el sobre con el resto del dinero sobre el asiento) GABRIELA: ¿Se va a ir sin hacer su trabajo? Usted me dijo que era un profesional. RICARDO: Este no es mi trabajo, ¿me oye? No nací para ser stripper, yo quería ser actor, pero desde que me gradué esto es lo mejor que he podido conseguir. GABRIELA: Entonces aproveche, haga el papel de su vida, actúe de stripper y acabe de quitarse la maldita ropa de una vez por todas.


50 · Mis amores

RICARDO: No quiero. Me voy de aquí. (Empieza a recoger sus cosas, la mujer corre y cierra la puerta con llave) GABRIELA: Usted no sale de aquí hasta que haga su trabajo. RICARDO: Entrégueme las llaves. GABRIELA: ¡NO! RICARDO: ¡Entréguemelas! GABRIELA: No. Hasta que haga lo que vino a hacer. RICARDO: Por favor. GABRIELA: Termine de quitarse la ropa de manera sexy y podrá irse, ¿por qué tiene que hacer todo tan complicado? RICARDO: Quiero salir. GABRIELA: Salga por el balcón. RICARDO: Muy graciosa, es el piso 16. GABRIELA: Usted decide. RICARDO: Y es que nunca ha visto un hombre en pelota que está tan desesperada. GABRIELA: No es eso. No sea ridículo. RICARDO: Ridícula usted que me tiene secuestrado porque no me quiero quitar la ropa. GABRIELA: Ridículo usted que es un stripper y no se quiere quitar la ropa. RICARDO: Que no soy un stripper, soy actor, me oye, actor. GABRIELA: Esta es mi última noche y usted no va a arruinármela. RICARDO: Usted ya me la arruinó a mí. GABRIELA: Yo soy quién está pagando por el servicio. RICARDO: No quiero su cochino dinero, déjeme salir por las buenas. GABRIELA: Quítese la ropa. RICARDO: Quítemela. GABRIELA: Yo no soy su niñera. Ponga la música, mueva el trasero y quítese la ropa, es lo único que le pido, entienda, es mi última noche. RICARDO: No sea trágica, se va a casar no se va a morir. GABRIELA: Es lo mismo. RICARDO: Si le pesa tanto ¿por qué se casa? GABRIELA: No tengo otra opción. RICARDO: Claro que sí, tiene la opción de seguir soltera. GABRIELA: Ya no. RICARDO: ¿Por qué? GABRIELA: A usted no le importa, es mi stripper no mi psiquiatra. Mi psiquiatra dice que tengo problemas para aceptar un NO por respuesta. RICARDO: Parece que tiene mucha ira contenida. GABRIELA: Cállese, cállese y quítese la ropa. RICARDO: Ya basta de juegos. Abra la puerta o voy a tener que usar la fueza. Yo soy educado pero si me obligan a ponerme violento, no respondo… GABRIELA: (Sacando un arma de un mueble completamente alterada), ¡cállese, le digo! ya me harté de sus tonterías. RICARDO: ¡Ay, ay! por favor baje eso, le tengo mucho miedo a las armas. ¿Usted no supo de esa escena de cine famosa donde un actor murió por un arma de utilería? GABRIELA: Se quita la ropa por las buenas o por las malas. (Ricardo se queda pasmado, Gabriela enciende la música y él continua su show asustado y con cara de que va a llorar en cualquier momento. Cuando se quita la ultima prenda y ella la tiene en su poder, suena el timbre del apartamento. Los dos se sienten sorprendidos, como si fueran amantes)


