Page 16

Figuras en la NBA, temporeros en Europa Se aleja un acuerdo Las negociaciones entre el sindicato de jugadores de la NBA y los dueños de los equipos, no lograron arribar a un acuerdo que pusiera fin al impasse que ha impedido el inicio de la temporada 2011-2012. Los dueños buscan con el nuevo convenio colectivo cambiar el modelo económico que rige actualmente en la NBA, porque alegan es deficitario, ofreciéndole a los jugadores un 51% de los beneficios y para los equipos el 49%, pero los baloncetistas reclaman un 53% contra un 47%. Las discusiones quedaron rotas y los jugadores amenazan ahora con someter a los dueños de los equipos ante la Justicia.

M

ientras la NBA está parada por las desavenencias económicas entre clubes y jugadores, más de cuarenta de estos últimos han decidido trasladarse a los mejores equipos europeos, los únicos que tienen potencial para pagar sus emolumentos y costear los exagerados seguros necesarios para cubrir una posible lesión. Algunos de los más importantes fichajes han sido los de Rudy Fernández y Serge Ibaka (Real Madrid), Andrei Kirilenko (CSKA Moscú), Tony Parker (Asvel Villeurbanne) y Deron Williams (Besiktas), pero también están en Europa jugadores de la importancia de Ersan Ilyasova (Efes Estambul), Danilo Gallinari (Armani Milán), Nenad Krstic (CSKA Moscú) o Darius Songalia (Galatasaray). La situación contractual de cada jugador hace que cada caso sea distinto, pero todos tienen en común un problema de difícil solución, la contratación de un seguro que cubra al jugador ante posibles lesiones y que en la mayoría de los casos ha sido el gran obstáculo. Esta ha sido la principal causa por la que Kobe Bryant, el alero de los Angeles Lakers no haya acabado jugando en Bolonia en la Liga Italiana. Y también la negativa del resto de los equipos a que el Canadá Bolonia jugara los diez primeros partidos en casa

para intentar rentabilizar su elevadísima contratación. Se habló de $4,1 millones de dólares por esos diez partidos. Kobe es el jugador de la NBA que más cobra, $25,240,000 dólares por campaña, y no puede arriesgarse a que una pequeña aventura italiana pudiera acabar con su carrera deportiva. Los mejores jugadores, los que más cobran, no se han planteado, en su gran mayoría, la posibilidad de jugar en otro equipo. Es el caso, entre otros, de los hermanos Pau y Marc Gasol o del argentino Andrés Nocioni. Pau y Marc se han limitado a entrenarse durante algunos días con el Barcelona, hasta que han tenido que regresar a Estados Unidos por asuntos fiscales, porque deben permanecer un determinado número de días en ese país para hacer una única tributación y no tener que declarar fiscalmente en España. Nocioni también se entrenó con el Peñarol de Mar del Plata, pero lo dejó claro: “Mi fichaje implicaría un gasto muy grande para el club y por supuesto no quiero poner en problemas a Peñarol por jugar. Sólo voy a entrenarme”, dijo. Tampoco es lo mismo tener un contrato multiaño con cualquiera de las franquicias NBA, que ser agente restringido (caso de Marc Gasol), o agente libre total. Mayoritariamente los clubes han fichado a los jugadores con una cláusula de salida inmediata que se ejercitará en el mismo momento que ambos lleguen a un acuerdo y se sepa la fecha de inicio de la competición estadounidense. Es la mejor solución para las dos partes, para los equipos europeos porque pueden disponer de un gran jugador durante este tiempo y para los jugadores porque se garantizan unos ingresos y tienen firmada su salida por contrato, sin problemas de ningún tipo. El Real Madrid y el internacional español Rudy Fernández (Dallas Mavericks) han dado un paso más y el equipo madrileño se ha garantizado el retorno del escolta una vez concluya su contrato con los Mavericks en junio de 2012. Un buen negocio para ambos. Rudy y Real Madrid estarán unidos hasta junio de 2015. También se han creado vínculos entre equipos y jugadores para cuando concluya la experiencia NBA de éstos y decidan volver, en la mayoría de los casos, a Europa a finalizar sus carreras deportivas.

Diario @ Diario  

Periodismo con valor.

Advertisement