Page 1


W

DIEGO A. MORQUECHO ZAMARRIPA DISEÑADOR GRÁFICO


INDICE 1- INTRODUCCIÓN.

¿Porqué Caricatura? ¿Qué es una Caricatura?

2- HISTORIA DE LA CARICATURA. ¿De dónde parte una caricatura?

3- INTERNACIONALMENTE LADRANDO. 4- TÉCNICA, MATERIALES, DESARROLLO Y ESTILOS. 5- CARICATUREANDO ANDO. 6- BIBLIOGRAFÍA.


Introducción ¿Porqué caricatura?

P

orque se habla, si se habla se lee, si se lee, se entiende, si se entiende se burla, si se burla, puede ser perversa y si es perversa fue pensada y todo lo que es pensando fue imaginado, fue dibujado. La caricatura funciona como un chiste o una burla pero no solo es eso, como todo problema en la vida, tiene un desarrollo y una solución, diferentes objetivos, diferentes medios. La caricatura puede ser vista, puede ser sentida e interpretada, tiene diferentes estilos y miles de autores.

¿Qué es una caricatura?

E

s un retrato que exagera o distorsiona la apariencia física de una o varias personas en ocasiones un retrato de la sociedad reconocible, para crear un parecido fácilmente identificable y, generalmente, humorístico. También puede tratarse de alegorías. Su técnica usual se basa en recoger los rasgos más marcados de una persona (labios, cejas, etc.) y exagerarlos o simplificarlos para causar comicidad o para representar un defecto moral a través de la deformación de los rasgos, en tal caso es una forma de humor gráfico.


HISTORIA DE LA

CARICATURA

¿De dónde parte la caricatura?

“E

l hombre, - afirma Baudelaire – no tiene dientes de león como el león, pero muerde con la risa”, y agrega que lo cómico es uno de los signos más claros de lo satánico que hay en la humanidad. Tal suposición nos llevaría a pensar que todo aquello que nos provoque risa, y parte del fenómeno artístico entre ello, es por naturaleza perverso. Pero satánica o no, la risa nos da la posibilidad de entrar en nuevos mundos, y sea, por ello, bienvenida”.

La burla aparece en el hombre cuando el equilibrio natural se rompe, nace de la observación y surge como forma expresiva que no es sino una inconformidad interior frente a la realidad.

Incomodidad e inconformidad son los disparaderos de la burla, por lo cual es siempre negativa en un primer plano, al cual la burla supera sobre todo cuando hace de lo personal un trampolin que le sirve para caer en un sentido universal de crítica histórica, por la forma que en sí misma tal crítica implica. No es igual, pues, la burla personal que la social, aún cuando ambas sean “peyorativas” si se considera que atacan y deterioran a lo burlado.


La burla habla diferentes lenguas, son múltiples sus expresiones, es oral en su forma común de diálogo. Descarga al individuo de un peso que lleva en la conciencia, con consecuencias de índole diversa, pero es también escrita y la historia de la literatura es una muestra palpable de su fuerza, extensión y sagacidad. En la literatura de crítica social y política sobre todo, está casi siempre presente, y el burlador toma nombre de Humorista o Satírico que puede ser en ocasiones sarcástico o irónico, cuando es punzante, ligero e incisivo, pero dispuesto en cualquier oportunidad a no dejar pasar los momentos vitales próximos al desequilibrio y aún aquellos que, al estar en situación natural, les busca y encuentra la coyuntura para saltarlos de su sitio habitual y hacerlos caer en posibilidades mismas de su radio de acción.

El burlador, llámese humorista o satírico, puede también dejar a un lado la expresión oral o escrita y tomar como arma el dibujo. El idioma literario queda a un lado y es sustituido por el lenguaje plástico, que va directamente a los sentidos, conducto más eficaz, si se quiere, que el puramente auditivo, aun cuando esto depende de la calidad del dibujo en parte, y en parte del espectador. “Por que la burla, para que tenga en realidad sentido, necesita ser vista y escuchada” es aliada de la propagación, sin la cual devendría en incapacidad.


