Page 1

Socialismo en la América Latina: 

Cuba y Venezuela  (Entender la dialéctica de la historia es comprender la concreta concatenación de sus momentos)

Por Carlos Romeo  Introducción  Más tarde o más temprano, todos salimos  del escenario de la vida. Es la  cosa más corriente y general que existe. Pero algunos, no muchos, dejan  un legado que concierne a muchos, a todo un pueblo y raras veces a toda  la  humanidad.  Y  en  la  posterioridad  quienes  se  sienten  herederos  tratan  de recoger y mantener ese legado que consideran que les pertenece.  Próximamente se cumplirá el 60 aniversario del Asalto al Cuartel Moncada  y  el  54  del  triunfo  de  la  Revolución  Cubana.  Y  los  protagonistas  de  esos  hechos,  convertidos  en  la  epopeya  revolucionaria  de  Cuba,  han  desaparecido algunos y envejecido los otros.  Si  me  pidieran  que  caracterizara  esa  epopeya  me  atrevería  a  decir  que  queda  definida  por  dos  características  esenciales.  Primeramente,  por  la  que a mi juicio ha definido el actuar de Fidel Castro, hacer posible lo que  se  consideraba  imposible,  y  por  una  frase  de  Raúl  Castro,  ¨Si  se  puede¨.  Quizás  eso  de  proponerse  metas  aparentemente  imposibles  en  esos  momentos  se  debe  a  que  Fidel,  como  dijo  alguien,  es  capaz  de  viajar  al  futuro, regresar y contárnoslo. Y eso de que si se puede, expresa la certeza  de  que  los  objetivos  propuesto  por  Fidel  son  posible.  No  se  trata  de  un  acto  de  fe  sino  de  la  reiteración  de  experiencias  inconcebibles:  estar  seguro del triunfo militar de la guerrilla reducida a 12 hombres con siete  fusiles después del desastre militar de Alegría de Pio; resistir en la Sierra  Maestra y derrotar una ofensiva militar de unos 10.000 efectivos con solo 


300 guerrilleros, que la Cuba Socialista exista a solo 90 millas de los EE.UU  después  de  que  11  de  sus  Presidentes  han  tratado  de  destruirla,  son   experiencias de como Fidel logró lo aparentemente imposible. Me lo dijo  una vez y hace ya mucho tiempo el entonces capitán del Ejército Rebelde  Lester Rodríguez, cuando al preguntarle por qué seguían a Fidel sin vacilar  ante  cualquier  orden  que  diera,  me  dijo  que  como  lo  habían  seguido  en  tantas  aparentemente  imposibles  de  lograr,  ya  lo  seguían  sencillamente  por estar acostumbrados a participar en hacer posible lo imposible.  Dijo el sociólogo Erich From que la libertad tiene dos momentos, el de la  libertad de, que lleva al de la libertad para. En Cuba ya han pasado 54 años  del  momento  de  la  libertad  de,  pero  todos  los  días  se  nos  presenta  el  problema de la libertad para, que se renueva incesantemente por que el  mundo cambia incesantemente. Bien lo sabemos quienes vivimos la época  de  un  mundo  bipolar  cuando  existía  la  URSS  y  el  socialismo  en  media  Europa,  y  que  continuamos  viviendo  en  otra  etapa  de  la  historia  en  que  predomina aún el intento hegemónico de los EE.UU. con la complicidad y  docilidad  de  Europa,  o  sea  del  capitalismo  internacional  sin  patrias  ni  banderas,  coordinado  por  entidades  ¨ad  hoc¨  tales  como  el  Consejo  de  Seguridad  de  las  Naciones  Unidas,  el  FMI  y  el  Banco  Mundial,  que  manipulan las instancias políticas de los países capitalistas.  ¿Cómo  asegurar  el  rumbo  futuro  a  seguir  por  países  que  han  hecho  una  Revolución  cuando  ya  no  esté  quienes  fueron  sus  inspiradores  y  líderes?  Por  que  quienes  los  sucederán  no  vivieron  ni  experimentaron  los  acontecimientos  que  ellos  mismos  crearon.  Situación  inevitable  en  Cuba  por  el  inexorable  paso  del  tiempo  y  eventualmente  inevitable  en  Venezuela,  Dios  no  lo  quiera,  según  sea  el  desarrollo  de  la  enfermedad  que aqueja a Hugo Chávez, su dirigente indiscutido.  En Cuba, como asegurar que la ¨personalidad¨ de su pueblo, dueño de sus  principales medios de producción, se exprese tanto en la dirección política  como  en  la  conducción  y  control  de  su  economía  que,  como  sabemos  condiciona  inevitablemente  lo  político,  para  que  se  cumplan  sus  propósitos posibles, con la esperanza de que tal como el siglo XIX nos dio a  José  Martí,  el  XX  a  Fidel,  el  XXI  nos  proporcione  a  otro  cubano  de  esa  estatura  capaz  de  encarnar  la  personalidad  de  su  pueblo.  En  Venezuela, 


como definir  y  dejar  como  programa  a  realizar  por  sus  eventuales  sucesores el pensamiento de Chávez. En América Latina, como mantener  la  senda  de  la  unidad  política  lograda  en  la  CELAC,  de  la  integración  económica  y  de  la  colaboración  entre  las  naciones  en  que  prime  la  solidaridad  humana  sobre  lo  mercantil  como  es  el  propósito  del  ALBA.   Todo ello,  la herencia de  cubanos,  venezolanos  y  latinoamericanos,  ojala  pudiera quedar claramente escrita en los correspondientes ¨testamentos¨  de quienes la transmiten.  Los procesos revolucionarios son reversibles como nos lo ha mostrado la  historia y desgraciadamente hay dirigentes políticos dispuestos a cambiar  ¨su herencia por un plato de lentejas¨, plato bien entendido que para ellos  y para quienes  realmente pasaron a representar.  Pero,  esa  idea  de  valorar  un  testamento  para  proseguir  en  un  rumbo  ya  recorrido, ¿no será el deseo de mantener una realidad social ya superada  por  la  historia  toda  vez  que  ya  estamos  en  pleno  siglo  XXI  y  negarse  a  emprender con audacia nuevos caminos? Quienes puedan pensar de esa  manera no consideran que solamente exista  una sola alternativa. O se cae  en el campo gravitacional del capitalismo monopólico y globalizador o se  es  capaz  de  resistir  esa  tentación  que  no  es  más  que  un  espejismo  que  oculta un sistema en que el 99% de los hombres existen para trabajar para  un 1%, como tan claramente  lo están expresando hoy en  día los jóvenes  de Nueva York, reiterando lo que ya Marx demostró hace siglo y medio.                 


I.‐  Nuestra experiencia cubana  1.‐ ¿Como se llegó al socialismo en Cuba?  En un cuento infantil, un niño que se adentra en un bosque desconocido  va dejando un rastro de migas de  pan para  no perderse y poder regresar  a su casa, pero en el intertanto los pájaros se comen esas migas y el niño  se queda sin el rastro necesario para regresar a casa. Tal pareciera ser el  caso del camino recorrido por la Revolución Cubana entre el presente y la  decisión de establecer el socialismo en ese país. Se enseña en las escuelas  del  país  que  el  socialismo  fue  establecido  en  Cuba  como  resultado  de  la  decisión preconcebida de organizar ese régimen social de producción, con  lo  cual  se  asemeja  el  caso  cubano  al  de  la  Unión  Soviética  cuando  los  bolcheviques lideraron a obreros y soldados rusos a la toma del palacio de  Invierno  en  Petrogrado  o  al  de  la  República  Popular  China  como  culminación de más de 20 años de lucha armada. Pero Fidel Castro nunca  habló  públicamente  de  socialismo  hasta  el  16  de  Abril  de  1961  y  la  Revolución Cubana ya tenía a esa fecha  9 años de haberse iniciado.  Un  acontecimiento revolucionario  como es la toma del poder político  en  un país tiene antecedentes que lo explican, paso necesario y anterior a los  efectos de comprender el por qué se llegó posteriormente al cambio del  régimen social de producción. Y esa explicación pareciera ser fundamental  a la hora de examinar críticamente  en la actualidad  el resultado logrado  por la Revolución Cubana.  Solamente soy testigo de lo que alcancé a observar en Cuba a partir del 20  de Marzo de 1959, fecha de mi arribo al país como avanzada de un grupo  de  apoyo  al  Ministro  de  Economía  Regino  Boti  enviado  por  la  CEPAL.  MI  primera  lectura  en  Cuba  con  el  fin  de  entender  el  proceso  político  en  el  cual me  introducía fue  ¨La historia me absolverᨠde Fidel Castro. Luego 


vinieron los  relatos  del  Che  sobre  la  epopeya  de  la  Sierra  y  los    de  los  combatientes de la clandestinidad.  Una vez leí que si bien las palabras pueden transmitirse a la velocidad de  la  luz  por  las ondas  radiales,  a  veces hacen  falta años para  que  una  idea  traspase 4 milímetros de cráneo, que es precisamente lo que me ocurrió al  pensar  en  los  orígenes  del  socialismo  en  Cuba  a  pesar  de  haber  participado  en  el  proceso.  En  este  caso  concreto  que  me  atañe  fueron  necesarios  décadas  de  trabajo  en  el  proceso  del  establecimiento  y  desarrollo del socialismo en Cuba así como de estudio del pensamiento de  Marx  y  Engels,  para  llegar  a  entender    el  porqué  y  el  como    del  establecimiento del socialismo y poder contestarme preguntas necesarias  para hacer una crítica de lo que se implementó, a los efectos de enmendar  el rumbo seguido hasta aquí para asegurar, digámoslo de manera simple y  llana, que se mantenga todo lo bueno logrado por la Revolución durante  54  años  y  asegurar  la  continuidad  del  socialismo  cubano  y  a  la  cubana,  cuestión  trascendente  por  que  el  tiempo  pasa  y  los  fundadores  del  proceso  revolucionario  mas  temprano  que  tarde  deberán  dejar  el  escenario político.  Todo empezó  en 1952  cuando  un  puñado  de  jóvenes  liderados  por  Fidel  Castro decidieron, amparándose en la Constitución de 1940, derrocar por  las  armas  a la   dictadura  de Fulgencio  Batista,  a raíz  del golpe  de  estado  perpetrado  por  ese  personaje  el  10  de  Marzo  de  ese  año.  Esa  decisión,   que se llevó a cabo en Santiago de Cuba el 26 de Julio de 1953 tras meses  de  preparación  en  secreto,  el  secreto  mejor  guardado  en  la  historia  de  Cuba según Pedro Miret, uno de sus integrantes,   que marcó una ruptura  total con la forma de hacer política en la Cuba republicana y en la América  Latina,  en  donde  era  un  apotegma  eso  de  que  una  ¨revolución¨  era  posible  con  el  ejército,  sin  el  ejército,  pero  jamás  contra  el  ejército.  Primera originalidad en la práctica política cubana republicana.  Tumbar a Batista, pero ¿para qué?   Bien lo sabía su líder a quien seguían los demás conspiradores. ¡Pero no lo  sabía el pueblo de Cuba ¨por que en silencio tuvo que ser¨ hasta entonces,  como  se  los había  enseñado  José  Martí.  Hubo  que esperar  el  juicio  a  los 


sobrevivientes del  ataque  frustrado  al  Cuartel  Moncada  para  conocer  el  programa político de esos jóvenes de la Generación del Centenario hecho  público por el propio Fidel Castro durante su defensa:  ¨En el sumario de esta causa han de constar las cinco leyes revolucionarias  que  serian  proclamadas  inmediatamente  después  de  tomar    el  cuartel  Moncada  y  divulgadas  por  radio  a  la  nación.  Es  posible  que  el  coronel  Chaviano  haya  destruido con toda intención esos  documentos,  pero  si  él  los destruyó, yo los conservo en la memoria.¨  ¨La  primera  ley  revolucionaria  devolvía  al  pueblo  la  soberanía  y  proclamaba  la  Constitución  de  1940  como  la  verdadera  ley  suprema  del  Estado,  en  tanto  el  pueblo  decidiese  modificarla  o  cambiarla,  y  a  los  efectos  de  su  implantación  y  castigo  ejemplar  a  todos  los  que  la  habían  traicionado,  no  existiendo  órgano  de  elección  para  llevarla  a  cabo,  el  movimiento  revolucionario,  como  encarnación  momentánea  de  esa  soberanía,  única  fuente  de  poder  legítimo,  asumía  todas  las  facultades  que  le  son  inherentes  a  ella,  excepto  la  de  modificar  la  propia  Constitución:  facultad  de  legislar,  facultad  de  ejecutar  y  facultad  de  juzgar.¨  ¨Esta  actitud  no  podía  ser  más  diáfana  y  despojada  de  chocherías  y  charlatanismo  estériles:  un  gobierno  aclamado  por  la  masa  de  combatientes, recibiría todas  las atribuciones  necesarias  para proceder a  la implantación efectiva de la voluntad popular y de la verdadera justicia.  A partir de ese instante el Poder Judicial, que se ha colocado desde el 10  de  Marzo  frente  a  la  Constitución  y  fuera  de  la  Constitución,  recesaría  como tal poder y se procedería a su inmediata y total depuración antes de  asumir  nuevamente  las  facultades  que  le  concede  la  Ley  Suprema  de  la  República. Sin estas medidas previas, la vuelta a la legalidad, poniendo su  custodia  en  manos  que  claudicaron  deshonrosamente,  sería  una  estafa,  un engaño y una traición más.¨  ¨  La  segunda  ley  revolucionaria  concedía  la  propiedad  inembargable  e  intransferible de la tierra a todos los colonos, subcolonos, arrendatarios,  aparceros  y  precaristas  que  ocupase  parcelas  de  cinco  o  menos  caballerías de tierra, indemnizando el Estado a sus anteriores propietarios 


