Page 1

D.D. Diari Digital Crónica

Qué chaval, no para quieto. SERNI BESOLÍ CASES. Ésta es la crónica de un día en la vida de Serni. El individuo en cuestión se llama Serni, tiene doce años, vive en Barcelona, estudia en el instituto Joan Boscà, primero de secundaria. Le seguiremos un viernes desde las seis y media de la mañana hasta la una de la noche. Queremos demostrar cómo de ajetreada es la vida de un estudiante de secundaria. Vamos a explicar su historia desde la perspectiva de un muñeco articulado “Gijoe”. Soy un muñeco. Convivo con Serni hará cosa de cinco o seis años. Cinco o seis años de horrible sufrimiento. Soy su preferido, aunque por ello sea el que reciba más golpes. Yo llegué a sus manos de una tienda, cuando, por su cumpleaños, me compraron. Normalmente, habito en una caja de cartón con mis compañeros. Serni me cae bastante bien, me acogió, pero es un poco bruto, lo reconocerían fácilmente porque no es muy alto, va siempre vestido con ropa deportiva y muchas veces va cantando por la calle, es muy nervioso. Son las seis y cuarenta y cinco y se acaba de despertar. Es viernes. Está muy contento, creo que le toca música. Desayuna tan deprisa como es posible, está a punto de perder el bus. Coge el ordenador y embucha la libreta de sociales en la cartera ¡qué suerte! Sociales es una de sus asignaturas favoritas… Hoy acaba temprano mas aún no ha llegado, debe de estar comiendo en algún bar con su padre. Ya ha llegado, tarde, pero ha llegado. Tira la mochila al suelo y se va volando a tocar el piano, porque hoy tiene clase. A las cuatro se va con su mochila con las partituras… Cuando vuelve aún tiene ganas de quedar con Miquel para ir a su cole a ver el fútbol. ¡Qué chaval! ¡No para quieto!


D.D. Diari Digital Crónica

Un día fantástico PAUL M ARTÍNEZ. Ésta es la crónica de un día en la vida de Paúl. Es un estudiante de Primero de Eso, que estudia en el instituto Joan Boscà. Él tiene trece años y vive en Barcelona. Seguiremos a Paúl un jueves, de siete de la mañana a diez de la noche. Vamos a explicar su historia desde la perspectiva de su objeto que en este caso es un retrato que Paúl tiene en su habitación de cuando él era pequeño. Hola, soy un retrato que normalmente está en la habitación de Paúl, donde él hace los deberes. Vivo con él desde hace muchos años. Paúl tiene trece años y estudia en primero de ESO, él es un niño muy divertido. Lo reconocerían fácilmente porque tiene los ojos un poco grandes de color marrón, es bajo y el cabello muy negro. Paúl tiene un carácter normal, pero, cuando se enfada, su carácter es muy fuerte. Vive en Barcelona una ciudad que a él le gusta muchísimo. Hoy es jueves y Paúl se levanta muy contento, no sé por qué, pero yo creo que le pasará algo especial en el instituto. Se va al baño y luego desayuna. Cuando termina, viene a coger unos cuantos libros de lectura, pero uno de ellos está envuelto en un papel de regalo muy bonito, yo creo que es para una chica del instituto que le gusta mucho. Paúl, a las cinco y cincuenta de la tarde, que es la hora en que él normalmente está en casa no ha llegado, yo me empiezo a preocupar, pero de repente me acuerdo de que todos los días jueves va a comprar chuches en una tienda cercana a nuestra casa. A Paúl las chuches le gustan muchísimo, pero cundo llega a casa las esconde en un lugar especial porque su madre se enfada cundo si lo ve comer chuches. A las seis y cuarto de la tarde, Paúl llega a casa y me alegro bastante, porque me mirará y se irá a merendar, después a ver la tele, su serie preferida, y, por último, a dormir. Ya ven cómo es Paúl, un adolecente al que le encantan las chuches y ver la tele en su tiempo libre.

Esta foto es la tapa de unos de los muchos libros de aventura que

Esta foto, es la representación de lo mucho que le gustan a Paúl las chuches, que las compra cada día jueves.


