Issuu on Google+

INFORME ESPECIAL DE DIARIO PRENSA

o s a C da Pra

Prensa 1

Un viaje de aventura con destino la muerte

Martes 7 de setiembre de 2010

Diario Prensa realizó este Informe Especial con el objetivo de poner a la vista de los lectores lo siguiente: que se investigó , qué se juzgó, con qué se juzgó, cómo se juzgó y quién juzgó. Contribuimos en estas páginas, con información ampliada y no nuevas pruebas sobre las ya ofrecidas y que, por sospechosas, extrañas o distintas circunstancias, no se habrían tomado en cuenta a la hora de ser evaluadas. Claudio Prada era un hombre de 40 años que siempre estuvo relacionado al deporte y a las labores al aire libre, desde instructor de esquí , hasta navegante de las aguas del Beagle, siempre estuvo relacionado con la aventura, hasta que la última y no la más sana lo llevó a la muerte. Su final abrió la ventana a una realidad que existe y que cada vez se manifiesta de la manera más agresiva y menos piadosa como es la comercialización de estupefacientes. Prada murió por un ajuste de cuentas por droga, la ambición y la mala junta lo llevaron a tomar la decisión, en absoluta consciencia, de caminar por una senda que no tiene retorno y en la que al jugar mal, las consecuencias siempre son fatales. Este informe especial tiene por objeto ventilar los pormenores de una causa en la que quedaron libres los imputados del asesinato de Claudio Prada. En un juicio que por su complejidad dejó la sensación de que se trabajó poco, durante el debate, por realmente esclarecer el hecho. Desde la precaria valoración que realizaron los jueces del Tribunal Oral sobre algunas pruebas, hasta la liviandad en las apreciaciones de algunos peritos que más que despejar dudas, las introdujeron en pleno juicio, se tuvo la impresión de que a nuestra provincia cualquiera puede venir a matar e irse sin ningún temor a ser castigado. Hoy la sentencia no está firme, dado que la fiscalía a cargo de la Dra, Karina Echazú y la querella, representada por Cristian Prada (hermano de la víctima) interpusieron un recurso de casación, por el que el Superior Tribunal de Justicia, tendrá que examinar si hubo valoración errónea o no de la prueba o arbitrariedad en el fallo de los jueces del Tribunal Oral, compuesto por los Dres. Alejandro Pagano Zavalía, Roberto Magraner y Maximiliano García Arpón El caso “Prada” evidenció la realidad del comercio de estupefacientes en nuestra ciudad y dejó aún más en evidencia la fragilidad de la seguridad a la hora de saber quién entra y quién sale de nuestra provincia.

Este informe está basado en testimonios brindados durante el juicio oral, llevado adelante en el mes de junio, con documentación de la causa y la asistencia de especialistas en casos forenses y en comuni-

caciones celulares entre otros. Tratamos de mostrar las distintas caras de una investigación policial y judicial que insumió meses de trabajo, viajes, dinero del Estado y que por “errores” en la valoración

de la prueba dejó impune un asesinato llevado a cabo por sicarios, metodología criminal que solemos ver solo en películas. Todo comenzó con la contratación de Mauricio Fontana, un conocido

Islas Azores

Velero “Ultimatum”

Droga incautada en alta mar en el velero “Milenium” que transportaba 1600 Kg. de cocaína, con destino final a la ciudad española de Barcelona

Puerto “La Romana” República Dominicana

Ilhéus, ciudad brasilera donde termina la travesía. En una playa desierta Prada entierra los 100 Kg. de cocaína y dejan el velero en la marina de esa localidad Ilhéus Porto Seguro

Salida del Puerto de San Fernando

Velero Blas María, tripulado por Fontana y Prada

capitán de veleros de Ushuaia, quien es contactado desde Buenos Aires, por un español identificado como Marcelo Fabián Belis, para llevar un velero de 12 Mts., de nombre “Blas María”, matricula REY 036290, desde el puerto de San Fernando, Argentina, hacia el puerto de Barcelona, España, en junio de 2008. Luego de aceptar la propuesta por parte del “empresario” español, Fontana contrata a Claudio Prada, con quien mantiene una amistad de varias décadas, como tripulante. Viajan a Buenos Aires y una vez preparada la embarcación para la travesía hacia el viejo continente, el 3 de junio de 2008 desde el puerto de San Isidro inician su travesía teniendo como primer destino la ciudad de Río Grande do Sul, Brasil, según consta en los registros de la Prefectura Argentina. Luego de veinte días de navegación llegan a la ciudad de Porto Seguro. Allí Fontana descubre durante unas tareas de mantenimiento un compartimiento oculto en la sala de máquinas, donde había una cantidad de paquetes con cocaína. Inmediatamente- según el relato del propio Fontana frente a los jueces-, se comunicó con el propietario del velero para increparlo por el engaño que había cometido al transportar droga a España, por medio de dos personas que desconocían sus intenciones. La comunicación fue infructuosa por lo que decidió junto con Prada, ocultar en tierra la cocaína, alrededor de 100 Kgs. Para no ser sorprendidos en el intento de deshacerse de la droga, viajaron hasta la ciudad de Ilhéus, distante a unos 200 Kms. de Porto Seguro. En un

sector despoblado bajó a tierra Claudio Prada para enterrar los 100 Kgs. de cocaína, marcando con un GPS (posicionador satelital) el lugar. Luego de eso dejan el velero en un club de yates de esa ciudad y viajan vía aérea hasta el sur de Brasil. Posteriormente se trasladan en micro hasta Buenos Aires. Una vez en Capital Federal, Fontana y Prada toman caminos distintos por seguridad, dado que no sabían cómo iba a reaccionar el dueño de la droga abandonada. Por eso deciden ir cada uno por su lado pero sin perder el contacto telefónico. Prada se dirige a Córdoba y Fontana regresa a Ushuaia. En la misma época, la policía española realiza a pocos kilómetros de las islas Azores, un procedimiento antidroga en el que se secuestra la cantidad de 1.600 Kgs. de cocaína. Se lo denominó “Operativo Mistral”. El velero en cuestión, el “Ultimátum” se dirigía a Barcelona, España, y fué interceptado el 5 de julio de 2008, fecha en la que debería haber estado pasando por la misma zona el velero “Blas María”, que Fontana también llevaba hacia el puerto de Barcelona. Los investigadores estiman que el velero “Blas María” con100 Kgs. de cocaína era un señuelo para distraer el paso del “Ultimatum” que transportaba más de una tonelada y media de cocaína. Según lo que publican los diarios españoles, los dueños de esa embarcación estuvieron meses antes en Buenos Aires contactándose con proveedores argentinos. También se pudo saber que esas personas fueron sigue en página 2


2 Prensa

viene de página 1 detenidas semanas después del espectacular decomiso, en la ciudad de Buenos Aires y fueron deportados hacia España. Como dato anecdótico los investigadores pudieron comprobar que estuvieron en Mar del Plata,

Martes 7 de setiembre de 2010

mucho cuidado la zona del sur de Argentina, dados los últimos procedimientos de incautación de estupefaciente en Europa, que tienen como inicio del derrotero a puertos argentinos. En tanto y ya aquí en Ushuaia, Fontana perdió el contacto con

Claudio Prada Ushuaia y Río Gallegos. Es un hecho que las distintas agencias de lucha contra el tráfico de drogas están observando con

Prada y recién luego de varios meses se enteró por un amigo de él que estaba en Brasil con Diego “Diente “ Pérez. En ese

Luego de hallar el cuerpo sin vida de Claudio Prada, los investigadores consideraron rápidamente la hipótesis de un crimen por encargo. Tal es así que las primeras pistas surgieron de los comentarios que aparecían en distintos correos y blogs por Internet. Allí se hablaba de lo que Prada había hecho en Brasil con un cargamento de cocaína. Al parecer, lo acontecido, salvo para la Justicia Federal, era de conocimiento de casi toda la ciudad. Los primeros testimonios en

sede judicial comenzaron a dar sus frutos y uno tuvo especial relevancia: fue el del empleado de la oficina de alquiler de autos, quién luego de que se hiciera público el asesinato de Prada, notó que días antes unas personas en actitud muy

La investigación

momento, -declaró Fontana en el juicio- se dio cuenta de que Prada había retornado a Brasil junto con el “Diente”, al lugar en donde estaba oculta la droga para -supuso- comercializarla. Pasados unos meses Prada retornó a Ushuaia, se encontró con Fontana y le confesó que le había dado la droga a “Diente” Pérez para obtener unos 100.000 euros de ganancia. Esa es la ultima vez que Fontana asegura haber visto a Claudio. Prada viaja nuevamente a Brasil a encontrarse con “Diente” para reclamarle el dinero de la venta de la droga y sin lograr su cometido, regresa al país. Al retornar a Argentina pasa unos días con su familia en la ciudad de Mar del Plata. En esa oportunidad le cuenta a su hermano Cristian la historia del velero, su encuentro con la droga y la comercialización que trató de llevar adelante con Pérez y que concretó a medias. Prada le dijo a su hermano que “estaba con miedo” por lo que le podía pasar como consecuencia de haberse quedado con esa droga. Luego de unas semanas regresa a Ushuaia, donde pone en conocimiento a varias de sus amistades más cercanas, de su preocupación. Afirmaba que “me van a venir a buscar para matarme” .

