Page 1

EJEMPLAR GRATUITO • NOT FOR SALE • BILINGUAL EDITION

Año 4 • No. 38 • MARZO 2013

Plaza de Tlaxcoaque Renació para la recreación

La Ruta de la Amistad renace y brilla Tras las huellas de Pata de Perro Sorpresas por los alrededores de Ciudad Sahagún

www.detourmexico.com/revista

1


editorial

Patrimonio: de la recuperación a la conservación

E

n este número publicamos dos artículos cuyo espíritu tiene que ver con esfuerzos de recuperación del patrimonio histórico y artístico de nuestra ciudad, pero también con los retos para su conservación. Resulta fácil encontrar visiones apocalípticas de la metrópoli alimentadas, de origen, por su gigantismo; a esto se suman el crecimiento anárquico, las arterias atascadas, la inseguridad y muchos otros problemas, incluida la corrupción. En consecuencia, resulta fácil caer en la provocación de denostarla. Pero, por otra parte, posee una historia que desde su mítica fundación ha sido secuencia de sueños, milagros y hazañas. La Ciudad de México ha enfrentado momentos y fenómenos repetidos de destrucción, ya sea por obra de la naturaleza o de sus autoridades y habitantes. Pero siempre, ciudad y habitantes han sabido sobreponerse al desastre. La Plaza Tlaxcoaque y la Ruta de la Amistad son ejemplo, aunque sea mínimo, de lo anterior. Navegando entre el abandono, la desidia y la destrucción, estos componentes del patrimonio defeño eran, en el mejor de los casos, extraños a cualquier representación del rostro urbano; parecían no existir. Hoy son parte de la recuperación del patrimonio y el espacio público. En el primer caso, el gobierno de Azerbaiyán aportó los recursos. Y en el segundo, un patronato ciudadanizó, con buenos resultados, el proyecto de recuperar los monumentos escultóricos así como su entorno físico. Cuidar estas obras que parecieran un milagro nos compete a todos. Para ello, es necesario que comencemos por descubrir y leer esos espacios y valores patrimoniales. Sólo así podemos llegar a identificarnos con ellos, a amarlos y contribuir a su conservación.

GILBERTO HERNÁNDEZ SANTOS

Director 3


contenido / contents

8

CARTELERA / Events

Centro Histórico 12 Por la nueva Plaza de Tlaxcoaque. The new Plaza de Tlaxcoaque. En el punto donde se

conectan la calzada de Tlalpan y la avenida 20 de Noviembre renació, mejorada y, además, adornada con una fuente cambiante y juguetona, la Plaza de Tlaxcoaque, su capilla y su atrio / At the intersection of Calzada de Tlalpan and Avenida 20 de Noviembre, a newly-renovated, improved Tlaxcoaque Square shows off its chapel and atrium, and a playful, versatile fountain.

Corredor Sur/South Side 22 Tlalpan: su encanto no cambia. Tlalpan: unchanging charm. Después de dos años regresamos

al Centro de Tlalpan. Mantiene inalterable su ambiente ajeno al tiempo, propicio para echar a andar los pies y desahogar aires de melancolía / After two years we headed back to Tlalpan center. Its timeless environment remains unchanged, perfect for a walk and to release a few melancholy feelings.

32 Ruta de la Amistad: del 68 al 2013 / The Friendship Route: from 1968 to 2013. Nació como el corredor escultórico más grande del mundo; decayó y enfrentó con éxito los embates de la destrucción. Hoy, restablecida, nos invita a conocerla o reconocerla y disfrutarla / Created as the world’s largest gallery of sculptures, it later fell into decay, but successfully battled the brunt of destruction. Today, the restored Route invites us to visit, or revisit, and enjoy. 4


www.detourmexico.com/revista

deTour Ciudad de México

@detourmexico

Voces de la ciudad / City Voices 42 Tras las huellas de Pata de Perro. In the footsteps of Pata de Perro. Vamos tras las huellas de un viajero

profesional autollamado Pata de Perro y al que algunos conocen como Alonso Vera. Sus andares por el mundo y la ciudad nos invitan al viaje, más como búsqueda que destino / We follow the footsteps of a professional traveler who calls himself Pata de Perro, and who some people know as Alonso Vera. His travels of the world and around this city invite us to join in, more in the sense of a search than reaching a destination.

Ida y vuelta / One day trip 52 El acueducto del Padre Tembleque. Padre Tembleque aqueduct. En las cercanías de Ciudad Sahagún,

en el estado de Hidalgo, un evangelizador, nada tembleque, construyó un acueducto de tal envergadura que sería la envidia de los mismísimos romanos /On the outskirts of Ciudad Sahagún, in the state of Hidalgo, a missionary —far from being the temblor his name suggests—, built an aqueduct of such magnitude as to be the envy of the Romans themselves. Director y editor: Gilberto Hernández Santos / ghernandez@detourmexico.com • Director Asociado: Javier Hernández Santos / jhernandez@detourmexico.com • Dirección Creativa: Miguel Ángel Brand Barajas / mabrand@detourmexico.com • Fotografía: a&s photo/graphics, AXON, Danny Hernández, Paulina G. Vallejo, Marcos Betanzos y Yolanda Bravo S. • Auxiliar de diseño: Rocío López • Colaboradores: Gonzalo Herralde, Gabriela Celis Navarro, Adela Valle y Alonso Solís • Traducción: Carole Bullard • Teléfonos: 5211-7939, 5211-5927 y 5553-1641 • Relaciones Públicas: Tere Guerrero Medina / tguerrero@detourmexico.com • Impresión: Impresora Múltiple • Portada: Alameda Central / AXON. deTour Ciudad de México es una publicación mensual de Noósphera Comunicación S. de R.L de C.V., Amsterdam 101, 1er piso, Col. Hipódromo Condesa, Del. Cuauhtémoc, CP 06170, México DF / Año 4, Número 38, Marzo de 2013 / Editor responsable: Gilberto Hernández Santos / Nº de reserva al título en Derechos de Autor: 04-2010-012917045600-102. Certificado de licitud de título y contenido: 14778 / Tiraje certificado por Lloyd International. Nº de Referencia: 10287. Emitidos por la Comisión Calificadora de Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registrado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación. Impreso por Impresora Múltiple. Saratoga 909, Col. Portales, México, DF, www.impresoramultiple.com / Distribución gratuita / El contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de los autores. Todos los derechos reservados, prohibida la reproducción parcial o total, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético con fines comerciales. Editada e impresa en México.

5


dónde hospedarse + dónde comer

HOTELES CENTRO HISTÓRICO

HOTEL NH CENTRO HISTÓRICO / Palma 42 / T. 5130-1850 / Ubicado en el corazón mismo de la ciudad, a unos pasos del Zócalo (plaza principal), de la Catedral Metropolitana y de importantes museos y restaurantes, podrás disfrutar del ambiente único que ofrece el Centro Histórico. www.nh-hotels.com

HOTEL SEVILLA PALACE / Av. Paseo de la Reforma 105 / T. 5705-2800 / www.sevillapalace.com.mx Ubicado en Paseo de la Reforma, a cinco minutos del Centro Histórico; ideal para sus viajes de negocios o vacaciones, ya que a quince minutos a la redonda encontrará museos, centros comerciales, parques, cines, teatros y mucho más. HOTEL RITZ CIUDAD DE MEXICO / Madero 30 / T. 5130-0160. Ubicado en el corazón del Centro Histórico, en la calle peatonal más atractiva. Cuenta con 120 habitaciones modernas y con todos los servicios para una estancia placentera. Te esperamos. www.hotelritz.mx CHAPULTEPEC-POLANCO

FIESTA AMERICANA GRAND CHAPULTEPEC / Ubicado en la zona de Polanco frente al Castillo de Chapultepec, en Mariano Escobedo 756, esq. León Tolstoi, Col. Anzúres, México DF. CP 11590. Tel: 52 (55) 2581-1500 www.fiestamericanagrand.com/es/mx-mexico-city/hotel-grand-chapultepec AEROPUERTO

HOTEL DOUBLETREE BY HILTON MEXICO CITY AIRPORT AREA / Av. Javier Rojo Gómez 630 / T. 5640-0460 Ubicado a tan sólo 15 minutos del Aeropuerto de la Ciudad de México. Llama sin costo al 01 800 838 4991. www.mexicocityairportarea.doubletree.com

RESTAURANTES ZONA ROSA

Restaurante HOTEL NH MÉXICO CITY / Liverpool 155 / T. 5228-9928 / Situado a unos pasos del Ángel de la Independencia, disfruta de nuestra cocina internacional y mexicana. Abierto diariamente de 6:00 a 23:00. Desayuno buffet. Presenta este anuncio y obtén un 25% de descuento. www.nh-hoteles.com.mx/NH-Mexico-City COLONIA PORTALES

Restaurante-Jazz Club EL CONVITE / Ajusco 79 Bis / Portales Sur / El Convite se distingue por sus platos de diseño —como el risotto de huitlacoche y queso de cabra—, su carta de cervezas europeas y artesanales, y por presentar, los fines de semana, a los mejores jazzistas mexicanos. www.elconvite.com.mx


cartelera / events

EXPOSICIONES

8

1 ÉRASE UNA ISLA… PINTURA Y ESCULTURA Hasta abril Lunes a domingo, 10:00 a 17:00 hrs. Reúne alrededor de 15 artistas, en cuya obra confluyen los lenguajes de la postmodernidad artística con la tradición plástica de esta Isla del Caribe, en la que se aprecia el proceso de acriollización que da como resultado una diversidad de formas, discursos y lenguajes, reflejo de la tradición barroca de América Latina. Galería de la SHCP, Guatemala 8 Centro Histórico Entrada libre

