Issuu on Google+

UNIDAD EDUCATIVA “RIOBAMBA”

“FACTORES DE RIESGO EN EL CÁNCER MAMARIO”

Monografía previa a la obtención del título de bachiller en ciencias

AUTORA Diana Jadaly Cargua Pilco

DIRECTORA M.Sc. María Teresa Parra


Riobamba, marzo de 2014


DEDICATORIA Con mucho amor dedico este trabajo a mis padres y hermana por su inquebrantable apoyo que me supieron brindar durante este tiempo aunando esfuerzos para que este periodo de aprendizaje sea fructĂ­fero y bien asimilado por mi persona.


AGRADECIMIENTO Hago extensivo mi agradecimiento de manera especial a mis padres que me apoyaron en este tiempo, tanto moral como económicamente; igualmente a la M.Sc. María Teresa Parra por compartir su experiencia para que sea una persona útil para la sociedad.


RESUMEN EJECUTIVO

El alto grado de mortalidad de mujeres con cáncer mamario es la razón que me ha motivado a investigar los factores de riesgo que provoca que esta enfermedad aparezca, de modo que podamos prevenir que más mujeres sobrelleven este padecimiento.

La tasa de mortalidad ha subido de 7,1 en el quinquenio 1986-1990 a 9,2 en 19962000, disminuyendo muy ligeramente a 9,1 en el 2001-2005. Este aumento de la incidencia, claramente, orienta a destinar mayores recursos para el diagnóstico precoz de cáncer de seno a mujeres en edades superiores a 45 años. (Yépez 2009)

La información, la carencia y la falta de medios eficaces de difusión han sido elementos ligados con la determinación tardía del cáncer de mama. Esta falta de información puede originar ideas ambiguas, por parte de mujeres o de sus familias. En alguna medida, la falta de información se explica porque no es precisa. Por ejemplo, no existe consenso respecto de las causas y los factores de riesgo relacionados con la aparición de la enfermedad. Lo único que se sabe con seguridad es que la detección temprana es un factor clave en la posibilidad de combatir de manera triunfante la enfermedad e incrementar la sobrevida de las mujeres diagnosticadas.

Es importante también identificar los factores causantes del cáncer de mama para invertir recursos en la prevención y disminuir costos, efectos físicos y emocionales que lleva consigo el tratamiento.


INTRODUCCIÓN

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en las mujeres tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. La incidencia de cáncer de mama está aumentando en el mundo en desarrollo debido a la mayor esperanza de vida, el aumento de la urbanización y la adopción de modos de vida occidentales.

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres dentro de nuestro país, es por ello que en este trabajo hallará un estudio que busca contribuir con las tentativas de erradicar este padecimiento.

El primer capítulo hace referencia al desarrollo y anatomía de las mamas así también se muestra una definición sobre lo que es el cáncer de mama, la incidencia con la que aparece y la mortalidad.

En el capítulo número dos se describe los factores de riesgo que están relacionados con la manifestación de esta enfermedad.

El capítulo número tres está enfocado a los tipos de cáncer de mama que existen y el tratamiento que se da de acuerdo al progreso de esta enfermedad.


En el último capítulo se exponen los síntomas y la prevención que puede evitar que el cáncer de mama aparezca,

CAPÍTULO I LAS MAMAS Y EL CÁNCER 1.1 DESARROLLO DE LAS MAMAS Las mamas comienzan a desarrollarse en la pubertad, este desarrollo está estimulado por el estrógeno, que despierta el crecimiento de la glándula mamaria, además de favorecer en ella el depósito de grasas que aumentan el volumen mamario, pero solo en el embarazo se produce un crecimiento mucho mayor de la mama y el tejido glandular queda preparado y desarrollado por completo para la secreción de leche.

1.2

ANATOMÍA DE LA MAMA

Fuente: www.cancer.gov-571x422


Las glándulas mamarias son en número de dos, una derecha y una izquierda las mismas que se localizan en la fascia superficial de la pared torácica anterior. Las mamas están fijas profundamente a la fascia del músculo pectoral mayor y superficialmente a la dermis a través de los ligamentos suspensorios de Cooper.

La glándula presenta una prolongación lateral hasta el interior de la axila, esta prolongación se denomina la cola de Spencer. Las arterias mamarias interna y externa son las que proporcionan la irrigación a la glándula mamaria. La linfa desemboca en los ganglios linfáticos pectorales, axilares y supraclaviculares y en menor proporción en los ganglios de la cadena mamaria interna. Ocasionalmente se pueden observar ganglios linfáticos en el interior del parénquima mamario.