Ultima foto de Claudio Prada que se sacó en las playas brasileras. Los hermanos de Claudio Prada, Cristian y Damián, dijeron que éste les había comentado que “Diente” Pérez lo había llamado desde Brasil para advertirle que no regresara a ese país porque los dueños del velero (en el que se habían encontrado los 100 Kg. de cocaína) lo estaban buscando. Como Prada intentó comunicarse infructuosamente con Pérez, decidió hacer partícipes de la información a algunos amigos, a los que les contó la aventura narco. Tal es así que

varias de sus amistades dieron testimonio en el período de instrucción de la causa, sobre lo contado por Prada. Inclusive varios declararon que Claudio tenía miedo. Se supo que hasta llegó a darle a su amigo “Lechu” Torres, un CD conteniendo fotos en las que se los ve a “Diente” Pérez y a Prada, posando con la droga mejicaneada. A las pocas semanas se confirmaron los temores y Claudio Prada apareció asesinado en su vivienda, el 19 de junio de 2009.

el detalle de llamadas, se pudo comprobar su vinculación con Omar Caraffa. Esta relación se estableció cuando los investigadores dieron con el IMEI del teléfono ( es el número de placa interna del aparato), que estaba a nombre de Griselda González, y el chip del aparato (número de comunicación) que estaba a nombre de Lucrecia González, novia de Caraffa. Por estos datos se comprobó que Caraffa se movía en Ushuaia con un número de celular terminado en 2923, en tanto Gustavo Farías con el terminado en 5154 y Maximiliano Farías con el 5582. Estos Sigue en página 3

automóvil y también con un número de teléfono que no correspondía a esa persona sino a un individuo radicado en la provincia de Santa Fe . De ahí en más la investigación se orientó hacia aquella provincia y dio frutos concretos:

Ángel Avanzato

Gustavo Farías

sospechosa le habían devuelto un vehículo. Tanto le llamó la atención que decidió hacer partícipe de sus inquietudes a la Policía. Los investigadores dieron con quien había alquilado el

Omar Caraffa Gustavo Zapata

fue detenido el titular del teléfono, identificado como Gustavo Farías . Al secuestrársele el teléfono celular y ser analizado

Maximiliano Farías


Prensa 3

Martes 7 de setiembre de 2010

Viene de página 2 últimos fueron reconocidos por el propio Gustavo Farías como propio y de su hermano. Es así que se pudo detener a Gustavo Farías y a Omar Caraffa en la ciudad de Santa Fe, en tanto que Maximiliano Farías se mantuvo prófugo hasta después de realizado el juicio oral y público. Por otro lado se detuvo en Ushuaia a Angel Avanzato, identificado con un celular terminado en 9615 y a Gustavo Zapata, con el celular terminado en 8490, quienes eran conocidos de Claudio Prada. Avanzato fue quien alquiló los autos en que se desplazaron los hermanos Farias y Caraffa mientras estuvieron en nuestra ciudad. Zapata, por su parte, era el nexo entre

Diego“Diente”Pérez (sindicado como el instigador del crimen) y Gustavo Farías. Zapata era empleado en un hostel de Ushuaia, del que Pérez era propietario. La investigación pudo comprobar que los hermanos Farías y Caraffa ingresaron a Ushuaia el 12 de junio con documentación falsa a nombre de Rolando Antonio Silvetti (Gustavo Farías), Esteban Luciano Estigarribia ( Maximiliano Farías) y César Abelardo Melgarejo ( Omar Caraffa). Los tres se alojaron en las cabañas Yak Haurin, ubicadas a 30 metros de la única entrada que hay al sector en donde se emplaza la casa de Prada y a una distancia de 700 metros de ésta. Desde la vereda de las cabañas se

puede divisar a simple vista el fondo de la casa de Prada. Esta proximidad, habría servido para hacer inteligencia sobre los movimientos de la víctima. El 13 de junio alquilaron un auto Ford K en la empresa Cinco Estrellas, a nombre de

TF004A - TF004D

Angel Avanzato, el que fue devuelto el 17 de junio (dos días antes de la muerte de Prada). El 18 de junio alquilaron otro automóvil, ésta vez un Chevrolet Corsa de color gris, en la agencia Surauto SRL siendo el titular del contrato de alquiler el mismo Avanzato. El rodado fue devuelto al otro día (19) a las 10 de la mañana, (Prada fue asesinado a las 7,40 aproximadamente), en el Aeropuerto Malvinas Argentinas. Allí Gustavo Farías compró los pasajes rumbo a Buenos Aires para él, su hermano Maximiliano y Caraffa, vía Río Grande, con hora de arribo al Aeroparque Jorge Newbery a las 00,30 Hs. La investigación acerca de las comunicaciones telefónicas permitieron establecer que, mientras que los hermanos Farías y Caraffa permanecían dentro de la cabaña que habían alquilado, las llamadas eran tomadas por la antena de la

Sector de cobertura de antena

TF004 C - TF004 F

TF004 A - TF004 D

TF004B - TF004E

Sector de cobertura de antena

TF004 C - TF004 F

Vivienda de Claudio Prada

a rad eP ad s a la c tre . en s t m 700

Cada antena tiene un área de cobertura de 120 ˚

CF

AD

BE

e se ond ad ñ a cab y la

y ías Far ba, a j alo

Cabañas donde se alojaron Gustavo y Maximiliano Farias y Omar Caraffa

fa raf Ca

Sector de cobertura de antena

TF004 B - TF004 E

empresa Claro TF 004 B y TF 004 E y que cuando estuvieron en la casa de Prada, la misma empresa identifica sus celulares en el sector que cubre la antena TF 004 C y TF 004 F Esto resultó fundamental para la investigación dado que

C-F A-D B-E 800Mhz.

1900Mhz.

gracias a las posiciones de las torres (denominadas celdas) se pudo comprobar en función de las comunicaciones que efectuaban, dónde estaban y a qué hora. (Ver gráfico de funcionamiento de antenas de Claro). Por otro lado También se pudo comprobar que los cuatro teléfonos (terminados en: 8676 / 8009 / 2068 / 9597 ) pertenecientes a Diego “Diente” Pérez, (algunos a nombre de su pareja) interactuaron con los de Gustavo Farías, Omar Caraffa y Gustavo Zapata durante los días en que los santafecinos estuvieron en Ushuaia y especialmente durante la noche del jueves 18 y la madrugada del 19, horario en el que se cometió el asesinato. En esa madrugada se registraron desde el teléfono de Gustavo Farías comunicaciones de voz entre las 04.33 Hs. y las 07.11 Hs. con Omar Caraffa en un total de 8 y unos 32 mensajes de texto. Todos captados por las antenas TF 004 C y TF 004 F (cubre el sector donde está la casa de Prada) de la empresa Claro. También hubo comunicación entre Farías y Zapata durante esa madrugada, más precisamente entre las 02.22 Hs. y las 06.20 Hs. con una cantidad de 4 llamados de voz y 11 mensajes de texto. Por último se pudo establecer que Diego “Diente” Pérez estuvo en contacto permanente con ellos, no solo en la madrugada del 19 sino durante los días previos y posteriores al asesinato de Prada. Se pudo confirmar que los teléfonos de Gustavo Farías, Omar Caraffa y Diego “Diente” Pérez se localizaron en la playa de estacionamiento Sur del Aeropuerto Jorge Newbery de la ciudad de Buenos Aire el 20 de junio a las 00.51 Hs. s, donde la antena CAPQ2 (la única que existe en esa área de cobertura) los captó. Recordemos que a esa hora arribaron en el vuelo proveniente de Río Grande, los hermanos Farías junto a Caraffa.