3 25 AÑOS RECUPERANDO

2 ORO NEGRO, CA. 1502. ANA MERCEDES HOYOS Hasta marzo Martes a domingo, 10:00 a 17:00 hrs. Explora de forma plástica el comercio de negros de África a América que iniciara en el año de 1502 al introducirse los primeros esclavos en las islas del Caribe, y su influencia cultural en este continente: fue así como esta trascendencia cultural se hizo presente en poblaciones como Brasil, Colombia, Venezuela, México, Centroamérica, Ecuador, Perú, Uruguay y las Guayanas. Museo de Arte de la SHCP Antiguo Palacio del Arzobispado Moneda 4, Centro Histórico Entrada libre

4 X BIENAL MONTERREY FEMSA Hasta junio Martes, 10:00 a 19:30 hrs. Miércoles a domingos, 10:00 a 17:30 hrs. Integrada bajo tres ejes principales: las obras seleccionadas de la décima edición; la muestra Sextanisqatsi: desorden habitable, conformada por once artistas procedentes de nueve países de América Latina, y obras que han obtenido el Premio de Adquisición. Antiguo Colegio de San Ildefonso Justo Sierra 16, Centro Histórico Admisión: $45 Martes: entrada libre Programación sujeta a cambios

NUESTRO PASADO Hasta marzo Martes a domingo, 9:00 a 17:00 hrs. Esta exposición muestra la historia del museo a través de material gráfico diverso, imágenes y objetos, incluidas piezas recien halladas por el equipo del Proyecto Templo Mayor. Museo del Templo Mayor Seminario 8, Centro Histórico Admisión: $47 Estudiantes, maestros, INAPAM, UNAM: $15 Domingo: Entrada libre


5 ROSTROS. PINTURA DE MANUEL DE CISNEROS Hasta el 9 de mayo Lunes a viernes de 9:00 a 17:30 hrs. Conformada por 20 cuadros pintados al óleo, obra reciente de uno de los mejores representantes de la plástica oaxaqueña contemporánea. Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada República de El Salvador 49 Centro Histórico Entrada libre

6 EXPOSICIÓN ESCULTÓRICA LEONORA CARRINGTON Y SUS PERSONAJES FANTÁSTICOS Hasta el 19 de mayo Lunes a domingo, 9:00 a 19:00 hrs. Galería Juan Soriano de la Biblioteca de las Artes, Centro Nacional de las Artes Río Churubusco 79, esq. Calz. de Tlalpan, Col. Country Club Entrada libre 7 RODOLFO MORALES, EL MENSAJE, 1994 Hasta marzo Martes a domingo, 10:00 a 17:00 hrs. Integrada por 270 obras Galería de Palacio Nacional Plaza de la Constitución s/n, Centro Histórico Entrada libre

8 MANUEL RAMOS Hasta el 1 de mayo Martes a domingo, 10:00 a 18:00 hrs. 240 imágenes que dan a conocer las diversas facetas de su obra. Museo de la Ciudad de México Pino Suárez 30, Centro Histórico Admisión: $24 50% a estudiantes y maestros con credencial vigente Miércoles: entrada libre

danza 9 XVII ENCUENTRO INTERNACIONAL, XIII IBEROAMERICANO DE MUJERES EN EL ARTE Jueves 7 y viernes 8, 20:00 hrs. Sábado 9, 19:00 hrs. Domingo 10, 18:00 hrs. Mujeres en el Arte es un grupo de artistas destacadas. Centro Cultural del Bosque, Teatro de la Danza, Reforma y Campo Marte s/n Admisión: $80 10 BALLET FOLKLÓRICO DE MÉXICO DE AMALIA HERNÁNDEZ Domingo 3, 9:30 hrs. Miércoles 6, 20:30 hrs. Domingo 10, 9:30 y 20:30 hrs. Domingo 17, 9:30 hrs. Miércoles 20, 20:30 hrs. Domingo 24, 9:30 y 20:30 hrs. Miércoles 27, 20:30 hrs. Palacio de Bellas Artes, Av. Juárez esq. Eje Central, Centro Admisión: Luneta $937, Anfiteatro $704 y Galería $359

varios 11 CICLO: LEO, LUEGO EXISTO… Domingo 24, 16:00 hrs. Este ciclo de lecturas en voz alta pretende fomentar el gusto y la costumbre por la lectura teniendo como lectores principales a diversos personajes del medio artístico y cultural. Museo de Arte de la SHCP, Antiguo Palacio del Arzobispado, Moneda 4, Centro Histórico Entrada libre 9


música 12 MAMMA MIA! MÚSICA DE ANTONIO VIVALDI LOS INEVITABLES Jueves 21, 19:00 hrs. Emilio Mejía, fagot barroco y director artístico; Iñigo Aguilar, flauta de pico; Yurev Vivero, flauta traversa; Joel Verkaik, oboe barroco; Darío Moreno, violín barroco; Aura Martínez, clavecín. La tempesta di mare, Sonata en trío RV 86, Il gardelino, Sonata en trío RV 96 y La pastorella de Vivaldi Sala Carlos Chávez, Centro Cultural Universitario, Insurgentes 3000 Ciudad Universitaria Entrada libre Programa sujeto a cambios

13 ORQUESTA SINFÓNICA NACIONAL Temporada del 3 de febrero al 23 de junio Viernes 1, 20:00 hrs. Domingo 3, 12:15 hrs. Director huésped y solista: Hansjörg Schellenberger Viernes 8 y 22, 20:00 hrs. Domingo 10 y 24, 12:15 hrs. Director: Carlos Miguel Prieto Viernes 15, 20:00 hrs. Domingo 17, 12:15 hrs. Director huésped: Arild Remmereit Palacio de Bellas Artes, Av. Juárez esq. Eje Central, Centro Admisión: $160, $120 y $80

14 CONCIERTO INTERNACIONAL (RUSIA) Martes 19, 20:30 hrs. piano. Sonata en re mayor de Haydn, Pavana para una infanta difunta de Ravel, Sonata no. 7 de Prokofiev, Berceuse de Chopin y Sonata en si menor de Liszt Sala Nezahualcóyotl, Centro Cultural Universitario, Av. Insurgentes Sur 3000 Ciudad Universitaria Admisión: $150 50% de descuento estudiantes, maestros, ex alumnos y trabajadores de la UNAM, jubilados del ISSSTE, IMSS e INAPAM Programa sujetos a cambios 15 XVI FESTIVAL EUROJAZZ Del 2 al 23 de marzo Viernes, sábados y domingos, 17:00 hrs. Con 10 bandas participantes, incluída la presencia de Michel Schiefel con su propuesta de voz electrónica, y la singular voz de Grazyna Auguscik, hacen que este festival continúe siendo uno de los más vanguardistas del género en este país. Áreas Verdes, Centro Nacional de las Artes Río Churubusco 79, esq. Tlalpan Col. Country Club Entrada libre

16 ORQUESTA SINFÓNICA JUVENIL CARLOS CHÁVEZ TEMPORADA DE CONCIERTOS 2013 Sábados 2, 9, 16 y 23, 13:30 hrs. Domingos 3, 10, 17 y 24, 18:00 hrs. Dirección: Enrique Barrios Auditorio Blas Galindo, Centro Nacional de las Artes, Río Churubusco 79 esq. Tlalpan, Col. Country Club Entrada libre Programación sujeta a cambios


teatro 17 UN CHARCO INÚTIL Hasta el 30 de abril Lunes y martes, 20:00 hrs. Retrata a unos personajes atormentados víctimas de un entorno opresivo, de una sociedad que escarba en el dolor ajeno. Sala Xavier Villaurrutia, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma, esq. Campo Marte s/n, Col. Chapultepec Polanco Admisión: $45 Entrada gratuita a estudiantes con credencial vigente

18 LA MISA DEL GALLO Hasta el 24 de marzo Viernes 1, 8, 15 y 22, 20:00 hrs. Sábados 2, 9, 16 y 23, 19:00 hrs. Domingos 3, 10, 17 y 24, 18:00 hrs. Tres historias convergen y se entrelazan en un México lleno de violencia. Foro de las Artes, Centro Nacional de las Artes, Río Churubusco 79 esq. Tlalpan, Col. Country Club Admisión: $120 19 TRUPUS CALACUS Hasta el 24 de marzo Sábado 2, 9, 16, 23 y 30, 12:00 hrs. Domingos 3, 10, 17, 24 y 31, 12:00 hrs. Lady Lucas y Noni Pelusas se ven afectadas por una experiencia paranormal. Teatro Julio Castillo, Paseo de la Reforma s/n esq. Campo Marte, Col. Chapultepec Polanco Admisión: $80

20 LA EXPLOSIVA Hasta el 24 de marzo Jueves 7, 14 y 21, 20:00 hrs. Viernes 8, 15 y 22, 20:00 hrs. Sábados 9, 16 y 23, 19:00 hrs. Domingos 10, 17 y 24, 18:00 hrs. Cansada de su obesidad, del sometimiento a una rutina de trabajo y una relación amorosa poco satisfactoria, decide hacer un cambio radical en su vida. Foro Antonio López Mancera, Centro Nacional de las Artes, Río Churubusco 79 esq. Tlalpan, Col. Country Club Admisión: $100 21 CONSTRUCTORES DE IMPERIOS O EL SCHUMÜRZ Hasta el 17 de marzo Jueves y viernes, 20:00 hrs. Sábado, 19:00 hrs. Domingos, 18:00 hrs. Al igual que muchas de sus obras de Boris Vian, claramente influidas por el teatro del absurdo, Los constructores de imperios puede mostrarse como una pieza lúdica, cómica y gratuita, aunque, debajo del sin sentido y de los diálogos inconexos, reposan la fatalidad y la angustia. Teatro El Granero, Paseo de la Reforma y Campo Marte, Col. Chapultepec Polanco Admisión: $150

22 EL MALEFICIO Hasta el 17 de marzo Jueves y viernes, 20:00 hrs. Sábados, 19:00 hrs. Domingos, 18:00 hrs. Tres actores en un espacio casi vacío se valen de una silla y una mesita para contarnos esta divertida comedia sobre la brujería, las vecinas y su envidia. Teatro Salvador Novo, Centro Nacional de las Artes, Río Churubusco 79 esq. Tlalpan, Col. Country Club Admisión: $100 11


centro hist贸rico

12


En la Plaza de

Tlaxcoaque Texto/Text: Gonzalo Herralde

Fotografía/Photography: AXON 13


Un templo y una explanada se alegran con pirotecnias de agua y luz, miran en la distancia a la Catedral y comparten orgullos con los monumentos vecinos 14


centro histórico

San Miguel Arcángel

V

oy caminado del Zócalo hacia el sur, por la avenida 20 de Noviembre. La circulación vehicular está coagulada. Opto por mirar los aparadores de las tiendas. Predominan las de ropa, en especial de vestidos de fiesta para dama tan barrocos como las iglesias del rumbo. Llego a Izazaga; más tiendas de ropa, aunque en esta calle predominan las de moda casual y a buen precio.