Mis amores ·51

2 RICARDO: Déjeme ir o voy a gritar. GABRIELA: shhhh… ANTONIO: ¿Gabriela estás ahí? Abre la puerta. RICARDO: ¿Quién es? GABRIELA: Shhhh… ¿Antonio, que haces aquí? ANTONIO: Por favor mi amor abre la puerta. GABRIELA: (Inventando una excusa) Hm… es de mala suerte. ANTONIO: ¿Qué? GABRIELA: Ver a la novia antes del matrimonio. Se supone que nos veríamos mañana en la mañana en la notaria, ya tengo los papeles listos (Ricardo se ríe, la mujer lo codea). ANTONIO: Lo sé mi amor, pero es urgente, necesito hablar contigo. GABRIELA: ¿De qué? ANTONIO: No voy a hablarte de esto gritando desde atrás de la puerta. Perdí la copia de la llave de tu casa. ¿La olvidé aquí? ¡Ábreme por favor! GABRIELA: Hm… no puedo. ANTONIO: Gabriela entiende, es urgente, sino no habría venido hasta aquí. RICARDO: Ábrale… así su futuro maridito se va a dar cuenta en que anda (Empieza a bailar sexy alrededor de ella), ¿no quería un striptease? aquí se lo estoy haciendo. (Gabriela lo golpea con la cacha del arma en la cabeza, dejándolo inconsciente, se oye el sonido del cuerpo al caer. Corre a apagar la luz) GABRIELA: No estaba preparada para recibir visitas. ANTONIO: ¿Qué fue eso?, ¿por qué apagas la luz amor? (Se oyen cosas que se caen, que se mueven, bombas que se estallan, etcétera) GABRIELA: ¿Estás seguro que no puedes esperar hasta mañana?, no es el mejor momento para mí. ANTONIO: ¿Estás bien? … Gabriela responde… Voy a llamar a seguridad. GABRIELA: (Prende la luz y abre la puerta. Está agitada y despelucada. La casa no tiene ninguna decoración y Ricardo no se ve por ninguna parte) Te dije que no estaba preparada, no quería que me vieras de cualquier forma un día antes de la boda. ANTONIO: (Entra apurado revisando la casa, buscando que es lo que está mal) ¿Por qué no querías abrirme, que pasa? GABRIELA: Ya te lo dije, es de mala suerte. ANTONIO: Ya basta con eso. Estás con alguien, ¿no es cierto? GABRIELA: Estoy sola. ANTONIO: ¿Por qué estás vestida así, a quién esperas? GABRIELA: ¡A nadie! ANTONIO: ¿Entonces por qué te vistes así? Como una vagabun… GABRIELA: Quería tener una noche especial ANTONIO: ¿ah sí?, ¿con quién? GABRIELA: ¡Conmigo! Con nadie más. Una noche especial de mí, para mí. Pero parece que es imposible. ANTONIO: (Silencio) Discúlpame. Pero hay algo que necesito decirte y no puedo esperar hasta mañana. GABRIELA: Más te vale que sea algo bueno. ANTONIO: No creo que sea bueno, pero sí lo correcto GABRIELA: ¿Qué es? Habla.


52 · Mis amores

ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO:

Prométeme que no te vas a enojar. Que mal comienzo Antonio. Amor créeme que lo nuestro es más fuerte y lo vamos a superar. ¿De qué se trata?, habla Quiero que pienses en estos hermosos siete años que hemos pasado juntos antes de tomar cualquier decisión apresurada. GABRIELA: ¡Antonio! ANTONIO: (le canta) GABRIELA: ¡Habla ya! ANTONIO: ¡Tengo una amante!... Tuve. GABRIELA: ¿Tuve o tengo, al fin qué? ANTONIO: Tuve. Hasta hace unas horas. El cuerpo de Ricardo cae por detrás del sillón donde están sentados ellos y su cabeza queda visible, va abriendo los ojos hasta recuperar el sentido y escucha la conversación, está completamente desnudo, esposado y amordazado. GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO:

¿La mataste? No. ¿Cómo se te ocurre? ¿Entonces? Terminé con ella para poder avanzar con lo nuestro de una manera… limpia. ¿Por qué me lo cuentas? ¿Cómo, no lo sabías? No. ¿No podías haberte quedado callado y olvidarlo; dejarlo como tu pequeño secreto? pero lo sospechabas, ¿cierto? No, la verdad no te creí con agallas para hacerlo. Pero esta semana andabas tan rara. No me recogiste en el trabajo dos días. No quisiste acompañarme al casino. No me llevaste a comer ni una sola vez, no me compraste nada nuevo. Y tú no eres así. Estás muy rara Gaby, no te reconozco. ¡Por dios!, me voy a casar con un idiota. Esta semana estaba ocupada organizando mi noche especial… noche, que acabas de arruinar. ¿Nunca me celas? No soy ese tipo de mujer. ¿Eres lesbiana? No seas tonto Trato de entender porque yo no te importo. Ya te lo dije, simplemente no soy ese tipo de mujer. Dilo, “No me importas” déjalo salir. No es eso, es que… Tú, la mujer de hierro no es capaz de decirle a su futuro marido en la cara que no le importa. Dilo, “no me importas” ¡Antonio! Dilo, vamos. Déjalo salir de una vez. ¡Ya basta! “No me importas” ¡Suficiente! “No me importas, no me importas, no me importas”


