Page 1

INTRODUCCIÓN Kant (1724-1804) nació en la ciudad prusiana de Königsberg, de la que nunca se alejo. Su vida cotidiana, sometida a horarios inflexibles, estaba ocupada por la docencia, la redacción de sus escritos y sus paseos rutinarios. En la universidad de su ciudad natal entró en contacto con la filosofía racionalista y con la física de Newton. Fue catedrático de lógica y metafísica. Durante su juventud estuvo influido por la filosofía racionalista de Leibniz y Wolf, considerando que la metafísica es una ciencia capaz de conocer objetos trascendentes. Pero la lectura de las obras del empirista Hume le despertó del “sueño dogmático” racionalista, y comenzó a poner en duda la posibilidad de que la metafísica fuera una ciencia. Sus obras más importantes las escribió en la última etapa de su vida, en el llamado periodo crítico: “Crítica de la razón pura” (1781), “Fundamentación de la metafísica de las costumbres”(1785), “Crítica de la razón práctica” (1788), “Critica del juicio” (1790). Para Kant, todas las cuestiones de la filosofía pueden sintetizarse en cuatro preguntas: ¿qué puedo saber?, ¿qué debo hacer?, ¿qué me cabe esperar? y ¿qué es el hombre?, en la que se resumen las anteriores. La primera cuestión la analizaremos siguiendo la estructura de su obra “Crítica de la razón pura”, y en la segunda nos remitiremos a sus obras “Fundamentación de la metafísica de las costumbres” y “Crítica de la razón práctica”. En estas obras la razón se analiza a sí misma, en cuanto a la posibilidad del conocimiento en el uso teórico de la razón, y en cuanto a la fundamentación del deber moral en el uso práctico de la razón. I EL PLANTEAMIENTO DE LA CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA a) El problema del conocimiento: ¿Qué puedo saber? 1. Kant parte de un hecho: las matemáticas y la física son ya ciencias. 2. ¿Puede la metafísica ser ciencia? La metafísica se ocupa de objetos no empíricos (Dios, el alma, el mundo como totalidad), y es construida por una razón no empírica (pura), es decir, que no utiliza dato empírico alguno. 3. Frente al dogmatismo racionalista y el escepticismo (Hume) Kant elabora un método crítico que estudie la posibilidad de la ciencia en general y de la metafísica en particular. 4. Método crítico o transcendental: análisis de los límites (contra el dogmatismo) y de las posibilidades (contra el escepticismo) de la razón. b) Las condiciones de posibilidad de la ciencia 1. Para que la metafísica fuera ciencia debería estar compuesta por juicios o proposiciones científicos, semejantes a los de las matemáticas y la física. 2. Características de los juicios científicos: - Aumentar nuestros conocimientos. - Validez necesaria y universal. 3. Tipos de juicios: - Analíticos: el predicado está incluido en el sujeto (Todos los cuerpos son extensos), son a priori y tienen validez universal y necesaria, pero no aumentan nuestros conocimientos (no extensivos).

1


Sintéticos: el predicado no está incluido en el sujeto (Los cuerpos son pesados), son a posteriori y no tienen validez universal y necesaria, pero si aumentan nuestros conocimientos (extensivos). 4. Los juicios científicos deben ser sintéticos a priori. ¿Cómo son posibles los juicios sintéticos a priori en matemáticas y en física? ¿Son posibles en metafísica? - Ejemplos en matemáticas: 4+3 = 7, la línea recta es la más corta entre dos puntos. - Ejemplos en física: principio de acción y reacción, principio de causalidad (todo lo que sucede tiene una causa). c) Materia y forma del conocimiento 1. Si tenemos la posibilidad de construir a priori juicios sintéticos es porque no todo en nuestro conocimiento procede de la experiencia. La tarea de la “Crítica de la razón pura” consiste en: - Descubrir esos elementos no empíricos o a priori. - Justificar su uso. 2. En el contexto de la polémica entre racionalismo y empirismo Kant va a considerar que todo nuestro conocimiento empieza con la experiencia, pero no procede exclusivamente de ella: el objeto conocido procede de la elaboración del material empírico que nos proporcionan los sentidos (sensaciones) en la intuición sensible, mediante las formas o estructuras cognoscitivas del sujeto, que son formas a priori (independientes de la experiencia) y transcendentales (posibilitantes del conocimiento). 3. La “Crítica de la razón pura” descubre estos elementos a priori y justifica su uso, a la vez que muestra la posibilidad de las matemáticas y de la física como ciencias y la imposibilidad de la metafísica. Y esto lo hace analizando el modo de proceder de las distintas facultades de la Razón: sensibilidad, entendimiento, razón. -

