Page 1

artículo científico

Diagnóstico clínico del perro atópico- Rejas J. y Goicoa A.

Diagnóstico clínico del perro atópico

1Juan

Rejas López, 2Ana Goicoa Valdevira

1Dpto.

Medicina, Cirugía y Anatomía Veterinaria. Universidad de León.

2Dpto.

Ciencias Clínicas Veterinarias. Hospital Clínico Veterinario Rof Codina. Universidad de Santiago de Compostela

(Campus de Lugo).

Pododermatitis bilateral

Tabla 1 Criterios diagnósticos de dermatitis atópica Las dermatitis atópicas humana y canina presentan numerosas similitudes19. Su diagnóstico se fundamenta en la presencia en el paciente de al menos una parte de los criterios clínicos fuertemente asociados a la enfermedad, conjuntamente con la eliminación de otras dermatitis clínicamente similares 8. Recientemente se ha redefinido el concepto de la dermatitis atópica canina, como una dermatopatía pruriginosa, inflamatoria y de naturaleza alérgica, predispuesta genéticamente, y que presenta signos clínicos característicos asociados con la presencia de IgE principalmente dirigidas contra alérgenos ambientales, hablándose de dermatitis similares a la atópica en los casos de dermatopatías pruriginosas e inflamatorias con signos idénticos a los de la dermatitis atópica, pero en los que la respuesta de IgE contra alérgenos no queda demostrada9. De acuerdo con las definiciones anteriores, en este artículo vamos a abordar el diagnóstico clínico de las dermatitis atópicas y de las similares, teniendo en cuenta que para este diagnóstico, el diagnóstico clínico, no se precisa de la demostración de la existencia de IgE.

12

Hemos de recordar que la positividad a una prueba intradérmica o a un test serológico de IgE específica de alérgeno no sirve para diagnosticar la enfermedad. El diagnóstico de la dermatitis atópica es clínico, y se fundamenta en la presencia de signos clínicos característicos de la misma, y en el descarte de otras dermatopatías clínicamente similares. Las pruebas intradérmicas y serológicas solo sirven para seleccionar los alérgenos a usar en el caso de instituir un tratamiento de inmunoterapia específica de alérgeno, y para poder instaurar medidas que eviten en la medida de lo posible el contacto con los mismos.

Aunque nunca se llegó a demostrar su validez con ensayos científicos, durante muchos años se usó la propuesta que realizó Willemse32 en 1986 (tabla 1), basándose en los criterios que Hanifin y Rajka10 propusieron pocos años antes para el diagnóstico de la dermatitis atópica en medicina humana. Según estos criterios, para que un perro se considerara atópico necesitaba presentar al menos 3 caracteres principales y 3 secundarios. De forma similar a lo que ocurría con los criterios usados en medicina humana, los propuestos por Willemse, aparte de no haber sido validados, tenían ciertos inconvenientes28: unos eran poco específicos (dermatitis crónica), otros infrecuentes (hiperhidrosis) y otros eran frecuentes en perros no atópicos (pioderma o conjuntivitis). Años más tarde, en 1994, Williams y col.33-35 propusieron en medicina humana unos nuevos criterios, conocidos como los del Reino Unido, más simples y fiables. De forma similar, en 1998 Prélaud y col.28 propusieron unos criterios más simples para el diagnóstico de la dermatitis atópica canina.

Caracteres primarios • Prurito • Morfología y distribución típica: (1) facial o digital (2) liquenificación de la superficie flexora de la articulación tarsal o la superficie extensora de la articulación carpal • Dermatitis crónica o crónica recidivante • Historia familiar o individual de atopia • Predisposición de raza

Caracteres secundarios • Aparición de los síntomas antes de los 3 años • Eritema facial y queilitis • Conjuntivitis bilateral • Foliculitis superficial estafilocócica • Xerosis • Hiperhidrosis • Positividad a la prueba intradérmica inmediata • Aumento de IgE específica de alérgeno

13


artículo Trabajo científico científico

REHABILITACIÓN DEL PACIENTE GERIÁTRICO: OSTEOARTROSIS - Del Pueyo, G. y Guillorme, S

Eritema auricular

Tabla 2 • Aparición del prurito entre los 6 meses y 3 años de edad • Prurito sensible a corticoides • Pododermatitis interdigital bilateral eritematosa en miembros delanteros • Eritema en cara interna de pabellones auriculares • Eritema peribucal (queilitis)

Según su estudio, la presencia de al menos 3 criterios principales (tabla 2) en un perro con prurito, tras haber descartado ectoparasitosis, tenía una sensibilidad y especificidad diagnósticas cercanas al 80%. Esto implicaba que para que un perro fuera atópico (1) debía presentar prurito y (2) debían haberse descartado previamente las sarnas, mediante raspado y, en caso de duda de sarna sarcóptica, tras un ensayo terapéutico con avermectinas.