San Miguel Arcángel es Patrimonio Artístico En una de las esquinas del lado izquierdo, la cúpula y el campanario del templo de San Miguel Arcángel [1] atrapan rebanadas de sol en los mosaicos que los decoran. Me dirijo hacia la plaza del mismo nombre. Desde aquí contemplo los rasgos barrocos de la construcción iniciada en 1690; en ella se instalaría la segunda parroquia fundada en la Nueva España. En el cuerpo superior de la fachada llama mi atención el contraste entre el tezontle costroso, la cantera y la blancura del bello relieve de mármol con la figura del patrono del templo. El interior fue modificado en 1850 y la decoración barroca fue sustituida, con resultados afortunados, por otra de estilo neoclásico. El altar principal es un notable ejemplo del equilibrio formal y la armonía de líneas característicos de este estilo arquitectónico. Entre 15


centro histórico

los tesoros artísticos que guarda, cabe mencionar varios lienzos obra de notables pintores novohispanos, como Pedro Ramírez, Juan Sánchez Salmerón y Juan Correa. A pesar de que el inmueble sufrió modificaciones y daños en distintas épocas, ha logrado conservar gran parte de su esplendor; por lo mismo, en el año de 1932 fue declarado Patrimonio Artístico.

Ho Chi Minh espera en 20 de Noviembre Retomo la caminata por 20 de Noviembre. Una cuadra más adelante, también del lado izquierdo, encuentro una pequeña plaza presidida por un conjunto escultórico en bronce. Un hombre de rostro anguloso, luenga barba y calzado con huaraches se haya sentado frente a una mesa y una pila de papeles. Se trata del "Tío Ho", apelativo afectuoso de Ho Chi Minh [2], "el que ilumina", poeta, político y estratega militar vietnamita, quien condujo las guerras de liberación emprendidas por las fuerzas comunistas de Vietnam del Norte, primero contra Francia y después contra la intervención militar estadounidense. La jardinería que rodea la plaza se mira descuidada y contribuye a que la gente pase por delante sin detenerse. La siguiente cuadra marca la confluencia de la avenida 20 de Noviembre y la Calzada de Tlalpan. Este punto es el acceso sureño al Centro Histórico y funciona como eje que comunica visualmente, hacia el norte, con el Zócalo y la Catedral. Aquí se localiza la Plaza de Tlaxcoaque [3]. Los recuerdos que tenía de este sitio eran de un lugar abandonado y malamente célebre; junto a ella funcionaban instalaciones policiacas y judiciales. En medio de la plaza,

la pequeña capilla barroca de la Concepción [4], construida en el siglo XVII, lucía triste, soportando en soledad el abandono. No recuerdo haber visto nunca feligreses, sólo policías, con y sin uniforme. Sin embargo, habiendo sobrevivido a las afectaciones que en 1934 sufrieron diversos inmuebles —como el Palacio de los Condes de la Cortina, el Hospital de Jesús, el Convento de San Bernardo y la parroquia de San Miguel Arcángel— para dar lugar a la construcción de la avenida 20 de Noviembre, esta capilla parecía tener asegurada la permanencia y quedar a la espera de un milagro que le permitiera salir de la postración. El milagro sucedió el año pasado. Con recursos aportados por el gobierno de Azerbaiyán, y mediante un concurso internacional ganado por un equipo de dos arquitectos italianos y uno mexicano, se puso en marcha el proyecto para la rehabilitación de la capilla, el atrio y terrenos adyacentes.

La Plaza de

Tlaxcoaque funciona

como eje que comunica visualmente con el

Zócalo y la Catedral

16

Convivencia pública y recreación Aunque el resultado no fue el concebido originalmente, la Plaza de Tlaxcoaque hoy es un espacio recuperado para la convivencia pública y la recreación. Una cuadra antes de arribar al sitio observo la transparencia de su espacio y la cortina de agua detrás de la cual se esconde la capilla. Al llegar, atrae mi atención el talud de pasto en el costado izquierdo; inicia a ras de piso y se va alzando hasta coincidir con otro levantado en el costado sur. La finalidad de estas obras no es sólo decorativa. Parado en la plaza, me doy cuenta que el ruido y los autos y camiones que circulan por la calzada de Tlalpan brillan por su ausencia. El aislamiento visual creado


Capilla de la Concepci贸n

Calle de San Jer贸nimo

17


centro histórico

por los taludes, sólo deja ver los edificios de tezontle presentes en el exterior del costado izquierdo y la estructura superior de las edificaciones levantadas en el lado sur como parte de los trabajos de regeneración del barrio. Al voltear hacia los edificios del costado poniente los percibo integrados a la plaza y dotados de una dignidad hasta ahora desconocida. A fin de lograr zonas de permanencia para la recreación y la realización de eventos artísticos, el talud levantado en el borde sur cumple también la función de graderío de un foro al aire libre. En agradecimiento al apoyo de Azerbaiyán, se agregó a la plaza la escultura de una mujer alada; conmemora la matanza de la población azerí de Jodyali, efectuada en el transcurso de la guerra de Nagorno Karabaj sostenida contra los ejércitos armenios y soviéticos.

SAN JERÓ NIMO

1 PARROQUIA DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL

5 DE FEBRER

NEZAHUALCOYO TL

PINO SUÁREZ

MÉDICO MIL ITAR

IZAZAGA

O

ISABEL LA CAT ÓLICA

ANTIGUO CONVENTO DE SAN JERÓNIMO JOSÉ MARÍA

20 DE NO VIEMBRE

5

Los usuarios de la plaza ya no son policías; ahora son vecinos y visitantes como yo. Los niños corren o dan vueltas en bicicleta. No faltan las mascotas con sus amos. En las bancas hay gente disfrutando la pirotecnia líquida de la fuente: transparente de día y multicolor por la noche. Camino por 20 de Noviembre de regreso al Zócalo. Al llegar a la calle de San Jerónimo, me acuerdo de los restaurantes-bares que funcionan en la esquina con la calle de Isabel La Católica. Tomo ese rumbo. A espaldas del antiguo convento de San Jerónimo [5] paso frente al monumento de Sor Juana Inés de la Cruz quien mira de frente el claustro donde pasó la mayor parte de su vida. Mientras termino de recorrer los metros que me separan de una cerveza y algo de comer, me resulta imposible no recordar aquellos versos que dicen: Hombres necios que acusáis…

2 HO CHI MINH

PLAZA TLAXCOAQUE

3 4

SAN ANTO NIO ABAD

DE MIER TLAXCOAQUE

SAN SALVADOR EL VERDE

FRAY SERVAN DO TERESA

ESCUELA

FLAMENCOS

CAPILLA DE LA CONCEPCIÓN CHIMALPOPOCA

LA GUÍA / PLAZA TLAXCOAQUE Templo de San Miguel Arcángel Av. José María Izazaga, esq. 20 de Noviembre Plaza Tlaxcoaque Diagonal 20 de Noviembre s/n Entre Calzada de Tlalpan y 5 de Febrero 18

Capilla de la Concepción Plaza Tlaxcoaque Antiguo Convento de San Jerónimo Av. José María Izazaga 92


Tlaxcoaque Plaza

In Plaza Tlaxcoaque One square and one church rejoice in a dazzling display of water and light, within view of the distant Cathedral, and sharing their pride with neighboring monuments

I

am walking from the main city square, the Zócalo, along the street 20 de Noviembre, where the traffic is jammed tight. I dally to check out the shop windows, mostly full of ladies’ party fashions as baroque as the churches in the area. Then I reach Izazaga Street. More clothing stores, although here the accent is more on casual wear at reasonable prices.

St. Michael the Archangel is an Artistic Heritage At one corner on the left-hand side of the street, the cupola and bell tower of the San Miguel

Arcángel Church catch the sun rays playing on their mosaic-tiled facades. I direct my steps to the like-named square, where I can appreciate the baroque aspects of its construction initiated in 1690. It was here that the second parish church of New Spain was built. In the upper part of the façade my attention is drawn to the contrast between the crusty lava rock, the quarry stone and the stark white marble relief of the church’s patron saint. The interior was modified in 1850, when the baroque décor was successfully replaced with a neoclassic style. The main altar is a fine example 19


Plaza Ho Chi Minh

San Jerónimo Street

of formality balanced with the harmonious lines of this architectural style. Artistic treasures kept here include several canvases by famous neoHispanic painters Pedro Ramírez, Juan Sánchez Salmerón and Juan Correa. Despite suffering damage in different eras and undergoing restorations, the church has managed to retain much of its former splendor, and was declared an Artistic Heritage in 1932.

point, which marks the south entry to the Centro Histórico, there is a clear view to the north of the Zócalo and the Cathedral. And this is where you find Plaza de Tlaxcoaque. My memories of this place were of a derelict and infamous site, with a police station and judicial facilities next door. In the middle of the square, the tiny 17th century baroque Concepción Chapel had looked, sadly, to be the lone survivor in an abandoned square. But having survived the mutations suffered by a number of buildings—such as the Count of Cortina’s home, the Hospital de Jesús, the San Bernardo Convent and the San Miguel Arcángel Parish Church—to make way for the construction of Avenida 20 de Noviembre, this chapel appeared to have its permanence guaranteed, waiting only for a miracle to escape humiliation. The miracle happened last year. With funds provided by the government of Azerbaijan, and after an international contest won by a team of two Italian architects and one Mexican, a project was launched to restore the chapel, its courtyard and adjacent land.

