Page 1

EL EXTRAÑO SUCESO DEL PUEBLO PERDIDO Cuenta la historia que en un pueblo muy lejano a este lugar y a estos tiempos, sucedió algo  inexplicable a la razón humana.

Mientras la vida en el pueblo seguía su ritmo normal, más allá, bajo la protección de los árboles  del bosque cercano, un extraño personaje estaba tramando un plan que iba a cambiar la vida  de todos los habitantes del pueblo. Este extraño personaje del bosque era un ser  mágico y tenía la cualidad de poder guardar en  su interior todos aquellos buenos deseos que  los habitantes del pueblo iban olvidando o  dejando pasar por la rutina y que por diferentes  motivos no llegaban a realizar. Algunos lugareños aseguraban haberlo visto  merodear el pueblo en alguna ocasión. Otros,  sin embargo, habían tenido la terrible  experiencia de habérselo encontrado cara a  cara en la espesura del bosque, como si de un  espectro se tratara. La sensación de  desasosiego inundaba a los habitantes del  pueblo, sobre todo en los atardeceres y los  crepúsculos, que era cuando se habían  producido los avistamientos. Las familias  procuraban que sus hijos no estuvieran en la  calle a ciertas horas, ante el temor de que el  extraño tuviese malsanas intenciones. 

1


Los arrieros buscaban  cobijo en las aldeas más  próximas, y los  ganaderos guardaban sus  rebaños antes de que se  fuese la luz del sol. No era solamente la  sensación común de  inquietud lo que estas  pobres gentes iban  constatando. Día a día,  como si de una pequeña  epidemia se tratara, sus  caras reflejaban una  tristeza que nadie antes  conociera. Parecía ser el resultado de una terrible pérdida, como si ya nada de lo que antes  soñaran o desearan les hiciera la más mínima ilusión. Efectivamente, sentían sus  fuerzas muy  mermadas para seguir con esa rutinaria vida ,puesto que sus sueños secretos y todo aquello  que le motivara una esperanza de bienestar les  había sido arrebatado. Poco a poco, ese precioso pueblo se iba  tornando grisáceo y feo, tan sombrío como las  caras de los niños que ya apenas reían . Nadie se preguntaba siquiera la razón de tan  tremendo desastre hasta que, de pronto un día,  los vecinos del pueblo decidieron reunirse en  asamblea para poner remedio a la angustiosa  situación. Después de varias horas de conjeturas  decidieron salir a buscar a aquel enigmático  personaje, al que varios vecinos se habían  encontrado en diferentes lugares del pueblo y  del bosque en extrañas circunstancias,  creyéndolo responsable de su tragedia. Tras varios días de batida recorriendo cada  palmo del terreno no lo encontraron por ningún  lugar, por lo que dispusieron reunir a los  zagales y a las zagalas del lugar en la plaza del pueblo. La angustia y el desasosiego de los  mayores había alcanzado también a los más pequeños, que ya no tenían ganas de jugar como  antes, al toro, al escondite o al pilla­pilla. 

2


Niños y niñas no sabían explicar qué les pasaba, se sentían desconcertados y aburridos y  lógicamente daban mucho la lata en el colegio y en casa. Pues bien, los adultos explicaron la  situación a los pequeños y éstos, decidieron celebrar una asamblea en la Biblioteca Pública. La reunión se celebró por la mañanita temprano y prohibieron la asistencia a los adultos del  lugar. Después de muchas  discusiones y deliberaciones, ya  cerca del mediodía, decidieron lo  siguiente: Celebrar una gran fiesta todos  juntos en el bosque a la que  nadie pudiera resistirse y así  poder conocer a ese personaje.  Decidieron invitar a todas las  hadas, duendes y toda clase de  personajes mágicos que  quisieran asistir.  Tanta ilusión pusieron en la  organización de la fiesta que  poco a poco lograron tener esperanzas de que todo pudiera cambiar. Asi lograron que acudiera  a la fiesta... Cuando desperté del sueño me acordé de las palabras y consejos de un buen amigo mio  aficionado a las setas, y por cierto gran conocedor de ellas, que en una ocasión me dijo: si  algún día vas solo a coger setas recuerda, NUNCA COJAS LAS DE COLOR VIOLETA QUE  PRODUCEN SUEÑOS PSICOTRÓPICOS  y entonces vino a mi mente cierta vez que al  cocinar unas setas con jamón y acompañarlas de un buen vino tinto de la sierra de Cádiz, 

3


estuve hablando con un duende verde que estaba posado en mi hombro, pero en esta ocasión  culpé a tan generoso caldo de aquella élfica visión sin recabar en los consejos de mi amigo  micólogo.Y colorín colorado esta paranoia de cuento ha acabado. Ya solo falta agregar la  moraleja: “CUANDO AL  BOSQUE HAYAS  DE IR, LAS SETAS NO  HAS DE  CONFUNDIR”

4

EL EXTRAÑO CASO DEL PUEBLO PERDIDO  

Cuento cooperativo