Page 1

The Rogue Hunter

Lynsay Sands


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Traductoras Lobrizever - Corazón de tinta - Hecate - Rihano – madri – Roux - Shiroku Monique - Tesa - Pakea - Corazon de tinta - Yelen

Correctora Final Eli

Diseño Madri


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Prologo El aire caliente del verano nadó sobre Tanya cuando salió en la noche. Estaba más fresco de lo que había estado al principio del día, pero todavía estaba caliente en comparación con la cafetería con aire acondicionado. Aspiró el aire húmedo cuando empezó atravesar el pavimento, con los ojos en movimiento en el estacionamiento casi vacío, tomando nota de la furgoneta aparcada junto a su motocarro de dieciocho años. Su vehículo había sido el único vehículo cuando paró aquí para tomar un café después de su largo recorrido. También había sido el único cliente en la cafetería hasta hacía unos minutos cuando el dueño de la furgoneta había entrado. Su llegada fue el por qué se había ido. El hombre era alto, delgado y de cabello oscuro, pero algo en su rostro pálido y en la forma hambrienta con la que la había mirado había hecho su decisión de que había tomado un descanso bastante largo. Casi había alcanzado el lado del conductor de su furgoneta cuando el sonido de una piedra deslizándose giró la cabeza de Tanya. Su mirada se volvió cautelosa cuando reconoció al hombre de la cafetería. Su pelo oscuro y la ropa se mezclaban con la noche alrededor de ellos, pero su cara pálida y sus ojos de plata no te los podías perder. —Quería mostrarte algo en mi camioneta, — anunció al cruzar la corta distancia que los separaba. El labio superior de Tanya se curvó en una mueca de desprecio. Acababa de apostar que había algo que quería mostrarle. ¡Hombres! Averiguar que era un camionero y parecían pensar de inmediato que era jerga de puta. —Yo no…— Las palabras murieron en su garganta, el quiero ver algo pareció evaporarse de su cabeza. —Todo está bien. Te gustará.— Su tono era suave, casi cantando, y Tanya se sintió relajada, la campana de alarma en su cabeza desapareció a un lejano repicar. —Me va a gustar esto, —hizo eco en un susurro.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Sí, te gustará, — le aseguró, y le indicó que avanzara, cuando él abrió la puerta de atrás de la camioneta. Tanya se encontró subiendo a ella. Le vio cerrar la puerta, aislándola del mundo. Cuando se volvió hacia ella, la plata de sus ojos estaba en llamas, casi parecía burbujear en el iris, cuando le agarró los brazos y la atrajo. Su mirada cayó en la boca mientras sus labios se separaban, y ella vio salir los colmillos. Tanya contempló los colmillos cuando bajó la cabeza hacia ella. Los siguió hasta que su rostro se mudó a su garganta y ya no pudo verlos. Sintió un pellizco, cuando se hundieron en su cuello, y luego una ola de placer rodó sobre ella, ahogando cualquier otra emoción. Te dije que te gustaría esto, Tanya le oyó decir, aunque las palabras estaban en su cabeza, no en sus oídos. —Sí. Oh sí, — gimió de éxtasis, los brazos se elevaron para sujetarse a los hombros mientras la drenaba.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capitulo 1 —Lo siento por llegar tan tarde. Samantha Willan arrancó su mirada del cielo sobre su cabeza llena de estrellas y volvió una mirada sorprendida a su hermana menor. Estaban sentadas en el muelle de madera frente a la casa de la familia, disfrutando del aire de la noche y la hermosa vista. O lo habían estado haciendo hasta la disculpa de Jo. Al ver su expresión de culpa, Samantha frunció el ceño y se inclinó hacia un lado, chocando con la mujer más joven con el hombro cariñosamente cuando bromeó, —Deberías estarlo. Perdimos todo la locura del tráfico, no tuvimos ninguna de las habituales paradas sin sentido, e hicimos mucho tiempo aquí. En suma, fue un viaje terriblemente agradable para un cambio. La culpa es tuya por obligarnos hacerlo. Jo sonrió, pero negó con la cabeza. —Es también pasadas de las dos de la mañana, acabamos de terminar de descargar el coche, y todavía tenemos que airear la casa de campo antes de que podamos dormir.— Ella levantó sus cejas en desafío. —Va a ser la última noche para todos, gracias a mi estúpido trabajo. Sam arrugó la nariz. Era verano. El sol había cocido la casa cerrada durante todo el día, la calentaba como un horno. A pesar de que la noche se había enfriado con la puesta del sol, el pequeño y bien aislado edificio había conservado aún el calor cuando habían llegado. Lo primero que habían hecho, incluso antes de descargar el coche, había sido abrir todas las ventanas. Habían conectado los ventiladores de techo también, pero hubo una tormenta por la tarde y la electricidad se había cortado. Sin electricidad significaba la ausencia de ventiladores de techo para ayudar a bajar la temperatura. Tendrían que esperar a que el aire de la noche poco a poco se filtrara y desplazara el aire caliente. Esto podría tomar un tiempo. —¿Y?— Dijo Sam a la ligera. —Hemos desempaquetado, las camas están hechas, y no tenemos que levantarnos temprano. Estamos de vacaciones, podemos ir a la cama tan tarde como queramos. Mientras tanto, consigamos relajarnos aquí en el muelle y disfruta de esta hermosa vista... así que deja el rozamiento. Además,— añadió solemnemente, —tu trabajo no es estúpido.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Sí, claro, — dijo Jo en una carcajada. —Eres abogado, Alex es chef gourmet, con su propio restaurante, y yo trabajo en un bar. —Eres el gerente de noche en ese bar, muchas gracias, — señaló Sam con firmeza. —Y deja de compararte con nosotras. Alex y yo estamos muy orgullosas de ti por conseguir que te promovieran, — dijo con firmeza. — Además, esto paga tu camino a la universidad, ¿no? Eso hace que sea lejos de ser estúpido en mi libro. Jo se relajó, con una pequeña sonrisa reclamando sus labios. —Supongo. —Puedes dudar si quieres, pero yo lo sé,— Sam le aseguró con otro golpe cariñoso. Se quedaron en silencio entonces, y ambas volvieron sus miradas hacia el cielo, negro espumoso, salpicado de estrellas por encima. Era difícil creer que estaban a sólo dos horas al norte de Toronto, el cielo aquí parecía como un mundo totalmente distinto. Fue impresionante. —Deberíamos haber traído un saco de dormir, — dijo Jo en un pequeño suspiro. —Podríamos haber dormido aquí bajo las estrellas. —¿En el muelle?— Preguntó Sam con una risa incrédula. —De ninguna manera. Las tres probablemente terminaríamos en el lago de alguna manera... o despertaríamos para encontrar ardillas acurrucadas en el saco de dormir con nosotras y gaviotas volando en círculos, haciendo sus necesidades en nuestras caras durmientes. —¡Puaj!— Riendo, Jo le dio un empujón en el hombro y negó con la cabeza. — Eres tan pesimista. Te juro que nunca he conocido a alguien que podría ser tan decepcionante. —No es decepción, es sensato,— corrigió Sam. —¡Ja! Siempre ves el vaso medio vacío. Sinceramente, encuentras la falta en todo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—En otras palabras, actúas como el abogado que eres. Sam y Jo se sentaron y se dieron la vuelta para echar un vistazo hacia la orilla de donde aquella voz divertida había venido. Al principio, todo lo que podían ver eran sombras en la oscuridad, pero luego Jo encendió la linterna que había traído con ellas y la levantó. El haz de luz salpicó y luego se estableció en su hermana mayor, Alex, mientras hacía su camino por el jardín inclinado hacia el muelle. —Aleja esa luz de mis ojos, — se quejó Alex con una sonrisa, levantando una mano para evitar el deslumbramiento, y Jo bajó el haz a la tierra para que pudiera avanzar los últimos metros sin ningún incidente. —Gracias, — dijo Alex mientras entraba en el muelle para unirse a ellas. —No hay problema,— dijo Jo. El haz luego rebotó lejos de Alex, mostrando la cara de Sam brevemente cegándola antes de que se apagara. Sam se quedó con manchas blancas quemando sus ojos y estaba tratando de conseguir su visión normal de nuevo cuando la luz de repente, parpadeó de nuevo, una vez más dirigidas directamente a su cara. —¡Hey!— Ella levantó la mano para protegerse los ojos y frunció el ceño en el resplandor de la luz moviéndose sobre ella. —¡Apártala! —Lo siento. Me pareció ver... ¡yo lo vi!— Jo exclamó triunfalmente cuando el rayo alcanzó el cuello. —Estás sangrando. —Maldita sea la mosca negra,— murmuró Sam. Era la temporada para ellas. Haciendo una mueca, se limpió a ciegas en el cuello. —El otro lado, — dijo Jo amablemente. —Hay dos.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Hmm.— Alex se dejó caer de cuclillas para echar un vistazo. Lo que vio trajo una sonrisa a su cara. —Son dos... uno al lado del otro. Se parece a una mordedura de vampiro. —Sí, — coincidió Jo, y luego bromeó. —Si no hubiera estado aquí todo el tiempo hubiera dicho que Drácula te tuvo y no limpió después. —Ugh. Ni siquiera bromees sobre eso, — dijo Sam con un escalofrío. Jo se rió de su disgusto. —La mayoría de las mujeres les encantaría que eso sucediera. Fantasean con que ese tipo de cosas les suceda. —La mayoría de las mujeres no tienen fobias de los murciélagos,— respondió secamente Sam. —Además, no creo que la mayoría de las mujeres fantaseen con ser mordidas por roedores voladores. —No son roedores voladores, — dijo Jo con exasperación. —Un vampiro. —Lo mismo, — murmuró Sam con disgusto. —Se convierten en murciélagos y ratas y lobos y Dios sabe qué más. No estoy en la bestialidad, gracias. —Aaaauuuu. Eres un... un... —¿Abogado?— Sugirió Alex con diversión. —Sí, — replicó Jo. —Deja de decir eso como si fuera algo malo.— Sam frunció el ceño a las dos. — He trabajado mucho y duro para convertirme en abogado. —Sí, lo hiciste, — acordó Alex con dulzura, y le informó. —Sigues sangrando. Tal vez deberías intentar aplicar algo de ese material después en la picadura. —Sí. Necesito llenar mi bebida de todos modos,— murmuró Sam. Renunciando


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

a su cuello, se puso de pie, preguntando, —¿Puedo traer algo para alguien más mientras estoy arriba? —Nada para mí, gracias, — dijo Jo. —Yo podría pedir otra cerveza. Quise agarrar una, mientras iba al baño, pero se me olvidó,— dijo Alex y luego agarró el codo de Sam para sostenerla cuando se tambaleó inestablemente. La diversión era clara en su voz, comentó, —Tal vez deberías cambiar a una soda. —Ya está con soda,— anunció Jo. —Ella no bebe. La cabeza de Alex giró bruscamente a Sam. —¿No es otra infección de oído? Sam asintió de mala gana, no se sorprendió cuando Alex se puso a maldecir. Sabiendo que era sólo el resultado de su preocupación y que sería seguido por una perorata sobre los médicos podridos, el sistema de salud inútil, y la duración de la espera para ver a un especialista, Sam no se quedó a escuchar. Se movió con cautela en el muelle y el césped, pero no estaba a medio camino de la casa antes de que comenzara a lamentar no haber agarrado la linterna de Jo. No estaba en la ciudad con farolas para iluminar la posición. Aquí, en la casa rural, la noche era de terciopelo negro, oscuro y pesado. A pesar de que parecía estar más claro en el muelle con la sobrecarga del cielo estrellado, aquí los árboles bloqueaban la luz estelar. Estaba mucho más oscuro, y Sam se encontró tropezando con las raíces expuestas y las rocas en su camino. Entre eso y la falta de equilibrio por su infección en el oído estaba causando, que tuviera una pequeña lucha. Agarrándose en el tronco de arce entre la casa y el muelle, Sam hizo una breve pausa para orientarse. Estaba a punto de seguir de nuevo cuando el sonido de una puerta al cerrarse atrajo su mirada a la casa de al lado. Estaba a oscuras, como lo había estado cuando habían llegado. Como siempre estaba, de hecho, pensó con una mueca. La casa había sido vendida hacía dos años, pero aún no habían conocido a los nuevos vecinos. El nuevo propietario nunca parecía estar aquí, al menos no cuando Sam o sus


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

hermanas estaban en su casa de campo. Miraban cada vez que se acercaban con la esperanza de llegar finalmente a reunirse con ellos. No es que fueran demasiado sociables. El hecho era que la vida aquí no era como la vida en la ciudad. Los vecinos dependían de los vecinos aquí. No se molestaban entre sí, pero les gustaba saber quiénes eran y tendían a vigilarse el uno al otro. Era una necesidad en una zona donde la electricidad era eliminada con frecuencia y las instalaciones podían estar tan lejos en una emergencia. Ha habido mucha especulación en el lago el verano pasado acerca de los nuevos propietarios. Grant, su vecino al otro lado y residente permanente, había dicho que la casa había sido utilizada un par de veces durante el invierno. Había visto las luces por la noche, y a un hombre que caminaba alrededor del edificio un par de veces, pero el hombre se había guardado para sí mismo. Sam dudaba de que su personalidad le hubiera animado a hacer otra cosa, sin embargo. Él más o menos se mantenía a sí mismo demasiado sólo y hablaba con el personal de mantenimiento del lago, y sólo cuando y hasta, era absolutamente necesario. Era probable que ni siquiera lo hubiera mencionado si no hubiera preguntado si había conocido a los nuevos vecinos todavía. Ese pensamiento la hizo mirar hacia la casa de campo oscura de Grant al otro lado de la suya cuando brevemente se preguntó si el ruido que había oído no había venido desde su casa. El extraño sonido en el lago, podría haber venido de cualquier lugar, incluso desde una de las cabañas en el lago. Alejando la preocupación, liberó su agarre del tronco del árbol y continuó hacia el chalet.