Mis amores ·53

GABRIELA: Sííííí… no me importas, no me importas…. (Silencio) Pero nos vamos a casar... Ahora vete a dormir, tienes que verte bien mañana. ANTONIO: (Silencio) No quiero dormir solo. GABRIELA: Está bien, te quedas, pero en el cuarto de huéspedes; es de mala suerte ver a la novia antes de la boda Gabriela baja la luz. Salen.

3 Ricardo que lo ha escuchado todo trata de reponerse, está esposado, totalmente desnudo. Busca sus cosas por la habitación, sin éxito. Encuentra su celular en una silla, marca y habla con dificultad. RICARDO:

¡Aló Clarita!, mi amor, baby escúchame es una urgencia, soy yo baby, tu Ricky. Necesito que vengas por mí. Escúchame, necesito que llames al pri y le des está dirección. Clarita amor concéntrate, hay mucho ruido, no te entiendo… baby ¿dónde estás?... dale la siguiente dirección: Boulevard del Rio # 9- 16 Apto 1606, edificio El Río… Clarita, ¿cómo así, mi amor? Entiendo que estás ocupada en tus cosas, pero esto es un caso de vida o muerte. Además nos puede ir bien, sólo es una vieja loca y un tipo debilucho. Clarita concéntrate mi amor…. Aló, ¿Clarita? ¿Amor? Mi vida depende de ti… ¿Amor? ¡Aló!, Aló!

Se escucha que desde el interior del apartamento viene alguien caminando rápido, Ricardo se esconde de nuevo. ANTONIO: Ya basta por favor, te dije que me comunicaría contigo, este no es un buen momento. ¿De qué estás hablando? Estoy en mi casa, si ves, me juzgas, dices que no es cierto… Claro que es cierto, estoy en mi casa… ¿Tú estás en mi casa?, ¿dentro de mi casa? Sí, claro, recuerdo que me dijiste que me devolverías las llaves. Pudiste haberlas dejado en un sobre en el buzón... No es mentira, estoy en mi casa… en mi casa… en mi casa de campo… relajándome para el “evento” de mañana. Sí, tengo una casa de campo solo que nunca te hablé de ella… no es mentira… si ves... me juzgas… todo el tiempo me juzgas. Ya te lo expliqué tengo que casarme con ella. Es sólo por un tiempo luego ya nos volveremos a encontrar ¡mi diosa de ébano! Ahora necesito que respetes el acuerdo y te vayas para tu casa tranquila y en un par de meses nos… sí amor, un par de meses… ¿había dicho semanas? Ahh… sí ya sabes, los días se vuelven semanas, las semanas meses, jajaja tú sabes. No sabes... nooo tampoco quiero decir que los meses se conviertan en años… no quiere decir que no suceda así, pero no es nuestro caso. Ya verás como pasa el tiempo rápido mi cucurucho de chocolate y no sólo vamos a volver a estar juntos, si no que vamos a darnos la gran vida… jajaja… paciencia mi corazón, mi brownie girl, mi cla… Gabriela que ha escuchado ruidos llega a la sala. GABRIELA: ¿Qué haces aquí? ANTONIO: (Guardando el celular) No podía dormir.


