Page 1

de-sociAL nยบ 05 / 2016

objetivo indiscreto Mi reforma de la constituciรณn LA LUpA descreidA Ciudadano Lentes de AUmento Retrete diccioLentes Medio medios


sUmArio

7

editoriAL

iMaGen de teMPorada

Las personas somos actores que en nuestra vida cotidiana ofrecemos actuaciones constantemente ante los demás y para su beneficio. Se trata de actuaciones que, por encima de todo, pretendemos sean creíbles para que las cosas sean como aparentar ser. Dichas actuaciones, según el sociólogo Goffman (2006), tienen lugar en dos ámbitos separados, como si nuestra vida transcurriese entre el escenario y las bambalinas del teatro: mientras la obra tiene lugar, representamos el papel que nos corresponde delante del patio de butacas. Cuando terminamos o descansamos, nos quitamos la máscara, bebemos agua y el telón nos oculta (Rodríguez, 2015: 235).

16 diCCiolentes 4

El fútbol de los nombres

oBJetiVo indisCreto

Mi reforma de la Constitución

rinCón GafaPasta 19

Y así, diariamente, pasan nuestras vidas: para unos pocos, dulcemente sin grandes sobresaltos; para algunos más, extraordinariamente bien a base de corruptelas; para un buen puñado, como un infierno, deambulando con máscaras de ‘quita y pon’ como quienes tienen que aguantar a jefes que le chillan y luego tienen que asistir obligados a comidas de empresa o a las copas en el bar de la esquina. el número cinco de-social fanzine vuelve a retratar aspectos de esa nuestra sociedad en la que nos ha tocado vivir, con sus conflictos y sus problemas más acuciantes. A través de nuestras habituales secciones (gafas graduadas, objetivo indiscreto, mirada torcida, rincón gafapasta...), hablamos de la reforma de la Constitución, de nombres de pila y del fútbol como nuevo opio del pueblo, de los tíos petardos, de las treinta y siete acepciones de la palabra medio, del ciudadano Pep y de cómo pasaba las horas maquinando atentados, venganzas y quema de

14 12 la Mirada torCida Cosas, cosas, cosas

8

la luPa desCreida Ciudadano

lentes de auMento 10 Retrete

Gafas Graduadas

Ser petardo

referencias: Goffman, Ervin (2006) [1959] La presentación de la persona en la vida cotidiana, Amorrortu Rodríguez, Virginia (2015) “Tapas: Haz lo que debas”, pp. 225-237 en España en su cine. Aprendiendo sociología con películas españolas, editado por A. Rodríguez Díaz. Madrid: Dykinson

iglesias... ¡Y hay espacio para conocer la historia de un retrete contada en primera persona! Una vez más, gracias a nuestros colaboradores, lo hacemos conjuntando la palabra con la imagen y la ilustración. Y una vez más, y desde el principio, con una cuidada maquetación gracias a María Sabater. De ella es digno de mencionar su capacidad de interpretar las ideas, su velocidad de pensamiento y su búsqueda del toque humorístico resistiendo a lo tradicional. María, nunca me cansaré de darte las gracias. Con cada número que ponemos en marcha, tenemos que tomar conciencia colectiva de que somos un grupo de personas que quiere decir algo; un grupo de gente que ilustra y escribe en una revista con una estética diferente que poco a poco va consolidándose; un grupo de amigos y amigas que no escribe por dinero. Esto es lo que nos distingue a la comunidad desocial: nuestra manera de ver, de vivir, de expresarse y de ser amigos y amigas. Tenemos que seguir creciendo para ganar en presencia pública. Por favor, por favor, ¡difunde! ¡colabora!... también con algunos euritos... Os recuerdo que gracias a vuestras aportaciones podemos seguir imprimiendo nuevos ejemplares. Luis Navarro Ardoy desocialfanzine@gmail.com FB: De-Social Fanzine @desocialfanzine

de-soCial nº 05 / 2016 - Publicación según disponibilidad económica dirección: Luis Navarro Ardoy Colaboración: LuisFer Navarro, Manuel Pérez Yruela, Víctor Sánchez, Santi Reviejo, Jaime del Hoyo, Federico Pozo, Mariola Fernández, Carlos Méndez, Tony Lara, Julia Javelin, Alberto Fernández, Rafa Iglesias, Pablo Velarde, Alejandro López, Rubén Martín, Fernando Mansilla, Santiago F. Reviejo, César Romero, Olga G. Caballer, Juanma García González, Mario Gargon, Raúl Bocanegra diseño, maquetación e ilustración portada: María Sabater impresión: Módulo Gráfico


objetivo indiscreto ‘Mi’ reforma de la Constitución Jaime del Hoyo / Ilustración Ilustración Tony Lara

Hace tiempo que nos marean con lo de la reforma de la Constitución. Ya antes hicieron lo mismo con los estatutos de autonomía y la verdad es que la cosa salió fatal. Por supuesto que podemos mejorar la Carta Magna, lo que ocurre es que a cada uno se nos ocurre algo distinto porque, si por ejemplo, se reconoce el hecho diferencial de algunas comunidades a mí eso me resultará chocante, porque que se sepa en España no hay regiones en las que las personas tengan dos cabezas o sean de color naranja, por lo que ya le pueden ir dando al hecho ese. Además, ya puestos a distinguir ¿por qué no respetar la idiosincrasia de barrios como Triana o Vallecas? ¿Y qué me dicen de provincias como Guadalajara? Si conocen a alguien de por allí ¡ya me reconocerán que eso sí que es un hecho diferencial! No obstante, es cierto que se pueden cambiar cosas de la Constitución y además con un elevado grado de consenso, por lo menos entre los ciudadanos sensatos.

