Page 1


Caperucita y los siete enanitos. Había una vez una niña llamada Caperucita que le pidió a sus mamá ir a la casa de su abuelita y le dijo que sí. Entonces le pregunto: -Mamá, ¿voy por el mismo camino de siempre? -Si hija, respondió la mamá.

Caperucita partió. En el camino se encontró con siete enanitos.

Caperucita les pregunto si querían ir a la casa de su abuelita y los

enanitos como estaban perdidos le dijeron que si. Caminaron todos juntos y en un momento ya estaban muy casados, pero por suerte encontraron un arrollo y se bañaron, tomaron agua y jugaron un ratito. Luego

siguieron caminando. Cuando llegaron a la casa de la abuelita, la abuelita sorprendida pregunto: ¿Quiénes son?

Son mis amigos, dijo caperucita, los rescontré en el camino y como estaban perdidos los ayude.

Pasen dijo la abuela y les dio comida y unas hermosas camas para que pudieran descansar y dormir. De repente se escucha toc toc toc -Abu, tocan la puerta, anda a abrir. Dijo caperucita. La abuela abrió la puerta y dijo: -Hola, ¿Qué necesitan?

- Queremos saber si han visto a unos enanos.

Si están con mi nieta, respondió la abuela, los encontró perdidos y ahora están aquí. Caperucita se asomo a la puerta y al ver lo que sucedía grito: ¡enanitos vengan que están sus papás en la puerta!

Finalmente los enanitos se fueron con sus papás y caperucita volvió a su casa. Cuando llego su mamá le dijo:

-¡Caperucita te felicito por ser tan solidaria!

Fin. Autora: Isabella Mira.


Caperucita y el lobo son grandes amigos. Una tarde de verano Caperucita roja andaba en

bicicleta por la calle y se encontró con un lobo que estaba muy aburrido, entonces le pregunto a Caperucita si quería jugar al fútbol.

Jugaron toda la tarde aunque la pobre Caperucita no sabía.

Cuando llego la noche su abuela la fue a buscar. Pasaron los días y caperucita practico mucho para poder jugar con su amigo el lobo.

Una mañana soleada tocaron la puerta y cuando Caperucita la abrió vio que era su amigo el lobo. Se pusieron a jugar al fútbol y el lobo se quedo muy sorprendido al ver cuánto

había aprendido Caperucita. Se hicieron muy buenos amigos y compartieron muchas cosas juntos. Fin.

Autora: Paloma Bergese.


Caperucita blanca y los 101 pitufos. Había una vez una niña llamada Caperucita blanca.

Un día la mamá se entero que los pitufos estaban enfermos y le dio un mapa a Caperucita para ir a la casa de todos los pitufos. Puso en la canasta fideos, pan, arroz y mucho más y se fue. Cuando iba se encontró con papá pitufo y él le pregunto: ¿tú eres Caperucita blanca? Si contesto

Caperucita blanca y le conto a papá pitufo que todos los pitufos estaban enfermos, tenían varicela y fiebre.

Entonces papá pitufo y Caperucita blanca rápidamente caminaron hacia donde estaban los pitufos, le dieron

remedios, comida y curaron a los 101 pitufos. A los pocos

días todos estaban sanitos y vivieron felices por siempre.

Fin.

Autora: Milagros Ritondale.


Caperucita dorada, el lobo boxeador y la abuela futbolista.

Había una vez hace muchos años atrás, una nena llamada caperucita dorada.

Una vez su mamá le dijo a caperucita que le lleve a su

abuela unas tartas. También le dijo que vaya por el camino

más corto, pero cuando fue se encontró con un lobo. El lobo

jugó al boxeo con caperucita y ganó caperucita. Pero el lobo corrió más rápido y llegó primero a la casa de la abuelita. La abuela abrió la puerta y le pego un patadon al lobo y salió volando.

Fin.

Autor: Agustín Quiroga.


Caperucita motociclista. Hace mucho tiempo, en el año 1902, hubo una carrera de

motos en la que participaron caperucita, la mamá, la abuela,

el lobo y el cazador. Cuando comenzó la carrera el que tomo la delantera fue el lobo, siguiéndolo muy de cerca el

cazador y muy pero muy detrás estaban la abuela y la

mamá. De pronto como un rayo de luz apareció caperucita

con una motoneta y sin que nadie la viera paso rapidísimo a todos y gano la carrera.

