Page 1

ANTOLOGÍA DE POEMAS

1. MODERNISMO Antonio Machado (Sevilla, 1875-1939). Entre sus obras cabe destacar: Soledades, galerías y otros poemas, Campos de Castilla y Nuevas Canciones.

Anoche cuando dormía Anoche cuando dormía soñé ¡bendita ilusión! que una fontana fluía dentro de mi corazón. Di: ¿por qué acequia escondida, agua, vienes hasta mí, manantial de nueva vida en donde nunca bebí? Anoche cuando dormía soñé ¡bendita ilusión! que una colmena tenía dentro de mi corazón; y las doradas abejas iban fabricando en él, con las amarguras viejas, blanca cera y dulce miel.


Anoche cuando dormía soñé ¡bendita ilusión! que un ardiente sol lucía dentro de mi corazón. Era ardiente porque daba calores de rojo hogar, y era sol porque alumbraba y porque hacía llorar. Anoche cuando dormía soñé ¡bendita ilusión! que era Dios lo que tenía dentro de mi corazón.

A un olmo seco Al olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad podrido, con las lluvias de abril y el sol de mayo, algunas hojas verdes le han salido. ¡El olmo centenario en la colina que lame el Duero! Un musgo amarillento le mancha la corteza blanquecina al tronco carcomido y polvoriento. No será, cual los álamos cantores que guardan el camino y la ribera, habitado de pardos ruiseñores. Ejército de hormigas en hilera va trepando por él, y en sus entrañas urden sus telas grises las arañas. Antes que te derribe, olmo del Duero, con su hacha el leñador, y el carpintero te convierta en melena de campana, lanza de carro o yugo de carreta; antes que rojo en el hogar, mañana, ardas de alguna mísera caseta, al borde de un camino; antes que te descuaje un torbellino y tronche el soplo de las sierras blancas; antes que el río hasta la mar te empuje por valles y barrancas, olmo, quiero anotar en mi cartera la gracia de tu rama verdecida.


Mi corazón espera también, hacia la luz y hacia la vida, otro milagro de la primavera.

Juan Ramón Jiménez (Huelva, 1881-1958). Entre sus obras cabe mencionar: Platero y yo, La soledad sonora y Poemas Mágicos y Dolientes.

CÉNIT Yo no seré yo, muerte, hasta que tú te unas con mi vida y me completes así todo; hasta que mi mitad de luz se cierre con mi mitad de sombra y sea yo equilibrio eterno en la mente del mundo: unas veces, mi medio yo, radiante; otras, mi otro medio yo, en olvido. Yo no seré yo, muerte, hasta que tú, en tu turno, vistas de huesos pálidos mi alma.


Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864 –Salamanca, 1936).Algunas de las obras que escribió fueron: La tía Tula y Niebla.

LEER, LEER, VIVIR LA VIDA Leer, leer, vivir la vida que otros soñaron. Leer, leer, leer, el alma olvida las cosas que pasaron. Se quedan las que quedan, las ficciones, las flores de la pluma, las olas, las humanas creaciones, el poso de la espuma. Leer, leer, leer; ¿seré lectura mañana también yo? ¿Seré mi creador, mi criatura, seré lo que pasó?

2. GENERACION DEL 27 Luis Cernuda (Sevilla, 1902-México D.F., 1963). Escribió diversas obras como: La desolación de la quimera o Las nubes.


DESDICHA

Un día comprendió cómo sus brazos eran Solamente de nubes; Imposible con nubes estrechar hasta el fondo Un cuerpo, una fortuna. La fortuna es redonda y cuenta lentamente Estrellas del estío. Hacen falta unos brazos seguros como el viento, Y como el mar un beso. Pero él con sus labios, Con sus labios no sabe sino decir palabras; Palabras hacia el techo, Palabras hacia el suelo, Y sus brazos son nubes que transforman la vida En aire navegable.