Cada torre (Celda) tiene tres antenas, cada una de éstas tiene dos juegos de emisores, uno trabaja en la frecuencia de 800 Mhz. y el otro en la frecuencia de 1900 Mhz. Las A-B-C trabajan en los 800 Mhz.en tanto las D-E-F trabajan en el orden de los 1900 Mhz. En este caso A-D es una antena, la otra es B-E, en tanto que la última es C-F La antena C-F cubre el sector donde se encuentra la casa de Claudio Prada. La antena B-E, cubre el sector donde se encuentra la cabaña donde se alojaron los hermanos Farías y Omar Caraffa


4 Prensa

Martes 7 de setiembre de 2010

La noche del asesinato y la huída de los asesinos

El día 18 de junio, Prada se encontró alrededor de las 23 Hs. en el pub Dreamland, para cenar con amigos. A eso de las 04.30 Hs. se retiró rumbo al pub Latino, en donde permaneció hasta las 06.40 Hs. Posteriormente se retiró a su domicilio ubicado en el Barrio Río Pipo, sobre la calle Río Almanza 1045. Eran alrededor de las 07.30 Hs. de la mañana del día 19 de junio, según testificó su amigo “Lechu” Torres, última persona en ver a la víctima con vida. Prada ingresó a su domicilio y subió hasta su dor-

mitorio. En ese momento fue atacado por alguien que le propinó un golpe en la cabeza, más precisamente en la nuca. Casi simultáneamente otra persona le apoyó un revolver calibre 38 en la frente y le disparó a quemarropa , provocándole una muerte instantánea. (Así esta detallado en la pericia forense). Los investigadores pudieron determinar que dentro de la casa se encontraban Maximiliano Farías, quien habría sido quien le dio el golpe en la nuca (se estima que lo hizo con la culata

A partir del 16 de junio de 2010, se llevó a cabo el juicio oral y público a cargo de los Dres. Roberto Magraner, Alejandro Pagano Zavalía y Maximiliano García Arpón, para determinar la responsabilidad de los imputados Gustavo Farías, Maximiliano Farías (prófugo), Omar Caraffa, Gustavo Zapata y Angel Avanzato, en el crimen de Claudio Prada, a quien el 21 de junio de 2009 se lo encontró sin vida en su vivienda de la calle Almanza 1045 del Barrio Río Pipo, con un tiro en la cabeza. Los acusados fueron defendidos por los abogados Dr. Gustavo Ariznabarreta

(defensor de Caraffa y de Gustavo Zapata), Dr. Julián de Martino ( abogado de Avanzato) y Dr. Alejandro Berola (abogado de Gustavo Farías). La Fiscalía estuvo a cargo de la Dra. Karina Echazú, siendo la querella representada por el Dr. Cris-

El juicio

Omar Antonio Prada, padre de la víctima

de un revolver calibre 32, encontrado sobre la cama de Prada, abandonado en el lugar) y Omar Caraffa, en el piso superior, a quién se le atribuye la autoría del disparo mortal. Después de ese hecho se presume que ambos salieron por la puerta posterior de la vivienda, dejándola abierta, dirigiéndose hacia el auto que los estaba esperando, al mando de Gustavo Farías. Acto seguido se dirigieron al Aeropuerto Malvinas Argentinas con intenciones de entregar el vehículo y salir de la isla de inmediato a

través de un vuelo, cosa que no pudieron concretar por lo temprano de la hora. Eran las 07.50 Hs. Regresaron a las 09.30 Hs., al abrir la agencia de autos. Una vez concretada la devolución del vehículo, se dirigieron a las oficinas de Aerolíneas Argentinas, en donde Gustavo Farías compró tres pasajes para salir desde la ciudad de Río Grande, dado que no querían permanecer ni un minuto más en Ushuaia. Posteriormente se trasladaron hasta las oficinas de la empresa Líder, para viajar por vía terrestre

hasta la ciudad del Norte de la isla, en donde pudieron tomar un vuelo a las 20.00 Hs. Llegaron finalmente a Buenos Aires a las 00.30 Hs. Los estaba esperando “Diente” Pérez, con el que se encontraron en el estacionamiento del aeropuerto. Esto se pudo establecer gracias a los registros de llamadas de sus celulares que se identificaron con la única antena de telefonía celular que hay en aeroparque. (Ver infografía de la cronología de los hechos en página 5).

Los acusados durante el juicio mantuvieron una fuerte custodia policial

Mauricio Fontana, Capitán del velero donde encontraron 100Kg. de cocaína

tian Prada (hermano de la víctima) y el Dr. Eduardo Toscano. Durante el juicio se pudo escuchar a los imputados dando testimonio indagatorio, siendo Avanzato y Zapata los más predispuestos a aclarar su situación. Gustavo Farías en tanto, se limitó a repetir lo que había dicho en sus declaraciones indagatorias anteriores : afirmó que había ingresado a la provincia junto a su hermano Maximiliano y a otra persona apodada “Cholo”, con documentos falsos, para realizar un negocio con drogas, cosa

que dijo no haber podido concretar . También confirmó que Avanzato alquiló los vehículos que utilizaron por esos días y que Zapata era el contacto que tenía con Diego “Diente” Pérez. Afirmó que éste le tenía que dar un dinero, en un intento de justificar así las innumerables llamadas que realizó antes y durante la madrugada en que mataron a Prada. Otro fue el accionar de Omar Caraffa quien solo se limitó a decir que él no conocía a Lucrecia González ( sindicada como su novia y quien habría comprado

el chip que utilizaba en el teléfono) y a expresar que nunca vino a Ushuaia. También dijo que para la fecha en que mataron a Prada él estaba internado en el Hospital José María Cullen, de la ciudad de Santa Fé, lo que desde el hospital fue negado. Y se negó a seguir declarando. Durante los días que duró el juicio varios fueron los testigos que desfilaron por el estrado. El testimonio más impactante fue el de Mauricio Fontana, capitán del velero en el que se en-

Continúa en página 6


Prensa 5

Martes 7 de setiembre de 2010

Cronología 19 de junio de 2009

3

1 Antena de la empresa Claro que captó las llamadas de las personas que estuvieron dentro y fuera de la casa de Prada

Frente del domicilio de Claudio Prada

Prada llega a su domicilio en Puerto Almanza 1045, a las 07,30 hs. Sube hasta su habitación y es golpeado por un sujeto desde atrás callendo al suelo y al incorporarse, es ultimado por otra persona que le dispara en la cabeza a quemarropa

70

a el tr n e ts. 0m

da ra P de sa ca

s ía ar F a, ab oj l ea es d on ad ñ a ab ac l y

af ar C y

Prada llega al pub Dreamland a las 23Hs. cena con amigos, permaneciendo en el lugar hasta las 4,30 hs

2

fa

En el pub “Latino” Prada permanece hasta las 06,45 hs. donde se retira junto a “Lechu” Torres quien es el último en ver a Prada con vida

Celularterminado en 5154, utilizado por Farías, ubicado enlazonadonde seencuentra la casa de Prada

Gustavo Farias, a quien se lo sindicó de organizar el asesinato, esperó en el auto (haciendo de campana) la salida por la puerta de atrás de la vivienda, a Caraffa y a su propio hermano “Maxi” Farías. Luego se dirijieron al Aeropuerto Malvinas Argentinas para entregar el automóvil alquilado y sacar los pasajes para huir hacia Buenos Aires.

Maximiliano Farias, seria quien golpeó en la cabeza a Prada con la culata de un arma calibre 32, encontrado en el lugar Omar Caraffa sindicado de ser el autor del disparo Celular terminado en 2923, utilizado por Caraffa, ubicado en el lugar del homicidio

Claudio Prada aesesinado con un disparo en la cabeza, en el dormitorio de su vivienda

Celular de Perez, terminado en 2068, que mantenía constante comunicacion con Zapata, Farías y Caraffa

Diego “Diente” Perez acusado de ser el instigador del crimen. Desde Buenos Aires, supervisaba permanentemente los movimientos de los sicarios El móvil del crimen según la investigación, habría sido por diferencias de dinero que mantendría con Claudio Prada, por la venta de los 100 Kg. de cocaína vendida en Brasil y que Prada le reclamaba insistentemente. Se estima que Perez se quería quedar con todo el negocio

Revolver calibre 38 , de propiedad de Claudio Prada que tenía guardado en el cajón de su cómoda y que Caraffa habría utilizado para disparar a quemarropa en la frente del infortunado Prada. La misma no se pudo encontrar en el lugar del hecho, presuminedo que los asesinos luego de utilizarla se la llavaron.

