Page 4

arte & espectáculos

Lunes 1 de noviembre de 2010

[Foto: CARLOS MARROQUÍN]

84

p Belin...

Arte urbano

llevado a otro nivel: el graffiti

Carlos Marroquín

Hacer del graffiti, raya, pinta, entre otros términos, que implican la utilización del aerosol, un arte, sólo pocos lo han hecho, y muestra de ello es Miguel Ángel Belinchon Bujes, mejor conocido en el mundo del aerógrafo como “Belin”. “Belin”, originario de Linares, España, llegó a México para participar en el “Jil” Fest 2010, organizado por la Asociación Jóvenes en Impulso Libre, en Tuxtla Gutiérrez: “es importante que se hagan estos tipos de eventos; que se empiece de lo más alto”, mencionó el español quien ha estado en Londres, Dublín, Sevilla, Barcelona, Madrid, Sicilia, Nápoles,

Manchester, y por primera vez en el Estado de Chiapas. Para “Belin”, el graffiti que se hace en Europa y en el Continente Americano, son de muy buena calidad, pero la falta de conocimiento y sobre todo de “tolerancia” por parte de las autoridades y sociedad en general, limitan el crecimiento y la profesionalización de esta actividad: “este pensamiento se replica en todo el mundo”, explicó el graffitero. En ciertos lugares de Europa, el graffiti ya no tiene la etiqueta de ilegal o legal, siendo que la propia comunidad aplaude que jóvenes practiquen este arte como una manera de alejarse de los vicios o malas compañías: “en mi ciudad (Linares), el graffiti es bien visto, según el partido político, pero no significa que sea exclusivo de alguien en particular”. Poder pintar lo que se le apetece, cuando se le apetece, es el pensamiento del arte graffiti, y “Belin”, pinta por qué significa más que un simple “rayón”: “el graffiti, ya no es sólo una moda, se aplica en camisas, tazas, en diseños automotrices, en la arquitectura, en un sinfín de cosas”. El artista plástico del aerosol dice, de manera atinada, que las personas que no entienden el graffiti: “son individuos

que no tienen mucha inteligencia”, sobre todo que hay una ignorancia por parte de ellos hacia la cultura del aerosol. Miguel Ángel Belinchon, inició como todo graffitero pintando ilegal, sin embrago su calidad y constancia hizo que la propia sociedad española reconociera su trabajo: “en mi ciudad se comenzó con el bombing, tagas, murales; y la gente ve tu calidad y entiende”, argumentó “Belin”, quien disfruta desde hace 15 años pintar una buena pared. En su estancia en la capital chiapaneca “Belin”, realizó tres murales a un costado de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH), hecho histórico qué nos pone a pensar que el graffiti no inicia en una lata de aerosol, y no termina en un mural en las calles: “las piezas que pinté plasman el descubrimiento de un español que se enamora de una cultura como la de Chiapas”. Para el mega mural “Belin”, integrante de la crew OGT (Original Gay Ti), utilizó 100 latas de aerosol, y duró una semana en su elaboración. Cabe mencionar que este importante graffitero visitó algunos lugares de la entidad como: San Cristóbal de las Casas, Cañón del Sumidero, y Comitán, con lo que se espera que a su regreso a España pinte algunos murales inspirado en el Estado.

Diario de Chiapas  

Diario de Chiapas, la verdad impresa