Page 31

/3

Semana del 15 al 21 de Mayo de 2014

Chile es el país en el que más alcohol se consume

América Latina es la segunda región en el mundo con mayor consumo per cápita de alcohol, y Chile es el país donde se dan los índices de ingesta más elevados, según un informe publicado esta semaan por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El estudio recoge las estimaciones sobre porcentajes de consumo de alcohol en las estadísticas proporcionadas por

los propios países En el mundo se consumen anualmente 6,2 litros de alcohol puro per cápita, especificó en rueda de prensa Shakhar Saxena, director del departamento de salud mental y abuso de substancias de la OMS. La OMS habla de alcohol "puro" para poder comparar entre países dado que, por ejemplo, en algunas naciones la ingestión de

cerveza será muy elevada pero, al tener este producto menos alcohol puro que el whisky, puede quedar en el ránking mundial por detrás de otro donde haya menos cantidad de litros consumidos pero éstos sean de vino. El informe revela que el consumo abusivo de alcohol provocó que más de 3,3 millones de personas murieran en el mundo en 2012, lo que represen-

ta el 6 por ciento de todas las muertes en el mundo, "o lo que es lo mismo, una muerte cada diez segundos", especificó Saxena. El texto indica que el consumo excesivo de alcohol no sólo lleva a una nociva dependencia, y a un aumento de la violencia sino que está relacionado con el riesgo de desarrollar más de 200 enfermedades, incluidas la cirrosis y algunos tipos de cáncer.

SE RELACIONA CON EL SEDENTARISMO Y LA MALA ALIMENTACIÓN

Los adolescentes obesos triplican el riesgo de sufrir hipertensión Incrementan en gran medida las chances de ser hipertensos en la edad adulta. La hipertensión arterial suele asociarse exclusivamente con el mundo adulto, sobre todo con costumbres como la falta de actividad física, el exceso de sal en las comidas y el sobrepeso. Pero hoy, ninguno de esos factores que predisponen a sufrir la enfermedad es ajeno a los niños y adolescentes. Sobre todo si se tiene en cuenta que alrededor del 30 por ciento presenta algún grado de sobrepeso y obesidad, hijos de la comida chatarra y el exceso de sillón, ya sea para ver la televisión o para jugar con la play y la computadora. A raíz del Día Mundial de la Hipertensión, que se conmemora el 17 de mayo, tanto las autoridades sanitarias como los especialistas de la Sociedad Argentina de HTA insistieron en la importancia de tomar el hábito de medirse la presión, única manera de detectar esta enfermedad que, en la mayor parte de los casos no reporta síntomas en sus primeras etapas. Por eso los médicos insisten en que se trata de un mal “silencioso”. Silencioso hasta que detona. Entonces pueden ocurrir accidentes cerebrovasculares, infartos, insuficiencias renales y deterioro cognitivo. La rutina médica de tomar la presión también debe ser incorporada a los controles pediátricos. Según la Sociedad Argentina de Hipertensión, existe una incidencia tres veces mayor de la enfermedad en adolescentes obesos, si se los compara con chicos de la misma edad con peso normal. “El sedentarismo es uno de los mayores aliados de la hipertensión arterial, y si ese mal hábito se desarrolla desde la infancia, sumado a una mala alimentación donde se priorizan las grasas y los productos con alto contenido de sodio, las consecuencias serán severas en la niñez y muy difíciles de revertir en la vida adulta”, enfatizó el director provincial de Atención Primaria, Luis Crovetto. Según un informe de la Sociedad Argentina de Pediatría, la prevalencia de hipertensión arterial en la infancia es de 1 a 3 por ciento y llega al 10 por ciento en la adolescencia. Pero una de las características del desarrollo de esta enfermedad que más preocupa a los especialistas es que cada vez existe un

mayor número de pacientes pediátricos que padecen la hipertensión “esencial”, que es aquella asociada a los estilos de vida, como el sedentarismo o una alimentación con alto contenido de grasas y sodio. “Mientras que la hipertensión secundaria deriva de una enfermedad de base o de factores hereditarios, la esencial se produce por los malos hábitos de vida, y lamentablemente está en aumento entre los chicos”, señaló la nutricionista María Laura Sansalone. Cuando la grasa corporal es excesiva, comienza a alojarse en las arterias y se produce una presión mayor sobre la pared de las arterias en el tránsito de la sangre y, en consecuencia, un mayor gasto cardíaco. El riesgo de ser hipertenso en la edad adulta aumenta un 70 por ciento cuando se ha tenido la enfermedad en la infancia o adolescencia, según afirman desde la Sociedad Argentina de Hipertensión. Es posible que muchos de los adultos que hoy son hipertensos hayan iniciado su enfermedad en etapas tempranas de su vida sin que haya sido detectada. Es que de acuerdo a estadísticas del mismo organismo, a la mitad de los niños y adolescentes argentinos de entre 7 y 18 años nunca se les ha realizado un control de presión arterial

SEÑALES SOSPECHOSAS Frente al peligro que implica una enfermedad que en el 60 por ciento de los casos puede existir sin presentar síntomas, los especialistas instaron a los adultos a formular una consulta si los niños o adolescentes “sufren dolor de cabeza constante, enrojecimiento en la cara y las orejas, mareos o sangrado nasal”, ya que pueden ser algunas de las manifestaciones de la enfermedad. Sansalone advirtió, además, que no sólo debemos cuidarnos del agregado de sal en las comidas, sino también de la contenida en los alimentos industrializados o envasados. Muchos son alimentos con un alto contenido de sodio -elemento desencadenante de la hipertensión- y, al mismo tiempo, carecen de potasio, que sí se encuentra en frutas y verduras. “El 70 por ciento del sodio que se consume en una dieta occidental proviene de productos envasados”, concluyó.

Prevención. Como suele no dar síntomas, hay que controlarse la presión un par de veces al año.

FATAL EN EL EMBARAZO Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hipertensión relacionada con el embarazo es una de las principales causas de muerte materna en el mundo, con el 14 % de los casos. Es, además, una de las principales causas de nacimientos prematuros, y mortalidad del recién nacido. La preeclampsia, caracterizada por la hipertensión y el exceso de proteínas en la orina, es una de las enfermedades de mayor incidencia durante la gestación. El primer paso es que el médico detecte a las embarazadas de riesgo y les realice los controles

necesarios a las 12 semanas del embarazo para tratar a tiempo la enfermedad. Cuando se logra un diagnóstico temprano, la administración de aspirina a bajas dosis puede llegar a prevenirla. Además el médico puede proporcionar medicación para bajar la presión pero la única forma de “curar” la preeclampsia es el parto. Las embarazadas deben consultar de inmediato ante los siguientes signos de HTA: Presión arterial igual o mayor a 140/90 mm Hg.

Visión borrosa o nublada, visión de puntos negros. Dolor de cabeza intenso. Náuseas o vómitos persistentes. Disminución o ausencia de los movimientos del bebé. Dolor en el abdomen superior derecho o en la boca del estómago. Fotofobia (intolerancia a la luz). Exagerada tendencia al sueño (somnolencia).

Nueva era 2014 05 17  

Edición impresa del diario NUEVA ERA del día sábado 17 de mayo de 2014

Advertisement