Mi naturaleza reformista me inclina a proponer que sea obligatoria la emisión en abierto por televisión de todos los grandes acontecimientos deportivos por la importancia de promover el deporte entre los jóvenes. ¿A que es una gran idea? ¡Ya está bien de que la gente sin recursos no pueda contemplar deporte de calidad en su pantalla! Por supuesto entre dichos eventos, aparte de los que ustedes están pensando, hay que incluir el seis naciones de rugby y la euroliga de baloncesto. Pues cosas así de importantes son las que tienen que figurar en la nuestra ley de leyes y no las chorradas diferenciales. Espero que mi aportación a la reforma de la Constitución tenga algo más de éxito que aquella que hice de sustituir nuestro actual himno por un pasodoble. ¿A qué esperáis plastas de las redes sociales para hacer algo útil?

‘In the navy’. Village People

5


imAgen de temporada Pensamientos de dos indecentes

Manuel Pérez Yruela / Ilustración Víctor Sánchez Cidoncha

Alejandro López Menchón y Luis Navarro Ardoy

• ¿Quieres callarte? Tienes razón. Bueno. No la tienes del todo... • Dolor y alegría. Ahora es dolor, antes alegría. Ahora agradable, antes triste... Que si la vida es buena, que si es mala, que ni es mala ni buena. • Mens sana in córpore sano: Conócete a ti mismo. Llegará el día en que nuestro gran problema, a fuerza de acariciarlo y de mirarlo, sea sólo nuestro problema. ¡Pero si sois unas personas muy divertidas! ¡Pero si no tenéis rabo!

• ¡Qué mal despertar, hija!... ¡no paras de gruñir por la mañanita!... ¡ya tan temprano así!... ¡vaya tela con el malhumor matutino!... Es verdad, cariño, con lo fácil que me lo pones, no sé de donde sale esta mala follá. • Nos gusta cuando estás ausente porque estás como muerto. • El 76% de los padres freakis declara que el

principal motivo que le ha empujado a tener un hijo es poder decir la frase “Yo soy tu padre”, pero con fundamento. Y es que, realmente, adquiere otro significado; y es muy cachondo.

¿Para qué sirve la sociología? Venga, Manolo, pidamos mejor otra cerveza • Del creador de la trilogía: “Tenemos la educación que nos merecemos”, “Tenemos la televisión que nos merecemos” y “Tenemos los políticos que nos merecemos”, llega a sus pantallas “Para qué quejarnos, si podemos flagelarnos”. No se la pierdan, ya verá como tenemos el cine que nos merecemos.

pelos se me erizan, me da la risa loca y la rabia invade mi mente. • ¡Oye! ¿Porqué no te vienes a mi onomástica el sábado en mi morada? Será a media tarde y hasta que aguantemos. Habrá sushi, manduca y viandas de todo tipo; también habrá brebajes, jugos y bebidas espirituosas, y un poco de peyote y algo de mezcal. Igualmente, tendremos espectáculos y representaciones tanto líricos como musicales… Vamos, un festejo inigualable. No te lo puedes perder. Déjeme en paz, señor. Suélteme, me bajo en esta parada. Qué pena, verdad.…. no obstante, se veía venir. • Juan, ¿te acuerdas cuando nos hacíamos las pajas juntos en el salón de tu casa viendo la porno de canal plus con las rayicas esas que no se veía un carajo? Antonio, que no insistas más, ya te he dicho que la sala de televisión de esta cárcel está vigilado 24 horas y el butrón no es para esas tonterías.

• Esto es un político corrupto y un banquero indemnizado que le dicen a un parado desahuciado: “es que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” y ya no me acuerdo del resto del chiste porque los ‘Todo negro’. Los Salvajes

L

a abuela terrorista escenifica una parodia de sí misma para llamar la atención, para avisar, de que la Ley Mordaza está en vigor desde hace poco más de un año y de que todos los partidos que se opusieron a ella, todos menos el Partido Popular que la aprobó con su mayoría absoluta, no han logrado aún derogarla o modificarla, porque no se han puesto de acuerdo para formar un gobierno sin el Partido Popular tras las elecciones generales de diciembre del año pasado. La viñeta es una metáfora, porque creo que lo que la abuela terrorista dice en ella es que esta situación “no le va”, no le gusta nada. No le va que llevemos tanto tiempo sin gobierno y que sigamos sin poder cambiar tantas cosas como los ciudadanos queríamos que cambiasen. Porque los resultados de las elecciones de diciembre de 2015 mostraron con claridad que una amplia mayoría de ciudadanos apoyaron opciones políticas que proponían cambiar muchas de las cosas que el Partido Popular aprobó durante la última legislatura, entre otras esa ley. Pero se perdió la oportunidad para haber formado una “gran coalición por el cambio” entre el Partido Socialista y los partidos emergentes que hubieran podido abordar el programa de cambios y de reformas que necesitábamos. Que era muy difícil, imposible, puede que sí, como lo son todos los grandes objetivos. Faltó altura de miras y sobró tacticismo político. Pedro Sánchez lo intentó y hay que reconocerle la valentía de hacerlo. Ahora, la abuela terrorista no sabe porque la detienen, otra metáfora, porque lo que no sabe es porque este país está detenido, parado, sin rumbo, después de estas segundas elecciones. No lo sabe porque hay muy poca luz dentro del túnel en el que hace meses que entramos.

