Issuu on Google+

“Invisibles antes de nacer son todos los seres, y después de la muerte, invisibles otra vez, como un día entre dos noches ¿Qué razón hay para que esta verdad te entristezca?”

El Gita


ERICK DUERME PROFUNDAMENTE

M uy de madrugada, Erick descansaba en su lecho pensando en la ultima vez que vio a su madre. Recientemente habían tenido una discusión por teléfono y como ella vivía en otro estado; estaba considerando la posibilidad de ir a visitarla y limar asperezas. Estaba en total oscuridad, no veía su reloj brillante que tenía en el cuarto, no sabía que horas eran y se preguntaba a que horas iba a amanecer. De repente sintió una fuerte sacudida y su espíritu fue proyectado a un lugar desconocido por el, sintió que su presencia estaba en lo alto de un lugar, pero estaba en penumbras casi no lograba observar nada, había sufrido una transferencia de conciencia sin saberlo. De pronto se prende la luzy escucha unas voces que lo desconciertan. No comprende lo que esta pasando, su mirada se posa en su entorno y siente un gran asombro pues no cree lo que sus ojos están viendo. Tenía una perspectiva privilegiada, miraba desde lo alto de ese extraño lugar, era un testigo involuntario además de ser invisible. Trato de saber en que lugar se encontraba; de momento no lo supo. Aunque no comprendía bien, se encontraba en un anfiteatro o morgue donde descansan los muertos por un rato. Se encontraba como un observador silencioso e invisible y miró que estaban entrando dos personas vestidas de blanco que recién habían prendido la luz y esto es lo que sigue:


APARECEN HELENA Y EL DOCTOR CURTIS

QUE BUENO QUE PRENDISTE LA LUZ ¡AQUÍ DA MIEDO! Era un Doctor y su ayudante; una Enfermera. Habla el Doctor–Yo no quería estar en este departamento. Habla la Enfermera – ¿Por que Doctor? Doctor–-Es que me gusta la vida, el movimiento; aquí solo se respira silencio, soledad y muerte. Enfermera – ¿A quien venimos a buscar? Doctor: – No te preocupes, aquí los nombres no son tan importantes; te lo diré cuando lo encontremos. Tu vas a ir viendo las fichas de identificación una por una, pues hace tres años que no entraba aquí y no se como están acomodados los cuerpos. La enfermera comienza por destapar el primer muerto, siente correr por su cuerpo desagradables sensaciones al observar los muertos totalmente fríos e inmóviles, sin vida alguna. Enfermera: –Me dan escalofríos aquí Doctor. Doctor: – Pero algún día tu y yo estaremos aquí ¿o no?


Enfermera: -Si, pero eso esta muy, pero muy lejos doctor. Doctor – Eso es lo que tu piensas, a ver, dime el nombre de este fiambre. Enfermera: –-Se llama Alberto, de 56 años, murió de cáncer en la próstata. Doctor: –Que muerte tan dolorosa le tocó a este hombre, imagínate que sientes que te estas quemando vivo por dentro y eres dolorosamente Conciente de ello y que solo drogas muy potentes son capaces de quitarte el dolor ¡Que espanto! no, no es este el que buscamos, tápalo y veamos el siguiente. No comprendo por que decimos amar la vida y no nos hacemos exámenes médicos, ya que el cáncer puede ser curable si se detecta a tiempo.

La enfermera tapó el cuerpo muerto y avanzó hacia el siguiente cuerpo, Lo destapó y vio el nombre, pero al destaparlo sintió asco y repugnancia, miró a un hombre joven con la cara muy delgada y llagada, Por los rasgos se dio cuenta que era un travesti o era un homosexual, tenia muy trabajada la ceja y la boca, el pelo pintado de rubio contrastando con su piel morena.