Arma calibre 32 Smith & Wesson, con la numeración de serie “limada”, encontrada sobre la cama del dormitorio de Prada, que según la investigación habría sido la que se utilizó por parte de Maximiliano Farías para dar un culatazo en la nuca de la víctima


6 Prensa Viene de página 4

Martes 7 de setiembre de 2010

como el testimonio del comerciante gastronómico Lino Adillón quien sostuvo ante los jueces que estaba en conocimiento del tema. “Todos sabíamos cómo iba a terminar Claudio”dijo - haciendo alusión a los códigos mafiosos que existen cuando alguien se queda con la droga de otro. Un testimonio que llamó la atención fue el del empleado de la agencia de alquiler de autos, Federico Indígoras, quien para ingresar a la sala de juicio pidió que Gustavo Farías no estuviera, dado que estaba atemorizado con su presencia. Durante el testimonio reconoció a Caraffa y explicó que cuando fueron a devolver el vehículo alquilado en la mañana del 19 de junio Uno de los testimonios mas importantes que de 2009, vio a dos sujetos fue tomado por la bajando del auto, uno de fisclaía y los jueces fue ellos con un frasco de Acla de Lino Adillón, timel en la mano (en la casa éste se hiciera de la droga de Prada había un pack de escondida en una zona de Actimel de cuatro unidala ciudad brasilera Ilheus. des al que le faltaba uno) También se escucharon y con los ojos rojos como testimonios que afirmaban si no hubieran dormido en conocer el destino de Prada toda la noche. Dijo que al quedarse con la droga que el vehículo fue entregado encontraron en el velero, sucio, lleno de colillas de contró la droga, quien con lujo de detalles brindó al jurado los pormenores del viaje y su desvinculación con Prada una vez que

Dr. Alejandro Berola, abogado de Gustavo Farías

Dr. Gustavo Ariznavarreta, abogado de Caraffa y Zapata

Perito de la defensa, Comisario Ricardo García, ing. en comunicaciones . Luego de explicar como funcionan las comunicaciones celulares dijo NO SABER COMO FUNCIONABAN LAS ANTENAS DE LA EMPRESA EN CUESTIÓN.

cigarrillo y aclaró que la persona que le entregó el auto estaba apurado por hacer los papeles. También expuso ante los jueces el perito forense Dr. Carlos Gervasoni, quien opinó sobre el horario de la muerte de Prada. Gervasoni introdujo un elemento que, si bien constaba en los datos de la autopsia, motivó sorpresa por parte de los defensores y la fiscalía. Dicho dato es el hallazgo de un trozo pequeño de lo que

Dr. Julián de Martino, abogado de Avanzato

sería un champignon, en el estómago de Prada durante la autopsia. El profesional aseguró que los restos identificables de alimentos, en este caso verdura, ponen de manifiesto que la muerte de Prada habría sido dos horas después de haber ingerido ese alimento. Considerando que en la noche del 18 de junio Prada estuvo cenando con unos amigos y que habría comido brusquetas de champignon a eso de las 01.00 Hs., el asesinato habría ocurrido dos o tres horas después de la ingestión . Teniendo en cuenta que hasta las 06.40 Hs. Prada estuvo con amigos, se abrió la puerta para establecer que habría estado con vida hasta después de que los imputados se habían ido de la provincia. Otro testimonio que apoyó esa hipótesis fue la del testigo Abelardo Cano, quien sostuvo durante la instrucción de la causa y en el juicio, que vio a Claudio Prada en la tarde del 19 de junio en la calle Gobernador Paz, entre Belgrano y Sarmiento, más precisamente a las 18 Hs. de ese día, momentos en que Prada teóricamente ya

Dra. Karina Echazú, Fiscal

estaba muerto. El perito en comunicaciones de la Policía, subcomisario Ricardo García, (propuesto por el abogado defensor de Avanzato, Dr. de Martino), brindó una explicación de cómo funciona la telefonía celular en general, como actúan las antenas y los celulares pero no pudo asegurar la configuración técnica de las antenas que operan en la zona. García afirmó: “La verdad es que no conozco cómo funcionan estas antenas dado que todas las compañías son diferentes, haciendo mención a las empresas Claro, Personal y Movistar, todas operativas en Ushuaia. Concluidos los testimonios, se escucharon los alegatos por parte de los defensores y la acusación por parte de la fiscalía y la querella, quienes pidieron la pena de reclusión perpetua para los cuatro imputados, en tanto los abogados defensores solicitaron la absolución. Luego de un cuarto intermedio los jueces se pronunciaron, absolviendo a los cuatro imputados de los cargos de asesinato que pesaban sobre sus espaldas.

Dres. Toscano y Prada, Querellantes

Los fundamentos de los Jueces que liberaron a Farías, Avanzato, Zapata y Caraffa Los jueces fundaron la absolución de los imputados sobre tres puntos, principales a criterio de ellos: el testimonio de Abelardo Cano y de Julieta Delorenzo, y el informe forense sobre el contenido gástrico de Prada. El que hubiera aparecido en su interior un trozo de champignon, cambió para

los magistrados de manera radical, la interpretación del horario de muerte de la víctima. También evaluaron la participación de Caraffa en el hecho dado que para los magistrados quedó comprobado que no se pudo demostrar que estuvo en Ushuaia.

Dres. Alejandro Pagano Zavalía, Roberto Magraner y Maximiliano García Arpón


Martes 7 de setiembre de 2010

Lo que consideró el Tribunal Testimonio de Abelardo Cano: Los jueces mantienen como ciertas las afirmaciones del testigo que dijo haber visto a Claudio Prada el viernes 19 de junio de 2009 a las 18.00 Hs. en la calle Gobernador Paz, entre Sarmiento y Belgrano. Entendiendo y dando fe de este testimonio es que en el fundamento de la sentencia los magistrados afirman: “Cano fue terminante en señalar que estaba completamente seguro de que había sido ese día viernes y en ese horario, pues los lunes, miércoles y viernes tenía la rutina de llevar a su hija a la casa de su madre en dicho horario, recordando que el día anterior- jueves- no había salido con el vehículo, sino que había salido a caminar con su hija por el centro. Por lo demás informó que luego de que se le interrogara tan insistentemente sobre el punto en su declaración, le había preguntado a su ex mujer, quién le había confirmado que efectivamente había llevado a su hija ese día en el horario indicado, por lo que no tenía dudas de que fue en ese momento que había visto a Prada. También describió Cano, cómo estaba vestido Prada en ese momento, con una campera azul, pantalón jean y borceguíes de color negro”. Testimonio de Julieta Delorenzo: Los jueces sostuvieron: “Julieta Delorenzo declaró que el día 19, alrededor de las 18 Hs. recibió un llamado de Claudio Prada a su celular y que si bien la llamada no se registró en los listados de llamadas de Delorenzo. Al respecto el perito en comunicaciones, Subcrio. Ricardo García, advirtió en el debate que no siempre se registran los llamados en dichos listadosJ. Esto lo dieron por hecho y consideraron que Prada estaba con vida el día 19 a las 18Hs”.

La hora de la muerte: Según los magistrados el dato que aportó en el debate el médico forense Dr. Alegre Gervasoni, fue fundamental para establecer que Prada no fue asesinado durante la mañana del día 19 sino en horas de la tarde. Con lo que dejó fuera del hecho a los imputados en el homicidio, dado que en horas de la tarde ya se encontraban en la ciudad de Río Grande. El horario de la muerte de Prada, IPM (interrupción post mortem) establecido por el Dr. Gervasoni el día que se encontró el cadáver de Prada la situó aproximadamente entre las 15.00Hs. del día 18 y las 00.00 Hs. del día 19, aclarando que: de todos modos, este período deberá ajustarse restringiéndolo más o ampliándolo con otras probanzas (testimoniales, dosaje de humor vítreo, mensajes o llamadas). No obstante esto los jueces afirmaron: Es de resaltar que el Dr. Alegre Gervasoni, citando a Bonnet, fue claro al sostener que teniendo presente el contenido gástrico hallado al practicar la autopsia en el que se identificó un único trozo de lo que podría ser un hongo (probablemente champignón), debía concluirse que el óbito había ocurrido entre una y dos horas después de la ingestión, agregando que en caso de tratarse de una persona con digestión lenta, ese termino podía incrementarse en una o dos horas más”. Trozo del sombrero del champignon encontrado en el estómago de Prada, durante la autopsia

