__MAIN_TEXT__
feature-image

6 minute read

Alimento predigerido: de fertilizante orgánico a revolucionario alimento en acuicultura

El alimento predigerido con base de fermento de soya está actualmente siendo estudiado en campo y laboratorio como posible sustituto parcial del alimento balanceado para la acuicultura.

La particularidad de esta técnica simbiótica es que, son los mismos acuicultores en Latinoamérica y Asia quienes lo generan a pie de estanque.

Se ofrece, como parte del alimento que se entrega al animal, lo que podría interpretarse como una amenaza directa a la industria de alimentos balanceados. Sin embargo, es en realidad una oportunidad encubierta para este sector.

Otro hecho interesante es la proliferación en redes sociales de “ciertos alimentos predigeridos” que son ofrecidos como la panacea o el producto milagroso que puede sustituir por completo el alimento balanceado y, además, justificando su uso en pos del “bolsillo del acuicultor” y la protección a “la madre Tierra”.

Sin embargo, estos productos supuestamente milagrosos, costosos y de dudosa procedencia se mueven entre el fraude, la falta de rigurosidad científica y la ausencia de su estudio independiente en laboratorio y campo.

Lejos de tales pretensiones, la utilización en acuicultura de fermentos para generar alimentos predigeridos tiene siglos de existencia y se puede obtener a bajo costo por parte del mismo acuicultor (la generación de alimento predigerido ronda entre los 0.25 a los 0.45 USD/kg).

La capacitación en este aspecto es clave. La página web de Bioaquafloc por ejemplo, está decidida a invertir en el conocimiento con respecto a la generación de fermentos y alimentos predigeridos, aludiendo al famoso dicho “no regales un pescado, enseña a pescar”.

La fermentación de materiales vegetales genera una amplia gama de enzimas que comienzan con la disgregación de macromoléculas generando azúcares, ácidos grasos, aminoácidos y un gran número de sustancias sencillas y libres de fácil digestión.

Breve historia de algunos alimentos predigeridos con base en fermentos En Japón, desde hace siglos los agricultores generan un fertilizante orgánico mediante la fermentación de ciertos residuos principalmente vegetales llamado Bocashi, palabra japonesa que significa “materia orgánica fermentada”.

En 2013, el profesor Teruo Higa de la Universidad Ryukus, Okinawa, comenzó a realizar ciertas investigaciones relacionadas con el Bocashi, en el campo de los microorganismos benéficos y efectivos para una agricultura y medio ambiente sostenibles (Higa and Parr 2013.). El Bocashi da el salto a la acuicultura cuando en los ingredientes de la mezcla se añaden harinas de pescado y el producto final se vierte al estanque de cultivo como precursor del zooplancton, para el mejoramiento de la calidad de agua y como alimento para los organismos de cultivo.

En 2005 se publica un estudio sobre la eliminación de carbohidratos no digeribles de la soya tras su fermentación para alimentar al salmón del atlántico (Salmo salar) (Refstie et. al 2005).

En 2009 Kim y colaboradores obtienen unos interesantes resultados en la perca loro rayada japonesa (Oplegnathus fasciatus) concluyendo que el proceso de fermentación de la soya podría mejorar la disponibilidad de fósforo en la harina de soya y las respuestas inmunes no específicas del pez loro.

En 2010 Yamamoto y colaboradores determinan que el fermento de soya es un elemento sumamente beneficioso y prometedor al ser incluido en la dieta de trucha arcoíris (Oncorhynchus mykiss).

En 2015 Shiu y colaboradores consiguen determinar el porcentaje máximo de substitución de alimento balanceado por fermento de soya ofrecido como alimento predigerido en el cultivo de camarón (Litopenaeus vannamei), obteniendo porcentajes exitosos por encima del 60%.

Igualmente, Hassan y colaboradores en este mismo año publican un experimento donde determinan que el porcentaje de substitución de la dieta comercial por fermento de soya en tilapia (Oreochromis niloticus) ronda el 37%.

