Page 1

TRABAJO FINAL ETICA PROFESIONAL

DIANA MARIA RODRIGUEZ RODRIGUEZ KATHERINE OSPINA BUITRAGO

UNIVERSIDAD DEL QUINDIO FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS Y ADMINISTRATIVAS PROGRAMA DE CONTADURIA PÚBLICA NOCTURNA DECIMO SEMESTRE ARMENIA – JUNIO DE 2012 TRABAJO FINAL ETICA PROFESIONAL


DIANA MARIA RODRIGUEZ RODRIGUEZ KATHERINE OSPINA BUITRAGO

Presentado al profesor: Gregorio Giraldo

UNIVERSIDAD DEL QUINDIO FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS Y ADMINISTRATIVAS PROGRAMA DE CONTADURIA PÚBLICA NOCTURNA DECIMO SEMESTRE ARMENIA – JUNIO DE 2012


INTRODUCCION

La relación que existe entre la Ética Profesional y el desarrollo de las relaciones, depende del trato que el Profesional como tal, aplique a los casos concretos que se le presenten en el ámbito personal, laboral o social, es por esto que la opción ética no se presenta únicamente como instrumento necesario y oportuno para impulsar el desarrollo económico de los países, sino también como bandera de lucha contra la inmoralidad, cuyo resultado fatalista es la corrupción a nivel político afectando social y económicamente a la sociedad. La lucha contra esta los resultados fatalistas de la falta de ética, debe comenzar desde la Universidad, y el análisis humano y científico se presenta como la herramienta innegable de lucha contra el abanico de posibilidades de comportamientos insanos y absolutamente no deseados que se presenten en el desarrollo de cada comunidad.


PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA La ética profesional del Contador Público proporciona una lista o un conjunto de reglas que sirven de guía seguir en cada una de las situaciones que se presenten, las cuales no están propiamente obligados a cumplir, es por eso que deben apegarse única y exclusivamente a las bases del actuar ético, como han sido por su aplicación lógica, la inteligencia y ser consecuentes de cómo el desarrollo de las actuaciones a nivel profesional pueden perjudicar a las demás personas. La labor Ética que ha desempeñado el contador público hoy en día, ha dejado mucho que desear, debido a todas las situaciones corruptas y malintencionadas en las que se han visto envueltos contadores y revisores fiscales, sacando provecho de sus figuras como profesionales y manchando el nombre de la profesión como tal, por lo que la profesión a adquirido una imagen negativa, incluso se menciona que los contadores son personas poco confiables en ámbitos laborales. Todos los contadores son regidos por un Código de Ética Profesional del Contador Público, una ley (Ley 43 / 1.990), que cita la forma de actuar y el comportamiento del Contador Público, pero lamentablemente la orientación hacia la que ha sido dirigido, es tomarse como una determinación sin importancia y se a dejado a un lado. Para nosotras El Código de Ética del Contador Público es la mejor guía de conducta profesional, que señala la manera de comportarse ante los acontecimientos laborales que se presentan día con día, la aplicación del código de manera constante, generaría para la profesión el recobrar su prestigio, y más directamente para el nombre de los Contadores, recobrar su grandeza, su importancia. El comportamiento de las empresas debe ser regido por el buen y estricto cumplimiento de las leyes, y si es el contador que es quien está al lado de la gerencia en la toma de decisiones, es quien no cumple la ley, sino que por el contrario busca eludirla con sus comportamientos generando un decaimiento de la formación social, conduciendo a lo que hoy en día tenemos, un estado que poco aplica el código de ética, y a un empresario que demanda la evasión y el llevar “ bajo cuerda” cualquier ingreso o utilidad que presente para evitarla por el estado, conduciendo al mismo circulo vicioso que tenemos hoy, que tienen quieren mas y los que no tienen lo pierden todos, el código debe ser para todos, así como lo serán sus beneficios cuando se maneje con igualdad. Es por esto que llegamos al planteamiento del problema, una cuestión importante que llega a la puerta de nuestra graduación como contadoras y que forma una hipótesis sobre el deber ser y el deber actuar:

¿Cómo diferenciaremos si la Ética Profesional del Contador Público sirve para decidir entre lo que es correcto o incorrecto?


