Page 1

II COLABORACIONES

PALABRAS E ILUSTRACIONES Juan Luis L贸pez Anaya http://dididibujos.blogspot.com/


. De nuevo, gracias a todos y todas por vuestras letras, por compartir un trozo de vosotros mismos. A Loli y Candela, sin ellas no serĂ­a posible.


1. Agustín Martínez Valderrama (2) 2. Amparo Martínez Alonso (Petra Acero) (1) 3. Ana Crespo Tudela (2) 4. Ana M. Blanco (2) 5. Ana Vidal (2) 6. Arte Pun (1) 7. Carmen Martínez Marín (2) 8. Caro Fernández (1) 9. Che Ruiz Hódar 10. Danik Lammá (1) 11. David Moreno (2) 12. Elena Casero Viana 13. Elisa Brioa Escudero (2) 14. Esperanza Temprano Posada (1) 15. Fernando Vicente (1) 16. Fortunata Pérez de la Ossa (1) 17. Hugo Perea (2) 18. Javier Ximens (2) 19. Jesús Humberto Olague Alcalá (1) 20. Josa Rodríguez Hódar (1) 21. Jose Luis Sandín (1) 22. Juan Luis López Anaya (1) 23. Juan Romagnoli (2) 24. Kum* (1) 25. Laura Garrido (2) 26. Leire Brenan (2) 27. Lucía García Moral (1)


28. Luisa Hurtado (2) 29. M.A. (1) 30. M. Ángeles Martínez (1) 31. Manuel Rebollar Barro (1) 32. Mar González (Puck) (1) 33. Mar Horno (1) 34. María José Abia Sainz (1) 35. Mariela Méndez (1) 36. Mayte Sánchez Sempere 37. Mei Morán (1) 38. Miguelangel Flores (1) 39. Miguel Ángel Molina (1) 40. Mis textículos (1) 41. Montse Aguilera (2) 42. Nicolás Jarque (2) 43. Niño Cactus (2) 44. Norhra Velez (1) 45. Pablo Gonz (2) 46. Paloma Hidalgo (1) 47. Patricia Nasello (1) 48. Pedro Alonso Da Silva (1) 49. Pedro Llamazares González (2) 50. Pedro Sánchez Negreira (1) 51. Purificación Menaya Moreno (2) 52. Rosa Martínez (2) 53. Sandra Montelpare (2) 54. Santamaría (1) 55. Santiago Eximero (1)


56. Sara Lew (2) 57. Sara NY (1) 58. Su (2) 59. Sucede (1) 60. Torcuato González Toval (1) 61. Víctor Lorenzo (1) 62. Volarela (2) 63. Yashira (1)


Colaboraciones II. Idea original: Juan Luis López Anaya. Revisión de textos: Por parte de cada autor. Diseño: Juan Luis López Anaya. Ilustraciones: Juan Luis López Anaya. Todos los derechos reservados. De los textos: Los Autores. De las ilustraciones: Juan Luis López Anaya. Para distribución gratuita en medios electrónicos.

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/deed.es Colaboraciones II se comparte bajo un acuerdo de licencia Creative Commons versión 3.0. Puede ser difundido o distribuido parcial o totalmente siempre que se reconozca de manera pública el crédito de los autores, se utilice para fines no comerciales y se otorgue una licencia similar en caso de que de su uso resulte una obra derivada.


OLEAJE Agustín Martínez Valderrama http://acusmartvald.blogspot.com.es/ La mar va y viene, viene y va, como el coño de la Bernarda. La mar, la puta mar, se contonea y gime como el fuelle oxidado de un viejo colchón. Luis toca el piano desnudo frente a la ventana y espera que una ola iracunda, salvaje, lo engulla y arrastre al fondo. Pégate un tiro o vete a vivir a un camping, dice la canción. Pero Luis nunca fue hombre de mar, de dormir al raso. Hay, ya se dijo, mares que vienen y van, mujeres que lloran, coños que huelen a salitre, pianistas que flotan. Y así.


DECONSTRUCCIÓN Agustín Martínez Valderrama http://acusmartvald.blogspot.com.es/ Un diáfano destello dieléctrico desgaja la euritmia cual devastador desvelo de desdicha y desazón. En su desdén, nada detiene la deriva de su desquicio, el desvío de su desatino, el desenfreno despiadado de su designio decrépito. El desafecto desliz, deceso, devaneo y dislate del desamor - deviene en desaliento y desluce el descrédito diligente de la dúctil derrota desvalida. Todo lo dispersa, disipa, disemina, disuelve, divide, disgrega, dilapida, dirime y difumina. Se desvanece el deseo, desaparece el delirio, se diluye el desvarío. Distantes. Desnudos. Sístole. Diástole. Tú y


LA FIGURA NEGRA Amparo Martínez Alonso (Petra Acero) http://petraacero.blogspot.com.es —…Y esta es la última. —Pues a mí me ha entrado hambre. Siempre me pasa con las esculturas negras. El pequeño grupo se dirige hacia el restaurante del museo. —¿De verdad quieren hacernos creer que esos humanos oscuros se pasaban el día pidiendo? —¿Humanos?


Amparo Martínez Alonso (Petra Acero) http://petraacero.blogspot.com.es

Abro el trastero. Sus ojos vivos me miran llenos de ilusión. Con el cuchillo en la mano me acerco. Él no vuela, pero mueve sus alas impulsándose hacia mí. Me paro, espero. Llega acalorado y me sonríe. ¿Por qué? Me siento incómodo. Escondo el arma detrás de mi espalda, como un traidor. Me picotea un zapato, el derecho. Me mira desde abajo con gesto agradecido. Permanezco inmóvil. Él sigue con sus caricias, alternando sus picotazos de uno a otro de mis zapatos. Le dejo hacer. Me mira cada tres picotazos, como interrogándome, como si esperase algo de mí, alguna recompensa por su picoteo acompasado: tres golpecitos a mi puntera derecha y mirada hacia arriba; tres golpecitos sobre la izquierda y mirada arriba… Siempre buscando mis ojos, mi gesto, mi asentimiento… ¡Yo qué sé! Continuo parado, esperando… Mi pato repite su picoteo, yo sigo sin entender. Me cambio el arma de mano y deja de sonreírme. Entonces patea su pata derecha y coloca sus alas en jarras. Permanece así, pateando y mirándome como una madrastra muy enfadada; luego bascula su peso a la otra pata, sin alterar la postura en


jarras, y golpea las baldosas del trastero con su pata izquierda. Escondo el cuchillo en el bolsillo trasero de mis vaqueros y, lentamente, le muestro mis manos vacías. Él relaja sus alas y me devuelve la sonrisa, forzando tanto el gesto que me recuerda una máscara: la del pato diabólico. Retrocedo. Camino de espaldas hacia la puerta, como una gallina, pero no me importa. Cuando palpo el picaporte sonrío de verdad. El pato diabólico sigue ahí, parado, sin quitarme ojo. En la cocina, con el cuchillo otra vez en mi mano derecha, corto las naranjas y me hago un zumo.


CAÍDA LIBRE Ana Crespo Tudela http://acuatroletras.blogspot.com/

Oigo los gritos de los vecinos pidiendo que no lo haga. Mi madre, a mis espaldas suplica mi clemencia, pero yo ya estoy dispuesta, así que la balanceo cogida por las orejas y canturreo. _La tiro, o no la tiro. La tiro, o no la tiro Hecho!! La lanzo por los aires mientras observo cómo cae en mitad del patio. Tan solo unos segundos de suspense. Por fin se mueve, está viva. Un suspiro de alivio, recorre la manzana. Y triunfal me giro y le digo. _Ves mamá como sí que tienen siete vidas.


SHERLOCK Ana Crespo Tudela http://acuatroletras.blogspot.com/ Quién hubiera imaginado que cada noche a las 12, puntual como el Big Ben, al cerrar la puerta de su dormitorio, se quitaba el traje de hombre tranquilo, se ponía el disfraz de Sherlock, se sumergía en la lectura de una novela policiaca y jugaba a adivinar quién era el asesino, antes de llegar al desenlace de la historia.


FEÍSMO Ana M. Blanco http://arrimadosalasombra.blogspot.com.es/

Son las doce de la mañana. Se acaban de abrir las puertas de la sala. Numerosos periodistas se arrebujan en las escaleras de los juzgados. Parece ser que a consecuencia de una mala gestión protocolaria no ha podido llegar a tiempo la solicitud de indulto para la acusada. Los hechos tuvieron lugar el mes pasado cuando, en cumplimiento de la orden ministerial, se suprimieron de las praderas septentrionales del país las socorridas bañerasabrevadero, dando lugar a sonadas algaradas del ganado bovino en las plazas de los ayuntamientos, con los consiguientes disturbios. La vaca instigadora, que respondía al nombre de Walesa, fue detenida como escarmiento. Mañana será sacrificada.


