Issuu on Google+

Historias y personajes

N째 2 - Enero-Julio 2013


Contenido Raúl Gómez Jattin, 15 años sin el poeta 6

Jefe del programa de Comunicación Social Arianna Córdoba Díaz

18

Daniel el travieso ¡Sálvese quien pueda!

Directora Revista Ajá Diana Estrella Castilla

José Puche, un Estrevista sueño al son de a Andrés acordeones Pajón

11

Comité editorial Ana Luz Navarro Diana Estrella Castilla

21

24

Portada Ángel Martínez

40

Una mirada a Nueva Esperanza

Lo que dejaron los cabarés

Diagramación Alumnos de séptimo semestre de Comunicación Social

Universidad del Sinú Elías Bechara Zainúm Calle 38 Cra. 1w Barrio Juan XXIII Montería-Córdoba

Córoba se lee y se baila

26

Fernando Ávila: “Colombia es el país que mejor maneja el idioma español”

El peso de la infancia y el trabajo de crecer

Cuando se pierde la tranquilidad familiar

Nacen niños en medio de la violencia

32

29

41

37

Cuentos de Poemas por Poemas de Horóscopo Leyendo Analuna sexual mi espejo “Había una Pichulita vez”

44

45

46

48

50

Poemas por Hugo Romero

51

Publicación de los estudiantes de séptimo semestre de Comunicación Social de la Universidad del Sinú “Elías Bechara Zainúm”, año 2013.


Arianna Córdoba Díaz Jefe de programa de Comunicación Social Un sabor especial… La edición de una revista, sea virtual o física, no deja de ser una enorme responsabilidad que se duplica cuando esto se convierte en un deber ineludible, es la única alternativa. Hay que cumplir o cumplir. Y así, le correspondió a los estudiantes de séptimo semestre de Comunicación Social en la Universidad del Sinú – Elías Bechara Zainúm en el 2013, quienes, conocían la tirana sentencia desde que comenzaron las clases: “TIENEN que editar el segundo número de Revista Ajá, en mayo TIENE que estar listo”. El reto de la segunda edición de la publicación no era un regalo del cielo para el estudiante mediocre, solo los responsables, serios y talentosos tendrían cabida aquí y como Revista Ajá era un trabajo en el que todos debían participar, pues a todos les tocó demostrar que son responsables, serios y talentosos. Hubo momentos de desesperación e incertidumbre. Las ganas de echar todo por la borda y exponerse a perder dos asignaturas por no cumplir con la revista rondó más de una vez la mente de los jóvenes, pero no, esa posibilidad facilista fue desechada rápidamente por el sentido común y sobre todo la seguridad en su propio talento. Se superaron cualquier tipo de inconvenientes y hoy, el saber que SÍ podían, fue una realidad que se evidencia en cada página de la publicación. Pero lo curioso no es que estos futuros comunicadores sociales, con caracteres tan diferentes hayan logrado sacar adelante la publicación; lo que llama la atención es que tras ponerse de acuerdo y trabajar en equipo, quizás sin quererlo perfilaron la revista con su propio sello, hay variedad de artículos y visiones frescas, como en la primera edición, pero ahora su gusto por la literatura y sus deliciosas ramas, está presente en este número a través de poesías, cuentos… Géneros que no habían sido contemplados inicialmente, por lo complejos en su construcción, pero que, dan cuenta de sus intereses, capacidades e inclinaciones. Sea entonces esta la oportunidad para resaltar que el segundo número de Ajá no se limitó a un trabajo que había que cumplir y que se “rellenó” con lo que se encontraba para salir del paso. No. Aquí hubo esfuerzo, dedicación y hasta la siempre bien recibida intención de apostarle a la literatura, ese sabor especial que marca la diferencia. 4


Diana Estrella Castilla Directora Revista Ajá En una época en la que todas las semanas se cierran medios de comunicación, en donde la inmediatez se impone sacrificando la profundidad y, por ende, la misma información entregada a los lectores, es meritorio que una revista aún subsista abriéndose paso entre la celeridad de un planeta que nunca antes había estado tan conectado y globalizado. Hoy podemos saber —en tiempo real— qué está sucediendo con la pobreza en África, con la bomba que mató a veintisiete personas en Siria o con los flagrantes y vergonzosos casos de corrupción en España. Hoy es imposible no estar conectados, no saberlo casi todo; hoy existimos a través de los medios que día tras día se modernizan más para llegar a más oyentes, televidentes, internautas o lectores comunes y corrientes y especializados. Hoy la información es el negocio y se ‘existe’ en este mundo a través de los medios. En medio de ese panorama, y con la más férrea convicción, Ajá, historias y personajes se mantiene con su propósito indeclinable de informar de una forma diferente y con unos contenidos distintos. Si para una revista política o deportiva es ya difícil existir en este competitivo mundo, lo es aún más para una literaria. Ajá, historias y personajes se presenta nuevamente tras un arduo trabajo editorial en el que, luego de un riguroso criterio periodístico, fueron escogidos artículos, entrevistas, reportajes, cuentos y poemas que profundizan en la condición humana y nos llevan a reflexionar sobre el amor, la muerte, el éxito, las explicaciones de expertos y las miradas de todos cuantos dan un testimonio o nos ilustran sobre hechos específicos. Contiene este nuevo número de Ajá, historias y personajes miradas distintas, porque quienes la hicimos posible tenemos la convicción de que el futuro del periodismo — como lo han pronosticado ya los expertos—, está en la profundidad de la historia que por espacio no aparece en la televisión o en la radio, pero sí en el reportaje escrito, ese género del que nuestro premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez dice que debe tener la misma estructura del cuento, solo que basado, de principio a fin, en la realidad. Al presentarles este nuevo número, nos quedan dos satisfacciones: la primera tiene que ver con aquella sensación de la que gozan los profesionales cuando realizan un buen trabajo, y la segunda, con la certeza de que las lecturas aquí presentadas están, no solo a la altura de su respeto e inteligencia, sino en el mismo nivel de magazines nacionales de gran factura. He aquí una muestra de ello. 5


Raúl Gómez Jattin, 15 años sin el poeta (Una visita a su tumba) Por Diana Estrella Castilla “Yo tengo para ti mi buen amigo un corazón de mango del Sinú”. Raúl Gómez Jattin En el cementerio de Cereté, justo al pie de un roble que parece tocar el cielo, reposan los restos de Raúl Gómez Jattin, uno de los poetas más leídos en Latinoamérica. El próximo 22 de mayo se cumplirán 15 años de la muerte del autor cordobés, quien partió de este mundo tras ser arrollado por una buseta en inmediaciones de la escultura India Catalina, en Cartagena, el 22 de mayo de 1997. Allá, al final de este cementerio, está el polvillo de un hombre que fue incomprendido en su tiempo. “¡Loco!”, le decían, y él seguía adelante con su caminar desbocado, su vozarrón intimidante y su humanidad amenazante. En aquellos años fue el poeta Raúl y quiso tragarse el mundo, ahora, aquí en este cementerio, ya no es Raúl, ya no es el poeta, ya no es el hombre que se reía solo, ya no es el gran escritor del Sinú. Ahora, aquí bajo esta lápida y entre las raíces del roble, es simplemente, un muerto. O un recuerdo, podríamos decir. O quizá una imagen. ¿Qué tal mejor un verso?

Oh Dios tú que no existes eres afortunado de no tener que cuidar todo el género humano, en cambio yo muero cada día con el dolor del loco que destruyen los otros con el mendigo muero con el enamorado triste sufro con la mujer confinada en un bar musical lloro y vuelvo a estar solo a comer el agrio pan del exilio entre tanta gente que a veces amo.

Raúl Gómez Jattin nació el 31 de mayo de 1945 en Cartagena, y muy pequeño sus padres se lo trajeron a vivir aquí a Cereté, en donde permanecen sus restos. Sus padres fueron Joaquín Pablo Gómez Reynero y Lola Jattin, nacida en Colombia, pero de padre libanés y madre siria. Empezó a estudiar derecho en la Universidad Externado de Colombia, en Bogotá, pero rápidamente abandonó esa carrera por el teatro, arte que estaba en auge a finales de los años 60, para dedicarse, ¡por fin!, a escribir poesía y a vivir.

Tumba del poeta en el cementerio de Cereté.

6


En los años 70 regresó a Cereté y fue profesor de bachi. llerato. Leía y escribía. Analizaba su propia vida, y luego de sus lecturas filosóficas y poéticas, después de hablar con autores clásicos a través de sus obras, Raúl asumía largas jornadas de introspección, de diálogos consigo mismo, en los que se preguntaba por las razones de la vida, por las razones de la muerte. Sus temas. Fueron pasando los años y Raúl iba siendo cada vez más incomprendido. Hablaba de los griegos, de los mejores poetas del mundo, de los libros que le marcaban sin que nadie le prestara mucha atención. No tenía auditorio, no hallaba público por ninguna parte, como público tampoco tiene su tumba esta mañana de mayo en que llego a visitarla. La única persona que está por aquí es José de la Cruz Muriel Quintana, el celador del camposanto, quien limpia su tumba porque dentro de poco

algunas personas vendrán a este lugar, harán una pequeña tertulia para recordar al poeta y leerán algunos de sus versos. —Esta es la tumba más famosa y a la vez la más humilde —dice José de la Cruz Muriel mientras corta unas ramas con una tijera—. Durante todo el año, aquí viene gente, principalmente en época de vacaciones, cachacos que van para Coveñas o Cartagena y que entran al cementerio a conocer la tumba de Raúl. Lo que acaba de decir el celador confirma que el poeta del Sinú fue más valorado en otras tierras que en la suya. Es más, hay gente en Cereté que no tiene ni idea de quién fue Gómez Jattin. Lástima, pues no saben que es un poeta muy estudiado en universidades colombianas y latinoamericanas, que el gran periodista y escritor mexicano Carlos Monsiváis, escribió un emotivo prólogo para uno de sus libros, que lo han traducido al inglés, al francés, al italiano y al portugués, 7

que fue ovacionado en los festivales de poesía nacionales e internacionales y que —y esto es quizás lo más importante— amó a Cereté como a su poesía. Mientras José de la Cruz barre los alrededores de la lápida, hace un pequeño alto y dice: —Yo nunca he leído nada de Raúl, pero sí sé que fue un hombre grande, muy importante. Dicen que se volvió loco, que dizque la por culpa de la droga… usted sabe que la gente habla mucha vaina, ¡vaya uno a saber! Sí, Raúl consumió drogas, pero su locura se debió más a su insatisfacción con el mundo que al efecto de los alucinógenos, según dijeron los siquiatras que lo atendieron. Íntimas preguntas ¿De profesión? Loco ¿De vocación? Lerdo ¿De ambición? Terco ¿De formación? Ángel Y ni aun así pudo contrarrestar el cabrilleo de los ojos de Jorge ¿De fornicación? Lento Una de las personas que más conoce sobre la vida y la obra del poeta es Lena Reza García, quien fue, hasta enero de este año, la directora del Centro Cultural Raúl Gómez Jattin de Cereté. Fue su amiga y admiradora.