54 · Mis amores

GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO: GABRIELA: ANTONIO:

¿Con quién hablabas? Con mamá… quería que supiera que no voy a llegar para que no se preocupe. ¡A la cama! En un rato, yo… ¡Ahora! ¡A la cama! ¿Así va a ser cuando nos casemos? Tal vez. ¿Te la vas a pasar diciéndome que hacer? ¡Antonio a la cama!, ¡Antonio a comer!, ¡Antonio lávate las manos! Probablemente. ¿Te quieres casar? No. ¿Por qué lo haces? Tengo que hacerlo. ¿Por qué? Se los prometí. ¿A quiénes? A mis padres, se los prometí. ¿Les prometiste a tus padres que te casarías conmigo? Sí, antes de morir. No puedo faltar a mi palabra. ¿Pero no quieres casarte? Ya te lo dije. ¿Y que hay de mí, de lo que yo siento? Ya te lo dije. Tienes razón “No me importas Antonio, no me importas”. ¿Y si yo me niego? ¡No puedes! ¿Qué? Por supuesto que puedo, de hecho ¡NO voy a casarme contigo! Cállate, y vete a dormir, mañana tenemos mucho que hacer antes del matrimonio. ¿Me estás escuchando?, No me voy a casar contigo Gabriela, No me voy a casar contigo

Ella lo golpea. GABRIELA: ¡A dormir! ¡Ya!

4 Antonio sale, Gabriela se dirige a apagar las luces cuando es sorprendida por Ricardo que aparece detrás del sillón. RICARDO: Señora… Señorita Gabriela. GABRIELA: (Ella lo mira sorprendiéndose de su presencia como si hubiera olvidado que estaba allí) ¡Cállese! qué quiere, meterme en problemas con mi marido. RICARDO: Yo lo único que quiero es salir de aquí… ah, y que me devuelva la ropa… por favor. GABRIELA: Váyase inmediatamente. RICARDO: Sí, en eso estamos de acuerdo, me devuelve la ropita por favor. GABRIELA: ¿Y el dinero? RICARDO: Yo se lo devolví. GABRIELA: ¿Dónde está?


Mis amores ·55

RICARDO: Qué se yo, yo se lo devolví. GABRIELA: Me quiere robar, es eso, ¿no? No hizo su trabajo y se quiere quedar con el dinero. RICARDO: Sí hice mi trabajo, ¿no ve? (Mostrándole que está desnudo) Yo no tengo, ni quiero su dinero. Usted fue la que lo revolvió todo y se puso como una loca (Ella hace un gesto de amenaza con la mano), con todo respeto. Como ve, yo no tengo nada más que estas soga-esposas. GABRIELA: Voy a llamar a la policía. RICARDO: Hágalo, ya quiero verla a usted, explicando esta situación ante la policía. GABRIELA: Tendré que asesinarlo, (busca el arma) RICARDO: ¿Por no quitarme los calzoncillos inmediatamente lo dijo?, ¿y por ver que maltrata a su futuro marido, por eso me va a matar? GABRIELA: (Apuntándole) ¿Qué sabe usted Ricardo? ¿Qué vio, qué escuchó? RICARDO: Nada. No sé nada, No oí nada. Solo los vi en sus problemas de pareja, lo normal. Yo a veces también peleo con mi negrita pero lo importante es que nos queremos. GABRIELA: Hm… ¿Cuánto se quieren? ¿Ella sería capaz de traicionarlo? RICARDO: ¿Cuánto? A ver cómo le explico, de traicionarme pues ella lo ha hecho, ella es un poquito… flexible con los hombres, pero lo realmente importante es que me ama, más que a cualquier otro. GABRIELA: Tendré que asesinarlo RICARDO: ¿Pero por qué? ¡Por favor! Piense en los niños. GABRIELA: ¿Niños? ¿Cuáles niños? No sabía que usted…..ah, ¡váyase! (Guarda el arma) La otra nunca llegó. RICARDO: Por lo menos quíteme las esposas ¿sí?, y yo me voy. GABRIELA: Aquí no ha pasado nada ¿me entiende? Usted y yo nunca nos hemos visto, no nos conocemos. Gabriela se acerca intimidándolo y le quita las esposas, Ricardo en cuanto está libre se abalanza sobre ella. RICARDO: Con que me ibas a matar puta de mierda (Pelean y caen al piso. Clara abre la puerta con las llaves que Antonio ha extraviado. Antonio llega a la sala al oír el estruendo) 5 RICARDO: ¡Clarita! CLARA: (A Ricardo) ¿Ricky? ANTONIO: (A Clara) ¿Qué haces aquí? CLARA: (A Antonio) ¡Bebé! GABRIELA: ¡Antonio! (A Clara) ¿Usted cómo entró a mi casa? CLARA: (A Gabriela) no revelo mis trucos señora (Agita las llaves de Antonio en su mano) RICARDO: (A Clara) ¿Me puedes explicar que está pasando aquí? ¿Le dijiste bebé a este imbécil? ANTONIO: (A Clara) Eso tendría que preguntar yo, ¿qué está pasando aquí? GABRIELA: (A Antonio) No es lo que te imaginas. ANTONIO: (A Clara) ¿Qué haces aquí? Como te dije (haciéndole un guiño), ya no puede haber nada más entre nosotros señorita, y no tenemos nada de qué hablar (Quitándole las llaves). (A Gabriela) Gaby, yo ya corté con ella te lo juro.