IBERDROLA Ana M. Blanco http://arrimadosalasombra.blogspot.com.es/ Se privatizaron las energéticas, subieron los recibos y se felicitaron todos por el libre comercio. Para evitar las malas lenguas, una se disfrazó de verde y erigió un monolito de proporciones gigantescas, a fin de adornar la ciudad. El monumento es aparentemente ecológico e inofensivo. Pero en las noches de luna llena, excitado tal vez por la visión de algún cráter lunar, se transforma en un henchido falo, enciende su muselina blanca de esperma y amenaza a la población con una lluvia ácida.


LA NEGRURA PESA Ana Vidal http://relatosdeandarporcasa.blogspot.com.es

Abre un ojo, ha dormido suficiente pero todavía no es de día ¡qué raro! Trata de conciliar el sueño, pero no puede. Se siente extraño pero no sabe por qué. Abre el otro ojo y nota algo pesado que le cubre. La noche hoy es diferente: pesa. Se acerca a su compañera pero no la encuentra a su lado, sino más arriba, entre una capa espesa y negra. Se eleva hacia la superficie, no nada. Qué raro, piensa, qué estará haciendo, se pregunta. Entonces él mismo empieza a boquear, le falta oxígeno, el agua pesa en sus branquias. No es agua. Todo se vuelve negro a su alrededor. Flota.


HASTA LA LUNA Ana Vidal http://relatosdeandarporcasa.blogspot.com.es/

Sabía que encontraría a la princesa de mis sueños, aunque tuviera que ir a la luna a buscarla. Ahora estamos juntos, ella me acompaña siempre. Y yo la besaré cuando me acostumbre a esta atmósfera, en cuanto pueda quitarme la escafandra.


MASCOTAS Arte Pun http://codivergencia.blogspot.com.es/ Aunque ya es tarde y le he cogido cariño, a veces pienso que me equivoqué de mascota. Se llama Rodolfo. Es muy independiente, y con carácter. Me escucha con atención pero hace lo que le parece. Desordenado, todo lo que toca lo deja por medio. Para comer es muy delicado, cuatro son las comidas que le gustan, y no lo intentes cambiar. Y hablar, poco, lo justo, no es de los que maúllan por maullar. En cambio, sí tiene una estrella, es muy zalamero, y todo lo que quiere de mí lo consigue cuando me viene con su ronroneo. Porque, yo tengo un hombre, ¿qué tienes tú?


ENTRE LOS BESOS Carmen Martínez Marín http://aymaricarmen.blogspot.com.es/ Los besos parecen peces que flotan entre los intervalos de las olas, fundiéndose entre labios de sabores salinos entre milhojas dulces, escritos sobre la mar en su caleidoscopio, son besos de colores que navegan entre caricias de agua, fluyen y salen a nado en busca de bocas o vienen mezclados entre las redes de los pescadores cuando llegan a puerto. Sentada en la orilla, sobre la fina arena o asomada por la ventana de un cuadro conocido, está esa mujer de azul que contempla el mar y la magia de los besos. Entre los besos dados y los que le quedan por dar, se queda entre los últimos.


¡MÍRENLAS! Carmen Martínez Marín http://aymaricarmen.blogspot.com.es/ La luz era tenue y el aforo estaba completo: ―La palmera mira al cielo y a la tierra con ojos amarillos. Con sus múltiples brazos saluda al aire que la agita. Sus ojos parecen los de un cíclope de huerto; vigilante de los demás congéneres de su alrededor. Y la morera sola. En soledad perpetua, además de desnuda ahora que le han podado las ramas. Escucha las voces de los que pasan por su lado y observa, un poco tuerta, la mirada furtiva de los otros. Ahora bien cuando de las moreras cuelgan las ramas repletas de hojas verdes y los naranjos empiezan a florecer, en mi ciudad se combinan los colores y los sabores con los sentidos, en una encrucijada de caminos distintos, pero parecidos haciendo que los que deambulan por las calles sientan ese aire diferente que los impregna, hasta tal punto que sin querer, se creen otros. Otra imagen habitual que sirve de ornamento a parques y jardines en los tiempos modernos es el olivo. De cuándo este árbol de labor y rico fruto, es un elemento de adorno. Hoy en día tan usado en los minúsculos parterres del nuevo formato de vivienda, en el extrarradio de las ciudades… …Y la palmera sin viento parece dibujada; cuando salgan a la calle ¡Mírenlas!‖.


Así empezaba la joven Licenciada en Medio Ambiente su ponencia en el ―Primer Encuentro para Ciudades Sostenibles‖. El aforo del auditorio quedó en un silencio tan delicado como patente. Al terminar su exposición, recibió un aplauso sonoro y rotundo.


REALIDAD Caro Fernández www.tripl-c.ning.com Es la princesa quien, indefectiblemente, debe besar al sapo. Si fuese al revés, la mayoría de los cuentos terminarían con un príncipe soltero o conviviendo con la cruel bruja, que puede ser muy diabólica pero carga con un cuerpo escultural.


JAVI Che Ruiz Hódar http://yotambientengounblogpuntocom.blogspot.com.es/ Era un niño muy imaginativo. Muchas veces, estando solo en su habitación, lo escuchaba hablar con el sentido de quien conversa con un amigo, entre sus juguetes, jugando como quien juega con un compañero. Cuando se sentaba a la mesa tampoco parecía sentarse solo. Incluso cuando nos tumbábamos juntos en la cama, debíamos dejar un hueco para aquel amigo omnipresente aunque invisible a cualquier vista que no fuera la suya. ―Se llama Javi.‖, me dijo un día. ―Tiene cinco años y la ropa mojada porque se ahogó en la piscina‖. ―¿Y cómo sabes tú eso?‖, pregunté asombrada. ―Me lo ha dicho él‖, contestó escuetamente. Durante aquel verano Javi vivió entre nosotros como uno más. Había días, sin embargo, en los que no aparecía y cuando preguntábamos dónde estaba, la respuesta era ―Lejos‖. Y seguía impasible con lo que estuviera haciendo, como si la ausencia esporádica de aquel compañero fuera natural. A principios de septiembre, un domingo aciago, su cuerpo apareció flotando en el agua. No sé cómo pudo llegar él solo a la piscina en la oscuridad de la noche o al filo del amanecer. No sé cómo se le ocurrió bajar solo la calle hasta llegar a la zona vallada y cerrada de noche por el vigilante de la urbanización. No sé qué le impulsó a lanzarse al agua. Hace ya veinte años de aquello, hoy ya sería un hombre de veinticinco. No obstante, el recuerdo todavía duele como aquel día en que se rompió mi corazón.


A veces la brisa trae a mis oídos una risa infantil multiplicada y confío con toda la fuerza de mi alma en que no estén solos, confío en que no sientan la fría humedad del agua, confío en que no estén jugando con un niño vivo.


REYES MAGOS DE ORIENTE Danik Lamma http://daniklamma.blogspot.com.es/ En la mañana del 6 de enero, de la cama cayeron unos hilitos pegajosos. El niño corrió a despertar al padre, excitado y sorprendido. —¡Papá! ¡Papá! ¡Los Reyesssss! —¿Vinieron? —Responde el padre todavía adormilado por la faena nocturna— —¡Sí, vinieron y me dejaron toda su magia! —¿Y...los regalos? —Pregunta el padre, divisando los envoltorios intactos y conduciendo al niño hacia los paquetes acomodados en la sala— —¡Mira Mario! ¡Hay que abrir los regalos! —No, no, papá. ¡No soy Mario, soy Spiderman!


¿RASCACIELOS? David Moreno http://microseñalesdehumo.blogspot.com

Hace unos días que estrené el nuevo ascensor. Descendiendo hasta la planta calle, sucedió que primero me creció el pelo, luego noté en la cara acné juvenil y finalmente, justo cuando el ascensor se detuvo, me encontré babeando, a cuatro patas y con pañales. Desconcertado, alcé la cabeza y los botones quedaban altísimos. Ante la ausencia de vecinos, tan sólo pude gatear escaleras arriba con la suerte de que ya en el primer piso, me crecieron los dientes y en el segundo, aunque inestable, mi cuerpo se enderezó. Ahora voy por el piso setenta, ayudado por un bastón.


PRINCIPIOS ROTOS David Moreno http://microseñalesdehumo.blogspot.com De niño prometí a mi padre, que nunca me arrodillaría ante nadie. Que eso es de cobardes. Y los Menéndez, no lo somos. Doy fe que no lo he hecho en ninguna situación adversa de mi vida. Ni en el colegio cuando el grupo de los mayores me dejó en calzoncillos en el recreo, ni en la mili cuando el primer día los compañeros veteranos me despertaron apuntándome con sus fusiles. Esto es distinto. Sin poder contener las lágrimas y con las rodillas clavadas en el suelo de la iglesia, ruego a Dios que no se lo lleve tan pronto.


