Issuu on Google+

El principio de las cuatro ruedas En 1769 se desarrolló el primer “coche” creado por el inventor y escritor francés Nicolas-Joseph Cugnot, propulsado por vapor, que pesaba 4,5 toneladas y alcanzaba una velocidad de hasta 4 km/h. Con ese coche Cugnot se chocó contra una pared cuando conducía por las calles de París, ese hecho se considera como el primer accidente automovilístico de la historia. Cugnot construyó un segundo automóvil ya que el primero quedo inservible, este se encuentra ahora mismo en el museo Nacional de la Técnica de París. Desde entonces hasta el día de hoy han habido numerosos avances, como el coche de gasolina creado en el año 1866 y más tarde el de gasoil (el motor de gasolina para los coches grandes consumía muchísimo y el de gasoil menos ), un cinturón de seguridad, airbag… Pero sigamos con la historia… En 1815 Josef Bozek construyó el primer coche propulsado por aceite. Entre los años 1832 y 1839 Robert Anderson inventó un automóvil propulsado por baterías eléctricas pero no se podían recargar así que por culpa de eso, esa técnica de propulsión no se desarrolló mucho. El Belga Etienne Lenoir consiguió hacer funcionar un coche con un motor de combustión interna (es un tipo de máquina que obtiene directamente energía química de un combustible que arde dentro de la cámara de combustión) propulsado por gas de carbón alrededor del año 1860 y más tarde es el que da lugar al motor de gasolina. Alrededor del año 1870, Siegfried Marcus hizo funcionar el primer coche de combustión interna de gasolina conocido con el nombre de “Primer coche de Marcus” y en 1883 patentó un sistema de ignición de bajo voltaje (tiene un propósito principal que es encender la mezcla de gasolina y aire dentro de la cámara de combustión) que se implantó en otros coche posteriores. Se cree que los primeros motores de combustión interna de gasolina fueron desarrollados casi al mismo tiempo por diferentes ingenieros alemanes trabajando independientemente, Karl Benz construyo su primer modelo en 1885 en Mannheim y poco después, Gottilieb Daimler y Wilhelm Maybach diseñaron su propio automóvil en 1889 en Stuttgart. Henry Ford fue el propulsor de la fabricación de coches en cadena. Ford vio en 1873 por primera vez una maquina autopropulsada y se quedo fascinado y su creador le enseño a manejarla y el llevo esta pasión a su propia casa siempre investigando y aprendiendo. Más tarde fue contratado en la compañía Edison (1891) y tras su ascenso a ingeniero jefe en 1893 tenía tiempo y dinero haciendo sus propios experimentos, hasta conseguir funcionar una maquina autopropulsada. Tras ésta Ford siguió


mejorando sus ideas. Después de mejorar sus prototipos Ford participó en carreras de coches de las cuales gano algunas. Henry Ford tuvo mucho éxito en su primer proyecto empresarial en el año 1903 con la creación de la Ford Motor Company. Fue fundada el 16 de junio con otros 11 inversores Esta empresa fue creciendo y creciendo hasta el día de hoy. Después de esto hubo varias etapas, la primera fue la veterana, en la cual se empezó a crear coches en masa, la segunda fue la etapa de latón o Eduardina en la que se usaba mucho el latón en la carrocería, la tercera fue la de Época, que comprende desde la primera guerra mundial hasta la gran depresión, la penúltima fue la etapa de la preguerra en la que se desarrolló la fabricación de coches totalmente cerrados y por último, la etapa moderna que se caracteriza por el desarrollo de motores más seguros y eficiente y menos contaminantes. Hasta el día de hoy en el que hay coches de diferentes clase, como todoterrenos, monovolúmenes, deportivos, berlinas … y muchas marcas como Ferrari, Mercedes Benz, Ford, Land Rover…


el comienzo de la cuatro ruedas