Fin.

Autor: Felipe Oliva.


Caperucita violeta y el arcoíris. Había una vez en un bosque muy lejano, una abuelita que vivía en una casita de chocolate. Era la abuela de

caperucita violeta. Y para su cumpleaños la abuelita le hizo una caperuza del color de su nombre.

Cuando estaba yendo a la fiesta de caperucita se dio cuenta que se había olvidado su sorpresa.

En el camino la abuela se encontró con un arcoíris mágico que le trajo el regalo de caperucita. El arcoíris, la abuelita y caperucita, con todos sus invitados, se divirtieron muchísimo en la fiesta.

Fin.

Autora: Sol Franchi.


Caperucita Desteñida. Hace mucho tiempo, vivía en un bosque una niña llamada caperucita

Desteñida. Un día cuando iba a la casa de su abuelita se encontró en

el camino con el lobo. Buenas tardes dijo el lobo, sorprendido de ver a caperucita después de tanto tiempo. ¿Cómo está usted señor lobo? Pregunto Caperucita. Muy bien, dijo el lobo, casi no te

reconocí, ¿Qué le ha pasado a tu capa, que ya no luce roja? No lo sé, respondió Caperucita, cada mañana al despertar está más clarita.

¡Oh qué misterio! Exclamó el lobo, si me das un pastelito te puedo

ayudar a descubrir el por qué se destiñe. Bueno dijo Caperucita y le dio un pastelito. El lobo de un solo bocado se comió el pastelito.

¡Ahora con la barriga llena podre pensar! ¿Dónde dejas la caperuza

roja por las noches cuando te vas a dormir? Le pregunto el lobo. Caperucita pensó y recordó que la colgaba debajo de un estante donde su mamá guardaba la bolsa con la harina y un ratoncito

salpicaba la harina en su capa, por eso cada mañana estaba más blanquecina. ¡Gracias, señor lobo por ayudarme a resolver el misterio!

El lobo se sintió muy útil por haber ayudado a la niña.

Fin. Autora: Juliana Vargas.


Caperucita florista, la abuela jardinera y el lobo poeta.

Había una vez una casita muy humilde en un pueblito

llamado Amelin, en esa casita vivía una niña llamada

Caperucita que soñaba con ser florista. Veinte años

después caperucita ya no era una niña, era una mujer de

veinticinco años de edad. Un día se entero en las noticias que su hermano Eric que vivía en Nueva York había sido

secuestrado por un lobo poeta. Y como ella era su hermana, debía ir a salvarlo de ese lobo poeta. Y partió a buscar a su hermano y voló y voló y llegó a Nueva York y busco a su

abuelita que era jardinera para que la ayude a encontrar a su hermano. Juntas buscaron y buscaron hasta que

encontraron al lobo cantando Selena Gomez, mientras decía voy a hacer un guiso con el humano. Rápidamente sacaron a su hermano Eric y vivieron felices. Fin. Autora: Lucia Beverina.


Caperucita acróbata Había una vez, no hace mucho tiempo, una niña llamada Caperucita Violeta. Un día su mamá le dijo que le llevara una mochila llena de frutas a su abuela que vivía al otro lado del bosque. En plena caminata delante de Caperucita apareció un hambriento saltamontes. Era enorme del mismo tamaño de la niña, este le dijo : -Te desafío a una competencia de saltos. El que gana se quede con las frutas Caperucita respondió: _pero son para mi abuela. Debo dárselas a ella. El saltamontes bloqueo el paso a la niña obligándola a competir. En sus pensamientos el saltamontes se imaginaba un triunfo muy fácil (porque caperucita sólo parecía una niña común) lo que el saltamontes no sabía era que ella iba a acrobacia en tela y era experta en saltos . Luego de varios saltos, y quedando solo una última oportunidad para cada uno, el saltamontes concentrado hizo su máximo esfuerzo, pero caperucita lo supero. Sorprendido por las acrobacias de la niña, el saltamontes se acepto como perdedor y dejo continuar a caperucita camino a la casa de su abuela para entregarle las frutas.

Fin

Autora: Roció Donnet.


