Page 1


2


ACLARACIÓN LEGAL Los nombres, lugares, incidentes y compañías mencionadas en el libro son ficticios. Cualquier semejanza con personas reales, vivas o fallecidas, eventos reales, con cualquier empresa existente, es mera coincidencia, ya que ninguna de las personas en este libro son reales. La autora ofrece su propia perspectiva personal sobre el tema de la violencia en general y los trastornos de la personalidad del grupo B y cómo se relaciona en la dinámica de las parejas. Los conceptos y características expuestos provienen de la profunda investigación realizada por ella. Las definiciones y los hechos provenientes de estudios que se expresan, se refieren a otros expertos en la materia cuyos nombres se mencionan a lo largo del libro. Este libro no tiene la intención de ofrecer asesoramiento legal o psicológico ni debe ser utilizado con ese propósito. La autora no es responsable por las decisiones personales basadas en el temática contenida en el libro. Se aconseja buscar asistencia con profesionales idóneos en la materia que corresponda. Este libro cumple con las normativas del "fair use", se ha escrito sin fines de lucro y la finalidad del mismo es realizar un ensayo investigativo tramado en formato de novela. Los trastornos de la personalidad afectan tanto a hombres como a mujeres. A lo largo de este libro, la autora hace referencia a historias basadas en el sufrimiento de algunas mujeres, sin embargo, se aclara que no se trata de un tema de género. Por favor reemplaza los términos "el" o "ella" según sea tu situación particular. Se declara que todo el material que se comparte en este ensayo-novela científica, que sea de autoría exclusiva de la autora, es decir aquel que no esté especificado como cita textual, reportaje, transcripción o traducción de otros autores, es y será de DOMINIO PUBLICO por lo que cualquier persona puede hacer uso del mismo total y/o parcialmente para reproducirlo en cualquier medio si, y solo sí, reconoce SU CONDICIÒN DE MATERIAL INTELECTUAL QUE PERTENECE A LA SOCIEDAD EN SU CONJUNTO. Nadie podrá reservar derecho alguno sobre el material original de este ensayo ya que la autora, Matilda, lo ha establecido como de DOMINIO PUBLICO.


A mis hijos que son mi mayor alegría y fuerza motriz en la vida. Me siento extremadamente afortunada con su existencia y agradecida cada día. A mi madre, que fue convirtiéndose en un pilar emocional de mi vida. A mi amiga del alma, que me escuchó, se rió y lloró a mi lado a lo largo de este camino. A mis terapeutas, por ayudarme a sanar. A todas esas mujeres que luchan, no callan y se convierten en ejemplos. A Matilda, que empezó su nuevo viaje.

5


6


INDICE PREFACIO ...................................................................................................... 8 CAPITULO 1 ................................................................................................. 13 Los trastornos de la personalidad ............................................................... 18 El Manual de Diagnóstico ........................................................................... 18 Grupo B .......................................................................................................... 19 Quienes están en el grupo B ........................................................................ 22 La personalidad Antisocial ............................................................ 22 La personalidad Limítrofe ............................................................. 23 La personalidad Narcisista ............................................................ 23 La personalidad Histriónica .......................................................... 23 Las relaciones entre los trastornos de la personalidad ........................................................................................................................... 24 Mas de un tipo ................................................................................. 24 Subtipos? .......................................................................................... 26 Se diagnostican estos trastornos? ............................................... 36 Estos trastornos: Son una enfermedad? ....................................... 39 Importa el diagnóstico? ................................................................................ 43 Equilibrar . Lo importante en este estadío ................................................. 46 Aclaraciones terminológicas ........................................................................ 49 CAPITULO 2 La síncopa de esta danza ............................................................................. 53 Primera Etapa: Idealización .........................................................................56 El bombardeo de amor ................................................................................ 56 El Pedestal ....................................................................................... 59 Rapidez ............................................................................................ 60 Mostrará interés por saber todo de la víctima ........................... 62 Comparan con su ex, amigos y familiares .................................. 63 Se mostrara muy colaborador - Omnipresencia ........................ 64 La verdad en todo esto ................................................................................ 65 El verdadero amor ........................................................................................ 68 CAPITULO 3 La máscara transparente .............................................................................. 72 Devaluación ................................................................................................... 72 Los comportamientos esperables en esta etapa ....................................... 74


Desvalorización ............................................................................... 74 Carecen de empatía ........................................................................ 77 Son envidiosos ................................................................................. 81 Triangulan ........................................................................................ 83 Mentiras Patológicas y excusas ..................................................... 87 Gashligting ....................................................................................... 91 Proyección ........................................................................................ 95 Niegan su responsabilidad ............................................................ 97 Son dramáticos ................................................................................ 99 Manipulaciones ............................................................................. 102 Incoherencias y dobles mensajes ................................................ 103 Falta de principios y valores ........................................................ 106 Las eternas víctimas ...................................................................... 108 Son absorbentes ............................................................................. 110 Probarán los límites ...................................................................... 112 Castigan con el silencio ................................................................ 115 Apodos ofensivos .......................................................................... 117 Condicionamiento destructivo .................................................... 118 Agresiones solapadas ................................................................... 120 Control ............................................................................................ 121 Hoovering ...................................................................................... 123 Otras características .................................................................................... 124 No tienen amigos .......................................................................... 124 No toleran estar solos ................................................................... 125 Vidas vacías ................................................................................... 125 Una mas para completar .............................................................. 126 El laberinto ................................................................................................... 126 CAPITULO 4 El dialogo ..................................................................................................... 129 Cambian el foco ............................................................................ 130 Se auto justifican y culpan a los demás ..................................... 131 Deliberadamente interpretan mal lo que se les dice ................ 132 Generalizaciones vagas ................................................................ 132 El dialogo que frustra y la relación ........................................................... 133 Como comunicarse ...................................................................................... 136 CAPITULO 5

8


Relaciones con otros problemas aparejados ............................................ 140 La sexualidad ................................................................................. 146 Los somáticos y los cerebrales ...................................... 149 La manipulación sexual ................................................. 150 El lado oscuro .............................................................................................. 154 Las mujeres en la mente del perverso ........................................ 155 El papel de la pornografía .......................................................................... 157 Conquistas sexuales .................................................................................... 158 La prostitución ............................................................................................. 159 La identidad de género .............................................................................. 161 La hipersexualidad ...................................................................................... 163 Disfunciones sexuales ................................................................................. 165 La víctima que ha vivido esto .................................................................... 168 CAPITULO 6 El descarte .................................................................................................... 170 Como funciona el descarte .......................................................... 170 Porque descartan ........................................................................... 171 Características en la etapa del descarte .................................................... 173 Campañas difamatorias .............................................................. 173 Hoovering ...................................................................................... 176 Acoso y hostigamiento ................................................................. 177 La triangulación con la nueva pareja ......................................... 178 Una aproximación a la sanación ............................................................... 182 CAPITULO 7 Entre la codependencia y rasgos admirables .......................................... 185 Complementarias y codependientes .......................................... 185 Origen del término ........................................................................ 187 El peligro de considerar la codependencia ............................... 190 La etiqueta también culpa a la víctima ...................................... 191 Las codependientes ....................................................................... 195 Los rasgos de las víctimas .......................................................................... 196 CAPITULO 8 Que le sucede a la víctima .......................................................................... 202 La imposibilidad de entender y explicar ................................... 202 La reacción bioquímica del cuerpo ............................................. 204

9


Los efectos del trauma .................................................................. 207 La disonancia cognitiva ............................................................... 208 Alteraciones emocionales ............................................................ 210 Sociales ............................................................................. 210 Familiares ......................................................................... 211 Financieras ....................................................................... 211 En el estilo de vida .......................................................... 212 En la intimidad .................................................................212 Unión por trauma. Sindrome de Estocolmo doméstico .........................213 Estrés post traumatico ................................................................................ 216 Sindrome de la víctima narcisista ............................................................. 217 Las alertas que no se advirtieron .............................................................. 219 Un llamado a la reflexión general ............................................................. 224 CAPITULO 9 El viaje hacia una vida mas sana .............................................................. 230 Decidir .......................................................................................................... 230 Cambiando los pronombres ...................................................................... 232 Conocer, aprender y aceptar ..................................................................... 233 Volver a confiar en el instinto ................................................................... 238 Concéntrate en tu persona ......................................................................... 239 Rodéate de gente amorosa ......................................................................... 244 Busca hacer terapia psicológica ................................................................. 245 Respeta tus propios tiempos ...................................................................... 245 Practica la espiritualidad ............................................................................ 245 Ayuda a otros ............................................................................................... 245 Que puede suceder en este proceso .......................................................... 246 Autoaislamiento ............................................................................ 246 Confusión ....................................................................................... 247 Dificultad para confiar ................................................................. 247 Enojo ............................................................................................... 248 Llanto desconsolado ..................................................................... 248 La sanación y el amor propio .................................................................... 248 CAPITULO 10 El ultimo mayor esfuerzo ........................................................................... 250 Contacto cero: que es .................................................................................. 251 Efectos positivos .......................................................................................... 252

10


Preparando el camino ................................................................................. 253 Cuestiones que pueden presentarse ......................................................... 255 Lo verdaderamente importante ................................................................ 256 Cuando hay niĂąos involucrados ............................................................... 258 Luego de la separaciĂłn; los hijos ............................................................... 263 Las lecciones de la vida .............................................................................. 268 CAPITULO 11 Una carta especial a Matilda ...................................................................... 270 REFERENCIAS ........................................................................................... 282

11


PREFACIO La historia de Matilda, es la historia de miles de personas que viven en una especie de "submundo", eligiendo esconderlo del resto del entorno. A lo largo de las próximas líneas describe su historia personal y de otras personas que han tenido que sobrepasar muchas situaciones de crisis en su vida. Es una mujer que siempre ha intentado buscar la verdad y la justicia, porque está convencida que deberían ir enteramente de la mano: es a través de la verdad, que luego la justicia actúa. Pero no sólo la justicia de los tribunales, sino la justicia interior cuando se intenta equilibrar la balanza de interior cuando uno intenta estar en contacto real con los sucesos de la vida y es la "verdad" lo que genera el poder suficiente para que ese equilibrio funcione. No obstante, esa verdad está muchas veces subyugada a preconceptos, al desconocimiento y a una realidad distorsionada debido a una visión subjetiva. Hay cuestiones de violencia doméstica que generalmente sobrepasan las creencias populares. Se entremezclan personalidades nefastas que van caminando como si nada por la calle, camuflándose con otras personalidades bondadosas. Claramente su finalidad al escribir esta novela es altruista, al desear que la sociedad tome conciencia de las implicancias respecto de las dinámicas en estas relaciones dañinas para poder identificarlas y actuar en consecuencia. Los juzgados, los abogados, los asistentes sociales, los profesionales de la salud en su rol de investigadores y todos deberían estar más involucrados. Matilda se sumerge en varios aspectos que hacen que se cuestione muchos aspectos de la cotidianeidad, entre ellas la de su misma profesión, para la defensa de las víctimas de una forma distinta, profundamente, con compasión. Advirtió que en asuntos jurídicos de familia, hay cuestiones donde no hay un verdadero entendimiento de ciertas


temáticas, y al querer ayudar no sabía cómo hacerlo, por desconocer los aspectos intrincados que se esconden en el fondo de muchas relaciones. Matilda, hizo propio el sufrimiento de otras mujeres, que se sienten en ocasiones acompañadas, pero también incomprendidas. Frente a sus ojos, se encontraba con mujeres que muchas veces ni ellas lograban entender lo que les estaba sucediendo. Esas mujeres sentían que se estaban volviendo locas. Se encontró con muchísimas mujeres a las que les sucedía lo mismo, con patrones repetidos. Se nutrió dolorosamente experiencias compartidas. Se propuso entender, para poder llegar a la verdad de lo que buscaba. Es la ésta, el elemento que luego le permitiría a ella y a sus amigas, conocidas y allegadas a tomar decisiones, no sólo respecto de la vida personal, sino también en otros aspectos. Con su empatía ha intentado ponerse en el lugar de otros cuando no lograba entender determinadas situaciones: se forzaba a tratar de entender a buscar explicaciones, para luego sacar conclusiones. Se dispuso a escribir un diario, tomando notas, haciendo cuadros, buscando información e investigando, siempre partiendo desde su gran desconocimiento. Ni siquiera en la vida cotidiana de ella, en conversaciones con su entorno, han surgido conversaciones sobre aspectos intrincados de otras personas como aquellos que poseen trastornos de la personalidad o que son violentos. Claro que surgían temas en conversaciones como la amistad, amor, infidelidad, crueldad, empatía, honestidad, egoísmo, etc. Pero ignoraba aquellos aspectos que pueden ser determinantes, aún para salvar vidas. Quizás porque la creencia popular es que la violencia doméstica o las personalidades que poseen los trastornos de la personalidad, no se dan en el ámbito social general, porque se ven características aisladas, y no como un conjunto que integra todo estos aspectos.

13


Así fue que una noche luego de encontrarse inundada por su propia tristeza que le pedió a Dios ayuda y después de un rato se encontró indagando e investigando por Internet. Y ahí fue cuando de una forma tajante apareció esa frase "trastornos de la personalidad", entre otras tantas palabras raras como DSM, comorbilidad, etc. Vaya uno a saber las palabras claves utilizó para obtener esos resultados. Por eso, en gran parte su buscador preferido también la ayudó a empezar un camino de entendimiento. Compró libros y fue zambulléndose en ellos, en artículos, en blogs de gente que había sufrido en relaciones tóxicas y en grupos de autoayuda. Gracias a ello, pudo entender lo que podría pasarle a cualquier persona que vive en la tristeza y particularmente en una relación con algún personaje muy particular si no da un vuelco en su vida, sobre todo en cuanto a la aceptación que se requiere para poder vivir libremente y en paz. El entendimiento muchas veces, libera. No se tratan de verdades "subjetivas", sino de hechos y realidades que como tales, resultan irrefutables. Sin dudas, las "verdades" que manifiestan cada una de las partes involucradas en una relación disfuncional es subjetiva: es una verdad vista desde cada óptica. Pero no existen realidades subjetivas. Las realidades son hechos y como tales, incuestionables. Mientras se dedicaba a investigar sobre estos asuntos, empezó a identificar fácilmente las tácticas de manipulación encubierta de los abusadores emocionales. Uno de los componentes más increíbles de su viaje de aceptación fue el poderoso conocimiento y entendimiento que adquirió a lo largo del camino. Matilda pasó horas y horas estudiando sobre estas cuestiones, invirtiendo mucho tiempo para poder entender y profundizar en sus implicancias, pero por sobre todo para conocer aquella "verdad objetiva". Sin embargo, le costó encontrar libros que trataran estas temáticas de una manera

14


simple. Muchos libros hablaban de estas temáticas pero con términos demasiado complejos, probablemente destinados a profesionales. No encontraba demasiados libros que abordaran estas temáticas de una manera simple pero a su vez específica en su país. Terminó convirtiéndose en una apasionada por leer. Internet y los libros en inglés fueron un gran puente para comenzar un cambio en su vida respecto de su visión general de los asuntos que se dan en muchos hogares de una manera escalofriantemente silenciosa y dañina. Gracias a ello, aprendió que el conocimiento del abuso no es exclusivo de terapeutas, muchos testimonios de la vida real estaban proporcionándole información y un aprendizaje sorprendente. Sufrir el abuso de alguien que posee un trastorno de la personalidad y aprender de ello, puede ser diferente cuando se lo ve únicamente desde una visión clínica. Por otra parte, advirtió que el conocimiento racional no es suficiente para recomponerse del abuso que sufren muchas mujeres. La decisión de querer entender, de estar en paz y la necesidad de sanar requiere la utilización de diferentes recursos para lograr que uno se conecte con el sentido propio de unidad de su cuerpo, mente y espíritu como un todo unido, que hasta ese momento, pareciera que cuando las víctimas viven situaciones traumáticas, suelen encontrarse desparramados sin interconexión alguna. Empezar a entender desde otra perspectiva lo que se relacionaba con esa temática ha sido como una revelación para ella. Caminó por lugares sinuosos, llenos de contradicciones entre los mismos profesionales de la salud. Se equivocó, se cayó muchas veces. Pero también aprendió a tratarse compasivamente y a entender que todo era parte de un proceso que había empezado y que evidentemente no era tan simple. Este proceso le enseñó que no está en este mundo sólo para transcurrir. Durante su proceso vivió un viaje de auto conocimiento, que la ayudó a entender que los preconceptos la

15


llevarían a un callejón sin salida. Es difícil pretender el equilibrio de la balanza de la justicia -al menos social y real-, si no se conoce la verdad de las dos partes que se involucran en un vínculo que hace daño. Para ello, hay que correr la niebla propia de la confusión propia que hay del lado de la persona que sufre en un principio como víctima y por otro lado correr el velo que hay en el otro. Matilda se encontró con muchos cambios de paradigmas que se estaban dando en la sociedad, en ese mismo momento: Ya no se describía a las víctimas de violencia como "victimas", sino como "sobrevivientes". Caminó por una especie de laberinto arduo de preconceptos y encuentros con su propia historia. Todo tenía relación y todo comenzaba a encajar. Y todo lo que aprendía, si bien era doloroso, estaba repercutiendo en su vida de manera positiva. Por ello, decidió tomar nota de estos efectos positivos: por un lado le sirvió para ordenar toda la información que iba recabando e investigando, por otro lado también fue catártico. Entendió la importancia de buscar la forma para volver a centrarse en su propio equilibrio, para empezar a encontrar la real felicidad en una vida justa para con ella misma. Porque todos nos merecemos esa felicidad, porque en todos existe esa fuerza interior que hay que buscarla a veces para impulsarnos a estar en paz, porque sin dudas luego de haber pasado por esas experiencias traumáticas se convirtió en una persona extremadamente valiente y luchadora. Todas las crisis sirven para aprender, evolucionar y renacer como el Ave Fénix. Y sin dudas, su diario de viaje en donde dejó plasmadas sus experiencias, le sirvió para ver la luz incluso en la oscuridad. Esa es la luz interna que cada uno tiene, que nos acompaña siempre, aun los momentos más traumáticos de nuestras vidas. La esperanza de aquellos momentos idílicos

16


propios del inicio de una relaciรณn a la que se aferrรณ, pudo transformarse y reemplazarse por la certeza de tener una vida mejor y para ello es necesario sobreponerse. La vida la ha sorprendido con muchas cosas positivas luego de la manipulaciรณn sufrida. Solo hay que estar atentos para poder ver, entender y atreverse a ser feliz, profundamente feliz.

17


CAPITULO 1 "En la búsqueda de la verdad se deben conocer los dos lados de una historia". Walter Cronkite LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD Al sufrir la manipulación y el abuso en una relación disfuncional sabía que algo estaba mal, que algo no funcionaba como se esperaría en un principio, del otro. Las conductas no eran simplemente de alguien “triste”, “ansioso” o “susceptible”. Cuando uno vive esos tormentos sabe que eso solo no alcanza para poder describir aquel infierno. Sabe que hay algo más, pero no sabe qué. No se encuentran las palabras y quizás ni las conoce. Aquella noche, que jamás podré olvidar, luego de encontrarme llorando en el piso y le rogué a Dios, a la energía cósmica, a la tierra, a los santos que me ayudaran, sin saber bien cómo, me encontré frente a mi computadora: escribí mi usuario "Matilda" y mi contraseña "quiero ser feliz". Así fue que mi buscador preferido de Internet, me reveló varias (al menos al inicio) respuestas. Fue cuando decidí embarcarme a buscarlas, a investigar, a encontrar "hechos y realidades o verdades objetivas". Y así me pase horas online jugando a ser una especie de detective amateur tratando de entender y quitarle "la máscara" o "el velo" a esas personas abusivas que estaba intentando identificar para luego embarcarme a investigar que era eso de la neblina que percibía delante de mis ojos. Al inicio, los primeros resultados hablaban de violencia, abuso, etc. pero cada vez que indagaba más, me encontré con otra realidad que desconocía. Se trataba de algo así como "género" y "especie". EL MANUAL DE DIAGNÓSTICO

18


Cuando mi búsqueda pasó a ser mas delimitada, todos los resultados me llevaban a una sigla: "DSM". Éste es el "Manual de Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales" cuyo origen es de Estados Unidos, pero es muy utilizado en otros países como parámetro de diagnóstico. ¡Genial! -pensé- ahí debía estar la respuesta que estaba buscando. Pero en cuanto busqué más información sobre el manual, encontré la primer advertencia: Según el psiquiatra "es una herramienta construida por los investigadores, que los clínicos deben consultar con precaución, porque la psicopatología queda reducida al mero reconocimiento de los síndromes. El Dr. Hornstein sostiene "el psiquiatra muchas veces se ve tironeado por su posición de investigador (fidelidad) y su posición de clínico (validez) y no siempre recordamos que las necesidades del investigador y del clínico son diferentes"1. Eso quería decir que ¿habría que tomarlo "con pinzas"? No lo sabía, parecía que si, pero de todas formas ya tenía una advertencia. De todas formas, a mi la clínica no me interesa, no es mi profesión. Pero nada me impide investigar, conocer y tomar nota. En definitiva, de eso se trata este diario, mi diario. GRUPO B Por las palabras claves que usaba, los resultados me llevaban al "cluster B" o "grupo B", que es una sección de ese manual que trata los "trastornos de personalidad" y que enumera taxativamente cuatro trastornos: el antisocial –sería el psicópata-, límite, histriónico y narcisista. Empecé a levantar una ceja, cuando empecé a leer que estos trastornos de la personalidad, los del grupo B se relacionan fuertemente a problemas significativos respecto del comportamiento y estilo de vida de estas personas, que afectan además a las relaciones interpersonales y la sociedad en su conjunto. Hasta algunos autores, los llaman "los destructores de

19


las relaciones"2. Muchos psiquiatras mencionan que algunas de sus características comunes son el dramatismo, tanto en los aspectos emocionales como conductuales, la falta de autocrítica, falta de empatía y actitudes erráticas. A pesar de lo poco que conocía, la información que leía indicaba que los trastornos del grupo B se dan más frecuentemente de lo que realmente muchas personas creemos. Los textos en general hablan de un "suministro", se sostiene que las personalidades del grupo B, necesitan un suministro, o combustible. ¿Ehhh? ¡¡¡Combustible necesitan los autos, los aviones, no las personas!!! (pensé para mi interior). No obstante, los especialistas explican que al necesitar de este suministro, ello hace que la interrelación social no sea saludable y al tratarse de desórdenes complejos, es improbable evitar el daño cuando una persona está involucrada en una relación con una persona de este tipo. Sonaba lógico. ¡Creía que me iba acercando! Ahí debía estar el nombre que estaba buscando. Aunque en realidad, estaba empezando mi real confusión. Encontré muchos libros que mencionan que los trastornos de personalidad son ampliamente malentendidos o mal diagnosticados y una de las razones principales por las que se malinterpretan, es por que el DSM aparentemente tiene graves deficiencias conceptuales y de bases empíricas, lo que dificulta o imposibilita el uso en la clínica. Esto incluiría a los trastornos que están en el grupo B. Ciertamente, ningún sistema de diagnóstico puede ser perfectamente delineado. Los investigadores y los clínicos han identificado varias dificultades significativas del sistema que pueden resumirse de la siguiente manera: 1. El método DSM-5 para diagnosticar trastornos de la personalidad es categórico. 2. El DSM no tiene en cuenta la importancia de varios síntomas, y las descripciones de los síntomas son demasiado amplias. Esto

20


3.

significa que los pacientes diagnosticados con el mismo trastorno pueden tener presentaciones clínicas muy disímiles. Hay un alto grado de superposición o comorbilidad de trastornos de la personalidad entre sí.

A medida que iba leyendo, me di cuenta que mis apreciaciones sobre la persona tóxica, no "encajaba" en ninguno de los 4 tipos allí descriptos. O más bien, podía encajar en todos en mi visión no profesional, lógicamente-. Esa fue mi primera decepción. De todas formas yo sabía internamente que algo no estaba bien: que determinadas relaciones fueron más allá y tenía la necesidad de encontrar una explicación. Lo primero que pensé fue: "no me importa lo que diga este manual, yo sé lo que se sufre cuando se está con una persona que no encaja en los comportamientos medianamente previsibles en su relación con la sociedad”. Pero parecía que cuanto más quería aprender e investigar, más confundida estaba y en lugar de tener más certezas, surgían más preguntas. No me conformé con los conceptos de violencia, abuso y manipulación. Entonces, seguí estudiando e investigando. Las dificultades que tendría el DSM se suman a un hecho importante y es que desde el año 2013, El DSM-5 incluyó dos tipos de modelos diagnósticos para los trastornos de la personalidad. El primer tipo sería el taxativo. Este es el método de diagnóstico "oficial" que aparece en la sección denominada "Criterios y códigos de diagnóstico". Sin embargo, un modelo dimensional alternativo también se presenta en DSM-5 para una consideración futura. Este modelo dimensional alternativo se describe en el capítulo DSM-5 denominado "Medidas y modelos emergentes". Es decir que, en el modelo categórico se tendría un trastorno, o no. Se puede comparar a un estado civil: se tiene o no

21


se tiene en ese estado, por ejemplo: existe o no existe el acta de matrimonio. Y por lo visto, sólo para algunos trastornos un modelo categórico es adecuado. En contraste, pareciera que el modelo dimensional permite diferentes grados de deterioro o gravedad. Este modelo sería más como un interruptor de luz con regulador de intensidad que admite matices. ¡Aja!... Se empezaba a poner más turbio mi entendimiento ¡y yo que necesitaba entender! Realmente, empezaba a darme cuenta que no iba a tener una respuesta tajante, no iba a encontrar ese “nombre” que estaba buscando. Para colmo y comprensiblemente, resulta que hasta en la misma comunidad psiquiátrica y psicológica hay muchas contradicciones y desacuerdos respecto de estos trastornos. Quizás debía aceptar la posibilidad de resignarme a tener sólo una visión global del asunto. Eso era mejor que no poder correr "el velo" de las otras personas. En definitiva, una visión general era mejor que nada. Pero finalmente, todo fue más que revelador: fue un proceso que empezó con mi necesidad de encontrar una explicación, "quería la balanza equilibrada". Necesitaba saber quienes eran esas personas. Y en parte, así fue. Pero sólo en parte. Lo cierto es que las explicaciones y las respuestas aparecieron: llegaron como una luz. Pero paradójicamente no desde el lugar donde había empezado a buscar. QUIENES ESTAN EN EL GRUPO B Desde una visión clínica, pero con un lenguaje más ameno y de forma general, el Dr. Joseph Carter3, explica algunas características que se describen dentro de los cuatro trastornos de este grupo. LA PERSONALIDAD ANTISOCIAL (EL PSICÓPATA): comprende un patrón dominante que ignora los

22


derechos de los demás y las reglas de la sociedad. La personalidad antisocial abarca desde personas que son crónicamente irresponsables, que no brindan apoyo o son embaucadoras o estafadoras, hasta aquellas que tienen una total falta de consideración por los derechos de otras personas y comenten delitos, sin cargo de conciencia alguno, tales como aquellos delitos que involucran la muerte de las víctimas. En la práctica clínica, los individuos con una personalidad antisocial presentan un egoísmo casi absoluto y normalmente, exhiben un patrón de problemas de índole legal, mentiras y engaños, abusos físicos e intimidación, sin importarles la seguridad de los demás, sin interesarse por cumplir con los estándares normales de trabajo, apoyo o crianza, y sin mostrar remordimiento alguno. LA PERSONALIDAD LIMÍTROFE: presenta un patrón dominante de estados de ánimo según su auto-percepción del otro. Sus relaciones suelen ser intensas e inestables. El control de los impulsos es altamente deficiente. Las características más comunes incluyen el pánico, el miedo al abandono, las relaciones sociales inestables, una imagen personal inestable, las conductas impulsivas o de daño personal, tales como la promiscuidad, el abuso de sustancias tóxicas y el consumo de alcohol, las ideas y los intentos recurrentes de suicidio, las lesiones auto-inflingidas y la auto-mutilación, los sentimientos crónicos de vacío emocional, la ira inadecuada e intensa y una paranoia transitoria. LA PERSONALIDAD HISTRIÓNICA: tiene un patrón dominante que comprende una demostración emocional excesiva y una necesidad de atención constante. Los individuos con este tipo de personalidad son excesivamente dramáticos y con frecuencia, son percibidos por el resto como el tipo de persona que se conoce como la “reina de los dramas”. A menudo son sexualmente seductores y muy manipuladores en sus relaciones.

23


LA PERSONALIDAD NARCISISTA: presenta una marcada preocupación por la admiración, la concesión de derechos y el egocentrismo. Las personas que tienen este tipo de personalidad exageran sus logros o talentos, tienen un sentido de “tener derecho” particular, carecen de empatía, interés o preocupación por los demás, son envidiosos y celosos, tienen una actitud arrogante. Su sentido de “tener derecho” y la autoestima que muestran en general no guardan relación con la realidad de sus logros o sus talentos. Estas personas sienten que tienen derecho a recibir un tipo de atención especial, ciertos privilegios y ciertas consideraciones en los entornos sociales. Este sentido de “tener derecho” también produce la sensación de que tienen derecho a castigar a aquellos quienes no les muestran el respeto, la admiración o la atención que ellos exigen. LAS RELACIONES ENTRE LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD Mientras investigaba sobre estos trastornos, advertí que de alguna manera están relacionados. Claro, son del grupo B, por algo estaban en un mismo grupo, pensé. Una vez más, sonaba lógico. Pero lo que no sabía era que las relaciones entre los distintos trastornos se daban por diferentes factores. Veamos: MÁS DE UN TRASTORNO Mi primer revelación fue que existe un estudio que considera que una persona puede ser diagnosticada con dos trastornos del mismo grupo al mismo tiempo: por ejemplo: el trastorno narcisista y el de personalidad límite. Casi el 40 por ciento de las personas con uno de estos trastornos también tienen el otro4.

24


Mi segundo asombro fue al hallar que existen otros estudios que sostienen que una persona puede -y es habitualcuando es diagnosticada con uno de estos trastornos, que posea además rasgos de otros tipos del mismo grupo B o de otro de los grupos del DSM. Así por ejemplo: dos patologías que han sido relacionadas con el narcisismo son el trastorno psicópata y el de personalidad límite. Ambos estarían unidos con el narcisista que pone de relieve los comportamientos centrados en si mismos, entre otros. La superposición en estas patologías contribuye a sus niveles de comorbilidad: Según estos estudios, el narcisista y la psicopatía co-ocurren en una tasa del 21%5 .El narcisista y el límite tienen una comorbilidad que se estima entre el 37% y 39 %6. De hecho, se ha sugerido que el narcisismo y la psicopatía son trastornos que generalmente se superponen. Y, tal es así que algunos psiquiatras consideran que el narcisismo podría ser el núcleo de la psicopatía7. Y en cuando a la relación entre ambos, pero desde otra perspectiva, se sostiene que el narcisismo sería un subtipo de la psicopatía8. Otros especialistas consideran que existe un vínculo de unión indiscutible entre la personalidad narcisista y la límite9. Empezaba a pensar que cuantos más rasgos de cada uno de los trastornos se dan en una misma persona, más destructiva puede ser. En mi investigación, encontré opiniones que realmente me tranquilizaban pero por otro lado me generaban un poco de temor: por ejemplo, la del escritor Enrique Rojas, que dice: "la conciencia social del narcisista es deficiente, ya que creen estar por encima de todo y de todos, despreciando reglas y normas de comportamiento social. Incluso cuando hay hechos llamativamente negativos en su pasado, éste redefine su contenido dándole vuelta a los argumentos y falsificándolos a su favor, para mantener intacta su imagen artificial"10. Definitivamente, todo esto no era para mí. Me

25


estaba metiendo en un terreno muy turbio, cuando lo que en verdad buscaba era tener claridad y poder entender. Esa noche, me fui a dormir. Tomé mi diario, mis notas y dejé todo a un lado, esperando que al día siguiente pudiera despertarme menos mareada. A la mañana siguiente, luego de tomar un café, prender mi computadora, me sentía aliviada, estaba lista para seguir investigando. Había empezado a encontrar explicaciones al menos genéricas, de lo que estaba buscando. Sin embargo, también sentía cierto temor que me empezaba a invadir: todo era demasiado difuso y de alguna manera preocupante. Mi desconcierto, no terminó ahí: es que además de la comorbilidad, de los rasgos y de las complicaciones propias de estos trastornos, me encontré con más. ¡¡Lo que me faltaba!! Además de la superposición entre cada trastorno, la psiquiatría moderna afirma sobre este tópico de los trastornos del grupo B que existirían “subtipos”. Si, así de complejo. Quizás por mi propia esencia, mi historia, la de otras mujeres y hasta mi signo del zodíaco, decidí no renunciar en mi investigación. Por supuesto que la temática me resultaba asimismo interesantísima. ¿SUBTIPOS? Claramente, debía aceptar las limitaciones propias al investigar. El hecho de no ser profesional de la medicina, hacía que todo sonara más difícil. El camino era más arduo. Pero sentía la necesidad de saber si existía algún patrón común en la dinámica de las relaciones con estas personas. Por momentos sentía que me alejaba del objetivo original y por otros, sentía que aquella balanza de la verdad, se movía para un lado y para el otro: en otras palabras: empezaba a entender el patrón. Y así fue que logré obtener conclusiones

26


valiosas.

Un día, le pedí una entrevista a Mateo, un amigo médico investigador. Me explicó que muchos profesionales que se dedican a la investigación consideran que existen estos subtipos para cada trastorno. Sólo era necesario buscar informes a la mano de todos, que se encuentran por internet. Claramente, se tratan de teorías. Y me mencionó como ejemplo el caso del narcisismo: En este sentido, el término "grandiosidad" es relevante para los especialistas que se dedican a la clínica para poder diagnosticar a alguien con ese trastorno. Y si, claro, es lo que me imaginaba: una persona mirándose vanidosamente al espejo, “creyéndose” el rey de reyes. Pero, ¿qué sucede hoy si una persona no tiene o no muestra esa característica? le pregunté a mi amigo: ¿Qué dicen los psiquiatras en la práctica profesional momento de diagnosticar si posee o no ese trastorno? Por lo visto, nada, si no tiene esa característica no tiene na-da, niente, nothing. Quizás se trate alguna cuestión asociada, pero no se obtendrá un diagnóstico de un trastorno específico, al menos del narcisista. Todo pareciera indicar que el narcisismo sería un sinónimo de grandiosidad, quizás que porque eso facilitó su diagnóstico. Mateo, en una charla que terminó durando horas, me contó que a pesar de ello, muchos integrantes de la comunidad psiquiátrica, entienden que las características propias del tipo no se manifiestan de la misma manera. Y me mencionó por ejemplo, al distinguido Dr. Malkin quien afirma que mucha gente comete el error de buscar los signos de grandiosidad, vanidad y fanfarronería, porque así es como los narcisistas son vistos por la sociedad en general. Pero al buscar esos signos, uno puede pasar por alto ciertas "luces de alarma" porque la realidad muestra que muchos narcisistas son silenciosos y no todos se muestran de la misma manera11. Hay muchos estudios que intentan mejorar las características del DSM para que se incorporaren diferentes dimensiones del narcisismo, o los subtipos como otros los llaman.

27


Sin embargo, al día de hoy subtipos en principio no se diagnostican, ya que el diagnóstico es TPN (trastorno de personalidad narcisista), me advirtió Mateo. Realmente me parecía un poco absurdo todo. Pero decidí hacer una pequeña prueba amateur: así fue que hice una consulta sobre si en mi país existe algún profesional que acepte la posibilidad del narcisismo sin características de grandiosidad (lo que muchos investigadores llaman el narcisismo vulnerable) en una página web muy conocida relacionada a la medicina en general donde participan entre otras especialidades, psiquiatras, psicoterapeutas y psicólogos. Las respuestas que obtuve me llevaron a la misma conclusión que me había explicado Mateo, los psiquiatras "que diagnostican", se limitan al DSM. No obstante, desde otros ámbitos -no limitados al diagnóstico pero sí al estudio-, aseguran la existencia de estos "subtipos". Me resultó maravilloso el el ejemplo que utiliza el Dr. Mark Ettensohn12, cuando menciona la película "La Bella y la Bestia", especialmente se refiere a los papeles de Gastón como perfecto ejemplo del narcisista grandioso (arrogante, vanidoso, manipulador) pero que sin esos atributos no tiene una verdadera identidad y por otro lado, la Bestia, como narcisista vulnerable. La Bestia, era alguien bello en un principio pero ahora cree muy deslucido. Pasa sus días protegiendo a la rosa que representa su última oportunidad de reencontrar su “yo” ideal que ha perdido. Como en el caso de Gastón, en la Bestia el sentido del yo depende de ser deseable a otros. Son dos lados de la misma moneda, sostiene. Evidentemente lo que sucedía en los libros -o mejor dicho en ámbitos investigativos y académicos- no era lo mismo que sucedía en la práctica. Encontré que muchos profesionales e investigadores aceptan la existencia de los subtipos, aunque no he encontrado unicidad de criterios en cuanto al nombre del subtipo “vulnerable”, al cual se lo ha descripto con distintas locuciones: narcisista encubierto13,

28


narcisista hipersensible14, narcisista del armario15 y narcisista vulnerable16. Un interesante artículo en Psychology Today17 explica la diferencia entre narcisistas grandilocuentes y narcisistas vulnerables. Los dos tipos de narcisistas pueden parecer muy diferentes en la superficie aunque en su interior las características pueden ser idénticas. Los grandiosos pueden parecer emocionalmente fríos, convencidos de sus logros o su éxito y rara vez hablan de sus miedos o sus problemas. Pueden ser muy rápidos en juzgar a otros. Parecen fuertes y resistentes. No los verás mostrar emociones que no sean rabia u orgullo. Suelen ser los CEOs, políticos, celebridades y otras personas que han logrado un alto nivel de éxito. Aquellos que no han logrado el éxito no se detendrán hasta subir a la cima, incluso si esto significa destruir a su competencia en el proceso. Nuestra sociedad actual glorifica los rasgos del narcisista grandioso y no parece lamentar lo que no tienen: la capacidad de mostrar emoción y sentir amor o empatía. Este tipo de narcisistas aparentan no tener vergüenza de si mismos y tener auto estima elevada. Si alguien les demuestra que no son tan grandiosos, pueden salir fácilmente de la relación si no reciben el respeto y la admiración que consideran que merecen. No obstante, pueden mantenerse en una relación, si encuentran un beneficio secundario. No es descabellado que tengan múltiples relaciones, se enorgullecen de cuántas personas ven lo maravillosos que son. Los narcisistas vulnerables, por el contrario, no suelen alardear de sus logros y les resulta difícil mostrar su interior, se muestran con ataques de autocompasión, victimizándose y utilizan las emociones para manipular a otras personas (como llorar, se muestran malhumorados, ofendidos) y así logran su suministro narcisista. Es menos probable que sean materialmente exitosos. Son como "reyes dramáticos" de alta exigencia. Desgastarán sus fuentes de suministro con sus constantes demandas y juegos mentales. Los narcisistas vulnerables tienden a moverse

29


erráticamente entre actuar con superioridad respecto a otros y sentirse heridos; Pueden llegar a ser autodestructivos cuando se señalan sus vulnerabilidades; También tienen un patrón de búsqueda de la "pareja perfecta" y a continuación, demandan constantemente atención para sentirse amados y valorados. Se preocupan por cómo sus parejas los ven e intentan obtener respeto. Pero irónicamente, se ponen a la defensiva ante las sugerencias de que cambien. Pueden estar ocultando relaciones extramaritales, pero acusan a sus parejas de ser infieles. Como sostiene Nina Brown, pueden expresar sentimientos en palabras, pero los sentimientos en su interior son inexistentes18. Este último subtipo es más oculto, pero puede acarrear los mismos efectos negativos que su contrapartida extrovertida. La desautorización por parte de otros, los conduce a la ira y a los estallidos hostiles que son seguidos por una experiencia de la vergüenza y depresión. La fluctuación entre la vergüenza, la depresión y la ira manifiesta, influyen en la impresión de una presentación emocional más bien lábil. La decepción derivada de expectativas insatisfechas es suficiente para que estas personas se retraigan y se evadan socialmente para intentar manejar su autoestima19. Desde mi propio desconocimiento empezaba a entender, a pesar de las diferentes teorías con las que me he encontrado. Claramente Alfredo se mostró agradable al inicio de la relación. Sin embargo las demandas constantes terminaron desgastándome. A él no le parecía importar lo que yo sintiera y según me había explicado mi amigo Mateo y los libros que había leído la falta real empatía aparenta ser una de las mayores características en común del grupo B. Ahi es cuando empecé a entender que quizás la empatía que yo creí que mostraba era una fachada. El sólo sentía desde su propia visión. Parecía sensible, pero realmente era sobre sus propias emociones (si es que tenía la capacidad de sentirlas). La falta de empatía, hacía que no tuviera la capacidad de advertir si yo estaba sufriendo. Y si se lo hacía

30


notar, simplemente no parecía importarle. Su forma de amar, es completamente diferente al amor que se da en una pareja sana. Hoy lo se. El era capaz de demandar amor, pero era incapaz de retroalimentarlo. Una de las otras características interesantes de un narcisista vulnerable es su clásico comportamiento pasivoagresivo. Típicamente ignorarán a una persona como castigo20. También analicé la posibilidad de que si existía ese tipo de narcisismo, éste fuera mas dañino que el narcisista común, el de los libros, simplemente porque al estar mas camuflados quizás sus verdaderas intensiones se encuentren más ocultas. Pero ambos tipos siguen siendo narcisistas, por lo que tienen muchas cosas en común, especialmente su particular sentido de derecho, la falta de empatía y la incapacidad para sentir alegría. Un narcisista también puede ser vulnerable en un área de su vida y grandioso en otro. El presidente de la empresa de alto rendimiento que nunca parece irritado y aterroriza a sus subordinados, puede volver a su casa y demandar la atención constante y simpatía de la pareja, se burla y rezonga si no lo consigue21. Si entonces se aceptara esa teoría, ese trastorno quizás poco tendría que ver con la apariencia personal. Probablemente tendría que ver con la necesidad de esa persona en obtener atención, halagos y reconocimiento por parte de los demás. Eso hizo que me pregunte si la apariencia personal podía identificarse con el típico narcisista, el "grandioso", mientras que el otro haga hincapié en otras cuestiones como por ejemplo culturales. Supongo que como los gustos de las personas son diferentes, también deben haber narcisistas que pongan poco esfuerzo en su apariencia personal y aún así ser vanidosos. Deben ser gente como cualquiera, gente fea o hermosa. Y a medida que iba profundizando en mi estudio y careciendo del conocimiento profesional, me pregunté quizás

31


ingenuamente: ¿Habría diferencias entonces entre un narcisista vulnerable y un borderline? Encontré al respecto varios desencuentros entre los psiquiatras -una vez más-: Por un lado, aquellos que directamente no analizan las diferencias puesto que no reconocen el tipo vulnerable del narcisismo. Pero por otro lado, aquellos que aceptan la existencia del narcisista vulnerable, manifiestan que se trata de dos trastornos absolutamente diferenciados y que una de las diferencias que puede ver el psiquiatra está dada en la forma de reaccionar de uno y otro frente a la confrontación22. También sostienen que las personas narcisistas en estado vulnerable pueden asemejarse más a los que tienen un trastorno de personalidad límite23. Muchos otros especialistas, hablan de una continuidad del espectro, lo que coincidiría con la nueva fórmula del DSM. En este sentido, se ha dicho que quienes poseen una personalidad límite, son en rigor narcisistas, puesto que se enfocan solamente en sus propias necesidades y en la forma de complacerlas. El trastorno límite, se encontraría en el medio del espectro Narcisista24. Para ahondar más, existe un diagrama25 que explica cómo la teoría psico dinámica entendió a los diagnósticos como problemas de relación y funcionamiento que se producen a lo largo de un espectro de gravedad y se fusionan unos con otros. Adler26 por su parte, sostiene los aspectos del trastorno límite narcisista se encuentran en un mismo espectro. Menciona en su estudio que una persona puede resolver problemas del trastorno límite y pasar al trastorno narcisista. Masterson27 por su parte, señala que los narcisistas encubiertos son a menudo diagnosticados con trastorno límite, porque su "yo" parece estar desinflado. Sin embargo según él, es como una capa sobre una capa sobre otra capa, si se quisiera entender en verdad. El niño herido estaría cubierto por el yo grandioso, que a su vez está cubierto por una versión más humilde. Empero, el narcisista sigue inflándose y sometiendo a sus víctimas a fin de estimular su propia autoestima.

32


Más allá de las propias dificultades otras teorías muestran la diferencia que habría entre el narcisista vulnerable y el trastorno límite: A pesar de que parecen similares en la superficie (reaccionan mal ante la crítica, tienen problemas para mantener relaciones saludables, su falta de empatía, se sienten fácilmente dolidos o rechazados28, necesitan constante admiración, etc.) las cuestiones internas que los motivan a la forma en que se relacionan y la fuerza motriz que los impulsa, difieren. Encontré que estas teorías sostienen que mientras que en los borderline la ira provendría del miedo al abandono, la ira del narcisista estaría principalmente motivada por un fuerte sentimiento de vergüenza interna, que es impulsada por el temor a la exposición de su "yo" real o la discrepancia entre lo que ellos piensan que son y quiénes son realmente. Otras diferencias que se pueden mencionar son que una persona con trastorno límite es propensa auto inflingirse daño (como lo requiere el DSM), pero una personalidad narcisista no lo es (al menos no surge ello como requisito del DSM). En este sentido, se sistiene que un narcisista vulnerable podría amenazar con auto lesionarse, pero raramente lo realiza, sino que es una forma de manipular y obtener su suministro. En cuanto a los borderline, muchos consideran que la auto lesión implica un acto de búsqueda de atención. Sin embargo, la mayoría tiende a ocultar sus cortes, cicatrices o quemaduras. Esta auto lesión, implica mayormente aliviar la tensión y la angustia y no la necesidad de manipular29. Definitivamente aquella pregunta que me surgió no era tan ingenua, se trataba de una discusión real y actual en la comunidad investigativa. Así fue como me encontré con un tópico bastante delicado: como fue descripto estos narcisistas tienen un yo falso, que es lo que ellos piensan que deberían ser y ocultan su yo real porque piensan que su yo real es deficiente, el yo real está escondido bajo un exterior agradable pero su yo falso, en lugar de

33


ser grandioso o arrogante, suele mostrarse como "una buena persona". La mayoría de estos narcisistas encubiertos se presentan como víctimas. Pero en todos los casos, su verdadero motivo es obtener el suministro narcisista. Por el contrario, los borderline no tienen ningún yo falso viable en absoluto. Carecen de un yo desarrollado y no tienen sentido de un ser con el que se puedan integrar30. Quizás por esa razón otros autores consideran que justamente por no tener desarrollado el yo, éste se manifiesta más como una serie de máscaras temporales, que adaptada a ciertas situaciones o personas. Se ha considerado que las personas con trastorno límite son camaleones emocionales. Sus dramáticos cambios de humor se deben al constante cambio de máscara y al estrés que esto les causa31. Que tema, empezaba a imaginar a esa gente como un grupo distinto de personas, que razonan y sienten de una manera totalmente distinta. Había leido mucho sobre la falta de empatía en general del grupo B. A pesar de algunas distinciones de ciertos especialistas que sostienen que el borderline tendría la capacidad de sentir empatía pero se encuentra tan absorvido por si mismo, que ello les impide ver las emociones de otras personas. Otros psiquiatras, van más allá: ya que considera que el narcisista puede llegar a sentir empatía sólo si a cambio reciben su suministro. Pensaba en algo así como una "víctima profesional" que busca lograr su único objetivo. ¿Sería eso verdadera empatía?¿o quizás una forma más de las tantas que utilizan para manipular utilizando la mímica?. Me fui a dormir con esas preguntas. A la mañana siguiente me desperté sin ninguna conclusión. Ni siquiera amateur. De todas formas dejaría esa pregunta para analizarla en los grupos de autoayuda. Ya tenía demasiada información, mis hojas de notas se abarrotaban en mi escritorio. Tenía en claro que sí había una especie de paredón que en la vida real no permite ir más allá: y es que el DSM no reconoce al narcisista vulnerable como un desorden “oficial”.

34


Los investigadores hablan de subtipos de todos los trastornos del grupo B, pero en la biblia de los psiquiatras simplemente no están. Pero por lo visto, se aceptan términos inapropiados, así por ejemplo, me pregunte ¿qué sucede en la práctica por ejemplo de la psiquiatría forense?. En mi país durante el año 2015 sucedió un femicidio, que estuvo durante muchos meses en los medios. Los psiquiatras forenses (estando ya en vigencia el DSM5), describieron la personalidad del acusado como de "estilo narcisista, con rasgos psicopáticos". Por supuesto que me pregunté luego de mi investigación si las pericias ¿no debieron decir en todo caso que el imputado tenía rasgos de un trastorno anti social?. Creería que es el término más adecuado. Sin embargo, imagino que se utilizó el término "psicopata" porque para la gente en general, aún para quienes les toca juzgar, no sólo es más conocido ese término, sino también las implicancias del mismo. Para empeorar la confusión actual, los investigadores, aún disputan no sólo si existe una diferencia entre un sociópata y un psicópata, sino que no están de acuerdo en lo donde se originarían estas diferencias, si es que realmente existen, tales diferencias. Probablemente todo esto está llevando a los profesionales de la materia a profundizar en el estudio respecto de ciertos trastornos. Está claro que actualmente nos encontramos en un ámbito extremadamente acotado y taxativo que no permite ahondar demasiado en los mismos para que los profesionales diagnostiquen esos trastornos identificando los diferentes matices y eventualmente diferentes tipos de trastornos, ello sin perjuicio del DSM5 que abre un nuevo camino para lograr mayor claridad. Realmente terminé con la sensación de que estos trastornos y las limitaciones con las que se encuentran quienes deben diagnosticar, medicar, y tratar, pareciera un laberinto sin salida. Ya tenía notas suficientes sobre la taxatividad del

35


DSM, la comorbilidad, los subtipos… y lógicamente, luego apareció un nuevo dilema: La falta general de diagnóstico de estos trastornos, salvo en casos donde la obviedad de las características, que además coincidan con el DSM, resulten elocuentes. ¿SE DIAGNOSTICAN ESTOS TRASTORNOS? Si bien es fácil encontrar literatura sobre los distintos tipos de personalidad y de los subtipos proveniente tanto de los profesionales de la salud como del ámbito académico, me daba la impresión que no es habitual que los profesionales diagnostiquen estos trastornos, al menos en la clínica habitual. Quizás ello tenga relación con los problemas que hasta ahora se pudieron identificar: La taxatividad del DSM haría que sea difícil el diagnóstico certero por parte de los profesionales sobre todo si se tiene presente el modelo emergente para estudios futuros. La comorbilidad. Probablemente, a los profesionales de la salud les resulta más fácil el diagnóstico en determinadas situaciones extremas (las que uno siempre se imaginó) cuando "encaja" en con el patrón taxativo del DSM. Supongo que un marido que es poco amable o despreocupado en una relación familiar probablemente no disparará el análisis. Luego de cometer un delito grave y a raíz de los pedidos de la justicia y de los damnificados suelen aparecer esos diagnósticos. No antes, no cuando los psicópatas andan sueltos por la calle, sino cuando el daño mayor ya está hecho. Por su parte, Drew Westen32, sostiene que la razón para que se sub diagnostique o se sepa menos de este tipo de trastornos, es que en general los diagnósticos se hacen a partir de cuestionarios que responden las mismas personas sobre su propia personalidad y es probable que tiendan a minimizar su problemática. Pueden ocultar al terapeuta sus pensamientos y

36


síntomas. Principalmente, porque en el caso de los narcisistas por ejemplo consideran que no tienen un problema33. Mi amigo Mateo me decía que para los narcisistas en general la culpa de todo siempre es del entorno y para el narcisista vulnerable en particular si bien tendrían una fachada "mostrándose ellos culpables de todo, victimizándose" realmente no poseen una real autocrítica y por ende jamás hay una reparación del daño. "Es una mímica del sentimiento, Matilda, entiéndelo. Además en la clínica, para muchos es cuasi grotesco realizar este tipo de diagnósticos". Pero claro, me resultaba tan difícil entenderlo. No llegaba comprender la finalidad, me hacía tantas preguntas, que siempre terminaba de alguna forma mareada. Pero retomando el tema de la posible falta de diagnóstico, se me ocurrió preguntarme porque no se toman en cuenta características que pueden ser cristalizadas por el entorno familiar, amistoso o laboral. Pareciera un callejón sin salida. Cuando una víctima hace terapia el terapeuta muchas veces con gran coraje y en medio de la privacidad de la sesión puede llegar a esbozar un diagnóstico del otro, cuando se comentan los patrones conductuales. Pero claro, al no ser un terapeuta del que realmente posee ese trastorno, el profesional no tiene la potestad de diagnosticarlo formalmente. En ese sentido, la psicoterapeuta Sandra Brown34, sostiene que muchas sobrevivientes del abuso psicópata no son vistas como víctimas, principalmente porque los psiquiatras generalmente no reconocen a los psicópatas como tales. En la rara ocasión que una sobreviviente sea reconocida, suelen mencionar que se trata de alguien que vivió los efectos típicos de la violencia doméstica y es etiquetada como “co-dependiente” o adicta a la relación. Otro factor que hace difícil un diagnóstico es que si bien según varios estudios hay prevalencia de un género u otro en determinados trastornos, pareciera que algunos psiquiatras

37


diagnostican en base a ese aspecto, cuando no es requisito el género en este tipo de diagnósticos según el DSM. Una mujer podría ser diagnosticada con trastorno histriónico cuando en rigor el trastorno que quizás posee es el narcisista. Todo ello solo en base a un sesgo clínico, me contaba Mateo. Además, me aclaró que estos trastornos no siempre son tan visibles y aun en el supuesto que el paciente vaya a terapia, no suele reconocer sus actitudes. Por lo tanto, muchos de estos trastornos recién suelen ser diagnosticados cuando la persona comienza a actuar claramente de manera inapropiada, por ejemplo el diagnóstico del trastorno límite puede no aparecer hasta que la persona ha intentado suicidarse o auto-lesionarse. Esto es así ya que la complejidad propia de estos trastornos hace que los rasgos de propios muchas veces no sean claramente visibles. Otro motivo que quizás impulse la falta de diagnóstico podría estar dado por las siguientes razones: los términos han sido utilizados de manera despectiva y los pacientes podrían reaccionar con mucha hostilidad al escuchar el diagnóstico. El estigma que en ocasiones genera un diagnóstico podría no ser positivo para el paciente. Por otro lado empresas de salud en Estados Unidos por ejemplo, consideran a estos desordenes como incurables y habitualmente no reconocen económicamente el tratamiento de ellos35. Otra cuestión es que una vez diagnosticada una persona puede perder la esperanza de mejorar y salir adelante36. En otras palabras se ha dicho que cuando una persona es diagnosticada con un trastorno de personalidad, las ideas culturales asociadas con aquellos (por ejemplo, relacionarlo a un ser diabólico) llegan a ser personalmente relevantes y fomentan sentimientos negativos de la persona diagnosticada. Estos significados culturales se transforman en la creencia que otras personas los rechazarán y estas expectativas pueden desencadenar comportamientos defensivos dirigidos a prevenir ese rechazo37. Lógicamente no estamos frente a una ciencia

38


matemática. Probablemente y en atención a los nuevos estudios e investigaciones, las próximas publicaciones DSM resulten de mayor ayuda. De todas formas, no podía dudar que todo lo investigado me estaba enriqueciendo. Quizás con informaciones contradictorias, con teorías superpuestas. Con una realidad que dice una cosa y muchos libros otra. Fuera como fuera, sólo pretendía entender e investigar de que se trataba todo esto. Por suerte, no me es mi trabajo estar en los zapatos de los profesionales a los que les toca diagnosticar. Me imagino que debe ser bastante difícil para un terapeuta que tiene un paciente con un trastorno de este tipo sin poder diagnosticarlo y cuando se hace, el daño está hecho, es tarde. Lo que tenía que tener en claro es que si yo volvía al objetivo primario de mis notas y mis escritos de investigaciones tenía que tener en claro que el fin era lograr tener una visión de la balanza de la justicia equilibrada. Por supuesto sin juzgar, pero pudiendo sacar conclusiones ya con conocimientos específicos. ESTOS TRASTORNOS ¿SON UNA ENFERMEDAD? Creo que mi empatía me jugó una mala pasada. Hoy me levanté con una sensación rara. Me generó cierta lástima y hasta compasión lo que estaba leyendo sobre estas personas. Fue entonces que me pregunté, si se trataba de personas “enfermas” y otra vez me embarqué a buscar respuestas. Son muchos los psiquiatras que consideran que estos trastornos no son en sí mismos una enfermedad, son más bien una forma de ser1, una forma de existir2 son conductas mal adaptativas38. Por ejemplo, el Psicópata, posee una personalidad,

39


que sin llegar a ser una enfermedad mental, es anormal. Al psicópata, se lo ha denominado “loco moral”, poseen capacidad de juicio conservada, saben la diferencia entre lo que está bien o mal, pero no les importa, esos límites no son para ellos. Este cuadro como todos los Trastornos de Personalidad se caracteriza por ser sus rasgos inflexibles y crónicos, no es modificable ni por experiencia ni por aprendizaje39. Estos individuos son conscientes de lo que hacen. Por otro lado, si entendemos por “enfermo mental” al sujeto que pierde el contacto con la realidad el psicópata claramente no lo es. Aquí podríamos diferenciar a un psicótico (por ejemplo una persona con esquizofrenia que tiene alucinaciones) de un psicópata, el cual está en contacto con la realidad40. En otras palabras, entendí que los trastornos del grupo b, no implican una debilitación a la capacidad mental. Alfredo conocía lo que era correcto y lo que no. Pero simplemente le daba todo igual, o no podía manejar sus impulsos, según me explicó mi amigo Mateo. Particularmente tenía la esperanza de que Alfredo cambiara de comportamientos, que aceptara reglas sociales, que mostrara principios morales y éticos. Sin embargo no reconocía realmente que en él hubiera un problema. Por momentos parecía que si lo hacía porque hablaba de su necesidad de cambiar. Pero no creo que esas palabras fueran realmente sentidas, porque en los hechos siempre sucedía lo mismo. Hablando de suministros, quizás podía hacer pequeños cambios que no perduraban en el tiempo si existía la posibilidad de perder su suministro. En ese caso, creo que había un beneficio secundario "mayor", que no era el amor real, en los términos que la gente sana conoce. Sino su suministro era simplemente el combustible para seguir funcionando. En palabras del Dr. Piñuel, no tienen alterado el juicio. No es que no sepan lo que hacen. La psicoterapia en estos casos funciona al revés. Es decir, sabemos que cuando hacen

40


terapia envuelven al terapeuta, lo manipulan y aprenden nuevos trucos de la terapia para manipular a otras personas. Y por ejemplo, cuando acuden a terapia de pareja un psicópata y su víctima, el que se gana al terapeuta es el psicópata y por tanto, esa terapia de pareja una termina siendo como una revictimización41. Pude advertir mientras seguía mis noches leyendo que hay una especie de gran “lobby”, que pretende que alguno de estos trastornos como el Límite sea considerado como una "desregulación" de la personalidad, con la intención de acercarse luego al término "enfermedad". Por momentos Alberto me decía “estoy enfermo de la cabeza”. Esos comentarios tocaban en el centro de mi empatía. Pero lo único que sucedía era que el abuso se perpetuaba. Esta vez, mis conclusiones tenían que tener un llamado de atención, algo que pudiera llamar la atención de mis ojos cuando lo volviera a releer: El enfermo merece compasión, no alguien que es capaz de conocer el bien y el mal y decide lastimar igual. Es lógico que no quieran ser estigmatizados ¿Pero que hay respecto del daño que generan? ¿Por qué no pueden respetar los mismos derechos y sentimientos que ellos mismos pregonan del resto? Pretender que se los considere dentro de una categoría de inimputabilidad sería el equivalente de que tengan las llaves de la celda luego de cometer un delito, para seguir cometiéndolos a su propia "discreción". Sólo porque alguien tiene un trastorno no significa que no generen daño a su entorno. Tener un trastorno no los hace menos responsables de su comportamiento abusivo, si es que la conciencia no se encuentra afectada. Alguien que tiene un trastorno y no acepta que debe modificar sus actitudes para vivir en sociedad, ni acepta cambiar el comportamiento que perjudica a otros, es sin dudas, responsable de sus acciones. No puedo olvidar, que el derecho de uno termina donde empieza el de los

41


demás y es esto justamente lo que estas personas no respetan. Alberto, siempre encontraba excusas y motivos para culpar a otros, aun de sus propias actitudes. Por supuesto además, que esta gente siempre encuentra excusas justificar sus comportamientos extraños, excusas para justificar su maldad para herir a otros y para culparlos de sus propias actitudes. En el caso de los borderline, sus manipulaciones generalmente se originan en actitudes impulsivas derivadas del miedo, la soledad, desesperación, pero no por son malvados per se42. Leí y pensé: OK ¿y con eso? Sin dudas, el efecto del daño sigue siendo el mismo. Sí, uno puede sentir compasión por cualquiera que posea un trastorno del grupo B, no está mal sentir compasión. Pero soy de la idea que esa compasión no debe dejar de lado el sentido de auto preservación que debe primar. La infancia de Alfredo había sido bastante traumática según contaba él. Decía que había pasado por abusos al menos físicos y verbales. Y realmente yo sentía mucha pena por las situaciones que le tocaron vivir. Pero llegó un momento en que comencé a pensar: “las situaciones que haya vivido en su infancia pueden explicar, pero no lo excusa de su mal actuar indiscriminado”. Claro que Alfredo, no es un “demonio”. De hecho muchos aprendizajes y crecimiento emocional han sido a raíz de las situaciones vividas con él. Soy una ferviente creyente que la vida de las personas sobrevivientes, luego de haberse relacionado con estas personas nunca vuelve a ser igual, la vida cambia enteramente. Esas personas movilizan las cicatrices, las propias sombras. Son como catalizadores de emociones. Hacen que de alguna manera, los que sufrieron debido a una relación de este tipo, cambie su forma de vivir, las sobrevivientes son impulsadas a crecer y a tener una vida mas digna.

