Page 39

Semana del 17 al 23 de mayo de 2014 | 7

SEGURIDAD ALIMENTARIA

"El clima nos trae incertidumbre" El director general de la FAO, José Graziano Da Silva, alertó sobre las consecuencias del impacto del cambio climático sobre la agricultura de Sudamérica y el mundo. Las sequías y el aumento de las temperaturas que provocan el cambio climático en Sudamérica, considerada una despensa del mundo, afectarán a futuro la seguridad alimentaria de todos, según alertó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO). "No es un tema de futuro sino del presente y los impactos son mucho mayores de lo que pensábamos", afirmó a periodistas extranjeros José Graziano Da Silva, director general de la FAO, que abrió la semana pasada su 33ª reunión regional en Santiago. Las repetidas sequías, como la vivida actualmente en el sur de Brasil, es ya una señal de que el cambio climático no es cosa del futuro. "América del Sur se ha convertido en un granero del mundo. El impacto sobre Sudamérica afecta la seguridad alimentaria del planeta. Y ya lo estamos viendo", señala el director de la FAO. ¿Cómo afectará el cambio climático a nivel económico? Principalmente reintroduciendo la incertidumbre, aseveró. Graziano lo resume así: "Se tenía la idea de que el mundo se había convertido en un gran supermercado, que uno podía comprar lo que quería cuando quería. (...). Habíamos logrado una situación de pleno abastecimiento. Ahora el cambio climático reintroduce el tema de que no sabemos qué va a pasar". La incertidumbre afectará a todo el comercio, determinará la volatilidad de los precios internacionales de los commodities, y la casi obligación de los países a asegurar el abastecimiento interno, con políticas que ya se habían abandonado como tener stocks de emergencia, explica.

"Confusión" Hasta ahora el mundo se está alimentando sin transgénicos, alimentos modificados genéticamente para resistir mejor las sequías o

potenciar su crecimiento o brillo. Son una novedad, y excepto en el caso del maíz o la soja, no son relevantes, según Graziano, quien insiste en separar la polémica política de los avances científicos que pueden ayudar a combatir el cambio climático. "Transgénicos no es sólo semillas de la Monsanto (multinacional de semillas transgénicas). Esa confusión mata el tema, lo transforma en un tema político, el del monopolio de las semillas, que es otra cosa", insiste, tajante.

"La FAO invierte mucho en el tema de la bioseguridad con transgénicos y dar al consumidor el derecho a la elección: que quede claro en etiquetado si el producto lleva o no transgénicos". Los transgénicos no solo tocan a la agricultura: hay algunos ejemplos de aplicación de la tecnología transgénica en mosquitos, que ayuda a combatir el dengue, o en plantas de tabaco que generan insulina para humanos. Para Graziano, lo importante es continuar investigando y guardar todos los avances que puedan servir a futuro. "Es como la energía atómica, está ahí guardada. Tiene sus riesgos y hay que tener todo el sistema de protección para esto. La FAO invierte mucho en el tema de la bioseguridad con transgénicos y dar al consumidor el derecho a la elección: que quede claro en etiquetado si el producto lleva o no transgénicos", explica. Para lograr que los 47 millones de latinoamericanos (7,9% de la pobla-

Un espacio de diálogo Representantes de diez organizaciones de la sociedad civil de América Latina y el Caribe se reunieron durante la Conferencia Regional con el director general de la FAO para debatir el aporte de dicho sector a la cooperación Sur-Sur, el cambio climático, el acceso a la tierra y la soberanía alimentaria. La representante del Movimiento Agroecológico de América Latina (Maela), Maria Noel Salgado, destacó la Conferencia Regional de la FAO como un espacio formal de diálogo y de posiciona-

La reunión con el director de la FAO.

miento de la sociedad civil ante los gobiernos de la región, en particular de las organizaciones de productores de alimentos a pequeña escala.

ción) que pasan hambre en la actualidad logren superarlo, el director de la FAO no renuncia a nada. "No descarto ni un arma contra el hambre. Es una lucha sin tregua y sin cuartel. Podemos erradicar el hambre, tenemos que utilizar todos los esfuerzos, y si los transgénicos son una posibilidad a futuro, no hay que descartarlos ahora", aseveró. Sin embargo, en la región que más alimentos produce, el hambre hoy no es un problema de producción, sino de acceso, por bajos ingresos, y falta de recursos como tierra o agua, concluyó.

José Graziano Da Silva junto al Ministro de Agricultura de Chile, Carlos Furche, en la Conferencia Regional.

Nueva era 2014 05 17  

Edición impresa del diario NUEVA ERA del día sábado 17 de mayo de 2014

Advertisement