7


LA LUPA DESCREIDA CIUDADANO F. Mansilla / Ilustración Mariola Fernández

L

uego nos encontramos con el Pep bajo los álamos del paseo.

a los enfermos en paz, que bastante tienen ya con lo que tienen.

-Voy a cumplir 74. ¿A que no los aparento? –decía el Pep con una gran sonrisa.

-Yo no digo nada, pero si alguno me pide la pipa… aquí está. A su disposición.

Pero sí que los aparentaba. Vivía solo en un cuchitril oscuro donde pasaba las horas maquinando atentados, venganzas y quema de iglesias. Cuando se cansaba de maquinar salía a la calle con su bastón en busca de interlocutores a quien largarles su discurso de siempre: el odio al clero. Los curas tienen la culpa. ¿Gobierno laico? Y una mierda. ¿El Papa? Otro gánster. Ríete tú del Padrino.

-¿Pero es que tú conoces a muchos desahuciados?

El Pep te podía tener de pie en mitad de la calle sus buenos veinte minutos. Y ya te digo, siempre hablaba de lo mismo: de que había que cortar ya algunos cuellos y quemar algunas iglesias. Un día alguien me contó que en cierta ocasión el Pep le había enseñado una pistola. Meditaba la idea de ofrecérsela a los enfermos desahuciados por si querían hacer un acto de justicia antes de abandonar este cochino mundo. -Pero Pep… -El disparate era de tal calibre que uno no sabía muy bien qué decirle-. Deja

-Bueno… unos cuantos. De momento, dos de esos desahuciados lo habían enviado a cagar, otro le había dicho que se lo pensaría, y un cuarto sí estaba dispuesto a llevarse por delante a cierto individuo que por lo que contaba le había timado no sé cuántos miles de euros en una operación bancaria, no sé qué de los activos prefe-

Vivía solo en un cuchitril oscuro donde pasaba las horas maquinando atentados, venganzas y quema de iglesias

rentes, decía el hombre. Se llamaba Arturo Sallés, 70 años, aquejado de un cáncer en estado terminal. Arturo había seguido los consejos del director de la agencia bancaria donde tenía guardados los ahorros de toda su vida. Lo perdió todo. Ahora le restaban dos meses de vida y su familia quedaba a su muerte sin paga ninguna y sin un duro porque los ahorros habían volado. Así que sí, dame esa pistola porque me voy a llevar por delante a ese cabrón, le dijo Arturo Sallés al Pep. -Pues espérame aquí. Voy a por la pistola y te cuento cómo se maneja. Pero cuando volvió al lugar de la cita el hombre ya no estaba. Había volado. Mejor para todos. El Pep se alimentaba de obsesiones. En esos días que te cuento estaba obsesionado también con el progresivo envenenamiento del planeta. Nos íbamos todos a tomar por culo sin remedio. Ganas le daban de coger la pipa y ¡bim! meterle una bala en la frente al primer cabrón que se le cruzara en el camino.

Estaba dispuesto a llevarse por delante a cierto individuo que por lo que contaba le había timado no sé cuántos miles de euros en una operación bancaria -En tu camino no hay cabrones, Pep. Ellos transitan otras veredas. Seguro que te llevabas por delante al que menos se lo mereciera.

9

-Seguro –reflexionaba el Pep-. ¿Y sabes qué? Me importa una mierda. -No, hombre, no digas eso. Matar a un inocente no te va a solucionar nada. -Ya te lo he dicho, me importa una mierda. Cuando se ponía así no se podía hablar con él. -Lo que tú digas, Pep. ‘Civilians’. Joe Henry


LA LUPA DESCREIDA Breves relatos del autor Santiago F. Reviejo, que en breve tiene previsto publicar su primer libro, ‘El asombroso mundo de Faltrica’, una novela de viajes y aventuras que hará moverse del sofá hasta al más sedentario de los seres.

Periodismo de mierda Santiago F. Reviejo/ Ilustración Carlos Méndez

Estaba en la calle. En la puta calle. El periódico acababa de cerrar, como tantos otros. Y nadie necesitaba periodistas, más bien, nadie quería periodistas de verdad, sólo chupatintas. Esa era la verdad, la noticia que nadie quería publicar. La era digital, decían. Mandangas. Como tantas otras. ¡Qué hijos de puta! Fue al cuarto de baño y luego se limpió con la última exclusiva que había destapado los oscuros negocios del alcalde. La caída “El amanecer te sorprenderá dormido, borracho en el Cadillac...” Apagó la radio y encendió un cigarro. No quería seguir escuchando. Demasiado insoportable

todo para su cabeza cansada de tanto pelear por nada. Las volutas de humo lo envolvieron como una corona de santo en el momento del juicio final. Eructó el último trago de cerveza y pisó el acelerador a tope. La ciudad le esperaba allá abajo, tras el precipicio, luminosa e inútil. La última ocasión Había salido al campo, entre silbidos, cuando quedaban diez minutos. La afición no lo quería. Y a uno del final, un balón le cayó del cielo, solo, a veinte metros de la portería rival. El rugido de las gradas lo aturdió. En sus botas estaba la gloria o el infierno. Y corrió desesperado en busca del triunfo. Luego, en el hospital, tras despertarse de un tremendo choque con el portero, supo que el árbitro había anulado el gol. Y se apiadó de él.

