Page 36

4 | Semana del 17 al 23 de mayo de 2014

CULTIVOS EN PROBLEMAS

Una realidad cada vez más negra La rama negra volvió a invadir las sojas en el sudeste y sudoeste bonaerense y tendrá su impacto en los rindes. Tolerante al glifosato, si no es controlada en forma temprana se convierte en un problema sin solución. Preocupa también la aparición de otras especies como consecuencia de no rotar los cultivos Por Juan Berretta La rama negra sorprendió en la campaña pasada por su explosiva aparición veraniega en los campos del sudeste y sudoeste bonaerense. Un ciclo agrícola después, la maleza tolerante al glifosato volvió a ser noticia, ya no por su presencia, sino por la abundante población con que irrumpió en los lotes de soja pese a que era algo previsible. "Esta campaña hay más rama negra que la pasada. Es la consecuencia de lo que ocurrió en 2013, que hizo que los bancos de semilla aumentaran muchísimo. Además, pese a que muchos productores tomaron conciencia del problema y mejoraron los controles, no lograron bajar la gran cantidad de semillas que había", explicó el ingeniero Ramón Gigón, especialista en malezas del INTA que se desempeña en la Chacra Experimental Integrada Barrow. En el verano, el investigador relevó 60 lotes de primera de los partidos de Tres Arroyos, San Cayetano, Coronel Dorrego y Adolfo Gonzales Chaves -área de influencia de Barrow- y comprobó que en el 80% había presencia de rama negra. "Den-

tro de ese 80%, un 40% tenía una abundancia severa, que necesitaban sí o sí la aplicación de un herbicida, el problema es que ya con la altura que tenía la maleza no se podía matar. En esas situaciones seguro que se verá afectado el rendimiento", comentó el ingeniero. Y agregó: "El panorama actual es más complicado que el de la campaña pasada, porque además de la abundancia -el relevamiento realizado en el ciclo 2012/13 había arrojado la presencia de la maleza en un 70% de los lotes-, en muchos lotes había infestaciones más grandes que en el año anterior" Según las consultas que Gigón hizo con otros investigadores de INTA, el panorama se repitió en el resto del sudeste y en el sudoeste de la provincia. "La tendencia fue muy parecida en todo el sur bonaerense", aseguró.

Causas El relevamiento realizado por el técnico de Barrow también evidenció una mayor repetición de soja en la secuencia de cultivos, uno de los aspectos fundamentales para que se propague que la rama negra. "Esta campaña se hizo más soja sobre soja.

La amenaza del ray grass En el relevamiento que realizó el ingeniero Ramón Gigón también quedó en evidencia el avance de otras malezas tolerantes. Entre ellas, el técnico ubicó en el primer lugar del podio al ray grass. "Ya se está haciendo un problema dentro de los cultivos de gruesa, es decir que se viene escapando en el barbecho y llega hasta noviembre, y se mete adentro de la soja", advirtió. El ray grass completó un verdadero círculo vicioso: "Se hizo resistente al glifosato y ahora estamos viendo resistencia a los graminicidas, herbicidas específicos para matarlo dentro del trigo", aseguró el técnico. Y agregó: "Hubo una evolución de la planta. Hasta hace poco el ray grass era fácil de matar, pero empezó a mutar, comenzó a generar resistencia al glifosato, con plantas que no se mataron dentro del barbecho, antes de la siembra del trigo, y que rebrotaron dentro del cultivo". En tanto, Gigón indicó que "en avena fatua también estamos viendo problemas con los graminicidas específicos de los cultivos". Aunque aclaró que "contra el glifosato todavía no hemos visto resistencia". El técnico también comentó que "hay problemas con las plantas crucíferas, como el nabón y la mostacilla, que adquirieron resistencia a un grupo grande de

herbicidas, como son los inhibidores de las ALS, entre ellos la sulforinorea, las imilanicidonas, que son dos familias de los herbicidas que más se usan en el mercado". Nuevamente un círculo vicioso se está completando en estos casos, ya que de acuerdo a las palabras de Gigón, "estos herbicidas tienen mucha residualidad y esto genera una mayor presión de selección, porque al tener herbicida durante todo el año en el suelo vas matando todo lo que nace. Es lo mismo que ir aplicando glifosato todos los meses. Entonces si hay una planta que es resistente, es mucho más resistente en comparación a lo que había antes", dijo.

