Issuu on Google+


C

uando arrancamos con Deportivamente Hablando a mediados del 2012 sabíamos que se trataba de un flamante proyecto, independiente, y apasionante que requeriría energías extras para cada edición que viera la luz. Sin embargo, ese bonus de esfuerzo no era un impedimento para irrumpir en el mundillo mediático con un producto novedoso, que venía a cubrir un espacio vacante: la difusión del deporte amateur y las disciplinas poco difundidas. Poco a poco, la publicación se ha ganado ese lugar. Y no porque lo digan sus productores. Más bien por las innumerables palabras de los protagonistas, lectores y gente del palo que elogian, enhorabuena, la existencia de una revista tan necesaria para la comunidad deportiva marplatense. Un proyecto que nuclea a un grupo reducido de jóvenes, unidos, que comparten una filosofía de trabajo y que dan más de lo que reciben del deporte marplatense, pero aún así apuestan a su ciudad. Y esos ideales se traducen en orgullo por el camino transitado y por la publicación que integra una parte ínfima, casi imperceptible de la red de redes. Pero que ahí está. Como pez en el mar. Esperando a ser encontrado por náufragos de los mares de la Internet. Y pese a las dificultades burocráticas, económicas y temporales, marche pedido de disculpas por las ocasiones en que la revista sale a la luz fuera de término -tal es el caso del flamante número 16-, es parte del trabajo y el esfuerzo dedicado. Este proyecto, nuestro proyecto, aunque suene redundante no funciona solo. Se trata de una estructura pequeña que si no cuenta con el cumplimiento de sus actores, difícilmente tenga continuidad. Y ése es el secreto de esta campaña y todas: la perseverancia, la paciencia y aprovechar las oportunidades. Por eso, es importante el apoyo y los votos de confianza. Sea de entes estatales, como el EMDeR, o de privados que apuestan por la publicación. Pequeños estímulos para estirar ese horizonte y pensar en una continuidad prolongada en el tiempo, tan complicada de lograr en proyectos nuevos como éste. Sin jefes, los tiempos, similares a los de un trabajador flexitime, y está bien traer a colación la palabra trabajador porque un autónomo también es un trabajador; son amplios. Las exigencias son autoimpuestas. La automotivación y la presión o adrenalina de cierre de edición se vive desde el lugar propio, aunque sin la locura y el deber de cumplir a raja tabla de una empresa periodística de gran tamaño. La comparación no es a favor ni en contra de alguno de los modelos. Existen ambos y eso es lo positivo, que convivan los grandes medios y los pequeños que a fuerza de voluntad se ganan su espacio, con muchas más desventajas, seguramente, pero con más amor propio y placer por lo realizado. Porque el independiente hace lo que le gusta cuando le gusta. En fin, son decisiones. Son posibilidades. Son caminos que se eligen. Para transitar éste hay que estar muy seguro de asumir el compromiso, como en nuestro caso, de desarrollar este bendito y maldito proyecto independiente.


Edición n° 16 - Año 2 - Enero 2013 Tirada quincenal Publicación digital de distribución gratuita Directores generales: Agustín Casa y Maximiliano Czajkowski. Redactores: Agustín Casa y Maximiliano Czajkowski. Diseño y diagramación: Ezequiel Buda. Fotografía: Yésica Pérez. Colaboran en esta edición: Gustavo Pernas y Gabriel Sánchez. Agradecimientos: Deporte Mar del Plata, Omar Gándara, Agustín Noriega, Gabriel Sánchez, Juan Manuel Aiello, Daniel Ferro, ciclo radial “El Verano Menos Pensado” (Mitre Mar del Plata), Carlos Malfatti y ciclo radial El Viento Los Amontona (Mega Mar del Plata). Distribución gratuita en Internet: www.deportivamentehablando.wordpress.com y http://issuu.com/deportivamentehablando. Correo de lectores: dhrevista@gmail.com.


Sábado 2 de febrero - domingo 10 de febrero Se llevará a cabo la 28° edición del Torneo Latinoamericano de Fútbol Juvenil Sub 17 “Copa Centenario Liga Mar Platense”, organizado por el Club Quilmes de Mar del Plata, con la participación de 32 equipos de la ciudad, el país y el continente. Domingo 3 de febrero Se desarrollará la carrera de aventuras Balcarce Corre, organizada por Grupo Hets, que contará con la competencia individual de 10 kilómetros y con la corre - caminata en parejas de 5 kilómetros. Martes 5 de febrero Inicia el curso gratuito de arbitraje, dictado por integrantes de Árbitros Marplatenses Asociados, con el apoyo de Desarrollo Joven, que se extenderá durante todos los martes y jueves de febrero, de 19.30 a 21.30, en la sede de la Mutual Sindicato de Trabajadores Municipales de General Pueyrredón (Belgrano 4685, casi Neuquén). Sábado 9 de febrero Exhibición “Indoor Pádel” organizada por Damián Diez, con el enfrentamiento entre Juan Martín Díaz - Elías Estrella contra Agustín Gómez Silingo - Federico Quiles.

Un partido de élite que se jugará desde las 20, en Belgrano y San Juan. Jueves 14 de febrero – sábado 16 de febrero 18° edición del Torneo Mar del Patín, organizado por el Club Atlético River Plate de Mar del Plata, que se desarrollará en el Patinódromo Municipal Adalberto Lugea. El cierre se llevará a cabo el domingo 17 de febrero con un maratón frente al mar, organizado por la Asociación Marplatense de Patín.


El estadio José María Minella fue una vez más sede de un certamen internacional de gran nivel. El rugby, una de las disciplinas deportivas más practicadas en nuestra ciudad, y su público característico vivieron dos jornadas intensas, acompañadas por las buenas condiciones climáticas, con algunos de los mejores elencos de seven de la región, que brindaron un buen espectáculo ante la cálida compañía de los presentes. No fueron muchos. Pero sí los suficientes para apostar por el crecimiento de este torneo que se desarrolla cada verano.


Resultados Torneo de Selecciones  COPA DE ORO Semifinales: Chile 14 - Entre Ríos 12 / URBA 8 – Salta 5 Final: Chile 14 – URBA 12  COPA DE PLATA

Semifinales: Mar del Plata 15 – Invitación VII 0 / Santa Fe 7 – Paraguay 5 Final: Mar del Plata 10 – Santa Fe 7


Resultados Torneo de Clubes  COPA DE ORO Semifinales: Duendes 19 – Biguá 7 / Alumni 5 – Atlético del Rosario 12 Final: Duendes 38 – Atlético del Rosario 7  COPA DE PLATA Semifinales: Universidad Católica 5 – Jockey Club 12 / La Plata 5 – Pucará 31 Final: Pucará 26 – Jockey Club 5