a base de la renta que devengarían por dichas parcelas en un promedio de  diez años.¨  ¨La  tercera  ley  revolucionaria  otorgaba  a  los  obreros  y  empleados  el  derecho de participar del treinta porciento de las utilidades de todas las  grandes  empresas  industriales,  mercantiles  y  mineras,  incluyendo  centrales  azucareros.  Se  exceptuaban  las  empresas  meramente  agrícolas  en consideración a otras leyes de orden agrario que debían implantarse.¨  ¨ La cuarta ley  revolucionaria  concedía  a  todos  los  colonos  el derecho  a  participar del cincuenta y cinco por ciento del rendimiento de la caña y  cuota mínima de cuarenta mil arrobas a todos los pequeños colonos  que  llevasen tres años o más de establecidos.¨  ¨La quinta ley revolucionaria ordenaba la confiscación de todos los bienes  a todos los malversadores de todos los gobiernos y a sus causahabientes  y herederos en cuanto a bienes percibidos por testamento o abintestato  de  procedencia  mal  habida,  mediante  tribunales  especiales  con  facultades  plenas  de  acceso  a  todas  las  fuentes  de  investigación,  de  intervenir  a  tales  efectos  las  compañías  anónimas  inscriptas  en  el  país  o  que  operen  en  él  donde  puedan  ocultarse  bienes  malversados  y  de  solicitar a los gobiernos extranjeros extradición de personas y embargo de  bienes. La mitad de los bienes recobrados pasarían a engrosar las cajas de  los  retiros  obreros  y  la  otra  mitad  a  los  hospitales,  asilos  y  casas  de  beneficencia.¨  ¨  Se  declaraba  además  que  la  política  cubana  en  América  seria  de  estrecha solidaridad con los pueblos democráticos del continente y que  los  perseguidos  políticos  por  las  sangrientas    tiranías  que  oprimen  a  naciones  hermanas  encontrarían  en  la  Patria  de  Martí,  no  como  hoy  persecución,  hambre  y  traición,  sino  asilo  generoso,  hermandad  y  pan.  Cuba  debía  ser  baluarte  de  libertad  y  no  eslabón  vergonzoso  de  despotismo.¨  ¨  Estas  leyes  serían  proclamadas  en  el  acto  y  a  ellas  seguirían,  una  vez  terminada  la  contienda  y  previo  estudio  minucioso  de  su  contenido  y  alcance,  otra  serie  de  leyes  y  medidas  también  fundamentales  como  la  Reforma  Agraria,  la  Reforma  Integral  de  la  Enseñanza  y  la 


Nacionalización del  Trust  Eléctrico  y  el  Trust  Telefónico,  devolución  al  pueblo del exceso ilegal que han estado cobrando en sus tarifas y pago al  fisco de todas las cantidades que han burlado a la Hacienda Pública.¨  ……¨El problema de la tierra, el problema de la industria, el problema de  la vivienda, el problema del desempleo, el problema de la educación y el  problema  de  la  salud  del  pueblo,  he  ahí  concretados  los  seis  puntos  a  cuya solución se hubiera encaminado resueltamente nuestros esfuerzos,  junto  con  la  conquista  de  las  libertades  públicas  y  la  democracia  política.¨….   Tras  dos  años  de  cárcel  y  tres  de  lucha  armada,  el  1  de  Enero  de  1959  estos  jóvenes  ¨moncadistas¨,  más  los  que se integraron  a  la lucha  en las  montañas  y  ciudades  de  Cuba,  habían  derrotado  militarmente  a  las  fuerzas represivas de la dictadura batistiana que ascendían a unos 80.000  hombres entre ejército, marina de guerra, aviación y la policía, y como dijo  Eric  From,  una  vez  alcanzada  la  ¨libertad  de¨  emprendieron  la  larga  marcha  de  ¨la  libertad  para¨.  Era  lo  que  nunca  se  había  visto  en  Cuba  desde  la  época  de  los  mambises  que  en  el  siglo  XIX  lucharon  contra  el  ejército español por la independencia de Cuba,  una nueva generación  de  cubanos volvía a hacer política con las armas y no solamente con palabras.  Decía Lenin que a los políticos no había que mirarles solamente las bocas  sino  que  también  las  manos.  Y  ¡oh  estupor!  Estos  jóvenes  empezaron  a  llevar  a  cabo  exactamente  el  programa  de  su  movimiento  político,  el  mismo  programa  preparado  para  el  eventual  triunfo  de  la  insurrección  que trataron de desencadenar el 26 de Julio de 1953. ¡Eran creíbles!   Segunda originalidad en la política de Cuba: políticos que cumplen lo que  habían  prometido  hacer,  por  muy  utópicas  que  parecieran  esas  promesas.  Pero  cumplir  el  programa  del  Moncada  requería  el  apoyo  popular  para  llevarlo  a  cabo  y  ello  exigía  explicar  el  por  qué  debían  hacerse  cambios  inauditos  que  rompían  implacablemente  el  esquema  de  ideas  en  que  el  pueblo cubano había vivido. Fidel lo expresó una vez al decir que habían  sido ¨casados con la mentira¨ y por tanto nunca dio un paso de avance en 


la ejecución  del  Programa  del  Moncada  sin  que  el  pueblo  lo  hubiera  comprendido y decidido apoyarlo.   Tercera  originalidad  en  la  política  cubana:  explicación  al  pueblo  de  lo  que se va a hacer, aunque pareciera irrelevante hacerlo cuando ese paso  era en su beneficio.  Todo  ello  sin  usar  etiquetas  ideológicas  sino  que  con  los  conceptos  de  justicia,  equidad,  honradez,  ética,  solidaridad  y  sobre  todo  respeto  por  todos los cubanos y cubanas.  ¿Y  que  tiene  todo  esto  que  ver  con  la  economía  cubana?  Sencillamente  que  la  ejecución  del  programa  del  Moncada  en  su  conjunto  resultó  incompatible  con  la  estructura  económica  y  social    de  la  Cuba  prerrevolucionaria  y  con  la racionalidad  de  su  sistema  económico.  Pero  ahora  el  poder  político  y  militar  estaba  totalmente  en  manos  de  los  revolucionarios que se alzaron en armas, organizados en el Movimiento 26  de Julio  de Fidel Castro, el principal, y en el Directorio Revolucionario  13  de  Marzo,  fuerzas  a  las  cuales  se  integró  el  Partido  Socialista  Popular,  comunista,  aunque    no  participó  significativamente  en  la  lucha  armada.  Tanto  el  Parlamento  así  como  los  Partidos  Políticos  colaboradores  de  la  dictadura  de  Batista  fueron  disueltos  de  inmediato  al  triunfar  la  Revolución.  Más  bien  habría  que  decir  que  desaparecieron  por  suicidio  político  de  sus  integrantes.  Y  expresión  de  esta  nueva  realidad  contradictoria  fue  la  corta  duración  de  menos  de  dos  meses  del  primer  Gobierno Revolucionario conformado por antiguos políticos que no habían  colaborado con la dictadura batistiana y  del  cual  se  excluyó  Fidel  Castro.  La  realidad  política  se  impuso  y  el  líder  de  la  Revolución  debió  asumir  el  cargo  de  Primer  Ministro  el  24  de  Febrero  de  1959,  conformando  un  nuevo Gobierno presidido aún por Manuel Urrutia, un antiguo personaje  del pasado. Todo el poder político estaba concentrado en el Consejo de  Ministros que legislaba mediante Decretos con Fuerza de Ley.   Desde  ese  momento  empieza  la  ejecución  del  programa  económico  del  Moncada:  ‐ El  3  de  Marzo  se  dispone  la  intervención  de  la  llamada  Compañía  Cubana de Teléfonos , empresa norteamericana 


‐ El 6  de  Marzo  se  dicta  la  ley  por  la  cual  se  rebajan  en  un  50%  los  alquileres de las viviendas  ‐ El 20 de Marzo se aprobó la rebaja del precio de los medicamentos  ‐ El 21 de Abril se declararon de uso público todas las playas del país  ‐ El 17 de Mayo se dictó la primera ley de reforma agraria que acabó  con  el  latifundismo  y  se  crea  el  Instituto  Nacional  de  Reforma  Agraria (INRA) al margen del aparato estatal vigente  ‐ El 20 de agosto fueron rebajadas las tarifas eléctricas y del gas  ‐ A  la  par,  se  inicia  una  política  de  construcción  de  hospitales,  escuelas, tiendas del pueblo  y balnearios populares  Dicho de otra manera,  en una primera etapa durante la cual no se tocó al  aparato productivo, salvo en la agricultura a raíz de la Reforma Agraria del  17  de Mayo  de 1959, no solamente se  mejoró el ingreso real del  pueblo  sino  que  también  la  asignación  de  los  recursos  públicos  cambió  radicalmente  de  destino  pero  con  una  creciente  diferencia  entre  lo  que  se quería hacer por haber sido prometido y lo que se podía hacer bajo la  institucionalidad heredada.  Pero también con el Gobierno de Fidel Castro comienza la lucha política en  contra de las fuerzas de la burguesía comercial, industrial y agrícola que se  expresaba  por  una  parte  a  través  de  los  medios  de  prensa  y  hasta  en  el  mismo  seno  del  Gobierno  Revolucionario  y  por  la  otra,  a  través  de  integrantes del propio movimiento revolucionario que trataban de  limitar  los cambios que se querían realizar a lo que ellos  consideraban  ¨racional  y  conveniente¨  para  el  país,  sin  caer  en  ¨extremismos¨  cuya  calificación  comenzaba  a ser definida como ¨comunistas¨.  Obviamente  el  Gobierno  norteamericano,  con  los  republicanos  Eisenhower  de  Presidente  y  Nixon  de  Vicepresidente,  no  era  ajeno  a  lo  que estaba sucediendo en Cuba, y ya en Mayo de 1959 consideran a Fidel  Castro como un gobernante latinoamericano incontrolable, iniciando una  política  de  presiones    ¨in  crescendo¨  para  desestabilizar  al  Gobierno  Cubano,  que  provoca  también  respuestas  ¨in  crescendo¨  del  Gobierno 


Revolucionario con  el  apoyo  de  la  inmensa  mayoría  de  la  población  que  reaccionan ante las agresiones externas a una política que comparten y  han hecho suya.  ¿Qué  estaba  sucediendo?  Que  el  Gobierno  Norteamericano  no  aceptaba  la  realización  del  Programa  del  Moncada  por  sus  consecuencias  en  Cuba  en donde habían fuertes intereses económicos norteamericanos, y por el  ejemplo a toda Latinoamérica de que ¨si se puede¨. Así murió la  idea de  ¨revolución  democrática  burguesa¨  tan  en  boga  entre  los  Partidos  Comunistas del continente en aquella época, como un objetivo alcanzable  en  los  países  de  la  región,  ficción  de  una  posible  alianza  política  del  tipo  ¨frente  popular¨  de  los  años  30  del  siglo  XX.  Cuba  estaba  demostrando  que  un  programa  de  profundas  reformas  populares  era  imposible  de  llevarse  a  cabo  dentro  del  marco  de  la  organización  política  burguesa  y  que  además,  no  era  tolerable  para  el  Gobierno  Norteamericano.  Recuérdese lo dicho por John Foster Dulles, el Secretario de Estado de la  época, que ¨los Estados Unidos no tienen amigos, sino que intereses¨.  Los cubanos llegaron al socialismo sin proponérselo  Ya  en  1960,  a  raíz  del  intercambio  de  ¨golpes¨  entre  el  Gobierno  Norteamericano  y  el  Gobierno  Revolucionario,  Cuba  había  perdido  su  cuota  de  azúcar  a  precio  preferencial  destinada  al  mercado  norteamericano  y  su  Gobierno  había  prohibido  el  transporte  a  Cuba  de  petróleo  y  sus  derivados.  La  respuesta  cubana  fue  la  nacionalización  de  todas  las  propiedades  norteamericanas  en  Cuba,  bancos,  minas,  industrias,  refinerías  de  petróleo,  entidades  comerciales.  A  la  par,  la  burguesía  cubana  se  exiló  en  masa  en  los  Estados  Unidos  abandonando  sus  propiedades    con  la  idea  de  recuperarlas  al  regresar  detrás  de  un  ejército  norteamericano  enviado  para  volver  a  poner  en  ¨orden  democrático¨  al  país,  propiedades  que  son  también  intervenidas  y  estatizadas  por  el  Gobierno  Revolucionario.  A  finales  de  ese  año  los  medios  de  producción  más  importantes  del  país  y  la  mayor  parte  de  la  tierra agrícola están en manos del Gobierno Revolucionario. Y en materia  de  armas  para  la  defensa  contra  una  agresión  norteamericana,  ante  la  negativa de su venta por los EE.UU. y el Reino Unido, estas son adquiridas  en  la Unión  Soviética y  en  otros  países  socialistas. El  petróleo  llega  de  la 