***

—Casa de campo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Garrett Mortimer se rió entre dientes con el disgusto en la voz de su pareja. — Puedo decir que estamos encantados por esta asignación. Justin Bricker hizo una mueca. —Es un chalet, Mortimer. Esta casa se trata de sol y playa y diversión. Somos vampiros. Evitamos la luz del sol como de la peste. ¿Qué estamos haciendo aquí? —En busca de un inmortal sinvergüenza, — dijo Mortimer con calma, intentando no estremecerse en el uso de su compañero más joven del término vampiro. No podía evitarlo, al igual que muchos de los más antiguos de su clase, tenía una aversión terrible por la palabra. Traía recuerdos de merodeadores aldeanos con antorchas y estacas. —Correcto, — dijo Bricker secamente. —Pero, cualquier vampiro que tiene amor propio, sinvergüenza o no, ¿qué estaría haciendo aquí? No hemos visto una farola en horas. Está negro como la boca del lobo aquí y así ha sido siempre. Si hay algo más allá de los faros de nuestro coche, me sorprendería. Mortimer se rió entre dientes. —Hay mucho más de lo que piensas más allá de las luces. —Los osos, mapaches, venados, conejos ¿y?, — dijo Bricker, obviamente impresionado. Mortimer sacudió la cabeza, pero esperó a negociar una curva más fuerte en el camino antes de decir, —Probablemente hemos pasado un par de cientos de cabañas y casas desde que salimos de la carretera principal. Créeme, ocultos en la oscuridad son un montón de gente. —Tal vez, — permitió Bricker con algún descontento. —Pero te garantizo que no habrá un inmortal solo entre ellos. —¿No?— Mortimer arqueó una ceja, incluso cuando sus labios temblaron de nuevo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—No, — le aseguró Bricker. —Ningún inmortal con amor de sí mismo se mantendría aquí fuera. Esto no es apenas nuestra escena. —Exacto. Así que... ¿Qué?— le preguntó secamente. —¿Estás diciendo que todos los inmortales están actualmente al otro lado del mundo donde es invierno y los días son más cortos? —No, por supuesto que no, — gruñó Bricker con irritación. —Pero no es probable que estén en el campo. Estarán en ciudades como Toronto y Montreal, donde hay vestíbulos de metro y no tienen que exponerse al sol para ir a lugares y hacer cosas. Mortimer asintió con la cabeza, pero no estaba de acuerdo o en desacuerdo. La verdad era que sabía mucho de su población de hecho iba a pasar el verano a esos lugares. Mientras que los mortales disfrutaban las ciudades subterráneas en el invierno, ya que les permitía evitar el frío de fuera, y algunos lo buscaban en el verano para evitar el severo calor, los inmortales, simplemente disfrutaban los vestíbulos del metro durante el día, tanto en verano como en invierno. Se les dio una libertad que nunca había imaginado que podrían disfrutar antes de la llegada de esas cosas. Se podía caminar durante el día sin preocuparse por el daño que les estaba haciendo. Mortimer miró a su compañero, señalando la insatisfacción en su hermoso rostro, anguloso y de manera frustrada se pasó una mano por sus rizos oscuros. Mirando hacia atrás a la carretera, señaló suavemente, —La inteligencia que tenemos nos dice que una media docena de mortales se han visto con marcas de mordidas. —Lo sé, pero no tiene sentido que un vampiro frecuente este lugar. —Y tal vez por eso él o ella lo hizo, — dijo Mortimer. —Después de todo, como tú dices, este es el último lugar donde se espera encontrar a un inmortal... y porque la Casa Rural está llena de mortales que van y vienen, se concentran en el sol y la diversión, y no molestan a los aldeanos y vecinos.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Bricker, se quedó perplejo ante la sugerencia. Evidentemente, no era algo que hubiera considerado. —Hay que admitir que es un buen lugar para esconderse, — continuó Mortimer. —Casi todas las casa que hemos pasado están rodeadas de árboles, y la gente aquí se siente segura por lo que no será tan consciente o prudente... Un inmortal sinvergüenza sería un lobo entre ovejas. —Supongo que tienes razón, — murmuró Bricker, con expresión pensativa. — Está oscuro como la muerte aquí. Podría sigilosamente acceder a la gente alrededor de una fogata, atraer a alguien a los árboles para un bocado, y desaparecer sin ser visto. Mortimer gruñó en acuerdo, su atención en las pequeñas marcas, verdes, numerados entre el follaje al lado de la carretera. Cada una brillaba intensamente en el haz de los faros y cada uno marcaba un camino de entrada, que desaparecía en los árboles, dando lugar a casas de campo que no podía ver desde la carretera. Su casa resultó ser la última del camino de grava. Mortimer les dirigió por el camino de tierra, sintiendo que tropezaba sobre los surcos y piedras. Viajaron a través de árboles por lo menos un minuto antes de que las luces brillaran en un edificio marrón. —Bienvenido al culo del mundo, — dijo Bricker con una mueca. Aferrándose a la cinta por encima de la puerta del pasajero para mantener el equilibrio durante el viaje lleno de baches, añadió casi en voz baja, —Esta no es mi bolsa. Mortimer sonrió y admitió, —Realmente no es mi bolso tampoco, pero es de alguien, o no estaríamos aquí. —Correcto. El sinvergüenza, — murmuró Bricker con tristeza. —Y Decker, — señaló. —Es su casa de campo la que estamos usando como base mientras estamos aquí. —Sí, pero él siempre fue un pájaro extraño, — dijo Bricker. —Sólo iba a disfrutar de la vida en el fin del mundo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer sonrió levemente por el insulto a su compañero Decker Argeneau Pimms. Como cazadores para el Consejo, a menudo trabajaban en conjunto con otros equipos, y muchas veces, parecieron estar reunidos con Decker y su compañero Anders. Los cuatro se llevan bien y se gustaban mutuamente, pero no sabrían de qué manera se insultaban. —Bueno, no se puede discutir que Decker es extraño, — dijo Mortimer, divertido y, a continuación señaló, —Sin embargo, la casa rural es aparentemente atractiva para al menos un inmortal y para otros también. Tuvo que haber sido un inmortal él que vio marcas de vampiro e informó al Consejo. Ese informe era la razón por la que estaban aquí. Morder mortales estaba prohibido, y el Consejo les había enviado aquí, a la casa rural para buscarlo. Tenían que encontrar al culpable y llevarle a él o ella de nuevo para que el Consejo lo tratara. —¿No sabemos quién hizo el informe?—Preguntó Bricker con curiosidad. —Estoy seguro de que Lucian lo sabe, pero no me lo dijo,— dijo Mortimer y añadió. —Supongo que no es realmente importante de todos modos. —No, — Bricker estuvo de acuerdo, y luego inhaló, —Jesús.— Cuando Mortimer apagó el motor del coche y apagó las luces a la vez, dejándolos en un mundo negro y en silencio. La oscuridad era tan absoluta que Mortimer casi podía creer que había llegado al final de la tierra y ahora tenía la mirada perdida en el vacío espacio. No hizo ningún comentario, sin embargo, sino que simplemente se quedó sentado, esperando que sus ojos se adaptaran. Después de un momento más o menos, el negro sólido a su alrededor dio paso a las diferentes tonalidades de gris también. —¿Oyes eso?— Preguntó Bricker en voz baja. —¿Qué?— Preguntó Mortimer con el ceño fruncido. Él no oía nada.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Nada, — dijo Bricker secamente. —Absolutamente nada. Lanzando su aliento en una risa silenciosa, Mortimer agarró su mochila del asiento de atrás, abrió la puerta, y se deslizó fuera del coche. Luego se empezó a estirar y doblar al lado del vehículo para restablecer su circulación otra vez. Mientras habían parado varias veces en el camino, esta última parte de la conducción había sido la más larga, y fue la más dura del viaje. —Jesús. La exclamación repetida, esta vez respirada con asombro, hizo que la vista de Mortimer girara fuertemente alrededor para encontrar de pie a Bricker, en el marco de su puerta abierta, mirando con los ojos abiertos hacia el cielo. Levantó las cejas, Mortimer levantó la mirada y se encontró contemplando un dosel de extensión de estrellas como diamantes en una lona azul oscuro. No era una vista nueva para Mortimer. Antes de que el mundo se hubiera vuelto lleno de gente y la electricidad hubiera sido inventada, cada noche había ofrecido esa opinión. Pero, por supuesto Bricker, no tenía la edad suficiente para recordar ese tiempo, se dio cuenta, y miró hacia el hombre sorprendido. —Bonito, ¿eh? —Nunca he visto tantas estrellas en mi vida, — murmuró Bricker, con ojos hambrientos por cada centímetro de cielo. —Ni siquiera recordaba que existieran tantas. Mortimer echó una mirada más hacia arriba, pero luego comenzó a avanzar lentamente por el suelo desigual a la casa. Era mucho más grande que tres pequeñas habitaciones de lo que esperaba. Esta era una casa adecuada, al menos, y mayor incluso que el promedio de una casa. Se enmarcaba con madera oscura, y la mayoría de las paredes parecían estar compuestas por ventanas. El espectáculo hizo alzar las cejas a Mortimer. Era lo último que habría esperado de la casa de un inmortal. —Espérame,— susurró Bricker, corriendo tras él cuando Mortimer empezó a subir la escalera que conducía a la terraza que rodeaba el segundo nivel de la casa.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer frenó un poco, pero continuó hasta lo largo de la cubierta de la puerta de la casa. No había luces y el edificio estaba evidentemente vacío, pero frunció el ceño cuando se encontró con la puerta cerrada. Decker se suponía que debía estar aquí. Después de una leve vacilación, Mortimer alcanzó el marco de la puerta y buscó a lo largo de la cornisa hasta que sus dedos se cerraron sobre una llave. Se relajó un poco, abrió la puerta, y luego entró en el interior viciado. Una rápida sensación a lo largo de la pared era lo único que se necesita para encontrar el interruptor de la luz, pero cuando lo pulsó, no pasó nada. —El interruptor automático probablemente tiene que estar encendido, — dijo Bricker, cuando Mortimer lo pulsó de nuevo sin éxito. —Lo encontraré y pondré las luces en marcha. Mortimer simplemente asintió con la cabeza y se adentró en la casa de campo para dar paso al otro hombre. Dejó su bolso sobre la mesa y luego se giró para ver a Bricker en el suelo, junto a la puerta. —Buscaré la nevera mientras ves eso. Oyó a Bricker dar un gruñido en reconocimiento cuando dio un paso atrás en la terraza. Mortimer hizo una pausa en el primer escalón cuando un estallido de risas femeninas llenó el aire. Miró a través de la oscuridad que los rodeaba, no estaba seguro de en qué dirección había venido el sonido. Le había parecido muy cerca, pero estaban en el lago, y sabía que el sonido se había realizado en el agua. Después de otro momento, Mortimer bajó las escaleras, pero en lugar de avanzar hacia el coche, dio la vuelta a la orilla del lago en su lugar. No había nada que ver. El césped se extendía ante él, corriendo a unos quince metros hasta la costa y extendiéndose aproximadamente el doble de ancho antes de llegar a la línea gruesa de árboles que bordean cada lado. Un cobertizo de buen tamaño estaba al borde del agua, pero el resto estaba abierto a la playa y dejaba una hermosa vista de la superficie tranquila del pequeño lago. La orilla opuesta era una franja de color negro que bordea el


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

lago, que era un tono más claro que la oscuridad, y la vista le hizo fruncir el ceño. No había ni una luz encendida en la orilla opuesta, no podía ver a todos los ocupantes que sabía que estaban allí. Por supuesto, era después de las dos y todo el mundo se podría haber ido a dormir. Sin embargo, si no hubiera pasado todos los marcadores en los extremos de la calzada, casi podría creer que estaban solos Bricker y él aquí. Otra explosión de sonido, esta vez riendo, puso fin a ese pensamiento, y Mortimer volvió la cabeza hacia la izquierda, y entrecerró los ojos mientras miraba a través de los árboles. Vio el bulto grande y oscuro de la casa vecina, una canoa al revés, un muelle con dos barcas amarradas al mismo, y dos figuras sentadas lado a lado en las tablas del pequeño muelle. Estaban en una postura relajada, con las piernas estiradas y cruzadas en los tobillos, ya que se apoyaban en sus brazos y miraban al cielo mientras reían por algo. Eran mujeres, se dio cuenta, tomando nota de sus formas muy femeninas. Una tenía el pelo más corto apenas llegaba a los hombros. La otra tenía el pelo más largo, pero lo había recogido en una cola de caballo en la parte posterior de la cabeza. El sonido de una puerta llevó su mirada hacia la casa vecina, cuando un rayo de luz llegó flotando con sus pasos. Una tercera mujer, se dio cuenta Mortimer, y sus cejas aumentaron ligeramente ya que la vio tropezar torpemente por el césped, murmurando para sí misma. Se le había ocurrido que las dos mujeres mortales en el muelle podían estar borrachas, pero está definitivamente lo estaba, pensó secamente cuando se tambaleó un poco de lado y luego se cayó. No fue el único aviso, Mortimer se dio cuenta, ya que las mujeres en el muelle se dieron la vuelta y un disparo de la luz de la linterna de la mano de la de la cola de caballo, bañó a la mujer caída, que ya se ponía de pie. —¿Sam? ¿Estás bien? Atrapado como estaba, Mortimer tuvo una buena vista de la tercera mujer. Sus características le sugirieron que estaba relaciona con las otras dos, pero definitivamente tenía una constitución diferente. Mientras que las otras dos estaban bien formadas y voluptuosas, ésta era alta, delgada y de pecho plano.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Su pelo era tan negro como la noche y caía en una cortina recta, que enmarcaba un rostro con grandes ojos oscuros, una nariz ligeramente torcida, y una boca grande que estaba en la actualidad en una retorcida mueca avergonzada. —Sí, sí,— la mujer de nombre Sam respondió con una carcajada mientras se cepillaba una gran mancha oscura en su camiseta. No sólo había tropezado con su propio pie, se había derramado su bebida en sí misma. Con irritación, la mujer se volvió hacia el muelle. —Ya vuelvo. —¡Oh!, no te molestes en cambiarte, Sam,— dijo una de las mujeres. —No hay nadie aquí para que impresiones. —Sí, pero esta pegajoso, Alex,— se quejó la mujer de nombre Sam. —Y qué. Aún tenemos que tomar el baño de nuestra primera noche. —De acuerdo. — Una sonrisa lenta se afirmó en los labios de Sam, y siguió hacia el muelle. Un silbido llamó la atención de Mortimer al lado para ver que Bricker se había sumado a él y se comía con los ojos a sus vecinas con una apreciación totalmente masculina. —Quizás la Casa Rural no sea tan mala, — susurró Bricker, y luego arrancó su mirada de las mujeres para preguntar en voz baja, —¿Espiando, verdad? Mortimer se encogió de hombros. —Oí risas y vine a investigar. El joven inmortal asintió con la cabeza, sus ojos volviendo a situarse en las mujeres. —Sí. Las chicas tienden a hacer eso mucho cuando se juntan. Por lo menos mis hermanas. Se reúnen y se ríen y...— Hizo una pausa y miró hacia el patio de al lado cuando otra carcajada de mujer sonó. Mortimer siguió su mirada. Sam había llegado al muelle, su haz de luz flotaba sobre las otras dos mujeres que se pusieron de pie. Mortimer se rió entre