S

i algo lo caracteriza al protagonista de esta nota es su veracidad en las palabras. No te da vueltas. “Te llamo a las 9:30 am para encontrarnos”, aseguró. El reloj clavado exactamente a esa hora y el celular sonó. Pactamos la nota en un café y exactamente sesenta minutos después de lo señalado cruzó la puerta del local hablando por teléfono. Cortado de por medio y su celular que no dejaba de sonar. Juan Manuel Aiello, Director de Política Deportiva del Ente Municipal de Deporte y Recreación (EMDeR), es un hombre solicitado. “A las cinco tengo un evento y a la noche también”, confesó. Además de ser dirigente, Juan es asesor técnico de Unión Rugby Cagliari. Y con Unión del Sur, el 8 de marzo viajará de gira con la M-18, categoría que entrena, a Ciudad del Cabo, Sudáfrica, donde también hará la presentación industrial y deportiva de Mar del Plata. Aiello tiene una larga experiencia como

jugador. Y paso a paso recordó su trayectoria. “A la edad de seis años, un día pasan por el colegio Unión del sur donde yo iba anunciando que el sábado comenzaban las actividades de rugby. Y ahí fui, sin conocimientos, sin nada. Tengo los mejores recuerdos de eso. Una etapa muy linda, muy buena. Sinceramente, he encontrado mi segunda familia dentro del rugby. Esto me ha llevado por muchos lugares. El rugby me ha dado la posibilidad de conocer el mundo. Todos mis viajes son ligados al rugby”, recordó con alegría.

muchos compromisos. La vida en el club es a cierta edad. Uno aprende en esta escuela de vida a dar y esperar nada a cambio. Yo voy al club porque me gusta a mí, no por el club. Esa gente que dice “lo hago por el club”, no le creo. Yo lo hago por mí, porque me gusta, la paso por mí. No me siento usado, ni un tonto por entrenar divisiones, por participar y poner mi tiempo, poner dinero. Son las pasiones. Yo entreno a chicos menores de 17 y 16 años. Ahora el 8 de marzo nos vamos de gira a Sudáfrica. Cuando estuve en Italia hicimos

Luego agregó: “En el año 1988 con apenas 15 años hicimos una gira por Nueva Zelanda con el club Mar del Plata que invitó a chicos de otros clubes y pude participar. Aún hoy teniendo 40 años me acuerdo día por día. Son recuerdos imborrables. A los 18 años me fui a Buenos Aires a vivir por estudio pero motivado por tener la posibilidad de jugar ahí. Tuve la suerte de jugar siete años en la primera división con Belgrano Athletic, un club fundador. Y a los 25 años, el post grado de la vida: tuve la posibilidad de ir a Europa. Cuando a Europa en el año 98, en ese momento no había una diferencia económica muy grande. Era más que nada una experiencia de vida que me motivó. De hecho estuve dos años, donde tuve la suerte de jugar en Livorno. Mi experiencia positiva en esos años fue la participación en el seleccionado A de Italia en el Seis Naciones”. -¿Qué significa el rugby para usted? -El rugby es una escuela de vida. Realmente uno hace mucho sacrificio o tiene

una gira con el equipo italiano. Jugamos con dos clubes fundadores de la Unión Argentina de Rugby. Y el tercer partido, en un hecho histórico, jugamos dentro de la Unidad Penal Nº15, el primer y único partido internacional de la historial de la penitenciaria mundial. -¿Intenta trasladar esa filosofía del rugby como dirigente? -La vida del dirigente se va forzando. EL dirigente es el que tiene gestión, que va para adelante. Tiene todos los principios del rugby. Los principios del rugby son avanzar, apoyar y hacer el try. Y en este caso hay que ir para adelante, mostrarse disponible para colaborar por un objetivo en común que va variando según el programa que nosotros tengamos. Esto te lo marca bien claro el rugby. Cuando se habla de la filosofía del rugby es esto. Porque al dividir los bandos, en el buen sentido, significa que estamos enfrentados. Entonces, yo para avanzar tengo que correr fuerte. Y para darle continuidad a ese avance necesito imperiosamente que mis compañe-


ros estén atrás mío dándome apoyo. -La experiencia europea, ¿la pudo explayar acá en Argentina? -Creo que a nivel deportivo la Argentina está muy bien. Por eso, particularmente en Italia, vemos que la selección de básquet, de fútbol, rugby, muchos de sus seleccionados tenemos presencia de argentinos. Esto se da porque nosotros los argentinos por idiosincrasia, por la manera de vivir, por las cosas que nos tocan; tenemos una particularidad: la adaptación rápida a la situación y a las circunstancias. A nivel fútbol uno lo puede ver. Hace poco leí que en todos los equipos del mundo de primera división hay un argentino. Eso habla de la adaptación que tenemos los deportistas. Ésa es la experiencia que llevé de acá para allá. Y las técnicas de entrenamiento de Europa están a la vanguardia. Esto viene de la mano de la información. A nivel rugby estamos muy bien porque nosotros tenemos algo que no lo tienen ellos. Y es que realmente amamos esto. Ese valor agregado de nunca querer perder. Ese sentido de pertenencia con el club. Es el que después vemos en el seleccionado argentino. Realmente es emocionante escuchar a los jugadores cantar el himno nacional y desgarrarse. Ése es un plus que nosotros tenemos en relación al rugby italiano y demás. Francia e Inglaterra suplen esta carga emotiva con la técnica y la tradición. La historia no es ajena a la realidad. Porque esos dos países tienen la facilidad que el pueblo en general conoce el juego. Entonces es mucho más fácil hacer proselitismo para el rugby cuando se conoce.

La propuesta está instalada en la sociedad. -Hablando de la sociedad. Hay prejuicios en ella con las mujeres y el rugby, ¿qué piensa al respecto? -Es una propuesta interesante. Hoy la mujer ha ganado espacio en todos los órdenes de la vida. Nosotros tenemos una presidenta, Alemania y Brasil tienen una presidenta. En la historia fuerte de Inglaterra fue una mujer quien estuvo en la presidencia. Las mujeres manejan empresas, familias. Pero es extraño. Porque es algo nuevo. Está teniendo mucho pie. He visto partidos interesantes. Y en este caso creo que el propio espacio se lo van ir ganando ellas con la continuidad, con la mejora en el juego. En Mar del Plata tenemos el caso de una mujer que participó de un seven internacional en Dubai por lo que habla de que el crecimiento es grande y fuerte. Cuando hay algo que viene por peso propio, es inútil y de necio negarlo. Repito es particular. Porque uno no quiere ver a una mujer con la cara cortada y golpeada pero hay que ir adaptándose. No se puede negar la pasión y el amor por esta actividad. Eso es respetable. Como funcionario municipal y hombre de rugby estoy para empujar. Nosotros no tenemos una política de intervenir en cada deporte en particular. Pero estamos para acompañar. De hecho me contaron la posibilidad de