La mama contiene una cantidad de 15 a 20 lóbulos, y cada uno de ellos está compuesto de numerosos lobulillos y pequeños conductos ramificados, estos lobulillos y conductos se unen para formar conductos de mayor tamaño y de localización subaureolar. Antes de entrar al pezón cada conducto presenta una dilatación que toma el nombre de seno lactífero, pues éste es el lugar donde se acumulará la leche que está relacionado con el reflejo de succión desencadenado por la lactancia. La unidad ductolobulillar es la unidad funcional de la mama que está compuesta de un conducto terminal y su lobulillo. (González 2006)

1.3 DEFINICIÓN DE CÁNCER DE MAMA Es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolada de células que comienza en el tejido mamario y que puede crecer hacia los tejidos circundantes o propagarse a áreas distantes del cuerpo.


1.4 EPIDEMIOLOGÍA DEL CÁNCER DE MAMA 1.4.1 Incidencia El cáncer de mama es un problema de salud pública a nivel mundial, ocupa el primer lugar de incidencia en los países industrializados y el segundo en los países latinoamericanos y asiáticos luego del cáncer de cérvix, por ejemplo en EEUU se estima que una de cada ocho mujeres desarrollan cáncer de mama y en Europa, en el año 2006, se estimó una tasa de incidencia de 110 casos por 100.000 mujeres apreciándose un incremento de 2-3% anual atribuido a los cambios en los hábitos de vida, patrón reproductivo e introducción de la terapia de reemplazo hormonal.

En el 2008, se estimó que 1´152.161 casos nuevos de cáncer de mama se diagnosticaron en todo el mundo por año, lo que representó una tasa de incidencia estandarizada por edad de 37,4 por 100.000 mujeres. A nivel mundial, una publicación de la Agencia Internacional de Registro de Cáncer (IARC) basada en el set de datos del GLOBOCAN 2008 estimó que se producirían 1´384.155 casos nuevos de cáncer de mama lo que representa el 23% del total de casos nuevos de cáncer con una tasa estandarizada para la edad de 38.9.

También constituye la primera causa de muerte por cáncer en la mujer, provocando 458.503 fallecimientos femeninos anuales, es decir el 14% del total de muertes por cáncer con una tasa estandarizada para la edad de 12.4. Las tasas de incidencia y mortalidad en países desarrollados fue de 66.4 y 15.3 respectivamente y de 27.3 y 10.8 en los países en vías de desarrollo. Para Sudamérica la misma fuente estima una tasa de mortalidad estandarizada de 13.2 por 100.000 mujeres y una tasa de incidencia estandarizada de 44.3 por 100.000, con lo que se estima que anualmente fallecerían 27.060 mujeres y se producirían 88.400 casos nuevos en este continente (Ferlay 2008)


En el año 2002, la tasa estandarizada para el Ecuador fue de 23.5, constituyendo la tasa más baja entre los países latinoamericanos sin embargo la tasa de incidencia estandarizada para la edad en el 2008 fue estimada en 30.8 y la tasa de mortalidad en 10.1, a pesar de ello en nuestro país, la tasa de incidencia por cáncer de mama sigue aumentando en Quito y en su área de influencia, es así que en el año 2005 la tasa de incidencia fue de 35.8 y la tasa estandarizada de 40.8, es decir que casi se ha duplicado en los 20 años previos, pues en 1985 era de 17.4 y 25.3 respectivamente. El Registro Nacional de Tumores durante el período comprendido entre el 2006 - 2007, estimó una tasa estandarizada para la edad de 42.4 y una tasa de mortalidad de 4.5. Esta tasa ubica al cáncer de mama como el tumor más frecuente de las mujeres en el Ecuador y principalmente en Quito donde ocupa el primer lugar cuando se la compara con otras regiones del Ecuador. La provincia que presenta la tasa más baja de incidencia es Manabí con el 14 x 100.000.

La tasa de incidencia considerando la edad demuestra un aumento del riesgo a partir de los 35 – 40 años, con un incremento de la incidencia por encima de 80 por 100.000 mujeres a partir de los 45 años de edad, llegando a tasas de 140 por 100.000 en las edades comprendidas entre los 60 – 64 años. (Cueva 2009)

1.4.2 Mortalidad El cáncer de mama representa la primera causa de muerte a nivel mundial, sin embargo la mortalidad ha descendido desde los años 90 debido al diagnóstico precoz mediante exámenes de cribado y a los avances en la terapéutica. El análisis de supervivencia presenta una amplia variabilidad, el mismo que se refleja en el estudio EUROCARE, un análisis de los datos poblacionales de 25 estudios con un total de 119.139 mujeres diagnosticadas de cáncer de mama en Europa en el que se observó que la supervivencia más elevada a los 5 años corresponde a Suiza con el 78%, Finlandia 74% e Italia y Francia con el 71% y la más baja a Escocia con el 61%. Además, las mujeres con edades entre 40 y 49 años al momento


del diagnóstico tuvieron una supervivencia más elevada en todos los países a lo largo de todo el estudio. El pronóstico del cáncer de mama depende del estadio al momento del diagnóstico, así las tasas de supervivencia a los 5 años varían entre 84% en las mujeres diagnosticadas con la enfermedad en el estadio I y el 18 % en las mujeres diagnosticadas de la enfermedad en el estadio IV. En el Ecuador, la tasa de mortalidad ha incrementado de 7.1 a 9.2 desde el quinquenio 1986 – 1990 hasta los años 1996-2000, disminuyendo ligeramente a 9.1 en el período comprendido entre el 2001 -2005 (Cueva 2009) (Berrino 2005)