D.D. Diari Digital Crónica

Una vida cualquiera. JÚLIA IBÁÑEZ. Ésta es la crónica de un día en la vida de Júlia, una chica de doce años que estudia en Primero de ESO, en el instituto Joan Boscà. La seguiremos un viernes desde las seis de la mañana hasta las once. Vamos a explicar su historia desde la perspectiva de su figurita de un delfín. Aunque Júlia los viernes esté muy feliz, está muy ocupada, ya que por ejemplo los lunes y los miércoles no puede hacer deberes por la tarde porque no tiene tiempo. Soy una pequeña figurita de un delfín, anteriormente formaba parte de un colgante pero el hilo se rompió y ahora soy simplemente una figurita. Hace más o menos seis años que estoy con Júlia, llegué hasta sus manos porque su abuela me trajo de una tienda hasta ella. Ahora, como ya no soy un colgante, estoy guardada en una caja de tamaño mediano de un color naranja, con dibujos en el exterior. Esa caja está dentro del cajón de un armario. Júlia es una joven estudiante que obtiene buenas notas, tiene doce años y le gusta la ironía (ya que su tío no puede parar de utilizarla). Es un poco tímida pero, en cuanto la conoces mejor, te lo pasas bien. Se preocupa mucho por sus notas e intenta que todo sea perfecto. La reconocerías porque es bajita para su edad, es rubia y no viste muy extravagante. ¡Hoy es viernes! Júlia está cansada porque es muy temprano, pero está feliz porque es el último día de la semana. Son las seis y media de la mañana, se levanta, desayuna y se viste. Aunque tiene muchas ganas de volver a la cama, se prepara para salir de casa a las siete y no perder el autobús. Por fin ya es la una y media, en teoría, Júlia tiene que haber acabado las clases y volver a casa. Ella, cuando vuelve, siempre está muy feliz, ya que le esperan dos fantásticos días de fiesta. Normalmente prepara su comida y la de su madre. Prepara la mesa y empieza a comer. Cuando acaba, prepara otra vez la mesa para su madre, ya que ella llega más tarde. Impacientemente, Júlia espera que sean las cuatro y cuarto para poder salir de casa e ir a montar a caballo. Cuando es la hora, su madre y ella se van de casa, cogen el coche y, cuando llegan, preparan los caballos. A las siete y cuarto más o menos llega a casa feliz por haber hecho algo que le apetecía, y, aunque está cansada, no se nota mucho.

Aunque todo lo que he descrito son momentos felices, hay veces en las que se aburre y, aunque los viernes llegue más temprano, los otros días está muy ajetreada.


D.D. Diari Digital Crónica

Día a Día en la vida de Lucía LUCÍA PERERA JIMÉNEZ. Esta es la crónica de un día en la vida de Lucía. Lucía es una chica de doce años, es una estudiante de secundaria en el Instituto Joan Boscá. La seguiremos un martes a partir de las siete de la mañana hasta las doce de la noche. Vamos a explicar su historia des de la perspectiva de una fotografía. Soy una fotografía, me encuentro al lado de la cama de Lucía. Llegué el día del cumpleaños de Lucía hace un año más o menos. Lucía me mira cada día y se siente orgullosa. Lucía es una chica que estudia en el instituto Joan Boscà, es muy simpática, graciosa, divertida, bastante movida… La reconocerías fácilmente por su forma de vestir: siempre lleva sudadera y pantalón. Lucía por la mañana coge el portátil, que se está cargando, entonces me ve, se siente orgullosa y dice en voz alta ¡Nos vemos esta tarde! Coge el abrigo, pronuncia en voz alta “Adiós, hospi” y se va al instituto a empezar con castellano y deseando que empiecen las mates. Lucía normalmente llega a las dos. Ya son las dos y no ha llegado, viene tarde a comer. Cuando llega se olvida de mí, come, se prepara la bolsa para el entreno y se va. Luego, vuelve a entrar en casa, porque se ha dejado la tarjeta de metro, y entonces me saluda. Por la tarde, Lucía baja muy rápido, para irse al entreno, Lucía siempre va muy ajetreada, muy estresado… Pero ese es el mejor momento del día, porque antes de irse me da un beso y dice, “¡A por todas!”. Y yo me quedo feliz el resto del día. Tengo la impresión de que Lucía está muy ocupada. No tiene mucho tiempo, pero aun así se acuerda de mí. A Lucía le gusta lo que hace, disfruta.