Prensa 7

Los datos que NO se tomaron en cuenta Prada concurrió al video club Preview, el jueves a las 18 Hs. a devolver una película como quedó asentado en los registros de dicho comercio. De ahí la confusión de Cano que la propia Cámara de Apelación en período de instrucción se pronunció al respecto diciendo: “Al testigo Cano se le preguntó si el jueves 18 pudo haber salido con su hija en ese horario y respondió que podría ser. Interrogado respecto a que si podría haber visto a la víctima en esa fecha ( el 18), contestó que no lo podría contestar con exactitud. Llama la atención el contraste entre la precisión de recuerdos relacionados con lo acontecido el 19 y la vaguedad de las evocaciones de lo ocurrido un día antes. Asimismo, se advierte que el testigo dijo seguir una rutina los lunes, miércoles y viernes- pudo confundirse al indicar el día- y que corroboró la fecha con la madre de su hija. En rigor, quien para estar seguro necesita confrontar sus recuerdos con otra persona, no se encuentra muy confiado en la exactitud de su memoria. Y eso lo que Cano dice que aconteció”. Un dato sorprendente que aparentemente se le pasó al Tribunal de Juicio a la hora de evaluar la prueba, es que al momento de encontrar el cadáver de Prada, vestía de la misma manera como lo vieron las últimas personas que estuvieron con él la noche del 18 y madrugada del 19 y así lo demostraron las fotos que se sacaron esa noche. Prada vestía una campera negra de polar, un pantalón de montaña y botas de trecking . O sea que sería más que increíble o ridículo, que Prada se haya cambiado de ropa para ir al videoclub - donde lo vio Cano - retornara a su casa y se cambiara nuevamente eligiendo la misma ropa que tuvo puesta cuando estuvo con sus amigos la noche del 18 y madrugada del 19, momento en que alguien entró a su casa y lo mató. Los jueces no tuvieron en cuenta que sí quedaron registrados los llamados en el aparato de la víctima y que dicha comunicación con Delorenzo fue realizada del celular de Prada el día 17 a las 21.49 Hs., tal como luego se pudo establecer y confirmar con los listados de llamados que proporcionó la empresa prestadora del servicio.

El peritaje forense dio preliminarmente un horario de muerte que se estableció entre las 15.00 Hs. del día 18 y la 00.00 Hs. del día 19, con lo que con las probanzas testimoniales (Prada estuvo con amigos entre las 23.00 Hs. del día 18 y las 07.00 Hs. del día 19) se pudo establecer que no murió antes de esa hora. Ahora bien el forense le informa a los jueces durante el debate que encontró un trozo pequeño de lo que podría ser champignon en el estómago de Prada, a la hora de practicarle la autopsia. Y afirmó el forense que según Bonnet (una eminencia en medicina legal, autor de varios libros sobre medicina forense) establece que para los vegetales el tiempo de descomposición gástrica es de una a dos horas. Lo que no aclaró Gervasoni es que lo que afirma Bonnet en su libro “Medicina Legal” es que esos horarios de descomposición de vegetales en el estómago deben entenderse en términos generales . Científicos han determinado para ciertos vegetales distintos horarios de descomposición gástrica. Existe un listado denominado “Tabla de Taylor” (científico forense) que determina los valores de los distintos vegetales. A título de ejemplo Taylor afirma que el repollo tarda 2 Hs. en descomponerse en tanto la zanahoria tarda 3 Hs. y las papas hervidas 3,30 Hs. El trozo de champignón encontrado en el estómago de Prada durante la autopsia era de aproximadamente un centímetro. Una de las características que tiene este vegetal es que está compuesto con una sustancia denominada QUITINA, sustancia que contienen también las alas y los caparazones de los insectos, de dura composición. Los científicos aseguran que la digestión del champignón es muy lenta justamente por este factor y por otro componente como la celulosa. Lo que resulta más que increíble que ni el forense ni los jueces hallan observado este punto dado que se convirtió en el factor que cambió el horario de la muerte. Pero es importante saber qué dicen algunos renombrados forenses sobre el análisis del contenido gástrico para determinar la hora de la muerte, tal como se la utilizó en este caso, inclusive uno de los autores que utilizó el propio Gervasoni para apoyar sus conclusiones. José Escario y Jordina Perramón afirman: “Se ha propuesto utilizar para la determinación del momento de la muerte el estado de 
digestión de los alimentos hallados en el estómago, cuando se conoce por declaraciones ciertas, la hora en que el sujeto hizo su última comida. Desgraciadamente la capacidad digestiva de los distintos sujetos es demasiado variable, tanto por razones de fisiología individual como por estados patológicos locales o generales; asimismo, los diferentes alimentos, según su composición, cantidad, adición de bebidas alcohólicas, etc., modifican sensiblemente el tiempo digestivo; finalmente, se admite la existencia de una digestión post mortal, que constituye un nuevo factor de error. En consecuencia como decía Simonín “la culpabilidad” de un individuo no debe depender exclusivamente de una cuestión de fisiología tan poco conocida”.


8 Prensa

Lo que consideró el Tribunal Con respecto al imputado Omar Caraffa, los jueces afirmaron que a éste no se le pudo comprobar que en la fecha en cuestión estuviera en Ushuaia, dado que el testigo Indígoras no pudo asegurar en el debate que fuera Caraffa a quien vio en el Aeropuerto. Dijo que era muy parecido. Se tuvo en cuenta que Caraffa tiene una protuberancia en su frente lo que lo hace muy identificable y que eso .impresionaría a quién lo viera. También cuestionaron las filmaciones de las cámaras de los aeropuertos Malvinas Argentinas y Jorge Newbery. De ambos aeropuertos se analizaron las filmaciones que se obtuvieron de los imputados al momento de irse de la isla y llegar a Buenos Aires. Los jueces afirmaron que la Policía Federal no pudo establecer que a quién se ve en la filmación sea Caraffa, por lo que ese es un motivo más para establecer que Caraffa quizás nunca estuvo en Ushuaia. También aseguraron que el testimonio de Griselda González (tutora de Caraffa, cuando éste era menor) fue .endeble y cuestionable. A partir de los dichos de esta persona se vincula un teléfono a su nombre, terminado en 2923, que presuntamente le habría regalado a Caraffa, con los teléfonos de Gustavo Farías, entre los que se registró intercambio de llamadas. Asimismo los jueces cuestionaron el primer testimonio que dio Griselda González en Santa Fe, oportunidad en la que la mujer afirmó que Caraffa era el asesino de Prada pero luego se desdijo en otra declaración, diciendo que eso lo había escuchado de personas del barrio.

Martes 7 de setiembre de 2010

Los datos que NO se tomaron en cuenta

Caraffa fue identificado en la primer rueda de reconocimiento por Indígoras. Este vio a Caraffa una sola vez, en el aeropuerto Malvinas Argentinas, en momentos en que Gustavo Farías entregó el auto de alquiler. En ese momento Caraffa llevaba puesta una gorra de color negro tal como aparentemente “no se quiso ver en el video”. Es por eso que no recordaba haber visto la protuberancia en la frente de Caraffa, que lo caracteriza. Por otro lado la Policía Federal afirmó que no puede establecer el parecido en un 100 % entre la persona que aparece en la filmación y Caraffa, pero que surgen analogías en algunos aspectos faciales, como ser la estructura general del contorno del rostro, recorrido de la línea de inserción frontal y lateral del cabello, como también guarda compatibilidad el tamaño y ubicación del pabellón auditivos En cuanto a al tema de las comunicaciones y la declaración de Griselda González, se pudo comprobar categóricamente que el celular (IMEI) a su nombre estuvo en Ushuaia entre el 12 y el 19 de junio de 2009. El número terminado en 2923, operó desde ese teléfono, dato confirmado por la empresa Claro. Dicho número estaba a nombre de Lucrecia González, novia de Caraffa. En tanto que en el teléfono de Gustavo Farías estaba agendado el número de Omar Caraffa, con quien se estableció durante la noche del crimen y días anteriores innumerables llamadas captadas por las antenas de la empresa Claro, en donde se alojaron y en las inmediaciones de la casa de Prada. También se registraron llamadas entre este teléfono 2923 el de Caraffa saliendo de la Griselda González y el de Elba Beatriz Rabufetti , MADRE aeroestación de Ushuaia de Caraffa. con un gorro en su cabeEntonces ¿cómo se entiende que alguien que tiene un teléfono za. El testigo Indígoras que se lo regaló su tutora y que utilizó para comunicarse con nunca pudo observar ella y con su propia madre - llamadas además captadas en las antenas de Ushuaia - no haya estado en Ushuaia?. ¿Quién en la única vez que ve a puede venir a Ushuaia con el teléfono de Caraffa a comunicarse Caraffa, la tumoración, porque el gorro se la con Farías durante 8 días, con la tutora de Caraffa en varias tapaba. oportunidades y también con la madre de Caraffa y no ser (La tumoración un dato Caraffa?. Ni que mencionar que no solo la tutora sino los que fue utilizado por la vecinos del barrio de Caraffa vieron y comentaron a la Policía defensa para desacreditar de Santa Fe, el sorpresivo cambio de situación weconómica al testigo) de éste, luego del 19 de junio de 2009.. Como corolario, se puede afirmar que los datos enunciados fueron confirmados y sustentados en la Resolución de la Cámara de Apelaciones de Río Grande, el 27 de abril de 2010, meses antes que se llevara a cabo el juicio oral , en circunstancias de la apelación de prisión preventiva que fuera solicitada por el abogado de Caraffa y a la que Cámara NO accedió.