CAPÍTULO II FACTORES DE RIESGO El cáncer de mama no es consecuencia de un solo factor de riesgo, está relacionado con la interacción de una amplia variedad de factores epidemiológicos. Son pocos los factores de riesgo que tienen una prevalencia mayor al 10 o 15%, sin embargo algunos a pesar de ser poco prevalentes comportan un alto riesgo de padecer la enfermedad. Aproximadamente solo el 30% de los cánceres pueden ser atribuibles a factores de riesgo conocidos. Entre los factores de riesgo de mayor frecuencia involucrados en el desarrollo de cáncer de mama destacan: edad, raza, historia ginecológica, historia familiar, patrón de densidad mamográfico, anticonceptivos orales, tratamiento hormonal sustitutivo, tamaño corporal, dieta, ejercicio, alcohol, radiaciones, entre otros.

2.1 Factores genéticos y hereditarios La historia familiar de cáncer de mama es el factor de riesgo de mayor peso específico, en relación a otros factores de riesgo. Es fundamental conocer el número de familiares con antecedentes de cáncer de mama, el nivel de consanguinidad, la bilateralidad o no de la enfermedad, el estado hormonal, la edad de diagnóstico de los casos acontecidos pues cuanto más joven es la edad de diagnóstico, más probabilidad de encontrar un componente genético. El máximo riesgo se presenta en mujeres con un familiar de primer grado afecto de cáncer de mama, sobre todo si es premenopaúsica y con enfermedad bilateral donde el riesgo relativo es de hasta 9 veces.

Pero hay que tomar en cuenta que, ocho de cada nueve mujeres diagnosticadas de cáncer de mama no tienen antecedentes familiares, siendo decisivo este factor en tan solo el 5-10% del total de casos diagnosticados, y subiendo la cifra a un 30% en aquellas mujeres diagnosticadas antes de los 30 años.


Además de las mutaciones, el cáncer de mama esporádico puede presentar mecanismos epigenéticos que inactivan importantes genes reparadores de ADN como lo son BRCA-1, ATM, CHEK2 y p53. Esto conlleva a modificaciones en el ADN que altera la expresión genética, pero que no produce cambios en la secuencia de ADN con la consecuente producción de proteínas alteradas (Torres 2007)

2.2 Factores biológicos Género y raza Aunque la mujer tiene muchas más células mamarias que el hombre, la principal razón por la cual ellas desarrollan más cáncer de mama es porque sus células mamarias se encuentran constantemente expuestas a los efectos de los factores de crecimiento de los estrógenos y la progesterona.

Determinadas razas, entre ellas la judía, tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama, independientemente de otros factores. También parece observarse que en el mismo hábitat, en mujeres blancas el riesgo es 1,2 veces más alto que en mujeres negras. Sin embargo, se cree que aunque las mujeres de raza blanca tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama, presentan peor pronóstico las de raza negra (Cruz 2004)

Edad También se ha demostrado que existe una relación directa con la edad en la incidencia de cáncer de mama. La máxima frecuencia se sitúa entre los 50-60 años y su incidencia aumenta de manera gradual desde los 30 (<1/100.000) hasta los 50-60 años donde se estabiliza y vuelve a aumentar a partir de los 60 años hasta alcanzar las tasas más altas alrededor de los 70 años. (Gobierno de Chile 2010)


Factores hormonales y reproductivos La relación del cáncer de mama con los estrógenos es un hecho comprobado, de manera que hoy en día ha quedado demostrado que los estrógenos son promotores e inductores del cáncer de mama.

Menarquia y menopausia Se ha comprobado también que una menarquia temprana ante todo si esta se produce antes de los 12 años aumenta el riesgo en 1,5 veces. Así es que el riesgo de padecer cáncer de mama disminuye en un 20% por cada año de retraso de la menarquia. Siendo ésta más tardía si se practica deporte y más temprana en las sociedades occidentales que en las orientales.

Una menarquia temprana asociada a una menopausia tardía aumenta el número de ciclos ovulatorios y por lo tanto el tiempo en el que la mujer está expuesta a altos niveles de estrógenos. Siguiendo este criterio, las mujeres cuya menopausia tiene lugar a una edad inferior a 45 años poseen un 50% menos de riesgo de padecer cáncer de mama que aquellas cuya menopausia tiene lugar después de los 55 años.

