Page 19

preguntar qué les gustó más y por qué, si les pareció bien como actuó el protagonista, cómo hubieran actuado ellos en su lugar, entre otras múltiples posibilidades de opiniones. Para enseñarles a argumentar es necesario guiarlos en sus respuestas mediante preguntas y repreguntas, ayudándolos a dar sus opiniones, ordenando y jerarquizando sus ideas, descubriendo lo que intentan decir, anotar en papelotes sus opiniones y, finalmente, volver a leerlas para recordar la opinión de cada uno. Se puede realizar la misma actividad con la proyección de una película, con los programas de televisión relacionados con animales, plantas, entre otras temáticas; trabajar con los temas de actualidad e interés de los estudiantes, leer propagandas, afiches y dar opiniones a favor o en contra. Que los estudiantes aprendan a sostener una opinión y respetar la del otro, permitirá formar desde pequeños personas responsables de sus expresiones, respetuosas con los demás, seguras en el momento de interactuar con otros, reflexivas en sus opiniones, dispuestas a escuchar a otros, juzgar sobre lo dicho y no acerca de cuestiones personales para propiciar, en el futuro, una sociedad plural, multicultural, libre y justa. No solamente se trabajarán las tipologías textuales antes detalladas, sino también otros aspectos importantes que se sugiere enseñar en forma oral como los sistemas formales de la lengua. Así, se analizará el sistema fonológico (los sonidos de la lengua y las combinaciones de sonidos permitidas); el sistema morfosintáctico (las variaciones que puedan experimentar las palabras y las reglas de combinación de palabras en frases); el sistema sintáctico (reglas de combinaciones de palabras cuya aplicación da lugar a un número ilimitado de oraciones) y el sistema semántico (el significado de las palabras y de sus combinaciones). Precisiones para el escuchar Escuchar significa comprender. Este es un proceso complejo que no se puede aprender automáticamente. Así pues, el docente debe enseñar a escuchar, lo que conlleva desarrollar en el niño una serie de destrezas como reconocer la situación de comunicación (quién emite, qué, a quién, para qué, a qué se refiere); segmentar la cadena acústica en las unidades que la componen: sonidos, palabras, elementos del texto que escucha (personajes, animales, preguntas y exclamaciones); discriminar series rítmicas; reconocer los fonemas, morfemas y palabras de la lengua; seleccionar las palabras relevantes de un texto (nombres, ocupaciones, lugares y palabras nuevas) y saber activar toda la información que tienen sobre una persona o un tema para preparar la comprensión de un texto. Es importante que el profesorado utilice la diversidad de estrategias para incrementar la capacidad de discriminar de manera auditiva, procesar rápidamente los mensajes, comprender el significado de las palabras y la información de las conversaciones, narraciones, descripciones, instrucciones, exposiciones y argumentaciones. Para trabajar la discriminación auditiva se recomienda utilizar los diferentes juegos verbales: rimas, coplas, retahílas, adivinanzas, trabalenguas, nanas, rondas, entre otros textos literarios que permitan el disfrute del lenguaje y la experimentación con él. Es necesario que estos juegos estén acompañados de ritmos con ejercicios corporales, los cuales permitirán segmentar la cadena acústica. Es fundamental que el profesorado trabaje con los estudiantes la discriminación auditiva para que puedan reconocer los sonidos que forman las palabras habladas, pero que a la vez puedan combinar, suprimir, cambiar y aumentar sonidos, es decir, desarrollar la conciencia fonológica con la finalidad de formar nuevas palabras y trabajar sus significados. Al escuchar la lectura de diferentes tipos de textos, se desarrolla en los estudiantes la construcción de significados; aprenden a descubrir las posibilidades de cómo narrar sus propios textos; incrementan el vocabulario; participan en el análisis de textos; dan opiniones sobre lo que escuchan y se involucran en las estructuras de los diferentes textos, lo que permite el desarrollo de la expresión oral y escrita. Precisiones para el hablar Esta macrodestreza debe ser enseñada al igual que el escuchar. El docente tomará en cuenta los procesos que entran en juego cuando se desarrolla la habilidad para usar el lenguaje en una variedad de situaciones con diferentes propósitos. Los escolares participan en la interacción social y autoevalúan su comportamiento lingüístico y el de los demás.

RCI LENGUA Y LITERATURA  
RCI LENGUA Y LITERATURA  

PLAN ANUAL DE ASIGNATURA DE LENGUA Y LITERATURA

Advertisement