Page 38

38

LUNES 10 DE SETIEMBRE DE 2018

Avisos fúnebres 

Esther Elsa Espíndola Vda. Aiassa q.e.p.d. Falleció el 09/09 a los 84 años. Velatorio: Sala "A" de San Martín 576. Sepelio: 10/09 a las 9:30 hs. en el cementerio municipal, previo oficio religioso en la iglesia Santa Rosa. Servicio: Acastello y Rosso.



Roque Joaquín Gómez q.e.p.d. Falleció el 08/09 a los 81 años. Sepelio: 09/09 a las 11 hs. en el cementerio Pax Dei. Casa de duelo: Blas Parera 1735. Servicio: Santa Lucía Sepelios.

EL PAPA

"El bien debe hacerse sin ostentaciones" En sus palabras previas al rezo del Ángelus, a los peregrinos congregados en la Plaza de San Pedro, que "Jesús enseña a hacer el bien sin clamores ni ostentación", reflexionando sobre el Evangelio de ayer, que relata la milagrosa curación del sordomudo.

Santoral de la Iglesia Católica San Nicolás de Tolentino

En Tolentino, del Piceno, en Italia, san Nicolás, presbítero, religioso de la Orden de Ermitaños de San Agustín, que fraile de rigurosa penitencia y oración asidua, severo consigo y comprensivo con los demás, se autoimponía muchas veces la penitencia de los otros. Siglo XIV.



Ediltrudis Beatriz Boasso de Racca. "Kuki" q.e.p.d. Falleció el 08/09 a los 72 años. Sepelio: 08/09 a las 17:30 hs. en el cementerio de Estación Clucellas, previo oficio religioso en la Iglesia Nuestra Señora de la Merced (Estación Clucellas). Casa de duelo: Centenario 267 (Estación Clucellas). Servicios: Bonetti Hnos.

San Eduardo Barlow



Cecilia Luisa Brero de Zurbriggen q.e.p.d. Falleció el 08/09 a los 92 años. Sepelio: 09/09 a las 11 hs. en el cementerio municipal. Servicio: Rosetti Hnos.



Clidia María Josefina Kalbermatten de Frana q.e.p.d. Falleció el 09/09 a los 92 años. Sepelio: 09/09 a las 17 hs. en el cementerio municipal, previo oficio religioso en la iglesia San Antonio. Servicio: Rosetti Hnos. ESPACIO GRATUITO

Evangelio según San Lucas 6,6-11 Un sábado, entró Jesús en la sinagoga a enseñar. Había allí un hombre que tenía parálisis en el brazo derecho. Los escribas y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo. Pero él, sabiendo lo que pensaban, dijo al hombre del brazo paralítico: "Levántate y ponte ahí en medio". Él se levantó y se quedó en pie. Jesús les dijo: "Os voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado, hacer el bien o el mal, salvar a uno o dejarlo morir?". Y echando en torno una mirada a todos, le dijo al hombre: "Extiende el brazo". Él lo hizo, y su brazo quedó restablecido. Ellos se pusieron furiosos y discutían qué había que hacer con Jesús. Palabra del Señor

El Papa Francisco recordó en sus palabras previas al rezo del Ángelus, a los peregrinos congregados en la Plaza de San Pedro, que "Jesús enseña a hacer el bien sin clamores ni ostentación", reflexionando sobre el Evangelio que relata la milagrosa curación del sordomudo, el Santo Padre señaló que también a nosotros Jesús vino a "abrir", a liberar nuestro corazón para hacernos capaces de vivir plenamente nuestra relación con Dios y con los demás. En primer lugar el Santo Padre destacó la forma de actuar que caracteriza a Jesús: "Siempre con discreción. No quiere impresionar a la gente, no está en la búsqueda de popularidad o éxito, sino que solo quiere hacer el bien a las personas. Con esta actitud, Él nos enseña que el bien debe hacerse sin clamores y sin ostentación", añadió. En cuanto al gesto sanador perpetrado por del Maestro, "pone sus dedos en los oídos del sordomudo y con su saliva le toca la lengua", el pontífice explicó que hace referencia a la Encarnación. "El Hijo de Dios es un hombre plenamente integrado en la realidad humana, por lo tanto, puede comprender la condición dolorosa de otro hombre e interviene con un gesto en el que está implicada toda su propia humanidad", asegura Francisco haciendo hincapié en que,