Los ciclos menstruales más cortos han sido relacionados con una mayor incidencia de cáncer de mama, posiblemente porque el número de ciclos a lo largo de su vida y el tiempo que pasa en fase luteíca serán mayores (Cóppola 2005)

Paridad


La edad del primer embarazo a término es un factor de riesgo aceptado para desarrollar cáncer de mama. Los embarazos a edades tempranas y la multiparidad son protectores, mientras que un primer embarazo a término después de los 30 años se considera que aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

En primíparas mayores de 30 años el riesgo de padecer un cáncer de mama aumenta dos veces respecto a las primíparas menores de 20 años, y si es mayor de 35 años el riesgo es tres veces mayor. En nulíparas cuyo primer embarazo a término se produce alrededor de los 30 años el riesgo está aumentado hasta 1,5 veces respecto a las mujeres que tienen un hijo. Debido a que el primer embarazo se relaciona con cambios permanentes en el epitelio glandular y en las propiedades biológicas de las células mamarias. Después del embarazo las células epiteliales tienen un ciclo celular más largo y permanecen más tiempo en fase G1 en la cual actúan los mecanismos de reparación del ADN. Por tanto la susceptibilidad del tejido mamario a la carcinogénesis disminuye después del primer embarazo (Willet 2000)

Lactancia La lactancia materna es considerada un factor protector y la disminución de riesgo va paralela al tiempo de duración de la misma debido a que esta es una etapa anovulatoria en la que los niveles de estrógenos son reducidos y por lo tanto el desarrollo tumoral no está favorecido.

La ausencia de la lactancia o cortos períodos de esta es frecuente es los países con alta incidencia de cáncer de mama, de manera que en la actualidad se está promoviendo la lactancia materna como una medida de prevención para el cáncer de mama (Manrique 2011)


Hormonas exógenas Anticonceptivos hormonales Desde el año 2005 la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha clasificado a los contraceptivos orales como agentes carcinógenos clase 1.

Los resultados de estudios como el de Kahlenborn y otro más reciente, realizado en el 2009 por Rosenberg sugieren que el uso de contraceptivos hormonales orales está asociado con un aumento en el riesgo de desarrollar cáncer de mama (Marchbanks 2002)

Antecedente de patología mamaria y otros tumores Los antecedentes de una patología mamaria, representa un aumento en la probabilidad de producir un cáncer de mama, inclusive la enfermedad benigna de la mama supone un claro factor de riesgo para su desarrollo, que está en estrecha relación con las características histológicas de la enfermedad. Así, si se trata de lesiones proliferativas con o sin atipia aumenta el riesgo entre 5 y 2 veces respectivamente.

La presencia de cáncer de mama previo aumenta el riesgo de mama contralateral en 10 veces. Otros tumores como cáncer de colon, ovario o endometrio también incrementan la probabilidad de padecer cáncer de mama (American Cancer Society 2010)

2.3 Factores ambientales Se nota que existe una asociación positiva entre el consumo de alcohol y riesgo de cáncer de mama, donde el riesgo aumenta linealmente con la cantidad de alcohol consumido.


La obesidad está vinculada a una mayor cantidad de estrógenos circulantes; por lo que es considerada como un alto factor de riesgo en mujeres postmenopáusicas y también como factor que aumenta la mortalidad por esta patología. En el Women´s Health Initiative (WHI) las mujeres con un índice de masa corporal mayor o igual a 31,1 presentaron 2,5 veces mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama que aquellas con un índice de masa corporal igual o menor a 22,6. Así, en mujeres postmenopáusicas que no están en tratamiento hormonal sustitutivo la obesidad es un importante predictor de cáncer de mama, sin embargo en mujeres premenopáusicas no se encuentra esta asociación tan claramente.

Se ha comprobado que las radiaciones ionizantes juegan también su papel en la predisposición a padecer un cáncer de mama. El aumento del riesgo es particularmente marcado cuando la exposición sucede en mujeres jóvenes. Este patrón se ha observado en sobrevivientes de las bombas atómicas, en aquellas mujeres que han recibido muchos rayos X diagnósticos y en las que han recibido irradiación terapéutica.

Densidad mamaria Boyd en 1992 sugirió que las mujeres con mamas densas tienen cinco a nueve veces más riesgo de desarrollar cáncer de mama comparado con aquellas mujeres con mamas grasas, afirmando posteriormente que las mujeres que tienen más del 50% del área total de tejido mamográficamente denso tienen tres a cinco veces más riesgo de presentar cáncer de mama que las mujeres con menos del 25% de mamas mamográficamente densas y que las mujeres que tienen 75% o más de tejido denso en la mama presentan un riesgo de cáncer de mama, cuatro a seis veces más grande que el riesgo entre las mujeres con poca o ninguna cantidad de tejido denso (Aguilar 2009)


CAPÍTULO III TIPOS DE CÁNCER DE MAMA

3.1 CÁNCER DE MAMA IN SITU Según la clasificación de la Organización Mundial de la Salud dentro de los carcinomas in situ se distinguen dos tipos: el carcinoma ductal in situ y el carcinoma lobulillar in situ.