JUSTIFICACIÓN La ética profesional de Contador Público reconoce al contador como una persona, responsable, preparada, honesta, leal, legal, entre muchos otros aspectos, por lo que es muy importante analizar de manera adecuada y reiterada el tema de la ética, pues debemos entender que profesional no es solo quien tiene un certificado que lo acredite como tal, se debe tener ética personal, ética profesional y una actitud positiva hacia la profesión, verla como un ejemplo para la sociedad, y que nuestro comportamiento estimulara el de muchos otros, no caer en el montón pensando que la ética es una cuestión idealista, sino vivirla para generar el cambio de conducta de empresarios, universitarios y la sociedad en general. Es por lo cual la Ética Profesional del Contador Público, es indispensable en la vida laboral de un Contador, la profesión es una capacidad cualificada requerida por el bien común, con peculiares responsabilidades económico-sociales. El profesional no tiene el carácter de tal por el simple hecho de recibir el titulo que lo certifica o le da la cualidad de profesional, nadie es profesional por el título en sí, el titulo lo único que expresa es su calidad de poder ejecutar funciones que no podemos como estudiantes, debiendo generar una responsabilidad social mayor, pero no significa tener todas las cualidades éticas para serlo, el título profesional es la manifestación intrínseca de lo que internamente se lleva, no por la naturaleza de la persona sino por sus cualidades éticas, pero esto se ha malinterpretado, muchos jóvenes hoy en día asumen que ser profesional es graduarse, dejando a un lado la importancia de los principios y valores que se deberán tener en cuenta para aplicar la ética en el desarrollo profesional y allí ver como decidir correctamente de acuerdo a estos lineamientos, esta es la idoneidad del deber ser del contador, pero para nosotras no forma un parámetro para que se esté decidiendo correcta o incorrectamente. El ser profesionales dignos representa la excelencia, gravedad, decoro que tiene la persona y el respeto consigo mismo. Ahora bien, nosotros como futuros Contadores Públicos, debemos acatar la ética como opción de vida, por el sólo hecho de dar fe pública. Nuestras decisiones están respaldando a las demás personas que creen fielmente en nosotros y en nuestra palabra, por ello debemos seguir los principios básicos que nos competen, algo que hemos tomado como un sermón repetitivo del cual no sacamos la esencia y eficacia que puede producirnos en nuestras decisiones como contadores. Por otro lado, en estos tiempos de crisis, gobernados bajo un aparente criterio netamente conservador, se observa una persecución originada en la administración de impuestos con el lema de la moralización del país y del estado, impulsando según ellos sus fines, que son entre otros, la legalización del contrabando, sanciones que incluyen cárcel para los propietarios y el cierre de las empresas que no cumplan con los pagos de impuestos, la consecución de dinero que cubran el déficit fiscal y el meter en cintura a aquellos comerciantes que ejercen su actividad con un carácter informal. Se ha iniciado una persecución que pone de manifiesto una responsabilidad que pertenece a propietarios, administradores y contadores por igual. Es por ello que la función del contador público es brindar esa confianza donde por naturaleza existe desconfianza. Es su obligación y su responsabilidad asegurarse de que la contabilidad refleje la realidad verdadera de la empresa, y lo que ésta dice tener es lo que en verdad tiene, y lo que dice deber es lo que en verdad debe. Ni más ni menos, pues de no ser así se está induciendo al error a quienes hagan negocios con la empresa, error que podría degenerar en grandes pérdidas económicas para esos terceros de buena fe que confiaron en una


empresa que no actu贸 de buena fe al suministrar una informaci贸n contable alejada de la realidad, deliberada y puniblemente falseada.