hacer un torneo de rugby femenino en Mar del Plata y dije que sí. Son realidades que no se pueden negar. Acá es poco conocido pero en Europa está el Seis Naciones de mujeres. Está desarrollado muy bien. En Alemania y Noruega, que no tienen historia de rugby, las mujeres andan bien. En Estados Unidos también. -¿Hay que cambiar la mentalidad de la sociedad argentina? -(Piensa). No hay una estructura formada en relación al rugby femenino. Yo creo que se desconoce. Y cuando algo se desconoce, uno no tiene una estructura formada. Es una propuesta nueva que va hacer pie. En el tenis en la época de Gabriela Sabatini había una diferencia muy grande entre el masculino y el femenino. Y hoy a veces es más entretenido ver partidos de tenis femenino por la plasticidad, por la técnica. Hoy con la oferta deportiva que tenemos, si no sos familiar o amigo de las chicas que practican rugby, es difícil que lo conozcas. Porque no es vistoso. Sin embargo, es cuestión de tiempo. -Hablemos un poco del rugby en las cárceles. ¿Sirve como inclusión? -Estoy convencido de que el deporte en general y, en este caso, el rugby sirven de inclusión. Primero cuando uno se acerca a estos lugares con una actividad está llevando una cuota de afecto enorme. Muchos de los problemas que encontramos es que esta gente no se siente parte del sistema. Entonces no hay un sistema a respetar. No se sienten acudidos. La gente, por ejemplo, lo que pide es protección no seguridad. La seguridad es justicia social, igualdad, equidad, integración. Eso es seguridad. Para que un chico pueda crecer seguro y tenga un futuro. Hoy si la gente hace cacerolazos es por protección. Nosotros o muchas de las organizaciones sociales que llevan su tiempo a esta gente, eso es seguridad. Es darle contención. Mostrarles que hay otra vida. No voy a la cárcel con la utopía que después que jueguen al rugby sean unas “carmelitas descalzas”. La primera idea es mostrarles que hay otra vida. Que no todo es tan determinante, lo tuyo y lo mío. Que hay valores. Que se puede convivir con el “gracias”, el “buen día” y el “por favor”. Que nos permite no vivir estresados, el stress


no nos paga nadie. Después de tres años de experiencia puedo decir que estoy súper pagado porque lo que me imaginé en un momento se está dando con creces muy bien. Tengo cartas de internos que realmente son muy emotivas. Sin necesidad de mentir, porque esas cartas son privadas. Donde ellos describen y hablan de este acercamiento y atención que han recibido de parte mía y de otros colaboradores. -¿Cómo surgió el proyecto? -El proyecto surge a través de una iniciativa del juez Esteban Viñas y de Carlos López Silva. Yo todavía vivía en Italia y lo leí en un portal. Le escribí diciéndole que me ofrecía a participar. En el mes de enero vine de vacaciones y, aún con calor y todo, yo renuncié a ir a la playa para ir a la unidad. Realmente fue una experiencia muy buena. Tenemos casos de internos que han egresado por fin de pena. Y hoy están trabajando y están bien. Tenemos relación telefónica con otros internos que han salido. Hemos conocido a sus familias. Estoy mucho más convencido de esto. Darle la posibilidad a esta gente. Hay que mostrarles que hay otra vida y que existe un sistema, mostrarles un sistema. Porque mucho de los problemas que nosotros tenemos acá es que la gente desconoce la ley. Desconoce los hábitos saludables. Los hábitos de decir “buen día”, “gracias”. Y yo lo veo en mi experiencia personal. Hay falta de educación en todos los sectores. En los barrios periféricos pero también en la gente que vive en los Troncos o en Playa Grande. Eso es una carencia natural. No tiene nada que ver el nivel social.

-Esa nueva vida es que los ex penitenciarios enseñan rugby a los más chicos en los barrios. -Hubo experiencias muy buenas. Por ejemplo, en el barrio las Heras, en Mc Gaul y Génova Bis. En un descampado donde los chicos lo han mejorado. Tenemos nuestro referente Roque Esteche. Es un ex interno que nos pidió él poder transmitir a sus familiares, vecinos, la experiencia del rugby. Y ahí le surgió un trabajo secundario que fue seguir trabajando en la Uni dad Penal Nº15 y a su vez en los barrios. Esto nos llevó a que hoy estemos en los barrios de Antártida Argentina, San Martín, las Américas, Herradura, Las Heras y en Las Dalias. -¿Cómo va la evolución? -La evolución es muy buena. Nosotros tuvimos una experiencia importantísima el 16 de diciembre donde hubo un encuentro de rugby donde vinieron todos estos chicos que sin una experiencia, se divirtieron, la pasaron

bien. Se sintieron integrados porque Unión del Sur fue el primer club que les abrió las puertas. Con el apoyo de diferentes empresas y asociaciones civiles, les dimos el almuerzo, les prestamos atención. Los incluimos al escucharlos, al acariciarlos, al contenerlos. No todo es juguito y alfajor. Los chicos no necesitan juguitos y alfajores. Necesitan atención. Que los escuchen. Nosotros tenemos que saber qué piensan los pibes. Lo otro es populismo. Necesitamos una acción social real. Juan Manuel Aiello, llegó a ser Director de Política Deportiva del EMDeR por su militancia. Antes de ser hooker “ya militaba”. Así fue co-mo conoció al hoy intendente Gustavo Pulti. Con su temple que lo caracteriza y su seguridad al ha- blar, sentenció: “Siempre milité desde mi función como deportista. Siempre participando y entrenando a los más jóvenes. Era mi forma de militar. Haciendo proselitismo de los valores del rugby. Siempre con el objetivo de igualdad social, cooperativismo, inclusión. Pero sobre todo pertenencia. Lo más lindo es pertenecer. Hay que identificarse, tener un color. Ser de River o ser de Boca. Adoro y me encanta la gente que es apasionada. Que va a la cancha y con ese nerviosismo. Hay que tomar posiciones. El que es amigo de muchos, no es amigo de ninguno. Esa ideología está en los clubes. Mejorar pero sin dañar al otro”. -A veces esa pasión lleva a la violencia, como ocurre en las canchas. -Porque eso genera las frustraciones, la angustia. Esa gente encuentra un espacio a través de la violencia. El objetivo nuestro es capitalizar esa energía para cosas positivas. Imaginémonos que en vez de estar en una competencia de puños, estamos en una de música. Esta vez River ganó porque hizo una coreografía impresionante y eso se tendría


que transformar en una fiesta. Y no en violencia y que esto cohíba a que vayan los grupos familiares. -¿Cree que los medios de comunicación encienden esa llama en algunos sectores? -Hay un morbo grande. Eso vende. Saber si viene Mauro Martínez o los hermanos Schlenker. Sin embargo no sé si responsabilizar a los medios. Pero vende. Hay que tomar la decisión de no desconocerlo pero no publicitarlo. No transformándolos en personajes. Di Zeo no es un personaje. Es personaje nefasto. No podemos darle el status de famosos. Hoy en Italia hay un caso en un club. Hay un fotógrafo que extorsionaba. El mismo que extorsionó a Trezeguet con fotos privadas. Y fue preso siete años. Con un show mediático impresionante. Esas personas tienen que estar presas. -¿Por qué en el rugby eso no pasa? -Porque hay una identidad. Hay una enseñanza de la identidad. Yo soy hincha de Unión del Sur. No soy anti otro club. Por eso el tercer tiempo. El tercer tiempo es la manifestación de agradecimiento del equipo