URSS en sus barcos, país  que además  adquiere 4 millones de toneladas  de azúcar cubana, sustituyendo  así a la cuota azucarera antes destinada a  los EE.UU.  Los eventos desencadenados a consecuencia de la ejecución del Programa  del Moncada habían llevado a Cuba a una situación inimaginable en 1953,  superando necesaria e inevitablemente con creces los objetivos definidos  en aquel entonces. El poder revolucionario dominaba  prácticamente toda  la economía, con la salvedad del sector campesino privado  y el comercio  al detalle.  ¿Cuándo  los  acontecimientos  acontecidos  y  una    proyección  del  futuro  llevaron  a  la  Dirección  de  la  Revolución  a  plantearse  el  socialismo  como  objetivo necesario e inevitable? Pareciera que dos tendencias confluyeron  para llegar a esa conclusión, en adición a la política de hostigamiento del  Gobierno  de  los  EE.UU.  desde  un  inicio.  Por  una  parte,  la  necesidad  de  contar  con  el  apoyo  político  y  económico  del  entonces  campo  socialista,  necesario  para  poder  resistir  la  agresión  norteamericana.  Por  la  otra,  el  convencimiento  logrado  por  la  práctica  de  gobierno  hasta  entonces,  de  que  únicamente  un  Estado  que  controle  a  los  medios  fundamentales  de  producción  podía  cumplir  cabalmente  el  Programa  del  Moncada,  programa apoyado por la inmensa mayoría de la población cubana.  ¿Cuándo se llegó a esa conclusión? Es el momento en que debo incluir en  estos razonamientos un acontecimiento del cual fui testigo presencial. Un  día  de  Diciembre  de  1959,  cuando  ya  el  Che  era  Presidente  del  Banco  Nacional de Cuba a la par que Jefe del Departamento de Industrialización  del  INRA,  Che  llegó  a  la  oficina  en  la  que  trabajaban  sus  cuatro  asesores  chilenos, yo entre ellos, se sentó en una silla  y nos dijo ¨Caballeros, tengo  plena  confianza  en  ustedes.  Vamos  hacia  al  socialismo  a  todo  galope¨.  Conociendo  su    lealtad  y  disciplina  hacia    Fidel  Castro,  Che  nunca  nos  habría  dicho  eso  si  no  fuera  ya  una  decisión  tomada  por  Fidel,  quien   esperó hasta el 16 de Abril de 1961, víspera de la invasión por Playa Girón,  para revelar públicamente que para cumplir el Programa del Moncada los  cubanos habían ya construido las bases del socialismo en su patria. 


No hubo  un  plan  preconcebido  sino  que  el  socialismo  fue  el  resultado  inevitable  del  cumplimiento  de  un  programa  cuya  racionalidad  implícita  era  la  producción  y  la  distribución  de  bienes  para  la  totalidad  de  la  población,  racionalidad  económica  incompatible  con  la  del  sistema  capitalista. El programa del Moncada era irrealizable en el contexto de una  Cuba  con  una  democracia  burguesa  y  una  economía  capitalista  y  dependiente.  Consultando  la  excelente  historia  de  Cuba  redactada  por  Hugh  Thomas  por  la  cantidad  de  informaciones  que  contiene,  no  así  por  su  interpretación  de  lo  que  aconteció  durante  1959  y  1960,  por  que  en  el  intento  de  explicación  que  el  autor  se  da  sobre  como  la  Revolución  Cubana llegó al socialismo se pierde en conjeturas sobre las circunstancias  políticas acontecidas derivadas de la política del Gobierno de los EE.UU. ,  de  las  contradicciones  internas  que  surgieron  dentro  del  Movimiento  26  de  Julio  y  del  Directorio  13  de  Marzo,  y  de  la  política  de  colaboración  seguida  por  el  Partido  Socialista  Popular  (comunista),  sin  darle  la  importancia  debida  a    una  intervención  del  Che  al  respecto  durante  el  Primer  Congreso  de  la  Juventud  Latinoamericana    en  Agosto  de  1960,  y   cito  ¨  Si  me  preguntaran  si  nuestra  Revolución  es  Comunista,  la  definiría  como  Marxista.  Nuestra  Revolución  ha  descubierto  por  sus  métodos  el  camino  que  Marx  nos  señaló¨.  Relacionando  lo  que  Che  le  dijo  a  sus  asesores  chilenos  en  Diciembre  de  1959  y  su  intervención  en  Agosto  de  1960,  se  puede  decir  que  ya  al  finalizar  el  primer  año  de  Gobierno  Revolucionario,  en  un  período  de  unos  12  meses  de  Gobierno  los  principales  dirigentes  de  la  Revolución,  Fidel,  Raúl  y  Che  ,  habían  comprendido  que  esta  Revolución  inevitablemente  rompía  los  estrechos  marcos  constitucionales  de  1940  si  de  verdad,  y  esa  era  la  voluntad  política que encarnaban, se quería no solamente cumplir el Programa del  Moncada sino que todo lo demás que de su ejecución se derivaba. Valga al  respecto otra anécdota vivida por mí en Julio de 1959 durante la primera  reunión  nacional  de  los  28  Jefes  de  Zona  de  Desarrollo  Agropecuario  en  que el INRA había dividido al país para aplicar la reforma Agraria, durante  la  cual  se  le  expuso  a  Fidel  un  método  fotográfico  aéreo  para  definir  los  límites  de  los  latifundios  expropiados  para  llevar  a  cabo  las  indemnizaciones  que  esa  ley  establecía.  Fidel,  después  de  examinar  el 


método propuesto,  que  no  lo  impresionó  lo  más  mínimo,  le  dijo  a  esos  Jefes  de  Zona  y  al  personal  del  INRA  que  los  acompañaba  ¨Nosotros  vamos  a  tumbar  todas  las  cercas  de  este  país,  vamos  a  hacer  lo  que  tenemos que hacer y después legislaremos al respecto¨.   Difícil para un historiador, por excelente que este sea, comprender que en  un  proceso  de  transformaciones  realmente  revolucionario  en  el  cual  no  participó, ¨se hace camino al andar¨ como dice el poema.   ¿Pero  quien  sabía  de  socialismo  en  Cuba  en  aquella  época?  Los  viejos  comunistas  del  Partido  Socialista  Popular  creían  saber,  aunque  sus  conocimientos  no  pasaban  de  haber  viajado  a  los  países  socialistas  de  Europa y de haber leído algún manual soviético sobre economía socialista.  Pero  el    problema  práctico  estaba  planteado:  ¿como  se  administra  y  se  dirige una economía socialista? Y la única respuesta posible era pedirle a  quienes ya lo practicaban que enseñaran a los cubanos como se hacía.  Durante  1961  llegaron  a  Cuba  especialista  checoslovaco  en  la  materia,  checoslovaco  y  no  soviéticos  por  que  los  primeros  representaban  al  socialismo ¨light¨ y los segundos habían sido durante mucho tiempo ¨los  malos¨  de  la  propaganda  anticomunista.  Y  así,  desde  la  recientemente  creada  Junta  Central  de  Planificación  pasando  por  los  Ministerios  hasta  llegar a las empresas, los asesores checoslovacos transmitieron la manera  de organizar y de planificar una economía socialista, que era la que ellos  habían aprendido a su vez de los soviéticos.  No  era  de  esperar  que  hubiera  críticas  criollas  al  sistema  organizativo  y  operativo  propuesta.  ¿Criticas  basadas  en  que  experiencia?  La  cuestión  era  simplemente  tomarlo  o  dejarlo  y  la  decisión  política  de  tomarlo  ya  había sido acordada.  Desde el punto de vista de la organización de la economía el principio era  muy simple: lo que pertenece a todo el pueblo queda en manos del Estado  que lo representa y lo administra en su nombre, para lo cual el aparato de  Gobierno deviene también un aparato administrativo con una burocracia  destinada  a  la  administración  de  las  propiedades  estatales  a  todos  los  niveles.  Tal  como  en  el  feudalismo  no  había  siervo  sin  señor,  en  el  socialismo real no había empresa ni fábrica ni comercio sin Ministerio del 


cual dependiera. Toda actividad en el ámbito de lo estatal estaba bajo el  mando de un Ministerio o de un Instituto, eufemismo que quería decir lo  mismo que Ministerio desde este punto de vista.  Toda  vez  que  ya  no  era  el  mercado  el  que  se  encargaba  de  generar  las  informaciones conducentes a definir qué y como producir los miles y miles  de productos necesarios y en que cantidades, se establecía el método de  la planificación del accionar de toda la economía y de todas las empresas  en un período futuro inmediato, el siguiente años, y durante los próximos  cinco años. Así fue que se prepararon en 1961 los planes para el siguiente  año  1962  y  el  perspectivo  para  el  período  1962‐1965.  El  método  de  trabajo  consistía  en  la  preparación  de  Cifras  Directivas  para  cada  Ministerio que emanaban de la Junta Central de Planificación y que estos  debían desglosar por empresas a los efectos de que remontaran desde ese  nivel  inferior  las  contraproposiciones  en  materia  de    cuanto  y  como  hacerlo. Finalmente bajaban nuevamente cifras desde la Junta Central de  Planificación con las cantidades a lograr por cada Ministerio pero ya esta  cifras constituían EL PLAN que, una vez aprobado por el Gobierno, devenía  una  Ley de obligatorio cumplimiento.  Si  los  planes  individuales  a  nivel  de  empresas  no  se  cumplían  ello  entrañaba  que  las  que  dependían  de  ellas  tampoco  pudieran  cumplir  el  suyo.  Básicamente,  este  ¨modelo¨  como  se  dice  hoy  en  día,  ha  permanecido  vigente hasta el día de hoy.   El genuino y particular proceso revolucionario cubano fue encasillado en  una organización y en un método de dirección y de trabajo importados  desde  el  mundo  de  lo  que  hoy  se  conoce  como  el  socialismo  real  europeo que hizo implosión y desapareció.  ¿Por qué el socialismo cubano no hizo implosión?  ¡Buena pregunta! Todo el mundo, salvo los cubanos, lo esperaba cuando  cayó el muro de Berlín. Se escribieron libros y artículos pronosticando  el  fin  de  la  Revolución  Cubana  a  corto  plazo.  ¿No  será  que  la  explicación  radica en que los cubanos llegaron al socialismo sin habérselo propuesto 


conscientemente con un abrumador apoyo popular a las medidas que los  condujeron  a  ese  estadio  y  de  cuyo  logro  esos  millones  de  participantes   se  consideraban  corresponsables?  Nadie  los  obligó,  nadie  se  los  impuso,  todos lo aprobaron y todos se beneficiaron de ello y los que estuvieron en  contra  se  marcharon  voluntariamente  al  exilio.  Porque  durante  la  Revolución  Cubana  la  distancia  que  separaba  a  sus  dirigentes  del  pueblo  que  los  seguía  era  muy  corta  y  como  dijo  el  Che,  los  dirigentes  podían  sentir su aliento y hasta ser empujados por quienes los seguían.  Después  del  derrumbe  de  la  Unión  Soviética  y  de  las  llamadas  Democracias Populares europeas, a los cubanos les tocó vivir la etapa más  dura de su Revolución. El PIB llegó a caer en un 40%, se cerraron fábricas  por falta de materias primas y de repuestos, se llegó a pasar hambre, pero  la causa no era de los cubanos ni de sus dirigentes. Durante treinta años  organizaron  su  economía  y  su  política  exterior  en  colaboración  con  unos  países que para todo efecto práctico dejaron súbitamente de existir como  aliados  y  proveedores.  Añádase  a  ello  el  recrudecimiento  del  bloqueo  financiero y económico de los EE.UU.  reforzado en 1995 con la ley Helms‐ Burton en un intento de darle el tiro de gracia a la Revolución Cubana.  Pero los defectos de diseño del socialismo a la soviética que ellos habían  copiado,  atenuados  durante  tres  décadas  por  una  favorable  relación  de  precios en el intercambio comercial con la Europa socialista y los créditos  blandos  que  obtenían  de  esas  fuentes,  se  revelaron  abruptamente,  mostrando  todas  sus  consecuencias,  principalmente  la  ineficiencia  del  sistema para el mejor empleo de las fuerzas productivas. No obstante, ese  no  era  el  momento  de  dedicarse  a  la  crítica  sino  que  el  momento  de  resistir, y los cubanos resistieron y superaron poco a poco esa catastrófica  coyuntura  económica.  Les  tomó  veinte  años  hasta  que  el  Gobierno  consideró  que  estaban  lo  suficientemente  fuertes  como  para  examinar  críticamente su organización económica socialista.   Tal  ha  sido  la  historia  a  nuestro  entender  y  no  las  fábulas  sobre  un  tenebroso aparato represivo que oprimió a todo ese pueblo durante dos  décadas. Que el susodicho aparato existe es verdad, pero ningún aparato  puede  amordazar  y  reprimir  a  11  millones  de  cubanos  que,  recuérdese,  son quienes hicieron su propia revolución. 