Otro punto importante es que, según su estudio, este método no detectaba un 20% de los perros atópicos (no llegaban a cumplir 3 criterios) y además un 20% de los diagnosticados no eran atópicos. Como se verá más adelante, estos últimos en su mayoría probablemente son reacciones adversas a los alimentos. Preláud y col.28 también incluyeron unos criterios menores (tabla 3), cuya presencia debía hacer sospechar de una posible dermatitis atópica, aunque no eran diagnósticos, ya que eran muy específicos pero poco discriminantes (lesiones en el pliegue del corvejón) o bien eran de presentación infrecuente (urticaria). Desafortunadamente, los criterios propuestos por Prélaud y col. no han sido verificados por otros estudios científicos rigurosos. 14

15

Svoboda27

Recientemente Počta y valoran la sensibilidad de los criterios de Willemse y de Prélaud y col., estableciéndola en un 72,3% y 68,1%, respectivamente, no habiendo diferencias estadísticas entre ellas. No


artículo científico

Advance Veterinary Obesity Management, un 20% más eficaz, resultados más visibles.

Advance Veterinary Obesity Management es una dieta especialmente formulada para reducir la obesidad. Su nueva fórmula ha sido clínicamente probada conjuntamente con la Universidad de Hannover, en un estudio* realizado con perros en sus hogares y atendidos por sus propietarios. Esta nueva dieta es ahora un 20% más eficaz, con lo que los resultados en el perro son más visibles. A la vez hemos mejorado la palatabilidad para que ellos pierdan peso sin dejar de disfrutar. *A. Rocksin, et Al. ECVIM Congreso, Budapest 2007

Urticaria

obstante, la metodología del trabajo cuestiona la validad de sus resultados ya que solo se realizaron dietas de eliminación en un 25,5% de los pacientes, además de incluir pacientes atendidos antes de que Prélaud y col. publicaran sus criterios diagnósticos.

NUEVO cierre top slider

En cualquier caso, debido a la variabilidad de signos presentados por cada paciente, ninguna propuesta de criterios clínicos es infalible como método diagnóstico19.

Factores inductores de dermatitis atópica

16

En pacientes humanos con dermatitis atópica se incluyen como factores inductores de la misma a aeroalérgenos (ácaros del polvo, pólenes, epiteliales, etc.), alérgenos alimentarios, superantígenos estafilocócicos e, incluso, autoalérgenos16. En perros atópicos parece que esto también ocurre, de tal manera que recientemente la Tabla 3 “Internacional Task Force on Canine Atopic Dermatitis” • raza predispuesta o antecedentes familiares sostiene el concepto de que componentes alimentarios • Dermatitis crónica o recidivante de más de dos años podrían ser inductores de dermatitis atópica en algunos • capa apagada perros, lo que no debe ser malinterpretado como que • afectación del pliegue del corvejón ambas son una misma enfermedad23. • Dermatitis de lamido • Hiperhidrosis No obstante, desde el punto de vista del • antecedentes de urticaria o angioedema diagnóstico clínico, en un perro atópico hay que • agravación estacional valorar la presencia de otras hipersensibilidades • agravación tras estar sobre hierba concurrentes así como de las complicaciones • Variación de los síntomas según el lugar de estancia infecciosas que pueda presentar.

a v e u N ula Fórm

*

38% * + a ín 0% Prote a 3 +10 g Ome s * dato

a la ntes refere

rmula rior fó ante

17


artículo Trabajo científico científico

Dermatitis atópica y reacciones adversas a los alimentos Una vez definidos los criterios diagnósticos de la dermatitis atópica canina, el siguiente punto importante a destacar es que la dermatitis atópica y las reacciones adversas a los alimentos no son distinguibles clínicamente, al presentar un cuadro lesional muy similar5,11,31.

