Page 1

Diana González nació el 21 de noviembre de 1994 en la ciudad de Barranquilla, Colombia. Terminó en el colegio Dolores María Ucros de Soledad, con énfasis en Informática. Actualmente estudia comunicación social y periodismo en la Universidad Autónoma del Caribe. Éste es uno de los tantos libros que se avecinan en un futuro.

cuando el amor te toca Ashley, una Diva total, canta y baila como los dioses, esta era una chica totalmente arrogante, que lo tenia todo, ya que su padre era el dueño de una de las mejores empresas de la ciudad, ella asiste un dia normal de escuela cuando de repente conoce a un chico llamado Link que la enamora en todo los sentidos, pero apesar de todas las dificultades que se llegan a presentar, el amor lo supera todo.

Cuando el amor te toca Diana González Editorial Free


Cuando

el amor toca

Diana Gonzรกlez

1

te


Diana Gonzรกlez Cuando el amor te toca

Editorial Free

2

3


Editorial Free

Agradecimientos: Diana González

Cuando el amor te toca Fotografia: Linda Gómez

Barranquilla, Colombia.

Primero que todo quiero agradecer a Dios que me ilumina y me regala cada día su divina inspiracion, segundo a mi queridisima y hermosa familia que siempre estan para mi en todo y por ultimo a mis grandes amigos que siempre me apoyan. ¡Gracias! Los Amo.

2013.

4

5


Cuando el amor te toca Era un día caluroso de Abril, el sol en Florida comenzó a salir, todo se veía radiante y tranquilo, las nubes mantenían una textura de algodón, el mar tenía un majestuoso azul nítido, se podría decir que la vista de esa habitación era tan genial y tan acogedora que provocaba nunca salir de ese magnífico lugar. Todo seguía alucinante hasta que sonó el despertador, y ahí se levanto Ashley que le esperaba un día de escuela, ella era una chica de pequeños y extravagantes ojos de perlas grises, que los rodeaban de un par de cejas arqueadas, junto a una mirada imponente y vanidosa, esta dejaba al descubierto su larga cabellera chocolate donde en su rostro lograba dejar caer un gran copete que la hacía única, su piel se mantenía palidezca a pesar que vivía junto a la playa y contenía una delicada silueta estilo sirena que llegaba a cautivar a demasiados chicos. Ashley era completamente rica, solo vivía con su padre llamado Ray, que le daba todo lo que ella quería pues era dueño de una de las mejores empresas de la ciudad. Ashley se dirigía a su escuela llevaba consigo una de las mejores pintas, puesto que todo su guardarropa era de grandes diseñadores, todo en ella era vanidoso, llevaba consigo una gran actitud y una gran aptitud, tenía un gran talento, cantaba, actuaba y bailaba como di-

6

7


oses ella y sus dos mejores amigas son unas de las más populares en su escuela. Cuando entraba sabía que alguien la estaba observando y se atrevió a voltear y era Gilliam, una de sus enemigas, puesto que ella siempre la quería imitar pero no podía ya que el talento de Ashley era lo único que no se podía comprar. Ese día entro un chico nuevo, que venía de transferencia desde Texas, era un joven que le caigan unos castaños risos no tan largos, sus ojos marrones, reflejaban una tranquilidad y armonía, pero siempre manteniendo su mirada fuerte, su estilo era algo rockero, el cantaba y componía canciones por pasatiempo, en su espalda le caiga una guitarra acústica que siempre la llevaba consigo. Mientras iba por el pasillo se tropezó con Ashley, –Ohh bien. ¿Es que acaso los asnos tampoco se fija?Dijo ella Esta lo miro de reojos, pero de repente chocaron sus miradas, las cuales se mantuvieron sostenidas por un tiempo, quedaron casi idiotizados, hasta que Link responde. –oh, disculpa. –Deja a flote una pequeña sonrisa –pues aun así creo que a la de las otras especies les encanta, como lo puedo percibir. ¿No? Cuando ella escucho su armónica voz, se llegó a distraer tanto, pareciera que aquella voz la hubiera embriagado por completo. Esta seg-