Enfermera -Este era gay y murió a consecuencia de sida, su nombre era Raúl. El doctor Curtis captó el rechazo en la cara de Helena y dijo: –No juzgues a las personas por su apariencia u orientación sexual, todos somos dueños de nuestra vida y cuerpo, podemos vivir de la manera que se nos antoje. Esto es simplemente algo desafortunado pues era muy joven ¿Cuantos años tenia? Enfermera –27 años. Doctor – Estaba en la flor de la vida, ¡Que triste es esto! pero no es este al que buscamos. La enfermera tapó el cuerpo y avanzó hasta el siguiente, se dispuso a destaparlo y así lo hizo. Enfermera –Este esta muy hinchado, todo cortado muy lastimado Muy ensangrentado, ¡Que feo! apenas si veo su bigote y esto era un hombre, la ficha dice… ah maldito infeliz e inconciente, no solo el se fue a la tumba, sino también se llevó a su esposa e hijos que están aquí en seguida pues murieron cuatro: él, la esposa y sus dos hijos de 4 y 3 años en un accidente vial; manejaba total y completamente borracho: ¡Aun huele a alcohol! Los hijos y la esposa nunca probaron el alcohol, pero murieron a causa de el. Doctor – Helena (Enfermera) no juzgues a las personas, pues no sabemos nada de estas ellas… ¿Como sabes si tenía problemas graves? ¿Cómo sabemos si el alcohol era su única salida? ¿Cómo podemos saber si las adicciones le fueron heredadas por sus propios padres? Además las vidas tan vacías que llevamos en las grandes ciudades; nos obligan a consumir drogas o alcohol para disfrutar algo dentro de lo difícil del vivir. Los seres humanos somos herederos de miles de enfermedades y de defectos evidentes o no, pero todos sabemos que no hay nadie perfecto; cualquiera puede nacer con una personalidad alcohólica sin saberlo. Enfermera – ¿y cuales son esos rasgos de personalidad? Doctor –Egocentrismo, egoísmo, inmadurez emocional, A veces mucho miedo ante la vida y muchos rasgos más.


Enfermera – ¿Pero como se justifica que haya matado a su esposa e hijos? Doctor – No hay justificación alguna Helena, bueno veamos al siguiente cuerpo, pues este no es el que buscamos.

Ambos pasaron el cuerpo muerto de la esposa e hijos mientras Helena pensaba en silencio “Sea lo que sea, nadie tiene el derecho de disponer de la vida de los demás, así se este demasiado alegre o muy triste” La enfermera avanzó hasta el siguiente cuerpo y se dispuso a destaparlo.

Enfermera – Sin identificación alguna, sexo femenino, aproximadamente 65 años sin identificar, la asesino el asesino silencioso ¡murió intoxicada! Doctor –A veces la gente inteligente comete locuras, de seguro esta señora cerró todas sus ventanas para que no entrara el frío y así aprovechar el gas que tan caro esta, pero aparte selló todas las aberturas en las ventanas y las puertas; impidiendo la circulación de aire tan necesaria para la combustión del gas. Obreros, profesionales, cultos e ignorantes mueren de la misma manera o de otras formas tan necias, no es este el que buscamos. La enfermera tapó el cuerpo y se encamino al siguiente muerto.

Enfermera –Este es hombre: se llamaba Anselmo, murió de 53 años de edad de la diabetes. Doctor – Los estilos de vida modernos, así como la falta de ejercicio, las vidas sedentarias y solitarias, la comida chatarra, Y el descuido personal nos dan como resultado vidas enfermas, pues la diabetes y la insuficiencia renal, aparte de otras enfermedades como la hipertensión, males del corazón cáncer de seno, cérvico-uterino etc. están diezmando a nuestra población y a nivel personal nada hacemos por evitarlo. La diabetes es terrible si no se cuida, no es este el que buscamos.

La enfermera tapó el cuerpo y se encamino al siguiente, Lo destapó y era un niño de 3 años muerto de pulmonía

Enfermera – Donde estaban los padres me pregunto yo, pues aquí hay mucho descuido. Doctor –Helena: te dije que no juzgaras, todos nos atribuimos el derecho de opinar sobre la vida y muerte de los demás, sin tener en cuenta nuestros propios errores y defectos. Este angelito ya esta con dios, el se lo llevó de este valle de lagrimas pero no es este al que buscamos, sigamos adelante.