LA FUERZA LOCA DE LA COSTUMBRE Rubén Martín Gimeno “Vi las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, Hambrientas, histéricas, desnudas. Arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de un colérico pinchazo”.

Así empieza su famoso poema “Aullido” Allen Ginsberg (1926-1997), poeta de la Generación Beat y testigo de cómo las drogas penetraron en las mentes de sus amigos hasta destruir esos puentes, a menudo débiles, que unen la vida con la cordura. La droga y la locura están íntimamente unidas en los discursos de nuestra sociedad. Pero estos discursos son muy distintos dependiendo de la sustancia. Cuando se habla de esas drogas ilegales que corrían por las calles de nuestras ciudades formando un ecosistema descontrolado y que se llevaron por delante a aquellos jóvenes en los años 80, suele haber una línea común: la droga, ese espíritu maligno, les volvió locos y les fue ganando hasta destruirlos. Otras veces, las drogas son las que supuestamente “curan” la locura. Estas son drogas legales, recetadas por médicos, por psiquiatras, que las aplican a los enfermos cuando éstos les cuentan en sus consultas que están

Pero la clave, como ocurre con todas las drogas, es la cantidad, su uso abusivo y descontrolado irremediablemente “heridos por el tacto de la vida” que diría el poeta David Eloy Rodríguez. El consumo de esas drogas que “curan” no deja de crecer. Desde el año 2000 al 2011, las dosis diarias de ansiolíticos e hipnóticos-sedantes crecieron el 46,1%. Este crecimiento se explica en buena medida por los efectos de la crisis económica pero no sólo: la tendencia alcista en el consumo de estos medicamentos se viene produciendo de manera significativa desde mediados de los años 80 (Sánchez et al, 2013). Los tratamientos con estos psicofármacos son necesarios y efectivos en muchos tratamientos. Pero la clave, como ocurre con todas las drogas,es la cantidad, su uso abusivo y descontrolado. En las drogas ilegales hay un consenso desde las instituciones: tolerancia cero. ¿Pero qué ocurre con la drogas de “bata blanca”? El científico danés Peter Gøtzsche, especialista en ensayos clínicos y autoridad en la inves-

tigación del efecto de los psicofármacos en pacientes, afirma que estos medicamentos “nos hacen más daño que bien” y expone algunos motivos de su abuso. Señala directamente a las prácticas de las farmacéuticas: “(…) inventan trastornos y enfermedades mentales para tener gente adicta a sus productos” (eldiario.es, 2016). También apunta a la práctica profesional de muchos psiquiatras. Cuando se le preguntó por qué los psiquiatras seguían recentándolos, decía: “Si has creído en algo durante treinta años, ¿cómo puedes cambiar esa creencia?, decirte, estaba equivocado desde el principio, he dañado a muchos pacientes. Eso no es fácil, es más fácil cerrar los ojos y continuar como siempre” (elpais.com, 2016). Como vemos, para Gøtzsche los tratamientos se reproducen y crecen en buena medida porque muchos psiquiatras están acostumbrados a recetar psicofármacos, convencidos de que son lo mejor para sus pacientes, siendo incapaces de revisar sus principios médicos a la luz de nuevas investigaciones. En muchas ocasiones, nuestros esquemas mentales están preparados para atribuir los males de este mundo a poderes fácticos que quieren manipularnos y dominarnos,

como ocurre con las farmacéuticas. Pero no estamos tan preparados para explicaciones triviales como las del segundo tipo: es la cotidianeidad que se va asentado silenciosa y banal en el día a día de los profesionales que recetan drogas, la que hace que ya no se planteen si realmente están curando a sus pacientes. ¿No es aterrador cómo la fuerza de la costumbre se apodera de las mentes? Y es que hay ciertos tipos de locura que no se pueden curar con drogas. ‘Boogie Stop’. Charles Mingus 11

Referencias: eldiario.es (08/06/2016) http://www.eldiario.es/ consumoclaro/cuidarse/medicamentos-psiquiatriapsicofarmacos-peligros_0_517249096.html elpais.com (25/9/2016) http://elpais.com/ elpais/2016/09/20/ciencia/1474391855_558264. html GINSBERG, Allen (2006) Aullido, Madrid, Anagrama. SÁNCHEZ, María Pilar, Macías, Diego, De la Fuente, César, González, Diana, Montero, Dolores y Catalá-López, Ferrán (2013) “Evolución del uso de medicamentos ansiolíticos e hipnóticos en España durante el período 2000-2011”, Revista Española de Salud Pública, vol. 87, nº 3. pp: 247-255.