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

dientes, ya que las atrapó levantándose, con sus espaldas una contra la otra justo cuando tropezaban y estuvieron a punto de chocar una contra la otra para volar por el muelle en direcciones opuestas. Una carcajada estalló en las mujeres a medida que se estabilizaban a sí mismas. —¿Y tú me llamas torpe?— Preguntó Sam, divertida cuando se dio la vuelta, sólo para arruinar el efecto de casi perder el equilibrio y depositarse en el muelle, sin tropezar con nada como una excusa por su propia torpeza. Mortimer sacudió la cabeza a sus payasadas cuando otra ronda de risa estalló. El trío era evidente que había bebido un poco. Apenas había tenido la idea cuando dijo Sam con disgusto, —Querido Dios, todos pensarían que estoy borracha dando tumbos así. —No, si te conocieran y supieran lo torpe que eres,— bromeó la de la cola de caballo. —¡Oh!, ¿a quién le importa?— dijo la que Sam había llamado Alex. —Estamos de vacaciones. La gente puede pensar lo que quiera. —¡Puaj! ¡Puaj, puaj, puaj! El trío se detuvo bruscamente, y Sam giró en torno a la luz de la linterna hacia la muchacha de la cola de caballo. —¿Qué es, Jo? —Creo que pisé una rana bebé,— dijo con un gemido. El haz de luz cayó de inmediato para iluminar los pies de la mujer con cola de caballo ―Jo‖ cuando levantó un pie para su análisis. —Parece que es lodo, — dijo Sam tranquilizadoramente. —Era frío y blando, — dijo Jo con incertidumbre. Vacilando sobre eso en su posición de cigüeña, se inclinó para examinar mejor la parte inferior del pie en cuestión y habría perdido el equilibrio y caído al pasto si Alex no hubiera


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

entrado en el haz de luz para cogerla del brazo y hacer que recuperara el equilibrio. —El barro es frío y blando, — dijo Alex razonable. —Además, si hubieras pisado una rana bebé estaría espachurrada aquí en el suelo, y no hay señales de tarta de rana que pueda ver. Sam trasladó el haz de la linterna sobre el suelo. —Sin tortita de rana, — señaló con un encogimiento de hombros. El haz de luz dio media vuelta apartándose cuando se dio la vuelta y avanzó una vez más, esta vez a un ritmo rápido. Ella gritó, —¡La última en llegar prepara el desayuno mañana! Se desató una ronda de chillidos, y Mortimer vio la luna plateada sobre la piel pálida de las dos mujeres después de que Sam se precipitara hacia un pequeño tramo de playa al final de la parcela más cercana a donde estaba él y Bricker. Mientras las mujeres chillaban, la descripción era muy engañosa. Estaban haciendo un esfuerzo evidente para mantener su voz baja para evitar molestar a alguien. Comprensible teniendo en cuenta la hora y el modo de sonido realizado a través del agua, Mortimer supuso, y frunció el ceño cuando las mujeres bajaron una pendiente pequeña a la orilla de la playa. Ellas no habían entrado a cambiarse los trajes de baño. Seguro que no iban a… —¿Se están desnudando?— Preguntó Bricker en un susurro con esperanza. En lugar de responder, Mortimer se acercó a la orilla hasta que casi estuvieron paralelos con las mujeres otra vez. Casi las mujeres porque las tres se habían quitado la ropa y se acusaron en el agua con gritos sofocados por un tiempo. —Maldición, — respiró Bricker, deteniéndose a su lado para observar a las mujeres que saltaban y jadeaban en el agua. —Creo que me va a gustar estar aquí.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer apenas contuvo la carcajada que trataba de escapar a esas palabras. A veces se le olvidaba cómo era de joven su compañero, pero algo así sucedió, y le recordó que Bricker aún tenía menos de cien años y que aún sufría toda clase de hambre y apetitos del que estaban libres los inmortales de más edad. El hombre estaba muerto de hambre en la mayoría de sus apetitos, ya fuese comida, bebida o sexo. Eso iba a cambiar con el tiempo, pensó casi a regañadientes. La comida y la bebida empezarían a saber igual y mantendría el interés cada vez menos, hasta que fuera algo en lo que Bricker no se molestaría. En cuanto al sexo... después de un par de cientos de años, incluso el sexo se convertía con el tiempo en algo molesto, y cuando eso sucedía, era desechado rápidamente como una actividad. Había unas cuantas posiciones, lugares emocionantes para llevar a cabo, y en realidad, las mujeres cuando se podían leer todos sus pensamientos y deseos, podía ser bastante tedioso. Después de haber leído a miles de mortales, cientos de miles, incluso, Mortimer había llegado a la conclusión de que las mujeres eran las que se preocupan por la especie. Su mente parecía consumida por la preocupación en todo, desde el tiempo en la que servir la próxima comida. Se preocupaban por la salud de cada uno de los seres queridos a su alrededor, preocupadas por las finanzas, sobre las limitaciones de tiempo, sobre si eran las necesidades de cada reunión. Les preocupaba la creciente delincuencia, la amenaza del terrorismo, el envejecimiento... La lista de preocupaciones era interminable y agotadora sólo por tener que leer sus pensamientos. Mortimer no podía imaginar tener que vivir con niveles tan altos de ansiedad constante. En contraste, los hombres mortales no parecían sufrir el mismo grado de ansiedad. De lo que había leído en la mente de los hombres mortales sólo había dos áreas en las que sufrían algún tipo de preocupación: en el trabajo y en la cama. Preocuparse por el trabajo, generalmente se traducía en preocupaciones financieras, dependía del trabajo que desempeñaran. La otra preocupación... bueno, tamaño y rendimiento eran los factores clave, pero eso no era cierto con todos los hombres. Algunos hombres pensaban que estaban "colgados" o que eran súper expertos en la habitación. Sin embargo, una rápida lectura de la mente de su esposa o novia a menudo demostraba que era ilusorio pensar en la parte del hombre.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Un agudo grito de asombro y salpicaduras llamó su atención a las mujeres en el lago. La luz de la luna se reflejaba en el agua y brillaba sobre su piel húmeda, por lo que fue más fácil para él verlas. Su piel era excepcionalmente clara, o parecía serlo bajo la luz de la luna. —Son hermanas.— Bricker susurró las palabras para evitar que las mujeres le oyeran. —Esta es la casa de la familia. Llegaron hace aproximadamente una hora, sin carga en su vehículo, todo sin envasar, y este es su tradicional primer acto por la noche, la inmersión. Se limitó a asentir. Bricker obviamente realizó la lectura de la mente de una o todas las mujeres. Mortimer no se había molestado en hacerlo él mismo, y no ahora. En su lugar, señaló, —Todavía tenemos que desempaquetar nosotros. —Sí, pero debemos esperar hasta que las chicas terminen de nadar. Pueden tener problemas y necesiten salvamento o de algo y...— la voz de Bricker se desvaneció al ver la expresión en el rostro de Mortimer. —Sí, está bien. Desempaquetaremos. Mortimer se volvió rápidamente para ocultar la sonrisa en los labios.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 2

—¿Supongo que no pudiste encontrar el panel de interruptores?— Preguntó Mortimer al pasar a la casa todavía oscura. —Lo hice,— respondió Bricker. —Revisé cada interruptor, pero no pasó nada. Esa tormenta de esta tarde debió haber eliminado la electricidad. —¿Tormenta?— Preguntó Mortimer mientras seguían hacia la camioneta. —Sí. Miré el canal del tiempo esta mañana, antes de acostarme para pasar el día y pronosticaba una tormenta en esta dirección,— explicó el joven inmortal. —Debe de haber eliminado la electricidad. Mortimer gruñó de acuerdo, ya que abrió la parte trasera de la camioneta y miró los suministros en el interior. Era un vehículo Argeneau. A veces se tenía que conformar con un coche de alquiler, pero por lo general, cuando estaban en una misión había vehículos especiales suministrados por las empresas Argeneau o una de sus filiales... como este SUV. Engañaba a todos con características especiales, un sistema GPS, vidrio tratado especialmente para bloquear los rayos UV del sol, motores trucados para darle más potencia, bastidores especiales y los compartimentos de almacenamiento construidos en todo el vehículo para conservar las armas que se necesitaran, y un único lugar de descanso y conexión en la parte trasera con una nevera diseñada especialmente para almacenar la sangre. Eso era algo nuevo, en realidad. El SUV más fresco tenía el mismo tamaño y forma que una nevera de picnic, pero en realidad era una nevera que podía ser conectada a una fuente de alimentación especial instalada en el SUV o a un enchufe normal dentro de un edificio. Cuando, no había electricidad, funcionaba con una batería que se recargaba cada vez que estaba conectado a una fuente de energía. Uno de los científicos Argeneau había llegado con el


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

diseño y se trataba de un prototipo, la primera vez que se había utilizado en el campo. Mortimer pensó que definitivamente sería muy útil. Bricker, se inclinó y tomó dos largos bolsos de cuero dispuestos por sus asas. Estaban llenos de armas y eran pesados. Un mortal habría estado luchando bajo el peso de uno, pero Bricker salió con el par como si fueran plumas. Una vez fuera del camino, Mortimer enganchó la nevera y tiró de ella hacia el borde del vehículo. —¿Puede estar bien la sangre en la nevera hasta que haya electricidad de nuevo? Mortimer asintió con la cabeza mientras la levantaba. —Debería estar bien esta noche, pero mañana nos puede venir bien buscar un almacén con hielo. —¿Cuándo va a aparecer Decker? —En realidad, se suponía que debía estar ya aquí,— admitió Mortimer con voz baja cuando se dirigió hacia la escalera de la casa. —¿Debería?— Preguntó Bricker, con sorpresa. —Bueno, he pasado por toda la casa, y él no está aquí. Mortimer se encogió de hombros. —Tal vez tuvo que salir para algo. Un mortal se habría sorprendido por la idea del hombre que necesita salir para algo a esta hora, Bricker, se limitó a asentir. Este era su día, cuando realizaba normalmente sus labores y tareas diarias lo que se podía hacer. Todo lo que dijo era un descontento, —Pensarías que habría regresado y nos esperaría. Sabía que íbamos a venir. —Cierto,— estuvo de acuerdo Mortimer y luego agregó en gran medida, — pero por otra parte, esperaba que llegáramos aquí antes de la medianoche y son pasadas las dos de la mañana.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Bricker, sonrió y dijo inocentemente, —Lo haces parecer como si fuera culpa mía. Mortimer se rió de su fingida inocencia y dijo, —Oh, por favor. Esperé una hora y media para que terminaras de hacer las maletas, y luego insististe en parar en absolutamente todas y cada una de las áreas de servicio del camino, si era de McDonald's o una cena Greasy Spoon. Honestamente, si no fueras un inmortal, no apostaría por que vivieras más de cinco años con toda la grasa que consumes. Te juro que estás empezando a oler como una patata francesa. —¡No lo hago!— Protestó Bricker, y luego frunció el ceño y le preguntó, —¿Lo hago? Mortimer sacudió la cabeza y se colocó delante del otro. En la puerta de la casa, se cambió la nevera a la cadera de nuevo y abrió la puerta para que Bricker pasara delante de él. —No sé por qué Lucian insistió en que lleváramos con nosotros tantas armas,— comentó Bricker cuando caminó dentro. —Por lo demás, no sé por qué piensa que necesitamos tres cazadores aquí. Desde que sólo estamos persiguiendo a un vampiro malvado solitario, y lo único que hace es picar a los mortales de vez en cuando. No es como si tuviera un carácter peligroso. —Sí.— Dijo Mortimer cuando dejó la nevera en la mesa. —Pero Decker es una especie de complemento. Realmente se supone que está de vacaciones, pero su casa estaba a mano. Además, si bien puede parecer un mordedor de cuello solitario, por lo que sabemos puede ser la punta del iceberg, y es mejor prevenir que curar. Ese es el lema de Lucian. Bricker, no hizo comentarios. —Me voy a cerrar el SUV,— dijo Mortimer, girándose hacia la puerta. —Sólo será un minuto.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer había cerrado la parte de atrás de la camioneta y se dirigía a las escaleras cuando un grito le sobresaltó. Su cabeza de inmediato giró hacia los árboles entre las casas. Después de una vacilación, se dirigió en esa dirección, caminando rápidamente hacia la orilla para asegurarse de que todo estaba bien. —¿Qué es?— Preguntó una de las mujeres con voz de ansiedad mientras se acercaba a la orilla. —Algo chocó contra mí en el agua,— fue la respuesta, y Mortimer pensó que era la chica de la cola de caballo la que hablaba. Jo. —Es probable que sólo fuera un pez,— dijo la voz tranquilizadora de Sam. Esa tranquilidad fue arruinada cuando Alex, dijo, —Por supuesto, tenemos tortugas mordedoras aquí. Hubo un momento de silencio, cuando las tres mujeres se miraron unas a otras, y de repente se giraron y salieron rápidamente del agua. Mortimer se quedó completamente inmóvil y vigilando, para encontrar su mirada fija reiteradamente en la torpe Sam. Por alguna razón se encontraba fascinado por la visión de su piel pálida y pintada con agua y luz de luna. —Bonita vista. Mortimer volvió bruscamente la cabeza a ese susurro y encontró a Bricker parado a su lado otra vez. Encogiéndose de hombros, explicó, —He oído el grito de una de las chicas y pensé en asegurarme de que todo estaba bien. Bricker, asintió con la cabeza. —Lo escuché desde el interior de la casa. La chica tiene un buen conjunto de pulmones. Mortimer asintió con la cabeza, volviendo su mirada a las mujeres, que se deslizaban dentro de la casa de al lado. Vio la luz de la linterna rebotar, deslizándose por las ventanas y moverse por la habitación cuando las velas se


