Page 1

1:

ENEG Escuela Normal para Educadoras de Guadalajara.

Materia: Sujeto y su formación como docente.

Tipo de trabajo:

“Resumen de lectura ”

FUENTE: Texto: “El trayecto de la formsción”.

Alumna: Talavera Cúpich Diana Samantha

1°D t/v


2: La tarea de formarse:

Para comenzar, es importante recalar que, la tarea de formarse, no es un trabajo más que sobre uno mismo. No depende o puede ser por un dispositivo, institución o persona diferente. Formarse es una orden paradójica, tanto para los enseñantes como para muchos otros trabajadores sociales, cierta contradicción que contiene la inextricable confusión de persona y de rol social. Integrar el saber que se debe transmitir e iniciarse bajo el control de una práctica de a clase es formación requerida, formación dada y seguida. La formación de los enseñantes surge de la problemática general de la formación, de esa problemática que se desarrolló a partir de las experiencias de movimientos juveniles, de la educación popular y de formación personal. Las prácticas pedagógicas e institucionales de la formación permanente se ha extendido en ocasiones como fuente de renovación de la formación de los enseñantes. En cuanto al advenimiento de la formación, hablamos de que, más allá de los imperativismos que interesan directamente la institución escolar, sus planes de estudios, diplomas, maestros, la formación de los enseñantes se inscribe en un contexto histórico y cultural que a sub determinan. La formación implica un trabajo del ser humano sobre el mismo, no como una acción de la que convendría apropiarse, apropiándose además de sus objetivos, sus modalidades y los medios en función de las intenciones y los deseos, sino más bien como una ley natural que debe satisfacerse para lograr ser reconocido profesional y socialmente. El dominio de las acciones y situaciones nuevas, el cambio social y personal, etc.


3: Los dispositivos de formación son también indispensables, pues son portadores de ideología. No son útiles para todos los fines. Podemos visualizar la formación como un función social de transmisión del saber hacer o ser. Una vez llegado al tema de la especificación de la formación, comprendemos a la formación como un proceso de desarrollo individual tendiente a adquirir o perfeccionar capacidades de sentir, actuar, imaginar, comprender, aprender y de utilizar el cuerpo. Incluye también las etapas de la vida escolar con sus éxitos y fracasos, formación de las acciones educativas u el hecho de que no debe reducirse a una acción ejercida por un formador para un formado. Esto vuelve vanos los esfuerzos de reanimar o motivar al formado. La formación delos enseñantes, por lo tanto, debe de considerarse como una formación profesional. Jean Piaget, hacía notar que, “el maestro, de la escuela no es considerado por los otros ni por el mismo como un especialista desde el doble punto de vista de las técnicas y de la creación científica. El profesor no enseña lo que sabe, sino lo que es. La mayoría de los funcionarios son sometidos a las jerarquías y a reglamentos administrativos controlados por un inspector que los juzga sobre la base de los programas y de memoranda en donde los mandatos son bien precisos. Por este hecho, el cuerpo enseñante se manifiesta por la reivindicación, por iniciativas reguladoras o prospectivas. Los edificios, aulas y los ritmos de las actividades cotidianas semanales o anuales son más o menos los mismos. El modelo adoptado por los formadores, cualquiera que sea, tiende a imponerse como modelo de referencia de los formados. Los efectos de la estructuración e impregnación pueden llegar a ser más fuertes que sus discursos. El discurso magistral practicado en la universidad, al cual se le agrega el prestigio de un saber inelegible y de la autoridad que confiere, queda como en prototipo de la acción enseñante, a pesar de todo lo que ha escrito y dicho.

Resumen sammy  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you