DESARROLLO DEL PLANTEAMIENTO Todas estas manifestaciones que la comunidad promulga acerca del contador público, conllevan a que se les dé la razón, ya que muchas de las normas están hechas para facilitar el enriquecimiento de unos sectores de la economía, caso singular, el del sector bancario, cuando a ciencia cierta se sabe que el banco emite dinero a través de los prestamos, dinero que según el nuevo sistema económico o modelo de la economía financiera, es permitido y autorizado por los gobiernos para lograr e impulsar el crecimiento de sus economías, sin importar la burbuja imaginaria que se está creado, repercutiendo en el hambre y pobreza de la población actualmente. Es importante que todo Contador Público que ejerza sus funciones tenga muy claro a lo que se expone al infringir las normas y al buscar el beneficio de algunos en la economía y en el país, porque quizás muchas veces estas ilegalidades se cometen para darle gusto a personas que no tienen nada que ver con ejecución de la profesión pero que en un momento dado causan daño tanto a los Contadores Públicos como a las empresas, ya que éstas tarde que temprano se van a ver en serios aprietos económicos por multas, sanciones, iliquidez etc. 1En la página de la Junta Central de Contadores hay muchos casos de Revisores Fiscales, Contadores Públicos y otros, que son sancionados, los cuales al analizarlos se puede detectar que en algunos casos no existe la más mínima prudencia de actuar de los Contadores Públicos. De 51 casos observados en el 2011, el tipo de sanción que más se dio fue de Suspensión con el 94% por tres, seis y 12 meses, y sobre esta sanción el artículo 25 de la ley 43 de 1990 especifica las causales de suspensión entre las cuales están: •

“2La enajenación mental, la embriaguez habitual u otro vicio o incapacidad grave judicialmente declarada, que lo inhabilite temporalmente para el correcto ejercicio de la profesión.

Desconocer flagrantemente los principios de contabilidad generalmente aceptados en Colombia como fuente de registros e informaciones contables.

Incurrir en violación de la reserva comercial de los libros, papeles e informaciones que hubiere conocido en el ejercicio de la profesión.

Reincidir por tercera vez en causales que den lugar a imposición de multas”.

La norma más violada de la ley 43 de 1990 es el articulo 37 y subsiguientes, los cuales pertenecen a los principios básicos de ética profesional como la Integridad, objetividad, independencia, responsabilidad y observaciones de las disposiciones normativas, las cuales son muy elementales para los profesionales de la contaduría pero pareciera que ni siquiera supieran que existen o que simplemente se dejan a un lado. El ejercicio de la profesión como Contadores Públicos exige mucha responsabilidad al dar asesorías y desempeñar labores referentes a la Contaduría por lo que se hace muy necesario e importante ligar a los conocimientos contables el desarrollo de la ética social y de la responsabilidad con la sociedad, esto para un buen desempeño de la labor. 1 Tomado de Gerencia.com: Autor : Anónimo: Tema: Ética del Contador Publico 2 Articulo 25 / Ley 43 de 1990


Claro está que no es de desconocer las excelentes labores que realizan muchos Contadores Públicos trabajando con verdadero compromiso y responsabilidad tanto con ellos mismos como con las empresas y por lo tanto con la sociedad; labores que hacen que las áreas financieras del país estén respaldadas verdaderamente por la contabilidad. Los Contadores Públicos somos muy privilegiados al compartir con los Notarios la responsabilidad de dar fe pública. La fe pública se define como "la delegación dada por el Estado para dar testimonios por escrito de determinados actos", pero como cita el texto: MANUAL DE AUDITORÍA Y REVISORÍA FISCAL: " 3La fe pública es sólo la forma, la esencia del contador es la confianza pública " y la confianza pública es lograda gracias a las capacidades técnicas, profesionales y éticas. El Contador Público defiende la buena fe, y ésta hace presumir que un acto público está conforme a la ley y las buenas costumbres, y es por ello que el gobierno definió el código de ética para definirle al Contador Público un perfil alta calidad humana, un individuo que da su palabra y la sostiene sin importar como se comporte su entorno. El Contador Público esta ceñido a los siguientes principios éticos: Integridad, Objetividad, Independencia, Responsabilidad, Confidencialidad, Observancia de las disposiciones normativas, Competencia y actualización profesional, Difusión y Colaboración, Respeto entre colegas, y Conducta ética. Y es importante revelar en qué momentos en realidad se ejercerán cada uno de nuestros principios; Integridad es cumplir todos principios éticos que siguen a continuación e inclusive cumplir más allá de lo que la ley exige. Integridad es ser recto, sincero y justo. Es ser honesto con el medio ambiente, con todo lo que conforma nuestro comportamiento y razonamiento. Objetividad es utilizar la razón, la lógica para tomar decisiones y no el corazón, ni mucho menos los sentimientos. Es sincerarse con uno mismo y los demás. Objetividad es ser equitativo, buscar la igualdad y la justicia. Independencia es sincerarse con los demás, dándoles a entender que no existen lazos familiares, ni amistosos ni mucho menos intereses particulares que hagan inclinar las opiniones a favor o en contra. Independencia es tener criterio limpio de ataduras sociales, es la esencia de una auditoría eficaz y pulcra, es lo que nos prohíbe actuar como juez y parte, y vincula dentro de sus decisiones la actividad pública al ejercer cargos de Revisor Fiscal, Auditor Externo y Certificado de Estados Financieros y la actividad privada al ejercer cargos de Asesor contable, tributario o administrativo. 4