Ho Chi Minh waits on 20 de Noviembre I resume my walk along 20 de Noviembre. One block further on, again on the left hand side, I find a small plaza dominated by a large sculpture in bronze of an angular-faced man with a long beard, wearing sandals and sitting at a table piled with papers. That is Uncle Ho, an affectionate nickname for Ho Chi Minh, “the illuminator,” Vietnamese poet, politician and military strategist, who led the liberation wars undertaken by the communist forces of North Vietnam, first against France, then against the U.S. military invasion. The garden around the square looks neglected and is partly the reason why people stream past without even a momentary pause. In the next block, Avenida 20 de Noviembre intersects with Calzada de Tlalpan. From this 20

Public socializing and recreation Although the outcome was not the original plan, the Plaza de Tlaxcoaque today is an area salvaged for public get-togethers and relaxation.


San Miguel Arcángel church

La Concepción chappel

One block before I arrive there, I notice how unencumbered the square is, and I see a curtain of water shielding the chapel behind it. When I get there I am greeted by a grassy bank to the left that slopes upward from ground level to meet another at the southern end of the square. The purpose of these projects is not purely decorative. Standing in the square I realize that the noise of cars and trucks streaming along the Calzada de Tlalpan is conspicuously absent. The visual insulation created by the grassy banks allows only a view of the lava stone buildings beyond the left side of the square, as well as part of the restoration work in the neighborhood. When I turn to look at the buildings on the west side, I see they meld into the square with a dignity unrecognizable until now. Under the government’s plan to provide permanent recreational venues, the grass bank at the southern end is also designed to serve as bleachers at an outdoor venue for artistic shows. In appreciation for the support of Azerbaijan, the sculpture of a winged woman was added to the square; it commemorates the massacre of the Azeri population of Khojaly during the course of the Nagorno Karabaj war against the Armenian and Soviet armies. No longer a hangout for cops, the square today is a gathering place for local residents and visitors like me. Children run around and ride their bicycles, and people walk their dogs. People sit on the benches to enjoy the liquid technics of the fountain: transparent by day, multicolored by night. I walk back along 20 de Noviembre to the Zócalo. As I come to San Jerónimo Street I suddenly remember the restaurant-bars at the intersection of this street with Bolivar, and my stomach tells me to head for there. Behind the old San Jerónimo convent I pass by the monument to the famous 17th century nun and poet Sor Juana Inés de la Cruz who gazes across at the cloister where she spent most of her life. As I walk the final few yards separating me from a cold beer and something to eat, I can’t help remembering those verses of hers that begin: Foolish men who accuse… 21


corredor sur/south side

O cรณmo ser bella mรกs allรก del tiempo

22


Texto/Text: Alonso Solís Fotografía/Photography: a&s photo/graphics y AXON 23


corredor sur

H

ace ya tres años, que deTour Ciudad de México te llevó a pasear por las calles empedradas del Centro de Tlalpan y a recorrer con mirada curiosa las edificaciones que le dejó la historia. Consideramos que era tiempo de volver a andar esos pasos ¿Porqué no leer nuevamente los balcones adornados con barrotes de hierro y los muros cargados de años para compartir contigo ese aire nostálgico, de belleza y distinción que distinguen a este barrio? Notarás que el paso del tiempo subraya su encanto. Observarás que su rostro no oculta los años acumulados; son líneas de expresión sensuales y atrayentes, contadoras de historias transcurridas en ésta que en los tiempos lacustres fuera “tierra firme” y diera significado al vocablo Tlalpan con el que, por los lejanos años 1500-1200 a.C., sus moradores prehispánicos la bautizaron.

24

a&s photo/graphics

Del Virreinato a los tiempos de Don Profirio Dos ambientes diferenciados definen los usos y la división simbólica del centro de Tlalpan. En la plaza principal y las calles inmediatamente aledañas, percibirás un ambiente festivo e incluso tumultuoso, particularmente los sábados y domingos. Más allá, te adentrarás en un territorio que se hace eco de tus pasos. Contemplarás en las calzadas rectas la linea fronteriza que las divide en una acera al sol y otra a la sombra. Al atardecer, de imprevisto, te envolverá el aliento perfumado de las flores “huele de noche”. Iniciarás tu recorrido sin pensar en contar los pasos porque sabes que todo está cerca.Te irás preguntando sobre los sucesos acumulados entre paredes, patios y ventanas. Empezarás recordando, y si no te lo platico, que Tlalpan fue parte del Marquesado del Valle con el que la Corona española recompensó e invistió con blasones al conquistador Hernán Cortés. La Plaza de la Constitución es un jardín arbolado pródigamente, equipado con bancas y un quiosco parecido a un vigía en forma de caracol; es el ombligo de la población que en el siglo XIX fue capital del Estado de México con el nombre de San Agustín de las Cuevas. En el costado oriente atraerá tu atención la parroquia y ex convento de San Agustín; y lo mismo harán, al sur el edificio delegacional; al poniente, la reja que conduce hacia la Casa Frissac; y en el costado norte, los portales sembrados de mesas y sillas a la espera de parroquianos. Erigido en la segunda mitad del siglo XVI, el templo de San Agustín proyecta la sencillez de su portada por entre los árboles del atrio. La belleza que te sorprenderá está en el interior, arropada por la Capilla de la Virgen del Rosario; entra y tómate tiempo para disfrutar la opulencia barroca del retablo. Procura visitar la sacristía para


a&s photo/graphics

corredor sur

a&s photo/graphics

Capilla del Rosario. SacristĂ­a

Capilla del Rosario

Casa Museo de Tlalpan 25


a&s photo/graphics

Portales

contemplar los detalles arquitectónicos, el mobiliario y las pinturas, particularmente el lienzo alusivo a la Sagrada Familia. Cruzar la plaza en sentido opuesto, te permitirá dar un salto en el tiempo y pasar del Virreinato a los tiempos de Don Porfirio. La Casa Frissac, construida por el rico hacendado de tal apellido, es uno de los ejemplos más notables del estilo ecléctico que, en gran medida, dio carácter al ideal arquitectónico del porfirismo. Después de haber sido propiedad y residencia familiar del presidente Adolfo López Mateos y, más tarde, albergar una escuela, en la actualidad es la sede de la institución que con el nombre del ex rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, impulsa el desarrollo del pensamiento científico en distintos campos y lleva a cabo actividades artísticas y culturales abiertas a vecinos y visitantes. En alguno de tus ires y venires por el Zócalo, haz un alto en el pórtico del edificio delegacional para observar las pinturas murales; la temática narra momentos relevantes de la historia de este pueblo en el que originalmente se asentaron tecpanecas y otomíes.

Dale gusto a tus gustos A la derecha de la entrada al atrio de San Agustín, sobre la misma calle de Madero hallarás dos tradiciones del barrio: las nieves La Nueva Michoacana y, sobre todo, unos pasos adelante, la centenaria cantina La Jaliciense. Parafraseando el slogan del celebérrimo Salón Los Ángeles de la colonia Guerrero, te diré que quien no conoce esta 26


cantina no conoce Tlalpan. Me ahorro la plática sobre el lugar para que seas tú quien lo descubra; ojo, no abre los domingos. Y si te atrae pasar una noche de bohemia, nada mejor que un jueves en Casa Juan, localizada al otro lado de la plaza. Un piano y un intérprete singular van hilando y tensando recuerdos, desencuentros y deseos con la sabrosura única de los boleros. El intérprete de estas noches, es de día cronista de Tlalpan. Además de música, quizás te pueda compartir alguna crónica. Pero regresemos a la calle de Madero. En la esquina con Morelos funciona la Casa Museo de Tlalpan, instalado en una de las típicas mansiones coloniales. Y en la calle Juárez número 15 se localiza la recién rehabilitada Casa del Virrey de Mendoza. En estos sitios, además de ver una interesante exposición, podrás vislumbrar en sus patios, corredores y salones los estilos de vida de la aristocracia virreinal. En el número 13 de la calle de Moneda te espera otro de los ejemplos relevantes de las edificaciones del lugar. Se trata de la Casa de

AXON

a&s photo/graphics

Casa Frissac

Cadena construida en el siglo XVII para albergar un hospicio; después, entre 1829 y 1830, además de funcionar como casa de moneda, se instaló ahí la sede del gobierno del Estado de México del que por entonces, como ya recordamos, Tlalpan era la capital. Una última sugerencia para tu recorrido, sobre todo si vas con niños, es el parque Juana de Asbaje localizado en el poniente de la Plaza de la Constitución. Se trata de un amplio espacio arbolado, equipado con juegos infantiles. Pero, también cuenta con una librería del Fondo de Cultura Económica en la que, además de curiosear libros y, porqué no, comprar alguno, podrás sentarte a disfrutar un sabroso café. Por lo demás, a partir de esta guía traza tu propia ruta, asume la condición del viajero para quien la libertad es el alma de una caminata; la libertad perfecta de pensar, sentir y hacer exactamente lo que quieras. Al finalizar tu jornada caerás en cuenta de que vivir la ciudad es un buen paso para quererla. 27


28


Or how to stay beautiful through time

T

hree years have passed since deTour Ciudad de México took you round the cobbled streets in the center of Tlalpan and sparked your curiosity to explore the buildings history left behind there. So we felt it was time to retrace our steps. Why not take another look at the wrought ironwork of the balconies and walls on which the years weigh heavy, to share with you the distinctive nostalgic atmosphere that pervades this neighborhood? You will notice that the passage of time only enhances its charm. You will see that its face does not hide the time-honored lines of expression that uncover tales of the past. During the time when the Mexico City area was submerged in lakes, this place was terra firma—the meaning of the name Tlalpan, as its pre-Hispanic inhabitants called it in 1500-1200 B.C.

