Issuu on Google+

GORDON ALLPORT

Allport decía, los comportamientos humanos están motivados por algo bastante diferente -- funcionamiento como forma expresiva del self -- lo cual llamó funcionamiento propio proprium- La mayoría de las cosas que hacemos en la vida es…¡una cuestión de ser lo que somos! El funcionamiento propio se caracteriza por su tendencia a la actividad, su orientación al futuro y que es psicológico.


El Propium Ya que Allport puso tanto énfasis en el Self o Proprium, tenía que ser lo más preciso posible con su definición. Lo hizo desde dos direcciones, fenomenológica y funcionalmente. Primero, desde una perspectiva fenomenológica, sería el Self como algo que se experimenta, que se siente. Allport sugirió que el Self está compuesto por aquellos aspectos de la experiencia que percibimos como esenciales (algo opuesto a lo incidental o accidental), cálido (o “querido”, opuesto a emocionalmente frío) y central (como opuesto a periférico). Su definición funcional se convirtió en una teoría del desarrollo por sí misma. El Self tiene 7 funciones, las cuales tienen a surgir en ciertos momentos de la vida: 1.

Sensación del cuerpo

2.

Identidad propia

3.

Autoestima

4.

Extensión de uno mismo

5.

Auto imagen

6.

Adaptación racional

7.

Esfuerzo o lucha propia (Propriate)

La Sensación corporal se desarrolla en los primeros dos años de vida. Tenemos un cuerpo, sentimos su cercanía y su calidez. Tiene sus propios límites que nos alertan de su existencia a través del dolor y la injuria, el tacto o el movimiento. Allport hacía gala de una demostración en este aspecto del Self: imaginemos que escupimos dentro de un vaso y…¡luego nos lo bebemos! ¿Qué pasa; ¿dónde está el problema? ¡Desde luego es la misma cosa que nos tragamos todos los días! Pero, por supuesto ha salido de dentro de nuestro cuerpo y se ha vuelto algo extraño, y por tanto, ajeno a nosotros.


La Identidad Propia (del Self; de uno mismo) también se desarrolla en los primeros dos años de vida. Hay un momento en nuestra vida donde nos consideramos como entes continuos; como poseedores de un pasado, un presente y un futuro. Nos vemos como entes individuales, separados y diferenciados de los demás. ¡Fíjense que incluso hasta tenemos un nombre! ¿Serás la misma persona cuando te levantes mañana? Claro que sí. Desde luego, asumimos esta cuestión.

La Autoestima se desarrolla entre los dos y los cuatro años de edad.


También llega un momento donde nos reconocemos como seres valiosos para otros y para nosotros mismos. Esta circunstancia está íntimamente ligada al desarrollo continuo de nuestras competencias. Para Allport, ¡esto es realmente el estadio Anal!

La Extensión de uno mismo (extensión del Self) se desarrolla entre los cuatro y seis años de edad. Algunas cosas, personas y eventos a nuestro alrededor también pasan a ser centrales y cálidos; esenciales para nuestra existencia. ¡”Mío” es algo muy cercano a “Mi” (“yo” Algunas personas se definen a sí mismas en virtud de sus padres, esposas o hijos; de su clan, pandilla, comunidad, institución o nación. Otros hallan su identidad en una actividad: soy un psicólogo, un estudiante o un obrero. Algunos en un lugar: mi casa, mi ciudad. ¿Por qué cuando mi hijo hace algo malo, me siento culpable? Si alguien raya mi coche, ¿por qué siento como si me lo hubieran hecho a mí?

La Auto imagen (imagen de uno mismo) también se desarrolla


entre los cuatro y seis años. Este sería “el reflejo de mí”; aquel que los demás ven. Esta sería la impresión que proyecto en los demás, mi “tipo”, mi estima social o estatus, incluyendo mi identidad sexual. Es el principio de la conciencia; del Yo Ideal y de la “persona”.

La Adaptación racional se aprende predominantemente entre los seis y doce años. El niño empieza a desarrollar sus habilidades para lidiar con los problemas de la vida de forma racional y efectiva. Este concepto sería un análogo a la “industria” o “industriosidad” de Erickson.

El Esfuerzo o Lucha propia usualmente no empieza hasta después de los doce años. Sería la expresión de mi Self en términos de metas, ideales, planes, vocaciones, demandas, sentido de dirección o de


propósito. La culminación de la lucha propia sería, según Allport, la habilidad de decir que soy el propietario de mi vida; el dueño y operador.