II ESTÉTICA TRANSCENDENTAL (sensibilidad/matemáticas) a) Espacio y tiempo son formas a priori de la sensibilidad 1. “La capacidad (receptividad) de recibir representaciones al ser afectados por los objetos se llama sensibilidad”. 2. En la sensibilidad hay: - Una materia (empírica): las sensaciones. - Una forma (a priori): el espacio y el tiempo. 3. El espacio y el tiempo no son propiedades de las cosas (ni en si mismas, ni en sus relaciones mutuas), y, por tanto, no son recibidos mediante la sensibilidad. Son las condiciones subjetivas a priori que hacen posible la experiencia, son puestos por la sensibilidad en el acto de conocer. 4. Espacio y tiempo no son conceptos sino intuiciones puras. Sólo hay un espacio y un tiempo. - Concepto: unidad mental dentro de la cual están comprendidos un número indefinido de seres. - Intuición: operación que toma conocimiento directamente de una individualidad. 2


- Puro: sin mezcla de elementos empíricos. b) Distinción entre fenómeno y noúmeno (cosa en sí) 1. El fenómeno es el resultado de la unificación y ordenación de las sensaciones en el espacio y el tiempo. Es el objeto de nuestra experiencia. 2. El noúmeno es la cosa tal como es en sí misma, independientemente de las condiciones subjetivas que hacen posible el conocimiento. Es, por tanto, incognoscible. Es el objeto al margen de su relación con la sensibilidad. c) Posibilidad de los juicios sintéticos a priori en matemáticas 1. Los juicios sintéticos a priori son posibles en matemáticas porque ésta se funda en el espacio y en el tiempo, que son formas a priori de la sensibilidad. - Todas las figuras geométricas se construyen a partir de la intuición pura del espacio. - La aritmética se ocupa de las operaciones con números, y la serie de los números se basa en la sucesión temporal. 2. Las matemáticas, que son construidas independientemente de la experiencia, son aplicables a está; ya que la experiencia tiene que darse en el espacio y en el tiempo. III ANALÍTICA TRANSCENDENTAL (entendimiento/física) a) Función del entendimiento: comprender o pensar los fenómenos 1. El entendimiento es la facultad de pensar el objeto dado en la intuición empírica, el fenómeno. 2. Pensar supone el uso de conceptos bajo los cuales se subsumen los fenómenos, que adquieren así unidad y significación (el mundo fenoménico es caótico). 3. Esta actividad de referir los fenómenos a los conceptos se realiza siempre a través de un juicio (Ej.: esto es una casa). Por tanto el entendimiento es la facultad de pensar o juzgar. 4. La crítica del entendimiento consistirá en descubrir las formas a priori del entendimiento que hacen posible el pensamiento. b) Conceptos empíricos y conceptos puros o categorías 1. Empíricos: son generalizaciones tomadas de la experiencia (Ej.: casa). 2. Categorías: son puestos por el entendimiento, son a priori. Sin ellos no es posible construir juicios sobre los fenómenos (Ej.: sustancia, unidad, relación causalidad, existencia). 3. Causalidad: La crítica de Hume a la causalidad es válida para las leyes físicas concretas, pero no afecta al principio general de causalidad (todo lo que sucede tiene una causa). Ej.: “el calor dilata los cuerpos”, si en el futuro no sucediera así buscaríamos la causa. 4. La tabla de las categorías es obtenida por Kant a partir de la tabla de los juicios. El entendimiento es la facultad de juzgar, y juzgar es unificar los fenómenos mediante conceptos o categorías. Por tanto, a cada tipo de juicio corresponderá una categoría. c) Dependencia entre sensibilidad y entendimiento 1. La sensibilidad es receptividad y posee intuiciones empíricas. Aporta la materia del conocimiento: el fenómeno (no es estrictamente material ya que incluye el espacio y el tiempo).