Es cierto que hay la burla íntima, pero es una forma menor, recóndita y de poco alcance, base de la otra, que va a las multitudes y que de íntima llega a ser social. La burla en la plástica lo mismo invade el terreno de la caricatura que el del gran arte. -Gonzáles Ramírez, M. (1955) La Caricatura Política. Fondo de Cultura Económica, México D.F.

Parafraseando lo escrito y dicho por Manuel Gonzáles Ramírez, la caricatura antes es una burla, la burla es contada y puede ser escrita, puede convertirse en una crítica y la llevan a ser sátira cuando se acompaña del humor. El humor se transforma en caricatura cuando deja de ser escrito y comienza a ser dibujado, cuando un artista toma un acontecimiento, se apropia del

contexto y lo comparte con todos. Una caricatura no tiene límites, lo “políticamente correcto” no existe (claro, como en todo, habrá quien dibuje para unos y quien dibuje para otros) Pero los negros son negros, los blancos son blancos, los rojos son rojos y los amarillos son amarillos. Una prostituta tendría tacones altos y falda corta, una abuela tendrá lentes para vista cansada, un millonario tendrá a sus guarros, no pondrémos un político regalando dinero, eso sería menira y la caricatura no funcionaria porque sería manipulada. La caricatura es directa, es perversa, petulante y hasta obscena pero también, siempre será elegante, ingeniosa y única, intentará ser para todos pero no siempre será comprendida.


internacionalmente ladrando L

a caricatura en su sentido moderno, nació en Bolonia a finales del siglo XVI, en la escuela de arte fundada por una familia de pintores, los Carracci. Los estudiantes de esta academia se divertían haciendo retratos de los visitantes bajo la apariencia de animales u objetos inanimados, esto llegó a ser compartido por Gianlorenzo Bernini.

En España ciertos trabajos de Goya tienen visos de fuerte caricatura. A pesar de que sus principales iniciadores de la caricatura española no se mostrarían hasta hace más de un siglo.

En tanto género la caricatura política nace en Inglaterra; la sátira impresa evidenció las luchas entre el Papado y Lutero, e incluso Luis XIV fue víctima de tempranas caricaturas. Sin embargo, el género de caricatura política sólo se estableció hasta 1770, cuando en Inglaterra se tomó como un arma de defensa contra quienes manejaban asuntos de Estado. Posiblemente el caricaturista político estadounidense más notable del siglo XIX fue Thomas Nast, creador de los símbolos de los partidos Republicano y Demócrata, el elefante y el asno, respectivamente.


En México desde el siglo XIX descollaron valiosos caricaturistas: José Guadalupe Posada, Constantino Escalante , Miguel Covarrubias y los contemporáneos; Eduardo del Río (Rius), Rogelio Naranjo y actualmente Rafael Barajas (El Fisgón), Antonio Helguera , Rafael Pineda (Rape), José Hernández, Darío Castillejos , Patricio Ortíz y Fernando de Anda Gorráez. Desde el grabado, pasando por la litografía, el lápiz y la tinta, hasta photoshop, la caricatura ha estado presente en cada contexto social que se piense. No se le pasa nada por alto, todo tiene de donde ser caricaturizado.


TÉCNICA, MATERIALES DESARROLLO Y ESTILOS

M

ateriales y técnicas, existen muchos: pluma, pincel, plumón, tinta, lápiz, combinación de materiales, no importa que materiales se utilice, lo que importa es saber utilizarlos. Actualmente la “transportación” a dispositivos digitales ha hecho que la caricatura también se adaptev a nuevas técnicas, como programas específicos para la edición de vectores y pinceles.

Eso ha hecho una transición que beneficia en muchos sentidos la caricatura. Uno de ellos es, ahora el caricaturista, compite no nada más contra otros caricaturistas o humoristas, sino contra la inmediatez que genera el internet.