TE QUIERO Te lo he dicho con el viento, Jugueteando como animalillo en la arena O iracundo como órgano impetuoso; Te lo he dicho con el sol, Que dora desnudos cuerpos juveniles Y sonríe en todas las cosas inocentes; Te lo he dicho con las nubes, Frentes melancólicas que sostienen el cielo, Tristezas fugitivas;


Te lo he dicho con las plantas, Leves criaturas transparentes Que se cubren de rubor repentino; Te lo he dicho con el agua, Vida luminosa que vela un fondo de sombra; Te lo he dicho con el miedo, Te lo he dicho con la alegría, Con el hastío, con las terribles palabras. Pero así no me basta: Más allá de la vida, Quiero decírtelo con la muerte; Más allá del amor, Quiero decírtelo con el olvido.

Rafael Alberti (Cádiz, 1902-1999). Escribió varia obras como por ejemplo: Marinero en tierra o Sobre los ángeles.


SE EQUIVOCÓ LA PALOMA

Se equivocó la paloma. Se equivocaba. Por ir al norte, fue al sur. Creyó que el trigo era agua. Se equivocaba. Creyó que el mar era el cielo; que la noche la mañana. Se equivocaba. Que las estrellas, rocío; que la calor, la nevada. Se equivocaba. Que tu falda era tu blusa; que tu corazón, su casa. Se equivocaba. (Ella se durmió en la orilla. Tú, en la cumbre de una rama.)

Pedro Salinas (Madrid, 1891-Boston, 1951). Uno de sus libros más famosos es La voz a ti debida y Presagio.


ORILLA

Si no fuera por la rosa Frágil, de espuma, blanquísima, Que él, a lo lejos se inventa, ¿Quién me iba a decir a mí Que se le movía el pecho De respirar, que está vivo, Que tiene un ímpetu dentro, Que quiere la tierra entera, Azul, quieto, mar de julio?

¿QUÉ PÁJAROS? ¿El pájaro? ¿Los pájaros? ¿Hay sólo un solo pájaro en el mundo Que vuela con mil alas, y que canta Con incontables trinos, siempre solo? ¿Son tierra y cielo espejos? ¿Es el aire Espejeo del aire, y el gran pájaro Único multiplica Su soledad en apariencias miles? (¿Y por eso Le llamamos los pájaros?) ¿O quizá no hay un pájaro? ¿Y son ellos, Fatal plural inmenso, como el mar, Bandada innúmera, oleaje de alas, Donde la vista busca y quiere el alma Distinguir la verdad del solo pájaro, De su esencia sin fin, del uno hermoso?


Concha Méndez (Madrid, 1898-México, 1986).Escribió varias obras, entre las que destacan: Sombras y sueños, Inquietudes…

Alameda

Alameda: guarda bien mis siete años primeros. Y los siete posteriores. Y el carrusel luminoso de mis primeros amores. Alameda; que yo volveré algún día a recoger los mejores ¿sueños? de la infancia mía.

Federico García Lorca (Granada, 1898-1936).Escribió numerosas obras entre las que se encuentran Canciones, Poeta en Nueva York y Romancero gitano.


Romance de la luna La luna vino a la fragua con su polisón de nardos. El niño la mira mira. El niño la está mirando. En el aire conmovido mueve la luna sus brazos y enseña, lúbrica y pura, sus senos de duro estaño. Huye luna, luna, luna. Si vinieran los gitanos, harían con tu corazón collares y anillos blancos. Niño déjame que baile. Cuando vengan los gitanos, te encontrarán sobre el yunque con los ojillos cerrados. Huye luna, luna, luna, que ya siento sus caballos. Niño déjame, no pises, mi blancor almidonado. El jinete se acercaba tocando el tambor del llano. Dentro de la fragua el niño, tiene los ojos cerrados. Por el olivar venían, bronce y sueño, los gitanos. Las cabezas levantadas y los ojos entornados.