56 · Mis amores

GABRIELA: (A Antonio) ¿Con ella? CLARA: A ver, a ver ¿qué está pasando aquí? Voy a tratar de adivinar, bebé. Gabriela, tu rubiecita insípida, se estaba dando la gran noche de despedida de soltera con este machote rico Ricky que es mi futuro ex. Mmm pero lo que no entiendo bebé es ¿qué hacías tú aquí?, ¿disfrutabas viéndolos o luego te les ibas a unir o es que entre los tres se la jalan? ¿Por eso era que no querías verme más, porque ahora ya no te basta con esta negrota exótica si no que necesitas de a dos? RICARDO: ¿Tu futuro ex? Clara explícame eso. ANTONIO: Jajaja muy convincente con tus lecciones de moral señorita Clara, te recuerdo que eras una stripper. RICARDO: ¡Es! Anoche… CLARA: ¡Era! Ya lo dejé… ya no necesito hacer esas cosas, ahora estoy con mi hombre empresario. GABRIELA: (Riéndose) No tiene en que caerse muerto. CLARA: ¿Cómo así? ANTONIO: Gaby mi amor te juro que entre ella y yo no hay nada… solo que está obsesionada conmigo, porque… porque soy muy bueno en la cama y no puede olvidarme; pero yo te amo a ti, por eso terminé con ella. (Aparte) Mi diosa de ébano vete, no te preocupes GABRIELA: Sara o como se llame, más le vale que se baje de esa nube, si está buscando a este por plata definitivamente está en el lugar equivocado. Precisamente se casa conmigo porque no tiene en que caerse muerto. CLARA: ¡No! Bebe tendremos que matarla para quedarnos con todo. ANTONIO: (Lo piensa por unos segundos. A Clara) Cállate, como se te ocurre. (A Gabriela) Gaby sabes que jamás te haría daño. (A Clara) Mi Brownie, aún no me caso con ella, no hay herencia. CLARA: ¡Shit! ¡¿Por qué todo me sale mal?! RICARDO: ¿Por qué todo el mundo habla de matar al otro, es que no se les ocurre otra cosa? Sean originales, más creativos por favor. GABRIELA: Caíste tan bajo Antonio, ¿una stripper? ANTONIO: Eso te digo yo a ti. RICARDO: Hey, hey, ¿cómo así? GABRIELA: Padres sé que les hice una promesa, pero esto es demasiado. CLARA: (A Antonio) O sea, ¿que no hay herencia? ANTONIO: (A Clara) Por ahora no mi amor. (A Gabriela) ¿Vas a faltarles a la palabra a tus padres muertos? CLARA: Entonces, ¿de qué vamos a vivir? ANTONIO: (A Clara) Yo creo que es un mal momento para que te retires del negocio, todavía eres una mujer joven y puedes trabajar unos cuantos años más. Tal vez mientras tanto me haya salido algo bueno. CLARA: ¿Qué? Tú me prometiste que no me faltaría nada ANTONIO: Pues no nos va a faltar nada, te va a tocar duro al principio, pero ya verás como todo va mejorando. CLARA: No, no, no… todo este tiempo aguantándote, para que ahora me salgas con… ¡esto! ANTONIO: ¿Cómo que aguantándome mi chocolatico hermoso? CLARA: Yo no me voy a ir con las manos vacías. Ricardo dale a Antonio. Yo me encargo de la rubiecita. RICARDO: No. Me estabas engañando con él. CLARA: No es un buen momento para reproches. Vamos agárralo.


