Page 1

El Cementerio

de mis sue単os


El Cementerio

de mis sue単os


Diaggo Arias

El Cementerio

de mis sue単os

ANTOLOGIA DE RELATOS


El Cementerio de mis Sueños, Antología de Relatos PRIMERA EDICION, 2012

2012, DESTINO G REVISTA León, México. REGISTRO EN TRAMITE. PROHIBIDO SU REPRODUCCION PARCIAL O TOTAL.


A mi madre y al destino.


“Sentenciados, consumados, desahuciados y olvidados, estamos enterrados tú y yo” “El Cementerio de mis sueños”, I.CANUT, O. GARA, P. SYCET, M. CANUT.


PRESENTACION En el transcurso de 16 ediciones de la revista DESTINO G, se recibieron comentarios respecto a la sección “El Cementerio de mis sueños”, diciendo que les gustaba mucho las historias que ahí se relataban, y se convirtió en la sección quizá más esperada. Unas más afortunadas que otras y sin ningún hilo conductor en todas las entregas, cada relato trata de contar esos sueños que a veces enterramos, unos positivos y unos más que no quisiéramos recordar, y es que más de uno se ha sentido identificado con las historias que se han publicado. Es por eso que a manera de edición especial, hemos decidido desenterrar y resucitar a todos los “Cementerios”, para recopilarlos y presentarlos en esta antología que va desde “El amor en tiempos de Facebook” hasta el “Canto primero: Delirios de autodestrucción”. Estas historias tienen algunos guiños de grandes obras, de canciones, algún reflejo de fantasía y también de realidad, una realidad que a veces ha sido compartida con la de muchos. Además, esto sirve para revisitar gran parte de las grandes fotografías que hemos contado en cada numero. Cavemos nuestra tumba y revisitemos este Cementerio, el Cementerio de mis sueños.

Diaggo Arias


PROLOGO Alguien escribió que la vida es un sueño… Muchas de las veces las personas tratamos de buscarle significado a los sueños, no hay nada que pueda explicarse hablando de sueños, sólo son pinceladas de realidad, la realidad y una pizca de fantasía solamente. Los sueños son una ventana a los más profundos e íntimos secretos del alma. A veces pienso que los sueños son una especie de dialogo interno, algo dentro de nosotros busca comunicarse y decirnos alguna cosa, mostrarnos algo, indicarnos el camino a seguir. Los sueños muchas veces son la respuesta pero hay que tener cuidado porque en otras ocasiones solo son preguntas. Cuando los sueños mueren pueden ser por varias razones pueden morir de inanición porque se les ha dejado de alimentar, pueden morir en el olvido, o de desesperanza. Pero los sueños de este cementerio han sabido morir de la mejor forma, estos sueños han muerto cuando se convirtieron en realidad. Pero también es cierto que algunos de estos sueños murieron solo para convertirse en pesadillas. Sean ustedes bienvenidos a este cementerio donde el autor logra capturar la atención del lector en cada una de sus historias haciéndole sentirse identificado de alguna forma o de otra, quizás porque aquí en esta vida todos soñamos, y a veces en necesario dejar morir algunos sueños para poder avanzar.

…y los sueños, sueños son.

Mario Rojas


UNO

EL AMOR EN TIEMPOS DE FACEBOOK

Hoy al despertar, quince para las diez

,

vi que era tarde para ir a la prepa, y me quede en la cama. En la casa solo estaba yo. Me prepare un café, prendí la compu y me dispuse a escuchar música, la primer canción en reproducirse fue la de Imagine de JhonLenon, y me trajo a la mente a Oswaldo, pus era su favorita y siempre que salíamos Laponia en su auto. A Oswa, como comúnmente le decían lo conocí hace como 4 meses en Facebook. Cuando me mando solicitud rápido acepte, pues en su foto de perfil s veía muy guapo. Aparecía sin camisa y se le marcaba el abdomen, me pareció el mejor d los chicos que había conocido. Comenzamos a platicar por l chat, luego me pidió mi número de teléfono y empezó a llamar todos los días, me contaba que iba en la universidad del Este y estudiaba Psicología, vivía solo en un departamento cerca del Parque Central


Un viernes me llamo a media tarde para invitarme a salir, al principio me emocione, pero luego me entro los nervios de que era el primer chavo de Facebook que conocería en persona, trate de arreglarme lo mejor posible, y llegue al Café la Condesa, ahí en una mesa estaba el esperándome, irradabiaba una sensación como de luz, se veía mucho más guapo y sexi en persona. Corrí a la mesa y lo salude, su sonrisa era encantadora y su tono de voz más varonil, vestía muy sofisticado que parcia que lo habían sacado de una revista. Yo parecía como drogado de lo emocionado que estaba y he de confesarles que desde ese momento quede flechado. Platicamos de todo, de su familia, su escuela, y me pregunto que como un chico tan guapo no tenia novio, lo mismo le dije yo, a lo que me respondió que estaba soltero porque estaba esperando conocerme, me sonroje como no tienen idea y el burlándose de mí, hasta que llego la mesera y nos dijo que ya era hora de cerrar, ¡ya eran las 12 de la noche! Y así, iniciamos a salir todos los días, yo era muy feliz, me sentía como en un sueño hecho realidad. No dormía por las noches de pensar en el, y platicar por el Chat. Había veces que prendía su webcam y se quitaba la camisa quedando solo en bóxer… me prendía cañón, yo nunca me anime a desnudarme frente a la cámara. Entonces me daba cuenta de que empezaba a sentir algo mas, poco después de un mes de que nos conocimos, me invito a cenar a su departamento, era hasta el quinto piso, estaba muy bien decorado y muy espacioso, mientras disfrutábamos los alimentos que el había preparado hizo una pausa y dijo que tenía algo para decirme, mi corazón se detuvo y todo se me vino a la mente, respiro profundo y comenzó hablar, recuerdo cada palabra, cada suspiro y cada expresión. “Ha pasado muy poco del tiempo que llevamos saliendo, pero ha sido el suficiente para enamorarme de ti”, yo no creía lo que escuchaba, parecía un sueño, también dijo que era la persona que había esperado y me pidió que fuera su pareja, ¡Sí!, grite emocionado, fue hacia mi silla y me había besado así.


Me llevo a su cuarto y sus besos cobraron más intensidad, nos fuimos despojando una a una de nuestras prendas. La luna se asomaba por la ventana y era cómplice de nuestro romance, realmente estaba muy extasiado y tuve mi mejor momento sexual que hasta entonces había tenido. A la mañana siguiente desperté en su cama, el ya estaba vestido y dijo que me cambiara, que me llevaría a casa, lo note un poco seria y distante quise pensar que su actitud era porque ya era tarde y debía ir a la universidad, nos despedimos despacio y mientras veía su Beetle que a lo lejos se perdía en el horizonte, sentía que me había sacado la lotería. Ya en mi habitación iba a ponerle un pensamiento en su muro de Facebook, pero me lleve la sorpresa de que no lo encontraba, tal vez era problema d la página, así que le mande un mensaje para decirle que no podía entrar a su perfil, me quede esperando hasta la noche y nunca recibí respuesta. Me empecé a angustiar, tal vez le había pasado algo y le llame a su móvil pero me mandaba a buzón. No sabia que hacer, me imagine que le había tenido un accidente o que pasaba algo malo. Estaba en pánico, entonces se conecto tomas Rivas un chavo de la prepa y le conté de lo que me pasaba para ver si me ayudaba. Cuando le mostré la foto de Oswa, me empezó a preguntar lo que había sucedido entre nosotros, le conté todos los detalles de la historia y me dijo algo que me hizo sentir totalmente traicionado, Me platico que Oswaldo tenia pareja, pero tenía una obsesión de conocer chavos y enamorarlos para acostarse con ellos, y cuando lo lograba se borraba de sus vidas. Al principio no lo creía y pensé que era envidia, pero me mando un link del Facebook del novio de Oswaldo y decía que desde 2009 eran novios, empezó a llorar y seguí marcándole, pero jamás volví a saber de él. Todo se puede borrar, eliminar. Pero queda en el imaginario, en el recuerdo.