¡Cómo canta la zumaya, ay como canta en el árbol! Por el cielo va la luna con el niño de la mano. Dentro de la fragua lloran, dando gritos, los gitanos. El aire la vela, vela. el aire la está velando.

Jorge Guillén (Valladolid, 1893-Málaga, 1984). De su producción poética cabe destacar los libros Cántico, Homenaje.Reunión de vidas y Huerto de Melibea.

CIMA DE LA DELICIA

¡Cima de la delicia! Todo en el aire es pájaro. Se cierne lo inmediato Resuelto en lejanía. ¡Hueste de esbeltas fuerzas! ¡Qué alacridad de mozo En el espacio airoso, Henchido de presencia! El mundo tiene cándida Profundidad de espejo. Las más claras distancias Sueñan lo verdadero.


¡Dulzura de los años Irreparables! ¡Bodas Tardías con la historia Que desamé a diario! Más, todavía más. Hacia el sol, en volandas La plenitud se escapa. ¡Ya solo sé cantar!

Gerardo Diego (Santander, 1896-Madrid, 1987). Fue autor de alrededor de cuatro decenas de libros entre los que se encuentran Imagen, manual de espumas y Alondras de verdad.

INSOMNIO Tú y tu desnudo sueño. No lo sabes. Duermes. No. No lo sabes. Yo en desvelo, y tú, inocente, duermes bajo el cielo. Tú por tu sueño, y por el mar las naves. En cárceles de espacio, aéreas llaves te me encierran, recluyen, roban. Hielo, cristal de aire en mil hojas. No. No hay vuelo que alce hasta ti las alas de mis aves. Saber que duermes tú, cierta, segura cauce fiel de abandono, línea pura, tan cerca de mis brazos maniatados.


Qué pavorosa esclavitud de isleño, yo, insomne, loco, en los acantilados, las naves por el mar, tú por tu sueño.

Vicente Aleixandre (Sevilla, 1898-Madrid, 1984). Entre sus obras cabe destacar: Espadas como labios y La destrucción o el amor.

ADOLESCENCIA

Vinieras y te fueras dulcemente, de otro camino a otro camino. Verte, y ya otra vez no verte. Pasar por un puente a otro puente. –El pie breve, la luz vencida alegre–. Muchacho que sería yo mirando aguas abajo la corriente, y en el espejo tu pasaje fluir, desvanecerse.

3. GENERACIÓN DEL 36 Miguel Hernández (Orihuela, 1910-Alicante, 1942). Escribió diversas obras como: Perito en lunas, El rayo que no cesa…


ELEJÍA A RAMÓN SIJÉ (En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha muerto como el rayo Ramón Sijé, con quien tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compañero del alma, tan temprano. Alimentando lluvias, caracolas y órganos mi dolor sin instrumento, a las desalentadas amapolas daré tu corazón por alimento. Tanto dolor se agrupa en mi costado, que por doler me duele hasta el aliento. Un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible y homicida, un empujón brutal te ha derribado. No hay extensión más grande que mi herida, lloro mi desventura y sus conjuntos y siento más tu muerte que mi vida. Ando sobre rastrojos de difuntos, y sin calor de nadie y sin consuelo voy de mi corazón a mis asuntos. Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada, temprano estás rodando por el suelo.


No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra ni a la nada. En mis manos levanto una tormenta de piedras, rayos y hachas estridentes sedienta de catástrofes y hambrienta. Quiero escarbar la tierra con los dientes, quiero apartar la tierra parte a parte a dentelladas secas y calientes. Quiero minar la tierra hasta encontrarte y besarte la noble calavera y desamordazarte y regresarte. Volverás a mi huerto y a mi higuera: por los altos andamios de las flores pajareará tu alma colmenera de angelicales ceras y labores. Volverás al arrullo de las rejas de los enamorados labradores. Alegrarás la sombra de mis cejas, y tu sangre se irán a cada lado disputando tu novia y las abejas. Tu corazón, ya terciopelo ajado, llama a un campo de almendras espumosas mi avariciosa voz de enamorado. A las aladas almas de las rosas del almendro de nata te requiero, que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero.