TRES TRISTES TIGRES Elena Casero http://escriptorum54-adlibitum.blogspot.com.es/ Era normal escuchar en las conversaciones de los mayores las referencias hacia el lugar lejano que habían dejado atrás, muchos, muchos años antes. No parecían ponerse de acuerdo en las razones de aquel viaje. Unos decían que el planeta no era el mismo, otros alegaban el instinto de aventura, otros la necesidad de buscar nuevos espacios para los más jóvenes. Pero en sus respuestas encontrábamos contradicciones y tristeza. Tan sólo parecía haber un recuerdo común al que todos aludían con un deje de añoranza, con los ojos enrojecidos: el paisaje, los abrumadores colores y sonidos de la naturaleza, las puestas de sol y el murmullo de los bosques en otoño. Antes de que el sol enrojeciera, los tres tomamos una pequeña nave y nos dirigimos, impulsados por la curiosidad, hacia el lejano mundo originario de nuestros antepasados. Un pequeño planeta llamado Tierra. Nada más aterrizar pensamos que habíamos confundido las coordenadas. Los colores eran abrumadoramente grises y el único sonido que llegó hasta nuestros oídos fue el del silencio.


RENACER Elisa Brioa Escudero http://elystone.blogspot.com/ Todo estaba perdido, sólo negación y desánimo. Muchos abandonaron la fe, se rindieron. Algunos niños asustados ante tanta aridez empezaron a llorar, se fueron uniendo más; después algunos adultos: poetas, escritores, dibujantes, soñadores que todavía conservaban la capacidad de creer. Fueron muchas las lágrimas derramadas, el caudal de ese llanto empapó la tierra seca y sin vida que era su hogar. De pronto… algo les hizo tambalearse; primero fueron pequeñísimas vibraciones, después leves temblores y al fin ante la mirada atónita de los incrédulos y la luminosa expresión de los que había regado el cuerpo de la Tierra, allí estaba. Una pequeña ramita verde, apenas una minúscula mota sobresaliendo de la humedad, desafiando a los incrédulos y agoreros, regalando esperanza para los soñadores, anunciando una nueva forma de empezar a convivir con el mundo de los seres vegetales.


PUNTO DE APOYO Elysa Brioa Escudero http://elystone.blogspot.com.es/ No, señor juez, no pienso declararme culpable. No lo soy, hice lo que mi conciencia me dictaba. Sí, si tengo algo que alegar y me gustaría contarlo y que me atendieran con cuidado. Ahora sé que llegué hasta aquel camino por un motivo: escuchar la desesperación de aquel hombre. Y la escuché ¡vaya si la escuché…! Lloraba como un niño, ¡no! como un animal herido. Lo que vi fue un tipo estrujando una gruesa cuerda, apoyado en el tronco del único árbol de aquel secarral. Ya no quería vivir, ignoraba como seguir y no le quedaban fuerzas. ¿Qué debía hacer yo? Solo fui el punto de apoyo, nada más. Eso no es un crimen ¿verdad?


LA TRISTE HISTORIA DE LA TIA RITA Esperanza Temprano Posada http://elrastrodelapalabra.blogspot.com

Nació ya siendo mayor y se perdió lo mejor, por eso siempre luce la sonrisa de un monigote triste. Se quedó enganchada en esa guerra que le robó los besos que nunca dio y los novios que nunca tuvo, y se refugió en la pegajosa felicidad de las pastillas de café con leche. Una noche de marzo, cuando los caramelos empezaron a saberle a café amargo, saltó al vacío, pero se levantó y siguió muriendo. Ahora ya ni los prueba, no sea que se le peguen a los dientes que no tiene y a los recuerdos que no guarda.


RESTOS ARQUEOLÓGICOS Fernando Vicente www.fernandovicente.me En los últimos meses se ha intensificado el enfrentamiento entre los representantes de las dos principales corrientes de investigación arqueológica. El motivo de la disputa es la morfología, taxonomía y preeminencia de la vida animal que un día pobló el planeta conocido por Tierra. Así, la Escuela Arqueológica de Urano sostiene que la vida fue primordialmente terrestre, según han podido deducir sus investigadores de los documentos hallados en las excavaciones, entre los que se encuentran los llamados legajos «Carnecería Garrote. Carnes del país. Toro de lidia durante toda la temporada». Sin embargo, para una fundación adscrita a la Universidad de Marte, la vida fue primordialmente acuática. En defensa de su teoría exhiben unos documentos hallados en un yacimiento cercano al de sus rivales y que denominan «Lourdes. Pescados del Cantábrico. Marisco directamente desde las lonjas». Pero en lo que ambas corrientes coinciden es en que la vida en el planeta se extinguió en un estado de placidez y felicidad absoluta, como prueban profusamente los restos denominados «CocaCola».


LA SIRENA Fortunata Pérez de la Ossa http://afortunata.blogspot.com.es/ Al atardecer, iba a pescar con mi padre. Caminábamos hasta una zona de rocas, él arriba, y yo abajo. Me gustaba ver los círculos concéntricos en el agua y las sombras de los peces nadando. Fue una noche de luna nueva; un pez volador emergió del mar agitando las alas, cientos de gotas se esparcieron por el aire, de ellas brotaron mariposas doradas que subieron hasta el cielo. Quise volar tras ellas. Esa noche mi padre me llevó en brazos envuelta en una manta. —Mirad, traigo una sirena —dijo. Y fue verdad, nunca más supe caminar sobre la tierra.


RENATA Hugo Perea http://microrrelatosexecrables.blogspot.mx/ Le dije a mi hija que los monstruos no existen. Ella cerr贸 sus nueve ojos, satisfecha con mi respuesta. Y me alej茅 volando.


BUEN SAMARITANO Hugo Perea http://microrrelatosexecrables.blogspot.mx/ Cada semana acude al hospital a donar un poco de sangre. Pero nunca es la suya.


EL POZO DEL DESEO Javier Ximens http://ximens-montesdetoledo.blogspot.com/ Sacar el cuerpo del pozo le costaría poco esfuerzo. En silencio oprimido, el viejo Tiburcio tejió una red con atillos de esparto, como la que hacía para resguardar en el redil a las indefensas ovejas del ataque de los lobos despiadados. En presencia del señor Juez, de la Guardia Civil y de su joven mujer —que con lágrimas deshilachadas y manos trémulas estrujaba el mandil en un rincón del patio—, colocó el aparejo alrededor del cadáver del señorito Andrés, que flotaba en el agua. Enhebrada la cuerda a la polea, lo extrajo. Arrojarlo le había costado mucho más.


EL PESCADOR DE LÁGRIMAS Javier Ximens http://ximens-montesdetoledo.blogspot.com/ En Ibiza, enganchada entre sus redes, un pescador ha recuperado un ánfora fenicia llena de lágrimas. Lo supo por el aroma de llanto. Son de las mujeres de los pescadores que la mar se quedó. En una de ellas, la más grande y cristalina, le ha parecido ver el rostro de su padre y ha sentido la fragancia de su madre. Después de abismar la vasija en el azul y empujado por brisas d gaviotas, ha remado rápido a puerto con deseos de abrazar a su mujer y decirle a su madre, con voz afable, que ya no hace falta que vuelva a llorar en el acantilado.


ERROR DE CÁLCULO Jesús Humberto Olague Alcalá http://jholaguepersonal.blogspot.com Tomás Feliú se levantó temprano y preparó el globo, mientras Jesús González Green dispuso el equipaje necesario. La ruta estaba bien definida, y la intención también. No esperaban que, apenas alzar el vuelo, un viento de levante les lanzaría por los aires en sentido contrario al que se habían trazado. Cinco días después, al descender en Venezuela, González Green lanzó un suspiro de alivio, ¡no era Santa Cruz de Tenerife pero también en Maturín había carnaval! Después de todo podrían utilizar el contenido del maletín: algunos pares de zapatos puntiagudos y arriscados, varios trajes coloridos de arlequín y una pequeña colección de máscaras y antifaces a juego.


REMORDIMIENTO Jesús Humberto Olague Alcalá http://jholaguepersonal.blogspot.com Me siento como un ciego, un sordo, un mudo. Las horas pasan y los recuerdos me escarban las entrañas, me carcomen y hacen túneles, como las hormigas bajo los árboles que alimentas.


EL BESO AZUL Josa Rodríguez Hódar http://josamotril.wordpress.com/ El beso azul es el menos de los besos, ese que se da cuando uno se despierta cuando se tiene que marchar. Es ese ósculo que no se puede dar porque a quien quieres darlo… ¡Ese ya no está! Ni estará. El beso azul es ese que imaginas porque ya no te pertenece, Aunque conserves su sabor. Ese beso se pierde en el azul, pintándose también de azul, ―azulando‖ lo gris y lo negro, volando y posándose en el aire, y allí viaja hasta esos labios, ya muertos, donde se posa tranquilo, sin que ella lo sienta…sin que ella sepa nada de mí… Y luego vuelve a mí, siempre vuelve, y se queda a mi lado disfrazado de beso, siempre pintado de azul, como el cielo que lo entregó y como el mismo que lo trajo siempre manchado de azul… Azul, nunca de rojo fuego, que es el color de todos los besos que ya nunca podré darte… El beso azul es una lágrima que se derrama, y que no me atrevo a secar.