— Raúl quiso mucho al Sinú, a Córdoba. Cartagena puede decir que él nació allá, y claro que sí, por las circunstancias de la vida nació en Cartagena, pero su poesía habla del Sinú, de la tierra, de su hamaca, del mango, del níspero, del río, allí está Raúl. Allá nació y allá murió, pero su vida, el espacio de tiempo que le sobrevive en la poesía está en el Sinú, en su tierra — dijo Reza García, en la sala de su casa sentada en una mecedora. La gestora cultural, a propósito del 15 aniversario de la muerte del poeta, trae a la conversación una expresión del artista plástico bogotano Antonio Caro: —Antonio, en una entrevista dijo que el mayor latifundista del Sinú había sido Raúl Gómez Jattin, porque el Sinú le pertenecía a él. Desde el punto de vista literario, bien es sabido que Raúl Gómez Jattin fue un autor que se gozaba las libertades poéticas. Para él —dicen los críticos— no había prescripciones gramaticales en la rigurosidad o manejo a la hora de organizar una estrofa. Lena Reza dice que “era muy libre en la creación del verso, rompió con esas ataduras que tenían algunos poetas, no solo de Colombia sino de otros lugares”. —Fue un poeta muy riguroso en lo conceptual, en sus ideas, pero también hablaba de la libertad que debía tener el poeta para expresarse. En Raúl encontramos un poeta muy natural que utilizaba la cotidianidad,

no se rebuscaba términos, sino que dentro de la misma cotidianidad podía encontrar el lenguaje preciso. Para él era muy importante lo que la palabra pudiera hacer sentir al lector. Utilizaba un lenguaje muy sensible, de mucha sensualidad, y un lenguaje que no desperdiciaba términos —explica Lena Reza García, quien prepara actividades culturales para conmemorar, el próximo 22 de mayo, los 15 años de la desaparición del hombre que dijo “Descifro mi dolor con la poesía/ y el resultado es especialmente doloroso/ voces que anuncian: ahí vienen tus angustias/ voces quebradas: pasaron ya tus días/”.

Raúl era un trashumante, un hechizado, un existencialista que sufría la realidad, una realidad que a la vez le daba la materia prima para elevar al carácter de poesía a las palabras comunes y corrientes que todos, a diario, usamos. El celador vuelve a hacer su aporte: —Yo conocí a Raúl, él era grande y fuerte como este roble que nació aquí al lado de su tumba. Y a propósito del árbol, que es el mejor punto de referencia para llegar a la tumba del poeta, Lena Reza cuenta su historia: —Vimos que el roble fue creciendo sin explicación alguna. Ese árbol nació allí para quedarse, simboliza la fuerza de Raúl, ese Raúl erguido, ese Raúl que se levantaba entre las sombras y podía salir adelante, ese era Raúl, fuerte. Muchos dicen que quitemos el árbol, pero el roble se tiene que quedar, si lo quitan es sin darnos cuenta. El árbol de mango que está en la plazoleta del Centro Cultural, sí fue planeado a propósito para Raúl. Soy un dios en mi pueblo y mi valle No porque me adoren Sino porque yo lo hago Porque me inclino ante quien me regala unas granadillas o una sonrisa de su heredad O porque voy donde sus habitantes recios A mendigar una moneda o una camisa y me la dan

8


Porque vigilo el cielo con ojos de gavilán y lo nombro en mis versos Porque soy solo Porque dormí siete meses en una mecedora y cinco en las aceras de una ciudad Porque a la riqueza miro de perfil mas no con odio Porque amo a quien ama… El Dios que adora. —Raúl su poesía la vivió, sí, la caminó, la sufrió, la disfrutó. Él fue consciente de que era un gran poeta y que lo criticaran lo afectaba al máximo —afirma Lena Reza, quien además agrega—: Raúl me enseñó a valorar y a conocer mucho más el arte en todas las manifestaciones, no solo en la poesía, el arte en las cosas cotidianas, en la gastronomía, a observar un paisaje, a contemplar el río. Él era uno de los seres más sensibles que yo he conocido. Le aprendí mucho el afecto por la naturaleza casi virgen, por el arte en general. Raúl decía que para ser poeta se necesitaba conocer mucho de pintura, de música, de todas las manifestaciones del arte porque todas ellas concluían allí, en la poesía. Conjuro Los habitantes de mi aldea dicen que soy un hombre despreciable y peligroso Y no andan muy equivocados Despreciable y peligroso Eso ha hecho de mí la poesía y

y el amor Señores habitantes Tranquilos que solo a mí suelo hacer daño En Cereté, a Raúl la gente le huía al considerarlo loco. No lo entendía y quizá no sea culpa de la gente, sino de la educación, o tal vez el poeta se había adelantado en el tiempo como un designio de esos de la poesía que a veces los seres humanos no conocemos. Así como él mismo lo narra en su poema Conjuro, así era la situación. A propósito, su amiga cuenta la anécdota de cómo lo conoció: —En el año 1986, a las once de la mañana yo estaba sentada justo aquí, en esta mecedora leyendo a Antonio Machado. Y escucho a mis sobrinos y vecinos gritar: “¡Ahí viene el loco!”, como se le conocía en el pueblo, aún no había sido visible su poesía, reconocían al hombre, al loco, pero no al poeta. Me asusté al imaginarme la reacción de él, salí a la puerta, los niños entraron y cuando salgo me encuentro con ese cuerpo descomunal y lo que hace es darme un fuerte abrazo, como si fuéramos los mejores amigos. Lo conduje hasta acá, se sentó y me dijo: “Vengo por acá a hablar con usted”, y cuando ve el libro, dijo: “¡Oh!, está leyendo a Antonio Machado”, y empieza a cantar un poema de Machado al que le puso música Jean Manuel Serrat, Retratos, y se empieza a

9

mecer y a cantar. Ahí empezó la amistad con él. Desde ese momento Raúl no salió más de mi casa ni de mi corazón, ahí se quedó. Aprendimos a convivir con esos altos y bajos en su vida, de que hoy estaba bien y mañana mal. Si pasaba una semana y Raúl no venía enseguida uno se timbraba, pensábamos que estaba mal, en la droga y efectivamente, al poco rato había que enviarlo a una clínica.

Los poetas amor mío son para leerlos Léelos más no hagas caso a lo que hagan en sus vidas De Los poetas- Amor mío Y así fue Raúl, el autor de los libros Poemas (1981), Retratos (1980-89), Amanecer en el valle del Sinú (1983-89), Del amor (1982-87), Esplendor de la mariposa (1993) y Los poetas, amor mío (póstumo, 2000). Así fue hasta que aquella madrugada de 1997 una buseta, mientras él caminaba la Avenida Pedro de Heredia semidesnudo, lo mandó al silencio definitivo, un silencio parecido al de


esta mañana aquí frente a su tumba, silencio que de vez en cuando interrumpe José de la Cruz. ¿Pero la muerte de Raúl fue un accidente o un suicidio? La pregunta se la hace mucha gente. Lena Reza responde: —Estoy completamente convencida que fue un accidente, porque Raúl llegó a reconocerse como poeta, aspiraba a que todo el mundo lo reconociera como tal si se encontraban con él, estaba orgulloso de lo que era, de sus ancestros árabes, del Sinú. Raúl pensaba siempre que el que caminaba era el poeta, la gente tenía que reconocerlo y el taxista tenía que parar para que pasara él. Se quiso mucho Raúl. Para mí sigue siendo un accidente.

Aquí, al fondo del cementerio, está el poeta en la tierra, junto a su padre, al lado del roble que creció sin explicación alguna, rodeado de plantas y entre rejas blancas.

Esta crónica conmemorativa, por los 15 años de la muerte del poeta del Sinú, Raúl Gómez Jattin, ocurrida en la ciudad de Cartagena el día 22 de mayo de 1997, fue publicada en los periódicos El Espectador (21 de mayo de 2012) y El Meridiano de Córdoba (27 de mayo de 2012). Retomamos este texto no solo por la coincidencia de un año más de la muerte del poeta y el lanzamiento de la presente publicación, sino para que su poesía perdure en el corazón de todos nuestros lectores

10


DANIEL el travieso

Samper Ospina Columnista

¡Sálvese quien pueda! Por Hugo Enrique Romero

C

onsiderado uno de los columnistas de opinión más influyentes del país, Daniel Samper Ospina, director de la revista Soho, estuvo en nuestra Universidad y nos concedió una entrevista en la que con humor habló de sus más conocidas pasiones: política, periodismo y fútbol.

11


¿Cómo ve la libertad de prensa en Colombia con todos los problemas que se presentan en medio del conflicto? Daniel Samper Ospina (D.S.O.) En términos generales, yo creería que Colombia es un país que todavía no ha caído en situaciones dramáticas que atenten contra la libertad de expresión como lo que puede suceder en Venezuela, lo que puede suceder, por ejemplo, en Ecuador donde hay una especie de persecución institucional a la prensa. Eso en Colombia desde luego no se da, la prensa en Colombia es libre, sobre todo en Bogotá. Yo creo que la hostigación a la libertad de prensa se presenta en las regiones, donde los periodistas tienen que estar sometidos a las presiones de los políticos locales o a la difícil situación de ser seducidos por esos políticos que tratan de coartar la libertad de prensa, si no a las malas a veces a las buenas a través de la presión de la pauta, por ejemplo. En la provincia es mucho más delicada la situación, pero creo que a nivel institucional Colombia no es un país como otros en Latinoamérica en que se atenta permanentemente contra la prensa.

absolutamente grave e hizo que muchos siguiéramos creyendo que el gobierno de Álvaro Uribe tenía muchos espasmos de dictadura a pesar de estar arropado de cierta civilidad. También es justo decir que el país reaccionó, es decir, que fue un escándalo el hecho de que a un periodista lo interceptaran, que esos hechos sucedieran, lo quiere decir que estamos en niveles saludables porque esa reacción habla de la conducta general de este país y que sus instituciones suelen comportarse bien. Yo creo que en el régimen de Chávez es un escándalo si no chuzan a un periodista, aquí todavía es un escándalo si chuzan a los periodistas. ¿Cree que le hizo falta algo a su libro Sálvese quien pueda, se sintió cohibido o debió expresar alguna información más? D.S.O: No me sentí cohibido, creo que es un recuento de la historia reciente de Colombia narrada a través de una especie de prisma humorístico. El libro además es una recopilación de varias columnas que he escrito sin pensar en las consecuencias; no lo digo en un tono romántico pensando en que me maten si gustan o no gustan. Creo que al sentarme a escribir las columnas lo hago con una libertad casi próxima a términos absolutos y sin perseguir nada concreto, ni en el éxito. Las escribo como si fuera a escribirle un correo a un amigo.

¿Para usted, qué significaron los ocho años de gobierno de Álvaro Uribe para la libertad de prensa en Colombia? D.S.O: Fue uno de los episodios más polémicos, incluso delincuenciales de ese gobierno. Eso fue

12


¿Cuál ha sido el momento más glorioso y el más triste de su carrera? D.S.O: El más glorioso no de mi carrera sino de mi vida fue el año pasado en junio cuando el Independiente Santa Fe se coronó campeón de la liga colombiana de fútbol y el más triste cuando seis meses después nuestro rival de patio, Millonarios, hizo lo propio con lo cual arrojó un poco de sombra sobre este triunfo.

Últimamente hay una epidemia reeleccionista en América Latina ¿Qué opina de una posible reelección en Colombia? D.S.O: Yo creo que desde que Uribe quebró el espinazo de la Constitución y autorizó la primera reelección prácticamente institucionalizó un período de ocho años a la Presidencia. Creo que es muy difícil que un presidente en ejercicio no se prolongue otros cuatro años. Tiene que ser muy malo para que no salga reelegido teniendo todo el dominio burocrático, teniendo todo el aparato estatal, la infraestructura del Estado puesta a su servicio así sea soterradamente. Entonces, no sé, Santos entregando 100 mil casas… es imposible que no salga reelegido. Es evidente que la reelección es una epidemia, pero creo es una herencia que nos dejó Uribe para siempre y al dejárnosla rasgó de alguna manera la Constitución porque también afecto el sistema de pesos y contrapesos.