Enfermera –Esta mujer de nombre Angélica de 48 años, Murió de cáncer de seno, no entiendo como un simple examen hace algunos años le pudo salvar la vida; algunos canceres son curables cuando se detecta oportunamente ¿por que no se los hizo? Doctor –Helena: te digo otra vez no juzgues a nadie, algunas veces sus propios miedos son invencibles… ¡Como el miedo de morir de cáncer! y a fin de cuentas; de lo que más temía… ¡De eso murió! Enfermera – ¿Será que ella misma se creó ese cáncer con su mente Doctor? Doctor –Dúdalo Helena, las capacidades de la mente humana no las conocemos y nos asombran. Haríamos bien como ciencia examinar y en su caso hasta aceptar algunos milagros de la vida para aprender algo de ellos y aplicarlos en personas enfermas.


Helena estaba inquieta, ansiosa, pues miraba los cuerpos muertos frente a frente y ya no estaba segura de su vida e inmortalidad, pues niños, jóvenes, adultos y mayores estaban muertos frente a sus ojos y negar su propia mortalidad le era imposible. Morimos de muchas formas, mueren cultos e ignorantes, sanos y enfermos, niños y ancianos, hombres y mujeres, en casas o en las calles u hospitales, de manera lenta o rápida; en fin, la muerte es el destino final para cada ser vivo en este mundo. “La muerte es el premio por vivir”

Enfermera – ¿Doctor tu crees que realmente morimos? Doctor –La ciencia dice que… Enfermera –Al diablo con la ciencia Doctor, por que ya sabemos que también se equivoca y mucho. Por ejemplo en siglos pasados la ciencia decía; que los gansos nacían de los árboles, también decía que el sol giraba alrededor de la tierra, ahora sabemos que la tierra gira. También se decía que lavarse las manos con agua bastaba para evitar infecciones en las operaciones, decían que había que curar solo el cuerpo pues la mente no afectaba, decían también que los enfermos mentales eran endemoniados etc. etc. Usted Doctor… ¿Que piensa sobre la vida después de la vida? Doctor –Por experiencia propia; se que hay algo raro en las experiencias cercanas a la muerte, son la evidencia que nos confronta una y otra vez con el misterio, pero las ignoramos, pues la razón niega lo que los ojos ven; nuestros ojos son ciegos para descubrir la vasta verdad que nos rodea en todo momento. La mayoría de personas que regresan de su muerte, nos dicen que vieron túneles, Ángeles, parientes. Mucha gente que muere por momentos, nos relatan algo fantástico, nos dicen que sintieron una gran paz, que seres de luz los hicieron recordar su vida minuto a minuto etc. En mi creencia personal, yo creo que la vida continúa en otras dimensiones luego de que estos cuerpos mueren.

El Doctor y la enfermera no sabían que ahí en la sala se encontraba presente de alguna forma… ¡Un espíritu! Y que observaba con mucho cuidado lo que estaba aconteciendo, miraba sin preocupación; observaba los cuerpos sin entender que estaba haciendo ahí, ignorante de su propio estado fantasmal.

Doctor –-Bueno, hay que apurarnos, pues hay que entregar el cuerpo, y además no sabemos si es una de esas funeraria que son mas buitres que el propio buitre quien nos lo exija. La enfermera –Este se llama Jesús, 16 años, se suicido, Ha de estar ahorita en el mismo infierno ¡Que bueno! eso es los que se merecen los que se matan a si mismos. Doctor –Helena: otra vez juzgando los actos de los demás. Enfermera –Dicen que el suicidio es un acto de valentía, pero yo creo que es vil cobardía.


Doctor –Cuando se es muy joven: se corren riesgos muy grandes. En la vida de juventud; muchos al carecer de una guía adecuada, se sienten ignorados, no queridos, no amados y la única salida existente es esta ¡La alienación es terrible! pero no solo los jóvenes carecen de guías, algunos adultos se encuentran perdidos, atrapados en vidas sin sentido, no saben que hacer con sus vidas y harían bien acudir con un terapeuta para ventilar sus problemas y logren adquirir mas conciencia sobre su vida y vean mas soluciones a sus problemas. Respecto al cielo y el infierno tal vez esto sea nuestro propio mundo de acuerdo a la visión que tenemos del mismo. Por ejemplo: Para el avaro, el mundo es un lugar para atesorar. Para el psicópata: ¡Este es un mundo para matar! Para el misionero: ¡Este es un mundo para evangelizar! Para el miedoso: ¡Este es un mundo peligroso y amenazante! Para los místicos: ¡Este es un mundo para evolucionar! Para el valiente: ¡Este es un mundo para conquistar! Para la madre teresa; fue un mundo con mucha necesidad de ayuda Y para ti Helena… ¿Que mundo es este?... tu puedes cambiar tu visión, puedes tomar otra perspectiva, solo que cuesta mucho trabajo, pero es factible. Sigamos trabajando y vamos a ver el siguiente cuerpo, pues a según se ve este lugar esta lleno de fiambres.