TORMENTA Jose Luis Sandín http://josseluiss.blogspot.com/ Los rayos caían con tristeza, acaso con palidez: ya no había árboles que los recibieran.


PENSAMIENTOS Juan Luis López Anaya http://dididibujos.blogspot.com.es Prisioneros en círculos individuales de egoísmo concéntrico, vacíos de ilusión y movimiento...¿hasta cuándo?


RECORTES Juan Luis López Anaya http://dididibujos.blogspot.com.es

Consumo Resumo Recorto Y aprieto "pero la calidad en sanidad es la misma" Aumento Masifico Castigo Y condeno "pero la calidad en la educación es la misma" Miento Engaño Manipulo Y me enriquezco pero quiero más, por eso soy político.


TUIT I Juan Romagnoli Parece que mi donante de coraz贸n estaba enamorado de la misma mujer que yo. Incre铆ble.


TUIT II Juan Romagnoli Aquel hermoso unicornio, para no llamar la atenci贸n, simulaba ser un caballo que iba a una fiesta de disfraces.


AROA Kum* http://haikumk.blogspot.com.es/

Aroa habitaba el presente. No entendió nunca de mañanas ni de ayeres. Vivía su vida sin más, consumiendo los instantes como quien saca agua del mar. Pequeña como un santiamén y bella como un orgasmo, sentía una cercanía innata y un cariño natural por todos los seres con los que compartía el planeta: personas, animales, plantas, pero también por las rocas, el fuego, la lluvia, el viento, la pradera o la montaña. Aroa no lloró nunca. Nació con los ojos abiertos, celebrando con balbuceos la alegría de una nueva vida. Aquel día no murió nadie, ni cerca ni en ningún sitio. Ni siquiera fue miércoles, lunes o domingo, no llovió, no hizo frío ni calor. Nada. Aquel día sólo ocurrió su llegada al mundo. La comadrona que asistió el parto estuvo un rato dándole vueltas al bebé buscándole las alas, convencida como estaba de


que aquella criatura tenía que ser un ángel, por su belleza, su felicidad y la calidad de su piel, que tuvo siempre la textura de los momentos alegres. Sus padres, Sol y Luna, eran dos hippies practicantes del amor libre que creían a su manera en dioses de su propia invención. Dioses con cabeza de animal y nombres impronunciables que tallaban ellos mismos en el corcho de los árboles. Varias veces estuvieron a punto de asfixiar a la niña Aroa con el humo de las velas y los inciensos con los que celebraban sus días sagrados, que eran uno sí y otro también. Luna y Sol eran adictos a los abrazos, amantes de los animales y vegetarianos recalcitrantes, claro, pero su hija fue más allá: se alimentaba exclusivamente de los frutos y las flores que se desprendían a su paso de los árboles con los que solía hablar, jugaba con las pirañas del río y los escorpiones velaban su sueño. Nunca le temió a nada, nunca nada le hizo daño. Una noche de equinoccio a sus padres se les fue la mano con los hongos alucinógenos y agarraron un globo tal que salieron flotando hacia el sureste cantando mantras inventados y no regresaron jamás. Aroa esperó tres días y tres noches contando hormigas. En el cuarto amanecer le prendió fuego a la casa y puso rumbo a su destino, llevando sólo en su bolsa un reloj que daba el Ahora y una brújula payasa que señalaba el Aquí. Atravesó las Montañas del Norte escoltada por los lobos que cuidaban sus descansos, recorrió las Ciénagas del Olvido a lomos de los caimanes, y llegó por fin a los bosques que desde siempre se le aparecieran en sus vigilias. Fue allí donde los búhos la guiaron hasta el sendero que terminaba en la plaza.


El día que llegó Aroa no murió nadie en el pueblo ni pasó nada en la aldea. Sólo ocurrió su llegada. Al verla pasar los vecinos se daban la vuelta para mirarle las alas, convencidos de que era un ángel por la expresión de sus ojos y el matiz de su sonrisa, que tuvo siempre la cualidad del contagio. El padre Anselmo, cercano ya de la muerte, pensó que era un querubín que venía a anunciarle algo. La China, al barruntarla en el bosque, recordó con cierta nostalgia los tiempos ya remotos de las hadas. El Pulga se enamoró de ella sin haberla visto siquiera, cuando las bestias fueron al prado a contarle de su llegada. Buenaventura se la cruzó camino de la taberna y ya sentado en su mesa, después de un trago de ron, dijo como para nadie: —La vida se vive a sí misma. Amador fue el primero en saludarla. Deslumbrado por su belleza y ahinado por el aroma como a rosas que desprendía, sólo acertó a quitarse el sombrero y a decir a trompicones: —Bienvenida… Aroa se le acercó y lo abrazó de puntillas. Él, sobrecogido, respondió como pudo al abrazo, como con miedo a romperla, y así estuvieron durante más de tres horas, paraditos en la plaza, sintiéndose el uno al otro, mientras el resto del pueblo desfilaba alrededor murmurando cosas sobre el amor y la dicha. Desde que la niña llegara, la meteorología, que el padre Anselmo consiguiera meter en vereda a base de procesiones ya tantos años atrás, volvió a olvidarse del calendario y llovía, hacía frío o calor, no cuando era de ley, sino cuando a Aroa se le antojaba. Tal era su conexión con el universo que jamás tuvo que pedirle nada. Le bastaba por ejemplo con desear un día nublado


para que el sol fuera haciéndose el despistado a esconderse tras de un cirro o un estrato. Amanecía cuando ella despertaba y la noche llegaba con su sueño. Y así fue que las estaciones se acomodaron a sus caprichos y las cosechas a sus antojos. Nunca hubo en la aldea tomates de aquel tamaño, tal abundancia de todo, ni se había visto antes semejante orgía floral por todos lados. Bastaba con que la muchacha Aroa pasara por un cortijo, una calle o una cueva, para que al rato en aquel lugar florecieran hasta los caracoles. Aroa no se murió. Se despegó del suelo una tarde, como aquella vez sus padres, y se fue volando quedito rumbo a su nuevo destino, acaso cerca del cielo o en algún lugar mejor. El día que se marchó no pasó nada en el pueblo, ni murió nadie tampoco. Sólo ocurrió su partida. Quizás al Pulga en su prado se le escapara un suspiro de más, al padre Anselmo en su iglesia un ya era hora envidioso y a Bienvenido en su tasca una lágrima de menos que se enjuagó con el trapo de sacar brillo a los vasos mientras el colibrí, posadito en su hombro izquierdo, dormitaba feliz una de sus siestas diminutas. Su marcha les dejó a todos la nostalgia alegre de haber conocido a un ángel y la certeza contenta de que los seres de luz nunca se van del todo aunque no se queden nunca.


HISTORIA DE UN PARAGUAS, UN FLOTADOR Y UN CRISTAL Laura Garrido http://demispalabrasylasvuestras.blogspot.com.es/ Emily equivocó una parte de su vida al casarse con Jon. Jon acertó por primera vez en su vida al casarse con Emily. Ella, muy responsable. El, despreocupado. Ella, hormiguita, él, cigarra. Un día el amor resbaló por el cristal de la ventana hasta desvanecerse con las primeras lágrimas de Emily. El abrió su paraguas, ella se compró un flotador. De la casa donde vivían, sólo les dejaron llevarse el cristal de la ventana. Emily lo llevaba bajo el brazo con sumo cuidado para no pinchar su flotador. Jon sólo llevaba el paraguas. Llegaron andando hasta la costa, y Jon vio la libertad dibujada en las olas del mar. Le arrebató el flotador a Emily y la abandonó en la orilla junto al cristal y el paraguas. Emily se sentó protegida por su sombrillaparaguas y observó a través de su cristal-ventana.


A Jon se le pinchó el flotador y pidió ayuda agitando los brazos. Emily no sabía nadar. ¿Cómo salvar a un hombre con un cristal y un paraguas? Sus lágrimas resbalaron de nuevo por el cristal, igual que el día que él abrió su paraguas.


AVES DEL PARAÍSO Laura Garrido http://demispalabrasylasvuestras.blogspot.com.es/ No es extraño que en el paraíso existan aves, ni que las aves más bellas, se llamen aves del paraíso. No es extraño que un día me comprara un plumero con cien mil plumas de colores y le enseñara a volar. No es extraño que mi plumero volara y que lo hiciera igual que las aves del paraíso.


Lo extraño es que recorriera el mundo sobrevolando esta tierra en completa soledad. Lo extraño es que ninguna de las treinta y nueve especies de aves del paraíso se ofreciera para hacerle compañía en su larga travesía. Lo verdaderamente extraño es que desde hace varios días no me haya cruzado con ningún ser humano. Lo verdaderamente extraño es que el mundo se haya sumergido en esta completa oscuridad y sea un plumero volador el que me ilumina una hora al día. Extraño, sí, muy extraño.