From the colonial to the Porfirian era Two clearly distinct environments define the uses of the area and the symbolic division of the center of Tlalpan. A festive, even rowdy atmosphere pervades the main square and adjacent streets, particularly on Saturdays and Sundays. Outside of that area you will enter a zone where your footsteps echo. You will notice along the straight roads a frontier dividing them into one sidewalk in the sun, the other in the shade. At some point during the early evening, you will be engulfed in the fragrant scent of the tree dubbed “huele de noche.” (nocturnal aroma). As soon as you begin your tour you will forget about keeping track of distance because you know that everything is close by. You will start wondering about the memories piled up between walls, in patios, behind windows. You will start remembering—and if you

29


LA GUÍA / tlalpan

1. Plaza de la Constitución 2. Templo de San Agustín 3. La Jaliciense 4. Casa Museo de Tlalpan 5. Casa Frissac 6. Casa Juan 7. Delegación Tlaplan 8. Parque Juana de Asbaje 9. Casa Virrey de Mendoza

don’t, I’ll remind you—that Tlalpan was part of the Del Valle Marquisate with which the Spanish Crown rewarded the conquistador Hernán Cortés and invested him with honors. The Plaza de la Constitución, a tree-filled garden with benches and a gazebo that looks like spiral-shaped watchtower, is the hub of the community that during the 19th century was the capital of the State of Mexico and went by the name of San Agustín de las Cuevas. On the east side you will see the San Agustín parish church and former convent; on the south side, the precinct office building; on the west side, the railings of the Casa Frissac; and on the north side, tables and chairs beneath the porticos waiting for people to come and sit down. The plain façade of the San Agustín church, built in the latter half of the 16th century, is visible through the trees in the forecourt. Not at all plain, on the other hand, is the interior, where you find the beautiful Chapel of the Rosary Virgin. Do go inside and take a moment to admire the baroque opulence of the altarpiece; also do visit the sacristy to see the architectural detail, the furniture and the paintings, particularly the canvas alluding to the Holy Family. Crossing over to the other side of the square amounts to a leap in time from the Colonial era over to the architecture of the Porfirio Díaz era. The Casa Frissac, built by the wealthy landowner of the same name, is one of the finest examples of the eclectic style that largely defined architectural ideals during the Porfirian presidency. After its ownership and use as a family residence by President Adolfo López Mateos, it later housed a school. Today it is 30


headquarters of the institution bearing the name of former UNAM university dean Javier Barros Sierra, promoting development of scientific thinking in diverse fields, and holding artistic and cultural events open to locals and visitors. In your comings and goings around the main square, do pause in the portico of the precinct office building to look at the murals, whose theme narrates momentous passages of the history of this community that originally consisted of Tecpanec and Otomi settlers.

Let a little of what you fancy be your guide To the right of the entrance to the San Agustin church courtyard, on Madero Street you will find two traditional establishments of the neighborhood: La Nueva Michoacana ice cream parlor and, a few steps away, the time-honored La Jaliciense bar. To paraphrase the slogan of the famous Salón Los Ángeles in the Guerrero neighborhood, I venture to say that if you don’t know this bar, you don’t know Tlalpan. I’ll save you the spiel about the place to let you be the one to discover it. Take note, it is not open on Sundays. And if you feel in the mood for a bohemian evening, you can’t beat a Thursday in Casa Juan, on the other side of the square. A piano and an excellent singer revive memories, breakups and desires in the emotional poetry of bolero songs. The performer during these evenings is by day Tlalpan’s chronicler. In addition to the music he may be able to share a few chronicles with you. But let’s get back to the daytime attractions of Madero Street. At the intersection with Morelos Street is the Tlalpan Museum Home, set up in a typical colonial mansion. Here, besides an interesting exhibition that includes the first telephone used in the area, in the patio you can imagine what the corridors, rooms and lifestyles of the colonial aristocracy were like. At No. 13 on Moneda Street another colonial building awaits you: the Casa de Cadena built in the 17th century as a hospice; later, between 1829 and 1830, besides functioning as a mint, it served as the seat of the State of Mexico government, given that, as mentioned, Tlalpan was the state capital. One last suggestion for your tour, especially with children, is the Juana de Asbaje Park west of the Plaza de la Constitución. The spacious area, full of trees and equipped with children’s games, also has an old house that operates as the Fondo de Cultura Económica bookstore. You can browse through books, perhaps purchase one and sit down to read it over a good cup of coffee. Using this small guide you can trace your own route; after all, freedom of choice makes for a good walk, along with the freedom to think, feel and do exactly what you wish. At the end of the day you will realize that living in the city is to love it; and to love it is to take care of it. 31


corredor sur/south side

Las tres gracias, Miloslav Chlupak

nos invita a conocerla, 32


El sol bípedo, Pierre Székeli

El Ancla, Willi Gutmann

La Olimpiada del 68 nos heredó el corredor escultórico más grande del mundo. Sobrevivió a acciones destructivas y hoy está en franca recuperación Texto/Text: Adela Valle S • Fotografía/Photography: AXON

disfrutarla y conservarla 33


corredor sur

México, José Manuel Subirachs

L

a noche caía sobre Tlatelolco el 2 de octubre de 1968 y la ciudad y un país llamados México se hundían en uno de los episodios más negros de su historia. Paradójicamente, diez días después vivirían, fugazmente, tiempos luminosos. Coincidiendo con la fecha conmemorativa del descubrimiento de América, se inauguraban en la capital mexicana los Juegos de la XIX Olimpiada, los primeros organizados por un país en vías de desarrollo. Fueron los juegos en los que la gimnasta checoslovaca Vera Caslavska enamoró a los mexicanos y después, agradecida, terminó casándose en la Catedral; fue también la Olimpiada en la que los corredores estadounidenses Tommie Smith y John Carlos, ganadores de las medallas de oro y bronce en la prueba de los 200 metros, realizaron el saludo del "poder negro" alzando el puño cubierto con un guante de ese color mientras se entonaba el himno de su país en la ceremonia de premiación. Después de dos semanas de hazañas deportivas, el Presidente del Comité Olímpico Internacional no tuvo empacho en reconocer, durante la ceremonia de clausura, que habían sido los mejores juegos de la historia.

34


corredor sur

Razones tuvo de sobra. Entre otras, contó el hecho de que por primera vez, además de la natural exaltación de las capacidades del cuerpo humano, dieron cabida a la exaltación del espíritu del hombre a través del arte y la cultura. Paralelamente a los juegos deportivos se celebró la llamada Olimpiada Cultural. Semanas antes de la inauguración, algo sucedía a lo largo de 17 kilómetros del Periférico sur. En los camellones laterales, desde San Jerónimo y hasta Viaducto Tlalpan, por donde aun se veían vacas y borregos entre el paisaje de lava creado por el volcán Xitle, se volvió familiar la presencia de cuadrillas de trabajadores. Se les veía esforzarse en levantar gigantescas esculturas. Cobraba cuerpo la Ruta de la Amistad, el proyecto más trascendente generado por la Olimpiada Cultural.

Creación, deterioro y recuperación Se reconoce a Mathías Goeritz la paternidad del mismo, gracias al cual, con la participación de artistas representativos de los cinco continentes se crearía en la Ciudad de México el corredor escultórico más grande del mundo. Las formas y los colores de dieciséis obras instaladas a lo largo de esa artería, más otras tres ubicadas en las explanadas del Palacio de los Deportes, el Estadio Azteca y el de Ciudad Universitaria, enriquecieron la escenografía urbana. La estación número uno, instalada a la altura de San Jerónimo, correspondió a la obra "Señales" de Ángela Gurría (México). Desde ahí, cada kilómetro y medio se fueron alineando las siguientes estaciones-obras: "El ancla" de Willi Gutman (Suiza); "Las tres gracias" de Miroslav Chlupac (Checoslovaquia); "Esferas" de Kioshi Takahashi (Japón); "El sol bípedo" de Pierre Székeli (Hungría); "La torre de los vientos" de Gonzalo Fonseca (Uruguay); "Hombre libre" de Constantino Nivola (Italia); "Janus" de Clement Meadmore (Australia); "Muro articulado" de Herbert Bayer (Austria);

Señales, Ángela Gurría

La torre de los vientos, Gonzalo Fonseca 35


Reloj solar. Grzegorz Kowalski

Puerta al viento. Helen Escobedo

36

Hombre de paz. Constantino Nivola


"Disco solar" de Jacques Moeschal (Bélgica); "Reloj solar" Grzegorz Kowalski; "Estación #9" de Todd Williams (E.U.A.); "Tertulia de gigantes" de Joop J. Beljon (Holanda); "Charamusca africana" de Mohamed Melehi (Marruecos); sin título de Jorge Dubón (México); "Puerta de paz" de Itzhak Danziger (Israel); "Estación #16" de Olivier Seguin (Francia); y "Puerta al viento" de Helen Escobedo (México). Las obras instaladas fuera de la ruta del Periférico fueron: en el Palacio de los Deportes, "La Osa Mayor" de Mathías Goeritz (México); en el Estadio de Ciudad Universitaria, "Hombre corriendo" de Germán Cueto (México); y "El sol rojo" de Alexander Calder (E.U.A.). De esta forma, en un acto sin precedentes, la Ciudad de México incorporó a su patrimonio artístico obras que ejemplificaban las tendencias internacionales presentes en ese momento en la creación de escultura monumental. Sin embargo, muy pronto se puso en evidencia, una vez más, lo vulnerable que es el patrimonio de la ciudad. A partir de la década de los 70, el crecimiento anárquico de la urbe, el vandalismo y la barbarie se ensañaron contra la Ruta de la Amistad. Por si fuera poco, a lo anterior se sumó la negligencia y desinterés de las autoridades y la ciudadanía por defenderla y preservarla. La reciente continuación del segundo piso del Periférico, de San Jerónimo hacia la Glorieta de Vaqueritos, parecía representar la culminación del proceso destructivo. La intervención del Patronato Ruta de la Amistad y de organismos internacionales como World Monuments Fund lograron detenerlo y revertirlo. El Patronato ciudadanizó y emprendió el proyecto de rescatar la Ruta, obra por obra, e impulsar el desarrollo de condiciones que aseguren su conservación. Los resultados están a la vista. Diez de las obras han sido rescatadas. En una siguiente etapa, se trabajará con las restantes. Cabe subrayar que las

obras del segundo piso del Periférico obligaron a reubicar algunas de las esculturas.