En 2016 Sharawy y colaboradores determinan que alrededor de un 50% de sustitución de dietas comerciales con respecto a fermento de soya resultan exitosas en el desempeño del camarón indio (Fenneropenaeus indicus).

El análisis de estos experimentos ha sido extraído de la consulta y revisión hecha por Dawood, M. A., & Koshio, S. 2020, quienes analizaron 33 experiencias exitosas de aplicación de fermentos de diferentes semillas en dietas de especies que van desde el salmón o la trucha, a la tilapia, camarón Litopenaeus vannamei hasta el camarón de agua dulce gigante, Macrobrachium.

Alimento predigerido a pie de estanque.

Un hito en la utilización del fermento de soya como alimento predigerido

En Tailandia en 2013 la tecnología incipiente llamada biomimicry pasa a llamarse aquamimicry gracias al impulso de investigadores como Veerasun Prayotamornkul o Jimmy Lim, y se establece como una de las tecnologías simbióticas más prometedoras en la actualidad.

Una de las técnicas estrella de esta tecnología es el uso del fermento de soya que vertido al estanque mejora la calidad del agua, así como un gran crecimiento de copépodos (también auspiciado por el uso de otros fermentos).

Aquamimicry, indudablemente ha sido una tecnología precursora en la utilización del fermento de soya como alimento predigerido. La novedad radica en que el propio fermento de soya pasa a convertirse en un alimento excelente para camarones y peces.

¿Qué significa alimento predigerido?

Alimento predigerido significa que se ha realizado una digestión previa o han comenzado ciertos procesos de digestión exógena antes de llegar al tracto digestivo del animal.

La fermentación de materiales vegetales permite que durante la misma, se acabe con la mayoría de los factores anti-nutricionales que éstos contienen.

También se genera una amplia gama de enzimas que comienzan con la disgregación de macromoléculas generando azúcares, ácidos grasos, aminoácidos y un gran número de sustancias sencillas y libres de fácil digestión.

Asimismo, se generan ácidos orgánicos de cadena corta muy benéficos por sus efectos contra agentes patógenos. El alimento predigerido tiene un pH bajo, (<5) lo que acidifica el tracto digestivo de peces y camarones y genera una acción directa contra bacterias patógenas.

Es rico en proteína debido a que la soya es una materia muy rica en este elemento y además, la gran cantidad de bacterias prebióticas que crecen en él contienen proteína altamente digerible.

El alimento predigerido hecho con fermento de soya no contiene DHA (ácido docosahexaenoico) o EPA (eicosapentaenoico) lo que no permite la sustitución completa del alimento balanceado.

Sin embargo, cuando es aplicado en una tecnología simbiótica, las posibilidades aumentan puesto que esos ácidos grasos esenciales se encuentran de manera natural en los bioflóculos y plancton del agua.

Fermento de soya.

Últimas investigaciones

La Universidad Técnica Nacional de Costa Rica, con el Dr. Nelson Peña, investigador y docente de esta institución, en colaboración con la innovadora empresa francesa de probióticos Marine Akwa y el Dr. David Celdrán representante de Bioaquafloc en Latinoamérica, están llevando a cabo interesantes experimentos con fermentos y alimentos predigeridos.

El objetivo de las investigaciones es determinar el grado de sustitución de alimento balanceado por un alimento predigerido con base de fermento de soya y ciertos probióticos concretos en el desempeño en crecimiento de organismos de cultivo acuícola.

Así mismo, se busca analizar el posible mejoramiento contra agentes patógenos usando metagenómica en Litopenaeus vanamei.

Tras la primera fase del experimento en laboratorio, el proceso se replicará en campo para obtener resultados a pie de estanque.

En próximas publicaciones se ofrecerán los principales resultados y hallazgos de dichas investigaciones, así como los próximos experimentos que se realizarán con nuevos probióticos seleccionados.