En el estado de roseta, la maleza es fácil de controla. Una vez que crece, pasa a ser imposible Un 70% de los lotes de soja de primera tuvo a la soja como antecesor, cuando en el ciclo pasado esa situación se daba en el 50% de los lotes", indicó. También hubo una variación en la cantidad de potreros en siembra directa, que ahora fueron del 95% contra el 90% del ciclo pasado. Este dato si bien es positivo en cuando a la conservación del suelo, también es un incentivo para la maleza. "La rama negra tiene una semilla muy chiquita que si la enterrás uno o dos centímetros ya no nace porque no tiene fuerza para emerger. Es una maleza de siembra directa", explicó Gigón. Otra de la cuestiones que influyó para que haya mayor presencia de rama negra fue el seco verano que tuvo que enfrentar la soja. "El cultivo no tuvo un buen desarrollo y fue mala la competencia que le ofreció a la maleza, que pudo tomar fuerza. En enero no llovió nada, entonces mientras que la soja estaba quieta, la rama negra siguió creciendo. En febrero llovió un poco, pero también hubo seca otra vez, de modo que los surcos no terminaron de cerrarse y la competencia contra la maleza siguió siendo mala. También el clima hizo que, al estar todo tan seco, en enero fallaran muchos de los controles que se hicieron que en un año normal tendrían que haber funcionado". Pese al escenario actual, el técnico aseguró que "el productor va tomando conciencia y va a ir mejorando la situación. Estimo que en dos o tres años tenemos que tener controlada a la rama negra".

Rotación A la hora de recomendar métodos de control para frenar el avance de la maleza en la región, Gigón puso en primer lugar la rotación de cultivos. Y

en este sentido mencionó la importancia que tiene la inclusión del trigo en la secuencia como actor de control. "Si uno siembra trigo no hay problema con la rama negra, porque no tolera el sombreado. Es una planta que empieza a nacer en marzo, pero si vos le ponés un cultivo que comienza a cubrir el suelo, con el sombreado no avanza, ya que es una planta que necesita luz", indicó. En tanto, el ingeniero insistió con la erradicación del monocultivo. "La rama negra avanzó tanto por la rotación de soja sobre soja. Es una maleza nativa de nuestro país, siempre existió, pero los sistemas se fueron moviendo hacia la siembra directa y hacia soja sobre soja y eso le viene bien porque le queda un barbecho sin cobertura". Por eso destacó: "La primera idea para actuar sobre rama negra, es hacer cobertura, sembrar más cultivos de invierno (trigo, cebada, avena), que generan que la maleza nazca y se quede abajo, en el sombreado y con cualquier herbicida tradicional se la controla bien". El girasol fue otro de los cultivos recomendados: "Es importante el sombreado que realiza y lo que lo hace muy interesante es la inclusión de otra familia de herbicidas". Si hablamos de situaciones ideales, Gigón mencionó que lo mejor sería que la ganadería vuelva a ocupar un lugar en los sistemas productivos, algo imposible hoy por hoy. "Rotar cultivos, incluir hacienda en los lotes, variar herbicidas... Cuanto más diverso es el sistema más fácil será matar la maleza. En sistemas más simples, con monocultivo y monoherbicida, favorecemos la explosión de las malezas duras".

"Esta campaña hay más rama negra que la pasada. Es la consecuencia de lo que ocurrió en 2013, que hizo que los bancos de semilla aumentaran muchísimo", explicó el ingeniero Ramón Gigón, especialista en malezas del INTA. Y como mensaje final, el investigador del INTA apuntó al monitoreo continuo debido a que "el momento del control es fundamental. En el caso de la rama negra hay que estar encima del lote entre septiembre y octubre para que no elongue, porque si ahí se produce el escape, ya no la parás más".

La soja enfrentó un verano seco.

Nueva era 2014 05 17  

Edición impresa del diario NUEVA ERA del día sábado 17 de mayo de 2014