¿Cómo hace para manejar las críticas que muchas personas le hacen en las redes sociales por sus columnas? D.S.O: Les cuento una anécdota: a mí al principio me preocupaban las reacciones que pudiera suscitar una columna, no sabía si la estaba haciendo bien, si la estaba haciendo mal, qué pensar frente a las críticas que podía despertar… y alguna vez, Daniel Coronell me dijo: la gente tiene que seguir a su columna, no su columna a la gente. Es decir, uno no tiene que perseguir alguna reacción de los demás, uno simplemente tiene que sentarse, sopesar un tema, pensarlo a fondo y escribirlo. Cada semana me enfrento al reto de tratar de hacer la mejor columna que pueda con lo que tenga, con los insumos que me esté dando la realidad, con la crudeza que pueda tener, dándolo todo para que esa columna sea buena. Unas salen mejores que otras, inevitablemente, pero todas tienen un esfuerzo muy comprometido de mi parte. Eso es lo único que puedo hacer, ya me despreocupa la reacción que puedan despertar esas columnas. Ahora, considero que la única crítica grave para un columnista es que no lo lean, no que lo insulten o que lo aplaudan, uno no debe perseguir el aplauso ni intimidarse con el insulto, simplemente tiene que hacer su trabajo y la única manifestación que lo podría preocupar es que no lo lean, la indiferencia sí es un verdadero castigo.

¿Le gustaría que su tío Ernesto volviera a ser presidente de la República? D.S.O: Me gustaría más que Millonarios volviera a quedar de campeón. No, Dios me ampare y me favorezca. Ahora… no se burlen, a cualquier familia le puede pasar, a cualquier familia le puede salir un hijo político, toquen madera mejor para que no les suceda…, pero naturalmente quisiera que mi familia en general estuviera muy alejada del poder político y más trabajando en el periodismo. Creo que el periodismo está hecho para criticar al poder, para atajar los excesos del poder, para burlarse del poder en el caso de un escritor de sátiras; una de las peores maldiciones que le puede pasar a un periodista es tener un familiar metido en la política. ¿Qué opina usted de los diálogos de paz en La Habana? D.S.O: Yo en general lo apoyo. Creo que una salida militar sólo nos va a llevar a prolongar la guerra durante décadas enteras; si ya no se resolvió militarmente el conflicto no creo que se vaya a resolver ahora cuando está dura la situación para las Fuerzas Armadas, para el Estado.

¿Alguna vez ha tenido problemas de seguridad por los comentarios de sus columnas? D.S.O: Bueno, todavía no, el día que los congresistas aprendan a leer o que la clase dirigente aprenda a leer habría que volver a evaluar la cosa.

13


Francamente creo que en la medida en se pueda firmar la paz se debe firmar; no estoy de acuerdo con los uribistas que creen que la única salida al conflicto es a sangre y fuego.

do estaba enamorado de él, es más arranque la columna en la revista Semana hace casi cuatro años y en esa época el uribismo era fervoroso, y obviamente no me he limitado para adoptar decisiones que sean populares o no, trato de estar de acuerdo con mi conciencia no con las encuestas.

¿Qué opina del proceso de paz con los paramilitares y el surgimiento de las bandas criminales? D.S.O: De eso lo que sabemos hasta ahora es muy grave, pero creo que será más grave lo que descubramos más adelante. Fíjese que apenas han salido asomos de lo que pudo haber pasado allí, y no sólo con las bandas criminales sino cosas muy concretas como las de Luis Carlos Restrepo por las cuales no ha sido capaz de venir al País a poner la cara.

¿Le gustaría que el Cónclave eligiera como papa al procurador Alejandro Ordoñez? D.S.O: Sí, porque salimos de Ordoñez y la Iglesia queda con un tipo férreo que vuelva a instaurar la inquisición. Si el doctor Ordoñez lo hubiese invitado al matrimonio de su hija ¿Qué regalo habría llevado? D.S.O: El matrimonio era una lluvia de sobres, tocaba llevar fajos de dinero en un sobre, yo me imagino que aprovechando que allá había tantos congresistas, se debería llevar varios paquetes con dinero para repartirlos, por si se quería hacer alguna reforma.

¿Cree usted que Gustavo Petro está haciendo un buen mandato en Bogotá? D.S.O: Creo más en la labor de ‘Bacatá’, la perrita que él adoptó, creo que los aciertos que ha tenido su alcaldía han sido gracias a la asesoría de ‘Bacatá’.

¿Qué influencias o referencias tiene para hacer sus columnas? D.S.O: La mayoría de influencias provienen más de formatos audiovisuales, de dibujos animados que de referencias literarias o periodísticas. Por ejemplo veo muchas series gringas de animadas,

¿No ha sentido temor de criticar a personajes con alto nivel de popularidad en Colombia? D.S.O: No, porque soy muy responsable, en el mejor de los sentidos, para sentir temor. Yo criticaba a Uribe, por ejemplo, cuando todo el mun-

14


Si no fuera periodista ¿En este momento qué estaría haciendo? D.S.O: Yo siempre quise ser futbolista pero por mis condiciones no insistí; estaría jugando en el Junior de Alexis García.

Padre de Familia, Padre Americano, todas esas series creo que son verdaderas columnas de opinión, son sátiras muy críticas de la sociedad americana, para nada exentas de humor negro, creo que son sátiras muy incorrectas políticamente, no tienen ninguna medida para dejar burlarse de alguna situación o de alguna persona, son mejor dicho brutales. Sigo muy fervientemente ese tipo de series y espero que algo de eso quede en el material de las columnas. Probablemente en Colombia podría pensar en Martín de Francisco y Santiago Moure que hacían algo más o menos parecido en formato animado en El Siguiente Programa. En referencias escritas, leí toda la obra de Klim (Lucas Caballero), a quien considero un maestro de la sátira política; Jaime Garzón también dejo una huella muy importante. Fue gente que fue corriendo la cerca de lo permitido, del territorio que es permitido para burlarse, es decir, que Klim, Jaime Garzón, fueron personas que realmente hicieron que la sociedad ganara espacios que antes estaban vedados para la burla y la crítica.

¿Le gustaría participar en un reality en el que estuvieran Roy Barreras, Piedad Córdoba, el procurador Ordoñez, y que sea conducido por el ex presidente Uribe? D.S.O: No lo había pensado, pero sí me gustaría, siempre y cuando me garanticen la presencia de Angelino (Garzón) también. Y siempre y cuando sea en set de Protagonistas de Nuestra Tele, para que Angelino y el procurador puedan estar en la casa. ¿Qué considera lo bueno y lo malo del gobierno de Santos? D.S.O: Lo bueno, es la agenda liberal que traiciona a la agenda conservadora de Uribe; evidentemente yo comulgo más con eso. El problema de Colombia es de las tierras, creo que hay que mirar hacia las víctimas, creo que hay que entender más el tema de Colombia como un conflicto social muy profundo, muy agravado por el narcotráfico, pero no como una división entre terroristas y no terroristas, creo que eso permite echar más balas a discreción. Entonces, ese viraje hacia una agenda liberal y de buenas maneras la celebré, es decir, no tener un presidente a punto de darse en la jeta en cada cumbre internacional con Chávez y convertirse en un personaje tan caricaturesco como Chávez, como Evo, como Correa, como Ortega; porque Uribe, así fuera ideológicamente contrario a ellos, podía pertenecer muy fácilmente a esa especie de vecindario del Chavo, ser un personaje más. Creo que Santos ha sido más cínico y en esa medida ha sido mucho más diplomático; es mejor mantener una diplomacia con los países vecinos. Lo malo, me parece que no ha ejecutado, es decir, es un gobierno lleno de anuncios que poco a poco va aterrizando las cosas. También malo o

¿Por qué no ha mencionado a Daniel Samper Pizano? D.S.O: Bueno, probablemente por pudor. En él la influencia creo que ha sido más directa, en una manera más pedagógica, más inconsciente y permanente. Entender que lo solemne es ridículo es una cosa que aprendí de él y lo aprendí sin que me lo dijera, creo que es un lenguaje de familia. ¿Cuál de sus columnas es la más preferida por usted? D.S.O: Yo tengo dos hijas y no tengo una preferida. No sé, hay unas que en un momento dado me parecen mejores que otras, pero después las leo más adelante y me parecen malas, y al revés, unas que me gustaban por malas, pero no tengo una concreta como la joya de la corona para mostrar.

15


esa especie de acercamiento elitista que tiene el Gobierno. Hemos pasado en este país de un señor que se la pasaba montando y tomando café sobre un caballo a otro que se la pasa jugando golf, y que se pone pantalones amarillos o anaranjados para estar en Anapoima.

y se demoraron el triple de las cuales los Moreno se robaron una parte probablemente como lo están demostrando en el juicio, pero obras que finalmente se iban a terminar inaugurando. Yo creo que si Petro no hubiera interrumpido esa dinámica estaría aportando y estuviera cosechando aplausos.

¿Según usted a qué se debe dedicar un expresidente en Colombia? D.S.O: A lo que hace Belisario Betancur, un tipo muy tranquilo, muy correcto, retirado, lo más osado que ha hecho últimamente es aceptar el reto Corega.

¿Qué sentimiento tuvo con el marcador del partido Real Madrid-Millonarios y cómo ve una posible aspiración de Francisco Santos a la alcaldía de Bogotá? D.S.O: Con el marcador del partido sentí un dolor de patria muy hondo, un dolor como colombiano que todavía no se me ha pasado porque el nombre del país quedó muy en el suelo después de ese bochornoso espectáculo. En mi columna, me inventé un diálogo entre Nohemí Sanín y Andrés Pastrana, en el palco, viendo el partido sin entender nada de ese asunto. Con respecto a la alcaldía de Bogotá, en mi columna le decía a Petro —que le echa la culpa de todo a los periodistas, siempre cree que está siendo hostigado, perseguido— que yo no lo perseguía, que yo no era un periodista reaccionario como esos que él suele señalar, y que la prueba de mi afecto iba a consistir en que votaría por Pacho Santos, que había amenazado con lanzarse a la alcaldía de Bogotá. Esto porque la única manera que uno eche de menos a Petro es que Pacho Santos sea alcalde, es decir, sería tan malo que terminaríamos pidiendo a gritos que volvieran Petro y ‘Bacatá’; que volvieran a echar las basuras por las calles, que hicieran lo que fuera con tal de que nos salvaran de Pachito Santos que se la pasaría tomándose todos los colegios y mega colegios, que hicieron Peñalosa y Mockus, llenándolos de electricidad que es uno de los métodos pedagógicos más prácticos que encontró. De modo que lo dije por eso, era una prueba de cariño a Petro en épocas de la política del amor. Ustedes saben que él propagó esa política dándole un beso en la boca a la esposa, acto muy conmovedor difundido en horario triple A cuando ganó las elecciones.

Después que termine el mandato de Petro ¿Lo ve como un futuro candidato presidencial? D.S.O: Lo veo como pueden ver en Rusia la zona donde cayó el meteorito. Creo que Petro ha sido un alcalde tan malo que la única manera que salga bien librado es que le hagan el favor de revocarlo, como está tratando de hacer el nieto de Laureano Gómez. Esa es una manera de volverlo mártir y que uno no pueda mirar de verdad cuál fue el saldo de su mala administración. Espero que no prospere contra él ningún alegato para destituirlo, ni para tumbarlo, ni para revocarlo porque eso sí podría permitirle a él un discurso de víctima, en el cual se podría lucir bastante, él es un hombre hecho para ese tipo de discursos, para tomar un megáfono, para decir que las oligarquías lo tumbaron y no lo dejaron hacer su proyecto de gobierno en beneficio de los más pobres, y con eso sí podría crecerse mucho más, y bueno quien quite que termine en la presidencia en un caso similar al de Chávez. ¿Cree que a Petro le ha ido mal por todo el desastre que dejó Samuel Moreno? D.S.O: Claro que le ha ido mal por todo eso. Creo que le ha ido mal a la ciudad por todo el desastre que dejó Samuel Moreno, pero paradójicamente creo que la pésima administración de Samuel Moreno debería hacer que el siguiente alcalde quedara muy bien, fuera quien fuera, porque no le tocaba hacer mucho. Ahora había que hacer el impulso de obras, obras que costaron el doble 16


¿Piensa usted que algún día el carrusel de la salud en el país tendrá solución? D.S.O: No sé, es tan difícil, es que los políticos están tan metidos en la salud. A mí me decían que Roy (Barreras) se apoderó de la salud en el Valle, no sé si será verdad. Ojalá, pero es muy complicado lo de la salud, difícil. Este es un país que no sale de ciertas crisis, no ha podido superar ciertas crisis, y la de la salud es una, dramática, impresionante. Es el sistema de salud más indolente que he conocido.