8

uía mirándolo, pero le respondió manteniendo algo de arrogancia. –Ja después de asno, un asno adivino? Su mirada de debilito y murmuro de seguido tan despacio –Divino Los dos sueltan sus ruborosas sonrisas. Parecía algo tan anormal, esa chica tan arrogante, caprichosa y a dinerada, se le despertó un sentimiento, uno que nunca había trasmitido ni con su padre, ellos inconscientemente comenzaron a hablar, ya que el casillero de Link estaba junto al de ella. Estos pareciera que tuvieran mucho en común ya que les gustaba el canto, en un minuto los dos se llegaron a mirar como locos uno por el otro, apenas de haber cruzado algunas palabras, además tenían algunas clases juntos, pero a pesar de eso en realidad no tenían mucho en común, puesto que Link no era adinerado, tenía media beca, mantenía unas notas altas, no obstante no era un obsesionado con el estudio, solo quería salir adelante para ser músico, entonces mantenía su promedio alto. Estos llegaron hablar durante horas, haciéndose énfasis en la música, los dos estaban apasionados por eso, Ashley le llego a mostrar los alrededores de la escuela, era una escuela demasiado grande, con muchas categorías para escoger de pasatiempo, era esa escuela a dinerada, el sueño de cualquier adolescente. Pasaron los días y los dos comenzaron a

9


salir juntos. Poco a poco Link se volvía más reconocido en la escuela, no solo por ser nuevo, si no por salir con la señorita popular, todo parecía marchar bien entre ellos, después de clases comenzaban a componer canciones, puesto que ya se estaba acercando el gran concurso de talento, Link compuso una canción para Ashley, pero esta la reconstruyó para que fuera movida y la cantara y bailara junto a su grupo de amiga, mientras ella se dedicaba a eso, Link componía una canción para cantarla como solista, el no solo tocaba la guitarra, si no más instrumento, era un músico empírico, tocaba el piano y la batería. Pasaron dos semanas y llego el gran día para el concurso de talentos, donde casi todos iban a mostrar de que estaban hechos, el concurso se llevo a cabo en el teatro de la escuela, todos están ansiosos por salir al escenario, Gilliam fue la primera en presentarse con sus amigas, fue una presentación increíble, mucho dinero plasmado en la escenografía, pero nada de corazón en el, todo tan antipático y seco, pero aun así a los jurados les encanto, pasaron varios concursante, y le llego el turno a Ashley a pesar que su comportamiento era el de una nueva chica enamorada, nunca dejaba su vanidad, su escenografía fue perfecta, el tema el baile fue un ritmo a lo gitano, su voz deslumbro como siempre, y también fue una de las favoritas. Siguieron pasando estudiantes, y le toco

10

el turno a Link, tan relajado, de inmediato se incorporo un sonido tan dulce en el teatro, el piano sonaba, y una voz de balada dulce comenzó a hipnotizar a las personas y embriagar a Ashley, una hermosa historia estaba siendo contada, unas notas tan altas fueron erizando la piel del público, hasta que de repente todo quedo en completo silencio. Ahí estaba Ashley corriendo apresurada hacia el escenario, se veía tan asustada, como si lo que más amara se le fuera a ir y nunca volvería. Sus gritos eran cada vez más fuerte, diciendo: –Link, Despierta por favor– –Despierta por favor– cada vez sollozaba más y más. Se encontraban en el hospital, Link se había desmayado, había tenido un paro cardiaco, y todavía seguía inconsciente, la cabeza de Ashley daba vueltas y vueltas, su cráneo le picaba, su padre y sus amigas estaban en el hospital también, todo se sentía muy raro para ella, nunca había sentido algo parecido, desde que murió su madre cuando ella tenía 5 años. La mamá de Link se le acerco a Ashley llorando, y le dice: – estos últimos días he visto a Link tan feliz contigo, se veía también cuando llegaba a casa después de verte, pareciera que su Diabetes ya se hubiera curado de la nada, pero así como su felicidad se quedo, también sigue su diabetes, y ahora vino acompañada – Murmuró Llorando El alma de Ashley se fue apagado por un

11


momento, sus lágrimas rosaban cada vez más su rostro, entonces corrió hasta la habitación del hospital donde estaba Link, comenzó a gritar que despertara, pero eso no sucedió hasta un día muy caluroso de septiembre, en casi días faltantes para el cumpleaños de él. Ashley estuvo todo ese tiempo visitándolo, y cuando Link abrió sus ojos, de inmediato se cruzaron con los de Ashley, Marrones y grises mirándose fijamente, llenos de esperanza. Y de repente se escuchó despacio: –Te amo –Murmuro él Ella suspiró y le dijo Link.

12

–Yo también te amo

Cuando el amor te toca  

Con la colaboración de Linda Gómez

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you