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

encendieron para protegerse de la oscuridad. Luego, la linterna se apagó y las velas se trasladaron fuera de la vista de las ventanas en la parte delantera de la casa. Las mujeres se iban a la cama, cada una teniendo una vela con ella en su habitación. —Veré si tenemos velas.— Bricker, dio la vuelta para regresar hacia la casa. —Te ayudaré,— murmuró Mortimer, pero no le siguió de inmediato. Un débil resplandor había aparecido dentro de la última ventana de este lado de la casa vecina, y Mortimer se encontró mirando cómo la luz y la sombra bailaban detrás del vidrio. Por alguna razón, sabía positivamente que era la ventana de la habitación de Sam, y se encontró allí de pie, mirando en silencio hasta que la luz de la vela se apagó. Fue entonces que tomó nota del parpadeo de la luz a su lado. Se volvió y vio que Bricker, había encontrado una vela y ahora brillaba por la ventana. Mortimer miró por última vez hacia la casa de al lado, preguntándose si las chicas serían un problema. No lo creía o Decker se lo hubiera dicho a Lucian, pero era algo a considerar. Se dio la vuelta y se dirigió al otro lado del patio. —Sólo un Argeneau pensaría que ésta es una casa de campo,— dijo secamente Bricker cuando Mortimer entró. Parándose en la puerta, Mortimer dejó que su mirada se deslizara sobre la gran cocina / comedor / sala de estar con su ventilador de techo enorme y alto y antiguo, colgado en el centro. La cocina estaba a su derecha, dividido por una gran forma de L, de mármol. Los suelos y los armarios eran de pino, los electrodomésticos de acero inoxidable, e incluía un horno microondas y lavavajillas, junto con la estufa y nevera estándar. Una gran isla llenaba el centro de la cocina, con vasos y ollas de cobre y sartenes colgando sobre sus cabezas. El área del comedor a su izquierda corría a lo largo de la pared de cristal con


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

vistas al lago. La madera continuaba ahí, y una amplia y larga mesa y doce sillas de madera ligera llenaban el espacio. La sala ocupaba la otra mitad del espacio abierto, conformada por muebles de cuero blanco y mesas de piedra rematada, así como un enorme televisor de 62 pulgadas. Todas las comodidades del hogar, Mortimer pensó con diversión. Esta era la idea de un hombre rico de una casa, Decker era un hombre rico. —No pertenece a un Argeneau,— le recordó Mortimer a Bricker, cuando finalmente se volvió para empujar la puerta. —Es la casa de Decker, recuerda. —Sí, pero es el hijo de Martine, y ella es una Argeneau por nacimiento,— señaló Bricker. Mortimer no discutió el punto. Martine había nacido Argeneau. De hecho, era la hija mayor de los Argeneau, y mientras que había tomado el apellido de su marido cuando se casó con Aloysius Pimms, se intercambiaban entre Argeneau y Pimms cada siglo, en un esfuerzo para evitar ser detectados por la edad. En este siglo, Decker era un Pimms, pero un Argeneau con cualquier otro nombre sigue siendo un Argeneau. —Nunca hubiera tomado a Decker como un chico con una casa de tipo country,— comentó Bricker, interrumpiendo los pensamientos de Mortimer. —Siempre me ha parecido con demasiada clase. —Sí, bueno, como has dicho, este lugar no es exactamente su casa promedio,— dijo Mortimer secamente cuando se alejó para cerrar la puerta y echó un vistazo de nuevo. Las ventanas estaban abiertas ahora, cuando estaba seguro de que no lo habían estado la primera vez que había entrado. Bricker, asumió, las había abierto para permitir que el aire de la noche circulara. —Hay tres dormitorios aquí y otros dos abajo, así como una sala de grabación


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

y sala de lavandería,— anunció Bricker, señalando de nuevo hacia la puerta a través de la que habían entrado. Mortimer siguió el gesto, se sorprendió al darse cuenta de que había escaleras al lado de la entrada. —Cada pared exterior de este nivel de la casa parece estar llena de ventanas,— dijo Bricker. —No hay forma de saber lo bien que están los revestimientos de las ventanas de las habitaciones de arriba, pero en la planta baja las habitaciones no tienen ventanas, así que puse nuestras cosas allí abajo. Puse mis cosas en la habitación más cercana a las escaleras y los tuyas en la sala. —Gracias,— murmuró Mortimer, caminando cerca de la mesa de la sala de estar. Mientras se sorprendía de que uno de su clase poseyera una casa con tantas ventanas, permitiendo que la perjudicial luz del sol entrara, las encontró útiles en ese momento. Las ventanas permitían ver con la poca luz de las estrellas que se despojaban para filtrarse en el interior. Como cualquier depredador nocturno, Mortimer tenía una visión nocturna increíble, y aún sin electricidad, un poco de luz era suficiente para que pudiera ver por lo que se acercó a la puerta que conducía a un pasillo. —Hay un cuarto de baño aquí y uno abajo,— anunció Bricker, cuando Mortimer cruzó la sala a través de una puerta abierta a un cuarto de baño de tres piezas. Mortimer, observó los servicios estándar y luego se alejó por el pasillo a la derecha, mirando en una habitación antes de continuar a una segunda al final del pasillo. Volvió a encontrar la última habitación en el extremo opuesto antes de volver a la sala. —Así que,— dijo Bricker cuando Mortimer se unió a él por las puertas correderas de cristal con vistas al porche. —¿Qué hacemos hasta que Decker vuelva?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer hizo una mueca ante la pregunta. Debían desempaquetar; descargar las bolsas de sangre de la nevera y acomodarlas en la nevera, y luego de desempaquetar sus maletas, así como el desembalaje y preparación de sus armas. Una vez hecho esto, sacarían los mapas de la zona y la información que tenían sobre donde habían sido vistos los mortales mordidos. Ellos dos los estudiarían detenidamente mientras formaban una especie de plan para cazar y encontrar al pícaro que mordía a los mortales en la zona. Sin embargo, no tenía un poder bastante jodido por todo eso. —No hay mucho que podamos hacer en este momento,— admitió finalmente. —¿Tienes hambre?— Preguntó Bricker, de repente. Mortimer miró al joven inmortal con diversión. No había sentido hambre durante un par de cientos de años. El joven no podía saber, sin embargo, que Mortimer comía sólo para hacerle compañía. Eso sí, la comida era una descripción ambiciosa, ya que en realidad jugaba con la comida y la ponía alrededor de su plato para ser cortés. —No tenemos nada, además de sangre en el frigorifico, ¿verdad?— Preguntó Bricker, cuando Mortimer no respondió y luego se quejó, —Tengo hambre. —Tú siempre tienes hambre,— dijo Mortimer secamente, y luego se alejó de la ventana diciendo, —Venga, vamos a buscar un comedor nocturno o una cafetería con alimentos y luces y mirar por encima la información y los mapas que Lucian nos dio. Capitulo Tres —Pobre Alex. Sam miró a Jo, que se sentaba en la mesa del comedor. Se suponía que debía estar pelando maíz, pero ahora tenía una mazorca medio desconchada


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

olvidada, y la atención dirigida a la ventana de la casa. Su boca estaba apretada por la preocupación notó Sam. —¿Qué pasa con Alex? ¿Se ha hecho daño? —No, —le aseguró Jo. —Se ve tan mal ahí fuera. Sam dejó la patata a medio pelar en la que había estado trabajando, arrancó un trozo de toalla de papel del rollo, y se secó las manos mientras cruzaba la habitación para mirar por la ventana también. Ambas guardaron silencio un momento, con los ojos sobre su hermana mayor mientras empujaba una segadora sobre el césped delante de la casa de campo. Era evidente que estaba tratando de mover la vieja cortadora por el césped inclinado. Gotas de sudor rodaban por la frente mientras trabajaba bajo el sol abrasador de la tarde. Y parecía miserable. La cara de Alex estaba roja y fija en una mueca tan feroz que Sam temía que pudiera convertirse en permanente. —Me ofrecí a hacerlo por ella, pero ella insistió, — dijo Sam con exasperación. —Prefiere hacer eso que preparar la comida todos los días. —Supongo que cuando se cocina toda la semana para ganarse la vida, hacerlo en vacaciones sería un lastre, —comentó Jo con simpatía. Sam soltó un bufido. —Más bien tiene pequeños lacayos que hacen esas cosas en el trabajo y creo que preferiría cortar que jugar al lacayo ella misma... pero se olvidó de los tábanos. —¿Eso es lo que es la niebla gris alrededor de su cabeza? — Preguntó Jo con alarma. —¿Por qué no se puso algún spray para bichos? —Lo hizo, — le aseguró Samantha. —Usó crema de alta resistencia también. Dos veces. Sin embargo, hace mucho calor ahí fuera, y suda después de diez pasos. Observaron en silencio mientras Alex y su enjambre cruzaban el patio de nuevo. Ni siquiera llevaba medio camino hecho. Sería devorada el tiempo que


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

estuviera. Endureciendo la boca, Sam se dirigió a la puerta. —Saldré ahí e intentaré ayudarla a mantener los insectos alejados. —¿Cómo vas a hacer eso? — Preguntó Jo con asombro. La pregunta hizo que Sam parara y volviera. Necesitaba armas para defender a Alex. *** —¿Qué diablos está haciendo esa mujer? Mortimer dio un ligero sobresalto ante las palabras de Decker Pimms y se apartó de la ventana para echar un vistazo con sorpresa. Había estado tan concentrado en lo que estaba pasando al lado que no había oído al hombre aproximarse. –Estás aquí. Lucian dijo que estarías, pero la casa estaba vacía, y comencé a pensar que había entendido mal. —No, no lo entendiste mal, —dijo Decker con un encogimiento de hombros. — Estaba aquí de vacaciones cuando Madre llamó diciendo que el tío Lucian estaba tratando de ponerse en contacto conmigo acerca de este negocio de morder. Mortimer asintió con la cabeza, pero retuvo algún comentario simpático sobre sus vacaciones al ser destrozadas. Decker no era del tipo que apreciaban las bromas. — Me dijeron que os esperara sobre la medianoche. Mortimer hizo una mueca al comentario señalado, pero simplemente dijo, —El viaje duró más de lo esperado. —¿Bricker te hizo parar en cada restaurante del camino? — Adivinó Decker con diversión.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Sí, —admitió con ironía Mortimer. Cualquier persona que hubiera trabajado con ellos estaba familiarizada con el apetito voraz de Bricker. Con su expresión cada vez más sonriente, Decker explicó, —Esperé hasta las dos de la mañana, pero cuando no llegasteis salí corriendo a hacer algunos recados. Lo comprobé después de mandar algunos mensajes a la ciudad y tiré la basura al vertedero, pero aún no estabais aquí, así que fui a hacer un reconocimiento por mi cuenta. —¿Basura? – Preguntó Mortimer. —¿No la recogen aquí? Decker negó con la cabeza. —Y no se puede dejar contenedores de bolsas de sangre vacías en el cobertizo, atrae a los osos. Tengo que pagar extra al tipo local que se encarga de la que me dejo por la tarde. —Ah, —dijo Mortimer con una pequeña sonrisa. Decker se encogió de hombros. —De todos modos, regresé un poco después del amanecer. — Parece que nos cruzamos, —anunció Mortimer. — Llegamos justo después de las dos, y luego nos fuimos a buscar una cafetería nocturna para que Bricker comiera. —¿Supongo que quieres decir que no tuviste ningún problema para encontrar la llave de la puerta? —Ningún problema, —le aseguró Mortimer. Decker asintió con la cabeza. — La mayoría de las personas no se molestan en cerrar sus puertas aquí, y yo tampoco lo haría, pero me preocupan los niños, o los curiosos... o incluso bueno vagabundos pasando y encontrando la sangre. Mortimer se limitó a asentir con comprensión. Su clase era entrenada desde el nacimiento para ocultar lo que eran, así como cualquier evidencia que pudiera


