Issuu on Google+


cazador que la llevara al bosque y la matara. Como ella era tan joven y bella, el cazador se apiadó de la niña y le aconsejó que buscara un escondite en el bosque. 

Había una vez una niña muy bonita, una pequeña princesa que tenía un cutis blanco como la nieve, labios y mejillas rojos como la sangre, y cabellos negros como el azabache. Su nombre era Blancanieves.  A medida que crecía la princesa, su belleza aumentaba día tras día hasta que su madrastra, la reina, se puso muy celosa. Llegó un día en que la malvada madrastra no pudo tolerar más su presencia y ordenó a un

Blancanieves corrió tan lejos como se lo permitieron sus piernas, tropezando con rocas y troncos de árboles que la lastimaban. Por fin, cuando ya caía la noche, encontró una casita y entró para descansar.  Todo en aquella casa era pequeño, pero más lindo y limpio de lo que se pueda imaginar. Cerca de la chimenea estaba puesta una mesita con siete platos muy 5


pequeñitos, siete tacitas de barro y al otro lado de la habitación se alineaban siete camitas muy ordenadas. La princesa, cansada, se echó sobre tres de las camitas, y se quedó profundamente dormida. 

¡Caramba, qué bella niña! -exclamaron sorprendidos-. ¿Y cómo llegó hasta aquí?. 

siete enanitos, que todos los días salían para trabajar en las minas de oro, muy lejos, en el corazón de las montañas.

interrogaron tan suavemente que ella se tranquilizó y les contó su triste historia. 

Se acercaron para admirarla cuidando de no despertarla. Por la mañana, Blancanieves sintió miedo al despertarse y ver a los siete enanitos que Cuando llegó la noche, la rodeaban. los dueños de la casita Ellos la regresaron. Eran

Si quieres cocinar, coser 6


y lavar para nosotros -dijeron los enanitos-, puedes quedarte aquí y te cuidaremos siempre.  Blancanieves aceptó contenta. Vivía muy alegre con los enanitos, preparándoles la comida y cuidando de la casita. Todas las mañanas se paraba en la puerta y los despedía con la mano cuando los enanitos salían para su trabajo. Pero ellos le advirtieron:

a su espejo mágico para ver si existía alguien más bella que ella,  descubrió que Blancanieves vivía en casa de los siete enanitos.  Se puso furiosa y decidió matarla ella misma. Disfrazada de vieja, la malvada reina preparó una manzana c o n veneno, cruzó las s i e t e

montañas Cuídate. Tu madrastra y llegó a puede saber que vives aquí casa de los y tratará de hacerte daño.  La madrastra, que de veras era una bruja, y consultaba

7


Aquella noche, cuando los siete enanitos llegaron a Blancanieves, que sentía una la casita, encontraron a gran soledad durante el día, Blancanieves en el suelo. No pensó que aquella viejita respiraba ni se movía.   no podía ser peligrosa. La enanitos lloraron invitó a entrar y aceptó Los agradecida la manzana, al amargamente porque la parecer deliciosa, que la querían con delirio. Por tres días velaron su bruja le ofreció. Pero, con el primer mordisco que dio cuerpo, que seguía conservando su a la fruta, Blancanieves belleza -cutis blanco cayó como muerta.   como la nieve, enanitos.

8


mejillas y labios rojos como historia de labios de los la sangre, y cabellos negros enanitos.   como el azabache.   Se enamoró de Blancanieves -No podemos poner su y logró que los enanitos le cuerpo bajo tierra -dijeron permitieran llevar el cuerpo los enanitos.   al palacio donde prometió adorarla siempre. Pero Hicieron un ataúd de cristal, cuando movió la caja de y colocándola allí, la llevaron cristal tropezó y el pedazo a la cima de una montaña. de manzana que había Todos los días los comido Blancanieves enanitos iban a se desprendió de su velarla.   garganta. Ella despertó de su largo sueño y se Un día el sentó.   príncipe, que paseaba en su gran caballo blanco, vio a la bella niña en su caja de cristal y pudo escuchar la

Hubo gran regocijo, y los enanitos bailaron alegres mientras Blancanieves aceptaba ir al palacio y casarse con el príncipe. 9


Hubo una vez, hace mucho, mucho tiempo una joven muy bella, tan bella que no hay palabras para describirla. Se llamaba Cenicienta

gritos a todo el mundo.