local por haber recibido al otro equipo y haber podido jugar. Eso es lo que hay que entender. Si no tengo con quién no puedo jugar. Por eso al árbitro hay que agradecerle. El árbitro siempre tiene razón. Sin el árbitro no podemos jugar. Y hay una cosa muy importante en Inglaterra que es la tranquilidad que tienen. Uno se puede encontrar en Inglaterra con que el que marca la cancha tiene treinta partidos en el seleccionado. Pero que aporta a su club. Ese es el objetivo y la obligación de los dirigentes. De evidenciar la importancia que tienen todos los trabajos porque es la función del rugby. En el rugby hay una pelota y treinta jugadores. La pelota la tiene un jugador y los otros veintinueve siguen sin la pelota. Eso es el concepto. Es muy probable que el que levanta en el line nunca nadie lo aplauda. Porque la mayoría no ve. Pero él se tiene que sentir importante porque si él no levanta no agarramos la pelota. Si no agarramos la pelota,

no hay chances de hacer try. Si agarramos la pelota el otro equipo no va a poder anotar. -Cuando llega al EMDeR, ¿con qué nivel deportivo se encuentra en Mar del Plata? -Con un nivel muy bueno. La verdad que estoy muy contento de haber descubierto el potencial que tiene Mar del Plata. Si uno empieza a controlar se da cuenta que tenemos representantes en todos los deportes, entre los cinco y seis mejores. Pero sí he visto un poco más de lo mismo. No es achatamiento pero veo falta de audacia de los dirigentes. Porque nosotros hemos realizado muchísimas cosas con recursos económicos limitados pero con una gran capacidad de gestión y con una gran pasión. Se han realizado eventos, el maratón. El día del deportista e infinidades de acontecimientos con los clubes con los recursos contados pero con una gran estructura. Hemos recibido el campeonato


nacional de pádel con más de 700 parejas. Hemos contagiado a los dirigentes de acá y se han hecho cosas. Hay algunas que se hacen en el anonimato o no salen en los medios. -Los mismos medios que sólo hablan de Aldosivi-Alvarado y QuilmesPeñarol. -Para nosotros sería mucho más fácil abocarnos a deportes taquilleros. Pero no es la idea. Nosotros de manera anónima visitamos, apoyamos, acompañamos y sobre todas las cosas aprendemos. Es una posición privilegiada la que yo tengo. El año pasado estuve viendo al campeón de ping pong en el club el Cañón y éramos cinco personas y eso no salió en ningún lado. Pero me encantó. Estaba contento y feliz de poder ver a estos monstruos del ping pong argentino. He visto entrenar el año pasado a Brian Toledo en la pista, ver el movimiento plástico. Está bueno ver fenómenos anónimos. Ver a Sasha Nievas con catorce años superar veinte records argentinos es un agradecimiento a la vida. Poder charlar con Juan Curuchet, medalla de oro. -¿El balance del 2012? -Fue muy bueno. Algo emocionante. He tenido un 2012 muy lindo. Uno ve las

Olimpiadas y es algo fuerte ver los representantes de nuestra ciudad: Rosso, “Marita” (Peralta), David (Coronel), “Coqui” (Ibarburen). Como se va desarrollando todo. Ir aprendiendo e ir conociendo. Por eso digo que Mar del Plata tiene un potencial para explotar. Tenemos cinco o seis campeonas del mundo en patín. Tenemos la medalla de oro en bicicleta. El entrenador de Los Pumas que es marplatense. Si empezamos a escarbar hay. La obligación nuestra y el compromiso es optimizar los recursos. El presidente

Horario Taccone y yo estamos con la puerta abierta, estamos a la alcance de la mano. Y eso es lo que más resultado nos ha dado. De cada situación vamos a ver el problema. Hemos recorrido los barrios. Vamos a conocer los centros barriales, las escuela de iniciación. Participamos, siempre con lo mismo. No prometemos nada. Pero vamos a conocer y estamos ahí. El Estado tiene que estar cerca de la gente. Y la gente tiene que reconocer al Estado para que lo pueda respetar.

Colonia de Vacaciones organizada por la Municipalidad de General Pueyrredón “La colonia de vacaciones este año 100% del Ente es un éxito. Porque hemos superado el cupo que fijamos de 125 chicos. Esto permite que desde temprana edad, a los cuatro años los chicos reconozcan el Parque Municipal de los Deportes como un polo deportivo. Que descubran los escenarios donde hay muchas actividades. Estos chicos tienen una escuela de iniciación de saltos ornamentales. Las nenas de nado sincronizado; waterpolo en lo que es pileta. Descubre el hock ey, el tenis, el ciclismo, pádel, patín, el atletismo. Este padrón de 125 chicos que cotidianamente van al Ente de Deportes y recorren los escenarios, es un potencial futuro de deportistas que tal vez desconocen todo lo que pasa”.


E

l destino quiso que River y Boca nacieran en el mismo país, en la misma ciudad, en el mismo barrio. En los comienzos del siglo XX eran vecinos, transitaban las mismas calles, compartían los mismos rincones, pero la comunidad les duró poco y rápidamente se transformaron en grandes rivales. Desde hace tiempo que ya no comparten el barrio, el lugar en el mundo que los unió y los dividió por siempre. A lo largo de todos estos años se han escrito millones de historias sobre este duelo que se gestó en los inicios, donde la televisión aún no existía, y que perdurará para toda la vida. No importa dónde jueguen, quiénes vistan la camiseta de uno y otro, ni los antecedentes, cada capítulo despierta una nueva ilusión. Ganar el superclásico se ha convertido en un objetivo en sí mismo. Es el partido del año, el que todos quieren jugar y el que nadie quiere perder. El triunfo representa la salvación, la redención o la coronación. La derrota trae aparejado sufrimiento, humillación y cargadas. Una victoria se festeja como un título, una caída no se olvida rápidamente. Pasan los años, los enfrentamientos, los triunfos de uno, las victorias del otro, los empates, los partidos emocionantes, los encuentros aburridos, las historias alegres y pintorescas, los hechos tristes y dramáticos. Boca no puede vivir sin River y River no puede vivir sin Boca. La Argentina no puede prescindir de este duelo. Los latidos del superclásico se escuchaban como una rompiente. No hacía falta acercarse un caracol a la oreja. El susurro se mantenía en el ambiente porque es el único partido con vida propia. Caliente. Audaz. Impetuoso. El mano a mano prescinde de los campeonatos, de los contextos, y consume los leños de la rivalidad más genuina. Oficial o amistoso, en la arena o en las sierras, cada episodio de la saga entregará un punto distintivo. Las luces del estadio se prendieron lentamente. Los simpatizantes de ambos llegaron a pie, en combis o en ómnibus de largas distancias. Algunos, se acercaron al estadio Minella en colectivos de líneas. Un hincha de River sufrió 35 minutos el viaje con varios simpatizantes de Boca ebrios de algarabía y alcohol. Cuando tuvo que bajar le intentaron robar el buzo de “el millonario” y además sufrió algunos golpes. Una violencia que está más allá de lo deportivo. Inevitable detenerla. Corre en sus venas como la rabia que echan por la boca. El ingreso fue lento. Los acreditados por un lado y la gente que abonó una entrada costosa por otro. Revisaron a todos o algunos. Por mi parte, me quitaron un desodorante. “Yo vengo a cubrir el partido”, exclamé. Sin respuestas y ver que el aerosol volaba hacia un rincón, no me puso muy feliz. Después de ingresar a los palcos,