ilustración: pablo velarde

lentes de aumento RETRETE Alberto Fernández / Ilustración Julia Javelin

Soy un retrete. Sí, sí señor, soy un retrete. Y me gusta serlo, es una elección meditada y consciente. No soy un retrete cualquiera; me lo he currado y he alcanzado un buen status en mi sector. Cada día me limpian cuidadosamente un par de veces, sin productos abrasivos que rayen mi níveo esmalte. Me dejan aseado y reluciente, listo para recibir a mis clientes. No ha sido fácil. Mis padres querían que fuera abogado o médico o, por lo menos, funcionario, hicieron todo lo que estaba en su mano. Pero ha sido mi elección y, aunque les cueste admitirlo, pueden estar satisfechos de hasta dónde he llegado. La gente me necesita, hacen cola para estar conmigo. De un picapleitos pueden prescindir, de mí no. Es muy enriquecedor, tengo una vida social intensa y de lo más variopinta. He visto de todo, todo tipo de rarezas y excentricidades, no os podéis ni imaginar. Es cierto que la gente acude a mí a dejarme sus marrones pero eso produce en ellos un efecto liberalizador. Podría decirse que soy un psicólogo de las vísceras. Conductismo de cañería.

Últimamente entran a verme en grupos de dos o más personas. Bajan cuidadosamente mi tapa, la limpian y empiezan a aspirar pequeños surcos de un extraño polvo blanco. Cuando se van siempre dejan algún residuo y yo, pese a que soy muy pulcro, no sé por qué, me pongo contento y hablo sin parar. A decir verdad, me resultan divertidas este tipo de visitas. Hacen que me sienta bien a pesar de que cada fin de semana las espere con ansiedad y los lunes esté de bajón. Después del nerviosismo de la espera estoy a plena actividad y me veo capaz de tragar con lo que sea. Soy el puto amo. Mi despacho es amplio y acogedor. Lo comparto con un lavabo, un secamanos eléctrico y una máquina de condones de sabores, pero yo soy el jefe, el protagonista indiscutible, sin mí lo demás no tiene sentido. Cuando no tenemos trabajo, hablamos de nuestras cosas o descansamos en la oscuridad. También buscamos tiempo para leer lo que nos dejan escrito, todo muy bukowskiano. El secamanos, Gustavo, se quiere tirar a una toalla jovencita que entró a currar la semana pasada. Son incompatibles. Hoy es viernes y estoy alegre aunque, a veces, se me acumule el trabajo. Siempre pasa los fines de semana. Me siento algo espídico y me da en la nariz que pronto voy a estar a pleno rendimiento. Tengo muchas aspiraciones. Conoceré a mucha gente y viviré multitud de experiencias. He triunfado. Soy un retrete y, qué coño, me gusta.

‘La caca de colores’. Siniestro Total

13


mirada torcida COSAS, COSAS, COSAS César Romero, el Funcionario Rockero / Ilustración LuisFer Navarro

C

osas que no son delito y deberían de serlo:

• Usar fijador Patrico – Condena: conversión al pastafarismo y obli-

• Andar en procesión detrás de un Cristo o Virgen con motivo del

gación de usar día y noche un colador de pasta a modo de sombrero. Si el fijador, ya de cualquier marca, se usa durante la práctica de cualquier deporte, se añadirá a la condena un exilio forzado a la isla de Tristán de Acuña.

400 aniversario de la Hermandad, del cambio de capilla o cualquier otra circunstancia análoga en tiempo profano - Condena: se tatuará en lugar visible e identificable del cuerpo la cara de Antonio Burgos comiendo puntillitas.

• Decir a alguien “luego nos vemos”, “o ya si eso te pego un toque”,

• Poner en tu estado de facebook frases pseudotrascendentales sa-

• Escuchar reggaeton, a Bisbal o lo último de Melendi con

el altavoz del móvil a tope – Condena: 1.000 latigazos y arresto domiciliario indefinido. • Desayunar Coca-Cola y tostada de jamón serrano con

mantequilla – Condena: 20 años en la trena, conmutable por una dieta a base de lacasitos por un período no inferior a 15 años.

Escuchar reggaeton, a Bisbal o lo último de Melendi con el altavoz del móvil a tope. Condena: 1.000 latigazos

Dirigirse a tu pareja con términos supuestamente cariñosos o entrañables tales como gordi, cari o chiqui. Condena: leer el Ulises de Joyce “te confirmo” y demás fórmulas para no quedar, ni verse, ni confirmar nunca – Condena: visionado ininterrumpido durante un período indefinido de todas las novedades de un canal temático de teletienda.

• Utilizar todos los complementos estéticos que te defi-

• Dirigirse a tu pareja con términos supuestamente cariñosos o en-

nan como un hipster y poner en casete el primer LP de Bjork mientras te acicalas la barba – Condena: pasar el resto de tu vida recluido en un pueblo perdido del Pirineo aragonés con la única compañía de un rebaño de ovejas merinas.

trañables tales como gordi, cari o chiqui – Condena: leer el Ulises de Joyce en su edición comentada. Caso de que la persona condenada se vea incapacitada para el cumplimiento de la pena impuesta –cuestión harto probable visto el objeto del delito- , se sustituirá la misma por una lobotomía al modo del S.XIX.

cadas de un libro de autoayuda o de alguno de Paulo Coelho – Condena: volver en coche, sin aire acondicionado y a hora punta, por la autovía A49 (ruta playas del litoral onubense -Sevilla) todos los domingos durante los meses comprendidos entre mayo y septiembre. A concretar la duración anual de la condena dependiendo de los “Me gusta” que haya recibido cada frase. • Decir que la Cruzcampo es la mejor cerveza del mundo y que como

en Sevilla no se vive en ningún sitio – Condena: 500 flexiones con Los del Río sentados en tu espalda cantando todos sus Grandes Éxitos.

