Page 1

Editorial ROVE presenta: entrevista a Ana MarĂ­a Shua


Conociendo a la escritora Desde sus primeros poemas, reunidos en El sol y yo, ha publicado más de cuarenta libros. En 1980 ganó con su novela Soy Paciente el premio de la editorial Losada. Sus otras novelas son ANA MARÍA SHUA

Nació en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, el 22 de abril de 1951. Es Profesora en Letras por

Los amores de Laurita, (llevada al cine), El libro de los recuerdos (Beca Guggenheim) y La muerte como efecto secundario (Premio Club de los XIII y Premio Municipal en novela). Cuatro de sus libros abordan el microrrelato, un género en el que ha obtenido el máximo reconocimiento en el ámbito iberoamericano: La sueñera, Casa de Geishas, Botánica del caos y Temporada de

fantasmas.

la Universidad Nacional de Bue-

También ha escrito libros de cuentos: Los días de pesca, Viajando se conoce gente y Como una

nos Aires y trabajó como publi-

buena madre. Con Miedo en el sur obtuvo el Premio Municipal en el género cuento.

cista, periodista y guionista de cine. En una nota autobiográfica, la autora cuenta sobre sus primeras lecturas: “A los seis años alguien me puso en las manos un libro con un caballo en la tapa. Esa misma noche yo fui ese caballo. Al día siguiente ninguna otra cosa me interesaba. Quería mi pienso, preferiblemente con avena y un establo con heno limpio y seco. Nunca antes había escuchado las palabras pienso, avena, heno,

Recibió varios premios nacionales e internacionales por su producción infantil-juvenil. Sus cuentos figuran en antologías editadas en diversos países del mundo. Algunas de sus novelas han sido publicadas en Brasil, España, Italia, Alemania y los Estados Unidos. Su última novela es El peso de la tentación (2007). En el año 2009 ha publicado en Madrid

Cazadores de Letras, que reúne sus cuatro libros de minificción, y en Buenos Aires, Que tengas una vida interesante, sus cuentos completos. Después del breve repaso sobre sus obras, en esta entrevista nos vamos a centrar en la literatura infantil…

HABLANDO DE

CHICOS

pero sabía que como caballo necesitaba entenderlas. Durante una semana pude haber sido Black Beauty pero fui Azabache, en una traducción inteligente y libre. Fui caballo de tiro y caballo de alquiler, recibí latigazos, estuve a punto de morir, fui rescatado... y llegué a la última página. Entonces, con terrible dolor, volví a mi cuerpo y levanté la cabeza: el resto del mundo todavía estaba allí. ‘Deja eso que te va a hacer mal’, decía mi madre. ‘No se lee en la mesa’, decía mi padre. Entonces descubrí que podía volver a empezar. Y otra vez fui Azabache y otra vez y otra vez.

Hablando de chicos, ¿considera que la lectura debe inculcarse como un hábito? Lavarse los dientes todos los días es hábito. Masticar la comida treinta veces es un hábito. Leer es un placer, una alegría, una pasión.

¿Recuerda qué sintio cuando commenzó a leer? Que se me abría el mundo. Ese lugar cerrado y misterioso, lleno de signos incomprensibles, de golpe adquirió significado. Pero además tengo un recuerdo muy intenso de mi primer libro “de verdad”, que fue Azabache. No podía creer lo que había encontrado ahí, no lo quería dejar. ¡Lo leí un millón de veces!


Sobre los textos actuales de literatura infantil, ¿considera que están a la altura de los chicos en Argentina? Y siguiendo en la misma línea, ¿los textos de Argentina están a la altura de lo que quiere leer un chico en Latinoamérica o Europa?

En Latinoamérica, salvo excepciones (Brasil,

“El año del desierto”, de Pedro Mairal. No son libros infantiles. Yo no leía libros infantiles ni juveniles a los 15 años y los chicos de hoy tampoco tendrían por qué hacerlo.

¿Le parece un buen escalón para los más chicos arrancar con la lectura de comics? ¿O aconsejaría otro tipo de lectura?

México y algún otro país), la literatura infantil es algo bastante reciente y novedoso. Nuestros textos, por supuesto, están en muy buen

Todo vale. Por qué no. Osvaldo Soriano no

lugar en ese contexto y de hecho los autores

leyó más que historietas hasta después de

infantiles argentinos publicamos en toda

los 20 años. Además, las historietas pueden

América Latina. Europa, en cambio, tiene una

ser también para adultos. Pero ya casi no

larga y fuerte tradición de literatura infantil

hay revistas de historietas en Argentina, las

con grandes escritores dedicados al género.

reemplazó la tele…

De todos modos, en el plano internacional, nuestra literatura, ya sea infantil o de adultos, se sostiene muy bien. Ojalá la Argentina diera políticos de la misma calidad que sus artistas.

Cuando incursionó en la escritura para chicos, ¿cuál fue su motivación?

¿Considera que la literatura infantil y juvenil en Argentina se encuentra madura (en función a la demanda de los lectores) o cree que aún falta por hacer?

Me lo propuso la editorial Sudamericana, con la que yo estaba trabajando en ese momento.