42


Luego de leer, sacar mis propias conclusiones, comencé a preguntarme ¿Cuál sería el origen de estos trastornos? ¿Porqué se dan en algunas personas y en otras no?. Y seguí investigando: El origen de estos trastornos, pareciera darse en una interrelación entre la genética, rasgos hereditarios, el entorno en el que se creció, la vulnerabilidad en particular del individuo, acontecimientos que ocurrieron, las relaciones entre los distintos miembros de las familias, etc. Es decir que se cree que los trastornos de la personalidad serían causados por una combinación de influencias genéticas y ambientales43. Un estudio, estimó que la heredabilidad es del 38% para el antisocial, 31% para el histriónico, 24% para el narcisista y 35% para límite44. Pero claro, sabemos que los niños aprenden de sus mayores, son sus ejemplos. Quizás esa heredabilidad podría estar dada por una problemática en la genética, pero también como una consecuencia de un comportamiento aprendido, al igual que sucede con las personas violentas. Lo cierto es que me encontré con muchas teorías sobre su origen y la conclusión a la que llegué es que si bien cada teoría tiene sus fundamentos y su propio conjunto de pruebas, lo cierto es que los médicos e investigadores aún no tienen certeza de la causa de estos trastornos, o al menos no hay unicidad de criterios. Así es que al día de hoy, la locución es clara: habla de trastornos. Justamente por no considerárselos enfermos, tampoco se los ha considerado inimputables - en el sentido que no son conscientes de sus actos- en la judicial. Los sistemas jurídicos del mundo -y en base a las pericias médicas-, consideran que sí son conscientes, pero carecen de valores sociales. Esa puede ser la razón por la cual hay tantos psicópatas presos y no en institutos mentales. ¿IMPORTA EL DIAGNÓSTICO?

43


La vida me regaló un nuevo día. Y con ese nuevo día surgieron nuevas preguntas. Una vez más, tomé mi lapicera y mis hojas para tomar nota. Me había levantado con varias ideas, necesitaba escribirlas. Por suerte iba teniendo algo de conocimiento de esta temática tan intrincada. Pero ese día también llegué a varias conclusiones que fueron muy aliviadoras. Con el correr de los días entendí que no tenía sentido tratar de poner una "etiqueta" a una persona abusiva. Todo aquello que había leído se trata de una ciencia empírica y los mismos profesionales aún debaten entre ellos sobre estas cuestiones. A esta altura, partiendo de esa base empecé a incorporar la idea que el diagnóstico no es lo que verdaderamente importa. ¿Necesitaba un diagnóstico para saber lo que había sufrido? Si creía que me había vinculado con un psicópata, narcisista, borderline, o lo que fuera, no necesitaba un papel que lo dijera para curar el daño sufrido. Lo que sí estaba en mis manos era resguardarme, cuidarme y tomar recaudos necesarios para ello. Probablemente todo lo investigado, me serviría como una pequeña aproximación al asunto, que me ayudaría a distinguir cuando estuviera en contacto con alguien que se adapta a las normas generales de la sociedad, tiene empatía, entre otros aspectos positivos, de alguien que realmente los carece. Ciertamente para sobrepasar lo sufrido, no necesitaba un papel con un diagnóstico del otro, como si se necesita para establecer el estado civil de una persona. La validación personal de lo vivido y sufrido, resulta más que suficiente. Y sin dudas, eso debe tener más importancia para mí, que un diagnóstico en un papel. Llegué a un callejón que parecía no tener salida. Al menos una con un cartel grande y luminoso que dijera por donde debía caminar. Creo que por esa razón, me embarqué a estudiar su existía un aspecto macro de todo esto. Quizás dicho aspecto me podría brindar elementos mas amplios para entender. El

44


aspecto "macro" al que me refiero es la violencia, el abuso. La violencia entendida en su aspecto general. No es únicamente violencia la que se ve, la perceptible físicamente. Y casi como un rayo, una nueva pregunta apareció: ¿había alguna relación entre la persona violenta y los trastornos de la personalidad?. Evidentemente los investigadores y profesionales, también se encuentran tratando de responder esa pregunta. Aparentemente no existe un perfil psicológico absolutamente homogéneo entre los maltratadores. No obstante, un artículo del periódico español El Mundo45, sostiene que ahora se sabe que hasta ocho de cada diez maltratadores presentan al menos un trastorno de personalidad, según un estudio realizado por expertos del Instituto de Psicología Jurídica y Forense (PSIMAE) en colaboración con la Universidad Pública de Navarra. En los grupos a los que asistí, me di cuenta que al igual que yo, muchas víctimas desconocen la existencia de estos trastornos. Probablemente hablan de personas tóxicas, manipuladoras o violentas (que puede ser que lo sean). Internamente las víctimas nos sentimos confundidas y no entendemos lo que sucede, estamos en medio de una neblina que no nos permite ver con claridad, fuimos culpadas de cualquier tipo de violencia cuando fuimos nosotras las que sufrimos. Ni siquiera hemos podido identificar determinadas actitudes como violentas. Muchas de nosotras, cuando ya estamos en la red de la relación y pasa el tiempo terminamos naturalizando ciertas actitudes y no son siquiera identificadas. El conocimiento de estos trastornos y la posibilidad de identificar la violencia, sin dudas colabora para disipar la bruma. Si entonces existe la posibilidad de una relación entre la violencia y los trastornos de la personalidad, quizás el punto de unión podría darse en el patrón de conducta en las relaciones, en la dinámica de las mismas, me pregunté un día. Y asombrosamente advertí que muchos autores, y mi investigación

45


me estaban dando respuestas claras: existen patrones que identifican tanto a la relación violenta como a las relaciones con aquellas personas que poseen un trastorno de la personalidad (porque suelen ser manipuladores o abusivos al carecer empatía, me aclaraba Mateo). Este patrón es un ciclo que puede darse en un sólo día, semanas o meses. Este ciclo incluye la idealización (luna de miel), devaluación (crecimiento de la tensión, incidentes), descarte. Lo que sucede es que previo al descarte, el ciclo puede darse entre la idealización y la devaluación, de manera repetida, durante años. Es así que en este camino, empecé a advertir esas diferencias típicas que se dan en las relaciones con estos personajes y las relaciones de amor genuinamente sano. EQUILIBRAR - LO IMPORTANTE EN ESTE ESTADÍO Estaba colmada de información, tanta que no llegaba a procesarla. Entonces decidí ordenar mis notas, hacer nuevos cuadros, sintetizar y tratar sobre todo de incorporarla y seguir escribiendo. Luego de lo que había aprendido, no sólo de mis investigaciones sino de experiencias relatadas en diferentes grupos terapéuticos, me di cuenta que había obtenido un cúmulo de información y experiencias pero que respondía a un sólo lado de la balanza. Si yo necesitaba que ésta estuviera equilibrada por medio de la verdad y eso era lo que hacía que la justicia fuera tal, claramente me estaban faltando elementos del otro lado de la balanza. Justamente porque coincido en el concepto de Tomás de Aquino de la justicia cuando dice que es "la firme y constante voluntad de dar a cada uno lo suyo". Lo que sucede es que las verdades desde cada lado pueden ser subjetivas. Lo que no es subjetivo es un hecho. Por supuesto que hay una relación entre la verdad y los hechos. Los hechos son los que hacen que la balanza de la justicia se equilibre.

46


En mi viaje de conocimiento, estaba intentando conocer quienes eran esas personas. Quería correrles el velo, la máscara, necesitaba respuestas. Así como cualquier sobreviviente que tiene que soportar un gran peso en sus espaldas a raíz de muchas acusaciones infundadas, estaba segura que la balanza se equilibraría pudiendo identificar el propio peso de la personalidad que se escondía del otro lado, en estas relaciones tan particulares, que iban mas allá de un desencuentro amoroso. Pero luego de nutrirme y hasta saturarme de toda aquella información, me di cuenta que las respuestas no las iba a encontrar desde el lugar donde había empezado a buscar y eso fue una especie de serendipia. Resultó un gran alivio, porque realmente me estaba mareando. Esa conclusión llegó como una luz, en el justo momento que debía llegar. No tenía sentido seguir indagando en las otras personas, ya no tenía sentido poder tener una visión no clínica sobre un trastorno específico o una visión limitada de lo que significa la violencia. Yo ya sabía que algo no estaba bien, que algo iba mas allá, ya había identificado el grupo B ¿de qué me servía saber cuál, si además se superponen, hay co-morbilidad y todas aquellas cuestiones intrincadas? Sin dudas, ello me estaba generando una terrible pérdida de tiempo y de energía. Ya no quise poner mi atención en las "etiquetas", porque son sólo eso. Eventualmente como leí de un terapeuta, si quieres poner una etiqueta es a persona es simplemente un: "#"%&*!". En realidad, esas etiquetas no significan nada para quien ha sufrido. No se puede poner a la gente en una caja y pretender que todos “encajen”. Sobre todo cuando estamos hablando de cuestiones empíricas y se admiten matices en el nuevo DSM. Ello seguramente permitirá a los profesionales idóneos en un futuro lograr diagnósticos mas claros. Pero llegué a la conclusión que realmente no tiene sentido analizar cual de los trastornos tiene la persona con la cual uno se ha relacionado. Lo más probable es que si mostró los rasgos de un trastorno,

47


entonces tendrá muchas probabilidades de tener al menos alguno o algunos rasgos de los demás, tal como lo demuestran los estudios mencionados antes. Y al final, el impacto sobre cada uno seguirá siendo el mismo. Sea cual sea el trastorno del que se trate. No importa el diagnóstico, lo que tenía que tener en claro es el propio sufrimiento al relacionarse uno con una persona dañina. Y es por eso que llegué a entender que al inicio de este camino, sin dudas estaba haciéndome las preguntas incorrectas. Y es ahí en donde debía enfocarme: en el impacto sobre uno mismo. No tenía que probar a nadie el sufrimiento vivido. Cada uno lo sabe, lo ha padecido y debe sanar. Pero claro, hasta ese momento era toda información, comprendía al menos someramente de forma racional. Poco a poco, fui descubriendo un simple hecho, una verdad brutal que no sólo se debía entender y aceptar: la debía internalizar y sentir. Y cuanto antes se diera eso, iba a ser más fácil el camino que queda por delante. No se trata de aceptar intelectualmente, se necesita entender emocionalmente: inteligencia emocional le dicen muchos. Muchas sobrevivientes se hacen preguntas como: ¿qué es lo que había mal en mi? o ¿porqué nada de lo que yo hacía era suficiente para la otra persona?¿Realmente existieron alertas al principio que decidí no ver?. Pero el punto más importante al que se llega en un proceso de conocimiento, antes o después, es entender que esa persona no es lo que uno merece. Un diagnóstico, una etiqueta, es de alguna manera un intento de manejar la incertidumbre. Puede darnos la seguridad y la comodidad de cerrar el tema mentalmente para dejar de pensar en ello y eso por si mismo no trae soluciones. La vida es un proceso, incluso misterioso. Quisiera recordar una frase que dice "La vida es conocida sólo por aquellos que han encontrado una manera de sentirse cómodos con el cambio y lo desconocido"46. Con ello, no quiero decir que uno deba sentirse cómodo alguien dañino, sino que no importa quien es esa

48


persona, si de todas formas te mintieron, te descuidaron, te maltrataron y te manipularon. No importa si esa persona es narcisista, psicópata, límite, violento, nada... Lo cierto es que uno tiene derecho a vivir una vida plena, llena de alegría y ver el cambio como un proceso propio de la vida misma. Con solo saber que había algo que no era "normal", es decir que se desviaba de los comportamientos previsibles y generales en una relación sana, es suficiente. No se necesita "etiquetar con lupa" a la otra persona, para poder centrarse en conocerse a uno mismo. Sin dudas resulta mas útil identificar el aspecto "macro" el "género", que es el abuso. No obstante, mientras investigaba y según me comentaron tantos terapeutas, hay puntos comunes y que se superponen en todos los trastornos del grupo B como la falta empatía, el comportamiento errático y los ciclos comunes a los que se encuentran sometidas las víctimas. Lo que desconocía era que hay fases típicas en estas relaciones. Agradezco haber contado con la ayuda de muchas personas que me brindaron las herramientas que me han servido a mi, como a muchas otras personas para salir de ese sentimiento de tristeza que se padecen habiendo vivido una relación de este tipo. ACLARACIONES TERMINOLÓGICAS El cielo está un poco nublado, el sol logra encontrar huecos para llegar a mi ventana. Levanté mi persiana y me dispuse a seguir tomando notas. Claramente no soy quien para determinar si alguien posee un trastorno de la personalidad del grupo B y tampoco a esta altura me interesaba la etiqueta. Ya en este punto empezaba a entender que había algo más importante: la dinámica de la relación. Emprendí mi búsqueda de información y de formación con la finalidad de dar respuesta a otros tipos de

49


preguntas. Yo me hacía preguntas, me pasé años haciendo preguntas. Hasta que las respuestas empezaron a llegar, probablemente cuando estuve preparada para recibirlas. Porque las respuestas siempre estuvieron. Me decían "esto es de manual", pero yo no conocía el manual. No sabía de que manual me hablaban. No sabía cual era el patrón. Realmente estaba convencida que estaba destinada a una imprevisión constante en mi vida y lo cierto era todo lo contrario. Al poder identificar estas cuestiones "de manual" todo se empezaba a tornar más y más previsible. Mas entendible. Lo que más costaba entender era que si bien podía resultar todo entendible, no lo resultaba en términos razonables. Lógicamente desde mi propio razonamiento. Desconocía que habían personas en las cuales el razonamiento funcionaba de otra forma. Tuve que entender, que la lógica era mía basada en un desconocimiento absoluto. Entonces sí, pude entender el motivo por el cual no llegaba a respuestas que me pudieran satisfacer en mi búsqueda de la verdad. La dificultad de encontrar respuestas no solo estaba dada por mi cerrazón. Sino porque cuando fui a buscar respuestas, encontré entre los mismos especialistas desencuentros en las descripciones de los trastornos. Como había escrito ya, por un lado la teoría clínica, profesionales de la psicológica, el ámbito académico y aquella proveniente de psiquiatras que manifiestan la problemática de no poder diagnosticar al tipo vulnerable, si existiera (por ejemplo) y por el otro, aquellos psiquiatras que se limitan al diagnóstico estricto, limitado a la taxatividad del DSM. De a poco se están ofreciendo mejores formas de identificar estos trastornos, específicamente el tipo "vulnerable", para incorporarlos en las descripciones del narcisismo patológico. Ya se han publicado varias sugerencias, la de Cain y Pincus47, o Russ y Westen48, o el Manual de diagnóstico psico dinámico49 que contiene criterios para las dos formas de narcisismo: arrogante vs vulnerable. Como sucede en el derecho: primero se da una

50


situación y la ley llega después, porque la sociedad está en un proceso constante de cambio. Lo mismo debe suceder en la medicina: primero se hacen estudios e hipótesis que luego derivan en manuales de diagnóstico, como el DSM. No tengo en dudas que estamos frente a un cambio de paradigma y que en el futuro será resuelto. Pero yo necesitaba entender en mi presente, necesitaba plasmar todos mis pensamientos, apreciaciones e investigaciones en términos sencillos, aunque aceptando que podían no ajustarse a la terminología taxativa profesional de cierta línea de profesionales. Es por ello que en ocasiones he preferido mencionar términos como "narcisista" en lugar de "persona tóxica", puesto que, si bien estamos hablando siempre de personas tóxicas, esta última puede estar dada por múltiples factores y no sólo por aquellos que derivan de los trastornos de la personalidad del grupo B, sin perjuicio de que muchas características se asocian a personas violentas. Por cuestiones exclusivamente prácticas, aludiré al término narcisista en ambos sentidos, (grandioso - vulnerable), teniendo presente que muchos profesionales asemejan este último tipo al trastorno límite, en cuanto a la interrelación con otras personas y en cuanto a su superficie y efectos nocivos en una relación. He de destacar, por otro lado, que hay autores que consideran que el trastorno histriónico corresponde a la versión femenina del narcisismo50 (por este sesgo clínico al que hice referencia antes). Es por ello que las locuciones se realizan términos sociales - y no técnicamente médicos-, sino aceptando ciertas teorías desde la perspectiva investigativa. Muchos psiquiatras hablan del subtipo maligno de narcisista, que se relacionaría con el psicópata. Dentro del espectro general, entonces y a efectos prácticos muchas veces hablamos de lo mismo, debo aclararlo. Es por tal razón que he dedicado estas líneas para que pueda entenderse que el uso del término "narcisista" que utilizo a lo largo de las siguientes líneas.

51


Los efectos devastadores desde la perspectiva de una víctima, suelen ser los mismos sea cual sea el nombre que se determine en un diagnóstico de un trastorno de la personalidad del grupo B o de la personalidad violenta. No pretendo enfocarme en la individualidad psicológica de ellos, simplemente no me corresponde, sino que me enfocaré en los efectos nocivos para las víctimas y en las dinámicas de las relaciones, ya que a los efectos del daño, en definitiva es lo que interesa. El abuso sigue siendo un abuso independientemente del trastorno específico. Claramente, las causas internas que llevan a uno u otro con estos trastornos a comportarse de una manera errada, desde la perspectiva psicológica varía. Lo mismo debo aclarar respecto del término víctima. Al inicio de mi viaje de conocimiento, he visto a las personas que sufren el abuso emocional, físico, psicológico como víctimas. Pero lo cierto es que a pesar de usar ese término, llega un momento en donde es más acertado hablar de sobrevivientes. Porque sin dudas ellas tienen una capacidad de superación y resiliencia donde es realmente destacable su valentía. Entiendo que resulta mas adecuado focalizarse luego en las fortalezas y no en las situaciones a las que fueron sometidas. Porque estas sobrevivientes, tienen en rigor tiene rasgos sobresalientes. Creo que la única forma de deslegitimizar al abusador es focalizándose en la capacidad de sobreponerse y salir adelante luego de los tormentos vividos.

52


CAPITULO 2 "Cuando bailas con el diablo, éste no cambia. Te cambia a ti". Amanda Hocking LA SÍNCOPA DE ESTA DANZA He escuchado tantas veces esa frase que dice "el tango se baila de a dos" y hasta probablemente de alguien que se refería a la relación con el perverso. Este capítulo habla de la danza, de la dinámica de la relación. En términos musicales, la síncopa es una estrategia compositiva destinada a romper la regularidad del ritmo. No hay dudas que en una relación amorosa intervienen dos personas. Pero la danza que se da con este tipo de personas, no es regular, ni acompasada. No es un tango, donde los bailarines se encuentran en completa sincronía y comunión, donde hacen de ese baile algo maravillosamente único. Ya Mateo me advertía, las relaciones con cualquier persona que posea un trastorno de la personalidad -sea narcisista, histriónicos, borderlines o psicópatas, y aún violentos, siempre empiezan de forma inversa a una relación sana. ¿Qué quería decir con esto? Que la relación empieza de una manera extremadamente intensa, a diferencia de una relación entre dos personas emocionalmente maduras, con límites y con un sentido sano de la individualidad que se van interrelacionando con el tiempo, generando cada vez mayor intimidad una vez que la confianza en el otro ya está dada en la relación. Y así fue como fue enseñándome: las personas que poseen aquellos trastornos, siempre requieren un "suministro", una "fuente", un "combustible" de recursos, para satisfacer sus propios deseos y necesidades. Sin su suministro, estas personas no pueden funcionar con simpleza en sociedad. La persona que es "elegida" debe reunir alguna cualidad para alimentar sus

53


necesidades, que pueden ser emocionales, sexuales, financieras, profesionales, sociales, habitacionales, de poder, diversión, control, miedo al abandono, atención, y hasta la posibilidad de dar cierta apariencia hacia el exterior de "normalidad", entre tantas otras. Ellos eligen el tipo de suministro que necesitan. Cualquiera de los trastornos del grupo B, suelen en general comportarse de la misma manera: hay patrones en común. Aunque lo que impulse el daño difiera en uno u otro trastorno. Resulta quizás útil mencionar someramente algunos puntos específicos para poder diferenciarlos, para conocer el origen que provoca el daño exterior, mencionando por supuesto las citas que corresponden a estas cuestiones que exceden a mi profesión. Muchos especialistas mencionan que durante las relaciones con una personalidad del grupo b, hay una característica en la dinámica que es indiscutible e incluye tres etapas principales: IDEALIZACIÓN - DEVALUACIÓN DESCARTE51 este ciclo resulta muy parecido al que sucede con personas violentas. En este sentido, aclaran que estas etapas pueden no suceder solamente una vez, sino que pueden darse en un círculo de repetición hasta que el abusador se aburra y obtenga otro suministro o hasta que la víctima empieza a darse cuenta de lo que sucede. Algunos autores, distinguen en esta tríada al trastorno límite, considerando que aquellos que poseen este trastorno "no descartan" a su pareja, justamente porque su mayor miedo es el abandono. No obstante, esa última afirmación me generó ciertos interrogantes: Si las personas con trastorno límite no descartan, ¿la etapa de la devaluación, qué vendría a ser sino? Quizás esos autores se refieren al descarte como un hecho puntual y final de la relación, y no como un proceso de desvalorización emocional constante que termina en ese punto final. Aquella tríada de la que se habla también tanto en

54


los grupos de autoayuda, fue realmente un hallazgo para mi. Desconocía que en general estas personas son previsibles. Me resultaba una incongruencia. Personalmente y al igual que tantas otras víctimas con las que he tenido contacto, estaba sumergida en un estado general de confusión, lleno de imprevisión y en medio de momentos llenos de intermitencias entre premios y castigos. Pasaba horas intentando comprender al otro, pero no lograba disipar la bruma en la que vivía. Hasta que empecé a creer que en definitiva, lo que es previsible es el patrón de conducta de este tipo de gente. Claramente las personas no están hechas con un molde, las características de cada cual tienen matices. Supongo que por ello no se puede pretender que todas las personas que poseen el mismo trastorno se comporten de una manera idéntica. Pero esa tríada a la que hacen referencia tantos especialistas, es en donde el patrón de conducta se haría visible. Empecé a darme cuenta que si las víctimas conociéramos la previsibilidad de ese patrón general en lugar de ver las cosas desde la individualidad de cada situación particular que vivimos, nos resultaría mas sencillo entender lo que sucede. Llegué a la conclusión que hay que ver las cosas desde mas lejos en lugar de verlas con una lupa. La perspectiva nos permite ver la generalidad y no los hechos individuales que si se tornan imprevisibles, pero no el patrón general. Si uno quiere armar un rompecabezas, tiene que poder ver todas las fichas desde lejos y no enfocarse en una sola. Y casi de manera mágica las piezas del rompecabezas emocional encajan sin siquiera tener que hace nada. Es que en ocasiones, los hechos aislados pueden parecer insignificantes y hasta la víctima -y aún su entornotermine minimizándolos. En el caso de la víctima probablemente para que no se la acuse de dramática, por querer salvar la relación, por miedo, e infinidad de otros tantos motivos. En el caso del entorno porque probablemente se vea realmente como

55


un hecho aislado y como nadie es perfecto sucede que hay cuestiones donde requieren a la víctima (que no es vista como tal) tenga tolerancia. La habilidad de ver todo en su conjunto, entender este patrón de previsibilidad, ayuda sin dudas a entender. Fue así que comencé a tomar notas, escuchando a otras tantas víctimas y asombrosamente para mi, habían características que la mayoría coincidíamos. Fue hasta tal punto esa coincidencia que nos preguntamos si no se habría tratado de la misma persona con la que nos habíamos topado en la vida. Mi libro de notas, mi diario, se convirtió en puntos de chequeo de coincidencias. Claramente, en algunos ejemplos se entremezclan distintas características, como si fueran parte de un todo encadenado y relacionado. PRIMERA ETAPA: IDEALIZACIÓN Mis notas mostraban que esta etapa puede contener muchos elementos para poder representarla. Definitivamente, no es lo mismo que uno siente en cualquier otra relación. Como puntos en común descriptos desde la visión de las víctimas se plasmaron varias características reiteradas, aunque no siempre se dan todas juntas, estas son: El BOMBARDEO DE AMOR, es una forma de seducción que usa el manipulador cuando trata de controlar la relación con un bombardeo de un "supuesto" amor desde el inicio. Implica un bombardeo de acciones que pueden parecer muy similares al "amor" pero que son tan intensas como abrumadoras. Las víctimas no solemos entender lo que sucede, pero sentimos probablemente que alguien nos valora como nunca nadie nos había valorado. Las diferentes víctimas con las que pude tener contacto, hablaban de este bombardeo del amor, y explicaban que

56


se lleva a cabo inicialmente a través de excesivas llamadas telefónicas, mensajes de texto, correos electrónicos, el deseo constante de estar en contacto ya sea virtual o físico y el deseo de estar conectado casi cada momento de cada día. Los manipuladores, son maestros en adulación. Estarán constantemente diciendo a su víctimas lo mucho que las adoran, lo hermosas que son, lo divertidas, talentosas, inteligentes, especiales, elegantes, etc. Dirán que se sienten agradecidos por sentirse por primera vez realmente entendidos. Seguramente hablen de las horribles relaciones anteriores que tuvieron criticando siempre a sus ex- y dirán que están asombrados por haber encontrado al amor de sus vidas finalmente. Estos ejemplos son sólo algunos de los que se viven en la etapa de intensa adulación. Y alguno de los tantos comentarios que se pueden escuchar son: "Nadie me ha hecho tan feliz antes", "podría pasar el resto de mi vida contigo", "eres mi alma gemela", "no me he casado porque no he encontrado a la persona adecuada y eres el tipo de persona que he estado buscando durante toda mi vida", "por fin te he encontrado", "nunca me he sentido tan cómodo con la compañía de alguien como tu", "eres la mujer más hermosa que he visto", "siento una gran conexión contigo". La víctima siente como si fuera la única persona en el mundo para él, como si se hubiera encontrado con su pareja ideal, se sentirá afortunada por haber conocido a alguien tan "amoroso y atento", sentirá que se están enamorando.. El inicio de la relación es como un torbellino de sensaciones positivas. Ellos no se cansan de su "presa", al contrario: le hacen sentir que la necesitan constantemente a su lado. Las víctimas tienden a creer en esa adulación, ya que después de todo ¿a quién no le gusta que le digan cosas tan lindas y positivas? El manipulador, ganará con afecto y adoración. Resulta que nuestra inclinación natural a amar y ser amado es el ingrediente perfecto para ellos. En un hombre sano, ese deseo y

57


afecto está en un rango normal, pero a aquellos manipuladores o del "equipo b" pareciera que les encanta bombardear amorosamente y en el momento en que la víctima empieza a darse cuenta que no es muy normal ese bombardeo, aparenta ser demasiado tarde. Ellos se han convertido literalmente en algo como una droga. Claramente, una víctima que está siendo bombardeada puede caer en esas redes rápidamente. Mateo me decía que eso sucede especialmente si la confianza en si misma es baja o llega en un momento donde se encuentran más vulnerables en sus vidas, en el que aprecian la (falsa) validación y aprobación. Sin embargo, no solo las personas co-dependientes o quienes pasan por un momento vulnerable de sus vidas pueden ser atrapadas en este tipo de relaciones. En principio, cualquier persona se puede convertir en víctima del daño inevitable que genera el vínculo con alguien que posee este tipo de características. El manipulador, intentará lograr una dependencia afectiva para servirse de su víctima como suministro. Por desgracia, es una experiencia tan vertiginosa que no alcanza el tiempo para tomar real conciencia de lo que está sucediendo. Nadie es atraído a través de la crítica inicial y del abuso. Si esa persona socavara la propia confianza de la víctima en la primera cita, rápidamente lo dejaría, obviamente. Ese bombardeo amoroso se lleva a cabo a través de diferentes formas. Paradójicamente, estas características pueden servir como "luces de alerta" al inicio de una relación. He escuchado muchísimas veces que las víctimas notaban desde el principio algo "raro", pero no supieron advertirlo. Justamente esas son las “luces de alerta” que permitirán a cualquier víctima desprevenida a actuar con más precaución antes de embarcarse en una relación amorosa con una persona así. Durante la fase inicial de la relación, las víctimas no creen que esa persona pueda hacer algo dañino, quizás porque en general las víctimas somos personas empáticas y tendemos a

58


creer que el mundo no esta lleno de gente mala. Creemos en el amor y en todas las virtudes que éste trae aparejado. Mis notas siguieron ayudándome para poder encontrar puntos en común con otras víctimas. Puntos de previsibilidad: puntos de entendimiento. EL PEDESTAL: Pareciera que el inicio de una relación amorosa empieza con una idealización TOTAL hacia la persona elegida, eso se escuchaba en los grupos: La víctima es la persona necesaria para que el perverso escape de su mundo, logrando ser adorado y especial. Cuando un abusador decide que una persona puede llegar a ser una fuente para convertirse en su suministro, la sobrevalorará por completo, la idealizará y la pondrá en un pedestal, hará que se sienta en las nubes. Probablemente hasta se convence a sí mismo pensando que la fuente de suministro encontrada es increíble y se siente aún más poderoso, producto del suministro que esta “ganando”. Por otro lado, la víctima, pasa a ser alguien verdaderamente importante en su vida, el manipulador demostrará con hechos de diferentes formas que tan importante es la otra persona, pero no por amor, sino por su necesidad de suministro. Hasta podría decir que se retira más temprano del trabajo sólo para poder pasar más tiempo con su pareja, "porque la extraña y porque no hay nada más importante en su vida que ella". "Adolfo se mostraba muy responsable en el trabajo, solía tener bastante. Pero en algunas oportunidades me decía que había podido hacer sus cosas de una manera tan eficiente, que había logrado liberarse más temprano, sólo porque tenía muchas ganas de verme. Por supuesto, que en aquel momento me sentía tan halagada, que cualquier cosa que tuviera que hacer yo, la dejaba de lado. ¿Cómo iba a poder decirle que no?, si él había hecho todo lo posible para verme? Hasta se estaba retirando más temprano del trabajo. Jamás me habría imaginado que años después, me

59


estaría acusando de ser yo la que pretendía que él no trabajara y de ser demasiado pegajosa". (Andrea, 34 años). Es probable que la víctima cancele sus propios planes para estar disponible si él la requiriera. Quizás hasta la llene de regalos. La víctima puede sentirse abrumada por los mismos. Aunque luego descubra que probablemente han sido parte de una manipulación. Estos manipuladores, se empezarán a reflejar en sus víctimas como un espejo. Dirán las frases justas que las víctimas necesitan escuchar. Haciéndole creer que lo conoce en cuestión de unos días o semanas y como consecuencia de ello, creerán que las entiende mejor que nadie. Planteará los mismos sueños y metas que tiene la víctima. Buscará convertirse en su pareja ideal, para luego poder tener control sobre esa persona. Y sólo puede ganar ese control, si puede obtener su atención y no hay dudas: sabe como lograrlo. Todo lo que el abusador haya creado y dicho, es únicamente por una razón: asegurarse su suministro. "Antonio quería que durmiéramos abrazados y acurrucados toda la noche, me decía que él nunca había podido dormir de esa forma con alguien antes. Con sus ex sólo se iban a dormir cada uno en una punta de la cama, pero conmigo era diferente. Decía que se sentía feliz por ver lo conectados que estábamos, queriendo ambos lo mismo... Jamás pensé que estaría preparando un camino para cuando tuviera que castigarme con su agresión pasiva, donde empezaría a evitar venir a la cama o dormiría en la otra punta sin siquiera tener algún contacto, como si yo tuviera alguna enfermedad contagiosa por contacto" (Amalia, 34 años). RAPIDEZ: Todo sucede apresuradamente. El se moverá de una forma rápida para asegurar la relación,

60


probablemente utilice una supuesta conexión sexual para que la víctima se sienta aún más dichosa. Ellos necesitan una gratificación inmediata, pero le harán sentir "irresistible" para justificar sus necesidades. Necesitan rápidamente evitar sus propios demonios internos. Cuando el perverso está en la fase de idealización pondrá toda su energía en asegurarse su propio "suministro". Se mostrará lleno de energía y entusiasmado. Hablará de compartir sueños y planes futuros (que es lo que la víctima quizás desea escuchar, para poder creer que la relación seguirá durante más tiempo). Mientras la víctima cae en las redes de esa manipulación, a la brevedad se estará convirtiendo en su suministro. Jamás saldrá de la boca de estos manipuladores en esta etapa frases como "quisiera que nos conozcamos mejor, quisiera que no apuremos las cosas, quisiera estar realmente seguro para que ninguno salga dañado innecesariamente de la relación". Por supuesto que si la víctima se atreve a decir algo de eso, le hará sentir que está ofendido por dudar de su intenso amor. Dirá que si piensa eso, seguramente es porque no lo ama tanto. Dirá cualquier cosa con tal de desestabilizarla. No respetan los tiempos de otros y no existe la empatía por parte de ellos. Sólo podrá manejar su ansiedad por asegurarse su suministro, si sabe que con ello el beneficio secundario será mayor. "A los seis meses de mi relación con Arturo, ya teníamos planes futuros para ir a vivir juntos. Era consiente que probablemente en un tiempo esa etapa tan intensa -casi idílica- iba a atenuarse o apaciguarse un poco, pero estaba convencida que era imposible que tanto amor pudiera derrumbarse. No tenía dudas de su amor. No creía que podía pasar de la perfección al fracaso. Jamás pensé que lo que estaba viviendo era únicamente la introducción a una película de terror" (Alicia, 35 años). Lo cierto es que cualquiera que expresa su

61


profundo amor por el otro de una manera tan abrupta, es alguien que conoce poco del amor verdadero. Una relación real, pasará sin problemas el test del tiempo y ambas personas involucradas deberían necesitarlo para conocerse en profundidad. Claramente, es mas conveniente tomarse el tiempo suficiente para conocer a la otra persona antes de comprometerse emocionalmente. Una persona simple, puede realmente sentir una conexión intensa con otra, pero probablemente se reserve esos sentimientos por un tiempo hasta estar seguro que hay reciprocidad, o que cuando manifieste esos sentimientos, la otra persona responderá de forma respetuosamente. La rapidez debería tomarse como algo sospechoso, al menos debería servir como una luz de alarma. MOSTRARÁ INTERES POR SABER TODO DE LA VÍCTIMA: Ello la hará sentir importante y verá a la otra persona como alguien que se preocupa por los sentimientos de los demás. Seguramente la víctima piense que alguien que se interesa por ella no es egoísta, puede ver que los temas de conversación no pasan únicamente por el manipulador. Verá como algo muy positivo a alguien que se muestra interesado por saber de sus historias. Pensará seguramente que si alguien no tiene interés en ella, no pasaría horas escuchándola sobre situaciones personales. Pero lo que está sucediendo del otro lado es que esa persona está prestando atención sobre todo a las heridas emocionales, debilidades e inseguridades internas de la víctima, mientras se muestra frente a ella como alguien compasivo, para generar una supuesta relación en base a la verdad y a la confianza. "Nunca me gustó contar cosas feas de alguna pareja pasada, es que no quería que me vieran como víctima de otras personas. Pero Alberto se mostraba muy interesado, le conté pocas cosas, pero lamentablemente hice

62


hincapié en que me habían descuidado como mujer y que mi ex pareja, había comenzado a tener otra relación mientras yo cuidaba a mi bebe de 3 meses. Alberto me dijo: esa es una gran ofensa, ¿cómo un hombre puede hacerle semejante cosa a una mujer? tu eres irresistible, inteligente... yo jamás haría una cosa así... Claramente sin conocerlo le creí. Es que pensé que compartíamos los mismos valores y el mismo respeto por la institución familiar. No pensé que luego iría a castigarme de la misma forma pero potenciada, jamás pensé que utilizaría mis heridas emocionales para acentuarlas y mis debilidades para manipularme". (Ana, de 35 años). Cualquier información que el abusador pueda obtener, le servirá luego para tener mayor control. Muy probablemente utilice esa información y las vulnerabilidades sin vacilar en un futuro para castigar en los momentos que la víctima no sea su fuente "adecuada" de suministro, en la etapa de devaluación. COMPARAN CON SU EX, AMIGOS, FAMILIARES: Suelen comparar a la víctima con sus ex, diciéndole que es mucho mejor que ellas, contándole que su ex tenía problemas mentales, que era bipolar, que lo dejaba solo, que era inútil, haciendo sentir a la víctima que es especial. También es común que digan cosas feas de amigos, familiares y los critiquen. Los manipuladores harán cualquier cosa con tal hacerse pasar como víctima de distintas relaciones. "Augusto me contó que su ex era egoísta y priorizaba su trabajo en lugar del amor y la familia y eso le generaba mucho sufrimiento a el, porque lo dejaba solo. Me dijo que ella era bipolar y que al momento de separarse ella le quemó las fotos donde estaban juntos. Me dijo que el no quiso tener hijos por miedo a que la bipolaridad se

63


transmita genéticamente. Me contó todo el dinero que invirtió en la vivienda, sin que nadie le reconociera nada al momento de la separación. Me decía que se sentía feliz conmigo porque veía que yo priorizaba el amor, porque el amor debía estar en primer lugar en la vida de una persona: el amor y la familia. Eso me decía, pero sin embargo, las ideas del amor y de la familia eran mías. jamás pensé que la verdadera historia que había contado había sido justamente al revés, en todos los aspectos" (Angelina, 36 años). Probablemente la víctima crea que aquellas cosas horribles que le pasaron al abusador, no le volverán a pasar con ella ya que la presa no se siente mala persona (como la imagen que implementaron en su cerebro de sus ex y de todas las personas que según el perverso se aprovecharon de él). Y es así, como el manipulador mientras va debilitando a su pareja, se muestra como una víctima. Y a su vez, de una forma solapada le da indicios sobre las cuestiones que son esperables de una mujer para que puedan compartir la vida. En el caso de Angelina, por ejemplo: el trabajo (de ella) debía estar en segundo lugar, entre otras cosas. SE MOSTRARÁ MUY COLABORADOR OMNIPRESENCIA: Durante el inicio de la relación es muy probable que intente hacer muchas cosas por su víctima, para asegurarse un lugar en su vida. Seguramente diga que quiera cuidarla. Ella se sentirá protegida y le permitirá hacer cosas por ella, como arreglar el auto, resolver alguna cuestión de la casa, tratará de ocuparse de la mayor cantidad de cosas posibles para que su presencia termine siendo necesaria. Hará que la víctima lo vea como un "salvador", como una persona que sabe arreglar las contingencias que surgen a diario y que está dispuesto a hacerlo simplemente porque le gusta hacerlo, porque es parte de su esencia, porque disfruta haciéndolo.

64


"Alejandro sabía que a mi no me gustaba -y hasta odiaba- cocinar. Por supuesto que una de las cosas que primero hizo notar en la relación, es que él sabía mucho de cocina y de hecho era Chef Profesional. Cuando estábamos juntos, me mostraba como disfrutaba probando recetas, era una pasión para él la cocina y además yo me sentía halagada con sus platos exquisitos... Jamás me habría imaginado que luego me criticaría intensamente por ser un desastre en la cocina, diciéndome entre tantas cosas horribles que yo sólo servía para cortar tomates. Jamás pensé que luego él mismo se podría "olvidar" de todos sus conocimientos como Chef haciendo que las comidas realmente no se pudieran comer, diciendo por ejemplo que sólo sabía hacer salsas si les ponía vino -aún para los niños, casi como si lo hiciera a propósito, como un castigo"(Adriana, 38 años). Al mostrarse colaborador al inicio de la relación, hará que la víctima dependa más de él, perdiendo su propia independencia, autosuficiencia y probablemente su autoestima. Si bien ellos se sienten atraídos por las mujeres independientes, ya que ellos en definitiva son personas inmaduras, encontrándose ya en la relación, una mujer independiente y autosuficiente resultará como un golpe a su ego. Una vez que haya logrado el apego, quizás le pida que renuncie a su trabajo, querrá que quede embarazada, o cualquier artilugio para que sea cada vez más difícil escapar, mientras le sirva a como suministro. En otros casos, cuando el suministro que buscan es sólo "aparentar" cierta normalidad hacia el exterior y tener un techo, hará que la víctima trabaje más y más. Todo depende del tipo de suministro que necesite el perverso. LA VERDAD EN TODO ESTO

65


La víctima ha sido el ideal más perfecto de la imagen de si misma. Es como si se hubiera mirado al espejo, pero de una forma mejorada. Ha sido valoradas más de lo que quizás se valoró ella misma. ¿Cómo no podría enamorarse? La fase de idealización es el cielo. Nada podría ser mejor. Lo siente más alto de lo que quizás haya volado antes. A simple vista y conociendo solo el principio, algunas personas pensarían: "Yo podría ser su suministro a cambio de tanta maravilla". Pero lo cierto es que la adoración inicial tiene un costo muy alto para la persona que ha sido asegurada como combustible. La intuición quizás le haya advertido a la víctima de cierto peligro: pero al estar perdiéndose no la escucha, porque siente que las vivencias son reales y no producto de delirios místicos. Al menos así lo ven muchas víctimas al inicio. Quizás la víctima se haya preguntado ¿Qué sentido tenía escuchar a la intuición que probablemente estuviera basada en una inseguridad propia, cuando los hechos mostraban que todo era perfecto?. Los abusadores emocionales como buenos manipuladores que son, saben "promocionarse" muy bien, es una promoción construida a la medida de la "víctima". Pero poco a poco, se advierte que esas "promociones" quedan en palabras vacías. Las personas sanas se muestran ante la vida con actitudes reales y no con "promociones". Según mi amigo Mateo, el psiquiatra, es un patrón común con cualquier personalidad del grupo B, que cuando la mujer comienza a intentar tener una conexión emocional real, es decir mayor intimidad, el "perverso" siente que dicha actitud es equivalente a alguien que quiera romper la máscara externa, para que muestre su verdadero yo. La máscara externa le permite recibir, pero sin dar a cambio nada emocionalmente. Al menos, nada profundamente. Simplemente porque tienen una incapacidad real de profundizar en las relaciones. Si la mujer insiste en sus demandas emocionales, la máscara externa deja de funcionar y el abusador se convierte en

66


un niño (totalmente desamparado y asustado) por un lado y por el otro en una maquina perfecta de manipulación (que contiene un sentido de la realidad defectuoso). Es por ello que el pedido de intimidad emocional, lo ven como un daño. Según muchos autores, la víctima es un sustituto de objetos. Ella es capaz en un principio de suplir sus necesidades. No obstante, resulta imposible cumplir con las expectativas del perverso en su necesidad de adulación y sumisión en un contexto enteramente dirigido hacia él las 24 horas del día. Mucho más difícil es cumplir con sus expectativas imaginarias, como si la víctima tuviera la obligación de ser clarividente. Pero aún suponiendo que alguien quisiera hacer ese esfuerzo, para el perverso jamás es suficiente. Y sin dudas lo harán notar. En ocasiones con agresiones y en otras con agresiones pasivas. Mientras la víctima se revela pidiendo compasión o empatía, el abusador empieza a ver que su pareja ya no resulta un suministro valioso. Es entonces cuando la siguiente etapa, la de la devaluación deviene inminente. Esta devaluación aparecerá cuando la verdadera personalidad detrás de la máscara no sea tratado de la forma pretendida y en algún momento desechará a quien sea su suministro -si su suministro no se cansa antes-, culminando el círculo. Y así es como empieza el círculo. La víctima intenta volver a aquella "época de oro", entiende que "el amor todo lo puede" y con amor se puede salir de ahí, juntos, unidos: con el mismo rumbo. Pero volviendo a la etapa de la idealización, en muchos libros y videos se ejemplifica el bombardeo amoroso en otros contextos: “les decimos a nuestros hijos que no se acerquen a los extraños que tratan de atraerlos con buenas palabras y caramelos. Esos individuos son probablemente depredadores sociales, pedófilos. Pero ¿porqué las mujeres adultas aceptamos semejante halago sin levantar una ceja? ¿No debería aplicarse

67


también el consejo que ofrecemos a nuestros hijos?". La persona que pone a la víctima en ese pedestal en la etapa de la idealización, ni siquiera la conoce. No tiene idea si la víctima puede ser una buena compañía (y es lo mismo que debería preguntarse la víctima respecto del otro), porque las relaciones llevan tiempo. Se necesita conocer a la persona primero para construir una relación sana. Cuando alguien comience con su bombardeo de amor, uno debería preguntarse simplemente: ¿Qué quiere esta persona de mí? y detenerse a escuchar la voz del alma. Sin dudas, esa voz interior, es una guía muy poderosa, que muchas veces silenciamos. EL VERDADERO AMOR Es cierto, el amor todo lo puede. El amor que no es dañino. Pero, esta etapa del bombardeo amoroso ¿se puede llamar amor?. Quizás se trate de un sustituto del amor real. La idealización no es genuina ya que se basa en una necesidad de algo: admiración, llenar el vacío, atención o control. La idealización, ciertamente, no se basa en las propias cualidades, que con seguridad la víctima las posee: la idealización va por otro camino. Es una forma de asegurar la confianza y el amor hacia el manipulador. Muchos consideran que las personas del equipo B, no tienen una verdadera identidad. Serían como camaleones que se adecuan al inicio, a su objetivo. Y es justamente por eso que mucha gente que sufrió de estos abusos dicen que compartían los mismos puntos de vista, sueños futuros, valores, principios y aspiraciones, con ese personaje. Sin dudas las sobrevivientes luego de pasar por el calvario luego se preguntan si esa persona sintió amor de verdad por ellas. Lo cierto es que la forma de querer de estos personajes es demasiado particular. No es la forma de amar que la gente sana conoce. Quizás ni tengan la capacidad de amar como alguien verdaderamente auténtico, porque ellos hacen una

68


mímica del amor (y en general de todas las emociones). No es que las víctimas "no sean suficiente o no valgan", sino que simplemente el amor que la mayoría conocemos incluye la empatía, auto crítica y la compasión, que carecen esos personajes. Ellos necesitan llenar el agujero existencial que tienen, pero ese agujero no tiene límite, es al infinito. Sería una especie de amor condicionado al cumplimiento de expectativas irrisorias. Es un amor egoísta: interesado. Para ellos, todo es equivalente a un objeto, a algo inanimado por más vida que tenga: si el perro mueve la cola y los hace sentir importantes lo aman. Pero si pide comida, requiere atención, entonces con suerte, lo dejarán a un lado pero probablemente antes lo maltratarán. Así es como aman ellos. ¿Eso es amor? Por supuesto que en esta etapa de idealización estos puntos no surgen. Pero resulta claro que el amor verdadero en una pareja implica una conexión íntima entre dos personas. Ese amor no se apaga de la noche a la mañana. El amor tiene su propia energía e inercia. El amor es vida. El amor empuja hacia la alegría, hacia la felicidad. No sucede esto con estos personajes. Ellos, una vez que tienen a su suministro asegurado, no son impulsores de nada positivo -salvo que vean su beneficio individual- solo se mantienen expectantes a que la víctima sea la que tenga iniciativa para todo, simplemente para seguir alimentando su ego. La intimidad emocional es algo que atormenta y temen todos los que poseen algún trastorno de la personalidad del grupo b. Por lo tanto es muy difícil -por no decir imposiblelograr tener intimidad emocional con ellos. Pero esa intimidad emocional es necesaria en cualquier relación amorosa sana. Se necesita conexión. Conexión real entre dos seres. Sin embargo, pareciera que todos los del grupo B, están desconectados de su propia identidad, no la tienen, o es defectuosa. Por lo tanto es difícil que puedan formar una conexión real con otra persona si ellos están desconectados de si mismos.

69


Los que juegan en esa liga, suelen quitar todo, como si fueran vampiros (quitan energía, por ejemplo) y no contribuyen ni retroalimentan la relación una vez que tienen la seguridad de haber cautivado a su presa. La víctima termina con una sensación de vacío e incomprensión a causa de esta falta de amor real que arruina su interior de una forma escalofriante. "Cuando mi padre falleció, mis hijos eran muy chicos y no me pareció prudente que fueran a su funeral. Armando se ofreció a quedarse en casa para cuidarlos, contenerlos y sostenerlos (el no conoció a mi padre). Cuando regresé luego de unas tres horas, los niños estaban en sus habitaciones solos. Tiempo después, me enteré que Armando se había pasado todo ese tiempo con su computadora. Cuando lo confronté y expresé lo desilusionada que estaba, sólo respondió que necesitó evadirse de "tanto dolor". No sólo se trató de una falta de empatía hacia mi o hacia sus hijos. ¿Podía esta persona realmente sentir amor?... Si era amor, definitivamente no era en el concepto de amor que la gente sana entiende, acepta y anhela" (Andrea, 40 años). El verdadero y duradero amor, requiere un dar y un recibir constante, empatía, compasión, compromiso, conexión, respeto, honestidad, entre otros tantos valores. Es muy difícil definir el sentimiento real cuando proviene de una persona que tiene algún trastorno de su personalidad, que carece de dichas cualidades. Sería una ilusión llamarlo amor, cuando solo quitan y no brindan. Y excepcionalmente cuando brindan es porque reciben algo como suministro. En general, la persona sin esas características no hace bombardeos de amor al inicio de la relación, ni hace promesas de amor eterno, ni dirá que encontró el amor de su vida sin siquiera conocer a la otra persona. Si alguien es llamativamente positivo, halagador y brinda extrema atención en

70


el comienzo de una relaciรณn, probablemente signifique que algo no estรก funcionando bien y definitivamente hay que tomarse el tiempo necesario para analizar lo que puede estar sucediendo.

71


CAPITULO 3 "El maltrato, no siempre deja marcas visibles, en ocasiones las marcas son en el alma"Anónimo LA MASCARA TRANSPARENTE Suele suceder que cuando la víctima ya se encuentra apegada a la otra persona, el manipulador, principalmente aquellos que poseen un trastorno de la personalidad del grupo B, la condicionará gradual y consistentemente para que no advierta las críticas negativas crecientes, mientras que va borrando su identidad y su autoestima. Ello es parte del ciclo esperable en una relación con ellos. Lo que seguirá, es el tormento. Empieza a caer la máscara o mas bien, se empieza a volver transparente. Muchos suelen decir que en esta etapa se comienzan a ver las luces de advertencia. Sin embargo algunas situaciones que se dieron en la etapa de la idealización, pueden llamar poderosamente la atención si la presa está atenta. Si, es cierto que es un patrón de conducta su devaluación. Pero la peor devaluación proviene de las víctimas al permitirla. En ocasiones el llamado interno de la intuición les grita "peligro", pero justifican, racionalizan, se culpan, e intentan seguir adelante, con el perverso al lado. La próxima etapa, puede solaparse y mezclarse con la primera. Muchos de estos personajes son extremadamente inteligentes e irán probando hasta donde pueden llegar con la devaluación para pasar cualquier límite de la víctima. La forma de devaluación puede ser con hechos (visibles o no) y/o palabras (escuchadas o no). Por eso, la agresión puede ser activa o pasiva. DEVALUACION

72


Empieza la segunda etapa del círculo típico, cuando esa persona empieza con una intensa e injustificada devaluación (luego de considerar que la víctima está atrapada). El abusador encuentra esta etapa estimulante y tan emocionante como la etapa de oro. A medida que la autoestima de su víctima va siendo deteriorada por sus palabras y acciones, les resulta más simple para ellos comenzar a desgarrar a la víctima, ya que saben qué botones presionar para activar las emociones, conocen exactamente qué heridas aún están abiertas y como apuntar de manera negativa -lo saben desde que se interesaron por estas heridas y al querer conocer todo, en la etapa de idealizaciónrecordemos. El abusador ve a su pareja como una extensión de si mismo, pero como un objeto inanimado como se dijo antes, aunque necesita de ella como suministro para sentirse bien consigo mismo, para sentirse valedero y aún superior. Ante la primer muestra de desacuerdo, de crítica o diferencia de opinión que reciba, cualquier sugerencia que contradiga a su falso "yo" y aun cualquier defensa que intente hacer la víctima, será recibido por el abusador como una ofensa a su propia existencia. Lo mismo sucede para cualquier pedido que haga la víctima de mayor compasión e intimidad. El "narcisista" encuentra a las diferencias de opinión como un ultraje a su persona y definitivamente no lo tolerará. Se indignará especialmente si su pareja le pide compromiso, respeto, honestidad, autenticidad o intimidad: todo lo que los narcisistas y los psicópatas tienen incapacidad de brindar y en general los del grupo b. Y es por ello que hará cualquier cosa para defender su punto de vista y subestimar el del otro. Trabajará para devaluar, devastar y destruir. Y si es necesario jugar a la víctima lo hace. Son expertos de las tablas teatrales. Probablemente el abusador ha creado una falsa imagen de si mismo que depende de su pareja para que pueda seguir sosteniendo dicha imagen. Pero por otro lado odia

73


depender de ella, por ese motivo también puede devaluarla para luego sentirse superior y en control. Todo se trata de su suministro. LOS COMPORTAMIENTOS ESPERABLES EN ESTA ETAPA DESVALORIZACIÓN: Hará comentarios humillantes y descalificadores sobre la otra persona. Generalmente lo hacen en la intimidad, ya que necesitan que nadie le crea a la víctima cuando hable del maltrato. Por el contrario, cuando están en público muestran otra imagen. Aquellos defectos, inseguridades, puntos débiles y secretos que la víctima ha confiado en la época del bombardeo amoroso, serán utilizados para devaluarla en esta etapa. Utilizan esas heridas para dañar. Si por alguna razón la víctima sufrió algo en la infancia, dirán que “algo habrá hecho”, en lugar de ayudar a superarlo: y sin dudas, logran volver a traumar. En la etapa de devaluación, literalmente dirán que aquellas de las fortalezas que vio en su suministro en la etapa de idealización, son en verdad para ellos en esta etapa debilidades: dirán que los logros no son tales. La agresión pasiva por otra parte, es una gran arma que suelen elegir. Haciendo pequeñas sugerencias negativas pero de forma solapada, logran que la víctima dude sobre sus propias capacidades. Hacen esto escabulléndose generalmente de forma encubierta para criticar esas cualidades que idealizaron en la primera etapa. Muchos tienen la habilidad de hacer sentir que están constantemente insatisfechos con sus "suministros". Cualquier actitud que la víctima intente hacer para satisfacerlos es un esfuerzo sin sentido, ya que esas expectativas son modificadas, alterando su estándar y llevándolas a puntos ridículos. Si ella mejora en algo, pronto el abusador encontrará una nueva crítica para hacerle sentir que depende de su aprobación y validación, para seguir luego tratándola de la

74


misma manera. Mientras tanto la víctima intenta complacerlo, debido a su necesidad de sentirse valorada. Si ella tiene una carrera satisfactoria y posiblemente profesional, ellos le dirán: entonces "¿porqué no eres tan adinerada? Te explicaré como hacer negocios, porque tu de eso no sabes nada". No interesa aquí si ellos tienen o no tienen habilidades. El tema es que se ocuparán de hacerle notar a su presa que es ella la que no las tiene. "El dinero no alcanzaba para llegar a fin de mes. Pero según Bernardo, yo tenía que generar mas dinero ya que trabajaba part-time (no importaba que tuviera un bebe de menos de un año que debía cuidar, él me decía que era una holgazana, que no tenía ambiciones..., Aún así se me ocurrió la posibilidad de hacer un negocio desde mi propia casa, se trataba de algo que me gustaba hacer y lo disfrutaría. Bernardo "me ayudó" económicamente para poder empezar con ese negocio invirtiendo en materiales necesarios. Yo estaba totalmente entusiasmada en hacer algo que me gustaba y que además generaría algo de dinero extra. Pero claro, llegaron las críticas "constructivas" de Bernardo: No debía hacer lo que me gustaba porque eso me insumiría mas tiempo. El sabía de negocios así que esos materiales los debía utilizar para hacer un tipo de trabajo mas rápido, distinto. Por supuesto que además me dijo que yo no sabía de negocios y que los precios de los productos los debía subir, porque estaba ganando menos que un mendigo. En cuanto subí los precios, la demanda de mis productos cayó. Empecé a dudar si él realmente quería ese dinero extra, si realmente sabía tanto de negocios como decía y lo más importante: si realmente le interesaba que yo pudiera hacer algo que me generara cierta gratificación y disfrute. Claro: eso implicaba que le tuviera que dedicar menos tiempo a él" (Belinda, 40 años).

75


Mientras tanto, ellos logran que la víctima no se enfoque en los errores del abusador ni que se centre en su propio bienestar. Todo está armado para que la única energía posible sea concedida a ellos. Cualquier manifestación que atine a hacerle al perverso respecto de un error, responderá probablemente con alguna forma de agresión (pasiva o activa). Ellos son los únicos que tienen el derecho de estar en lo correcto. Sin embargo, no suelen poder refutar opiniones de forma respetuosa y convincente, simplemente porque no tienen argumentos. Y es por ello, que en lugar de argumentar buscan socavar la credibilidad e inteligencia de la víctima de cualquier manera. Estas manipulaciones son porque tienen deficiencia en comunicarse en un nivel superior, de amor, compasión, empatía. Ha de quedar claro que devalúan a todos, no sólo a su "suministro", niegan que determinadas personas sean importantes para ellos y más aún si han sido cuestionados por esa gente. Esto quiere decir que descartan a estas personas porque ya no les resulta de utilidad, incluso a sus familiares. "En una oportunidad donde hubo un malentendido familiar, Baltazar acusó a uno de ellos en particular de ser ladrón, drogadicto, violento, mentiroso y de hasta haberlo intentado matar con un cuchillo años atrás, pero Baltazar era "tan bueno" que no quiso hacer la denuncia en la policía a su propio familiar. A otro miembro de la familia lo acusó de andar teniendo hijos por ahí con otras mujeres, de abandonar a su esposa. A otra persona de su familia que estaba pasando por una depresión dijo sin ningún descaro que era insoportable y de otro miembro dijo que parecía un indio que salía del Amazonas salvaje. Antes de que hubiera existido ese malentendido familiar nada de esto había salido a la luz. Repentinamente los miembros de su familia de sangre pasaron a ser desconocidos, desechados. No reconocía ningún valor positivo en ellos.