‘Mi agüita amarilla’. Los Toreros Muertos

15


gafas graduadas SER PETARDO Olga G. Caballer / Ilustración Víctor Sánchez Cidoncha

En la cocina de autor: Ferrán Adrià frente a David Muñoz.

¿Es usted un tío petardo? ¿El tío petardo nace o se hace? ¿Se hace a fuego lento? ¿Hay vacuna? ¿Puede ser que usted esté cansado de ser petardo? ¿Tal vez busca con ansía convertirse en uno de ellos? La RAE dice en su segunda acepción que petardo es “Persona poco competente en su cometido”. Paradojas de la existencia, justo un tío petardo es alguien muy competente en su cometido, ya que su único cometido es ese, ser petardo y fomentarlo.

En las aulas universitarias: Íñigo Errejón frente a Íñigo Méndez de Vigo. En la dramaturgia psicológica: Paulo Coelho frente a Alejandro Jodorowsky. En la dirección cinematográfica: Alejandro González Iñárritu frente a Woody Allen.

Justo un tío petardo es alguien muy competente en su cometido, ya que su único cometido es ese, ser petardo y fomentarlo Existen algunos que lo son sin proponerlo, otros lo saben y no hacen nada por remediarlo, es más lo fomentan convirtiéndose en la flor y nata de los petardos. Es difícil concretar las características de un tío petardo, pues engloba una lista infinita de agravios y alabanzas a partes iguales y según para quién, es lo que tienen las identificaciones en otros y/o con otros, que una vez interiorizadas suele ser complicadas dejarlas marchar.

En la ciencia divulgativa: Eduard Punset frente a Jorge Wagensberg. En uno de los tipos de humor: Chiquito de la Calzada frente a Goyo Jiménez.

Y así, y porque sí, me atrevo en mi petarda osadía, a personificar una pequeña lista de estereotipos petardos concretos a la vez que generales, necesarios para el correcto e incorrecto funcionamiento del mundo - que aparentemente no tienen nada en común, salvo ser petardos según quién se identifica con ellos.

En las ondas radiofónicas: Carlos Herrera frente a Fernandisco.

En política generalista española: Pedro Sánchez frente a Pablo Iglesias.

En la escritura latinoamericana: Mario Vargas Llosa frente a Alferdo Bryce Echenique.

En la moda y sus propósitos: Josie frente a Pelayo Díaz.

Piense, piense usted, seguro que le viene en mente alguna nueva categoría a la que sumar un nombre conocido, a esta lista #detraka. Y para aguantar tanto petardeo lo suyo es compensar la traca con fuegos artificiales y escuchar la interpretación de Glenn Gould de las Variaciones Goldberg, BWV 988 de Johann Sebastian Bach. ‘A State of Wonder’. Glenn Gould

17


dicciolentes MEDIO MEDIOS Federico Pozo Cuevas/ Ilustración María Sabater

De las treinta y siete acepciones de la palabra medio que figuran en el diccionario (www.rae.es), tomemos tres. Medio es lo que está entre dos extremos, en el centro de algo o entre dos cosas. Es también aquello que puede servir para un determinado fin, transportar por ejemplo. Y cuando decimos medios diplomáticos, sindicales o educativos, nos referimos a un sector, círculo o ambiente social determinado. Pensemos ahora en los medios de comunicación. La ciencia política se ha referido a ellos haciendo hincapié en su papel político. En el hecho de que pueden actuar como eco, trasmitiendo mensajes de otros actores; de que pueden ser comparsa de unos criticando o socavando los mensajes de otros; o de que en ocasiones intentan ser protagonistas, esto es, influir con objetivos políticos o bajo criterios empresariales (Vallés, 2000). Pero, no es de eso de lo que debe ocuparse esta breve reflexión, o acaso sí, pero de otro modo. Da igual el papel político que ejerzan o pretendan ejercer quienes los dirigen. Para quien resulta importantísimo que los medios cumplan un papel político en nuestras sociedades es para nosotros la ciudadanía. En este sentido, algunos periodistas ilustres defienden que el papel de los medios debe ser precisamente ocuparse de lo que le pasa al poder, pero haciéndolo en nombre, o a favor, de los ciudadanos, para que el poder nos represente, nos sirva, y no para lo contrario (Gabilondo, 2011). Pero ocurre que en nuestro país, los medios, y especialmente los que aún siguen siendo la referencia para la mayor parte del público, la radio y, sobre todo, la televisión, se ocupan más de transmitir o amplificar lo que dicen quienes ocupan el poder, o lo pretenden, que en analizarlo o escrutarlo a favor de la ciudadanía. Los medios dedican mucho más espacio y atención a reproducir lo que dicen los políticos, lo que se dicen unos a otros para que lo escuchemos que a contrastar esas declaraciones y contradeclaraciones con la realidad que afecta a la ciudadanía. Hacen eso cuando dicen informar, nos jalean con eso cuando editorializan u opinan.