3.‐ El Pensamiento crítico cubano sobre la implantación del socialismo en  Cuba.  Hasta  los  hombres  de  gran  talento  necesitan  pasar  por  experiencias  propias para llegar a conocer procesos en los que no solamente participan  sino  que  además  son  gestores.  Fidel  Castro  reconoció  públicamente  que  uno  de  sus  errores  fue  creer  que  había  quienes  sabían  de  socialismo.  El  mismo  Che  necesitó  pasar  por  la  práctica  de  Ministro  de  Industrias  y  de  dirigente político para tener sus propias ideas sobre socialismo. Recuerdo  cuando a finales de 1960 después de un largo viaje por los entonces países  socialistas en donde adquirió a crédito como representante del Gobierno  Revolucionario  varios  cientos  de  millones  de  dólares  en  plantas  industriales completas y equipamiento industrial, le pregunté  a su llegada  a  Cuba  quien  estaba  a  cargo  del  control  de  todos  esos  contratos  y  me  respondió ¨no te preocupes que esa gente a quienes les hemos comprado  cuidan mejor que nosotros nuestros intereses¨. Tres años después Che ya  estaba  en  pleno  proceso  de  elaboración  teórica  de  una  crítica  del  socialismo real. En efecto,  había descartado esa imagen romántica de los  comunistas en el poder como los legendarios dirigentes bolcheviques del  principio  de  la  Revolución  Soviética  que  vivían  y  morían    para  hacer  revolución. Hombre idealista en el sentido de hombre con ideas creativas,  Che centró su crítica en la relación que a su juicio existía entre el carácter  de  las  relaciones  entre  los  trabajadores  organizados  en  empresas  estatales,  la  mayoría  así  como  las  más  importantes  del  país,  cumpliendo  una  función  social,  o  sea  elaborado  productos  para  otros  ya  sea  como  insumos  o  como  productos  de  consumo,  y  la  conciencia  de  esos  trabajadores  en  tanto  que  hombres  trabajando  para  la  sociedad  a  la  par  que para obtener un ingreso personal. La relación de producción socialista  debía ir implantando en los trabajadores una conciencia de la significación  social  del  trabajo  a  los  efectos  de  ir  conformando  lo  que  Che  llamó  ¨el  hombre nuevo¨. Un intento de perpetuar la acción colectiva que tanto en  la  guerra  revolucionaria  como  en  la  actividad  civil  de  resistencia  a  la  agresión  norteamericana,  se  había  logrado  en  las  conquistas  revolucionarias. Y en efecto, era en los momentos de mayor peligro para  la  Patria  que  mejor  y  más  intensamente  trabajaban  los  hombres.  La  cuestión era como mantener y hacer permanente ese espíritu. A nuestro 


juicio Che  estaba  descubriendo  la  enajenación  de  los  trabajadores  socialistas en una organización administrativa semejante a la existente en  el  capitalismo  en  la  cual  los  trabajadores  no  participaban  en  la  problemática de sus empresas dirigidas por una burocracia estatal, con lo  cual solo les quedaba su problemática individual al obtener un salario por  su trabajo y nada más.  El rol de la ley del valor y el rol  de la mercancía en el socialismo motivaron  una  interesante  y  fructífera  polémica  pública  por  parte  de  Che,  del  Ministro  de  Comercio  Exterior  Comandante  Alberto  Mora,  de  Carlos  Rafael  Rodríguez  Presidente  del  INRA  y  del  economista  francés  Charles  Betelheim,  consultor  del  Gobierno  Cubano.  De  una  parte,  Che  sostenía  que el intercambio de productos dentro del sector estatal de la economía  no  revestía  un  carácter  mercantil  toda  vez  que  era  un  intercambio  realizado  entre  empresas  del  mismo  propietario,  el  Estado,  y  solo  adquirían ese carácter al venderse al exterior y a las personas.  Para  Fidel,  dedicado   a la  agricultura  además de  a  sus  otras  obligaciones  como  Primer  Ministro,  las  acciones  de  la  burocracia  estatal  en  la  prosecución de sus planes eran demasiado lentas para resolver problemas  tanto sociales como productivos que él consideraba prioritarios, lo que lo  obligaba  a  desarrollar  ¨planes  especiales¨  con  la  adecuada  logística  y  disponibilidad  de  medios  que  él  calculaba  personalmente,  al  margen  del   plan  económico  nacional,  con  lo  cual  se  producía  una  dicotomía  no  siempre congruente en la actividad económica nacional. Me contaron que  Regino Boti,  Ministro  encargado de  la Junta  Central  de  Planificación, con  ese agudo sentido del humor que tenía, les decía a sus colaboradores que  el  verdadero  plan  de  la  economía  nacional  eran  los  Planes  Especiales  de  Fidel, y que el resto era simplemente un complemento.  Por nuestra parte, sentíamos y constatábamos que en lo táctico el método  de la planificación burocrática sustituía de mala manera al mercado en la  automaticidad  y    la  fiabilidad  con  que  se  transmitían  las  informaciones  entre empresa y entre estas y la población consumidora, a los efectos de  definir qué, como y cuanto debía producirse. No obstante, por lo menos a  mí, se me escapaba la función de transmisor de informaciones económicas  que cumple la mercancía en el proceso de intercambio entre productores 


y consumidores,  problema  que  dicho  sea  de  paso  Che  consideraba  resuelto por la tecnología que objetivamente permitía incorporarlas  en el  plan  de  cada  empresa.  Buscábamos  un  elemento  que  en  la  economía  socialista  contuviera  almacenado  en  su  interior  el  ¨código  genético¨  del  sistema, tal como  Marx lo encontró en la mercancía. No lo encontré.  Gracias al Profesor hispano‐soviético Anastasio Mancilla, de la Universidad   Lomonosov, pudimos estudiar seriamente la teoría económica de Marx en  un seminario organizado por él para los que en aquel entonces fungíamos  como profesores de economía en la Universidad de La Habana, seminario  que Che le pidió que también organizara en el Ministerio de Industrias en  el  cual  participó  desde  el  principio  al  fin,  siendo  según  declaró    Mancilla  después el mejor alumno que había tenido en su carrera.  Fue  precisamente  el  estudio  sistemático  de  la  teoría  de  Marx  sobre  el  sistema  capitalista,  lo  que  nos  permitió  concebir  que  en  el  comercio  internacional    entre  países  desarrollados  y  los  subdesarrollados  se  produjera    un  intercambio  no  equivalente  de  valores  en  detrimento  de  estos  últimos,  fenómeno  que  bautizamos  como  ¨intercambio  desigual¨  y  que dicho fenómeno objetivo propio del capitalismo, no tenía razón de ser  en  el  intercambio  de  mercancías  entre  países  socialistas  desarrollado  y  subdesarrollados. Esta concepción teórica devino un argumento constante  para Fidel al referirse al comercio internacional en el mundo capitalista, y  en  lo  que  se  refiere  al  comercio  de  Cuba  con  los  países  socialistas  de  Europa, llevó a una relación de intercambio más favorable para Cuba, que  si bien fue aceptada por ellos nunca lo atribuyeron a un carácter propio de  la economía socialista sino que a un factor puramente político.  Fue  la  época  en  que  circulaban  y  eran  muy  leídas  las  revistas  ¨Nuestra  Industria¨, ¨Comercio Exterior¨, ¨Cuba Socialista¨, y ¨Pensamiento Crítico¨,  del  Ministerio  de  Industrias,  del  Ministerio  de  Comercio  Exterior,  del  Partidos Unido de la Revolución Socialista, del Departamento de Filosofía  de  la  Universidad  de  La  Habana  respectivamente,  cuando  los  Ministros  exponían públicamente sus ideas sobre el desenvolvimiento del socialismo  en Cuba. 


Tal era la apertura intelectual de la época que yo mismo escribí un artículo  alertando sobre la posibilidad de que en el socialismo surgiera una nueva  clase, la de la burocracia estatal, ya que no era necesaria la propiedad de  los medios de producción para su control toda vez que bastaba su poder  de  gestión  otorgada  por  leyes  y  resoluciones  ministeriales,  para  que  se  manifestara  el  domino  de  estos  hombres  sobre  los  demás,  con  el  inevitable surgimiento de una ideología correspondiente. Ese artículo fue  publicado  en  ¨Pensamiento  Crítico¨    pero  bajo  el  nombre  de  Homero  Fuentes, supongo yo para que no fuera asociado con el dirigente político  del cual era su asesor.  Pero más que la problemática de la construcción del socialismo a 90 millas  de  los  Estados  Unidos  era  prioritaria  y  hasta  oficial,  la  del  como  llevar  a  cabo  el  proceso  revolucionario  en  Latinoamérica.  Cuba  ofrecía  su  experiencia y su solidaridad a los movimientos de liberación nacional del  continente. Su expresión teórica se sistematizó en el libro ¨Revolución en  la Revolución¨ que escribió en Cuba el joven francés Regis Debray y que se  daba  de  narices  con  las  concepciones  revolucionarias  para  la  región  del  Partido Comunista de la Unión Soviética y consecuentemente también con  la  de  los  Partidos  Comunistas  Latinoamericanos.  1967  fue  el  año  de  la  Conferencia  Tricontinental  que  reunió  en  La  Habana  a  los  dirigentes  revolucionarios  del  Tercer  Mundo  y  también  el  del  cónclave  de  la  Organización  Latinoamericana  de  Solidaridad,  restringida  a  los  movimientos revolucionarios de Latinoamérica.  Esta  expresión  de  un  pensamiento  propio  cubano  diferente  del  ¨oficial¨  que  emanaba  desde  Moscú,  despertó  el  entusiasmo  de  los  intelectuales  de izquierda de Europa y de Latinoamérica que se reunieron en 1968 en el  denominado Congreso Cultural de La Habana. Pero, flor de  un  día,  bastó  con  que  Cuba,  lamentándolo  y  con  vergüenza  como  lo  explicó  Fidel,  aceptara  la  intervención  soviética  en  Checoslovaquia  en  1968  para  que  esa  solidaridad  con  Cuba  desapareciera  súbitamente.  Intelectuales  de  cátedra  y  de  conversatorios  y  sin  haber  tenido  una  verdadera  práctica  revolucionaria,  no  podían  entender  que  en  la  lucha  a  muerte  entre  el  imperialismo y el socialismo no había cabida para terceras posiciones. 


Pero, a  mi  juicio,  ese  evento  unido  a  la  muerte  del  Che  en  Bolivia  y  el  fracaso  de  ese  intento  de  organizar  un  virtual  centro  de  preparación  de  líderes  revolucionarios  dispuestos  a  emprender  la  lucha  armada  en  sus  países  de  origen,  también  marcó  el  fin  de  esas  discusiones  sobre  como  hacer  el  socialismo  a  la  cubana  y  como  hacer  la  Revolución  Latinoamericana.     Características del socialismo Cubano actual  Hasta  1990  el  socialismo  a  la  soviética,  especialmente  después  del  reordenamiento  administrativo  acaecido  en  1975,  momento  en  que  el  diseño  de  sistema  económico  socialista  cubano  y  la  organización  del  Estado  se  adecuaron  aún  más  al  ¨modelo  soviético¨,  reordenamiento  diseñado por cuadros preparados en la Unión Soviética y a la soviética, el  pueblo  cubano  disfrutó  masiva  e  igualitariamente  de  un  nivel  de  vida  relativamente  alto  para  un  país  latinoamericano  gracias  a  la  relación  de  precios logrados en las relaciones comerciales con los países socialistas de  Europa y  las líneas de créditos blandos que estos concedieron a Cuba. El  campo  socialista  europeo  estaba  dispuesto  a  pagar  por  mantener  el  socialismo  en  América  y  a  solo  90  millas  de  los  Estados  Unidos.  Pero  a  comienzo  de  1991  y  casi  simultáneamente,  el  socialismo  despareció  en  Europa en todos los países que lo practicaban. Tal parecía efectivamente  que  era  el  fin  de  la  historia  y  que  solo  quedaba  vigente  en  el  mundo  el  capitalismo  globalizante  ¨for  ever¨.  Para  Cuba  que  había  integrado  su  economía a ese mundo desaparecido, fue lo más parecido a un pintor que  sobre una escalera está pintando un muro y que de repente desaparezca  el muro.  Bajo el lema de RESISTIR que lanzó Fidel el país debió  ajustarse casi de un  día  para  otro  a  esas  nuevas  condiciones  creadas  por  una  reducción  del  80% de su comercio con los otrora países socialistas europeos, lo que a su  vez provocó como ya se dijo, una reducción del orden del 40% de su PIB.  Más  aún,  sus  exportaciones  que  se  les  vendía  a  precios  superiores  a  los  vigentes en el mercado capitalista pasaron ahora a ser cotizados a precios  sustancialmente más bajos en ese mercado. 