Mis amores ·57

Clara somete a Gabriela y Ricardo a Antonio mientras continúan la discusión. RICARDO: Lo que más me duele Clara es que te hayás metido con un hombre como este. Creí que te gustaban los machos de verdad. ANTONIO: Un momento, ¿eso que significa? CLARA: ¿Y cuándo te pillé con la manicurista? RICARDO: Eso es muy diferente, no confundas las cosas. CLARA: ¿Y la del call center? RICARDO: No significó nada CLARA: ¿Y quién te dijo que este significa algo? ANTONIO: Mi chocolatico, ¿por qué dices eso? RICARDO: Júrame que era sólo por dinero CLARA: Claro que si mi Ricky, míralo que mas me podría interesar de él. RICARDO: Tienes razón. Pero dijiste que yo iba a ser tu ex porque te ibas con él CLARA: Sólo por el dinero Ricky, ¡te lo juro! Ahora estoy contigo de nuevo. ANTONIO: Clarita, mi amor CLARA: Voy a llamar al pri para que traiga el camión. Pero tenemos un serio problema, él sabe dónde vives. RICARDO: ¿Lo llevaste a mi casa? CLARA: Sólo un par de veces. Ricky mátalos, nos van a denunciar. RICARDO: Yo no voy a matar a nadie. ¿Por qué la solución siempre es matar? GABRIELA: Tiene razón el hombre desnudo Mara, ¿te vas a conformar sólo con unas cuantas cosas que hay en este apartamento cuando puedes tenerlo todo? CLARA: ¿De qué está hablando? GABRIELA: Les propongo que terminemos esto de manera civilizada y así todos salimos ganando. RICARDO: Comience por entregarme la ropa. GABRIELA: Lo siento, la tiré por la ventana cuando Antonio nos sorprendió, no hay ropa, pero esto es más importante que unos cuantos chiros viejos. Lo que les propongo es que cada uno se quedé con una buena tajada. RICARDO: ¿Cómo así? ¿Y ahora qué me pongo? CLARA: Shhh. ¿Y cómo es eso? GABRIELA: Sencillo, yo todo lo que deseo es cumplir la promesa que hice a mis padres antes de que murieran. Ustedes nos sueltan, Antonio y yo firmamos un par de documentos para celebrar nuestra unión civil e inmediatamente tendrá derecho a la mitad de todo lo que tengo. Ustedes pueden seguir adelante con sus planes y todos satisfechos. RICARDO: ¿Y yo? CLARA: Cállate Ricky, estoy pensando. GABRIELA: Lo puedo recomendar con un amigo que tiene un teatro para que le hagan una audición. ANTONIO: ¿Por qué haces esto Gabriela? GABRIELA: Lo único que me interesa es cumplir mi promesa. Después cada uno puede hacer lo que le dé la gana. Igual pensaba quedarme contigo máximo un año ANTONIO: (Entusiasmado) Un año, ¿en serio? Si esto te hace sentir mejor hagámoslo Gaby. GABRIELA: Idiota. CLARA: Ricky suéltalo. RICARDO: ¿Pero por qué? ¿Y nosotros?


58 · Mis amores

CLARA:

Suéltalo, necesito asegurar mi futuro.