REHABILITACIÓN DEL PACIENTEDiagnóstico GERIÁTRICO: clínico OSTEOARTROSIS del perro- Datópicoel Pueyo, RG.ejas y GJ.uillorme y Goicoa,A.S

Desde hace pocos años en perros se describe el sobrecrecimiento microbiano, caracterizado por la presencia de poblaciones elevadas de bacterias, principalmente S. intermedius, y levaduras (M. pachydermatis), sobre las lesiones cutáneas, el cual se observa con frecuencia en pacientes alérgicos7.

Para diferenciarlas hay que someter al paciente a una prueba de restricción dietética 5,31. Sin embargo, esto con frecuencia no se realiza, como lo demuestra un estudio transversal reciente realizado en Suecia sobre perros diagnosticados como atópicos22; en casi dos tercios de los mismos no se realizó ninguna dieta de restricción.

Igualmente desde siempre se ha observado que los perros atópicos sufren piodermas estafilocócicas frecuentes y recurrentes6 y se ha comprobado que la adherencia de los estafilococos a los queratinocitos de estos pacientes es mayor que en perros sanos20, de forma similar a lo observado en pacientes humanos, en los que hasta el 90% de las lesiones atópicas muestran un aumento del número de S. aureus15 y en los que se ha comprobado la relación entre enterotoxinas estafilocócicas y la intensidad de las lesiones cutáneas.

Esta prueba consiste en alimentar al perro durante un largo periodo de tiempo, hasta 8-10 semanas 14,30, con una dieta estricta que no aporte ninguna proteína que haya consumido previamente. Se recomienda usar una dieta a base de una sola fuente proteica (caballo, conejo, avestruz, etc.) y una única fuente de hidratos de carbono (arroz o patata)29, conocida como dieta casera.

En personas se ha descrito que estas exotoxinas pueden ejercer su función como alérgenos2 y como superantígenos15, los cuales inducen una potente activación inespecífica de los linfocitos, que resulta en una producción de citoquinas y en la amplificación de la respuesta inflamatoria cutánea6. En el caso de los perros, se estima que aproximadamente el 25% de los S. intermedius secretan exotoxinas con capacidad superantigénica24.

Si durante el ensayo dietético mejora el cuadro clínico del paciente, posteriormente hay que reexponerle a la dieta previa (test de provocación)31. Si empeora nuevamente, se confirma que hay un componente alimentario en la dermatitis.

Cabe recordar igualmente que hasta un 39% de perros atópicos, sin pioderma visible, parecen responder a un tratamiento antibiótico21.

Si el propietario no acepta este tipo de dieta, se pueden usar dietas comerciales a base de proteínas hidrolizadas, si bien hay pacientes que no responden a estas dietas y sí a una dieta casera 1,29. Un punto importante es que muchos pacientes pueden ser simultáneamente atópicos y mostrar una reacción adversa a los alimentos, en cuyo caso durante la prueba de restricción dietética solo se observa una mejoría del cuadro clínico, sin curación completa. Diversos estudios recientes los han cuantificado entre el 21 y el 33% de los perros con atopia o reacciones adversas a los alimentos1,17,18, aunque otros lo reducen al 4%26. Similarmente, un 40% de niños con dermatitis atópica moderada o intensa muestran reacciones cutáneas inducidas por alimentos31.

Respecto de M. pachydermatis, diversos hallazgos indican que es probable que pueda ser capaz de liberar antígenos que penetren la piel de los perros, particularmente de los atópicos4. Éstos y otros resultados publicados en varios estudios muestran la probable existencia de reacciones mediadas por IgE contra Malassezia en perros6. Para la valoración de poblaciones bacterianas y de levaduras en las zonas lesionadas se utiliza la citología al ser un método simple y rápido25, siendo la cinta adhesiva el método que más poblaciones microbianas

En cualquier caso, ante un paciente con posible diagnóstico de dermatitis atópica y signos perennes, es obligatorio someterle a una dieta de restricción al objeto de determinar si el cuadro clínico o parte de él se debe a un componente de la alimentación.

Dermatitis atópica y dermatitis alérgica a la picadura de pulgas Similarmente a lo que ocurre con las reacciones adversas a los alimentos, numerosos perros atópicos de zonas húmedas y templadas o cálidas padecen simultáneamente una dermatitis alérgica a la picadura de pulgas, cifrándose hasta en un tercio de los perros con estas dermatitis3,27. Si bien la dermatitis alérgica a la picadura de las pulgas suele ser clínicamente diferenciable de la dermatitis atópica, ante un paciente atópico es importante establecer un control estricto de las pulgas 12, tanto en él como en el ambiente y en los animales con los que convive, a fin de detectar cualquier componente alérgico a la saliva de pulgas, salvo que las condiciones ambientales descarten la presencia de pulgas.

