Page 14

14 Epicentro

Domingo 2 de febrero de 2014

Voz Evangélica

Voz Católica

La nueva moralidad 3ra parte

Las bienaventuranzas (Mt 4, 25 - 5 ,12a)

PR. Sergio Rodriguez Varela

Continuando con “La nueva moralidad”, en las anteriores columnas, he abordado lo aprobado por la cámara alta en lo referido a legislar respecto al proyecto de ley Acuerdo de Vida en Pareja (A.V.P.), como así mismo, de las consecuencias a futuro para las nuevas generaciones debido a las alarmantes cifras que arrojan las estadísticas de los niños nacido fuera del matrimonio (69,73 %) y de los fracasos matrimoniales, ya que en nuestro país por cada cien parejas que se casan, ciento ochenta y dos inician los trámites de separación. Lo anterior, demuestra que nuestra sociedad en el plano valorico cada día declina, y como es de esperar al paso que vamos, pronto tocaremos fondo y quizás sea demasiado tarde para reaccionar. Los constructores de esta sociedad, apartada de los valores que Dios ha establecido en su palabra, vemos que paulatinamente se instala, no solo en nuestra nación sino en el orbe. Por los síntomas (males) que presenta inequívocamente, es “Una sociedad sin Dios”. Quienes lo hacen, olvidan algo fundamental, las advertencias de Dios todopoderoso. Él, en su palabra nos advierte, Salmo 127:1 “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican…”. Sin dudas y así lo entendemos, que por parte de ellos (legisladores y sus leyes) lo que buscan, es darle alivio al hombre de sus problemas, sin embargo al no considerar a Dios, “en vano trabajan”, ya que su trabajo no cuenta con su bendición, ni aprobación de su plena voluntad. Al no hacerlo, trae como consecuencias la agudización de los problemas, no negamos, que del esfuerzo

humano hay resultados, pero son limitados, al contrario el esfuerzo guiado por Dios, confiando en él y en su poder, tendrá abundantes frutos de valor eterno. Referido a la nueva moralidad que lentamente se instala y legaliza en nuestra sociedad, la cual se ha venido condicionando a través décadas, ella nos llevara a una sociedad sin Dios. Lejos esta de nuestros días la década de los sesenta del siglo XX., en donde en la enseñanza publica, se hablaba de Dios y se honraba la biblia. Es en la Biblia, que encontramos el verdadero valor y propósito de Dios para el hombre, es en la palabra que el hombre encuentra la sabiduría para gobernar al mundo. El Dr. Payson, refiriéndose a la importancia de ella para la sociedad, dijo: “Destruye este volumen, tal como han tratado de hacerlo en vano los enemigos de la felicidad del hombre, y nos dejarás sumido en profunda ignorancia con respecto a nuestro Creador, a la formación del mundo en que habitamos, al origen de nuestra raza y sus progenitores, a nuestro destino futuro,… Destruye este volumen y nos privarás de la religión cristiana, con todos sus consuelos vivificantes, esperanzas y perspectivas que ofrece, no dejándonos nada sino elegir (¡miserable alternativa!) entre las lóbregas tinieblas de la infidelidad y las sombras monstruosas del paganismo….destruye este volumen, y nos despojarás al instante de todo lo que impide que la existencia se convierta en el peor de todos los azotes” Dios ayude a nuestro legisladores a encontrar el camino verdadero. Amén. PR. Sergio Rodríguez Varela Concejo de pastores

P. Luis Vaccaro Cuevas El texto de San Mateo sobre las bienaventuranzas, se sitúa en el contexto del gran Sermón de la Montaña. Allí, el evangelista quiere mostrar a Jesús como el Maestro que enseña a sus discípulos cual es ley de la nueva alianza, que El inaugura. Es un texto que, sin duda, hemos escuchado y reflexionado muchas veces, pero que de igual modo se convierte en novedad que habla al corazón cuando lo escuchamos como palabra de Dios, que busca revelarse al hombre y acercarse amorosamente, en la presencia del Verbo Encarnado. Las bienaventuranzas son el texto programático, del vivir creyente que Jesús proclama a los que tengan capacidad de escucharlo, es decir, a aquellos que permanecen abiertos a la novedad de la Vida, a los que no están defendidos y enquistados en la fuerza de su prestigio, a los que no están atados al poder seductor de la riqueza o de la imagen que hay que mantener para lograr el favor de los demás. Son palabras dirigidas a quien acepta que la lógica del Evangelio es totalmente distinta de los criterios de este mundo. Es un mensaje dirigido a aquellos que la Sagrada Escritura llama “los pobres del Señor”, y que Jesús coloca en el vértice mismo del elenco de bienaventuranzas que El enuncia. Existen tres expresiones, que son claves, para entender dentro de este contexto, cual es la verdadera actitud religiosa, en el mensaje de Jesús, es decir, cuales son las actitudes claves que nos permiten relacionarnos, de manera cercana y concreta con el Padre de Jesús, en otras palabras como vamos haciendo que en nuestra vida se vaya juntando, progresivamente, lo que nuestro corazón desea con lo que nuestras obras demuestran.

