Page 1

DIA

SEMANA 8|

Hijos, la oración es poderosa

52

MAYO 22

En la mañana Marcos 1:23-39

¿Estás tan ocupado durante el día que se te hace difícil dedicar aunque sea unos minutos para pasar con Dios? Muchas personas apartan tiempo temprano en la mañana antes de quedar atrapadas en el acelerado ritmo del día. Leí acerca de un hombre muy ocupado que de alguna manera logra encontrar tiempo para dar al día un buen impulso espiritual. Es el Dr. Ben Carson, jefe de neurocirugía pediátrica del John Hopkins Children`s Center (Centro para niños John Hopkins) una posición que asumió en 1984 cuando sólo tenía 33 años de edad. He aquí el testimonio de Carson acerca del valor de dar el primer lugar a las cosas espirituales: “He descubierto que seguir un ritual espiritual (que puede ser meditación o alguna lectura devocional) puede dar el tono al día completo. Todas las mañanas paso media hora leyendo la Biblia, sobre todo el libro de Proverbios. ¡Hay tanta sabiduría ahí! Durante el día, si encuentro una situación frustrante, pienso de nuevo en uno de los versículos que leí esa mañana”. Jesús tuvo que enfrentar días ocupados llenos de multitudes exigentes. En el evangelio de Marcos leemos: “Levantándose muy de mañana, cuando todavía estaba oscuro, salió, y se fue a un lugar solitario, y allí oraba” (1:35). ¿Dedicas tiempo leer la Palabra de Dios y orar? Prueba a hacerlo en la mañana, puede transformar tu día; quizá ya has intentado muchas cosas, prueba con la oración, probablemente te lleves una gran sorpresa.

“Deja que Cristo sea tu primer pensamiento en las mañanas, y el último en las noches”. Peticiones de oración • Que el Señor nos dé sabiduría para administrar mejor nuestro y separar un tiempo para orar. • Que el Señor nos guíe por su Espíritu Santo a desarrollar una intimidad plena con Él. • Que el Señor nos fortalezca para mantenernos en la disciplina de la oración.

impactando a la familia 100 días de ORACIÓN

#100DiasDeOracion

100 Días de Oración - DÍA 52 (Mayo 22)  

SEMANA 8 Hijos, la oración es poderosa. En la mañana Marcos 1:23-39

Advertisement