Las ineficiencias del sistema económico socialista cubano salieron a flote.  Para  superar  las  exiguas  disponibilidades  de  divisas  convertibles  de  que  ahora disponía el país se eligió como línea principal  desarrollar la venta de  servicios  turísticos  a  los  mercados  emisores  externos.  Pero  para  compensar  la  ausencia  de  sentido  empresarial  en  los  cuadros  de  la  burocracia  estatal  hubo  que  entregar  la  administración  de  los  viejos  y  nuevos hoteles que se construyeron a empresa hoteleras internacionales.  La cultura empresarial que descansa en el principio de que administrar un  patrimonio es para hacerlo aumentar de valor y para lo cual siempre hay  que  asumir  decisiones  que  comportan  riesgo,  había  sido  sustituida  durante  una  práctica  de  treinta  años  por  el  principio  de  cumplir  el  plan  asignado  por  la  burocracia  estatal  por  encima  y  al  margen  de  los  resultados financieros correspondientes.  El  país  logró  salir  del  marasmo  inicial  y  comenzar  a  lograr  modestos  índices  de recuperación económica, pero  incompatibles y  por debajo  de  los  posibles  habida  cuenta  de    la  elevada    disponibilidad  de  personal  técnico  y  científico  bien  preparado  que  ni  la  burocracia  estatal  ni  los  empresarios socialistas sabían como utilizar adecuadamente. No obstante,  y  hay  que  decirlo,  ese  exceso  relativo  de  profesionales  bien  preparados,  particularmente  en  el  campo  de  la  salud,  permitió  una  creciente  exportación  de  servicios  técnicos  que  rápidamente  devino  de  gran  importancia para la captación de divisas para el país.  El periodo especial como se denominó a esos años, marcó el fin del sueño  igualitario de Fidel para su pueblo desde el momento en que en 1995 se  autorizó la tenencia de divisas extranjeras por la población a los efectos de  poder adquirir libremente productos nacionales e importados vendidos en  dólares  norteamericanos  en  cadenas  de  tiendas  preparadas  con  ese  fin,  pero  con  un  impuesto  a  la  venta  del  100%  que  se  les  aplicó  para  que  quienes tuvieran recursos en divisas también pagaran para que otros que  no  los  tenían  llegaran  a  tenerlos  a  través  del  abastecimiento  racionado  pero igualitario que todos los ciudadanos recibían.  Fueron años de recrudecimiento del control centralizado de la economía  por la burocracia estatal  bajo  el principio  de  que  cuanto  menos  hay  más  hay  que  controlar  el  uso  de  lo  escasos  recursos  disponibles.  No  era  el 


tiempo de  plantearse  un  examen  crítico  del  socialismo  burocrático  a  la  soviética  que  era  precisamente  lo  que  había  que  salvar  en  Cuba  en  esos  momentos,  al  identificar  socialismo  con  dicha  organización  social  y  con  ese sistema.  No fue hasta finales del año 2010 que el Partido Comunista Cubano, con  una  gran  valentía  política,  hizo  oficialmente  público  que  cincuenta  años  después  de  una  profunda  reforma  agraria  (  en  dos  etapas)  que  limitó  finalmente  la  tenencia  de  tierra  agrícola  a  27  hectáreas,  entregó  gratuitamente  tierras  a  130.000  campesinos  y  organizó  el  resto  de  la  superficie  bajo  la  forma  de  empresas  agropecuarias  estatales,  debió  reconocer  su  fracaso  al  comunicar  que  el  42%  de  las  tierras  ahora  estatales  no  estaban  cultivadas    y  que  por  tanto  serían  entregadas  en  usufructúo a personas dispuestas a trabajarlas.  Cuarenta y dos años después de haber estatizado todos los servicios a la  población  en  adición  a  todas  las  industrias,  el  transporte,  los  bancos  y  comercios  y  haber  prohibido  la  contratación  de  fuerza  de  trabajo  por  entidades  particulares  no  estatales,  el  PCC  hubo  de  reconocer  que  sobraba  un  millón  de  trabajadores  en  el  sector  estatal  de  la  economía  y  que deberían ser gradualmente despedidos para pasar a engrosar el área  ¨no estatal¨ que comprendería hasta 181 actividades  privadas diferentes,  sector  en  el  cual  se  autorizaba    ahora  la  contratación  de  la  fuerza  de  trabajo por entidades y personas del área privada de la economía.  El  Partido  Comunista  de  Cuba  llamó  a  todo  el  pueblo  a  leer,  discutir  y  enmendar,  todo  un  conjunto  de  lineamientos  destinados  a  corregir  los  defectos del sistema económico vigente en Cuba, y después de recoger las  opiniones procedió a llamar a un Congreso del Partido para su discusión.  El resultado fueron 311 lineamientos correctivos que abarcan a todas las  actividades  económicas.  Pero  a  nuestro  juicio  lo  destacable  es  como  el  Partido caracterizó al sistema económico socialista:  ¨El  sistema  económico  que  prevalecerá  en  nuestro  país  continuará  basándose en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios  fundamentales  de  producción,  donde  deberá  regir  el  principio  de  distribución socialista “de cada cual según su capacidad a cada cual según  su trabajo”. 


¨ La  política  económica  en  la  nueva  etapa  se  corresponderá  con  el  principio  de  que  sólo  el  socialismo  es  capaz  de  vencer  las  dificultades  y  preservar  las  conquistas  de  la  Revolución,  y  que  en  la  actualización  del  modelo  económico  primará  la  planificación  y  no  el  mercado.    La  planificación centralizada de la economía y el control sistemático que el  Estado, el Gobierno y sus instituciones deben ejercer, serán garantía del  funcionamiento eficiente de los sistemas.¨      ¨Estos  principios  deben  ser  armonizados  con  más  independencia  de  las  empresas estatales y con el desarrollo de formas de gestión no estatal en  la  producción  y  los  servicios,  para  lograr  una  mayor  liberación  de  las  fuerzas  productivas,  incrementar  los  niveles  de  producción  y  elevar  el  nivel de vida de la población.¨    ¨En este contexto, será necesario fomentar la cultura económica de toda  la  población  y  adquiere  particular  importancia  lograr  la  preparación  requerida  de  los  cuadros,  así  como  la  necesidad  de  preservar  la  ética,  lo  que junto al sentido del deber y a la sensibilidad revolucionaria, deberán  ser determinantes en su comportamiento cotidiano.¨    ¨En la política económica que se propone está presente que el socialismo  significa  igualdad  de  derechos  e  igualdad  de  oportunidades  para  todos  los ciudadanos, no igualitarismo.¨    ¨El  trabajo  es  a  la  vez  un  derecho  y  un  deber,  motivo  de  realización  personal  para  cada  ciudadano,  y  deberá  ser  remunerado  conforme  a  su  cantidad y calidad.¨    En  el  documento  se  destacan  dos  características  fundamentales  del  socialismo,  la  propiedad  socialista  de  los  medios  de  producción   fundamentales  por  todo  el  pueblo,  en  concreto  propiedad  estatal,  y  la  planificación  centralizada de la economía que  primará  sobre  el mercado,  con  lo  cual  dicho  sea  de  paso,  se  reconoce  la  necesidad  de  la  solución  valor en la economía cubana y por tanto la contradicción correspondiente  entre  mercado  y  plan,  contradicción  a  resolver  con  inteligencia  a  los  efectos  de  aprovecharse  de  ambas  soluciones  para  la  asignación  de  los  recursos..  Pero  no  se  define  como  los  propietarios  de  esos  medios  de  producción  fundamentales  ejercerán  la  administración  de  lo  suyo  salvo 


por la  frase  ¨La  planificación  centralizada  de  la  economía  y  el  control  sistemático que el Estado, el Gobierno y sus instituciones deben ejercer,  serán garantía del funcionamiento eficiente de los sistemas.¨   Porque  aquí  hay  dos  problemas  distintos  y  diferentes:  definir  la    forma   que asume la propiedad de todo el pueblo y definir como todo el pueblo  administrará  sus  propiedades.  El  primer  problema  está    definido    mediante  la  propiedad  socialista  en  el  entendido  de  que  el  Estado  representa a todo el pueblo. Pero el segundo problema no lo está y se da  por sentado, aunque no se lo especifica, que el Estado también administra  las propiedades de todo el pueblo. Por tanto surge la pregunta de cual es  el  rol  que  juega  el  pueblo  en  la  administración  de  sus  propiedades.  La  respuesta  es  obvia,  ninguno.  El  Estado  es  el  representante  de  los  11.300.000  propietarios  y  de  hecho  administra  las  propiedades  de  los  representados  con  lo  cual  los  propietarios  que  trabajan  en  las  empresas  llamadas  estatales  son  a  su  vez  administrados  en  su  trabajo  por  funcionarios contratados por el Estado para ese propósito, y por tanto no  juegan  ningún  rol  determinante  ni  en  la  dirección  ni  en  el  control  de  la  gestión que esos funcionarios llevan a cabo con las propiedades de todo el  pueblo. Por consiguiente, de las definiciones contenidas en el documento  se  deduce  que  la  relación  social  de  producción  socialista  se  expresa  mediante  la  propiedad  socialista    de  todo  el  pueblo  de  los  principales  medios  de  producción  que  se  manifiesta  por  la  forma  jurídica  de  propiedad  estatal,  y  por  la  administración  de  dichos  medios  de  producción  por  funcionarios  del  estado.  En  dicha  definición  los  trabajadores de esos medios de producción únicamente desempeñan el  rol  de  trabajadores  asalariados  contratados  por  los  funcionarios  del  Estado que ejercen la administración y los mandan.    Las conclusiones lógicas de lo dicho son las siguientes:    ‐ Los trabajadores no ejercen ningún rol en  la administración de  sus  centros de trabajo  ‐ Los  trabajadores,  codueños  de  su  centro  de  trabajo  por  que  son  parte  del  pueblo,  no  tienen  ningún  control  directo  sobre  el  resultado  de  la  gestión  administrativa  de  los  administradores  estatales  ‐ Los administradores estatales  son controlados  en  su  gestión por  la  pirámide de funcionarios estatales que ejercen la administración de  los centros de trabajo: Ministros, Viceministros, Directores, Jefes de 


Sección, administradores  de  empresa,  administrador  de  unidades  productivas.  ‐  los Ministros son controlados por el Consejo de Estado.  ‐ El  Consejo  de  Estado  finalmente  es  controlado  por  la  Asamblea  Nacional del Poder Popular.    La solución democrática en lo político y por tanto también en lo que  se refiere al control de la utilización de los medios de producción de  todo  el  pueblo,  es  el  momento  en  que  el  pueblo  elige  a  sus  representantes en la Asamblea Nacional del Poder Popular. Lo menos  que se puede decir de esta solución es que el control por el pueblo del  manejo de sus propios medios de producción, es muy indirecto.    Recordemos  que  esta  organización  de  la  economía  socialista  fue  copiada de la existente en la otrora Unión Soviética y considerando lo  que  pasó  en  ese  país  hay  que  aprender  de  esa  experiencia  y  sacar  lecciones de ella.    Cuando se privatizaron las empresas rusas se cometió el mayor robo de la  historia  sin  que  sus  trabajadores  fueran  capaces  de  oponer  resistencia  alguna.  Décadas  durante  las  cuales  el  Estado  fungió  como  propietario  y  administrador de la  economía  estatal soviética logró una total alienación  de  los  trabajadores  con  respecto  a  la  marcha  y  el  control  de  sus  propias  empresas.  Cuando  a  raíz  del  derrumbe  de  la  Unión  Soviética  como  estructura socialista   se implementó una política explícita para regresar al  capitalismo, la privatización de las empresas estatales se llevó a cabo en la  superestructura  gubernamental  sin  que  sus  trabajadores  intervinieran  para  nada.  De  ser  simples  trabajadores  alienados  en  empresas  estatales  pasaron a serlo ahora en empresas privadas. Nadie defendió a la relación  social de producción vigente por que ya era la de un capitalismo de estado  manejado por administradores incompetentes. Los obreros y campesinos  rusos que habían sido los agentes constructores de la nueva organización  social y del nuevo sistema económico que una vez consideramos como el  futuro al que aspiraba Cuba, fueron relegados en ese país a la categoría de  simple mercancía fuerza de trabajo aunque la fraseología oficial dijera otra  cosa, de lo cual se dio cuenta tempranamente el Che. 


II.‐ Crítica de la organización socialista ¨real¨ europea               ¿Quiénes  se  equivocaron?  ¿Marx  y  Engels  o  los  bolcheviques?  ¿Fue  la  teoría  o  la  inadecuada  aplicación  de  una  correcta    teoría  a  la  práctica  revolucionaria  la  razón  de  que  el  socialismo  soviético  hiciera  implosión  con  todas  sus  consecuencias?  Porque  de  lo  que  no  hay  duda  alguna  es  que, según Lenin, su dirigente,  la Revolución de Octubre en Rusia se basó  en las conclusiones teóricas de la teoría de la historia y de la explicación  del  sistema  económico  capitalista,  frutos  del  pensamiento  de  Marx  y  de  Engels. Y el socialismo soviético, como se llamó a este nuevo régimen de  producción y de organización política y social, duró 73 años hasta que hizo  implosión  y  desapareció  en  ese  país  para  regresar  al  capitalismo,  que  recién  estaba  surgiendo  en  1917,  con  lo  cual  arrastró  hacía  el    mismo  resultado a las llamadas Democracias Populares de Europa.  La  desaparición  del  socialismo  real  en  Europa,  del  ¨socialismo  desarrollado¨  cómo  lo  catalogábamos  en  aquel  entonces  y  hacia  el  cual  mirábamos desde Cuba cuando  existía como ¨nuestro futuro¨  y  del cual  copiamos  la  organización  y  el  sistema  operativo,  ha  provocado  sin  duda  una enorme confusión entre los políticos y economistas marxistas, para no  decir decepción con respecto a su eficiencia como solución social superior  a la capitalista. No me cabe duda de que también ha provocado enfoques  ¨pragmáticos¨ al estilo de lo dicho por Deng XiaoPing de ¨No  importa el  color  del  gato.  Lo  que  importa  es  que  cace  ratones¨,  cita  que  se  suele  invocar sin considerar que quien controla al gato en la República Popular  China es el Partido Comunista Chino   A  nuestro  entender, y sin perjuicio  del  golpe recibido a nuestros sueños,  se  nos  olvida  que  ¨errar  es  humano¨  y  si  hasta  la  naturaleza  se  ha  equivocado  varias  veces,  como  lo  están  demostrando  los  avances  en  paleontología,  para  llegar  a  crear  el  homo  sapiens,  ¿por  qué  ese  mismo  homo  sapiens  debe  ser  infalible  a  la  hora  de  crear  por  primera  vez  un  nuevo  tipo  de  organización  social  y  económica?  Porque  la  experiencia  soviética  fue  el  primer  intento  de  los  hombres  para  terminar  con  las 