donde se ubica la prensa, la bronca aumentó. Varias personas con bengalas en sus manos en ese sector privilegiado. ¿Dónde está el control? ¿Me sacaron un desodorante y se les “escabulló” pirotecnia? Dejé las preguntas a un costado y me propuse disfrutar del show. Un espectáculo único. Miles de caras conocidas. Desde periodistas a dirigentes. Desde ex futbolísticas hasta artistas. Nadie se quería perder ese partido que volvía a la ciudad “feliz” luego de más de un año. La ebullición en el ambiente dejaba de lado al frío aire que provenía del mar. Una noche sin luna pero con estrellas en el campo de juego. O mejor dicho, en el banco de suplentes. Los dos técnicos más ganadores de ambas instituciones se volvían a ver cara a cara. Ramón Díaz y Carlos Biachi se llevaron todas las miradas. Y cuando la voz del estadio mencionó sus nombres, las palmas de las manos de los presentes ardieron. El partido arrancó y volvió la fiesta. El superclásico tiene una esencia atrapante, un plus. Algo que a veces no se puede explayar en una hoja. Los que vivieron la experiencia guardarán en sus retinas y roncas gargantas, un nuevo encuentro entre los equipos más populares de Argentina. Los Boca-River de verano conspiran contra la tranquilidad de la preparación. Por eso, todo el mundo se esfuerza para evitar una caída. Los Millonarios ganaron por 2 a 0, pero poco importó. Allí donde comienza la pasión. En el vestuario. En un alarido. En aquél niño ingenuo que porta una bandera roja y blanca. O en el vendedor de gaseosas que es hincha de Boca pero se encuentra en la tribuna equivocada. Cada imagen, cada movimiento internamente de ese “mundo imaginario y aislado” llamado Superclásico, latirá por siempre adentro de las treinta mil almas que se alojaron en el Mundialista.


L

a música retumbaba en todo el gimnasio Fuego Sagrado, como en cada entrenamiento. Siempre el género es rock. A veces, se cuela alguna melodía electrónica y David Coronel, entre risas, se defiende: “Yo no escucho eso. Es la alarma del celular”. Con ese humor se entrena, sin perder la concentración. Cada uno haciendo su rutina, tal como lo indica el entrenador Matías Bernatene. Entre ejercicio y ejercicio siempre hay lugar para el mate, fiel amigo de muchos. En un sector del gimnasio, no casualmente se observa un cartel con las manos marcadas en colores de todos los integrantes de la fundación y fotos con la leyenda “Detrás del miedo no hay más miedo”, frase que marcó a quienes asistieron a la presentación del corto-documental de la entidad, el pasado 21 de diciembre. Ese clima agradable, generado por todos los deportistas y entrenadores, hace que uno se quede horas viéndolos practicar y conociendo un poco más de sus ricas historias de vida. Esas que a uno le ponen la piel de gallina. Atletas paralímpicos y convencionales conviven en ese espacio, que es como un segundo hogar. Un lugar donde sacan el “fuego sagrado” que llevan en su interior, para luego explayarlo en una competencia. Los objetivos del capitán Luego de un inolvidable 2012, con importantes participaciones internacionales -se destacan la clasificación a los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 y la consagración en un Open Internacional celebrado en Fortaleza, Brasil-, David Coronel, ícono de la fundación y hombre comprometido con la actividad, no veía la hora de arrancar un nuevo ciclo. “Estaba ansioso por empezar y me la tuve que aguantar hasta que me dijeron que me tenía que presentar el siete de enero. Los primeros días con dolores después de un mes sin entrenar. Me dolía hasta reírme. Después ya cuando fui tomando ritmo el jueves no me dolía nada. El viernes empecé a entrenar con kilos más interesantes. Toda esta semana entrené bastante bien. Ahora entrando en calor para ver qué sale”, indicó el marplatense de 26 años sobre su regreso al gimnasio. A dieta desde hace varios meses, el capitán se sorprendió con la información que llegaba desde Comité Paralímpico Internacional: “El IPC hizo algunos cambios en el reglamento. Y entre ellos, el cambio de categoría de pesos. Algunas las bajó y otras las subió respecto a los parámetros que habían”. En ese sentido, David espera las indicaciones de su entrenador Matías Bernatene. De los 75 kilogramos con los que asistió a Londres 2012, Coronel bajó a 67,5 kilogramos para el certamen desarrollado en Brasil, en apenas tres meses de diferencia. Y su meta era alcanzar los 60 kilogramos para el Mundial de 2014.

“Lo primero son los Juegos ODESUR del año que viene. Y luego el mundial, siempre teniéndolo como primer objetivo”, confirmó David los asteriscos que marcan las fechas más importantes de su calendario de competencias. Y pese a escasa cantidad y calidad de certámenes que se avecinan este año, en relación con el exitoso 2012, David explicó que “la motivación es venir a divertirme y pasarla bien. Haber disfrutado del año pasado que fue increíble y con ganas de hacer algo parecido. Y cuando se dé la oportunidad, siempre mejorarlo. Estoy muy motivado con los chicos acá entrenando, tirando para que la fundación y el deporte crezcan. La motivación siempre existe. Desde estar preparándose para un torneo o sólo venir para armar la pretemporada. Haciendo base para fortalecer mis puntos débiles. Y ahora que estoy sin dolor en el hombro, con mucha más tranquilidad y paciencia. Progresando como tenga que ser”. Nuevos desafíos para la joven promesa Sasha Nievas es otra de las grandes atletas que representan a la fundación. Con tan solo 14 años, la marplatense redondeó un excelente 2012. No sólo se impuso en numerosos certámenes en nuestro país. También cumplió una destacada actuación en el Panamericano sub 15, desarrollado en Mérida, México. En representación de la selección nacional, Nievas cosechó tres