El carcinoma ductal in situ (CDIS): Es un grupo similar de lesiones caracterizadas por la proliferación de células epiteliales malignas ubicadas en la luz de los ductos mamarios, sin evidencia de invasión al tejido circundante.

En los últimos años ha aumentado la incidencia del carcinoma ductal in situ principalmente debido a las campañas de detección precoz. Presenta un comportamiento más benigno por cuanto no invade el estroma del tejido mamario, tiene un tiempo medio de evolución hacia carcinoma invasivo de 6 a 10 años. El CDIS puede tener diferentes comportamientos biológicos y diferentes características clínicas. Se puede presentar como una masa palpable, como enfermedad de Paget del pezón, como un hallazgo incidental en una biopsia o en una mamografía.

El carcinoma lobulillar in situ: No invade el estroma y no tiene capacidad invasiva, por estas razones no se considera estrictamente una lesión precancerosa, sino un indicador de propensión a padecer cáncer de mama. Se suele diagnosticar de forma incidental tras realizar biopsias por otro motivo ya que no tiene traducción radiológica. El tiempo medio de transformación invasivo es de 10 a 15 años (Rodríguez 2009)


3.2 CÁNCER DE MAMA LOCORREGIONAL Un cáncer invasivo que ha crecido más allá de la capa de células donde se originó. La mayoría de los cánceres de seno son carcinomas invasivos.

Carcinoma ductal invasivo o infiltrante: El carcinoma ductal infiltrante (CDI) es la forma más frecuente de cáncer de mama invasiva constituyendo un 80% de todos los casos y se caracteriza por ser una masa o tumoración con límites no bien delimitados. Este cáncer comienza en un conducto lácteo del seno, penetra a través de la pared del conducto y crece en el tejido adiposo del seno. En la mamografía aparece con bordes mal constituidos con trabéculas y tejido graso con áreas de necrosis y hemorragia que pueden aparecer como calcificaciones. En el examen físico, la tumoración tiene una constitución más rígida o firme que las lesiones benignas del seno. Bajo el microscopio, las células cancerosas invaden y reemplazan los tejidos circundantes normales. El grado histológico de Elston es la clasificación del carcinoma ductal infiltrante más aceptada y se basa en la evaluación de estructuras tubulares, pleomorfismo nuclear y atipias celulares. Reconociéndose tres categorías; bien (G1), moderadamente (G2) y mal diferenciados (G3). (Pérez 2008)

Carcinoma lobulillar invasivo o infiltrante: Es un carcinoma con origen en los acinos glandulares cuyas células proliferan rompiendo la membrana basal e infiltrando los tejidos adyacentes. Este tipo de cáncer representa aproximadamente el 5% de todos los cánceres malignos invasivos y tiende a ser más frecuente en mujeres entre 45 y 55 años de edad. Con frecuencia, el carcinoma lobulillar infiltrante puede encontrarse en más de una región del mismo seno o bien en ambos senos. (Pérez 2008)

Carcinoma papilar invasivo: Los carcinomas papilares invasivos de la mama son poco frecuentes y representan menos del 1-2 % de los casos de cáncer de mama invasivo. En la


mayoría de los casos, estos tipos de tumor se diagnostican en mujeres mayores postmenopáusicas. El carcinoma papilar invasivo generalmente tiene un borde bien definido y está formado por prolongaciones pequeñas en forma de dedos. Con frecuencia, es de grado 2 (grado moderado) en una escala de 1 a 3, en que el grado 1 describe células cancerosas que se ven y se comportan en forma muy similar a las células sanas normales y el grado 3 describe células muy anormales de rápido crecimiento. En la mayoría de los casos de carcinoma papilar invasivo, también está presente un carcinoma ductal in situ. (Pérez 2008)

3.3 ESTADIFICACIÓN La estadificación nos brinda información respecto al pronóstico y orienta el tratamiento. Los estudios de imagen son un complemento para evaluar el tamaño del tumor, la presencia de los ganglios y las metástasis.

3.4 TRATAMIENTO El tratamiento indicado para en cáncer de mama es integral y multidisciplinario, los manejos locorregionales son cirugía y radioterapia en cualquiera de sus tres modalidades (neoadyuvante, adyuvante y paliativa) y el tratamiento sistémico incluye la quimioterapia, la terapia endocrina y la terapia dirigida a blancos moleculares.