76


De hecho decía que el único que sentía por ellos era un profundo odio" (Bárbara 45 años). Las personas mentalmente sanas no pueden denigrar y desechar a una persona por la que se siente afecto sin pensarlo dos veces. La devaluación y el descarte es territorio prácticamente exclusivo de aquellos con trastornos de personalidad del Grupo B, como el trastorno narcisista52, y muchas veces también de aquellos personajes violentos que no poseen uno de estos trastornos de la personalidad. CARECEN DE EMPATIA: Es una de las principales características de la liga del equipo B. Y es realmente determinante en estos trastornos. Por ello haré hincapié en este aspecto más que en los otros, independientemente del daño que cada actitud genere. Ellos tienen una incapacidad real de ponerse en el lugar del otro, de entender el sufrimiento de los demás. Como consecuencia de ello, carecen de verdadera compasión, sólo pensarán en sus propias necesidades y preocupaciones. Pueden hacer una "mímica" de cierta empatía, pero no es real. Pueden utilizar el dinero para satisfacer sus propósitos y no los de la familia en general. A diferencia de ellos, las personas saludables al tomar decisiones tienen en cuenta las necesidades y los problemas de los demás, al igual que los propios. "Hicimos un viaje de compras, teníamos una suma de dinero destinada para comprar ropa para todos los integrantes de la familia. Por supuesto que ese dinero lo manejaba Bruno, se convirtió en un desesperado por comprarse vestimenta únicamente para el. Cuando advertí que el dinero no se estaba destinando a todos por igual sobre todo porque los niños eran los que más necesitaban ropa-, le propuse dividir el dinero que teníamos por cada miembro de la familia. Por supuesto que si lo hubiera hecho desde un principio, habría sido mas justo. No le gustó para

77


nada, pero su falta de empatía estaba quedando expuesta: Ni siquiera ofreció descontar lo que él ya había gastado, ni siquiera pensó en las necesidades de sus propios hijos" (Bernarda, 39 años). En general suelen minimizar cuando la víctima está enferma, no suelen contenerla ni estar presentes. El centro de todo son ellos, tienen el monopolio de todos los sucesos importantes. Si a la víctima le sucede algo, a ellos les sucede algo peor, o simplemente ignoran el dolor del otro. Por supuesto que no se trata de una competencia sobre la desgracia, simplemente tienen una incapacidad de ver lo que al otro le sucede. "Un día viernes, luego de darme un baño, descubrí algo en mi piel que no era habitual, ni normal. Para conseguir un turno con un dermatólogo debía esperar hasta el lunes. Le fui a mostrar lo que tenía en la espalda a Benito. Le dije que eso no era normal y que estaba angustiada y preocupada. El se limitó a decirme: no seas dramática, no es nada. Eventualmente la semana próxima pide turno para sacarte la duda si quieres. Se dio media vuelta y se dispuso a seguir cortando el pasto del jardín de la casa. Por supuesto que yo no pretendía un diagnóstico clínico de alguien que no era médico, solo necesitaba un poco de empatía, compasión y sobre todo contención. No necesitaba dramatismos, ni lo estaba generando: necesitaba un hombro donde apoyarme. Fui a consolarme sola llorando en el toilette de casa. Cuando salí ya habiendo secado mis lágrimas, Benito me llamó y me dijo: ¿viste que bien quedo cortado el pasto del jardín? Cuando por fin tuve un diagnóstico, escuché la palabra que nadie quiere escuchar: carcinoma" (Bianca, 35 años). Para muchos de ellos, sus problemas y sus obligaciones son prioritarias, el orden de las prioridades que mostraban en la etapa de la idealización se modifica. No sólo se

78


trata de su falta de empatía, sino que ello está relacionado con un gran egoísmo. Y, si frente a un imprevisto pueden culpar a la víctima, mejor. Es habitual que culpen a otros para evitar responsabilizarse ellos mismos. "Un día lo llamaron a Bartolomé a una reunión de trabajo. Se limitó a mandarme un mensaje diciendo que tenía que estar en su oficina en un determinado horario (que era el mismo horario donde era habitual que él buscara a los niños de la escuela). Le pregunté cómo hacía con ellos y se limitó a decirme: "no lo se, arréglate tú". Traté de expresarme y decirle que yo podría haber tenido algún compromiso y que ni siquiera había preguntado por ello. Le dije que habría sido mejor que hubiera demostrado cierta empatía. Solo respondió "lo único que tu quieres es que yo no trabaje"... Hablábamos de dos aspectos distintos: uno práctico respecto de su trabajo -el cual yo por supuesto entendí- y otro emocional del que no tuve otra respuesta que no fuera un ataque". (Berta, 32 años) Es un patrón: ante cualquier requerimiento de algo que tienen verdadera incapacidad (empatía por ejemplo), castigan. Lo terrible en esto es que la víctima aún ve al perverso como un ser normal, quizás como alguien egoísta, pero desconoce la realidad que se esconde detrás de la máscara. La falta de empatía es una característica general, no es dirigida especialmente a la víctima. Por supuesto que pueden "actuarla" si ven que con esa actitud los beneficia particularmente. Pero no es lo habitual. La falta de empatía quedará expuesta con los hijos, conocidos y hasta con el niño de la calle que no tiene para comer. "Nuestro hijo estuvo internado en terapia intensiva neonatal durante mas de una semana. Realmente como madre estaba conmocionada. Lo único que podía hacer era asegurarme de brindarle mi calor, mi presencia,

79


mi amor cuantas veces tuviera autorizada en la UCI y asegurarme de poder generar la suficiente leche para que se alimentara de la mejor manera que yo creía. Por supuesto que es determinante para lograr ese último objetivo que las madres estén contenidas, con el menor estrés posible. Por su lado, Beltrán, no me brindaba un hombro. Me decía que no llore (aunque yo tuviera la necesidad). Mientras estábamos en la clínica, su preocupación pasaba por la nueva computadora que se iba a comprar y se la pasaba mirando paginas webs. En un momento cuando fui a la sala de lactancia, le pedí que fuera a estar atento al informe médico que lo darían a esa hora. Por supuesto que no fue se le pasó la hora-!!! Se olvidó. Reaccioné con mucha indignación, le pedí que buscara al médico para conocer el parte médico como sea. Pero Beltrán reaccionó violentamente hacia mi y me dijo que era una histérica... Estaba preocupada por mi hijo, creí que el padre también y que en una situación tan delicada jamás se le habría podido pasar el horario del informe del médico" (Briana, 31 años). Todos los padres en general tratamos de fomentar las actividades que nos gustaría que nuestros hijos practiquen. Sin embargo, las personas sanas, suelen respetar los deseos propios de los hijos cuando no coinciden con los gustos de los padres. Pero no suele suceder esto con los perversos. Una vez más, porque carecen de empatía. "Mi hijo quería pertenecer a un grupo de amigos que jugaban al fútbol. Era muy pequeño y aún no tenía totalmente definido sus gustos por el deporte que más le pudiera gustar. Pero nos preguntó si podía empezar a hacer futbol en el mismo lugar donde jugaban sus amigos. Esta es una actividad que generalmente los padres disfrutan con sus hijos, acompañándolos, impulsándolos. Los horarios de entrenamiento eran por la noche. Entonces le propuse a

80


Boris, que él llevara al niño a futbol, mientras yo me ocupaba de hacer la cena en casa. La respuesta de Boris fue rotundamente negativa. Dijo que no iba a permitir que su hijo se relacionara en un ambiente que no era propicio para el niño y que definitivamente no estaba de acuerdo. Por supuesto que no le importaba si el niño quería o no hacerlo. El niño quería estar con sus amigos en fútbol, no estaba pidiendo tirarse de paracaídas" (Brisa, 36 años). Estos son algunos de los ejemplos donde se puede ver la falta de empatía generalizada. Si uno analiza con atención, los ejemplos se tornan infinitos. Resulta muy difícil llevar una vida sana y amorosa cuando solo las necesidades de un lado importan. SON ENVIDIOSOS: Las fortalezas y logros de las víctimas, son especialmente los que el abusador envidia. Envidian aquello que los demás poseen. Raramente valore lo que él mismo tiene. Puede ser una persona con mucho dinero, pero siempre envidiará al que tiene más. Pero no solo envidian aspectos materiales de los demás, envidian sentimientos. Así por ejemplo la felicidad de otros, representa en ellos lo que no pueden disfrutar en sus vidas superficiales. Envidian amistades profundas. Muchos envidian hasta a sus propios hijos, porque son para ellos la causa, por la cual ellos no obtienen tanta atención. No quieren que nada ni nadie esté en el medio entre su suministro y él. "Tuve la bendición de participar en un postgrado referente a mi profesión, era una oportunidad que no podía dejar pasar. Me habían ofrecido costearlo desde mi trabajo y realmente yo no habría podido asumir ese costo económico. En aquel momento nuestro hijo no había cumplido dos años. Era conciente del esfuerzo que implicaría con un niño que lógicamente a esa edad es demandante. Pero asumí el

81


esfuerzo y empecé a estudiar. Jamás en mi vida había tenido que estudiar tanto y me sentía en la obligación de aprobar todas las materias ya que quería satisfacer las expectativas que mis sponsors habían puesto sobre mi. Realmente fue un período muy difícil en mi vida. El estudio y mi hijo me insumían demasiado tiempo, sin embargo tenía la certeza que era una cuestión de tiempo. No se iba a prolongar esa situación eternamente. Sin embargo, Cesar, me decía: debes descansar, vayamos a tomar aire, vayamos a cenar -él quería que fuéramos a cenar. O mejor dicho: él quería salir a un restaurante pero no quería ir solo-. Todo ello en lugar de impulsar y valorar el esfuerzo que estaba haciendo. Por supuesto que tampoco se ofrecía a distraer al niño por mas de media hora. Definitivamente merecía descansar, pero cuando yo lo necesitaba -y de hecho lo hacía-, no cuando él estuviera requiriendo atención como un otro niño mas. Finalmente mi vida se encontró con mi hijito y con una pareja que demandaba más atención que mi propio hijo. Una pareja que en lugar de hacerme más fácil ese período, puso trabas para que yo no pudiera estudiar. Al principio con propuestas tentadoras como salir a cenar, pero cuando no daban resultado, se mostraba enojado, generaba discusiones sin sentido y creaba cualquier artilugio que fuera posible para obtener atención, así fuera una pelea sin sentido" (Catalina 32 años). El ejemplo de Catalina, no sólo muestra cierta envidia, sino también la falta de empatía y la forma en que intentan alejar a sus víctimas de aquello que pueda generarles mayor independencia. Al principio, con propuestas tentadoras y haciéndole creer que "piensa" en ella. Sin embargo, si hubiera sido así, habría escuchado las necesidades que ella manifestaba. El amor sano se nutre, se retroalimenta. Al principio de la relación con estos personajes, no se advierten las características dañinas. Las situaciones se presentan como hechos

82


aislados sin que la víctima vea todo el conjunto. TRIANGULAN: Estos personajes suelen usar a una o varias terceras personas (reales o imaginarias), para generar conflictos internos en la pareja y externos en la víctima y en el entorno. Muchos suelen pensar que la triangulación se realiza con su próximo "suministro", pero lo cierto es que no se limita a éstos. Puede llegar a convencer a su "suministro" que los amigos de el, la familia, o quien sea, está en su contra. Seguramente, la víctima ve como los familiares y amigos del abusador apenas pueden sonreír frente a ella y viceversa. Pero en el fondo, todo el mundo está bajo su manipulación que logra que ambas partes mantengan un resentimiento hacia el otro, sin ninguna razón legítima. Todos terminan formando parte de un juego perverso, que él maneja sólo para lograr atención y drama en su vida. Suelen mantener a las personas lo suficientemente lejos como para que no puedan confrontar los dichos, pero lo suficientemente cerca como para que estén todos en situaciones incómodas. Todas estas personas son probablemente seres humanos agradables. Pero les han lavado el cerebro para que todo el mundo entre en conflicto, haciendo que nadie se centre en las actitudes propias del manipulador y pongan su atención en otro lado. Es probable que al principio de la relación hayas intentado construir una relación sincera con la familia del perverso y sus "amigos", pero a medida que fue avanzando la triangulación, los chismes y las críticas empeoraron, lo que hace que todos los involucrados sólo sientan emociones negativas. Ellos por su parte, sienten una embriaguez intensa cuando logran poner a una persona en contra de la otra. No sólo porque los hace ver a los demás como dramáticos (proyección), sino porque se evita como conté cambiar el foco de atención y que nadie se centre en los errores del manipulador.

83


"Cuando conocí a Conrado, cada uno venía con su propia historia, con sus amigos, familia, lógicamente. Empezamos a tener una relación de noviazgo formal, pero él tenía una amiga muy particular, con la que siempre estaba: la llevaba a cenar, la invitaba a tomar algo. Según él, estaba intentándola ayudar con "la bulimia que ella padecía" (el mismo trastorno que casualmente también tenía su ex esposa, según contó). Un día, esta amiga de manera espontánea, fue a su casa y llevó un par de películas para mirar. En el departamento de Conrado, la única TV estaba en su habitación donde tenía la cama matrimonial. "La película que eligieron ver era tan aburrida, que ella se durmió. Y a él le dio tanta pena despertarla que la dejó quedarse a dormir en su casa". Por supuesto que esa noche nosotros habíamos hablado por teléfono, pero no me había contado esa situación simplemente porque la amiga llegó después y espontáneamente luego de que él hablara conmigo"... Por supuesto, que Conrado me acusó de ser celosa, de no entender la verdadera amistad entre el hombre y la mujer y hasta de no valorar el esfuerzo que estaba haciendo él por ayudarla con su bulimia. A raíz de eso, intenté ser flexible. No solo acepte esa amistad sin chistar, sino que hasta intenté hacerme amiga de ella, al punto que yo misma le decía cuando salíamos entre los dos que la invitáramos. Esa misma amistad, tan fuerte y especial que tenían, mágicamente desapareció, nunca mas se volvieron a hablar. Se trató ni mas ni menos que de una triangulación, en la que luego vino el descarte"(Carolina, 33 años). La triangulación es la manera en que el narcisista mantiene el control y mantiene tan ocupada a la víctima, que es menos probable que se enfoque en las luces de alerta dentro de la relación. El narcisista fabricará situaciones para hacerle sentir celos y para que cuestione su fidelidad (asimismo, si te atreves a

84


cuestionar su fidelidad, él se sentirá con derecho a cuestionar la tuya para que tengas que dar explicaciones de situaciones inexistentes y lograr una vez más cambiar el foco). Es que este tipo de relaciones están llenas de provocación, incertidumbre, falta de confianza e infidelidad. "Mariano tenía muchos problemas sexuales y psicológicos. Lo acompañe a un medico especialista en sexología para que lo ayudaran. El médico por otro lado, le recomendó una psicóloga especialista en sexualidad. El aceptó ir, pero por supuesto cuando su terapeuta me citó advertí que sólo iba para dirigir sus críticas hacia mi, y no estaba tratando sus verdaderos problemas. Lo conversé con él en un momento y con la terapeuta. La sesión siguiente, casi de manera casual e infantil, Mariano me dice: Me extrañaron algunas actitudes que no me parecen éticas de la psicóloga, ella me dijo que está sorprendida por todas las cosas que hago sexualmente contigo, me dijo que su marido a ella no le hacía semejantes maravillas y que yo debía estar agradecida por tenerlo a el al lado, que era admirable que asumiera el esfuerzo de ir a terapia para resolver muchos asuntos. Por supuesto que no le creí, fue una actitud maligna, pero yo ya había advertido muchas mentiras de su parte y además confiaba mucho en el médico que había recomendado a esa psicóloga. Lo cierto es que me di cuenta que Mariano quería generarme celos para que de alguna manera yo lo impulsara a que no fuera mas a la terapia y culparme a mi de no querer resolver esos aspectos. (Marina, 35 años) Las relaciones sanas prosperan en la seguridad y la confianza; En una relación sana, las personas demuestran que son dignas de confianza. El perverso hace exactamente lo contrario. Pero si la víctima le habla de sus sospechas sobre su fidelidad, le dirá entre tantas cosas como que se está imaginando cosas

85


(erosionando tu sentido de la realidad) o se enojará, la culpará de ser insegura y eventualmente la tratará con silencio como castigo -estos puntos se analizan más adelante-. El perverso suele criticar sin descaro a todo su entorno. Pero casualmente, ya en el fin de la relación corren de regreso a las mismas personas que criticaron. Pero esta vez utilizándolas para lamentarse y decirles que la víctima se ha vuelto loca. Esto genera mucha simpatía en las otras personas que no llegaron a conocerla por la triangulación que hizo el narcisista en esta época de devaluación y termina siendo la manera perfecta de hacer la transición a otro suministro, sin que nadie juzgue su crueldad flagrante. "He acompañado a Clemente en muchos dramas familiares, donde él mismo había decidido desecharlos, criticarlos, defenestrarlos. Por mi parte, a pesar de haber estado involucrada en muchas agresiones infundadas que su misma familia me infringió, yo intentaba que se reconcilien, he pasado noches y noches tratando que Clemente pudiera tener compasión por los demás y aplicando de alguna manera los aprendizajes que tuve en mi propia terapia donde uno intenta conectarse con los errores que uno mismo comete. Hasta que un día Clemente me gritó muy enfurecido, ya harto de mis intentos por buscar esa reconciliación y me dijo: ¡¿De qué lado estás?! ¿Del mío o del de ellos?. Como si fuera una guerra de Capuletos y Montescos. Decidí dejar de lado mis intentos fallidos por lograr un acercamiento familiar. Sin embargo, de repente y ya en la etapa del descarte, volvió a acercarse a esa misma persona de su familia a la que había descripto como la peor existencia del universo. Por supuesto, que sostenía que la culpa del distanciamiento anterior era mía: "por culpa mía no había podido tener una relación sincera y real con ese y todos sus familiares"-triangulación, cambio de foco, mentiras, dramas... un patrón de conducta (Camila 27

86


años). En su triangulación sólo buscarán el consejo de personas que saben que estarán de acuerdo con ellos. Usualmente utilizan a este tercero para validar su comportamiento y su punto de vista e invalidad por otra parte las reacciones de la víctima frente al abuso. Probablemente empezarán a hablar libremente sobre cuánto los está lastimando (haciéndose pasar por víctima) y cómo les resulta de difícil lidiar con el comportamiento de quien es en rigor, la verdadera víctima. Mientras tanto, la han estado ignorando. La víctima se pregunta "¿porqué no le habla y resuelven las preocupaciones?" La razón es simple: el perverso está saboteando la relación, no le interesa resolver nada, solo quiere que la víctima esté mas confundida. Es una forma de tortura psicológica. Esta estrategia hará que la víctima dude de sus propias percepciones: si tal persona esta de acuerdo con su pareja y tal otra también, es probable que se pregunte si realmente es ella el problema. Para evitar ello, lo mejor es que la víctima pueda buscar ayuda en terceras personas que no estén bajo la influencia del perverso y pueda empezar a trabajar sobre su propia auto validación. De todas formas, no es absolutamente necesario para encontrar claridad hablar del abuso sufrido. No debe la víctima probárselo a nadie. Ella lo sabe y con eso debería ser suficiente. Eventualmente la ayuda de un profesional puede ser el camino para la auto sanación. MENTIRAS PATOLOGICAS Y EXCUSAS: Suelen mentir, y mienten antes de que pueda alguien cuestionarlos. Aún así, si se los encuentra en una mentira, encontrarán excusas, aún sobre aquellas cuestiones que no requieren justificación. Muchas veces, pareciera que el perverso estaba buscando los demás se enteren de las mentiras, como si disfrutaran haciendo daño. Si, estos personajes mienten. Y mienten mucho. Se mienten a sí mismos, aún hasta creyéndose

87


sus propias historias, se mienten al sostener que no hacen nada mal y que siempre la responsabilidad está en otros. Mienten cuando piden perdón. Pero la mayor mentira, es su propia vida. En una sociedad donde la verdad es valorada, les resulta muy difícil a los narcisistas lograr su "suplemento" sin llegar a las mentiras. Los narcisistas mienten cuando insisten en que nunca dijeron o hicieron nada desagradable o desconsiderado, mentirán para impresionar y mentirán para dar vuelta las cosas a su favor, sobre todo cuando están enfurecidos con alguien que se opone a ellos. Mienten para escapar de la responsabilidad emocional, mienten para controlar y manipular, mienten para salvar su imagen, mienten para salir airosos de determinadas situaciones especialmente cuando están tratando de evitar que la gente tenga una impresión negativa de ellos o cuando aparecen como responsables de algo malo. Mienten para conseguir sus objetivos. La honestidad es un valor que carecen los narcisistas53. Mienten porque no pueden aceptar los inconvenientes de un planeta sobre el que la mayoría de las cosas no están bajo su control. Buscan un mundo de fantasía en el que se los vea por encima de todo y de todos. Las mentiras son un medio para obtener más de lo que quieren y una forma de permanecer en un mundo infantil. Engañar les produce un placer extremo, incluso mayor al que obtienen de su vida sexual desenfrenada y encubierta. Mienten aún cuando la verdad hubiera sido preferible en su favor. Mienten descaradamente para negar infidelidades, acciones inmorales y aún respecto de delitos o comportamientos impropios dentro del ámbito laboral54. Los ejemplos pueden ser infinitos, tanto como los ejemplos que encontrarás en la falta de empatía. "Cuando conocí a Cristian, él me contó que había sido dueño junto con otra persona de una gran empresa

88


muy conocida y hacía alarde de ello, y de lo grandioso que era en el aspecto laboral. Me contó sobre la cantidad de viajes que había tenido que hacer a Estados Unidos por trabajo. Como también las sumas de dinero que invertía en su seguro médico para tener la mejor atención. Sin embargo, cuando empecé a advertir algunas mentiras, me propuse buscar los estatutos de esa empresa, no figuraba su nombre en ningún lado pero si el de la otra persona. Cristian, simplemente había sido un empleado más, que fue despedido. Luego de unos años de estar juntos, planeamos un viaje a Estados Unidos, pero ambos debíamos renovar nuestras visas. El proceso de visado yo ya lo había hecho y había que completar muchos formularios, indicando los números de las visas pasadas y las fechas de los viajes anteriores realizados a ese país junto con la duración. Cristian me pidió que lo ayudara con esos formularios -por supuesto que se había olvidado de aquellos viajes de trabajo que me había contado-. Para poder ayudarlo, necesitaba todos sus pasaportes anteriores donde figuraban los números de las visas y las entradas a ese país. Para mi asombro, sólo figuraba una entrada que además había sido una escala hacia otro país, en un viaje de turismo. En cuanto al tema del seguro médico, por supuesto que también era mentira, no poseía ningún tipo de seguro médico, se atendía en hospitales públicos. La primera mentira donde lo confronté fue con el tema del seguro médico, no tenía forma de negar la realidad. Se puso a llorar como un niño, me dijo que todo lo había dicho para impresionarme y para intentar "compensar su mentira y cambiar el foco" me quiso regalar un antiguo y lujoso anillo de su abuela -por supuesto que hizo hincapié en los millones de kilates que tenía ese anillo, aunque su valor real era sentimental, decía-, claramente, no lo acepté. Me generó un poco de compasión que tuviera la necesidad de

89


querer aparentar algo que en realidad no era y me encargue de decirle que a mi se me conquista con la verdad, no con dinero. Que yo no aceptaría vivir abajo de un puente, pero sin dudas el dinero no era una de mis prioridades. Años después, en una etapa donde la economía del hogar no era buena, él se dispuso a vender algunas cosas de oro que tenía. Mágicamente, ese famoso anillo de la abuela que tenía tanto valor sentimental, desapareció de casa y hasta insinuó que yo había podido robarlo, o la empleada doméstica. Lo raro es que tampoco se mostró afligido por su desaparición cuando su valor sentimental era inmenso"(Cecilia, 37 años). Una vez que son atrapados en la mentira, les resulta imposible arrepentirse, los narcisistas no sienten ningún tipo de remordimiento. Posiblemente pidan disculpas. Pero esas disculpas no implican un verdadero arrepentimiento. Es sólo una forma de terminar con la charla que los está dejando expuestos. Pero antes de pedir disculpas, inventarán excusas, dirán que fue culpa de la víctima por estar "investigándolo", tratarán de cambiar el foco de atención, aún siendo visible la mentira, son capaces de seguir negándola. Sin dudas, el precio que la víctima debe pagar por haber descubierto las mentiras es una mayor devaluación y triangulación. El narcisista es consciente de sus mentiras. La mayoría de los abusadores no tienen problemas de memoria. Niegan haber mentido simplemente porque quieren terminar una discusión, porque no quieren responder por lo que hicieron y probablemente porque quieran hacer sentir a la víctima frustrada. Algo que debo destacar, es que un pequeño porcentaje, puede tener características de trastorno de personalidad límite, los cuales literalmente en determinadas circunstancias bloquean su comportamiento de su conciencia55. No es que desconozcan lo bueno de lo malo. La mentira de la

90


honestidad. Simplemente que los que tienen personalidad límite la bloquean de su memoria. Pero claro está que cuando hablamos de la memoria, hablamos del pasado: cercano o lejano pero pasado al fin. Una persona que es pescada "in fraganti" en el mismo momento presente, no puede bloquearlo. "Alguna vez me pregunté si Claudio era borderline, narcisista o psicópata (o un poco de todo). Claramente él recordaba hechos cuando yo empezaba a bucear sutilmente en conversaciones, yo sabía como ir indagando suavemente, donde lo iba llevando de a poco a algunas situaciones determinadas, el terminaba contándome la verdad, casi cuando ya estaba encerrado sin salida, no las bloqueaba. Pero el por elección decidía ocultar y mentir" (Cristina, 49 años). Pero volviendo siempre al punto principal: lo que sucede dentro del equipo B, no es responsabilidad de las víctimas, tenga el trastorno que tenga o sin tenerlo, tampoco la víctima es responsable de las personalidades violentas. La mentira es la peor herramienta de una pareja sana. La falta de confianza será la misma, aunque la mentira y el ocultamiento sea deliberado o bloqueado por parte del abusador. No es posible estar en paz con alguien que por una razón u otra destroza la confianza como un patrón diario. GASLIGHTING (CORTINA DE HUMO): El origen de esta palabra proviene de una película donde el marido apagaba y prendía unas luces de gas haciéndole creer a su esposa que se estaba imaginando cosas. El gaslighting es una de las técnicas más abusivas que utilizan los perversos para hacer pasar por locas a sus víctimas y llegan a tal punto que las mismas víctimas así lo creen. Esta actitud es terriblemente difícil de contrarrestar. Sin dudas, es una forma de violencia psicológica y

91


lavado de cerebro que consiste en presentar información falsa o incompleta, escondiendo información o reemplazándola por otra, para hacerle dudar de su memoria, percepción y cordura. Utilizan esta forma de abuso en forma permanente y de esta manera logran que se produzca la erosión del sentido de identidad de sus víctimas, demoliendo la capacidad de confiar en su propio juicio, socavando su confianza hasta el punto que comienzan a desconfiar de sus propios recuerdos y percepciones. Es una forma de control deliberada, que evita que la víctima piense de forma independiente. Estos personajes "de repente" desarrollan “amnesia”, donde se "olvidan" de los incidentes horribles de abuso o niegan haber dicho o hecho algo que realmente hicieron (aunque tienen un perfecto recuerdo de los errores de los demás). Esto les permite escapar de la responsabilidad, pero también es una forma de controlar la realidad. Hay muchísimos ejemplos como los siguientes comentarios: “eso no fue lo que pasó”, “yo no dije tal cosa” (para luego acusar a la victima por no escucharlo), “es producto de tu imaginación”, “estás loca”. Puede esconderte cosas, o incluso cambiarlas de lugar y luego decirte “pero si tú la habías dejado allí”, puede tratar de aislar a la víctima diciéndole que cree más en lo que dicen los demás que en lo que él dice y puede incluso quitar dinero de un fondo en común y acusarte a ti de no saber administrarlo. "Cuando fuimos a vivir juntos con Dante, la cuestión económica era un punto conversar, le ofrecí que ambos pusiéramos nuestros sueldos en una cajita y que de ahí se pagarían las cosas. No obstante, cada uno se encargaría de pagar en término determinadas cuentas: uno se encargaba de la electricidad, otro se encargaba del mercado y así. Resulta que los vencimientos de los servicios no siempre eran los primeros días del mes. Y cuando a mi me tocaba pagar esas cosas, ya no había dinero. Me culpaba

92


de no saber administrar, cuando el que había retirado dinero sin tener en cuenta los gastos que se tenían que pagar luego había sido él. Desde entonces le pedí que siguiéramos igual, pero sin poner todo el sueldo en la cajita en común, sino que cada uno asumiera determinados gastos de acuerdo a sus ingresos. Pero por supuesto, yo no estaba autorizada a cuestionar sus gastos, si lo hacía venía el contraataque. De hecho, el había decidido asumir ir al mercado porque decía que yo no sabía comprar.... Por supuesto luego se quejaba porque yo no iba al mercado" (Dalmacia, 27 años). Con estas formas de abuso los perversos ya tienen suficiente como para mantener a la víctima en estado constante de duda y angustia. Cuando un narcisista abusa de esa manera, la víctima se confunde a si misma, con el fin de resolver la disonancia cognitiva que podría surgir. Dos pensamientos luchan en el interior de la víctima: confiar en lo que dice el narcisista o confiar en su propia percepción. El abusador la convencerá de que él es quien dice la verdad, mientras que las percepciones de la víctima son producto de alguna disfunción. Ellas, terminan siendo esclavas de las proyecciones del narcisista que ha remodelado las propias percepciones. Una de las mayores razones por las cuales la víctima no puede identificar ese tipo de manipulación es porque se niega a pensar que aquella persona a quien ama sea capaz de hacer algo tan dañino (porque además en ocasiones suelen mostrarse como víctimas) y de esa forma la dinámica sigue. La invalidación personal y emocional hace sentir a las víctimas que son incapaces de creer en si mismas, en su propio instinto, en su percepciones. Esta misma incapacidad "imaginaria", es lo que hace que permanezcan dentro de las relaciones abusivas incluso cuando está claro que la relación es tóxica, porque las lleva a desconfiar de sus propias interpretaciones de los acontecimientos. El abusador mencionará

93


detalles y convencerá a la persona que dijo tal o cual cosa. La víctima sentirá que está perdiendo su propia memoria y literalmente que se está volviendo loca. Otro ejemplo es cuando el abusador dice algo de manera agresiva, enojada o sarcástica, pero cuando la víctima se enoja, el abusador negará que haya usado ese tono o esas palabras que la víctima escuchó. De forma rápida cambiará el tono a uno más calmo y gentil. En ese momento es cuando el abusador acusará a la víctima de culparlo por decir todo de una forma negativa, aun cuando el abusador ha deliberadamente usado ese tono. "En mi caso solía pasar que Donato, negaba muchos de sus malos tratos, negaba que me castigara con el silencio, negaba todo. Negaba sus mentiras, su egoísmo, su falta de empatía, negaba que hablara solo con palabras vacías, negaba sus infidelidades. Alguna vez, he reaccionado mal y el utilizó mis propias palabras como un estandarte de la victimización. Por supuesto que obviando todo el infierno previo al que me sometía -y yo no advertía" (Dalmasia, 20 años). Debemos dejar aclarado que una cosa es la violencia y otra muy distinta es la reacción defensiva frente a la violencia. Una es aprendida desde el nacimiento, mientras que la defensa es una herramienta propia de la subsistencia de cualquier ser vivo. En determinados momentos la víctima sabrá que algo no está bien, pero encontrará extremadamente difícil traducir en palabras lo que está viviendo. Probablemente se sienta más segura pasando tiempo en soledad, en lugar de relacionarse con otras personas porque en cuanto esas personas cuestionen que es lo que esta mal, la víctima simplemente no tendrá respuestas para justificar lo que sucede. Y las demás personas considerarán que la víctima posee todas las

94


características que el abusador menciona abiertamente, celosa, manipuladora, controladora, agresiva, en definitiva: lo que al narcisista se le antoje decir. Es en este momento que el abusador ha ganado la batalla del control, ya que nadie podrá validar que es el abusador quien está generando el daño. De esa forma la víctima se considera sin ayuda, aislada y con una muy baja autoestima. Pero es importante que la víctima encuentre a alguien su entorno, un grupo de ayuda, o un terapeuta, donde el abusador no pueda tener contacto, para que puedan ayudarla a contrarrestar el efecto de las cortinas de humo (gaslight). Contar con personas que puedan ayudar a las víctimas a regresar a su propia guía interior, a confiar en sus propias percepciones e instintos que fueron deliberadamente distorsionados es sumamente importante. PROYECCIÓN: Un signo seguro de la toxicidad es cuando una persona sistemáticamente se niega a ver sus propios errores y utiliza todo lo que está a su alcance para evitar ser considerado responsable de ello, desplazando la responsabilidad, hacia otra persona. Esto se conoce como proyección. En última instancia, su proyección actúa como una pausa para evitar la acusación y la obligación de dar explicaciones. Las proyecciones de un narcisista suelen ser psicológicamente abusivas56. Es decir que en lugar de reconocer sus propios defectos e imperfecciones, los perversos optan por arrojar sus propios rasgos a sus víctimas y lo hacen de una manera dolorosa y excesivamente cruel. No pueden sentir remordimiento ni arrepentimiento, porque ellos consideran que no tienen la culpa de nada. La persona más honesta es acusada de mentirosa. La persona fiel es acusada de ser infiel. Esta es una manera en la que un perverso proyecta cualquier vergüenza tóxica que tienen sobre sí mismo en otra persona, para mantener su falso “yo”.

95


"En un examen ginecológico, mi médico me comentó que tenía una enfermedad de transmisión sexual. Yo sabía que no había tenido sexo con nadie y de alguna manera me imaginaba que había sido Dalmiro. No me atreví al principio a enfrentarlo, porque me daba pánico que me acusara a mi (aunque suene ilógico las víctimas al pasar por el gaslight y la disonancia cognitiva solemos creer en lo que dice el perverso). Para ese momento la culpa de todo la tenía yo. Quise creer que quizás me había contagiado eso en algún baño público. Hice el tratamiento en silencio. Pero una vez que logré estar bien, volví a contagiarme de lo mismo. Por supuesto que mi pesadilla se hizo realidad: en cuanto se lo dije, me acuso de haber estado teniendo sexo con alguien, que no tenía confianza en mi y que yo iba a tener que hacer un gran esfuerzo por lograr que el volviera a confiar en mi. Lo cierto es que un tiempo después descubrí no sólo una infidelidad por parte de él, sino muchas, demasiadas. Cuando fue confrontado con las pruebas, mostró mucho arrepentimiento. Mi gran error fue creerle. No fue real, porque siguió haciendo las mismas cosas" (Dalma, 41 años). Son hipócritas por naturaleza. Lo que dicen y hacen cuando nadie está mirando es drásticamente diferente de lo que dicen y hacen en la presencia de otros. Pero como son el equivalente emocional de un niño de cinco años, renuncian a la parte de sí mismos que reflejan negativamente. Las proyecciones del narcisista son realmente confesiones que revelan de lo que el narcisista es culpable y/o cree en de mismo. Sin embargo, al proyectar sus propias debilidades o errores, además de las manipulaciones, logra que la víctima se sienta realmente insignificante en esos momentos de gran vulnerabilidad. La víctima no llega a entender que la proyección que hace el perverso es en verdad una real confesión sobre si mismo.

96


Por ello resulta positivo analizar esas proyecciones para conocer sus secretos e inseguridades mejor guardadas. Porque en definitiva, todos los que tienen un trastorno de la personalidad del grupo B, son personas grandes, pero internamente niños suspendidos en el tiempo, pero a diferencia de los niños, poseen una cuota de profunda maldad. Pero por su propia incapacidad de conocerse a si mismos, no se dan cuenta que justamente lo que tratan de evitar lo están sirviendo en la mesa a la vista de todos: está cristalizando mediante la proyección y crítica que realmente lo conozcan, conozcan su esencia. Las víctimas tienen que estar atentas. Son ellos mismos los que se encargan de mostrarse, pero con estas tácticas que sólo vistas con objetividad y desde afuera son cristalinas. NIEGAN SU RESPONSABILIDAD: Si por alguna razón no puede proyectar su responsabilidad en otras personas, entonces negaran la propia responsabilidad de sus conductas: esto es algo habitual en las personas con un trastorno de la personalidad. Recurrirán a excusas, dirán que se trata de malos entendidos y luego se mostrarán como las víctimas de la situación y por supuesto, tratarán de salir airosos. "Emanuel, trabajaba en nuestro departamento y tenía su oficina ahí. Sin embargo en la ventana de su oficina daba el sol, y en verano hacía mucho calor. Le recomendé que fuera a trabajar al comedor que era el lugar mas fresco. Años después me enteré que era un adicto al ciber sexo. Lo hacía a diario, miraba pornografía en el comedor, poniendo en riesgo la salud psicológica de los niños, ya que el comedor era un paso habitual entre la cocina y cualquier lugar del departamento. Cuando lo confronté, y manifesté mi horror respecto de lo que había descubierto y de la forma en que lo hacía, simplemente me dijo que no era su culpa. Que la persona que le había dicho

97


que saliera de su oficina y que fuera al comedor había sido yo. Yo era la culpable de que el señor hiciera esas cosas a la vista de cualquiera que pasara por ahí, incluidos los niños". (Esmeralda, 32 años). El ejemplo de Esmeralda por más ridículo que suene es así. Estos personajes actúan con total descaro. Este aspecto de los trastornos de la personalidad resulta muy dañino. Pueden llegar a culpar a sus propios hijos por sus conductas aberrantes y abusivas. Cualquiera que se interponga en su camino será un blanco fácil para deslindar su propia responsabilidad. "Descubrí que Ezequiel hacía cosas en la empresa donde trabajaba, que si se enteraba su jefe era probable que lo despidieran. Iba a ser una vergüenza muy grande para la imagen de su propio jefe, que además tenía personal superior a quien responder. Descubrí y tenía pruebas de que estas cosas las había hecho en todos sus trabajos. Eran cuestiones graves y vergonzantes para la familia. En mi intento de que dejara de comportarse así, le dije que hablaría con su jefe. Pensé que quizás por miedo a perder su trabajo dejaría de hacerlo. No sólo que jamás dejó de hacerlo, sino que su respuesta a mi recriminación fue: a ti no te interesa que los niños tengan comida en la mesa, si me despiden es simplemente por culpa tuya, yo hago lo que quiero en mi trabajo y no es tu obligación estar controlándome. Si los que tienen que controlar no lo saben hacer, no es mi culpa. Tu solo quieres verme sin trabajo, no te interesan los niños" (Ernestina, 41 años). Asumir, verdaderamente asumir y generar cambios en sus comportamientos implica que deban reconocer que hay algo mal en ellos. Justamente eso es algo que son incapaces de reconocer quienes tienen un trastorno del grupo B.

98


Pretender que asuman su responsabilidad y se hagan cargo de las consecuencias de sus actos es un imposible. Quizás porque su mayor miedo es la exposición, puedan dejar ciertas actitudes temporalmente, hasta que pase el temblor y vuelven a buscar su combustible. SON DRAMATICOS: El perverso afirma odiar "drama", pero lentamente la víctima llega a descubrir que hay más drama en torno a su vida al lado del manipulador, que cualquiera que haya conocido. Por supuesto, según ellos, nada de esto es en realidad su culpa. Les resulta más fácil herir a otros de forma intermitente, provocando y buscando rivalidades para ver las reacciones que provocan, en n lugar de hacer una real introspección. Tienen la capacidad para parecer inocentes en todo. Hacen sutiles sugerencias con malas intenciones, luego se sientan y miran mientras otros reaccionan con gran enojo. Aquí es donde su parte "encubierta" entra en juego. Plantan pequeñas semillas de veneno, idealizan a la víctima frente a todos y la humillan a sus espaldas. A pesar de ello, hacen ver que siempre hay alguien que los ofende de una manera u otra. De repente, la víctima es una malvada. Así que el perverso dice todo tipo de cosas ridículas, y de repente la víctima se encuentra defendiéndose de acusaciones que jamás imaginó. ¿Cómo no lo haría? La están acusando injustamente: Está tratando de demostrar que el perverso está equivocado y sin querer una vez mas empieza el drama. "Francisco me dijo unas horas antes de que yo saliera a cenar con una amiga, que ella es una ramera, y que si yo quería salir con ella seguramente era para que ella me presentara hombres. Por supuesto que mi amiga no era nada de eso, mi amiga era una mujer carismática, llena de

99


bondad, empatía. En lugar de poder arreglarme y maquillarme, me vi de defendiéndola de las acusaciones infundadas y tratando de convencer a Francisco que sólo se trataba de una cena con mi amiga. Pero nada de lo que yo decía lo hacía cambiar de opinión, al contrario, me empezó a insinuar que en realidad quizás no era mi amiga la que quisiera relacionarse con otros hombres, sino que era yo y ello le generaba angustia y desconfianza. Finalmente para evitar mayores dramas cancelé mi salida. Sabía que si terminaba haciéndolo luego iba a tener que pagar un precio muy alto. Francisco me decía, mira que yo no te obligo a que no salgas, es una decisión tuya" (Fiorella, 36 años). Seguramente el perverso se quede sentado, relajado y disfrutando del espectáculo dramático y de vez en cuando diga con calma: "pobre mujer, estas loca", lo que generará más enojo. La víctima podrá tener todas las pruebas de sus mentiras y de los actos aberrantes que pudieron cometer. El problema es que no parece importarles las pruebas. Mientras ella está tratando de exponer su punto de vista, defendiéndose desesperadamente de las acusaciones, de un momento a otro parece ser la culpable. La víctima le está dando el mejor espectáculo de forma gratuita. ¿Hay una respuesta perfecta a su ridícula difamación? Sí, y el abusador lo sabe, pero no le interesa. Ellos atacan las cosas que más valora la víctima, porque justamente eso es lo que más defenderá. Aunque la energía que ella este poniendo sea negativa, a ellos les sirve igual. Los abusadores no están tan interesados en la energía positiva de todos modos, por lo que la ira, la frustración, el resentimiento y aún la agresión con la que cualquiera puede reaccionar frente a una difamación es el combustible perfecto para ellos. No sólo en el vínculo de la relación generan dramas. Es habitual que generen problemas aún en salidas, quejándose porque un mozo no los atendió bien, siempre de mal humor, aún en días festivos, viajes y reuniones familiares

100


intentarán generar alguna discordia si ellos están aburridos. Generarán cualquier tipo de conflicto, criticando a cualquiera en casi todos los eventos sociales. "A Fabián le gustaba mucho salir a cenar. Pero siempre había algún problema. No soportaba tener que esperar una mesa cuando había mucha gente, siempre encontraba a alguien a quien criticar o con quien pelear. Ni siquiera podía aprovechar ese momento para conversar profundamente conmigo. Una vez en la mesa, como de costumbre, su blanco era el mozo al que no dejaba de criticar, por más que hiciera su mejor esfuerzo. Se quejaba porque tardaba, se quejaba por lo poco atento que era. La cena era un monólogo de quejas y dramas. Por supuesto que al terminarse todo su plato, al momento de irse jamás dejaba propina, eso lo solía hacer yo, porque las veces que le pedí que lo hiciera dejó dos monedas como si fuera una cargada y yo realmente me sentía incómoda, no creía que el servicio había sido tan malo. Y en definitiva creo que para él en el fondo tampoco, porque siempre elegía los mismos restaurantes. Lo mas gracioso es que cuando le dije: si no te gusta como te atienden aquí, ¿porqué siempre propones venir a este lugar? Su respuesta fue: Es que a ti te gusta. Por supuesto que no se le pasaba por la cabeza imaginarse el mal momento que yo pasaba desde que llegábamos al restaurante. ¿Cómo podría pasarlo mal si estaba con su presencia a mi lado, tenía a un narcisista que me regalaba su tiempo?". (Emilia, 28 años). Cualquier cosa les será útil para evadirse de ellos mismos y el drama es una forma de lograrlo. Al final, son las víctimas las que se quedan exhaustas, debilitadas. Es así de simple, son mosquitos emocionales: primero te sedan, luego te quitan la sangre.

101


MANIPULACIONES: es una forma de vida para ellos. El "gaslighting" sin dudas es una manipulación pero el fin es generar inestabilidad y confusión en su presa. La manipulación a diferencia, tiene como finalidad obtener cualquier objetivo que se propongan, no necesariamente la confusión o inestabilidad. La manipulación es la estrategia preferida para obtener lo que desean o necesitan. "Nuestra relación con Facundo ya no daba para más, yo había invertido demasiado de mi tiempo tratando de salvar la relación. Y esta vez con mucha firmeza, le dije que quería que nos separemos. No sólo que lo negó, sino que se colgó en el balcón diciendo que se iba a suicidar. Mi desesperación ha sido indescriptible. No llegaba a agarrarlo, no llegaba al teléfono para llamar a urgencias. Sólo podía hablarle. Le pedí perdón, perdón por lo que había hecho, y lo que no había hecho. Perdón por lo que sabía y lo que no sabía. Le pedí perdón por mi existencia. Le dije que lo amaba con mi alma, que quería que nos casáramos, le dije que le perdonaba todo el daño. Al rato decidió volver poner los pies en el piso. Le dije: "por Dios, que susto me diste" y me respondió: "no quise asustarte, ¿quieres ver como me tiro en serio?, noooooo por favor no, basta. Facundo se fumó un cigarrillo, y me dijo: vamos a dormir. A los dos minutos estaba el durmiendo como si nada hubiera pasado. Al día siguiente me amenazó con que se suicidaría de verdad si yo le contaba ese hecho a alguien. Mas allá de quedar en evidencia su inestabilidad mental también quedó en evidencia su manipulación". (Florencia, 48 años). Por supuesto que el caso expuesto, es un extremo para ejemplificar con claridad. Al respecto debo decir y es mi obligación, que uno en estas situaciones nunca sabe cuando se trata o no de una manipulación. La situación debe tomarse seriamente. No es cierto que el que amenaza no lo hace. No es

102


cierto. Hablando del grupo B, hay psiquiatras que consideran que hay mas probabilidades que cometa suicidio un borderline que un narcisista. Pero las estadísticas para estos casos simplemente no sirven. Porque un 1% ya es la vida de alguien. En el caso de Florencia, ella consideró que se trató de una manipulación por como se habían dado las cosas (antes y después). Pero estas situaciones deben tomarse seriamente. Aún para el caso que se trate de una manipulación. La víctima de las manipulaciones extremas deben recurrir a las autoridades o al servicio médico para que ellos decidan cual es la mejor opción para sacar a esa persona del riesgo y por otro lado apartarse del lugar donde el perverso la quiere poner "culpable de un suicidio". Pero vayamos a un caso mas suave, si el perverso quiere hablar telefónicamente con la víctima, hará cualquier cosa para lograrlo: y si ella no atiende el teléfono, son capaces de enviar a la policía diciéndoles que están preocupados, los borderline amenazarán con lastimarse a si mismos, los histriónicos pueden causar situaciones dramáticas, cualquier cosa con tal de que se atienda el teléfono y lograr su cometido. Pareciera que la víctima debe cumplir con sus requerimientos, o "pagará las consecuencias" directas o indirectas, frontales o encubiertas. Siempre la persona con el trastorno tendrá la necesidad de cumplir con su propósito. INCOHERENCIAS y DOBLES MENSAJES: Es habitual en estas personalidades que digan mucho y hagan poco. Hay graves deficiencias e incoherencias en este sentido. Una persona íntegra que hace promesas, generalmente coinciden con sus conductas casi el 100% de las veces. La coherencia o la consecuencia de las acciones es algo que con el tiempo nos permite confiar en las personas. Cuanto más grande sea la brecha entre lo que una persona dice o promete y lo que esa persona hace, mayores son las posibilidades de considerar a esa persona como deshonesta, no confiable, irresponsable, etc.

103


Es habitual que la víctima se encuentre tan confundida mentalmente que cuando el perverso hace algo medianamente positivo condicione a la víctima para que termine agradeciendo. Lógicamente la víctima verá eso como un alivio, y con razón estará agradecida. Pero este condicionamiento termina siendo como consecuencia de alguna actitud natural. De lo contrario, no exigirían agradecimiento. Piden halagos hasta por actitudes mediocres. Y lamentablemente no suelen acompañar con hechos sus palabras y promesas. n el caso de estos perversos, sus acciones no coinciden con lo que dicen. "Una vez más, Leandro estaba sin trabajo. Pero cuando tenía trabajo ganaba muchísimo mas dinero que yo. Entonces para los gastos del hogar y de los niños me daba parte de ese dinero para que yo lo administrara, pagara las escuelas, la empleada doméstica, entre otras cosas. Pero cuando era el momento de ajustarse económicamente, le propuse que hiciéramos una lista, que veamos nuestras liquidaciones de las tarjetas de crédito para ver cuales gastos podíamos prescindir. El siempre se encargaba de ir al supermercado, pero aun en esta época de desempleado gastaba como si siguiera ganando tanto dinero como antes. Su excusa era que no quería que yo terminara sufriendo por su falta de trabajo. Pero claro, el dinero para pagar el colegio de su hija no estaba, el de la empleada doméstica tampoco ¿cómo pretendía que no me afectara su falta de trabajo si yo no podía pagar la escuela de mi hija? Lo que realmente pude advertir, es que era él quien no quería verse afectado, quería seguir tomando vinos caros, comprar quesos y muchos alimentos que se podrían haber prescindido. Jamás me preguntó si yo tenía dinero para pagar el colegio de su propia hija. Es más: cuando nos separamos, siempre se ocupó de pagar su tarjeta de crédito y me decía que no tenía dinero para la manutención de la niña, priorizaba sus gastos, sus caprichos, sus adicciones y

104


compulsiones. Era incoherente con lo que decía: Su hija, y la educación de ella junto con la salud es lo más importante" (Lina, 50 años). Puede asegurarle a la víctima que la ama, mientras mantiene varias relaciones al mismo tiempo. Puede pedir dinero prestado sin intensión de devolverlo, promete muchas veces cambios con tal de dar por terminada una discusión, pero sin la menor intensión de generar cambios. Son dos caras (o más) de la misma moneda. "Cuando descubrí que Luciano era adicto ciber sexo, no sólo descubrí eso, sino que vivía en un mundo paralelo, oscuro, lleno de perversiones y aspectos asquerosos. Pero lo que más me llamó la atención, es que él mismo se había bautizado con otro nombre en ese mismo mundo paralelo al que entraba en un principio a través del monitor, como el teletransportador de Willy Wonka. Me tomé el trabajo de conectarme con algunas de las mujeres con las cuales me había sido infiel. Por supuesto que al principio ellas creían que hablábamos de dos personas distintas, ni siquiera el nombre coincidía. El decía que su estado civil era divorciado y que su ex esposa no le dejaba ver a sus hijos -victimizándose frente a las futuras y reales víctimas-. Yo quedé inmóvil: ¿Cómo podía decir que no tenía contacto con sus hijos si vivía con ellos? Realmente eran todas incoherencias". (Leandra, 43 años). ¿Por qué suelen romper promesas y pactos? ¿Tendrán algún tipo de satisfacción al ver que hacen lo que ellos quieren mientras la víctima se mantiene su lado? ¿Les provocará algún tipo sentido sádico de poder?, éstas y tantas preguntas me hice luego de ver tantos patrones de conductas repetidos en las palabras de diferentes víctimas. Las promesas incumplidas llevan a un círculo muy

105


difícil: la víctima no puede culparlos de mentirosos reincidentes cuando verdad les cree y espera que la última promesa que hicieron, se cumpla. Pero lo cierto es que todo eso se origina en la esperanza de la víctima y no de la honestidad del perverso. Realmente no podemos pretender que alguien cambie sus valores si no ha dado indicios de que pueda generar confianza. Las promesas incumplidas y todo el círculo con estas personas traducen en ofensas repetidas que llevan a estados de frustración, depresión y aún estrés post traumático en la víctima. Al perverso, todo ello no le trae consecuencias negativas. Mientras tengan su suministro, les alcanza. Las consecuencias negativas son únicamente para la víctima. Así es como la víctima intentará evitar engaños, manipulaciones, desapariciones, terminando –sin quererlo- más inmersa en el círculo dañino que pretende el perverso. Al final, la víctima pone la energía en otro lugar –lo que hace o deja de hacer el perverso- en lugar de poner la energía en solucionar su propio malestar. Sería conveniente partir de la premisa que una persona se la conoce por lo que hace y no por lo que dice y cuanto antes, actuar en consecuencia. FALTA DE PRINCIPIOS Y VALORES: Muy aparejado a lo anterior se encuentra la moral circunstancial que ellos poseen. Harán cualquier cosa para obtener su suministro. No poseen los límites personales ni respetan los límites sociales que condicionan el actuar. Los que están en el grupo B, tienen una moral circunstancial y superficial, son capaces de identificar una actitud inmoral de otra persona pero no en ellos. La sociedad está plagada de normas, para una mejor convivencia. Un semáforo por ejemplo, es una norma que sirve como contención, para que la vida fluya de una manera más previsible. Además de las normas de la sociedad, las personas sanas en mayor o menor medida poseen ciertos principios y valores que sirven como límites auto contención. Saben que no

106


pasaran a tal situación simplemente porque es contra sus propios valores. "Luego de pasar muchas humillaciones a diario, y durante años que me ignorara como mujer, que me utilizara como un objeto destinado sólo a su placer, un día no aguanté mas y le dije: ¡Voy a buscarme un hombre que tenga un miembro grandísimo para poder sentir un poco de placer yo también! definitivamente fue un exabrupto. Pero eso está relacionado con una situación particular que sucedió mucho tiempo después: Estábamos con Manuel en un evento, al medio día. Me empezó a besar apasionadamente unos minutos antes de que yo tuviera que ir a buscar a los niños a la escuela. Se encontraba con su miembro erecto. Le dije: esto no es apropiado y además no tiene demasiado sentido porque no estamos en el lugar indicado para seguir con esto. El me respondió: Tienes razón, discúlpame. Y se levantó de la mesa a pedir un trago, sin esperar siquiera unos minutos y ¡fue a hablarle a una conocida mía! Cuando lo enfrenté y le dije que no tenía ética, que no podía estar caminando así como así con su miembro erecto por todos lados y menos delante de una conocida mía, me respondió: "Es que tú cinco años atrás dijiste que yo tenía mi miembro demasiado chiquito, no pensé que alguien podía notar que estuviera erecto en ese momento" Por supuesto que no era eso exactamente lo que yo había dicho y estaba absolutamente sacado de contexto y de tiempo. ¿Perverso? ¿Víctima? ¿Inconciente?, quien sabe. Pero sin dudas la ética no estaba presente y eso era lo que importaba". (Mariana, 34 años). Una persona con un trastorno de la personalidad carece de este tipo de valores. El hará lo que sea para satisfacer sus demandas y sus necesidades. Para ellos el fin justifica los medios.