Luis Rosales (Granada, 1910-Madrid, 1992).Sus obras más importantes fueron: Abril o La casa encendida


EL BOSQUE SE IBA HACIENDO AL ARDER

El bosque se iba haciendo al arder Me están mirando en tus ojos los ángeles del instante, los ángeles que perdieron la memoria al contemplarse.

Me estoy reuniendo en tus brazos; te siento casi quemándome; arden el tronco y las ramas pero las hojas no arden. Estamos juntos, sin vernos, repetidos y distantes, juntos pero no vividos, tristemente naturales.

4. GENERACION DEL 50 Gabriel Celaya (Guipúzcoa, 1911-Madrid, 1991). Escribió diversas obras como por ejemplo: El mundo abierto, Lo que faltaba…

BIOGRAFÍA No cojas la cuchara con la mano izquierda. No pongas los codos en la mesa. Dobla bien la servilleta. Eso, para empezar. Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece. ¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes? Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero. Eso, para seguir. ¿Le parece a usted correcto que un ingeniero haga versos? La cultura es un adorno y el negocio es el negocio. Si sigues con esa chica te cerraremos las puertas. Eso, para vivir. No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto. No bebas. No fumes. No tosas. No respires. ¡Ay, sí, no respirar! Dar el no a todos los nos. Y descansar: morir.


Blas de otero (Bilbao, 1916-Madrid, 1979).Escribió obras entre las que cabe mencionar: Pido la paz y la palabra, Que trata de España y Ángel fieramente humano.

MÚSICA TUYA

¿Es verdad que te gusta verte hundida en el mar de la música; dejarte llevar por esas alas, abismarte en esa luz tan honda y escondida? Si no es así, no ames más; dame tu vida, que ella es la esencia y el clamor del arte; herida estás de Dios de parte a parte, y yo quiero escuchar solo esa herida. Mares, alas, intensas luces libres, sonarán en mi alma cuando vibres, ciega de amor, tañida entre mis brazos. Y yo sabré la música ardorosa de unas alas de Dios, de una luz rosa, de un mar total con olas como abrazos.

5. GENERACION DEL 60: Claudio Rodríguez (Zamora, 1934-Madrid, 1999). Algunas de las obras que ha escrito son: Don de la ebriedad, El vuelo de la celebración y Casi una leyenda.


ALTO JORNAL

Dichoso el que un buen día sale humilde y se va por la calle, como tantos días más de su vida, y no lo espera y, de pronto, ¿qué es esto?, mira a lo alto y ve, pone el oído al mundo y oye, anda, y siente subirle entre los pasos el amor de la tierra, y sigue, y abre su taller verdadero, y en sus manos brilla limpio su oficio, y nos lo entrega de corazón porque ama, y va al trabajo temblando como un niño que comulga mas sin caber en el pellejo, y cuando se ha dado cuenta al fin de lo sencillo que ha sido todo, ya el jornal ganado, vuelve a su casa alegre y siente que alguien empuña su aldabón, y no es en vano.

AJENO Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe. Y él oye ese tañido corto y duro del cuerpo, su cascada canción, siempre sonando a lejanía. Cierra su puerta y queda bien cerrada; sale y, por un momento, sus rodillas se le van hacia el suelo. Pero el alba, con peligrosa generosidad, le refresca y le yergue. Está muy clara su calle, y la pasea con pie oscuro, y cojea en seguida porque anda sólo con su fatiga. Y dice aire: palabras muertas con su boca viva. Prisionero por no querer, abraza su propia soledad. Y está seguro, más seguro que nadie porque nada poseerá; y él bien sabe que nunca


vivirá aquí, en la tierra. A quien no ama, ¿cómo podemos conocer o cómo perdonar? Día largo y aún más larga la noche. Mentirá al sacar la llave. Entrará. Y nunca habitará su casa.