3.5 CIRUGÍA Se divide en cirugía conservadora y mastectomía con sus múltiples variedades. El objetivo es lograr el mejor control oncológico, para esto deben tenerse en consideración factores propios del paciente (edad, género, comorbilidades, relación mama-tumor, antecedentes de radioterapia), o factores biológicos del tumor (componente intraductal extenso >25%,


multicentricidad, tamaño tumoral), así como factores externos como por ejemplo la disponibilidad de equipos de radioterapia. Se ha demostrado en varios ensayos clínicos con seguimiento a 20 años, que la cirugía conservadora de mama combinada con radioterapia en comparación con la mastectomía, ofrecen los mismos porcentajes de supervivencia global.

Las indicaciones para mastectomía incluyen: a) contraindicación para recibir radioterapia; b) enfermedad metacéntrica y c) dificultad para obtener márgenes adecuados y resultado cosmético favorable después de un intento de cirugía conservadora.

Existen varios tipos de mastectomía, la mastectomía total extirpa la totalidad del tejido mamario incluyendo el complejo areola-pezón (CAP), en la mastectomía total preservadora de piel se realiza una incisión circundante a la areola y se remueve solo el CAP, la ventaja de esta modalidad es favorecer los resultados cosméticos de la reconstrucción inmediata, además, es posible en casos adecuadamente seleccionados.

Otro aspecto fundamental en el tratamiento quirúrgico del cáncer de mama es el manejo de los ganglios axilares, esto tiene fines pronósticos para la estadificación y terapéuticos con el fin de disminuir la recurrencia local. Por muchos años, la disección de la axila ha sido el estándar de tratamiento, sin embargo, el beneficio de este procedimiento en pacientes con ganglios clínicamente negativos es muy bajo y sus complicaciones son relativamente frecuentes.


En la actualidad la disección del ganglio centinela es el abordaje quirúrgico de elección en los casos en que la axila es clínicamente negativa. La técnica ideal para su búsqueda consiste en la técnica combinada de inyección de un colorante (azul patente) y un material radiactivo (tecnesio 99 1mCi) de forma subdérmica periareolar y en el borde del tumor, en condiciones ideales la complementación con un estudio de linfocentelleografía.

La disección ganglionar axilar en nuestros días está justificada cuando no sea identificado el GC; presencia de metástasis en el ganglio centinela y en aquellos casos en los que existen adenopatías clínica o citológicamente confirmadas con metástasis, dicho procedimiento incluye la extirpación de los ganglios de los niveles axilares I y II. El carcinoma ductal in situ puede tratarse con cirugía conservadora mientras se obtengan márgenes adecuados (>2 mm), la radioterapia adyuvante disminuye la recaída local, la mastectomía total es una opción de tratamiento en pacientes seleccionados que tengan un riesgo mayor para recaída local.

3.5.1. Reconstrucción La reconstrucción puede ser inmediata o tardía dependiendo de las condiciones o preferencias del paciente o por razones oncológicas, las opciones de reconstrucción son: con material protésico y con tejido autólogo pediculado o libre.

3.5.2. Cirugía profiláctica La cirugía profiláctica debe tener un abordaje multidisciplinario considerando que es una cirugía reductora de riesgo de cáncer de mama contralateral. Los pacientes con antecedente de radioterapia (enfermedad de Hodgkin en mediastino), susceptibilidad genética, e historia de cáncer de mama familiar son los grupo más recomendados para este tratamiento (Hospital Universitario Reina Sofia 2009)


3.6 TRATAMIENTO ADYUVANTE 3.6.1. Quimioterapia El objetivo de la quimioterapia adyuvante es eliminar la enfermedad micrometastásica antes del desarrollo de clonas resistentes, pues se ha demostrado que la recurrencia sistémica es la principal causa de muerte en estas pacientes. El beneficio de la quimioterapia es independiente del estado ganglionar, menopáusico, expresión de los receptores hormonales u otras terapias adyuvantes (Alés 2006)

3.6.2. Terapias biológicas Aproximadamente 15 a 25% de los cánceres de mama tendrá sobreexpresión del gen HER2/neu (ErbB2).

El Trastuzumab es un anticuerpo monoclonal humanizado dirigido en contra de la proteína HER2. Diversos estudios han evaluado el beneficio de trastuzumab concomitante o secuencial con quimioterapia de forma adyuvante, los resultados combinados demuestran disminución relativa del riesgo de recurrencia o muerte por cualquier causa de 38%.

3.6.3. Terapia endocrina El tumor será hormonosensible por lo que se podrán beneficiar de una de las siguientes modalidades de manejo. La decisión dependerá de las condiciones de la paciente, comorbilidades, biología tumoral y perfil de seguridad de cada tratamiento. Con cualquiera


de estas modalidades terapéuticas no está recomendada la quimioterapia concomitante, y en la actualidad se pueden combinar con terapia biológica.