preseas de plata en la categoría hasta 58 kilogramos. Y cerró el año con el Premio Revelación Clarín, rodeada de estrellas y futuras figuras del deporte nacional. “Me gustó mucho que me hayan llamado para esa entrega de premios, que sea premiada revelación del 2012. Me motivó. Eso me dio una gran motivación para seguir creciendo”, admitió la joven pesista. Sin duda alguna, un mimo para Sasha que irá por más en este 2013. “Este año empezamos la pretemporada bien cargada. Nos esperan torneos importantes y venimos preparándonos muy bien. Tenemos un Panamericano sub 15 en Louisiana, Estados Unidos. Y nos estamos preparando para eso. La pretemporada va a ser muy fuerte y después iremos más tranquilos. Pero nos vemos muy bien”, señaló Nievas sobre el período de preparación para los grandes objetivos de este año. De visita como en casa Los integrantes de la Fundación Fuego Sagrado arrancaron la pretemporada con la visita de un atleta convencional de la selección argentina de levantamiento de pesas. Se trata Maxi Kienitz, un pinamarense de 21 años, que compite en las categorías hasta 85 y 94 kilogramos, y que desde hace cuatro meses y medio está radicado en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD). “Comencé en las pesas de casualidad. Hacía carreras de cien metros hace dos años. Un día me llevaron a hacer complemento de pesas en el CeNARD, me vio uno de los entrenadores y me dijo `vos servís para las pesas, ¿qué haces en el atletismo?´. Fue así el planteo. La verdad que la primera vez que vi el deporte me quedé sorprendido. No lo conocía. Fui a probar, me gustó y me quedé. Ahí empecé de a poco y me parece que va bastante bien”, recordó su incursión en la actividad. Un cambio repentino que generó repercusiones en su entorno: “La verdad que fue un cambio muy grande. En todo sentido. A nivel familiar, muchas discusiones. Porque no les gusta el deporte. Siempre están los prejuicios por las pesas y es un poco complicado por ese lado. Mis amigos tampoco lo entendían pero de a poco me van bancando, a medida que van viendo lo que voy haciendo”. “No tenía un objetivo bien claro cuando empecé. Simplemente iba por diversión, dos o tres veces por semana los primeros dos meses. Y bueno, ahora hace un año que hice cambio de entrenador y ya nos planteamos objetivos más serios. La idea mía es llegar a los Juegos Olímpicos de Río 2016 y pelear una medalla en el 2020 y en mundiales”, explicó sobre la transición desde su incursión en la halterofilia hasta la alta competencia. Respecto a su estadía en Mar del Plata, Maxi reconoció que “al gimnasio lo conocía de un nacional realizado hace un año. Y estuve una sola vez. Conocí el tablado de competencia y entrar en calor, nada más. Hace días que llegué y la primera persona que conocí fue Matías (Bernatene). Después a los chicos que me fue presentando. Y la verdad que no sé cómo describirlo. Es un grupo maravilloso. Matías me brindó todo lo que tiene para darme. Me siento muy cómodo y a gusto con ellos. Me siento como si estuviese en mi casa”. Consultado sobre las semejanzas con sus habituales entrenamientos, Kienitz confesó: “Veo más que similitudes, bastantes diferencias. En el CeNARD es un poco más frío el entrenamiento. No hay tanto compañerismo, no hay tanto calor humano”. “Creo que la forma de trabajar acá ayuda mucho a la motivación

y al buen rendimiento. Influye muchísimo. Si tuviese la posibilidad de quedarme, lo haría sin dudarlo. Sería genial. Nunca me sentí tan cómodo en un gimnasio con tanta gente”, expresó sinceramente sobre la calidad humana y de los entrenamientos que realiza en el gimnasio Fuego Sagrado. Año de cambios “El cambio de categoría viene bien. Ahora hay que ver como lo usamos a favor. No era la categoría que habíamos planificado porque antes la estructura era otra. Pero indudablemente con David vamos a apuntar para que sea la categoría más competitiva posible. Por lo tanto va a ser más baja. Tiene una ventaja que, al ser categorías nuevas, todos los records vuelven a cero. Hace 20 años había records que parecían imbatibles y ahora todos estamos en la misma”, aclaró Matías Bernatene, entrenador del seleccionado paralímpico de pesas y titular de la Fundación Fuego Sagrado. En el caso particular de David Coronel, Matías indicó que “nuestra intención para el Mundial de 2014 era que David compita en la categoría hasta 60 kilogramos. Ahora, seguramente tenga que bajar un kilo más que eso, hasta 59 kilogramos”. Para eso habrá tiempo ya que, luego de un intenso calendario deportivo en 2012, este año David tendrá menos competencias internacionales. En relación a esto, Matías aseguró: “David ya está con la madurez suficiente como para no necesitar de competencias para mantener la motivación. Hoy David es un atleta maduro porque aprendió a disfrutar del deporte por deporte. Y cuando un atleta logra eso no necesita de competencias regulares para motivarse. Así mismo, siempre es interesante tener, para planificar y tener un plus, torneos importantes, como la manifestación de lo que uno hace de su deporte. Quizás haya un Open Internacional en Brasil, que no está confirmado y el desafío de este año va a ser ir a ganar a los atletas convencionales, acá en Argentina”. Por otra parte, el presidente de la Fundación Fuego Sagrado hizo referencia a las repercusiones de la presentación del cortodocumental “Despertar”. “A partir de la presentación de 21 de diciembre ya tenemos kinesiólogo, nutricionista y una psicóloga, todos a disposición. Y tenemos gente de otras áreas que también va a aportar su conocimiento. Eso es lo genial de tener la dificultad económica, se arrima gente que de verdad y de corazón quieren ayudar”, mencionó agradecido con los nuevos profesionales que se involucraran en la causa y aportarán su experiencia en el crecimiento de los atletas como deportistas y como personas.


C

uesta pensar que un jugador del calibre de Juan Martín Del Potro no vista la camiseta de la Selección Argentina de tenis. El tandilense puso en la balanza su trayectoria individual con la grupal y se inclinó por la primera. "Le dije a Jaite que mi objetivo para 2013 era pelear por las primeras posiciones del ranking y que no jugaría la Davis en todo el año. Primero lo llamé a él y después a Zabaleta para anunciarles mi decisión, porque eran los primeros que debían saberlo”, sentenció con seguridad el joven tenista. Durante una conferencia de prensa improvisada en el Buenos Aires Lawn Tenis Club, el tandilense no ocultó su incomodidad dentro del equipo argentino, a partir de una relación tirante con Martín Jaite, que se acentuó después de la serie perdida ante República Checa, en Buenos Aires, por las semifinales de la edición de la Copa Davis 2012. “Me molestaron los silbidos, me dolieron, pero sigo sintiendo el cariño de la gente en la calle”, respondió ante la reprobación que cosechó de parte del público cuando se bajó por una molestia del tercer día en la serie perdida ante los checos. “La Torre” en ese momento se derrumbó. Sintió como la gente no mimaba al pequeño gigante. Juan Martín en su interior sabe que les debe algo. Ese “plus” que supo ganárselo David Nalbandian defendiendo los colores albicelestes. Sin duda, la baja de Juan Martín del Potro fue un baldazo de agua fría de cara a las aspiraciones de Argentina de conseguir su primera Copa Davis en 2013. “La Torre” de Tandil es su mejor hombre, y el que últimamente sacaba las papas del fuego al equipo cuando había problemas, excepción hecha en su ausencia contra Tomas Berdych el año pasado. Argentina tiene un cuadro difícil, pero contaba con la ventaja de tener que afrontar a priori la mayoría de eliminatorias en casa, lo cual es un añadido importante. Es cierto que en el equipo están Juan “Pico” Mónaco (ganador de cuatro títulos en 2012, actual número 12 del ranking y Top 10 en algunos tramos de la pasada temporada) y David Nalbandian, un enamorado de esta competición, pero no cabe duda tampoco de que Del Potro era el tenista que marcaba la diferencia. Pues su polivalencia y su condición de líder eran patentes. Hay que partir de la base de que esto es una decisión totalmente subjetiva, y lo que para unos es correcto, para otros no lo es tanto. “Delpo” ha manifestado que sueña con "ser número uno y ganar un Grand Slams". Es evidente que está a sus 24 años en el momento clave de su vida deportiva. Posiblemente, la temporada 2013 pueda ser una de las importantes de su carrera, pues debe de ser el punto de inflexión que le haga replantearse ante qué tipo de tenista nos encontramos. Si ante un buen jugador capaz de alcanzar las rondas finales como hasta ahora, o un supercampeón ganador de torneos