DOS

EL DIA EN QUE SE FUE LA LUZ

Hoy se fue la luz en mi casa, prendí una vela y tome el diario que había encontrado entre mis cosas viejas el día que limpie mi cuarto. Se escuchaban los relámpagos y el crujir del cielo cuando me puse a leer una página que decía…. Viernes 6 de Octubre 2008 “Hoy mi mama paso por mí a la escuela, nunca lo hace, así que pensé que algo raro estaba pasando. Subí al auto y sin saludar me dijo -date prisa que tienes cita alas 4:00pm con la psicóloga. Yo un tanto extrañado le pregunte que por qué me llevaba con la psicóloga, solo respondió que era por mí bien, para que se me quitaran esas mañas que tenía. Y todo porque ayer en la tarde después de comer me decidí a contarle a mi madre que me gustaban los chicos y que desde hacia unas semanas salía con franco, un chico de mi salón.


Ella se quedo muda y me soltó una cachetada, en dijo que estaba confundido, que Franco se quería aprovechar de mi y que yo debería de casarme con una mujer y tener hijos. Yo me fui llorando a mi cuarto y no Salí, desde siempre le contaba todo a ella y me quemaba por dentro el no poder decirle que estaba enamorado, pero resulto peor. Estuve todo un mes en sesiones con la Psicóloga, que solo me ponía a hablar de mi vida, de lo que hacía y lo que no. Mi mama se hizo muy distante y no me dejaba salir, todos mis amigos salían a la Placita del Truco, donde se juntaban todos los gays de la ciudad. Franco se enojaba mucho por no poder salir con el, y siempre que venía a casa, mi mama lo corría. Hasta que un día me escape a una fiesta con mis amigos de ambiente.”

tos tiempos, cuando empecé a descubrirme, a saber que había más chicos que sentían lo mismo que yo. Y es que era inevitable ver pasar a un chico guapo y quererle gritar lo guapo que estaba o correr a pedirle a su número. En la escuela cuando Franco pasaba por mí, nos gritaban “maricas”, “jotos”, “puñales”, hasta sentía un letrero en la cabeza que decía “GAY”, con Franco solo dure un mes y de los chavos con los que me juntaba yo era el que más había durado con un novio en ese entonces, todos solo una semana o máximo tres. Las fiestas se volvieron más frecuentes y cada vez más chavos que conocía me entera que eran gays, aunque al principio decían que eran bisexuales, que andaban experimentando, pero yo no les creía eso. En mi salón había un niño que parecía niña, pero según tenia novia y andaban por toda la escuela agarrados de la mano y besándose. Y hace poco lo vi en el antro besándose, pero con un hombre.

Después de Esa Fiesta todo cambio, mi mama, Franco y Yo. Hoy cuatro años después veo que fue lo mejor que pude haber hecho, yo no hubiera aguantado soportar aparentar algo Hoy en día hasta le presento los chavos con que no era. Y si batalle con mi mama, pero los que ando a mi mama y me da el visto luego me entendió. Yo no robaba, no cometía bueno, aunque le falla porque a la hora lo algún asesinato, simplemente aceptaba el máximo que duro son seis meses y mis amiamor como era, por que nos enamoramos de gos tres o cuatro meses, que claro ya son las personas y no del sexo que son. otros amigos. DG Me da mucha risa leer lo que escribía en es-


TRES

PUÑALES

Y

a van dos números en los que les cuento mis anécdotas, y no me

he presentado; Me llamo Alejandro y tengo 19 años, estoy por terminar la prepa. Aun no decido por que carrera estudiar, igual me llama la atención la gastronomía, como también todo el arte del diseño de modas.


CUATRO

¿ERES FELIZ?

Hace tres meses Cuando venía en el autobús de regreso a la ciudad vi un espectacular que decía con grandes letras “FELICIDAD”, seguido de una tenue en color pero profunda pregunta “¿Eres Feliz.?”. Y creo que alguien que estaba en mi contra puso ese letrero. Regresaba de haber terminado una relación en la que hubo todo, menos felicidad, el haberme ido a vivir con Pedro sin habernos conocido más, creo que fue lo que lo que detono el absoluto fracaso de nuestro noviazgo. Durante los días siguientes me la pasaba como en otro mundo, sin comer, sin salir, solo pensando en que mi vida no tenía sentido y que tal vez solo era un imán a las rupturas y despedidas. Mi mamá lloraba conmigo, platicaba, mis amigos me hablaban por teléfono, pero no contestaba, me encontraba ausente, fuera de la realidad.


Sentí que todo lo que había hecho en el pasado estaba mal, y aunado a eso deje de comer, de cuidar mi aspecto físico, ya no Salía a ningún lado y todo me molestaba, hasta que un día me pregunte si realmente valía la pena estar así, pero no supe que responderme. Sabía que necesitaba ayuda, pero me daba terror que alguien supiera lo que me sucedía. Lejos estaba de aquel chavo que vivía en las fiestas, en los antros, que todo mundo decía que tenía una luz, ahora solo era soledad. Decidí empezar a salir, pero a otros lugares fuera del ambiente, y me refugie en la Biblioteca Estatal, empezó a ir a leer, a sentarme en los jardines a contemplar el atardecer, cuando hacia viento y las hojas de los árboles. Y me di cuenta que esos pequeños detalles me

los había estado perdiendo por querer encontrar en todos los chavos que conocía, “al amor de mi vida”. Y tal vez algún día llegará pero no puedo detenerme en perderme disfrutar de mi vida, y entonces entendí que todo está en mí, “solo yo tengo la llave que abre y cierra el dolor” y “que los recuerdos son mentiras y que inundan la razón”, o al menos eso escuche en alguna canción de Mecano. Y si uno no es feliz, o no se quiere así mismo, jamás lograra que alguien nos quiera de verdad. Aun me acuerdo de Pedro, pero de otra manera, valoro los momentos buenos y también los malos, para tratar de no volver a hacer lo mismo y decidí que si me vuelvo a ir con alguien a vivir como pareja, debe ser después de un casting y pruebas psicológicas. DG


CINCO

UNIDOS PARA SIEMPRE

En muchas telenovelas, su historia siempre terminaba en bodas, seguido de “Y vi-vieron felices para siempre”, y ese “Para siempre” creo que es ficticio o difícil de encontrar. Yo desde pequeño tuve la idea, la ilusión de casarme, ya un poco más grande, me imaginaba viviendo con mi pareja, yendo de compras a surtir la despensa, haciendo los quehaceres del hogar, acudiendo a fiestas y eventos juntos. He conocido a algunas parejas que aunque no están casadas legalmente, por que en mi ciudad no es posible, hacen celebraciones y actos simbólicos. Recuerdo que la primer boda “Gay” a la que asistí fue en una granja en las afueras de la ciudad, en la invitación que era de un papel muy fino, finalizaba con letras color plata la frase


“Rigurosamente portar Blanco Absoluto”. Fui con varios amigos y la verdad parecíamos palomas o niños que iban a hacer su Primera Comunión. Veo en Flashback y la celebración fue en un enorme jardín, había sillas elegantes acomodadas en media luna, que pronto fueron ocupadas por todos los invitados, y eran de todas las edades, lo que me sorprendió ver señoras de 40 o 50 años besándose, yo solo había visto a mis amigas, también había hombres maduros, con vestimentas blancas unas mas sofisticadas que otras. Hasta adelante, donde estaba una especie de altar, que no era más que un arco adornado de flores azules que contrastaban con lo blanco, estaban unas bancas de madera, y estaban sentados una señora y un señor algo mayores, como de 60 años, y a un metro otra banca pero vacía. Quien hizo la primera aparición fue el primer novio, quien portaba un traje rojo, camino solo por el pequeño pasillo que había en medio del área de las sillas. A posteriori, el segundo novio, quien si vestía de blanco con un ramo de rosas rojas, e iba del brazo de su mama, una señora muy guapa. Ya en el altar los novios se veían radiantes, contrastantes y felices. No hubo sacerdote, juez, ni algún otro ser que oficiara la celebración. Pi-dieron silencio, todos callamos y comenzó a hablar el de traje rojo con las siguientes palabras: “Yo, Eduardo Lara Villegas estoy aquí por mi propia voluntad y por qué así lo decidí, para ante todos ustedes compartir la dicha de que acepto a José Alexis Ruiz como mi pareja, mi esposo…hizo una pausa, para abrazar a Alexis que se soltó en llanto y continuo… y protegerlo de todas las adversidades, en la salud, en la enfermedad y cuidar-lo y respetarlo por el resto de mis días”.