3.6.4. Tamoxifén En el terreno adyuvante, la administración de tamoxifén durante cinco años ha demostrado una disminución en el riesgo a recurrencia de 40% y en riesgo de muerte de 35%, así como reducción en el desarrollo de otro cáncer de mama. Es importante considerar que el uso de tamoxifén está relacionado con eventos adversos mayores tales como cáncer endometrial en 1% y enfermedad tromboembólica en 2%.

3.6.5. Inhibidores de aromatasa Estos fármacos representan otra opción terapéutica en el tratamiento adyuvante exclusivo de mujeres posmenopáusicas, administrados de forma inicial o secuencial, han demostrado mejorar la supervivencia libre de enfermedad, no así en la supervivencia global. La duración óptima recomendada es de cinco años. El beneficio absoluto es de 3% de disminución de la recurrencia. Los mayores efectos secundarios de estos fármacos son osteoporosis y fracturas secundarias.

3.6.6. Ablación o supresión ovárica En mujeres premenopáusicas, la ablación ovárica se ha asociado con disminución en recaída y en mortalidad, la ablación o la supresión ovárica pueden conseguirse con irradiación, cirugía o

agonistas de la hormona liberadora-gonadotrofina (GnRH) o

antagonistas de la hormona liberadora de hormona luteinizante (LHRH).


Esta opción de tratamiento se recomienda para pacientes que rechazan o que tienen alguna contraindicación para la quimioterapia o para tamoxifén. Los efectos secundarios de esta opción son los propios de la ablación/supresión ovárica, es decir, síntomas menopáusicos (Instituto Nacional del Cáncer de los EEUU 2008)

3.6.7. Radioterapia El tratamiento con radioterapia está indicado en todos los pacientes que hayan sido sometidos a cirugía conservadora. El boost o sobreimpresión se considera estándar, y se administra usando electrones. La irradiación parcial de la mama es una modalidad empleada en tumores pequeños como parte integral del tratamiento conservador.

La radioterapia posmastectomía reduce el riesgo de recurrencia local en aproximadamente dos tercios; y aumenta la supervivencia global en 10%. Está indicada en los pacientes con cuatro o más ganglios positivos, y/o con márgenes quirúrgicos cercanos y/o con tumor ≥5 cm de diámetro


CAPÍTULO IV SÍNTOMAS Y PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA 4.1 SÍNTOMAS DEL CÁNCER DE MAMA

Fuente: karmal2010.blogspot.com-400x600 El cáncer de mama precoz generalmente no causa síntomas; razón por la cual los exámenes regulares de las mamas son importantes. A medida que el cáncer crece, los síntomas pueden incluir: •

Tumores mamarios o tumoraciones en las axilas que son duras, tienen bordes irregulares y generalmente no duelen.


Cambio en el tamaño, forma o textura de las mamas o el pezón. Por ejemplo, se puede presentar enrojecimiento, agujeros o fruncimiento que luce como cáscara de naranja.

Secreción de líquido proveniente del pezón, que puede ser sanguinolento, de claro a amarillento o verdoso, y lucir como pus.

Los síntomas del cáncer de mama avanzado pueden abarcar: •

Dolor óseo

Dolor o molestia en las mamas

Úlceras cutáneas

Hinchazón de un brazo (próximo a la mama con cáncer)

Pérdida de peso

4.2. PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA

Fuente: actituddemujer.com-

780x506

La prevención del cán

cer consiste en las

medidas que se toman para reducir la probabilidad de enfermar de cáncer. Con la prevención del cáncer, se reduce el número de casos nuevos en un grupo o población. Se espera que esto reduzca el número de muertes causadas por el cáncer.

Algunos factores de riesgo de cáncer se pueden evitar, pero muchos otros no. Por ejemplo, tanto fumar como ciertos genes heredados son factores de riesgo de algunos tipos de cáncer, pero solo se puede evitar fumar. El ejercicio regular y una alimentación saludable pueden ser factores de protección para algunos tipos de cáncer. Evitar los factores de riesgo y


aumentar los factores de protección pueden reducir su riesgo, pero esto no significa que no se enfermará de cáncer.

Las siguientes son las diferentes formas de prevenir el cáncer que están en estudio: •

Cambiar el estilo de vida o los hábitos de alimentación.

Evitar las cosas que se sabe que causan cáncer.

Tomar medicinas para tratar una afección precancerosa o para evitar que comience

el cáncer.


CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

1.- El cáncer de mama en su mayor porcentaje no tiene una causa definida sin embargo interactúan varios factores en algunos de ellos. Recomendación Hacer que las mujeres sanas hagan conciencia y den mayor importancia y atención a su salud, dejando de lado conceptos ambiguos, miedo, que evitan que acudan de manera oportuna a un centro médico.

2.- La información es una herramienta útil para incentivar la prevención del cáncer de mama. Recomendación Se debe concienciar a la población que la información es un método beneficioso para prevenir el cáncer de mama.