Dermatitis atópica e infecciones concurrentes 18

Dos de las complicaciones más frecuentes de la dermatitis atópica son las piodermas por estafilococos y la dermatitis por Malassezia. Una parte importante del prurito del paciente atópico se relaciona con la presencia de infecciones o crecimientos excesivos de estos microorganismos, por lo que es fundamental valorar su presencia sobre las lesiones del paciente.

19 . Sobrecrecimiento de Malassezia


artículo científico

Diagnóstico clínico del perro atópico- Rejas J. y Goicoa A.

8. DeBoer DJ, Hillier A. The ACVD task force on canine atopic dermatitis (XV): fundamental concepts in clinical diagnosis. Vet Immunol Immunopathol. 2001:81; 271-276. 9. Halliwell R. Revised nomenclature for veterinary allergy. Vet Immunol Immunopathol. 2006:114; 207-208. 10. Hanifin JM, Rajka G. Diagnostic features of atopic dermatitis. Acta Derm Venereol Suppl (Stockh). 1980:92; 44-47 11. Hillier A, Griffin CE. The ACVD task force on canine atopic dermatitis (X): is there a relationship between canine atopic dermatitis and cutaneous adverse food reactions? Vet Immunol Immunopathol. 2001:81; 227-231. 12. Ihrke PJ. Establishing the diagnosis of flea allergy dermatitis and convincing the owner. Proc. Western Veterinary Conference. 2008. 13. Kennis RA, Rosser EJ Jr, Olivier NB, Walker RW. Quantity and distribution of Malassezia organisms on the skin of clinically normal dogs. J Am Vet Med Assoc. 1996:208; 1048-1051. 14. Leistra MHG, Markwell PJ, Willemse T. Evaluation of selected-protein-source diets for management of dogs with adverse reactions to foods. J Am Vet Med Assoc. 2001:219; 1411-1414. 15. Leung, DYM. Atopic dermatitis and the immune system: The role of superantigens and bacteria. J Am Acad Dermatol. 2001:45; S13-16. 16. Leung DYM, Bieber T. Atopic dermatitis. Lancet 2003:361; 151-160. 17. Loeffler A, Lloyd DH, Bond R, Kim JY, Pfeiffer DU. Dietary trials with a commercial chicken hydrolysate diet in 63 pruritic dogs. Vet Rec. 2004:154; 519-522. 18. Loeffler A, Soares-Magalhaes R, Bond R, Lloyd DH. A retrospective analysis of case series using home-prepared and chicken hydrolysate diets in the diagnosis of adverse food reactions in 181 pruritic dogs. Vet Dermatol. 2006:17; 273-279. 19. Marsella R, Olivry T. Animal models of atopic dermatitis. Clinics in Dermatology. 2003:21; 122-133. 20. McEwan NA. Adherence by Staphylococcus intermedius to canine keratinocytes in atopic dermatitis. Res Vet Sci. 2000:68; 279-83. 21. Mueller RS, Bettenay SV. Long-term immunotherapy of 146 dogs with atopic dermatitis - a retrospective study. Aust Vet Practit. 1996:26; 128-132. Cit in: Carlotti DN. Traitement et suivi au long cours du chien à dermite atopique. Prat Med Chir Anim Comp. 1998:33; 359-370. 22. Nødtvedt A, Bergvall K, Emanuelson U, Egenvall A.Canine atopic dermatitis: validation of recorded diagnosis against practice records in 335 insured Swedish dogs. Acta Vet Scand. 2006:48(8). Sobrecrecimiento bacteriano

identifica7,13. Se recomienda utilizar el objetivo de inmersión (x1000), observando al menos 20 campos 7. La presencia de más de 5 bacterias o 2 levaduras por campo sugiere la presencia de sobrecrecimiento microbiano7.

23. Olivry T, DeBoer DJ, Prélaud P, Bensignor E. Food for thought: pondering the relationship between canine atopic dermatitis and cutaneous adverse food reactions. Vet Dermatol. 2007:18;390-391. 24. Olivry T, Marsella R, Maeda S, Pucheu-Haston CM, Hammerberg B. Mechanism of lesion formation in canine atopic dermatitis: 2004 hypothesis. In: Andrew Hillier, Aiden P. Foster, Kenneth W. Kwochka. Advances in Veterinary Dermatology. Vol 5. Edited by Blackwell Publising. 2005; pp. 10-16. 25. Patterson AP, Frank LA. How to diagnose and treat Malassezia dermatitis in dogs. Vet Med. 2002:97; 612-622.