José Alexis dijo lo mismo solo que aceptando a Eduardo, pasaron dos chavas y les entregaron dos anillos que se pusieron los novios, los viejitos de hasta adelante también pasaron y colocaron un lazo entre Eduardo y Alexis. Todos comenzamos a aplaudir, unos lloraban y otros gritaban porras. A mi se me puso la piel chinita y también me dieron ganas de llorar, pero me aguante. Ya en la fiesta supe que los que les habían puesto el lazo eran los abuelitos de Alexis, y en la banca vacía fue puesta para los papas de Eduardo quienes no fueron. Todos celebramos y nos divertimos, bailamos, tomamos, hicieron la víbora de la mar y aventaron el ramo. Y mientras todo eso pasaba yo en mi imaginario, pensaba donde haría mi boda, quienes irían, si mi mamá acepta-ría ir, quienes de mi familia invitaría, aunque lo que más me aterraba era si encontraría con quien casarme. La vez anterior les conté de cuando me fui a Vivir con un chavo, y llego un momento en el que pensé que me casaría con el, pero llegaron los problemas, los engaños, las diferencias. Pero a pesar de eso aun no pierdo la esperanza de llegar a una edad adulta, obvio sin arrugas ni canas, con alguien con quien compartir mi destino. Los chicos de la boda que fui, se cambiaron a Guadalajara a vivir y ya no supe de ellos, hasta que un día Eduardo me agrego en Facebook y me platico que aun seguía con Alexis, estaban por cumplir 5 años juntos y empezaron los tramites para adoptar un hijo. DG


SEIS

QUINCE MINUTOS DE FAMA

E

staba nublado aquel lunes 17 de agosto, las calles aún estaban húme-

das por la lluvia de la noche anterior, aunque todo eso no impidió el que saliera apresuradamente con mi chamarra de cuero con dirección a la Plaza del Sur, pues debía ir a comprar mi Oufti para la fiesta de en la noche. Y es que tenía que ir absolutamente espectacular, el evento era organizado por Irving en su depa, y sus fiestas se caracterizaban por ser muy importantes, cotizadas y muy glamurosas, no cualquiera estaba invitado, o al menos eso era lo que se contaba en el bajo mundo, porque era la primera vez que me invitaban, gracias a que mi amiga Noemí se hizo novia de la mejor amiga de Irving, que en el fondo muy en el fondo me gustaba, así que era matar dos pájaros de un tiro, impresionar a los invitados y agradarle a Irving. Ya en la plaza miraba toda la ropa, me probé miles de cambios y no me agradaba ninguno.


Salí tristemente y recordé que habían dicho que en el Mercado de la Covadonga vendían ropa barata y de muy buen gusto. Yo no quería entrar porque la última vez que fui había un olor muy desagradable, pero mi obsesión por lucir bien me orillo a ir al Mercado. Cuando entre todos los vendedores se me fueron contra mí, poniéndome camisas, pantalones encima de mí, jalándome hacia sus locales e implorándome les comprara. Cuando de repente escuche en el fondo del pasillo unas risas, fije mi mirada y vi que era Jonathan y sus amigos, solo había hablado con ellos por Facebook y Jonathan siempre me invitaba a su casa pero nunca accedí. Sin durar mucho tiempo me rodearon y Jonathan me saludo - Hasta que tengo el honor de saludarte Alejandrito, eres el que más se hace del rogar. Pero ya caerás en mis manos nene, dime ¿iras a la fiesta de Irving o no te invitan? - Que gusto verte Jonathan, claro que estoy invitado a la fiesta, el mismo Irving me invito. - ¿Así que serás su próxima víctima?, porque si sabes que la Irving es una zorra de primera, se ha metido con toda la ciudad. - No creo que el sea como tú, que tu si tienes tu famita y ¡no es muy buena que digamos! - Son los que me envidian, los que me inventan eso, pero tú no querida, tú me caes bien aunque te hagas la mosquita muerta, pero te queda el papel. - Que bueno que caigo bien porque si no, ¿por cierto aquí compran su vestuario? - ¡Jamás querida!, venimos a ver qué es lo que usan las demás, para no caer en sus estilos, nosotros solo vamos a Pontevedra y McFly, ¿tu si te surtes tus garritas de estos locales? - Ya me voy Jonathan, solo vine a inspeccionar que ropa compran ustedes. Me di la media vuelta y Salí del mercado, la verdad me dio mucha tristeza lo que me dijo de Irving, porque la verdad él tenía la fama de eso, y también me dije que yo no tenía ninguna necesidad de que me hablaran de esa forma como lo hizo Jonathan, que solo se fijen por lo que dicen de ti, por cómo vas vestido. Yo me fijo en lo interior así como dicen en las novelas, creo que soy el único en el mundo que no le importa si es conocido entre la socialite, o cuando voy por la calle todos me saluden. Sospecho que yo no nací para tener esa fama, y des pues del Mercado opte por ver películas en mi casa, invite a mis primas y pasamos una lunada muy amena. De la fiesta me entere que se peleó Jonathan con Irving y que se los llevo la patrulla por armar escándalo. DG


SIETE

AMOR CLANDESTINO

Cuando regrese a mi casa, que estaba desolada

,

pues mi madre aun no llegaba de su trabajo, me acosté en mi cama y me puse a pensar si lo que estaba haciendo era lo correcto. Hace un año conocí a Marco en el antro, nunca lo había visto y se acercó con el novio de mi amiga Norma a venderle coca, después se presentó con nosotros y se quedó bailando en nuestra mesa. Al principio me parecía un tipo alzado y hueco, pero conforme paso la noche, la música y las copas se fue acercando más a mí, hasta que nos besamos y nos empezamos a tocar, me tomo de la mano y me saco del antro directo a su auto, fue entonces cuando sospeche que le puso algo a mi bebida por qué no puse objeción alguna en negarme a que me tocara.


Me despojo frenéticamente de mi ropa e hizo lo mismo con la suya, realmente no me daba cuenta del cuerpazo que tenía, del abdomen marcado y sus fuertes brazos porque estaba más pendiente de que usáramos condón. Tenía tres meses sin hacerlo así que aunque estaba bajo los efectos alucinantes, esa noche se convirtió en la mejor sesión de sexo en mi vida, bueno hasta ese momento. Después salimos varias veces y todas las despedidas en su coche terminaban en un buen faje o buen sexo. Aunque nuestros encuentros eran a escondidas de mi madre y de sus amigos, todo esto porque Marco era Dealer y repartía en los antros droga, me tomo unos segundos aceptar esa situación , pero acepte andar con él, aunque me daba pánico de que mi mama se enterara y ya no me dejara salir, y él no quería que sus amigos se dieran cuenta porque no quería que me enviciara o me dejara llevar en el mundo de las drogas, no se cansaba de decirme que valía yo mucho y que no quería que cayera en ese mundo.

Al cabo de dos semanas formalizamos relación y me moría de ganas de gritarle al mundo que salía con marcos y como un loco me empecé a enamorar de él. Todos los días me regalaba un detalle, desde chocolates, cartas, peluches y me decía algo que me encantaba, “donde te habías escondido, quiero estar contigo siempre”. Todos los días nos veíamos, nos masajeábamos, me llamaba en las mañanas para desearme buenos días, pero no salíamos a lugares públicos, los fines de semana yo me iba al antro con mis amigos y a veces lo veía repartiendo su mercancía, pero no nos hablábamos, tampoco pasábamos de mi casa o ya muy de madrugada me invitaba a cenar en un pueblito cercano. Marco se empezó a convertir en alguien importante en mi vida, él me decía que también yo para él, me gustaba todo, su cuerpo, sus ojos, sus gestos, sus piernas, su mirada, sus labios. Todo el día estaba presente en mi mente, y nuestra relación se iba fortaleciendo día a día, y a pesar de que no salíamos a la calle o a lugares, el simple hecho de estar con él me hacía feliz.