Un futuro promisorio… con participación de todos Pero este proyecto tiene metas más amplias y ambiciosas. Está enfocado a la recuperación de los espacios, incluso en su significación ecológica y de sustentabilidad, en los que quedarán finalmente instaladas. Con ello se busca que se conviertan en puntos de encuentro de la comunidad, donde ésta encuentre condiciones para la recreación y el acceso a actividades artísticas y culturales, tal y como ya sucede en "La torre de los vientos". Sin embargo, es necesario que los habitantes de la Ciudad de México desarrollemos un sentido de apropiación e identidad en torno del valor que representa La Ruta de la Amistad. Comencemos por conocerla. No olvidemos que como bien reza el refrán: conocer es amar. De lo contario, estaremos contribuyendo a la amplificación y reproducción de la estética del caos, de la inconformidad estéril y desembocaremos en la narración de una historia de nuestra ciudad hecha a partir de lo que siendo valioso dejó de existir.

Disco solar. Jacques Moeschal

37


Sol rojo. Alexander Calder

The Friendship

Route welcomes us to visit, enjoy and preserve it. The 1968 Olympics left us with the world’s largest gallery of sculptures, which later survived vandalism and is today in full recovery mode. Texto/Text: Adela Valle S • Fotografía/Photography: AXON 38


corredor sur

N

ight fell on Tlatelolco on October 2, 1968 and the city and country called Mexico plunged into one of the darkest episodes of their history. Ironically, ten days later they would experience, albeit fleetingly, contrastingly bright times. The 19th Olympic Games, the first to be organized by a developing country, opened in the Mexican capital on the date that commemorates the discovery of America. Those were the games when the Czechoslovakian gymnast Vera Caslavska fell in love with Mexicans and their hospitality and later showed her gratitude by celebrating her marriage in our city’s Cathedral. It was also the Olympics when United States sprinters Tommie Smith and John Carlos, gold and bronze medalists in the 200 meters, raised black-gloved fists in the Black Power salute while their national anthem was played at the awards ceremony. After two weeks of sporting achievements, the president of the International Olympic Committee recognized outright, during the closing ceremony, that they had been the best games ever. Reasons abounded. One of them was the fact that for the first time ever, in addition to the natural tribute to the prowess of the human body, space was given to a tribute to the human spirit through art and culture. Namely, in the form of a side event called the Cultural Olympiad. Weeks before the inauguration, things started happening along the 17 kilometers of the south bypass road (Periférico Sur). Along both sides, from San Jerónimo to Viaducto Tlalpan, where cows and sheep were still a familiar sight on the lava landscape left by the Xitle volcano, work crews appeared on the scene to heave gigantic sculptures up into position. And so it was that the Friendship Route, the most transcendental project of the Cultural Olympiad, began to take shape.

Tertulia de gigantes. Joop J. Beljon

Esferas. Kioshi Takahashi

39


Creation, deterioration and recuperation Mathías Goeritz is credited with the project. Thanks to him, and the participation of artists representing the five continents, the world’s largest gallery of sculptures was created in Mexico City. The shapes and colors of sixteen pieces placed along this trunk road, plus another three on the concourses at Palacio de los Deportes (Sports Palace), the Aztec Stadium and the University Campus, embellished the urban scene. The first one, placed at the San Jerónimo exit, is Señales (Signs) by Ángela Gurría (Mexico). Then, every one and a half kilometers, and one by one, are the following sculptures: El Ancla (The Anchor) by Willi Gutman (Switzerland); Las Tres Gracias (The Three Graces) by Miroslav Chlupac (Czechoslovakia); Esferas (Spheres) by Koshi Takahashi (Japan); El Sol Bípédo (The Biped Sun) by Pierre Székeli (Hungary); La Torre de los Vientos (Tower of the Winds) by Gonzalo Fonseca (Uruguay); Hombre Libre (Free Man) by Constantino Nivola (Italy); Janus by Clement Meadmore (Australia); Muro Articulado (Jointed Wall) by Herbert Bayer (Austria); Disco Solar (Solar Disk) by Jacques Moeschal (Belgium); untitled by Todd Williams (U.S.A.); Charamusca Africana (African Taffy Twist) by Mohamed Melehi (Morocco); untitled by Jorge Dubón (Mexico); Puerta de Paz (Gateway to Peace) by Itzhak Danziger (Israel); Estación #16 (Station # 16) by Olivier Seguin (France); and Puerta al Viento (Gateway to the Wind) by Helen Escobedo (Mexico). Sculptures placed outside of the Periférico loop were: La Osa Mayor (The Great Bear) by Mathías Goeritiz (Mexico), at the Palacio de los Deportes; Hombre Corriendo (Running Man) by Germán Cueto (Mexico) and El Sol Rojo (The Red Sun) by Alexander Calder (U.S.A.), both at the University Stadium. 40


Muro articulado. Herbert Bayer

Charamusca africana. Mohamed Melehi

So in a single unprecedented act, Mexico City added to its artistic heritage pieces representative of international trends of the time for the creation of monumental sculpture. However, it soon became evident, once again, how vulnerable city treasures can be. As of the 1970s, the uncontrolled city sprawl, vandalism and barbaric acts sabotaged the Friendship Route. On top of that, authorities and citizens alike showed negligence and disinterest in defending and preserving it. The final straw in the destructive process appeared to be the recent project to continue the upper level of the Periférico bypass. But then intervention by the Friendship Route Trust and international organizations like the World Monuments Fund managed to stop and reverse the process. The Trust took on the project of salvaging the Route, sculpture by sculpture, and pushing for conditions that will ensure its preservation. The results are there for all to see. Ten of the sculptures have been rescued, and the rest will be salvaged in a second stage. The Periférico upper-level project did, however, force some of the sculptures to be relocated.

A promising future… with everyone’s help But this project has more comprehensive and ambitious goals, focusing on the recovery of the areas—including their ecological significance and sustainability—where the sculptures will finally end up. The idea is for them to become a community rendezvous for relaxation and artistic and cultural events, as is already the case at the Torre de los Vientos. However, we residents of Mexico City must develop a sense of identity and ownership of the value of the Friendship Route. Let us not forget the old saying: to see it is to love it. Let’s start by getting to know it. If we don’t, we shall be contributing to spreading aesthetics of chaos and sterile dissent, and the outcome would be a tale of our city that begins with valuable things ceasing to exist. 41


voces de la ciudad /city voices

Un viajero llamado

PATA PERRO La finalidad de toda exploración es volver a casa y mirarla como si fuera la primera vez

Marcel Proust, citado por Pata de Perro, viajero profesional, conductor del programa radiofónico Viajantes (Horizonte 107.9 FM) y columnista en el periódico Reforma

Entrevista/Interview: Gilberto Hernández S. Fotografía/Photography: Paulina G. Vallejo, a&s photographics, Danny Hernández y AXON

42


43


voces de la ciudad

E

n un hostal de Australia encontró a su Virgilio1, un irlandés de padres lecheros, quien lo guió, no por el infierno y el purgatorio, sino por el aprendizaje de "ciertas reglas de etiqueta que poseen los viajeros". Las sumó a la mochila y al termo, su patrimonio del momento, y se convirtió en un moderno Don Quijote enfrentado al reto de "adaptar la vida al camino". En México llamamos "pata de perro" a quienes les resulta irresistible la tentación del viaje y, sin que les importe el rumbo, se lanzan al camino. Pata de Perro, así reza la tarjeta de presentación de nuestro entrevistado; pero, aclara, ironizando consigo mismo, algunos lo conocen como Alonso Vera Cantú.

De cómo el destino lo alcanzó Declara haber nacido en la "hermana República de las Américas" y haber vivido sus primeros años en un pequeño territorio de ella: la calle de Río Danubio, cuyo curso atraviesa la colonia Cuauhtémoc. Allí estuvo el hogar de la familia. Hasta el 85. "El terremoto nos dejó sin casa, nos quedamos como gitanos". Herida, surcada por cicatrices, la ciudad empujó a la familia Vera Cantú a mudarse, primero a casa de la abuela en las Lomas de Chapultepec, y luego a los rumbos de Cuajimalpa. Aquí transcurrió la siguiente etapa de su vida. "Era un mundo medio rural, medio urbano, rodeado de barrancas; a los siete años las exploraba solito; veía pericos, venados y todo tipo de perros callejeros que me adoptaron como amigo". Pata de Perro va jalando el hilo de los recuerdos de la infancia; subraya aquellos asociados al disfrute de la buena mesa. "Podía faltarnos agua caliente, pero nunca una buena comida". La explicación está en una circunstancia específica de su padre: perdió el oído a los cinco años. "Careciendo de este sentido, su gusto y olfato se desarrollaron de forma increíble. Fue así que cada comida en la familia era siempre un evento único". Por este camino llegó a sus primeros descubrimientos de la ciudad. "Recuerdo a un italiano que tenía una heladería a unas cuadras de la casa, en ese lugar descubrí el auténtico gelato; nada más emocionante que encaminarme hacia allá". También de la mano de la gastronomía se acercó al Centro Histórico. En compañía de la familia comenzó a disfrutar restaurantes que, como el ya desaparecido Prendes, gozaban del prestigio que es

1

En la obra de Dante Alighieri, La Divina Comedia, Virgilio fue el guía del autor a través

del infierno y del purgatorio. 44


Paulina G. Vallejo

Paulina G. Vallejo

Paulina G. Vallejo

voces de la ciudad

Casa Lamm

Colonia Roma

45


voces de la ciudad

Centro Histórico

ajeno a las modas y se justifica con cada platillo preparado según los cánones. Cuando tuvo que decidir su futuro universitario eligió a la UNAM para estudiar medicina. Pero vino la huelga que paralizó durante meses a la institución. Esta circunstancia fue para Alonso destino. Como personaje de Kerouac, se puso sobre el camino para ir en busca, si no de la inalcanzable verdad, al menos de la reflexión sobre la existencia. "Alguna vez un maestro me había dicho que si querías viajar tenías que ser monje o millonario, y como esto último no era mi caso, opté por la vida monástica; acabe en Inglaterra, en un monasterio benedictino localizado a tres horas de Londres". Desde entonces no ha parado de girar por el mundo, ocupándose en cualquier oficio. Fue buzo en Australia, médico brujo en el sudeste asiático, monje budista en Thailandia y músico callejero en decenas de ciudades alrededor del mundo.