Caperucita lila y su amigo el lobo. Había una vez un lobo que tenia de mejor amiga a una nena que le decían caperucita lila. Un día caperucita se fue al colegio y le pidió al lobo que por favor le cuide la casa porque su mamá se había ido de paseo con la abuela. El lobo se puso a limpiar porque quería ayudar a su amiga y darle una sorpresa, pero en un descuido vino el zorro y se robo la capa lila de su amiga. Cuando el lobo se dio cuenta de lo que le faltaba salió corriendo gritando: ¡me robaron! ¡Me robaron! Todos sus amigos del bosque corrieron a ayudarlo. Pero caperucita justo volvía del colegio y vio al zorro con su capa. El zorro salió corriendo y tiro la capa al final de un arcoíris y caperucita se asusto porque iba desapareciendo el arcoíris. Justo pasaba el lobo la vio y pudo recuperarla. Así fu como se la dio a caperucita y ella se puso feliz y el zorro no volvió a robar nunca más.

Fin

Autora: Lucia Castellano.


CAPERUCITA BLANCA Y EL LOBO MIEDOSO. Había una vez una niña que se llamaba Caperucita Blanca. Un día su mamá le dijo que vaya a llevarle a la abuela un regalo que le daba por el día de las madres. Y la mama’ le dijo:

-llévalo hija pero no vayas por el camino corto porque ahí está el lobo. Y caperucita le dijo:

-si si mamá yo te voy a hacer caso.

Pero igual no le hizo caso. Entonces fue por el camino corto. Pero en un momento se encontró con el lobo y el lobo asombrado le preguntó ¿a dónde vas caperucita? Y caperucita asombrada le dijo: ¿Cómo sabias mi nombre? Y le dio miedo. Te estaba espiando dijo el lobo y escuche todo. Caperucita dijo bueno no me importa pero la próxima vez no lo hagas. Al rato el lobo le dijo: anda por el camino más corto y llegaras más rápido. Y caperucita fue por ese camino. Entonces el lobo fue justo por el camino más mas corto. Pero ahí había calabazas y fantasmas y el lobo muerto de miedo se fue corriendo justo a la casa de la abuela. Y el lobo dijo te voy a comer y caperucita dijo no yo te voy a cenar con mi abuela. Entonces como siempre el lobo comiéndose las uñas dijo antes de que me coman… caperucita no lo escucho y lo comió.

Fin Autora: Pilar Hoyos


CAPERUCITA MULTICOLOR Y EL LOBO ROQUERO. Erase una vez una niña que se llamaba caperucita multicolor, porque le gustaba usar vestidos con muchos colores.

Un día fue a una fiesta y vio a un lobo que tocaba la guitarra, y le pareció ¡muy raro! estaba vestido de roquero tenía unos pantalones negros de cuero y una campera con tachas. A caperucita le encanto la onda del lobo, y le pregunto si podía ser parte de su banda y el lobo acepto. Juntos recorrieron muchos paises, tuvieron mucho éxito y fueron grandes amigos.

Fin.

Autora: Delfina Barcelona.


Caperucita bordo la abuela rockera y el lobo dentista Había una vez hace muchos años en un pueblo llamado Ratikistan una chica llamada Caperucita Bordo. Un día la mamá le dijo:

caperucita llévale estos instrumentos musicales a tu abuela

rockera, caperucita bordo obedeció y se lo llevo a su abuela. En el medio del camino se le cruzo el lobo dentista. Ah justo la que

esperaba, pensó-¿a dónde vas? –Le dijo el lobo con astucia-a la

casa de mi abuela-respondió caperucita sin ninguna preocupación y

siguió caminando. Cuando llegó a la casa de su abuela toco la puerta,

la abuela abrió le dijo –hola ¿Cómo te va? estas muy bien, sí ya lo sé, le dijo cantando, caperucita se quedo boqui abierta, asique no

respondió-pasa pasa caperucita-le dijo la abuela -¿qué me traes

ahí?-pregunto la abuela con curiosidad- te traigo unos instrumento musicales ¡cuidado! ¡Son muy frágiles! Justo en ese momento alguien

toco la puerta, caperucita abrió ¡el lobo! Grito caperucita y antes de que lobo la comiera la abuela agarro el bajo que era parte de los

instrumentos musicales que le había traído caperucita y le pego, el lobo se desmayo y al despertar se encontró en prisión y todos vivieron felices.