Como siempre le conté a mi amiga Norma y me dijo que se le hacía raro que no me presentara a sus amigos, que no salíamos a lugares públicos, que había gato encerrado. Yo le dije que lo que ella decía era porque alucinaba por ver tantas series de tv. Cuando cumplimos tres meses, mi mama salió a una Expo de negocios al DF, y yo aproveche que mi casa estaría sola para pasar el fin de semana con el y prepararle una cena romántica. Invite a mi amigo Manuel que estudia gastronomía a que preparara la cena, yo adorne con velas y flores la mesa y mi recamara. Dieron las 12 y tal como si fuera un cuento esperaba la llegada de Marco, yo me arregle con un traje y prendí las velas que eran rojas y destilaban un rico aroma. Dieron las 12:15 y me comencé a desesperar porque Marco no llegaba, le marque y me mando a buzón, a las 12:30 mi bandeja de salida marcaba 33 mensajes enviados y 30 llamadas a su número, pero él ni contestaba ni respondía a mis mensajes, a la 1:00am apague las velas y comenzó a llorar, era la primera vez que me dejaba plantado y en un día tan especial, algo malo le había pasado. Me fui a mi cama, mientras seguí marcando y marcando. Nunca contesto.

Toda la noche no deje de llorar entre la angustia y la melancolía de no saber de Marcos. No supe a qué hora me quede dormido, pero me despertó una llamada a mi móvil, era un número desconocido y conteste. Era Marcos que agitado me decía que lo perdonara, que lo habían atrapado la policía porque lo denunciaron por narcomenudeo. Solo tenía cinco minutos para llamar, y me dijo que lo perdonara, que le habían dictado 5 años de prisión y que me olvidara, antes de que colgara me alcanzo a decir que lo trasladarían a la Penitenciaria de Walpurgi. No me creía lo que había escuchado, me cambie de ropa y me fui a la penitenciaria. Desde entonces lo visito todos los días de visita, y aunque al principio el no aceptaba que lo visitara, nuestro romance continuo. Norma me dice que estoy mal, que lo olvide y me busque alguien que sea libre, pero yo me aferro a él, tal vez porque a pesar de lo que hizo, sé que es la persona que quiero para vivir mi vida, él no ha dejado de ser atento, en la cárcel está en un taller de artes platicas y todas sus obras me las regala, yo espero que se pasen pronto su sentencia y que nuestro amor ya no sea clandestino. DG


OCHO

MI AMIGA NORMA

Cuando me dispuse y propuse redactar mi entrega para la revista DESTINO G, me sentaba frente a mi computadora y ni el mejor polvo me motivaba a escribir algo que haya vivido, esta vez no quería contarles algo de mi vida, le comente al Director que me diera un tiempo en STAND BY, y que me dejara descansar en este número. Pero si estás leyendo esto, es porque el director de la revista se negó rotundamente a cederme no escribir para este número. Así que me embarque a sideral para desencumbrar de mis recuerdos algo que fuera digno de contar, pero justo cuando giraba en las galaxias como en un carrusel, sonó el timbre electrizante de mi teléfono móvil, reaccione y vi que era mi amiga Norma y me dijo que le urgía verme, que llegaba en media hora a mi casa. Estuve como quince minutos aun perdido en el éxtasis interplanetario, y me pare a arreglar para recibir a Norma. Tal vez la he mencionado en mis relatos, pero nunca he hablado de ella con precisión. Es mi mejor amiga, aunque en un principio no lo fue, pues decía que le caían gordo las nenas como yo, la conocí en la prepa, pero ya la había visto antes en la Plaza del Truco, ahí donde nos juntamos todos los chavos de ambiente. Era muy notorio su rechazo y su afán por hacer de mi vida un calvario, me gritaba cosas, les decía a los demás que era gay, hasta que nos tocó hacer un trabajo juntos para la materia de biología. Hablar de los invertebrados me daba pereza, pero hizo que toda una semana visitara la casa de Norma, para preparar nuestra exposición. Ella vivía con su papa y sus hermanos, era la única mujer, y pensé que por eso actuaba un tanto masculina, mi ingenuidad a flote me hacía pensar eso. Cuando entre a su cuarto fue muy extraño, nunca había entrado a la habitación de una mujer que no fuera mi mama, y la diferencia era que Norma no tenía pinturas, ni vestidos colgados, ni alguna señal de femineidad, había posters de chavas en motos, motos en miniatura, motos de cartón, fotos de ella en motos, solo faltaba una foto del Presidente en Moto.


Todos los días solo hablábamos de la escuela y nada más, hasta que el jueves antes de presentar el proyecto, me pregunto que si era Gay, yo siempre respondía como Juan Gabriel “ lo que se ve no se pregunta”, pero esta vez solo dije que Sí. Quedamos alrededor de unos tres minutos en silencio cuando me dijo “Yo también”. Obviamente no era ninguna novedad nuestras confesiones, pero el decirnos de frente fue como quietarnos un peso de encima. A raíz de ahí nuestro contacto se hizo frecuente y nos hicimos los mejores amigos, a veces siento que es como la hermana que siempre quise tener. Llego muy apresurada norma, portaba un vestido color rosa, y estaba maquillada, cosa que nunca le había visto en su Oufti, y es que me conto que venía así, porque había salido con Daniela su pareja y que le había propuesto irse a vivir juntas, aquí el detalle era que Daniela ya tenía 42 años, que quizás no sean muchos, pero Norma apenas había cumplido los 19. Y me pregunte que si a las mujeres es más fácil llevar una vida de pareja que los hombres, no solo en las responsabilidades, si no en el trato del día a día. Retrocedí en flashback y pocas son las parejas de mujeres ya grandes que he visto, no sé si es por qué no arman tanto escándalo que dos hombres juntos. Y fue cuando recordé que cuando era pequeño, alrededor de los 9 o 10 años se mudaron dos señoras por mi calle, al prin-

cipio mi mama trato de hacerse sus amigas, pero siempre andaban alcoholizadas, en fachas, y con fiestas. Debo confesar que un día que regrese del colegio, las vi besándose en su coche e inmediatamente le dije a mi mama, que a su vez propago el chisme por toda la privada, haciendo que les gritaran cosas cuando pasaban, incluso el presidente de colonos fue a visitarlas a su casa para decirles que su presencia no era grata para la colonia, ellas duraron poco más de un mes hasta que “Don Benjamín” el más anciano de los vecinos les quebró todos los vidrios de su coche, y les echo a los perros. Eran dos Pastor Alemán que parecía que no habían comido en años y así fue como se fueron de la colonia. Así que no solo era preocupante para mi amiga Norma el irse a vivir juntas, si no para mí también. Mi amiga decía que le convenía su pareja porque tenía un trabajo estable, casa propia, coche, que no podía pedir nada más y que ya estaba harta de los corajes de su papa. Yo le dije que pensara bien las cosas, que no lo viera como una salida fácil, así como cuando yo me fui a vivir con Pedro, que fue el peor de los fracasos, que no por no irse a vivir juntas su amor acabaría, o que tal vez su final si sería feliz. Solo pasaron dos días y Norma deicidio irse a vivir con su chava, su papa no estuvo de acuerdo, pero tampoco hizo nada para detenerla. DG


NUEVE

EL EXTRAÑO VIAJE

Mi

mamá no paso por mí a mi escuela

por lo que me regrese caminando, viendo que las calles habían cambiado, el grafiti había hecho su presencia en las fachadas de la casa, pase por el Parque Central y decidí sentarme un rato a descansar y contemplar la naturaleza, en la banca había un señor algo así como de 40 años, vestía ropa deportiva, un short ajustado, camisa entallada que denotaban unos brazos de campeonato, creo que se dio cuenta que lo veía profundamente porque me sonrío y me empezó a hacer platica, me dijo que su nombre era Enrique, tenía 46 años, se dedicaba a la contabilidad de una empresa de dulces y vivía en un departamento que quedaba justo enfrente. Mientras él hablaba yo me detenía entre sus labios que eran rodeados por una barba de candado, apenas y se le notaban canas y su tez era bronceada, y he de contarles que no ponía mucha atención a lo que decía, pues me perdí contemplándolo, reaccione cuando me toco la pierna y me dijo que si me animaba.