107


"Un día había venido a casa a visitarme una amiga. Nos pasamos horas tomando mate en la cocina de casa. Cuando mi amiga fue al toilette, vio que Nicolás estaba mirando pornografía en la computadora, lo más cómodo en el comedor de casa. Por supuesto que mi amiga era como mi alma gemela. Le creí. Cuando lo enfrenté a Nicolás por su falta de límites morales, y le dije que podría haber ido al toilete en lugar de hacerlo a la vista de cualquiera, me respondió: "no estaba mirando nada para buscar estimularme, simplemente estaba buscando algún video que pudiera ayudarme con cierta creatividad para luego hacer algo que nos divierta juntos". Por más buena voluntad (que era mentira) ¡no era necesario que fuera en el comedor! Por supuesto que cambió el foco. Dijo que si a mi no me interesaba que el pudiera ser mas creativo entonces que luego no me quejara. (Natalia, 29 años). LAS ETERNAS VÍCTIMAS: No es de extrañar por qué cuando el narcisista no está jugando el papel de héroe, este desempeñando el papel de víctima. A través de la empatía y la compasión de las víctimas, el perverso juega a hacer ese papel que le sale a la perfección. Mientras tanto, denigran a la víctima real, como una forma de ocultar su comportamiento abusivo y evitar tomar responsabilidad por sus acciones crueles y engañosas. La victimización es una táctica para quedarse siempre en el mismo lugar sin asumir las consecuencias de sus propias acciones. Las disculpas una vez más serán palabras que luego se convertirán en incoherencias en futuros hechos. "Lo descubrí a Julio en muchas infidelidades. Se mostró tan arrepentido, prometió que no lo volvería a hacer y decía yo era todo en su vida. Prometió generar más confianza. Sabía que la confianza estaba destrozada, y que el se iba a ocupar de volver a generarla. Sin embargo,

108


fueron todas palabras vacías. Seguía teniendo las mismas actitudes de siempre, ignorándome, llamándome despectivamente. Pero cuando se lo hacía notar y le recordaba que no estaba haciendo nada para volver a generar confianza, simplemente respondía: "¡¿que mas quieres de mi?! ¡Me hechas en cara lo que hice, ¿cuántas veces tengo que pedirte disculpas? ¿Por qué no puedes dejar atrás el pasado? No puedes estar hablándome de ello, ¿no te das cuenta que al mencionar la infidelidad de alguna manera la estas atrayendo?, me lastimas cuando me recuerdas lo mal que he actuado...Si, era cierto. Yo había decidido darle una nueva oportunidad, pero ello no implicaba que me olvidaría. La oportunidad que le estaba dando era para que él empezara a tener actitudes distintas, que pusiera de su parte para recomponer la relación y la confianza. El solo se aislaba, se hacía ver como un pobrecito que debió recurrir a otras mujeres para aumentar su autoestima, mientras a mi me ignoraba y me humillaba a diario, aun luego de descubrir todo aquello. Para él no existía eso de cometer un error, asumir las consecuencias e intentar fortalecer la pareja luego de una gran decepción. Parecía que yo debía estar agradecida, porque aún luego de estar con otras mujeres, él me seguía eligiendo" (Julieta, 41 años). Probablemente antes de pedir disculpas, el perverso se enoje con la víctima, la culpe por una supuesta falta de empatía y dirá cualquier excusa que los exima de su responsabilidad. Finalmente le dirán que es egoísta, exigente, o que no tiene paciencia para esperar que el pobrecito honre su palabra. No obstante, si la víctima en alguna circunstancia no puede cumplir con su propia palabra, el perverso no lo perdonará. Las acciones o inacciones jamás serán justificadas para los ojos del perverso. El tiene el monopolio de la victimización. Y si por alguna razón a la víctima le sucede algo

109


malo, con seguridad a ellos les habrá pasado algo peor. Su patrón es tan predecible, que si no se victimizan se mostrarán con una falsa inocencia para que la víctima no esté en guardia y crea realmente que no han querido herirla. Hasta que sucede tan seguido que ya no puede negar la maldad. "Un día hablando de trivialidades, estaba intentando explicarle a Leandro una cuestión lógica de un razonamiento. Pero él no quería o no podía entender esa lógica, puse mi mayor paciencia para explicarle, pero el simplemente no estaba interesado en escucharme, ni compartir una conversación conmigo. Para finalizar la conversación, me dijo: -No puedo seguir hablando, discúlpame, yo TAMBIÉN, soy idiota-. Por supuesto que eso sonaba a una victimización, se estaba tratando de idiota a si mismo por no entender un razonamiento lógico. Sin embargo, la palabra "también", implicaba sin dudas una agresión hacia mi, porque además yo jamás me había tratado de idiota a mi misma". (Laura, 37 años). Aún en el momento del bombardeo amoroso se muestran como víctimas de sus ex. Pero en cuanto la víctima entra en la etapa de devaluación verá que la verdadera víctima es ella, como también lo ha sido probablemente su ex. SON ABSORVENTES: Como escribí antes, estos personajes son como niños que requieren atención constante. Son demandantes como los niños. Pero se diferencian de los niños –a nivel mental- porque estos personajes suelen tener una cuota de maldad, cuando no obtienen su suministro. Todo se trata de obtener su combustible ya que son incapaces de generar actividades placenteras y sanas para ellos mismos y mucho más incapaces son de utilizar el tiempo para hacer una introspección. "Luego de separarme de mi primer marido,

110


comencé una relación de noviazgo con Pascual. Un día me llaman del jardín para que fuera a retirar a mi hijo porque aparentemente tenía varicela. Le comenté eso a Pascual, contándole que tenía que llevarlo al médico y además estar con el pequeño que tenía fiebre. Amorosamente se ofreció a venir a hacerme compañía. Pero yo había empezado a darme cuenta que Pascual era muy absorbente y que lejos de brindarme ayuda yo iba a tener que estar prestándole atención a mi hijo -lógicamente- y a un niño “grande” y entonces le pedí que no viniera. Terminé de confirmar mi percepción, cuando luego advertí su enojo y como consecuencia de ello, había invitado a unas amigas a cenar a su casa" (Paola, 32 años). Por supuesto que jamás reconocerán que son absorbentes, por el contrario, culparán a la víctima (recordemos la proyección). Quizás las actitudes del perverso hasta sean amorosas, pero siempre están originadas en su propio egoísmo ya que verdaderamente carecen de empatía. Cuando no logran su suministro, castigan o se evaden. "Luego de varios meses de pedirle a Pedro que pintara unas paredes de la casa, y que el no lo hiciera (mientras se dedicaba a prometer que el siguiente fin de semana lo haría), propuse hacer eso por mi misma. Era habitual que Pedro se la pasara jugando con su Xbox. El iba a viajar por trabajo en unos días, y me dijo que no pintara para poder pasar tiempo juntos, conversar, disfrutar y que cuando el volvía podíamos pintar juntos. Cuando regresó de su trabajo, el primer día decidí no pintar –y Pedro siguió con su Xbox-. Entendí que no le interesaba ni siquiera tener mi compañía porque cuando se la daba me castigaba ignorándome. Aún así jamás salió de su boca la posibilidad de pintar (como si nunca hubiera hablado del tema). Lo hice por mi cuenta, mientras que

111


Pedro no ofreció ningún tipo de ayuda. Probablemente por cierta vagancia o para castigarme por querer hacerlo mientras él estaba presente. Justamente al no entrar en ese juego perverso donde me ignoraba cuando le prestaba atención, luego vino su castigo, acompañado de críticas sobre lo mal que estaba pintada la pared y del tiempo que me había llevado pintar solo unos metros"(Paula, 36 años). Para entender a estos personajes, hay que verlos como niños malignos, pero que como todo niño cuando no le prestas atención hace berrinches (en la versión del narcisista generará dramas. Por otra parte, dependiendo de la carencia del suministro hasta llegará a la “furia narcisista”, que se trata más adelante. El niño hace travesuras puede pintar una pared (en la versión dañina del narcisista buscará su suministro en otras mujeres, esas son sus travesuras). El niño juega a las escondidas, para ver si su madre se preocupa porque no está (en la versión narcisista y dañina castigarán con el silencio o se evadirán con alcohol, drogas, comida, etc.). El niño sabe que no debe hacer ciertas cosas, pero igual pone a prueba a su madre porque además desconoce el riesgo y mete los dedos en el enchufe (en la versión narcisista tendrán actividades riesgosas: Y lo harán por dos motivos, para llamar la atención y porque son adictos a la adrenalina). La atención (y por ende el suministro) es el objetivo que intentan lograr a cualquier costo, aún en ocasiones a costa de su propia vida. PROBARÁN LOS LIMITES: Es una constante en un abusador que constantemente pruebe cuáles son los límites de la víctima, para saber cuáles pueden traspasar. Cuantas más violaciones a esos límites puedan pasar sin consecuencias, ellos siempre irán por más. Esto aplica tanto para el abuso emocional como para el abuso físico. Suelen empujar esos límites aun como

112


una forma de diversión. "Rafael cada vez que salíamos a un restaurante solía tomar vino de mas y a mi me incomodaba. Además solía elegir él los lugares a donde ir. En una ocasión le pregunté si podía elegir yo el lugar y si podía obviar tomar alcohol, así yo podía pasarlo enteramente bien. Y él acepto. Fuimos a almorzar asado. Y automáticamente pidió vino. Cuando le recordé sobre lo que habíamos acordado me dijo: tu elegiste asado y a mi me queda trabada la carne en la garganta si no la bajo con alcohol". No, no es un chiste, esto es parte de un testimonio de la vida real, aunque parezca ridículo, Así fue como empezó a probar mis límites. (Rita, 40 años). Cuando la víctima se pone firme con los propios límites, el perverso intentará correrlos, de la forma que sea. Le dirán a la víctima "me tratas como a un niño" "eres más estricta que mi madre", "no me siento cómodo si no puedo ser auténtico contigo", cualquier ejemplo es válido. Son creativos al momento de inventar excusas para correr los límites de los demás. "Ricardo quería salir a cenar, y yo no solía pasarlo bien. El comía como si fuera la última vez en su vida, volvíamos a casa y automáticamente caía rendido en la cama. No eran cenas románticas, no eran cenas de encuentro. Era salir a comer como animales. Pero lo más paradójico es que yo terminaba siendo un objeto para que él no fuera solo. Se daba vuelta delante mío para mirar los traseros de otras mujeres. Por supuesto se que los hombres son mirones (y las mujeres también), pero aquello era muy distinto, parecía a propósito para ponerme incómoda, para hacerme sentir invisible, para hacerme sentir no deseada. Cuando empecé a establecer límites diciendo que no lo pasaba bien, que podíamos hacer una cena romántica en

113


casa, me empezó a acusar de que yo era demasiado aburrida. Que él necesitaba tomar aire. Prometía no volver a hacer las mismas cosas y otra vez pasaba lo mismo". (Rosaura, 39 años) El perverso sabe como volver a la época de oro para conquistar otra vez más a su víctima. Pero una vez que lo logran, vuelven a jugar con los límites. Tenemos que tener en cuenta que intentan sobrepasar cualquier tipo de límites de la vida diaria de la víctima: horarios, tonos en conversaciones, sexualidad, discusiones, etc. En todos ellos intentan correr los límites de la víctima. "Luego de divorciarnos, Santiago iba a pasar a buscar a los niños para llevarlos a pasear. Cuando le pregunté en que horario vendría y en que horario los traería de vuelta, simplemente respondió "no se". Eso lo hizo en varias oportunidades y yo por tratar de que los niños tengan contacto con su padre aceptaba quedarme esperando a que el señor llegara. Pero cuando empecé a requerirle que cumpliera ciertos horarios no los respetó. Sin dudas, quería pasar los límites que yo disponía además de mostrar su egoísmo, aun frente a los niños" (Sandra, 48 años). Los límites en sociedad se viven de manera cotidiana, dentro y fuera de una casa. Pero estos personajes suelen interpretar los límites como un insulto o una crítica. Para ellos los límites funcionan como un desafío a su propio derecho y grandiosidad. El hecho de poner un horario, implica poder satisfacer las necesidades de todas las partes involucradas, en nada se relaciona con un rechazo. Es mas una invitación al respeto mutuo. Ellos simplemente no lo ven así (siempre que se trate de horarios que pongan otras personas). En una relación sana, la afirmación de los límites

114


mejora la comunicación, establecen cierta previsibilidad y generan confianza. En la relación con un narcisista, él establecerá límites, pero no aceptará los de la víctima. En un principio quizás muestren cierto respeto, pero luego seguirán intentando empujarlos sin dudas. Definitivamente lo que resulta útil es empezar por un listado de límites que la víctima se promete a si misma hacerlos valer. Es conveniente comenzar con algunos ejemplos sencillos sin que sean demasiado obvios para el perverso para evitar la furia narcisista. Pero poco a poco la víctima comenzará a apreciar los resultados y ello le permitirá volver a tener confianza en sí misma. CASTIGAN CON EL SILENCIO: El tratamiento silencioso es probablemente una de las formas más comunes de abuso emocional utilizado por estos perversos cuando todas las tácticas anteriores han sido probadas y han fracasado. Usan el tratamiento silencioso como una forma de castigo. Las razones son irrisorias: lo hacen sólo porque alguien por no acepte su punto de vista o como una forma de ganar control en sus relaciones. También es una manera de evitar discutir asuntos importantes en la relación y evitar hacerse responsables por sus malas acciones. Cuando el perverso usa el tratamiento silencioso, lo hará de una manera desproporcionada a la situación e intentará que la víctima pida disculpas, cambiando los roles. Si la disculpa no se dice de la manera correcta, extenderá la duración del tratamiento silencioso. Al exigir una disculpa, confirman su dominio y apoyan su exagerada importancia. El tratamiento silencioso pretende hacer que la víctima se sienta completamente desamorada, invalidada e insignificante. El uso del tratamiento silencioso suele relacionarse con el control. Por esa razón, el perverso usará el tratamiento silencioso para evaluar la cantidad de control que tiene sobre las víctimas. A menudo, se utilizará como una táctica para crear distancia y liberar espacio para sus

115


infidelidades o buscar nuevos suministros. Las víctimas se sienten destruidas, ya que el tratamiento silencioso elimina cualquier posibilidad de reconciliación: lo único que hace es poner distancia. El ser humano necesita explicaciones, una persona sana no puede tolerar mucho la incertidumbre. Sin embargo, los del grupo B toleran mucho la incógnita y saben mantener en vilo al otro. Esto es simplemente porque van a tener otra cosa de que ocuparse: encuentran muchas formas de escaparse de la realidad. "Sebastián solía castigarme con el silencio. Mi presencia era inadvertida por el, en todos los aspectos de la vida. Yo intentaba hablar con él, simplemente no había respuestas, eventualmente pedía disculpas, decía que estaba con muchas preocupaciones laborales, pero el silencio seguía. No importaba que yo fuera amorosa o distante. Le llegue a decir que me hacía sentir como un pedazo de carne podrida, pero el se quedaba inmutable. Lo que yo sintiera parecía no importarle. El silencio se rompía sólo cuando él quería y eventualmente cuando yo estallaba y le decía que no podía seguir viviendo mas en una relación así, recién ahí había un poco mas de interacción, pero claro, también me decía que no le gustaban esos dramas (proyección). Llegué a la conclusión que lo único que me ofrecía era silencio y colaboración en la casa" (Selena, 47 años). A medida que el perverso pone distancia, la víctima intenta aferrarse y es cuando él se aleja más. Comenzará a culparla y a criticarla como si fuera una bolsa de boxeo, diciéndole que no le deja libertad, que es muy posesiva, etc. Su falta de interés aparece como otra forma más de devaluación. Mientras que en aquel momento la víctima el centro de sus vidas, de forma repentina se convierte en un obstáculo para sus nuevas conquistas.

116


"Con Martín no convivíamos, pero por momentos y sin razones entendibles, de repente desaparecía. Si yo lo llamaba me decía que era demasiado controladora. Si le preguntaba si la relación se había terminado, me decía que no. Solo tenía una opción: aceptar sus silencios o caminar hacia otro lado. Al principio empecé a aceptar sus silencios, pero poco a poco desaparecía por mas tiempo, y aparecía en ocasiones como si nada y en otras pidiendo disculpas. Era como una montaña rusa, nunca se podía saber lo que sucedería. La imprevisibilidad estaba en primer lugar" (Mariana, 32 años). Ellos saben en qué dosis suministrar el silencio, por momentos validarán y brindarán atención a sus víctimas, sólo para que esté pendiente y no advierta la devaluación. El abusador la tratará cada vez peor y no es porque sea menos atractiva para él. Simplemente actúa así para mantener a la víctima en baja y acepte su comportamiento. Y como seguramente ella quiere volver a la etapa de la idealización, entra en una etapa de negación de lo que está sucediendo. Acepta sus excusas, mientras que los miedos y dudas de la víctima crecen. Intenta racionalizar sus inexplicables ausencias, sus silencios eternos. APODOS OFENSIVOS: Cualquier cosa que ofenda su superioridad o que le muestre su verdadero ser, lo sentirá como una injuria lo que deriva en lo que se conoce como “la rabia narcisista”. Ésta es el resultado de un gran sentido de derecho imaginario (ellos sienten que tienen derecho a responder a una injuria, aunque no sea tal) y de un falso sentido de superioridad. Así es que cuando no pueden manipular la opinión de la víctima, intentará cualquier artilugio para volver a tener el control devaluándola. Esta táctica es una forma rápida y sencilla de desvalorizar a la víctima, insultar su inteligencia, apariencia o

117


comportamientos, mientras niegan el derecho innato de la víctima a ser una persona con pensamientos y necesidades independientes. "Gastón tenía que hacer un viaje de negocios por muchos días y según decía estaba pasando por muchas presiones laborales, nuestros encuentros amorosos eran inexistentes ya hace varios meses. No obstante, antes de que Gastón partiera, le dije: cuando regreses, podemos armar una romántica cena en casa, con velas, puedo llevar a los niños a la casa de su abuela para que los cuide. Pero el respondió: a ti no te interesan mis presiones laborales, lo que sucede es que eres una ninfómana" (Gabriela, 40 años). En una relación saludable y analizando el ejemplo de Gabriela, su pareja se habría puesto contenta con su propuesta. Sin embargo, el perverso intenta devaluar a la víctima en cualquier situación donde ella pretenda acercarse. Es una cuestión de control. Es importante ponerle fin a cualquier tipo de interacción que consista en este tipo de maltrato. No se debe creer en sus agresiones, es mejor pensar que son niños y que intelectualmente no pueden responder de otra manera más elevada. El intenta dañar simplemente para no hacerse cargo de sus propias falencias. CONDICIONAMIENTO DESTRUCTIVO: Existe un experimento que fue realizado por el psicólogo ruso Pavlov, ese experimento dio lugar al nombre de "los perros de Pavlov". Los perros salivaban cuando olían comida, como reflejo natural respecto de la comida que recibirían luego. Sin embargo, los perros también comenzaron a salivar cuando ocurrieron eventos que de otra manera no estarían relacionados con la alimentación. Haciendo sonar determinados ruidos por ejemplo antes de alimentarlos. Pavlov demostró que podrían ser condicionados

118


para asociar inconscientemente acontecimientos, no relacionados con ser alimentado. El perverso suele hacer lo mismo: suele generar condicionamientos. En ocasiones, harán que la víctima identifique el drama o el mal trato, con el premio. "Flavio constantemente decía que no le gustaban los dramas, a pesar de que generalmente los generaba. Solía utilizar la agresión pasiva, ignorándome durante días. Estaba su cuerpo vacío en la casa, no expresaba emociones, nada. Cuando yo le reclamaba atención, primero hacía un drama que duraba muchas horas, malos entendidos, me culpaba a mi de generar esa agresión pasiva, pero finalmente terminaba abrazándome y lográbamos reencontrarnos amorosamente. Poco a poco fui descubriendo que el reencuentro amoroso sólo vendría si yo reclamaba, luego de pasar por un drama. Es decir que el poder sentir a mi pareja cerca estaba condicionado al drama previo que debía sufrir. Si yo hablaba dulcemente, lo provocaba sensualmente, pero no había drama, simplemente no se acercaba. Cuando le decía: te estuve provocando sensualmente, el respondía: "soy demasiado tonto para darme cuenta que eso es una provocación sensual". (Fátima, 32 años). El condicionamiento destructivo también implica que la víctima tenga temor a hacer cosas que en su momento fueron valoradas por el perverso, pero que en la etapa de devaluación se convierten en agresiones. "Una vez conocí a un chico -Juan- que me admiraba por lo pasional que era cuando estábamos juntos en la intimidad, me decía que realmente era como estar en las nubes. Unos meses después en la relación me dijo que mi forma de ser pasional, en realidad a él lo inhibía y se

119


sentía paralizado sin poder realmente disfrutar de esos momentos" (Juliana, 29 años) Hay quienes creen que en algunos casos la víctima puede provocar inconscientemente el abuso para que el perverso pueda liberar la tensión, y pasar a la fase de "luna de miel". De esa forma, el abusador, se avergüenza de su conducta, pide disculpas, intenta minimizar, y luego de ello muestra cierto comportamiento amoroso, parecido al primer estadio. Este ciclo continúa una y otra vez, y podría explicar por qué las víctimas permanecen en relaciones abusivas. El abuso puede ser terrible, pero las promesas y la generosidad de la fase de luna de miel le da a la víctima la falsa creencia de que las cosas van a cambiar. Paralelamente, la víctima empieza a dejar de percibir lo que es admirado y lo que no. Se encuentra sumamente confundida. Así es como la relación cambia abruptamente y sin sentido aparente. AGRESIONES SOLAPADAS Y CHISTES DE MAL GUSTO: Los perversos encubiertos suelen hacer chistes de mal gusto a expensas de la víctima. Suelen decir que son "solo chistes" y acusarán a la víctima por no tener humor, mientras tanto, se muestran de una forma inocente. Es una forma de agresión verbal solapada. "Una vez, estábamos en el auto, sentí un olor feo y se lo dije a Facundo. Las ventanas del auto estaban cerradas. Facundo automáticamente dijo: es olor a pescado, que horrible, tomó un desodorante en aerosol que tenía en la guantera y me lo tiro entre las piernas. Fue horrible, le dije que me sentía mal por lo que había hecho. No sólo que jamás pidió disculpas por su mala educación sino que me culpo de no tener humor. Lógicamente, jamás reconoció que el olor que había era a raíz de un gas que él mismo había dejado salir de su cuerpo". (Fernanda, 36 años).

120


Esa persona obtiene placer al lastimar a su víctima. Es posible que pretenda hacer ver que el abuso no es tal y que es producto de su buen humor acusando a la víctima de ser demasiado dramática (proyección, falta de empatía). Es previsible que utilicen la agresión por asociación. Esto quiere decir que suelen insultar, agraviar o agredir a una tercera o a si mismos, por determinadas cualidades o defectos que en realidad la víctima puede poseer. "Fernando siempre dejaba el auto muy pegado a la puerta del garaje. No quedaba demasiado para que el que condujera el auto pudiera pasar entre la puerta y el auto para subirse al mismo. Le pedí sistemáticamente durante dos meses que alejara un poco el auto, porque cuando yo intentaba pasar, no solo que me costaba (tengo varios kilos de mas), sino que además me ensuciaba la ropa por la tierra del auto antes de salir de casa y no me gustaba salir sucia, por supuesto. Fernando hacía oídos sordos. Le resultaba más cómodo a el dejarlo como el quería. Pero un día resulta que se le trabó su propio pantalón intentando pasar. Cuando le dije: ¿viste? ¡El espacio es muy pequeño!. El respondió: El problema no es el espacio, si tuviera un trasero mas chico pasaría lo mas bien". En cuanto le dije que me dolió ese comentario me respondió que se estaba refiriendo a su trasero, no al mío, que yo era muy susceptible, y por supuesto tampoco pidió disculpas. (Fátima, 39 años) Por supuesto que este tipo de agresión esta perfectamente delineada para que la víctima se sienta mal pero no pueda acusarlo directamente. CONTROL: Al abusador le encanta mantener el control y lo intentará de cualquier manera, aislando, generando dependencia económica, controlando amistades cualquier faceta

121


de la vida de la víctima. Cuanto más poder tiene sobre sus emociones seguramente la víctima menos confíe en sus propias percepciones de la realidad. "Mariano era muy atento por momentos. Se ofrecía a buscarme en el auto por mi trabajo para que no tuviera que volver en colectivo a casa. Sin embargo, era llamativa su actitud. Yo tenía un horario aproximado de salida, cerca de las 17hs. Pero en mi tenía que cumplir determinados objetivos y en ocasiones surgían imprevistos que debía solucionar. Mariano, no obstante a las 16.50 me mandaba un mensaje diciéndome que ya estaba saliendo a buscarme. Así fue durante bastante tiempo. Hasta que le expliqué que en determinadas oportunidades yo podía salir antes y en otras mas tarde. Que yo le iba a avisar cuando pudiera salir del trabajo. Desde ese momento, empezó a no leer mis mensajes, casualmente se dormía una siesta a esa hora. Es decir: yo tenía que salir de trabajar cuando él lo decía para poder contar con su amabilidad". (Manuela, 31 años) El control es el mayor motivo por el cual estos personajes generan situaciones de conflicto o peleas para constatar si siguen manteniéndolo sobre la víctima. “Desde que empecé a poner ciertos límites, con Miguel empezamos a llevarnos peor. No había forma de que respetara mis propias necesidades de pensar en lo que nos estaba sucediendo. Intentaba abrumarme en conversaciones donde siempre terminaba siendo él la víctima. No respetaba mis tiempos para meditar. Hasta que decidí empezar a salir a caminar, a sentarme en una plaza para no tener que estar respondiendo sus provocaciones constantes. El decía que me amaba, que quería resolver las cosas, pero sus actitudes siempre eran las mismas. Cuando yo salía a tomar aire a la

122


plaza porque necesitaba un pequeño espacio de tiempo para mi, para pensar, para intentar lograr volver a encontrar mi centro que sabía que lo había perdido, Miguel automáticamente me enviaba un mensaje que decía: "¿En qué estas pensando? Por supuesto que no me preguntaba como me sentía. El necesitaba tener control y saber hasta lo que pasaba por mi propia cabeza. Esa pregunta era obligada cada vez que me animaba a salir a dar una vuelta. Si le respondía en nada, me decía "mentira". Si le respondía en los pajaritos, me decía "no me tomes el pelo", si le decía que estaba pasando en lo mal que me sentía, entonces, ahí se terminaba mi tiempo de silencio, me empezaba a llamar para nuevamente volver a centrar todo en él, en sus victimizaciones. Lo que a mí me pasaba, no importaba”. (Marisa, 48 años). Ellos quieren asegurarse que las emociones de la víctima se desbalanceen, viviendo constantemente como en una montaña rusa. Suelen mantenerse emocionalmente distantes y volverán a mostrar algo de validación a la víctima cuando creen que empiezan a perder control. Pero esa valoración jamás se parecerá al principio de la relación a la que ha intentado volver la víctima con tanto esfuerzo, donde ambos eran felices (o eso creía). Por eso es que cuesta tanto lograr tener seguridad y confianza sobre lo que va a suceder y sobre quien es la persona de la cual ella se ha enamorado. HOOVERING: El término tiene su origen en una marca de aspiradoras llamada "Hoover". Los abusadores tienden a "aspirar" a sus víctimas de nuevo con promesas, falsos remordimientos y palabras vacías prometiendo que van a cambiar, sólo para seguir sosteniendo el circulo tóxico de uso y abuso las veces que sean necesarias para no perder a su "suministro", y asegurarse que no termine la relación. Ellos quieren que la víctima se mantenga ahí el mayor tiempo posible.

123


Esta técnica puede incluir cualquier manipulación como aparecer en el trabajo de la víctima con flores, enviar mensajes de texto o correos electrónicos, enviar regalos, disculparse, rogar, hablar de cuanto las ama frente a terceros, etc. En el caso que la víctima se arrepienta de haber pensado retirarse de la relación, luego de haber utilizado esta técnica y una vez que haya asegurado a la víctima en la relación, la castigará por haberse atrevido a pensar terminar la relación, y vuelve la devaluación como un círculo. El perverso juega con las emociones de los demás, no responden a la empatía ni a la compasión (como vimos, la falta de empatía es una característica obligada de los trastornos de la personalidad del grupo b). OTRAS CARACTERÍSTICAS Sólo para poder conocer a estos personajes un poco mejor, quisiera comentar otras características que descubrí en mis investigaciones. NO TIENEN AMIGOS: Los perversos no tienen "amigos", al menos no en el sentido habitual de la palabra. Ellos poseen "suministros" narcisistas. Tienen conocidos, que en alguna medida les pueden ser útiles -para recibir amor, apoyo, atención, dinero, estatus social, compañía, etc.- Pero definitivamente no pueden tener una amistad, porque su falta de empatía les impide tener relaciones recíprocas, no muestran su verdadero ser a nadie. Literalmente creen que el mundo gira en torno a ellos y sólo ellos. Son buenos haciendo "nuevos amigos" y formando nuevas relaciones. Pero en el sentido propio de la amistad, es imposible que puedan mantenerla en el tiempo. Para el caso que conozcan a una nueva víctima mentirán al respecto o bien culparán a sus familiares o a su ex pareja de separarlo de sus amistades. Lo cierto es que sólo pueden relacionarse superficialmente con otras personas, no tienen la capacidad de

124


profundizar, con nadie. Pueden funcionar como espejos sobre las personas, haciendo “mímicas” imitando las emociones. Pero en cuanto el entorno se silencia, el perverso se queda sin argumentación ni posibilidad de sentir profundidad emocional. Así es que en el sentido profundo de la palabra amistad, no, no tienen amigos. Y no sólo eso, harán lo posible para que la víctima tampoco los tenga. El perverso aísla: cuando constata que la víctima está relacionada con amigos, con compañeros, con la familia, intenta destruir esos lazos para que la víctima quede aislada y bajo su entero dominio. NO TOLERAN ESTAR SOLOS: Todos los del grupo B, Los son propensos a sentir aburrimiento (a excepción del primer momento de "bombardeo amoroso"). Ellos son como niños, no pueden tener introspección, e insisto con ello. No tienen nada que analizar sobre sus vidas. Cuando un perverso está aburrido, podría llegar a pensar que su identidad es sólo una ilusión y esto resultaría catastrófico para él. Pueden leer, mirar TV, pero jamás estarán trabajando por conocerse a si mismos. Sin gente o cosas a su alrededor que les sirva de "suministro", sus vidas se derrumban. Recuerda que ellos necesitan de otras personas para validarse y es por ello que buscan experiencias para lograr inmediata gratificación y están en búsqueda de estímulos continuamente para distraerse, necesitan gratificación inmediata: no toleran estar solos durante demasiado tiempo. No les importa si el tiempo lo comparten contigo o con otra persona: lo cierto es que no pasarán tiempo con ellos mismos. Para quienes poseen un trastorno límite en lugar de narcisista, exteriormente sucede lo mismo, pero la diferencia radica en que internamente se viven lamentando de su pobre situación, sin embargo, tampoco realizan una verdadera introspección de sus personas. VIDAS VACÍAS: Los que poseen un trastorno de

125


personalidad tienen un estilo de vida muy particular. Ellos no pueden realmente sentir felicidad, sino que usarán la de sus suministros como un vampiro. Necesitan creerse historias para hacer sus propias vidas más atractivas y con frecuencia tienen una doble vida: una “vida real” y una "vida imaginaria" que presentan a los demás plagada de excusas, verdades a medias, engaños, decepciones, estafas, mentiras, fantasías e historias preparadas con un propósito específico: “combustible”. A menudo prometen cruceros románticos y viajes que nunca se concretan. Sus conductas, por lo general, agotan emocionalmente a quienes los rodean. Para el perverso el agotamiento de la víctima se reduce con suerte a la frase: “no nos llevamos bien”, aunque en general intentarán destruirla, tengan o no tengan otro suministro. UNAS MÁS PARA COMPLETAR: Someramente mencionaré otras de las características típicas que de alguna forma son consecuencia de las anteriores: Pueden inventar dolores o enfermedades sólo para procurar tener atención, sienten disconfort cuando otra persona esta obteniendo mayor atención que ellos, tienen un lenguaje inapropiado frente a los adultos y niños. Suelen pasar por estados de ánimo muy oscuros que afectan a la familia en general. Están constantemente a la defensiva cuando se los confronta. No suelen contener a las personas en momentos de real necesidad. No confían en absolutamente nadie. Usan la venganza e intimidación como forma de control. EL LABERINTO Es entonces en la etapa de la devaluación que empieza la pérdida de la identidad de la víctima, para intentar lograr obtener el amor del perverso. Empieza a vivir entre la devaluación y el descarte continuo, con alguna valoración

126


intermitente. Estas personas carecen de un sentido desarrollado de su identidad y por lo tanto pretenden usar el sentido del “yo” de la víctima. Por supuesto que resulta difícil entender lo que sucede. Desde otra perspectiva, debe ser aterrador que alguien que no se considera nada, no pueda por ello tolerar estar en soledad consigo mismo. Desde ese punto, es entendible que vivan huyendo y proyectando. Se enojan y huyen, agreden y ruegan. Y a las víctimas todo eso nos genera más y más confusión. La víctima llega a un abismo donde tampoco puede verse a si misma, se encuentra cada vez con menos energía y siente que el perverso tiene el poder de decidir hasta silenciosamente lo que ella debe hacer con su propia vida. Para cualquiera que posee un trastorno del grupo B, el hecho de lograr que la víctima pase por ese estado de desconcierto es una gran victoria. La confusión es tan grande, que la víctima intenta racionalizar, entender, que las entiendan, pero nada funciona. Se sienten sin defensas. Algo así como la experiencia que hizo el psicólogo Estadounidense Martín Seligman: él dividió a sus perros en dos grupos. Sometió a uno de ellos a descargas eléctricas aleatorias e indiscriminadas de las que no podían escapar, mientras que el resto de animales disponían de un dispositivo que al activarse lograba detener la serie de descargas. Después de un tiempo de aprendizaje, se pudo observar que al rodear a uno de los animales con un simple alambre electrificado, el perro del segundo grupo no tardaba en comprender que si saltaba el pequeño obstáculo quedaba en libertad; mientras que los individuos del primero renunciaban a la búsqueda, aceptando su reclusión. De esta manera y aplicado al caso de las víctimas, se ven forzadas a soportar situaciones dolorosas, pero se vuelven incapaces de evitar esas situaciones, -aun cuando realmente si lo son- presumiblemente porque han aprendido que no pueden

127


controlar la situación, que no tienen la potestad de hacerlo. El perverso infiltra esto en sus víctimas a través de los comportamientos descriptos más arriba. Lo que puede terminar llevando a la víctima a vivir lo que se llama vinculación al trauma. También puede darse un estado de negación porque quiere que la relación continúe, volver a lo que fue en algún momento, manteniendo la esperanza de que las cosas puedan mejorar. De cualquier manera, estos son signos que indican que la víctima está siendo psicológicamente manipulada y se encuentra en un camino que aniquilará su alma. Se torna absolutamente necesario hacer algo al respecto.

128


CAPITULO 4 "Cuando hay un dialogo verdadero, ambos lados están dispuestos a cambiar". Thich Nhat Hanh EL DIALOGO Las personas con trastornos de personalidad del grupo B, nunca entran en conversaciones adultas, no pueden argumentar simplemente. Entran en concursos verbales. Su objetivo es ganar a toda costa. No tienen ningún interés en buscar comprensión, aclaración, compromiso, o en llegar a un acuerdo. Con sus palabras sólo pretenden manipular, confundir, controlar, desestabilizar, desviar la atención, poner en duda, distorsionar la realidad y crear drama. Probablemente luego de conversar con el perverso, la víctima se pregunta cómo fue que la conversación se desvirtuó sin darse cuenta. Quizás sólo lo haya contradicho en una afirmación absurda y ahora el perverso cuestiona todas las virtudes de ella. Utilizará cualquier herramienta para desorientarla y para conseguir que crea que nunca debió mostrar su desacuerdo. Sin dudas llegará a desacreditar, confundir y frustrar, distraer del problema principal y hacer sentir a la víctima culpable, por ser una persona con pensamientos y sentimientos propios. Mientras que la víctima intenta que el perverso entienda su punto de vista, hablándole y explicando emociones humanas básicas como la empatía, compasión, ser buena persona, etc. el diálogo deriva en cualquier otro punto. Las personas sanas, no necesitan que se les enseñen las reglas típicas que se aprenden al inicio de la infancia. El perverso se muestra frío como un témpano porque no entiende el idioma del que se le está hablando. Pero aun así es capaz de tratar a la víctima con

129


crueldad. Eso si lo saben hacer. Un dialogo probablemente se convierta en una discusión sin sentido, donde el perverso termina mostrándose como la víctima. Si bien ellos saben ser amables y buenos, les resulta aburrido. Tienen doble moral. Los dobles estándares son un aspecto importante de la vida con un abusador y sin dudas ellos los tienen. Por ello, antes que cualquier víctima empiece a perder su cabeza, es necesario saber que existen actitudes típicas del perverso durante un diálogo: CAMBIAN EL FOCO: Así es como funciona esto: el perverso sabe que los hechos son indiscutibles, pero para ganar el control de la conversación desviará el tema principal. Antes de advertirlo, la víctima se encontrará discutiendo sobre algo que en nada se relacionaba con la conversación original y probablemente se encuentre defendiéndose sobre algún tema que no estuvieron de acuerdo años atrás. Ellos cambian el foco para no tener que dar explicaciones. Pueden hablar sobre “lo mal que se sienten” pero de ninguna manera podrán escuchar lo que está diciendo la víctima. Ellos re dirigen la atención a un tema diferente por completo. Simplemente no se harán responsables de nada. Quizás se encuentren ambos hablando de un tema simple que podría resolverse con un dialogo de unos minutos, ellos redirigirán el foco a sus propias emociones, pero el perverso dirá “lo que pasa es que tú te crees perfecta”, “pero tú has cometido tal error” o “¿es que hago todo mal?”. Este tipo de diálogos, no tiene límites en términos de tiempo o contenido. Si la víctima no pone fin a la conversación, se verá hablando hasta la madrugada intentando que la otra persona entienda un punto simple y básico. De una manera u otra, el abusador intentará que la

130


víctima se sienta con culpa por intentar establecer límites sanos en la relación. Resulta muchas veces conveniente poder decirle "Mantengámonos en el foco de la cuestión original, no estoy hablando de otra cosa”. No obstante, como podrá apreciar que estás poniendo un límite a la conversación, utilizará cualquier artilugio para evadirlo. Si es necesario culpar a la víctima de insensible, lo hará sin dudar, elevará el tono de la voz, interrumpirá entre tantas otras estrategias. En esas ocasiones, es mejor no perder la energía en algo que probablemente no tenga resolución y sea mejor enfocar la energía en algo mas positivo. No debemos olvidarnos que las personas con estos trastornos parecen tener la edad emocional de un niño de cinco años. SE AUTO JUSTIFICAN Y CULPAN A LOS DEMAS: Resulta bastante habitual que ellos justifiquen TODAS sus conductas. A menudo, su justificación proviene de la idea de que han sido víctimas de la sociedad o de otras personas. Si tienen una agresión física, seguramente digan: “pero tú has hecho que yo me enoje”. Con una facilidad escalofriante, luego de cambiar el foco original del diálogo, desvía la atención para culpar a la víctima o a un tercero. Es una actitud tan perversa que requiere de la víctima mucha atención, porque de lo contrario se verá defendiéndose a si misma instintivamente de esas acusaciones infundadas. Y no sólo respecto de cualquier acusación que haga para cambiar el foco, el perverso irá por mas: acusará a la víctima de crear problemas y dramas en la relación. Las personas saludables encuentran que es imposible razonar con una persona con estas características. Las justificaciones que intentan hacer valer son tan irrisorias que resulta imposible comprenderlas.

131


DELIBERADAMENTE INTERPRETAN MAL LO QUE SE LES DICE: Ellos reconstruyen el diálogo de una forma inimaginable, al punto del absurdo. Si la víctima le dice por ejemplo: "estoy enfadada porque has llegado tarde"... el perverso contestará: “pero claro, tu eres perfecta” o “tienes razón, soy el diablo por haberte hecho esperar”. Ponen palabras en la boca la víctima no ha dicho. Pero como vimos, no sólo interpretan mal (intencionalmente o no), sino que tampoco pueden ver el mensaje que se les está dando: las emociones de la otra persona. En ocasiones intentarán adelantarse a cualquier cuestionamiento que se les pueda hacer y de manera subliminal darán el mensaje "piénsalo dos veces antes de reclamarme algo", es como una defensa preventiva. Esto una vez, hace que la víctima también olvide el punto principal para derivarlo en lo que pretende el perverso, lo que genera asimismo un sentimiento de culpa al intentar establecer límites. Ellos actúan de acuerdo a sus propias "normas", basándose en sus pensamientos y sin dudas tampoco se disculparán sinceramente por el daño que causan como resultado de ello. Simplemente diciendo: "Nunca dije eso" y alejarse es lo mejor, porque en definitiva si continúa acusando, está evitando que la víctima ponga un límite al tipo de interacción. Al fin y al cabo, si la víctima sigue insistiendo en querer tener diálogo, sólo le estará brindando mas suministro, el que como vimos no les importa que sea amoroso o de enojo. Todo vale para evadirse de ellos mismos. GENERALIZACIONES VAGAS: Estas personas del grupo B, no siempre son intelectualmente inteligentes. En lugar de tomarse el tiempo para considerar cuidadosamente una perspectiva diferente, generalizan cualquier situación. Estas generalizaciones invalidan las verdaderas experiencias. Así por ejemplo si se les dice: "tu comportamiento ha sido inaceptable" probablemente en lugar de preguntar cuál comportamiento,

132


responderán generalizando: "nunca estas satisfecha". Se tratan de generalizaciones con las que intentan devaluar al otro. Debido a su falta de empatía, su incapacidad de reconocer errores, jamás analizarán si pueden mejorar. Ese no es su propósito en la vida. Al hacer este tipo de generalizaciones, por supuesto es otra forma de cambiar el foco principal del diálogo. Si la víctima pudiera entender que sus respuestas también se tratan de proyecciones estaría entendiendo y corriendo esa máscara con menos esfuerzo. En el ejemplo de más arriba el que siempre está insatisfecho es el perverso, simplemente porque no pueden ver el lado bueno de las cosas. Cualquiera que crea que podrá tener un dialogo profundo y constructivo con alguien con trastorno de la personalidad del grupo B, debería comenzar a prepararse para la frustración que sentirá. Ellos solo hacen ensalada de palabras, utilizan conversaciones circulares, proyección y gaslighting para desorientar a la víctima y evitar cualquier tipo de recriminación que puedan recibir. Lo hacen para desacreditar, confundir, frustrar y distraer del problema principal. Si por alguna razón prometen cambiar, es sólo para terminar la conversación. No porque realmente sean conscientes que deben hacerlo o que quieran. EL DIALOGO QUE FRUSTRA y LA REACCIÓN Suele suceder que la víctima necesite que la otra persona comprenda su punto de vista, la escuche, la reconozca como persona con sentimientos y emociones propias. Como si fuera una cuestión de dignidad. Ella intenta igual, con sus mejores argumentaciones y hasta con frases cortas. Pero el conflicto siempre se da. Al fin y al cabo, son dos personas que saben hablar, pero que una sola sabe escuchar con el corazón. Si el perverso reconociera todo lo que sería sano cambiar, tendría que reconocer su propia inseguridad y eso les

133


genera miedo. No puede ni quiere ver esa imagen. De hecho la niega como niega su maltrato, de esa forma paraliza a la víctima que no encuentra herramientas para seguir adelante y termina habilitando la vía de la agresión. El perverso intentará bloquear cualquier tipo de interacción que implique resolver de manera profunda las situaciones. Y si para ello necesita paralizar a la víctima, lo hará sin dudar. En ocasiones, la persona tóxica impulsará el "supuesto" diálogo, pero en rigor se trata de una trampa, que el narcisista utilizará ello para volver a desvalorizarla una vez que logre captar su atención en la conversación. Si por el contrario, la víctima se muestra fuerte, el narcisista la provocará, probablemente hasta que la víctima termine explotando de indignación y de esa forma una vez más el perverso obtiene la justificación para presentarse como una víctima, de la ira y de la negación al diálogo proveniente de quien es la verdadera víctima (Lo que pretende el agresor en definitiva es provocar a la víctima, con un monólogo que es encubierto)57. Aún cuando luego de una conversación eterna, él pida disculpas (sólo porque se ha cansado de discutir), se sentirá omnipotente porque ha logrado obtener la atención de la víctima durante todo ese tiempo. Lo que para ella son disculpas sinceras, para el es como si dijera "ya tuve suficiente suministro, gracias". Cualquiera que padezca un trastorno del grupo B, no se relaciona con reglas limpias. El perverso juega sucio y con sus propias reglas, que además nadie conoce. Ningún ser humano puede comunicarse con estas tácticas. Mientras tanto, la víctima da explicaciones cuando las debería dar la otra persona. La víctima intenta brindarle confianza, mientras del otro lado hacen cosas incompatibles con la relación. Cuanto más pide ella, menos obtiene. Eso es un hecho. El perverso culpa a los demás de ser abusivos, cuando esto no es más que producto de su propia proyección. Sucede en ocasiones que la víctima soporta lo peor

134


maltrato de su vida. Se le ha dicho que lo que recibe no es abuso, se le ha dicho que reaccionan exageradamente. La víctima se encuentra una vez más confundida. Y luego de aguantar, en algún momento rompe su propia estabilidad y le grita al abusador, lo insulta y hasta da un golpe bajo. El abusador advierte este estallido reaccionario y afirma que esa es la prueba de que la víctima es violenta e inestable. En lo único que se centrará es en esa prueba. Y por supuesto, no tiene interés en resolver ninguna cuestión de fondo. Termina diciendo “tu eres la que me asusta”. El perverso cambia los roles. Pero no debemos confundir la violencia con la reacción frente a la misma. En ocasiones se puede asimilar a algo parecido a la “legítima defensa”. Con esto no quiero decir que debe validarse cualquier tipo de reacción. Nunca está bien maltratar a otra persona. No obstante, en un caso así es al menos, comprensible. Si la víctima siente a un monstruo frente a sus ojos a punto de destrozarla, no puedes escapar, se encuentra inmovilizada, lo único que funciona es a veces la palaba. Hay que estar en ese momento para entender cuál sería la mejor reacción para “sobrevivir”. Sobre todo, si ese monstruo se muestra tierno y a la vez te agrede y humilla constantemente. Es la persona que se acuesta al lado de la víctima. Nadie debe subestimar la estrategia de la víctima para poder salir lo mejor posible de una situación como las que genera el perverso. NO creo que sea justo llamar a esta reacción como “abuso”. En rigor, no siempre lastima al abusador, y de hecho es habitualmente lo que el real abusador está buscando, la reacción de la víctima58. No sólo porque sigue logrando un tipo de suministro, sino que logra revertir la imagen negativa de sí mismo. Sin embargo, la víctima inmersa en la confusión no advierte lo que está viviendo. Esto le genera miedo porque al creer que es ella la abusadora teme a las campañas de difamación

135


del perverso.

Lo que suele suceder para advertir la realidad en todo esto, es que las víctimas suelen admitir sus propios errores, sus golpes bajos y que reaccionaron de una forma incorrecta. Y esa cualidad es la que suelen utilizar los abusadores en contra de las víctimas59. Los abusadores, salvo que hubiera pruebas innegables, jamás aceptarán haber hecho algo incorrecto y para el caso que lo hiciera será únicamente para lograr la empatía de otra persona y no porque realmente reconozca su maltrato. Una parte importante de la sanación implica entender que las actitudes del perverso han sido abusivas. Mientras que la víctima debe entender que eventualmente todos reaccionamos mal cuando estamos bajo extrema presión y abuso. Es absolutamente necesario que respecto de este tópico la víctima entienda que el comportamiento de la otra persona es el problema, no ella. De todas formas, es necesario entender que terminar con la interacción tan pronto como sea posible cuando se avecina una escalada de abuso es lo mejor para resguardarse. Pero para ello es necesario que la víctima asuma que el perverso sólo trabaja en su propio beneficio. Este fin de las escaladas se dará cuando la víctima pueda empezar a poner límites y con ellos comprender que se está respetando a sí misma. COMO COMUNICARSE Como hemos visto, es muy frustrante para la víctima lograr una profunda comunicación con un perverso y los intentos por lograr una verdadera interacción amorosa se hace imposible. La mayoría de las veces (y esto queda a criterio del abusador), termina siendo más productivo no conversar, si lo que se busca es un tratamiento igualitario, reconocimiento o

136


valoración.

En mi investigación me he encontrado con la opinión de un psicoterapeuta, el Dr. Bill Snow60 que propone (si la víctima siente que está en una posición con alguna chance de interactuar realmente) siete reglas para comunicarse con ellos. Son serias, pero la realidad de estos personajes hace que estas reglas suenen como una parodia: 1).- Demanda poco. Espera poco. Encontrarás que tu función con el narcisista es la de darle apoyo y reconocimiento. El narcisista te verá como una especie de edecán. Si esto es aceptable para ti, no tendrás dificultades en este punto. 2).- Está dispuesta a escuchar mucho y hacerlo atentamente. 3).- Encuentra maneras de brindarle un reconocimiento positivo frecuentemente. Es importante que vayas comprobando la reacción del narcisista para asegurarte de ir entendiendo el tipo de reconocimiento positivo que el espera en ese momento determinado. Si no estás reconociendo lo que pretende el narcisista, te lo hará notar con rápidamente y con demasiado énfasis. 4).- Si fuera posible, se honesta y sincera en tu reconocimiento y alabanzas. Para ello deberás saber cuales logros son los que el narcisista admira de si mismo. Úsalos para brindarles reconocimiento y valor. El narcisista puede tolerar la adulación que no es sincera. Pero ten en cuenta que en el fondo el narcisista carece de autoestima. Por lo tanto, cuanto más creíble puedas ser, mejor. 5).- No te preocupes por pretender que el narcisista tenga autocrítica. El es de la forma que es desde una edad muy temprana, no cambiará ahora. Necesitan ayuda, por supuesto, aunque por lo general son muy reacios a buscarla. 6).- Evita desafiar los deseos o necesidades del narcisista. Los narcisistas tienen una tolerancia baja para la frustración.

137


7).- Si no logras los puntos anteriores, sonríe mucho y mantente en silencio. Si bien esto puede no poner en una buena posición al narcisista, evitarás el riesgo de su ataque y además, sigues en carrera, mientras que otras personas dudan o huyen. Además de esas siete recomendaciones, se requiere que la víctima tenga y aplique a la vez ciertas cualidades personales como la paciencia para pasar por alto sus groserías, el egocentrismo y arrogancia. Además de tener que aplicar otra cualidad como la perseverancia para seguir intentando cuando el perverso se retira del diálogo. El mismo psicoterapeuta recomienda que siempre que la víctima quiera algo de estos personajes, se lo persuada en que ello le redundará en algo positivo directamente. Y si la víctima cree que eso es demasiado calculador, debe recordar que está jugando con ligas mayores. Estos personajes como vimos, funcionan en base a "suministros". El suministro es su combustible de vida. No hacen nada por amor, ni empatía, ni por compasión. Pueden tener muchos gestos, pero siempre si de ellos deriva el combustible. Desconozco si estas recomendaciones son efectivas, posiblemente lo sean porque provienen de un psicoterapeuta, aunque en algún punto parecen graciosas. Particularmente he aprendido que no tiene sentido hablarles. Pero si resultara extremadamente necesario, estas pautas quizás puedan servir. "Realmente no entendía lo que sucedía cuando creía que dialogábamos. En ocasiones me encontraba preguntándome si era yo la que estaba volviéndome loca. Ramiro no aceptaba jamás que cometiera errores (lo hacía sólo con palabras vacías que por supuesto no acompañaba en hechos). En algunas oportunidades me veía explicando cuestiones básicas de la vida, aunque suene así de ridículo. Lo más paradójico es que cuando creía que nos íbamos

138


acercando a un entendimiento me invadía una sensación horrible, de no querer que el día pase, porque al día siguiente, era como si nada hubiéramos conversado. Como en la película el día de la marmota, que siempre se repite el mismo día. Creí hasta que la solución era que mi pareja no durmiera, para ver si podía avanzarse en algo respecto de lo que habíamos hablado. Así de absurdo era todo". (Valentina, 35 años). Claramente el diálogo con un perverso no es el mismo que uno puede lograr con una persona sana. Es necesario saberlo y no frustrarse. No es una incapacidad de la víctima, sino que es el perverso por su propia incapacidad o por manipulación que no lo permite.

139


CAPITULO 5 "Las adicciones te alejan de lo más importante: tú mismo". Anónimo RELACIONES CON OTROS PROBLEMAS APAREJADOS Una vez más, las investigaciones y los hechos relatados por víctimas me generaron nuevas inquietudes. Entre ellas, era saber si existe alguna relación entre los trastornos de la personalidad y las adicciones o compulsiones. La conclusión no me asombró. Resulta que las personas con trastornos de la personalidad y las personas violentas suelen tener problemas en el control de sus impulsos. ¿Qué significa esto?, que para poder vivir de manera responsable y en una forma socialmente aceptable en general las personas sanas se mantienen en un equilibrio entre el super control y el no control de aquellos. El control de los impulsos permite tomar conciencia de las consecuencias y actuar en consecuencia. La falta de control de los impulsos puede advertirse en conductas como gastos impulsivos, comportamiento sexual arriesgado o híper sexualidad, comportamientos agresivos, imprudencia y asunción de riesgos, juego compulsivo, problemas alimenticios como atracones. Se encontró que estas actitudes comparten algunas características esenciales con los trastornos por consumo de drogas y alcohol61. Hay una gran comorbilidad de la dependencia del alcohol con el cambios del estado de ánimo, la ansiedad, el abuso de sustancias y los trastornos de la personalidad. Los trastornos de personalidad, en particular, se consideran un factor contribuyente o predisponente importante62. Esta superposición resulta a todas luces alarmante y peligrosa. En el caso de los trastornos del grupo B, sus adicciones y compulsiones tienen sentido: pueden servir para

140


aliviar temporalmente el dolor emocional, la ansiedad y la angustia que es propia de este grupo. De esta forma adormecen los sentimientos propios de inutilidad e incompetencia. Se dice también que en el caso de quien tiene un trastorno límite estas actitudes sirven como mecanismo de autodestrucción. El narcisista tiene la necesidad de calmarse de alguna manera cuando no obtiene su "suministro". En la medida que el abusador no puedan controlar a quien eligió como suministro, buscará otras fuentes para calmarse, para evadirse. No puede depender de una persona a quien no puede controlar. Lógicamente, aquellos, no confían en la gente ni en la conexión entre personas. Se calman con adicciones, porque justamente éstas no requieren de otras personas. El problema está en que si no confían en las personas, no recurren a ellas, entonces recurren a objetos que consideran que sí están bajo su control. Es común que cuando no reciben su suministro, se depriman, los patrones de sueño cambien (pueden dormir demasiado o tener insomnio), los patrones de alimentación cambian, no encuentran placer en nada. Pasarán por violentos cambios de humor (principalmente ataques de rabia) y todos sus esfuerzos (visibles y dolorosos) de autocontrol fallan y así sigue su círculo cuando de una manera impulsiva o compulsiva, casi como un ritual recurren a otras fuentes - alcohol, drogas, sexual, juego, etc.-. Esta desintegración gradual es el esfuerzo fútil tanto para escapar de su imagen como para apaciguar sus impulsos agresivos. Todo su comportamiento parece constreñido, artificial y esforzado. Es así como lentamente se vuelven más y más mecánicos, desapegados e "irreales". El perverso se retira de su dolorosa existencia, donde otros no aprecian su grandeza, habilidades especiales y talentos. De este modo, deja de entregarse a un universo "cruel que lo castiga por sus deficiencias, su incapacidad para darse cuenta de lo que realmente es". Y es así como entra en un modo

141


espiral: se aísla, ermitaño en el reino de las heridas. Minimiza sus interacciones sociales y en esta búsqueda de su néctar se vuelve hacia las personas más cercanas. Su verdadera actitud emerge: para él, lo más cercano y estimado son herramientas, instrumentos unidimensionales de gratificación, fuentes de abastecimiento. Quizás sin energía, el perverso ya no puede pretender sucumbir a las convenciones sociales. Su anterior comportamiento da paso a una autoflagelación despiadada, un castigo "merecidamente" auto infligido. Este personaje puede desarrollar entonces cierta paranoia creyendo en ciertas teorías conspirativas en su contra. Es así como - asustado, en el dolor y en la desesperación - se embarca en una orgía de autodestrucción destinada a generar "fuentes alternativas de suministro" a cualquier costo. El perverso, en casos extremos de carencia de suministro, se entretiene con pensamientos suicidas, pensando en una retirada a modo de rebelión. Pero para entender la adicción, es importante reconocer la necesidad subyacente del adicto de escapar, desconectarse de los demás y evitar el dolor. Está claro que las personas con adicciones reales necesitan ayuda, compañía y compasión. Pero es importante recordar que hay mucha gente adicta que no abusa de otras personas. Aquellos que abusan del alcohol, drogas, o del sexo y además abusan de otras personas, son las mismas que utilizan su adicción como una excusa para lastimar y vengarse de otros. Es decir, que en muchas oportunidades utilizan el alcohol, drogas o impulsos sexuales únicamente para manipular. "Fernando tenía épocas en las que se excedía con el alcohol. Al menos yo lo veía en determinados momentos. Cuando hablé de ese problema, se excusó diciendo que yo controlaba, que no lo dejaba beber en libertad, que era una exagerada. En una oportunidad fui a cenar con amigas y el

142


se quedó al cuidado de los niños en casa. Cuando regresé, estaba totalmente borracho. Su estado no era particularmente el de alguien responsable al cuidado de niños. Por suerte ellos estaban dormidos. Pero era habitual que ellos se despertaran durante la noche. Discutimos. Negó su estado. Y por supuesto logró que yo tuviera un miedo apabullante al salir de casa con amigas, por si volvía a pasar la misma situación. Fue una forma de aislarme" (Macarena, 35 años). Lo cierto es que curar a un abusador de sus adicciones o de sus compulsiones, no hará que se convierta en un ser empático, o que deje de ser lo que es. Además, son muchos los que toman decisiones conscientes aún en estados compulsivos o bajo los efectos de otras sustancias. Lo paradójico es que suelen recordar situaciones o expresiones que los otros dijeron en tono supuestamente "ofensivo", pero muchas veces no "recuerdan" sus propias palabras o acciones (amparándose en su falta de sobriedad social). No suelen tomar en consideración que les pueda suceder algo negativo como consecuencia de sus propias acciones, porque creen que pueden manejar cualquier situación negativa que se les presente. Estas personas directamente consideran que sus acciones no son riesgosas. Estos personajes además suelen considerar que sus comportamientos les resultan beneficiosos, que no son destructivos y en cualquier caso, necesarios para su supervivencia emocional. Cualquiera que lo confronte es probable que evoque en el perverso su propia vergüenza y sus defensas de negación y/o rabia. Para el supuesto caso que expresen y reconozcan que estas actitudes les hacen mal (a ellos mismos o a terceros), sólo lo dirán como una forma de dar por terminada una conversación y no porque tengan intensión de dejar de tenerlas. Otto Kernberg, que nos regaló gran parte de lo que

143


sabemos acerca del narcisismo, cree que el potencial adictivo en las estructuras de la personalidad narcisista es máximo y el pronóstico para el tratamiento es mucho peor que para otros tipos de trastorno de la personalidad. Cuando el narcisista carece de suministro o el suministro le resulta deficiente, aparece lo que se llama la "Disforia de Deficiencia Narcisista". Éste se muestra letárgico o (más raramente) agitado, deprimido o (poco frecuentemente) maníaco, sus movimientos se hacen mas lentos o se vuelven frenéticos, sus patrones de sueño se desordenan (duerme demasiado o padece insomnio). Devora el alimento o lo evita por completo. Normalmente, cuando se le priva de su suministro, no encuentra placer en nada, incluyendo sus actividades anteriores, pasatiempos e intereses. Está sometido a violentos cambios de humor (principalmente ataques de rabia) y todos sus esfuerzos (visibles y dolorosos) de autocontrol fallan. Y como fue adelantado, puede compulsivamente y ritualmente recurrir a una adicción alternativa: alcohol, drogas, conducción imprudente, compras compulsivas, etc63. Esta desintegración gradual es el inútil esfuerzo del perverso tanto para escapar de su persona como para sublimar sus impulsos agresivos. Gradualmente se vuelve más y más mecánico, desapegado e "irreal". Sus pensamientos vagan constantemente o se vuelven obsesivos y repetitivos, su discurso puede vacilar, parece estar muy lejos, en un mundo de sus fantasías, donde la oferta de suministro es abundante. Así, se retira de su dolorosa existencia, donde los demás no aprecian su grandeza, habilidades, talentos o logros. De este modo, el perverso deja de entregarse a un universo cruel, castigando al mundo por sus deficiencias, que tiene una incapacidad de advertir que es único. Según sostienen los psiquiatras, en el caso de otros trastornos, como el bipolar (mania-depresión) se caracterizan por cambios de humor que no se producen por eventos externos

144


(endógenos, no exógenos). Pero los cambios de humor de grupo B, son estrictamente los resultados de eventos externos (como él los percibe e interpreta, por supuesto). Estas personas obtienen un placer aparente de estas hazañas, ya que creen que realzan su grandiosidad. Estas actitudes impulsivas o compulsivas, lo colocan al perverso en su visión por encima de las leyes y presiones de lo mundano y lejos de las exigencias de la realidad que son para ellos "humillantes y temerarias". Estas actitudes en ocasiones salvajes, le proporcionan una coraza psicológica. Son un sustituto de la existencia cotidiana. Ofrecen al perverso tener su vida ocupada, con horarios, metas y logros falsos. El perverso es muchas veces adicto a la adrenalina, de esa forma siente excitado y vital. No considera estas condiciones como dependencia. Y por supuesto que niega su verdadera realidad por temor a mostrar su imagen real. Lógicamente, esta relación con las adicciones se relaciona también con otros aspectos de su personalidad, como por ejemplo la falta de respeto a las normas sociales. Por ello se los conoce por intentar romper las reglas constantemente. Por otro lado, es común que necesiten gratificaciones instantáneas. Harán cualquier cosa que les haga sentir mejor, sobre todo si no requiere demasiado esfuerzo. Por supuesto es más fácil ir y tomar una botella que conversar sobre lo que le sucede. Tienen una incapacidad de hablar realmente sobre su personalidad dañina, simplemente no reconocen que tengan una carencia interna. Es como si fuera un circulo vicioso entre el perverso consigo mismo. Sin embargo, en ocasiones, cuando realmente advierten que es perjudicial para su imagen, son capaces aparentar eliminar estos comportamientos, pero sólo temporalmente. Muestran que están en "supuesto" control, únicamente para volver a demostrar el "poder" que tienen hasta sobre ellos mismos. Pero todo se trata de una fachada. Porque el "control" que realmente carecen es el de sus propias vidas. Cualquier persona que tiene una adicción está

145


jugando con su propia vida. Esa es la realidad, pero en el caso de estos personajes, la realidad que viven y se creen a si mismos es absolutamente distinta. De hecho en oportunidades usarán la "adicción" para excusarse de sus conductas inapropiadas. Se explicaría también su prevalencia con la falta de control de impulsos con el temor que sienten a la verdadera intimidad emocional. Simplemente la odian (porque en el fondo se odian ellos mismos), y la forma más sencilla de escapar que encuentran es por medio de los objetos que creen que controlan. Es común que les guste jugar al gato y al ratón. Disfrutan haciendo estas cosas, mientras que la gente de su alrededor no se entera, lo sienten como una forma de controlar a su entorno también. Ellos hacen lo que quieren, sin ningún tipo de control. Pero por otro lado quieren que los descubran, porque el dolor que pueden generar en los demás, es una prueba más de su propio control hacia el entorno. Si después de algo inadecuado la víctima vuelve a la relación, le termina dando aún más del suministro que el abusador necesita. Como vimos, son personas adultas que se encuentran atrapadas en la mentalidad de un niño, que además a diferencia de los niños- tiene cualidades malignas. Sin embargo, como todo niño, el perverso se considera exento de asumir la responsabilidad de sus propios actos y en consecuencia desarrolla un cierto sentido de inmunidad. Porque tiene la seguridad de que nadie podría castigar a un niño severamente. Por ello sus acciones dañinas no tienen límite, todo lo consideran permitido ya que creen que no deben pagar como consecuencia de sus acciones. LA SEXUALIDAD Por la trascendencia de este tópico en la personalidad de quienes padecen un trastorno del grupo B, merece un apartado diferenciado, a pesar de relacionarse con los

146


problemas aparejados que fueron descriptos más arriba. Ellos utilizan el sexo para obtener su suministro, para manipular, obtener control y poder. El sexo con estos personajes no es normal en absoluto. Sin dudas, es distinto al sexo con una persona sana y quizás esto en un momento pueda marear a la víctima. Lamentablemente, no hay nada íntimo ni amoroso y mucho menos hay conexión en el sexo con estas personas. Seguramente si alguien está iniciando una relación con uno de ellos, no coincida con lo que expresé más arriba. Pero explicaré como funciona y cómo es en realidad: En la primera etapa, en la del bombardeo amoroso, la sexualidad es un punto extremadamente importante para ellos. Actúan como espejo: sabrán cuales son las necesidades de la víctima y se acomodarán a ellas, para que la víctima sienta cierta conexión, para brindarle lo que quiere, que se sienta en las nubes y que sirva -lógicamente- como suministro. Pero si la víctima no está atenta a las señales que la intuición le muestra, en breve, seguramente estará volando entre mariposas en el estómago, con una vida sexual muy intensa, pero con un reloj que resuena desde el fondo como la Cenicienta, donde a una hora determinada se termina la magia. El perverso no considera el sexo como una expresión de amor profundo y compromiso con otra persona. Lo ve como un dispositivo por el cual puede manipular y controlar a su pareja que con el fin de hacer que le brinde más suministro, está mas preocupado por conquistar a su víctima que en conocer lo que significa la profundidad emocional. Simplemente les aterroriza la idea de que alguien pueda conocerlos profundamente. Una vez que la etapa del bombardeo amoroso cedió, la sexualidad cambiará, sin dudas. O bien hará sentir a la víctima a su merced respecto de sus gustos, necesidades y horarios o se distanciará haciéndole notar que no lo atrae como

147


antes.

