Issuu on Google+

QUIERE RECUPERAR LOS AÑOS PERDIDOS Ramón Díaz volvió con River Plate a las copas. El DT tiene un largo historial en los certámenes internacionales, aunque el saldo final es de sólo dos trofeos. Sus verdugos, los brasileños.

Su carrera arrancó el 2 de agosto 1995, cuando asumió en la revancha de cuartos de final, por la Copa Libertadores. En ese entonces, el Millonario enfrentaba al Vélez de Carlos Bianchi, a quien le ganó por penales, tras empatar 0-0 en el tiempo reglamentario. Luego de clasificar, se cruzó con Atlético Nacional (Medellín). El cotejo finalmente fue para los colombianos, quienes desde los doce pasos sentenciaron la derrota del Millo, por 8 a 7. Además, ese año jugó la Supercopa 1995, donde fue descartado por Independiente, quien finalmente se consagró campeón. Un año después, llegaría la hazaña. El técnico con 54 años, ganó su primera Libertadores y la segunda para la institución de Núñez. Los partidos pasaban y su equipo escribía más historia. Antes de la Copa Intercontinental, el conjunto del riojano tenía otra parada: la Supercopa. Nuevamente, Nacional de Medellín lo sacó de competencia, quien lo había eliminado dos años atrás. Luego, fue a disputar el campeonato máximo ante la Juventus, con quien cayó por la mínima diferencia. Con los ánimos bajos de no poder haber alcanzado la Copa Intercontinental, Ramón emprendía un nuevo rumbo. En la Libertadores del 97 quedó sin chances en octavos -accedió a esa fase de manera directa, al defender el título- ante Racing, por penales. Pero igualmente, ese año pudo festejar, debido a que el ganador de dicho torneo jugaba ante el ganador de la Recopa, por lo que River pudo alzarse el 17 de diciembre de 1997, en el Monumental, con un 2 a 1 ante San Pablo.


Siguiendo con la cronología, Ramón seguía a cargo del equipo y buscando repetir nuevamente la campaña de 1996. Pero en el 98 fue eliminado en semifinales por Vasco da Gama. El partido de ida en Brasil terminó 1 a 0 para los locales y, en la revancha, el marcador finalizó empatado 1-1. Con la espina de quedar en la penúltima ronda, Ramón y sus muchachos iban por la primera edición de la Copa Mercosur. Tras quedar primeros en la zona de grupos, River fue derrotado en cuartos por el subcampeón, Cruzeiro, por 1 a 0. La temporada finalizó y los números no fueron buenos. Fue así que los objetivos se renovaron y en el 99, en la Libertadores, el Pelado logró llegar a semifinales, donde nuevamente fue eliminado por un club brasileño. En este caso, Palmeiras. La serie quedó 3 a 1, luego de que La Banda ganara 1 a 0 de local, pero perdiera 3 a 0 en tierras vecinas. Nuevamente, sólo quedaba el consuelo de la Copa Mercosur, donde se fue rápido a casa, debido a que no pudo pasar la fase de grupos que compartía con Palmeiras, Racing Club y Cruzeiro. El nuevo siglo apareció y el Millonario estuvo un año y medio sin Ramón, hasta que en el 2001 arrancó la Copa Mercosur, en el Grupo E con Universidad de Chile, Palmeiras y Gremio. Este último fue el que se ganó el pasaje a la próxima ronda, tras conseguir 14 unidades, mientras que el plantel del riojano sólo obtuvo 8 puntos. Por último, en el 2002, antes de que el técnico no siguiera en su cargo -José María Aguilar no le renovó el contrato-, los de Núñez afrontaron la Copa Libertadores 2002, quedando eliminados en octavos por Gremio: se impuso 5-1 entre ambos cotejos. Ahora, vuelve el DT más ganador de la mano de la Sudamericana. ¿Podrá dar vuelta los números y traer una copa más a la vitrina? Hasta el momento, tiene la ventaja obtenida en el Nuevo Gasómetro. LOS NÚMEROS DE RAMÓN Obtuvo dos títulos sobre 16 trofeos internacionales como DT de River. En total, dirigió 91 partidos, con 41 victorias, 24 empates y 26 caídas. De esa manera, consiguió el 54% de los puntos en juego. Sobre 24 instancias decisivas, ganó 13 y perdió en 11, cinco de ellas en la definición por penales.


Quiere recuperar los años perdidos