-¿Animar a qué? Le respondí confundido -Pues a invitarte una cerveza en mi depa, dijo con sinceridad mientras sus ojos color miel se encendían como si algo dentro de él estaba por desbordar. Se puso de pie y yo también con dirección hacia el departamento, llegamos y subimos unas escaleras blancas de caracol, grandes e interminables, Enrique vivía hasta el último de 6 pisos y no había ascensor. Entramos a su departamento y me llamo la atención del blanco absoluto que cubría las paredes, había una luz que entraba por las ventanas y que hacían relucir el dorado de todos los objetos que había en el interior, mientras que yo pensaba que esa tarde tendría sexo con Enrique aunque recién lo había conocido, la historia era la misma de siempre. Nos sentamos en la sala, que era circundada por enormes cuadros de Angeles a blanco y negro, en óleo, y diferentes técnicas. Me dijo que lo disculpara porque me había mentido, el miedo me invadió ante tal confesión y me sentí en esas películas donde yo era la víctima y Enrique el asesino serial, pero eso se esfumo cuando expreso que la mentira era porque no tenía cerveza, que no tomaba ninguna gota de alcohol, y que mejor me invitaba un té, pues según tenía una gran colección de hierbas de todo el mundo, yo jamás había conocido a que alguien fuera amante del té. Después de ver como preparaba él té e inspeccionar a detalle los cuadros y decorados de su casa, se sentó muy cerca de mí y continuamos nuestra plática, y muy en el fondo esperaba que la charla se tornara a lo prohibido, acostarme con él e irme a mi casa, pero sucedió totalmente lo contrario. Me relato de un viaje que había hecho al Perú, cuando tenía 33 años, la edad de cristo; emprendió su viaje a territorio inca para encontrar la paz, después de que lo habían corrido de su anterior trabajo, su novio lo boto por irse con otro y sus padres se pusieron en su contra por el simple hecho de ser gay.


Se notaba el sentimiento cuando revivía esos momentos que por un instante derrame una lagrima, él se preguntaba en aquellos años que siempre se había esforzado por trabajar más de la cuenta con tal de que sus jefes quedaran satisfechos, a su pareja le daba todo y se desvivía por tenerle todo y que desde muy chico había trabajado para ayudar y sacar adelante a su familia y que en ese momento todos se le ponían en su contra, que nada de lo que había hecho había valido la pena pues llego un punto en que la soledad se apodero de él. Y aunque esa era su parte de la historia pude ver que era sincero, Enrique después de cobrar su liquidación pensó en irse de fiesta para olvidar, pero que se encontró con un flyer de una agencia de viajes que tenia de promoción un viaje a Perú y no precisamente para conocer el lugar donde nació la señorita Laura, sino para adentrarse en la espiritualidad de la selva. Todas las mañanas se levantaba con el cantar de las aves y el deicidio vivir la aventura solo. En una cabaña que había al terminar una cascada conoció a Doña Luz, y es que se perdió de donde estaba su campamento y se dirigió con ella para preguntar el camino de regreso. La cabaña tenía mucha luz y se escuchaba la fuerza del agua caer y le invito un té, la señora sirvió la bebida y le empezó a decir a Enrique que no se preocupara, que la vida era sabia y el destino estaba marcado, que cuando más oscuro se ve el camino es porque el amanecer se acercaba, que no tuviera miedo, si no que más bien debía aprender a dar todo pero a el mismo, que debía luchar por él y no por quedar bien con alguien, y dijo una frase que me pareció espectacular “ al final de cuentas tu eres el único que te acompañara toda tu vida”, la señora según Enrique vestía una gran falda y un rebozo que le cubría el rostro, pero dejaba salir algunas mechas de rubio cabello, el atento a la peruana, escuchaba como disparaba palabras que hacían pensar que conocía a Enrique más que el mismo, ella pronuncio que le daría la fórmula perfecta para ser feliz, pero primero él tenía que aprender a conocerse, que se había pasado su vida conociendo a las personas cuando él no se conocía a sí mismo, tenía que salir de la rutina y empezar a hacer todas esas cosas o sueños que había dejado en el camino por estar con su pareja, a causa de su trabajo y por no abandonar a su familia. Además de todo eso tenía que perder el miedo, el miedo a perder, conocer cada parte de su cuerpo, escuchar a su corazón y empezar a vivir la vida de verdad, y que después de hacer todo eso, regresara que ella con gusto le diría dicha fórmula, después de esto solo se escuchaba el ruido de la cascada, Enrique se terminó su té y salió de la cabaña de la señora, llego a su campamento y de Doña Luz fue donde le nació su afición al te.. Regrese de mi viaje imaginario que recree en mi mente con la historia que me platicaba Enrique, cuando note que mi taza estaba vacía y le pedí más té, en eso tocaron a la puerta y cuando me pare a abrirla desperté, todo había sido un sueño. Me pare de mi cama con la intención de vivir mi vida intensamente y encontrarme conmigo mismo y también a dejar de conocer a personas para primero conocerme a mí. DG


DIEZ

EL BAR Te vi un viernes en el bar Iban a dar las diez Cuando te fui a encontrar Mi soltería estaba a punto de estallar Y aun sofá contigo fui a rodar. Te bese en el bar sin pensar Platicamos y las doce nos fueron a dar Yo con mi carruaje me iría a volar Iniciaría un romance logre sospechar. Te recordé y nos vimos fuera del bar Caminamos y reímos al pasar por la ciudad En un gran parque te volví a besar Las horas y la gente pasaron sin importar Te mire y lo eterno nos fuimos a jurar Por querernos nos expulsaron de un billar En calle desierta nos iban a asaltar Y los celos padeciste al verme bailar. Ya había pasado un mes de aquel día en el bar Y en las calles un admirador fui a encontrar Fluía algo dentro de ti que podía matar Vernos en el bar o no, esto iba a acabar. La indiferencia entre nosotros comenzó a brotar Los días sin verte terminaban por aumentar, Le di una nota a un amigo para que te la fuera a dar Me fugue de nuestro destino sin explicar. Te olvide y me olvidaste llegue a imaginar Desapareció nuestro futuro que se iba a trazar Un viernes en el bar con otro fuiste a llegar Iban a dar las diez y todo iba a terminar.


ONCE

EL NOVIO DE MI MADRE

Cuando tenía 17 años, mi mamá llevo a vivir a la casa a un chavo de 27 años llamado Daniel, el cual era de tez morena, alto, de cabello rizado, cuerpo delgado pero con músculos y con una sonrisa que atraía la atención de inmediato. Tenían alrededor de seis meses de andar y era el tercer novio que mi mama se llevaba a vivir con nosotros. Daniel, a diferencia de los demás no me callo mal, pues desde el primer momento que lo vi me gusto, pero nunca me imaginé lo que sucedería.Todo comenzó cuando llegue de la escuela y el cómo no trabajaba se quedaba en casa, empezamos a platicar, jugábamos Xbox juntos, y se hizo rápidamente como mi mejor amigo, salíamos a dar la vuelta, al cine.