Una característica que se da en muchísimos casos en personalidades del grupo B, es que son infieles o que son adictos al sexo (como consecuencia de lo expuesto al principio de este capítulo). No están comprometidos con nadie sino con ellos mismos porque no pueden sentir amor y empatía de la misma manera que lo hacen las demás personas. Ellos cuestionarán la lealtad de su víctima hacia ellos pero no permitirán siquiera que sea a la inversa. Si la víctima muestra cierta disconformidad sobre la relación, ellos buscarán otro suministro. El perverso es infiel porque es profundamente inseguro y necesita la validación para tranquilizarse y a través de la imagen ajena sentir que es aún sexualmente atractivo. Si no se tranquiliza repetidamente de esta manera, su autoestima se desmorona, se siente inútil y cae en la desesperación. Por supuesto que buscaran las mejores excusas para culpar a sus víctimas de las infidelidades y permitirse así seguir buscando la validación externa que necesitan. Por ello, luego de una infidelidad, lejos de sentir culpa el perverso sigue sintiéndose atractivo y con su ego -su máscara- inflado, siente cierta alegría por haber podido manipular a alguien una vez mas. Una vez que el ego comienza a desinflarse una vez más, repetirá el proceso para recuperarse. Claramente no respetan compromisos, ni reglas. Se limitan a vivir bajo sus propias premisas, por lo que simplemente hacen lo que quieren. Hay especialistas que explican que lo que motiva estas actitudes varía según el trastorno específico del que se trate en el grupo B. Así, los narcisistas lo harían para sentir la adulación de otro, el psicópata para obtener algo, el borderline para auto sabotearse y perder la relación antes de que los abandonen a ellos, ya que tienen una intensa necesidad de sentirse amados y aceptados. Y cuando no se sienten así pueden sumergirse en actitudes impulsivas y aún imprudentes.

148


Probablemente no asuman las consecuencias de sus actos, en el corto plazo es probable que hasta sientan alivio. Pero no obstante, los efectos siempre son los mismos: la falta de respeto, la negación de los compromisos afectivos y la imposibilidad de relacionarse profundamente con alguien. LOS SOMÁTICOS Y LOS CEREBRALES Existe una vasta literatura que considera la existencia de los tipos estos personajes como somáticos o cerebrales. Es decir que generan su suministro aplicando sus cuerpos para lograr sus conquistas sexuales o bien aplicando sus mentes (en el caso de los cerebrales que utilizarían su intelecto real o imaginario- para obtener la adulación de su víctima). Pero estas teorías sostienen que siempre vacilan entre ambos estados: El somático es el que suele mostrarse en el aspecto sexual como máscara inicial, es el que aplican tempranamente en la relación con el "bombardeo de amor". Una vez que ha conquistado a la víctima, la fase de devaluación comienza y la posible misoginia subyacente puede hacer que se transforme en uno cerebral, abiertamente asexuado. En otras palabras, estos perversos son AMBOS: cerebral y somático. Muchos consideran que en cada uno de ellos, existe un tipo que es dominante. Pero el otro tipo, el tipo recesivo (el que se manifiesta con menos frecuencia) está ahí, latente. Este último se expresa principalmente como resultado de una lesión narcisista importante o crisis de la vida. Así es que una vez pasada ya la etapa del bombardeo amoroso -cuyo tiempo es incierto y depende de la seguridad de haber conquistado verdaderamente a su víctima-, la sexualidad da un giro. Esto según algunas teorías dependería de dos factores: si se trata de personajes somáticos o cerebrales y de la forma en que pueden devaluar a sus víctimas, a raíz de la información que recabaron al inicio de la relación. Sea como sea, en ambos casos las consecuencias son nefastas.

149


LA MANIPULACIÓN SEXUAL Suelen considerar a su víctima como un objeto y no como una persona. Se muestran absolutamente egoístas sexualmente. Una y otra vez puede exclamar que necesita sexo. Pero cuando la víctima está de acuerdo, sólo por miedo a que busque a otra persona, él lo hace de manera rápida impersonal y áspera. Pueden aparecer disfunciones sexuales y lógicamente, acusarán a la víctima de aquellas. En algunos casos pueden mostrar que su único interés con la víctima es la sexualidad (al punto de tener relaciones como si fuera una violación y si fuera consensual resulta ser algo rápido, sin siquiera un "gracias" o de ocuparse del disfrute de la víctima). Por supuesto que si se lo cuestiona, pondrá excusas: dirá que todo es porque no es "aventurera" y simplemente nunca les resulta suficiente la sexualidad de la pareja. De a poco va corriendo los límites de la víctima quien puede llegar a aceptar algunas prácticas en las que no se siente a gusto. Pero el perverso va por más: y aparece con otras proposiciones: "lo que realmente quiero es un trío, nunca lo he hecho, si aceptaras estaría feliz y que ello revitalizaría la vida sexual"... la víctima duda, podría hacerlo pero al momento de decirlo (o hacerlo) el perverso da un revés diciendo: "te estaba bromeando o te estaba probando". En una ola de repugnante arrepentimiento, la víctima no puede creer cómo el perverso desafió todos sus principios y fue parte de un juego enfermo para complacer su fantasía y él todavía no está feliz. En el caso que la víctima haya mostrado interés en la sexualidad, puede suceder también que el perverso se muestre como un ser "asexuado" para castigar a la víctima. Y en ciertos casos hasta intentan prohibir a su pareja que se masturbe. Pueden hurgar en sus cosas y si llegara a tener un vibrador, la víctima debería prepararse para la vergüenza de su vida: "definitivamente es una ramera". Si no es él quien le de un orgasmo, no debería

150


poder tenerlo con nada ni nadie. En estos casos, la agresión es pasiva. La frecuencia de sus actividades sexuales disminuye de varias veces al día a unas pocas veces al año. El sexo en pareja, para él se convierte en una obligación, en una tarea de mantenimiento emprendida a regañadientes sólo para preservar sus fuentes de suministro (como la familia o el hogar). Se limita al mínimo de intercambios y se aísla socialmente. Pero no terminan allí. En muchos casos, además de este castigo pasivo, son sádicos: les gusta infligir dolor: ver el dolor y la frustración sexual de la víctima es orgásmico para ellos. "Llegó un punto donde ya no teníamos relaciones. Pero si veía que las cosas se le iban de las manos a Narciso, accedía. Fueron muchas las veces que me hizo sentir dolor a pesar de manifestarlo. Parecía no escuchar. O lo que es peor: parecía que lo hacía a propósito. A tal punto que una vez quería hacerme caricias, pero tenía una astilla en la mano. Cuando comenzó le manifesté que me hacía doler. Sin embargo, hizo un escándalo. Se lastimó el dedo para quitarse la astilla, y por supuesto cambió el foco. Todo, con tal de no tener relaciones y pretender que yo me sintiera frustrada. Yo tenía dos opciones: o no teníamos relaciones o tenía que soportar el dolor por su castigo" (Monserrat, 46 años). Cuando el perverso busca la gratificación sexual de su pareja, es sólo para convencerse a si mismo que es buen amante. Si eventualmente se muestra atento y generoso, seguramente esté fingiendo, probablemente intente que la gratificación de su pareja sea siempre después que la de él. En general desprecian la necesidad de intimidad y placer en su pareja. Evitar tener relaciones es otra de las herramientas más usadas por los perversos que son someten a sus víctimas a su

151


agresión pasiva durante la etapa de devaluación. Ya no toman la iniciativa para tener relaciones sexuales. Cuando la pareja trata de iniciar el sexo la rechazan (salvo que les resulte útil como suministro). Probablemente la acusarán de tener motivos para legitimar su falta de deseo. Salvo que la víctima pierda el deseo (lo que no suele suceder porque la víctima quiere volver a aquella etapa de oro), el sabe que la eliminación de la sexualidad una relación puede ser devastadora. La víctima ha unido el amor al sexo y la eliminación del sexo por parte del perverso le hace daño. La víctima intenta buscar explicaciones en el afuera, en el perverso en lugar de poder centrarse en lo que le sucede a ella frente a esa agresión que no puede distinguir. Se encuentra mareada entre sensaciones de desconcierto, malestar, ira y angustia. Más clarificadores, son las expresiones de Tudor, un narcisista confeso que tiene escritos muchísimos libros sobre el tema: "El deseo de arreglar las cosas y sanar es el sello distintivo de la persona empática. Una de las razones por las que comenzamos nuestra devaluación de ustedes es que se aferran a nosotros. Tu quieres reparar la relación para que vuelva al período dorado una vez más. Lo tuviste una vez, ¿por qué no puede ser alcanzado una segunda vez? Llega un punto cuando te quitamos de ese pedestal y te enviamos a un atolladero de miseria, abatimiento y confusión. De vez en cuando vamos a darte un poco de aquel período dorado, nosotros te sacamos de la pesadilla sólo para luego depositarte nuevamente en ella. No puedes comprender por qué alguien que te ama puede hacerte esto. No suma. No es lógico. Tu vas a estar dando vueltas y vueltas en círculos tratando de averiguar por qué esto ha sucedido. Discutirás escenarios con tus amigos y familiares que son igualmente indefensos, ya que no tienen idea con quién estás tratando realmente. Intentarás hablar con nosotros sobre este cambio, pero no llegarás a ninguna parte. Sabemos muy bien lo que estamos haciendo, pero lo negaremos, te culparemos diciéndote que están inventando cosas e imaginando lo que está sucediendo. Te culparemos por hacernos comportarnos así. Cualquier intento de obtener entendimiento o resolución de nosotros nunca será alcanzado"64.

152


Todo esto, aunque parezca inhumano, les proporciona a los narcisistas su suministro (de manera negativa). La víctima puede tratar de perder peso, comprar ropa nueva, cambiar de peinado, ser más provocativa, tener nuevos intereses e incluso hacerse alguna cirugía plástica con el fin de atraerlo más, pero nada funciona. Todo lo que pretenden es generar confusión y distorsión porque de esa forma la víctima no podrá moverse del lugar donde la pusieron, ya que no sabrá donde está la salida. Suelen usar el papel de víctima para que la verdadera víctima (que generalmente es empática) centre su atención en el perverso. Así es capaz de modificar su actitud sexual. Al inicio se mostraba con gran habilidad, mientras que en la etapa de devaluación parece un inexperto. Fingirá sentirse decepcionado y hasta grandilocuentes actuaciones preguntándose que hizo mal, sólo para ganar empatía de la víctima. Si ella se atreve a cuestionar su proceder, podrá actuar de la forma mas cruel: culpándola desde ser frígida hasta de ser demasiado intensa. Seguramente dirá que el amor es mas importante, mientras finge abrazos. Pero como sabe el perverso que esta actitud no puede perdurar, de manera intermitente volverá a mostrar sus habilidades entre las sábanas. Es entonces que la sexualidad con estos personajes es redefinida para ser un privilegio del que sólo ellos tienen el poder de decidir como y cuando. Como escribí antes, para el abusador en realidad el sexo es un acto mecánico, desprovisto de intimidad y compromiso. Su suministro pasa por conquistar, dominar y descartar a sus presas una vez que obtuvieron la atención y admiración que estaban buscando. Estas formas le brindan un sentido de omnipotencia. La manipulación sexual, puede surgir de otras tantas maneras y no necesariamente se relacione con negarle sexo a la víctima, o con un daño físico, ni signifique que intente tener sexo de manera forzada - aunque algunos lo hacen-. Pero sin

153


dudas si ella se resiste, también intentará agredirla La imaginación no alcanza para describir todas las formas en las que usan la sexualidad como una forma de control y poder. EL LADO OSCURO Y sucede que un día muchas víctimas antes de terminar la relación o de ser descartadas, pasan por un período donde intentan conectarse con sus intuiciones e intentan confirmarlas con hechos. Averiguan, hurgan, juegan al detective. Y los peores temores se hacen vivos. Todo lo que encuentra, valida las intuiciones que había solapado. "Me decidí a tratar de ver lo que intuía. Busque y encontré. Y entré en shock. No sólo apareció el porno y el sexting. Sino que eso estaba desde hace mucho, desde antes de formar una pareja conmigo. Pude advertir que no era asexuado, sino que todo lo hacía para castigarme. De hecho, algún problema tenía Mateo, porque pude advertir que sus conquistas no eran únicamente virtuales o que sólo se trataban de chats eróticos y mails sexuales. No sólo las había concretado, sino que durante el transcurso de los años pareciera que no se complacía con nada y que cada vez necesitaba ir pasando límites, necesitaba más y más. Así pude averiguar que estuvo con hombres, prostitutas pagas, y hasta tuvo contacto con menores de edad por internet. Realmente parecía una película de terror. Eso era sólo una parte visible. No podía imaginarme todo aquello que no estaba allí. A la vista. Todo ello había estado desde siempre: pasado, presente y futuro, sin dudas. Pero cometí el peor error. En lugar de ponerle fin a la relación, quise escuchar explicaciones: y por supuesto que llegaron: primero negaciones, después que la culpa era mía, que mi cuerpo esto o aquello, que no tenía ganas, que no quería probar lo que proponía, que estaba ocupada con los niños, intentó

154


todo. Hasta llegó a decirme que en sus hazañas no se llegó a involucrar afectivamente con nadie y que sólo se aprovechaba de esas situaciones. El dolor me destrozó, no podía entender como esa persona que se mostraba asexuada tuviera una vida paralela tan oscura, dañina y aberrante" (Melinda, 46 años). Lo cierto es que todo fue fabricado. La víctima se involucró con un manipulador. Las otras relaciones del perverso también serán una mentira, porque la esencia de ellos no cambia, así pasen años juntos. Es importante comprender que cada uno tiene el derecho de disponer hasta donde se involucra con alguien, hasta donde quiere conocerlo y hasta que punto las relaciones superficiales -por su propia incapacidad de tener verdadera profundidad emocional- pueden llenar el alma de alguien. La justicia en ocasiones tampoco ayuda. Melinda, es una mujer que concurre a grupos de autoayuda. Quiso denunciar a su ex pareja por haber contactado a menores de edad, por haberle pedido que les muestre sus partes íntimas, pero resulta que en Argentina, ese es un delito de acción privada. Esto quiere decir que si no es instado por una persona cercana a la víctima, no se puede hacer demasiado. Melinda al día de hoy sabe que el único remedio ante esta situación es la educación de los niños y la esperanza de que las madres sepan cuidar a los menores que se encuentran bajo su cuidado. LAS MUJERES EN LA MENTE DEL PERVERSO Tanto las personas del grupo B, como los violentos, no ven a las mujeres de una manera saludable. Son incapaces de reconocer que una mujer sea dulce y sexy a la vez. En su mente, hay una clara distinción entre la "mujer de su vida" y aquellas mujeres "rápidas" con las que el que tiene relaciones sexuales. Las mujeres significantes en sus vidas, serán todas santas: ellas no pueden disfrutar del sexo. Una vez atrapado el suministro, el

155


perverso pierde el deseo por ellas. Él reserva ese tipo de "amor particular" a las a las mujeres sexuales inaccesibles, o como su propia madre. Ellas lo podrán cuidar como un niño, mientras que otras le pueden dar su suministro sexual. Si una mujer es compasiva y lo puede cuidar, entonces el perverso la castrará y a todo evento la utilizará para sus propios fines egoístas. En el comienzo de una relación, ve a todas las mujeres como sexys, porque la emoción de conquistarlas la hacen atractivas. Es decir que se convierten en su objeto "de suministro", esa visión es por su propia necesidad y no por lo linda o fea que pueda ser la mujer. Necesitan de sus víctimas para que haya siempre alguien que pueda fortalecer su ego: si el mundo de afuera falla, se aseguran de tener a alguien a mano que pueda cumplir un poco sus expectativas. Son muchos los profesionales que reconocen la relación entre los narcisistas y la misoginia. En general tienen a las mujeres en el desprecio. Las odian y les temen. Y como es lógico, albergan sentimientos ambiguos hacia el acto sexual. Para ellos, el sexo está lleno de aspectos oscuros y ocultos. No se trata de amor, ni unión ni intimidad. Sólo se trata de "suministro" (combustible) y control. El sexo es una herramienta utilizada simplemente para aumentar el número de fuentes de suministro. Si los narcisistas no pueden obtener adoración, admiración, aprobación, o atención por cualquier otro medio, entonces, es probable que recurran al sexo. Esto es lo que muchos describen: se aburren con facilidad, recurren al sexo. Si se enojan, recurren al sexo. Si se sienten solos, recurren al sexo. En el universo virtual de la Web, el perverso desaparece y reaparece con facilidad, a menudo adoptando una multitud de alias y apodos. Por lo tanto, puede defenderse eficazmente y en tiempo real de la crítica, el abuso, el desacuerdo, la desaprobación y simultáneamente, preservar el precario equilibrio de su personalidad infantil. Es también por ello es que muchos especialistas consideran que en general los que poseen

156


un trastorno del grupo B, son propensos a la adicción del cyber sexo. EL PAPEL DE LA PORNOGRAFÍA Las características positivas de la red se pierden en gran medida en el narcisista. No está interesado en expandir sus horizontes, fomentar relaciones verdaderas o ponerse en contacto real con otras personas. El perverso es mide a los demás y los idealiza o devalúa según un solo criterio: cuán útiles podrían ser como fuentes de suministro. Como sostiene Kim Saaed no todos los adictos al porno son narcisistas, pero un gran porcentaje de narcisistas son adictos al porno65. Muchas de estas personas recurren a la pornografía, porque en general, retratan a las mujeres como rameras. Allí las mujeres siempre están de humor para el sexo y nunca dicen que no. No tienen necesidades sexuales, ni necesidades propias de ningún tipo. Todo por lo que se preocupan es en favor del placer del hombre. No requiere compromiso, ni sacrificio. Cuando un hombre termina, apaga el video o cierra la revista, y listo. ¿Qué podría ser más fácil?66. Ellos encuentran a las mujeres de la pornografía tan excitantes como se sintieron con la víctima al principio, pero con la diferencia que siempre hay algo distinto en la web, y ello les genera mucha excitación. Pero además en ello encuentran cierto control. Les permite escaparse del dolor existencial y desconectarse de otros al menos temporalmente-. En general utilizan la pornografía como una forma de control que una gratificación. Estos momentos de placer le permiten recuperar un sentido de control sobre su vida ejerciendo cierto poder emocional sobre los demás. Para aquellos que perdieron la libido, la pornografía ofrece una opción fácil y disponible. Pero al dejar a su pareja a un lado, sus actitudes generan nuevos problemas adicionales. Si hay niños en la casa,

157


complica y profundiza dolorosamente el asunto. El perverso no se ocupa por proteger a sus hijos de la exposición a imágenes y sonidos que podrían ser chocantes e inquietantes para ellos. Su real preocupación pasa por ser atrapados y por ser expuestos de forma pública, lo que deterioraría su imagen perfecta. Ese es el peor castigo para ellos. Los narcisistas no tienen sentido de los límites por lo que si quieren ver porno, lo harán sin ningún tipo de reparo67. En ocasiones prefieren la masturbación -aunque se trate de algo compulsivo- porque para ellos el sexo es una cosa solitaria. La masturbación es como energía, los hace sentir autosuficientes. Sólo él, la mujer -o el hombre- del otro lado de la pantalla y su vieja amiga, Manuela. Sin emociones, sin vínculos, sin relaciones, sin amor. El ciber sexo les permite mostrar logros falsos, habilidades inexistentes, talentos que no son tales. Es entonces cuando comienza una búsqueda para encontrar nuevas fuentes y de nuevo se embarca en el ciclo para remendar su ego, terminando en ocasiones, con la selección de una o varias compañeras. La denigración que siente la mujer en la etapa de la devaluación es terrible, empieza a ver como ese lado oscuro puede estar afectando a sus hijos. Y el riesgo que están corriendo al convivir con alguien así. Pero se hace más cuesta arriba la pesadilla: si se separa, entonces el perverso hará esas cosas sin reparos y muchas veces los niños no tienen edad siquiera para comunicarse, para entender. Y lo peor, es que nunca se sabe donde termina alguien que necesita tener cada vez más estímulos para su propia autosatisfacción. CONQUISTAS SEXUALES Así es su círculo. Encuentran un suministro, lo devalúan y luego de no satisfacerse con nada, comienzan a envolverse en relaciones, muchas de ellas gracias a los encuentros por internet. Generalmente creando perfiles falsos por todas las

158


páginas posibles de encuentros. Les da el mismo placer que la pornografía, pero además reciben la adulación de otra persona "real", aunque pueda ser detrás de una pantalla. Estos sitios le permite distraerse de sus dolores internos y profundos, porque está constantemente buscando la validación de otros. Y conocer a alguien que quiera tener sexo gratis con ellos, completa esa necesidad. Pero de todas formas, las adicciones sexuales de los estos perversos siempre terminan en los mismos conceptos: poder, control y falta de intimidad. Sin dudas, utiliza el sexo para conquistar y asegurar nuevas fuentes de suministro. Y cuantas más fuentes tenga, mejor. Muchos psiquiatras consideran que la hipersexualidad relacionada con eventos reales entre parejas, puede aparece principalmente después de importantes crisis. Un doloroso divorcio o turbulencia financiera, son suficientes para que el perverso recuerde que las viejas soluciones intelectuales ya no funcionan. Es por ello que es probable que esté muy involucrado en las actividades sexuales excesiva y exclusivamente. Este personaje siempre buscará su próximo nuevo fetiche, con nuevas conquistas y una creciente lista de nuevas parejas en su constante y desafortunada búsqueda. Pero como su vacío tampoco lo puede llenar, intentará ir cada vez más lejos en sus conquistas y acciones sexuales. Quizás pueda suspender todo ello durante un tiempo, en la época de oro con otro suministro. Pero como vimos, nada les alcanza. Por supuesto, que se esconden ya que su mente muchas veces psicópata -recordemos la comorbilidad-, les hace disfrutar el hecho de saber que hacen cosas a escondidas mientras se ríen de la víctima. LA PROSTITUCIÓN En este camino de tratar de entender, mi buscador favorito seguía sorprendiéndome. Rebozan los libros y artículos

159


de especialistas, psicólogos y psiquiatras que explican que existe una verdadera explicación respecto de los trastornos de la personalidad y la sexualidad. Ellos piensan de una forma distinta. Seguramente una persona sana piense que es denigrante tener que pagar por tener sexo a cambio, porque no hay conquistas, entre tantas otras cuestiones. Pero lo cierto es que los perversos suelen usar los servicios que les brinda la prostitución. La razón que se explica de ello es porque las usan para su propio combustible, para triangular (usando el dinero de la víctima y de sus hijos probablemente) y porque refuerzan el poder que ellos tienen (por supuesto que es un pensamiento inentendible para alguien sano, pero así suelen pensar). En muchos casos el desafío para el perverso es intentar conseguir el climax de la prostituta (pero claro, que si no llega es un problema de ella y no del perverso que no sabe como hacerlo). En otros casos hasta intentan denigrarla ofreciéndole menos dinero una vez que están en el ambiente privado. Obtienen su suministro perverso engañando hasta a una prostituta experimentada. La reacción negativa y de asco de la pareja estable al enterarse también les genera su combustible, es mas: son muchos los autores que manifiestan que estos perversos sienten éxtasis al imaginarse sólo la reacción negativa de la víctima. Consideran que hasta con la superioridad que les genera el dinero pueden comprar tiempo íntimo con otro ser humano. Pero veamos algo: muchos confunden intensidad con intimidad. La sexualidad con estos personajes puede ser intensa, sin dudas. Esta intensidad es originada por la misma tensión de la relación que se percibe en el cuerpo, el corazón, el alma producto de los juegos mentales del perverso. Muchas veces el perverso pretende aliviar esa tensión mediante la intensidad sexual. Pero ello en nada se relaciona con la verdadera intimidad que es lo que dos parejas sanas pueden compartir en un

160


momento tan especial, en un nivel superior. Hay quienes definieron esto como "una disfunción de la intimidad en la que se persiguen las hazañas sexuales, generalmente en forma de relaciones extramatrimoniales, para compensar en exceso la baja autoestima y la incapacidad de experimentar una verdadera intimidad"68. Se cree que este patrón de comportamiento es más común en los hombres que en las mujeres y se ha relacionado con la violencia doméstica en los hombres69. Claramente, el pensamiento del perverso no se identifica con el de una persona sana. LA IDENTIDAD DE GÉNERO Así como surgieron muchísimas preguntas y he encontrado respuestas a la gran mayoría de ellas, una de las preguntas que menos respuestas obtuve fue si quienes carecen de un sentido de identidad (de un yo interno), o aquellos que tienen una identidad falsa (o un falso yo), y que la crean según determinadas necesidades (suministros) ¿pueden realmente tener identidad de género?. Si no tienen un yo definido, sonaba lógico que no tuvieran una identidad de género definida, en el sentido psicológico, no biológico por supuesto. Quizás elijan una máscara como heterosexual, homosexual, lésbica, o lo que fuera, pero ¿existiría la posibilidad que no tuvieran un género definido? Encontré varias respuestas de varios especialistas, pero ninguna que realmente me convenciera, aunque si pude llegar a una conclusión asombrosa. Se dice que el narcisista cerebral es algunas veces un homosexual latente (o escondido que aún no surgió)70. También se dice que La promiscuidad sexual del narcisista somático y del psicópata surge de problemas subyacentes en la identidad de género71. En algunos estudios, se reconoce que el trastorno de personalidad límite es el trastorno de personalidad

161


más común en los pacientes con desorden de identidad de género72. La identidad de género en el caso del narcisista puede ser algo ambigua, desde el momento que se adecuan al suministro que necesitan. Ellos no tendrán preferencias, ya que en la mayor parte se conectarán con todos los géneros73. Las personas con trastorno límite, tienen una vida que es confusa en todos los sentidos, inestable en sus relaciones, en cuanto a su propia imagen, estados de ánimo y comportamientos. Luchan por establecer raíces, pero tienden a ser como veletas, que se mueven de acuerdo a como vuela el viento. Es una manera confusa de ser, tanto para ellos como para los demás en sus vidas. Y eso mismo los puede llevar a vivir diferentes experiencias sexuales que involucren personas del mismo género. El comportamiento sexual excéntrico sería entonces simplemente un medio para buscar su suministro que resulta como una droga para ellos. Pasarán todos los límites, llegando hasta algunos inimaginables para nosotros. "Orlando me confesó haber tenido sexo junto con dos personas -un hombre y una mujer- en varias oportunidades. Le pregunté por sus gustos sexuales. Abiertamente dijo que es heterosexual y hasta se ofendió con esa pregunta. Y dijo que lo que le generaba placer era la idea de tener relaciones sexuales con la mujer de otro hombre. Heterosexual? no lo podía afirmar, pero perverso, sin dudas" (Alcira, 28 años). Inevitablemente, la vida de fantasía sexual de estos personajes refleja su escenario psico-dinámico: su miedo a la intimidad, la misoginia, el control del actuar bizarro, el autoerotismo, la autoestimulación, el sadismo y el masoquismo latentes, los problemas de identidad de género y varias parafilias sexuales74.

162


De todas formas, considero que no pueden hacerse afirmaciones dogmáticas al respecto, ya que realmente no hay demasiados estudios que puedan relacionar los trastornos de la personalidad con la identidad de género. Probablemente sea más exacto decir que como no pueden controlar sus impulsos sexuales ya que tienen un apetito voraz realmente intenso, no tienen límites propios, podrían tener sexo con el mismo género sin ningún problema. Pero eso no significa que no tengan una preferencia. Una vez más mi conclusión me llevó a no pensar tanto lo que hay del otro lado: El problema no es que la persona con un trastorno de la personalidad sea heterosexual, homosexual, o lo que fuera. Eventualmente la preferencia o la identidad podrá ser un rasgo. El problema real es el trastorno de la personalidad y el daño que ello genera al entorno. LA HIPERSEXUALIDAD Como fue comentado, estos personajes se sienten con derecho a estar por encima de la ley y con derecho a participar en comportamientos que se consideran social y moralmente inaceptables. Rechazan intensamente todas las limitaciones o condiciones impuestas por sus parejas y por la sociedad en general. Ellos actúan libremente sobre sus impulsos y deseos. Y si, saben lo que hacen, tienen conciencia, sólo que no les importa. El matrimonio, la monogamia y la crianza de los hijos son cuestiones que probablemente busca la población promedio. Sin embargo, estos personajes se sienten despojados de su singularidad por estas cuestiones comunes y se siente forzado en los papeles de marido o padre. Esta lesión narcisista lo lleva a rebelarse y reafirmar su superioridad y especialidad al involucrarse en asuntos extraconyugales75.

163


Muchos especialistas sostienen que con estas actitudes, muestran sus "defensas maníacas" (en las que evitan sentimientos de incomodidad, soledad al buscar estados de hiperactividad y excitación) y por ello son retratados como adictos al sexo. "No quise creer que su adicción llegara a tanto. No quise creer siquiera que fuera una adicción. No podía asimilar esa idea mentalmente. Pero mirando el teléfono de Luis, ví que había estado mirando pornografía en su oficina, en su horario laboral. Primero me dijo que sólo había mirado sin masturbarse... luego de darse cuenta que era inverosímil, me dijo que era tan inteligente que ninguna persona que controlaba el uso de Internet en la oficina se había percatado de esa situación y que la culpa era mía por mirar su teléfono (a pesar de que había sido el mismo el que me lo había dado). Cuando seguimos hablando, le dije que por su trabajo tenían la comida los niños en la mesa y que no lo estaba cuidando. Fue entonces que llegó a decirme que estaba muy enfermo. Aún no puedo olvidar la cara de perverso que puso en aquel momento, casi como si disfrutara de esa situación al ver mi cara de pavura" (Analía 50 años). Los adictos al sexo en general y los narcisistas en particular, utilizan la fantasía y el comportamiento sexual intenso no para la gratificación, sino para el control. Escapar del dolor del pasado a través de la intensidad del presente permite al narcisista adicto al sexo una sensación de poder a través del control emocional. Muchas personas y aun mujeres hacen alarde de esta realidad, sin vivirla. Pero desconocen lo doloroso que realmente es para una vida familiar. Porque estas actitudes en nada se relacionan con la conexión emocional, sino mas bien con

164


una personalidad adicta que termina enfermando al entorno y que pone en severo riesgo a los niños. El poder es la mercancía más importante que el perverso adicto al sexo tiene. La validación emocional y adulación que de un adicto al sexo recibe, es una sensación suprema para ellos. DISFUNCIONES SEXUALES Resulta entendible que aquellos que tienen trastornos del grupo B, además "sufran" disfunciones sexuales como la eyaculación precoz, la eyaculación retardada y disfunciones eréctiles, porque como sabemos ahora, tienen terror a la intimidad emocional. Esta intimidad les puede causar demasiada ansiedad. Y la ansiedad no va de la mano de una relación sexual satisfactoria. Los narcisistas también tienen mucha ira interna, especialmente si se les provoca algún tipo de vergüenza. A raíz de esta ira, el narcisista puede desarrollar diversas formas de disfunciones sexuales. Se sienten vulnerables si otra persona puede tener el control sobre su respuesta sexual, y una forma de evitar esa vulnerabilidad son las disfunciones sexuales como un medio inconsciente de evitarla. De esta manera, las disfunciones sexuales pueden verse a menudo como una defensa contra la vulnerabilidad y la vergüenza.76 "Pensé que la sexualidad con Gastón, era excepcional. Pero poco a poco comencé a advertir que habían ciertas actitudes que no eran comunes para una pareja en la cama. Se obstinó en negar sus disfunciones, me culpaba a mi. Cuando me puse firme en no aceptar esas acusaciones, se excusaba diciendo que la razón de su eyaculación precoz era la gran atracción que sentía por mi, que era irresistible. Con el tiempo me di cuenta que fueron excusas. Intentó desde devaluarme hasta hacerme sentir

165


bien. Pero lo que nunca demostró fueron verdaderas intenciones por mejorar en ese aspecto. Fue a regañadientes a un sexólogo por iniciativa mía, quien le dijo que no tenía problemas físicos. Pero la realidad es que no tenía interés en cambiar y yo desconocía que inconcientemente era una forma que el tenía de mantener distancia" (Alberta, 48 años). Otro aspecto importante es el miedo. Se siente pasivo, sin esperanza y victimizado. Parecen luchar internamente entre un sentimiento de creerse superiores por salirse con la suya y a su vez con una lucha interna porque realmente se sienten inferiores. A menudo, el miedo se ve enmascarado con la ira que le ayuda al narcisista a sentirse más en control y con poder. Cuando se relacionan de forma anónima u obtienen sexo pagando se sienten más seguros y con menos intimidad, lo que los hace sentir a su vez, menos vulnerables. Se suma a ello, según dicen los especialistas que cuando una persona posee híper sexualidad, es propensa también a las disfunciones sexuales (de las cuales culparán a su pareja probablemente) por otras tantas razones: el mismo porno causa mayor necesidad de verlo cada vez más, por efecto de la dopamina. Los períodos refractarios causan menos deseo de tener relaciones sexuales porque se han estado masturbando y ello lleva a la impotencia temporal. Al acostumbrarse al porno, cuando están en pareja requieren mayores estímulos de excitación. Por ello buscarán ir siempre por mas: lo que al principio les excitaba ya no y llegan a puntos inimaginables, ni siquiera por ellos mismos. Definitivamente estas líneas no están dirigidas a hacer un lobby contra el porno o la masturbación. Pero cuando ello afecta a la posibilidad de tener una relación de pareja sana, es un signo de alarma que debe ser tenido muy en cuenta. En cuanto a la eyaculación precoz, si bien se dice

166


que puede ser provocada por problemas físicos (en el menor de los casos), o por un aprendizaje inadecuado en la etapa de la adolescencia, también se relaciona con el miedo a la intimidad, en un nivel subconsciente, como se explica mas abajo. La eyaculación precoz sirve para evitar el acercamiento con la pareja. Por supuesto que si esto se advierte al inicio de la relación, debería ser una luz de alarma para el futuro. Las teorías psico-dinámicas atribuyen a la eyaculación precoz la ansiedad generalizada. También se habla de un rechazo inconsciente a la figura de la mujer o el miedo a la castración. Incluso, hay algunos especialistas que se refieren a que el hombre con eyaculación precoz presenta ciertos rasgos narcisistas que le impiden relacionarse adecuadamente con sus parejas sexuales. Por su parte, la teoría psicoanalítica, afirma que detrás de la eyaculación precoz se esconde un síntoma neurótico. Según los psicoanalistas los hombres con esta problemática presentan un suerte de hostilidad sádica hacia las mujeres (que siempre son representantes de la figura maternal). Esta hostilidad la resuelven negándole el placer a la mujer a través de un coito demasiado rápido. Así, la eyaculación precoz se convierte en un síntoma inconsciente, una expresión simbólica de los sentimientos ambivalentes no resueltos. La eyaculación precoz de quien no muestra interés real en resolverla, implica sin dudas una forma de agresión pasiva. Es una forma de castigar a la pareja. Desde la visión de la pareja, probablemente ella se encuentre frustrada, traumatizada, deprimida, experimentando problemas con la imagen de su propio cuerpo. Todo ello deriva en otras aéreas de sus vidas como el trabajo y la crianza de los hijos. A menudo recurren a mecanismos de afrontamiento tales como problemas alimentos, drogas, alcohol, cirugía plástica, buscar un affaire o, se cierran completamente sexualmente77.

167


LA VÍCTIMA QUE HA VIVIDO ESTO No hay dudas que la víctima no es culpable, no es ella el problema de todo el paquete con el que vienen los perversos. Probablemente antes o después, la víctima vea a su propio cuerpo desconectado con su alma, sienta que el cuerpo no le pertenece. Quizás haya perdido la esperanza de tener una relación sana, porque el manipulador literalmente destruyó su sexualidad y para colmo la culpó a ella. Lo cierto es que no hay hombres sanos que se encuentren demasiado cansados y en todo momento, para hacer el amor con su pareja o que encuentren tan dificultoso mantener una erección como para poder tener relaciones sexuales donde ambos puedan disfrutar. No todos los hombres son perversos. Hay muchos hombres que ponen el placer de la mujer como prioridad en la relación como una forma sana de retroalimentar la sexualidad. Hay hombres pacientes, amables y que no buscarán el sexo únicamente como un suministro, sino como una forma de verdadera conexión intima y emocional. Estos hombres no utilizan la sexualidad como un arma. Hay gente sana en el mundo. Quizás la víctima posea sentimientos encontrados entre la bronca y compasión. Pero debe quedar claro que las personas pueden tener un trastorno de la personalidad, pero el daño que generan no los excusan de su responsabilidad. El efecto de la infidelidad en la víctima sigue siendo el mismo, el contagio de enfermedades de transmisión sexual es una realidad, por más que uno pueda entender las causas que llevan a la gente con estos trastornos a tener esas actitudes. Debemos aprender que no son actitudes sanas y definitivamente son incompatibles con la idea de una pareja si han pactado la fidelidad como una condición y se pretende tener una relación sana y sobre todo íntimamente

168


conectada. Uno no debe permitirse justificar el actuar de alguien que no ha sido correcto, ni que la compasión por otro sea mayor que la compasión por uno mismo. Una relación sana debe siempre brindar seguridad y la emoción de amar y sentirse amado. No es sano que el cuerpo de las personas sea tomado como un objeto para calmar la ira, el miedo, la tensión o la desconexión con el mundo para alimentar el ego de otro. Tampoco es sano el círculo que se genera cuando la víctima quiere poner fin a la relación y el perverso vuelva a acercarse por miedo a perder su suministro. El narcisista frustra sádicamente por placer. El sexo se realiza sólo para evitar que su pareja lo deje o para demostrar dominación física y psicológica. Son incapaces de una verdadera intimidad emocional y temen las necesidades de un amante. Incapaz de amar o sentir empatía, la relación se vuelve caótica, sin ninguna medida de intimidad auténtica78.

169


CAPITULO 6 "La esencia se muestra cuando no somos mas útiles en la vida de otro". Anónimo EL DESCARTE En la época de devaluación, el abusador comenzó a hacer que la víctima se concentre en las debilidades de ella por medio de sus críticas constantes, socavando sistemáticamente su autoestima, haciendo que el foco de la atención no esté en el. En la época del descarte, probablemente el perverso inicie campañas de difamación hacia la víctima. Este proceso pudo darse en pocos meses o ser dolorosamente lento y gradual, durante años. La víctima hasta ese momento naturalizó un círculo de validación y críticas constantes donde intentaba volver a lograr la aprobación del perverso y volver a sentir el amor que en algún momento sintió por parte de él, en la época de oro. Y el perverso la mantenía en ese encierro mediante halagos intermitentes. La montaña rusa que siente la víctima en la época de la devaluación se repite –al menos es previsible- en la época del descarte. En una relación sana, puede suceder que cualquiera de las dos partes se sienta herida por una ruptura que no ha sido mutua, pero finalmente esa persona lo entenderá y encontrará una forma de seguir su vida, respetando la decisión del otro. Pero con el perverso, es distinto. Cualquier pequeña cantidad de respeto que el abusador tuvo por su víctima se habrá agotado por completo y es muy poco probable que la dinámica cambie. COMO FUNCIONA EL DESCARTE: Es común que el perverso se aleje de su víctima dejándola con una profunda sensación de frustración, vergüenza,

170


culpa, enojo y muchas veces plagada de ansiedad y depresión. La víctima puede quedar atrapada en una vorágine al desconocer lo que sucede. En esta etapa, sin embargo, cualquier actitud que tome la víctima para mantener sana la relación es un sin sentido. El proceso de descarte puede sentirse casual e impulsivo, pero no debemos equivocarnos: pudo haber sido planeado durante semanas y hasta por meses. La víctima sentirá en su corazón que el perverso no tiene ningún interés en continuar la relación, pero él lo negará, mientras se dedica a molestar y hacerle daño a la víctima, pretendiendo (y muchas veces logrando) que se sienta culpable de todo, en lugar de asumir que su estrategia de abuso flagrante es la causa del estado de la relación desintegrada. La víctima se encuentra confundida y paralizada. En el fondo probablemente sabía que este momento llegaría en algún momento, pero le cuesta entender lo que está viviendo. El perverso probablemente se encuentre cortejando a su próximo objetivo. Y teniendo algún tipo de suministro –así sea temporal-, se distanciará de la víctima, ignorándola y usando el tratamiento silencioso como una forma intensa de tortura emocional. En muchas ocasiones el perverso termina la relación alejándose repentinamente, sin siquiera tener el respeto de conversarlo entre las dos partes. En otras, se limita a avisar por un mensaje que ha dado por terminada la relación, sin importar la intensidad o el tiempo que llevaran juntos. Se alejará con una gran sensación de satisfacción por “haber ganado cada batalla” y se aglutinará a su próxima víctima inocente. Pero con la diferencia de haber adquirido mayores herramientas de manipulación, con más habilidad y experiencia, para que puedan comenzar esta forma de vida una vez más. PORQUE DESCARTAN

171


Aunque para alguien que posee un razonamiento lógico parezca contradictorio, en el pensamiento de los perversos son lógicos. Es sólo cuestión de entender ese pensamiento: El amor no entra en el proceso de toma de decisiones. La víctima existe en la vida del perverso únicamente para llenar un vacío, una necesidad y servir de suministro. Pero las necesidades del perverso son generalmente inviables. Si logró dejar a la víctima sin energía –como un vampiro-, entonces ya no tiene a alguien que le pueda servir para su propósito –alimentar su ego-. Es entonces, cuando llega el descarte. No obstante, si la víctima fue perspicaz, el descarte puede originarse por otras razones: el perverso puede haber advertido que ya no posee el control que pretendía de la víctima y ésta comenzó a mostrarle sus equivocaciones, cuestionando sus mentiras y a visualizar la realidad y sobre todo comenzó a poner límites reales, negándose al abuso. Eventualmente pudo haber comenzado a pedir una intimidad real. Estos personajes, como vimos, sólo hacen una mímica de esa conexión. Ya no podrán lavar su cerebro, ni podrán sobornar a la víctima. Es entonces que el abusador no quiere obstáculos para la forma de vida que pretende, no acepta personas con límites reales y saludables o mentes independientes que puedan cuestionarlos con verdaderos fundamentos. Sucede que este tipo de víctima que retoma las riendas de su vida, pasa a ser alguien “peligroso” para alguien que tiene una fachada de ego con un interior terriblemente frágil. De cualquier forma, intentarán hacer sentir a la víctima que ella no cumplió con sus “expectativas”. Pero la verdadera razón del descarte suele ser que no aceptan críticas o han encontrado otro suministro, más fácil de manipular. Lo que resulta sin dudas, que esta nueva etapa le ha dado al abusador un nuevo escenario para hacerse pasar por víctima, llorando en cuanto hombro encuentre. Y si ese hombro es de una posible futura pareja, mejor. Saben perfectamente como funciona el abuso emocional. Ellos proyectan en los demás y se

172


muestran a su propio entorno como víctimas. Así empieza una nueva vez su nuevo círculo, como lo ha hecho con otra víctima al inicio de la relación. Pero esta vez con su táctica mejorada. CARACTERÍSTICAS EN LA ETAPA DEL DESCARTE Es bastante común que cualquiera de las personas del grupo B y de las personas violentas, no se queden tranquilos sólo con terminar una relación amorosa. En esta etapa suelen haber características típicas, al igual que en las dos etapas anteriores. CAMPAÑAS DIFAMATORIAS: Cuando el perverso no puede controlar la forma en que la víctima se ve a sí misma, empezará a intentar controlar la imagen que el entorno tiene de ella. Suelen hacer el papel de mártir mientras acusan a la víctima de ser la persona malvada. Muchos perversos hasta inician estas campañas de difamación aún en la etapa de devaluación. Empieza por comentarle sus supuestas penurias a familiares y amigos sobre las deficiencias de la víctima o sobre los rasgos abusivos proyectados –lógicamente, como no tienen verdadera autocrítica, proyectarán en su víctima sus propias características-. Esas campañas se llevan a cabo con mayor éxito cuando el abusador tiene acceso al entorno de la víctima. Una campaña de difamación es un ataque preventivo para sabotear su reputación y calumniar su nombre para que no tenga una red de apoyo a la cual recurrir para que no pueda separarse y cortar lazos con esta persona tóxica. Incluso pueden acosar a la víctima y a su entorno como una manera de supuestamente "exponer" la verdad sobre ella. Esta exposición actúa como una forma de ocultar su propio comportamiento abusivo mientras se proyecta sobre ella.

173


Algunas campañas de difamación pueden incluso tener la finalidad de dividir a dos personas o dos grupos. La víctima a menudo desconoce lo que se dice sobre ella durante la relación, pero finalmente descubren las falsedades poco después de terminada. El perverso rumorea a espaldas y de frente cuando ya siente que todo su control está perdido. Calumnian a la víctima y a sus seres queridos, crean historias que la representan como el agresora mientras juegan a la víctima. Es habitual también en esta etapa que intenten provocar a la víctima encubiertamente y deliberadamente para luego utilizar sus reacciones –previsibles- como una forma infantil de probar que son ellos los abusados. Cualquier tipo de información sensible de la víctima que puedan recabar, les resulta útil y podrán ir en búsqueda de ella de una forma desenfrenada, para intentar retomar el control que perdieron. Pero resulta claro que cuando ya no pueden controlar a la víctima, entonces intentarán controlar la imagen que el entorno tiene de ella. De alguna manera, la campaña de difamación les permite justificarse con mentiras, porque les cuesta asumir que la relación llegó a su fin y que ya no tienen poder sobre su víctima. Creo necesario que se tengan en cuenta algunos puntos: según expertos, esas campañas de difamación, se basan en la idea de que el perverso no puede auto validarse ni hacer frente a situaciones sin la aprobación de los demás. Por ello es probable que estas campañas sean aún más fuertes si fue la víctima quien decidió a tiempo terminar la relación. El perverso desesperadamente intentará modificar sus argumentos lo antes posible, para evitar que se caiga la máscara que llevan y se muestre su identidad real frente al entorno. En la mayoría de los casos el perverso se obsesionará en mostrar que fue él quien rompió la relación con sus víctimas. Eso les significa un sentido de poder y control.

174


Otro punto importante a tener en cuenta es que todo esto lo hacen por miedo a que los demás descubran lo que realmente son: probablemente que tienen rasgos antisociales ya que ello podría perjudicar su imagen. La víctima debe recordar siempre que lo que más teme el perverso es ser expuesto y perder control de los demás. Y cuando la relación termina hará todo para evitar que esos dos miedos se conviertan en realidad. Seguramente la víctima en ese momento se pregunte: ¿qué puedo hacer para evitar estas campañas de difamación?. La respuesta es simple: Nada. Por supuesto que no es justo. No es justo que el abusador intente destruir su imagen mientras que juega a ser la víctima, mientras que la verdadera víctima es quien ha sufrido enormemente su abuso. Pero estos personajes no juegan con reglas justas. No tienen moral y carecen de conciencia. Por ello, entrar en una batalla es una pérdida de tiempo y que sólo generará más daño. La víctima nunca se comprometió en aquella relación para jugar juegos mentales. La víctima se involucró con el corazón abierto y con intenciones puras. Sin dudas es un momento difícil, pero se puede atravesar. Lo mejor que puede hacer la víctima es el silencio. En algún momento el perverso puede cansarse o conseguir otro suministro con quien divertirse. Pero también puede ser útil documentar cualquier forma de acoso, por si fuera necesario tomar acciones en particular. La documentación no sólo le sirve a la víctima para protegerse, sino que sirve para compensar el efecto del gaslight al que fue sometida. La documentación no podrá negarla, estará ahí a la vista. Al fin de cuentas, la integridad de la víctima hablará por sí misma y la máscara del perverso en algún momento cae. Pero con que caiga esa imagen frente a los ojos de la víctima es más que suficiente. Además la víctima puede crear sus propias redes de contención para que puedan ayudarla a validar sus propias experiencias y fortalecerla para lograr un desapego de la relación

175


tóxica enfocándose en su propio ser, en su propia paz interior. Las personas reales y genuinas en la vida, conocen la esencia de cada uno y esas son las personas que valen para relacionarse. Quizás deba empezar con un pequeño círculo, y quizás deba comenzar desde cero. Pero lo que importa son las relaciones auténticas de ahora en más. Resulta inútil perder la poca energía que le dejó el perverso para intentar cambiar la opinión de los demás. Hay quienes simplemente les resulta más doloroso ver la verdad. No funcionará que intente validar su visión, ni su verdad, con las personas que realmente no la conocen, ni se ocuparon de conocerla durante la relación. Debemos saber que la verdadera felicidad viene del interior de uno y que no necesita la víctima de la opinión de las personas que les resulta más fácil creer en el perverso. La verdadera historia sólo dos personas la saben y si ni siquiera tienen interés en conocer la otra parte, simplemente es porque les resulta más cómodo vivir en la mentira. HOOVERING: Esta táctica de la que ya comenté, es usada tanto en la época de devaluación cuando el perverso ve que la víctima está logrando cierta independencia, como en el momento en el que ella puede decidir terminar la relación. El perverso prometerá una vez más cambios, mostrará algo parecido al verdadero remordimiento por sus fechorías y hasta fingirá responsabilidad por sus acciones, con tal de que el ciclo no termine. Aunque el perverso realmente no quiera volver a la relación y esté en una nueva, hasta que no obtenga la total certeza de que su nuevo suministro le puede ser de utilidad, intentará mantener a la víctima pendiente. Él volverá al acecho cuando su suministro lo deje o se de cuenta que no le sirve. Después de la ruptura, el personaje del abusador puede llegar a ser inquietantemente peligroso. El abusador intentará "aspirar" a

176


su víctima de nuevo en el ciclo de abuso. Sucede también que cuando la víctima no cumple con las expectativas del perverso de volver a la relación, ellos vuelven a su verdadera esencia abusiva. Y vuelven una vez más a devaluar con llamados inapropiados, insultos crueles y comentarios humillantes sobre la víctima. En el caso que la víctima ponga límites claros para protegerse y por negarse a enredarse una vez más en la vorágine de la relación traumática, el perverso comienza a sentir una furia indescriptible, se pone en marcha un resentimiento inimaginable. Incluso, cuando la víctima se quede en silencio. El perverso sabe que ese silencio es un “no” por parte de la víctima. Es un límite y como tal lo sienten como una provocación. Si, aunque parezca increíble, tienen energía para eso y más. Recordemos que sólo viven a través de sus suministros. Sólo entendiendo eso puede uno acercarse mentalmente a la necesidad que tienen de retomar las relaciones. ACOSO Y HOSTIGAMIENTO: Se los conoce por acosar a sus ex parejas meses e incluso años después del final de la relación, especialmente si fue la víctima quien decidió terminar la relación. Pueden acosar y acechar en persona, a través de correo electrónico, mensajes de texto, llamadas telefónicas, mensajes de voz o contacto con terceros. Pueden amenazar atacando puntos vulnerables y sin dudas podrán generar miedo. Esas comunicaciones –o intentos de comunicarse-, pueden incluir desde el conocido bombardeo amoroso hasta la rabia. Y estas mismas pueden mezclarse en el mismo día. Es que el perverso reacciona de una manera totalmente distinta que una persona sana en una situación así. Él no puede creer que la víctima se atreva a buscar un camino de tranquilidad y libertad. Para el perverso es como si un robot que les pertenece adquiere vida propia y deja de

177


obedecerle. En sus ojos, no importan las razones por las que la víctima haya decidido dejarlo, aun si fue para resguardarse. La decisión por si misma es vista como una injuria. Él se sentirá devastado, pero no por tu ausencia, sino por la pérdida del suministro y del poder que alguna vez tuvo sobre la otra persona. Incluso si el perverso está en otra relación y ocupándose de asegurar un nuevo suministro, ello no significa que la víctima pueda festejar en paz. El siempre intentará recuperar aquella sensación de poder y control. Hasta pueden llamar a la víctima mientras se esconden en algún rincón de la casa de su nuevo suministro. Claramente se han quedado sin el flujo constante de atención y admiración, se sienten sin interior cuando no tienen otra energía de donde obtener su suministro, es de alguna manera como si romper la relación atentara contra su propia vida. La víctima debe cuidarse, resguardarse y de alguna manera prepararse para vivir meses de hostigamiento. Pero nunca nada será peor que el infierno que tuvo que vivir en la relación. Sólo recién de un tiempo se cansan, se aseguran un nuevo suministro y están embarcados nuevamente en sus mundos oscuros. Lamentablemente, esa puede ser la mejor noticia que puede recibir una víctima. Porque es así como el perverso quizás deje de acosar. Se que puede ser doloroso, pero en ocasiones encuentran su otro suministro estando en la relación con la primer víctima. Enterarse de ello puede ser horrible, pero al final, la víctima terminará agradeciendo: esa es la mejor forma de sacarse al perverso de encima. Es una cuasi garantía de que no volverá a molestar. LA TRIANGULACIÓN CON UNA NUEVA PAREJA: Una vez que el perverso haya obtenido un nuevo suministro amoroso, sin dudas se lo hará saber a la víctima. Un

178


tiempo apenas después, están publicando en redes sociales fotos de sí mismos con otra persona. Alguien que nunca has visto antes. No hacen ningún esfuerzo para esconder su última conquista, quizás hasta hagan presentaciones oficiales con sus hijos. De hecho, parece que están mostrando el nuevo objetivo. No sienten vergüenza ni culpa. El club de fans del psicópata como si fueran focas, los aplaude más fuerte que nunca: su héroe ha encontrado al último amor de su vida. Ya con su suministro conquistado, el perverso siente una inmensa superioridad. Y están esperando tu reacción. Si por alguna razón no reaccionas inventarán cualquier excusa para hablarte, intentando convertirse en una especie de guru sentimental, te dirá lo bien que se siente y por supuesto que no querrá hablar de sus mentiras e infidelidades. Sólo pretenden que en tu memoria los idealices. Si la víctima tuvo la suerte de advertir lo que pasaba y fue ella quien decidió terminar la relación, sin dudas contará con una ventaja emocional en este momento, ya que va a estar más conectada con la verdad sobre quien es el perverso. Y probablemente ello le ayude a superar el miedo y la culpa que se produce por la naturaleza traumática de este tipo de relaciones. La víctima sabe que no puede envidiar a su nuevo suministro, ya que estas nuevas víctimas también pasarán por el mismo ciclo. Muchas víctimas se preguntan si deben advertirle a esa nueva víctima con quien está tratando. Pero lo cierto es que el perverso ha estado un paso por delante, por lo que al momento de conocer a su nueva pareja, ya ha esparcido mentiras acerca de la cualquiera, ha escondido sus verdades, dirán que es bipolar, psicópata, que es celosa y que quiere retenerlos a toda costa. Si la víctima se pone en contacto con el nuevo suministro, probablemente este nuevo suministro termine mentalmente confirmando las acusaciones del perverso. Solo con recordar como se sentía la víctima al inicio de la relación puede ser una pauta para entender porque no se ven las luces de alarma.

179


Quizás la víctima se pregunte, si es conveniente también mantenerse en silencio aun en el caso de tener pruebas suficientes de actos aberrantes del perverso y haya niños involucrados. "Tenía pruebas que mi ex pareja era un acosador de menores por internet. Fui a la fiscalía pero al ser en mi pais un delito penal de acción privada, dicha denuncia debía hacerla la menor o el representante de la menor. Cuando intenté decírselo a la novia de mi ex pareja, no me creyó. Ya tenía lavado su cerebro, y eso que era madre. El perverso ya había hecho su trabajo. Desde ese momento aprendí que como madres somos responsables de protejer a nuestros hijos. Frente a situaciones como esa, lamentablemente lo único que nos queda es la educación de nuestros propios hijos. Quizás, si la novia tuviera la necesidad de cuidar a sus hijos mas que llenar un corazón vacío, la reacción habría sido otra. Finalmente todo depende, pero en mi caso, no sirvió de nada. Sólo para mi conciencia, pero esa actitud después tuve que pagar muchos precios por la venganza del perverso" (Mariana, 37 años). Por supuesto que hay que estar en cada zapato y es probable que el perverso quiera hacer ver que eso lo hiciste por venganza y no por cuidar a otros niños. Y cada uno cree lo que realmente está capacitado de creer. La verdad no siempre es una virtud para todos. Además si la primer víctima realmente conoce la verdad de todo, puede sonar como una película de ficción. Nadie creerá que existe gente asi. Si por alguna razón tiene causas por violencia, o impedimento judicial para contactarse con los hijos y su nuevo suministro se entera, el perverso jamás dirá que el juez tiene razones y pruebas suficientes para tomar esas decisiones. Siempre acusará a la víctima y encontrará motivos terriblemente

180


creativos para que el nuevo suministro los crea. Lo que debe quedar claro es que la víctima debe hacerse responsable de cuidarse a si misma y a los suyos. Eso es lo verdaderamente importante. ¿Cómo puede cuidar de otros cuando está inmersa en una campaña de difamación, proyección y triangulación?. Si la nueva víctima realmente quisiera conocer la verdad de todo, se ocuparía de escuchar la otra campana, verificar si hay pruebas de todo lo que sucede. Y en definitiva, el nuevo suministro es responsable de la salud física y emocional de ella y de sus propios hijos. Quien se involucró con alguien tan dañino no puede estar perdiendo su energía para salvar al mundo. En definitiva, lo que puede hacer es ocuparse de ella misma, y si para eso el perverso está entretenido con otro suministro, es problema de otros. También es válido que la víctima no se involucre en las cuestiones que pretende el perverso. Es que la gente sana no tiene necesidad de estar mostrando y probando su felicidad a todo el mundo casi de manera forzada. La gente sana disfruta de ese momento simplemente y lo comparte con sus afectos. Si esta persona necesita mostrarle a la víctima su felicidad -que sabemos que es falsa-, es en rigor porque no logra sin dudas, sentirla. En esta instancia la víctima se puede preguntar si el perverso ahora realmente está enamorado, feliz, si verdaderamente ha cambiado, o si quizás no era un perverso. Pero no hay verdad más absoluta que lo vivido por la víctima. Ella sabe lo que ha vivido. Y la verdad es que un psicópata nunca cambia, NUNCA. El trastorno de la personalidad no cambia según el suministro que elija. Es inherente a la personalidad y no al vínculo. Algunos especialistas sostienen que quizás alguien que posee un trastorno límite, luego de muchos años de terapia pueda manejar algunos patrones, pero aún así es muy difícil. Lo que si es seguro es que el perverso nunca podrá

181


sentir el tipo de felicidad que la víctima es capaz de sentir. Simplemente porque la víctima no necesita suministros para vivir, puede sentir felicidad compartida verdaderamente con otra persona, pero no como combustible. Por lo tanto, ante la pregunta de si el perverso es ahora feliz en su nueva relación, la respuesta es un rotundo NO, no lo es. Es exactamente el mismo perverso de siempre. Excepto que en este momento está idealizando a su nuevo objetivo. Utilizando con seguridad los mismos artilugios (mejorados) que utilizó en su oportunidad con la víctima. Lo que decida hacer su nueva pareja en el etapa de devaluación y el tiempo que le lleve, no es una cuestión de la que deba ocuparse la víctima. Muchos de estos perversos terminan solos y sin amigos. Otros terminan rodeados de personas codependientes que nunca los han cuestionado o que consideran que es completamente inocente. Seguramente esa no es la vida que alguien bueno le desee a alguien, ni que sea la vida que alguien realmente quiera vivir. Seguramente luego del tormento y de sanar la víctima esté en condiciones de vivir un amor real, sano y recíproco. El perverso no. Su forma de amar es particular, es egoísta, necesitada. UNA APROXIMACIÓN A LA SANACIÓN: En resumen, es de esperar una locura continua después de una ruptura con un perverso. Con el tiempo, irá disminuyendo si la víctima decide no retroceder en su camino de sanación. Si por el contrario vuelve a la relación tendrá un pase libre a la montaña rusa otra vez. El amor genuino de la víctima fue explotado y usado como un arma en su contra. El perverso cree que si puede destruir y dominar a las personas que poseen cualidades que le falta, entonces puede adoptar esas cualidades a través de un

182


proceso de ósmosis. Aunque parezca gracioso. Pero mientras la bruma se disipa lentamente, y de víctima se puede empezar a describirla como sobreviviente, va aprendiendo que ese abuso vivido tiene nombre. Ese perverso trato de destruirla, devaluarla y descartarla. Pero en rigor es todo lo contrario. El perverso es cruel y como dice la cita de Seneca "toda crueldad brota de la debilidad". Sin dudas, el final le pertenece a la sobreviviente. Es cuando fija límites y decide dejar el baile con el perverso. El abismo comienza a dejar de serlo cuando se entiende que no hay marcha atrás. No hay relación, ni amistad, ni nada con el perverso. Pero si hay libertad. Quizás con un poco de bronca la víctima sienta que el perverso se salió con la suya, que le robó tiempo, esperanzas, amor... su vida. Pero en cuanto pase un poco el tiempo, con trabajo interior y con paciencia, la conclusión obvia será que estaba encerrada en una prisión oscura. Cuanto mas tiempo y distancia se tenga respecto del perverso más fácil será llegar a esa certeza. Salir hacia el otro lado es como pasar una tormenta. Pero hablamos de sobrevivientes, que pasarán sin dudas, para luego verse más fuerte de lo que originalmente se veía. Curarse de este tipo de abuso lleva tiempo y tenacidad. El haber sobrevivido a la relación con un perverso, implica un tributo a la fortaleza y valentía. Por muy doloroso que sea ese momento, la salvación es terminar la relación para reevaluar las prioridades olvidadas. De a poco se empieza a reconocer nuevamente. Tenemos el don de tenernos a nosotros mismos. Nuestra propia compañía, un ser humano con alma, nuestra propia alma. Poco a reconstruimos puentes y construimos nuevos caminos y comenzamos a sanar. Toda sobreviviente caminará con su propia compañía, amor y compasión. Y es tan lindo abrazarse a una

183


misma!