transformaciones espontaneas  que  ocurrieron  en  la  historia  humana  y  conformar conscientemente su realidad social y su futuro.  Marx  y  Engels  nos  dejaron  una  teoría  de  la  historia  según  la  cual  los  diferentes sistema que ha conocido la humanidad fueron momentos de la  dialéctica  de  la  historia  y  que  el  sistema  capitalista  en  cuyos  albores  vivieron  no  era  más  que  uno  de  ellos  en  cuyo  interior,  como  había  sucedido  antes,  existía  el  germen  de  una  sociedad  superior,  más  justa  y  humana que las anteriores. Más aún, al explicar el funcionamiento de su   economía  llegaron  a  la  conclusión  de  que  el  inevitable  proceso  de  polarización  de  la  riqueza  y  de  la  pobreza  en  una  minoría  cada  vez  relativamente  más  exigua  y  una  mayoría  cada  vez  más  numerosa,  provocaría  que  estos  últimos  acabaran  con  ese    sistema  mediante  un  proceso  revolucionario  en  sus  respectivos  países.  Lenin  aplicó  ese  esquema  teórico  al  mundo  en  su  conjunto,  al  comprobar  que  la  relación  capitalista  de  producción  en  su  fase  imperialista  se  expandía  a  nivel  mundial,  lo  que  ha  sucedido  inexorablemente, llevando esta polarización  de riqueza y de pobreza a escala planetaria.  ¿Qué  falló?  ¿Las  concepciones  teóricas  de  Marx  y  Engels  o  los  bolcheviques rusos a la hora de construir su versión del socialismo? Así y  todo  el  socialismo  soviético  duró  73  años.  La  URSS  y  las  llamadas  Democracias  Populares  de  Europa  ya  no  existen  desde  hace  más  de  20  años, pero si continúan existiendo la República Popular China, la República  Socialista  de  Vietnam,    la  República  Socialista  Democrática  de  Corea  y  la  Revolución  Cubana  con  ya  más  de  medio  siglo  de  existencia,  todas  ellas  edificadas  sobre  la  base  de  las  teorías  marxistas.  Por  consiguiente  se  puede afirmar que es posible organizar al sistema económico y lo que de  ello se desprende, sin propietarios privados de los medios de producción  y de los recursos naturales,  vale decir sin capitalistas. Esto es un hecho  históricamente  demostrado,  al  margen  del  problema  de  la  mayor  o  menor  eficiencia  del  nuevo  sistema  que  es  realmente  el  problema  a  dilucidar.  Fallaron  los  soviéticos  en  su  intento,  no  se  equivocaron  Marx  y  Engels.  Organizaron  mal  el  socialismo  con,  a  mi  juicio,  una  falla  congénita,  la  ausencia  de  una  real  democracia  económica,  excluyendo  a  los 


trabajadores del  manejo  de  sus  propios  medios  de  producción  y  en  cambio entregaron su  administración y gestión a una burocracia estatal,  con lo cual  mantuvieron vigente la alienación de los trabajadores propia  del capitalismo, sino en cuanto a la apropiación de la plusvalía generada,  la mantuvieron en lo que se refiere a la participación de los trabajadores  en la gestión de las empresas en las que laboraban.  Nunca consideramos que dicho sistema se creo al inicio del siglo XX en un  país  que  vivió  hasta  finales  del  siglo  XIX  bajo  el  régimen  legal  de  la  servidumbre  feudal  y  que  con  la  excepción  de  un  naciente  y  minoritario  capitalismo, era aún un virtual feudalismo con siglos de existencia, lo cual  inevitablemente  estaba  aún    arraigado  en  la  cultura  de  su  pueblo.  Rusia  saltó del feudalismo a un nuevo sistema creado por los bolcheviques en el  cual se mantuvo el principio de que no hay siervo sin señor y que se dirige  bajo el principio del ordeno y mando. A los que antiguamente mandaban  los sustituyeron los nuevos burócratas del nuevo estado revolucionario.   No obstante, en el  terreno de lo militar si fueron capaces de desarrollar  esa industria y las crecientemente sofisticadas armas al nivel de los países  capitalista más industrializados. ¿Por qué en ese campo de la economía y  no en el destinado a satisfacer las necesidades de su población? A nuestro  juicio por dos razones fundamentales. En primer lugar, el imperativo de la  defensa obligó a introducir con urgencia en la  industria militar los logros  científicos  y  tecnológicos.  Por  qué  hubo  una  competencia  vital  entre  occidente  y  oriente  a  los  efectos  de  asegurar  un  adecuado  nivel  de  defensa  ante  la  permanente  agresión  de  occidente.  El  principio  era  que  debían  lograr  producir  y  superar  con    réplicas  adecuadas  a  las  armas  de  occidente. Y en esa competencia si fueron eficientes pero con sus propias  limitaciones.  Recuerdo  el  festival  aeronáutico  de  Paris  en  Le  Bourget  de  1990. En esa exhibición pude comparar la maqueta del sofisticado módulo  de  la  futura  estación  espacial  permanente  preparada  por  los  norteamericanos, con la réplica de la  estación espacial soviética que pese  a  la  tosquedad  de  sus  terminaciones,  llevaba  ya  años  en  el  espacio  exterior de la Tierra.  En  segundo  lugar,  entregada  la  administración  y  la  planificación  de  la  economía  destinada  a  satisfacer  las  necesidades  del  pueblo  soviético  a 


una burocracia estatal, se instauro una virtual dictadura de la producción  que las empresas debían cumplir para lograr las metas de los planes que  dicha burocracia les asignaba. La corriente de las informaciones necesarias  en  economía  para  saber  qué  y  cómo  producir  no  venía  de  los  consumidores sino que bajaba desde las alturas de la burocracia.  No  hablemos  de  la  desintegración  de  la  URSS,  cuando  cada  república  integrante decidió salirse de esa unión sin que se manifestara lucha alguna   por  mantener  la  Unión.  Digamos  nuevamente  que  los  trabajadores  no  defendieron sus propias  empresas cuando fueron ¨privatizadas¨, para no  decir  robadas,  porque  no  reaccionaron  como  representantes  de  sus  verdaderos dueños, el pueblo soviético y ellos en particular.  Ese  modelo  soviético  implantado  en  Cuba  durante  los  primeros  años  de  los  sesenta  del  pasado  siglo  permitió  los  grandes  logros  de  esta  Revolución,  con  el  apoyo  soviético  claro  está,  por  que  tiene  el  poder  de  concentrar  recursos  y  esfuerzos  de  todo  el  país  en  función  de  logros  sociales  históricos.  Pero  al  desaparecer  la  URSS  se  revelaron  las  ineficiencias  del modelo  copiado.   En  ese momento  de  lo  que  se trataba  era  de  resistir  el  golpe  y  Cuba  resistió.  Pero  llegó  la  hora  de  mejorar  el  sistema  económico  y  de  eso  se  trata,  de  plantearse  el  problema  sin  tapujos  yendo  hasta  sus  raíces  para  ¨cambiar  todo  lo  que  debe  ser  cambiado¨ como dijo Fidel y para ello hay que regresar a la teoría que nos  dejaron Marx y Engels y no a una práctica que fracasó ni a las opiniones de  personeros que nunca vivieron la experiencia de construir el socialismo, y  empezar de nuevo el diseño del socialismo del siglo XXI. Ya lo dijo también  Fidel,  que  uno  de  sus  errores  fue  creer  que  había  quienes  sabían  de  socialismo.  Para  llegar  a  ese  objetivo,  corregir  el  sistema  vigente  en  Cuba  pero  mediante un análisis que parta de los clásicos del marxismo utilizando el  método  de  análisis  que  nos  legaron,  hay  que  remontarse  hasta  una  definición de lo que llamamos economía para no perder el rumbo.  Diseño  de  un  sistema  económico  particular,  el  del  socialismo  del  siglo  XXI en Cuba 


¿A qué viene hoy en día esta larga explicación? Se origina por una posible  confusión a la hora de conformar un programa de estudio de la economía  en  un  país  que  como  Cuba  se  enfrenta  precisamente  a  un  momento  de  cambio  necesario  de  la  organización  y  operatividad  de  su  sistema  económico  basado  en  la  propiedad  estatal  de  sus  principales  medios  de  producción. El sistema vigente en Cuba, fruto de una auténtica revolución  transformadora,  copiado  hace  ya  medio  siglo  del  vigente  en  la  URSS  en  aquellos  tiempos,    que  se  consideraba  por  aquel  entonces  como  la  realidad  de  una  economía  socialista,  está  en  crisis  y  hay  que  rediseñarlo  porque  no  solamente  el  modelo  real  copiado,  la  URSS,  hizo  implosión  y  desapareció,  sino  que  la  propia  realidad  cubana  exige  una  sustancial  corrección,  esta  vez  sin  modelo  alguno  que  copiar,  porque  además  la  realidad  actual  del  mundo  es  muy  diferente  a  la  de  los  años  sesenta  del  pasado siglo  A  mi  juicio,  el  referido  ¨nuevo  modelo¨  de  gestión  económica,  como  se  denomina  hoy  en  día  a  la  organización  y  al  sistema  operativo  de  la  economía, debería arrancar de lo que constituye el carácter fundamental  de  la  estructura  y  del  sistema  económico  que  se  quiere  modificar,  vale  decir de las características de la relación social de producción dominante  en  dicha  estructura,  la  propiedad  de  los  medios  fundamentales  de  producción  en  Cuba  por  todo  el  pueblo  trabajador.  ¿Por  qué?  Porque  según lo que Marx nos explicó en El Capital, en ella radica la racionalidad  que  permea  a  todo  el  sistema.  Y  hasta  ahí  llegó  Marx.  Eliminados  los  burgueses,  que  es  lo  mismo  que  decir  la  propiedad  privada  sobre  los  medios  de  producción,  quienes  lo  han  logrado,  los  proletarios,  los  desposeídos que no tenían otra alternativa que trabajar para ellos, deben  resolver el nuevo problema que se han buscado , inventando ellos mismos  una  organización  económica  de  nuevo  tipo  que,  para  empezar,  ya  no  operará como sistema con la racionalidad de producir únicamente lo que  proporciona  ganancia  al  capital  individual  y  a  todo  el  capital  social.  Este  problema,  y  así  nos  lo  enseña  la  historia  reciente,  debe  ser  resuelto  en  cada país por las fuerzas revolucionarias que  han llevado esa Revolución a  la victoria. Valga esta conclusión también para Venezuela. 


Cincuenta años atrás, y yo estaba presente, creímos que socialismo era La  Unión  Soviética  y  las  entonces  denominadas  democracias  populares  de  Europa  y  dada  nuestra ignorancia al  respecto, copiamos  con  la  ayuda  de  los entonces compañeros checoslovacos tanto la organización institucional  como el sistema planificado de funcionamiento de esos países. Con razón  Fidel dijo hace poco, y lo repito, que uno de sus grandes errores fue creer  que había quienes sabían de socialismo. Lo mismo digo yo y me apunto en  el error.  Han pasado 50 años de experiencia económica, el mundo en el cual nació  la Revolución Cubana ya no existe, nuestros entonces hermanos socialistas  de  Europa  desaparecieron.  Seamos  consecuentes  y  replanteémonos  el  problema de rediseñar nuestro socialismo cubano.  Hagamos  abstracción  por  el  momento  de  otras  relaciones  sociales  de  producción  vigentes  hoy  y  posiblemente  mañana  en  Cuba,  tales  como  la  producción artesanal, la cooperativa, la mixta entre capital extranjero y el  Estado, e incluso la privada con empleo de fuerza de trabajo contratada, lo  cual no es un supuesto exagerado dada la prominencia del área estatal en  el país. Pero en  este análisis teórico se considera por tanto que todas las  empresas estatales son de propiedad del conjunto de todos los cubanos.   Empecemos recordando lo que hace ya 50 años Fidel nos dijo al respecto,  que  la  propiedad  estatal  en  Cuba  era  la  del  pueblo  sociedad  anónima, explicando que todos los cubanos eran copropietarios a  partes iguales de todas las empresas y activos que pasaban a ser  propiedad  estatal.  La  solución  jurídica  elegida  para  consagrar  esta  realidad  fue  por  razones  políticas  prácticas  precisamente  la  propiedad  estatal. Una vez expropiadas las empresas, sus anteriores propietarios ya  no eran necesarios:  ‐ Ni para actuar como tenientes y administradores de los medios de  producción existentes   ‐ Ni para decidir qué producir y para quien producir en Cuba  ‐ Ni  para  contratar  a  su  conveniencia  la  fuerza  de  trabajo  de  los  entonces proletarios cubanos 


Su función  como  clase  social  había  terminado.  Por  consiguiente  esta  problemática triple debía ser resuelta ahora de otra manera, a la manera  socialista que es la que hay que definir. 