BEGOÑA CATAPUM Leire Brenan http://aliciavillares.blogspot.com/ Un mes llevaba Begoña Catapum anunciando a los cuatro vientos sus vacaciones a destino exótico y secreto. Aprovechaba la menor oportunidad para dejarlo caer: en la cola de la panadería, en la sala de espera del dentista, en el rellano de la escalera… Los vecinos del pueblo conocían de su preparación metódica de maletas, del misterio que envolvía sus viajes, tan preocupada de no herir los sentimientos de los menos pudientes. Llegado el día de partir, la casa sonaba como si fuera a desplomarse. Golpes de ventanas, lo atronador del dejar caer las persianas, cajones, puertas, sillas, todo moviéndose sin orden y con mucho escándalo. Tras el alboroto, salía Begoña Catapum con sus maletas y en la espera paciente de un taxi se despedía con besos efusivos de cualquiera que pasara a su lado. Ya de noche, oculta de miradas indiscretas, Begoña Catapum entraba en su casa acompañada del mayor de los silencios. No encendía luces. No abría ventanas. No utilizaba cisternas ni grifos. Sólo se sentaba callada en su butaca marrón, a oscuras, y dejaba pasar su semana de vacaciones. A hurtadillas, abandonaba la casa en la víspera de su regreso, recogía las maletas en la consigna de la estación ferroviaria y a la mañana siguiente volvía al pueblo con una gran puesta en escena. Arrastraba calle arriba el equipaje, repartiendo besos, abrazos y anécdotas emocionantes de su viaje. De nuevo tras la puerta blindada el estruendo de su presencia: ventilar,


limpiar, ordenar… Y los siguientes días transcurrían en un alardeo constante de aventuras, paisajes, amores… Un pueblo conocedor del secreto de Begoña, que se preguntaba lo que haría encerrada en casa durante una semana y le dejaba fantasear siguiéndole la mentira porque, al fin y al cabo, era inofensiva, buena vecina y de la familia –siempre respetada- Catapum.


AGUDELO Lucía García Moral Vestidos de lunares interpretábamos mapas con el silencio de secretos inconfesables... Ebriedad del instante; manos furtivas; mirada baja de quien siente el rubor.

Algún día te escribiré un poema con el ritmo de tus pulsaciones, - pensé, mientras me dabas a probar, los corazones de gominola en los que te habías convertido.


EXPULSIÓN Luisa Hurtado http://microrrelatosalpormayor.blogspot.com/ La nave estaba llena de dolorosas y numerosas ausencias y muchas de ellas señalaban a un único culpable. Enfadado, Noé entró en el arca y echó a la pareja de humanos. ―Esta vez sálvalos tú si te da la gana‖, dijo mirando al cielo y sin más, fletó el barco.


LOMBRILUZ Luisa Hurtado http://microrrelatosalpormayor.blogspot.com.es/ La foto que tienen delante hace por fin justicia a la pequeña lombriz que, capturada en primer plano gracias a la pericia de nuestro fotógrafo, trabaja más que nadie, callada y anónimamente, para que todos podamos disfrutar de flores como ésas. Ella es el mejor abono, ella oxigena y remueve la tierra pero, sobre todo y principalmente, como todos ustedes saben, es una excelente recicladora de desperdicios orgánicos. Sabe que fuera de la tierra su vida corre serio peligro, sabe que no es fotogénica; pero, mírenla en esta foto, mostrándonos su mejor perfil y lista para continuar con su tarea Si ella puede hacer tanto, ¿se imaginan qué no podríamos hacer nosotros?, ¿se lo imaginan?


M.A. http://explotarenelvacio.blogspot.com/ LOS ALMENDROS SON MENTIROSOS. Y DESHONESTOS; SE DEJAN FLORECER POR CUALQUIER: Febrero


ANHELO M. Ángeles Martínez http://posodeunasonrisa.blogspot.com.es/ Ola que has venido a mí sin ser llamada, Ola que te vas con otras almas. Llévame contigo hasta tu almohada, te llenaré de sueños y esperanzas.


LA INTIMIDAD CORRECTA Manuel Rebollar Barro http://cazadoresdeintervalos.blogspot.com/ Esperas a que se haga más de noche, ya sabes cómo es el vecindario y lo que dirían si te vieran salir a estas horas. Ya está, es el momento, ya no hay luces que puedan delatarte. Aprovechas la oscuridad y avanzas por el callejón hasta llegar al garito que, oculto, te espera. Saludas al portero, entras y vas al baño de caballeros. Cierras con pestillo. Ahí está. Notas la excitación, palpas el bulto de tu pantalón. Lo sacas, le quitas el capuchón y gimes de placer cuando, sobre la puerta, marcas con bolígrafo rojo las faltas de ortografía.


NATURALEZA Mar González (Puck) http://losjardinesdepuck.blogspot.com/ Le gustaba esconderse entre los árboles, correr con los ciervos, seguir en el cielo la estela de los pájaros y, con los brazos extendidos, jugar a ser mariposa. Siempre caminaba descalza sobre la hierba y las gotas de rocío le besaban sus pies color tierra. Ella era feliz, pero el bosque era cada vez más pequeño y sus paseos más cortos. El primer día que pisó el asfalto notó como sus raíces comenzaban a secarse. Para continuar su camino, necesitó comprarse unos zapatos que se quita cada vez que llega a casa. Tiene césped en el salón. Abre la ventana, mira al cielo, extiende los brazos y, por un instante, le vuelve el color a las mejillas.


EL ÚLTIMO SUPERVIVIENTE Mar Horno http://marhorno.blogspot.com/

El espantapájaros mira el horizonte amarillo y seco con el único ojo que le queda. Su pantalón, ya sin relleno, ondea al viento solano como una bandera olvidada en el campo de batalla. Hace mucho que ya no ve pájaros. Hace mucho que ya no pasan nubes. Hace mucho que no se suceden las estaciones. Sólo el mismo sol ardiente recorre en círculos polvorientos los yermos campos sin cultivos. Por un agujero de su cabeza de tela se van escapando las últimas briznas de paja y con ellas sus recuerdos de lluvia fresca, ruido de azadón y verde huerta.


NACER CON UNA FLOR EN EL CULO María José Abia (MJ) http://tampocotengoprisa.blogspot.com.es/ Con una flor en el culo se tiene la suerte de cara


EL HACHA Mariela Méndez www.tripl-c.ning.com

DIRÉ: Sí, es el hacha de mi abuelo. Pero también diré, por las dudas, que se la robaron hace tiempo. Toda ella resplandecía con un hilo rechoncho de sangre fresca. Y se irán por donde vinieron. Se acercó don Zoilo y me dijo: parece que mataron a alguien aquí cerca. Salí corriendo entre las chilcas, a curiosear cómo era un muerto. Tuve que taparme la boca para no gritar al ver algo tan horrendo, lo habían partido en dos, justo en el medio del ombligo. Me acerqué otro poco, para sentir lo que siente un héroe, le miré la cara y salí cuarteando la tierra. Ese hombre anoche me llevó por delante cuando iba de regreso a la casa. Mi madre lloraba mucho y se la panza. Su vestido era una hilacha. Me mandaron a dormir temprano. De refilón pude notar que en la pared ya no estaba el hacha.


EL PÁJARO Mayte Sánchez Sempere http://maytesanchez.blogspot.com.es/ Ainhoa se asomó a la ventana. Un pájaro escarbaba con patas y pico entre las hojas muertas. No era un mirlo. El pájaro levantó despacio la cabeza y la giró para, con el ojo derecho, mirar a Ainhoa. Volvió a girar la cabeza y la miró con el ojo izquierdo. Ainhoa se imaginó cómo la vería el pájaro: plana y desenfocada. Del pico rojo colgaba una lombriz que no dejaba de retorcerse. —¡Buh! – gritó Ainhoa, con intención de ahuyentar al pájaro. —¡Buh! – gritó el pájaro, con intención de ahuyentar a Ainhoa y dejó caer la lombriz. —¡Buh! – gritó la lombriz desde el suelo, con intención de salvar la vida. Y se escabulló entre la hojas. Ainhoa se dio la vuelta, cogió el mando a distancia y apagó el televisor. —¡Jo Mamá! ¡Que está superinteresante! —Si quieres ver algo interesante, asómate a la ventana.


POR-VENIR Mei Morán http://meimoran.blogspot.com.es/

Cada día unos cuantos elegían el sol que más convenía. A veces, se decantaban por uno cubierto de nubes negras, adobadas en agua de lluvia. Otras, el sol de luz diáfana, que gustaba a la mayoría. Con las lunas no se acababan de poner de acuerdo. Unos reclamaban constantemente plenilunio para poder bañarse con reflejos plateados y algunos, más taciturnos, querían sólo una hendidura de claridad en el cielo, para perderse en la nocturnidad. Rendidos ante la evidencia, callaban al hablar de la tierra que habitaban. Aceptaban cabizbajos e impotentes la imposibilidad de cambiar de planeta. El único en el que se podía respirar. Aunque si no lo remediaban, quizá ya no por mucho tiempo.