Fin.

Autora: Valentina Jaureguialzo.


Caperucita verde y el lobo. Erase una vez hace 1000 Caperucita

verde. Vivía gustaba

verde. Su

años atrás

nombre

una joven llamada

se debía a su pelo

color

en el bosque con su abuela y su mamá. Le

mucho ir a la escuela.

Una tarde su mamá le dijo

que vaya a la escuela por el

camino corto. Su abuela la acompaño. De repente la abuela vio al

lobo en su escuela y salió corriendo y gritando asustada. Caperucita fue a buscarlo.

-Asustaste a mi abuela, le dijo caperucita verde. -No quería asustarla, solo quería ser su amigo, mi corazón tiene

buenos sentimientos y estoy arrepentido de las cosas feas que hice. - Ya lo sé. Vamos a buscar a mi abuela, para contarle que ahora sos

bueno y que muchas veces me salvaste de peligros y que quieres ser su amigo.

Caperucita le conto a la abuela y ella estuvo de acuerdo en que sean amigos para siempre.

Y todos vivieron felices en el bosque por siempre.

Fin Autora: Camila Carmona.


Caperucita multicolor y el lobo roquero. Hace algún tiempo en una antigua ciudad, vivía una bella niña que todos la llamaban caperucita multicolor. La mamá, una exitosa

cantante, le dijo: -lleva mi nuevo Cd. para que lo escuche y baile tu abuelita.

Cuando el lobo roquero se entero, quiso sacárselo. Después el lobo entro y le saco el Cd. Y el equipo de música, porque él quería ser la estrella numero uno de rock.

Al enterase caperucita corrió a avisarle a su papá, le conto y a él se le ocurrió una idea, organizar una fiesta y cuando quería cantar, sacárselo.

Y así fue, cuando el lobo roquero comenzó a cantar le sacaron el equipo y el Cd.

Para no quedar mal, el lobo pidió disculpas y prometió no volver a sacar lo que es suyo.

Caperucita, la mamá, el papá y la abuelita lo invitaron a cantar y la fiesta fue fantástica.

Fin. Autora: Catalina Kember.


Caperucita amarilla y el lobo bueno. Había una vez una niña llamada Caperucita que era muy mala con las personas y para que no la descubrieran tenía siempre puesta una

capucha amarilla. Un día en la escuela un niño estaba jugando con su pelota nueva y entonces le reventó la pelota y el niño dijo:

¡señooooo! y se largo a llorar. Un día Caperucita fue a jugar al

bosque de pronto apareció un lobo bueno y Caperucita pregunto:

¿Quién sos vos? Y le respondió: soy el lobo bueno y escuche que vos sos mala con las personas y yo te voy a enseñar a ser buena con las personas. Entonces le enseño y un día fue buena y vivieron felices para siempre.

Fin

Autora: Malena Tissera .


Caperucita verde. Erase una vez una niña que vivía en el campo y le decían

Caperucita verde. La llamaban así porque se había comprado en un viaje una pañoleta de su color favorito, el verde. Caperucita era muy feliz porque tenía muchos buenos amigos. Una tarde

misteriosamente la pañoleta verde de Caperucita desapareció.

La busco por todas partes, y nada. Al verla triste, sus amigos planearon una búsqueda por el bosque. Buscaron, buscaron,

buscaron ¡hasta que por fin la encontraron! El viento se había llevado la pañoleta verde de caperucita hasta lo más alto de un árbol.

Fin.

Autora: Agustina revuelta.


Caperucita azul y los 10 cristales. Había una vez una niña que se llamaba caperucita azul, que vivía

cerca de una mina junto a su mamá, papá y abuela. Un día su papá le pidió a caperucita que fuera a la mina a recoger 10 cristales para su abuela que cumplía 70 años.

Cuando entro a la cueva se dio cuenta que un lobo, que se hacía el

dueño de la mina, habitaba allí. El lobo impedía que caperucita

agarre los cristales cada vez que encontraba uno. Enojado el lobo grito: ¡maldita sean todas mis trampas! Me salen mal tendré que comerte. Caperucita se puso a gritar y de pronto apareció un minero y agarro al lobo y lo llevo al zoológico.