Rasgos o Disposiciones Una disposición personal se define como “una estructura neuropsicológica generalizada (peculiar del individuo), con la capacidad de interpretar y manejar muchos estímulos funcionalmente equivalentes, y de iniciar y guiar formas consistentes (equivalentes) con un comportamiento adaptativo y estilístico”. Las disposiciones son concretas, fácilmente reconocibles y consistentes en nuestro comportamiento. Allport defiende que los rasgos son esencialmente únicos de cada persona. El “miedo al comunismo” de una persona no es igual al de otro. Y verdaderamente no podemos esperar creer que el conocimiento de otras personas nos van a ayudar a comprender a la primera. Por esta razón, Allport defiende con fortaleza lo que él llama métodos ideográficos (métodos que se focalizan en el estudio de un solo individuo a través de entrevistas, análisis de las cartas o diarios, y demás. Actualmente conocemos este método como cualitativo.


Aún así, Allport reconoce que dentro de cualquier cultura particular, existen rasgos comunes o disposiciones; unas que son parte de esa cultura y que cualquiera reconocería y nombraría. En nuestra cultura, diferenciamos con frecuencia a los introvertidos de los extravertidos o entre los liberales y los conservadores, y todos sabemos (burdamente) a qué nos referimos. Los rasgos centrales son la piedra angular de tu personalidad. Cuando describimos a alguien, con frecuencia usaremos palabras que se referirán a los siguientes rasgos centrales: listo, tonto, salvaje, tímido, chismoso…Gordon ha observado que la mayoría de las personas tienen entre cinco y diez de estos rasgos. También existen los llamados rasgos secundarios, aquellos que no son tan obvios o tan generales, o tan consistentes. Las preferencias, las actitudes, los rasgos situacionales, son todos secundarios. Por ejemplo, “él se pone rabioso cuando intentas hacerle cosquillas”; “aquella tiene unas preferencias sexuales muy inusuales”; o “a este no se le puede llevar a restaurantes”. Pero además están también los rasgos cardinales. Estos son aquellos rasgos que tienen algunas personas que prácticamente definen sus vidas. Aquel que, por ejemplo, pasa toda su vida buscando fama o fortuna, o sexo, es una de esas.

RAYMOND CATTELL


La teoría de la personalidad de Raymond Cattell está fundada en la técnica estadística del análisis factorial y sirve de puente de unión entre las teorías clínicas y las experimentales.

El elemento estructural básico en su teoría, es el rasgo. Algunos rasgos pueden ser comunes a todos los individuos, y otros pueden ser exclusivos de un individuo. Ciertos rasgos pueden estar determinados por la herencia otros por el ambiente. Algunos rasgos están relacionados con motivos, que son los rasgos dinámicos, y otros guardan relación con la capacidad y el temperamento. Podemos establecer una distinción entre: - Los rasgos superficiales: son expresivos de conductas, que


superficialmente pueden aparecer unidas, pero que de hecho no covarían conjuntamente, ni tienen una raíz, causal comùn. Estos rasgos pueden ser descubiertos a través de métodos subjetivos. - Los rasgos fuente o rasgos profundos: son expresivos de una relación de conductas que covarían conjuntamente, de modo que forman una dimensión de personalidad unitaria e independiente. Para descubrir estos rasgos se ha de acudir a los procedimientos estadísticos del análisis factorial. Segùn Cattell hay tres fuentes de datos para descubrir estos rasgos profundos: los datos procedentes de la vida, los datos del cuestionario y los datos de los tests objetivos.

Cattell distingue entre ergios y sentimientos: - Ergios: son factores que reflejan las fuerzas de los impulsos biológicos innatos. - Sentimientos: son factores que reflejan pautas de conducta determinadas por el ambiente .

Un ergio es una tendencia innata a reaccionar de una forma específica ante ciertos objetivos. La expresión externa puede haber sido afectada


por el proceso de socialización, pero existe un marcado carácter innato, teniendo en cuenta que estos ergios van asociados a cualidades emocionales y objetivos biológicos que permanecen constantes en diversas culturas. Ejemplos de ergios son: apareamiento (sexo), seguridad-miedo, autoafirmación, gregarismo, protección parental, exploración (curiosidad), sensualidad, atracción y constructividad.

Los sentimientos tienen su fuente en instituciones sociales como la familia o la escuela. Representan pautas de actitudes no innatas sino


adquiridas. Por ejemplo: el sentimiento religioso, el sentimiento profesional, y el sentimiento del sí mismo.

Una misma conducta puede ser expresión de diversas actitudes, las cuales, pueden relacionarse con sentimientos y ergios muy diversos. Es decir, una sola conducta puede dar satisfacción a impulsos muy diversos. Segùn Cattell, los rasgos están determinados por la influencia de la herencia y del ambiente. La conducta del individuo ante una situación dependerá de los rasgos de su personalidad pertinentes a dicha situación, y de otras variables transitorias que pueden intervenir en esta situación. Un ejemplo de estas variables transitorias es el estado; si alguien está angustiado en determinado momento, su conducta se verá influida por el estado de ansiedad experimentado en ese momento. Gordon Allport consideró que los rasgos constituían el medio más ùtil para describir la personalidad de un individuo. El rasgo es una predisposición a responder de una forma particular.