Según los jueces no se pudo probar que Caraffa estuvo en Ushuaia.

Con un simple recurso fotográfico, se utilizó una transparencia con la foto de Caraffa tomada en el juicio, se la superpuso sobre una imagen tomada de la filmación de una cámara de seguridad que captó la llegada de Caraffa a Buenos Aires, el día 19 de junio a medianoche, en el Aeroparque Jorge Newbery. La imagen muestra a simple vista que se trataría de la misma persona.

Maximiliano Farías

Omar Caraffa

Gustavo Farías

Secuencias de video tomadas de las cámaras de seguridad del Aeropuerto Jorge Newbery, donde se pudo captar la llegada de Gustavo Farías, Maximiliano Farías y Omar Caraffa, en un vuelo proveniente de Tierra del Fuego, el día 19 de junio a la medianoche.


Prensa 9

Martes 7 de setiembre de 2010

La defensa

La famosa estrategia de defensa ¿es el elemento argumental que garantiza la defensa? ¿o simplemente es una palabra que encierra el más misterioso o extraño procedimiento para hacer que un asesino alcance la libertad, porque de esa manera el abogado defensor

estrategia de la defensa se basa solamente en confundir, en dar datos dudosos o mejor aún, en instruir al acusado para que hable lo menos posible, ayudándolo a esconderse/ampararse en el Derecho Constitucional que garantiza a los imputados el beneficio a no declarar.

Dr. Ariznavarreta, defensor de Caraffa y Zapata salva su reputación?. ¿Dónde se ubica la línea ética profesional, esa barrera que algunos, no todos, aparenta cruzar sin desparpajo?. Es común apreciar cómo en algunas oportunidades, la

En este juicio los ciudadanos pudimos ser vivos espectadores de las distintas estrategias que cada uno de los defensores entendió como la más acertada para que su defendido se salvara de una

Dr. Alejandro Berola, defensor de Gustavo Farías

condena. La defensa de los imputados Caraffa y Zapata, ejercida por el Dr. Gustavo Ariznavarreta, optó por hacer prevalecer el beneficio de negarse a declarar que lo asistía a Caraffa, dado que entendió que la acusación llevada adelante por la fiscal y la querella debía probar que su defendido estuvo en Ushuaia en la fecha que mataron a Prada y no éste probar que no estuvo. En el caso de Zapata optó por que éste testificara y ampliara varias veces su testimonio, en el que evidenció poca claridad en sus dichos, nerviosismo y titubeo a la hora de explicar su relación con “Diente” Pérez, - quien era su empleador - y con el otro imputado, Farías, en lo que respecta a la cantidad de llamadas que recibió entre la noche y la madrugada del asesinato. Declaró que las llamadas obedecían a que Farías necesitaba dinero. Por su parte, el abogado de Gustavo Farías, Dr. Alejandro Berola, optó por que su defendido solo hablara ratificando su declaración indagatoria en instrucción. Cuando intentaron preguntarle algo más, simplemente se lo escuchaba una y otra vez decir muy suelto de cuerpo: “no contesto más” y listo. Es de destacarse que Farías demostró frialdad, calma y sobre todo seguridad al declarar, como si tuviese estudiadas de memoria sus declaraciones anteriores. Solo al finalizar el juicio realizó una autocrítica por su vinculación al narcotráfico diciendo: “sé que soy un mercader de la muerte y estoy arrepentido”. Por último el Dr. Julián de Martino, representó a Angel Avanzato, a quien se lo sindicó como partícipe necesario en el homicidio, dado que fue quien alquiló los vehículos que los hermanos Farías y Caraffa utilizaron desde que llegaron a Ushuaia a fin de realizar la logística de los movimientos de Prada y para trasladarse luego del crimen hacia el aeropuerto y así salir rápidamente de la isla. De Martino fue quien propuso como perito al Subcomisario Ricardo García (ingeniero en comunicación),

Dr. de Martino explicando através de un plano de la ciudad el sistema de cobertura celeular quien habló más de 30 minutos sobre cómo funciona la telefonía celular en general, aunque no supo decir cómo estaban constituidas las celdas y las antenas de la empresa en cuestión (Claro). Aclaró que las antenas también tienen subceldas que actúan en un radio menor de cobertura que las otras celdas. Si bien esto pudo desasnar a los que nada sabían de comunicaciones celulares- jueces incluidos- la verdad estaba lejos de esa explicación. (Ver infografía de antenas en página 3) A esto hay que agregarle que el propio defensor, sobre un plano desplegado, durante su alegato, habló erróneamente de la cobertura de las antenas, afirmando que las mismas tienen un rango de cobertura de entre diez a veinte grados en base a los dichos del perito (que dijo no saber cómo estaban constituidas esas antenas). Sería más que interesante saber cómo se puede cubrir 360˚ de cobertura celular con tres antenas que cubren como máximo 20˚. Está probado que las antenas TF004C y la TF004C cubren el sector donde se emplaza la casa de Prada, mientras que la antena TF004B y la TF004E cubre el sector donde se ubica la cabaña donde se alojaban los acusados. Y

esto trató de ser desvirtuado con datos equivocados. (Ver infografía de antenas en página 3) Entonces, si para este informe especial se pudo conseguir la información del funcionamiento de las antenas de la empresa Claro y su cobertura, ¿cómo los propios jueces no se aseguraron de que los datos aportados sean los correctos?. Teniendo en cuenta la magnitud de lo que se estaba juzgando ¿tan crédulo se puede ser? ¿A ninguno se le cruzó por la cabeza que el testimonio de García no era el más preciso para ser evaluado, a partir de que el mismo profesional aseguró no saber cómo estaban constituidas las antenas?. Y una última pregunta: ¿por qué siendo De Martino abogado de Avanzato, (al que nunca se lo vinculó en las comunicaciones realizadas en la madrugada del asesinato) se constituyó en el único defensor que se dedicó a desacreditar las pruebas de las comunicaciones? ¿no hubiese sido más lógico que esa tarea la hubiese ejercido el Dr. Ariznavarreta o el Dr. Berola, defensores de Caraffa y Farías, respectivamente, a los que sí se les imputó estar en el lugar del homicidio?. ¿Curioso o sospechoso? Usted lo decidirá…


10 Prensa

Martes 7 de setiembre de 2010

El perito forense Otro tema que generó confusión fue la declaración del perito forense Dr. Alegre Gervasoni, quien con su característica frase “ cada uno se pudre como quiere” explicó los resultados del dosaje

momento todos los presentes en el juicio se miraron, porque al afirmar Gervasoni que según ese indicio Prada había fallecido dos horas después de ingerir ese alimento en la última ingesta en

Dr. Carlos Gervasoni Perito Forense

de humor vítreo, estudio realizado en un laboratorio de Buenos Aires para convalidar los datos sobre el horario en que falleció Prada. Este es un análisis que se realiza tomando una muestra de líquido del globo ocular. Al no contaminarse este material con otros elementos a la hora de morir, permite, a través de una fórmula, saber aproximadamente el horario de la muerte de una persona. Luego de eso el profesional dedicó unos minutos a confundir más las cosas, hablando de un trozo de supuestamente champignón, encontrado en el estómago de Prada cuando le realizaron la autopsia. En ese

Dreamland, automáticamente dejó a los imputados fuera de la hora del hecho. Lo que no contó ni tampoco le preguntaron, por ignorancia o por astucia, es si la degradación en el período de digestión de los alimentos constituye un dato científico preciso para determinar el horario de muerte en una persona. Si lo hubiese tenido que responder debería haber afirmado que NO, tal como se establece en los mismos libros que utilizó el propio Gervasoni para documentar su peritaje, como por ejemplo, “El intervalo postmortal” de los Dres. José Escario, Jordina Perramón y Juan Plana. Los