D.D. Diari Digital Crónica

Vida en un material ADRIÁN GUILLÉN ARÉVALO. Ésta es la crónica de un día en la vida de Adrián, tiene doce años, es de Barcelona y estudiante de primero de secundaria del Instituto Joan Boscà. Le seguiremos un lunes desde la siete de la mañana hasta las diez de la noche. Vamos a explicar su historia desde la perspectiva de la matrícula de un coche que le regalaron hace tiempo. Queremos que vean cómo es la vida de Adrián, es una vida muy trabajadora y divertida, todo el día está fuera de casa. Hola, soy una matrícula de coche, hace seis o siete años que estoy colgada encima de una cama, me hicieron en Cuba y unas personas le dijeron al fabricante que tenía que ser de color rojo y blanco, con unas letras y número impresos en mayúscula (AGA1998). Unos padres me compraron y se la regalaron a un niño que se llama Adrián Guillén, tiene 12 años, estudiante de primero de secundaria del Instituto Joan Boscà. Adrián es muy divertido, trabajador, tranquilo. Es tímido con la gente mayor y lo distinguirás porque es bastante alto y normalmente va vestido con ropa deportiva. El despertador suena, hoy es lunes, Adrián se ducha, desayuna. Hoy tiene música y educación física porque le he visto coger la flauta y la bolsa de deporte, se va un poco nervioso, seguramente tendrá un control. Antes de irse se prepara la mochila, después se va con su padre y con un libro, estudiándolo. Son las seis de la tarde, de un momento a otro vendrá del instituto y se pondrá en la habitación a estudiar, a veces se me queda observando porque creo que le inspiro, eso me encanta, sin embargo todavía no ha llegado, seguramente el autocar se ha podido retrasar. Son las nueves de la noche, por fin ha llegado, no me acordaba de que hoy tenía fútbol, lo sé porque venía con una bolsa con toda la ropa de fútbol, empezó a cenar, comenta el día de hoy con sus padres, estaba muy contento y, para terminar el día, se puso a leer un libro. Ya lo veis, todo el día está fuera de casa, se divierte y estudia mucho.


D.D. Diari Digital Crónica

La piscina de los viernes. M ARINA CASTUERA. Esta es la crónica de un día en la vida de Marina Castuera García. Marina Castuera García es una estudiante del IES Joan Boscà, estudia primero de secundaria, tiene doce años. La seguiremos un viernes desde las seis de la mañana hasta las once de la noche. Vamos a explicar su historia desde la perspectiva de sus gafas de piscina. ¡No para! Hace los deberes y estudia para los exámenes. Al finalizar los deberes, normalmente se aburre. Soy unas gafas de piscina para Marina. Cada viernes visitó la misma piscina. Me ha tocado Marina, una niña a la que le gusta bucear y sobre todo pasárselo muy bien con sus amigas. Hace tres años que estoy con ella. Un día de verano, antes de empezar el cursillo, vino a la tienda y me compró. Cuando ella entra en el agua fría de la piscina, siempre me mojo. Al finalizar la clase, me extiende en una cuerda, para que me seque. Mi chica se llama Marina Castuera García, tiene doce años, es una estudiante de primero de secundaria del IES Joan Boscà. Su carácter conmigo es muy bueno, porque me cuida, no me rompe, y es simpática. La reconoceríais fácilmente por su pelo rubio y ondulado y por su bañador, azul y marrón. ¡Son las seis de la mañana! ¡Y Marina no se ha despertado aún! ¡Qué raro! Los viernes entra a las ocho de la mañana a clase y a primera hora le toca Tecnología, lo sé porque el día anterior siempre se prepara la mochila. Son las seis y veinte minutos y se ha encendido la luz de su habitación. Es su padre que la va a despertar porque se ha quedado dormida.

Son las dos de la tarde, Marina los viernes viene comer porque no tiene clases por la tarde. Estoy preocupada. Llega diez minutos más tarde, con su hermano, porque se lo ha encontrado por la calle. Llega tarde porque el autocar se ha retrasado, lo sé porque la he oído hablar con sus padres. A las dos y cuarenta minutos acaba de comer y se prepara para ir a inglés. Se ha ido. ¡Qué frío hace en esta piscina! El agua siempre esta helada. Son las ocho y hace ya treinta minutos que he empezado piscina. No para de hacer piscinas, hacia arriba y hacia abajo. ¡Qué cansada debe de estar! Ya llevo un rato en el agua y ya no tengo frío. Está a punto de acabar la clase, me quita de su cabeza y se dirige hacia los vestuarios. Me deja en el banco del vestuario y desaparece de mi vista. Todas las tardes no para, siempre hace deberes y estudia las asignaturas. Cuando los acaba se siente bien, pero a veces se aburre.

En esta fotografía aparecen unas gafas de piscina negras con letras de color blanco.