importantes, como ya demostró saber hacer en el US Open 2009. Sin embargo, arrancó con el pie izquierdo en el Abierto de Australia. Por otro lado, la Copa Davis desgasta, eso es evidente. Pero también lo es que se puede compatibilizar perfectamente con el circuito individual, como él mismo ya ha demostrado. El problema de la decisión parece ir más allá. La relación con Martín Jaite no es todo fluida como debería ser; es "vox populi". Tres cuartos de lo mismo ocurre con el otro gran buque insignia del equipo, David Nalbandian, con el que mantiene enfrentamientos y piques desde 2008, cuando ambos lucharon por sedes diferentes para acoger la única final jugada en suelo argentino. Esa unión de hechos posiblemente haya sido el detonante de la decisión, que resulta entendible (al margen de estar de acuerdo o no) desde el prisma del jugador. Se podría decir que algo se rompió entre “Delpo” y la hinchada argentina. Él es el único que pude quebrar esa especulación de “no quiere a su país”. Su sueño es estar en lo más alto del ranking mundial, porque está en su esencia de tenista. Un deporte individual que no deja margen de error. Con el arranque de la seria ante Alemania (en el cierre de esta edición Argentina ganó 2 a 0) se podría decir que no se siente la presencia del tandilense. Pero es obvio que con el diario del lunes, todos opinamos. Ahora habrá que esperar cuando el seleccionado vaya avanzando de ronda y Del Potro compita en los diferentes torneos paralelamente. Ahí la historia lo juzgará o le dará la razón al tema de Serú Girán: “Alguien se quiere ir, alguien quiere volver, alguien que está atrapado en medio de un recuerdo… No llores por mí, Argentina”.


S

e requiere una red (una soga de cualquier espesor en su defecto), jugadores divididos equitativamente en dos lados (la edad y el sexo es lo de menos) y la infaltable pelota (necesariamente redonda) para comenzar a disfrutar del deporte que tiene más de cuarenta y siete kilómetros de espacio para practicarlo. El beach vóley, que fue creado como una variante del vóley indoor (en piso), fue impulsado en las playas de Hawaii a principios del XX pero rápidamente se fue incorporando a las diferentes ciudades que tenían la costa y sus playas como principal atracción. Entre ellas, Mar del Plata. Desde hace unos años, este deporte reinado por el coterráneo Martín Alejo Conde (cuatro veces olímpico- 1996, 2000, 2004 y 2008- y campeón mundial en el 2001) es un clásico cada vez que arranca el verano en el hemisferio sur. Un clásico que solo requiere de una soga, pelota y participantes que “luchen” para que el balón no toque la arena. En lo que va del 2013, ya se jugaron dos circuitos regionales de edades libres y uno Sub. 15/Sub. 19. El inicial congregó más de cuarenta parejas mientras que el último (con data del 20 de enero) se incrementó la participación a casi setenta duplas tanto femeninas como masculinas de todas las edades y de variadas ciudades de nuestra Argentina. Como si fuera poco, ese mismo domingo en Playa V arese, las chicas que jugaron en la última cita olímpica (Ana Gallay y Virginia

Zonta) dieron una clínica deportiva a veinte chicos y chicas menores de doce años mostrando los golpes básicos, los principales fundamentos del beach vóley (golpes de manos bajas y manos altas) para luego hacer unos puntos para asombro y admiración de todos los presentes. Así, al igual que en varias oportunidades con los jugadores profesionales de Buenos Aires Unidos, pasaron por diferentes playas de nuestra ciudad para compartir un tiempo con aquellos jóvenes (y no tanto) que jugaban. Ya pasado un mes y una semana del inicio del verano, el beach vóley se sigue afianzando en los kilómetros y kilómetros de playa de la ciudad de Mar del Plata. Un deporte que sólo necesita de una red (o soga), una pelota y jugadores que batallen para que la pelota vuele por los aires. Un deporte que atrapa a niños, jóvenes y adultos. Un deporte para todos y todas.


L

os reproches maternos se filtraban por la hendija de la puerta de su dormitorio. La cotidiana pero siempre amenazante calma de la vieja había llegado a un límite. Su padre no podía meter bocado en aquella mañana de domingo. Rodri lo sabía de antemano: no iba a aflojar. “Todo se empezó a pudrir cuando se enteró del uno en matemáticas”, pensó. Al fin y al cabo, qué quería que hiciera, los números y los problemas no eran para él. Salvo ese que se fabricó él solito el viernes, cuando la Argüello (la gorda de lengua); lo enganchó metiéndole una trompada bien dada a Quiñones, que bien merecida la tenía. Resulta que estaba discutiendo de fútbol con el cuervo pelotudo ese y entró la gorda al aula. Mientras todos se paraban a saludarla, lo escuchó a Quiñones batiéndole casi al oído con sorna, con calculada malicia, con la estrategia del que quiere lapidar definitivamente el asunto: “No podés tener de ídolo al borracho ese…”. Fue ahí que lo revolcó de un derechazo al banco de Gómez. Y después la hecatombe: amonestaciones, citación de la directora a sus padres, prohibición para jugar los picados del finde en el potrero con la barra… Estaba fulera la cosa, le había avisado Rodri a Martín, cuando lo cruzó por la esquina de La Quemita, mientras cumplía su pena llevando la bolsa de los mandados. Martín lo ayudaba sosteniéndole una manija. El enojo de Doña Marta era como la tragedia griega, todos sabían el desenlace fatal pero ninguno lo podía evitar. Cómo sería que los muchachos mandaron al gordo Nápoli, que además de ser el dueño de la pelota, era una especie de hijo ideal, el único con cara angelical y modales más refinados, por así decirlo, para sacarle permiso. Rodri movía la cabeza y se cagaba de risa solo. Se acordaba cómo tartamudeaba el gordo para sacarle permiso delante de su madre. La barra miraba desde la esquina, con la misma expectativa con la que lo hacían cuando uno de ellos se encaraba a una piba por primera vez. Pero la vieja de Martín no era una chiquita inocente. Sentenció el asunto con tres palabras: “no tiene permiso”. Después sólo se escuchó el portazo. Rodri se asomó por la ventana y vio cómo todos sus amigos le hacían la “manteada” a Nápoli, descalificando claramente sus artes seductoras ante una madre enojada. Pero haberse quedado sin picados a esta altura del purgatorio ya no lo afligía tanto, el asunto era que hoy “El Globo” recibía a River. Y allí estaba su viejo, con más años en el arte de la palabra tratando de mitigar la bronca de su mujer. Rodri esperaba que su viejo sacara algún conejo de la galera, como lo hacía siempre y lo haría segu-

ramente hoy René; porque los genios son así, esquivan las marcas más férreas, las gambetean, salen airosos. Pero mamá Marta era más temible que el Tano Pernía y Trossero juntos. “¡Vos seguí apañándolo, está incontrolable! ¡Ahora la mala de la película soy yo!”. Juan -su padre- tuvo un momento de debilidad y le explicó que era sumamente importante para los hombres de la familia verlo jugar a René contra las gallinas… ¡Para qué! “¡Que venga René a mantener a mi hijo y a criarlo y yo lo dejo al nene verlo todos los domingos!”, respondió. Partido liquidado, y en tiempo de descuento. Juan cerró la puerta y miró hacia la ventana de Rodri. Le levantó los hombros y con una mueca triste parecía querer decirle a su hijo: “Vos viste, boludo. Hice todo lo que podía…” Los ojos llenos de lágrimas de su hijo, con la ñata contra el vidrio, le hicieron apurar el paso. No podía verlo así. Caminaba y se acordaba de la anécdota de su abuelo, que cuando vivía en Brasil y en una circunstancia similar a la que atravesaba Rodri, lo sacó a su