Helena camino lentamente, sin querer se adentro en los pensamientos sobre la muerte, se sentía muy joven, hacia planes hasta de los 5 años siguientes, pero ahora había encontrado la muerte frente a frente y eso la hacia pensar en que no existe el mañana; que Todo el tiempo es un ahora eterno y comenzaba a pensar que estamos listos para morir desde El mismo día en que nacimos, y veía sin lugar a dudas que lo único seguro en esta vida: es la llegada de la muerte. Helena camino hasta la siguiente gaveta y saco un muerto más.

Enfermera –Este se llamaba Erick castillo. Helena le pronuncio el nombre al Doctor y este asintió con la cabeza por fin lo habían encontrado. El espíritu o presencia escuchó cuando Helena pronuncio su nombre y se asustó de gran manera, pues él era Erick castillo. Al escuchar su nombre, entendió que estaba en una morgue o anfiteatro y que el muerto era él. Erick repitió su nombre mientras no daba crédito a lo que sucedía ahí en ese lugar tan lleno de muertos, todo fue tan claro en ese momento; el anfiteatro, los cadáveres guardados, la búsqueda y su nombre, no le quedaba la menor duda, ¡él ya estaba muerto!


No supo a ciencia cierta cuando murió, nunca estuvo enfermo, no tenia recuerdos de algún accidente, ¿habría muerto dormido? Repitió su nombre tan asombrado como asustado, ¡yo muerto! no puede ser si estoy sano, joven. Yo muerto: repetía sin creerlo. Luego una cascada de preguntas sin respuesta comenzaron a atormentarlo: ¿Quién va a educar a mis hijos? ¿Quien va a terminar la casa? ¿Quien pagara mi entierro y tan caros que están? ¿Mis libros quien los conservara? ¿Mis gatitos quien los cuidara? ¿Mi guardadito del banco quien lo gozara? ¡Mi perro! ¡Ay mi perro, pobrecito! ¡OH no! mis botas de piel exótica… ¿Quien se las pondrá? Todos mis planes se vinieron abajo. Luego los mecanismos defensivos actuaron de inmediato, debo estar soñando, si…… esto tal vez sea una pesadilla, yo pensé que moriría de viejo, creí que nunca me tocaría a mí.

Luego las voces lo centraron de nuevo en aquel maldito lugar

Doctor – ¡Ese es! … ¡Ya lo encontramos! ¿De que murió helena?

El doctor Curtis se aventuró a adivinar la manera en que había muerto Erick Doctor… ¿Como murió?... ¿Apuñalado? ¿Quemado? ¿De cáncer? ¿De diabetes? ¿Sida? ¿Insuficiencia renal? ¿Ataque al corazón? ¿Tumores? ¿Muerte cerebral? ¿Atropellado? ¿Asaltado y asesinado?

Erick sufría a cada forma de morir que pronunciaba el doctor Curtis.

Erick – ¿Asesinado? que miedo ¿Cáncer? ni lo permita dios, ¿Sida? ¡OH dios Mio nooo! Erick se imaginaba que le había ocurrido cada muerte que el doctor pronunciaba, las puras palabras cargadas con estigma y dolor son capaces de atormentar a una persona sensible.


Helena le respondió diciéndole la forma en que este había muerto, pero lo dijo en voz baja, Erick no escucho más que susurros, esto lo asusto más,

Helena –oye Doctor este Erick esta tan viejo que parece momia. Doctor –-Helena ten mas respeto para los que ya se han ido. Erick gritó de manera espontánea – ¿Viejo yo?... vieja tu abuela, Aun soy muy joven y muy guapo por cierto.