Finalmente el lobo aprendió la lección y se hicieron amigos y

festejaron el cumple de la abuela.

Fin.

Autor: Tobías Rojas Cañon


Caperucita Azul y Amarilla. Hace mucho tiempo, vivía una niña con su mamá, que se llamaba Caperucita Azul y Amarilla.

Un día, paso la abuela diciendo que había un partido Boca-River y

como caperucita era de boca, por eso la llamaban caperucita Azul y Amarilla, quería ir a verlo, pero su mamá no la dejaba. Después

apareció una niña de River que también quería ir a ver el partido y tampoco la dejaban.

Al fin llego el día del partido y Caperucita no sabía qué hacer y se

acordó del televisor y la otra niña también: como se hicieron amigas decidieron ver el partido en la casa de caperucita Azul y Amarilla. Al final empataron y se invitaron a jugar y a festejar, y vivieron felices por siempre.

Fin.

Autor: Simón Zappino


Caperucita el lobo y la abuelita fueron a volar Hace mucho tiempo Caperucita era la mejor amiga del lobo, y fueron a volar juntos.

La abuelita era mecánica. En eso fallo el motor y el lobo se asusto mucho y la abuelita no encontraba sus herramientas.

El lobo dijo: nos tiremos en paracaídas y caperucita dijo si y se tiraron y cayeron en un bosque.

Pasó una hora y seguían caminando y apareció un leñador que los ayudo a volver a la ciudad.

Fin.

Autor: Santi Venturini


Caperucita multicolor Había una vez una niña que todos le decían Caperucita multicolor por todos los colores que llevaba en su caperuza.

Un día salió a visitar a su abuela y llovía y la caperuza quedó blanca

y negra.

Se fue corriendo a lo abuela que le cosió una nueva y el lobo le regalo un paraguas.

Fin.

Autor: Francisco Arguello.


Caperucita multicolor Hace mucho tiempo en una casa vivía una niña llamada Caperucita multicolor. Un día la mamá le dijo que le llevara una canasta a su

abuela y que vaya por el camino largo por que en el corto había un

lobo, a ella no le importo y fue por el camino corto. Apareció el lobo y le dijo –Caperucita anda por el otro camino por que este es el largo y Caperucita se la creyó, en ese momento ella vio unos

marcianitos con carteles que decían: “el lobo te está engañando

para comer a tu abuela” caperucita se asusto pero no demasiado por que la abuela era karateca. Los marcianitos le dieron un papel y ella dijo- un papel ¿para qué?, y los marcianitos se subieron a su nave y se fueron. Caperucita pensó y pensó para que le serviría ese papel

hasta que se le ocurrió una idea.-voy a escribir una carta y la voy a hacer un avión de papel lo voy a tirar hacia la casa de mi abuela

para avisarle que cuando abra la puerta use su patada karateca y le pegue al lobo. La abuela escucho que le golpearon la puerta, se preparo, y cuando la abrió le pego una patada al lobo y lo dejo

tumbado. Cuando Caperucita llego vio a la abuela y le pregunto¿estás bien? y ella le respondió si estoy bien gracias a tu carta llamaron a un cazador y se lo llevo.

The end

Autor: Santiago Fuoco


Caperucita verde. Esta es la historia de una

niña que su mamá la

peinaba

apretadas trenzas y como a ella no le gustaba se ponía una bandana verde.

Todos los días salía pasear

al bosque en bicicleta con su

amigo lobo. Un día el lobo se perdió. Lo busco por todos lados pero no lo encontró.

Caperucita cortó su bandana verde en tiritas para hacer una salida

para su amigo el lobo, después de un rato el lobo salió del bosque y se fueron juntos a tomar la leche y vivieron felices por siempre.

Fin

Autor: Martin Binda


CAPERUCITA VA A LA LUNA. Hace mucho tiempo Caperucita caminaba a la casita de su abuelita. Cuando llego le pregunto: -¿Vamos a la luna en un cohete abuelita?

-Si claro (respondió la abuelita) pero primero vamos a tu casa a buscar a tu madre -¡vamos rápido, ya quiero llegar ! huy todavía no empaque vamos rápido así llegamos para ir a la luna. Termine mamá y abuelita vamos así llegamos al cohete ¿Cuánto tiempo mami dura el viaje? ¿Es muy lejos? ¡Al fin llegamos! Ponte el casco caperucita y el traje.