La querella y la fiscalía

Sin ahondar mucho en los pormenores sobre a quién se les escapó la tortuga, no podemos dejar de enfatizar que cuando alguien cree que todo está

probado, siempre la Ley de Murphy (una forma cómica y mayoritariamente ficticia de explicar los infortunios en todo tipo de ámbitos que, a grandes

Querella: Omar Prada, Dr. Cristian Prada y Dr. Eduardo Toscano

autores mencionados le dedican un párrafo a la valoración del contenido gástrico para determinar la hora de muerte. Es más, en el libro “Medicina Forense Contemporánea” del prestigioso forense argentino José Antonio Fraraccio, en la página 164, dice: “si se tiene en cuenta que el proceso digestivo a nivel gástrico lleva alrededor de unas 4 a 6 horas, se puede establecer en forma aproximada el tiempo de muerte a partir de la ingesta, ya que aquel se detiene al ocurrir la muerte”. En otro párrafo el autor señala: “No todos los alimentos tienen la misma velocidad de digestión, por ejemplo las grasas son más lentas en su degradación. Hay que tener en cuenta que ciertos alimentos vegetales recubiertos por una membrana de celulosa, como algunas legumbres o granos de choclo, por ejemplo, no son digeridos y así, en forma íntegra se eliminan del tubo digestivo humano”. Recordamos que el champignon aparte de estar constituido por Quitina y Celulosa, Otra bibliografía que consulta el Dr. Gervasoni es la del prestigioso médico forense, Dr. Vicent Di Maio, quien en su libro “Manual de Patología Forense” en su página 26 afirma: “En los casos que se conoce la hora de la última ingesta, se ha tratado de estimar la data de muerte intentando

rasgos, se basa en el adagio siguiente: “Si algo puede salir mal, saldrá mal), se cumple. Los puntos que se debatieron acerca de las comunicaciones, celdas y antenas, en lo que respecta a la querella, sirvieron para demostrar que se asesoraron débilmente, teniendo en cuenta que uno de los puntos que ataba a los imputados precisamente era el de las comunicaciones. En tanto la Fiscalía no fue contundente a la hora de insistir en conseguir el importante testimonio de la Sra. Griselda González (tutora de Caraffa) que vive en una provincia del norte. Como no se pudo hacer una video

determinar el tiempo que se tarda en digerir un alimento hasta el estado en el que se

para valorar la rapidez de la digestión. Los individuos de bajo estrés dejarán de dige-

Trozo de champignon, encontrado en el estómago de Prada

encuentra en el momento de la autopsia. Sin embargo, los estudios realizados con radioisótopos para determinar el vaciado gástrico han revelado grandes variaciones: a- entre alimentos, b- de persona a persona; y c- entre diferentes días entre la misma persona. En un estudio en el que a los sujetos se les proporcionaba una comida que incluía carne, pescado, vegetales, sopa, ensalada, postre y líquidos, el tiempo necesario para vaciar la mitad del contenido gástrico varió entre 60 y 338 minutos (5 horas y media), con una media de 227 minutos (casi 4 horas) + - 44 minutos”. Por último afirma Di Maio que “el estrés es otro hecho que debe ser tenido en cuenta

rir alimentos. Se han visto casos en donde individuos con traumatismos fueron llevados a la sala de autopsia con el estómago lleno o con alimentos no digeridos que habían sido ingeridos antes del traumatismo”. De más está decir que varios elementos de prueba fueron evaluados, como vimos, con una liviandad que asusta. Será hora, tal vez, de replantearse la calidad técnica e idónea de algunos que parecen más comprometidos con sus bolsillos que con su trabajo. A este paso, algún día nos enteraremos que una persona fue encontrada tirada en el piso con un agujero en el cráneo y una bala en su interior y el peritaje dirá: “el occiso cabeceó un proyectil”

Fiscal Dra. Karina Echazú conferencia entre Santa Fe y Ushuaia, se perdió la posibilidad de escuchar a quien había apuntado directamente a Caraffa,

como partícipe del hecho. Y solo se quedaron con lo que esgrimieron los jueces: “no pudimos conseguir que declaren”.


Prensa 11

Martes 7 de setiembre de 2010

Si tiene cuatro patas, come pasto, da leche y dice muuu... ¿qué es? Su Señoría afirma que es una licuadora Los jueces entendieron que no se probó lo que tantas horas de investigación, de personal y de testimonios, evidenciaron: que a Prada lo mató Omar Caraffa ayudado por Maximiliano Farías; que Gustavo Farías ofició de organizador del asesinato en base a los datos proporcionados por Gustavo Zapata, con la participación de Ángel Avanzato en el alquiler de los autos que utilizaron los homicidas. Según el razonamiento del Dr. Alejandro Pagano Zavalía, autor original de la sentencia absolutoria a la que acompañaron también el Dr. Roberto Magraner y el Dr. Maximiliano García Arpón, a Prada

sostener la imputación; la segunda, a que alguna influencia pueda torcer la decisión y la tercera a desarticular pruebas incriminatorias con datos inexactos. En tanto la parte acusatoria, es decir la fiscalía y la querella, manifestaron algunas debilidades ante la negativa de los jueces, al momento de reclamar que se realicen en el debate algunas medidas probatorias. A nuestro humilde entender, luego de presenciar el juicio y leer las resoluciones, tanto de la instrucción como las de la Cámara de Apelaciones, pasando por las pericias forense, podemos afirmar que los jueces no leyeron exhaustiva-

Dr. Roberto Magraner lo mató o lo mandó a matar el narcotraficante que lo envió en un velero con 100 Kgs. de cocaína a Europa y al que Prada le robó. El mismo Pagano Zavalía, en sus fundamentos afirma: “Dije que compartía con la Querella y la Fiscalía la hipótesis de que el homicidio de Prada asumía la impronta de un ajuste de cuentas y lo sostengo, pues si a las referidas circunstancias ya enunciadas adicionamos el condimento de un importante cargamento de drogas sustraído por la víctima a los traficantes NO QUEDA MUCHO MARGEN PARA LA BUSQUEDA DE UN MOVIL DIFERENTE”. A lo largo de varias jornadas del juicio hemos podido observar las tres estrategias de las defensas, una limitada a que la parte acusatoria pueda

mente la causa, actuando con una asombrosa parcialidad. Tres puntos sostienen lo que afirmamos: dieron por cierta una pericia forense sin leer de qué se trataba. Tomaron en cuenta el relato de un ingeniero que afirmó no conocer de lo que se le estaba preguntando específicamente y por último consideraron como palabra santa los dichos de un testigo que dijo ver a alguien, en un lugar y en un día específico, cuando ese mismo testigo tuvo que confirmar con otra persona si realmente había estado en ese lugar y a esa misma hora. Aún así absolvieron a los imputados del delito de homicidio, a los que se le había pedido, nada más ni nada menos, que la pena de reclusión perpetua. Entonces ¿qué pasó?, ¿realmente los jueces tuvieron dudas y primó el In dubio pro

reo (principio jurídico que expresa que en caso de duda se favorecerá al acusado)?. No sería descabellado pensar que, por tratarse de un asesinato por deudas del narcotráfico, los jueces a la hora de dictar sentencia, hayan pensado en las consecuencias personales que su decisión les podía acarrear, (que lastimen a sus familias, atenten contra sus hijos, etc.) sentimiento que es comprensible, pero inadmisible para la función que ocupan. Un dato en la resolución que resultó más que llamativo fue el párrafo que el Dr. Pagano Zavalía le dedica a “despegar” a quien se lo sindicó como instigador del asesinato, Diego “Diente” Pérez afirmando: “Verdaderamente no alcanzamos a entender qué oculto motivo pudo tener Diego Perez para organizar, planificar y contratar gente para que mate a Claudio Prada, siendo que quien verdaderamente lo tenía era Claudio Prada para matar a Diego Perez, pues en definitiva Perez le hizo a Prada lo mismo que éste le hizo a los dueños de la droga, se la sustrajo”. Ahora bien si los jueces sostienen esto, por qué no pensar también que Perez se quería quedar con todo, con la droga y la plata. Y que como Prada lo molestaba, lo mandó a matar. Sería otra hipótesis válida, teniendo en cuenta también lo que opinó la Cámara de Apelaciones de Río Grande en la causa, cuando afirmó que: “ Se recibió testimonial a Lino Adillón, quien refirió que Prada comentaba haberse quedado con un cargamento de cocaína de la buena; que conoce a “Diente” Perez y que éste tenía cierta intranquilidad por los comentarios que generaban los dichos de Prada y que tenía miedo de las CONSECUENCIAS que podían generar. En definitiva refirió una preocupación de Perez porque Prada “agitaba” mucho, e hizo referencia a los códigos mafiosos.” En otro párrafo la misma Cámara destacó: “Quienes pertenecen a medios delictivos de tal entidad, no dirimen los conflictos ante el Poder