Por eso, es momento de dar vuelta la pรกgina, que empieza ese viaje.

184


CAPITULO 7 "Damos tanto, que nos perdemos a nosotros mismos". Anónimo ENTRE LA CODEPENDENCIA Y RASGOS ADMIRABLES En primer lugar y para superar las discusiones sobre si se trata de una víctima o alguien que es responsable por participar en un vínculo tóxico, me he preguntado ¿cuál es la definición de la palabra "víctima"? Y entre otras acepciones la RAE nos da la respuesta: "Es una persona que se expone u ofrece a un grave riesgo en obsequio de otra. Es una persona que padece daño por culpa ajena o por causa fortuita". Así que puedo decir con seguridad, teniendo en cuenta dicha definición que cualquier persona que ha sufrido el abuso perverso, es una víctima. No obstante, es probable que la real víctima no entienda lo que le ha sucedido, por eso es necesario buscar respuestas. Sobre todo para que la víctima deje de sentirse culpable. El hecho de no haber advertido lo que sucedía y todos los motivos que tuvo para seguir en la relación, no la convierte en alguien culpable ni responsable del abuso, ha sido una víctima. Ha estado en un tango donde otro llevaba el paso y cambiaba el ritmo a su antojo, la han mareado y ella confió. Pero veamos un poco las teorías actuales sobre las personas que se relacionan con perversos. COMPLEMENTARIAS Y CODEPENTIENTES Profesionales como el Dr. Marietan, utilizan el término "complementario" para referirse a las víctimas. El sostiene que las complementarias se relacionan con el psicópata a través del disfrute, del goce. Pese a la autoridad del Dr. Marietán, y a pesar de mis desconocimientos profesionales, no coincido con tal declaración ya que parte de la base que la víctima es en gran

185


parte culpable del abuso. Sostiene que son complementarios, por que no huyen del psicópata y además ayudan al psicópata a construir su propia cárcel y eso no la hace "victima". Marietán omite que la víctima hace todo por consecuencia de la manipulación primero y de la adicción resultante después, y no por la propia voluntad libre y consciente de querer entrar en semejante relación de sufrimiento y esclavitud. La víctima, aún defendiendo al manipulador, sigue siendo una victima por encima de todo. El concepto de "complementaria" resulta a mi criterio, al menos desafortunado. Quizás, la mejor acepción sea la de "víctima" para referirse al principio de la relación y eventualmente como "victima responsable" luego, una vez que vez ha tomado conciencia que debe ser responsable de su salida de la relación, ya que nadie lo va a hacer por ella. Afortunadamente la mayoría de los expertos en la materia, se apartan de la acepción del Dr. Marietán. Otro término que muchos profesionales utilizan y que para ellos resulta indiscutible en este tipo de relaciones es el de la codependencia, para describir la relación en el vínculo doméstico entre un perverso y su víctima. Es enorme la literatura que habla en estos términos. La codependencia significa en un lenguaje simple que el codependiente piensa: "Veo lo que está mal con ti y sé cómo solucionarlo. Te haré sentir mejor, o te curarás, o sacarás tu potencial. Nadie te entiende como yo. Sé que todo lo que necesitas es un poco de amor, mi amor y te convertirás en quien realmente eres". De alguna manera, el codependiente necesita que la otra persona esté mal, para darle sentido a su propia vida. Lo sorprendente de la codependencia es que tanto el agresor como los heridos están sintiendo lo mismo uno del otro. Particularmente he leído tantos libros al respecto, que me he llegado a convencer de las víctimas de este tipo de abuso lo son. Pero llegó un momento en donde consideré útil examinar cuidadosamente el término y la forma en que se está aplicando a relaciones abusivas, antes de etiquetar a una víctima

186


como codependiente, o lo que es peor: que uno mismo se auto etiquete. ORIGEN DEL TÉRMINO: La codependencia era un término usado históricamente para describir las interacciones entre los adictos y sus seres queridos. Y no, las interacciones entre las víctimas y los abusadores. Veamos: El término "codependencia" surgió de la literatura de "recuperación" de autoayuda (basada en el modelo de 12 pasos del tratamiento de la adicción) de los años 70 y 80. Por lo tanto, tanto el adicto como el no adicto eran de alguna manera dependientes (es decir, co-dependientes) sobre la misma sustancia, aunque uno de ellos no fuera técnicamente adicto. El concepto de "facilitador" también salió de esta formulación79. El Dr. Greg Dear, aclara aún más: “la noción de que los bebedores problemáticos y sus parejas desarrollan una relación complementaria en la que cada uno refuerza las necesidades patológicas del otro, se desarrolló a partir de una adaptación simplista y de la teoría de sistemas que incorpora aspectos del modelo de personalidad perturbada que "algunos investigadores80" habían desacreditado más de diez años antes81. Según este mismo especialista y otros tantos, no fue la intención de describir la relación entre una mujer maltratada y su abusador como "codependendiente". Ya que como se dijo estaba destinado a describir la relación entre una persona con una adicción química y otros miembros de la familia afectados por esa adicción. Sin embargo, es una teoría que sigue siendo utilizada por profesionales hoy en día, a pesar de que en el momento en que esta teoría surgió, fue bastante desacredita. Los problemas psicológicos que experimentan las víctimas, que se asemejan a características de codependientes, son el resultado del abuso y el control incesante de su parejas y se ven reforzados por cuestiones sociales que apoyan la autoridad

187


masculina en el hogar y el control masculino82. La organización Codependientes Anónimos, menciona varias características que sirven como herramientas para establecer si uno es codependiente. La lista es larga, pero entre ellas se menciona: Tiene dificultad para identificar lo que siente. Tiene dificultad para tomar decisiones. Juzga duramente todo lo que piensa, dice, o hace como que "nunca es suficientemente buena en ello". No se percibe como una persona digna de ser amada. Deja de lado sus propios intereses y aficiones para hacer lo que otros quieren. Compromete sus propios valores e integridad para evitar el rechazo o la ira de otros. Pero ¿éstas son realmente características de una codependiente o son los efectos y respuestas al abuso? La Dra. Clare Murphy, nos brinda luz a esta pregunta: La investigación con mujeres muestra que las seis características anteriores son un efecto de experimentar abuso y control a largo plazo, continuo e implacable y no necesariamente (o únicamente) están relacionadas con la codependencia. Muchos abusadores en la violencia doméstica controlan la toma de decisiones. Muchos hacen que las mujeres se equivoquen al tomar decisiones, o denigran cualquier decisión hecha por las mujeres. Muchos abusadores esclavizan a las mujeres, exigiéndoles que sea una ama de casa, pareja, y mujer más que perfecta. Ningún humano puede satisfacer ese tipo de demandas, por lo tanto, ella sentirá que nunca podrá ser "cumplir con esas expectativas". Estar degradadas varias veces al día, o varias veces a la semana, mes tras mes, conduce a sentirse indigna, no sólo de amor. Cambiar sus valores para evitar el rechazo o el enojo son a menudo estrategias de auto conservación conscientemente elegidas por mujeres atrapadas en este tipo de relaciones. Muchas mujeres se enfrentan o evitan al hombre, mienten para obtener algo de libertad, otras son completamente honestas para tratar de

188


hacer que deje de controlarlas, se vuelvan violentas ellas mismas, toman represalias verbales, pasivas o silenciosas. Sin embargo, estas mujeres secretamente albergan el conocimiento de su verdadero yo, mientras que esa variedad de comportamientos que va en contra de sus valores - es con el fin de evitar o detener el abuso. Según la misma profesional mencionada, éstas no son estrategias de una persona codependiente. Sin dudas, las estrategias de supervivencia de las mujeres que se enfrentan al abuso de un perverso deben tomarse en serio. El abusador tiene una mentalidad particular respecto del derecho que tiene sobre los demás. Se considera el centro del mundo y pretende que la víctima lo convierta también en el centro de su mundo. El fin propio es el poder y el control que puede obtener respecto de los demás. Considera que cualquier medio es válido para obtener ese poder y control. Si vemos el abuso de esa manera resulta muy difícil compatibilizar la idea de la codependencia con esa idea. Y es que simplemente no se puede. Voy a dejar que el Dr. George Simon explique por qué. En su libro, In Sheep's Clothing, Simon describe la relación entre Janice y Bill, una típica relación de víctima y abusador. Simon dice esto sobre Bill: "Bill tiene una personalidad activamente independiente y es un victimario. El estilo de enfrentamiento activo e independiente de Bill se refleja en casi todo lo que hace... Y aunque su táctica de jugar al marido necesitado hace aparecer que depende de Janice, su deseo de mantenerla es en gran parte pragmático. Tiene sustancial riqueza y propiedades y no quiere un acuerdo de divorcio justo. Él preferiría mantener a Janice bajo su órbita y hacer todo su flirteo malicioso. No se equivoquen, Bill es un tipo muy independiente. Cuando se me preguntó si Bill no era al menos en cierta medida codependiente de Janice porque luchó tanto para no perderla, contesté que Bill, como toda persona agresiva simplemente odia perder. Perder significa renunciar a una posición de dominio y poder. Y no importa en qué relación se encuentre, Bill busca estar en la cima y en el control. En cualquier relación abusiva, la otra persona nunca es el objeto real del

189


deseo del agresor, la posición lo es. Cada vez que Janice se siente con suficiente valor como para marcharse, el equilibrio de poder se altera. Ahí es cuando Bill va a la guerra. No lucha para mantener a la mujer que ama, quiere o necesita. Él lucha para mantener el poder y el control". EL PELIGRO CONSIDERAR EL CONCEPTO DE CODEPENDENCIA EN UNA RELACIÓN CON UN PERVERSO: La codependencia implica falta de asertividad: En una relación de abuso, cuando la víctima afirma sus opiniones, necesidades, de manera asertiva, podría generar más abuso del perverso. Como en el ejemplo de Bill y Janice. Cuando Janice es asertiva, Bill va a la guerra. Bill es abusivo. Las estrategias para superar la codependencia pueden ser útiles cuando se trata de ayudar a familias de alcohólicos, no abusadores. Pero en el caso de mujeres maltratadas, estos cambios probablemente resultarán en una escalada de abuso, incluyendo violencia física83. La codependencia implica servir a los demás en detrimento del crecimiento personal o de mostrar su potencial. Las mujeres que quieren mejorar sus estudios por ejemplo para ampliar sus habilidades y talentos, pueden experimentar más violencia por parte de su pareja porque quiere asegurarse de que no crezca. Cuando una persona el crecimiento personal viene acompañado de algún tipo de violencia, no podemos hablar de codependencia, sino de una forma para evitarla. La codependencia implica que las mujeres se quedan con hombres violentos y abusivos porque se sienten cierto goce por ser abusadas. Debemos tener en cuenta que las mujeres realizan múltiples estrategias para detener la violencia,

190


intentando ayudar al hombre a cambiar, se protegen a sí mismas y a sus hijos, para evitar ser maltratadas. En el caso de la violencia doméstica podría ser peligroso animarla terminar la relación sin tomar determinados recaudos previos. Los trabajadores sociales deben honrar el conocimiento de las mujeres acerca de lo que quiere y lo que no, mantenerla a salvo, y eso podría significar en determinado momento permanecer con el abusador. Definitivamente significa que se requieren múltiples servicios para apoyar la seguridad de la mujer, como la policía, vivienda segura y aún apoyo financiero. Especialistas en violencia consideran que muchas de las características del abuso, no se relacionan directamente con la codependencia y las técnicas de ayuda utilizadas para casos de codependencia no necesariamente han de ser aplicados cuando existen este tipo de situaciones. LA ETIQUETA DE "CODEPENDIENTE" CULPA A LA VÍCTIMA Ser etiquetado como codependiente implica que la víctima es de alguna manera responsable del abuso que recibe y/o está facilitando al abusador su maltrato. Además, etiquetar a la víctima socava aún más su capacidad de tomar medidas contra la violencia84. Refuerza la baja autoestima de la víctima maltratada, puede contradecir su interpretación de la situación violenta y distorsionar su versión de lo que está sucediendo, puede además debilitar su decisión de actuar porque se siente responsable y por lo tanto merece la violencia, la hace sentir indigna de otra ayuda, la aísla y profundiza su baja autoestima85. Muchos perversos del abuso además suelen ser cariñosos, protectores y amables en otras ocasiones, generando aún mas confusión no sólo en la víctima sino en ocasiones en el entorno. Muchas víctimas pasan años intentando entender lo que

191


sucede. Pero ello no significa que estén aceptando el abuso. El perverso cumple con un patrón en el que se niega a asumir la responsabilidad de sus comportamientos y conlleva culpar a la mujer, confundirla, aislarla, hacerle mal y exigirle respeto. Lo que hace la víctima para hacer frente a esos comportamientos, tampoco la convierte a una mujer en codependiente. Es evidente que el uso indebido del término codependiente cuando se aplica a una relación abusiva es algo que se da comúnmente, demasiado. A veces el uso de un término equivocado en una situación no es un gran problema porque no hay ramificaciones graves. Pero en el caso de aplicar incorrectamente el término codependencia a las víctimas de abuso, si pueden haber consecuencias graves: al menos prolongar su abuso. Se la culpa a la víctima por acciones que están fuera de su control, mientras que las actitudes del abusador son minimizadas. Por ello los especialistas en violencia consideran que aplicar el concepto de codependencia a las víctimas de abuso no sólo implica un mal uso del término, sino que también puede ser engañoso e incluso perjudicial para la víctima. Las víctimas de una relación con un perverso, deben poder tener legitimados sus sentimientos de miedo y trauma. Necesitan mensajes claros que contrarresten el mito de que son de alguna manera responsables de ser abusados. Ellas necesitan ser capaces de explorar sus miedos, ansiedades y discutir la dificultad que experimentan para protegerse a sí mismas sin sentir que esto indica que hay algo mal en ellas. El modelo de codependencia no aporta ninguna contribución significativa a la comprensión de este tipo de violencia. Ante esto y los amplios problemas inherentes al modelo, no hay justificación para usarlo en los programas de violencia familiar. Hacerlo es, de hecho, innecesario86. El comportamiento del abusador es intencional, dirigido a la sumisión y a bajar la autoestima, el valor y la

192


integridad de la víctima. Es un patrón sistemático donde el abusador niega su responsabilidad y culpa a la víctima, confundiéndola, aislándola. El abuso implica una lenta erosión de los límites y valores, a través del tiempo. El abusador idealiza primero a la víctima y a continuación, comienza a probar y a empujar los límites, ya habiéndola estafado emocionalmente en el simulacro de una relación. Mientras tanto, se produce en la víctima el efecto de la rana que se va calentando lentamente en el agua, sin saber el peligro en el que está, hasta que es demasiado tarde. Es por ende recomendable no "etiquetar" tampoco a la víctima, ni que ella lo haga respecto de si misma. El perverso produce desesperación, deseo, celos, dependencia, adicción y ansiedad. Es lo que hacen. Y si la víctima siente todo eso, es el resultado esperable. Es como un diagnóstico de depresión clínica después de la muerte de un ser querido. Sí la depresión es muy real y probablemente cumple con todos los síntomas de la depresión clínica, pero también es una parte universal del proceso de duelo. Así que ahora, cuando alguien pregunte si "¿Son las víctimas de abuso codependientes?", la mejor respuesta es la de Lundy Bancroft: "Las mujeres maltratadas no son "codependientes." Son los abusadores, quienes crean relaciones abusivas"87. Lo que quiero decir con esto, es que la relación abusiva genera un intrincado vínculo que no necesariamente se debe a causa de alguien con rasgos codependientes. No necesariamente alguien que vive una relación con un perverso es codependiente, hasta es probable que por la dinámica del vínculo la mujer sea económicamente dependiente, no tenga un lugar donde vivir, etc. Contrariamente a la creencia popular, cualquiera puede ser víctima de un abusador - incluso uno personas con límites fuertes inicialmente -, porque el abuso es solapado e insidioso. Sólo hay una persona que puede "controlar" el abuso y

193


es el abusador. Hay una gran cantidad de mujeres que entran en la relación abusiva siendo muy independientes, de carácter fuerte y empático, pero sus puntos fuertes son explotados, manipulados y poco a poco erosionados. Ya entrada en la relación y en la época de la devaluación, cuando se trata de vivir en una zona de guerra que varía entre la bondad y la crueldad intermitente y crónica, no existe un "facilitador" del abuso, sino más bien una necesidad para sobrevivir en un ambiente hostil. Esta guerra puede ser verbal, pero también una guerra fría, silenciosa. Pero sea como sea, hay un desequilibrio de poder claro entre el abusador y la víctima. La víctima aterrorizada, tiene que encontrar formas de defenderse: puede hacerlo verbalmente, o bien minimizar, racionalizar y negar estas situaciones en un esfuerzo por sobrevivir. La confusión es un sello distintivo para una víctima de poder y control unilateral. Existen muchos mitos respecto de la actitud de la víctima de violencia, y uno de ellos es que las víctimas se mantienen pasivas frente a la agresión. Pero mis estudios me han llevado a entender que la mayoría de las víctimas de abuso y control psicológico no son pasivas. Las víctimas resisten. Las víctimas luchan. Las víctimas tratan de ser escuchadas. Las víctimas tratan de entender por qué no se les escucha. Las víctimas se preguntan continuamente cómo lograr que el abusador razone y asuma la responsabilidad de sus acciones, y que vea desde la perspectiva de la víctima. Las víctimas piden continuamente que se cumplan sus necesidades. Las víctimas se rebelan y dicen: "No", "No", "Detente". Las víctimas se vuelven furiosas y agresivas. Sin embargo, en otras ocasiones las víctimas se callarán. Muchas mujeres sienten fracasos en esta etapa. Pero incluso entonces cuando se dan por vencidas, pueden intentar de nuevo - pensando: "Si sólo pudiera averiguar por qué lo hace, ¿por qué no asumirá su responsabilidad?"

194


A menos que el controlador se responsabilice de sus comportamientos y tome medidas reales para cambiar, no importa qué estrategia agresiva, pasiva o asertiva use la víctima de ese poder y control unilateral. La víctima nunca podrá cambiar nada sobre los comportamientos del perpetrador hasta que el perverso tome responsabilidad88. Y resulta que cuando la víctima se relaciona con una persona que tiene trastorno de personalidad de grupo B, el hecho de que realmente asuma sus responsabilidades resulta una tarea imposible. Y cuando me refiero a ello, no digo que el abusador reconozca en palabras, sino en hechos su actitud. LAS CODEPENDIENTES Por supuesto que hay una industria desarrollada alrededor del concepto de la codependencia. Los libros de autoayuda se venden muy bien y los terapeutas proporcionan tratamientos para estos rasgos de la persona. Sin embargo, según algunos especialistas como Greg Dear, consideran que todo ello se ha producido en ausencia de investigación que apoye al modelo. Ha de tenerse en cuenta, que la codependencia ya ha sido propuesta para su inclusión en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) y fue rechazada, puesto que no encaja en la categoría médica de un trastorno mental. Lo paradójico es que son muchos los profesionales que hablan aceptan el término y lo validan (a pesar de no estar en el DSM) pero que por otra parte niegan la existencia de los tipos y subtipos de narcisismo (justamente por no encontrarse en el DSM), ello al menos resulta una contradicción en si misma. Pero debe aclararse, que la codependencia, implica una relación necesariamente dinámica. Es imposible ser codependiente en aislamiento, a diferencia de los otros trastornos.

195


Las personas que finalmente se han liberado de una relación abusiva no necesariamente o únicamente necesitan "curar" su codependencia, necesitan ser tratadas con dignidad compasiva mientras sanan por el abuso que sufrieron. No obstante lo expuesto, en algunos contextos, puede ser útil para identificar rasgos y comportamientos codependientes. Pero cuando se etiqueta al codependiente y se utiliza para avergonzar, culpar o estigmatizar, se vuelve muy problemático y dañino. Necesitamos ser capaces de tener en cuenta la idea de que el abuso emocional y psicológico, al igual que el maltrato o cualquier otra forma de violencia física, no es culpa de la víctima, ni es "facilitadora" en un vínculo con un perverso. Podemos curarnos sin tener que culparnos a nosotros mismos en el proceso. La culpa recae en el autor, no con la víctima. No importa si tenemos rasgos codependientes o independientes, porque los abusadores abusan de sus víctimas con independencia de ello, ya que es su propia naturaleza. De hecho, probablemente disfrutan el desafío si la víctima era originalmente independiente. Eventualmente, la actitud de la víctima si hubiera sufrido hechos traumáticos que indicarían la posibilidad o existencia de esa llamada "codependencia", se trata de comportamientos aprendidos que pueden ser desaprendidos, no debe haber ningún estigma alrededor de la codependencia. Por el contrario, quienes poseen un trastorno del grupo B, no resulta posible su cura, como fue mencionado. Sólo pueden en algunos casos -como el trastorno límite- trabajar sobre la sintomatología. LOS RASGOS DE LAS VÍCTIMAS Insisto en que no es un rasgo típico la codependencia en una relación con un perverso. Ni todos los que se involucran en una relación abusiva lo hacen porque carecen de

196


autoestima, o porque tienen trastorno de salud mental. Veamos, se han realizado muchos estudios y sólo como ejemplo mencionaré el del Instituto para la Reducción Relativa de Daños y la Educación en Patología Pública, dirigido por Sandra Brown, que sostiene que las mujeres que se suelen relacionar con personas que poseen trastornos del grupo B, poseen rasgos asombrosamente elevados de temperamento, que demuestran un "equilibrio natural" con los rasgos del psicópata. Sostener que alguien con rasgos codependientes ha vivido algún tipo de abuso infantil resulta una respuesta simplista y son lo que han sido y continúan siendo el núcleo de la abismal falta de educación psicopatológica pública89. Los "súper rasgos" que se encontraron en el estudio respecto de las mujeres son los siguientes: 1).- Extroversión y búsqueda de emociones. Estas mujeres comenzaron siendo las menos dependientes en el planeta. 2).- Invierten en las relaciones: la víctima brinda emotividad, espiritualidad, invierte económicamente en cualquiera de sus relaciones, no sólo las íntimas. 3).Sentimentalidad: Es probable que se centren en las cosas dulces de la relación, recordando el momento en que trajo flores, fue amable con un niño. Su capacidad para enfocarse en los aspectos sentimentales de la relación ayuda al psicópata a camuflar sus muchos otros errores. 4).- Apego, tiene una profunda capacidad de vinculación, una vez que se vinculan lo hacen pasional y profundamente. 5).- Competente, no es probable que huya de las relaciones, ella se mantendrá firme. Ella no tiene miedo de intentar hacer valer su punto de vista. Además de lo ya explicado, esta característica explica otras diversas razones por las cuales las víctimas se han quedado en la relación e incluyen: "descubrirlo" - por ejemplo encontrar bastante información o evidencia - para hacerle frente o para llevarla a la justicia. Puede ser capaz de entrar en su coche, negocio, teléfono o computadora para probar su infidelidad, la adicción a la pornografía, o el

197


dinero en cuentas off-shore, puede contratar a los investigadores privados, para luchar contra los eventuales problemas de custodia de niños y preservar la propiedad. Tal vez si las víctimas hubieran sabido desde el inicio que estarían luchando con un psicópata, la mayoría nunca habría intentado "combatir a Hannibal". Las mujeres no saben con quién se enfrentan hasta que están sometidas en la patología del otro 6).- Baja evitación al daño: no espera ser herida, ya que ve a los demás a través de quién es ella misma. En otras palabras, no es una persona que busca recrear una relación abusiva de la infancia. De hecho, la mayoría de las veces, estas mujeres nunca fueron expuestas a ningún tipo de abuso siendo niñas. 7).- Cooperación, muestra su nivel de motivación para llevarse bien con los demás y las actitudes que demuestra lo prueban. 8).- Híper empatía. La empatía es la capacidad de entender cómo se sienten los demás, experimentarla de alguna manera desde su punto de vista y en algunos casos, sentir directamente la emoción de otra persona. La empatía se ha vinculado incluso con el dominio de "leer" a otra persona, traduciendo, si se quiere, los pensamientos, sentimientos e incluso movimientos de la otra persona a un lenguaje emocional comprensible. 9).- Tolerantes: junto con características de híper empatía, las mujeres obtuvieron un alto nivel de tolerancia. La tolerancia es la capacidad de reconocer y respetar las creencias o prácticas de los demás y la capacidad de soportar las dificultades o el dolor (una cualidad altamente necesaria en las relaciones patológicas). 10).- y entre otras poseen compasión, principios morales, son responsables e ingeniosas. Creo que todos podemos estar de acuerdo en que esto suena como mujeres destacadas en todos los aspectos. Estas cualidades estelares no parecen un problema a primera vista, pero algunos de estos rasgos se midieron en el rango de 97% más alto que el promedio, lo que demuestra que incluso algo demasiado bueno puede ser malo. ¿Qué sucede cuando unes todo esto: demasiada empatía + alto vínculo + sentimentalismo

198


alto + y baja evitación al daño? Se obtiene un daño inevitable. Son mujeres fabulosas que aman profundamente, que tienen un gran corazón y que tienden a confiar abiertamente porque creen que todos en el mundo son tan buenos, decentes y cariñosos, como ellas. Pero hay en esto una buena noticia: Con este nuevo entendimiento los profesionales pueden tener la posibilidad de usar esta información para desarrollar programas de tratamiento de supervivencia dirigidos y apropiados90. Debido a la profundidad de su apego, la alta competitividad, la búsqueda de excitación y ninguna explicación real en el DSM para rasgos súper-elevados como el de la víctima, estas personas no sólo son erróneamente etiquetados como "codependientes". La simplificación de diagnósticos se basa en el hecho de que no hay otras explicaciones para su combinación de rasgos. La falta de explicación de un comportamiento no justifica el uso de una explicación incorrecta en su lugar. El hecho es que necesitamos otra categoría para esta inusual agrupación de rasgos. Para que las mujeres se salvaguarden de los psicópatas futuros, deben entender cómo están en riesgo con este tipo de hombres91. Pero definitivamente, si la víctima reacciona al abuso, no se trata de un abuso mutuo y ni que ambos sean culpables de la relación "disfuncional". En realidad, es más probable que la víctima esté reaccionando a la cantidad de abuso crónico y al trauma al que ha sido sometida. Las reacciones causadas por el abuso crónico no implican que se trate de "abuso mutuo", probablemente sean mecanismos mal adaptados para sobrevivir y tratar de recuperar el sentido de individualidad en un ambiente hostil que ha dejado a la víctima sintiéndose impotente. Claro que no por ello se debe justificar la híper reacción. Pero definitivamente no se puede culpar a la víctima por intentar buscar herramientas para sobrevivir, ya que en la mayoría de los casos, las reacciones al abuso también son autodefensas. Tenemos que ser cuidadosos en distinguir entre

199


una pareja perversa que ha sometido a la víctima a una manipulación de largo plazo frente a una víctima que puede ser re-estimulada y re-traumatizada a lo largo de la relación. Los perversos suelen provocar que el entorno etiquete a las víctimas como "locas", porque obvian mencionar las acciones que llevaron a la víctima a reaccionar, muchas veces para sobrevivir. Definitivamente existe una diferencia entre ser empático y ser codependiente, a pesar de que mucha gente utiliza los términos indistintamente. La empatía tiene su origen en el mundo espiritual y metafísico y nunca fue prevista para reemplazar el término codependiente. Hay quienes consideran que la empatía es una habilidad paranormal de intuir, sentir y entender el estado mental o emocional de otra persona. Las personas empáticas son extremadamente sensibles a las emociones de otras personas y a la energía metafísica. Si ciertamente este fenómeno extra sensorial existe y se describe de esa manera definitivamente insisto, no es lo mismo que la codependencia. Nadie puede asegurar que la empatía sea algo malo. La idea de que se trata de gente vulnerable, por un tipo de personalidad particular es una excusa que no brinda soluciones al problema. Lo que no es bueno es ser empático y permitir que otras personas lastimen. Mirando hacia atrás, la sobreviviente quizás pueda en poco tiempo comenzar a entender que este abuso fue en verdad un sutil reconocimiento de sus fortalezas, teniendo en claro que ha habido un claro desbalance de poder entre el abusador y la víctima. La víctima encuentra formas de minimizar, racionalizar, negar y hasta unirse al abusador en el esfuerzo por salir adelante. Y lo que se llama "unión por el trauma" en nada se relaciona a la codependencia. Cualquier persona puede parecer codependiente por el simple hecho de haber sido traumatizada en un primer momento92. No se trata de los rasgos de las víctimas cuando hablamos de verdadero trauma. Nadie es inmune a los severos

200


efectos del trauma y del abuso, nadie.

201


CAPITULO 8 "viendo claramente la confusión, uno se libera de ella". Nisargadatta QUE LE SUCEDE A LA VÍCTIMA LA IMPOSIBILIDAD DE ENTENDER Y EXPLICAR Lamentablemente, existen falsos estereotipos respecto de las víctimas de este tipo de abuso. Muchos integrantes de la sociedad tienen una imagen estereotipada de la víctima, como una persona pasiva, que no actúa, que no hace nada, sin herramientas y de alguna manera que se mantienen en esas relaciones simplemente porque "quieren". Estos estereotipos no ayudan en nada. Cuando una víctima intenta demostrar el abuso, intenta para volver a fortalecerse buscar algo de validación en el exterior se encuentra con paredes que sólo estereotipan. Nadie le cree, nadie la entiende. Después de todo su entusiasmo en la relación, nadie le encuentra sentido. ¿Cómo pudo haber sido víctima de abuso? se preguntan. Era feliz, tenía algunos problemas que creía que podían resolverse, pero estaba enfocada en volver a la etapa de oro. Si la víctima hablabas de su tormento, nadie habría entendido, lo habrían minimizado o tratado como codependiente para que sin más deje la relación. Le habrían dicho: "si tanto sufres, déjalo". Pero la víctima en su fútil esfuerzo por entender encuentra que el entorno minimiza su sufrimiento y comienza a sentir que realmente es ella la equivocada. Es así como el entorno también ayuda a la idea de que la víctima intente volver a aquella época feliz, a la etapa de oro de la relación. Ella sabe que no soñó esa época. En ocasiones hasta ella parece exagerada y dramática. Nadie le explica a la víctima en las relaciones con estas personas es todo una mentira, hasta la mismísima época de oro. Así es como la víctima una vez más baja la

202


guardia, pone su mayor esfuerzo y su empatía por sostener y por seguir siendo tolerante. Por momentos sintió revivir la época de oro, pero cada vez duraba menos. Pero nada podía mantener ese estado. Y suena todo como una locura. La víctima encuentra que mucha gente valida las palabras del abusador, mientras que la víctima se encuentra mareada, sin siquiera tener respuestas. Es una sensación devastadora. Se siente atrapada en medio de una locura. Para comenzar es absolutamente necesario teniendo en cuenta lo descripto mas arriba que la víctima no intente defenderse o dar explicaciones a nadie que no pueda entender lo sucedido. Es primordial que la víctima pueda entenderlo ella y si el entorno genera más confusión, es necesario entonces alejarse de quienes no validan sus sentimientos. Seguramente la víctima necesite compartir su historia, pero tiene que compartirla con personas que saben lo que ha pasado, o que puedan entenderla en el momento que realmente pueda hablar cuando la bruma se vaya disipando. Mientras tanto, es importante que la víctima pueda aprender lo sucedido con las herramientas que encuentre, por ejemplo leyendo libros específicos sobre el tema, sumarse a grupos donde otras personas sepan de que habla, cuando solo puede decir dos o tres palabras seguidas. La víctima definitivamente no necesita que alguien le diga que lo "supere" o "las rupturas son parte de la vida", no necesita a alguien que minimice el tormento que ha vivido, ya que justamente es lo que ella misma ha hecho para poder mantener la relación y por ello ha pagado un precio muy alto: eso le ha hecho daño. Necesita poder correr la bruma, validar sus emociones, sentimientos y entender. Sin dudas, necesita salir de ese infierno. No está loca. De a poco, todos aquellos comportamientos "accidentales" del perverso y sus formas "insensibles" empiezan a tener sentido una vez que la víctima comienza a entender la

203


dinámica de la relación y con quien estaba. Ella no es bipolar, hipersensible, celosa o necesitada. Es una sobreviviente de abuso emocional. Claramente se puede escapar de esa trampa. Con calma, paciencia y siendo compasiva con ella misma. De esa forma, en poco tiempo la víctima podrá hablar de esa experiencia de manera elocuente y firme. Y aún si la víctima no puede hablar, el abusador mostrará su verdadera cara en cualquier momento. Es lógico que después de terminar la relación o al momento de reconocer que no tiene solución, la víctima se sienta desesperanzada, sin humor y con una sensación de falta de futuro. Las lesiones físicas y/o emocionales son realmente profundas y por más que acepte la situación, necesita tiempo para entender Ha sido profundamente herida y se necesita tiempo para comprender enteramente la magnitud del daño. Pero hay más explicaciones que traen un poco de tranquilidad. Veamos: LA REACCIÓN BIOQUIMICA DEL CUERPO Me sorprendí al conocer que nuestro cuerpo y sus reacciones también están relacionadas con estas situaciones. Fue entonces cuando fui a intentar las explicaciones médicas. Y las encontré. Por ello quiero compartir esas explicaciones de una forma muy elemental. Hay una explicación respecto de las reacciones neuro químicas que se despiertan en nuestro cuerpo en la relación tóxica. El "bombardeo amoroso" que hacen los perversos al inicio de la relación es extremadamente poderoso. La víctima disfruta de la atención, la adoración y la adulación, se sienten valoradas, en las nubes y sienten emociones increíblemente adictivas. Pero a pesar de esa sensación, me pregunté si realmente una relación con otra persona puede ser realmente adictiva. Y llegaron las respuestas: La oxitocina y la dopamina aumentan a medida

204


que la víctima siente esa felicidad del principio y ese apego al perverso. La oxitocina, es una de las hormonas responsables en la creación del vínculo afectivo entre una madre y su bebé: es la misma que se produce durante el embarazo y la lactancia, promueve el apego y la confianza. Esta hormona, conocida como la "hormona del amor", es liberada en el cuerpo durante las caricias, las relaciones sexuales y el orgasmo. Cuanto más sexo se tenga con el perverso, más oxitocina se liberará y por ende, la víctima sentirá más apego emocional. La sexualidad, entonces acelera el proceso de la creación del vínculo prematuro. No es descolocado que los perversos utilicen la sexualidad como un arma. Quizás desconozcan las explicaciones científicas, pero sus experiencias vividas con otras víctimas parecen ser lo suficientemente poderosas como para darse cuenta del poder que implica la sexualidad en la relación. La dopamina, se libera cuando se siente felicidad, cuando se tienen recuerdos intensos y placenteros. Crea algo así como circuitos de recompensa, esencialmente diciéndole al cerebro que repita la misma acción que hizo sentir esas sensaciones. Sin embargo, es el mismo neurotransmisor que es responsable de la adicción a la cocaína. Este sistema tiene un papel importante en el mantenimiento de la vida porque vincula las actividades necesarias para la supervivencia humana (como el comer y el sexo) con placer y recompensa. El circuito de recompensa en el cerebro incluye áreas involucradas con la motivación y la memoria, así como con el placer. Los comportamientos adictivos estimulan el mismo circuito y luego lo sobrecargan93. Otra teoría sugiere que nuestro cerebro libera dopamina no sólo para eventos placenteros, sino también respecto de los que están relacionados con la supervivencia. "La dopamina también le dice al cerebro lo que es importante y a qué debe prestarse atención para lograr sobrevivir. Y mientras más poderosa sea la experiencia, más fuerte será el mensaje para que

205


el cerebro repita la actividad de supervivencia94". Las víctimas de abuso se ven encerradas, puesto que las tácticas del perverso en los círculos imprevisibles de idealización y devaluación, funcionan como un reloj con la liberación de la dopamina. "La dopamina realmente fluye más fácilmente cuando las recompensas son intermitentes, en lugar de las recompensas previsibles"95. Si mezcláramos en una receta las experiencias de abuso perverso, que nuestro cerebro identifica con apego, placer, repetición, supervivencia, adicción, tenemos un resultado monstruoso. Cuando comienza la etapa de la devaluación, el comportamiento errático del perverso (sus mentiras, infidelidades, silencios, castigos) hacen que en el cuerpo de la mujer se liberen otras hormonas: el cortisol, que se libera durante los momentos traumáticos de una relación abusiva, y que hace que padezcamos estrés. Y adrenalina que promueve un efecto de energía durante el inicio de la relación y un efecto antidepresivo, desencadenando el miedo y la ansiedad que luego libera dopamina - esto puede hacernos "adictos a la adrenalina": adictos a la fiebre de vacilar entre la unión y la separación. Cuando empieza la etapa de la devaluación, el cerebro empieza a vivir en una especie de montaña rusa, que fortalece el vínculo adictivo, es un círculo difícil de romper, que se suma a la compleja situación emocional y psicológica de la víctima. Comprender por qué la víctima se ha comprometido en este tipo de relación nos permite reconocer que no se trata de los méritos del perverso, sino más bien la naturaleza y la gravedad del trauma que ha experimentado. Entender ello, es uno de los primeros pasos para una recuperación. Le permite a la víctima desprenderse y avanzar con poderosos conocimientos que la pueden impulsar de manera más rápida a generar relaciones más sanas. Además, este conocimiento desafía el discurso de culpabilidad hacia las

206


víctimas por parte de la sociedad que impide que muchas víctimas obtengan apoyo y validación por los traumas que han experimentado. Genera la validación que realmente ayuda, en lugar de dificultar a las víctimas abandonar esas relaciones abusivas96. LOS EFECTOS DEL TRAUMA El abuso tiene efectos traumáticos en el cerebro, ya que unen a la víctima y al perverso tanto bioquímicamente como psicológicamente. Una vez más, esto tiene muy poco que ver con la codependencia y mucho que ver con los efectos traumáticos de abuso. Sin embargo, la víctima igual se pregunta "¿porqué no me alejé?" "¿Porqué estaba tan obsesionada en intentar sacar adelante la relación?" "¿Porqué sentía tanta conexión con alguien que no la sentía por mi?" La respuesta lógica es que la gente normal intenta resolver estas cuestiones para que puedan funcionar, la idea de que pueden superarse las crisis y que hay que tener tolerancia en la pareja es un concepto válido. Pero además, como primer característica aparece la manipulación del perverso, para crear el ambiente necesario que hace que alguien decida quedarse en una situación abusiva y que necesariamente incluye: intensidad, complejidad, inconsistencia y promesas. Estas últimas hacen que se mantenga la esperanza junto con algún gesto positivo que tiene el perverso de manera intermitente, imprevisible. Resulta muy complejo para la víctima poder dejar de tener esperanza, cuando el perverso se muestra desesperado por no perder a la víctima y muestra sus emociones intensamente. Por su parte, la víctima cree que esas emociones son de amor, no producto de su necesidad de suministro. "Durante mi relación con Gerardo, muchas veces intenté separarme. Más de las que puedo contar. Algunas

207


veces lo logré pero regresé al poco tiempo. Mi justificación era que lo amaba y que no podía vivir sin el. No podía ponerle fin a la relación que estaba destruyéndome. Por supuesto Gerardo que cada vez que intentaba poner fin, aparecía otra vez con la época de oro, pero luego, una vez que aseguraba mi presencia, comenzaban sus castigos. En lugar de hacer auto crítica, decía que yo lo amenazaba constantemente con terminar la relación. Por supuesto que el no se cuestionaba a si mismo que es lo que hacía para que yo no quisiera seguir adelante. Parecía saberlo cuando aparecía con promesas, pero eran todas palabras vacías. Nada era sostenido en el tiempo. Cuando Gerardo hablaba con el entorno, por supuesto que me hacía quedar como la malvada, que constantemente quería separarme. Y era cierto, pero no porque fuera malvada, sino porque quería separarme y no podía hacerlo". (Alma, 60 años) Mientras seguí investigando, fueron apareciendo nuevas respuestas. Otra de ellas es la combinación de dos condiciones que no son para nada favorables: la disonancia cognitiva y la vinculación al trauma. Son estrategias de supervivencia, pero cuando ambas se dan de manera concomitante la víctima cree con firmeza que su relación es aceptable y además vital para sobrevivir. La víctima puede ver que algo está mal, intenta alejarse de esa situación, pero se encuentras extrañando al perverso a un punto que cree que no podrá sobrevivir sin el. Cree que su mundo se destrozaría si la relación termina. No puede alejarse, aún sabiendo que no le tiene confianza, que no le hace bien esa relación. Pero analicemos un poco más ¿de qué se trata esto?. La DISONANCIA COGNITIVA refleja una falta de armonía entre dos ideas que se presentan en conflicto en la mente de la víctima al mismo tiempo. El concepto de disonancia

208


cognitiva es auto-explicativo por su propio título: "Cognitivo" es hacer con el pensamiento (o la mente), mientras que la "disonancia" se refiere a inconsistencias o conflictos. Por ejemplo: la víctima sabe que debe salir de esa relación abusiva, pero también sabe que si lo hace probablemente tenga que pasar otros riesgos. Cuando se experimenta la disonancia cognitiva la víctima puede adoptar un patrón de negación, de distracción y defensas para poder pasar ese disconfort. La teoría de la disonancia cognitiva sostiene que la decisión que tomará la victima será aquella que le cause menos estrés emocional, la que menos resistencia sienta. Y en este caso justificará cualquier decisión que le permita sentirse más a salvo. Por supuesto que ello puede llevarla a tomar decisiones irracionales para reconciliar los dos conflictos internos que siente. Además, con el fin de apoyar sus decisiones irracionales y reducir la disonancia cognitiva que le permite a la víctima mantenerse en la relación, hace grandes cambios que por otro lado la termina atando más a la relación. Naturalmente, a la gente no le gusta el malestar de los pensamientos conflictivos; Y cuando esto sucede, hay un impulso dentro de la víctima que le permite racionalizar y cambiar sus actitudes, creencias, valores y todo aquello que le permita reducir la disonancia que está experimentando. De esa forma, minimiza las contradicciones internas o uno de los pensamientos en particular. Ahora bien, ¿Qué parte juega la disonancia cognitiva con las víctimas del perverso? Las víctimas que viven en un hogar donde hay abuso viven en una zona de guerra torturante, donde todas las formas de poder y control son utilizadas contra ellas (intimidación, abuso emocional, físico y mental, aislamiento, abuso económico, abuso sexual, coerción, violencia pasiva, etc.). La amenaza de abuso siempre está presente y suele ser más violenta y frecuente con el paso del tiempo. Esta situación de control coloca a la víctima en una

209


situación de dependencia, donde experimenta una forma extrema de impotencia que las lanza al pánico y al caos. El perverso crea una forma de relación en la cual la víctima no tiene idea de lo que sucederá a continuación (alternando entre actos de bondad o agresión). La disonancia cognitiva se minimiza a través de la racionalización: por un lado: la víctima aborrece su relación y el abuso al que se ve sometida, mientras que por otro lado, se dice a sí misma que el perverso lucha con ella porque la ama y la quiere a su lado. Como resulta lógico, estos estados de ánimo llevan a la víctima a un sin número de conflictos internos donde se requieren mecanismos de defensa. Este diálogo interior reduce su ansiedad, permitiéndole seguir vinculándose con el perverso. Pero por otra parte surge el conflicto entre las emociones y el razonamiento. La mayoría de los mecanismos de defensa son inconscientes. Todo lo que intentan es sobrevivir emocionalmente y físicamente. Hay varias formas en que la víctima puede llegar a actuar para reducir esa disonancia cognitiva. ALTERACIONES EMOCIONALES: al sentirse incapaz de salir de la relación debido al temor, la víctima decide que debe quedarse y se convence de que "las cosas no son tan malas", especialmente cuando el perverso les muestra actos de bondad. Ellas se convencen que, el amor lo puede todo, aún modificar una relación abusiva. Siguen así, invirtiendo todo su amor en la relación. En muchos casos y por la culpa que genera en ellas el perverso, se terminan hasta sintiéndose responsables de los comportamientos del perverso. ALTERACIONES SOCIALES: La superioridad del perverso exigirá que ser lo más importante en la relación y la víctima (con el tiempo) cumplirá con ese acuerdo silencioso. La

210


sociedad, lógicamente no entiende lo que sucede y ello genera a su vez mayor impotencia en la víctima generándole aún más aislamiento. El sentimiento de falta de dignidad y orgullo propio, junto con profundos sentimientos de vergüenza, en general por situaciones que sólo conoce la víctima, la llevan a evitar cada vez más la vergüenza social y situaciones incómodas, acercándose a quien considera que está más cerca: el perverso. La víctima pierde toda esperanza, así es que se conforma mostrando su lealtad en la relación. ALTERACIONES FAMILIARES: El perverso requiere de mucha atención, por lo que espera que todos mimen a su falso "yo". La víctima brinda mucho al perverso, hasta en los momentos de la devaluación. El perverso requiere un espejo perfecto y cuando no lo consigue se va alejando. Esta situación es vivida por la víctima como un gran miedo a la pérdida. Y en ese círculo el perverso al ver lo que genera en la víctima le genera mayor poder y control. Por otra parte, al ser como un niño el perverso, resulta lógico que haya luchas de poder por la atención entre los niños y el adulto. Todas estas dinámicas le generarán tensión al narcisista, que lo manifestará con ira. Ésta, puede ser evidentemente visible o puede manifestarse como una agresión pasiva. La víctima intentará equilibrar esas emociones invirtiendo todo el tiempo que tiene en la pareja, para poder mantener a la familia en funcionamiento y en equilibrio. Aunque en realidad, le está quitando ayuda a los niños que son los que verdaderamente necesitan el amor del adulto. Él no es un buen padre, en lugar de amar a sus hijos que los aborrece (les quitan la atención de la madre), por lo que la víctima se limita al papel de ser otra fuente de suministro, aceptando su maltrato y humillación constante. ALTERACIONES FINANCIERAS: Generalmente

211


el perverso busca controlar las finanzas de la familia. No importa quién gana el dinero en la familia. Será el perverso el que tiene derecho a controlar cómo y en que se gasta. En el caso que la víctima sea financieramente independiente el perverso siempre estará monitoreando cómo gasta el dinero. Si hay momentos de carencia de dinero, el perverso gastará en lo que él considere necesario, olvidándose de las necesidades del resto de la familia. Sin medios financieros, muchas víctimas desconocen los recursos de apoyo a los que pueden tener derecho, están atrapadas por la situación y sólo esperan que la situación financiera mejore. ALTERACIONES EN EL ESTILO DE VIDA: Cuando el perverso tenga éxito, usará un estilo de vida como inversión. Debido a que necesitan mostrar que son "especiales" al mundo, querrán mostrar todos sus trofeos: la casa, el coche, la escuela privada de los hijos, los viajes, etc. La víctima, comparte esta seguridad financiera y puede temer perder su estilo de vida actual para sí mismas o para sus hijos. Así que se quedan por su miedo imagen de pobreza que les espera si logran salir. ALTERACIONES EN LA INTIMIDAD: Cualquier personalidad del grupo B, se caracteriza por una verdadera falta de intimidad emocional, como dijimos. Cuando tienen otro suministro (ya vimos que pueden ser otras parejas, alcohol, compulsiones, etc.), tratan a su pareja como un objeto sexual y el típico ciclo de frustración-agresión se pone en marcha. En esa relación tan insalubre, la víctima experimenta la destrucción de su autoestima emocional y sexual. Como hemos visto, la víctima puede calmar esa disonancia cognitiva utilizando todo tipo de herramientas como mecanismos de defensa inconcientes para reforzar su decisión de permanecer en la relación.

212


A la disonancia cognitiva, se suma el gaslighting y la proyección del abusador que ya comenté y que evitan que la víctima pueda unir la realidad con el maltrato. El perverso se muestra para el mundo exterior como una persona totalmente amable. Las víctimas temen que se las etiqueten de mentirosas o locas. Y lo que es peor, pueden proteger a su abusador a raíz de la unión por el trauma. Esta característica puede darse hasta en personas con un alto grado de independencia, ya que la unión por trauma no se relaciona con las características de la víctima. UNIÓN POR TRAUMA ¿SINDROME DE ESTOCOLMO DOMESTICO? La vinculación traumática se produce como resultado de ciclos continuos de abuso en los que el refuerzo intermitente de la recompensa y el castigo crea poderosos lazos emocionales que hacen que se resista al cambio97. Patrick Carnes desarrolló el término para describir "el mal uso del miedo, la emoción, los sentimientos sexuales y la fisiología sexual para atrapar a otra persona". Esto significa sencillamente que es la relación entre una persona y su abusador formada como resultado del ciclo de violencia98. Al igual que ha sucedido con el término codependencia, cuya intención no fue la de identificar una relación entre un perverso y una víctima, lo mismo sucede con el Síndrome de Estocolmo. Muchos autores intentan explicar la relación al trauma con las dinámicas que se dan en el Síndrome de Estocolmo, ya que es uno de los ejemplos más habituales. En particular, hablan del Síndrome de Estocolmo Doméstico. En este sentido, se ha sostenido que no es sólo una condición desarrollada en víctimas de secuestros o rehenes. También puede aplicarse a una variedad más amplia de situaciones, que afecta a las víctimas del abuso doméstico99.

213


Debo aclarar, que otros tantos autores se niegan a la utilización de este síndrome para el caso de abuso doméstico, puesto que no se dan las características habituales del mismo en una relación amorosa. Es decir: aquí no hay rapto ni captores. No obstante hay varias características en común que se mencionarán a continuación. El término se originó en un robo de un banco, donde fueron secuestradas personas durante seis días. Durante esos días se notó que las personas tuvieron apego con sus captores. Se sintieron empáticos respecto de sus captores por pequeñas actitudes generosas que ellos mismos mostraban. Pero paradójicamente, las personas raptadas negaban el hecho de que sus vidas estaban a merced de sus captores. Y aún luego de varios meses algunas de las víctimas los seguían defendiendo. Desde entonces, se ha dicho este comportamiento se produce en muchas situaciones, por ejemplo; agresiones (hombres y mujeres), niños maltratados, víctimas de incesto, víctimas de violación, miembros del culto, etc. Es por ello, que muchos autores consideran que cualquier persona puede sufrir este síndrome. No es el objeto de estas líneas explicar las causas psicológicas que llevan a la persona a vincularse a través del trauma, pero si quisiera aclarar que se trata de un recurso de defensa para sobrevivir, altamente inconsciente, que realmente merece ser aplaudido. Es probable que la víctima desconozca la dinámica involucrada en el proceso de unión que se produce con el abuso y el trauma prolongado. Probablemente ni siquiera sepa que fue víctima de abuso, ni consciente que estaba sufriendo efectos -al menos semejantes- al Síndrome de Estocolmo, por lo tanto, no tiene la información necesaria para darle sentido a la dinámica creada en esa relación. La víctima siente que todo lo que suceda puede ser peor. Y aún cuando las cosas van bien, la víctima está aterrada por el solo hecho de que sabe que la situación puede cambiar sólo

214


en un instante. Por ello, respeta las necesidades del abusador para poder protegerse de sus propios miedos. En muchas ocasiones por no poder tolerar el laberinto en el que se encuentran, simplemente se "hielan", no se pueden mover. Algo parecido a cuando los animales se hacen los muertos frente a otro que lo está por atacar. El depredador puede perder interés, si el animal no se mueve, o si no muestra miedo. Sin embargo, todo esto también puede ser a causa de la depresión que esté viviendo la víctima. Las pequeñas demostraciones de afecto hacen que la víctima se sienta por momentos agradecida, manteniendo la esperanza de que ese afecto podrá ser mantenido en el tiempo y en esos momentos es cuando se puede relajar -al menos un pocode aquella horrenda ansiedad. Además, luego de cierto tiempo, la víctima no está acostumbrada a tomar decisiones por su cuenta, el ha ocupado todos los espacios. Ella está aislada de amigos y familiares y cree que nadie entendería cómo se siente. Así surge nuevamente la esperanza de que el perverso vuelva a ser la persona que una vez fue. Además la confianza en si misma es tan baja que no cree que otra persona la pueda querer. Quizás sienta que no es lo suficientemente atractiva o inteligente, por haber internalizado lo ha dicho el perverso durante mucho tiempo. En definitiva, la víctima termina sintiendo que el perverso la quiere, aun no siendo atractiva ni inteligente. En muchas ocasiones hasta defenderá al abusador frente al entorno. Aún cuando por supuesto, no necesitan ningún tipo de defensa. Esto también es a causa de la vinculación por trauma. En otras situaciones el abusador se aprovechará de eso utilizando a la víctima como chivo expiatorio para que ella diga las cosas que él mismo no se anima a decir ya que de lo contrario afectaría su propia imagen. La vinculación por trauma se da especialmente si

215


ocurren dos características principales en la relación: 1) La existencia de un desequilibrio de poder y 2) Hay un trato intermitentemente bueno y malo100. Este desequilibrio de poder no siempre es notorio, el perverso va socavando la autoestima de la víctima de manera gradual y mantendrá el poder con cualquiera de las tácticas que fueron explicadas en la etapa de la idealización-devaluación-descarte. El segundo requisito se da cuando el perverso le muestra atención a la víctima, valoración y hasta arrepentimiento (sólo en palabras) y promete que jamás volverá a lastimarla, pero de forma casi imprevisible el maltrato visible o silencioso vuelve. Muchas mujeres luego de superar esas etapas han dicho que su sentimiento por el abusador, en verdad no era amor, sino que se trataba de la vinculación por trauma. Si la víctima pudiera comprender el vínculo por trauma, entenderá que es diferente de sus sentimientos reales. Los sentimientos auténticos acerca del abusador seguramente estén enterrados debajo de la unión aparentemente inextricable. Por otra parte, el resultado de estas relaciones tóxicas, sin dudas pueden derivar en síntomas de Estrés post traumático, o Estrés post traumático complejo. Pero hay aún más, también puede derivar en lo que se conoce como el Síndrome de Víctima Narcisista. Como se puede advertir, hay muchas razones por las cuales la víctima has decidido quedarse al lado de un perverso. Las causas tienen poco que ver con su inteligencia o fortaleza, sino más bien con la severidad del trauma que ha estado experimentando. Veamos: ESTRES POST TRAUMÁTICO Los sobrevivientes deben haber estado expuestos a muerte real o haber vivido una amenaza de muerte, lesiones graves o violencia sexual. La exposición puede ser directa, presenciada, indirecta (escucharla de otros) o exposición repetida.