Redescubrir la ciudad Después de muchos años fuera, por razones familiares tuvo que regresar a México. "Me vi en un espacio que me era ajeno, pero que era mi casa. Me rencontré con la Ciudad de México y quedé 46


Danny Hernテ。ndez

voces de la ciudad

San テ]gel

Paulina G. Vallejo

Coyoacテ。n

a&s photo/graphics

AXON

Colonia Roma

Centro Histテウrico 47


voces de la ciudad

a&s photo/graphics

Coyoacán

Plaza Río de Janeiro, colonia Roma 48

fascinado. De inmediato empecé a descubrir lugares y a conversar con la ciudad. Trataba de llenar los espacios en blanco y recuperar vivencias de antaño, como las visitas a las momias en el convento de San Angel o al brazo de Obregón en su mausoleo de Chimalistac". Se asentó en la colonia Roma, porque para él es una especie de Shangri-la y conjuga todo lo que le gusta del mundo. "Me encontré con un lugar extraordinario, con rasgos de decadencia y abandono, pero también con una maravillosa historia de 110 años, cargada de influencias europeas y marcada por la huella de generaciones de artistas; me sedujo con sus cantos de sirena". El Centro Histórico es un lugar al que regresa una y otra vez. Le resulta, siempre, insuficientemente explorado; le parece extraordinario ver en el Zócalo, como en ningún otro lugar del mundo, tres culturas conviviendo en un mismo espacio-tiempo; le fascinan los comercios y los oficios centenarios, los ruidos y voces, los cafés y las dulcerías multicolores. Coyoacán es otro barrio que le parece estimulante por su configuración, la riqueza de su vida cultural y porque le permite visualizar la época Colonial. Incluso, aquí instaló su primera oficina. Camina, usa el transporte público, viaja en bicicleta. Explora los terrenos de la buena cocina: en la Roma se le ve por el Roseta y el Máximo, y en San Angel visita La Trattoria de la Casa Nova "donde preparan la vera pizza napolitana". Gusta de compartir el espacio con la gente y disfrutar las conversaciones de quienes están cerca de la calle. No le queda ninguna duda de que "tendríamos mejor gobierno si los servidores públicos caminaran y pulsaran en la calle lo que le preocupa a la gente". De cara al futuro, confía en la memoria histórica del espacio fundacional de la Gran Tenochtitlán. Cree que su magia permanece latente bajo el asfalto y funciona como una especie de red que protege a la Ciudad de México de las locuras que en su contra hacemos. Y sostiene que México-Tenochtitlán es eterna.


Paulina G. Vallejo

A traveler called PATA PERRO The real voyage of discovery is returning home and seeing it with new eyes Marcel Proust, paraphrased by Pata de Perro, professional traveler, host of the radio program Viajantes (Horizonte 107.9 FM), and columnist for the daily newspaper Reforma

I

n a hostel in Australia he found his Virgil1, an Irish milkman’s son, who guided him, not through purgatory and inferno, but through a learning process of “certain rules of etiquette for travelers.” So, packing them together with knapsack and thermos flask—his worldly wealth of the moment—, he took on the role of a modern-day Don Quixote, rising to the challenge of “adapting life to fit the road.” 1 The Roman poet Virgil guides Dante Alighieri through Hell and Purgatory in his epic poem Divine Comedy.

49


In Mexico we refer to people who irresistibly succumb to the temptation to travel, no matter the destination, as “pata de perro” (literally, dog leg). However, Pata de Perro—as our interviewee’s business card introduces him—clarifies, a touch ironically, that a few people also know him as Alonso Vera Cantú.

How destiny caught up with him

50 50

Centro Histórico

a&s photo/graphics

He says he was born in the “Sister Republic of the Americas” and spent his early years in a tiny portion of it: the street Río Danubio, which runs through the Cuauhtémoc neighborhood. That’s where the family home was. Until 1985. “Then the earthquake left us homeless, like gypsies.” The embattled, scarred city forced the Vera Cantú family to move, first to his grandmother’s house in Lomas de Chapultepec, then to the Cuajimalpa region, whence began the second stage of his life. “It was a semi-rural, semi-urban area surrounded by ravines. At age seven I used to explore them by myself, running into parrots, deer and all kinds of stray dogs which adopted me as their friend.” Pata de Perro unravels the threads of childhood memories, emphasizing those associated with good meals. “We might have been short of hot water, but never of good food.” He puts that down to a specific quirk of his father, who became deaf at age five. “With no sense of hearing, his taste buds and sense of smell developed to an incredible degree. So every meal with the family was always a unique event.” Along those lines were his first discoveries of the city. “I remember an Italian who had an ice cream parlor a few blocks from the house; that’s where I found the authentic gelato. Nothing was more thrilling than an outing there.” Food was what also took him to the Centro Histórico where, in the company of his family, he began to enjoy restaurants like the now defunct Prendes, whose prestige depended not on passing fads but on high culinary standards for every dish. When the time came to decide his university future, he chose the Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) to study Medicine. But a strike that paralyzed the institution for months reshaped Alonso’s destiny. Like a Kerouac character, he set out in search of, if not the unreachable truth, at least existential reflection. “A teacher once told me that if you want to travel you must be either monk or millionaire, and since the latter was not my case, I chose the monastic life. I ended up in England in a Benedictine monastery three hours from London.” Ever since then, he has never stopped traveling the


AXON

world, taking on any job or trade. In Australia he was a diver, in southeast Asia a witchdoctor, in Thailand a Buddhist monk, and in dozens of other cities around the world, a street musician.

Paulina G. Vallejo

Rediscovering the city

Sagrada Familia church Roma neighborhood

Coyoacán

After many years abroad, family reasons compelled him to return to Mexico. “I found myself in a place alien to me, yet it was my home. I found myself once more in Mexico City and I was fascinated. I immediately began discovering places and conversing with the city. I attempted to fill in the blanks and recover past experiences, like visits to the mummies in the San Angel convent or to see the arm of Álvaro Obregón in his mausoleum in Chimalistac.” He settled in the Roma neighborhood because he feels it is a sort of Shangri-la and combines all that he loves in the world. “What I found was an extraordinary place with signs of decay and neglect, but also with a wonderful 110-year-old history, full of European influences and the imprint of generations of artists. It seduced me with its siren songs.” The Centro Histórico is somewhere he returns to time and time again. He cannot seem to explore it enough, saying how extraordinary it is to see how, in the main square, the Zócalo, unlike anywhere else in the world, three cultures coexist in the same space and time. He is fascinated by the shops and hundredyear-old trades, the noises, the chatter, the cafés and the colorful candy stores. Coyoacán is another neighborhood he finds stimulating, for its layout, rich cultural heritage and because it allows him to visualize the colonial era. This is where he opened his first office. He moves around either on foot, on public transportation or by bicycle, exploring good restaurants: in the Roma neighborhood he can be seen in the Rosetta Restaurant and the Máximo Bistrot; and in San Angel he visits La Trattoria de la Casa Nova “where they make the true pizza napolitana.” He likes to share these places with others and enjoys listening to people’s conversations on the street. He is sure that “we would have a better government if civil servants walked around the streets and got a feel for what concerns the population.” Looking ahead, he trusts the historic memory of the site where the Great Tenochtitlan was built. He believes its magic remains dormant beneath the asphalt and functions as a sort of network that protects Mexico City from all the crazy things we do to it. Mexico City-Tenochtitlan, he claims, is eternal, “and will eclipse us all.” 51


Marcos Betanzos

de ida y vuelta / one day trip

52

Acueducto de Zempoala


Un acueducto y conventos por

los rumbos de Ciudad Sahagún Muchos lugares cercanos al Distrito Federal son joyas escondidas, pareciera complicado llegar; pero cuando se está allí, la conclusión es que el esfuerzo valió la pena Texto/Text: Gabriela Celis Navarro Fotografía/Photography: Marcos Betanzos y Yolanda Bravo S.

L

os grandes constructores de acueductos fueron los antiguos romanos. Aún quedan vestigios de estas obras en muchas ciudades europeas; sin embargo, pocos saben que en el estado de Hidalgo se localizan testimonios de uno de los más importantes construidos en México durante el Virreinato: la arquería del Padre Tembleque, también conocido como Acueducto de Zempoala [1], el cual por cierto, ha sido propuesto para ser incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad. Si se toma la ruta correcta, llegar es fácil: tome por la autopista México-Pachuca hacia Teotihuacán y continúe por la carretera 132D con rumbo a Tulancingo hasta el cruce con la carretera Pachuca-Ciudad Sahagún; tome allí a la derecha hacia esta última población y aproximadamente 5 kilómetros adelante encontrará también a su derecha la desviación a San Francisco Tepeyahualco y ¡ojo! a poco más de un kilómetro se topará con una “Y” (bifurcación), donde tomará hacia su izquierda y se 53


DE IDA Y VUELTA

encontrará con un camino de terracería que quizás le hará sentirse en medio de la nada; ¡anímese! en breve habrá llegado a su destino: levante la mirada hacia el horizonte para que la impresionante arcada construida en el siglo XVI le indique el camino a seguir a través de un paisaje de magueyes, nopales, tierra y clima semidesértico.