Me gustaría que esa especie de nuevo político ojalá provenga de un lugar externo a esa política tradicional, eso me gustaba de Mockus que provenía de la educación, que venga con ideas refrescantes, sociales, basadas en la educación. No sé quién sea dentro del panorama próximo, no sé si probablemente un Sergio Fajardo, pero tendría que tener un gran liderazgo. ¿Y quién no le gustaría que fuera presidente? D.S.O: Pues sería una tragedia que vuelva Uribe y más que vuelva en cuerpo ajeno. Pacho Santos sería una caricatura, pero Pacho Santos es tan malo que podría terminar de presidente.

¿A quién le gustaría ver como presidente de la República? D.S.O: Soy escéptico en general pero me gustaría alguien que signifique y que represente lo que Mockus en su momento pudo representar, es decir, alguien que crea que la ética está por encima de las ideologías; hasta con tres o cuatro cosas tan elementales que si uno las comprende como sociedad se salva. Yo me burlo y me burlaba de las arengas de Mockus, pero donde aprendiéramos que no todo vale, que la vida es sagrada, eso para empezar, sería un buen paso para salir adelante. Una figura prestante que no provenga de un lugar diferente, que no haga parte de ninguna de las dinastías políticas, ni ostente ninguno de los apellidos conocidos del país —aquí cambian de nombre los políticos pero no de apellidos y esto naturalmente incluye a mi familia, a la familia Samper—.

¿Algún personaje de los que usted critica le ha reclamado personalmente? D.S.O: No, todavía no, hasta ahora no, sino un par de comentarios amables, medio de humor, no una queja. En las redes sociales sí lo critican algunos, ¿qué personajes públicos de la vida nacional lo han agredido verbalmente por sus comentarios? D.S.O: Uribe, alguna vez cruzamos unos tuit con Uribe. Muchos rehúyen pelear con humoristas y con toda la razón; es una pelea desigual, no es una pelea de tú a tú. En término general, como mandamiento vital creo que es mejor la ironía que la vehemencia y mucho más en esas situaciones.

17


Córdoba se lee y se baila

Por Diana Estrella Castilla Cuando se habla del Caribe Colombiano, la mayoría de las personas piensan en Cartagena de Indias, Santa Marta y Barranquilla. A la tierra del sombrero vueltiao, de Miguel ‘Happy’ Lora, de Pablito Flórez y David Sánchez Juliao, muchos del interior, ni siquiera saben porcuálvíasellega. Córdoba es una tierra que se lee y se baila. Se baila con el fandango, el bullerengue, el porro, y hasta con el sonido de los planchones al pasar por las aguas del río Sinú. Se lee, solo por decir algunos, en personajes como El Flecha ,y en los poemas de Raúl Gómez Jattin. Si el barranquillero es extrovertido, el cartagenero muy expresivo y el valduparense festivo, por ejemplo, el cordobés es sentimental, querendón y bienintencionado, un hombre que, según algunos estudios de sociología, raya muchas veces con la ingenuidad dada de su nobleza. El maestro Francisco Zumaqué Gómez, el gran músico monteriano de renombre internacional, dice que los cordobeses aún no se creen lo inmensamente ricos que son en lo cultural. Recuerda que las bandas musicales hablan de un pueblo que canta, baila y se organiza, y sus escritores dan cuenta de una

18

sociedad que piensa, se proyecta y se observa a sí misma. José Luis Garcés González, director del Grupo de Arte y Literatura El Túnel, dice que la pluralidad de la cultura de Córdoba “va desde la guitarra hasta la hojita de limón, y la diversidad de sus ritmos va desde lo folclórico hasta la música sinfónica”.

¿Apoyo a la cultura? “Es pobre el apoyo a la cultura” afirma el investigador cultural William Fortich Díaz, “el presupuesto del departamento para la cultura es inferior a 700 millones de pesos. Hay 120 festivales con 300 millones”. Garcés González, reconocido internacionalmente por sus novelas Isaac, Ese viejo vino oscuro y sus libretos para la telenovela Caballo Viejo, afirma que “No hay un apoyo real y sostenido a las expresiones culturales. Mientras no se dé ese apoyo, los resultados serán lamentables”. El pintor Cristo Hoyos dice: “Tanto en el pasado como en el presente el apoyo ha sido deficiente. Y en nuestra costa Caribe a nivel de las administraciones oficiales se carece de un verdadero interés por implementar, estimular, valorar y respetar las expresiones artísticas y culturales.


William Fortich Díaz, quien escribió el libro Con bombos y platillos, explica que “En Córdoba desde el punto de vista institucional no existe una organización fuerte para el apoyo a la cultura. Está el Concejo Departamental de Cultura y el Concejo Departamental de Patrimonio, pero no tenemos plan departamental de cultura, no tenemos políticas culturales. Los proyectos de cultura no son socializados, llegan a la asamblea y muchas veces los diputados no tienen el conocimiento y no lo aprueban. Aquí declararon al sombrero vueltiao patrimonio cultural del departamento, pero eso solo sirve para que el político diga en una plaza pública que él presentó el proyecto. Lo que estamos pidiendo nosotros es que lo que hagamos responda a unas políticas públicas que son un proceso consciente institucional”.

un trabajo múltiple que es conocido en gran parte del país”.

En Montería se cree en la cultura apesar de que el apoyo sea casi nulo. Una muestra de ello es la existencia del Grupo de Arte y Literatura El Túnel, dirigido por Garcés González. Él, en entrevista para este reportaje, nos contó: “Para sostener a El Túnel se requiere pasión por la cultura y disciplina. La unión de estos dos elementos da los resultados conocidos. Es, me parece, la única forma de mantener en el tiempo

La gestora, a la hora de mencionar algunos nombres, no deja por fuera, por supuesto, a los que no podrían faltar: Sostiene que la poesía de Raúl Gómez Jattin “Es y lenguajes de su gente, le agregó imaginación y convirtió la narrativa oral en un goce extraordinario digna de escucharse en cualquier escenario. Manuel Zapata Olivella habló por su raza, el lenguaje y sus convicciones de hombre

¿Qué duda cabe de que Córdoba es rica culturalmente? Lena Reza García, la gestora cultural más reconocida de Córdoba, expresa que “El talento creativo de nuestra gente proviene del sincretismo étnico, de la relación con su entorno natural, de la capacidad de asombros, de imaginación y fantasías traducidas en lenguajes literarios, de música, de danza, entre otros”.

19

de mundo y de humanidad. José Luis Garcés González es conciencia cultural en Córdoba por su obra literaria, por el trabajo que ha venido desarrollando al interior del grupo El Túnel, por la perseverancia en la promoción y difusión de la literatura de Córdoba y del Caribe Colombiano. Leopoldo Berdella de la Espriella escribió con corazón de niño. De asombros, de fantasías, de mitos y leyendas se alimentaron sus cuentos.” En cuanto a la música, Lena Reza menciona a grandes de esta tierra como Francisco Zumaqué, Pablo Flórez Camargo, Lácides Romero Meza, Miguel Emiro Naranjo, Julio Castillo y Miguel Aleans Ortega. Si un cordobés quiere bailar un porro pelayero, puede escoger entre veinte obras que las crearon hace 100 años y todavía la gente sigue interpretándolas.


William Fortich Díaz, está seguro que la fortaleza de la cultura de Córdoba radica en su gente. Dice que tenemos danza, literatura, tradición oral, pintura y escultura. Además agrega: “Encontramos aquí pueblos con lengua viva como es el caso de los Emberá Katío, eso es un privilegio. Tenemos la población Rom, que conservan su lengua. Se encuentran en Pelayo y en Sahagún, y viven de lo que ellos hacen”.

Finalmente, el editor cultural de El Meridiano de Córdoba, Carlos Marín Calderín, expresó: “Cuando murió Zapata Olivella, en 2004, sus cenizas las llevaron al recinto de la Asamblea. Allí, cuando David Sánchez Juliao decía unas palabras en honor al autor de Changó el gran putas y Pasión vagabunda, los diputados comenzaron a salirse de a poco, y David, enojado, pero lleno de toda la razón, dijo: ‘¿Qué le han dejado al país los Pastrana, los Lleras, los López, los eternos ladrones que solo han llenado nuestros campos de muertos y pobreza? ¡Manuel, señores, es demasiado muerto para este pueblo’. Carlos Marín comparte esa expresión de Sánchez Juliao y agrega: “Podemos ser muy ricos culturalmente, pero si no nos organizamos y empezamos a valorarnos primero nosotros y a cobrar por nuestro trabajo, si no levantamos la cabeza y nos hacemos respetar, estaremos siempre en el ostracismo y seremos pisoteados. Valemos mucho, pero no nos lo creemos”. 20


José Puche, un sueño al son de acordeones seguir alcanzando este sueño tan anhelado con la música.

La música para mí ha sido una experiencia única en mi vida y quiero contarles cómo fue que todo empezó. Mi nombre es José Puche, tengo 27 años, desde siempre tuve la inquietud de cantar y encontré en el año 2005 la oportunidad propicia para surgir y darme a conocer con mucha facilidad por la admiración que causaba en cada persona que me escuchaba entonar una canción vallenata. Mis estudios de comunicación social los supe mezclar perfectamente con esta seria actividad con la que cada vez me sentía más comprometido. Sin embargo muchas veces la música no me dejaba avanzar con mi carrera como comunicador y en repetidas ocasiones le puse freno a esta, para

En ese año que todo empezó impulsado por mis amigos finalmente me decidí y dije: ¡Me voy a buscar mi sueño! Así fue como hice maletas y partí hacia la ciudad de Valledupar con unos pocos ahorros y algún dinero que recolecté entre amigos y personas que me quisieron apoyar. Mi padre nunca estuvo de acuerdo con todo esto. Al llegar a la capital del Cesar acudí a la única persona que conocía en esa época: Humberto Martelo, uno de mis mejores amigos de infancia quien tenía aproximadamente 10 años de estar radicado en esa ciudad. Le conté todo lo que quería hacer y me dijo que contara con todo su apoyo, que yo tenía el talento para hacerlo. Junto con mi amigo me acerqué a los estudios de Leonardo Gómez (Q.E.P.D), uno de los mejores compositores y productores que tenía la ciudad de Valledupar, cuando lo conocí yo estaba un poco nervioso porque no sabía cuál podía ser 21

Por José Puche

su respuesta o si estaba o no dispuesto a trabajar conmigo. Yo muy humildemente le conté lo que quería hacer y que ese era un sueño que quería cumplir pero que estaba trabajando con la uñas como decimos por ahí. Leo me escuchó cantar y después de una larga charla me dijo: -¿Sabes algo?, tú me caíste bien y tienes talento. Además de eso quiero estrenar mi estudio, apenas estoy desempacando los equipos que me llegaron de Estados Unidos. Qué gran sorpresa cuando Leo continuó diciéndome: -Entonces mañana empezamos. ¿Tienes canciones ya? -Yo le respondí: No Leo, nada. -Escucha esta canción mía y si te gusta la grabamos. -Yo lo único que le respondí fue: “Tú eres el que manda”.