A mí me gustaba porque a veces sentía que era el papa o el hermano que nunca tuve, y mi mama encantada de que me llevara también con él, aunque a veces sospechaba que Daniel solo lo hacía por quedar bien con mi mama. Recuerdo muy bien que era Octubre, cuando mi mama salió de viaje a una capacitación al DF, y me quede al cuidado y mando de Daniel. La verdad a mí me gustaba mucho, pero yo era de los que decía que era mejor una amistad, a una efímera aventura, además de que él era novio de mi mama, era 10 años más grande que yo y lo debía de respetar. El primer día que estuvimos solos yo no fui a la escuela y desperté tarde, fui a prepararme de desayunar, y al entrar a la cocina a vi Daniel sirviéndose jugo de naranja, y él estaba solo en bóxer, era ajustado y dejaba ver un bulto enorme, que me quede perplejo viendo, él se dio cuenta, pero solo me dijo que me invitaba un vaso con jugo, yo me puse nervioso y no sabía qué hacer ni decir, y como llevaba pijama me senté para que no notara la erección que me había provocado. Me prepare un cereal y me puse a ver tv, cuando me grito desde la regadera que si le llevaba una toalla, mi instinto me hizo correr y en menos de un minuto ya estaba tras la puerta con la toalla en mano, toque y me dijo que podía pasar, al entrar, me encontré tenía la puerta de la bañera abierta y el completamente desnudo bajo la regadera, volví a quedarme pasmado mirándolo cuando me dijo que si me gustaba verlo, yo deje la toalla y me fui a mi cuarto.


Había andado y estado con los chavos mas guapos, pero Daniel era lo mejor que había visto, y me prendía mucho pensar en lo vi desnudo. Pasaron poco más de cinco minutos y toco a mi habitación, accedí a que entrara y el solo con la toalla amarrada a la cintura entro y me dijo que quería hablar conmigo. Yo le pedí que hablara y comenzó a relatarme que estaba confundido, pues desde que había llegado a vivir con nosotros, su vida había cambiado, disfrutaba todos los momentos que había pasado conmigo, y que me empezaba a querer, no como a un hijo ni como un hermano, si no como algo más, yo lo interrumpí diciéndole que no le entendía, que fuera más al grano, y el siguió con su discurso y dijo que se estaba enamorando de mí, que ya con mi mama hacia mucho que no tenía relaciones y que prefería estar conmigo que con ella, se acercó y me beso. Yo me aparte y le dije que estaba loco, pues era el novio de mi mama y no podía jugar con ella, pero él me dijo que la dejaría por mí. Y no sé si fue mi inocencia o las ganas que le tenía, pero me abalance a sus brazos y lo comenzó a besar desesperadamente, me quito la pijama y empezó a hacer un oral que me hizo venir rápidamente, pero yo comencé a besarle todo el cuerpo, y el gemía de placer, se montó en mí y mientras entraba en mi yo me alucinaba de estar con él. Después de terminar nos quedamos abrazados por un buen rato, hasta que me dijo que nos bañáramos para salir de paseo. Entramos a la regadera y empezó a tallarme la espalda y a tocar cada rincón de mi cuerpo, el agua caliente sobre nuestros cuerpos, hacia más excitante el momento. Fue mi primera vez en la regadera y creo que de recordarlo me emociono y me prendo. Así, pasaron tres intensos días que mi madre estaba fuera, que Daniel dormía conmigo, teníamos relaciones y vivíamos algo como si fuéramos pareja. Él decía que cuando mi mama llegara, terminaría con ella y se iría a un departamento para estar conmigo. Llego el día en que mi madre regreso, y aunque por un lado me sentía un poco mal por que literalmente le había bajado el novio, por otro ya quería que Daniel le dijera que se iba de la casa. Pasaron algunos días y Daniel y yo nos besábamos a escondidas, aprovechábamos que mi mama se iba a trabajar para estar juntos, hasta que el día menos esperado nos encontró teniendo relaciones. Se puso histérica gritando, Daniel salió corriendo de la habitación y ella me propino varios golpes. Al día siguiente ella entablo una demanda en contra de el, por Abuso Sexual a un menor, tuve que ir a declarar, y como dije que yo di mi consentimiento para estar con el, solo le dictaron pagar una fianza. Después de eso mi mamá ya no volvió a presentarme a ninguna de sus parejas, a Daniel lo volvi a ver y dijo que solo se había burlado de mi y mi madre, que lo único que quería era que lo mantuvieran y sacar provecho. DG


DOCE

MI AMIGO HETERO

Celaya, Gto a 13 de Abril 2004 Primo Alejandro: Ya pasaron dos cartas desde la primera que te escribí, y aunque esa fue porque me la pidieron en la escuela, la verdad me ha gustado esto de redactar y recibir tu correspondencia. Te cuento que desde hace unas semanas me empecé a juntar mas con Eduardo, el chavo más popular de la escuela, a raíz de que nos toco armar un proyecto juntos para la teacher de Administración y aquí entre nos, siempre fantaseaba con que Lalo era mi novio, pero nada que ver porque él se ligaba a todas las chavas de la prepa. Era un poco más bajito que yo, un poco apiñonado y sus ojos eran miel, su cabello era rizado de un negro elemental.


El primer día que nos juntamos en su casa para el proyecto, me pregunto qué por qué no tenía nova, que si acaso era “joto”, yo le dije que no, que era “gay”. Si hubieras estado aquí te contagiarías de la carcajada que soltó, y con voz un poco fuerte afirmo que él se iba a encargar de que me gustaran las “viejas”. Yo le respondí tajante, diciéndole que eso no se quitaba, que es algo con lo que se nace, pero él siguió riéndose de mí, mientras que decía que las mujeres eran lo mejor que había, que son un manjar para los hombres. Luego se sentó frente a su computadora y la encendió, abrió el internet en una página de videos porno, eran unas chavas rubias con traje de colegialas, que se desvestían y bailaban ante un cuarentón peludo, a mí me dio mucha risa la escena, y Lalo dijo que eso era de lo que me perdía, según él había estado con muchas mujeres, ya hasta había perdido la cuenta, y las mujeres maduras eran su delirio. Y yo no sabía qué hacer, si salir de su casa o seguirme riendo, ni mi papa me hubiera hecho semejante papelón, pero decidí quedarme, pues el morbo me incito a no marcharme. Mientras el video corría y las chavas tenían sexo con el cuarentón, Eduardo estaba fijo a la pantalla mientras que con una mano se abría lentamente el pantalón para bajarse el bóxer y empezarse a masturbar, no sabes primo, era mejor que cualquier sexcam o foto que haya intercambiado, y aquello era una cosa, que para que te cuento. Yo ni tarde ni perezoso hice lo mismo, me baje el bóxer para masturbarme también, viendo a Lalo, quien de reojo me dijo -“te dije que te iba a gustar, estas rubias están bien buenas y no hay quien se resista”, yo me prendí más y sin pensarlo me acerque a el e introduje su miembro en mi boca hasta que se corrió, no sé si era la calentura que tenía Lalo, porque solo movía mi cabeza con su mano, mientras gemía y susurraba que no parara. Al eyacular y sentir su placer desbordándose en mi boca, me grito que ¿Qué me pasaba? “Pinche Maricon”, y que me fuera de su casa, yo me asuste y en menos de un minuto ya estaba afuera.