LA PRESA Miguelangel Flores http://eternidadesypegos.blogspot.com/ Al principio siempre se lo toman a broma, y cuando ven que va en serio, ya no pueden hacer nada. Mi madre los trata muy bien y, mientras beben, les habla con mucho cariño. Nosotros, debajo de la mesa, no aguantamos la risa cuando se empiezan a quedar como tontos. Y les pellizcamos las piernas al ver que ya no pueden moverlas. Me gustan esos días, son divertidos. Me chiflan sus caras cuando despiertan, y quemar la ropa. Pero, sobre todo, que mamá nos guarde a los más pequeños las orejas, y que las fría mucho para que crujan.


VÍA CRUCIS Miguel Ángel Molina http://en99palabras.blogspot.com.es Juana ha abandonado hoy su casa de la calle del Calvario, donde ha vivido durante años. Arrastra dos maletas, respira con dificultad, y tiene las lágrimas empujando para salir. Sabe que los años cada día se notan más, pero no son estos ni las maletas los que dificultan su marcha sino el peso de las deudas y el del desahucio. Ahora prefiere no pensar en ello, solo desea un sitio para descansar. Ha pensado en cobijarse bajo el Viaducto, pero aún no ha decidido si al llegar allí se quedará bajo los arcos o intentará llegar hasta la barandilla.


Mis TextĂ­culos (escritor, que no tĂ­tulo;) http://www.impulsos.org/ No conviertas el amor en cosa seria.


REBELIÓN DE INVERNADERO Montse Aguilera http://letrasparapasarunrato.blogspot.com

Los pétalos se agitan de inmediato al notar el áspero tacto del guante en el esqueje. Es la señal. La orquídea alza el vuelo, dejando al jardinero con un palmo de podadoras y un tallo desflorado, sabe que su sacrificio no es en vano. Desde el aire que la mece, más consciente que nunca de que su belleza no se marchitará en un jarrón, contempla una perspectiva general de la lucha: algunos miembros de la Resistencia disparan polen a discreción mientras que los rebeldes sumados a la causa atacan con espinas por todos los flancos. La revolución ya ha empezado y su bandera es verde.


ALIMENTO Montse Aguilera http://letrasparapasarunrato.blogspot.com/ La tierra sigue saturada de ceniza. El suministro de agua m谩s cercano contiene demasiada sal. Incluso a la luz del sol le cuesta abrirse paso hasta este rec贸ndito lugar. Las plantas, ignorantes de la situaci贸n, florecen al contacto con los susurros de aliento que manan de la boca del hombrecillo de piel tostada.


EL MILAGRO DE LAS SEMILLAS Nicolás Jarque http://escribenicolasjarque.blogspot.com/ En mi pueblo hubo un tiempo en el que las calles se despoblaron: los jóvenes partían a la ciudad y a los mayores les daba por morirse. Fue cuando el alcalde reunió en el Mesón a todos los vecinos para encontrar remedio a la situación. Don Camilo propuso clausurar el municipio y marcharse de allí; Angelillo presentó un proyecto para construir viviendas de lujo, todas en sus terrenos; y unos cuantos sugerimos una caravana de mujeres para los solteros que aún quedábamos por casar. Ninguna de ellas logró la aprobación general. Cuando nos proponíamos a marcharnos, entró de sopetón un joven charlatán, que al parecer estaba al tanto de nuestra preocupación. Venía cargado de un gran baúl que dejó a su vera, tomó la palabra y nos explicó su plan. Se trataba de plantar en nuestros corrales las semillas humanas que él vendía. Para demostrar el éxito del producto, extrajo una maceta de su equipaje y demandó agua al mesonero. Cuando la vertió sobre el tiesto, como por arte de magia, creció una manecita humana con sus cinco deditos. Todos quedamos boquiabiertos ante el espectáculo que presenciamos y nos abalanzamos a comprarle el género. Como escaseaban, el precio se disparó y cada cual fue en busca de sus ahorros. El joven se marchó con un buen fajo de billetes. Al día siguiente, todos sembramos en nuestras casas las simientes mágicas y comprobamos con el paso del tiempo que de ellas no florecía ningún ser humano ni nada que se le pareciese. ¡Nos habían timado! Pero de este engaño se hicieron eco los periódicos y pronto recorrió la noticia cada rincón del país. Los curiosos aparecieron y se quedaron. En un año se


reabriรณ la escuela, se construyeron varias casas y se inaugurรณ un hostal. La vida brotรณ de nuevo en nuestras calles y al charlatรกn lo encontraron plantado como un espantapรกjaros en medio de un campo riojano.


FELICIDADES Nicolás Jarque http://escribenicolasjarque.blogspot.com/

La aprendiz de palabras entró con media sonrisa —algo se esperaba— y disimulando entristeció el rostro. En la mesa central, una tarta con dos velas encendidas le esperaba. Aún en soledad, quiso sorprender a los asistentes ocultos y sopló las velas provocando una lluvia de palabras que mojaron a todos los invitados. En el suelo, el chaparrón de vocablos dejó la siguiente frase: ―¡Felicidades, escritora, no dejes nunca de crear historias!‖


LOS SIETE CABRITILLOS Niño Cactus http://borronycuentonuevo.blogspot.com.es Se había quedado viuda demasiado joven y, con siete pequeños a su cargo, todo se hacía cuesta arriba. Llevaba varios meses sin fuerzas para salir de la cama. Ya no soportaba aquel griterío, los llantos, las peleas... «¡Ojalá viniera el lobo y os comiese a todos!». Poco a poco se obsesionó con aquella idea. Ni siquiera fue consciente de la metamorfosis: la rabia, el acecho, el hambre... Hasta que, finalmente, se convirtió en su anhelado depredador. Cuando volvió en sí y vio lo que había hecho, llenó su barriga de pastillas, y se ahogó en una botella de alcohol.


DE PUERTAS ADENTRO Niño Cactus http://borronycuentonuevo.blogspot.com.es -¿Por qué me mira así? -Porque le gustas. -Anda ya. Una chica como ella jamás se fijaría en un chico yo. -Te sorprenderías si pudieses leer el pensamiento de la gente. -Puedo. -¿En serio? -Sí. Al menos el mío. (Esboza una leve sonrisa). -¿Ves? Guapo no eres pero tienes sentido del humor. -¡Qué idiota! -Deberías levantarte e ir a hablar con ella. -¿Y qué le digo? -Tampoco importa mucho. Para eso se inventaron los lugares comunes. -Tienes razón. Es hora de reunir un poco de coraje... -...Y de dejar de hablar siempre contigo mismo. -Es que es muy aburrido pensar en monólogo.


CELOS Norhra Velez Cuando el marinero se despidi贸, la sirena peg贸 a la embarcaci贸n una escama de su cola. Dicen que el sol es su aliado.


CAMBIO CLIMĂ TICO Pablo Gonz http://pablogonz.wordpress.com/ Bajo al piso tercero y monto en la barca. Remo con fuerza hasta la avenida y me sumo a los otros. En la plaza del obelisco extendemos la red y entonamos nuestros alegres cĂĄnticos. Ante nosotros hierve el agua de capturas. Pero en el cielo surge de nuevo esa horrible mancha azul.


EXCENTRICIDAD GRANADINA Pablo Gonz http://pablogonz.wordpress.com/ Compramos la Gran Campana de San Petersburgo y la subimos al pico Mulhacén. Luego la tiramos hacia Motril. ¡No veas cómo sonaba!


21 DE DICEMBRE DE 2012 Paloma Hidalgo http://unlibroesunjardndebolsillo.blogspot.com.es/ Son las doce horas, un minuto y quince segundos y todo sigue igual. Necesito pensar con urgencia la manera más convincente de pedir perdón a mi jefe; además de muchas verdades, le dije una ristra de lindezas que ahora pueden costarme muy caras. Luego está lo mi chica, aunque eso se presenta más fácil: un ramo con sus flores favoritas. Trescientos mensajes diciéndola que la quiero y jurarle por lo más sagrado que no está gorda. El tema de los colegas puede esperar. Ya encontraré la forma de que vuelvan a creer en mí si realmente me hicieron caso y dilapidaron todos sus ahorros ayer. Pero lo que debe concentrar todas mis energías, lo más importante, es convencer a mi madre para que siga llenándome el depósito del coche, planchándome las camisas y dándome sus tupper con las lentejas. De no llegar a conseguirlo, el fin del mundo, el verdadero fin del mundo habrá llegado para mí.


MIL Y UN AÑOS DESPUÉS Patricia Nasello http://patricianasello.blogspot.com En el mismo momento en que perdía el paraíso, Adán tuvo esa espeluznante visión. Bosques y montes, valles y montañas, playas, desiertos, la tierra entera trepidaba hendida por millares de ríos petrificados. Debía nombrar el fenómeno. —Asfalto —dijo.