Leonardo Gómez. (Q.E.P.D)


Finalmente comenzamos la producción de dos canciones, una llamada YA NO SÉ QUÉ HACER de la autoría de Leonardo Gómez y MI LINDA SABANERA del compositor sincelejano José Valencia, canción que nunca pensé que iba a tener el éxito que tuvo y que se volvería el himno de la sabana. De esa forma arrancamos un arduo trabajo y en medio de compartir tanto tiempo nos hicimos grandes amigos, producíamos, charlábamos, hacíamos chistes y hasta parrandeamos. Finalmente con el producto listo en mis manos yo no me la creía. No hice más que agradecerle a Leonardo por haber puesto su confianza en mí, así me regrese a mi pueblo, Lorica, con la ansiedad más grande del mundo. Cuando llegué a Lorica me estaban esperando todos mis amigos con parranda armada para celebrar. Ya después de celebrar tenía que empezar el trabajo de promoción y no tenía acordeonero, así que no dudé en acercarme a la casa del acordeonero Gustavo Babilonia, quien en su infancia fue éxito nacional junto a la cantante Adriana Lucía, toqué su puerta y le dije que quería trabajar con él, le mostré el producto finalizado y sin pensarlo decidió trabajar conmigo. Arrancamos la promoción en los medios de la costa y el apoyo de las emisoras radiales no se hizo esperar.

Sorpresivamente después de unas semanas al aire el tema MI LINDA SABANERA se convirtió en éxito total y fuimos llamados por la emisora radial Olímpica St y su director Emilio Núñez a realizar nuestro primer concierto público en Sincelejo junto a artistas como Luifer Cuello, Farid Ortiz y Nelson Velásquez. Fui a hacer mi concierto en Sincelejo y las sorpresas no se hicieron esperar, más de 5.000 mil personas, la gente coreando mi canción y para mi mayor sorpresa me tuvieron que sacar del sitio con seguridad policial porque la ovación del público era impresionante, fotos, autógrafos… En fin, un sueño hecho realidad. Gustavo y yo comenzamos a escalar y escalar de una manera increíble alcanzando reconocimiento en los diferentes medios de comunicación: estuvimos en los programas Contacto On Line, La Cheverifiesta y el concurso La KZ Directo a la fama, donde participamos como invitados especiales, del canal regional Telecaribe; a nivel nacional fuimos entrevistados para el Canal 13 Play TV en el programa CoolPlay. En vista de todo el movimiento generado a nuestro alrededor, conocedores, amigos y allegados del medio nos dieron el impulso necesario para emprender una segunda producción musical.

22

En poco tiempo nos trasladamos a la ciudad de Valledupar a los estudios Leo Music Productions , esta vez la producción no estuvo a cargo de Leonardo ya que se encontraba ocupado en otra producción así que decidimos hacerla con Hugues Martínez (bajista de Peter Manjarrez), Larry Vanegas (pianista de Peter Manjarrez) y Lucho Ortega uno de los mejores productores vallenatos del país quien ha trabajado con Silvestre Dangond, Felipe Peláez, Peter Manjarrez y Jorge Celedón, entre otros.


Comenzamos la producción y grabamos 4 canciones. LA QUE ME PONE A LOQUIAR de la autoría de Hugues Martínez Jr, CAMBIASTE MI VIDA de Carlos Daza, SEGUIRÉ SOÑANDO de Felipe Peláez y José Iván Marín y otra canción que se convirtió en un éxito llamada BARRANQUILLERA de Wadih Manzur, hijo del exsenador Julio Manzur. Después de obtener mucho éxito, cantar en muchos lugares del país, compartir tarima y cantar a dúo en presentaciones en vivo con artistas como Silvestre Dangond, Luifer Cuello, Peter Manjarrez, Felipe Peláez, Grupo Kvrass, Los K Morales, Gusi & Beto, entre otros, Gustavo y yo cumplimos nuestro ciclo y por cosas del destino cada quien tomo su rumbo.

Me retiré de la vida pública, retomé mis estudios en la ciudad de Bogotá. Como la vida en la capital no es nada fácil a nivel económico, no se hicieron esperar las ofertas para cantar informalmente en bares y yo decidí aceptar y mezclar la música con la universidad lo cual fue un error porque me tocó

José Puche con Hugues Martínez y Humberto Martelo

23

regresarme a Montería, claro está, habiendo adelantado gran parte de mi carrera como comunicador, pero sí descuidándola. Al regresar a Montería me tocó un año duro, un año sin música y sin estudio como dice uno por ahí me quede sin el pan y sin el queso. Pero la música realmente nunca me abandonó y finalmente apareció y económicamente las cosas se estabilizaron. Después de ese año retomé mis estudios y aquí estoy en la Universidad del Sinú, muy pronto seré un comunicador social y periodista. Les cuento que por ahí me pegué una escapadita y grabe una hermosa canción llamada LA FELICIDAD que promocionaré cuando me gradúe, todo a su debido tiempo, pero eso sí, algún día cumpliré mi máximo sueño, grabar un CD completo y ser un excelente profesional.


Lo que dejaron los cabarés

Por Laura Narváez, Aura Estrada y Rafael Flórez

Lo que un día le dio color y fogosidad a Montería, hoy es un lugar opaco y muerto por el humo de la droga y el negocio del narcotráfico. Lo que un día le dio color y fogosidad a Montería, hoy es un lugar opaco y muerto por el humo de la droga y el negocio del narcotráfico. Cuatro hombres en una esquina, ojos rojos, cabellos tinturados, aretes, jeans rotos y camisetas teñidas de cloro. Entre ellos, un joven que deja ver un revólver calibre 39 en su cintura dice: “¿Qué parce?, ¿mucha boleta o qué? Ojo pues que está en el cartucho de Montería, pilas le hago la vuelta”. El sol es sofocante, son las 10 de la mañana. El miedo que se siente en la zona de tolerancia no desaparece. Es como si todo estuviera destinado para que este día el temor acompañe el recorrido por estas calles de Montería. El sitio es “El Punto Cubano”, una tienda ubicada en la calle 39 con carrera 9ª y 10 ª, donde hace unos años atrás quedaba El Cocodrilo Zoom. En la zona de tolerancia no es fácil obtener información. Preguntando y preguntando sobre los sitios rojos que existieron años atrás, se observa y se percibe un ambiente tenso en el lugar, aparte del miedo que ahí se produce, por el simple hecho de saber que es la olla de la droga en Montería. En las miradas de sus residentes se puede percibir el asombro, el rechazo y la curiosidad que los invade, cuando un desconocido pasea por sus calles. En el sector es poco lo que hay que ver porque el miedo pareciera ocultarlo todo. Los mismos cuatro hombres reunidos en la esquina ven en la calle de la zona cuando un taxi con vidrios polarizados o carros muy lujosos se pasean por el lugar, todos andan “moscas” porque no se sabe quién pueda llegar, por eso toca estar pendiente. El ambiente que se respira es tenso, las miradas sobre los extraños que llegan a las calles de la zona, el olor a marihuana, “bareto” quemado y 24

humo de cigarrillo permanente es lo que se ve y se siente al paso por estas calles. Sus calles, unas pavimentadas y otras destapadas, están rodeadas por algunas casas bien pintadas y con rejas elaboradas y por chozas oscuras y negras por el humo. Las viviendas guardan en sus paredes el paso de la historia y los cambios que se han dado con el pasar del tiempo. En una esquina la tienda mejor surtida del sector es hoy en día el recuerdo del Cocodrilo Bar, un famoso burdel de antaño, que aún conserva un viejo aviso de cerveza águila. Ahí se ve venir un joven de aproximadamente 17 años de edad, mal oliente, camisa rota y sucia, pelo desarreglado, zapatos viejos; en sus manos lleva dos bolsas: una negra y otra transparente que deja ver a simple vista la droga envasada en una docena de pequeños globos rosados. Ahí otro muchacho, de unos 22 años, con un revólver en su cintura lanza una expresión muy característica del lugar: “Ajá, parce, ojo ahí, lo veo con mucho visaje, pilas que parece de la Sijín”.


Hoy de los cabarés solo se recuerdan los nombres y se ve en las esquinas una que otra mujer que vive del rebusque, como Amalia Agámez, conocida como Amada en la década de los 70. Su casa era El Palmar, donde trabajó por ocho años hasta que quedó embarazada de un mafioso que le decían el Medusas. Desde ahí su vida cambió, empezó a vender ron en la cantina Llamarada, en el municipio de Planeta Rica, donde tuvo una pelea con otra prostituta que casi le quita la vida. En el año 1982 llegó a Cereté, allí decidió vender fritos y preservativos en los cabarés de la localidad. “Hoy no me arrepiento de esta vida, pues tengo una hermosa hija que es profesora en el departamento de Antioquia, y dos nietos que son los luceros que alumbran mi vida cada día que pasa”, comenta. Otro personaje que también cambió su vida fue Wilfrido Campo, picotero en El Cocodrilo Bar: “Mi vida era una desgracia, todas las noches poniendo discos y aguantando insultos de los clientes”, relata, sentado en un corredor con una bicicleta mientras le coloca una guaya. Hasta que un día se cansó cuando un cliente le pegó un botellazo y él lo agredió. Le tocó perderse un tiempo de la zona, pero empezó a extrañar el bar que era como su hogar. Hoy solo le quedan recuerdos de aquel disco grande y de esa aguja que era su guía al poner la música. Ahora sin su aguja pone la música como quiere en una

cantina del barrio La Granja, donde lo llaman el Kaki porque pone música vieja y buena charanga. Otro de los muchos personajes que hicieron historia en la época fogosa de los cabarés y amanecederos en Montería fue Rómulo Castrillón: “Llegué a Montería en el año 1965, un 12 de diciembre a las 8:15 de la mañana. Vine a trabajar como mesero. Como era diciembre la cosa estaba buena. Fui a El Palmar y ahí terminé trabajando como Dj, yo era el que le ponía ambiente a ese lugar”. Asegura que durante los años que estuvo ahí, ese era el lugar donde sonaba la mejor música porque él mismo viajaba hasta Barranquilla para traer lo último “salsita de Héctor Lavoe y los mejores éxitos de Cuba”. Hoy, Rómulo con 73 años es mensajero de la alcaldía de Montería, recorre en sus tiempos libres el parque de la 28 para charlar con sus amigos y recordar todos esos viejos tiempos, que están vigentes en su mente como si fuese ayer, “la zona de tolerancia ahora es una cueva de buitres, nada comparado a como era en mi época, por eso yo voy a escribir un libro de cómo era antes y cómo está ahora”, dice. Y sus palabras reflejan el panorama al que nos enfrentamos actualmente en la zona que un día pintó de rojo las noches de Montería y que hoy es un lugar opaco dominado por la droga y el narcotráfico.

25


Una mirada a Nueva Esperanza Por Diana Estrella Castilla

26


27


Fernando Ávila: “Colombia es el país que mejor maneja el idioma español” Por Diana Estrella Castilla Fernando Ávila es el Delegado para Colombia de la Fundación del Español Urgente, Fundéu BBVA (España). Esta fundación tiene como propósito mejorar el uso del idioma español en los medios de comunicación. La Fundéu existe desde el año 2005 como Fundéu, pero ya existía como Departamento de Español Urgente desde 1980. Fernando Ávila nos concedió una entrevista en UNISINÚ, en la que dejó claro que es un hombre que habla y escribe en español.

28


¿Por qué es importante hablar y escribir bien? F.Á: Primero por la imagen personal, quien escribe bien está proyectando su propia imagen. Exagerando un poquito, pero con una frase hecha: “El hombre es el que habla”. Algunas personas dirán que son sus zapatos, su ropa, pero sin duda una persona con su forma de hablar, correcta o incorrecta, simpática o antipática, está diciendo quién es. Entonces, es una cuestión de imagen personal, de imagen institucional. Si yo manejo un medio de comunicación, es la imagen de la empresa para la que trabajo. Hoy en día los medios de comunicación están globalizados, puedo oír una emisora o leer un periódico de cualquier parte del mundo por Internet; lo que yo escribo en un blog, en una revista o simplemente en un tuit todo el mundo lo puede ver en cualquier parte del planeta. Hoy más que nunca es una exigencia escribir bien, con las tildes, con las comas, con todo bien puesto porque el mundo está globalizado y no me van a leer tres personas.