Al otro día en clase me dijo que iríamos a su casa a seguir con el proyecto, pero que no volvería a pasar lo del día anterior, a mí me daba igual porque ya había disfrutado de una parte del chico más asediado del colegio. Y bueno el insistía que me haría un “hombre de verdad”, me enviaba fotos y videos de chavas. Un día antes de presentar el proyecto estando en casa de Lalo, llegaron unas chicas con la finta de prostitutas elegantes, y comprobé que eran sexoservidoras cuando mencionaron que Eduardo había pedido el servicio para hacer hombrecito a su amiguito. Me fui corriendo a la habitación, ellas me siguieron y entraron tras de mí, comenzaron a besarme y tocarme, mientras que me intentaba zafar y forcejear Lalo entro a la habitación y dijo que ellas me harían “machito”, él se empezó a besar con una y fajar con ella, yo hice la finta que me iba a vomitar y la chava que me besaba se quitó y Salí disparado a encerrarme en el baño cerrando con seguro. Eduardo enfurecido pateo la puerta, gritándome mil cosas, “que las viejas me tenían que gustar”, “que cobraban muy caro las putas que contrato” y yo me puse a llorar. Pasados unos quince minutos escuche que una de las chavas le decían a Lalo que no le cobrarían nada por el oso que le hicieron pasar, que ellas ya sabían que “árbol que nace torcido jamás sus ramas endereza, salieron y el silencio se apodero de la habitación, me Salí del baño llorando aun y me acosté en una cama que entre el llanto y la tristeza me quede dormido. Cuando desperté y reaccione ya estaba oscura la habitación y Lalo sentado dormido en el sofá, sin hacer ruido Salí del cuarto, note que no habían llegado aún sus papas y Salí corriendo a casa. Para mí fue un infierno, las chavas acosándome, Lalo gritando y pateando la puerta, pero eso solo es el inicio de todo lo que más ha pasado, que ya te contare en otra carta. Lo siento primito, te dejare en suspenso. Hasta la próxima

_Te quiere tu primo José


DOCE + UNO

MI AMIGO HETERO II

Celaya, Gto a 25 de Mayo 2010 Primo Alejandro: Espero te encuentres muy bien, mis papas les mandan saludos a ti y a mi tía, los extrañamos por aquí. Y también sé que he tardado en responder, pero he salido mucho con Lalo, y no me ha dado tiempo, pero aquí estoy para continuarte platicando lo que me paso. En mi carta pasada te conté que presentaríamos un proyecto, pues paso el día y Lalo y yo expusimos y tuvimos la mejor calificación, lo que hizo que el no reprobara la materia, así que dijo que ese día me iba a invitar las micheladas. Yo muy gustoso acepte y quedamos de vernos a las 7 en su casa. Dieron diez para las siete cuando toque el timbre y me abrió, no sé por qué pero sentí algo muy especial al verlo, pero que omití un poco. Me dijo que el mismo prepararía las micheladas y que beberíamos hasta el amanecer.


Te juro que lo único que quería era que no dos un buen rato, no sabía si se había llegaran algunas sexoservidoras o siguiera enojado o ya estábamos más ebrios, hascon su afán de hacerme un “hombre de ta que me dijo que era su turno en plativerdad”. Comenzó la primer ronda y creo car, se tomó de golpe su bebida y empeque a él se le subió primero o ya había es- zó a relatarme lo siguiente: tado tomando desde temprano, me platica- -“A mi desde la primaria he sentido atracba que gracias a mí no había reprobado y ción por los hombres, cuando jugaban que se sentía apenado por lo de las chavas futbol me gustaba ver como mis compaque había llevado la otra vez. Tal vez el al- ñeros se cambiaban, pero que nunca le cohol hacia efecto por que más nos acercá- dije nada a nadie hasta que se cambió bamos y creo que lo veía más guapo que un chavito a vivir por mi calle, se llamasiempre. ba Luis y era de mi misma edad, 16 años. Yo me atreví a preguntarle que me contara Nos cocimos cuando la mama de Luis fue de sus amoríos, pero me dijo que siguié- a ofrecerle productos por catálogo a mi ramos tomando a ver si se animaba y mama, ella me dijo que lo invitara a jugar Nintendo, nos fuimos a jugar a mi que yo le contara de los míos para empecuarto y desde ahí todos los días se iba a zar. Así le platique de mis fracasos amomi casa a jugar. Recuerdo que mi mama rosos y de que tenía la suerte de andar nos preparaba fruta y botana, y nos la con puros chavitos inmaduros que solo terminábamos súper rápido. Luis era me causaban dolores de cabeza. Y no muy delgado, de tez muy clara, como si manches primo, de repente nos quedanunca saliera al sol, tenía unos ojos vermos viendo y me acerque más y le robe des muy grandes y profundos y su cabeun beso. Él se sacó de onda pero solo se llo era castaño y un poco quebrado, se paró a preparar otra ronda de bebidas, peinaba como Benito Juárez y a mí me regreso a su lugar y nos quedamos calla- empezó a gustar.


Llego un día que su mama le dio permiso de quedarse en mi casa, para jugar con mi nuevo Xbox que me habían traído mis tíos de Estados Unidos, eran más o menos la una de la mañana cuando decidimos dejar de jugar para irnos a acostar, la idea era que él se quedara en mi cama y yo en mi sofá que estaba enfrente, pero él me dijo que me acostara en mi cama. Fui a recostarme y me puse un poco nervioso cuando me abrazo y me dijo que sentía que era su oso de peluche y que me contaría un secreto, el cual fue que según yo le gustaba, le respondí que el a mí también y me dio un beso. Fue mi primer beso y aun me da ilusión recordarlo, dijo que si quería ser su novio y yo acepte. Nos quedamos abrazados toda la noche, tomados de la mano. A partir de ahí, empezamos nuestro noviazgo, se la pasaba todo el día en mi casa, mi mama lo quería mucho y cuando cumplimos el primer mes, me regalo un oso enorme de peluche, y nos fuimos a escondidas a la feria de León, nunca había salido de la ciudad con alguien que no fueran mi familia, y esos días parecían un sueño. Íbamos ya por los 4 meses, cuando un día no fue a mi casa, yo le marque a la suya y me contesto su mama que Luis se había enfermado y que no podía salir, fui a verlo pero sus papas no me dejaron entrar, así paso una semana, yo lo extrañaba mucho y me sentía incompleto sin él. Todos los días iba a su casa, pero su mama no me dejaba ni siquiera saludarle, yo me sentía desesperado. Recuerdo que era sábado cuando desperté muy agitado, lo primero que hice fue marcarle a la casa de Luis, pero no me contestaron. Me empezó a cambiar para irlo a ver cuándo mi mama entro llorando diciendo que Luis había fallecido. Yo comenzó a llorar, y le dije que no era verdad, que Luis estaba vivo. Ese mismo día por la tarde fuimos al cementerio a su sepelio, su mama estaba como ida, no lloraba, no hablaba, solo veía el féretro con una rosa en la mano. Yo no paraba de llorar, y en mi mente le reclamaba a Dios que porque se lo había llevado, que me llevara con él. Después de la sepultura se corrió el rumor de que tenía una enfermedad terminal, un mes después de su muerte sus papas se mudaron, pero su mama hablo conmigo antes de irse, y me conto que Luis había muerto porque se había enfermado de los bronquios y como tenia VIH se le complico. Luis llevaba 1 año en tratamiento, desde que le detectaron el virus, que se lo había contagiado un chavo que lo violo. Yo dure mucho tiempo en duelo, reclamando a Dios que porque se lo había llevado a él, habiendo tanta gente mala en el mundo. Y fue cuando decidí que jamás me iba a enamorar de un hombre y que tenían que gustarme las chavas. Es por eso que me empeñe en que a ti también te gusten las mujeres.” Yo estaba llorando de la historia que me conto, de imaginarme el dolor que sintió y al ver como se le salían las lágrimas mientras me platicaba, lo abrace por un buen rato mientras acariciaba su cabello. Atentamente Tu primo José


CATORCE

NO POR MIEDO A HERRAR

Celaya, Guanajuato a 17 de Julio 2010 Alejandro: Estaba un tanto desanimado en escribirte, empezaba el verano y el calor hacia un efecto en mi que me tenia algo así como en el limbo. Luche como el Héroe de las Mil y Un Batallas para terminar de una vez por todas de contarte mi historia, la de Lalo y nuestro nuevo Destino. Cuando Lalo me contaba sobre el Sepelio de su ex, recordé vagamente que yo fui al entierro del hijo de un compañero de trabajo de mi papa y justo estaba parado frente a un chavo que lloraba desesperadamente junto al ataúd, y una señora que vestía de negro absoluto y una rosa blanca en las manos, miraba hacia el horizonte, perdida, sin ninguna expresión.