Buena parte de lo que nuestros políticos consideran que es hacer política se traduce en hacer declaraciones y colocar titulares ante los medios En España mucha de la información supuestamente política, sea nacional, regional o local, se limita a recoger lo que dicen los políticos y a ocupar con ello mucho más espacio informativo que en otros países (Muñoz Molina, 2013). Buena parte de lo que nuestros políticos consideran que es hacer política se traduce en hacer declaraciones y colocar titulares ante los medios con la seguridad de que van a ser reproducidas mecánica y, casi siempre, acríticamente en radio y televisión, y de que van a constituir munición en el espacio virtual. ¿Es eso lo que nos merecemos los ciudadanos en un país y en una situación como la que

vivimos? ¿Deben dedicarse los medios únicamente a reproducir un día sí y otro también declaraciones de responsables políticos pese a que resulte evidente y vergonzoso que son mentira o, como mucho, medias verdades? ¿Tiene interés informativo, es saludable en términos cívicos ver reproducida una y otra vez la enésima declaración de responsables o portavoces del partido más presunto de nuestra historia afirmando que, o no les consta, o que son implacables y han hecho más que nadie frente a la corrupción? ¿Por qué se asiste pasivamente a que los gobernantes en funciones enmarquen la corrupción en su partido, cada vez más evidentemente asociada al cohecho y a su financiación ilícita, en el terreno de la imputabilidad individual cuando nuestro ordenamiento jurídico ya contempla la responsabilidad penal de las organizaciones (Bacigalupo, 2015)? ¿Es eso lo que deben hacer por nosotros o para nosotros los medios? Para responder a esta última cuestión volvamos a las acepciones de la palabra medio en el diccionario. Si medios son lo que está entre el poder y nosotros, propongo que respondamos que no. Si medio es lo que debe servir para un fin, pensemos en cuál, o de quién, debe ser ese fin. Si me-

dios son determinados círculos o ambientes, actuando de ecos o comparsas, no estarían siendo los nuestros. Y con todo el candor con el que en esta sección acude al diccionario, tomemos otra acepción de la palabra medio, la que significa no del todo, no enteramente o no por completo, con la que señalamos lo que está a medio hacer, para afirmar que quizá haya llegado la hora de exigir que nuestros medios se atrevan o se dignen a ser enteros. Y que lo hagamos dejando de atender a los que sólo cuentan, o les interesa contar, la mitad. 19

Referencias: Bacigalupo, Silvina (2016) “Las personas jurídicas también delinquen” Ahora, nº 21, 12 a 19 de febrero; www.ahorasemanal.es Gabilondo, Iñaki (2011) El fin de una época, Barril y Barral. Muñoz Molina, Antonio (2013) Todo lo que era sólido, Seix Barral. Vallés, Josep M. (2000) Ciencia Política, Ariel.


diccioLentes

rincÓn gAfApAstA

el fútBol de los noMBres Juanma García González / Ilustración Mario Gargon

“What’s in a name?”, le decía Julieta a Romeo, “Lo que llamamos rosa / por cualquier otro nombre olería igual”, añadía. Si lo trasladáramos al nombre de pila, “A quien llamamos Fruela… ¿por cualquier otro nombre sería igual?”. El caso es que apenas tenemos capacidad de influencia a la hora de elegir nuestro nombre propio. Los más comunes hasta los años setenta del siglo XX se recogían casi necesariamente en el santoral católico-apostólico-romano y estaban fuertemente terciados por la religión: entre nuestros mayores tenemos 22 Ángeles, 46 Natividad y 27 Dolores (¡varones!); y más de 217.000 Dolores (mujeres), 157.000 Concepción y 123.000 Encarnación. Todos son nombres muy envejecidos, con una edad media de más de 60 años.

SI PreTendo que MI hIjo Sea un gran fuTboLISTa (y Mejor fIeSTero), 101 faMILIaS (93 de nacIonaLIdad eSPañoLa) han decIdIdo que Su hIjo Se LLaMe neyMar

Tras la llegada de la democracia post-franquista se produce un aperturismo en la elección de nombres. Este espacio se ha ido diversificando poderosamente debido a la secularización, la inmigración, y a una nueva y acuciante aprensión de madres y padres: si el fruto de mi amor no tiene un nombre guay no va a ser nada en la vida.

El problema se encuentra en definir “triunfar en la vida”, y me da la sensación de que ser deportista de alto nivel se lleva la palma. Ahora bien, esto es España, de modo que cabe hacer esta triste suposición: deporte = fútbol. Si la religión era el opio del pueblo, no es descabellado proclamar que el fútbol es el nuevo opio del pueblo. Si pretendo que mi hijo sea un gran futbolista (y mejor fiestero), 101 familias (93 de nacionalidad española) han decidido que su hijo se llame Neymar. Un ojo al padrón de habitantes nos confirma también que en España hay 32 Zidane y algún Messi. Los magos del balón marcan generaciones, como puso de manifiesto el éxito de Campeones en los años noventa: Oliver Atom y Benji Price nos levantaron del asiento mil veces, ya fuera para celebrar un gol infinito o para ir a los registros civiles, donde se han contabilizado casi once mil inscripciones del nombre Oliver, pero ninguna de Tsubasa -original del japonés prodigio- ni del pobre Benji. El sino de los porteros… o no. Una de las leyendas contemporáneas de nuestro fútbol,