La última vez que estuve en ese prodigio de la ingeniería hidráulica cercano al pueblo de Zempoala, una amiga que nos acompañaba dijo en tono de broma: “Curioso el apellido del fraile Francisco de Tembleque; se escucha como “tembeleque”. Sí; es curioso el apellido porque si hay algo que no tienen los arcos del acueducto, es que sean “tembeleques”. Sabemos que fue el emperador Claudio quien ordenó construir en la época imperial, una de las más grandes obras de la ingeniería de la antigüedad, el acueducto conocido como Aqua Claudia. Sin embargo, poco se sabe de ese fraile español, que calzado con sandalias viejas, vestido con un sayal y ayudado por un grupo de personas, logró erigir uno de los acueductos más importantes de la Nueva España. El historiador George Kubler, a quien debemos el libro titulado Arquitectura mexicana del siglo XVI, da cuenta de este personaje que logró llevar agua a una zona yerma de los actuales estados de Hidalgo y del Estado de México. Kubler menciona que Tembleque fue de los pocos frailes constructores: “Construyó el acueducto de Zempoala a Otumba, que llevaba el agua a lo largo de 45 km sobre una estructura de ciento cincuenta y seis arcos de sorprendentes proporciones”. Este trabajo lo realizó el padre apoyado por el maestro en cantería Juan Correa de Agüero y su gente, entre 1541 y 1557. Parte del acueducto, al igual que los romanos, fue hecho a flor de tierra mientras que otras secciones se construyeron subterráneas, cruzando montañas y cerros. La arquería mayor —que es la que podemos observar— cuenta con 68 arcos, el más alto tiene poco más de 37 metros. Cabe decir que otra parte del acueducto se encuentra en las inmediaciones de la Hacienda de Tecajete.

Martin Schaeffer

¿Quién fue el Padre Tembleque?

Ya que anda por el rumbo, no deje de visitar los conventos de Zempoala [2] y Tepeapulco [3]. Ambas construcciones cuentan con los elementos típicos de la arquitectura conventual del XVI: atrio, templo, arquería, portal de peregrinos, claustro, huerto, celdas, refectorio, etc. El de Zempoala destaca por la bóveda de crucería de su nave, reminiscencia del estilo gótico que los evangelizadores traían en mente, porque sabían que estructuralmente era confiable. Al entrar al templo levante la vista para observar las decenas de nervaduras que, como venas del cuerpo humano, han ayudado a que esa iglesia siga en pie. 54

Yolanda Bravo

Los ex conventos de Zempoala y Tepeapulco


DE IDA Y VUELTA

Convento de Zempoala

Marcos Betanzos

Tepeapulco

Acueducto de Zempoala

55


Fueron los agustinos quienes iniciaron la construcción del convento y parroquia de Todos los Santos de Zempoala. Para 1585 el edificio ya se encontraba terminado. Aunque en estado ruinoso, aún se conserva la capilla abierta —con su planta en forma de trapecio— a un costado del templo. Visitar este lugar es poder sentir el espíritu predicador de la época ya que el poblado es realmente pequeño. Por el contrario, el cercano asentamiento de Tepeapulco —cuya cabecera municipal es Ciudad Sahagún— resulta un lugar bullicioso. De este lugar destacan el convento y parroquia levantados por los franciscanos; cabe subrayar que en este sitio habitó un importante personaje: fray Bernardino de Sahagún, quien, según se lee en la placa resguardada al interior del ex convento, ahí realizó la investigación y organizó sus apuntes para redactar una de las obras cumbre del indigenismo novohispano del siglo XVI, la Historia General de la Cosas de la Nueva España. Por cierto, también dentro del pueblo puede visitar una caja de agua construida por los franciscanos en el siglo XVI.

Convento de Zempoala

Yolanda Bravo

DE IDA Y VUELTA

Acueducto de Zempoala

Dos son las opciones para comer en este paseo por zonas poco frecuentadas de Hidalgo: una es preparar unas buenas viandas en casa; visitar los dos ex conventos y después, tener un magnífico día de campo entre las sombras de la arcada construida por el padre Tembleque. La otra opción: escoger alguno de los varios locales existentes en Tepeapulco para degustar una deliciosa barbacoa de borrego o de pollo o mixiotes de carnero y, si es temporada, saborear los delicados escamoles, típicos de la región. 56

Yolanda Bravo

Itacate o comida lugareña


Marcos Betanzos

Convent of Zempoala

An aqueduct and convents neighboring Ciudad Sahagún A lot of locations nearby the Federal District are hidden jewels: it might seem that reaching them is a complicated task, but once the visitor arrives there the general consensus is that the journey was well worth the effort

T

he ancient romans were the greatest aqueduct builders. Vestiges of these great works can still be found in many european cities; nevertheless, few know that in the state of Hidalgo, one can bear witness to one of the most important ever built in México during the Viceroyalty: the archway of Padre Tembleque, also known as Acueducto de Zempoala [1] which, by the way, has been proposed for inclusion in the World Heritage Site list. If the correct route is taken, getting there is easy: follow the México-Pachuca highway bound for Teotihuacán and continue down the 132D freeway bound to Tulancingo until you reach the Pachuca-Ciudad Sahagún crossroads; turn right there towards this town and approximately 5 kilometers ahead and to your right again, you’ll find the detour to San Francisco Tepeyahualco and careful! A little over a kilometer you’ll 57


reach a “Y” (intersection). There’, you’ll have to turn left and will come to a dirt road that might, just might, make you feel in the middle of nowhere. Cheer up! You are within minutes of arriving to your destination: fix your eyes in the horizon so the impressive archway built during the 16th century point you to the way you need to follow through a landscape full of maguey and nopal plants, dust and with a semi-arid climate.

Who was Father Tembleque? The last time I visited this prodigious show of hydraulic engineering near the town of Zempoala, an accompanying friend noted in a joking tone: “curious surname of friar Francisco de Tembleque; sound like “tembeleque (shaky).” Yes, it indeed is a curious surname because if anything, the aqueduct’s arches are anything but “shaky”. We know that it was Emperor Claudius who ordered the construction of one of the biggest works of antiquity during the Imperial Roman era: the aqueduct known as Aqua Claudia. Yet, little is known about the spanish friar who wearing old sandals and wearing an old habit, and helped by a handful of people, was able to erect one of the most important aqueducts in all of New Spain. Historian George Kubler, to whom we owe the book titled Arquitectura mexicana del siglo XVI (Mexican Architecture of the 16th century), accounts for this personage who was able to bring water to an arid zone located in the modern states of Hidalgo and Estado de México. Kubler mentions that Tembleque was one of the few mason-friars: “(He) built the aqueduct to run from Zempoala to Otumba and which carried water through out 45 km on a structure which had 156 arches of breathtaking dimensions.” The religious man completed this work with the support of the master stoneworker Juan Correa de Agüero and his people, between the years 1541 and 1557. Part of the aqueduct, same as with the romans, was made on shallow earth while some sections were built to be subterranean as they crossed mountains and hills. The major archways—that which e can actually see—has 68 arches 58


Yolanda Bravo

Acueduct of Zempoala

and the tallest one has a height a few inches over 37 meters. It must be noted that another part of the aqueduct is located near the limits of the Tecajete Hacienda.

The Zempoala and Tepeapulco ex-convents Seeing hat you are in the vicinity, don’t forget to visit the convents of Zempoala [2] and Tepeapulco [3]. Both constructions have elements typical to the convent architecture from the 16th century such as: atrium, temple, archways, a pilgrims’ portal, cloister, orchard, cells, refectory, etc. That of Zempoala stands out for its main nave’s groin vault, reminiscent of the gothic style that the missionaries had so deeply ingrained in their minds—because they knew it to be reliable. Upon entering the temple, raise your eyes to observe the scores of ribs that, like veins in the human body, have helped in keeping the church standing to this very day. It was the augustins who started the convent’s construction and the Parroquia de Todos

los Santos de Zempoala. It was on 1585 that the edifice was finally finished. Even when its state is one of ruinous disrepair, it still preserves the open chapel—with its floor shaped like a trapezoid—to one side of the temple. Visiting this place allows one to feel the preachers’ spirit from that age as it truly is a very small town. Quite the contrary, the nearby settlement of Tepeapulco—part of the Ciudad Sahagún municipality—turns out to be quite a busy place. Here it is the convent and church that stand out, built by the franciscan order; it must be noted that this place was the residence o fan important figure: friar Bernardino de Sahagún, who according to what is written on a plaque inside the ex-convent, worked there in his research and organized his reports in order to write one of the masterpieces of the 16th century novo-hispanic indigenism: Historia General de las Cosas de la Nueva España (General History of the things of New Spain). By the way, while on the town you can also visit a “water box” also built by the franciscans during the 16th century.

Itacate* or regional food There are two culinary options while on this journey down the less traveled roads in the state of Hidalgo: one is to prepare a few good dishes at home, then visit the two former convents and after a great day outdoors, have a picnic under the shade provides by archway built by Father Tembleque. The other option: pick one of the various locales existing in Tepeapulco so you can savor a delicious barbacoa de borrego or de pollo (lamb or chicken barbeque made on an earth oven), mixiotes de carnero (ram-meat neatly marinaded and wrapped in the maguey leaf’s outer skin) and, if in season, relish the delicate escamoles (red ant eggs), typical of this region. *Itacate: the typical mexican way to call the lunch brought from home for eating while on a short journey, or the food taken home from a party given away by the party organizers’ as a treat to the guests. 59


metro/subway/ mètre INFORMACIÓN ÚTIL

RED METRO Y TREN LIGERO Lunes a viernes de 5:00 a 24:00 Sábado de 6:00 a 24:00 Domingos y festivos de 7:00 a 24:00 Orientación y sugerencias: 5627-4741 y 5051 60

Monday to Friday from 5:00 to 24:00 hs. Saturday from 6:00 to 24:00 hs Sunday and holidays from 7:00 to 24:00 Information: 5627-4741 and 5627-5051


metrobús INFORMACIÓN ÚTIL

61


deTour Ciudad de México 38 | Marzo 2013  

Por la nueva Plaza de Tlaxcoaque • Tlalpan: su encanto no cambia • Ruta de la Amistad: del 68 al 2013 • Tras las huellas de Pata de Perro •...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you