José Agustín Goytisolo (Barcelona, 1928-1999). Escribió varias obras: Claridad, Salmos al viento, Final de un adiós…

EL OFICIO DEL POETA Contemplar las palabras sobre el papel escritas, medirlas, sopesar su cuerpo en el conjunto del poema, y después, igual que un artesano, separarse a mirar cómo la luz emerge de la sutil textura. Así es el viejo oficio del poeta, que comienza en la idea, en el soplo sobre el polvo infinito de la memoria, sobre la experiencia vivida, la historia, los deseos, las pasiones del hombre. La materia del canto nos lo ha ofrecido el pueblo con su voz. Devolvamos las palabras reunidas a su auténtico dueño.

Jaime Gil de Biedma (Barcelona, 1929-1990). Entre los libros que publicó se encuentran: Compañeros de viaje, Moralidades y Poemas póstumos.


POR LO VISTO Por lo visto es posible declararse hombre. Por lo visto es posible decir no. De una vez y en la calle, de una vez, por todos y por todas las veces en que no pudimos. Importa por lo visto el hecho de estar vivo. Importa por lo visto que hasta la injusta fuerza necesite, suponga nuestras vidas, esos actos mínimos a diario cumplidos en la calle por todos. Y será preciso no olvidar la lección: saber, a cada instante, que en el gesto que hacemos hay un arma escondida, saber que estamos vivos aún. Y que la vida todavía es posible, por lo visto.

6. 1970-ACTUALIDAD Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944.Escribió diversas obras entre las que se encuentran: Farra, Lengua de cal y Poesía.


DESATA EL LAZO, QUIERO

Desata el lazo, quiero aclararte el cabello en el agua del río. Enredará mis dedos sedal helado, flambear de truchas. Estás viva hoy, tan viva, tan lasciva... Tu cuello es fina arena y en tus ojos arden sendas lunas. ¡Qué duro el hueso, la hora, tan oscura...! Mi lengua poco a poco te desnuda.

Luis García Montero nació en Granada en 1958 y reside actualmente en Madrid. Entre sus obras poéticas caben destacar: El jardín extranjero y Diario Cómplice.

Canción deshojada La vida tiene pétalos y un rosal donde tiemblan las historias. La historia de ese pájaro que llegaba a dormirse en los escaparates y ahora vuela en el alma de sus nuevos clientes. La historia de esa nube que cubría ciudades con papel de periódico y ahora deja su lluvia en un tren cancelado.


La historia de mis gafas, las que piden mis ojos, las que ponen murmullos de teatros y máscaras junto al libro en la mesa. La vida tiene pétalos y nubes sin ciudades, y las plumas del pájaro, y las gafas que ahora son la huella redonda del vacío.

Ana Rossetti nació en Cádiz en 1950. Ha escrito varias obras poéticas entre las que se encuentran: Los devaneos de Erato, Indicios vehementes y Llenar tu nombre.

QUÉ SERÁ TÚ

Qué será ser tú. Éste es el enigma, la atracción sobrecogedora de conocer, el irresistible afán de echar el ancla en ti, de poseerte. Qué será la perplejidad de ser tú. Qué, el misterio, la dolencia de ser tú y saber. Qué, el estupor de ser tú, verdaderamente tú y, con tus ojos, verme. Qué será percibir que yo te ame. Qué será, siendo tú, oírmelo decir. Qué, entonces, sentir lo que sentirías tú.

Belén Reyes nació en Madrid en 1964. Entre sus obras poéticas destacan: Desnatada, Ponerle un bozal al corazón y Atrévete a olvidarme.


