Page 18

#UnCuartoParaL@sTres por Yosselynn Pinto

Violeta Esta es la historia de mis dos madres: la que me crió y la que me parió. De la que me enseñó a comer y la que me invitó a soñar. Una, la que me educó para ser disciplinada, y la otra, la que me impulso a trabajar por lo que quiero . He vivido honrandolas, cada día, haciendo que se sientan orgullosas, dandoles merito a lo que han hecho de mi. Cuando era pequeña, me gustaban las acuarelas, pero los colores primarios eran los que siempre se agotaban mas rapido. -¿Por qué no pruebas a mezclar?, me animaban. Y así, nacía el verde, el naranja y el violeta, el que más me gustaba. Aún cuando se acabaran los colores, siempre había una manera de que existieran, y por eso las pintaba a ellas con mi color preferido, el que me recordaba a su pintura de uñas o a su labial; quizás a una blusa vaporosa o a un par de tacones. El violeta era mi mundo con ellas y sin ellas. A las dos les digo "mamá"; todavía vivo con ambas y aunque a veces es difícil identificarlas, parece que cuando las llamo, cada una sabe quién es. A veces les hablo por su nombre propio y se sienten ajenas, por lo que continúo con ese juego infantil de mimetizarlas, aún cuando cada una acepta su rol. Ahora , ya mayor, una me ha enseñado a cocinar y la otra a saber con qué hombre no me debo meter;dos cosas tan importantes como fundamentales para una mujer a la que ya se le olvidó pintar. Desde hace un tiempo para acá, soy una paria en mi propia casa. No sé cómo hablar, no sé a quién defender. Soy una sombra que aturde con su silencio. En mi casa ya no hay espacio para los restos de acuarelas de la primaria , solo hay colores primarios que ahora  lo manchan todo. Ya no puedo ser violeta, ahora me toca escojer un color. Vivo con una mamá viuda y una mamá soltera, donde dos partes de mi hogar se desconocen, donde quisiera prender un caucho en la puerta del baño, pero prefiero pedir la bendición.  Vivo en Narnia y en la Ciudad de la Furia, y no me gustan ninguna de las dos, porque desde que tuve que ver a mi mamá de rojo y a mi mamá de azul, se me olvidó pintar. Deseo a volver a ver los colores del lugar de donde vine y en el que creci. A enseñarles a los hijos que quisiera tener, un lienzo en el que no se hagan daño ni se desconozcan. El lugar que con respeto, con amor, con rojo y azul, podamos hacer nuevamente el violeta. Amo a mi mamá,  y a mi mamá,  porque aún cuando tristemente trato de ser gris para no dañarlas, hsn sido mucho más que toda la caja de mis acuarelas. yosselyn@gmail.com @yosselynn @DeTodoUnFoco | Abril 2014 | 18

MarzoAbril2014  

@DeTodoUnFoco - Año 2, Número 3. Marzo / Abril 2014.