Con relación a otros países, ¿cómo está Colombia con el idioma? F. Á: Colombia es el país que mejor maneja el idioma español. Por ejemplo, en reuniones internacionales cuando se reúne la junta de una empresa multinacional en Lima, y está el señor de Perú, de Ecuador, de Argentina, de Colombia, de Venezuela, en el momento de redactar ¿qué hacen?, dicen: “usted que viene de Colombia redacte porque ustedes son los que mejor escriben en español”. Hoy en día los doblajes de las películas se están haciendo con voces colombianas y las telenovelas colombianas se están viendo en todas partes del mundo. La agencia EFE pasó su sede de Miami a Bogotá, y todo eso tiene un sentido: se han dado cuenta de que el mejor español se habla y se escribe en Colombia y eso es un reconocimiento universal.

Las redes sociales han hecho escribir a las personas, ¿lo están haciendo bien? F. Á: Lo tienen que hacer bien porque de lo contrario no los van a entender. Yo puedo tener símbolos para comunicarme con mi pareja, entonces cuando le escribo un garabatico, ella me entiende y traduce el símbolo, es nuestro código privado. Pero cuando lo que yo escribo es para que lo lea mucha gente, necesito escribir con corrección, con los verbos como son, con los sustantivos que son, con pocos localismos en lo posible. En las redes sociales uno puede encontrar muchos errores, pero cada vez la gente está más consiente de la necesidad de escribir con corrección, usando las normas ortográficas, metodológicas y la semántica para facilitar la comprensión del mensaje.

¿Cómo tratamos los costeños el idioma? F. Á: Los costeños son los que mejor hablan. Me decía alguien que los españoles cuando vienen a su viaje por América, llegan a Barranquilla y dicen “Nadie habla tan bien español como los barranquilleros”, debe ser porque no han venido a Montería. En la costa se maneja un español exquisito. Los primeros locutores y emisoras fueron costeñas, pero veámoslo por otro lado, ¿de dónde son los mejores escritores de este país?, ¿de donde es Gabriel García Márquez?, ¿ de dónde es Espinosa?, ¿de dónde es David Sánchez Juliao?, ¿de dónde es Leopoldo Berdella de la Espriella, ¿de dónde es Zapata Olivella? Los mejores escritores colombianos están en la costa. Entonces, ¿dónde se habla el mejor español? en la costa; ¿dónde se escribe el mejor español? en la costa. De manera que por la literatura, por la música, por el teatro, por muchas manifestaciones, la cultura de la Costa Atlántica ha penetrado totalmente la cultura del país.

29


¿Qué piensa de los periódicos que titulan en mayúsculas y sin tilde? F. Á: Fatal, pero eso ya lo habíamos superado. Es raro que existan periódicos que no hayan entrado a esa honda. ¿Hacen daño los mensajes publicitarios mal escritos? F. Á: Hacen mucho daño porque la valla tiene mucho más impacto visual y social de lo que puede tener un profesor. La ortografía en gran parte es visual, es memoria visual, por eso dicen que quien lee tiene buena ortografía, está viendo permanentemente cómo se escriben las palabras. ¿Qué piensa del leguaje de los periódicos populares? F. Á: Me gustan mucho los periódicos populares, son los que la gente, los nuevos lectores están leyendo y son los que han permitido que las empresas periodísticas subsistan. Tienen éxito porque se escriben como habla la gente y su impacto es grande. Por ejemplo, acerca de la muerte de Luis Andrés Colmenares el periódico Q’hubo, sacaba una crónica diaria y el suceso cogió fuerza gracias a eso. Cuando ya se volvió una bola de nieve El Tiempo publicó una nota y se volvió el Caso Colmenares.

¿Cuál palabra incluiría en el diccionario de la RAE? F.Á: Agregaría “ponqué”. Lo que pasa es que ya quedé contento porque está en el diccionario de americanismos, pero si tuviera la oportunidad de hacerlo, incluirá ponqué. ¿Cuál palabra sacaría del diccionario de la RAE? F. A: Sacaría “citadino”, que la metieron hace poquito y me parece espantosa. No me gusta, no me ha gustado y sigue sin gustarme. ¿Cuál es su palabra preferida en español? F. Á: Por lo exótica: Lapislázuli. Por lo sonora: Macondiano. Por su significado: Paz.

30

¿Con cuál palabra definiría el idioma español? F. Á: El español lo han definido como el lenguaje para hablar con Dios. Yo lo definiría así: “bello”.


El peso de la infancia y el trabajo de crecer

Por: Hugo Enrique Romero,

S

us manos acarician los racimos de lechuga y repollo, hasta dejarlos relucientes para la venta. Parado frente a un mesón de madera rústica, Juan Pablo ubica las verduras que ofrece a los clientes, con voz de pregón estático, en el Mercadito del Sur de Montería, donde todos los días, desde las cinco de la mañana empieza a ganarse unos pesos, con la esperanza de que los amaneceres de su vida cambien en el futuro. “Yo me vengo con el señor Miguel todas las madrugadas para aquí a trabajar para ayudar a mi abuelita en la comida y comprar las cosas que necesito en el colegio” dice el menor mientras le empaca unas verduras a una señora. Miguel es un comerciante de 67 de edad años que lleva 24 vendiendo verduras y carnes en el Mercadito, plaza de mercado donde cientos de niños llegan diariamente a realizar cualquier actividad para ganarse la vida. A sus doce años de edad, Juan Pablo enfrenta las duras circunstancias de la vida, realizando estas actividades para colaborar con los gastos de su hogar ubicado en el barrio Mogambo en el sur de Montería, donde vive con Marcelina, la abuela materna y Lucía, la tía quien es madre soltera. De su

31


casa con techo de zinc, paredes verdes y tres habitaciones, en la que también viven su tío Rafael con sus cuatro hijos y su esposa Patricia, este menor sale en su bicicleta a las 4:30 de la mañana rebuscarse el sustento diario. Desde el inicio de su vida, este niño que aspira superarse con el estudio, sufrió los embates del conflicto armado. En 2002, cuando tenía un año, su familia llegó a Montería desplazada por la violencia desde San Rafael del Pirú, zona rural del municipio de Valencia, donde los asesinatos selectivos y los combates entre paramilitares y guerrilleros provocaron el éxodo de miles de campesinos, hechos que la abuela de Juan Pablo recuerda con lágrimas en sus ojos. “Un día, antes de amanecer, en el pueblo se formó un combate donde hubo muchos muertos, tuvimos que salir apenas con la ropa y no hemos podido regresar, desde entonces estamos pasando necesidades aquí”, explica esta mujer de 70 años, al agregar que este niño no conoció a su papá. Juan Pablo, a quien sus familiares y vecinos califican como obediente, es uno de los miles de niños que en Colombia les ha tocado realizar trabajos pesados desde temprana edad para ganarse el pan de cada día.

Durante los últimos años, el trabajo infantil se ha convertido en uno de los problemas que más aqueja a la sociedad colombiana, porque según expertos en este tema, sus graves consecuencias impiden el normal desarrollo de la niñez y deja secuelas físicas que afectan a los menores en su crecimiento. En el país hay más de un millón de menores trabajadores, según organismos defensores de derechos humanos como la Consultoría para los derechos Humanos, Codhes, quienes desarrollan distintos trabajos en condiciones no aptas para su edad, pero que la pobreza los obliga a dejar su ambiente infantil, situación que los priva de acceder a la educación y en algunos casos los aparta de sus hogares, para ganarse la vida. En Colombia, el trabajo infantil cada día es más notorio, esta problemática que afecta a varios países en todos los continentes, tiende a crecer según la Unicef, por los conflictos armados, la escasez de recursos y las grandes desigualdades sociales. En Montería este problema es evidente en diferentes sectores. En esta ciudad de aproximadamente 450 mil habitantes, hay niñas y niños que se encuentran en riesgo de explotación porque realizan trabajos muy pesados y están expuestos a la drogadicción y a la prostitución. “El trabajo infantil es un problema muy preocupante en

32

Montería, porque refleja la situación de pobreza en que viven las comunidades, actualmente en la ciudad hay más 10 mil menores trabajadores, que desarrollan diferentes oficios y que están por fuera del sistema escolar”, expresó Belia Bedoya Ortiz, coordinadora de la Oficina de Atención a la Población Vulnerable de la alcaldía de este municipio, quien agrega que el mayor número de menores que trabajan residen en Canta Claro, un barrio del sur de la ciudad. Según esta funcionaria, los menores trabajadores en Montería, cada día cargan con el duro peso de las actividades que realizan. Lavar carros en los talleres de mecánica, vender dulces, frutas y fritos por las calurosas calles de la ciudad, rodar carretas en los dos mercados públicos, u otras labores en el comercio, son los trabajos más frecuentes que desarrollan los infantes y que los sitios donde se concentra el mayor número de niños a trabajar son el Mercado Central y el Mercadito del Sur. En esta última plaza de mercado, es donde Juan Pablo junto a Miguel y cinco adultos más, anuncia a gritos las verduras frescas a los clientes. “Desde hace un año, este muchachito se viene todas las mañanas conmigo, con el consentimiento de la abuela y el tío, yo lo acepto aquí porque es vecino de mi


casa, lo conozco desde pequeñito y le tengo cariño. Además, lo hago por ayudar a su familia que es muy pobre, pero antes de medio día, lo mando para su casa con la platica y algunos víveres para que pueda ir a estudiar” dice Miguel sentado junto a una mesa atestada de lechuga. Su abuela, Marcelina y Patricia, la esposa del tío, dan fe del deseo que tiene Juan Pablo de superarse. “Todos los días llega afanado en la bicicleta y corre a bañarse para ir al colegio en las tardes”, manifiesta Patricia al señalar que el niño trabaja porque no tiene quien responda por él. Explica que Rafael, su esposo que es albañil no gana lo suficiente para apoyarlo. Este menor ha vivido grandes dificultades desde temprana edad, su abuelo Pedro Julio murió a los dos meses de haber llegado desplazado a Montería. Cuando tenía cuatro años, Marelvis, su madre, lo dejó al cuidado de la abuela y los tíos. Esta mujer se fue para Venezuela a trabajar con la promesa de que mandaría dinero para el sustento de su hijo, pero las remesas no llegan desde hace seis años. Según Patricia, de ella se sabe que está casada y tiene otros tres hijos. Al hablar de su nieto que este año inició la secundaria en la Institución Educativa Mogambo, Marcelina dice que Dios lo tiene para grandes cosas. “Después de tanto trabajo que hemos

pasado, desde que salimos del pueblo sin nada y que la mamá se fue, mi hijo es obediente y le gusta estudiar para ser alguien en la vida, sin contar nunca con el calor de padre”, expresa esta septuagenaria mujer al recordar que Juan Pablo fue concebido en una corta relación de su hija Marelvis con un joven conocido como ´El Pecoso´, que llegó a San Rafael del Pirú, integrando un grupo paramilitar que hacía presencia en esa región. Marcelina explica que de este hombre se supo que lo habían matado en un combate con la guerrilla, meses antes de nacer el niño. 33