Está perfectamente madura y también

Canela se hizo cargo del departamento infantil

falta por hacer. Por suerte la literatura sigue

y me preguntó si no tenía algo para chicos. Mi

creciendo, cambiando y renovándose en forma

motivación fue en parte económica. Yo vivía

permanente.

en ese momento de mi trabajo en publicidad y pensé que si incursionaba en el campo infantil podría llegar a vivir de escribir libros. Y así fue.

Suponiendo que podemos hacer magia y con un hechizo vuelve a tener 15 años ¿Qué dos libros le gustaría leer en la actualidad? Tomando en cuenta a un autor extranjero y a otro Argentino. El libro de cuentos “La lenta furia”, de Fabio Morábito, un escritor mexicano y la novela

Un autor de literatura infantil y juvenil, a su entender, ¿en quién debe pensar a la hora de escribir un texto: en el padre o en el hijo?

Debe pensar en sí mismo, por supuesto. En lo que le gustaría leer si fuera chico.


ULTIMAS PREGUNTAS SOBRE

CHICOS

De sus cuentos infantiles, ¿con qué personaje se siente más cómoda a la hora de escribir y desarrollarlo a lo largo de la historia? Me gustó mucho ponerme en la piel de Emanuel, un chico de doce años de hoy en la novela

Diario de un viaje imposible.

¿Considera que la lectura de textos infantiles, de ciencia ficción y de fantasía es para un rango de edad determinada o no hay edad para leer este tipo de géneros?

¿Qué definición (no académica) nos puede dar de los micro relatos o cuentos brevísimos? ¿Qué debe tener una obra para considerarse como tal? Pero es que no hay nada más

Los textos infantiles son para chicos, como su nombre lo indica. La ciencia ficción y la fan-

claro que la definición académi-

tasía no tienen edad determinada. Todos nuestros grandes escritores han escrito literatura

ca: es un texto narrativo que no

fantástica.

tiene más de veinticinco líneas como máximo. La cuestión de la extensión es muy simple. La definición de “narrativo”…bueno, podríamos escribir libros enteros. A veces la minificción juega en los límites y uno se confunde un poco. Pero hay una forma definitiva de reconocerlas: si parece un poema, es un poema. Si parece un aforismo, es un aforismo. Si parece un chiste, es un chiste. Si no se sabe bien qué es…es una minificción.

¿Nos muestra un cuento brevísimo de su autoría? En estas humildes palabras está encerrado todo el espíritu de su autora: “Socorro, socorre, sáquenme de aquí”.


SOBRE LITERATURA E INTERNET

FICCIÓN, E-BOOK ¿Le gusta leer libros de ficción, fantasía o prefiere novelas? Las novelas son libros de ficción. Yo sólo leo ficción, en forma de novelas, cuentos o cuentos brevísimos. Muy poca poesía y nada de ensayo.

Sabemos que fue jurado en certámenes literarios: sin caer en un juicio de valor sobre los mismos, ¿considera que es un canal adecuado para mostrar “al gran público” una obra?

Sí, es un canal excelente. Antes de ser jurado, yo misma me presenté a muchos concursos y gracias a un concurso pude empezar a publicar.

Al momento de pensar guiones de cine, ¿significó un cambio en la forma de escribir, sintió que tuvo que adaptar de manera abrupta la escritura?

Sí, escribir guión de cine es algo muy distinto. Se cuentan con pocos elementos: el tono, el estilo, la forma de contar son armas del director con las que el guionista no cuenta. Es bastante desesperante tener que trabajar con tan pocos recursos, me sentía como un boxeador que sube al ring con las manos atadas y sólo puede esquivar o dar cabezazos.


DESPIDIENDO A

ANA MARÍA Pregunta obligada de nuestra editorial: ¿Cree que se complementarán o tomarán caminos distantes en el mediano plazo el “libro/ebook/nuevas tecnologías/autor”

Creo que van a convivir. El e-book va a ir ganando terreno sin desplazar completamente al libro de papel. A la larga, es muy posible que el libro en papel se convierta en un lujo para exquisitos. ¡No me pregunten de qué vamos a vivir los autores! Los músicos se las arreglan con sus presentaciones públicas, pero nosotros…

¿Quiere contar algo sobre sus proyectos para el 2010? Estoy escribiendo un libro de microrrelatos sobre el circo. Y, como siempre, haré algo para chicos también.

¿Considera que es más difícil escribir obras fantásticas que obras realistas? No, en absoluto. Es exactamente lo mismo. Lo difícil es escribir obras buenas.

Para nuestros lectores, ¿dónde pueden saber más sobre usted? Pregúntenle al google, que sabe todo.

Desde Editorial ROVE queremos agradecer la buena predisposición de Ana María ante la entrevista y esperamos que nuestros lectores hayan disfrutado tanto como nosotros de la misma.

Editorial ROVE, una idea en acciòn www.editorialrove.com Nª registro safecreative: 1005036178142 Se puede reproducir esta entrevista citando la fuente.

Entrevista a Ana María Shua  

Editorial ROVE presenta una entrevista a una autora Argentina, Ana María Shua