su padre envuelto en una bandera cargada de “torcedores” para verlo a Garrincha. Pero el no podía hacer nada. ¡Si pudiera sacarlo sin tener que afrontar el momento en que Marta lo pillara concretando el engaño! Después de última se bancaba la bronca de su mujer. “Que le corte los víveres está bien, pero que no pueda ver a René es mucho”, murmuraba solo por la calle. Y así iba, puteando y caminando, cuando se topó con Esther, su vecina. Estaba regando los malbones del jardín. Los ángeles de la mentira le visitaron la mente. “Decime, Esther… ¿Te mostró Marta las flores que plantó al lado del siempre verde?”. Se la llevó de prepo, entró a su casa con la vecina. Marta lo miraba. -Esther viene a conocer las flores, yo me olvidé de echarme un cloro. -Juan, podés ser mas educado, por favor” -le reprochó avergonzada su mujer. Juan las miraba. Se aseguró que las mujeres estuvieran bien al fondo hablando hasta de la fotosíntesis, si era posible. Le abrió la puerta a Rodri. “Vamos” dijo. Se aseguró que el nene estuviera en el porche y allí pegó el grito avisando su partida. Corrieron con el pibe tres cuadras. En eso lo vieron en una esquina. Venía con pilcha y aspecto de caravana. Su cara estaba media perdida. Juan le puso el brazo derecho sobre el hombro y lo guió. Venía de una fiesta y se acordó que el partido era a la mañana. Rodri lo miraba y el héroe le

tomó la mano. Esa misma que había nockeado a Quiñones. “Llevame pibe”, le dijo sonriente. Como si supiera, aunque su estado aparentara que no tenía noción de nada. Lo dejaron en el vestuario y se fueron al esquinero del Ducó, sobre el banderín del corner. Estaban shokeados. “Pa… ¿era él no?”. Juan asintió mientras miraban al número siete. Eludió a dos tipos y lo enfrentó a Fillol. La pelota besó la red, como le gustaba decir al técnico con el que salió campeón. Salió despedido al alambrado a gritarlo con Rodri. Lo había visto, parecía mentira. Les fue a ofrendar la obra de arte a los dos tipos que lo ayudaron a entrar al Palacio. Parecía que el “Hueso” sabía todo lo que habían pasado para estar ese día en ese lugar, en ese momento histórico que ellos les contarían a sus nietos. Como si hubiera, en el círculo del alcohol, algo que estimula las zonas más inteligentes de los grandes en serio, los borders, los locos, los genios, los René. Y definitivamente así era. La locura, la fuga o como quieran llamarlo había valido la pena. Como los escapes por los techos de ese wing que despreciaba las concentraciones. En aquél lejano día de 1975 pensaba Rodrigo, esta tardecita del 26 de junio de 1996, -o en aquél otro que su padre se fue envuelto en una bandera para ver a Garrincha-, cuando ponía la escalera a la altura de la habitación de su hijo. El muy gil había discutido con su maestra y no tenía permiso de la madre para ir a verlo a Ortega. .


E

l Rally Dakar 2013 finalizó luego de recorrer algunas de las geografías más imponentes de nuestro continente. La diferentes superficies exigieron al máximo a los competidores que vivieron jornadas maratónicas y dificultades varias en distintos sectores del trazado. Incluso los pilotos de punta. Tal es el caso de algunos animadores de competencias anteriores como el español Carlos Sainz y el qatarí Nasser Al-Attiyah, quienes abandonaron con el debutante equipo Qatar Red Bull, con un Buggy que deberá acomodarse a las exigencias de la carrera de aventuras más compleja para pelear bien arriba en la edición 2014. Desde el inicio del rally, en las complicadas dunas peruanas, un importante número de corredores dejaron la carrera, en etapas tempranas, por problemas técnicos propios de las dificultades del Dakar. Entre los argentinos, y con ejemplo familiar para los marplatenses, vale mencionar el abandono de Omar Gándara, único coterráneo en competencia, quien se despidió tras la quinta etapa, luego de sufrir una rotura en el motor de su Toyota Hilux. “El balance fue positivo, ya que todo el equipo funcionó a la perfección, menos el motor que se rompió”, sentenció el marplatense a este medio, luego de su arribo a la ciudad. Más allá del problema en el motor, Gándara se mostró conforme con otros aspectos técnicos de su vehículo: “La nueva suspensión fue un gran acierto. Todas las etapas las hicimos sin problemas”. En relación a las dificultades que surgieron en las primeras etapas, Omar explicó que “las dunas de Perú son gigantes y muy difíciles. Nosotros las surfeamos muy bien ayudados por nuestra técnica”. “Lo único que lamento es que me quedaron un montón de pistas para disfrutar y por culpa de un inyector que se trabó nos quedamos afuera”, finalizó este integrante de la “tribu Dakar”, hombre que considera especiales este tipo de competencias -para las cuales se prepara con mucho esfuerzo y profesionalismo- y disfruta mucho. A tal punto que, apenas confirmado su abandono, Gándara ya anunciaba, extraoficialmente, su participación en la versión 2014. Lo que se dice un verdadero apasionado. Las miradas argentinas, en esta edición, estuvieron nuevamente atentas a un apellido: Patronelli. Marcos, sin la compañía de su hermano, dominó el rally de principio a fin y se adjudicó su segundo título, tras el obtenido en 2010, previo a la llegada del Dakar a Sudamérica. En motos, donde los chileno tuvieron una destacada actuación -con Francisco “Chaleco” López en el tercer escalafón del podio-, el argentino Javier Pizzolito (Honda) finalizó en la octava posición, producto de su regularidad a lo largo de las etapas. En autos también hubo compatriotas que dieron que hablar.

Primero las ilusiones vinieron del lado de Lucio Álvarez (Toyota), que fue escolta en la etapa inicial pero que, pese a redondear una buena campaña, algunos jornadas irregulares lo relegaron y repunte final lo colocó en la décima posición. Más trascendente fue lo realizado por el mendocino Orlando Terranova (BMW). De menor a mayor, Orly se mezcló entre los animadores de la edición 2013 con un adicional: se convirtió en el primer argentino en ganar en una etapa en la categoría autos, al imponerse en la décima etapa. Terranova mantuvo la regularidad y logró su mejor posición histórica con un gran quinto puesto, prometedor de cara al futuro. El rally Dakar Perú-Argentina-Chile 2013 se esfumó. Como este primer mes de verano. Pronto se anunciará el circuito de la edición 2014. EL rally partiría desde Rosario y resta saber el desenlace del trayecto. Será tiempo de entrenamiento y preparación para la gran cita. Y para que los argentinos confirmen, trabajo mediante, que el balance positivo del 2013 no ha sido casualidad.



Deportivamente Hablando N°16