Así como Juan Pablo, hay miles niños que diariamente se ganan la vida haciendo trabajos duros ante el fatigante sol de Montería. De los más de 10 mil menores trabajadores, sólo mil 200 reciben atención integral suministrada por la alcaldía, el Hogar El Rosario y la Diócesis, según Belia Bedoya Ortiz. “Estamos trabajando en el restablecimiento de los derechos a los niños que están en situación de vulnerabilidad, se están ubicando para dialogar con sus padres y brindarles el apoyo necesario para que éstos cumplan con su responsabilidad y darles asistencia en materia psicológi


ca y en nutrición”, dijo la funcionaria. Aunque en Córdoba se desarrollan acciones estatales para prevenir el trabajo infantil, la problemática en este departamento es preocupante para las autoridades porque en algunas zonas de este departamento los grupos emergentes del paramilitarismos, llamados bandas criminales están reclutando menores. El estado de vulnerabilidad en que viven miles de menores en Córdoba es grave por los riesgos a los que están expuestos. “La situación de los niños y niñas que trabajan es gravísima porque cada día vemos menores trabajando en cualquier lugar. Por tal motivo la Procuraduría ha notificado a varias entidades estatales como Gobernación, Alcaldías, I.CB.F., Personerías, Policía de Infancia, para que realicen acciones preventivas de este flajelo, para que hagan controles a esta problemática, vinculando a los padres y abrindándoles apoyo”, dijo Giovanni Espitia Padilla, procurador judicial de familia de Córdoba. Igualmente el funcionario expresó que en la mayoría de los municipios de este departamento, las bandas criminales (Bacrim) están reclutando niños de las zonas rurales con la promesa de pagarles sueldos. “Hemos tenido conocimiento

34


que en muchas poblaciones, los menores se van para los grupos armados ilegales ganado sueldos, hecho que es muy grave porque pone en peligro la vida de estas personas que deberían estar asistiendo a la escuela”, expresó Espitia Padilla, quien agregó que en Córdoba Se conformó un comité interdisciplinario integrado por varias entidades del Estado para atender esta problemática. Pero a pesar de que los funcionarios del gobierno dicen en los medios informativos que están desarrollando acciones para prevenir y erradicar el trabajo infantil, los entes estatales encargados de la problemática no están del todo informados de los efectos de ésta. Aunque el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, I.C.B.F., se gastó el año pasado en Córdoba 773 millones de pesos atendiendo este problema, a través de contrtatación con opreadores privados, este organismo no sabe con exactitud cuántos menores trabajadores hay en esta región, según una funcionaria de la entidad que pidió la reserva de su nombre. Aunque desde tiempos remotos, en varias regiones de Colombia, las personas desde su niñez realizan trabajos en compañía de los padres, la mayoría de las veces motivados por éstos para que sus hijos aprendan a trabajar a temprana edad y sean responsables, en las dos

últimas décadas, el trabajo infantil es considerado un problema social porque los niños que viven esta situación, padecen varias necesidades y no asisten a la escuela, además este fenómeno se presenta de manera sistemática. Para el investigador social Víctor Negrete Barrera, la violencia que ha desplazado a miles de familias del campo a la ciudad, donde viven en extrema situación de pobreza es una de las causas de problemas con el trabajo infantil. Negrete recomienda que a la hora de tratar el tema, se debe tener en cuenta que el trabajo infantil en Córdoba se presenta de dos formas: como explotación y abuso a los menores y de manera vigilada y regulada por los padres. “Las difíciles condiciones de pobreza que padecen muchos hogares ha obligado a miles de niños a salir a trabajar en cualquier actividad, lo que los hace vulnerables porque esto les impide ir a la escuela, y que adultos irresponsables los utilicen en trabajos duros y los exploten con pagos irrisorios por lo que realizan, también pueden ser inducidos a la drogadicción o a la prostitución”, explica Negrete Barrera, agregando que tradicionalmente, los padres ponen a sus hijos a realizar actividades bajo su cuidado y sin vulnerarles ningún derecho, para que tomen el trabajo como buen ejemplo de vida. Rodeado de verduras, en medio del bullicio y olores fétidos que salen de las viejas alcantarillas del Mercadito del Sur, Juan Pablo, espera el medio día para volver a su casa, almorzar y asistir al colegio de su barrio. Marcelina dice que permite que su nieto trabaje, porque ella, a su edad y por la dificultad visual que la aqueja, no puede hacerlo y se lamenta que la ayuda que han recibido del Estado por su condición de desplazados es poca. Por tener a su lado personas que lo han protegido y guiado en estas difíciles condiciones de vida, Juan Pablo ha corrido mejor suerte que miles de niños trabajadores de Colombia, quienes se debaten entre los abusos de los que son víctimas, el hambre, la desesperanza y el abandono. Con la orientación de su abuela, la motivación de los vecinos y el apoyo de Miguel, el propietario del negocio de verduras, Juan Pablo aspira vencer esta adversidad que enfrenta cada día, obteniendo buenas calificaciones en sus estudios y ser un profesional, para atender dignamente a Marcelina en su vejez, ayudar sus tíos, reunirse con su madre y conocer a sus otros hermanos.

35


La violencia en los hogares

Cuando se pierde la tranquilidad familiar

Por: Yina Sánchez Foliaco

L

as lágrimas le corren a María Eugenia Contreras por sus mejillas, y su semblante pálido indica que esta mujer de 25 años ha tenido un desagravio. Sentada en una silla roja en la sala de espera de la Casa de Justicia, con sus hijos, Rafael, de seis años, quien camina a su alrededor y Karina sentada sobre sus piernas. Esta joven madre aguarda para ser atendida y denunciar antes las autoridades, la golpiza que su marido Bernardo Gamero, le dio antes de que siquiera empezara el día. Es la tarde de un viernes y ella, una víctima más de la violencia intrafamiliar, acudió a este centro de resolución de conflictos porque ya está cansada de las agresiones que ha soportado de su conyugue, durante siete años de convivencia. “Después de aguantarle tanto a mi esposo, decidí venir aquí, porque ya era mucho maltrato, además mis dos hijos establemente pasan nerviosos y varias vecinas me dijeron que si no denunciaba, este hombre me iba a matar y no pasaría nada ”, dice María Eugenia al tiempo que se pasa un pañuelo con listas azules para secarse las lágrimas. Así como esta joven en Colombia hay miles de mujeres y niños víctimas de la violencia intrafamiliar, que conviven con la angustia y el desespero. Este fenómeno que se origina por las malas relaciones en los hogares se ha convertido en los últimos años en una problemática social que va en aumento. Según Lina García, funcionaria del Instituto del Bienestar Familiar de Córdoba: “Este año hemos atendido 11 mil casos de violencia in

36


trafamiliar en todo el Departamento, los cuales son muy lamentables porque los principales afectados son los menores”, explica esta funcionaria mientras escribe en su computador y expresa que producto de esta situación 29 mil niños cordobeses fueron víctimas de agresiones de todo tipo, durante el 2012.

“Yo tuve muchos problemas con Ricardo, el papá de mi hijo, él me daba mala vida, bebía ron frecuentemente y me agredía, porque siempre manifestaba celos y no teníamos vida tranquila, yo aguanté poco, lo denuncié en el Bienestar Familiar y me separé de él”, dice Carolina, la vecina, una mujer delgada y de temperamento fuerte.

María Eugenia, vive en el barrio El Poblado en el occidente de Montería. Un sector subnormal que no cuenta con servicio de alcantarillado y las condiciones de pobreza de sus habitantes se percibe en las aguas negras que corren por sus calles. Ella tiene una modesta peluquería, en la que cobra tres mil pesos por cada servicio. Bernardo, su compañero, trabaja en un taller de mecánica. La suma de sus ingresos es muy baja para sostener a sus dos hijos. Su marido alega que le toca mantener al hijo de otro, ya que Rafael no es su hijo biológico. Esa fue el motivo de discusión de este viernes. Ella decidió que ese sería la última agresión, al sentir su espalda y su brazo izquierdo molidos a golpes, y ver la angustia de Carolina su vecina quien estuvo identificada con su situación y la llevó de urgencia al Camu.

Los minutos pasan y le llega el turno a María Eugenia. Ella no para de llorar, con sus dos hijos cogidos de la mano, entra a una oficina a denunciar su sufrimiento ante las autoridades con el objetivo de conseguir apoyo. Esta joven cuenta que sus problemas con Bernardo, empezaron aproximadamente hace seis años, cuando este hombre con sus frecuentes borracheras empezó a insultarla y a golpearla, hecho que repite constantemente convirtiéndola a ella y a los niños en una victimas más de la violencia intrafamiliar en Monteria.

37

En esta ciudad, para el año 2011fueron atendidos 5.800 casos, según manifestó Luz Piedad Arteaga Díaz, Comisaria de Familia de Monteria. “Hoy vemos con mucha preocupación esta grave sit


uación, porque hay muchos niños sufriendo y hogares separados, de las agresiones verbales pasan a la físicas que terminan con heridos. Desde esta oficina buscamos fomentar la sana convivencia familiar y los valores humanos”, y agregó que la mayoría de las denuncia provienen de los barrios más pobres de la capital cordobesa. Para la psicóloga Fulvia Morelos, quien lleva cinco años tratando esta problemática es preocupante, porque se presenta de una manera generalizada en miles de familia, “Hoy día son mucho los factores que generan la violencia intrafamiliar. En el caso de Montería los indicadores señalan que la difícil situación económica, el consumo frecuente de alcohol son los que producen malas relaciones en los hogares”. Además explica que los menores que viven en hogares con este problema desarrollan unos traumas psicológicos que les causa desestabilización emocional, la cual es difícil de superar y se puede manifestar en comportamientos indebidos en su convivencia con los demás. Después de denunciar a su marido, María Eugenia recuerda que desde niña ha vivido la violencia intrafamiliar. “mi padrastro, Joaquín Arcia le daba mala vida a mi mamá, siempre la insultaba, mis hermanos y yo nos poníamos a llorar o nos íbamos para las casas vecinas”, dice esta mujer al explicar que después de que su papá, Guillermo Contreras, fue asesinado en las Bananeras de Turbo, Antioquia, su madre, María Fuentes, se vino para Montería, donde se casó con el padre de sus otros tres hijos. En Colombia los hogares afectados por esta problemática, pasa el millón de este año, según información de funcionarios del Instituto de Bienestar Familiar, sin precisar una cifra exacta. La directora de la Casa de Justicia Jenny Rentería, expresó que, “en este centro de resolución de conflictos, diariamente se están produciendo diez denuncia por violencia intrafamiliar y de acuerdo con el seguimiento que hacen de los casos, la mayoría de los agresores no son castigados ejemplarmente por la justicia, señala la funcionaria. Aquí recibimos todo los días denuncia de mujeres que juntos a sus hijos son agredidas física y verbalmente por sus esposos. Creemos que la pobreza, prostitución, drogadicción son las principales causa de la violencia intrafamiliar”. Mientras la Alcaldía de Montería y la Casa de Justicia, preparan un programa de convivencia familiar para prevenir esta problemática, en miles de hogares, los niños y las mujeres viven atormentados. María Eugenia Conteras Fuentes, aún no sabe si seguir conviviendo con Bernardo hombre en medio de maltrato separarse de su esposo Bernardo, convirtiéndose en medre soltera cabeza de familia.

38


39


Nacen inocentes en medio de la violencia

E

Por DECA.

n Colombia no solo los adultos viven y sufren la violencia, los niños son espectadores y víctimas. ¿Cómo ven los niños esto?, ¿qué piensan y qué creen?, ¿con que héroes sueñan?

Rafael González es un niño de 9 años de edad. Nació el 2 de junio del año 2004 en Montería, donde vive con sus padres. Él no es víctima directa de la violencia de su país, pero “Rafa”, como lo llaman sus familiares y amigos siempre ha escuchado la palabra “violencia. Le gusta jugar futbol, los juegos de video, estar con sus amigos, montar bicicleta y ver televisión. Se caracteriza por ser sensible, cariñoso, pero de carácter fuerte, alegre, inteligente, ingenioso y muy devoto a la religión católica.