Gabriela y Antonio son liberados. Gabriela se dirige a un mueble y saca los documentos. Clara ayuda a Antonio. CLARA: Discúlpame bebé, me dejé llevar por la situación ¿Crees que cumpla su palabra? ANTONIO: No me toques Clarita, me decepcionaste. Ella es notaria, sabe lo que hace. Clara se le acerca sensual, le coquetea, lo abraza. Se reconcilian. GABRIELA: Aquí están los documentos, debes firmar aquí y aquí (Ella firma primero) Ustedes dos serán nuestros testigos, firmen acá. RICARDO: Yo no voy a participar de esto. CLARA: ¡Ricardo por favor! RICARDO: ¿Por favor qué? Yo no tengo nada que ganar, no voy a participar. CLARA: Egoísta. Yo sé firmar como él. RICARDO: ¿Cómo así Clara, por qué? CLARA: A veces tenía que pasar por tu banco a hacer retiros rápidos. GABRIELA: Sí la firma pasaba en los bancos entonces sirve. CLARA: Es idéntica, usted no podría reconocer si firmó él o yo. Es uno de mis talentos, también sé firmar como Antonio. ANTONIO: ¿Qué? Eso no lo sabía Clara. Clara firma por ella y por Ricardo. GABRIELA: Muy bien Antonio, en este momento estamos legalmente casados. ANTONIO: ¿Puedo besar a la novia? Antonio intenta besarla pero Gabriela lo golpea. Clara corre a auxiliarlo. Ricardo intenta escapar de la casa cubriéndose con un par de cojines. Gabriela va al cuadro a entregar los documentos del matrimonio, a cambio recibe una escopeta. GABRIELA: Padres, ya cumplí mi promesa, la deuda esta saldada. Ahora comienza mi venganza. (Saca el arma) Señores se acabó la fiesta, Antonio ven acércate, quiero que hagas una última cosa por mí. ANTONIO: Lo que quieras mi amor, pero baja el arma, estas un poco alteradita. GABRIELA: Quiero que vayas hasta el balcón y saltes. ANTONIO: ¡Gaby por Dios! es el piso 16, me voy a volver chicuca. GABRIELA: Veamos qué pasa. CLARA: Otra vez me quedé sin nada. GABRIELA: No se preocupe Clara usted me cayó bien, es una mujer con visión que sabe lo que quiere, la parte de Antonio va a ser suya. CLARA: ¿De verdad? ¡Muchas gracias! (Saca una navaja) ¡Antonio, salta! ANTONIO: Ustedes no pueden estar hablando en serio. GABRIELA: Tú escoges Antonio, saltas por ti mismo y mueres con dignidad o te meto una bala en la frente y tendremos que picarte etcétera, etcétera. CLARA: Cuente conmigo para lo que necesite señorita Gabriela. ANTONIO: (Silencio) ¿Por qué me haces esto Gaby?, una infidelidad no es tan grave.


Mis amores ·59

GABRIELA: Bien lo sabes Antonio, no se trata de una infidelidad, se trata de la vida de mis padres. Me lo debes. ¡Salta o disparo! (Mientras Antonio lo piensa Clara lo apuñala) ANTONIO: ¡Ya! Yo lo hago. Prefiero morir con dignidad (camina hacia el balcón) RICARDO: Señor Antonio disculpe que lo moleste, pero ya que va a saltar, pues pienso que no le va a hacer falta esa ropa. De pronto, ¿fuera tan amable de regalármela? ANTONIO: Yo a usted no le regalo nada. Dije que voy a morir con dignidad, así que no voy a saltar en pelota. RICARDO: Por lo menos el saco, por favor. GABRIELA: Dáselo ya y acabemos con esto. Antonio le entrega el saco y se dirige al balcón, Ricardo lo persigue. RICARDO: Regáleme el pantalón o deme los calzoncillos, ¿sí? ANTONIO: Ya le dije que no, apártese, respete mi momento. CLARA: Ricardo ven para acá déjalo tranquilo, seguramente tengo algo que te pueda prestar. (De su gran bolso saca mini tangas, transparencias y juguetes eróticos. Ricardo sigue insistiéndole a Antonio) RICARDO: No crea que le estoy pidiendo ambos, quiero decir, deme sus calzoncillos y se lanza con el pantalón o viceversa. ANTONIO: No Gaby, así no se puede. GABRIELA: Fuera de ahí tonto, déjalo acabar con su miserable existencia. ANTONIO: Pues miserable, miserable, no. La verdad me la paso bastante bien. GABRIELA: Cállate. Él era el que tenía que morir en el accidente en que murieron mis padres pero nunca llegó, se quedó dormido. ANTONIO: No fue a propósito, no me sonó la alarma y yo soy muy malo para madrugar Gaby, lo sabes. GABRIELA: Eres muy malo para todo, muy malo para trabajar, muy malo para cocinar, muy malo para el sexo, un completo paquete chileno. Tu único talento ¡es no hacer nada! ANTONIO: A mí también me dolió su muerte y lo de tu pierna, pero Gaby, no fue a propósito te lo juro, me trasnoché, y tu sabes como me pongo. GABRIELA: Tenías que recogerlos a las once de la mañana Antonio, ¡por Dios! Pero como no apareciste, a mí me tocó salir volada del trabajo por ellos, con tan mala suerte que terminamos saliendo disparados de un puente en una curva y el resto de la historia te la sabes de memoria. Por tu ineptitud pedazo de mierda. ANTONIO: Te desconozco Gabriela. Yo te he dado los mejores años de mi vida. GABRIELA: Si estos son los mejores años, no me quiero imaginar que me espera. ANTONIO: Gabriela perdóname por favor. Démonos una oportunidad de ser felices. GABRIELA: Mi mamá siempre te defendía y decía “No vas a encontrar mejor muchacho que Antonio, de excelente familia, apellido importante” Cada vez que se daba cuenta que quería dejarte me recordaba que te conozco desde los 16 ¿y sabes qué? No te soporto, quiero que te desaparezcas. Antonio camina decidido hacia el balcón. RICARDO: ¿Pero que le cuesta? solo los pantalones. ANTONIO: ¡Que no! Antonio aireado lo abofetea. El stripper lo forcejea y lo levanta para robarle los pantalo-