Después de abrazarlo, nos quedamos en la quietud de la noche que nos orillo a dormirnos sin darnos cuenta, pero amanecí en su cama y el sobre mi pecho, y no vayas a creer que estábamos desnudos, bueno solo en boxers, pero no paso nada. Yo me fui a mi casa, ese día no había clases y mientras recogía mi cuarto, me llamo a mi teléfono diciendo que me extrañaba y que saliéramos a dar la vuelta; Le invite a el Parque Central, ese donde te caíste la última vez que estuvieron por aquí y que hasta te hicieron varias puntadas. Y no sabes, en el Parque me sentía en confianza absoluta con él, era como si me sintiera completo. Lalo empezó a decirme que la noche anterior cuando lo abrase y pasamos la noche juntos, tuvo una sensación de paz absoluta, una tranquilidad y seguridad que según él quería seguir disfrutando. La verdad me emocione mucho y después de eso llego nuestro primer beso, luego nuestra primera vez. Lalo se quitó la idea de ser buga, y yo le dije que a veces la vida nos ponía pruebas, nos sucedían cosas que no nos gustaban, pero al final todo eso deja un gran aprendizaje: “No por miedo a herrar, vas a dejar de jugar” A partir de Ahí creo que abandone el infierno y la soledad que siempre me habían acompañado, supuse que todo lo que había vivido atrás, tanto Eduardo como yo tenía sentido, y era porque nuestra historia iba a ser mejor. Muy a pesar de lo rufo que aparentaba tiene un dejo de Poeta, que me enamora cada día más, y el más mínimo detalle me ilusiona. Primito tienes que venir cuanto antes, para que conozcas al chico que pretendía hacerme un “Hombre de Verdad” y terminamos siendo novios.


COLABORA CON NOSOTROS. DESTINOG@LIVE.COM


CANTO PRIMERO

DELIRIO DE AUTODESTRUCCION

No recuerdo el momento

cuerpo, fui a donde estaba para que me lo presentaran y me pareció lindo, usaba brackets y su sonrisa era muy sexy, me decidí por besarlo en la boca, y como el no puso resistencia alguna, lo bese varias veces más.

en que la fiesta acabo, desperté y no era mi habitación. Había pinturas de óleo alrededor, entonces me di cuenta que estaba desnudo junto con Adolfo, en la noche del festejo de mi amigo Gustavo lo conocí, me dijo que tenía 17 años, dos menos que La música aumentaba el ritmo, junto con yo, y él también estaba desnudo, por lo que mis ánimos por desnudar a Adolfo, a quien recordé que había tenido relaciones con él. saque a bailar, fue Gustavo a donde bailáEl día anterior cumplí 5 meses con mi bamos a regañarme por estar besando al pareja, aunque en lugar de celebrar opte chavito, yo lo avente gritándole que me por irme a festejar con Gus que cumplía dejara en paz, que el niño estaba guapísiaños, no invite a mi novio por que días an- mo y muy bueno, así que no podía dejar tes él se había ido con sus amigos al antro pasar la oportunidad de acostarme con el. solo, así que esa noche me tocaba disfrutar El alcohol y la marihuana hacían su efecto a mí. Ya en la fiesta comencé a tomar, mez- en mi, Adolfo con su mirada me encendía cle vodka y unas copas de ron, antes de lle- mas, sus bailes me hacían delirar y me lo gar me había dado un pason, entonces lle- lleve a una habitación, había ya otra pareja go Adolfo, vestía una camisa blanca, y un teniendo relaciones, pero no nos importo y pantalón ajustado que le entallaba un buen la pasión se apodero de nosotros.


Después de que desperté, me puse mi ropa y me Salí sin avisar, aun todos dormían. Me sentí un poco culpable por mi pareja, pero el pensar que disfrute mucho la noche con Adolfo, me incito a olvidar mi temor. Esa misma tarde fui con Adolfo al cine y a partir de ahí empezamos a salir todos los días, hasta que me confeso que yo le gustaba, le dije que el a mí también, sin embargo yo tenía novio, me abrazo fuertemente y me susurro al oído que me haría olvidarlo, fue entonces que empezamos nuestro romance a escondidas. Veía a mi amor clandestino en mis horas de clase o cuando mi pareja se iba de prácticas, y como mi casa estaba casi siempre sola, lo invitaba para tener relaciones, era algo alucinógeno. Ya varias veces había estado con otros chavos a escondidas de mi novio, pero solo era calentura y nunca me descubrió, en cambio esta vez era distinto, sabía que era una locura, un delirio, pero Adolfo me latía un buen, lo empezaba a querer y me atemorizaba el saber que estaba engañando a mi pareja a quien también quería, e intentaba alejarme de Adolfo, y creo que pasaba todo lo contrario, pues más me encadenaba a él, me sentía en calle sin salida, acorralado por mi amante, inclusive Gustavo

mi amigo, me dejo de hablar porque me insistía que ya no jugara con ellos, pero como judío errante me negaba a entender. Pasaron casi dos meses, era viernes por la noche y Salí al Paraíso Terrenal, un nuevo antro gay que inauguraban ese día, iban mis amigos y Adolfo, ahí me libere y no me importo que me vieran besándome con él, pero tal parece que era una trampa del destino, pues justo cuando me besaba frenéticamente , llego mi pareja y me descubrió; Intente alcanzarlo y le dije que Adolfo me había besado a la fuerza, no me creyó, me propino una cachetada al mismo tiempo que gritaba que no me quería ver de nuevo. Me quede ahí en una esquina, todos me veían, mientras pensaba que había cometido el error más grande del mundo, caí en la sucia debilidad del deseo carnal, sentí que el fin de ese mundo de autodestrucción llegaba y me quedaba solo, en tierra de nadie. Fue entonces que desperté y me di cuenta que todo había sido una despiadada pesadilla, un mal sueño.

Su amigo Alejandro


FOTOGRAFIA CREDITOS

Francisco Ramírez para FR

Photo

Las fotografías que aparecen en : 1. El amor en tiempos de Facebook; 2. El día en que se fue la luz; 3. Puñales; 4. ¿Eres Feliz?; 5. Unidos Para Siempre; 6. Quince Minutos de Fama; 7. Amor Clandestino; 10. El Bar; 11. El novio de mi madre.

Alejandra Centurión Las fotografías que aparecen en : 9. El Extraño Viaje.

Julio González Las fotografías que aparecen en : 12. Mi amigo Hetero; 14. No por miedo a Herrar; Canto primero. Delirio de Autodestrucción.

Renne Pimentel Photography Las fotografías que aparecen en : 13. Mi amigo Hetero II.


modelos y locaciones

1. El Amor en tiempos de Facebook Leonardo García y Maaw Díaz; Fórum Cultural Guanajuato.

CREDITOS

2. El Día en que se fue la Luz Santi Mathew y Adrián Almaraz; Casa de Omar Barajas.

3. Puñales Luis Castillo, Yair Rojo; Parque los Cárcamos.

4. ¿Eres Feliz? Cesar Macías, Javier Vázquez y Esteban Ramírez; Parque Explora.

5. Unidos para siempre Ulises Nova y Ali Merino ; Residencial Puerta Dorada, León, México.

6. Quince Minutos de Fama Alexander Silva ; NODO, Tejiendo Inciativas Sociales, León, México.

7. Amor Clandestino Mirna Spektor, Alexander Silva y Esteban Ramírez; Santa Anna del Conde, León, México.


modelos 8. Mi amiga Norma 9. El Extraño Viaje Isaac Cuellar y Ramón Sánchez ; La Tertulia Bar, León, México.

10. El Bar Julio González y Aarón Serrano; G Bar, León, México.

11. EL Novio de mi madre Isaac Cuellar.

12. Mi amigo hetero Pepe Jacobo ; Fórum Cultural Guanajuato, León, México.

12 + 1. Mi Amigo Hetero II Angel y Nefez; NODO, Tejiendo Inciativas Sociales, León, México.

14. No por Miedo a Herrar Ann Tapia y Kike Beckham; Ixchel Café Restaurante, León, México.

CANTO PRIMERO: Delirio de Autodestrucción Franco David; Antigua Estación de ferrocarriles, León, México.

y locaciones CREDITOS


AnĂşnciate con nosotros destinog@live.com

El Cementerio de Mis Sueños  

"Alguien escribio que la vida es un sueño.... y los sueños, sueños son". La Primer Revista LGTB del Bajio: DESTINO G, ha decidido desenterra...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you