Con la madrastra tambien vivían su dos hijas, que eran muy feas e insoportables. Cenicienta era la que hacía los trabajos más duros de Cenicienta era pobre, la casa, como por ejemplo no tenía padres y vivía con su limpiar la chimenea cada madrastra, una dia, por lo que sus vestidos mujer viuda muy siempre estaban sucios o manchados de ceniza, por eso las personas del lugar la llamaban cenicienta. Cenicienta apenas tenia amigos, solo a dos ratoncitos muy simpáticos que vivían en un agujero de cascarrabias la casa. que siempre estaba Un buen día, sucedió algo enfadada y dando ordenes inesperado; el Rey 12


de aquel lugar hizo saber a todos los habitantes de la región que invitaba a todas las chicas jovenes a un gran baile que se celebraba en el palacio real. El motivo del baile era encontrar una esposa para el hijo del rey; el principe! para casarse con ella y convertirla en princesa.

futura mujer del principe. La princesa! Pero, por desgracia, las cosas no serían tan faciles para nuestra amiga cenicienta...

La notícia llego a los oidos de cenicienta y se puso muy contenta. Por unos instantes soño con que sería ella, la 13

La madrastra de cenicienta le dijo en un tono malvado y cruel: Tú Cenicienta, no irás al baile del principe, porque te quedarás aqui en casa fregando el suelo, limpiando el carbon y ceniza de la chimenea y preparando la cena para cuando


nosotras volvamos. Cenicienta esa noche lloró en su habitación, estaba m u y triste porque e l l a quería ir al baile y conocer al príncipe. Al cabo de unos dias llegó la esperada fecha: el día del baile en palacio Cenicienta veia como sus hermanastras se arreglaban y se intentaban

poner guapas y bonitas, pero era imposible, porque eran muy feas de tan malas que eran...pero sus vestidos...eran muy bonitos! Al llegar la noche, su madrasta y hermanastras partieron hacia el palacio real, y cenicienta, sola en casa, una vez más se puso a llorar de tristeza. Entre llanto y llanto, dijo en voz alta: - ¿Por qué seré tan desgraciada? Por favor, si hay algun ser mágico que pueda

14


ayudarme.. decía cenicienta La hada madrina saco su con desesperación. varita mágica y con ella toco suavemente a cenicienta, De pronto, sucedió algo y al momento...oh!, que increible; se le apareció un milagro! un maravilloso hada Madrina muy buena y vestido apareció en el muy poderosa. cuerpo de cenicienta, así como tambien unos Y con voz suave, tierna preciosos zapatos. y muy agradable le dijo a cenicienta; - No llores más, te ayudaré.

Ahora ya puedes ir al baile de palacio cenicienta, pero...ten De verdad ? en cuenta una cosa dijo cenicienta muy importante: tu un poco vestido a las 12 de incrédula... la noche... volverá a p e r o ser los arapos que como vas a ayudarme ? no tengo llevas ahora. ningun vestido bonito para Hay algo más que debes ir al baile y mis zapatos saber, delante de la casa estan todos rotos! 15


te espera un carruaje que te llevará al gran baile en palacio, pero a las 12 de la noche, se transformará en una calabaza!. Bien, dijo cenicienta, ya soy feliz, solo por poder ir al baile. Cuando cenicienta llego al palacio, causo mucha impresion a todos los asistentes, nadie nunca habia visto tanta belleza, cenicienta estaba preciosa!

Cenicienta, dijo si!, claro que sí! Y estuvieron bailando durante horas y horas... Las hermanastras de cenicienta no la reconocieron, debido a que ella siempre iba sucia y llena de ceniza, incluso se preguntaban quien sería aquella chica tan preciosa.