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

dar la basura. —¿Tengo entendido que tomaste el cuarto de huéspedes? — Preguntó Decker. —Sí. Bricker puso mis cosas en él cuando llegamos, —admitió, y luego levantó una ceja. —¿Hay algún problema? —No, para nada, —le aseguró Decker, y luego sonrió con ironía y agregó, —Él estaba en mi habitación, sin embargo. Cuando le encontré allí, le invité a elegir una de las habitaciones vacías de arriba y luego me quedé dormido. Mortimer sonrió, conocía a Decker lo suficientemente bien como para poder decir con cierta certeza que la invitación probablemente había sido ofrecida arrastrando a Bricker de la cama. No sentía mucha simpatía por el joven hombre. Cuando había visto la gran y opulenta habitación que Bricker había elegido para sí mismo, Mortimer sospechó que era el dormitorio principal. Pero cuando había sugerido esperar a por la mañana, Bricker se encogió de hombros y dijo que si Decker quería la habitación, se trasladaría. Probablemente no esperaba que fuera en mitad del día, sin embargo. Mortimer se sorprendió de que el ruido no le hubiera despertado. Solía tener un sueño ligero, pero por la mañana había caído en el momento en que puso la cabeza en la almohada y, a pesar de estar en una cama extraña, había dormido bien…. hasta hacía unos veinte minutos, cuando se había despertado con el gruñido estridente del cortador de césped de su vecino. Mortimer había tratado de filtrar el sonido al principio, pero fue difícil de ignorar. Esa cortadora de césped parecía tener roto el silenciador... si las cortadoras de césped tenían silenciador, pensó con el ceño fruncido. —Jesús, —dijo Decker, cambiando su atención de nuevo al patio de su vecino. — ¿Que está haciendo esa mujer? Recordando lo que había estado observando, Mortimer volvió a mirar por la


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

ventana. La casa de Decker había sido construida sobre una colina. El piso superior estaba completamente sobre el suelo y tenía una cubierta que lo rodeaba, pero sólo esa gran sala de grabación estaba por encima del suelo del segundo piso. Todas las habitaciones de la parte de atrás de la casa, miraban hacia la carretera en vez de al lago, se construyeron en el mismo cerro, de ahí la razón de que no hubiera ventanas en las habitaciones de abajo. Pero el frente de esta sala, como la de arriba, era una pared de ventanas, y cada una tenía la sombra de la cubierta exterior. Dejaba un hermoso lugar con sombra para ponerse de pie y mirar a través de los árboles en la puerta del jardín de al lado y a las dos mujeres que cortaban el césped. Bueno, sólo una cortaba el césped, supuso. La hermana de nombre Alex. La otra, la mujer que reconoció como la torpe Sam, seguía a su lado, agitando un paño de cocina como loca y pasando el matamoscas sobre la cabeza de su hermana. La primera vez que había visto a la pareja, Mortimer pensó que Sam estaba atacando a Alex, pero la loca continuó agitando el paño mientras las dos mujeres caminaban sincronizadas. Mortimer luego observó perplejo como la torpe Sam escalonada a lo largo, tropezaba con sus propios pies mientras agitaba locamente sus artículos. Estaba en su mayoría armada con ellos sobre la cabeza de Alex, pero se detenía cada pocos minutos para girar en torno a sí misma antes de perseguir a la cortadora de césped para ondear alrededor de Alex otra vez. Mientras miraba, la irritación de Mortimer se volvió lentamente preocupación. Era muy posible que una de esas veces, en su loca carrera detrás de la cortadora de césped, Sam se tropezara y cayera dentro de ella. Era realmente la criatura más torpe que jamás había visto. Tan inestable sobre sus pies como un potro nuevo... o bebido, supuso, y frunció el ceño. Sin duda, era demasiado temprano para estar bebida. Miró su muñeca, pero había dejado su reloj antes de meterse en la cama y no


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

había pensado en recuperarlo cuando el ruido de la cortadora de césped lo había despertado. — ¿Qué demonios está haciendo?— Dijo Decker respirando con consternación. Mortimer miró hacia atrás para ver que Sam hacía de nuevo una pausa para girar el paño de cocina y volar el matamoscas sobre su propia cabeza. No se sorprendió de la sorpresa de Decker. La mujer parecía espástica... La primera vez que lo había hecho había pensado que estaba teniendo algún tipo de ataque. —Creo que está tratando de perseguir mosquitos o algo así. —Ah.— Decker asintió, pero dijo, —Probablemente, tábanos. —¿Qué pasa con los tábanos? Ambos hombres se volvieron al ver a Bricker bajar las escaleras y cruzar la alfombra hacia ellos. —Tienden a ser plagas para los mortales aquí, —explicó Decker. Los insectos en general, no molestaban a los inmortales. La hipótesis era que algunos inmortales secretaban una hormona que los confundía o era poco atractiva para ellos. —Supongo que están molestando a la vecina mientras está cortando el césped. Bricker asintió con la cabeza a la explicación y se detuvo junto a ellos para mirar por la ventana también. Vio las payasadas de Sam por un momento, su expresión cada vez más perpleja, pero le dijo, —¿Las conoces? —No, —dijo Decker. —El agente de bienes me dio un resumen breve de los vecinos cuando compré este lugar, pero he evitado del todo llegar-a-saber-cosas de los vecinos. Mortimer no se sorprendió al oír eso. Conocer a los vecinos limitaba el tiempo que Decker podría mantener la casa. El mejor escenario posible era que no los


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

viera. —¿Y qué dijo el agente sobre ellas? —Preguntó Bricker con curiosidad. La expresión de Decker se volvió pensativa mientras trataba de recordar la información. —Son tres hermanas. Creo que el nombre de la familia es Willan, pero no recuerdo sus nombres. El agente me lo dijo, pero... — Se encogió de hombros con indiferencia. —Sus padres compraron o construyeron la casa cuando las chicas eran unas niñas y la familia pasó un montón de veranos aquí. Los padres murieron hace un par de años, algún tipo de accidente, y dejaron la casa a las tres hermanas. Mortimer vio su mirada estrechándose en la mujer del césped, a continuación, Decker admitió, —En los dos años desde que compré la casa, esta es la primera vez que he estado aquí durante la temporada alta. Por lo general sólo vengo en otoño, invierno y primavera. Es bastante tranquilo entonces, solo hay un puñado de residentes todo el año, que generalmente son fáciles de evitar. En las raras ocasiones que no he sido capaz de evitarlos, simplemente tomo el control de sus mentes y les envió por su camino. Tras un momento de silencio, Decker miró a Bricker y preguntó, —¿Despertarte con la cortadora de césped te sentó bien? —Sí, – admitió el inmortal más joven, con la irritación retorciéndose su rostro. —Estas paredes son finas como el papel, Decker. ¿Con que está construida? ¿Papel higiénico? —No creo que fuese para aumentar el código, —dijo Decker con diversión y luego agregó, —Tengo la intención de destruirlo con el tiempo y construir una nueva. Estoy esperando a que mis vecinos decidan vender para poder comprar sus tierras y ampliarla un poco. Mortimer levantó las cejas con el ambicioso plan. —¿Tienes intención de ayudar a tus vecinos a decidir vender? Si no, podría llevar un tiempo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Tengo tiempo, —señaló Decker secamente. No podía discutir ese punto, supuso Mortimer. A menos que hubiera un asesinato o un accidente muy raro, el tiempo era lo único que todos tenían, un montón de tiempo. —El calor allí arriba no me ayuda a dormir bien, —comentó Bricker, y luego añadió con envidia, —Está mucho más fresco aquí abajo. —El aire acondicionado no debe funcionar, —dijo Decker con el ceño fruncido. —Tendré que mirarlo. —No puede funcionar, no hay electricidad, —anunció Mortimer, anticipándose a él. —¿No hay electricidad? — Preguntó Decker con sorpresa. —Había cuando me fui la noche anterior. —No había cuando llegamos, —le informó Bricker. —Cristo. —Decker se giró para alejarse a grandes zancadas por la habitación a un frigorífico. Abrió la puerta y gimió cuando la luz no se encendió. Incluso sin la luz, estaba lo suficientemente luminoso en la sala de grabación para ver las hileras de bolsas de sangre en el interior. La sangre ahora sería inútil. —Se va a estropear, —dijo Decker con disgusto. Se inclinó a sentir las bolsas de todos modos, pero al parecer no estaba satisfecho con su temperatura. Enderezándose, cerró la puerta con un golpe. —La tormenta debió haber golpeado. Debería haberlo consultado, cuando volví. La más pequeña tormenta puede eliminar la electricidad aquí. —No te preocupes, trajimos un montón de sangre, podemos compartirla, — dijo Mortimer.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Bueno, no va a estar bien si la pusiste en la nevera de arriba, —apuntó Decker. —No, —le aseguró Bricker, y explicó rápidamente la nevera especial que habían llevado. —¿Cuánto durará la batería? — Preguntó Decker. Mortimer frunció el ceño. —Creo que dijeron veinticuatro horas. —Bueno, no hay necesidad de estresarse. Tengo un generador. Iré a encenderlo y podremos cambiar la sangre estropeada de la nevera por tu sangre buena, dijo, comenzando a subir por las escaleras, murmurando, —Eso significa otro viaje al vertedero esta noche. —No vi un generador cuando miré alrededor la noche anterior, —comentó Bricker. —Está detrás de la casa, en un cobertizo, —explicó Decker, desapareciendo por las escaleras. El repentino silencio, cuando el gruñido de la cortadora de césped de al lado murió a Mortimer le recordó las mujeres. Estaba inclinándose hacia la ventana para mirar de nuevo cuando la cortadora que lo había despertado fue remplazada por el estruendo de la música. Parecía que habían dejado de cortar el césped. Alex estaba empujando el cortacésped hacia el garaje y Sam se estaba moviendo hacia las escaleras cubiertas. Se detuvo bruscamente, sin embargo, cuando la tercera hermana, Jo, se apresuró fuera de la casa con tres botellas transparentes de líquido dorado y rodajas de limón flotando en ellas. A pesar de la distancia, se podía distinguir el nombre de ―Corona‖ en una de las botellas. Cervezas mexicanas entonces. —Está empezando a parecerme que las vecinas son animales de fiesta, — comentó Bricker, pasando a su lado para mirar fuera. —Espero que no nos


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

mantengan cada día con la música a todo volumen. Una carcajada escapó de los labios de Mortimer. —Tres mujeres no constituyen una fiesta, y tienen una cerveza... —Hizo una pausa para echar un vistazo alrededor hasta que encontró un reloj en la pared. El hecho de que la segunda manecilla aún se moviera le dijo que funcionaba con batería y con suerte, iba bien. No era tan pronto como había supuesto. —Una cerveza a las 16:00 después de cortar el césped con este calor no las hace animales de fiesta. —Si no hay electricidad, ¿cómo funciona el CD? — Preguntó Bricker. Mortimer no hizo comentarios, pero miró hacia sus vecinas. Alex estaba de vuelta del garaje sin la cortadora de césped, y ella y Sam habían tomado una de las botellas de líquido dorado. Jo tenía ahora sólo una botella. También estaba haciendo una especie de danza y tratando de conseguir que las otras dos se unieran a ella. —Debe ser un reproductor de CD que funciona con pilas o algo así, —dijo Bricker después de ir a la llave de luz junto a las puertas correderas de cristal y encender y apagar sin efecto. —O tal vez también tiene un generador, — sugirió Mortimer. Apenas había hablado de la sugerencia cuando el aire se llenó con el sonido muy fuerte de un motor rugiendo a la vida. El generador, se dio cuenta Mortimer, y miró hacia Bricker. De inmediato accionó el interruptor de la luz de nuevo, sonriendo cuando esta se encendió. Ambos guardaron silencio por un momento, y luego Bricker preguntó esperanzado, —¿Crees que tiene suficiente corriente para funcionar el aire acondicionado, así como las luces? —No, —respondió Decker al bajar las escaleras y reunirse con ellos. —Este generador vino con la casa cuando la compré. Es viejo y no muy potente a pesar


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

de lo ruidoso que es. He estado pensando reemplazarlo, pero no llegué a hacerlo. Tendré que mirarlo, supongo. Mientras tanto, este va a hacer funcionar la nevera y algunas luces, pero creo que no más que eso. Bricker parecía verdaderamente decepcionado por esa noticia, lo que hizo a Mortimer preguntarse qué tan caliente era el piso de arriba. —Mira, —dijo Bricker repente. —Al parecer, el ruido ha llamado la atención de tus vecinos. Mortimer y Decker siguieron su mirada por la ventana. Efectivamente, las tres mujeres se quedaron inmóviles, con sus miradas centradas en la casa. —¿Cómo diablos se oye el generador sobre el sonido de su música? — Murmuró Decker. —El generador es bastante fuerte, —señaló Mortimer, y luego se quedó en silencio cuando las mujeres comenzaron a moverse como una, cruzando el patio hacia la frontera de los árboles que separaban las propiedades. —Maldita sea, —murmuró Decker. —Esto es fácil de resolver, —dijo Mortimer con calma. —Las convenceremos de que no quieren venir a aquí. Tomaré a la torpe. —¿Cuál es?— Preguntó Bricker confuso. —Una con el pelo largo. —De acuerdo. —Él asintió con la cabeza. —Me quedo con la de la cola de caballo. —Creo que tomaré la otro entonces, —dijo Decker con sequedad. Mortimer esbozó una sonrisa y luego se concentró en Sam, envío sus