3.- Adoptar medidas de detección precoz puede reducir la incidencia del cáncer de mama. Recomendación Promocionar el autocuidado y responsabilidad de cada una de las mujeres como el instrumento fundamental de atención oportuna.


BIBLIOGRAFÍA

GONZÁLES, J. Carlos, E. Anatomia y una de sus principales Patologías. 2006.

FERLAY, J. Shin, H. Bray, F. et. al. Cáncer Incidence and Mortality Worldwide. Blobocan. 2008.

CUEVA, A. YEPEZ, M. Registro Nacional de Tumores, Epidemiología del Cáncer en Quito . Sociedad de Lucha Contra el Cáncer, 2009.

BERRINO, F. SANT, M. VERDECCHIA, A. et.al. Survival of Cáncer Patients in Europe.

Eurocare, 2005.

TORRES, L. VLADISLAVOVNA, S. Cáncer de Mama, Detección Oportuna en el Primer Nivel de Atención. Revista Médica Instituto Mexicano del Seguro Social, 2007: 157-166

CRUZ, J. Cáncer de Mama. Aula Médica, 2004.

Gobierno de Chile. Superintendencia de Salud. 2010.

CÓPPOLA, F.NANDER, J. AGUIRRE, R. Metabolismo de los Estrógenos Endógenos y Cáncer de Mama. Revista Médica Uruguaya. 2005.


WILLET, W. ROCKHILL, B. HANKINSON, S.et.al. Epidemiology and non Genetic causes of breast Cáncer. Philadelphia: Harris JR, 2000. MANRIQUE, J. Lactancia Materna. 2011.

MARCHBANKS, P. WILSON, H. Oral Contraceptives and the Risk of Breast cancer. J Med, 2002: 32.

American Cancer Society. Causas, Factores de Riesgo y Prevención del Cáncer de Seno. 2010. AGUILAR, M. SÁNCHEZ, N. PADILLA, C. et.al. Factores de Riesgo como Pronóstico de padecer Cáncer de Mama en un Estado de México. 2009.

RODRIGUEZ, C. NAVARRO, M. Carcinoma Ductal in Situ. Madrid: Arán, 2009.

PÉREZ, V. VELA, T. MORA, A. Diagnóstico Histopatológico y factores pronósticos en Cáncer Infiltrante de la glandula Mamaria. Cancerología 3, 2008: 10-17.

Hospital Universitario Reina Sofia. Protocolo de Cáncer de Mama . 2009.

Instituto Nacional del Cáncer de los EEUU. Terapias Adyuvantes y Neoadyuvantes para el áncer de Seno. 2008.


WEBGRAFĂ?A

http://globocan.iarc.fr http://www.supersalud.gob.cl http://www.rmu.org.uy/revista/2005v1/art3.pdf http://www.minsa.gob.pe http://www.cancer.org/espanol/cancer http://www,nutricionhospitalaria.com http:/www.juntadeandalucia.es http://www.cancer.gov

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000913.htm http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdeseno/guiadetallada/cancer-de-seno-causasfactores-de-riesgo https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/CancerMama/prevencion/Pagi nas/factoresderiesgo.aspx http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A1ncer_de_mama


ÍNDICE DE CONTENIDOS

Introducción

1

Marco Teórico 2 I. LAS MAMAS Y EL CÁNCER..............................................................................................................2 1.1 Desarrollo de las mamas...........................................................................................................2 1.2 Anatomía de las mamas 2 1.3 Definición de cáncer de mama……………………………………………………………………………………………..3 1.4 Epidemiología del cáncer de mama………………………………………………………………………………………4 1.4.1 Incidencia

4

1.4.2 Mortalidad 5 II. FACTORES DE RIESGO ...................................................................................................................7 2.1 Factores genéticos y hereditarios............................................................................................7 2.2 Factores biológicos

8

2.3 Factores ambientales

11

III. TIPOS DE CÁNCER DE MAMA ....................................................................................................13 3.1 Cáncer de mama in situ 13 3.2 Cáncer de mama locorregional 14 3.3 Estadificación

15

3.4 Tratamiento

15

3.5 Cirugía 15 3.5.1 Reconstrucción

17

3.5.2 Cirugía profiláctica 17 3.6 Tratamiento adyuvante 18 3.6.1 Quimioterapia

18

3.6.2 Terapias biológicas 18


3.6.3 Terapia endocrina 18 3.6.4 Tamoxifén 19 3.6.5 Inhibidores de aromatasa

19

3.6.6 Ablación o supresión ovárica 3.6.7 Radioterapia

19

20

IV. SÍNTOMAS Y PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA ................................................................21 4.1 Síntomas del cáncer de mama................................................................................................21 4.2 Prevención del cáncer de mama 22 Conclusiones y Recomendaciones

24

Bibliografía………………….……………………………………………………………………………………………………………….25 Webgrafía

27


Monografia...“FACTORES DE RIESGO EN EL CÁNCER MAMARIO”