Page 14

14

DiarioLibre.

Sábado 19 de noviembre de 2011

Noticias Opinión

Ed.

En directo

LOS INDIGNADOS…Y LOS ABUSADOS

Nuestra opinión. SERGIO FORCADELL

hora está de moda un movimiento de protesta social denominado “Indignados”, que comenzó como una chispa espontánea hace unos meses en la castiza Puerta del Sol de Madrid y se ha ido extendiendo, como la gripe, por varios países de Europa y ya está en los Estados Unidos contagiando a muchos de sus ciudadanos hasta en la dominicana Plaza Duarte de Nueva York. Los Indignados, al menos los europeos, son colectivos muy heterogéneos que agrupan a jóvenes, jubilados, amas de casa, estudiantes, profesionales, también se han colado algunos vagos -faltaría más- y hasta curiosos que pasaban por ahí. No tienen un liderazgo definido, tampoco están, ni quieren estar ¡zafa! en política. De manera conjunta no saben muy bien lo que demandan, pero en lo particular unos arremeten contra las instituciones financieras por considerarlas causantes

A

de las crisis, otros denuncian a los dirigentes del país por ineptos, otros quieren trabajo digno, otros maldicen las hipotecas que los asfixian y hasta aparecen pancartas con mensajes muy creativos como aquella de “Demasiado chorizo para tan poco pan” (en España “chorizo” significa también corrupto, ladrón). Pero en general los Indignados desean cambios drásticos en el sistema social y una nueva y más participativa democracia que les garantice una vida con educación, techo y trabajo. Ahí están varias generaciones atrapadas, los viejos con jubilaciones congeladas y con miedo a no poder cobrarlas en el futuro, los funcionarios con salarios disminuidos, los jóvenes con una o dos carreras e idiomas sin trabajo o con sueldos de miseria, madres que no les llega el dinero a fin de mes, profesionales y obreros de edad madura en paro con edades fronterizas a punto de quedar fuera para siempre del mundo labo-

ral, cientos de miles de personas sin acceso a vivienda o metidos en “cajones” llamados apartamentos (¿?) de 40 m2 donde no pueden formar ni procrear una familia. Bien ¿y aquí, qué nos sucede? Pues nada, que no hay ni puede haber por el momento Indignados porque lo que tenemos son los Abusados, una categoría cercana pero que difiere en que los excesos sobre estos son mucho más numerosos y pesados. Que a uno le cobren una de las luces más caras y más malas del mundo y encima le amenacen con aumento de un 18 % que acaba siempre en un 60%, 70% y 100% - por recomendaciones soberanas del FMI, eso es un abuso y bien electrizante. ¿O ya no nos acordamos de la pasada alza del 8%? ¿Por qué no le cobran al millón y pico que se roban la luz a costa de los ciudadanos “tondejos”, esa mezcla de tontos y pendejos, que sí la pagamos religiosamente a un fuerte sobreprecio? ¿Por qué no

mejoran las redes de distribución en lugar de pederla en grandes cantidades por esos entramados de cables aéreos obsoletos, que lucen del año 1.500 Antes de Cristo? Y ni que decir de tantos y tantos abusos más. Que se pague el galón de combustible un dólar más caro que en otras naciones con pránganas similares a la nuestra y, por si fuera poco, más de un 60% de su precio se lo lleven los impuestos. Que la casi la mitad de los policías estén haciendo trabajos particulares y cobrando a la vez su sueldo de funcionarios mientras la ciudadanía padece el azote creciente de la delincuencia. Que de tres millones de capitaleños hay dos y medio que no paguen el agua… Por eso y por todos estos tiempos no podremos hablar de Indignados, pues quienes padecen estos excesos una y otra vez quedan, además, de abusados, anestesiados. Eso es lo que somos. Abusados y Anestesiados, que no Indignados.

EDUARDO ENCARNACIÓN

Ajenos al enorme tapón que se produce todas las mañana en el puente Juan Bosch, un grupo de niños practican béisbol en el área verde adyacente a la vía. Como un contrasentido de la vida, estos infantes no han recibido de ninguna autoridad el estímulo de construirle un espacio apropiado para jugar su deporte favorito, a partir de las 7:00 a.m.

Es inusual que el colectivo de trabajadoras sexuales convoque a una rueda de prensa. En esta ocasión la agenda era bien detallada. El último punto, ”aumento demanda del servicio sexual por parte de funcionarios y ejecutivos”. Ante la propuesta de una diputada de crear una “zona de tolerancia”, donde se permitiera -más que tolerara- la prostitución, es rechazada por este colectivo. La cuestión abre un debate social que, si se hace con honestidad y con ganas de solucionar el problema, llevará a la sociedad dominicana a revisar buena parte de sus valores. Es más fácil analizar “la moralidad” de las mujeres que la ejercen, que los valores del cliente que compra el ser-

vicio. Las prostitutas piden programas de educación y formación. En definitiva, que se les abran las puertas y la posibilidad de un trabajo. Volvemos, una vez más, al tema del desempleo, el gran problema de esta era, no sólo aquí, pero es aquí donde nos duele. Las autoridades, además de ponderar la propuesta de la diputada Minyetti, deberían volver la mirada al último punto de esa agenda.

Espejo de papel

LEY, BATUTA Y CONSTITUCIÓN HOMERO FIGUEROA

El Mural de DL Peloteros del futuro

PROSTITUCIÓN

l mejor gobierno no es el que aprueba buenas leyes sino el que las cumple. El presidente Fernández, sin duda, hace lo primero y se olvida de lo segundo. La administración morada tiene en su haber un largo rosario de incumplimientos. El vino normativo nuestro puede ser todo lo agrio que se quiere, pero es nuestro vino. Las autoridades elegidas juraron cumplir y hacer cumplir las leyes, entonces, no hay argumento aceptable para excusar el no hacerlo. El país sabe que sus grandes problemas los crean y los seguirán creando hombres providenciales que se convierten en ley, batuta y constitución. hfigueroa@diariolibre.com

E

Plaza Libre Para colocar sus anuncios llame al

809-476-7000

diariolibre3188  

Sábado 19-11-2011

diariolibre3188  

Sábado 19-11-2011