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

pensamientos a encontrar los suyos y tomar el control. Era vagamente consciente de que la primera hermana se paraba y luego la otra mientras trabajaba, pero Sam continuó alegremente hacia adelante, haciendo caso omiso de sus dificultades para entrar en sus pensamientos y tomar el control. Parecía estar teniendo dificultades. Frunció el ceño y redobló sus esfuerzos. —Um, Mortimer, —dijo Decker con preocupación cuando Sam continuó a lo largo del camino. En cabeza, aún no se había dado cuenta de que sus hermanas habían parado y ya no la seguían. —¿Qué está pasando? —Nada, sólo dame un minuto, —murmuró tristemente y redobló sus esfuerzos. Pasó otro momento de silencio, pero todavía no era capaz de entrar en sus pensamientos. —¿Vas a detenerla o no? — Preguntó Decker con exasperación. Las otras dos hermanas estaban como muñecos congelados, esperando a que los hombres pusieran una idea en su cabeza y soltaran el control que tenían sobre ellas. Pero los hombres estaban esperando a que Mortimer consiguiera el control de Sam. Sólo que no parecía ser capaz de hacerlo.— ¿Mortimer? —Lo estoy intentando, — espetó con frustración. —¿Intentando? — Preguntó Bricker. Algo en el tono de su voz hizo que Mortimer renunciara a la mujer y a su vez diera una mirada reacia a los otros hombres. Los dos le estaban mirando fijamente con los ojos muy abiertos. —¿No puedes entrar en sus pensamientos?— Preguntó Bricker. —Por supuesto que puedo, —dijo rápidamente, con irritación en su voz.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Entonces, ¿cuál es el problema? Detenla, —insistió Decker. Mortimer se giró y lo intentó una vez más. —No puedes, ¿verdad? No puedes entrar en sus pensamientos, — dijo Bricker, con lo que sonaba emoción. Que no fue compartida por Mortimer. Frunció el ceño, pero finalmente admitió, —No, no puedo. — Yo lo haré, —murmuró Decker. En el momento en que estuvo bajo control y permaneció como las otras, Bricker le dio a Mortimer una palmada en el hombro. —Yuju. ¡Felicidades, Mort, hombre! Has encontrado a tu compañera de vida. —Cállate, Bricker, —gruñó con furia. —No pareces feliz, —dijo Decker lentamente, y luego señaló, —La mayoría de los inmortales estarían saltando de alegría ante la perspectiva de reunirse finalmente con su compañera de vida. Mortimer abrió su boca para hablar bruscamente otra vez, pero luego dejó escapar el aliento en un suspiro y dijo con más calma, —Y yo lo estaría si realmente fuera mi compañera de vida. Pero no lo es. No puede serlo. —¿No puede?— Preguntó Decker con sorpresa, y cuando Mortimer meneó la cabeza con firmeza, preguntó, —¿Por qué no? —Bueno, sólo mírala, Decker, — dijo, sorprendido de que él siquiera le preguntara. —Es torpe y plana y esa mujer en nada se parece a la compañera que yo... — Mortimer cerró la boca antes de dejar escapar lo que había fantaseado durante más de 700 años. Y lo hizo. En sus 800 años de vida, Mortimer había permanecido despierto


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

muchas noches imaginando como sería su compañera de vida. En sus sueños había sido rubia, y fresca e inteligente, un tipo a la sexy Jessica Rabbit. Sonrió pensando en el glamur del personaje de dibujos animados, y luego sus ojos se posaron en la mujer que se llamaba Sam, y su sonrisa murió. Esta mujer no era para nada como el personaje de fantasía. Alta, delgada y torpe, se parecía más a Olivia. Incluso tenía el pelo oscuro, aunque el suyo era largo. Estos hirvientes pensamientos estaban distrayendo a Mortimer cuando Decker le dio unas palmaditas en el hombro con simpatía. —También tengo una cierta visión en mi mente de cómo será mi compañera de vida, —admitió el otro inmortal.— La mía es Angelina Jolie. La señora Smith... o Tomb Raider... demonios, más o menos en cualquier papel que ha hecho. Pero probablemente terminaré con una pequeña Betty Boop. Mortimer cerró los ojos con un suspiro cuando se dio cuenta de que Decker había leído sus pensamientos, algo que normalmente no sería capaz de hacer. Estaba empezando ya entonces, pensó tristemente, la falta de control de su propia mente, dejando sus pensamientos vulnerables a todos los inmortales que desearan leerlos. Al igual que no era capaz de leer la mente de su compañera de vida, esto también era un síntoma de la reunión con su compañera de vida. Supuso que pronto comenzaría a comer también, y no el falso empujar alimentos alrededor de su plato en las comidas de negocios que normalmente tenía para mantener la empresa Bricker. No, realmente empezaría a comer, masticando los alimentos, disfrutando de ellos, y hambriento de más. Maldita sea. Esta era la última cosa que esperaba de este viaje. —¿Jessica Rabbit? – Dijo de repente Bricker con incredulidad. —¿Olivia? Vaya, Mort. Quiero decir, he oído hablar del sexismo, pero... ¿ver a las mujeres como personajes de dibujos animados? Tienes un gran problema, amigo mío. — Negó con la cabeza. —Tal vez no fue tan bueno que viéramos ese maratón de animación en la televisión la semana pasada. Fue culpa mía. No querías verlo,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

pero yo… —Bricker, – dijo Mortimer con cansancio, pasándose una mano por el pelo. — Esto no es culpa tuya y no se trata de dibujos animados. Ella no me gusta. Hubo un momento de silencio, cuando todos los hombres se volvieron para mirar a Sam. Decker había tomado el control cuando se había tropezado y cayó sobre su trasero en el camino de barro debajo de los árboles entre las dos propiedades. Ella seguía sentada allí, la prueba viviente de su propia torpeza. Mortimer tomó nota del cambio de miradas entre los otros dos hombres, y luego Decker le preguntó, —Entonces, ¿qué edad tienes, Mortimer? Ochocientos y algo, ¿no? —Sí, —asintió con cautela, sabiendo que no era sólo un leve interés. Decker asintió con la cabeza. —¿Y cuántas mujeres has conocido en ese tiempo que no podías leer? Apretó los labios ante la pregunta. Sam era la primera. Y habían sido unos largos 800 años. Solitarios. ¿Estaba siendo un tonto? No, decidió Mortimer sombrío. Si solo juzgara a la mujer por su aspecto, habría sido un cosa, pero no era sólo eso. Era su completa falta de gracia y ¿si de verdad era una alcohólica? Quizá por eso no podía leerla, pensó de pronto. Tal vez estaba borracha ahora mismo y… — El alcohol por lo general hace que sea más fácil leer, —apuntó Decker en voz baja, revelando que todavía estaba leyendo los pensamientos de Mortimer. — Los pensamientos de un borracho pueden ser descuidados y desorganizados, pero no tienen barreras cuando están ebrios. Mortimer miró a Sam de nuevo, sabiendo que estaba siendo un tonto por dudar incluso.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—¿De verdad quieres esperar otros 800 años para que llegue otra compañera de vida? — Preguntó Bricker en voz baja. Mortimer hizo una mueca ante la idea, pero argumentó, —Estamos aquí para hacer un trabajo, no para perseguir a las mujeres de alrededor. Bricker arqueó una ceja y se volvió hacia Decker y preguntó, —¿Estoy en lo cierto al suponer que no sabes mucho acerca de la vida social de aquí? —Sí. ¿Cómo lo sabes? —Ni siquiera conoces a tus vecinos, —señaló secamente, y luego sugirió en voz baja, —Por lo tanto, estas chicas pueden resultar muy útiles. Tal vez podríamos aprender los puntos calientes y sociales donde va la mayoría de la gente... que será donde el pícaro esté. Decker asintió con la cabeza y luego siguió su pensamiento hasta el punto obvio. —Y le dará a Mortimer una oportunidad de conocer a esta chica y decidir mejor si no sería una buena compañera de vida después de todo —Exactamente.— Bricker estaba radiante. Mortimer hizo una mueca, pero asintió con la cabeza a regañadientes. Le daría una oportunidad a Olivia, pero en realidad, no podía estar satisfecho. Ella no era su tipo en absoluto. —¿Hola? Mortimer se giró bruscamente para ver a la mujer en cuestión ahora de pie al otro lado de la puerta. Alta, con los labios delgados curvados en una sonrisa amplia, Sam miraba a través de la pantalla. Cuando se giró para mirar a Decker, el otro inmortal se encogió de hombros y dijo, —Estaba controlando dos. Perdí mi concentración. Mortimer inhaló, no creyéndolo ni por un minuto.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Escuchamos el generador en marcha y decidimos venir a presentarnos, —dijo Sam alegremente, retomando su atención. —Lo habríamos hecho antes, pero nunca estáis aquí cuando estamos. Cuando los hombres se limitaron a mirar, inclinó la cabeza y añadió con una sonrisa, —Si actualmente estáis aquí y ahora, sois los propietarios o inquilinos que alquilasteis la casa por una semana o algo así, ¿no? —Soy el dueño, — anunció Decker, deslizando la puerta de malla abierta y saliendo a la sombra de la cubierta para tomar su mano en señal de saludo. —Decker Pimms. —Hola, soy Samantha Willan, —dijo ella, aceptando su mano. —Y estas son mis hermanas, Jo y... oh. Sam parpadeó confusa cuando se giró a hacer gestos a sus hermanas, para descubrir que no estaban. Con un ceño fruncido reclamando sus labios, dio un paso atrás por donde había venido, y miró hacia el patio, donde las otras dos mujeres seguían en pie. Mortimer siguió su mirada, haciendo una mueca cuando vio que ambas estaban congeladas en su propio patio, con sus expresiones en blanco. —Creo que la que tiene la cola de caballo pisó algo, —dijo Decker sin problemas, su expresión estaba concentrada en el rostro de Samantha Willan. Cuando su expresión se suavizó, perdiendo la confusión en la mirada, Mortimer supo que estaba cayendo en sus pensamientos y calmando sus preocupaciones por el comportamiento extraño de sus hermanas. Por alguna razón, le molestaba. No era todo lo que quería para su compañera de vida, pero no quería que nadie jugara con sus pensamientos tampoco. —Ya vienen, sin embargo, mira. — Las palabras de Decker hicieron que Mortimer volviera la vista hacia los árboles para ver que las otras dos mujeres estaban en realidad moviéndose hacia adelante. Él y Bricker, obviamente,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

estaban trayéndolas y, probablemente, les daban los pensamientos de que la hermana de la cola de caballo había pisado algo que las obligó a pararse. Por extraño que pareciera, a Mortimer no le importaba que los hombres estuvieran controlando a las otras dos mujeres. No era que le gustara más Sam, pero si llegaba a ser su compañera de vida, no quería nadie jugando con su cabeza. —¿Estás bien? – Preguntó Sam a la chica de la cola de caballo cuando la pareja llegó. —Sí, estoy bien. Acabo de pisar algo, —le aseguró Jo vagamente, y luego ofreció una sonrisa a los hombres. — Hola, soy Josephine Willan. — Y yo soy Alexandra, — anunció la última hermana. — Es bueno finalmente conocer a mis vecinos, — dijo Decker con calma, y Mortimer apenas logró no aspirar con la mentira. — Las cosas cambian, — murmuró Decker, dejando a Mortimer saber que seguía leyendo sus pensamientos. El conocimiento sólo le hizo fruncir el ceño. Pensó lo increíblemente grosero que era el hombre para aprovechar y leer cuando él estaba vulnerable. —Soy Pimms Decker, —dijo Decker, haciendo los honores y presentándolos. — Y estos son Justin Bricker y Garrett Mortimer. Mortimer se obligó a dejar de fruncir el ceño y asintió con la cabeza, un saludo sombrío hacia las mujeres. Se ofrecieron saludos de un lado a otro, y luego Alex comentó, — Hemos escuchado tu generador de arranque y pensé en venir a preguntarle sobre eso. Hemos estado pensando en conseguir uno para nuestra casa también, pero... — Ella se encogió de hombros y dijo, — Son muy fuertes, ¿no?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Este generador vino con la casa. No creo que los nuevos modelos sean más fuertes, — dijo Decker en voz baja. —Lo siento si os molesté. — Oh, en absoluto, — aseguró Jo. — No es más fuerte que la cortadora de césped, de verdad. Simplemente llamó nuestra atención, y pensamos que había llegado el momento de saludar y compartir información. —¿Qué información? — Preguntó Bricker con curiosidad. —Ya sabes, sobre el corte de energía. —Jo sonreía, sus ojos se movían sobre el inmortal más joven con interés. — La versión oficial es que la luz debe estar de vuelta de nuevo a las ocho de esta noche. —Eso sí, —dijo Sam con ironía, —La versión oficial cuando nos levantamos esta mañana dijo que sería hasta las cuatro, así que no contaría con la luz antes de mañana por la mañana. —¿Siempre es tan poco fiable aquí? — Preguntó Bricker con sorpresa. Hubo un intercambio de miradas y expresiones irónicas entre las tres mujeres, y luego se volvieron todas y dijeron, — Sí. —Hmm, — murmuró Bricker, y luego preguntó, — Nos podéis dirigir a la tienda local, ¿verdad? Pensamos que podríamos comprar víveres aquí y no trajimos nada. —Oh. —Sam frunció el ceño y miró a sus hermanas antes de decir, —No estoy segura de que todavía esté abierta. La tienda de comestibles a la vuelta de casa está abierta hasta las cuatro los domingos y ha pasado la hora. —Podrían permanecer abiertos hasta más tarde, porque es Casa Rural, — señaló Alex. — Es cierto, pero dudo que abran todo el día sin electricidad, — respondió Sam. — Oh, tienen que tener generadores en la tienda de comestibles, — protestó Jo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— De lo contrario la comida se estropearía cada vez que la electricidad se fuera. — Sí, — coincidió Sam. — Pero puede que sólo haya generadores conectados a los refrigeradores y congeladores y no para las luces y cajas registradoras. Creo que sería muy caro mantener toda la tienda con generadores. Jo chasqueó la lengua y murmuró algo que sonaba como, — Dios mío, eres una abogada. Sam puso los ojos como si se tratara de algo que oía con frecuencia. A continuación, forzó una sonrisa, tomó a sus hermanas por un brazo a cada una, y se alejó diciendo, —Disculpen un momento. Mortimer y los demás se miraron cuando las mujeres se amontonaron a unos metros y comenzaron a murmurar frenéticamente. Fue una asamblea corta. En cuestión de segundos fueron de nuevo a comparecer ante los hombres. Jo ofreció una amplia sonrisa y dijo, — Nos gustaría invitarles a una fiesta de corte de energía. Cuando los hombres les devolvieron la mirada inexpresiva, Sam explicó, — Trajimos comida. Siempre lo hacemos y por lo general está bien. La electricidad rara vez se va por mucho tiempo, pero esta vez... — Se encogió de hombros. —Probablemente es mejor comer todo enseguida que esperar a que dure en la nevera hasta que se las arreglen para conseguir la electricidad de nuevo. Hay un montón de comida. Les invitamos a uniros a nosotras. —¿Un montón? — Se hizo eco Alex con un resoplido, y luego les dijo, —Para una semana. Tenemos embutidos, perritos calientes, hamburguesas, filetes, solomillo de cerdo... Tenemos muchos alimentos. — Estoy seguro de que no nos comeremos la comida para una semana, — dijo Decker con diversión. —Pero nos encantaría unirnos a vosotras en una fiesta de corte de energía