E

l desarrollo, se categoriza como la etapa más entretenida de un caricaturista, las ideas y la inspiración se encuentran hasta en donde menos se espera, lo que vale es, cómo realizar esa idea, con qué material, qué soporte, que trazos, en sí ¿qué estilo? Las referencias que un caricaturista tiene son, otras caricaturas, otros autores, se encuentran los trazos siguiendo a quienes ya lo hicieron o hacen. Dentro de un dibujo humorístico también participa el movimiento, ruido, entorno y todo debe ser dibujado, si el dibujo contiene diálogo, el dibujo debe ser rotulado.

“LA Fuga” julio, 2015

Existen elementos que caracterizan a la caricatura, si tiene continuidad, se llama tira cómica, la viñeta es una parte de la tira o cómic. El cómic es una historia, a modo de película lo que la diferencia de una película es que el cómic es impreso y te permite retroceder si lo deseas. Como estilos, existen la Caricatura política, humor negro, humor internacional, ambientación social, imágenes reconocibles, chistes con mensaje, animación y todas son caricaturas.


CARICATUREANDO ANDO

L

a caricatura se concentró en los medios de comunicación impresos, en una época donde solo los que tenían poder adquisitivo, podían leer, eso cambio cuando la caricatura empezó a ilustrar distintas propagandas a favor y en contra de personajes políticos, regularmente, es el caso de México, en la época de la revolución donde en cada esquina había algún taller de grabado y reproducían panfletos con información acompañados de una caricatura realizada por artesanos donde ridiculizaban a ciertos personajes del gobierno.

Cuando la caricatura se transportó al periódico, hubo un sin fin de viñetas, de todo tipo, no solo políticas sino también las que estaban hechas solo para hacer reír, aparecían en revistas y periódicos semanalmente. La caricatura tuvo y tiene un impacto internacional, ya que un caricaturista puede convertirse en gran crítico como es el caso en Francia con la Revista Charlie Hebdo, tanto fue la crítica contra la religión musulmana que militantes del Estado Islamico atacaron con balas las instalaciones de ésta revista.


En el caso de nuestro país, los caricaturistas tienen un papel poco valorado, pero su papel es fundamental para el trabajo crítico muchas veces los cartones que hacen se comprenden mejor que un texto, o las noticias por televisión, esto hablando de la caricatura política pero, ¿què hay de los caricaturistas de animación?, se desenvuelven en un ambiente igual de atroz, desarrollan personajes y los diseñan para un fin determinado, sin parar hasta que el proyecto sea patrocinado y aceptado. Aún nos queda camino por recorrer, tinta por derremar y la caricatura no acabará, lo haría hasta que dejemos de dibujar, de pensar, de inculcar un pensamiento crítico o hasta que se nos acaben los materiales pero por el momento, eso no sucederá, mucho menos dejaríamos que sucediera.


BIBLIOGRAFÍA

* BAUDELAIRE, Charles. “Lo Cómico y la Caricatura”. Madrid: Visor, (1988) * GONZÁLEZ RAMÍREZ, Manuel “La Caricatura Política”. México D.F: Fondo de Cultura Económica (1955) * PÉREZ BASURTO, Alejandro, APEBAS. “Historia del Humor Gráfico en México”. México D.F: Milenio, (2001) * PRUNEDA, Salvador. “La Caricatura como arma política”. México: Talleres gráficos de la Nación, (1958) * MONSIVÁIS, Carlos, Et. al. “De San Garabato al Callejón del Cuajo”. México: RM, (2009) * THOMSON, Ross. “El Dibujo Humorístico: cómo hacerlo y cómo venderlo”. España: Quarto Publishing Ltd, (1986) * LÓPEZ LÓPEZ, Francisco. (2003) La Caricatura como Herramienta Visual en el Diseño y la Ilustración. Tesis de Licenciatura, UNAM.

Caricatura, Humorística y Satírica.  
Caricatura, Humorística y Satírica.  
Advertisement