216


Especialistas en violencia doméstica aseguran que el estrés post traumático es una de las tantas consecuencias que la víctima puede sufrir a consecuencia de ella. Los síntomas del trastorno de estrés postraumático se agrupan a menudo en tres categorías principales: revivamiento (flashbacks, alucinaciones, pesadillas, etc.), evitación (personas, lugares, pensamientos, pérdida de interés, etc.) y aumento de la excitación (emociones excesivas, problemas de concentración y memoria, arrebatos de ira, ansiedad, ataques de pánico, etc.). La gravedad de los síntomas debe haber durado al menos un mes, afectar seriamente la capacidad de la persona para funcionar y no puede ser debido al uso de sustancias, enfermedades médicas o cualquier otra cosa excepto el trauma vivido. Se necesita más educación para ayudar a identificar cuando una persona ha sido traumatizada para poder utilizar la terapia adecuada. SÍNDROME DE LA VÍCTIMA NARCISISTA: La vinculación con cualquier persona que posea un trastorno del grupo B, genera en las personas que tienen una estrecha relación con ellos un daño muy grave. Se ha generalizado este daño llamándolo "síndrome de víctima narcisista". Éste resulta ser un nuevo paradigma para la medicina, puesto que el DSM no lo reconoce tampoco. Pero entiendo que resulta importante mencionarlo en esta instancia. Al menos que se sepa que hay profesionales estudiando ciertas características que se diferencian en algunos puntos con la vinculación por trauma y el estrés post traumático. Gracias al dedicado trabajo de muchos psicoterapeutas, ha quedado claro que un conjunto de características detectables se producen cuando se trabaja con víctimas de abuso narcisista. Ellos pidieron que el síndrome fuera incluido en el DSM 5, con la esperanza de que todos los

217


terapeutas reciban pautas estándar para formular una manera de trabajar con este síndrome. Sin embargo, no ha sido incluido. Estoy convencida que en un futuro y gracias al avance de los estudios, de la ciencia y de la flexibilidad de los investigadores que influyen en los términos del DSM, será modificado y adecuado a las problemáticas complejas que se van reconociendo en la vida diaria. La sociedad y la vida está en constante cambio y las normas escritas deben adecuarse a las realidades. No obstante esta adecuación siempre llega más tarde. Como fue descripto antes y dada la complejidad del narcisismo, resulta difícil que este trastorno se conozca en profundidad, como también que se diagnostique. Al menos se produjo un avance entendiendo que existe un gran espectro del mismo. Y por supuesto que para conocer del Síndrome de la Víctima Narcisista es imperativo conocer sobre el Trastorno Narcisista en profundidad ya que necesariamente van de la mano. Nadie podrá decir que alguien sufre del síndrome de la víctima si no reconoce a la otra parte de la relación como narcisista. Por supuesto que la víctima no llega a su terapia diciendo “soy víctima de abuso narcisista”, generalmente poseen depresión, ataques de pánico, comportamientos obsesivos compulsivos, fobias, a menudo sienten que se están volviendo locos, pueden presentar problemas de sueño, desórdenes alimentarios, etc. pero no tienen idea que estuvieron viviendo en una zona de guerra, comandada por un perverso. Las secuelas del abuso pueden incluir Estrés Post Traumático, baja autoestima, automutilaciones, pensamientos suicidas, dolor crónico, depresión, somatizaciones. Pueden mostrar vergüenza y sentimientos de humillación. También tienden a ser híper responsables y sienten culpa por lo que pudieron haber hecho para evitar el dolor. Sienten asimismo, que no son suficientemente inteligentes, atractivas, etc. Sin perjuicio de ello, el psiquiatra encontrará otros

218


síntomas mas complejos que emergerán. Cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente pueden encontrarse en general en cualquier paciente. Sin embargo, cuando se presentan en grupo, el psiquiatra comenzará a identificar un síndrome emergente. Identificará muchos de los síntomas del trauma (comportamiento de evitación, pérdida de interés, sentimiento de separación, sensación de un futuro limitado, dificultades para dormir o comer, irritabilidad, hipervigilancia, sobresaltos fáciles, flashbacks, desesperanza, enfermedades psicosomáticas, autodaño, pensamientos de suicidio, etc.). Pero también si ahonda más encontrará evidencia el proceso de “disonancia cognitiva” y seguramente aparezcan consecuencias del gaslighting. Aferrarse a la realidad de los abusos, así como a los verdaderos sentimientos al respecto, es una de las cosas más importantes que puede hacer la víctima. Así lo sostienen los especialistas en violencia. Es necesario identificarla y no minimizarla para poder resistirse al abuso. Una vez que alguien ha sufrido un trauma, una y otra vez por alguien que decía amarlos, una vez que un abusador ha deformado la realidad de la víctima y ha causado que desconfíe de sus percepciones, una vez que le ha hecho creer a la víctima que no sirve para nada, se necesita una gran cantidad de apoyo profesional, validación y recursos para que las víctimas puedan empezar a sanar. LAS ALERTAS QUE NO SE ADVIRTIERON AL INICIO A esta altura, ya empezaba a comprender que lejos de resultar inentendibles estos personajes, en rigor son prácticamente de manual. La víctima quizás ahora y mirando hacia atrás pueda preguntarse si ¿existieron ciertas alertas que sus ojos decidieron no mirar?. Claro que con el diario de mañana, o con la información y conocimiento adecuado todo es mas

219


sencillo. Pero lo cierto es que las alertas del abuso perverso siempre son visibles, si la víctima sabe lo que tiene que buscar. Las alertas están siempre. Pero cuanto más tiempo pase la víctima en la relación, será más difícil poder identificarlas. Existen varias actitudes que tienen que ver con las alertas del inicio, pero dejaré la más importante de todas para lo último, que además se relaciona con el próximo capítulo. Las primeras alarmas son aquellas que describí al comienzo, en la etapa del bombardeo amoroso, cuando la víctima sentía que eso era "demasiado bueno para ser cierto". Algunas de ellas son: se mueve con rapidez en la relación, se interesa en demasía por saber todo de la víctima (es más como una entrevista que una conversación), la comparan y critican a sus ex, se mostrará demasiado colaborador. Probablemente genere situaciones donde le haga sentir celos en lugar de seguridad, le haga regalos importantes (en dinero o emocionales). Según Lundry Brancfort101, éstos pueden ser otros signos de alarma: esa persona tiene dobles estándares, le hace favores a la víctima que no desea, no ha pedido o pone en ese hecho tanta demostración de generosidad que le genera incomodidad. Es controlador y posesivo. Nunca ha tenido la culpa de nada de lo malo que le ha pasado -y me refiero al sentimiento de responsabilidad real, no a alguien que sólo es capaz de decir fue mi culpa, victimizándose-. Es egocéntrico, egoísta. Puede abusar de drogas o alcohol. No tiene actitudes positivas hacia las mujeres, parece atraído por la vulnerabilidad, suele hablar pero no acompañar con hechos lo que dice. Por supuesto que como toda persona con trastorno del grupo B, carece de empatía, así que es otro signo que eventualmente debería buscar, junto con los otros. Con esto no quiero decir que por carecer de empatía uno esté tratando con alguien del grupo B, sino que es una alarma que se podría tener en cuenta junto con otras tantas. El punto mas importante y la mejor alerta es el

220


papel que desempeñamos en la relación. Uno no pierde todos los rasgos de su propia personalidad de repente, cuando se encuentra con una persona con trastorno del grupo B. Hay muchos rasgos de las personalidades de las víctimas realmente admirables, como hemos visto. Y esos son los rasgos que el perverso se ha dedicado a destruir. Cuanto antes la víctima conozca sus propios rasgos será mas saludable. Ello es necesario antes de que se haga más difícil alejarse. Según lo que pude investigar casi todas las personas que vivieron una relación traumática con su pareja, desde un comienzo sintieron que algo no estaba bien, pero decidieron no escuchar el mensaje que su intuición les decía. Es que perder la confianza en la propia intuición, puede tener repercusiones horribles. Independientemente si la víctima es o no codependiente (si se acepta el término), ya para este momento, debe saber que tiene características fabulosas, entre ellas su empatía. Esa empatía es la energía con la cual muchas personas logran conectarse con los demás de una forma extremadamente especial. Sin embargo, cuando se utiliza esa energía sólo para el exterior en lugar de usarla además para uno mismo, las consecuencias no son buenas. La forma en que uno puede utilizar esa energía en su propio beneficio es a través de la intuición. Para entender la dinámica de nuestra intuición necesitamos darnos cuenta que ésta y las emociones están extremadamente conectadas. Y cuando estamos emocionalmente enfocados en el afuera, definitivamente estamos evitando conectarnos con nuestra alma, nuestro interior, nuestra propia intuición. "Mi terapeuta me decía: céntrate en ti y realmente no entendía que quería decirme cuando me lo decía. Si yo estaba hablando de mi dolor, estaba hablando

221


desde mis profundas decepciones, estaba hablando sobre mi esfuerzo por entender. Pero lo cierto es que después de un tiempo entendí que ella me estaba diciendo de alguna manera que me conectara con mi propia intuición" (Josefina, 46 años). Uno nace siendo intuitivo, teniendo esa energía especial que nos ayuda a sobrevivir, pero muchas personas hemos aprendido a ignorar uno de nuestros más profundos sentidos de supervivencia. Sin dudas, al comienzo de la relación nuestra intuición nos ha estado gritando, pero la ignoramos, la racionalizamos. La intuición es el alma hablándonos, una guía que se vuelve cada vez más clara, cuando estamos más conectados con uno mismo y se expresa con actos de auto compasión y amor hacia uno mismo, con límites firmes respecto de nuestras propias necesidades. Es ahí cuando nos conectamos con nuestra propia sabiduría emocional. Si estamos conectados con nuestro ser interior simplemente nos mostramos como nosotros mismos. Confiamos en nosotros mismos, en nuestras emociones y en lo que sentimos dentro de nosotros mismos. No caben dudas que las personas empáticas se preocupan y ocupan por el bienestar de los demás. Pero justamente conectándose con la propia intuición esa gran energía que tenemos, le hacemos un bien a todo el universo. Aprendemos a dar mensajes que no sólo nos honran como persona, sino que honran la vida. Cuando somos auténticos con la vida, definitivamente beneficiamos a todos. Sería un gran gesto, si honráramos a nuestra intuición y nos alejáramos de un abusador en lugar de creer sus mentiras. Quizás sea demasiado idealista, pero muchas veces me he pensado, como los perversos quedarían fuera del sistema si todo el mundo honrara su propia intuición. Pero muchas veces las personas empáticas, en

222


lugar de confiar en nuestra intuición, dejamos pasar por alto las alertas. Incluso, aún teniendo pruebas, escuchamos las versiones del perverso que intentan desacreditarlas. Y así es que terminamos poniendo nuestras propias vidas en manos de otra persona, en lugar de ser artífices de nuestra propia felicidad. Es necesario que recordemos que la empatía es un blanco para el perverso, que intentará tomar toda la luz y la energía, porque simplemente son incapaces de generar sus propios sentimientos positivos. "Cuando conocí a Pedro, supe en dos semanas que algo estaba mal. No podía describir bien qué. Pero lo intuía. Entonces apareció la evidencia de que el me había estado mintiendo descaradamente, pero eliminé ese pensamiento. Las mentiras eran "pavadas", no tenía idea que el me estaba probando hasta donde podía pasar mis límites. Pero lo mas grave es que mi intuición estaba tratando de guiarme hacia la seguridad, pero en su lugar escogí no escuchar, elegí ignorar esos mensajes y racionalizar las alertas rojas que estaban frente a mi cara, luego fue tarde, ya estaba enamorada y sintiendo un lazo imposible de romper con el perverso" (Josefina, 40 años). Recién, cuando el daño ya está hecho, cuando las mentiras aparecen como una patología, el adulterio como un patrón, podemos mirar hacia atrás y entender esas alertas que se fueron sumando y que decidimos racionalizar para seguir adelante, pagando un costo demasiado alto. Es por ello que nuestra mejor herramienta es conectarnos con nuestra propia intuición, con nuestro ser interior, con nuestra alma llena de vida que nos avisa cuando hay algo que puede ser potencialmente peligroso. Sin dudas, esto es más fácil de decir que hacer. A veces nos sentimos atraídos por las supuestas cualidades especiales del perverso y la forma que nos hace sentir. Y ser parte

223


de su vida, hace que la nuestra parezca más completa o más emocionante, podemos terminar optando por pagar el precio o negar que incluso hay uno. Cuando esto sucede, podemos terminar sacrificándonos a una ilusión que nos deja en última instancia con una vida vacía y destruida102. En todos los grupos de ayuda a las víctimas de estas personas, enseñan que el proceso de curación consiste en aprender a equilibrar este nuevo estado de conciencia, de reencontrarse con uno mismo, con aquella intuición del pasado que perdimos y aprender a volver a confiar en ella. Reconstruir una vida después del abuso no es una tarea fácil, pero sin dudas es una experiencia increíble y gratamente transformadora. YA MÁS CERCA DE LA SANACIÓN UN LLAMADO A LA REFLEXIÓN GENERAL Las víctimas necesitan volver a establecer claridad en su cerebro, respecto del comportamiento perverso para poder tener real conciencia de lo doloroso que ha sido vivir de esa forma. Cuanto más tiempo haya pasado con el abusador, más daño a su autoestima habrá vivido y mayor será la distorsión de la realidad. El abuso ha invadido el cuerpo de la víctima como un virus. Y probablemente ni siquiera pueda describir adecuadamente lo que han pasado. En muchos casos ha bloqueado gran parte del abuso o lo ha minimizado. Una vez más, debemos ser concientes que las víctimas necesitan validación y educación sobre lo que les ha sucedido, no minimización. Necesita información sobre la condición médica de los trastornos del grupo B y de la personalidad violenta. O al menos de su toxicidad en las relaciones, sin tener que mencionar una “etiqueta”. Está claro que los profesionales no pueden diagnosticar a pacientes que no han atendido, pero eso no impide que le muestre con claridad a la

224


víctima las características de estas personalidades sin tener que mencionar directamente el trastorno. Las víctimas necesitarán apoyo para alejarse de esa relación y no repetir el ciclo de abuso en su próxima relación. Uno de sus mayores desafíos puede ser el hecho de que otras personas significativas en sus vidas, no les crean cuando recién se animen a expresar con más claridad su visión de los hechos, lo que la terminará llevándolas a un mayor aislamiento. No podemos esperar cambios en ninguna sociedad donde a un abusador no se lo muestra como responsable por sus acciones. Tampoco ayuda que las víctimas vean al perverso con lástima. Al momento de sanar, no se requiere volver a la compasión que en algún momento es probable que los haya unido. Mucha gente se enoja cuando advierte a las víctimas y ella parece no escuchar. Intentan resolver la situación apartando al abusador y eso no desconectará a la victima emocionalmente de él. Las víctimas son extremadamente inteligentes y han encontrado formas de subsistir en medio de una zona de guerra, no debemos subestimar el peligro que puede generar una persona violenta o del grupo B. Definitivamente una relación con estas personas es distinta a una relación que no es positiva. Las personas que han advertido el abuso y han intentado ayudar, en ocasiones se sienten frustradas porque la víctima siempre termina ignorando el abuso. Así es como el entorno que advierte que sus palabras son en vano pierden las esperanzas y hasta se enojan con las víctimas por no escuchar sus buenos consejos. Y nadie duda que lo sean. Pero sería muy positivo que no quitaran el apoyo y presencia a la víctima, que a veces se ve forzada en elegir entre el apoyo y el abusador. Y por las razones mencionadas más arriba debemos entender el motivo de las elecciones. Hay estudios que sostienen que lleva al menos 7

225


separaciones para que las víctimas tomen la decisión de la separación definitiva. Si el entorno le quita apoyo a la víctima, sin respetar los tiempos del proceso, estará haciendo justamente lo que el perverso quiere: tener absoluto control sobre su víctima, ya que terminan siendo la única persona donde la víctima por momentos se puede apoyar, aunque suene ilógico. Otras personas suelen decir que si una víctima se queda en esa situación es simplemente porque es masoquista. Cuanto más justificamos cualquier forma de abuso, lo racionalizamos, lo minimizamos, lo negamos o lo atribuimos a otra cosa que no sea el abusador, no apoyamos a las víctimas que realmente necesitan nuestra compasión y empatía. De lo contrario el estigma de la víctima masoquista sigue y se suma una nueva causa, que es la vergüenza a ser juzgada, que la lleva a evitar pedir ayuda. Otras personas suelen hablar y opinar sobre lo que habrían hecho en situaciones similares, sin haber vivido una relación traumática. No es lo mismo una relación de desencuentros amorosos, de crecimientos a destiempo, o de una relación simplemente tóxica que una relación donde hay un trastorno del grupo B dando vueltas. Estas personas que suelen hablar, de alguna manera no reconocen la magnitud de la fortaleza y valentía que poseen las víctimas. Ellas fueron humilladas, descalificadas, devaluadas, ignoradas, maltratadas, castradas, manipuladas y aún así han seguido adelante. Muchas víctimas reconocen haberse aislado aún durante la relación y necesitan saber que no estarán solas si deciden alejarse del abusador. Pero las víctimas y todos necesitamos entender que lo que está experimentando no es un vínculo amoroso. Las víctimas necesitan que se les den las herramientas para entender la vinculación al trauma, la disonancia cognitiva, el estrés post traumático, etc. para separar sus sentimientos confusos de la frase: "Pero yo lo amo"!

226


La idea de que es fácil para una víctima terminar con una relación abusiva nos impide crear espacios más seguros para que las sobrevivientes se sientan validadas, apoyadas y capaces de hablar sobre sus experiencias. Este apoyo es esencial para cualquier víctima en una relación abusiva. Las razones por las que las víctimas permanecen en la relación como vimos son complejas y atadas a los efectos del trauma. Para la víctima, terminar con una relación con una persona que tiene un trastorno del grupo B, está llena de miedo, ansiedad y terror. Ella ha sufrido mentiras, infidelidades, manipulaciones, gaslighting, humillaciones, castigo silencioso, daño a sus hijos y en muchos casos violencia física. Ella asocia la ruptura con un fracaso por su culpa, por no haber podido ganar el amor de alguien que en algún momento las idealizó, por intentar adaptarse a todos los pedidos y nunca ser suficiente. Enfrentar al trauma que ha vivido resulta extremadamente difícil y por ello muchas veces no recuerda los hechos sucedidos. Al punto que se siente mejor racionalizando el abuso y evadiendo el dolor de la realidad, porque además se conectan con las partes que cree positivas de la relación, sin notar que son todos artilugios del perverso para generar situaciones que hagan pasar el dolor al menos momentáneamente. Pero sin dudas desde afuera también se puede ayudar. Además de lo dicho hasta ahora, la víctima y cualquier persona cercana puede documentar cualquier situación. Tomar notas, etc. Esa información puede servir para probar el abuso. También para recordarle a la víctima lo que ha vivido cuando inconscientemente decida negar el abuso y por último sirve para defender a la víctima de las acusaciones infundadas del perverso cuando comienza a realizar sus campañas de desprestigio a la víctima. Es preferible que la víctima no guarde las pruebas. El perverso no sólo que las destruirá si las encuentra, sino que castigará a la víctima por lo que ha estado haciendo. Muchas veces es cuando la víctima resuelve

227


terminar la relación que recién ahí el entorno tiene herramientas más eficaces para ayudar. El Dr. Marietan sostiene que mientras la víctima está en la relación, el entorno no puede hacer nada. No coincido con ello. Creo que ayudar a la víctima a resolver la disonancia cognitiva, a validar el abuso, a identificar la manipulación puede ser de gran ayuda, al menos para comenzar un proceso, que siempre será individual de la víctima. La compañia y el respeto por el proceso es extremadamente importante. Sabemos que la relación dañina no termina con la separación y quien mejor lo sabe es la víctima. Cuando debería ser un momento donde por fin se respira paz, puede ser el inicio del peor tormento. El abusador puede hacer cualquier cosa cuando siente su ira. Nunca se puede prever lo que sucederá en dos situaciones con perversos distintos. Definitivamente no es lo mismo que terminar una relación sana, ni una relación simplemente tóxica. Esto se suma al problema social, donde las autoridades policiales y la justicia no suelen actuar o el accionar es ineficaz o tardío. En palabras del especialista, Dr. Piñuel, buscar en las relaciones objetales, edípicas o en el inconsciente la causa de la depredación que otro ha hecho a una víctima, planteando a esta última su responsabilidad, es LINCHAR técnicamente y profesionalmente a un chivo expiatorio. Lo mismo sucede cuando se acusa a la víctima de ser victimista y de obtener con ello "ganancias secundarias" esta es otra de las modalidades psicoanalíticas que hacen furor y confunden aún más a las víctimas. Corresponde entonces salir del paradigma obsoleto además de erróneo, se debe encontrar la verdad de la inocencia de las víctimas y dejar de buscar "complementarias" que nunca se van a poder encontrar en un diván. Las víctimas ya alejadas del perverso, revivirán recuerdos que serán incesantes. Eso es porque el cerebro necesita reconocer lo sucedido y aceptarlo para iniciar el proceso de

228


curación. El muy útil que el entorno se muestre compasivo, aunque tenga que escuchar muchas veces el mismo hecho. Es la víctima que se está escuchando a si misma también. Puede llevar bastante tiempo a la víctima volver a encontrarse con su verdadero y genuino ser. Creo que empezar por entender estos vínculos que por supuesto son dañinos es sumamente importante, pero entender que su toxicidad va mas allá de la simple relación disfuncional, resulta aún más útil para comprender la dinámica que en definitiva generará una mayor compasión y apoyo a quienes están sufriendo muchas veces en silencio. No debemos juzgar, sino continuar potenciándonos a nosotros mismos y a los demás con mayor compasión y entendimiento.

229


CAPITULO 9 "Parte de la curación está en la voluntad de sanar". Séneca EL VIAJE HACIA UNA VIDA MÁS SANA En las líneas anteriores veíamos lo importante que es, que cada uno se pueda conectar con la propia intuición, con el ser interior, con el alma. Esa herramienta sirve tanto para detectar las alertas al inicio de la relación, como también es la mejor herramienta para empezar el proceso de llevar una vida feliz. El camino quizás sea resbaladizo por momentos, probablemente la víctima sienta que no ha cerrado su corazón a la persona que ha amado tan profundamente. Pero mientras va logrando tener confianza en si misma, estará aprendiendo a establecer límites. Estos límites son los que ayudarán a aprender lo que es aceptable e inaceptable en una relación amorosa. DECIDIR No hay dudas del sufrimiento. Pero la víctima pasa de ser eso a ser sobreviviente. Quizás llegue a este punto porque el perverso ha decidido irse, o fue ella la que comenzó a ver que algo no estaba bien. En cualquiera de los dos casos, aun puede sentir su corazón atado al perverso y no tiene idea por donde empezar. La confusión es enorme, no puede creer lo que está sucediendo, aún habiendo decidido realizar un cambio en su vida. La sobreviviente ve los efectos de la devastación. Se siente con un gran vacío y encuentra gran dificultad para realizar tareas triviales. Sus hormonas están enloquecidas. Se siente en carne viva y absolutamente vulnerable. Y probablemente se hayas convencido de las acusaciones del perverso: que merece todo esto, que es inútil, que no sirve para nada, que es celosa, loca,

230


necesitada, pegajosa y que todo es culpa suya. Pero algo en el interior de la sobreviviente la obliga a salir de eso. Con certeza puedo decir que el primer paso, está en la decisión de ser feliz. Porque realmente es una decisión. Y la sobreviviente tiene todo para lograrlo. Hasta ahora ha puesto su energía en la angustia, en las esperanzas, en cualquier aspecto menos en ella. Es entonces que es necesario tomar esa decisión, viendo la felicidad desde otro lado, con otro concepto. Superar una ruptura amorosa es difícil, pero las rupturas con una persona que tiene un trastorno del grupo B o violenta, son más difíciles de lo habitual: sabemos que no hablamos de una pareja que los envolvió la rutina, o que crecieron emocionalmente en tiempos distintos, o una infidelidad. No quiero minimizar esas situaciones. Pero debemos ser conscientes que la manipulación, las mentiras, el engaño, el control, el abuso, todo eso como un patrón ha llevado que la autoestima seguramente esté erosionada. La recuperación de esta relación debe ser tomada seriamente para evitar que esto vuelva a suceder en un futuro. "Luego de sentirme castrada por años, de sufrir muchas infidelidades, sus compulsiones y adicciones, luego de que Norberto no quisiera separarse, ni aceptara limitarnos a vivir bajo un mismo techo, tuve una relación paralela. Me volví a sentir una mujer. Ese fue el empujón que necesitaba para poder ser mas firme en mi decisión de separarme. Pese a todo Norberto no quería. Tuve que recurrir a una situación vergonzosa de el, de la que yo tenía pruebas y decirle que se fuera porque lo iba a ventilar. Sabiendo que esto lo podría perjudicar laboralmente, recién ahi, por miedo a la exposición -lógicamente, como cualquiera del grupo B-, logré que Norberto se fuera. Pero reconozco que hubiera sido mejor poder tomar esa decisión, sin llegar a tener una relación paralela ni tener que decirle

231


lo que haría si no se iba. Hubiera sido mejor contactarme con mi propio interior y establecer límites reales, y en todo caso acudir a la justicia. Pero consideré que lo primero ya no tenía validez, puesto que mis límites ya no eran respetados y lo segundo creí que iba a ser mas perjudicial para toda la familia. No obstante, luego de lograr la separación, sentía un miedo realmente abrumador. Me di cuenta que no lo extrañaba, sino que extrañaba la idea de lo que yo creía que habría podido ser. Hoy mirando atrás y con el conocimiento adquirido, entendiendo a estos personajes. Por supuesto que Norberto se comportó como era previsible en estas personas: al poco tiempo ya se mostraba con su nuevo suministro, intentó conquistarme nuevamente, hizo sus campañas de difamación y demás. Lamento todo el tiempo que invertí en una esperanza. Pero se que no es tarde, tengo el resto de mi vida por delante para ser feliz y así lo decidí" (Matilda, 42 años). CAMBIANDO LOS PRONOMBRES Por todo lo recorrido, he decidido en esta etapa del viaje, dejar de describir a la víctima en tercera persona. Hablaré de sobrevivientes. De tí, de vos, de nosotros. Porque en definitiva este libro está dedicado a tí, a mi misma, mi querida Matilda. Mi alma gemela, mi otro yo. A todas las Matildas que con fuerza renacen nuevamente y crecen aún más fortalecidas. Si entonces ya has decidido empezar un camino para recuperar a la persona que alguna vez fuiste, van mis más sinceras felicitaciones con profunda admiración, estás haciendo lo que le resulta muy difícil a mucha gente. Sin dudas eres muy valiente. Sabes que tu historia no se borrará, pero estás dispuesta a hacer cambios profundos y duraderos en tu vida. Sólo cuando uno toma esa decisión, puede seguir adelante en el camino. Ni el mejor consejo del mejor experto te hará salir de esa situación si tu no lo decides. Tenemos que

232


escuchar nuestra voz interior que nos dice "ya fue suficiente para mi". Esa voz suele aparecer en un punto de inflexión luego de haber experimentado un dolor realmente extremo. Esa voz es el inicio de tu gran transformación. Personalmente, he aprendido mucho e intentaré compartir ese aprendizaje del que me he nutrido, quiero compartir las herramientas que probablemente resulten útiles para poder hacer más fácil este camino. Pero ten la certeza que se puede lograr, aún con los peores obstáculos imaginables en el frente. Debes hacer el mayor esfuerzo por no evadirte. No tiene sentido negar y salir a tomar alcohol, ni a gastar dinero por demás, ni a revivir situaciones horrendas. CONOCER, APRENDER y ACEPTAR Para comenzar ese camino, es necesario aprender sobre las conductas de estas personas tóxicas y por esa razón empecé el libro escribiendo de ello. Aprendiendo, no sólo te ayudará a entender la dinámica, sino que aprenderás a descubrir los signos típicos antes de entrar en una nueva relación. Aprender es imprescindible para llegar lejos. Necesitas sentir lo que sienten. Tarde o temprano, estarás tan consumida por el perverso que finalmente entenderás cómo funcionan sus mentes. Pero poniendo todo en perspectiva de repente todo encaja. Todo tiene sentido, cuando nunca lo tuvo. Quizás hasta adviertas que nunca te has comportado así en otra relación. Puedes mirar hacia atrás respecto de todas las cosas que te hicieron sentir paranoica y ver que todas fueron calculadas e intencionales. Llegas a la horrible conclusión que la persona en la que confiabas estaba trabajando en tu contra. Como esa película donde el marido hace pasar por loca a su mujer llegando a internarla.

233


Reconocer a la otra persona tal como es, resulta de suma importancia. Si tiene rasgos narcisistas, psicópatas o borderline, violento, es suficiente para empezar a entender. Como te decía al inicio, no interesa el nombre, no interesan las etiquetas: pero lo que sí interesa es saber que se trata de alguien excesivamente tóxico. No estamos hablando de alguien con cierto egoísmo. No estamos hablando de desencuentros amorosos. Estamos hablando de algo más y nuestro primer paso es reconocerlo y saber a quien hemos elegido como compañero y a quien le hemos entregado nuestro corazón incondicionalmente. Entender, sin dudas es importante. Comprender quien es, que fue lo que sucedió y como te involucraste es necesario para aceptar. No podemos sanar si seguimos en la confusión o en la negación. Aceptar implica saber que uno hizo todo lo que pudo, que no tienes la culpa si la relación no resultó. No tiene sentido justificar nuestro sufrimiento a traves de la culpa. El trastorno de la personalidad de la otra persona no es tu culpa y en estos casos no siempre es cierto que la responsabilidad de la ruptura o del fin de una pareja sea de ambos. Aceptar, significa emocionalmente entender que esa persona es peligrosa para tu salud y debes alejarte por tu propio bien, aun si sientes un gran apego. El amor todo lo puede, pero el amor mutuo, el mismo tipo de amor. Pero no funciona así en este tipo de relaciones. Ahora lo sabes. Una vez que entiendes al perverso, seguramente estés absolutamente enojada. Tus confusiones se reemplazan por la ira. Ahora sabes la verdad, como fue utilizada, manipulada y como te han lavado el cerebro. Quieres contactar a todos en su vida y decirles lo que hizo. Has sido callada y minimizada durante tanto tiempo, tu voz es finalmente libre. Y comienzas a sentir todas las cosas que no te has permitido antes. Siempre que lo acusabas de infidelidades y mentiras, él lo cambiaba y te culpaba a ti. Sientes emociones retrasadas. Las campañas de difamaciones te hacen sentir la necesidad de probarte a ti misma.

234


Esta ira retrasada es totalmente esperable después de una relación de este tipo. Puede tomar meses, incluso años. Por favor, si es posible, no actúes sobre la ira. Sólo probarás el punto del perverso. Lo mejor que puedes hacer es permanecer tranquila. El realmente querrá que muestres tu rabia para mostrarle al mundo tu locura y lo mucho que lo amas, como siempre lo hizo. No debería sorprenderte. Tal vez nunca haya existido violencia física. Y hasta pueda suceder que dudes del daño, de tus propias percepciones y minimices lo que sucedía. Concéntrate en lo que realmente has vivido, aprender la dinámica te ayudará a entender como tu alma se fue destrozando. Ya esta altura, probablemente entiendas que no tiene sentido pasar más tiempo intentando que el perverso te de respuestas. Siempre las tendrá, pero no te resultan de utilidad, no te han servido. Saber que era lo que la otra persona estaba buscando y qué le estabas dando tu, es más que suficiente. Una vez que reconoces los efectos del abuso en tu vida, estarás más firme en tomar la decisión de caminar hacia un espacio más sano, independientemente del dolor y los riesgos que debas enfrentar. Estas cansada de sentirte mal. Estas lista para tomar acciones que te ayuden a estar mejor. Cuando es hora de curarse verdad, tu foco debe dirigirse a otro lado: a buscar la forma de cuidarte a ti misma. El tiempo que has invertido en la relación puede ser reinvertido de ahora en adelante, en entender qué fue lo que te hizo susceptible en primer lugar para involucrarte en aquello que parecía "demasiado bueno para ser cierto". Quizás tenemos que aprender que cada uno es libre y que tenemos la opción de resistir o aceptar. Pretender que un perverso entienda, mientras gastamos nuestra energía en ello es lo mismo que vivir la vida resistiendo -y consintiendo, por ende- las actitudes del abusador. Me imagino que estarás pensando: "yo no consiento

235


nada! si justamente estoy luchando" (y estarás a punto de tirar estas hojas por la ventana). Lo cierto es que has estado luchando por el cambio que debería provenir del otro lado. Ten presente que no se puede cambiar un trastorno mental con una confrontación, ni con un diálogo, ni con el mayor esfuerzo. Sólo puedes cambiar tu propia reacción al trastorno. Eso me dijeron alguna vez y lo primero que pensé fue: "claro, como si fuera tan fácil...", y por otro lado me pareció una posición simplista: uno no puede ir por la vida desechando gente -pensé- pretendiendo que todo encaje de una manera perfecta, porque todos somos imperfectos y lograr la perfección es un imposible. Uno tiene que honrar a la familia... y blablabla. "Hice todo lo humanamente posible durante años de matrimonio para intentar seguir adelante, a pesar de los tantos problemas que tenía Manuel. Todo lo que fue al inicio de la relación cambió rotundamente una vez que se aseguró mi afecto. Pero yo igual intenté tener paciencia entre tantas cosas como con su eyaculación precoz, le recomendé ir a un psicólogo para que lo ayudara a profundizar en los temas que decía que lo abrumaban, busqué el mejor psiquiatra que entendiera de hipersexualidad, soporté sus años de cyber sexo mientras que a mi me lo negaba, infidelidades, intenté hacer que disfrute mientras teníamos relaciones pero no se ocupaba de mi, hasta me acuso por mi físico, adelgacé y nada servía, definitivamente el problema no era yo" (Julia, 40 años). Acaso ¿creerías que Julia ha desechado a su pareja? No se trata de desechar, ni de faltarle el respeto a la institución de la familia. Se trata del respeto y amor propio. Y no, nadie dijo que sea fácil pero la recompensa que recibirás valdrá todo tu esfuerzo, te lo aseguro. Si pretendes que el perverso cambie de opinión y gastas tu energía, entonces estarás dependiendo del cambio para

236


poder vivir tu vida y de esa forma sólo generarás más de lo mismo. Esto que estoy diciendo resulta muy confuso cuando alguien dice: "yo no intento cambiarlo, intento que volvamos a estar felices". Es que con personas del grupo B, el origen de todo ha sido equivocado, porque lo cierto es que eso fue un espejismo. Esto que vives actualmente es la realidad. Y es esta realidad, la que estás pretendiendo cambiar. Todos estamos aquí para aprender algo. Y es aprender a vivir en la aceptación. Eso implica poder decirle al otro: "te quiero tanto que acepto como eres para que puedas vivir como mejor te parezca y me quiero a mi misma lo suficiente para elegir mi propio camino. Por lo tanto si no somos compatibles, te agradezco la lección de vida que me has enseñado, este aprendizaje lo guardaré para toda mi vida, que con seguridad hará que tome mejores elecciones en mi camino. Cada uno puede seguir su viaje eligiendo vivir la vida como mejor quiera". La verdadera aceptación implica exactamente lo contrario a la tolerancia. Aceptamos las cosas del otro, pero sin la necesidad de luchar para que el otro modifique comportamientos de los cuales hagas depender tu propia felicidad. Pero para ello, tenemos que poder aceptar que somos nosotros mismos artífices de nuestro camino, de nuestra vida y de como llevarla. De lo contrario le estamos dando todo nuestra energía a la otra persona. Para el caso que aún estés en la relación y hayas aprendido, decidido y "aceptado" en los términos que expresé más arriba, cuando se está con un perverso, considero necesario que se planee la forma en que romperás la relación con mucha atención -si realmente te sientes identificada, mi querida sobreviviente, sabes a que me refiero-. Es recomendable que hagas un listado de los factores externos que hasta ahora te han imposibilitado distanciarte, como la dependencia económica, tener niños en común, la violencia y otros, o bien todos esos factores juntos. Ese listado te ayudará para empezar a tomar

237


medidas para procurarte una forma de vida más segura. Pronto te convertirás en la mejor versión que tu misma hayas tenido jamás. VOLVER A CONFIAR EN EL INSTINTO Las parejas sanas basan sus relaciones en el respeto mutuo, en la empatía, la ternura, la compasión y la confianza. No sucede lo mismo en una relación con un perverso, donde siempre se respira neblina. Tengo que decirte algo que ya sabes: alguien que te genera desconfianza, te lastima. Nadie mejor que tu para saber cuando alguien te está lastimando, tú debes saber lo que es mejor para tu propia vida. Si no crees que se trate de factores de tu vida anteriores a esta relación y hay algo que te hace sentir desconfianza, entonces esa es tu intuición. Confía en ella. Muchas sobrevivientes conectadas con sus propias emociones e intuiciones, no requieren pruebas de infidelidades para terminar una relación. El sólo hecho de sentir desconfianza les resulta suficiente para alejarse. Ellas saben que una pareja sana se cimienta sobre la confianza. Si no está en la pareja, simplemente la estructura no es firme. No tiene sentido jugar al detective. No deberías necesitar pruebas para conectarte contigo misma y saber cómo te sientes. Pero aún suponiendo que encuentres una infidelidad, el perverso encontrará la manera de que permanezcas en la relación, prometiéndote que no volverá a suceder. Y es ahí donde te encuentras jugando al gato y al ratón una vez mas. En ese juego dañino, el perverso se divierte y logra que no te enfoques donde realmente deberías. Y sabes quien se lleva la peor parte en todo esto. Perdonaste una vez, dos, tres, cientos quizás. Y el precio que has pagado sólo tú sabes si lo justifica. No es sano vivir en una relación donde constantemente te hacen sentir

238


insegura. Pero no sólo de ti misma, sino del amor que sienten por ti. A esta altura ya debes empezar a entender que no se trata de otra mujer u otras mujeres que han estado validando el ego del perverso, dándole placer, para satisfacer sus necesidades volubles. El no ha buscado otras mujeres porque sean mejores a ti. Si el estuvo con otras mujeres es por la misma razón que ha estado contigo: para que alimenten su ego, para usarlas como suministros. El efecto sin dudas para cualquiera es devastador. Tú pretendes que te respeten, sin dudas. Pero ¿te respetas a ti misma? En lugar de involucrarte en ese juego perverso, es momento de tomar acción y empezar a establecer tus propios límites sabiendo qué es para ti lo aceptable y lo que no. Eso depende de cada persona en particular, pero sin dudas puedes hacer un listado -una vez mas- de las cosas que realmente no permitirías, como una forma de cuidarte. Eso no es ni más ni menos que el respeto por uno mismo. Empieza a escucharte a ti misma, a tu alma que te está llamando a gritos y te quiere ayudar para que te conviertas a ti misma en un ser completo y unido, en una fuente sólida en pos de tu propio bienestar. Esta es tu propia oportunidad de juntar tus partes desparramadas, para convertirte en un ser con más sabiduría. CONCÉNTRATE EN TU PERSONA Es sumamente importante que empieces a tratarte con prioridad, compasivamente y con amor. Volver a reencontrarte es la clave para poder llegar a la meta. Y para ello es necesario tener muchas cosas en cuenta, que te servirán como herramientas: - No te culpes ni te juzgues: En algún momento has estado ciegamente enamorada y no debería avergonzarte admitirlo. Quizás otras personas pretendan juzgarte, pero una

239


vez más debes tener en claro que no entienden como funciona el comienzo de una relación con un perverso. No has tenido la culpa de sus manipulaciones y cuando sus verdaderas características empezaron a mostrarse ya le habías entregado tu corazón y tu alma. Ciertamente has estado en desventaja, no se trató jamás de tu inteligencia. Has tenido el gran coraje de abrir tu alma a alguien. Seguramente en un futuro tomes mayores precauciones. Eso es suficiente: Si adviertes que pasas demasiado tiempo haciéndote críticas, simplemente detente. Estas demasiado dolida como para seguir castigándote. Has hecho todo lo que pudiste y no dependía de ti. - Ten compasión por tí: Debes intentar eliminar de tu mente los pensamientos negativos. Realmente se aprende a hacerlo. - Tu luz interior te espera: puede haberse apagado un poco, pero no se extinguió. Puede volver a iluminar tu propio camino, animándote a crecer y a sonreír intensamente. Esa luz te espera para que la vuelvas a descubrir. En cuanto veas un poco de luz, estarás recuperando tu propia identidad. Tu esencia. Y volverás a iluminarte lejos de las personas dañinas. - Lleva un diario: Escribir sobre el trauma puede ayudarte, de esa forma puedes volver a conectar sentimientos con pensamientos. Si pudieras hacerlo como un hábito, sería ideal. Tu propia sabiduría te estará guiando. Intenta llegar al núcleo de todo. Además de escribir tus emociones, puedes escribir sobre sucesos que te ayudarán para evitar luego la negación, conectándote con la realidad actual del abuso. - Empieza a poner límites y aprender a respetarlos: Como hemos visto, durante la relación el perverso se ha empeñado en forzar todos tus límites, y posiblemente lo haya logrado. Es necesario firmeza para establecer las cosas que no permitirías nuevamente, por más pequeñas que sean, pero respétalas. Debes volver a respetar tus propios límites y valorarlos.

240


- Enfócate en afirmaciones positivas: Es probable que durante este viaje de sanación tu mente te ponga pruebas para poder sobrepasarlas. Verás que una vez que logres hacerlo cada día te sentirás un poco más fuerte. En lugar de decir: "no tengo que contactarme con el abusador" puedes decir: "estoy caminando hacia mi propia felicidad", "merezco ser feliz". Tienes que aprender a reescribir los mensajes de tu mente que han sido mal aprendidos. Si tu mente utiliza palabras en forma negativa como "nunca volveré a enamorarme", o "siempre me pasará lo mismo", tienes que volver a enseñarle a la mente a pensar positivamente. - Elimina la vergüenza: No debes sentir vergüenza, si bien has elegido a esa persona, también sabemos ahora como ha sido la dinámica. La mayoría de las sobrevivientes han mantenido el maltrato en secreto. Poder compartir tu experiencia con gente de tu confianza, con un terapeuta, un grupo de auto ayuda, a medida que vayas tomando confianza en ti misma generará una gran curación que puede eliminar la vergüenza de haber sido una víctima. Recuerda, la responsabilidades de sus propias acciones y la vergüenza le pertenecen al abusador, no a ti. - Vuelve a tener el control: Cuando me refiero a este punto, es que puedas trabajar en entender que hay cosas que no dependen de ti, pero lo que sí depende de ti es como reaccionas frente a esas cosas. Tu reacción frente a esas cosas dañinas es tu propio control. Vuelve a tomarlo. - Desintoxica el cerebro y el cuerpo: Has sido objeto de un lavado de cerebro y sientes una adicción que hay que contrarrestar. Para combatir ello, los profesionales entienden que primero es necesario dejar de tener contacto con el perverso – o eventualmente mantener mínimo contacto- si tienen hijos en común, para lograr bajar reemplazar los niveles de oxitocina, dopamina, adrenalina e incluso los picos de cortisol que nuestro cuerpo se ha habituado en la relación. Oxitocina y dopamina: Por

241


lo que fue explicado antes, es probable que tu cuerpo te pida volver a conectarte con el perverso, y es por eso que las separaciones con estos personajes es tan difícil. Pero puedes intentar reemplazar esa necesidad conectándote con otras personas más saludables, aumentando el contacto físico con tus hijos si los tienes, con familiares, o con alguna mascota acariciándola. Hay investigaciones que indican que se genera oxitocina y dopamina entre otros en el vínculo con animales103. Tu cuerpo empezará a identificar la oxitocina y la dopamina en otros vínculos, sin que requieras al perverso. Adrenalina: puedes tener actividades que te hagan temblar de miedo con anticipación, escalar, paracaidismo, una presentación de trabajo frente a otras personas, etc. Con seguridad sus efectos serán más positivos que los que te generó la relación con el perverso. Cortisol: Intenta eliminar el café, el alcohol. Por otro lado, alimentos como el aceite de pescado, que contiene Omega 3, puede disminuir el nivel de estrés, de acuerdo a un estudio publicado en 2003 en "Molecular Nutrition and Food Research”, puedes hacer actividad física, meditación, yoga. Todo contribuye para disminuir esos niveles. - Dedícale tiempo a actividades que sean gratificantes para ti: puede ser un hobby que siempre hayas disfrutado, recordar que actividades te hacían bien, te hará conectarte con tu propia alma de manera profunda. Puede ser tocar un instrumento, hacer deportes, actividades plásticas, lo que sea. Si tienes una habilidad intenta volver a reencontrarte con ella. Si no has encontrado nada que te guste hasta ahora, entonces es el momento de investigar. - Libérate de las etiquetas: Es realmente aliviador cuando uno comienza a entender. Cuando te conectas con gente que ha vivido algo similar. Saber que no estás loca cuando creías estarlo. Sin embargo, luego de entender y de haber empezado el proceso, intenta quitarte la etiqueta de "Soy víctima de una trampa perversa", para evitar la revictimización y permitir que de

242


a poco ello se convierta en tu historia pasada, no querrás quedarte atrapada en todo eso, eres una sobreviviente con unos rasgos increibles. De a poco, pasarás de se sentirte víctima a sentirte una sobreviviente, para poder dejar eso atrás y enfocarte en tu presente que está en constante movimiento. - Ejercita la gratitud: Centrarse en la gratitud diariamente es extremadamente sanadora. Siempre hay cosas por agradecer: por tener un lugar, por tener amigos, por tener un techo, por tener comida, por el sol que sale cada día, por estar vivos. Medita: encuentra tiempo para meditar, regálale un poco de silencio a tu mente, regálate tiempo para estar contigo sintiendo paz, tu respiración, el viento en la cara, la energía que vibra a tu alrededor. - Cambia el foco de atención en cuanto sea necesario: Cada vez que sientes que extrañas al perverso o te encuentras preguntándote que estará haciendo ahora, o si te extraña, tu mente está haciendo que mantengas una unión con la otra persona. Lo que puedes hacer para seguir enfocándote en ti misma es bloquear esos pensamientos y dedicar tu mente instantáneamente a hacer cosas mas saludables. Si crees que en un principio es difícil, entonces puedes dedicarte a leer o a ver videos sobre estas personalidades, lee artículos sobre las formas de manipular del perverso, como manejan sus necesidades, etc. De esta forma utilizarás tu energía en algo más positivo, al menos volviéndote a centrar en lo dañino de la otra persona. Internet tiene mucha información. Con sólo escribir "psicópata" en tu buscador favorito tendrás un rato para entretenerte. - Devuelve mentalmente las proyecciones: Una forma muy productiva es cambiar los mensajes negativos que haz recibido por retroalimentar esos mensajes de otra manera. Por ejemplo: Si él te acusaba de controlarlo, puedes mentalmente desafiar sus proyecciones y preguntarte: ¿te acusaron de actuar así porque no estaba donde te había dicho que estaría en la noche y no atiende el teléfono? Entonces repregúntate: "En una pareja

243


sana que se basa en la confianza, ¿es razonable esperar que tu pareja te llame especialmente si estará fuera en la noche, es razonable que no atienda el teléfono? Es razonable sentirte como te has sentido, lo que no es razonable es la forma en que el perverso se ha estado comportando. Puedes preguntarte también: "¿Es razonable que me hayan acusado de lo peor, a pesar de haber intentado todo lo que estaba a mi alcance mientras que el perverso ponía su energía en otro lugar?", NO, no y no. No lo es. La proyección del perverso indica que "lo peor es él". Entonces en este punto puedes de a poco remover las distorsiones generadas por alguien que es incapaz de tener una relación sana. Tu has internalizado las acusaciones y las distorsiones. Esas cuestiones NO son tuyas. Han sido sus propias proyecciones. Devuelve mentalmente esas proyecciones a su verdadero dueño. RODEATE DE GENTE AMOROSA: Es probable que durante tu relación con el perverso te hayas alejado de mucha gente. Pero te sorprenderá saber que muchos te siguen queriendo y que con aquellos que has tenido confianza puedes volver a tenerla si cuentas lo que te ha sucedido. Te recordarán tus aspectos positivos. La gente sana que te quiere, caminará junto a ti. Nadie es perfecto, pero la gente que te quiere, te acepta con tus imperfecciones. Rodéate de personas positivas, que realmente se interesen por entender, en lugar de limitarse a decir "supéralo y ya" y aléjate de las personas que te resulten tóxicas. Tienes que poder ser auténtica. No te cierres a conocer gente nueva, aunque no te recomendaría empezar una nueva relación amorosa hasta que no hayas sanado. Si quieres poner fin a tu dolor, tendrás que tomar un camino distinto del que has tomado hasta ahora. Deberás salir de la zona de confort, la zona que conoces. Pero es fundamental para estar mejor y tendrás nuevas oportunidades de contactarte con seres amorosos de verdad. Podrás sentir la diferencia.

244


BUSCA HACER TERAPIA PSICOLÓGICA: Es de gran ayuda, sobre todo si lo haces con un profesional especializado en estos trastornos o en violencia. Ello te ayudará a contrarrestar los sentimientos de locura. Podrás ir destrabando lo que tienes muy encerrado y podrás hablar del trauma que has experimentado. Ese espacio puede convertirse en tu rincón donde te sientas cómoda, para poder hablar y tener una opinión profesional al respecto. Te ayudará a sanar, puede ser inmensamente productivo en tu camino hacia la recuperación. RESPETA TUS PROPIOS TIEMPOS: Se fuerte y sigue mirando hacia adelante mientras permaneces en el presente. El viaje de curación lleva su tiempo. Y tómatelo para respirar en paz. Al principio puedes sentirte aterrada de tanta calma por miedo al sacudón que solía venir. Esta vez, intenta sólo disfrutar de esa calma. No esperes que las heridas sanen de la noche a la mañana. Se paciente contigo. Cada día es un nuevo paso valioso. PRACTICA LA ESPIRITUALIDAD: Tener un sentido de un poder superior a ti mismo puede ser verdaderamente positivo y una fuente de serenidad. La espiritualidad es una experiencia exclusivamente personal. Puedes encontrar ese poder superior a través de la religión tradicional, la meditación, la naturaleza. Sumérgete en la creencia que te mueva. Cree en ese poder como tu símbolo de esperanza, tu estrella, tu luz guía. Es la voz de la razón. Será tu fuerza cuando te sientes débil. Tu esperanza cuando te sientes desesperada. Enfrentarás esta etapa con mayor paz y con seguridad tendrás el mayor regalo de la vida. AYUDA A OTROS: Es muy positivo poder utilizar tus fortalezas como la empatía para ayudar a otras personas, sin descuidarte. Pero la idea de este proceso es que no

245


pierdas esa virtud, sino que puedas aprender en donde y con quien utilizarla. Si estás insegura aun, puedes dedicarte a proteger animales, ayudarlos a salir de la calle. Los perritos jamás te generarán el daño emocional que un perverso puede lograr y estarás usando tu energía de forma positiva. Puedes ayudar a niños carenciados. Hay infinidad de cosas que puedes hacer por ayudar a otros y sentir además el agradecimiento profundo por brindar tu energía. De esa forma podrás ver como las relaciones se retroalimentan pero esta vez de forma sana y positiva. QUE PUEDE SUCEDER EN ESTE PROCESO Empezar a luchar con los recuerdos y las emociones suprimidas puede llevarte a un estado de gran inestabilidad. Es esperable que vivas emociones realmente intensas. Estas quitando el drama y conectándote nuevamente con tu propia persona y esto puede generarte mucha ansiedad y hasta sentirte deprimida. Quizás no puedas creer como fuiste cayendo, como en el camino has perdido amigos, dinero, experiencias positivas de la vida y aún tu propia inocencia, sólo por haberte enamorado de la persona equivocada. Recuerda que esto es sólo una etapa, no será para siempre. Equilibrar las emociones volviendo a poner todo en una balanza será tu motor. Permítete sentir tus emociones honestamente. Permítete conectarte con tus sentimientos. AUTOAISLAMIENTO: Te sientes herida, con mucho por procesar y muchas situaciones han estado guardadas dentro de ti. Sientes que necesitas aprender y reconectarte contigo. Tienes la necesidad de empezar a dejar salir aquello que has guardado, pero te genera mucho miedo. Puede ser que tengas miedo de todo y de todos. Es probable que no puedas pasar demasiado tiempo con gente a tu alrededor y que necesites desesperadamente volver a la seguridad de tu casa. Esto es parte

246


de un proceso y es esperable que te suceda. Pero intenta dar pequeños pasos para salir. Trata de equilibrar el aislamiento con contactos sanos y procura alejarte de cualquier persona que no te crea, o que sientas tóxica. Puede resultarte muy difícil hablar y sacar esas emociones tan profundamente guardadas bajo muchas llaves. Una vez que puedas empezar a tomar conciencia de todo, es probable que necesites hablar de manera repetida. Sólo ten presente a quien le abres tu alma. Y ten en cuenta que todo es parte de un proceso. CONFUSIÓN: Es previsible porque la mente ha pasando por una disonancia cognitiva y has sido víctima del gaslighting. En este momento te puedes volver obsesiva y es probable que tus patrones para dormir, mantener el sueño, concentrarte se vean afectados. Nuestra mente está haciendo un gran trabajo por destrabar todas las situaciones traumáticas. Hemos dudado de nuestras propias percepciones de la realidad. Nuestro cuerpo, mente y corazón sienten la adicción. Hemos experimentado abuso psicológico, emocional y en ocasiones físico por parte de una de las personas que más amábamos. Tienes que sentirte tranquila, tu mente está pasando por un proceso de curación y lo que estás haciendo es volviendo a educar tu mente. DIFICULTAD PARA CONFIAR: Si te encuentras confundida aún estando aislada, es lógico que te cueste confiar en tu propio juicio, sobre todo cuando tratas de compartirlo con otras personas. Probablemente te hagan preguntas que aún no puedas responder. Se amable contigo. Tienes que saber que esto que te sucede es normal. También te resultará difícil confiar en otras personas. Y es lógico porque estas saliendo de una situación traumática vinculada con alguien que amabas y quizás sientas que aun ames. Lo que menos quieres en este momento es volver a caer en lo mismo. Es que tu comprensión empática de la gente fue destruida. Pero de a poco volverás a confiar, pero con una

247


versión mejor de ti misma: resguardándote y estando más atenta. ENOJO: Puede provenir hacia ti misma, hacia el abusador o hacia cualquier persona que sientas que no te ha ayudado. Usa ese enojo para motivar tu acción de cambio. Este enojo no durará por siempre, aunque creas que nunca podrás superarlo. Créeme, que se irá. Utiliza esa energía para tu transformación y para las cosas que te gustan. Si es necesario, ve a hacer boxeo, a correr o has cualquier actividad donde puedas descargar esa energía negativa. LLANTO DESCONSOLADO: Permite salir esa tristeza, grítala, grítala lo más fuerte que puedas, y déjala salir de una vez por todas. Date permiso para llorar como un niño, estás curando y ya has guardado demasiado dentro tuyo. Es hora de dejar salir todo lo que te pueda limitar hacia tu camino de sanación. LA SANACIÓN Y EL AMOR PROPIO Por momentos empezarás a sentir esperanza y momentos de alegría. Aférrate a ellos y se consciente mientras los estés viviendo. Alégrate porque serán tus propios sentimientos los que quizás dejaste esconderse en tu cuerpo durante la relación. Por fin empezarás a sentir saludablemente. Todas las piezas empiezan a estar en su lugar y podrás describir con paz y tranquilidad lo que has pasado. Empezarás a disfrutar del sol y del viento de todos los días. Empezarás a reconectarte con tus propias fortalezas, aún aquellas que no habías valorado y has aprendido a generar nuevas. Empezarás a ver a tu amor y tu empatía como algo maravilloso que eres capaz de sentir, cuando se los regalas a las personas adecuadas.

248


Empiezas a reconocer tu propia autoestima sin requerir la validación de los demás y dejas de preocuparte por lo que piensen otros. Eres libre y deberías estar orgullosa de ti misma. Lo has logrado y tu vida ha cambiado convirtiéndote en una mejor versión de ti misma. No obstante y de manera paralela con todo este proceso deberás hacer un esfuerzo, el mayor de todos y es lo que te voy a comentar en el próximo capítulo. No subestimes la importancia de lo que allí explico. Los terapeutas especialistas en la materia, coinciden en que son requisitos indispensables para poder llegar a sanar, son herramientas que te permitirán sobrellevar esta etapa. Considero que es la herramienta más difícil y por ello lo dejé para lo último. Si hubieras leído que lo que explico más adelante es un requisito para sanar, probablemente habrías dejado de leer, porque muchas veces uno siente que no está preparado para utilizar esa herramienta y lo vemos como algo imposible. Ahora que te has familiarizado con el proceso, sólo hace falta algo más. Sólo un esfuerzo que deberás tratar que sea realmente consistente. Sigamos adelante.