Iker Casillas, comparte su nombre de origen vasco con más de 40.000 personas que tienen una edad media de 12 años y que se distribuyen por toda España. No sólo eso. Iker, además, es amigo de los nombres compuestos: Iker Jesús, Iker Alexis, Iker Joan… y, cómo no, mi favorito Iker Andrés, que rememora los

IKer caSILLaS, coMParTe Su noMbre de orIgen VaSco con MáS de 40.000 PerSonaS que TIenen una edad MedIa de 12 añoS y que Se dISTrIbuyen Por Toda eSPaña

y más de 14.000 Pau repartidos por todo el país; o incluso por Los Simpsons: hay 60 españoles que se llaman Lenny, pero sólo 10 Carl y ningún Homer; o hasta por los superhéroes, como Superman y Goku. Probablemente haya alguna pseudociencia que afirme que nuestro nombre marca nuestro destino. No lo creo. Por si acaso, se hace una llamada a las madres y padres (y demás familiares, que como buenos parientes tienen el derecho y deber de opinar sobre el nombre de los hijos de otros) para que se lo piensen bien antes de cometer ninguna tropelía que pueda condicionar la vida de sus retoños… o incluso su muerte. Por cierto, un saludo a todos los Hades.

dos héroes del Mundial de Sudáfrica de 2010. Su media de edad de 6,4 años nos permite deducir que las celebraciones del título fueron muy efusivas. Oye, que si no te gusta el fútbol puedes apostar por la Fórmula 1: hay 82 Fernando Alonso; o por el baloncesto: hay 32 Michael Jordan

‘chatty chatty’. Toots and the Maytals

21


pUbLicidAd

rincÓn gAfApAstA un BreVe Viento

la leY de alVedro

Raúl Bocanegra

Rubén Martín Gimeno

Un breve viento agitó las ramas del olmo de la plaza de los Arcos, lugar de encuentro de músicos y pintores. Las hojas muertas se desprendieron del árbol y, en un suave vaivén, cayeron sobre el asfalto. La pianista Mercedes Lobato, que tomaba cerveza en el café de las musas, pensó: la belleza suspende el tiempo. Una pregunta se encajó en su cabeza ¿Cómo componer una caída de hojas? Le vino a la mente una frase que jamás había comprendido, pero que ahora tomaba sentido. Se la había oído una noche de juerga a Ana Morante, la gran saxofonista: Cuando hacemos música, elevamos sueños.

Paseando por el H&M el otro día vi camisetas de muchos grupos clásicos del rock: Led Zeppeling, Rolling Stones, AC/DC, etc. Estaban al lado de camisetas de colores estridentes de esas que ahora llevan los milenials y que vistas en serie pueden provocar daños graves en la retina. Fue una experiencia rara: allí puestas parecían como zombis en Eurodisney. Pero más allá de ese momento, me asaltó una gran duda. Si todo el mundo empieza a comprar estas camisetas, ¿cómo podremos identificar al rockero de verdad? Y pensé que este problema no es diferente al que tiene por ejemplo la ciencia. ¿Qué se entiende por conocimiento científico válido? Pues al final lo que acepta la comunidad científica como válido. ¿Y bajo qué reglas define la comunidad científica qué es válido? Pues tienen paradigmas con teorías, métodos y modelos que a base de la experiencia validan o refutan un argumento. Entonces se trataría simplemente de encontrar un paradigma, un modelo que permita discernir que es un rockero de verdad. Y entonces pensé en el gran Moncho alvedro, mi amigo rockero coruñes que lleva el rock en las venas y en la respiración.

ANUNOCCIAIATEL!!E!N DE-S

camisetas y asesorios

FLEJE 669 12 12 38 fleje

PARCTOICNIPA Y llegué a la conclusión de que a partir de ahora seguiré la “Ley de Alvedro” que viene a decir lo siguiente: un rockero lo será de verdad según el grado de afinidad que tenga con el gran Alvedro. La unidad de medida serán lo “alvedrinos” que irán de 0- 10 según se parezcan a él. Por supuesto, el 10 nunca lo alcanzará nadie porque corresponde al modelo, un rockero inigualable. ‘no puedo dejar el rock’. Los Suaves

NOiSbOeToROpiSna

eilsucsrtra aporta

23

Si quieres anunciarte o colaborar con nosotros, contáctanos en

desocialfanzine@gmail.com

CualSoft Consultores www.cualsoft.com

Análisis de datos cualitativos Por cada persona que sabe analizar hay cincuenta que saben razonar por síntesis

“Coruñés y rockero: la Bomba Alvedro ataca de nuevo”

anúnciate YA

Arthur Conan Doyle (Estudio en Escarlata 1887)

SI QUIERES ANUNCIARTE O COLABORAR CON NOSOTROS CONTÁCTANOS EN desocialfanzine@gmail.com

anúnciate en de-social

www.jardinaliaecologic.com info@jardinaliaecologic.com


ilustraciĂłn: pablo velarde

Cuando termines de leerlo, dĂŠjalo en otro lugar para que otras personas puedan disfrutarlo.

De-Social Fanzine nº5  

Nº 5 de De-Social fanzine. Humor, ilustraciones, crítica social, rockerismo tabernero, periodismo de bajos fondos. Tu fanzine. Disfrútalo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you