Pero de repente... oh!, dijo cenicienta, son casi las 12 de la noche, mi El principe, no tardo vestido esta a punto en darse cuenta de la presencia de esa joven de convertirse en una tan bonita. Se dirigió hacia ropa sucia, y el carruaje ella y le preguntó si queria se transformará en una calabaza! bailar. 16


plan. Se casaría c o n aquella que pudiera Salió a toda prisa del salon calzarse el de baile  bajó la escalinata zapato. hacia la salida de palacio perdiendo en su huída un Envió a sus sirvientes a zapato, que el príncipe recorrer todo el reino. Todas las jovenes, chicas encontró y recogió. y mujeres se probaban el A partir de ese momento, el zapato, pero no había ni principe ya sabia quien iba una a que pudiera calzarse a ser la futura princesa... el zapato. la joven que habia perdido el zapato!, pero..caramba!, Al cabo de unas semanas, exclamo el principe, pero si los sirvientes de palacio no se ni como se llama, y llegaron a casa de mucho menos donde vive! Cenicienta. - ¡Oh, Dios mío! ¡Tengo que irme! le dijo al príncipe que estaba en sus brazos bailando.

   Para encontrar a la bella La joven, el principe ideó un 17

madrastra

llamó

a


sus feas hijas para que probasen el zapato, pero evidentemente no pudieron calzar el zapato.

a la perfeccion...todos los presentes se quedaron de piedra!, -oooh!, es ella! la futura princesa!

Uno de los sirvientes del principe vio a cenicienta en un rincon de la casa, y exclamo: -eh!, tu tambien tienes que provarte el zapato!

Inmediatamente la llevaron a palacio y a los pocos dias se casó con el príncipe, por lo que fue una princesa!

Nunca más volvío con su madrastra, vivío feliz en La madrastra y sus hijas palacio hasta el último de dijeron: -por favor!, como sus días. quiere usted que cenicienta sea la chica que busca el   principe?, ella es pobre, siempre esta sucia y no fue a la fiesta de palacio! Pero cuando cenicienta se puso el zapato y le encajo 18


19


En las afueras de la ciudad de Londres, vivían tres hermanos: Wendy, Juan, y Miguel. A Wendy, la mayor, le encantaba contar historias a sus hermanitos. Y casi siempre eran sobre las aventuras de Peter Pan, un amigo que de vez en cuando la visitaba. Una noche, cuando estaban a punto de se acostaren, una preciosa lucecita entró en la habitación. Y dando saltos de alegría, los niños gritaron: - ¡¡Es Peter Pan

21

y Campanilla!! Después de los saludos, Campanilla echó polvitos mágicos en los tres hermanos y ellos empezaron a volar mientras Peter Pan les decía: - ¡Nos vamos al País de Nunca Jamás! Los cinco niños volaron, volaron, como las cometas por el cielo. Y cuando se encontraban cerca del País de Nunca Jamás, Peter les señaló: - Allí está el barco del temible Capitán Garfio. Y dijo a Campanilla: - Por favor, Campanilla, lleva a mis amiguitos a un sitio mas abrigado, mientras yo me libro de este pirata pesado. Pero Campanilla se sentía celosa de las atenciones que Peter tenía para con Wendy. Así que llevó a los niños a la isla y


mintió a los Niños Perdidos por lo que hizo. Pero la que Wendy era mala. aventura en el País de Nunca Jamás solo acababa Creyendo-se en las de empezar. palabras del hada, ellos empezaron a decir cosas Peter llevó a sus amiguitos desagradables a la niña. a visitaren la aldea de Menos mal Peter llegó los indios Sioux. Allí, a tiempo para encontraron repararles. Y les al gran jefe preguntó: muy triste y - ¿Porque preocupado. tratan mal Y después a mi amiga de que Wendy? Peter Pan Y ellos le preguntara contestaron sobre lo sucedido, - Es que el gran jefe le dijo: Campanilla nos dijo - Estoy muy triste porque que ella era mala. mí hija Lili salió de casa Peter Pan se quedó muy pela mañana y hasta ahora enfadado con Campanilla no la hemos encontrado. y le pidió explicaciones. Cómo Peter era el que Campanilla, colorada y cuidaba de todos en la arrepentida, pidió perdón isla, se comprometió con a Peter y a sus amigos el Gran Jefe 22


de encontrar a Lili. Con Wendy, Peter Pan buscó a la india por toda la isla hasta que la encontró prisionera del Capitán Garfio, en la playa de las sirenas. Lili estaba amarrada a una roca, mientras Garfio le amenazaba con dejarla allí hasta que la marea subiera, si no le contaba adonde era la casa de Peter Pan. La pequeña india, muy valiente, le contestaba que no iba a decírselo. Lo que ponía furioso al Capitán. Y cuando parecía que nada podía salvarla, de repente