249


CAPITULO 10 "Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo". Ghandi EL ULTIMO MAYOR ESFUERZO Para este momento es posible que ya estés convencida que el perverso no tiene interés en hacer cambios reales y profundos en su vida. Darle segundas, terceras e infinitas oportunidades siempre te ha llevado a la misma conclusión pero habiéndote consumido internamente cada vez más. Como te he comentado, generalmente las rupturas con el perverso (al menos en cuanto a la cuestión emocional), se dan luego de un momento específico y determinado. Es la gota que rebalsó el vaso y es cuando te das cuenta que la presencia de esta persona interfiere negativamente en tu vida e impide tu sanación. Ya no quieres vivir esa montaña rusa, quieres estar en paz. Mereces tu tiempo para recuperarte del posible estrés post traumático, o del síndrome de la víctima narcisista, si concuerdas con esa acepción y sus características aplican a tu caso, o de cualquier efecto que la relación tóxica te haya causado. Y para ello es importante cortar los lazos e interacciones con el perverso. La recuperación de todo el abuso vivido, empieza con el contacto cero. En casos especiales, donde hay niños en común es necesario implementar un programa estricto que se adecue al contacto cero. Por ello es imperioso que hayas empezado a trabajar en tus propios límites y en cesar la comunicación que hizo que tengas tanta confusión, para remover cualquier tipo de influencia. Debes desintoxicar tu cuerpo, para poder seguir una vida sana. Para lograr tu objetivo, lo descripto en el capítulo anterior va de la mano con esta herramienta. Recuerda que no

250


estás tratando con alguien que es emocionalmente sano. Todo lo que quiere es algún tipo de reacción de tu parte, no les des el gusto. Tienes que practicar auto disciplina para ello. Ya no permites excusas, justificaciones, charlas eternas que no llevan a nada. No hay más racionalizaciones. CONTACTO CERO: QUE ES El concepto de contacto cero es considerado mundialmente como la forma más efectiva por la cual una víctima puede escapar de la influencia y los efectos de un perverso. Es difícil de implementar y aún más difícil de mantener. Pero si has decidido empezar una vida distinta te explicaré como poder lograrlo. Pero créeme, es la mejor manera de mantenerse a salvo de la manipulación y el abuso. Si decides implementarlo, debe ser absolutamente rígido y constante. Para el caso que haya niños en común te explicaré en otro acápite una versión distinta de este concepto. El contacto cero no aplica para cuando hay niños en común. Pero en ese caso, puedes usar la base del contacto cero para entender de que se trata y como llevarla a un mínimo contacto. Para poder entender como debe implementarse y mantenerse, es vital entender que el perverso requiere es su "suministro", algo así como la combustible para el auto, es su energía para poder funcionar. Como vimos, no le importa si la gasolina es de buena o mala calidad, en la medida que le permita funcionar. El contacto cero consiste en no darle más "suministro". De esta manera le quitarás ese combustible que eventualmente hará que el perverso se aleje buscando otra fuente vital, dejándote por fin en paz. El contacto cero implica romper cualquier tipo de lazo que nos una con la otra persona, presencial y virtual. Implica bloquear el contacto en medios sociales, bloquear su teléfono, y aún distanciarse de sus amigos, si los

251


tiene (ten en cuenta lo que te he comentado de las campañas de difamación). No te permitas responder ni siquiera un inocente mensaje de "¿cómo estas?". Probablemente vayas a contar los días que llevas desde el último contacto y te sentirás patéticamente mal. Si realmente tienes la necesidad de escribirle, hazlo en un papel, no lo envíes. Luego analiza e identifica las verdaderas razones que te llevaron a querer hacerlo. Vas a encontrar respuestas muy importantes si lo analizas profundamente. El perverso no permitirá que te alejes así nomás, salvo que tenga otro suministro muy fuerte. Recuerda que el suministro que necesita puede ser negativo o positivo. Pero esto no sólo implica que tu bloquees a esa persona, sino que te resistas completamente a averiguar sobre ella. Ni siquiera acercarte a la red social para ver una foto de el. También recomiendan quitar todo aquellas fotos de tu casa. El perverso sabrá que estarás pendiente y probablemente suba a sus perfiles fotos con otras mujeres, o mostrará su felicidad a todo el mundo probablemente para angustiarte, para provocarte. Por supuesto que para comenzar con esta herramienta es necesario decidirlo y haber reforzado los puntos que se explicaron en el capítulo anterior. EFECTOS POSITIVOS: El contacto cero tiene dos efectos positivos: 1).- Alejar al perverso y evitar el daño que producen sus manipulaciones típicas luego de terminar la relación (difamaciones, triangulaciones, críticas, bullyng, aun cuando intentan volver a conquistarte). Disfrutará viendo como te saca de tus casillas con un pequeño mensaje de texto. Todo es una estrategia para mantener tu atención en ellos. Recuerda que para ellos el suministro y el control no se basa únicamente en la relación. En ocasiones el suministro pasa por tener un hogar, por dar una imagen al exterior de una familia perfecta, para poder seguir con su mundo oscuro. Su suministro es cualquier cosa que

252


les evite encontrarse con su propio ser. Al aplicar el contacto cero les muestras que no son ellos los que toman decisiones y que no tienen el control de tu vida. Si se extingue el suministro, se extingue su propia existencia. Es por ello que lo buscarán donde sea. Al insinuar que no te resulta positiva la presencia de esa persona en tu vida, les genera un gran golpe a su ego. Por ello es probable que jamás acepten que eres tú quien los ha dejado. Y si lo hacen lo harán pretendiendo hacerte sentir culpable. Como sea, tu has empezado a tener control de la situación. 2).- Te permite utilizar ese tiempo para ti misma con el fin de recuperarte, pudiendo analizar la relación con profunda honestidad, con tus propias emociones y percepciones sin la influencia del perverso al rededor. Volverás a tener el control de tu vida, siendo absolutamente libre en tus decisiones: desde que cosas comprar, que actividades hacer, visitar a tus amigos. En síntesis: volver a tu vida donde no estabas atada. Ten en cuenta que el poder poner el límite del contacto cero siempre lo has tenido. Eso es intrínseco de todas las personas, puede costar pero no es imposible. A partir de ese momento es cuando decidimos por nuestro propio bien volver a reconectarnos. Permítete abrazarte a ti misma, tener compasión y priorizar tu salud, emocional y física. Las heridas están y no las sacarás lastimándote, no las sacarás evadiéndote. Irás sanando, mientras puedas ir curando nuevamente a tu cerebro de los efectos tóxicos de esa relación. Podrás volver a tener más confianza y creer en la fortaleza de los cimientos reales que tienen las relaciones sanas. PREPARANDO EL CAMINO PARA EL CONTACTO CERO: Como no es simple implementarlo, es necesario crear un espacio de defensas, con todos los elementos que puedas reunir para que no se acerque y que no tenga ninguna posibilidad de acercarse. Esto te brindará seguridad. Si aún viven juntos es probable que tengas que hacer un esfuerzo para que tu estrategia

253


no se advierta, no hagas un tratamiento silencioso, no tiene efecto en ellos. Si algo sospecha, hará lo imposible por evitarlo. Debes procurarte un lugar seguro donde vivir y esta debe ser tu primer objetivo. Si la vivienda es de tu propiedad, los esfuerzos para la logística general serán los menos. Además es menor la probabilidad que el perverso advierta tu intención. Pero deberás tener en cuenta otras cuestiones como cambiar las cerraduras, tener personal de seguridad, instalar alarmas, advertirle a los vecinos lo que sucede, e instalar sistemas de monitoreo dentro y fuera de la vivienda. Sería útil hacer una exposición civil sobre tu decisión, eventualmente con testigos para resguardarte de futuras cuestiones legales, esto al menos aplica en mi país, donde las exposiciones civiles no se notifican a la otra parte, pero sirven -de alguna manera- como un método de prueba. Lograr que el perverso se vaya, que no es una cuestión menor. Deberás procurar tener ingresos propios en una cuenta separada, para no depender exclusivamente de esta persona. Es absolutamente conveniente tener documentación y pruebas de cualquier tipo de abuso. Recuerda que una de las cosas que los perversos más temen es ser expuestos. Es preferible que el perverso desconozca de la existencia de estas pruebas. Pero si sabe de ello, es mejor brindarle cierta seguridad de que no serán usadas en su contra y de alguna manera habilitarlos a que las destruyan, pero por supuesto previo a eso deberás tener copias y guardarlas en distintos lugares seguros fuera de la vivienda. El perverso hará hasta lo imposible eliminar cualquier evidencia de su abuso. Temen extremadamente quedar expuestos ante terceros, es uno de los mayores puntos débiles de los perversos, por lo tanto evitarán eso a toda costa como también evitarán tener cualquier tipo de control externo. Recuerda además que es en pos de tu propia seguridad. Son elementos que probablemente necesites si debes recurrir a la justicia. Pero recuerda siempre, que ellos suelen tener sus

254


propias normas, ignoran las externas y aún con una orden de restricción es probable que no la respeten. Sería ideal que pudieras tener contacto directo con la policía, para demostrarle que tus límites no serán traspasados a su antojo. Por último elimina cualquier evidencia que pueda ser utilizada en tu contra (videos privados si los hicieron juntos, o cualquier cosa que pueda usar para avergonzarte luego). Asegúrate tu red de contención, amistades, personas influyentes, autoridades, etc. Una vez que lograste preparar el camino para el contacto cero, en el momento que decidas hacerlo no debes comentárselo a nadie, salvo que sea absolutamente necesario. Tu tienes el reloj y tu interior te dirá cuando hacerlo. No dejes que nada exterior impida este gran paso. Debes lograr que tu empatía no te juegue una mala pasada una vez más. CUESTIONES PUEDEN PRESENTARSE: Además de las cuestiones que ya te he comentado como las triangulaciones, las campañas, y demás, el perverso intentará romper el contacto cero por mucho tiempo y utilizará todas sus estrategias que ya conoces para lograrlo. No ha de sorprenderte a esta altura. Si has necesitado explicaciones, posiblemente intentará contactarte para dártelas, o simplemente te dirá que está trabajando en esas respuestas. No permitas que tu deseo por entender te haga pasar un mal momento. El no tendrá las respuestas que esperaste tanto tiempo, simplemente porque es incapaz de hacer una autocrítica y tener empatía, producto de su trastorno de personalidad. Simplemente ten en cuenta que su actitud será una forma más de manipulación. La furia del perverso será evidente, intentará castigarte y tocar tus puntos más débiles. Prepárate, a sus represalias. A pesar de su propio comportamiento, te acusará a ti de haberlos usado, manipulado, abusado y de haberte

255


aprovechado financieramente. Debes protegerte. Esa furia estará dirigida hacia todos lados, no sólo contra ti, ya que si no tienen fuentes alternas de suministro simplemente no saben como actuar. Y aún teniendo fuentes de suministro alternas no totalmente aseguradas, igual intentará volver a su fuente principal. Debes comprender a esta altura que la existencia de una fuente alterna en la vida del perverso es lo mejor que te puede suceder. Recuerda que no está teniendo la relación que vos pretendías, sólo está repitiendo los mismos patrones que te hicieron daño. Quizás suene egoísta, pero es la forma en que te asegurarás que no te moleste, tanto. Y en definitiva, como hemos visto, todos somos un poco responsables de no ver las alarmas que siempre se muestran, olvida la empatía por esa persona que está siendo su suministro. Su máscara tarde o temprano se caerá, así que lo mejor que puedes hacer es utilizar tu energía en vivir de la mejor manera posible lejos de esta persona que te ha robado tanta vitalidad. Independientemente de ello, su actitud puede variar entre la furia e intentar conquistarte. No obstante, si el perverso tiene otras fuentes de suministro o advierte que tus límites son firmes, es probable que la conquista se reduzca en intensidad y duración. Entonces, se convencerá que fue él quien tomó la decisión (al maltratarte durante la devaluación) ya que su ego no les permite reconocer que alguien decida dejarlos. No debe importarte. El perverso se creará su propia historia, como siempre lo hizo. Ahora lo importante es poder tener una vida feliz, porque tu si eres capaz de sentir esas emociones sin tomarlas de otros. LO VERDADERAMENTE IMPORTANTE Mantener el contacto cero puede es muy difícil, por la adicción en nuestro cuerpo que nos ha generado. Pero hay muchas formas de pasar por esta experiencia haciendo que sea lo

256


menos dolorosa posible. Intenta tener una agenda con actividades que realmente disfrutes. Tienes que ser proactiva. Es conveniente también que te auto generes un sistema de recompensas para ti misma a medida que lo vas logrando. Recuerda que como en cualquier adicción puedes tener alguna recaída, sólo ten compasión por ti y vuelve al mismo camino de curación. No obstante, puedes aprender que en momentos específicos suele sobrevenir tu necesidad de romper el contacto cero. Por ello puedes planificar herramientas para evitarlo. Puedes llamar a tu terapeuta, a tus amigos, salir a hacer ejercicio, cualquier cosa al menos durante un buen rato. Verás que si logras calmar la mente y te premias de alguna manera, las tentaciones cada vez serán menores. En definitiva, lo que terminarás aprendiendo es que romper el contacto cero por si mismo no tiene recompensas, al final de cuentas verás que el perverso sigue siendo igual y te sentirás con culpa por haber roto ese contacto cero. Aprende de ello, aprende de las experiencias que te servirán para poder calmar los impulsos en otro momento. Si seguimos en contacto con el perverso lo único que lograremos es volver a alimentar el trauma que te ha generado. Los mensajes de texto por más inofensivos que parezcan te pueden servir como un alivio únicamente temporario, pero luego volverás sin dudas a la sensación de vacío que te generó esa relación, mientras que por otro lado le estarás dando una vez mas cierto poder al perverso. Mantener el contacto cero es lo mejor que puedes hacer por ti misma. Como si fuera una adicción, el traficante se quedará sin un cliente. Así de simple. Seguramente empieces a comprender que él no cambiará, pero tu si lo puedes hacer, lo debes hacer. A ti te espera un futuro mejor, que esta cerca y lo vas a lograr, porque tu verdadera y sana identidad está dentro tuyo, es sólo cuestión de volver a reencontrarte. Al perverso le espera más de lo mismo.

257


Llegado este punto, quizás suene obvio, pero debo aclarar algo fundamental: el contacto cero puede parecerse al tratamiento silencioso al que te ha sometido el perverso. Es importante que entiendas que no se trata de una manipulación. No es una forma de hacer que la otra persona esté pendiente de ti o se preocupe por sentir que te está perdiendo. Simplemente se trata de quitar al manipulador de tu vida. Ni mas ni menos. CUANDO HAY NIÑOS INVOLUCRADOS El contacto cero imposible cuando hay niños involucrados. En este caso puedes utilizar una adaptación al contacto cero, o mantener el mínimo e indispensable contacto. Hay varias técnicas para lograr la separación, cada una de ellas con sus aspectos positivos y negativos. Puedes utilizar la que más se adecue a tu situación y a las circunstancias particulares que se relacionen con estos aspectos, o ser creativa y utilizar una mezcla de ellas. Veamos: 1).- Preparar un plan de escape: En este caso es aplicable lo que dije más arriba respecto del plan de escape para el contacto cero. Quizás no hay urgencia para separarte y puedes organizarte de una mejor manera. Pero ten presente que la idea es poder terminar con la relación, no está pensado para que dure en el tiempo ni que le dediques tiempo a dar vueltas al asunto. Se supone que la decisión de terminar la relación ya la has tomado y estás tomando las medidas necesarias para lograrlo. 2).- Terminar abruptamente: implica la cesación repentina de una experiencia desagradable, en lugar de hacerlo gradualmente. Esta teoría aplica sin dudas cuando se requiere una decisión urgente. El instinto de supervivencia es mayor y estás dispuesta a pasar por el dolor emocional luego. Sólo importa mantenerte a ti y a los niños a salvo. Para el caso que te

258


retires de tu vivienda, siempre es importante hacer al menos una exposición civil expresando las causas y eventualmente una denuncia. Debes crear un plan donde puedas encontrarte a salvo. Buscar tus necesidades básicas si tienes tiempo y encontrar un lugar donde puedan estar a salvo tu y los niños. En todo momento debes evitar la confrontación con el abusador. Si decides terminar abruptamente la relación intenta hacerlo cuando el abusador no se encuentre en la casa, salvo que sea a consecuencia de un episodio de violencia donde lo más importante es resguardarte a ti y a los niños. Particularmente entiendo que esto debe ser aplicado únicamente como un plan de escape. Una vez que lo hayas logrado, deberás prever cómo serán las cuestiones relacionadas con los niños, para evitar que te acusen de llevarte a los niños y eventualmente pierdas la custodia. Puedes contratar a un mediador para no tener que confrontar directamente con el perverso. Más adelante tendrás tiempo de analizar todo ello, pero esta herramienta es principalmente para resguardar tu vida y la de tus hijos, que es prioritario. Por eso mismo, se puede utilizar como plan de escape y utilizar alguna de las otras que se van a mencionar posteriormente en lo que se relacione al trato posterior. Hay sin embargo otras teorías donde implican una maniobra donde lo que se busca es que el perverso tome la decisión de terminar la relación: 3).- Límites: Establecer límites precisos y respetarlos es una forma de alejar al perverso. Ellos no suelen quedarse demasiado tiempo con alguien que hace honor a sus propios límites, a quien no pueden manipular, o no reacciona frente a sus abusos de la manera que él espera. Esto puede utilizarse al inicio de la época de devaluación, cuando aún no

259


saben si eres o no eres vulnerable. Porque si esta técnica se aplica luego de unos años de relación, el perverso ya habrá quebrado todos y cada uno de ellos y probablemente no tome en serio tu firmeza. Debe ser utilizado por personas que no tienen temor en enfrentar al perverso, o de tratarlos de la misma manera que ellos tratan a los demás. Debes terminar la interacción cuando el perverso pasa por sobre tus límites. Este método no se aconseja cuando hay posibilidad de violencia física, o cuando el perverso tiene rasgos psicopáticos puesto que ellos disfrutan tratando de correr tus propios límites, como hemos visto. Si has advertido que tu pareja puede ser un psicópata o tiene rasgos psicopáticos, pueden reaccionar con furia. La furia explota para todos lados. Ten muy presente que este método es agotador ya que estás esperando que el perverso termine la relación y eso puede insumirte demasiado tiempo y esfuerzo emocional. 4).- la Piedra gris: Este método es parecido al anterior, pero con algunas diferencias. Ha sido creado por Skylar, de LoveFraud.com, sugiere que interactúes con el perverso sólo si es necesario, "pero sólo dando respuestas aburridas y monótonas para que el perverso se vaya a otro lado a buscar su fuente de suministro". Según esta teoría, el perverso perderá interés rápidamente, porque te considerará "aburrida", y el aburrimiento de otros no les sirve como suministro. No debes responder emocionalmente cuando intentan provocarte, no debes decirle que estás utilizando este método. Es necesario minimizar el contacto verbal, físico y visual. Se sugiere que eventualmente si te culpa de todo, que le digas que tiene razón. No obstante, hay que ser muy cautelosos: "No sabía de la existencia de este método. Sin embargo yo estaba pasando por una depresión. Toda mi energía la ponía en las primeras horas de mis días en el trabajo, pero cuando llegaba a mi casa, ya estaba agotada y solía acostarme, por supuesto que era de lo más aburrido

260


para él. Mi marido sabía que estaba pasando por una depresión, pero lejos de ayudarme -obviamente-, utilizó eso para seguir humillándome además de castigarme con más silencio. Por otro lado, el seguía con sus conquistas en sitios de Internet de citas y manteniendo sexo virtual con otras mujeres de todas las edades. Advertí que esto se iba incrementando y que lejos de dejarme, el había encontrado más libertad para hacer sus cosas "oscuras". No advertí que la fuente de suministro en el caso de él, no era directamente yo, sino lo que yo le brindaba: una imagen para el exterior de una familia feliz, un techo" (Justina, 42 años) Particularmente no estoy segura de aplicar este método, tengo mis reparos. Además porque fue desarrollado por la misma autora una vez que ya se había separado del psicópata. Pero como he investigado creo necesario agregarlo a este libro. Sin embargo, creo que puede ser muy útil en una etapa posterior, cuando hay niños involucrados, pero no como método para lograr la separación con el perverso. 5).- Desapego: De alguna estos métodos son semejantes en algunos puntos. No es necesario atarse a uno en particular, pero ten presente que fueron creados como opciones. Como cada persona es distinta, es necesario buscar el que mas se adecue a tu realidad o bien buscar una composición independiente con elementos de cada uno. Este método es semejante al anterior, pero con una visión más positiva hacia el interior de uno. El desapego es un estado de calma e implica la capacidad de no ser emocionalmente movilizados por las personas, los acontecimientos y sus propios pensamientos. Te ayuda a conservar tu equilibrio y no tomar las cosas demasiado personalmente. No es un estado de indiferencia y no significa falta de interés o falta de sentimiento. Las personas que son indiferentes, no se preocupan por nada y suelen ser pasivas. El

261


verdadero desapego es otra cosa. Es una actitud de sentido común, de mente abierta y de comportamiento práctico. Las personas que practican el desapego, aceptan tranquilamente y en paz lo que suceda. Ellos aceptan el bien y el mal igualmente, porque sus mentes están en un estado de equilibrio interior y paz. Si hay algo que no pueden hacer o no pueden cambiar, no perturbarán su paz interior. El desapego sirve para no absorber lo tóxico, el veneno de la otra persona. Lo observamos, para identificar lo que la otra persona hace, pero no dejamos entrar lo tóxico a nuestro cuerpo. Si absorbemos lo tóxico de la otra persona, tienen control sobre nosotros. De lo contrario, eres independiente y no le otorgas el poder al manipulador104. Una vez más, puede servir para que el perverso se aleje, y no nos afecte tanto la convivencia. Pero no es un método que garantice la separación, como muchas veces se lee por Internet. Ten en cuenta siempre que en muchas ocasiones el suministro no eres tu directamente, sino lo que tu le brindas. Por ello, en esas ocasiones resultará indiferente si tu con diferentes actitudes pretendes que el perverso se aleje, ya que mientras siga teniendo su suministro (casa, imagen social, etc.) es probable que no lo haga. No caben dudas que separarse de un perverso es extremadamente difícil, independientemente de la forma que puedas utilizar para lograrlo, porque ellos generalmente no lo aceptan como lo podría aceptar una persona sana. 6).- Hablar: Ya comente un poco como es el diálogo con el perverso, nada nos hace pensar que si es imposible hablar en la relación, sí sería posible hacerlo con el fin de separarnos. Pero se puede intentar. Una vez que has tomado la decisión de separarte, demuéstralo: sin argumentar, sin contradecir, sin explicar, sin culpar. No ganarás el entendimiento

262


del perverso. Rechazará todos tus argumentos, como lo hizo antes. Repite tu intención como si fuera un mantra. Háblale con frases cortas y neutrales. Y ofrécele soluciones. Sam Vatkin, narcisista y escritor, sugiere ya que al narcisista no le gusta perder, que asumas verbalmente la culpa hacia ti misma "No sé lo que me pasó, he cambiado, es culpa mía, tengo la culpa de esto, y tú eres constante, confiable y consistente", también que digas que "te sientes culpable (con mucho dramatismo)", y que "él es superior y tu te sientes inferior, que sientes que es tu propio fracaso esta pérdida" y que probablemente tenga más "suministro" de otras mujeres105. Vaknin también sostiene que es imperativo que dejes en claro que tu decisión -aunque se muestre evidentemente "errónea" y "patológica" - es FINAL e irrevocable. Ess otra forma de convencer al perverso que es mejor separarse, dejando que se vaya por la puerta con su ego bien grande. Desconozco si realmente es efectivo, pero viniendo de un narcisista y siendo parte de mi investigación debo agregar esta opción. Independientemente del método que elijas para terminar la relación con un perverso, recuerda que tu meta sigue siendo salir de la relación, no hacerle frente, ni prolongar la agonía o volver a la época dorada nuevamente. LUEGO DE LA SEPARACION - LOS HIJOS Así como fue difícil la relación entre tú y el perverso, lo ha sido y será en la vida que se relacione con los niños. Generalmente con estas personas se recomienda mantener el mínimo contacto posible, ello es para ponerte en control de la situación. No puedes cambiar a tu ex, pero puedes cambiar la forma en que reaccionas e interactúas con el. Hay varias herramientas que puedes tener en cuenta para utilizarlas en este proceso. Ten en cuenta que el proceso que te espera es

263


limitado en el tiempo, a medida que los niños crecen resulta más fácil mantener el mínimo contacto. La montaña rusa emocional que genera un padre perverso puede ser perjudicial para el desarrollo saludable de los niños. Lo primordial son los ellos y en favor de ellos te daré las siguientes herramientas. 1).- Si has tenido la desgracia que el perverso además, como es bastante común tenga adicciones de alcohol o sexuales y haya mirado pornografía o se haya masturbado sin reparo en lugares públicos o donde pudieran estar los niños presentes, o donde haya existido violencia psicológica o física hacia los niños, debes recurrir al concejo de abogados, psicólogos, asistentes sociales y recurrir a la justicia, no te sientas culpable de ello. En estas ocasiones es mejor que un tercero decida. Todo esto dependerá también de la edad de los niños y de la capacidad y características personales de ellos. No es lo mismo un niño de 2 años que uno de 15, en cuanto a su capacidad para advertir situaciones que no son correctas para ellos. Con esto quiero decir que para ayudar a tus hijos, debes también confiar y generar una relación profunda con ellos para que sientan confianza en ti. Tu puedes brindarle un ejemplo de integridad, donde lo que dices es lo que haces. 2).- Salvando las situaciones extremas de más arriba, también te recomiendo recurrir a un abogado para que intermedie en las cuestiones financieras, de visitas y custodia relacionadas a los niños. No es recomendable negociar estas cuestiones directamente con un perverso. Ten presente que en estas cuestiones en algunos países los abuelos son también responsables económicamente de los mismos, si el padre no cumple con sus obligaciones y como así tienen derecho a tener una relación fluida con ellos. Pero lo mas conveniente en estos casos es hacer este tipo de acuerdos judicialmente para que una vez mas se respeten los derechos y las obligaciones. 3).- Es importante minimizar el contacto entre tu y

264


el perverso permitiendo el contacto fluido entre los niños y el padre. Salvo casos mencionados en el punto 1 (donde el padre puede ser perjudicial para la vida del niño), ellos tienen derecho a tener contacto. El niño no tiene la culpa del padre que le ha tocado y eventualmente si tu permites esa relación le permitirás al niño conocer con sus propios ojos al padre. 4).- En pos de una relación lo más armónica posible se aconseja acordar días y horarios específicos de visita, así ambos padres y los niños tienen la certeza de que hay ciertos días y horarios que ambos padres deben cumplir. Esto además ayudará a los niños a contar con cierta previsibilidad. Si por ejemplo el padre tiene la costumbre de llegar tarde a buscar al niño simplemente te retiras con el niño, en lo posible contando con testigos. Si el padre discute, simplemente apaga el teléfono o cierra la puerta según la circunstancia. Recuerda, es primordial el mínimo contacto. 5).- Es conveniente acordar un lugar donde serán retirados los niños y donde serán llevados al regreso. En casos de gravedad, es preferible que ello se haga en lugares públicos. Es recomendable prever las consecuencias que se aplicarán para el caso de posibles cancelaciones o llegadas tarde. 6).- Pueden establecer obligaciones sobre cuales actividades de los niños recaerán en la responsabilidad de cada padre. Por ejemplo: uno de ellos puede llevarlos a deportes y otro a cumpleaños. 7).- Es recomendable comunicarse exclusivamente por escrito y por medios donde no se permita que los mensajes sean borrados. De lo contrario intenta grabar las conversaciones y hacerle saber que las conversaciones serán grabadas, dependiendo de la legislación de cada país, asesórate. Esto te permitirá probar un patrón de conducta. 8).- Nunca le permitas entrar al perverso a tu casa, salvo que el niño esté enfermo. Tienes que dar el mensaje que esto se relaciona únicamente con los niños. La relación personal

265


entre ustedes no se discute más. No le brindes información de tu vida privada. 9).- Es muy difícil poder conversar sobre cuestiones importantes relacionadas a los niños, en general el perverso utilizará cualquier oportunidad, aun pasado los años para atacarte. Por ello es recomendable buscar ayuda a un asistente psicológico o social y ten presente que siempre se trata de proyecciones. 10).- Si el niño no quiere estar con alguno de los dos, debes averiguar las causas y respetarlo y eventualmente consultar con un psicólogo infantil para que pueda ayudar a determinar las causas. 11).- Es importante llevar una agenda donde dejes constancia de las llegadas tarde, de los episodios que podrían haber surgido. Recuerda que ellos son expertos en proyección y jamás reconocen cometer errores. 12).- Es conveniente acordar por escrito como se utilizarán las formas de contacto, para evitar al máximo las triangulaciones que suele hacer el perverso. Por supuesto que pueden llamar para saludar y mostrar que de alguna manera están presentes, pero hay padres que lo hacen varias veces al día y lo único que pretenden es obtener información y controlar. Debemos evitar esto. 13).- Cuando los niños ya tienen edad suficiente pueden tener su propio teléfono para comunicarse directamente con el padre. Explícale al niño que es conveniente que esas conversaciones se limiten a la relación entre ellos. 14).- Respeta los horarios: Recuerda que los perversos ven incidentes aislados como grandes dramas. Si alguna vez cambias un horario, te acusarán de hacerlo constantemente. No generes caos cuando cambian los horarios ellos, simplemente retírate. Ellos aman generar dramas. 15).- Límites: Las personas con trastornos de personalidad, no suelen tener límites y menos entienden los

266


límites de los demás. No les importa lo que es correcto, ni los espacios, ni los tiempos, ni lo que significa el derecho del otro. Puede ser difícil establecerlos en un principio, porque primero necesitas entender y aprender las implicancias. Al perverso no le gustarán tus límites y se sentirá incómodo. No es tu responsabilidad como el se sienta. 16).- Ignora las críticas que haga de ti a tus niños, estará intentando provocarte. Por ello, simplemente observa y siéntate en silencio mientras patéticamente cava su propia tumba paterna - y la hará porque simplemente no podrá ayudarse a sí mismo-. Ten confianza en la fortaleza de los niños, en su resistencia y en su inteligencia. Ellos crecerán un día y verán al padre por lo que es. La máscara siempre cae y eso es un hecho. Mientras, tu ocúpate de brindarles un modelo de coherencia, consistencia y presencia. 17).- Intenta controlar tus propias emociones y no tomes nada de forma personal, tu propio martirio no es saludable para los niños. El padre tiene un desorden mental, que no te pertenece. Es un problema de el. 18).- Ayúdales a los niños a trabajar sobre su inteligencia emocional. En algún momento los niños empiezan a ser capaces de tener observaciones más abstractas. Lo que mejor les puede pasar es que ellos mismos puedan regular sus emociones y tener herramientas saludables y las tendrán gracias a ti. Hay que comunicarse delicadamente pero sin mentir. Nútrelos con sus propias habilidades e inteligencia. Muéstrales tu compasión y empatía por los demás. Hagan obras de caridad juntos, muéstrales lo que es la empatía con hechos. 19).- Evita sentir lástima por tu hijo. Ello perpetuará la mentalidad de víctima y les imposibilita avanzar y buscar relaciones saludables propias. En los grupos de autoayuda moderados por profesionales, en general recomiendan estas tácticas, para poder

267


tener una vida mas previsible y en paz. LAS LECCIONES DE LA VIDA Una quisiera hacer todo lo posible por evitarle a los hijos un sufrimiento que puede evitarse. Pero sin embargo, no siempre les hacemos un bien evitándoles el sufrimiento, o no siempre el daño es evitable. Ellos tienen que poder ser capaces de procesar todas las cosas que suceden en la vida, positivas y negativas, de acuerdo a la edad de cada uno, por supuesto. Este es el camino que les tocó a ellos en la vida. Y te sentirás en paz caminando al lado de ellos, teniendo la certeza que tienen algo que aprender de todo esto -al igual que todos nosotros- y que quizás tratar con un padre perverso es parte de ello y la lección que la vida les quiere enseñar. Sin dudas, serán personas fuertes, más que nosotras porque habrán aprendido con tu presencia y con tu amor a vivir con lo que les ha tocado. Como sabes, la forma de querer de una personalidad con un trastorno es muy particular y ésta no variará tratándose de sus hijos. Por supuesto que los hijos le traerán su propio suministro. Porque además son la prueba viviente de que ha podido establecer una relación y formar una familia con alguien. Es probable que ahora te toque ver lo mismo que has vivido en tu relación con el perverso (desapariciones sin explicaciones, cancelaciones inesperadas, etc.) pero afectando a los niños directamente. Ellos por su parte, al menos mientras son chicos, tienden a amar incondicionalmente a un padre perverso, no importa cuán indiferente sea. Es parte de un proceso evolutivo y es lógico que así sea. De todas formas, has de tener en cuenta que los padres perversos no suelen ser padres demasiado presentes ni participan demasiado en las cuestiones de los niños. Al fin y al cabo, quizás sea poco el tiempo que pasen juntos. Alégrate que

268


tenga un padre y siéntete agradecida de la capacidad de amar de tus hijos. Por otro lado, tu ya estás libre, terminar una relación con un estas personas siempre es una decisión correcta. El perverso ya no tiene nada que ver en tu relación. Hay mujeres que han empezado a considerar a su ex como un molesto donante de esperma y lo tratan consecuentemente. No obstante, tu energía positiva o negativa no tiene que estar dirigida hacia ese lado. Intenta liberarte de la energía negativa y la positiva inviértela en cuestiones saludables. Los niños seguirán creciendo y se convertirán en personas maravillosas gracias a tu propio ejemplo. Tú tienes la capacidad de crear energía por ti misma. Tienes la capacidad de disfrutar y vivir plenamente. Tu viaje te hará más fuerte de lo que alguna vez fuiste, no dudes de ello. El camino tendrá muchos cambios, no es recto. Pero puedes andarlo. Es un desafío que sin dudas puedes afrontar y cambiará tu vida. Eres artífice de tu propia vida, no permitas seguir conectada emocionalmente con el perverso, con la excusa que tienen niños en común. Te estarás perdiendo la posibilidad de ser realmente feliz y de ser un ejemplo de felicidad frente a tus hijos. Y sé que puedes lograrlo. Las sonrisas, la luz, la energía de la vida está ahí, adentro tuyo y esperando que te reencuentres. Te deseo lo mejor en este nuevo camino, eres muy valiente y más fuerte de lo que realmente crees. Te mereces ser feliz, así que ve por ello.

269


CAPITULO 11 "Frente a los enemigos la mejor venganza es ser feliz". Voltaire UNA CARTA ESPECIAL A MATILDA Querida Matilda: y tu que comenzaste este viaje pensando en la justicia como una forma de equilibrar, de conocer la verdad y mas que la verdad (ya que puede ser subjetiva) has intentado conocer la realidad. Y de alguna manera lo has logrado. Ya has logrado equilibrar la balanza "emocional" de la justicia. Pero sabes que tienes mucho por delante, mucho por trabajar en tu persona. Te sientes por un lado aliviada, por haber podido correr la máscara para identificar quien era esa persona y además por entender qué fue lo que te sucedió a ti. Sin dudas, sientes que te han usado y te sientes emocionalmente devastada, con enojo y hasta con ansias de vengarte. La venganza es una satisfacción que se toma por un agravio o daño recibido. En otros idiomas el significado de la venganza implica lastimar a alguien como consecuencia de un daño. No creo que quieras ser igual que esa persona justamente. Mas bien, quizás estés esperando "que tenga su merecido". Déjame decirte mi querida Matilda, que la venganza implica una destrucción hacia ti misma. Ghandi dijo: que la noción del "ojo por ojo, termina haciendo un mundo de ciegos" y eso no es lo que necesitamos aquí, ni tu ni el resto de las sobrevivientes que sufren las consecuencias de las relaciones abusivas. Necesitamos ojos abiertos y una sociedad cada vez mas conciente, que pueda ver que es lo que se esconde detrás de todas estas relaciones. Muchos expertos dicen que la indiferencia hacia el perverso es el peor castigo para ellos, pero por otro lado dicen que como carecen de sentimientos reales, realmente no

270


sienten ese castigo, no les importa tu indiferencia. Seguramente te preguntes entonces: ¿Cómo la indiferencia puede ser un castigo hacia alguien que realmente no le importa nada? Podría decirte miles de respuestas del porque el contacto cero o la indiferencia sería la mejor venganza respecto de la perspectiva del perverso (entre ellas todas las que te he comentado antes: que viven sólo a través de suministros, que su base es el control en tanto se sienten aterrados ante la verdadera intimidad, vacilan entre el miedo y la rabia, etc.). Pero no quisiera que veas esta solución como una venganza, sino mas bien como una herramienta para tu propio bien. Para volver a tener el control de tu propia vida que se lo has regalado a otra persona que te ha hecho daño. Esta es la forma de contactarte nuevamente con tus emociones. Hay quienes consideran que la venganza es una forma de establecer cierto tipo de justicia y que además puede ser pensada como una forma de protección. Por lo general, la necesidad de venganza en una relación surge cuando la confianza se ha desvanecido. Pero lo cierto es que la real venganza no trae ningún tipo de satisfacción, mas bien trae nuevos problemas. Y tampoco restaurará la confianza en ti misma que has perdido. Y en el caso del grupo B, mucho menos sirve porque seguirías pensando sobre una base errada: seguirás creyendo que el perverso tiene corazón, o capacidad real de amar y sentir empatía. Quizás pienses en la posibilidad que el perverso se sienta de la misma manera que te has sentido tu y eso es científicamente imposible, como hemos visto. La venganza no sólo hará que te niveles para abajo descendiendo a los niveles del perverso, sino que luego sentirás vergüenza propia por haber intentado llegar a su bajeza (que además no lo lograrás simplemente porque eres empática). Sabes que la venganza jamás te borrará las heridas, mas bien probablemente las acreciente. La venganza prolonga la negatividad y no creo

271


que quieras eso en tu vida. Aquello que es negativo, jamás se cura con mas negatividad. Además, como ya sabes, tu venganza con actitudes concretas puede serle útil al perverso en tanto siguen recibiendo suministro, esta vez negativo. Si sigues con la idea de la venganza, lo único que lograrás es volver a vivir tu propia victimización. Se que te estas preguntando ¿entonces todo queda ahí, en la tortura de haber vivido semejantes atrocidades?, definitivamente no es justo. Volvamos entonces a esa idea de justicia, si debes hacer algo al respecto deriva las cuestiones hacia un profesional. Pero hablemos de la justicia de los hombres, no la de los tribunales. Sin dudas has vivido un infierno, ya lo sabes: la neblina en la que viviste se fue disipando. Pero si crees que todo lo que tiene y vive el perverso es positivo, que su vida está llena de felicidad, armonía y paz, estás equivocada. ¿Aún crees que todos los seres son capaces de sentir emociones como tu? hemos visto que no es así, mas bien todo lo contrario, porque ahí radica su mayor problema. Si luego de esto, te has sacado de la cabeza la idea de la venganza, quizás hayas esperado que el karma haga su trabajo. Personalmente, me ha ayudado enormemente aferrarme a la idea de la existencia de un ser superior, y que estamos aquí por y para algo. Personalmente creo en el karma. Hay autores que consideran que la idea del karma nos puede dejar atrapadas, puesto que nunca podríamos ver aplicada la justicia. Pero déjame explicarte algo: esa afirmación depende de la visión que tengamos respecto del karma. El mismo es habitualmente visto por gran parte de la sociedad como un "castigo" por los hechos dañinos realizados por una persona. Esa visión se basa en una interpretación del hinduismo, que entiende que el castigo puede vivirse en la

272


misma vida o en futuros nacimientos. Y lo mismo sucede para las buenas acciones respecto de "los premios". El budismo, por su parte considera que el karma es una especie de inercia natural. El karma no sería entonces una recompensa o un castigo mágico a las acciones sino simplemente el hecho de que las acciones humanas tienen consecuencias tanto externas como mentales. Según ello, al comportarse de acuerdo con el karma, la persona debería tomar conciencia de que la búsqueda de la venganza y el mal traerá graves consecuencias en la vida diaria y en las vidas futuras. Esto permitiría aprender del sufrimiento, dominarlo y sacar provecho de él en términos espirituales para llegar al desarrollo de una vida más plena. Según esta visión, la persona genera tendencias a través de sus causas. Un pensamiento, palabra o acción intencional, si se repite, se convierte en costumbre y condicionará una tendencia en el mismo sentido. En otras palabras, es el resultado y consecuencia de nuestras acciones pasadas y de nuestras acciones presentes. Nosotros somos los responsables tanto de nuestra felicidad como de la miseria. Somos nosotros los que creamos nuestro propio solaz. Somos los artífices de nuestro propio destino. En términos generales, todas las acciones buenas y malas influyen en el Karma. En este sentido, el perverso por su propia incapacidad de sentir y su necesidad de utilizar la energía de otros como suministros para vivir, les genera demasiado miedo y dolor. Viven vendiendo su alma a diferentes suministros (humanos u objetos). En lugar de reconocer su verdadera problemática generan mas negación, mas mentiras, para poder perpetrarse en esa vida, que no es ni mas ni menos que el propio infierno que ellos mismos se han creado en su vida, su propia cárcel. Ellos deben vivir con ellos mismos para siempre. Tu no, tu eres libre. El perverso al no reconocer su verdadero problema, la verdadera identidad se ve cada vez mas

273


desintegrada y vacía, sin siquiera tener la posibilidad de sentir verdadera paz y felicidad. Y si es cierto que estamos en la vida no solo para transcurrir, sino para aprender algo, eso mismo es lo que probablemente no logre hacer el perverso, al no hacerse responsable verdaderamente de sus actos. Si crees en la reencarnación, volverá a la tierra en el mismo nivel que creó durante su vida pasada. El karma no solo se ocupará en sus vidas futuras. El karma está presente en su vida actual por su imposibilidad de aprender de sus errores. Visto de esta forma, el karma esta funcionando ahora, aquí mismo, en este instante. Y seguirá funcionando si coincides en el sentido del karma en sus vidas futuras. Ahora bien, ¿qué crees que está sucediendo con el karma en tu propia vida? ¿has logrado identificarlo? ¿has aprendido algo de todo lo que te ha sucedido?. Como escribía antes, si uno no aprende las situaciones seguirán repitiéndose. Este es un momento donde puedes sumergirte en tu propio ser, para poder identificar si respecto de esto que te ha sucedido has aprendido algo. Se que te espera un camino de recuperación, pero es el momento en el que debes enfocarte en tu propio ser, para poder aprender de ello. La familia, ya no es esa imagen que te has creado, idílica. La familia son los corazones verdaderamente conectados, con independencia de la figura que cada uno represente en los roles de esa institución familiar. El preconcepto no vale ni una lágrima, no sirve pagar los costos de tanto sufrimiento cuando te vinculas con alguien que no puede realmente conectarse. Quizás todo tu amor, esperanza, empatía y los años vividos hayan sido los que necesitaste para aprender de este proceso. Verás, y sin dudas ya lo estas experimentando, que empiezan a sucederse una serie de pequeños milagros, que encuentras gente que te abraza, que te contiene, que ayuda. Verás en cuanto puedas ir abriéndote de a poco liberándote de

274


la vergüenza y la culpa de aquello que no te pertenece que te encontrarás con seres que generan una especie de red que están allí para ayudar desde su lugar. Entonces es momento de "soltar", de tener la convicción que la verdad siempre se muestra antes o después y que el universo se encarga de ello. Vuelve a centrarte en tu vida y enfócate en el contacto cero. El enojo te ayudará en la primer etapa para no permitir volver a lo mismo, pero con cautela, no permitas que te convierta en alguien que verdaderamente no eres. El solo hecho de poder tener sentimientos como la empatía, el amor, la verdadera felicidad, son suficientes para sentirnos en paz. Estos sentimientos no los puede sentir el perverso. Y son esas emociones las que además hacen que la vida realmente tenga un sentido. Deja al psicópata en manos de Dios, en manos del karma, o de quien vos mas tengas fe y ocúpate de reconectarte con tu propio sentido en la vida. Lograrás la felicidad. Y cuando me refiero a este término no me refiero al sentido eufórico del mismo, sino al estado de calma, de paz y la alegría de vivir que reemplaza a la angustia. La vida no siempre es justa, ninguna religión ni filosofía lo sostiene de esa forma. Pero lo que si depende de ti es de vivir sin maldad a tu alrededor, con humildad y alejar a cualquier perpetrador de tu vida para siempre. Has sobrevivido a las acciones de un perverso, eres libre. Eso es motivo para poder elegir el camino que desees seguir de aquí en adelante, porque aunque por momentos quizás no lo creas, has sido muy valiente. Te he hablado de la venganza, de la fuerza natural del universo y del karma. Pero hay más por decirte. ¿Has pensado en el perdón y en el olvido? quizás sea demasiado pronto. Pero no quiero dejar de expresarte todo esto. Si, has leído bien: hable del perdón. Es lógico que pienses que es imposible perdonar a un perverso. De hecho justamente

275


por haber perdonado tanto maltrato, indiferencia, humillaciones, mentiras e infidelidades, has caído al peor abismo. Y es lo que has hecho siempre: perdonado, creyendo que sus disculpas eran sinceras, cada vez. Y ¿que hay de la idea de perdonar pero no olvidar? Se que piensas que en realidad no tiene mucho sentido perdonar y no olvidar cuando has sufrido algo así como una amnesia o una negación justamente para olvidar muchos hechos vividos. Y se que es mucho mas difícil perdonar a alguien que ni siquiera se disculpa o que eventualmente sus palabras son vacías: son mímicas de lo que una persona con verdaderos sentimientos haría demostrando sus disculpas con hechos. En casos donde hay rupturas de relaciones, luego de un tiempo, solemos perdonar. Pero ese perdón no es a causa de un esfuerzo conciente por perdonar, sino que se da naturalmente en el proceso. Primero uno sana las heridas y el perdón muchas veces llega solo. No hemos necesitado perdonar -ni es requisito con los perversos hacerlo para sanar- y sobre todo en el caso de una relación con alguien del grupo B, que es absolutamente distinto. Se que piensas que no necesitas convertirte en mártir para cicatrizar tus heridas. Es cierto y el concepto de "perdón" a esta altura podría sonar un poco trillado. Quizás sea mas sencillo perdonar cuando el dolor ha quedado en el pasado. Sin dudas resulta mas difícil poder llegar a tener ese sentimiento cuando hay niños involucrados y el daño junto con el conflicto subsiste a diario, lastimándolos a ellos principalmente. Resulta extremadamente difícil lidiar entre el perdón y la madre osa que aparece ferozmente para proteger a sus hijos de un daño que continúa. La idea de perdonar a alguien que ha hecho demasiado daño puede sonar ridícula. Y probablemente como te decía mas arriba tu bronca logre en un principio -y solo en un principio- que sientas cierta seguridad y control, sobre todo para mantener el contacto cero y no está mal que en ese momento te aferres a esos sentimientos. Pero el enojo,

276


muchas veces funciona como un mecanismo de defensa ante situaciones que pueden reavivar tus propios miedos aun frente a situaciones infundadas, frente a personas que realmente tienen verdaderos sentimientos positivos para contigo, además de los efectos del odio en tu propio cuerpo. En las primeras etapas es prioritario que te protejas del perverso, es necesario que priorices el contacto cero. Hay muchos psicólogos que consideran que luego de una relación con un perverso de hecho no es lo mas sano para curarse recurrir al perdón106. Claramente, el concepto de "perdón" está socialmente en algunos casos sobrevaluado. No obstante, en el concepto general del "perdón", si es necesario para contigo misma, es imperioso que te perdones a ti misma por haber invertido tanto tiempo y energía en esa relación, por no haberte alejado antes, por no haber advertido las alarmas al inicio, por no haber visto las luces rojas, naranjas y amarillas, por no haberte cuidado lo suficiente a ti o a tus hijos. Ten compasión por ti y recuerda que no sabías con quien estabas. Tus hijos no tienen la culpa del padre que tienen, ¿y sabes que? tu tampoco tienes la culpa. Tu jamás fuiste facilitadora de la violencia, la violencia jamás está justificada. Y has vivido múltiples factores psicológicos, económicos y sociales que han hecho que te resulte más difícil huir. Se que no necesitas en este momento esas frases típicas "suelta" "déjalo salir de tu corazón" y lo escucharás infinidad de veces en tu proceso. Sucede que la sociedad en general no está suficientemente informada del trauma que has vivido, de la severidad del abuso emocional y psicológico. Pero cuando haya pasado tiempo, habiendo logrado centrarte en ti misma, tus hijos sean mayores, quizás estas ideas puedan ser de ayuda. Porque se que puedes dar mas. Porque puedes evolucionar luego de todo esto en lugar de quedarte atada a una experiencia dolorosa. Mientras vives el

277


proceso de recuperación, las próximas palabras no te resultarán útiles. Pero vuélvelas a leer mas adelante. Quisiera compartirte una expresión que las mayores fuentes en internet se la atribuye a Buda que dice: "no serás castigada por tu odio, sino que tu mismo te castigarás por tu odio". Más allá de la procedencia de la frase, de tu religión, la idea del perdón implica quitar de tu propio cuerpo el enojo, el resentimiento y el miedo que te paraliza. El perdón puede minimizar el efecto del enojo que provoca en tu propio cuerpo para que puedas enfocarte en otras cosas mas positivas de tu vida. El perdón al que me refiero, no significa que uno se transforme en una persona ingenua, ni que niegues el daño, ni la responsabilidad del perverso en haberlo hecho y mucho menos me refiero a justificar la violencia. El perdón no significa que dejemos de protegernos del perverso. Si alguien violento toca a tu puerta debemos cerrarla y trabarla, uno puede perdonar pero prepararse para la batalla en el caso de un ataque. No significa de ninguna manera "reconciliación" con la otra persona. El hecho de perdonar en tu interior, no quiere decir que permitas que el psicópata vuelva a tener un lugar en tu vida. Y por supuesto tampoco implica que le hagas saber al psicópata o a cualquier persona que lo has perdonado, para validar tu compasión. Tampoco significa que permitas que continúe el comportamiento dañino. Ese perdón es el que nos permite dejar de revivir los episodios dañinos una y otra vez en nuestras propias mentes. Esos mismos episodios dañinos que revivimos internamente, pueden literalmente enfermarnos. Es que cuando se vive con resentimiento cuando uno cierra sus manos con mucha firmeza alrededor de su corazón, deseando que nadie pueda penetrar en él. Cuando perdonas, abres esas manos y dejas a tu corazón amar de nuevo, libremente y con confianza. ¿Por qué? Debido a que el mal no

278


puede vencer; el mal no puede destruir la capacidad de tu corazón de amar107. Según el autor de esta misma frase, el perdón es la cura a nuestro corazón. Es posible perdonar, sin excusar. El perdón trae aparejado un estado de paz interior que te ayudará a continuar con tu vida. En otras palabras, el perdón es algo que funciona en el interior de uno y que puede funcionar en nuestro propio beneficio. Créeme, al perverso no le interesa si tu lo perdonas o no. De hecho, es probable que prefieran que mantengas el enojo, para mantenerte atada a esa relación, de alguna manera mantienen al menos un control en tu mente aún estando alejados. El perdón del que hablo de ninguna manera implica que sea en beneficio de estos personajes. Si elijes no perdonar, es aceptable también, porque como te dije no es requisito el perdón para poder sanar de una relación como la que has vivido. Pero si, es liberador. Y es principalmente en beneficio tuyo. Quizás luego de tu etapa de recuperación puedas darle una oportunidad al perdón. Nadie dice que sea una tarea fácil. Pero si has sobrevivido al abuso de un perverso sin dudas eres capaz y tienes la fortaleza suficiente para poder intentarlo. Y se que lo harás, porque no quieres quedarte atrapada emocionalmente en el daño. Por supuesto que para muchas personas esta actitud puede significar un insulto a su interior. Sólo quiero compartirte el conocimiento que he adquirido luego de estar inmersa en este tipo de cuestiones. Y ¿sabes qué, mi querida sobreviviente?: voy a pedirte mas, porque no tengo dudas que puedes lograrlo. No te imaginas cuanto deseo que puedas elevar tu alma y no sólo aprender de esta experiencia sino lograr a empezar a ejercitar la gratitud. Durante el proceso de curación perdemos la noción de la cantidad de situaciones positivas que se dan a diario en nuestras propias vidas. Pero para poder verlas, es necesario que puedas estar atenta y abrir tu corazón. Sólo para

279


comprobarlo puedes abrir la ventana de tu casa: la gente ríe a carcajadas. Los pajaritos vuelan, los niños juegan y el sol sale cada día y hasta puedes disfrutar viendo algún arco iris. Y principalmente tu, mi querida sobreviviente, estas viva. En estos momentos olvidamos las pequeñas cosas de la vida que nos permiten ser felices. Porque tienes la capacidad de sentir felicidad. Tu si la tienes. Sólo debes volver a enfocarte. Y sin dudas, serás mas sensible para disfrutar esas pequeñas cosas de la vida que se presenten. Sin dudas tienes mucho a tu alrededor para poder sentir gratitud. Quizás resulte positivo todas las mañanas, las noches o ambas empezar por agradecer por cada situación o persona que realmente sientas positiva en tu vida. De a poco, paso a paso, quizás en un futuro hasta puedas sentir gratitud por las cosas dañinas que has tenido que vivir. Sin dudas gracias a ellas luego de haber sobrevivido y pasado el trauma te ha quedado el aprendizaje (porque tu sí tienes la capacidad de aprender de las experiencias). Gratitud por tener la posibilidad de sanar, de aprender y hasta de modificar tu propio karma. Gratitud, porque lo que al principio parecía ser el final de tu vida, probablemente se convierta en un real comienzo. Nunca subestimes el poder que has tenido sobreviviendo al abuso y mucho menos la fortaleza que esa experiencia te ha brindado, has amado a quien no tiene la capacidad real de amar. Has amado sin que ese amor fuera retroalimentado. Volverás a confiar en tu propio valor y tu capacidad para sobrevivir a situaciones que parecían insuperables. Eres libre, tienes alas, puedes ser quien quieres ser y no lo que "deberías" ser según otras personas. Gratitud porque gracias a esta experiencia tu vida cambiará para siempre y para mejor. Entenderás sobre los preconceptos: tu empatía te permitirá conectarte de otra forma con otras personas que pasan lo mismo que tu y entenderás de que se trata. Dicen que luego de estas experiencias uno advierte

280


con mas atención las luces de alerta y debes sentir gratitud por ello. Cuando vives de tal manera que eres leal a tus propias convicciones, nadie de afuera puede volver a lastimarte, porque no le volverás a dar ese poder. Gratitud, por todos aquellos que te creyeron, que no minimizaron tu sufrimiento y por todos aquellos que te acompañaron a lo largo de este camino de sanación. Gratitud por estar viva, y decir #niunamenos, cuando antes te sentías amenazada si exteriorizabas el terror donde estabas viviendo. Puedes gritarlo a los cuatro vientos ¡¡¡Ni una menos!!! ¡¡¡Ni un niño menos!!!. Abre tus alas, abraza a tus hijos y siente el viento en la cara, siente el poder infinito de la libertad. Tienes el mas sano amor que te acompaña en este nuevo viaje que has decidido empezar a andar, tienes con tus hijos una conexión que va mas allá de un abrazo, son almas conectadas. Renacerás como el Ave Fénix. Confía en este nuevo viaje, tu propio viaje. En cualquier lugar donde estés, sin dudas tendrás la paz que no tuviste hasta ahora. ...Buenos vientos Matilda...

Obra inédita, diciembre de 2017

281


REFERENCIAS: 1

Dr. Luis Hornstein, Hacia una clínica del narcisismo, Intercanvis, 2008 Joseph M Carver, Personas con Trastornos de la Personalidad, 2014 3 Joseph M Carver, Ob. Cit. 4 Estudio del National Institutes of Health (Grant y otros 2008, Stinson, 2008) 5 Blackburn R, Logan C, Donnelly J, Renwick S. Personality disorders, psychopathy and other mental disorders: Co-morbidity among patients. 2003 6 Stinson FS, Dawson DA, Goldstein RB, Chou SP, Huang B, Smith SM, Grant BF. Prevalence, correlates, disability, and comorbidity of DSM-IV narcissistic personality disorder. 2008 7 Dr. George Simon, Malignant Narcissism: At the Core of Psychopathy, 2012 8 Blackburn R. An empirical classification of psychopathic personality. British Journal of Psychiatry. 1975 9 G. Adler, The Borderline-Narcissistic Personality Disorder continuum, 1981 10 Enrique Rojas, La personalidad narcisista, 2008 11 Dr. Craig Malkin, Relationships passion sex and narcissism, interview with Laurie Betito, 2015 12 Ettensohn Psy.D., Mark. Unmasking Narcissism: A Guide to Understanding the Narcissist in Your Life 13 Kaufman, Scott B., 23 Signs You’re Secretly a Narcissist Masquerading as a Sensitive Introvert, 2013 14 Gabbard, Glen O., Two Subtypes of Narcissistic Personality Disorder, Bulletin of the Menninger Clinic, 1989 15 Vaknin, Sam, The Inverted (Covert) Narcissist Codependent, 2014 16 Dickinson, Kelly A., Aaron L. Pincus. Interpersonal Analysis of Grandiose and Vulnerable Narcssism, 2003 17 https://www.psychologytoday.com/blog/stop-walking-eggshells/201204/why-they-cant-feeljoy-narcissistic-shallow-emotions 18 Nina Brown, Loving the Self-Absorbed, 2003 19 Cooper, 1998; Gabbard, 1989, 1998; Gersten, 1991; Kraus & Reynolds, 2001; Wink, 1991 20 Christine Hammond, The Secret Façade of the Vulnerable Narcissist, 2016 21 Luckyotter, Grandiose and “vulnerable” narcissists: how do they differ?, 2015 22 Masterson, J. F. The emerging self: A developmental self and object, 1993 23 Miller JD, Dir A, Gentile B, Wilson L, Pryor LR, Campbell WK. Searching for a vulnerable dark triad: Comparing Factor 2 psychopathy, vulnerable narcissism, and borderline personality disorder. Journal of Personality. 2010. 24 Alexander Lowen, Narcissism: Denial of True Self, 2004 25 Ronald Rinsley, Treatment of the Severely Disturbed Adolescent, 1983 26 Adler G, The borderline-narcissistic personality disorder continuum 1981. 27 Masterson, J. F. The emerging self: A developmental self and object, 1993 28 Miller JD, Ob. Cit. 29 Caicedo, S. & Whitlock, J.L. (2009). Top misconceptions about self-injury. The Fact Sheet Series, Cornell Research Program on Self-Injury and Recovery. Cornell University. 30 A.J. Mahari, The False Self in Borderline Personality Disorder, 2009 31 Lauren Bennett, Do borderlines have a “false self”?, 2016 32 Drew Westen, The scientific status of unconscious processes, 1999 33 Caligor, E; Levy, KN; Yeomans, Narcissistic personality disorder: diagnostic and clinical challenges, 2015 2

282


34

Sandra L. Brown, Women Who Love Psychopaths, 2010 Lauren Bennett, The Cluster B stigma and the nature of evil, 2015 Margalis Fjelstad, Stop caretaking the borderline or narcissist, 2013. 37 Link, Cullen, Struening, Shrout y Dohrenwend, 1989 38 Díaz-Marsá, Cavero Alvarez y Fombellida Velasco, Trastornos de la Personalidad. 39 Lic. Silvana Santoro, La personalidad psicopática, Centro de Psicología Clínica, Laboral y Forense, Buenos Aires. 40 Marta Bermejo Victoriano, ¿Es el Psicópata un enfermo mental?, 2015 41 Psicólogo y autor de 'Amor Zero, cómo sobrevivir a los amores con psicópatas' 42 Paul T. Mason, Stop walking on eggshells, 2010 43 Mayo Clinic Staff, Personality disorders: Symptoms and causes, 2016 44 Torgersen S, Czajkowski N, Jacobson K, et al. Dimensional representations of DSM-IV cluster B personalit. 2008 45 http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/11/25/neurociencia/1322244780.html 46 Rachel Naomi Remen, MD, Kitchen Table Wisdom: Stories That Heal 47 Cain, N. M. & Pincus, A. L. On the proliferation of labels for narcissism: Implications for DSM-V, 2006. 48 Russ, E. & Westen, D. Refining the narcissistic diagnosis, 2006. 49 Psychodynamic Diagnostic Manual Task Force. Silver Spring, MD: Alliance of Psychoanalytic Organizations, 2006. 50 Alex Myles, "Histrionic Personality Disorder: Drama, Seduction & Attention seeking (aka Female Narcissism)" 2016 51 Psychodynamic Psychiatry in Clinical Practice, Glen O. Gabbard, M.D., 2014 52 Keys, Drew. Narcissists Exposed - 75 Things Narcissists Don't Want You to Know 53 Keys, Drew. Ob. Cit. 54 Sobreviviendo a Psicopatas 55 Bancroft, Lundy. Why Does He Do That?: Inside the Minds of Angry and Controlling Men 56 Narcissistic Personality clinical expert Dr. Martinez-Lewi 57 Xavier Oñate Pujol- Dialogar con un narcisista perverso, 2016 58 Reactive abuse, www.reportfella.com 59 Reactive abuse, Ob. Cit 60 Bill Snow, communicating with a Narcisist, 2006 61 Grant JE, Potenza MN, Weinstein A, Gorelick DA. Introduction to behavioral addictions. Am J Drug Alcohol Abuse. 2010 62 Mellos E, Liappas I, Paparrigopoulos T., Comorbidity of personality disorders with alcohol abuse, 2010. 63 Sam Vaknin, Pathological Narcissism FAQs 64 HG Tudor, Are you a candidate for addiction, 2016. www.narcsite.com 65 Kim Saaed, Narcissists, Porn, and Sexual Dysfunction, 2017 66 Bancroft, Lundy. Ob. Cit. 67 Linda Martinez-Lewi PhD, Narcissistic Spouses Addicted to Pornography, 2012 68 Hurlbert, D.F.; Apt, C, "Sexual narcissism and the abusive male". Journal of Sex and Marital Therapy, 1991. 69 Ryan, K.M.; Weikel, K.; Sprechini, G. "Gender differences in narcissism and courtship violence in dating couples", 2008 70 Sam Vaknin, A to Z of Narcissism and Narcissistic Personality Disorder Encyclopedia, 2014 71 Sam Vaknin, Ob. Cit. 35 36

283


72

Green R, Gender Identity Disorders.Kaplan &Sadock’s Comprehensive Textbook of Psychiatry; 2009 73 Tudor, H G. Sex and the Narcissist www.narcsite.com 74 Sam Vatkin, Narcissists, Sex and Fidelity, The Somatic and the Cerebral Narcissist 75 Alexander Burgemeester, Sexual Attitudes of a Narcissist, 2013 76 Dr. Michael Aaron, Narcissism and sexuality 77 Kim Saeed, Narcissists, Porn, and Sexual Dysfunction. 2016 78 Roberta Cone, Psy.D., The Punishing Sexuality of the Narcissist, 2013. 79 Dr. George Simon, Commonly Misused Psychology Terms , 2014 80 Edwards, P., Harvey, C. & Whitehead, P.C., ‘Wives of alcoholics: A critical review and analysis’, 1973 81 Greg Dear, Blaming de victim, : Domestic Violence and the Codependency Model, 1997 82 Clare Murphy, Are women who live with abusive partners codependent?, 2009 83 Albert Roberts, Professor de justicia criminal, en la Universidad de New Jersey 84 McIntyre 1984; Queensland Domestic Violence Task Force 1988 85 Roxburgh, T. 1991, ‘Support services’, in Family Violence: everybody’s business, somebody’s life 86 Greg Dear, Ob. Cit. 87 Bancroft, Lundy, Ob. Cit. 88 Clare Murphy PhD, How victims cope with psychological abuse and coercive control, 2009 89 Sandra Brown, The Unexamined Victim: Women Who Love Psychopaths, 2011 90 Sandra Brown, Ob. Cit. 91 Brown M.A., Sandra L. Women Who Love Psychopaths: Inside the Relationships of Inevitable Harm 92 Patrick Carnes Ph.D., The Betrayal Bond: Breaking Free of Exploitive Relationships, 1997 93 Harvard Medical Health, How addiction hijacks the brain, 2011 94 Kat McGowman, Addiction: pay attention, 2016 95 Susan Carnell Ph.D., Bad Boys Bad Brains, 2012 96 Shahida Arabi, Power, 2017 97 Dutton; Painter, Traumatic Bonding: The development of emotional attachments in battered women and other relationships of intermittent abuse, 1981 98 Wendy Austin; Mary Ann Boyd. Psychiatric and Mental Health Nursing for Canadian Practice, 2010 99 Åse, Cecilia. "Crisis Narratives And Masculinist Protection, 2016 100 Dutton, D. G., and Painter, S. L. Emotional attachments in abusive relationships: A test of traumatic bonding theory. Violence and Victims, 1993 101 Bancroft, Lundy, Ob. Cit. 102 Hotchkiss, Sandy. Why Is It Always About You?: The Seven Deadly Sins of Narcissism 103 Odendaal, Meintjes, Neurophysiological correlates of affiliative behaviour between humans and dogs, 2003. 104 Dr. Ross Rosenberg, The Observe Don’t Absorb Technique 105 Sam Vatkin, Malignant Narcisist. 106 Beverley Engel, “When is it Better Not to Forgive?”, 2015 107 Dr. Robert Enright, 8 Keys to Forgiveness, 2015

284

Profile for Detras de la Pantalla

Detras de la pantalla  

Psicopatas, narcisistas y violentos

Detras de la pantalla  

Psicopatas, narcisistas y violentos

Advertisement