3


2.

El entendimiento es activo y carece de intuiciones (no hay intuiciones intelectuales como decían los racionalistas). Aporta las estructuras o formas a priori: las categorías. 3. Regla de uso de las categorías: sólo pueden aplicarse a los fenómenos y no a las cosas en si. Las categorías han de llenarse con la materia aportada por la sensibilidad. d) Posibilidad de los juicios sintéticos a priori en física 1. No toda la física está constituida por juicios sintéticos a priori, sino solamente una parte de ella que podemos llamar física pura. 2. “Las categorías son conceptos que imponen leyes a priori a los fenómenos y, consiguientemente, a la Naturaleza como conjunto de todos los fenómenos (...) Tales leyes no derivan de la Naturaleza ni se rigen por ella (...) Las leyes no se hayan en los fenómenos, sino que existen sólo en relación con el sujeto en el que los fenómenos inhieren (en la medida en que tal sujeto posea entendimiento), al igual que los fenómenos no tienen existencia en sí, sino sólo en relación con el mismo ser (en la medida que posea sentidos). En cambio, las cosas en sí mismas se conformarían necesariamente con sus leyes, con independencia de que un entendimiento conociera tal conformidad.” (Kant, “C. de la Razón Pura”, B 163164). 3. Si las leyes físicas se tomaran de la experiencia serían leyes probables como decía Hume, pero al ser leyes a priori que el entendimiento impone a la experiencia tienen validez universal y necesaria. IV DIALÉCTICA TRANSCENDENTAL (razón/metafísica) a) Función unificadora de la razón: búsqueda de lo incondicionado 1. La razón es la facultad de la suprema unificación del conocimiento mediante ideas. Unifica los conocimientos del entendimiento remitiéndolos a algo absolutamente primero e incondicionado. 2. De este modo la razón en un afán sintetizador se sale de los límites de la experiencia, llegando a estas unidades incondicionadas que comprenden la totalidad de lo sintetizable. 3. Estas unidades incondicionadas, que son llamadas por Kant conceptos puros de la razón o ideas transcendentales, son los objetos de la metafísica. Son tres: Alma, Mundo y Dios. - El Alma es la síntesis que la razón hace de todas nuestras vivencias. - El Mundo es la síntesis de todo objeto a conocer. - Dios es la síntesis suprema de todos los objetos y de todas las vivencias. b) Uso regulativo y uso constitutivo de las ideas de la razón 1. Uso regulativo: las ideas transcendentales tienen un uso legítimo en relación con la experiencia. El conocimiento procede como si hubiera tales objetos y su meta fuera alcanzarlos, actúan como ideales. 2. Uso constitutivo: consiste en considerar las ideas como cosas en sí mismas e intentar conocerlas. No teniendo en cuenta que no se pueden conocer porque no tenemos experiencia de ellas; no tenemos intuición sensible del Alma, el Mundo y Dios. Y las formas a priori del conocimiento, condiciones transcendentales, sólo se pueden aplicar a lo dado en la experiencia.