Salieron las tres y pasó un día. Sonó el despertador a la mañana siguiente salieron del cohete. -¡Aaahh está el lobo! ¡Socorro! Iré por alguien que nos ayude. -¡Ayúdenos señor por favor hay un lobo y nos quiere comer! -Chicas las ayudare, lo matare ustedes vayan al cohete. -¡Muchas gracias señor! -Adiós.

Y vivieron felices por siempre la mamá la abuelita y caperucita. FIN.

Autora: Candelaria Gimenez.


CAPRUCITA CON ANTEOJOS Y EL LOBO HAMBRI ENTO. Había una vez una nena que se llamaba caperucita con

anteojos. Un día la madre de caperucita con anteojos le dijo: hija llévale a tu abuela estas frutas ,y caperucita dijo: está bien mamá se lo llevare a mi abuela. La madre antes

de

que su hija caperucita con anteojos se fuera le dijo: no hables con extraños. Pero no le importo mucho lo que dijo su mamá. Mientras caperucita con la

anteojos

iba en camino

casa de su abuela se encontró con un lobo

hambriento y grito: ¡aaaaaa! ¡Un lobo! Y volvió a mismo: ¡aaaaaaaaaa!

a

gritar lo

¡Un lobo! el lobo hambriento le dijo a

caperucita con anteojos que vaya por ese camino para que también le lleve flores a su abuela.

El lobo hambriento se adelantó, fue a la casa de su abuela se comió a la abuela y se disfrazó de cerdo. Cuando caperucita con anteojos

llegó a la casa de su abuela se encontró con un cerdo (el lobo estaba disfrazado de cerdo) y entonces el cerdo le dijo: tu abuela se fue y el lobo aprovechó

y se comió a la

nena caperucita con

anteojos. Caperucita grito y vino un elefante con una

escopeta, mato al lobo y todos vivieron felices por siempre.

Fin.

Autora: Manuela Decoud.


Caperucita verde militar. Caperucita estaba con su mamá militar, y la mandó a una misión de guerra, llevar alimentos al fuerte de su abuela militar.

Yendo a la misión, se encontró con el lobo rebelde y malo quería quedarse con sus alimentos.

Comenzó la guerra, tras una larga batalla por fin gano caperucita.

Fin.

Autor: Uriel Cabral


Caperucita azul y la abuela boxeadora Había una vez, hace mucho tiempo, una nena llamada Caperucita

azul que un día su mamá le pidió que le llevara el trofeo de boxeo a su abuela, y le dijo que no hablara con extraños.

Entonces caperucita se despidió y partió hacia la casa de su abuela, pero de pronto apareció el lobo y le pregunto ¿a dónde vas con ese trofeo? a la casa de mi abuela le respondió caperucita.

Entonces el lobo corrió y corrió para llegar primero y lo logro, llego primero el lobo, pero cuando la abuela abrió y vio que era el lobo le saco todos los dientes de un trompadon y llego caperucita con el trofeo y se comieron al lobo de cena.

Fin.

Autor: Santiago Ferez


Caperucita espacial Hace mucho tiempo en el espacio vivĂ­a caperucita espacial y el lobo espacial.

Un dĂ­a quisieron ir a la tierra y cayeron en la casa de una abuelita y

caperucita le dijo al lobo que se la comiera.

Pero de pronto apareciĂł un cazador de aliens y los atrapo. La abuelita y el cazador vivieron felices por siempre.

Fin.

Autor: Ignacio Fillol.


Caperucita multicolor Había una vez una niña que siempre usaba una capa de muchos colores por eso todas la llamaban Caperucita multicolor.

Un día su mamá dijo que le lleve galletitas a su abuela que estaba

enferma. En el camino se encontró con el lobo le dijo que era más

rápido ir por el camino más largo. El lobo que fue por el camino más corto llego primero a la casa de la abuela. Al verla el lobo se la comió un rato después llego caperucita y le dijo que ojos tan grandes que tienes son para verte mejor y que dientes tan grandes que tienes son para comerte mejor.