La “pobreza de espíritu” indica una disposición global, que está muy lejos de ser una espiritualización que nos evada o que encubra al corazón obstinado, se trata de puntualizar cual es el sentido más radical de las palabras de Jesús: la propuesta que El hace implica un compromiso continuo, hecho en fidelidad pequeña y cotidiana, a vencer la autoafirmación que da cualquier clase de idolatría, porque ellas nos vuelven “ricos”, llenos de nosotros mismos, distantes de Dios y por ello incapaces de fraternidad y comunión. Cuando nos aceptamos pobres, no fundados en nosotros mismos, dependientes de un Dios que cuida de nosotros, entonces aceptamos la creación como un espacio para realizar el amor y no para dominar. Felices “los puros de corazón”, es la segunda clave. El corazón es el lugar de la consciencia, de la voluntad, de los afectos del hombre. Allí se juegan nuestras opciones y decisiones, y por ello desde allí parte nuestro actuar de cada día. La pureza no es más que la transformación de nuestro corazón, en un corazón más humano y más creyente, capaz de albergar en sí los deseos salvadores que Dios tiene sobre nosotros. La tercera clave son los “mansos”: aquellos que no usan del poder para imponer sus derechos, aquellos que se abandonan al cuidado amoroso de Dios, por eso construyen la paz en torno suyo y la comunión con Dios y con sus hermanos es el horizonte de sus vidas. Estas tres expresiones pueden ayudarnos a leer, con otros ojos, el texto que la Iglesia hoy nos ofrece, y sobre todo a comprometer nuestra vida de discípulos con la vida del Maestro. Profesor de la Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas de la Universidad Católica del Maule.

siones de todos nosotros como imponentes, puedan hacer uso del impuesto de primera categoría que las empresas pagaron por las utilidades que van a incrementar nuestros ahorros, debido a las inversiones que cada AFP hace en ellas. Es algo de justicia no considerada en el actual artículo 56 número 3 de la ley de impuesto a la renta. No lo olviden en su proyecto.

bargo siento que debo y puedo emitir alguna opinión constructiva: sabemos que pese al alto nivel de aceptación al término de su período anterior, las elecciones de 2009 significaron una fuerte derrota para la Concertación. Muchas opiniones recogidas apuntan a deficiencias en los mandos medios, muchas veces involucrados en situaciones lindantes con la corrupción: ello llevó a muchos a votar por “un gobierno de excelencia”, hecho que no fue tal. Por ello, me llama la atención la presencia en la vida pública de muchas personas mal evaluadas por las comunidades locales y regionales, que no dieron el ancho para acompañar a la Presidenta Bachelet. Ojalá, la nueva designación de autoridades no nos traiga los mismos personajes, buscadores de una cuota de poder y no dispuestos a ser servidores públicos, como debe ser en una democracia madura; si no ocurre así, los indignados se manifestarán de nuevo. Sergio Maturana Rojas

Cartas al Director ¿Demandar y llevar? ¿Si no tienen nada que perder, lo peor es que pueden quedar iguales, en concreto no arriesgan nada, no lo piensan más y demandan en la C.I.J de La Haya,…. en una de esas…? En palabras muy sencillas, la pregunta inicial refleja lo que hace unos días se terminó de presenciar, entonces cuando el precio a pagar es nada en contra de ganar algo, o sea “demandar y llevar” y además si se siguieron las etapas del proceso hasta llegar a su sentencia, teniendo los conocimientos básicos para que con un poco de esfuerzo, entender los extensos discursos, llenos de conceptos un tanto engorrosos, palabras más, palabras menos, millas más, millas menos, lo que queda en el consciente colectivo es que el que demanda nunca sale con las manos vacías en desmedro del demandado, en este momento es crucial detenerse y decir que si ya lo anterior es penoso, lo es más cuando en el caso de Chile ocurre que a pesar de que todas las pruebas que presen-

ta en su defensa son acogidas por el tribunal, lo que implicaba que todo debió quedar igual como estaba, pero igual, de la nada y ocupando palabras del Senador Frei…”nos cortaron la cola”, …equidad, salomónico, compensación, puede ser cualquier cosa, incluso ratificado por expertos, pero Perú ya pasó, Bolivia está al “aguaite”, y lo que menos quiere nuestro Chile es volver a quedar perplejo…, muchos dirán que tenemos un tratado que nos salva..., pero por lo visto en C.I.J. de La Haya …¿Ud. estaría confiado?... Luis Enrique Soler Milla

Fondo de Pensiones y nuevo gobierno Se supone que el nuevo gobierno debería estar trabajando en los detalles de su propuesta de reforma tributaria, una de las tres medidas centrales ofrecidas en su programa de campaña. Mi pequeño pero significativo aporte a ese proyecto, es que no se deje afuera la posibilidad de que los Fondos de Pen-

Víctor Hugo Ruiz

Fallo de La Haya Hemos pasado ya el momento tan esperado de la decisión de la Corte Internacional de La Haya, sobre límite en el mar entre Chile y Perú. Ahora volvemos a la contingencia interna, que tiene que ver con la designación de autoridades intermedias a nivel central y regional. No voy a entrar en detalles en cuanto a lo que es el ideal en cada caso: la Presidenta electa ya tiene experiencia para el manejo de la situación. Sin em-

Nota: Las cartas enviadas a esta sección no deben exceder los 1.500 caracteres, espacios incluidos, con la debida identificación del remitente. Diario El Centro no puede verificar la identidad y reproduce la indicada por el lector. La Dirección se reserva el derecho de seleccionar, extractar, editar y titular las cartas, Twitter y Facebook, como también Diario El Centro se margina de todo debate que puedan producir.

COMENTARIOS EN http://www.diarioelcentro.cl/

Diario 02-02-2014  
Diario 02-02-2014