Responsabilidad es cumplir los compromisos adquiridos en una forma satisfactoria para todos, se falta a este principio si se cumple a medias dichos compromisos, como es el caso del profesor que llega tarde a clase, o el alumno, si esto se da es porque no se refleja el compromiso real que exista con el deber ser, sino la poca relevancia frente a quienes esperan cumplir dicho compromiso en conjunto con el profesional. La confidencialidad debe ser tanto con el usuario como con el personal que tengamos a cargo, con la información que se posee y evitar comentarios maliciosos que den paso a malinterpretaciones.

3 MANUAL DE AUDITORÍA Y REVISORÍA FISCAL- Yanel Blanco Luna 4 Gonzalo Armando Álvarez Gómez- Monografias.com


En la observaciones de las disposiciones normativas, hay que cumplir las normas que promulgue el Estado y sus ministerios, hay que cumplir lo que dicte el Consejo Técnico de la Contaduría, y buscar que cuando se cumpla no atente contra ninguna ley de estos grupos y ni con las buenas costumbres. Competencia y Actualización Profesional, hay que ser Responsables con la Carrera y más aun con la Universidad a la cual pertenecemos, no mostrar mediocridad de conceptos ni de aprendizaje, pero tampoco aceptemos cargos u obligaciones que no nos competen. Esto indica que debemos especializarnos para realizar las tareas de una manera eficiente y satisfactoria. Difusión y Colaboración debemos convertirnos en profesores permanentes de nuestros usuarios, de nuestros compañeros y de nuestros propios profesores ya que ellos no son infalibles. Si usted señor Contador tiene experiencia compártala, no sea egoísta, ayude a sus compañeros, no cobre consultas que no justifican la respuesta por ser tan sencilla, haga correcciones cuando vea que otros utilizan mal los conceptos de la carrera, demuéstrele al pueblo la importancia que es ser Contador Público. Respeto entre Colegas, este principio tiene que ver más con la crianza, muchas personas crecen con egoísmos de conocimiento, y con complejos de superioridad, que hacen pensar que porque el compañero no tiene la experiencia que usted ha logrado con tanto esfuerzo, son mejores que otros, si usted sabe que cometió un error aplique Difusión y Colaboración y respételo, que él como usted no son infalible. Esta carrera está llena de criterios y en estos se presentan diferencia de conceptos, la clave es escuchar, analizar, compartir o no pero, a fin de cuentas simplemente, respetar. Conducta Ética es ser integro, apunta a los anteriores, éste que es el último principio apunta a los anteriores, se forma así un ciclo virtuoso del correcto comportamiento. Después de hacer el recuento de las situaciones diarias en las que debemos cuidar nuestro comportamiento y medirnos en nuestros actos, entramos en sí en la resolución del planteamiento, porque así hondemos en explicar de diversas y mejores maneras, en qué consiste la ética del contador público, la estructura real que debe verse manifestada es interna. En papel nada se dice sobre lo que ocurre realmente en la práctica de los contadores en Colombia que, resguardándose cada quien en la aparente independencia profesional, pero muchos de estos aparentes profesionales, 5 forman parte de una misma red de consultores nacional o internacional, desarrollan frente al mismo ente económico actividades incompatibles, como son las de Revisor Fiscal y la de Consultor en materias que con posterioridad son objeto de evaluación y dictamen por la primera. En esta forma se vienen burlando, en forma olímpica, varias normas de la Ley 43 de 1990 pues es evidente que contraría a los principios éticos de la profesión. Ahí es donde se centra el decir que si el cumplir con los principios éticos, dirige hacia lo correcto o no nuestro comportamiento como profesionales, porque resulta muy fácil acudir a la independencia, o confidencialidad, en tantos casos de corrupción y de ejecución de hechos, y muchas de esas firmas de consultores o redes de asesores, forman un mismo circulo de negociaciones, donde encierran los actos malintencionados, o incorrectos, como queremos llamarlos, y se convierte en una muralla de información, a la cual solo ellos tienen acceso.