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

eléctrica, — dijo rápidamente Bricker, obviamente preocupado porque el hombre estuviera a punto de decir algo de la comida. — Y les invitamos a guardar las carnes en nuestra nevera. Después de todo, no tenemos provisiones así que hay espacio de sobra. — Oh. Es tan dulce, — dijo Jo, con los ojos abiertos. — Sí, dulce, – dijo Mortimer secamente, frunciendo el ceño al hombre más joven. Esperaba que Decker rechazara la oferta, pero no lo hizo. — Sí, es dulce, — aceptó Alex, y se dirigió a sus hermanas para decir, — Podríamos traer la leche, los quesos y el solomillo a la nevera y cocinar las salchichas, las hamburguesas y los perritos calientes esta noche. —Tenemos los tres filetes también, —sugirió Jo. —Podía cocinar lo de arriba y dividirlos por la mitad o algo, así todo el mundo tiene un poco. — Duplicaré la cantidad de ensalada de patatas que estaba haciendo, — decidió Sam. Con entusiasmo el trío comenzó a andar hacia su propia casa para lo que habían planeado. Estaban casi en los árboles cuando Sam aparentemente se dio cuenta de lo groseras que habían sido y se detuvo para mirar hacia atrás. —Lo siento. Ahora volvemos. Tenemos que conseguir unas cosas. — Las otras dos mujeres asintieron con la cabeza, y luego el trío salió corriendo entre los árboles. —Una fiesta de apagón, —dijo Bricker con una sonrisa. —Ensalada de patatas, hamburguesas, salchichas y carne. Podría ser divertido. — Y tener alimentos junto con nuestras bolsas de sangre en la nevera, — dijo Mortimer secamente, ligeramente satisfecho por la forma en que el recordatorio borró la sonrisa de la cara del joven inmortal. Decker, sin embargo, no parecía molesto en absoluto. —Tengo dos neveras.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Una está arriba y otra abajo. Ambas están a dos grados ahora como ABB recomienda para las bolsas de sangre, pero podemos subir la temperatura en el piso de arriba y dejar que guarden su comida. —¿Ves? — Reprendió Bricker a Mortimer. —Está bien. Tenemos dos neveras. Podemos ayudar a las chicas. Apretando los dientes, Mortimer asintió. —Hay dos habitaciones de repuesto en el piso superior, una con camas literas. ¿Vamos a ofrecerles eso también para que no duerman en una casa sin electricidad? Bricker, sólo sonrió. —Obviamente pasas mucho tiempo con Lucian. Lleva su mal humor. Vamos, Mortimer, —reprendió. —Esto podría ser divertido. Mortimer entrecerró los ojos al hombre y se marchó para regresar a la cabaña con un murmullo irritado.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 3 —Pobre Alex. Sam miró a Jo, que se sentaba en la mesa del comedor. Se suponía que debía estar pelando maíz, pero ahora tenía una mazorca medio desconchada olvidada, y la atención dirigida a la ventana de la casa. Su boca estaba apretada por la preocupación notó Sam. —¿Qué pasa con Alex? ¿Se ha hecho daño? —No, —le aseguró Jo. —Se ve tan mal ahí fuera. Sam dejó la patata a medio pelar en la que había estado trabajando, arrancó un trozo de toalla de papel del rollo, y se secó las manos mientras cruzaba la habitación para mirar por la ventana también. Ambas guardaron silencio un momento, con los ojos sobre su hermana mayor mientras empujaba una segadora sobre el césped delante de la casa de campo. Era evidente que estaba tratando de mover la vieja cortadora por el césped inclinado. Gotas de sudor rodaban por la frente mientras trabajaba bajo el sol abrasador de la tarde. Y parecía miserable. La cara de Alex estaba roja y fija en una mueca tan feroz que Sam temía que pudiera convertirse en permanente. —Me ofrecí a hacerlo por ella, pero ella insistió, — dijo Sam con exasperación. —Prefiere hacer eso que preparar la comida todos los días. —Supongo que cuando se cocina toda la semana para ganarse la vida, hacerlo en vacaciones sería un lastre, —comentó Jo con simpatía. Sam soltó un bufido. —Más bien tiene pequeños lacayos que hacen esas cosas en el trabajo y creo que preferiría cortar que jugar al lacayo ella misma... pero se


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

olvidó de los tábanos. —¿Eso es lo que es la niebla gris alrededor de su cabeza? — Preguntó Jo con alarma. —¿Por qué no se puso algún spray para bichos? —Lo hizo, — le aseguró Samantha. —Usó crema de alta resistencia también. Dos veces. Sin embargo, hace mucho calor ahí fuera, y suda después de diez pasos. Observaron en silencio mientras Alex y su enjambre cruzaban el patio de nuevo. Ni siquiera llevaba medio camino hecho. Sería devorada el tiempo que estuviera. Endureciendo la boca, Sam se dirigió a la puerta. —Saldré ahí e intentaré ayudarla a mantener los insectos alejados. —¿Cómo vas a hacer eso? — Preguntó Jo con asombro. La pregunta hizo que Sam parara y volviera. Necesitaba armas para defender a Alex. *** —¿Qué diablos está haciendo esa mujer? Mortimer dio un ligero sobresalto ante las palabras de Decker Pimms y se apartó de la ventana para echar un vistazo con sorpresa. Había estado tan concentrado en lo que estaba pasando al lado que no había oído al hombre aproximarse. –Estás aquí. Lucian dijo que estarías, pero la casa estaba vacía, y


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

comencé a pensar que había entendido mal. —No, no lo entendiste mal, —dijo Decker con un encogimiento de hombros. — Estaba aquí de vacaciones cuando Madre llamó diciendo que el tío Lucian estaba tratando de ponerse en contacto conmigo acerca de este negocio de morder. Mortimer asintió con la cabeza, pero retuvo algún comentario simpático sobre sus vacaciones al ser destrozadas. Decker no era del tipo que apreciaban las bromas. — Me dijeron que os esperara sobre la medianoche. Mortimer hizo una mueca al comentario señalado, pero simplemente dijo, —El viaje duró más de lo esperado. —¿Bricker te hizo parar en cada restaurante del camino? — Adivinó Decker con diversión. —Sí, —admitió con ironía Mortimer. Cualquier persona que hubiera trabajado con ellos estaba familiarizada con el apetito voraz de Bricker. Con su expresión cada vez más sonriente, Decker explicó, —Esperé hasta las dos de la mañana, pero cuando no llegasteis salí corriendo a hacer algunos recados. Lo comprobé después de mandar algunos mensajes a la ciudad y tiré la basura al vertedero, pero aún no estábais aquí, así que fui a hacer un reconocimiento por mi cuenta. —¿Basura? – Preguntó Mortimer. —¿No la recogen aquí?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Decker negó con la cabeza. —Y no se puede dejar contenedores de bolsas de sangre vacías en el cobertizo, atrae a los osos. Tengo que pagar extra al tipo local que se encarga de la que me dejo por la tarde. —Ah, —dijo Mortimer con una pequeña sonrisa. Decker se encogió de hombros. —De todos modos, regresé un poco después del amanecer. — Parece que nos cruzamos, —anunció Mortimer. — Llegamos justo después de las dos, y luego nos fuimos a buscar una cafetería nocturna para que Bricker comiera. —¿Supongo que quieres decir que no tuviste ningún problema para encontrar la llave de la puerta? —Ningún problema, —le aseguró Mortimer. Decker asintió con la cabeza. — La mayoría de las personas no se molestan en cerrar sus puertas aquí, y yo tampoco lo haría, pero me preocupan los niños, o los curiosos... o incluso bueno vagabundos pasando y encontrando la sangre. Mortimer se limitó a asentir con comprensión. Su clase era entrenada desde el nacimiento para ocultar lo que eran, así como cualquier evidencia que pudiera dar la basura. —¿Tengo entendido que tomaste el cuarto de huéspedes? — Preguntó Decker.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Sí. Bricker puso mis cosas en él cuando llegamos, —admitió, y luego levantó una ceja. —¿Hay algún problema? —No, para nada, —le aseguró Decker, y luego sonrió con ironía y agregó, —Él estaba en mi habitación, sin embargo. Cuando le encontré allí, le invité a elegir una de las habitaciones vacías de arriba y luego me quedé dormido. Mortimer sonrió, conocía a Decker lo suficientemente bien como para poder decir con cierta certeza que la invitación probablemente había sido ofrecida arrastrando a Bricker de la cama. No sentía mucha simpatía por el joven hombre. Cuando había visto la gran y opulenta habitación que Bricker la había elegido para sí mismo, Mortimer sospechó que era el dormitorio principal. Pero cuando había sugerido esperar a por la mañana, Bricker se encogió de hombros y dijo que si Decker quería la habitación, se trasladaría. Probablemente no esperaba que fuera en mitad del día, sin embargo. Mortimer se sorprendió de que el ruido no le hubiera despertado. Solía tener un sueño ligero, pero por la mañana había caído en el momento en que puso la cabeza en la almohada y, a pesar de estar en una cama extraña, había dormido bien…. hasta hacía unos veinte minutos, cuando se había despertado con el gruñido estridente del cortador de césped de su vecino. Mortimer había tratado de filtrar el sonido al principio, pero fue difícil de ignorar. Esa cortadora de césped parecía tener roto el silenciador... si las cortadoras de césped tenían silenciador, pensó con el ceño fruncido. —Jesús, —dijo Decker, cambiando su atención de nuevo al patio de su vecino. — ¿Que está haciendo esa mujer? Recordando lo que había estado observando, Mortimer volvió a mirar por la ventana. La casa de Decker había sido construida sobre una colina. El piso


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

superior estaba completamente sobre el suelo y tenía una cubierta que lo rodeaba, pero sólo esa gran sala de grabación estaba por encima del suelo del segundo piso. Todas las habitaciones de la parte de atrás de la casa, miraban hacia la carretera en vez de al lago, se construyeron en el mismo cerro, de ahí la razón de que no hubiera ventanas en las habitaciones de abajo. Pero el frente de esta sala, como la de arriba, era una pared de ventanas, y cada una tenía la sombra de la cubierta exterior. Dejaba un hermoso lugar con sombra para ponerse de pie y mirar a través de los árboles en la puerta del jardín de al lado y a las dos mujeres que cortaban el césped. Bueno, sólo una cortaba el césped, supuso. La hermana de nombre Alex. La otra, la mujer que reconoció como la torpe Sam, seguía a su lado, agitando un paño de cocina como loca y pasando el matamoscas sobre la cabeza de su hermana. La primera vez que había visto a la pareja, Mortimer pensó que Sam estaba atacando a Alex, pero la loca continuó agitando el paño mientras las dos mujeres caminaban sincronizadas. Mortimer luego observó perplejo como la torpe Sam escalonada a lo largo, tropezaba con sus propios pies mientras agitaba locamente sus artículos. Estaba en su mayoría armada con ellos sobre la cabeza de Alex, pero se detenía cada pocos minutos para girar en torno a sí misma antes de perseguir a la cortadora de césped para ondear alrededor de Alex otra vez. Mientras miraba, la irritación de Mortimer se volvió lentamente preocupación. Era muy posible que una de esas veces, en su loca carrera detrás de la cortadora de césped, Sam se tropezara y cayera dentro de ella. Era realmente la criatura más torpe que jamás había visto. Tan inestable sobre sus pies como un potro nuevo... o bebido, supuso, y frunció el ceño. Sin duda, era demasiado temprano para estar bebida.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Miró su muñeca, pero había dejado su reloj antes de meterse en la cama y no había pensado en recuperarlo cuando el ruido de la cortadora de césped lo había despertado. — ¿Qué demonios está haciendo?— Dijo Decker respirando con consternación. Mortimer miró hacia atrás para ver que Sam hacía de nuevo una pausa para girar el paño de cocina y volar el matamoscas sobre su propia cabeza. No se sorprendió de la sorpresa de Decker. La mujer parecía espástica... La primera vez que lo había hecho había pensado que estaba teniendo algún tipo de ataque. —Creo que está tratando de perseguir mosquitos o algo así. —Ah.— Decker asintió, pero dijo, —Probablemente, tábanos. —¿Qué pasa con los tábanos? Ambos hombres se volvieron al ver a Bricker bajar las escaleras y cruzar la alfombra hacia ellos. —Tienden a ser plagas para los mortales aquí, —explicó Decker. Los insectos en general, no molestaban a los inmortales. La hipótesis era que algunos inmortales secretaban una hormona que los confundía o era poco atractiva para ellos. —Supongo que están molestando a la vecina mientras está cortando el césped. Bricker asintió con la cabeza a la explicación y se detuvo junto a ellos para mirar por la ventana también. Vio las payasadas de Sam por un momento, su