D.D. Diari Digital Crónica

Joyas, verano y viernes MIREIA ALCÓN. Esta es la crónica de un día en la vida de Mireia, una estudiante de primero de secundaria en el IES Joan Boscà. Es una chica de 12 años. La seguiremos un viernes desde las seis de la mañana a las once de la noche. Vamos a demostrar que su vida es algo estresada y atareada, pero es muy feliz y divertida. Vamos a explicar su historia desde la perspectiva de su pulsera favorita. Soy una pulsera muy animada y pertenezco a Mireia. Su amiga del pueblo me hizo con mucho cariño, el pueblo está al lado de la playa. Todos los vecinos se conocen, las casitas son blancas, con techos azules, las terrazas están llenas de florecitas de diferentes colores. Llevo con Mireia desde agosto del 2010, en medio del caluroso verano en el que me lucía en su tobillo, pero ahora en el invierno me tiene colgada de su bolso esperando a que llegue el fantástico verano y me vuelva a poner en su tobillo. Mireia es alta, rubia y le encantan los accesorios, aunque sea muy despistada y a veces no se acuerde de ponérselos. Hoy,, Mireia ha salido de casa más temprano lo sé porque le ha costado levantarse y se ha abrigado más, ya que hace mucho frío a las seis de la mañana. Como siempre, ha hecho su cama con mucha pereza, pero sé que en el fondo está contentísima, ya que es viernes y queda todo el fin de semana por delante. Se ha tomado la leche caliente, se ha lavado y ha salido de casa arrastrando los pies. Mireia ha vuelto del instituto y está la mar de contenta porque tiene muy pocos deberes para en fin de semana. Se tumba en el sofá, ¡cómo le gusta estar en paz y tranquilidad viendo la televisión hasta que llegue su madre para comer! Ya ha acabado de cenar. Está molida del entrenamiento porque han hecho físico, se ha tumbado en el sofá y se ha puesto a ver su serie favorita, “el mentalista”.. ¡Ya lo ven! Su vida es algo estresada y atareada, combinar deporte con otras actividades y deberes es complicado, como a ella le gusta mucho, prefiere estar algo estresada y atareada que dejar de hacer el deporte, (así disfruta más de los momentos de tranquilidad).


D.D. Diari Digital Crónica

Un día en la vida de Albert ALBERT LÓPEZ. Albert López Felices es un estudiante del instituto IES Joan Bosca y yo soy la foto del abuelo que murió. Siempre le veo levantándose y yéndose a dormir pero voy a contar que hace un día de viernes. Albert se levanta el viernes a las seis, con muy mala cara, da los buenos días a sus padres y se va al lavabo. Desayuna su fruta, leche y cereales, se lava los dientes y se viste. Cuando se va, a veces, me da un beso como si estuviera allí y sale. Sube al autocar. Cuando llega al instituto, entra y va hacia su aula, prepara las cosas de tecnología, viene el profesor y empieza la clase. Suena el timbre y empieza la segunda clase y después otra, hasta que llega la hora del patio. Después del patio, sólo quedan dos horas de clase, le pasan volando y recoge sus cosas, desea buen fin de semana a sus compañeros y sube al autocar. Todos dentro del autocar se lo pasan genial, y por eso el conductor siempre está de mal humor. Cuando llega a casa, se pone a comer con sus padres viendo la tele, normalmente las noticias de TV3, alguna serie o hablan. Cuando terminan, Albert se va a jugar a la “Play” o lee. Cuando son las cuatro, se va con el patinete a clases de trompeta, su profesor es su tío, y es cierto que la toca muy bien. Cuando vuelve a casa, se prepara para ir a piscina con su primo, uno de mis nietos. Llega a casa a las siete casi ocho, muy cansado, pero se prepara para ir a un partido de fútbol sala, con el equipo en el que juega. A veces pierden y a veces ganan, pero siempre se lo pasan bien jugando. Cuando llega a casa, se pone el pijama y se ponen a cenar, normalmente los viernes cenan pizza y ven “Zona Zàping” un programa de TV3, cuando terminan, se lava los dientes y se van a dormir. Albert normalmente lee un libro en la cama, le gustan mucho los de terror y aventuras. Cuando duerme, sé que a veces piensa en mí, me echa de menos porque me quería mucho.

Ésta es la foto de una trompeta idéntica a la que toca Albert, hace muchos años que la toca y le gusta mucho.


Crónicas. Un día en la vida de...  

Textos periodísticos, crónica

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you