Issuu on Google+

El Mundo de la FantasĂ­a y otros cuentos

Por Astrid


El Mundo de la fantasía según Astrid  ¿Qué hay en ese mundo? En el mundo de la Fantasía hay árboles, montañas, playas, casas, caminitos de piedra que llevan hasta una plaza con pasto y juegos para nenes  ¿Quiénes viven ahí? ¿Cómo son? Allí viven los duendes que son medianos y tienen familias, las hadas que son de colores, tienen alas con formas de corazón y son como personas chiquitas, las mariposas que son multicolor y viven en el bosque, los pajaritos que viven en las ramas de los árboles y las hormigas que buscan comida en el verano para no salir en invierno.  ¿Cómo son sus casas? ¿Qué comen? Los duendes tienen casa multicolor, comen manzanas y milanesas con papas fritas. Las hadas tienen casas brillantes y comen semillas de miel. Las mariposas tienen casa multicolor de lentejuelas y comen miel.  ¿Tienen enemigos? No


 ¿Qué pueden hacer? Pueden jugar, visitar museos de gente importante. Los duendes en verano pueden quedarse o irse de vacaciones gratis porque no tienen plata y pueden irse a Disney. También, pueden ir a la playa a hacer castillos de arena, nadar y jugar en los juegos.  ¿Qué les gusta hacer? A los duendes les gusta ir a la pileta, a las hadas les gusta irse de vacaciones y a las mariposas tener novio.  ¿Hay animales especiales? ¿Cómo son? Sí, hay cachorritos y perritos. También hay cachorritos de gatitos y pajaritos bebes.


La historia de la mariposa Lourdes Por Astrid La mariposa nació el 9 de agosto que es el día que su papá y su mamá le festejan el cumpleaños. De grande, se dio cuenta de que en realidad era una princesa y que sus papás eran reyes. En ese momento, sus papás le dijeron que su nombre era Lourdes.

Un día, la mariposa decidió ir a jugar a la plaza y allí conoció a Rocío y a Milagros y les preguntó si podía jugar con ellas. Como le dijeron que sí se pusieron a jugar y se hicieron amigas.

La historia de la duenda Por Astrid La duenda nació el 7 de Julio. Tenía un hermano con el que se llevaba muy bien, igual que con su mamá y su papá. Ella iba a la escuela de historias pero su hermano no,


porque él iba a la escuela de baile. En la escuela de la duenda inventaban historias de los dibujos animados cambiando cosas. En la escuela de su hermano bailaban ballet.

Un día se subieron los dos juntos al escenario del bar del que su papá era el dueño. Así, mientras ella contaba historias, su hermano las bailaba. Cuando terminó, los clientes los aplaudieron y la duenda, Rocío y su hermano, Tomás, se hicieron muy famosos.

La historia del hada Por Astrid El hada Milagros vivía en una casita de cuatro ventanas que estaba en una rama muy angosta de un árbol. Ese árbol solo tenía una rama y por eso ella no tenía amigos viviendo en otras ramas.


Milagros iba todos los días a la plaza y juegaba con el balde y la pala. Un día, la duenda Rocío y su hermano fueron a la plaza a jugar. Allí conocieron al hada Milagros y se hicieron amigos.


El Viaje al lugar Negro Por Astrid El hada Milagros, la mariposa Lourdes y la duenda Rocía habían decidido viajar en el auto de la duenda a un pueblo llamado el Lugar Negro. La idea de ir hasta allí se les había ocurrido porque una vez, la bruja, disfrazada de una mujer común y corriente, les había dicho que ése era un lugar horrendo. La bruja encantada le contaba eso a todo el mundo para que nunca nadie fuera allí y poder vivir tranquila. Pero esa vez, le había salido mal. La historia de un lugar tan horrendo, en vez de ahuyentarlas, les había dado mucha curiosidad y habían querido ver si realmente era un lugar tan horrendo. La bruja encantada seguía a la duenda, al hada y a la mariposa porque desde su llegada al pueblo las cosas habían cambiado. El lugar había dejado de ser un lugar horrendo y eso la había enojado mucho porque a ella no le gusta la felicidad. La bruja encantada hacía pociones para hacerse linda, pero no le funcionaban porque le faltaba magia y se le ocurrió que si las seguía y les sacaba el corazón iba a poder ser la reina de Buenos Aires y hacer que todo fuera gris y negro como a ella le gustaba. La bruja tenía un pájaro negro al que mandaba para que las espiara. Su mascota siempre le contaba que la duenda, el hada y la mariposa hablaban mal de ella y que no sabían que ella vivía en ese castillo, que creían que estaba abandonado.