Dr. Alejandro Pagano Zavalía Judicial, ni en una oficina de mediación. Quien resulta molesto por alguna circunstancia, puede ser ejecutado, ya se trate de un deudor o de un acreedor”. Al haber emitido opinión sobre la participación de Diego “Diente” Perez en el asesinato de Claudio Prada, en los fundamentos de la sentencia, los jueces Pagano Zavalía, Magraner y García Arpón

o premeditación?. No lo sabemos. Entre la finalización del juicio de Prada y la terminación de este Informe Especial, asistimos a otro juicio oral y público con los mismos jueces. El juicio era por un homicidio en donde los acusados fueron condenados a reclusión perpetua. La diferencia con el juicio de Prada es que en éste existía

Dr. Maximiliano García Arpón

se verían imposibilitados de integrar un nuevo tribunal de juicio. No hay que olvidar que la causa sigue abierta y que tanto Pérez como Maximiliano Farías, prófugos en su momento, siguen vinculados a la investigación. Ahora bien, en el caso de que se elevara a juicio nuevamente la causa por la muerte de Prada, se consideraría, como se dijo, que estos jueces ya han opinado por lo menos acerca de Diego Perez. ¿Coincidencia

un análisis de ADN que incriminaba a los acusados y ante la contundente prueba, los asesinos no pudieron escapar de la condena. Un caso bastante fácil de resolver. Y para terminar hay un viejo dicho que puede ejemplifica el proceder de los jueces en uno y en otro caso y que dice: “fácil la tarea de ser cazador dentro de un zoológico. El bueno es el que va a la jungla por su presa. Pero se corren ciertos riesgos…”


12 Prensa Editorial

“La peor forma de injusticia es la justicia simulada”

Este Informe Especial desnuda otra realidad judicial provincial, que no es la ya conocida que trata sobre algunos casos de corrupción institucional político-judicial, que bien quedó demostrada en el libro “Justicia Adicta”, del colega Gabriel Ramonet. Este informe habla de un caso complejo que debió tener la atención necesaria para que el delito, como sucedió, no sea el vencedor. En el que también se evidenciaron las fallas del sistema de seguridad provincial, permitiendo que ingresara gente a nuestra provincia con documentos falsos a vender droga, tal como lo confesaron, desfachatadamente, en pleno debate. Y que luego de quedar absueltos, los confesos traficantes se fueran de la provincia, sin siquiera pasar unos minutos por las dependencias de la Justicia Federal. Es de una obviedad descarnada que falsificar documentos de identidad y vender droga son delitos federales. Una vergüenza. Nos preguntamos entonces si las instituciones que tienen que velar por la seguridad de la comunidad, no actúan, ¿qué queda para el simple ciudadano?, ¿cómo se protege de estos siniestros personajes?. ¿O qué hacer cuando escuchamos al mismo tiempo que lo escuchan los jueces, una confesión como la del acusado Gustavo Farías, quién afirmó en sus palabras finales antes de recibir el veredicto, admitiendo su autoría en la comercialización de drogas que “Soy un mercader de la muerte”. Y un dato más, en los fundamentos que se conocieron sobre la condena impuesta al criminal Manuel Pérez Tecay,(en otro juicio), responsable de la muerte de un peón de campo que confesó en presencia de los jueces que consumía cocaína dentro de la unidad de la cárcel, los mismos jueces afirmaron: “En otro orden, estimo que la manifestación de Pérez Tecay con relación a que había continuado el consumo de bebidas alcohólicas y DROGAS en su lugar de detención, debe ser enmarcado en el ejercicio de su derecho de defensa material al ser interrogado sobre sus cuestiones personales, por lo que es en ese particular contexto que corresponde su merituación, y así ciertamente NO SE LE PUEDE OTORGAR MAYOR SERIEDAD A TAL AFIRMACION . No obstante y AFORTUNADAMENTE, la Fiscal tuvo una opinión distinta y en consecuencia procedió a solicitar autorización para la extracción de las copias de la causa que estimó necesaria para iniciar una investigación sobre tal hecho puntual”. Quiere decir que a los jueces no les importó la denuncia de Manuel Perez Tecay sobre el consumo de drogas dentro de la Alcaidía, y por ellos no se inició ninguna investigación. Por suerte la Fiscal sí requirió que se investigara lo denunciado. ¿Qué les pasa a los jueces? Como decía el filósofo griego Platón: “La peor forma de injusticia es la justicia simulada”.

Martes 7 de setiembre de 2010

“Bendito sea el juicio oral y público”

A partir de la realización de los juicios orales y públicos, comenzó una nueva era en la difusión de los actos del Poder Judicial hacia la comunidad. Si bien la publicidad de las actuaciones judiciales viene desde 1863, cuando la Corte Suprema de la Nación Argentina comenzó a funcionar, al año se tomó la decisión de editar los “Fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación» que actualmente sigue publicándose. En el prefacio del primer tomo de “Fallos” el por entonces secretario del Tribunal, Dr. José M. Guastavino, señaló: “las decisiones de la Corte, que tienen el carácter y la autoridad de ley obligatoria para todos los Estados y todos los individuos, es preciso que sean conocidas por el pueblo. Al lado de la influencia y poder que ejercen sobre la garantía de los derechos y sobre la suerte y organización del país, es necesario agregar

la publicidad, no sólo porque todos los que habitan el suelo de la República pueden ser en ellas heridos o respetados en sus derechos, sino también para levantar ante el tribunal de la Corte Suprema el poder de la opinión del pueblo, quien, a la par que gana en inteligencia con el estudio de las decisiones judiciales, con su censura hace práctica la responsabilidad de los jueces, los cuales ganan a su vez en respetabilidad y prestigio ante sus conciudadanos, según sean la ilustración y honradez que muestren en sus decisiones. De esta manera logra también el pueblo, por un medio indirecto, pero que obra poderosamente sobre el hombre, prevenir la

corrupción de conciencia de sus jueces».

Nada más acertado que este último párrafo para entender qué importante es que la comunidad se interiorice de lo que se ventila en un juicio, porque es la única manera de que los jueces también se

sientan observados. Y de esa manera, creo, se protege a una de las instituciones más importantes que tenemos aquellos que vivimos en un sistema democrático También el catedrático penalista y juez del Tribunal Oral en lo Criminal de la Capital Federal (Argentina), Miguel Angel Caminos, ha señalado que: «la información de wprensa, a través de los medios de alcance masivo, se muestra como vía insustituible para que la sociedad conozca y a la vez controle la actividad de los órganos de seguridad y las decisiones judiciales». Bueno sería que se tenga en cuenta a la hora de realizar la selección de jueces, las obras literarias del profesor de Derecho de la Universidad de Barcelona, Jorge Malem Seña, “El Error Judicial y La Formación de los Jueces” y “¿Pueden las malas personas ser buenos jueces?”. Nos ahorraríamos varias decepciones.

La última foto

Esta imagen fue tomada a los tres minutos de que el Tribunal Oral, lea la sentencia que los absolvió de una condena de prisión perpetua. (mas de veinticinco años en la carcel). Teniendo en cuenta que como acusados alegaron no tener nada que ver con el asesinato de Claudio Prada, y que se los imputó erróneamente, cualquiera en su lugar en el momento de escuchar que son inocentes y no por el beneficio a la duda sino porque los jueces entendieron que a Prada lo mató otra u otras personas, deberían haber saltando de alegría o por lo menos estar sonrientes. Pero no, todo lo contrario, se mantuvieron serios hasta que partieron hacia la alcaidía a retirar sus pertenencias. Un psiquiatra amigo al ver la fotografía y saber de que se trataba, espontáneamente afirmó que lo que se veía en esa imagen era culpa. Y me recordó un comportamiento similar adoptado por todos los que habremos hecho alguna vez alguna macana en el colegio y el director nos llamaba para sancionarnos. Íbamos como corderos al matadero, sabiendo que deberíamos hacernos cargo, inclusive, de una sanción grave. Pero al ser perdonados por la autoridad, en vez de saltar de alegría, nos marchábamos con la cabeza gacha sabiendo que nos habíamos salvado por poco. Pero concientes de que habíamos cometido una cagada. La similitud es pura coincidencia…


Caso Prada