Page 3

Plan 7 – Abril y Mayo

Pedro estaba pasando unos días de vacaciones en la Alpujarra, en el cortijo de Raquel, una amiga del colegio. Una tarde estaban los dos con Ricardo y Elena, los padre de Raquel, descansando tras una excursión a la montaña. Estaban jugando una partida de cartas cuando, de pronto, Ricardo se encontró mal; se llevó la mano al pecho, emitió un quejido de dolor y se desmayó. - ¡Ay!, debe de ser un infarto -dijo Elena muy asustada-. Don Isaac, nuestro médico de familia, le ha advertido que puede tener un infarto porque fuma mucho y toma comida con demasiadas grasas, que le aumentan el colesterol. Voy a llamar por el móvil para que venga un médico lo antes posible. -En pocas palabras, el infarto se produce por el taponamiento de una arteria -comenzó a decir Pedro. -Déjate de explicaciones ahora y vamos al grano -dijo Raquel. -El grano es que hay que actuar con rapidez -repuso Elena-. Si un coágulo de sangre termina de taponar la arteria, se producirá una trombosis, un taponamiento total, y, al no llegar la sangre al músculo del corazón, este se parará y Ricardo morirá. - Estamos lejos del pueblo y no podemos esperar a que llegue ayuda -dijo Pedro a su amiga-. Si hay que desatascar la arteria, tal vez nosotros podamos hacerlo. Mi ordenador portátil dispone de un fascinante programa de reducción molecular de la materia. O sea, que tú y yo podemos hacernos microscópicos, meternos dentro de tu padre y viajar hasta su corazón. -¿Seréis capaces?- preguntó Elena, incrédula. -Tenemos que intentarlo -respondió Pedro-. El programa médico de mi ordenador es bastante completo. Pedro cogió algunas cosas y preparó el operativo de la reducción molecular: encendió su ordenador y activó el programa. Se generó un intenso campo electromagnético y comenzó a salir del ordenador una lluvia de partículas omega ultraactivas que los envolvió.

C. E.I.P. Abencerrajes

3

Sexto nivel

Evolucion y desarrollo  

poliedros; fracciones; cuerpo

Advertisement