DANIELA CAUSIL: ¿Por qué crees que existe la violencia? RAFAEL GONZÁLEZ: Porque hay personas que no creen en Dios, entonces se va acumulando en su corazón vacios y fuerzas ocultas, se vuelven violentos y hacen crímenes. D.C: ¿Qué son las fuerzas oscuras? ¿Escuchaste a alguien hablar de ellas? R.G: Las fuerzas oscuras son espíritus malvados que se lanzan a la conquista de un ser, que hace que las personas hagan cosas malas. Eso lo vi en National Geographic, en un programa que hablaba de esa fuerza oscura que tienen esas personas que matan y roban, pero no solo ahí, también lo he visto en la vida real, por ejemplo el año pasado cuando salí del colegio que ya iba para mi casa, en la circunvalar un hombre mato a otro, yo lo vi tirado en el piso.

40


D.C: ¿Porque crees que Dios no intercede para que no exista la violencia? R.G: Dios siempre nos está ayudando a combatir la violencia, sino que hay personas que no creen que el nos ayuda a combatir la violencia. Si todos nos uniéramos con Dios tuviéramos fe en él, la guerra dejaría de existir, sería más fácil.

siempre quiere la paz, la justicia y la seguridad para su alrededor. D.C: ¿Entonces piensas que Colombia necesita de muchos hombres Arañas? (Risas). R.G: (Risas) Pienso que sí, sería muy bueno y chévere.

D.C: ¿Desde hace cuánto tiempo piensas que existe la violencia? R.G: Desde que nos llenamos de rencor, de odio y hacemos injusticias.

D.C: ¿Por qué crees que las personas estudian todo el tiempo y se preparan tanto? R.G: Porque siempre quieren lo mejor para ellos y para su país. Por ejemplo si tú eres periodista mantienes informando al mundo de todo lo que pasa a diario y eso es muy necesario, como los doctores que estudian para curar a otras personas.

D.C: ¿Crees que algún día se logrará la paz en Colombia? R.G: Sí, pero se tiene que convencer a los narcotraficantes, paramilitares y guerrilleros, de que la justifica y el amor siempre triunfan sobre el mal, y si los convencemos, los invitamos a hacer la paz para que nuestro país siempre esté unido.

D.C: ¿Quién es la persona que más admiras y por qué? R.G: el científico y medico Javier Romero Hogaza, porque es un médico que ha logrado muchas metas siendo urólogo, neurólogo y tiene en su laboratorio un chino, un coreano y dos estadounidenses que trabajan con el. Mi padrino es amigo de él y de su madre, él nació acá en Montería y me ha contado muchas cosas y me ha mostrado fotos del médico.

D.C: ¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos te gusta de tu país? R.G: Lo que mas me gusta es el paisaje, los mares, las personas, también mi ciudad y lo que menos me gusta es que haya violencia y existan minas anti personas.

D.C: ¿Qué quieres ser cuando s e a s grande? R.G: quiero ser medico cardiólogo, neurólogo y ayudar a las demás personas.

D.C: ¿Cuál es tu superhéroe favorito y por qué? R.G: El Hombre araña, porque piensa que el bien siempre triunfa sobre el mal y nunca se rinde,

R

afael González es un niño más en Colombia. Él no ha perdido ningún miembro de su familia, no ha perdido una pierna ni un brazo, nunca ha estado al borde de la muerte por un atentado de algún grupo armado, no ha sido desplazado de su hogar y de su tierra, tampoco ha recibido una bala perdida por encontrarse en medio de un enfrentamiento violento, sin embargo es un niño que nació en un país golpeado por la violencia, adolorido por tantos sucesos terribles que poco a poco van quedando en el olvido. Él, en medio de su inocencia ya conoce la guerra, sabe de la maldad, sufre por su país y su gente, pero quizás como pasa con la mayoría de personas terminará por acostumbrarse a esa única realidad y ese no es el futuro que deseamos para nuestros niños, solo son inocentes de una guerra sin sentido, que lo único que hace es daño.

41


Letras creativas

42


Cuentos de “Había una vez”

Por Dika

Cuento I Había una vez, en un lugar muy lejano, una princesa hermosa: cabello negro teñido de rubio, lentes de contacto verde, nariz, boca, nalgas y senos operados. La hermosa princesa salía todos los días a buscar un sapo para besar y que este con su beso se convirtiera en un príncipe -así como le había pasado a muchas de sus amigas-. Pero un día, caminando por el bosque, la princesa escuchó el galope de un caballo, era blanco, grande, y su jinete era un príncipe. Un príncipe listo para ella, pensó. La princesa le dijo que estaba perdida en el bosque y que necesitaba un beso para eliminar el malvado hechizo de una bruja. El príncipe, como todos los hombres de esa época, no iba a desaprovechar la oportunidad de besar a una princesa, y menos de salvarla de un hechizo. Se bajó del caballo, se acercó a ella, a su cuerpo, a su cara, juntaron los labios y ¡oh, sorpresa!, la princesa se convirtió en un sapo.

Cuento II Había un vez, en un hermoso reino, un príncipe triste y traumatizado. No soportaba más las orgias de Blancanieves con los siete enanitos. No soportaba que Rapunzel dejara todo el lejano lugar lleno de pelos, los encontraba en la sopa, en el vino, en la cama y en todo el aire que respiraba. No soportaba a Jasmín espiándolo en su alfombra voladora. No soportaba los ronquidos de la Bella Durmiente, la pecueca de Cenicienta y mucho menos a las hadas madrina de cada una. Así que el príncipe llenó su reino de brujas prostitutas, de cocaína colombiana, de coches blindados, y trajo en una calabaza a las Sailor Scauts.

43


Poemas por Pichulita Señor Sicario: Cuando le ordenen matarme tenga en cuenta lo siguiente: No me dispare a las piernas, su carne es dura de tanto venir caminando. No me dispare al corazón porque nunca dejaré de amar. No me dispare a la cabeza, recuerde que mis pensamientos no son solo míos. No me dispare al estomago, este es igual que el suyo. Dispáreme entonces... a la mirada.

El Circo

Déjame pernoctar a un ladito de tu corazón con mi itinerante circo de amor. Es un ladito que está abandonado desde hace mucho tiempo. Y sé que está abandonado desde hace mucho por el mal estado en que se encuentra; Hace poco pasé y eche un vistazo, vi a un viejo de barba blanca tocando la armónica entre la maleza. Durare poco, eso te lo prometo, es solo mientras te aburres de mis rutinas Le haré mantenimiento de vez en cuando: podaré el césped y regaré las flores Durare poco, eso te lo prometo, es solo mientras te aburres de mis rutinas Los payasos te gustarán, hasta que te aprendas sus chistes Pero hasta entonces podrás reírte, ser feliz y soñar…, Los malabaristas también te gustarán hasta que memorices sus monótonas rutinas…, Y el de la cuerda floja te hará despertar emociones; pero sólo hasta que descubras Que pasará tambaleando desde el lado de la inestabilidad hasta el lado del desequilibrio una, y otra, y otra vez sin que caer al infinito…, Los domadores se quedarán en casa para que las bestias sean libres…, El mago te divertirá un rato y un día te revelará todos sus arcaicos trucos Duraré poco, eso te lo prometo, es solo mientras te aburres de mis rutinas Entonces el fin llegará a tiempo para los dos: Recogeré mis desgastadas carpas mágicas, El pasto volverá a crecer y la maleza le quitará el color a las flores, Todo parecerá normal entonces, como si nadie nunca hubiera habitado ese ladito de tu corazón Pero mientras ese momento llega Ríe, grita, aplaude, sé feliz, sé tú…. 44


Cuando todo llega tarde Latidos acelerados de mi corazón palpitan sin parar ante una novedad que le ha robado tranquilidad a mi alma, miedo, tristeza, suspiros que enfrían mis manos y cristalizan mis ojos al darme cuenta que solo serán eso: suspiros y nada más.

Por: Analuna

Es increíble tener el amor que siempre soñaste y sentirte encantada con una sonrisa extraña, con una mirada que te desarma de esos argumentos moralistas que te rescatan cada vez que te sientes vulnerable a las debilidades de la carne. Duermo con el ideal de quien alejó toda tristeza de mi vida, pero sueño con la posibilidad de cómo sería si por unos instantes en vez de él estuvieras tú. Es cautivante tu forma de seducir mi razón y enamorar mis sentidos con la dulzura de una voz que emana sinceridad, una sinceridad que duele con cada frase, porque la realidad grita por si sola que simplemente hay momentos en la vida donde todo llega tarde. Hoy mi mirada se refugia en la compañía que tengo a mi lado así mis pasos quieran desviarse cada noche a darte un beso, mirarte y saber que reposas con tranquilidad refugiándote también en tu necesidad de querer estar conmigo. Maktub.

45


Por: Analuna

Q s a r b a l a P del o t n e vi

ue todo pasa, que todo enseña, que todo marca, que si tal vez es mejor cuando todo queda así no quede nada. Porque las enseñanzas siempre son buenas, pero no siempre te hacen bien... Que si el viento te susurra, que si la brisa te acaricia, que si solo son imaginarios de memorias que reviven idealismos para justificar soledades andariegas... Tal vez son palabras del viento, tal vez son palabras de la mente, o simplemente y tal vez sean sólo palabras sin dueños, ni lugares, ni momentos... Palabras que se posan sobre cualquier boca para no reposar en un infinito silencio, para dejar de ser en algún soplo LAS PALABRAS DEL VIENTO... MAKTUB.

* Analuna es el seudónimo de Ana Arroyo Jiménez

46


Leyendo mi espejo Por Hugo Enrique Romero Aunque nunca he sido vanidoso tengo un hábito que es propio de la vanidad: mirarme al espejo con frecuencia sin desaprovechar una ventana, cualquier vidrio o un recipiente con agua para acercarme al reflejo de mi imagen. Esto a pesar de la sensatez y la humildad que siempre han guiado mi vida ya que soy ajeno a los engreimientos porque considero que son desagradables. A pesar de que me gusta mirar inconteniblemente los espejos, nunca me había observado más allá de lo que muestran esas tablas de cristal con una especie de magia lumínica, pero, como dicen millones de personas, siempre hay una primera vez para ver las cosas de otra manera. Durante varias horas leí frente al espejo para que mi alma observara y tratara de comprender los movimientos, latidos y suspiros de este cuerpo en que mora, y que la somete a las vivencias imprevistas de la existencia. En aquella ocasión, mientras leía observé cómo mis cejas se levantaban como si tratasen de unirse con mi cabello dibujando en mi rostro el deseo de ser escuchado y comprendido. Mis labios se encogían como queriéndose desvanecer ante el asedio de mi ingenua mirada. La fuerza profunda que hago para vocalizar me producía temblores faciales con réplicas que se marcaban en la mitad de mi cara y acentuaban las líneas de expresión en mi semblante asustadizo. En el divertido ejercicio contemplé la rapidez de mis labios y un leve movimiento de la garganta que subía y bajaba como impulsada por un juego que le daba salida a mi voz. El fuerte impulso al respirar para mantener el ritmo de la voz ensanchaba mi nariz, no como Pinocho, la marioneta italiana creada por Carlo Collodi, sino más abultada y un poquito descuadrada, pero no me preocupa porque ese es un detalle físico irrelevante que se esfuma como las palabras al viento. Mis párpados se movían al compás de la lectura como si gozaran la esencia de los textos, pues el ritmo de la melodía entonada en mi voz les abría paso para deleitarse danzando suavemente alrededor de mis ojos, que al leer brillaban con una intensidad infinita, como si fuese la excitación al inicio de la pubertad. No es que me excite cuando leo, sino que en ese momento, mi deseo de alcanzar la sabiduría se confunde con las ardientes pasiones del amor. Cuando nos miramos detenidamente podemos reflexionar qué diferencias existen entre la imagen física y nuestra personalidad. Entonces tratamos de observarnos profundamente, como descifrando virtudes y defectos. Encontramos cosas positivas o negativas; bonitas o feas que hacen parte de nuestro ser. Lo que nos muestra el espejo es muy superficial. Luego, es más edificante mirarse reflexivamente hacia el interior.

47


48


Revista Aja historias y personajes