Issuu on Google+


¿Soléis venir a jugar al cementerio después del cole?

Yo me llamo Noe. El pelirrojo es Teo y el otro es Máximo.

Qué va, lo que pasa es que no estábamos seguros de que el viejo Gab... tu abuelo... estaba muerto de verdad.

¡Vaya idea!

¿¡Ya te vas!? ¿Y tu familia?

Estoy harta de esperar. Tengo ganas de ver la casa de mi abuelo. ¡Espera, vamos contigo!

Dicen que está embrujada. ¿Podéis decirme por dónde se llega?

Te puedes perder.

Hay que ser de aquí para orientarse bien.

8


¿Ni siquiera sabía que existías?

¿Y es la primera vez que vienes a Perrec?

Mi madre le enviaba fotos mías y de mis hermanos en nuestros cumpleaños, pero nunca contestó. Mi madre quería que viniésemos al entierro. A mi padre no le apetecía mucho.

¿Qué? ¿Ni un regalo?

¿¡Tu padre y tu abuelo no se conocían!?

¡Nos habríamos conformado con una postal!

Eh, ¿ese no es pulgoso, el perro de Tortas?

Se vieron una o dos veces. Y fue hace mucho tiempo.

¡Vaya, pues sí que era especial el viejo Gab!

Es un vagabundo que viene por aquí sobre todo en verano.

¡Es el bestia que se dedica a azuzarnos el perro!

¿¡Tortas!?

¡Sí, pues será mejor estar atentos!

Parece que le ladra a... ... La casa del viejo Gab.

¿Qué le pasa a ese tonto?

9


¿Ah, sí? ¿Quiénes son todos? El viejo Gab era un poco raro, pero eso no significa que fuese peligroso.

No deberías entrar.

Solo un poco chiflado.

¿Por qué? Es de su familia. Deberíamos aprovechar y acompañarla.

¿Y por qué tengo un mal presentimiento? ¿¡Qué!? ¿¡Qué dices?! ¡Ni hablar! ¡Esta casa está embrujada! Lo dicen todos.

Como quieras. Pero ten cuidado con Pulgoso... ¡Sigue siendo el perro de Tortas!

¿Tú qué haces aquí?

¡Venga, vete a por ella!

¡Qué insoportable estás hoy!

¡Aaaaaaau!

Ahí detrás hay algo.

Pasan cosas raras aquí. Hasta este perro estúpido se ha dado cuenta.

¡Ya vale, Teo! Nadie te ha obligado a venir.

10

¡Venga, hombre, ya no tenemos edad para andar buscando nidos! ¡Déjate de pájaros y vente!


¡Os lo enseñaré! ¿¡No me creéis, eh!?

¡Ahí hay algo! ¿¡Esto qué es, eh!?

¿¡Veis como tenía razón!?

Venga, tampoco es nada del otro mundo. ¡La piedra rebotó y ya está!

Bueno, vale es solo un tronco de árbol.

¿Qué?

¿Qué pasa?

11


¡Chucho idiota! Pensé que el árbol se había puesto a ladrar.

¿¡Rebeca!?

Vamos, tengo curiosidad por ver lo que hay ahí dentro. ¡Eh, eh, esperadme!

¡Ha entrado en la casa!

Pues a mí se me ha quitado un poco.

12


Hala, qué sitio más siniestro. ¡Huele igual que en casa de mi abuela!

¿Rebeca?

¿Crees que es por el cuerpo?

¿Rebeca? ¿Rebeca?

¿¡Que qué!? ¿¡Qué cuerpo!?

Creo que llevaba muerto dos meses.

La muerte vaga por este lugar maléfico. ¿Acaso no sientes su presencia?

¿Rebeca? ¡Guay!

Pues el del viejo Gab. ¿No lo encontraron aquí la semana pasada? Detrás de cada puerta de esta casa maldita se halla lo innombrable.

¡Para, no me hace gracia!

¡Bu!

¿Qué fuerzas demoníacas se ha atrevido a liberar el viejo Gab? 13

¡Aaaaah!


Gracias por lo de innombrable. ¡Muy majo!

No mucho, aparte de cacas de gato y ratones muertos.

¿Has descubierto algo?

¡Miau!

Esperemos que haya cosas más interesantes ahí arriba.

¡Miau!

De momento, parece un poco decepcionante.

¡Monstruos, zombis, vampiros!

Pffff.

¿Qué esperabas encontrar?

Pero no una casa vacía. Parece que aquí no ha vivido nunca nadie.

¿De qué tendría miedo?

No sé, pero está empezando a contagiarse.

No me lo imaginaba así. ¡Al menos él sí! ¿¡De qué habláis!?

¡De la puerta del infierno!

¡Qué pesado eres a veces!

14

¡Shhhh!


Hala, esto es más interesante.

Parece la casa de un explorador.

¿Ah, sí? ¿Crees que el abuelo viajaba mucho?

¿Y de dónde son todas estas cosas?

¡Eh! ¡Habéis visto que espejo más grande! Jiiiii...

15


Seguro que hay alguna explicación.

Hay más aquí que en la biblioteca municipal.

¿Habéis visto cuántos libros? Espero que mis padres no los vendan con la casa.

¡Anda, este lo escribió mi abuelo!

¡Seguro que no hay ni un cómic!

¡Y este!

Eh, ¿nadie quiere ver lo que hay aquí debajo? ¡Puede que sea una máquina del tiempo! O una silla de torturas. O una jaula...

o!

igr l e P ¡

¡Luz!

o!

igr l e P ¡

¡Luz!

¿¡No puedes parar ni un minuto!? ¡Encended la luz, por dios! ¡Peligro! ¡Luz!

¡Hay que salir!

¡Luz!

¡Aaah, algo me ha rozado!

Quién... ¿¡Quién dice eso!?

¡Vamos!

16


Los niños del otro lado - 1