Caperucita pego un grito y un cazador que pasaba cerca escucho y entro a la casa, atacó al lobo y salvó a caperucita y a su abuela. Finalmente pudieron comer las galletitas.

Y colorín colorado este cuento ha terminado.

Fin.

Autor: Nicolás Bulacio


Caperucita naranja y los pitufos azules. Había una vez una nena que vivía en el campo y un día tenía que ir a visitar a su tía. La mamá le puso unas manzanas y se fue. En el camino se encontró con 7 pitufos.

Hola caperucita ¿cómo te va? , le dicen los pitufos, y caperucita dice hagamos un picnic.

Si dicen los pitufos y le comieron toda la comida y caperucita llega

a la casa de su tía con la canasta vacía pero contenta por conocer a amigos azules.

Fin

Autor: Tomás Mónaco Castell.


Caperucita desobediente Había una vez en un bosque muy lejano una familia que vivía la mamá y la hija caperucita.

Un día la mamá le dijo que le llevara una torta a su abuelita que vivía en el bosque, y se fue a explorar, se encontró con varios animales

salvajes y peligrosos, y se perdió en el bosque. Así pasaron los días y se encontró con un leñador y le dijo que si la podía ayudar a

regresar a su casa. El leñador le preguntó donde vivía, al otro lado del bosque le dijo.

Por fin llegaron a su casa la mamá le pregunto a dónde había ido ella le dijo a explorar al bosque y le pidió que la perdonara y la perdonó.

FIN

Autor: Gaspar Acuña Pagliaro


Caperucita roja Había una vez una niña que le decían Caperucita roja. Un día la mamá le dijo que fuera a visitar a su abuela. En el bosque

se encontró

con el lobo. Que era el más bueno

del bosque. El se preocupó por la abuelita, entonces fueron los dos a saludarla, pero en el camino se perdieron, y se hizo de noche.

Entonces la mamá, la abuela y un leñador salieron a buscarla cuando

la encontraron, caperucita que estaba con el lobo, salto de alegría y todos comieron felices.

Fin.

Autora: Amparo Pages.


Caperucita en

peligro.

Había una vez una niña llamada caperucita que vivía en el campo junto a su familia.

Un día su mamá le dijo que debía ir a visitar a su abuelita que

estaba enferma y llevarle una de sus sopas tan ricas. La niña salió de su casa tenía dos caminos para llegar uno más corto otro más

largo el problema era que ella no sabía cuál era cuál. Asombrada por la flores que encontraba se detuvo y fue formando un gran ramo de flores para su abuela, cuando se acerco a una gran flor roja , alguien muy grande se paró a su lado , era un gran oso malo que vivía en el bosque.

Caperucita aterrada comenzó a gritar , en eso una voz que venía desde lejos le decía al oso que dejara a esa niña , era el lobo, si el lobo salvo a caperucita y la acompaño a su casa y desde ese día fueron grandes amigos.

Fin

Autora: Brenda Guardeño


CAPERUECITA ROJA Y EL LOBO. Había una vez, en un pueblo muy lejano, una nena llamada Caperucita.

Un día la mamá le dio una canasta con remedios y alimentos para la

abuela. La Mamá le dijo que tenga cuidado con el lobo y su familia

porque son traicioneros, que no hable con extraños. También le dijo que vaya por el camino más largo. Caperucita se despidió de la

Mamá, no le hizo caso y se fue por el camino corto. De repente apareció el lobo y su familia, Caperucita se asustó bastante,

entonces le hizo caso a su mamá y se fue por el camino más largo. El lobo se fue por el camino corto oculto a la abuela y se disfrazo de ella y cuando llegó Caperucita el lobo la asusto.

Después apareció el leñador y protegió a las dos, aconsejaron al

lobo para que sea más bueno y desde ese momento vieron felices.

Fin

Autor: Fabricio Rivetta.


La Caperucita deportista y el lobo extraterrestre. Había una vez, en el centro, una niña que se llamaba caperucita deportista.

Un día tenía que ir a un torneo cuando estaba yendo aterriza una

nave abre su compuerta, baja un lobo extraterrestre y la come a Caperucita.

Por suerte apareció un policía y abrió al lobo, saco a Caperucita y gano el torneo y vivió muy feliz.

Fin.

Autor: Octavio Molina.


Caperucita y sus versiones  
Advertisement