Erick no había comprendido que ya no tenia un cuerpo ni bonito ni feo, ahora era solo una presencia, ¡Ahora estaba en su verdadera naturaleza! había pasado a ser solo un recuerdo en los corazones de quienes lo amaban, había pasado a mejor vida. El fantasma se asomó a ver su propio cuerpo y se asustó mucho, pues era cierto, él es el muerto, se reconoce a pesar de las miles de arrugas, ¡Se ve viejísimo! Y sus propias preguntas cobraron mas profundidad, creció mucho al aceptar la verdad que estaba viviendo.


ERICK SE DESCUBRE MUERTO

Erick-¿Cuando Mori? ¿No se que me paso? llevaba una buena vida, bueno no tan buena, es mas llevaba una vida regular, en muchos momentos no tenia ilusión de vivir, pues me pesaba levantarme al trabajo cada día, mi matrimonio era tan falso como un billete de 11.5 pesos, el trabajo me hastiaba, me había convertido en una maquina, en un robot. ¿Y para que sirve una vida sin emociones autenticas? ¿Para que aparentar lo que no se es? ¿Por qué decimos una y otra vez que nos va muy bien cuando en realidad por dentro estamos muertos? que malo es prolongar vidas sin sentido como la mía… creo que no estaba haciendo un buen papel en esta vida y dios me mandó llamar muy enojado para reclamarme por el tiempo que me regalaron en este mundo y que desperdicie miserablemente. ¡No más vida! ¡No más tiempo! no deje nada inconcluso… ¡por que no comencé nada que valiera la pena! ¡Que dolor siento!

Contemplaba su cuerpo muerto, nadie notaba su presencia, se había ido a otro mundo, ahora tendría que rendir cuentas al creador, se le dieron muchos dones y habilidades que nunca uso. Siempre odió sus defectos, no sabia que en los defectos existen dones escondidos. Ahora se iría a lo desconocido, enfrentaría a los temibles señores del karma. A pesar suyo, tendría que dejar todo atrás, no podría dar ni un solo paso hacia atrás. comenzó a caminar por los valles oscuros, tenia mucho miedo, no sabia por donde estaba la senda que lo sacaría de esa inmensa oscuridad, comenzó a sentir presencias malignas a un lado suyo, escuchaba el gemir de las almas atrapadas en esos infiernos oscuros, escuchaba los alaridos muy de cerca. Algunas almas imploraban por una nueva encarnación, ¡Con mucho dolor pedían piedad! Muchas almas o casi todas deseaban una nueva oportunidad para vivir una vida digna, una vida que valiera la pena.


Comenzó a sentir escalofríos, pues sintió que muchas manos intentaban atraparlo para mantenerlo ahí; preso en ese lugar nauseabundo y asqueroso Lleno de almas perezosas incapaces de continuar evolucionando a través de esfuerzo sostenido con una férrea voluntad. Estando ahí, en ese feo lugar, se dio cuenta de que lo rodeaban muchas almas mentirosillas que pedían una nueva oportunidad de vida, pero que una vez encarnadas; se dedicaban a complacer los sentidos sin freno alguno, Haciendo mucho daño a todos los que están a su alrededor. Mientras estas almas mentirosillas pedían una nueva oportunidad con lamentos; Erick o su alma, mas Allá de estas peticiones, podía sentir las ansias y deseos de la carne que poseían a estas almas ¡se espanto de todo! Comenzó a correr lleno de pánico, pues sentía que las almas en pena lo tocaban por todos lados, solo que no podía ver nada, solo sentía de todo, ¡miedo! ¡Mucho miedo! Sorpresivamente escucho un ruido infernal que le taladraba los oídos, su ser entró en un colapso y de repente se sintió arrastrado a su cuerpo en la cama; abrió los ojos con rapidez, seguía escuchando el sonido, y lo pudo identificar, ¡Era el sonido constante de la lluvia cuando cae en los techos de lamina! abrió los ojos y escucho que afuera estaba lloviendo y aunque siempre odiaba la lluvia por que inundaba las calles y su propia casa; estaba feliz de haber despertado, se dio cuenta que estaba mojado, se había orinado en la cama, lo bueno que su esposa se había ido con su madre unos días, ¡su dignidad estaba a salvo! Había recibido una segunda oportunidad, tal vez no la desaprovecharía. Pero con plena seguridad podríamos decir que de nuevo volvió a fallarse una y otra vez.

Fin del relato

Comentarios a lucoya@live.com.mx


la extraña experiencia de erick