DEVASTACIÓN Pedro Alonso Da Silva http://microcuentosyotrashistorias.blogspot.com/ Por favor, hija, no llores. Plantaremos otro árbol. El que tú quieras. Compostaremos nuestros residuos para nutrir la tierra. La humedad de la nieve y esa escasa luz que se filtra a través de las nubes, hará el resto. Cuando dé frutos, recolectaremos sus semillas y repoblaremos, con paciencia y trabajo, éste gélido e inhóspito desierto. Volverá a ser nuestro paraíso. Ya sé que…, muy probablemente, éste sea el último. Pero cariño, entiéndelo, si no lo talamos, moriremos de frío.


COLGADA Pedro Llamazares González http://bicefalepena.blogspot.com/ Estaba cansada. Estaba cansada de ver la misma cara triste todos los días. Sus pasos estaban cansados de ver la misma cara triste todas las mañanas, día tras día, al arreglarse. Decidió cambiar de vida. Se colgó de un árbol. Se colgó de un árbol grande. Una grande y lejos que querían cortar. Una secuoya sin espejos. Una que estaba cansada de tantos días y tantas caras. Una mañana sin espejos, con distinta cara y en el mismo árbol en el que había decidido salvarse, se vio feliz.


SOSTENIBLES Pedro Llamazares González http://bicefalepena.blogspot.com/ Renovado Y al tercer día, se dieron cuenta de que se había fugado con la reponedora de colonias del Mercadona. Resucitó su pasión, su Ó de Pasión. Reciclado De naturaleza helicoidal y dado a la narrativa, decidió no reencarnarse en candelabro, ser estático, figurativo y centro de todas las miradas. Se hizo tornillo sin fin de una fábrica de chocolate, de ese relleno de naranja. Reutilizado Como ser humano, se había indignado lo suficiente para ser tenido en cuenta, pero no coma para ser temido. Ese era su padre y su vocación de pandereteiro. Como jersey de cuello alto, le salían bolas.


DULCE COMPAÑÍA Pedro Sánchez Negreira http://entrenuncayquiensabe.blogspot.com.es Apareció por primera vez la noche en que volvimos de nuestra luna de miel y nos instalamos en el ático de la calle Cardenal Rouco. Sonrió al notar que la veía, y compuso un gesto de satisfacción plena cuando, con sorpresa ahogada, le hablé. Con aquel «¿Eres capaz de oírme?», que murmuró en un susurro adictivo, comenzó todo. Después de haberme explicado quién era y por qué yo no podría haberla imaginado antes, me contó cuáles eran sus deseos y siguió presentándose cada noche, prevaliéndose de que María no notaba su presencia. Así, una vez que aparecía, me rondaba esperando a que mi mujer se durmiera. Luego, más que hacerme el amor, me follaba con furia asordinada.


No tardé en confesárselo todo a María, en una de esas charlas con las que intentábamos superar el naufragio que comenzaba a anegar nuestra convivencia. Sobra decir que no me creyó. Ni la historia real, ni mi fingida tribulación. Sólo cuando nuestra vida sexual transitó de mínima a nula, María decidió que había llegado el final y se marchó. Que mi matrimonio se fuera a la mierda por la lascivia de mi ángel de la guarda ya no me duele. Lo que no logro superar es que —ahora— ella me diga que no hay suficientes ángeles para tantos humanos cada vez que me desampara y me deja solo en este ático vacío.


DESPEDIDA Purificaci贸n Menaya Moreno http://purificacionmenaya.blogspot.com.es/ Me hundo en el 煤ltimo sorbo de tus besos.


PARA QUÉ SIRVEN LOS PARAGUAS Purificación Menaya Moreno http://purificacionmenaya.blogspot.com.es/ Cuando lo vi por primera vez, creí que el mundo se había vuelto del revés. Llovía, yo llevaba paraguas y él también, aunque en realidad era el paraguas el que lo llevaba a él. Navegaba en la lluvia dentro del paraguas, ese barco que tripulaban sus sueños y que yo contemplaba con envidia. Al pasar sobre mí, su mirada me encontró y por una vez no bajé los ojos ante la mirada de un desconocido y me atreví a decirle: —Te estás mojando... —Con tu paraguas no nos mojaremos —contestó y alargando su mano hacia la mía, me invitó a subir a su barco, a sentarme a su lado y con mi paraguas quedamos los dos refugiados del aguacero, aunque teníamos los pies chapoteando y los ánimos humedecidos. —¿Por qué estás triste? —me preguntó. —No lo sé –contesté—; solo sé que llueve en mi interior y que la lluvia me pone todavía más triste —le dije bajando los ojos mientras sentía que una pareja de lágrimas resbalaban lentamente por mis mejillas. —Entonces será mejor que nos mojemos y que lloremos —dijo arrebatándome el paraguas y arrojándolo a la calle—. La lluvia limpia, lava las tristezas y el llanto aligera el corazón —añadió. En mi desesperación solo pude decir estas palabras: —Me gustaría llorar todas las lágrimas del mundo y arrastrar con ellas toda la tristeza.


Recorrimos la ciudad en aquel paraguas, cada vez más lleno de gotas de lluvia y de nuestras propias lágrimas. Y cuando el agua nos llegaba ya a la garganta, salió el arcoíris. Él aplaudió como un niño, yo también, y al mismo tiempo una sonrisa apareció en su rostro y como si yo fuera su espejo, mis labios se abrieron a su vez a la alegría.


Atracamos nuestro barco en la acera, saltamos del paraguas, y entre los dos vaciamos el agua del paraguas, que corrió a escaparse por el desagüe. —Allá se van nuestras tristezas —dijo él. —Sí —asentí yo suspirando hondo, muy hondo, y en cada suspiro, inexplicablemente sentía un pellizco de felicidad. Cuando salió el sol nos despedimos y yo le dije: —¿Volveremos a vernos? —Sí —contestó él—, como los caracoles, siempre salgo cuando llueves.


IMAGINA Rosa Martínez http://vanalaire.blogspot.com/ Puedes hacer lo que quieras, me dijo, mientras alborotaba mi pelo con su áspera mano. Puedes trepar a sus ramas, sentarte a su sombra y ver como se filtra el sol entre sus verdes hojas. También puedes contar estrellas apoyado en su viejo tronco y mirar como las aves anidan sintiéndose seguras y acogidas. Miré a mi abuelo con cara de sorpresa mientras observaba atónito el árido paisaje que nos rodeaba. _Abuelo, aquí no hay árboles _No has mirado bien, me dijo, cierra los ojos.


LLOVERÁN Rosa Martínez http://vanalaire.blogspot.com/

Y de mi boca saldrán las palabras, lloverán sobre tu cabeza como piedras. y el corazón huirá de mi pecho para siempre… dejando un hueco tan vacío como el infinito. No valdrán paraguas para detener la lluvia. No valdrá que te escondas entre la bruma.


DEBER MATA Sandra Montelpare http://ficcionariobreve.blogspot.com/ Abre la correspondencia por inercia. El membrete del juzgado es un monstruo silencioso que ha devorado su voluntad. La angustia hecha un borceguĂ­ en su pecho la arrastra hacia el balcĂłn. Cuatro pisos la separan del trajĂ­n indiferente de viernes. Cierra los ojos y de un salto se hunde en un cielo final de estrellas rojas.


VOLVER EN Sร Sandra Montelpare http://ficcionariobreve.blogspot.com/ Desde el accidente, un desconocido tomรณ el control de su cabeza. Hoy despertรณ y la luz que atravesรณ sus pupilas condujo al polizรณn a la salida.


CIUDAD JARDÍN Santamaría http://microrrelatosperdedores.wordpress.com/

La primavera entró ese año rara, podía haber ocurrido como cualquiera de los anteriores, con el olor a polen de los primeros días de Abril o con una canción de Ruibal, pero no, fue al abrir el grifo del lavabo. Sin más, empezaron a brotar todo tipo de flores, primero margaritas, luego amapolas, peonías y cuando trataba de cerrar el grifo manaban delicadas orquídeas. Rápidamente comprobé el resto de los grifos y, cambiando colores y especies, todo era igual. Abrí las ventanas para que saliera la mareante mezcla de perfumes y, al salir al balcón, pude ver como en el resto de los edificios salían por las ventanas cascadas de flores. Los vecinos también asomados compartían la misma estupefacción con sonrisas estúpidas y risitas nerviosas. Aquello fue rápido, al caer la noche una maraña de tallos, pétalos y hojas cubría la ciudad. Unas semanas después el olor de nuestros cuerpos putrefactos era apenas perceptible sobre la fragancia de la nueva ciudad jardín.