60 · Mis amores

nes, en medio de la lucha Antonio cae por el balcón. CLARA: ¡Lo mató! (silencio) Soy Rica. Deme lo que me prometió. RICARDO: (En evidente shock) Yo no quería hacerle daño, solo quería sus pantalones. GABRIELA: (Estirando un cheque) Tome, se lo ganó. CLARA: (Mira la suma y está aterrada, tiene mucha emoción) ¿Cómo sé que el cheque no es chimbo? (amenazándola con la navaja) GABRIELA: No tiene otra opción que confiar en mí. (Apuntándole con el arma) CLARA: (Lo duda un momento) ¡Soy Rica! (Besa el cheque y sale corriendo) Gabriela se asoma por el balcón, toma el teléfono y marca RICARDO: (En shock) Lo maté, soy un asesino (silencio). GABRIELA: Espera, espera…eso debes decírselo a la policía. RICARDO: (Confundido) Yo soy un policía… No, soy un actor. Lo maté. Ahora puedo ser un actor de verdad, “ser o no ser” ¡he ahí la cuestión! Soy un espíritu libre (Arroja la chaqueta, corre desnudo hacia el balcón y salta) GABRIELA: Noooo, usted nooo. Nunca contestan a tiempo cuando se les necesita. (Cuelga) !Bebé! Entra Clara CLARA:

¿Qué hiciste? Habíamos dicho a que Ricky no lo tocábamos. Ahora que le vamos a explicar a la policía. Teníamos un plan. GABRIELA: Teníamos pero tú no apareciste. ¿Dónde diablos estabas? CLARA: El idiota de Antonio terminó conmigo por teléfono y desapareció. Lo estuve buscando por todas partes, en el casino, en los burdeles, fui a su casa. No creí que apareciera por aquí solo y yo era la encargada de traerlo. Ahora, ¿Qué vamos a hacer con este desastre? GABRIELA: Bebé, no importa ahora ya todo está bien. Le diremos a la policía lo que sucedió: lo mató y luego saltó por el balcón. Tu eres mi testigo (Vuelve a marcar) De esto me encargo yo. Policía… (Sale hablando por teléfono) CLARA: De esto me encargo yo (saca la navaja y va tras Gabriela) La sala de la casa oscurece y solo queda iluminado el cuadro donde aparecen también Antonio y Ricardo. Los cuatro habitantes del cuadro sueltan un grito sordo de terror mientras la luz se funde sobre ellos. FIN


Mis amores ·61

Reseña del autor Camilo Villamarin Pereirano de nacimiento y caleño de crianza, es Licenciado en Arte Teatral de Bellas Artes Entidad Universitaria. Actor y director ejecutivo de TEATRO del PRESAGIO, agrupación con 13 años de trayectoria artística y más de 30 montajes. Ha dirigido Semen, Sangre, y Baile sin máscaras del cubano Yunior García. Ha hecho creaciones dramatúrgicas a partir de textos preexistentes como Calicalabozo, basado en relatos de Andrés Caicedo y Lo(r)ca, a partir de la vida y obra de Federico García Lorca. Actualmente hace parte de la Maestría en Creación y Dirección Escénica de la Universidad del Valle.

Territorio y Dramaturgia


62 ¡ Mis amores

Profile for dimarcelatrujillo

STRIPTEASE de Camilo Villamarín  

STRIPTEASE de Camilo Villamarín  

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded