Issuu on Google+

UNIVERSIDAD DE ORIENTE NÚCLEO DE MONAGAS MATURÍN/MONAGAS / VENEZUELA

ENSAYOS DE PONENCIAS:

PENSAMIENTO DIDÁCTICO DEL DOCENTE UNIVERSITARIO. UNA MIRADA DESDE LA TEORÍA DE LAS REPRESENTACIONES SOCIALES Ponente: Belkys Meza LAS COMPETENCIAS EN LA PROFESIONALIZACIÓN DEL DOCENTE UNIVERSITARIO Ponente: Daisy Calzadilla

Maturín, Julio de 2011


EL PROFESOR UNIVERSITARIO COMO INVESTIGADOR EN LA UNIVERSIDAD DE ORIENTE …PODEMOS LOGRARLO! Raquel Antonini. antoninirm@gmail.com Desde el inicio: El profesor universitario ha tenido una gran responsabilidad en la educación universitaria desde la creación de la Universidad de Oriente hasta nuestros días, siendo un motor fundamental en el desarrollo integral de toda la región oriental, insular y sur del país. Es por ello que el profesor universitario ha estado comprometido en la formación de excelentes profesionales capaces de desarrollarse en las distintas áreas del conocimiento, así como también con altos valores éticos y morales. Con el tiempo las exigencias de la sociedad ha aumentando y por tanto el papel del profesor universitario se ha incrementado para adaptarse al mundo cambiante, viéndose en la necesidad de no ser simplemente un docente sino también desarrollar actividades de investigación. Ante esta situación, podemos preguntarnos: ¿Por qué investigar?, ¿Qué beneficios tengo como investigador? El profesor como investigador: Desafortunadamente el docente ha dejado a un lado su rol como investigador, a pesar que en el artículo 1 del Reglamento de la Universidad de Oriente como Instituto de Educación Superior dedicada especialmente al desarrollo de estudios y profesiones técnicas menciona entre sus finalidades: el promover y realizar investigación científica. Este rol tan importante es una necesidad que el profesor tiene que cubrir para completar su papel como docente en la formación de


jóvenes emprendedores que les permita desarrollar su talento creando condiciones favorables para la innovación además el profesor

al

investigador tiene una actitud más crítica sobre su labor como docente desarrollando proyectos que permitan dar pie a otras investigaciones ya sean de aplicación inmediata, a mediano o a largo plazo siendo éstas en algunos casos utilizadas en el otro rol importante del profesor universitario como es la extensión.

Es por ello que debemos

investigar. En algunos casos el desconocimiento de los beneficios del investigador impide la motivación del profesor para desarrollar investigación, podemos mencionar que los profesores a dedicación exclusiva que desarrollen trabajos de investigación aprobados por la unidad académica respectiva y avalada por el Consejo de Núcleo tendrán una descarga de horas semanales de docencia directa, además de este beneficio como investigador contamos con otros beneficios como la asistencia a eventos científicos nacionales e internacionales como

ponentes

de

los

trabajos

de

investigación,

apoyo

y

fortalecimiento de laboratorios y equipos de investigación, apoyo y fortalecimiento de revista científicas, financiamiento para ejecutar las actividades del proyecto de acuerdo a los rubros: personal, laboratorios, materiales suministros, equipos, entre otros. Es importante destacar que el investigador cuenta con leyes y reglamentos las cuales se pueden descargar por internet a fin de familiarizarse con ellas y conocer otros beneficios propios del investigador. Entre estas se encuentran: 1. Ley orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación (LOCTI) 2. Manual para el usuario del Sistema para declaración y control del Aporte Inversión (SIDCAI)


3. Instructivo para el usuario beneficiario de SIDCAI 4. Sistema Nacional

de Ciencia, Tecnología e Investigación

(SNCTI) 5. Sistema de acreditación de Investigadores de la Universidad de Oriente (SAIUDO) 6. Programa de Promoción al Investigador (PPI) 7. Programa de Estímulo al Investigador (PEI) 8. Otros. Contamos con un Manual de Identidad Corporativo de la Universidad de Oriente vigente desde enero del 2009, este manual y su contenido es para uso interno de la Universidad de Oriente y sus cinco núcleos,

extensiones,

unidades

experimentales

y

comunidad

universitaria en general. Es importante conocer estos reglamentos y fuentes de financiamiento los

cuales podemos acceder apropiadamente en

internet y así lograr la posibilidad de que nuestros esfuerzos como profesores investigadores se mantengan en el tiempo y no se queden en el nivel de prototipo académico. Finalmente el identificarse con la Visión y Misión de la Universidad de Oriente, y el conocer sus Estatutos y reglamentos fomenta en el profesor universitario el deseo de desarrollarse como docente investigador aumentando así las iniciativas para generar innovación. Como venezolanos contamos con un país rico pero nuestra verdadera riqueza está en el talento que poseemos y que nos permite desarrollar procesos de investigación, producción y transferencia de conocimiento a fin de lograr la formación de recursos humanos competitivos para el mercado laboral con elevadas normas morales,


respondiendo adecuadamente a los crecientes cambios e innovaciones que caracterizan nuestra época. Por ello, Profesor Universitario, sí podemos lograr cumplir con nuestro rol de investigador. BIBLIOGRAFÍA 1.- HUGO CHAVEZ FRIAS. Presidente de la República. LEY ORGANICA DE

CIENCIA, TECNOLOGIA E

INNOVACIÓN. Disponible en: www.acienpol.com/LOCTI/locti.pdf 2.- Ministerio del Poder Popular para la Ciencia Tecnología e industrias intermedias. GUÍA PARA LA FORMULACIÓN DE PROYECTOS LOCTI


Perfil del docente universitario Lic. Antonio Sabino Machado. CI: 14.575.722 En la clase anterior la Prof. Daisy Calzadilla presentó una exposición sobre las competencias en la profesionalización del docente, en donde se tocaron puntos interesantes como la educación de un profesional para ejercer la docencia, los roles y competencias de un profesor universitario. De esta presentación surgen varias preguntas: ¿Cuáles son los requisitos necesarios para ser un docente universitario? ¿Qué indicadores se deben tener en cuenta para medir la calidad del docente? ¿Cuáles son los límites de un docente universitario? Un requisito del cual pienso indispensable en un docente universitario es el título académico que respalde los conocimientos necesarios para el manejo de sus clases y una impecable discusión de dudas o planteamientos surgidos en la enseñanza. Otro requisito que solicitan numerosas universidades e institutos es la experiencia académica que pueda tener el profesional, punto que es importante pero que en muchos casos en la actualidad donde la demanda de educación supera la oferta de docentes muchas instituciones optan por contratar profesionales que van adquiriendo las destrezas de orientar un aula de clases. Pero el requisito mas importante a mi parecer en un docente universitario es la motivación por la enseñanza y la pasión por investigar nuevas herramientas que permitan la evolución no solo de sus aulas de clases sino del recinto universitario. Muchos docentes nos olvidamos parcial o completamente de este punto casi imperceptible en


las clases pero capaz de estimular un conjunto de personas a un nivel de no solo comprender los conocimientos impartidos en las clases, sino de poder establecer una discusión constructiva con su profesor de lo aprendido y generar nuevas dudas que los lleven a futuras investigaciones. Como nos comentó la Profesora Daisy en su exposición: “Las demandas que la sociedad le plantea a la universidad se han elevado” y para poder dar soluciones eficientes a la sociedad es necesario activar este motor de motivación en la enseñanza que nos permita satisfacer las demandas exigidas y así autoevaluarnos para poder mejorar y evolucionar. Ahora que hemos mencionado reiteradamente la evolución del docente en párrafos anteriores, necesitamos conocer indicadores que nos puedan orientar y conducir al mejoramiento de la docencia en el aula. Muy acertadamente la Prof. Belkis Meza nos definió y explico cómo los procesos cognitivos y meta-cognitivos pueden vincularse a la práctica pedagógica que permiten al docente la autoevaluación de su trabajo académico dentro y fuera del aula para brindar a sus estudiantes un abanico de métodos de enseñanza ya que se es conocido que no todos tenemos las mismas capacidades y rapidez para aprender. Preguntas como: ¿Se ha entendido mi explicación? ¿Qué estrategia de enseñanza puedo aplicar en este tema? ¿Mis estudiantes están en capacidad de formar grupos de trabajo para discutir el tema explicado? Son completamente fundamentales para el avance del curso que dan aportes a la construcción de nuevas herramientas que satisfagan las peticiones de la sociedad.


Por otra parte el trabajo del docente universitario no solo debe limitarse a la enseñanza del aula, sino al conocimiento y comprensión del entorno donde se desenvuelve, desde “conocer a sus estudiantes” como menciona la Prof. Daisy hasta entender el funcionamiento del alma mater que lo hagan sentir como un símbolo de pertenencia en la universidad y no un ente aislado de esta. Como punto final, la sociedad siempre en constante crecimiento demanda más agresividad en soluciones por parte de las universidades y para ello es necesario tomar en cuenta todos los requisitos, indicadores que permitan el mejoramiento de nuestros docentes que formaran a los futuros profesionales.

BAJO PROFESINALISMO POR LA FALTA DE INVESTIGACION EN EL DOCENTE.

Introducción

Jaime José, Díaz Yeguez jaimediaz@udo.edu.ve

Actualmente las altas exigencias que se vienen dando en las universidades en base a los grandes avances de las sociedades desde todo punto de vista, donde la participación social juega un algún papel ya sea en gran proporción o donde solo sea considerada su intervención (que cabe destacar que hasta las presentes políticas del estado venezolano han forjado la convergencia directa a la sociedad de todo aspecto); y de todo esto esa intervención social que día a día promueve una mayor percepción, que ligada a realidades existentes y no las antiguas concepciones que siempre se tenían o de las que los individuos hacían referencia por la falta de conocimientos o descubrimientos actuales; han generado una especie de desacreditación


o baja consideración en los docentes universitarios que de una u otra forma también han venido constantemente apoyándose en antiguas documentaciones,

investigaciones,

experimentaciones

u

otras

referencias que también ya han perdido su ajuste a la realidad cambiante; es decir, existe descalibración, desajuste o desengranaje como tal de estas seniles razones científicas; no porque fueron equivocados entendimientos en aquellos momentos sino porque como se viene diciendo, se han incorporado o están interviniendo nuevas variables y circunstancias que en cierta forma pudieron no ser consideradas. Por lo cual que debido a la existencia de estas renovadas variables el docente debería olvidar sus antiguos dogmas y generar sus propios razonamientos que le den base a sus enseñanzas y que estén reflejadas a las condiciones presentes. Esta alineación de enseñanzarealidad se logra únicamente con la investigación, que no es más que le generación de conocimientos en base a estudios realizados. Para un profesor universitario no es ajeno el realizar investigación, según María Begoña Rumbo concibe al profesor universitario como “aquel docente e investigador a la vez, que reflexiona sobre y desde su práctica educativa, lo que coadyuva a mejorarla en función de sus necesidades contextuales donde se desenvuelve” (p. 56). De allí la relevancia que tiene la función que debe cumplir el docente como generador de nuevas informaciones sustentadas en cierta forma empíricamente. El por qué de la falta de investigación Se podría decir que uno de los principales motivos de la falta de investigación en los docentes es esa mecánica que se ha venido construyendo desde el pasado, que el profesor es el que llega al aula de


clase dicta o copia un tema en el pizarrón, la explica y con esto evalúa después a sus educando, es decir, el profesor se limita solo a cumplir con su docencia sin mirar un poco más allá de sus verdaderas competencias como parte de esa comunidad universitaria donde debe velar por el cumplimiento de la enseñanza a los futuros profesionales; tanto es así que influye directamente en sus pupilos creándole esa matriz errónea de aprendizaje; lo cual debería ser todo lo contrario, motivar al estudiante a ir mas allá y hacer relación de lo que está aprendiendo con su entorno, que solo se puede lograr cuando el maestro se transforme en el compañero mayor en esta empresa del aprendizaje, actividad que el estudiante debe realizar por sí mismo, ya que nadie aprende en lugar de otro, pero en la cual el profesor lo ayuda a comprometerse creativamente mediante la inquisición y la reflexión crítica. En lugar de preocuparse tanto por comunicar conocimientos, el maestro debe buscar comprometer al estudiante en el descubrimiento y traslación de aprendizaje, es decir, en la apropiación de un método entendido (Lonergan, 1973) como "un patrón normativo de operaciones recurrentes y relacionadas que rinden resultados acumulativos" (p. 15). Las ciencias que han realizado progresos más evidentes son las que cuentan con metodología propia bien desarrollada, la cual participa siempre de la naturaleza misma de la ciencia. No puede aplicarse el método clínico al estudio de los problemas físicos, ni tampoco el de la física al estudio de los problemas biológicos. Mucho convendría que el maestro conociese un poco más las distintas metodologías que se usan en las ciencias a fin de aprovecharlas y darle al estudiante ese deseo de general la investigación.


Al no cumplirse la investigación se desarrolla como un profesional La relación entre investigación y desarrollo profesional se ha establecido como una ecuación directa, lo que quiere decir que si un docente no investiga no se actualiza ni fomenta en el mismo ese mecanismo de autoaprendizaje que le permita crear sus propias conclusiones, además de tener bases sustentadas a la hora de expresar los conocimientos; aparte que requiere esta metodología de enseñanza para que pueda crecer en cuanto a sus capacidades y cualidades académicas que los transforme en individuos integrales, que no puedan ser desplazados por sus propios aprendices por carencia de buenos basamentos. Cabe destacar que no solo en base a esto se justifica la realización de la investigación sino que tras de esta se apoya como tal esta actividad, es decir, generación de nuevos conocimientos. Un breve análisis crítico de los sistemas de argumentación utilizados generalmente para la justificación de la investigación nos puede servir para entrever el sentido de esos intereses e intencionalidades. Se han considerado tres niveles justificativos (Ibáñez, 1990): Epistemológico, metodológico y tecnológico. El nivel epistemológico hace referencia al para qué o para quién se hace investigación. El nivel metodológico se centra en justificar las formas y maneras como se hace la investigación, pudiéndose constatar la existencia, al menos discursiva, de dos formas: la que basa su argumentaciones en la fuerza del dato cuantificable como imagen válida y fiable de una realidad objetiva susceptible de ser


aprehendida; y aquélla que considera la realidad como construible, inseparable del contexto donde se genera e imposible de ser objetivada y menos aún cuantificada, basando sus aproximaciones en la cualidad de los datos desde la perspectiva del que los genera. Finalmente, el nivel tecnológico de justificación se refiere a las secuencias de actos y a los instrumentos que se utilizan para el desarrollo de la investigación. (p. 28). Hay falta de profesionalismo Como ya se viene acotando la investigación y la existencia de buenos profesionales vienen completamente de la mano, pues ya sea por la falta de preparación para que el docente realice investigación, por la falta de interés en generar sus propias conclusiones, por la estandarización de que un profesor es aquel que llega al aula de clase para soltar sus conocimientos y evaluar solo ese aprendizaje que les lleva, entre otros; se puede entonces establecer que es evidente el encontrarse poco desarrollados como profesionales de educación superior, es decir, que les falta profesionalismo; o en otras palabras que les faltan ciertas capacidades para efectuar trabajos de alta calidad y con rapidez. Referencias bibliográficas Rumbo, M. (2003). La educación de las personas adultas: La complejidad de n campo y una práctica social. Educar Ibáñez, J. (1990). Perspectivas de la investigación social: el diseño de las tres perspectivas. Madrid. Alianza. Lonergan, B.(1973). Method in theology. London: Darton, Longman and Todd,


EL PROFESOR UNIVERSITARIO UNA EXPERIENCIA PEDAGÓGICA EN EL NUEVO SIGLO. Ing. Brito Albornett, Norca T. C.I: 17.403.059 En el mundo de hoy día, hay una tendencia de buscar el progreso y podemos evidenciar esto en frases como avanzar, ir hacia delante o llegar cada día más alto, sin embargo cada cierto tiempo suceden hechos que perturban nuestro orden social como son las guerras, las crisis económicas y la inversión de los valores, entre otros. No obstante el sentido del impulso siempre está presente en el ser humano. Y el

desarrollo

generalizado de una cultura específica, como es el caso de una educación de calidad que pueda llevarse a cabo en los diferentes niveles y modalidades del sistema educativo. Se observa con cierta preocupación como ha venido desmejorando la calidad de la educación; la selección de los recursos humanos para llevar a cabo este proceso entre otra dificultades que rodea el proceso de formación de profesionales para la educación. En muchos casos no se toma en cuenta un perfil ideal en el mismo; sino que este es seleccionado atendiendo a ciertos intereses particulares y grupales, muy pocas veces se realiza con base en los intereses colectivos; siendo esta una de las causas que incide notablemente en la


calidad de la enseñanza que se lleva hoy en día en los diferentes niveles del sistema educativo. La universidad no escapa a esta realidad y más por ser esta la encargada en formar los recursos humanos calificados y necesarios para el desarrollo de un país. De esta forma surge la necesidad de elaborar un sistema de reflexiones, que permitan visualizar el perfil del docente universitario requerido en el en este nuevo siglo. La experiencia universitaria que se ha desarrollado desde épocas memorables nos hace reflexionar sobre el modelo del profesor ideal, la persona especial que encarna los valores que debe asumir, creer y transmitir los objetivos propuestos dentro de un curiculum. La globalización ha tenido cierto impacto en la educación superior y estos guardan estrecha relación con la naturaleza del conocimiento, en donde este debe estar más integrado a todas las disciplinas del saber, a ello se agrega el surgimiento de nuevas profesiones y sub profesiones cada vez más especializadas. Esta realidad trae consigo la formación de profesionales, con

nueva

competencia

relacionadas

con

los

avances

tecnológicos y nuevas formas de organización institucional. En tal sentido es necesario desarrollar nuevas experiencias en el campo de la enseñanza y de la investigación, nuevos equipos de trabajos capaces de dirigir, los nuevos retos que se plantea en este mundo globalizado; por tanto el docente universitario debe desarrollar la excelencia en el campo de la enseñanza y


de la investigación, donde se vean favorecidas los programas y equipos de trabajos que puedan liderizar ciertas especialidades. El impulso a las iniciativas de carácter multidisciplinario, tanto en la enseñanza como en la investigación y extensión, este es un desafío que tiene que formar una educación superior capaz de innovar, de transformarse, de participar creativamente y competir en el conocimiento internacional. La sociedad contemporánea caracterizada como la sociedad de la información; nos hace pensar que en el proceso económico – productivo, el factor más importante no es ya la disponibilidad de capital, de mano de obra de calificada, materia prima o energía, sino el uso intensivo de conocimiento y la información; por tanto el egresado universitario será capaz de contribuir a la innovación y la creatividad, estar interesado en el aprendizaje durante toda la vida y, para adquirir sensibilidad social y capacidades para la comunicación efectiva y afectiva, trabajar en equipo debe ser su prioridad; ya que ello le permitirá trabajar eficientemente y asumir responsabilidad en los momentos apremiantes. Es decir un ser polifacético con capacidades genéricas que recorren las diferentes disciplinas y tenga nociones en campos de conocimiento que constituyen las bases diversas de las capacidades profesionales. La formación del docente es sin duda un factor determinante en la universidad del presente siglo; la misma debe estar encaminada a lograr un adiestramiento necesario para ser un usuario consciente de las tecnologías disponibles, el profesor universitario deberá conocer y dominar un nuevo


lenguaje que permita la comunicación científica a través de redes telemáticas (disciplina científica y tecnológica que surge de la evolución y fusión de la telecomunicación y de la informática) de comunicación que ya unen los centros de docencia e investigación, con ello mantendría su actualización y por tanto esto redundaría en beneficio de la calidad de la educación. Se requiere un docente que sea capaz de trabajar y aprender en conjunto, que pueda ejercer su criterio profesional para hacer frente a las exigencias del mundo actual; un profesor que investigue, desarrolla en cierto modo una pedagogía activa que al conocer la cultura a la cual pertenece, podrá dominar su realidad, será capaz de detectar los problemas de su entorno y tomaría las iniciativas junto a sus alumnos para de esta forma generar soluciones a los problemas suscitados en los eventos de cualquier índole. Tal como se observa en los aspectos señalados, el docente universitario de la actualidad deberá enfrentar tensiones entre lo mundial y lo local, entro lo universal y lo singular, entre lo tradicional y las postmodernidad, entre la competencia y la preocupación de la igualdad de oportunidades, entre el extraordinario mundo del conocimiento y la capacidad de asimilar del ser humano y todo la presión entre lo espiritual y lo material

CUMPLIMIENTO DE LA EXTENSIÓN UNIVERSITARIA EN LAS UNIVERSIDADES VENEZOLANAS. Autor: Lcdo. Vicente Jabier Marcano Zabala vicentejabier@hotmail.com


Visión General El presente escrito tiene como objetivo principal estudiar la definición de la extensión universitaria, además de analizar el cumplimiento de esta importante función de las universidades venezolanas. Este ensayo versará de tres cortas partes, una primera parte donde se tratarán el basamento legal y la definición de la extensión universitaria, una segunda parte que abordará la situación actual de la extensión en las casas de estudios superiores de nuestro país y finalmente, una tercera parte en la cual se presentaran las conclusiones. En nuestro país, la extensión junto con la investigación y la docencia universitaria son las tres principales funciones de las universidades, situación que se observa claramente en la Ley de Universidades promulgada según gaceta oficial numero 1.429 extraordinario, de fecha 8 de septiembre de 1970, este señala en su artículo tres (03) lo siguiente: Artículo 3. Las Universidades deben realizar una función rectora en la educación, la cultura y la ciencia. Para cumplir esta misión, sus actividades se dirigirán a crear, asimilar y difundir el saber mediante la investigación y la enseñanza; a completar la formación integral iniciada en los ciclos educacionales anteriores; y a formar los equipos profesionales y técnicos que necesita la Nación para su desarrollo y progreso.(pág.01) Nótese que, del mencionado artículo se desprende la concepción de

que la extensión universitaria, es aquella función de la universidad por medio de la cual se divulgan los saberes a la población. En este contexto, pero ya abordando la definición de extensión universitaria, tenemos que según el artículo publicado en el sitio web de la revista, Foro Universitario, en su edición número 24, del mes de


marzo del año 2004, titulado La Extensión Universitaria en Venezuela, Sánchez (2004) señala que: La Extensión Universitaria es misión y función orientadora de la universidad contemporánea, entendida como ejerció de vocación universitaria. Por su contenido y procedimiento, la Extensión Universitaria se funda en el conjunto de estudios y actividades fisiológicas, científicas, artísticas y técnicas, mediante el cual se auscultan, exploran y recogen del medio social, nacional y universal los problemas, datos y valores culturales que existen en todos los grupos culturales. (pág. 84)

La anterior cita, da pie indudablemente a refutar y a desechar la mala creencia que existe en las universidades de nuestro país de que las actividades de extensión solo se relacionan con actividades culturales. Del mismo modo se puede observar, que el carácter de la extensión es bastante completo y va en pro de la unión y descubrimiento de varios elementos como lo son estudios y actividades fisiológicas, científicas, artísticas y técnicas, todo esto con el propósito de resolver los problemas de las comunidades. En otro orden de ideas, en cuanto a la situación actual de la extensión universitaria en las casas de estudios de nuestro país, debemos afirmar que existe una desproporcionalidad en cuanto a su cumplimiento en comparación con las demás

funciones de la

universidades, ya que, la mayor parte de las universidades nacionales cumplen de manera parcial con sus roles de docencia e investigación, sin embargo, existe poco cumplimiento de la función extensión universitaria, esto a razón de muchos factores o limitantes, según el artículo publicado en el sitio web de la revista, Foro Universitario, en su edición número 24, del mes de marzo del año 2004, titulado La Extensión Universitaria en Venezuela, Sánchez (2004) afirma que la principal limitación de la extensión universitaria radica en:


Las características de la estructura académica, tipo modelo napoleónico de facultades o aéreas, escuelas o programas, departamentos, centros o institutos de investigación, unidades de extensión, de la institución universitaria. Esta estructura lejos de facilitar la integración coherente de un cuerpo universitario, fragmenta al todo en parcelas de conocimiento… (pág. 92)

Visto

lo

anterior,

podemos

afirmar

que

deben

surgir

transformaciones en las estructuras académicas de la universidades, y que el por contrario si esto no sucede, el escenario actual de la extensión universitaria seguirá siendo el mismo en los próximos años. Asimismo, es importante señalar que el problema no solo radica en lo anterior y que existen otros factores influyentes de esta situación como por ejemplo: Ausencia de políticas y objetivos para el desarrollo de esta función, falta de infraestructura para la realización de estas actividades, escaso personal capacitado para el desempeño de estas funciones, incongruencia de las actividades de extensión con las necesidades sociales, inadecuada distribución de los recursos financieros humanos y técnicos, entre otros. Ya para ir finalizando presentare algunas consideraciones finales en relación a lo siguiente: Función

extensión

universitaria:

la

función

extensión

universitaria debe dejar de verse como algo simplemente cultural y debe trascender a un proceso de vinculación e integración permanente entre la universidad y la población local, regional y nacional, de tal manera que se haga posible el intercambio de conocimientos de diversa índole, beneficiando tanto a las comunidades como a las universidades. Cumplimiento de la Función extensión universitaria: lo primero que debe operar es la conciencia y el cambio de mentalidad, no podemos seguir en un esquema de organización de la educación con


divisiones. Asimismo, las tres funciones de las universidades deben estar en igual de condiciones y no debe seguir repitiéndose lo que hasta ahora sucede, donde, la docencia y la investigación son organizados en unidades administrativas superiores y la extensión universitaria es relejada a unidades administrativas con menos competencias y menos presupuesto. Referencias Bibliográficas: Sánchez, Mirna (2004) .Foro universitario. La Extensión Universitaria en Venezuela. (Revista en línea), Consultado el día 12 de julio del

2011

en

la

página

web:

http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/19847/1/articulo 13.pdf Ley de Universidades, Publicada en Gaceta Oficial N° 1.429 extraordinaria, de fecha 8 de septiembre de 1970. (Leyes en línea), Consultada el día 12 de julio del 2011 en la página web: http://www.ucv.ve/fileadmin/user_upload/comision_electoral/N ormativa_legal/index.htm

Rol del Profesor Universitario en la Práctica Educativa Ing. Caraballo Jennyfer C.I: 16.963.875 Introducción:


Día tras día, a el personal docente se le exige la dirección científica del proceso pedagógico. Sin embargo la práctica de la educación refleja algún nivel de improvisación del docente y un ajuste a las particularidades de los sujetos de la educación. Quienes somos responsables de la práctica educativa, no siempre estamos lo suficientemente seguros de nuestros propios objetivos y las metodologías correctas que conducen al éxito en el trayecto del Profesor Universitario. Los docentes, ante las demandas actuales están en el deber de desarrollar un conjunto de habilidades y destrezas para así obtener un aprendizaje significativo, es importante resaltar que se debe tomar en consideración que la docencia es una práctica mejor entendida como una labor educativa integral.. La práctica educativa en la actualidad tiene un esencial objetivo como lo es la formación de profesionales con un nivel altamente capacitado que actúen de manera responsable y comprometida con el desarrollo educativo y social. El rol en la práctica educativa tiene como finalidad depositar conocimientos y valores, De este modo, “el educador ya no es sólo el que educa, sino aquel, que en tanto educa es educado a través del diálogo. Por ello, la habilidad y destreza del docente está en percibir la realidad educativa Es decir: captar cada uno de los factores que intervienen en la misma, de modo directo o indirecto, sin confundir ninguno de los coeficientes intervinientes. Esta realidad trae consigo la formación de profesionales, con nueva competencia relacionadas con los avances tecnológicos y nuevas formas de organización institucional.


Importancia que tiene el rol en el docente Se puede decir que el rol que debe desempeñar el profesor depende evidentemente de paradigmas dentro de los cuales tiene que desempeñar su labor docente. El compromiso Y la responsabilidad del educador no es la misma en una perspectiva centrada en el alumno y en su aprendizaje que en una perspectiva centrada en la enseñanza y en el profesor. la misión que debe tener el docente es aprender cada día mas para así enseñar nuevas dinámicas y estrategias instalada en el cambio y en la innovación como exigencia de calidad es decir que el profesor muchas veces se basa solo en cumplir con su docencia sin mirar un poco más allá de sus verdadera intervención como parte de esa familia universitaria donde debe velar y cumplir con todas las leyes y reglas para una mejor enseñanza a los futuros profesionales.

Al no cumplirse el rol como docente. Como ya se viene acotando el profesionalismo y la práctica educativa van juntas de la mano, el docente al no cumplir con los distintos niveles de profundidad no está dejando un ejemplar contenido al futuro profesional, El docente indudablemente nace, pero también puede crearse y perfeccionarse. Se puede establecer que es evidente encontrar pocos preparados y desarrollados como profesionales de la misma en este caso la educación superior. Se puede decir que hay un alto nivel de docentes que les faltan profesionalismo y una alta capacidad para realizar trabajos aptos, correspondientes y con profunda rapidez. Porque la falta de profesionalismo en la práctica educativa


Hoy en día hay muchos profesores que el investigar y tener más conocimiento y responsabilidad en la educación no es primordial solo actúan a su conveniencia mas no a favor del proceso educativo y del aprendiz del futuro profesional y es lamentable que esto ocurra ya que no se está favoreciendo a los educando ni dejando huellas de lo q se debe aprender. En los últimos días Se observa con cierta preocupación como ha venido desmejorando la calidad en la educación en la vida diaria es importante que el personal educativo cumpla con su rol de profesor en todo momento. Los docentes debemos ser agentes de cambios, conocer la realidad utilizando los recursos sensoriales y más apropiados en el futuro profesional. El docente debe realizarles a sus alumnos investigaciones que favorezcan su aprendizaje mas no darle un aprendizaje de corto significado. El rol del docente debería ser un rasgo primordial en todo docente para facilitar las estrategias de aprendizaje con su práctica educativa. Referencias bibliográficas. •

ALONSO, Catalina y GALLEGO, Domingo (eds.), La informática en la práctica docente, 2 vols., Madrid, UNED, 2000.

Los educadores ante el reto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, Madrid, UNED, 2001.

Tecnologías de la Información y la Comunicación para el aprendizaje, Madrid, UNED, 2002. INFLUENCIA DEL ASPECTO SOCIAL SOBRE LAS COMPETENCIAS DEL ESTUDIANTE UNIVERSITARIO.


Lcda. Jenny Reina C.I 13.054.577

Desde hace muchos años se ha iniciado un importante debate sobre la necesidad de llevar a cabo transformaciones

en

cuanto

los

profundas y relevantes

aspectos

cuantitativos

como

cualitativos en la educación superior como respuesta a las nuevas demandas tanto económicas como sociales. Estos debates están fundamentados a diversos aspectos entre los cuales se puede mencionar la

apertura de los mercados, la

internacionalización de las economías, la globalización y la diversificación

de

los

sistemas

productivos,

reclaman

a

las

instituciones de educación superior formar graduados preparados para actuar en un entorno cambiante, donde las competencias profesionales se presentan como factores distintivos de la calidad de la formación. Es por esto que el nivel de aprendizaje en la actualidad debe estar relacionado con el entorno social y cultural de las diferentes regiones o estados pues esto tiene un impacto sicológico importante en el estudiante a formarse pues influye en la conducta del mismo por tal motivo el perfil del docente actual debe estar enmarcado en un entorno social cambiante y debe tener un amplio conocimiento en otras palabras debe tener una formación integral y ser un investigador constante para estar en sintonía con las diferentes vivencias de los diferentes caracteres del estudiantado a formar que no solo sea un aprendizaje académico sino ir mas allá de lo académico recordando que se están preparando profesionales que no están aislados de la sociedad donde se deben cumplir normas y leyes de convivencia.


Por otro lado es importante señalar que lo espacios donde convergen los estudiantes en educación superior son considerados o forman parten de las decisiones que permiten definir estrategias que apunten al desarrollo curricular en cuanto al perfil y competencias del docente universitario, considerando la formación en función del estudiante requiriendo una renovación profunda de los principios y valores que sostienen la función docente en la institución universitaria. En tal sentido y dado el uso extensivo de las competencias tanto en el presente como en el futuro inmediato, es necesario estar claro y conceptualizar competencia que no es más que la formación interna o académica construida en torno al dominio de la disciplina por parte del estudiante y docente, y por otro lado la concepción operacional, que reproduce esencialmente el interés de la sociedad en el desempeño. De la cultura cognitiva al desempeño económico, las diversas definiciones de competencia son un microcosmos de las cambiantes definiciones de sociedad. La idea de focalizar en la elaboración de

un perfil de

competencias docentes responde a la necesidad de identificar elementos concretos para promover la formación del estudiante, asegurando el contar con un lenguaje común que les permita detectar más fácilmente áreas de mejora o carencias en su evolución. Este perfil constituye el conjunto de roles, conocimientos, habilidades y destrezas, actitudes y valores requeridos para el desarrollo de las funciones y tareas del profesorado universitario. Cabe mencionar en este apartado, la investigación llevada a cabo por

Smith y Simpson (1995), quienes utilizando el método


Delphi y el panel de expertos, y partiendo de la propuesta de 26 competencias para el profesorado (resultado de un trabajo previo), presentan una propuesta agrupada en seis áreas o dimensiones de competencias. En síntesis, no cabe duda que al momento de pensar en competencias, es difícil seleccionar como referente sólo un concepto, pues la multiplicidad de análisis posibles conlleva a una necesaria integración de teorías. Lo interesante de todo esto radica en que el lenguaje de las competencias, dado que viene de fuera de la educación superior, resulta conveniente para la consulta y el diálogo con los representantes de la sociedad que no están directamente involucrados en la vida académica y puede contribuir también, a la reflexión requerida tanto para el desarrollo de nuevas titulaciones como de sistemas permanentes de actualización de los ya existentes, impactando directamente en el rol del docente universitario y por ende al aprendizaje del estudiante universitario. No cabe duda

la importancia

de revisar los aspectos

fundantes que atraviesan la función docente, la planificación curricular, la producción de materiales, los procesos de evaluación, y la representación social del profesional universitario. Y en ese arduo proceso de reflexión permanente debe ocupar un lugar destacado, la transición de los programas de estudio basados en la enseñanza a un currículo centrado en la enseñanza-aprendizaje transformación del hombre y mujer capaz de emprender un camino dentro de una sociedad cambiante y globalizada.


PENSAMIENTO DIDACTICO (REPRESENTACIONES SOCIALES) Y COMPETENCIAS DEL DOCENTE UNIVERSITARIO