Page 5

65

3.1. La funci´on consumo keynesiana

Otro concepto importante —y muy f´acil de medir en los datos— es la propensi´ on media a consumir (PMeC), que representa, simplemente, la fracci´on del ingreso disponible usada para consumir. Es decir: PMeC =

C Y °T

Se puede verificar que, cuando el consumo est´a descrito por la funci´on keynesiana (3.1), la PMeC cae a medida que el ingreso disponible aumenta. ¯ La PMeC es c + C/(Y ° T ), es decir, converge desde arriba hacia c. El principal problema de esta funci´on consumo es que, si bien puede representar adecuadamente per´ıodos relativamente largos, tambi´en puede contener muchos errores de predicci´on en per´ıodos m´as breves. Dado que las autoridades econ´omicas —as´ı como los analistas y los mercados— desean predecir lo que ocurrir´a en los pr´oximos trimestres, la funci´on consumo muchas veces es incapaz de predecir adecuadamente cambios bruscos. Si queremos tener una teor´ıa que describa bien el mundo, necesitamos explicar con fundamentos s´olidos lo que determina el consumo de los hogares y, de hecho, resulta insuficiente decir mec´anicamente que es el nivel de ingresos. Adem´as, la evidencia internacional muestra que la propensi´on media al consumo no parece tener un movimiento secular a la baja, como predice la ecuaci´on keynesiana simple. Ha sido ampliamente documentado que en algunas experiencias de estabilizaci´on —es decir, cuando se han aplicado pol´ıticas para reducir la inflaci´on—, el consumo tiende a aumentar aceleradamente, mucho m´as que el nivel de ingreso. Por ejemplo, en la estabilizaci´on en Israel, en 1985, el consumo subi´o por tres a˜ nos en aproximadamente un 25 %, mientras que el PIB lo hizo en torno a un 10 %. En algunas ocasiones, el consumo colapsa despu´es, mientras el ingreso tambi´en se mueve moderadamente. La formulaci´on keynesiana m´as simple no permite entender estos fen´omenos3 . Para visualizar mejor los problemas que puede tener en el corto plazo y las virtudes en per´ıodos m´as largos, se estim´o una ecuaci´on muy sencilla de consumo usando datos trimestrales entre 1986-2004 para Argentina, Brasil, Chile y M´exico4 . Los resultados de estas estimaciones para la propensi´on marginal a consumir se presentan en el cuadro 3.1. Estos valores, que fluct´ uan entre 0,53 y 0,70, parecen ser razonables, aunque el valor m´as bajo es algo menor que los valores utilizados habitualmente. En la figura 3.2 se presenta con una l´ınea continua el consumo efectivo y 3 4

M´ as antecedentes son presentados en De Gregorio, Guidotti y V´egh (1998).

Dado que no es un factor que explique mucho de las fluctuaciones del consumo, en los casos de Argentina, Brasil y Chile se ha considerado como determinante el ingreso nacional bruto real, sin ajuste por impuestos. Para M´exico se ha usado el PIB real. Pueden encontrarse datos m´ as precisos sobre cada pa´ıs, pero aqu´ı se ha optado por el uso de los datos f´ acilmente disponibles. En este caso, se usaron los que se presentan en las Estad´ısticas Financieras Internacionales del FMI.

Macroeconomía Teoría y Políticas parte II  

Macroeconomía Teoría y Políticas parte II

Advertisement