4


c) La metafísica es imposible como ciencia 1. La metafísica pretende conocer las cosas en sí mismas: - Cree poder demostrar que el sujeto cognoscente, independientemente de que sea sujeto cognoscente, es en sí mismo un alma. - Pretende que el objeto a conocer constituye en sí mismo una substancia, el universo o mundo. - Afirma que por medio de razonamientos puros puede llegarse a conocer la cosa en sí por sí que contiene en su seno la razón de todas las demás cosas, o sea Dios. 2. La metafísica (entendida como un conjunto de juicios sobre realidades que están más allá de la experiencia) es imposible como ciencia, ya que las categorías sólo pueden usarse legítimamente en su aplicación a los fenómenos, a lo dado en la experiencia. La aplicación de las categorías más allá de la experiencia es ilegítima y da lugar a errores, a lo que Kant llama “ilusión transcendental”. El error de la metafísica es no haber tenido en cuenta la distinción entre fenómeno y cosa en sí. 3. Kant hace un análisis de las tres partes de la metafísica racionalista: psicología, cosmología y teología. Y nos muestra como en psicología se producen paralogismos (errores debidos a la aplicación de las categorías al alma), en cosmología antinomias (dos proposiciones contradictorias e igualmente demostrables) y en teología demostraciones falaces de la existencia de Dios. d) Consecuencias de la dialéctica transcendental 1. La razón intenta por su propia naturaleza unificar los conocimientos empíricos del entendimiento. Y este impulso natural a la unificación sistemática produce las ideas de una unidad incondicionada, en varias formas. El único uso propiamente cognoscitivo de esas ideas es regulativo, y, por lo tanto, inmanente. Pero al mismo tiempo hay una tendencia también natural a objetivar esas ideas. Y entonces la razón intenta justificar la objetivación en las varias ramas de la metafísica. Al hacerlo rebasa sin duda los límites del conocimiento humano. Pero esta trasgresión no altera el hecho de que las ideas son naturales a la razón. 2. Los contenidos de la metafísica no tienen valor epistemológico, pero los objetos de la metafísica no son refutables racionalmente. Queda así abierta la puerta para una metafísica que no pretenda ser ciencia (uso práctico de la razón). V ÉTICA a) El problema moral: ¿Qué debo hacer? 1. La ciencia se ocupa del ser, mientras que la moral se ocupa del deber ser. El uso teórico de la razón se refiere al conocimiento de los fenómenos, mientras que en el uso práctico la razón dirige la voluntad de forma a priori. El deber es una ley que procede a priori de la razón. “Como para derivar las acciones de las leyes se exige razón, resulta que la voluntad no es otra cosa que razón práctica.” (Kant, “Fundamentación de la metafísica de las costumbres”). Por tanto, voluntad racional es igual a razón práctica. 2. Al igual que la “Crítica de la razón pura” partía de un hecho: las matemáticas y la física como ciencias; la “Fundamentacion de la metafísica de las costumbres” y la