ALICIA Santiago Eximeno http://www.eximeno.com/ Este es mi regalo, abuelo. Ábrelo. Deja que te ayude si no puedes. ¿A que es bonito? Un pequeño cuaderno de princesas con cien hojas de colores. Mira, puedes arrancarlas, así. ¿Lo ves? En cada hoja he escrito una palabra. Cama, mesa, silla, armario, lámpara, espejo, baño. Todo lo que tienes aquí, en tu cuarto, en la residencia. Mira, las hojas son adhesivas. Ahora te ayudaré a pegarlas todas. Todas menos una, la que he prendido a mi vestido nuevo. Mira, he escrito en ella Alicia. Así no tendrás que improvisar más excusas cuando no logres recordar mi nombre.


INCOHERENCIAS Sara Lew http://microrelatosilustrados.blogspot.com Cuando el viejo pastor se jubiló, traspasó al hijo el cuidado del rebaño. Sin embargo, el joven aprendiz de cosmopolita abandonó los pastos por la ciudad. Allí acudió a la Universidad y fue un estudiante comprometido con la protección del medio natural, ecologista y ferviente defensor de los derechos de los animales. Mientras tanto, sus ovejas desfallecían de hambre, y su anciano padre moría de pena pensando que su hijo rechazaba su legado porque odiaba el campo.


Greguería Sara Lew http://microrelatosilustrados.blogspot.com.es/ ―Cuando llega la tormenta, al gigante se le nublan los ojos y parece que llora‖


EL VERDADERO PELIGRO DE LOS VIAJES ASTRALES Sara NY (Samaniyu) http://palabraspreciosas.blogspot.com.es/ La noche que Aurora cerró los ojos y notó cómo se le salía el alma del cuerpo gritó aterrorizada. El fenómeno se fue repitiendo y terminó por acostumbrarse. Descubrió que podía atravesar paredes y al año ya estaba al corriente de los secretos más íntimos del vecindario. Según dominaba la técnica se hacía más audaz. Hasta que una noche se encontró flotando junto a Pilar, la del segundo izquierda, en el dormitorio de los Rodríguez-Bueno, nunca pensó que nadie más pudiera hacerlo. Desde entonces, apenas intercambian un ―buenos días‖ en el ascensor calibrando mutuamente el tamaño de sus ojeras.


CORAZONES SALTONES Su http://aprendizdepalabras.blogspot.com.es/ Lo intento ocultar pero el corazón se escapa por mis ojos y salta hacia ti. Se te nota en la mirada– dicen quienes nos rodean. Lo recoges para que no se haga daño contra el suelo y lo agradezco. Pero no te atreves a mirarlo, o no sabes, o lo disimulas. Temes que al igual que salió de mi entre en ti y tu corazón quiera saltar junto al mío.


Cielo y tierra Su http://aprendizdepalabras.blogspot.com.es/ Vivían en mundos inversos. Ella, con los pies bien en tierra, todo siempre tenía que cuadrar. Pero su cabeza bien extendida hacia el cielo de vez en cuando le permitía soñar. Él bailoteaba en el universo, sus pies saltaban de estrella en estrella. Con la sensación de que siempre vivía en el más allá, alguna vez dejaba descender su cabeza, necesitaba saber que existía tierra firme. Un día, ella intentando volar y él intentando aterrizar, sus miradas se cruzaron y sus corazones se engarzaron. Desde entonces saben lo que es acariciar el cielo y la tierra.


ERA Sucede http://quenomecansodeser.blogspot.com.es/ Era una noche cerrada, de polvo negro y olor a rosas. Era una calle olvidada, de adoquines muertos y huellas mojadas. Era una casa dormida, de agonizantes enredaderas y chimenea vac铆a. Era una habitaci贸n con eco, de paredes blancas y cama desierta. Era una ventana abierta, un alma cansada y un coraz贸n de viento. Era una acera mojada, bebiendo las venas del alma cansada. Era una casa maldita, en una noche 谩spera y escrupulosamente abrupta. Era una vida preciosa, casi casi perfecta.


VISIÓN POLARIZADA Torcuato González Toval http://todonuevobajolaluna.blogspot.com/ Una interminable hilera de cerdos cebados a base de piensos transgénicos, hinchados con hormonas y antibióticos, después de vivir estresadamente en mínimos habitáculos, van entrando, uno a uno, a su particular paraíso, previo paso por una muerte aséptica. En otro lugar, en la costa almeriense o murciana, se crían gordos tomates bajo kilómetros de plástico, recibiendo, gotita a gotita todos los aportes químicos necesarios para dar la talla en el mercado. Por la noche, en el piso 4º de una gran ciudad, la familia Pérez se lamenta delante del televisor. Visionan un documental que aborda la problemática del medio ambiente. Deforestación, delfines con las cuencas oculares sangrantes y a la deriva debido a los sonar militares, contaminación de aguas dulces y saladas,... Hoy para cenar, comen un rico bocadillo de jamón con tomate.


CORRESPONDENCIA BÉLICA Víctor Lorenzo http://realidadesparalelos.blogspot.com.es/ El sudario de Laertes quedó precioso. Besos, Penélope.


SOLOS Volarela www.volarela.blogspot.com En la manzana se abrió un pequeñísimo orificio por el que asomó la cabecita blanda de María. Sus ojos vieron a lo lejos otra esponjosa melenita asomar. La manzana de enfrente era de Pilar. Sacó un instante su bolso nuevo de piel de cocodrilo, pero su blandísima mano temió la seca y dura luz y volvió a refugiarse en su sabrosa pulpa con aire acondicionado. La manzana de Roberto casi se cae al suelo cuando un pájaro la picoteó. Pero enganchó su piolet a la roja piel estrellada y se salvó, pudiendo volver a sus excavaciones. En sus ojos sorprendidos se reflejó un instante la soledad de enfrente. Era la de Miguel. Nunca podía adivinarse la expresión de su mirada tras sus gigantescas gafas oscuras; pero se sabía que moraba en una manzana escuálida, casi en las pepitas, y que su tristeza era la que iba devorando su hogar. Más allá, Susana suspiraba por ser cantante mientras miraba con sueño de lavadora intermitente el televisor. Todos intuían que un día caerían al suelo, y se derrumbarían sus mundos de carne aromática y cerrada. Todos sabían del corazón rojo que los inmovilizaba y separaba. Hasta que alguien, con insistentes hilos de colores en la frente, salió de su túnel de azúcar y exploró el magnífico manzano. Descubrió que eran millones los que allí moraban, en sus burbujas podridas y a punto de caer. Gritó y gritó para que le siguieran hacia el camino de las copas iluminadas.


Pero todos prefirieron seguir viendo el sol ocultarse desde sus orificios, que confiar en el brillo de una luna nueva. Y cada cu谩l se sumergi贸 de nuevo en su lecho mortal.


AMBIVALENCIAS Volarela www.volarela.blogspot.com Ayer quedé carcomido por un enjambre voraz de negras avispas vaciadoras de almas. La devastación fue tal que me sentí espina de pez varada en la memoria de las olas. Pero hoy has vuelto tu rostro de alba, y me has mirado hasta la eclosión de cada mariposa de mi sangre: hoy salto a la comba con un arco iris; mis piernas se reparten entre Venus y Saturno; mi sonrisa flota como miles de calamares excitados; arropo un desierto de caracoles en mi pecho. Hoy tengo los pulmones de un ciclón y la precisión de un pico de colibrí para soplar al oído de todos los hombres que la inmortalidad es real.


YA NUNCA LA TENDRÉ Yashira http://tecuentohasta6.blogspot.com.es/

Sus ojos anclados en la copa. Ella no puede evitar la nostalgia. La miro, sé lo que siente. Me acerco con cariño para sacarla de allí. Caminamos hacia la salida del local, la copa queda abandonada sobre la mesa del bar. Se para en seco, me mira sorprendida y una lágrima resbala por su blanca mejilla; instintivamente aprieto más fuerte su mano en señal de asentimiento, para que entienda que sé, que siento, que puedo comprender ese desaliento. En coche la playa no queda lejos. Aparco junto al faro, bajamos hacia la izquierda, dónde una pequeña cala permite acercarse a la orilla. Se respira el olor a sal, a algas, se escucha el rumor de las olas en su incesante retornar. Ella, desaparecida la tristeza de su cara, resplandece. Me dirige una mirada de agradecimiento y comienza a adentrarse en el mar. Y pienso: ―con este gesto jamás la podré tener‖. Alza los brazos y me reclama a su lado, las


frías aguas chocan contra mi cuerpo. Temblando y azorado me acerco y agradezco su abrazo, me permite sentir cómo sus piernas se transforman en una hermosa cola de pez, me besa con beso apasionado, dulce, tras mirarme de nuevo, se aleja. Con su partida no tengo sensación de pérdida, ese abrazo y ese beso me han dejado una profunda huella: la certeza de que ―hasta siempre‖ tiene un significado diferente. Ahora, con mi copa en la mano, soy el reflejo de la nostalgia que a ella le estaba matando.

Colaboraciones II  

Libro de micros y textos junto a mis dibujos. 63 escritores-as, más de 80 textos y dibujos.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you