AFIRMACIONES PARA LA AUTOESTIMA Soy una tía cojonuda. Cuando hablan los otros me quedo muda. Soy una tía inteligente. Diez días y diez noches suman veinte. Soy una tía alucinante, me gusta ver el culo a quien va delante. Soy una tía generosa, que doy lo que no tengo y aún me sobra. Soy una tía super-guapa, cuando salgo a la calle tiembla el mapa. Soy una tía impresionante. Si llegaste al final... Atrévete a olvidarme.

7. POESIA HISPANOAMERICANA Rubén Darío (Nicaragua, 1867-1916).Pertenece al modernismo. Algunas de sus obras más importantes fueron: prosas profanas y cantos de vida y esperanza.

Lo fatal Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo, y más la piedra dura porque esa ya no siente, pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo, ni mayor pesadumbre que la vida consciente. Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto, y el temor de haber sido y un futuro terror... Y el espanto seguro de estar mañana muerto, y sufrir por la vida y por la sombra y por lo que no conocemos y apenas sospechamos, y la carne que tienta con sus frescos racimos, y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos, ¡y no saber adónde vamos, ni de dónde venimos!...


Pablo Neruda (Chile, 1904-1973). Perteneció a la generación del 27. Es autor de varias obras entre las que se encuentran: Veinte poemas de amor y una canción desesperada, Canto general y Cien sonetos de amor.

ANTES DE AMARTE, AMOR, NADA ERA MÍO Antes de amarte, amor, nada era mío: vacilé por las calles y las cosas: nada contaba ni tenía nombre: el mundo era del aire que esperaba. Yo conocí salones cenicientos, túneles habitados por la luna, hangares crueles que se despedían, preguntas que insistían en la arena. Todo estaba vacío, muerto y mudo, caído, abandonado y decaído, todo era inalienablemente ajeno, todo era de los otros y de nadie, hasta que tu belleza y tu pobreza llenaron el otoño de regalos.

Octavio Paz (México, 1914-1998). Es un escritor del siglo XX que escribió diversas obras poéticas: Libertad bajo la palabra, Salamandra…


DOS CUERPOS Dos cuerpos frente a frente son a veces dos olas y la noche es océano. Dos cuerpos frente a frente son a veces dos piedras y la noche es desierto. Dos cuerpos frente a frente son a veces raíces en la noche enlazadas. Dos cuerpos frente a frente son a veces navajas y la noche relámpago. Dos cuerpos frente a frente son dos astros que caen en un cielo vacío.


Alfonsina Storni (Suiza, 1982-Argentina, 1938). Es una poeta y escritora del modernismo. Escribió varias obras: La inquietud del rosal, El dulce daño y Languidez.

¡Adiós! Las cosas que mueren jamás resucitan, las cosas que mueren no tornan jamás. ¡Se quiebran los vasos y el vidrio que queda es polvo por siempre y por siempre será! Cuando los capullos caen de la rama dos veces seguidas no florecerán... ¡Las flores tronchadas por el viento impío se agotan por siempre, por siempre jamás! ¡Los días que fueron, los días perdidos, los días inertes ya no volverán! ¡Qué tristes las horas que se desgranaron bajo el aletazo de la soledad! ¡Qué tristes las sombras, las sombras nefastas, las sombras creadas por nuestra maldad! ¡Oh, las cosas idas, las cosas marchitas, las cosas celestes que así se nos van! ¡Corazón... silencia!... ¡Cúbrete de llagas!... -de llagas infectas- ¡cúbrete de mal!... ¡Que todo el que llegue se muera al tocarte, corazón maldito que inquietas mi afán! ¡Adiós para siempre mis dulzuras todas! ¡Adiós mi alegría llena de bondad! ¡Oh, las cosas muertas, las cosas marchitas, las cosas celestes que no vuelven más! ...


8. BIBLIOGRAFĂ?A www.poemas-del-alma.com www.poemacadadia.blogsopt.com.es www.poemas911.com www.poemasde.net www.wikipedia.org www.poesiaselecta.com www.escritoras.com

Antología de poemas