ERIK ERIKSON


Nació cerca de Fránfort, estudió en Viena y emigró a Boston. Transformó las fases del desarrollo propuestas por Freud. Afirmó que el desarrollo no se detiene hacia la década de los 20 años, sino que dura desde la infancia hasta la vejez. En cada etapa de la vida hace frente a una tarea, y como resultado obtiene un logro o un fracaso. A diferencia de Freud, defendió que las tareas de la vida se desarrollan en un marco social y son favorecidas o dificultadas por éste. Para Erikson, el "yo" es la parte de la mente que da coherencia a las experiencias conscientes e incoscientes. Es una capacidad organizada que surge del contexto genético, sociocultural e histórico de cada individuo. El desarrollo del yo se origina en ocho etapas que no ocurren dentro de un marco conológico estricto. Erikson divide el ciclo vital en ocho etapas: cinco para cubrir los primeros 20 años de vida, aproximadamente y tres más para abarcar el resto de la vida.


Cada etapa presenta al individuo con una tarea principal para que la cumpla, si es encontrada y vivida exitosamente agrega algo al ego. Estos logros son llamados fuerzas del ego. Un logro alcanzado en la etapa apropiada puede preparar al niño en crecimiento para encargarse de las tareas de la siguiente etapa. Los mismos problemas se repiten a través de toda la vida; se distingue entre una fase inmadura, la fase crítica y la fase de resolución de los problemas universales. Por crisis, Erikson se refiere a un punto de viraje o perspectiva de cambio en la vida del individuo, cuando un nuevo problema debe ser enfrentado y dominado. La resolución de los conflictos y problemas asociados con cada periodo de la vida ayuda a hacer posible el desarrollo normal. El fracaso hace que se guarden los problemas y necesariamente impide los intentos de solucionar los nuevos problemas de las etapas posteriores.


• Primera etapa, infancia: confianza contra desconfianza (esperanza) • Segunda etapa, primera infancia: autonomía contra vergüenza y duda (voluntad) • Tercera etapa, edad de juegos: iniciativa contra culpa (determinación) • Cuarta etapa, edad escolar: laboriosidad contra inferioridad (competencia) • Quinta etapa, adolescencia: identidad contra confusión de papeles (fidelidad) • Sexta etapa, estado adulto: intimidad contra aislamiento (amor) • Séptima etapa, estado adulto medio: generatividad contra estancamiento (cuidado) • Octava etapa, estado adulto tardío: integridad del ego contra desesperación (sabiduría)


ETAPAS

EDADES

FORMAS ADAPTADAS O INADAPTADAS DE MANEJAR LA CRISIS

FORTALEZA BÁSICA

Oral sensoria

Nacimientoaño

Confianza frente a desconfianza (se desarrolla a través de la lactancia el sentido de confianza básica en el otro. El cuidado de los padres es fundamental para que el niño vaya reconociendo el mundo por medio de sus sentidos de una manera tranquila)

Esperanza

DESARROLLO INADECU ADO

Desarrollo sensorial inadecuado

Alejamiento

Muscular anal

1-3

Autonomía frente a duda y vergüenza (se desarrolla a través de la capacidad de control muscular que adquieren los niños y de la superación de la vulnerabilidad del bebé. La búsqueda de independencia debe ser apoyada por los padres)

Voluntad

Obstinación insolente

Locomotora genital

3-5

Iniciativa frente a culpa (se desarrolla a través de la curiosidad sobre todo sobre en cuanto a la sexualidad. Se forma la idea de lo que se quisiera ser)

Propósito

Crueldad

Laboriosidad frente a inferioridad (se desarrolla a través del aprender a ser reconocido por producir cosas especialmente las tareas del colegio)

Competencia

Latencia

6-11

Inhibición

Virtuosismo estrecho

Inercia

Adolescencia (morator ia psicosoci al)

12-18

Adultez tempran a

Adultez

Madurez senectud

Cohesión de identidad frente a confusión de roles (se desarrolla a través del cambio de roles de niño a adulto. La tarea es resolver la pregunta ¿Quién soy yo? Y así desarrollar la identidad personal. )

Fidelidad

18-35

Intimidad frente a aislamiento (se desarrolla a través de la construcción de relaciones interpersonales con un grado de intimidad puede ser amistad o relaciones de pareja)

Amor

Promiscuidad

35-55

Generatividad frente a estancamiento (se desarrolla a través de la búsqueda de crecimiento de sí y de los demás. El adulto lucha por mantenerse productivo en su trabajo y por guiar a la siguiente generación.)

Afecto

Sobreextensión

Integridad del yo frente a desesperación (se desarrolla a través de aceptación y satisfacción sobre el pasado)

Sabiduría

55 en adela nte

Fanatismo

Repudio

Rechazo

Presuntuosidad

Desdén



Bitacora2