al mismo tiempo, "Jesús quiere hacer entender que el milagro se produce por su unión con el Padre: por esta razón, levantó su mirada al cielo. Luego suspiró y pronunció la palabra resolutiva: "Effatà", que significa "Ábrete". Y al instante el hombre fue sanado: sus oídos se abrieron, su lengua se soltó. La sanación era para él una "apertura" a los demás y al mundo". Seguidamente el Santo Padre señaló que el relato evangélico muestra además, la necesidad de una doble curación. "En primer lugar, la curación de la enfermedad y el sufrimiento físico, para restaurar la salud del cuerpo, incluso si este objetivo no es plenamente alcanzable en el horizonte terreno, a pesar de los esfuerzos de la ciencia y la medicina. Pero hay una segunda sanación, quizás más difícil, - dice el Papa- y es la sanación del miedo que nos empuja a marginar a los enfermos, a los que sufren, a los discapacitados". Hay muchas maneras de marginar, advirtió Francisco, incluso a través de una "pseudo lástima" que experimentamos por el otro, o con la directa eliminación del problema: "Nos quedamos sordos y mudos ante los dolores de las personas marcadas por enfermedades, la angustias y la dificultades. Demasiadas veces el enfermo y el sufriente se convierten en un problema, mientras que

deberían ser una oportunidad para mostrar la preocupación y la solidaridad de una sociedad hacia los más débiles", añadió. "Jesús nos reveló el secreto de un milagro que también nosotros podemos repetir, convirtiéndonos en protagonistas de "Effatà", de esa palabra "Ábrete" con la que Él devolvió la palabra y el oído al sordomundo", afirma el Sucesor de Pedro, afirmando que se trata de abrirnos a las necesidades de nuestros hermanos y hermanas que sufren y necesitan ayuda, evitando el egoísmo y la cerrazón del corazón. "Es precisamente el corazón, es decir, el núcleo profundo de la persona, que Jesús vino a "abrir", a liberar, a hacernos capaces de vivir plenamente nuestra relación con Dios y con los demás. Él se hizo hombre para que el hombre, sordomudo interiormente por el pecado, pueda escuchar la voz de Dios, la voz del Amor que habla a su corazón, y así aprenda a hablar, a su vez, el lenguaje del amor, traduciéndolo en gestos de generosidad y entrega". El pontífice concluyó alentando a todos a encomendarse a la Virgen María "que estuvo totalmente "abierta" al amor del Señor", para que ella "nos ayude a experimentar cada día, en la fe, el milagro de la "Effatá", para vivir en comunión con Dios y con nuestros hermanos".

En Londres, en Inglaterra, San Ambrosio Eduardo Barlow, presbítero de la Orden de San Benito, mártir, que durante veinticuatro años confirmó en la fe y piedad a los católicos de la región de Lancaster y fue apresado el día de Pascua mientras predicaba, siendo condenado a muerte bajo el reinado de Carlos I, subiendo, después de un tiempo de cárcel, al patíbulo de Tyburn. Siglo XVII.

San Nemesio de Alejandría

En Alejandría, en Egipto, San Nemesio, mártir, que acusado falsamente de ladrón, fue llevado a juicio y absuelto por el juez, pero después, en la persecución bajo el emperador Decio, fue acusado ante el juez Emiliano de profesar la religión cristiana, siendo por ello, atormentado con reiterados suplicios y quemado con ladrones a semejanza del Salvador, que sufrió la cruz entre ellos. Siglo III.

San Salvio de Albi

En Albi, de Aquitania (hoy Francia), San Salvio, obispo, que procedente de la vida claustral, fue promovido a la sede a su pesar, y al declararse una fuerte epidemia, como buen pastor no quiso ausentarse de su ciudad. Siglo VI.

Diario Castellanos 10 09 18  

Edición del lunes 10 de setiembre de 2018 de Diario Castellanos

Diario Castellanos 10 09 18  

Edición del lunes 10 de setiembre de 2018 de Diario Castellanos

Advertisement