oyeron una voz: - ¡Eh, Capitán Garfio, eres un bacalao, un cobarde!¡A ver si te atreves conmigo! Era Peter pan, que venía rescatar a la hija del Gran jefe indio. Después de liberar a Lili de las cuerdas, Peter empezó a luchar contra Garfio. De pronto, el Capitán empezó a oír el tic-tac que tanto le horrorizaba. Era el cocodrilo que se acercaba dejando a Garfio nervioso. Temblaba tanto que acabó cayéndose al mar. Y jamás se

23


supo nada más perdáis nunca vuestra del Capitán fantasía ni vuestra Garfio. imaginación. Volveré para llevaros a una nueva Peter devolvió aventura. ¡Adiós amigos! a Lili a su aldea - ¡Hasta luego Peter Pan! y el padre de gritaron los niños mientras la niña, muy se metían debajo de la contento, no mantita porque hacía sabía cómo dar muchísimo frío. las gracias a él. Así que preparó una gran fiesta para sus amiguitos, quiénes bailaron y pasaron muy bien. Pero ya era tarde y los niños tenían que volver a su casa para dormir. Peter Pan y Campanilla os acompañaron en el viaje de vuelta. Y al despedirse, Peter les dijo: - Aunque crezcáis, no 24


25


En una vieja carpintería, Geppetto, un señor amable y simpático, terminaba más un día de trabajo dando los últimos retoques de pintura a un muñeco de madera que había construído este día. Al mirarlo, pensó: ¡qué bonito me ha quedado! Y como el muñeco había sido hecho de madera de pino, Geppetto decidió llamarlo Pinocho. Aquella noche, Geppeto se fue a dormir deseando que s u muñeco fuese un niño de verdad. Siempre h a b í a d e s e a d o tener un hijo. Y al encontrarse profundamente dormido, llegó un hada buena y viendo

a Pinocho tan bonito, quiso premiar al buen carpintero, dando, con su varita mágica, vida al muñeco. Al día siguiente, cuando se despertó, Geppetto no daba crédito a sus ojos. Pinocho se movía, caminaba, se reía y hablaba como un niño de verdad, para alegría del viejo carpintero. Feliz y muy satisfecho, Geppeto mandó a Pinocho a la escuela. Quería que fuese un niño muy listo y que aprendiera muchas cosas. Le acompañó su amigo Pepito Grillo, el consejero que le había dado el hada buena.

27


Pero, en el camino del colegio, Pinocho se hizo amigo de dos niños muy malos, siguiendo sus travesuras, e ignorando los consejos del grillito. En lugar de ir a la escuela, Pinocho decidió seguir a sus nuevos amigos, buscando aventuras no muy buenas. Al ver esta situación, el hada buena le puso un hechizo. Por no ir a la escuela, le puso dos orejas de burro, y por portarse mal, cada vez que decía una mentira, se le crecía la nariz poniéndose colorada. Pinocho acabó reconociendo que no estaba siendo bueno,

y arrepentido decidió buscar a Geppetto. Supo entonces que Geppeto, al salir en su busca por el mar, había sido tragado por una enorme ballena. Pinocho, con la ayuda del grillito, se fue a la mar para rescatar al pobre viejecito. C u a n d o Pinocho estuvo frente a la ballena le pidió que le devolviese a su papá, pero la ballena abrió muy grande su boca y se lo tragó también a él. Dentro de la tripa de la ballena, Geppetto y Pinocho se reencontraron. Y se pusieran a pensar cómo salir de allí.

28


Y gracias a Pepito Grillo encontraron una salida. Hicieron una fogata. El fuego hizo estornudar a la enorme ballena, y la balsa salió volando con sus tres tripulantes. Todos se encontraban salvados. Pinocho volvió a casa y al colegio, y a partir de ese día siempre se ha comportado bien. Y en recompensa de su bondad el hada buena lo convir tió en un niño de carne y hueso, y fueron muy felices por muchos y muchos a ñ o s . F I N 29



Cuentos Infantiles