En resumen, el diagnóstico clínico de un paciente atópico requiere:

26. Picco F, Zini E, Nett C, Naegeli C, Bigler B, Rüfenacht S, Roosje P, Ricklin Gutzwiller ME, Wilhelm S, Pfister J, Meng E, Favrot C. A prospective study on canine atopic dermatitis and food-induced allergic dermatitis in Switzerland. Vet Dermatol. 2008:19; 150-155.

1. 2. 3. 4.

Descartar previamente las dermatitis ectoparasitarias La presencia de al menos una parte de los criterios clínicos fuertemente asociados a la atopia Determinar la presencia o ausencia de otros componentes alérgicos (alimentos y pulgas) La valoración de complicaciones microbianas, ya que su control es parte fundamental del manejo clínico de estos pacientes

27. Počta S, Svoboda M. Approach to the diagnostics of atopic dermatitis in dogs in conditions of clinical practice. Acta Vet Brno. 2007:76; 461-468. 28. Prélaud P, Guaguère E, Alhaidari Z, Faivre N, Héripret D, Gayerie A. Réévaluation des critères de diagnostic de la dermate atopique. Revue Méd Vét. 1998:149; 1057-1064. 29. Rejas López J. Dermatitis y reacciones adversas a los alimentos. Revista Electrónica de Veterinaria. 2008:9(5). < http://www.veterinaria. org/revistas/redvet/n050508/050808.pdf>

Bibliografía

30. Rosser EJ Jr. Diagnosis of food allergy in dogs. J Am Vet Med Assoc. 1993:203; 259-262. 31. Sampson HA. Food allergy. Part 1: immunopathogenesis and clinical disorders. J Allergy Clin Immunol. 1999:103; 717-728. Cit. in Leung DYM, Bieber T. Atopic dermatitis. Lancet 2003:361; 151-160.

1. Biourge VC, Fontaine J, Vroom MW. Diagnosis of adverse reactions to food in dogs: efficacy of a soy-isolate hydrolyzate-based diet. J Nutr. 2004:134; 2062S-2064S. 2. Breuer K, Wittmann M, Bosche B, Kapp A, Werfel T. Severe atopic dermatitis is associated with sensitization to staphylococcal enterotoxin B (SEB). Allergy. 2000:55;551-555. 3. Carlotti DN, Costargent F. Analyse statistique de tests cutanés positifs chez 449 chiens atteints de dermatite allergique. Prat Med Chir Anim Comp. 1992:27; 53-69. 4. Chen TA, Hill PB. The biology and cutaneous responses to Malassezia organisms. Vet Dermatol. 2005:16; 4-26. 20

5. Day MJ. The canine model of dietary hypersensitivity. Proc Nutr Soc. 2005:64; 458-464. 6. DeBoer DJ. Canine atopic dermatitis: new targets, new therapies. J Nutr. 2004:34; 2056S-2061S. 7. DeBoer DJ. Canine cutaneous microbial overgrowth. Proc. 56th International Congress SCIVAC. 2007; pp. 58-59.

32. Willemse T. Atopic skin disease: a review and a reconsideration of diagnostic criteria. J Small Anim Pract. 1986:27; 771-778. 33. Williams HC, Burney PG, Hay RJ, Archer CB, Shipley MJ, Hunter JJ, Bingham EA, Finlay AY, Pembroke AC, Graham-Brown RA, Atherton DA, Lewis-Jones MS, Holden CA, Harper JI, Champion RH, Poyner TF, Launer J, David TJ. The U.K. working party’s diagnostic criteria for atopic dermatitis. I. Derivation of a minimum set of discriminators for atopic dermatitis. Br J Dermatol. 1994:131; 383-396. 34. Williams HC, Burney PG, Pembroke AC, Hay RJ. The U.K. working party’s diagnostic criteria for atopic dermatitis. III. Independent hospital validation. Br J Dermatol. 1994:131; 406-416. 35. Williams HC, Burney PG, Strachan D, Hay RJ. The U.K. Working working party’s diagnostic criteria for atopic dermatitis. II. Observer variation of clinical diagnosis and signs of atopic dermatitis. Br J Dermatol. 1994:131; 397-405.

21

Diagnóstico clínico del perro atópico  

Diagnóstico clínico del perro atópico

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you