Entonces la bruja ideó un plan para atraparlas. Iba a enfrentarlas disfrazada de fea, como se vestía antes de que ellas llegaran. Entonces, esperó hasta la mañana, salió de su casa, que estaba llena de cosas feas y viejas, y un rayó rojo cayó del cielo. La bruja se transformó en una sombra negra. Se paró delante de ellas y les dijo: ―Váyanse de acá. Muy asustadas, las tres se fueron a la casa de los abuelos del hada que vivían junto a la casa de la bruja. Cuando la bruja empezó a escuchar voces de nenas al otro lado, salió de su casa y les tocó el timbre. Como se dieron cuenta de que era la bruja, volvieron a salir corriendo pero esta vez a su verdadera casa. Finalmente, la bruja volvió a hacer que todo fuera feo y gris como antes. Bueno, casi como era antes, porque cada noche, después de la media noche todo se ponía de colores. Fin


El encuentro del hada María y la duenda Rocío Por Allegra y Astrid Luego de un evento inesperado, el mundo de las hadas y el mundo de fantasía se cruzaron y dos de sus habitantes terminaron encontrándose. María, el hada, y Rocío, la duenda, se encontraron en Disney. Allí como Rocío ya había visto hadas antes reconoció a María y le preguntó si quería jugar con ella. Muy contenta, María le respondió que sí. Entonces, decidieron ir a la casa de Mickey y Mini donde jugaron a la casita robada. Cuando terminaron, Rocío, que ya conocía el lugar, la llevó a conocer al rey de Disney. Como él era muy bueno y alegre, a María le cayó muy bien. Viendo que se habían llevado tan bien, Rocío, que en verdad era la hija del rey de Disney, decidió invitar a María a vivir con ellos. María, muy contenta, le dijo que sí. Fin


Estefanía y Kiara en busca de la piedra del equilibrio Por Ingrid y Astrid La elfa Estefanía y la maga Kiara fueron asignadas la misión de atravesar el bosque para recuperar la piedra del equilibrio climático que ha sido robada por el pueblo vecino. A poco andar se encontraron con un terrible e inmenso dragón de fuego durmiendo a pocos metros. Al principio no lo podían creer. Entonces, decidieron caminar en puntitas de pie haciendo el menor ruido posible para no despertarlo. Una vez pasado ese peligro escucharon voces a lo lejos. Se trataba de cuatro elfos que se acercaban por el camino. Por suerte, Estefanía hablaba un perfecto élfico y fue capaz de hacerles entender que ellas no eran sus enemigas. Así, les pidió que “por favor” no las atacaran. Los elfos al escucharla decidieron no atacarlas y seguir su camino en paz. Pocos metros más adelante, se toparon con una inmensa piedra que les bloqueaba el camino. Al principio como no sabían qué hacer pensaron en volver atrás para hacer otro recorrido pero, finalmente, decidieron que lo mejor que era tomar carrera y saltarla. Todo hubiera salido muy bien, ¡pero no! Estefanía al saltar cayó sobre una ¡planta venenosa! Para poder ayudarla Kiara usó su magia y, por suerte, logró curarla. Después de que Estefanía ya se recobrara, las amigas se encontraron con Campanita, una joven hada que había


extraviado su camino. Para ayudarla y Kiara volvió a usar su magia para hacer que recuerde cuál era su camino. Mientras, le indicaba el recorrido con sus poderes, Kiara vió entre los árboles un bolso sin dueño. Se acercó a abrirlo y allí adentro descubrió que había un manual para aprender a volar dragones. Ya que ella no sabía cómo volar dragones pero Estefanía sí, se lo quedó para poder aprender. Ya caída la noche, Estefanía se encuentra un… ¡mapa con atajos! Eso les permitió avanzar más rápido. Pero en su apuro, Estefanía se llevó puesta una flor venenosa que la confunde y hace que intente atacar a Kiara. Ella para curarla volvió a recurrir a sus poderes y logró sacarle el polen que la tenía tan mareada. Ya sin mucho para andar Kiara y Estefanía llegaron al pueblo vecino. Allí recobraron la piedra del equilibrio. Como ambas sabían andar a dragón y querían regresar lo más rápido posible cada una se subió a un dragón que les prestaron en aquel pueblo y volvieron volando a su hogar. Fin


Club de Cuentos es una aventura de

Siempre de viaje Literatura en p r o g r e s o


Sobre la autora

Yo me llamo Astrid. A mĂ­ me gusta mucho la mĂşsica y en la escuela, hacer gimnasia y arte. Me gusta mucho leer historias de Gaturro.


El Mundo de la Fantasía