5 Testimonio- Alejandro Morales Tobón - Analista económico


Por otra parte, en un mundo plagado de luchas, entre ellas la competencia entre quienes ejercen una misma profesión, es fundamental crear y mantener un buen nombre de las profesiones, lo cual se logra mediante la determinación y observancia de unos valores básicos que rijan las conductas de los ejercientes. Las profesiones necesitan de un buen nombre, porque de la existencia de éste depende que ellas sean respetadas y que los miembros de la comunidad humana acudan con confianza a ellas en busca de atención, desafortunadamente, como quienes pescan en río revuelto, no faltan quienes utilizan los discursos éticos con un propósito insano. Porque una cosa es buscar el perfeccionamiento de una profesión y otra pretender aniquilar los colegas competidores, haciendo gala de cierto oportunismo. Ante el panorama descrito, conviene recordar que la Academia tiene la responsabilidad de orientar, con base en la sabiduría y en la ciencia, la opinión pública. Tiene también el deber de obrar con objetividad, de modo que sus puntos de vista constituyan juicios de referencia confiable para quienes buscan la verdad, como ha sucedido en nuestro caso como estudiantes en el ultimo semestre, tiempo en el que hemos adentrado un poco acerca de lo que de debe delimitar nuestro ejercicio profesional. Precisado debidamente el principio de confidencialidad por la jurisprudencia colombiana, queda aún mucho por recorrer en la aplicación de los regímenes de propiedad intelectual e industrial que sin duda cobijan la profesión contable y su actividad. Y queda mucho por hacer contra los atentados que, mediante amigos bien colocados o mediante estudiantes subyugados por las notas, se hacen continuamente sobre información privilegiada. La abundancia de normas de aparente distinto sentido y la pluralidad de profesionales, ha convertido el principio de observancia de las disposiciones normativas en un campo amplísimo de controversia. En lugar de privilegiar la sujeción a estándares técnicos, por esta vía se ha puesto como jurídico el ejercicio de la profesión contable, a la cual se obliga repetidamente a obrar conforme al criterio de extraños y al de contadores sin el conocimiento y la experiencia necesarios. La actualización profesional resulta a fin de cuentas la más poco practicado por los profesionales, además que la Ley carece de precisiones que nos permitan juzgar su cumplimiento un factor que nos hace vulnerables, pero, peor aún, la academia contable avanza muy lentamente, se deja atrapar en cuestiones operativas, se centra en pronunciamientos legales y actúa sin estar soportada en adecuada investigación. Se admiten o rechazan tesis con simples argumentos que tienen claros trasfondos económicos. La difusión del saber profesional es muy pobre, poco serio se escribe, la gran mayoría de cosas o son opiniones vestidas de academia, o son resúmenes que no aportan nada nuevo. Se estimula poco a los autores y se hacen tirajes muy pequeños. Se lee sin sistema, descontextualizando el pensamiento de los autores, mediante el expediente de entresacarles frases convenientes, la literatura legal le saca grandes cuerpos de ventaja a la literatura contable. Es hora que se hagan públicas las investigaciones que se hacen y las que se dejan de hacer, es hora que se hagan estudios técnicos que demuestren la efectividad de los instrumentos de inspección y vigilancia, es hora que se hagan y publiquen estudios sobre la remuneración de los contadores en práctica pública y en que se expliquen las usuales disminuciones de honorarios, es hora que se hagan públicos muchos concursos para la adjudicación de contratos de servicios profesionales y así hagamos


efectivos con precisión cada uno de los principios que nos envuelven y actuemos mediante a ellos, ya que nos rigen y nos ayudan a soportarnos para decidir como profesionales. Queda muy claro que hay mucho por estudiar y decidir en torno al sistema ético- legal de la profesión contable colombiana. Y que el mejoramiento del régimen ético representa hoy, sin duda, un desafío para la contaduría profesional de nuestro País.

Trabajo final etica 1  
Trabajo final etica 1  

trabajo final de etica profesional de los contadores publicos en colombia

Advertisement