5


“Crítica de la razón práctica” parten del hecho moral: la existencia de la ley moral y carácter de universalidad y necesidad (todos los hombres saben que deben hacer). 3. ¿Cómo es posible la existencia de la ley moral? Este es el problema ético para Kant. b) Las éticas materiales 1. Hasta Kant todas las éticas habían sido materiales. 2. Las éticas materiales tienen contenido en un doble sentido: - Establecen un bien supremo (el placer, la felicidad...). - Dicen lo que ha de hacerse para conseguirlo, sus normas establecen ciertas conductas concretas a realizar. 3. Características de las éticas materiales: - Son empíricas o a posteriori (sólo por la experiencia podemos saber cuál es el bien supremo y cómo alcanzarlo). Pero de la experiencia no se pueden extraer leyes universales y necesarias. - Sus imperativos son hipotéticos, por tanto no pueden ser universalmente válidos. - Son heterónomas ya que la voluntad no se da a sí misma la ley moral, sino que le viene dada por el deseo o por la experiencia. 4. Conclusión: las éticas materiales no pueden determinar a la voluntad de un modo necesario y universal; no contienen ley alguna, sino únicamente máximas. - Máxima: norma por la que se rige un sujeto. - Ley: es una norma para todos los hombres, tiene carácter universal y necesario. 5. Diferencia entre éticas materiales y ética formal: - Éticas materiales: debemos hacer lo que es bueno. - Ética formal: es bueno lo que debemos hacer. c) La ética formal de Kant 1. La ética formal no tiene contenido en ninguno de los sentidos en que lo tienen las éticas materiales: - No establece ningún bien o fin que haya de ser perseguido. - No nos dice lo que hemos de hacer sino cómo debemos actuar, la forma en que debemos obrar. Debemos actuar por deber, por respeto a la ley. Hay que distinguir entre actuar por deber y conforme al deber. 2. Características de la ética formal: - Es a priori. La ley moral (deber ser) no se puede extraer de la experiencia (ser). - La ley es formulada en forma de imperativo categórico. - La voluntad es autónoma (se da a sí misma la ley) y por tanto libre. ¿Qué es la libertad de la voluntad sino autonomía? Al darse la voluntad la ley a sí misma ésta ha de ser formal y a priori. 3. Conclusión: “Si un ser racional pretende pensar sus máximas como leyes prácticas universales, sólo puede pensarlas como principios que contienen el fundamento de la determinación de la voluntad en virtud de su forma y no de su materia”. (C. de la razón práctica, Teorema III).

6


4.

La ley moral se expresa como imperativo categórico, que por su carácter formal (nos dice cómo debemos querer y no que) es único y a priori. Hay tres formulaciones del imperativo categórico. - “Obra sólo según una máxima tal que puedas querer al mismo tiempo que se torne ley universal de la naturaleza”. - “Obra de tal manera que la voluntad pueda considerarse a sí misma mediante su máxima, como legisladora universal”. - “Obra de tal manera que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre como un fin y nunca sólo como un medio”. d) La virtud y la felicidad en la ética kantiana 1. La virtud consiste en actuar por deber, por respeto a la ley, por obligación que se impone a sí misma la voluntad autónoma. 2. Y es la virtud, y sólo ella, la que es merecedora de la felicidad. Y la unión de ambas es el supremo bien del hombre. 3. Por tanto, el carácter formal de la moral kantiana no elimina el concepto de bien. Únicamente afirma que no es el concepto de bien el que fundamenta la ley moral, sino, a la inversa, es la ley (que se fundamenta en la autonomía de la voluntad) la que determina lo que es bueno. Se da aquí, pues, un giro copernicano semejante al de la “Critica de la razón pura”. Puesto que la ley es la fuente de la bondad moral, se sigue que el bien reside, ante todo, en la voluntad. e) Los postulados de la razón práctica 1. La libertad: sólo si la voluntad es libre se puede dar la ley moral a sí misma y actuar por respeto a ella. 2. La inmortalidad del alma: garantiza la posibilidad de un progreso indefinido en la virtud, ya que no es posible alcanzarla en esta vida porque el hombre se ve dividido entre el respeto a la ley moral y la tendencia a satisfacer sus deseos. 3. La existencia de Dios: en el mundo la virtud no garantiza la consecución de la felicidad, por eso ha de existir Dios como garante de que ambas han de coincidir finalmente. 4. Estos tres postulados muestran “que puede esperar el hombre” y el verdadero significado de las ideas de la razón. f) No hay contradicción entre el uso teórico y el uso práctico de la razón 1. La razón práctica parece haber establecido verdades que la razón teórica no puede llegar a conocer, sino únicamente pensar. 2. No hay aquí contradicción. La razón práctica no consigue probar teóricamente nada, ni tampoco llegar a un verdadero conocimiento. Los postulados son exigencias de la razón práctica, pero no conducen a un conocimiento, sino a una fe racional.

7

TEMA: KANT  

FILOSOFÍA MODERNA

Advertisement