1.‐El Estado como propietario ¿es inevitablemente también  administrador de las empresas estatizadas?  Estamos en presencia de dos funciones que de ninguna manera deben ser  confundidas  en  el  sentido  de  que  una,  la  propiedad  implica  inevitablemente la administración de todo lo apropiado. Veamos que nos  dijo Marx al respecto cuando trató el tema de las empresas por acciones.  Nos dijo que apareció el capitalista de dinero que si bien lo invierte en una  parte  de  la  propiedad  de  una  empresa,  no  actúa  como  administrador,  si  no que como simple capitalista de dinero, como copropietario. Aparecen  los  administradores  de  la  empresa,  simples  funcionarios  contratados  por  los  propietarios a través de la Junta de  Accionistas, quienes son elegidos  por  estos  últimos  y  pasan  a  ser  sus  representantes  para  contratar  a  los  administradores  y  para  vigilar  y  controlar  su  gestión  que  finalmente  se  expresa  objetivamente  en  los  balances  de  resultado    periódicos  de    la  empresa.   La separación de la propiedad y de la administración de lo apropiado se  resuelve mediante  tres instancias:  ‐ La de los propietarios de la empresa, que son muchos  ‐ La de la Junta Directiva de cada empresa que los representa  ‐ La de los administradores elegidos y supervisados en su gestión por  los representantes de los accionistas.  Veamos  si  esta  solución  inventada  en  el  capitalismo  por  los  celosos  propietarios de las empresas es viable en una sociedad socialista. En ella  se  mantiene    lo  fundamental,  la  propiedad  de  cada  una  y  de  todas  las  empresas  estatizadas  por  sus  accionistas,  el  pueblo  cubano  en  su  totalidad.  Pero  surge  una  doble  dificultad  práctica.  Por  una  parte  los  ¨accionistas  ¨  son  más  de  11  millones  y  cada  uno  con  intereses  en  cada  una  de  las  empresas  estatales.  Por  otra  parte  se  trata  de  muchas 


empresas, miles de ellas, repartidas en 110.000 kilómetros cuadrados con  tecnologías  y  problemáticas  administrativas  diferentes,  no  necesariamente  del  conocimiento  de  todos  los  accionistas.  Estas  dificultades exigen una solución que no puede ser otra que la delegación  de poderes de los accionistas propietarios. ¿Pero en quiénes? He aquí un  problema  cuya  solución  es  trascendente  .!He  aquí  el  dilema!  Hay  dos  soluciones  posibles.  Una,  la  vigente  ,  por  la  cual  los  accionistas  delegan  sus  poderes  en  quienes  dirigen  el  Estado,  los  cuales  a  su  vez  delegan  en  funcionarios estatales que pasan a constituir la llamada burocracia estatal   organizada  en  una  pirámide  conformada  por  Ministerios  con  sus  Viceministerios,  Direcciones,  Departamentos,  Delegaciones  Provinciales,  Administraciones  de  empresas  y  administraciones  de  unidades.  Si  esta  fuera la única solución posible  lo único que se podría hacer sería tratar de  agilizar y mejorar su gestión y su control que como se ha visto en nuestro  caso, está lejos de ser eficiente. Pero hay otra solución posible mediante la  cual  los  accionistas,  el  pueblo  propietario,  delegan  sus  poderes  en  el  colectivo  de  trabajadores  de  cada  empresa  quienes  conocen  mejor  que  nadie las características y los problemas de la empresa en la cual trabajan,  con  lo  cual,  al  fin,  se  acabaría  con  la  enajenación  del  trabajador  de  la  problemática de su empresa.  Los  trabajadores  de  la  empresa,  a  su  vez  delegados  de  todos  sus  propietarios, el pueblo cubano en su conjunto,  eligen en una asamblea  a  los  integrantes  de  la  Junta  Directiva  quienes  a  su  vez  asumen  la  responsabilidad  de  contratar  a  los  integrantes  de  la  administración  de  la  empresa  y  de  controlar  sistemáticamente  su  gestión  por  los  resultados  logrados que se expresan en su contabilidad.  Los trabajadores asumen su  responsabilidad  y  responden  únicamente  ante  el  Estado,  jurídicamente  propietario  de  la  empresa  en  representación  de  todo  el  pueblo  cubano.  Por consiguiente esta expresión de poder de decisión de los trabajadores   está totalmente desvinculada de la organización sindical correspondiente  cuya función de ninguna manera tendrá que ver con la administración de  la empresa. En otras palabras, es totalmente ajena al sindicato.   ¿No  será  precisamente  esta  posibilidad  de  que  toda  ciudadana  y  ciudadano trabajador tenga voz y voto en la conducción de la empresa en 


la cual  labora,  la  fundamentación  de  una  verdadera  democracia  económica que nunca tuvo el fenecido socialismo real? 

2.‐La remuneración de los trabajadores en la empresa socialista  En  el  capitalismo  el  salario  es  el  precio  que  los  capitalistas  pagan  por  la  fuerza  de  trabajo  adquirida  y  el  trabajador  queda  a  merced  de  las  características  del  capital  que  por  su  naturaleza  es  ¨despótico  y  autoritario¨.  El  trabajador  cumple  con  sus  funciones  como  un  simple  elemento  en  la  organización  del  trabajo  al  interior  de  la  empresa  y  para  nada  interviene  en  su  problemática  administrativa.  El  trabajo  asalariado  conlleva  la  enajenación  del  trabajador  con  respecto  al  manejo  de  la  empresa por la administración contratada para ello por los capitalistas. El  trabajador cumple con su trabajo concreto y recibe a cambio un salario, y  punto!  Que  la  actividad  de  la  empresa  sea  más  o  menos  exitosa  no  le  concierne ni se le pide su opinión al respecto.  En  el  socialismo,  al  ser  el  trabajador  representante  de  los  dueños  de  la  empresa, de toda la población, deberá conscientemente  asumir la doble  responsabilidad  de  la  empresa:  su  éxito  individual  y  su  responsabilidad  social  toda  vez  que  produce  para  otros.  Por  consiguiente  pasa  a  ser  un  elemento  activo  y  responsable  de  la  marcha  de  su  empresa  y  sobre  esa  base habrá que aplicarle la fórmula general de la distribución socialista del   producto por la cual a cada uno según su capacidad y a cada cual según su  trabajo.   Imaginémonos un escenario diferente del actual en el cual, definido ya por  el Gobierno el margen que del valor de su producción la empresa deberá  aportar    al  presupuesto  nacional  para  financiar  el  consumo  social  y  las  inversiones estatales, quedará disponible, después de haberse pagado los  medios  de  producción  utilizados,  un  monto  cuyos  destinos  solo  pueden  ser  el  fondo  de  remuneraciones  a  repartir  entre  los  trabajadores  y  un  excedente  destinado  a  invertir  en  las  instalaciones  con  la  finalidad  de  aumentar productividad y producción en el futuro, lo que se expresará en  un mayor   nivel del excedente para  remuneraciones,  para la inversión  y  para tributar al Estado. 


En este escenario las remuneraciones de los trabajadores de una empresa  quedaran determinadas por la eficiencia con que opere dicha empresa, no  por  un  Ministerio  ni  por  la  Dirección  de  la  Empresa,  si  no  que  objetivamente  por  sus  logros  en  el  período.  Malos  resultados,  menores  ingresos, robos, menores ingresos, mala utilización de los equipos y de las  materias primas, menores ingresos, exceso de vehículos y de consumo de  combustible, menores ingresos.   El mencionado escenario solo sería posible si la masa de los trabajadores  de  la  empresa  participa  activamente  en  el  control  de  la  marcha  de  la  empresa,  en  el  control  de  sus  resultados  a  través  de  los  balances  mensuales,  y  tuvieran  la  potestad  de  despedir  a  sus  funcionarios  administrativos a consecuencia de los malos resultados logrados a través  de  la  Junta  Directiva  por  ellos  nombrada  y  a  los  mismos  miembros  de  dicha junta de ser ello necesario. La contabilidad es objetiva, el nivel de las  remuneraciones  recibidas  por  los  trabajadores  también,  la  situación  financiera  de  la  empresa  se  aprecia  en  sus  balances  mensuales  y  en  los  estados de cuenta bancarios, en la magnitud de sus cuentas por cobrar y  de las cuentas por pagar.  Una  observación  necesaria.  En  la  economía  también  rige  la  ley  del  desarrollo  desigual  en  virtud  de  lo  cual  hay  empresas  de  alta  tecnología  muy  productivas  como  las  hay  de  bajo  nivel  tecnológico,  con  lo  cual  los  niveles  de  productividad  y  por  tanto  del  excedente  disponible  para  remuneraciones  e  inversiones  será  desigual.  Una  instancia  nacional,  Gubernamental,  deberá  actuar  para  ¨nivelar¨  hasta  donde  sea  conveniente y justo, los niveles de las remuneraciones de los trabajadores  en  toda  la  economía  bajo  el  principio  de  que  los  medios  de  producción  estatales del país son propiedad de todo el pueblo por igual. Pero la base  de la nivelación será lo logrado en cada empresa bajo la supervisión de sus  trabajadores. 

3.‐La planificación a nivel de la empresa socialista  Nadie conoce mejor que la administración de una empresa cuanto podrá  producir y vender el próximo año, a que costo, que requiere comprar para  ello, y a  que clientes vender sus productos. En efecto, la empresa recibe 


las informaciones que le brinda la retroalimentación de sus esfuerzos por  vender  a  sus  clientes,  vale  decir  las  informaciones  sobre  el  resultado  de  sus  esfuerzos  productivos  y  comerciales,  desde  lo  que  siempre  se  ha  denominado el mercado. Y digamos de inmediato que mercado no implica  necesariamente  capitalismo  toda  vez  que  si  bien  es  una  condición  necesaria  para  ello,  no  es  suficiente.  Cuando  se  habla  de  ¨economía  de  mercado ¨de lo que se está hablando es de una economía dirigida por la  obtención de ganancia: se produce nada más que lo que da ganancia. Lo  que  puede  ser  socialmente  necesario  y  muy  necesario,  no  se  produce  a  menos  de  que  origine  ganancias  que  atraigan  al  capital.  Decir  simplemente  mercado es decir mercancías y es decir valor y su expresión  material que es el dinero. Si se emplea el dinero es que se reconoce que  actúa  el  valor  y  ello  implica cálculos  para,  de una u  otra  manera,  formar  precios.  Porque  nadie  hasta  ahora  ha  logrado  que  el  intercambio  de  productos  en virtud de  la división  social  del trabajo se  pueda  realizar  sin  que dichos productos devengan mercancías, salvo en culturas ancestrales  con un bajo nivel de desarrollo de sus fuerzas productivas que de ninguna  manera  es  el  caso  de  Cuba.  En  cada  formación  económica‐social  con  un  cierto  nivel  de  desarrollo    ha  regido  esta  solución  social  encontrada  espontáneamente  por  el  hombre  y  en  cada  una  de  ellas  la  mercancía  se  adecuó  a  la  racionalidad  de  la  relación  de  producción  dominante.  La  mercancía en su valoración expresó  la relación esclavista como después a  la  feudal  y  seguidamente  a  la  capitalista,  y  de  la  misma  manera,  en  la  determinación  de    su  valor  deberá  necesariamente  expresarse  la  racionalidad del sistema socialista en el cual ya no se produce para valorar  el capital si no que se produce para satisfacer las necesidades del pueblo  con los recursos disponibles.    La  independencia  económica  y  administrativa  de  la  empresa  no  es  de  ninguna  manera  incompatible  con  la  planificación  nacional  que  es  inherente  al dominio en la sociedad de la relación de producción  basada  en  la  propiedad  estatal  de  los  medios  fundamentales  con  que  cuenta  el  país, aunque si es inevitablemente contradictoria debido al doble carácter  de  su  producción,  que  por  una  parte  constituye  una  problemática   individual y por otra social,  ya que trabaja para el conjunto de la sociedad.  Por  ello  no  necesariamente  debe  coincidir  el  plan  propuesto  por  la 


empresa con  las  líneas  generales  y  en  casos  hasta  particulares,  del  plan  económico  nacional.  Pero  el  plan  económico  nacional  debe  ser  conformado  por  la  suma  de  los  planes  individuales  propuestos  por  las  empresas,  los  cuales  deben  ser  compatibilizados  entre  ellos  y  con  las  líneas generales que el Gobierno traza para la sociedad en su conjunto, lo  que  le  permite  concentrar  toda  la  potencia  económica  de  la  sociedad  hacia  objetivos trascendentes  como  lo  han  sido  los  logros  históricos  más  importantes de la Revolución.   Como  sabemos,  en  Cuba    la  restricción  principal  radica  en  la  capacidad  para  importar  del  país,  la  cual  si  debe  estar  controlada  por  el  Gobierno  mediante el procedimiento de conceder licencias previas de importación a  las  empresas  que  dispongan  de  los  recursos  financieros  para  ello  y  particularmente para las que logren exportar.  Las empresas deben operar individualmente y de manera autónoma sobre  la base de cuatro condiciones fundamentales que hoy por hoy no poseen:  ‐ Decidir qué y cómo producir y a quien vender  ‐ Manejar  independientemente  sus  recursos  financieros y  responder  por ello  ‐ Tener  facultad  de  importar  materias  primas  y  repuestos  para  sus  instalaciones cuando no los encuentren en el mercado nacional ( la  empresa no puede parar su actividad por falta de medios para ello)  ‐ Remunerar  a  sus  trabajadores  lo  mejor  posible  según  sean  sus  resultados económicos y la legislación vigente  Para  quienes  consideren  estas  condiciones  expresión  de  un  liberalismo  obrerista  quisiera  recordarles  que  durante  medio  siglo  se  lo  han  pasado  glorificando a la clase obrera, la clase dirigente de la sociedad en alianza  con  el  campesinado,    pero  sin  atreverse  a  entregarles  el  dominio  de  sus  propios  medios  de  producción.  Es  cierto,  como  ya  dijimos,    que  esa  práctica  por  la  cual  el  dominio  de  las  cosas  se  puso  en  manos  de  una  burocracia  estatal  caracterizó  al  llamado  socialismo  real  que  hizo  implosión y es también cierto que la hicimos nuestra cuando se realizó en  Cuba la rápida transición del capitalismo al socialismo. Pero ya han pasado 


casi 50 años con su correspondiente experiencia concreta, también fuente  de conocimiento, y ha llegado la hora de elaborar nuestro propio modelo,  como se le llama ahora, el del socialismo del siglo XXI. 

