Issuu on Google+


Autora: OLGA A. DE LINARES Ilustradora: DENISE FURMAN


Vacas Voladoras se arman unos lios tremendos.

Cada vez que llega la epoca de las

al pueblo,


Los chanchos se mueren de envidia porque ellos

no pueden remontar vuelo

Y eso que, en el chiquero, se lo pasan practicando despegues y aterrizajes.


P

ero el alcalde nunca va a darles permiso:

nadie quiere que los chanchos vuelen

para no tener que cumplir un mont贸n de promesas hechas cuando estaban seguros de que eso,

era imposible.


Ă­

Los pĂĄjaros, por su parte, tiemblan de solo pensar en que desastre ser a que les ocurriera anidar junto a ellos,

y las ramas, contagiadas de

miedo,tiemblan mĂĄs que ellos.


Mientras que las mariposas se ensartan en los cuernos, las moscas, que suelen volar mรกs bajito, se marean tratando de alcanzarles las colas y las abejas se desmayan, porque nunca vieron

abejorros tan grandes.


En cuanto a los pasajeros de los aviones que pasan por encima de las casitas blancas, al bajar juran que vieron una

flotilla de OVNIS mugidores.


Los tamberos gritan que asĂ­ es como los precios de la leche

se van a las nubes

y corren de un lado a otro tratando de enlazarlas porque, a esas alturas, no hay

como ordenarlas


Y entoces se inundan los campos, en la laguna los sapos inauguran la tmporada de conciertos,

los paraguas bailan el vals por las calles encharcadas,

y los chicos llenan las acequias con barquitos de papel.

ยกHasta las nubes protestan! No es para menos. Cada vez que una vaca se

posa sobre una, la llena de agujeros por donde se les cae toda la lluvia.


Cuando todo termina, las vacas vuelven mansitas y

felices al campo y la vida de todos los dĂ­as.


Mirando el almanaque rumian el pasto tierno que la lluvia hizo crecer, con los ojos llenos de horizontes y revoloteos.


En el pueblo dicen que no hay

leche mas rica

que la que dan entonces.


Este libro se termin贸 de imprimir en VILLA CRESPO. Buenos Aires, en el mes de NOVIEMBRE de 2013.


stick

ers

tu arma entura a av

propi



Vacas Voladoras