4.‐La dirección principal de la política económica  Crecer  económicamente  para  un  país,  aumentar  la  producción  para  satisfacer las crecientes necesidades de su población, implica elevar cada  vez  más  la  dotación  de  medios  de  producción.  Pero  es  sabido  que  para  elevar  el  producto  en  una  unidad  hace  falta  aumentar  en  más  de  esa  cantidad  la  disponibilidad  de  medios  de  producción  para  ello.  Los  economistas  dicen  que  la  relación  entre  los  medios  de  producción  y  la  producción que con ellos se logra, el llamado coeficiente entre medios de  producción  y  el  producto,  es  mayor  que  la  unidad.  Si  la  economía  en  cuestión tiene  una alta dependencia de las importaciones para funcionar,   como es y siempre ha sido el caso de la cubana, no solamente de equipos  sino que también de materias primas y de repuestos, el crecimiento de sus  importaciones  debe  hacerlo  más  rápidamente  que  el  producto,  lo  que  conlleva  que  su  variable  fundamental  sea  el  valor  de  sus  exportaciones  para poder con ellas pagar sus importaciones. El crédito internacional no  es  más  que  un  anticipo  a  pagar  en  el  futuro  con  sus  intereses,    con  mayores exportaciones.  La  dirección  estratégica  principal  del  desarrollo  económico  cubano  es  el  fomento  prioritario  de  sus  exportaciones.  En  ese  sentido  Cuba  es  como  Japón,  para  el  cual  su  principal  recurso  productivo  son  los  japoneses.  Lo  importan  prácticamente  todo  para  elaborarlo  y  exportar  sus  productos  resultantes  a  todo  el  mundo.  Cuba  tiene  una  población  de  alto  nivel  educativo y un enorme contingente de profesionales capaces de dominar  cualquier  tecnología  que  les  toque  asimilar  y  que  está  francamente  desaprovechado.  Solo  les  faltan  esas  tecnologías  modernas  y  capacidad  empresarial. En esa dirección debería dirigirse una política de inversiones  nacionales  y  extranjeras  en  el  país  toda  vez  que  este  no  cuenta  con  suficientes recursos financieros externos para ello. 

5.‐Centralización versus descentralización 


¿Cuál es  la  situación  actual  en  materia  de  dirección  y  control  de  lo  que  acontece  en  las  empresas  estatales  del  país?  En  una  analogía  con  las  fuerzas  armadas,  es  como  si  soldados  bien  entrenados  y  dispuestos,  estuvieran  mal  organizados  en  contingentes  al  mando  de  oficiales  incompetentes. Cualquier plan de acción de un estado mayor en este caso  está  condenado  al  fracaso,  independientemente  del  rigor  lógico  con  que  haya sido hecho, porque las órdenes pertinentes no podrán ser cumplidas  y ejecutadas como fueron pensadas por sus creadores. Tratar entonces de  imponerlas  por  la  fuerza  vía  “ucase”  no  será  más  que  la  ilusión  de  una  burocracia  impotente toda vez que la cuestión no es querer o no querer  ejecutarlas si no que poder o no poder llevarlas a cabo.  Es necesario aclarar que la competencia o incompetencia del oficial en la  analogía  militar  o  del  director  de  empresa  en  la  economía,  no  es  una  cuestión subjetiva. Hasta el más dispuesto y capaz de actuar al mando de  un  contingente  o  de  una  empresa  desorganizada,  no  podrá  cumplir  las  órdenes  o  las  directivas  que  reciba,  por  la  sencilla  razón  de  su  falta  de  capacidad  para  resolver  el  problema  organizativo  y  de  suministros  que  confronta.  Como  dijo  hace  años  en  una  entrevista  un  director  de  cooperativa  de  La  Habana  (la  única  rentable  en  la  provincia  en  esa  ocasión) “una cosa es dirigir y otra es administrar”!    Al parecer la cuestión fundamental está en la creencia por parte del o de  los  “estados mayores”, que en el  mundo en  el  que ellos  necesariamente  se  desenvuelven,  el  de  las    ideas  y  el  de  los  números,  los  planes    que  desarrollan  y  las  medidas  que  disponen  para  ello,  deberán  comportarse  según la aplicación rigurosa de la lógica. Y si las condiciones objetivas para  su realización  son  inadecuadas,  “peor  para las  condiciones  objetivas”.  Se  llega así a una concepción platónica de la realidad en la cual ésta es para  ellos  la  ¨esencia  espiritual  de  las  cosas  materiales¨,  inaprensibles  por  los  sentidos.  El  camino  a  seguir  para  llegar  es  otro,  el  de  la  práctica  inmersa  en  la  realidad material y objetiva, y de la misma manera en que un ejército se  basa  en  la  preparación  no  solamente  de  sus  soldados  si  no  que  en  la 


preparación de  los  módulos  operativos,  escuadra,  pelotón,  batallón,  brigada,  división,  y  en  oficiales  aptos  para  esos  mandos,  en  la  economía  hay que llegar a la base, a la empresa y a sus directores. Pero la analogía  entre lo militar y la economía llega hasta aquí. En lo militar la ley suprema  es  cumplir  la  orden  recibida  sin  discusión.  Pero  en  la  economía  ninguna  empresa  puede  cumplir  una  orden  o  un  plan  por  si  sola  debido  a  su  dependencia  objetiva  de  otras  empresas.  En  este  mundo  real  todas  son  más  o  menos  interdependientes  y  para  que  una  de  ellas  cumpla  sus  objetivos todas las demás de las cuales depende deberán también hacerlo.  Y  no  es  cuestión  de  que  cada  empresa  esté  bien  organizada  y  dirigida  autónomamente  sino  que  exista  la  debida  intercomunicación  constante  entre  ellas  para  que  así  logren  compatibilizar  sus  acciones.  Y  la  intercomunicación  fue  resuelta  hace  mucho  tiempo  mediante  las  relaciones  contractuales  entre  ellas  a  la  hora  de  intercambiar  sus  productos de acuerdo a sus necesidades, por la solución social valor que  implica  usar  el  dinero  como  su  medida  y  ese  espacio  comunicativo  llamado  mercado, como fuente de información necesaria para regular su  actividad  productiva,  lo  cual  no  niega  la  planificación  como  ya  fue  explicado. 

6.‐La contabilidad, condición necesaria.  De la misma manera que en la guerra hay que estar bien informado, en la  economía  empresarial  rige  la  misma  necesidad.  Y  en  este  caso  la   información se obtiene mediante un sistema que se llama contabilidad.  La contabilidad, que no es otra cosa que un sistema coherente de registro  de  todas  las  informaciones  emanadas  del  quehacer  de  la  empresa  que  tienen que ver con su patrimonio,  no tiene sustituto para revelar la real  situación de la empresa: que posee y que debe; que valor ha producido en  un  período  y  cuanto  ha  costado;  que  resultado  ha  tenido  en  el  período,  pérdida o ganancia, y de que magnitud.  Sin  contabilidad  la  empresa  “vuela  a  ciegas”  y  prácticamente  sin  instrumentos  de  dirección  y  de  control.  Decide  irresponsablemente  por  “dirigismo”  pero  sin  conocer  su  verdadero  estado  ni  su  potencial  y  sin  poder  evaluar  las  consecuencias  de  sus  decisiones.  Más  aún,  ni  siquiera 


puede saber lo que posee y lo que debe, y por tanto cuál es su valor real. Y  mucho menos hacer planes y programas realistas de una acción futura.  Cualquier intento de organizar adecuadamente una empresa para dirigirla  y para su auto control empieza por lograr una buena contabilización de su  actividad.  Sin  este  requisito  indispensable,  todo  intento  de  controlarla  mediante soluciones “parche” o “policíacas”, está condenada al fracaso.  La conclusión lógica de lo dicho hasta aquí es que para el conjunto de las  empresas del país la solución es casuística, en el sentido de la necesidad  inevitable de  atacar a cada una de ellas por separado para dotarla de una  contabilidad adecuada y sobre esa base, establecer un método de gestión  “descentralizado‐centralizado”  a  través  de  la  aplicación  de  la  técnica  del  Presupuesto Programa o un instrumento equivalente.  Hoy  en  día  la  existencia  de  programas  computarizados  de  gestión  empresarial  ayuda  enormemente  a  resolver  el  problema  planteado.  En  efecto, el programa es en sí un sistema de contabilización que especifica  los lugares o posiciones en donde debe captarse la información primaria (y  fidedigna)  necesaria  para  nutrir  al  sistema  de  cuentas  que  conforma  al  programa  y  que  además,  garantiza  la  coherencia  del  registro  de  las  informaciones. Y en Cuba hoy en día (a diferencia de los primeros tiempos  en Industrialización del INRA y en el Ministerio de Industrias después) no  solamente  hay  contadores  sino  que  además  hay  programadores,  operadores  de  computadoras,  computadoras  y  programas  de  contabilidad.  Hay  que  saber  cosechar  los  frutos  de  la  propia  Revolución!  ¿Qué vamos a hacer con ese enorme contingente de estudiantes de la UCI  que cerró el desfile el pasado 1º de Mayo? Son unos  cuantos miles y sus  estudios abarcan contabilidad y administración de empresas.  Así,  debidamente  organizada,  la  empresa  y  la  unidad  productiva  estarán  en condiciones de liberarse de la esquizofrenia económica sin que por ello  el Estado pierda su control.  Volvamos al tema central con que iniciamos la exposición de estas ideas.  De  la  misma  manera  como  la  naturaleza  desarrolla  a  su  ritmo  la  vida  en  este  planeta  mediante  diferentes  variantes,  siguiendo  una  lógica  probabilística  que  todavía  no  entendemos  completamente,  su  máxima 


expresión, al  menos  en  este  planeta  que  habitamos,  el  homo  sapiens,  trata  también  de  organizar  su  vida  social  conscientemente  desde  hace  menos  de  cien  años.  Ha  tenido  fracasos  pero  también  aciertos    aún  en  evolución, que descansan todos ellos en las mismas teorías de la historia y  de la organización social que nos dejaron Marx y Engels. Y es la práctica el  único criterio final de la verdad.   Hace ya más de medio siglo en el Departamento de Estudios Económicos  del Banco Central de Chile en donde trabajaba, analizábamos la evolución  de  la  industria  norteamericana  y  en  particular  la  automovilística  de  ese  país,  para  poder  predecir  el  comportamiento  futuro  del  precio  del  cobre  en  el  mercado  mundial.  Hoy,  para  ello  se  analizan  las  tendencias  al  crecimiento de la economía de la República Popular China.           IV.‐ Hacia una teoría económica del socialismo en el siglo XXI  ¿Hay un solo modelo del socialismo o esta idea devino un dogma?   Como  ya  dijimos  la  historia  ha  demostrado  la  falacia  de  esta  idea.  No  obstante  queda  pendiente  un  problema:  ¿Hay  una  sola  teoría  o  un  planteamiento teórico  propio para cada  experiencia socialista individual?  Y  aunque  este  sea  el  caso    ¿es  posible  concebir  un  esquema  teórico  general para el diseño de cada socialismo particular? Para explorar esta  idea  hace  falta  a  nuestro  juicio  regresar  al    modelo  más  general  de  la  economía  que  nos  dejó  Marx  en  su  Introducción  a  la  Contribución  a  la  Crítica de la Economía Política:      producción 

distribución

cambio


necesidades

consumo

De  lo  que  se  trata  es  de  cómo  desarrollarlo  hasta  convertirlo  en  un  modelo socialista general del siglo XXI.  Las  cinco  categorías  interrelacionada  y  ordenadas  en  una  determinada  secuencia, toda vez que cada una de ellas implica la siguiente, conforman  el  modelo  más  general  de  toda  problemática  concreta  válido  para  toda  formación social y económica desde la existencia de la división social del  trabajo.  Veamos  entonces    los  tres  pilares  o  condiciones  de  todo  socialismo,  que  conducen a una nueva racionalidad económica dominante  i)  propiedad de los principales medios de producción por todo el pueblo  coexistiendo  con  otras  relaciones  sociales  de  producción  como  son  la  cooperativa, la artesanal y hasta la privada  ii) dirección planificada de la economía para satisfacer las necesidades de  todo  el  pueblo,  tanto  las  necesidades  individuales    como  las    sociales  o  colectivas,  aprovechando  el  circuito  informativo  de  la  compra‐venta  de  mercancías  iii) participación de todo el pueblo en la administración de la economía   El nuevo modelo debe garantizar la Democracia política y la democracia  económica.   

Socialismo en la América Latina  

¿Cómo llegó la pequeña isla de Cuba en el Caribe al socialismo a partir del régimen corrupto de Batista? ¿Cómo se inició ese proceso y bajo...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you