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

expresión cada vez más perpleja, pero le dijo, —¿Las conoces? —No, —dijo Decker. —El agente de bienes me dio un resumen breve de los vecinos cuando compré este lugar, pero he evitado del todo llegar-a-saber-cosas de los vecinos. Mortimer no se sorprendió al oír eso. Conocer a los vecinos limitaba el tiempo que Decker podría mantener la casa. El mejor escenario posible era que no los viera. —¿Y qué dijo el agente sobre ellas? —Preguntó Bricker con curiosidad. La expresión de Decker se volvió pensativa mientras trataba de recordar la información. —Son tres hermanas. Creo que el nombre de la familia es Willan, pero no recuerdo sus nombres. El agente me lo dijo, pero... — Se encogió de hombros con indiferencia. —Sus padres compraron o construyeron la casa cuando las chicas eran unas niñas y la familia pasó un montón de veranos aquí. Los padres murieron hace un par de años, algún tipo de accidente, y dejaron la casa a las tres hermanas. Mortimer vio su mirada estrechándose en la mujer del césped, a continuación, Decker admitió, —En los dos años desde que compré la casa, esta es la primera vez que he estado aquí durante la temporada alta. Por lo general sólo vengo en otoño, invierno y primavera. Es bastante tranquilo entonces, solo hay un puñado de residentes todo el año, que generalmente son fáciles de evitar. En las raras ocasiones que no he sido capaz de evitarlos, simplemente tomó el control de sus mentes y les envió por su camino. Tras un momento de silencio, Decker miró a Bricker y preguntó, —¿Despertarte con la cortadora de césped te sentó bien?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Sí, – admitió el inmortal más joven, con la irritación retorciéndose su rostro. —Estas paredes son finas como el papel, Decker. ¿Con que está construida? ¿Papel higiénico? —No creo que fuese para aumentar el código, —dijo Decker con diversión y luego agregó, —Tengo la intención de destruirlo con el tiempo y construir una nueva. Estoy esperando a que mis vecinos decidan vender para poder comprar sus tierras y ampliarla un poco. Mortimer levantó las cejas con el ambicioso plan. —¿Tienes intención de ayudar a tus vecinos a decidir vender? Si no, podría llevar un tiempo. —Tengo tiempo, —señaló Decker secamente. No podía discutir ese punto, supuso Mortimer. A menos que hubiera un asesinato o un accidente muy raro, el tiempo era lo único que todos tenían, un montón de tiempo. —El calor allí arriba no me ayuda a dormir bien, —comentó Bricker, y luego añadió con envidia, —Está mucho más fresco aquí abajo. —El aire acondicionado no debe funcionar, —dijo Decker con el ceño fruncido. —Tendré que mirarlo. —No puede funcionar, no hay electricidad, —anunció Mortimer, anticipándose a él. —¿No hay electricidad? — Preguntó Decker con sorpresa. —Había cuando me fui la noche anterior.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—No había cuando llegamos, —le informó Bricker. —Cristo. —Decker se giró para alejarse a grandes zancadas por la habitación a un frigorífico. Abrió la puerta y gimió cuando la luz no se encendió. Incluso sin la luz, estaba lo suficientemente luminoso en la sala de grabación para ver las hileras de bolsas de sangre en el interior. La sangre ahora sería inútil. —Se va a estropear, —dijo Decker con disgusto. Se inclinó a sentir las bolsas de todos modos, pero al parecer no estaba satisfecho con su temperatura. Enderezándose, cerró la puerta con un golpe. —La tormenta debió haber golpeado. Debería haberlo consultado, cuando volví. La más pequeña tormenta puede eliminar la electricidad aquí. —No te preocupes, trajimos un montón de sangre, podemos compartirla, — dijo Mortimer. — Bueno, no va a estar bien si la pusiste en la nevera de arriba, —apuntó Decker. —No, —le aseguró Bricker, y explicó rápidamente la nevera especial que habían llevado. —¿Cuánto durará la batería? — Preguntó Decker. Mortimer frunció el ceño. —Creo que dijeron veinticuatro horas. —Bueno, no hay necesidad de estresarse. Tengo un generador. Iré a encenderlo y podremos cambiar la sangre estropeada de la nevera por tu sangre buena, —


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

dijo, comenzando a subir por las escaleras, murmurando, —Eso significa otro viaje al vertedero esta noche. —No vi un generador cuando miré alrededor la noche anterior, —comentó Bricker. —Está detrás de la casa, en un cobertizo, —explicó Decker, desapareciendo por las escaleras. El repentino silencio, cuando el gruñido de la cortadora de césped de al lado murió a Mortimer le recordó las mujeres. Estaba inclinándose hacia la ventana para mirar de nuevo cuando la cortadora que lo había despertado fue remplazada por el estruendo de la música. Parecía que habían dejado de cortar el césped. Alex estaba empujando el cortacésped hacia el garaje y Sam se estaba moviendo hacia las escaleras cubiertas. Se detuvo bruscamente, sin embargo, cuando la tercera hermana, Jo, se apresuró fuera de la casa con tres botellas transparentes de líquido dorado y rodajas de limón flotando en ellas. A pesar de la distancia, se podía distinguir el nombre de ―Corona‖ en una de las botellas. Cervezas mexicanas entonces. —Está empezando a parecerme que las vecinas son animales de fiesta, —comentó Bricker, pasando a su lado para mirar fuera. —Espero que no nos mantengan cada día con la música a todo volumen. Una carcajada escapó de los labios de Mortimer. —Tres mujeres no constituyen una fiesta, y tienen una cerveza... —Hizo una pausa para echar un vistazo alrededor hasta que encontró un reloj en la pared. El hecho de que la segunda manecilla aún se moviera le dijo que funcionaba con batería y con suerte, iba


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

bien. No era tan pronto como había supuesto. —Una cerveza a las 16:00 después de cortar el césped con este calor no las hace animales de fiesta. —Si no hay electricidad, ¿cómo funciona el CD? — Preguntó Bricker. Mortimer no hizo comentarios, pero miró hacia sus vecinas. Alex estaba de vuelta del garaje sin la cortadora de césped, y ella y Sam habían tomado una de las botellas de líquido dorado. Jo tenía ahora sólo una botella. También estaba haciendo una especie de danza y tratando de conseguir que las otras dos se unieran a ella. —Debe ser un reproductor de CD que funciona con pilas o algo así, —dijo Bricker después de ir a la llave de luz junto a las puertas correderas de cristal y encender y apagar sin efecto. —O tal vez también tiene un generador, — sugirió Mortimer. Apenas había hablado de la sugerencia cuando el aire se llenó con el sonido muy fuerte de un motor rugiendo a la vida. El generador, se dio cuenta Mortimer, y miró hacia Bricker. De inmediato accionó el interruptor de la luz de nuevo, sonriendo cuando esta se encendió. Ambos guardaron silencio por un momento, y luego Bricker preguntó esperanzado, —¿Crees que tiene suficiente corriente para funcionar el aire acondicionado, así como las luces? —No, —respondió Decker al bajar las escaleras y reunirse con ellos. —Este generador vino con la casa cuando la compré. Es viejo y no muy potente a pesar de lo ruidoso que es. He estado pensando reemplazarlo, pero no llegué a


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

hacerlo. Tendré que mirarlo, supongo. Mientras tanto, este va a hacer funcionar la nevera y algunas luces, pero creo que no más que eso. Bricker parecía verdaderamente decepcionado por esa noticia, lo que hizo a Mortimer preguntarse qué tan caliente era el piso de arriba. —Mira, —dijo Bricker repente. —Al parecer, el ruido ha llamado la atención de tus vecinos. Mortimer y Decker siguieron su mirada por la ventana. Efectivamente, las tres mujeres se quedaron inmóviles, con sus miradas centradas en la casa. —¿Cómo diablos se oye el generador sobre el sonido de su música? — Murmuró Decker. —El generador es bastante fuerte, —señaló Mortimer, y luego se quedó en silencio cuando las mujeres comenzaron a moverse como una, cruzando el patio hacia la frontera de los árboles que separaban las propiedades. —Maldita sea, —murmuró Decker. —Esto es fácil de resolver, —dijo Mortimer con calma. —Las convenceremos de que no quieren venir a aquí. Tomaré a la torpe. —¿Cuál es?— Preguntó Bricker confuso. —Una con el pelo largo. —De acuerdo. —Él asintió con la cabeza. —Me quedo con la de la cola de


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

caballo. —Creo que tomaré la otro entonces, —dijo Decker con sequedad. Mortimer esbozó una sonrisa y luego se concentró en Sam, envío sus pensamientos a encontrar los suyos y tomar el control. Era vagamente consciente de que la primera hermana se paraba y luego la otra mientras trabajaba, pero Sam continuó alegremente hacia adelante, haciendo caso omiso de sus dificultades para entrar en sus pensamientos y tomar el control. Parecía estar teniendo dificultades. Frunció el ceño y redobló sus esfuerzos. —Um, Mortimer, —dijo Decker con preocupación cuando Sam continuó a lo largo del camino. En cabeza, aún no se había dado cuenta de que sus hermanas habían parado y ya no la seguían. —¿Qué está pasando? —Nada, sólo dame un minuto, —murmuró tristemente y redobló sus esfuerzos. Pasó otro momento de silencio, pero todavía no era capaz de entrar en sus pensamientos. —¿Vas a detenerla o no? — Pregunto Decker con exasperación. Las otras dos hermanas estaban como muñecos congelados, esperando a que los hombres pusieran una idea en su cabeza y soltaran el control que tenían sobre ellas. Pero los hombres estaban esperando a que Mortimer consiguiera el control de Sam. Sólo que no parecía ser capaz de hacerlo.— ¿Mortimer? —Lo estoy intentando, — espetó con frustración.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—¿Intentando? — Preguntó Bricker. Algo en el tono de su voz hizo que Mortimer renunciara a la mujer y a su vez diera una mirada reacia a los otros hombres. Los dos le estaban mirando fijamente con los ojos muy abiertos. —¿No puedes entrar en sus pensamientos?— Preguntó Bricker. —Por supuesto que puedo, —dijo rápidamente, con irritación en su voz. —Entonces, ¿cuál es el problema? Detenla, —insistió Decker. Mortimer se giró y lo intentó una vez más. —No puedes, ¿verdad? No puedes entrar en sus pensamientos, — dijo Bricker, con lo que sonaba emoción. Que no fue compartida por Mortimer. Frunció el ceño, pero finalmente admitió, —No, no puedo. — Yo lo haré, —murmuró Decker. En el momento en que estuvo bajo control y permaneció como las otras, Bricker le dio a Mortimer una palmada en el hombro. —Yuju. ¡Felicidades, Mort, hombre! Has encontrado a tu compañera de vida.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Cállate, Bricker, —gruñó con furia. —No pareces feliz, —dijo Decker lentamente, y luego señaló, —La mayoría de los inmortales estarían saltando de alegría ante la perspectiva de reunirse finalmente con su compañera de vida. Mortimer abrió su boca para hablar bruscamente otra vez, pero luego dejó escapar el aliento en un suspiro y dijo con más calma, —Y yo lo estaría si realmente fuera mi compañera de vida. Pero no lo es. No puede serlo. —¿No puede?— Preguntó Decker con sorpresa, y cuando Mortimer meneó la cabeza con firmeza, preguntó, —¿Por qué no? —Bueno, sólo mirarla, Decker, — dijo, sorprendido de que él siquiera le preguntara. —Es torpe y plana y esa mujer en nada se parece a la compañera que yo... — Mortimer cerró la boca antes de dejar escapar lo que había fantaseado durante más de 700 años. Y lo hizo. En sus 800 años de vida, Mortimer había permanecido despierto muchas noches imaginando como sería su compañera de vida. En sus sueños había sido rubia, y fresca e inteligente, un tipo a la sexy Jessica Rabbit. Sonrió pensando en el glamur del personaje de dibujos animados, y luego sus ojos se posaron en la mujer que se llamaba Sam, y su sonrisa murió. Esta mujer no era para nada como el personaje de fantasía. Alta, delgada y torpe, se parecía más a Olivia. Incluso tenía el pelo oscuro, aunque el suyo era largo. Estos hirvientes pensamientos estaban distrayendo a Mortimer cuando Decker le dio unas palmaditas en el hombro con simpatía. —También tengo una cierta visión en mi mente de cómo será mi compañera de


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

vida, —admitió el otro inmortal.— La mía es Angelina Jolie. La señora Smith... o Tomb Raider... demonios, más o menos en cualquier papel que ha hecho. Pero probablemente terminaré con una pequeña Betty Boop. Mortimer cerró los ojos con un suspiro cuando se dio cuenta de que Decker había leído sus pensamientos, algo que normalmente no sería capaz de hacer. Estaba empezando ya entonces, pensó tristemente, la falta de control de su propia mente, dejando sus pensamientos vulnerables a todos los inmortales que desearan leerlos. Al igual que no era capaz de leer la mente de su compañera de vida, esto también era un síntoma de la reunión con su compañera de vida. Supuso que pronto comenzaría a comer también, y no el falso empujar alimentos alrededor de su plato en las comidas de negocios que normalmente tenía para mantener la empresa Bricker. No, realmente empezaría a comer, masticando los alimentos, disfrutando de ellos, y hambriento de más. Maldita sea. Esta era la última cosa que esperaba de este viaje. —¿Jessica Rabbit? – Dijo de repente Bricker con incredulidad. —¿Olivia? Vaya, Mort. Quiero decir, he oído hablar del sexismo, pero... ¿ver a las mujeres como personajes de dibujos animados? Tienes un gran problema, amigo mío. — Negó con la cabeza. —Tal vez no fue tan bueno que viéramos ese maratón de animación en la televisión la semana pasada. Fue culpa mía. No querías verlo, pero yo… —Bricker, – dijo Mortimer con cansancio, pasándose una mano por el pelo. — Esto no es culpa tuya y no se trata de dibujos animados. Ella no me gusta. Hubo un momento de silencio, cuando todos los hombres se volvieron para mirar a Sam. Decker había tomado el control cuando se había tropezado y cayó sobre su trasero en el camino de barro debajo de los árboles entre las dos


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

propiedades. Ella seguía sentada allí, la prueba viviente de su propia torpeza. Mortimer tomó nota del cambio de miradas entre los otros dos hombres, y luego Decker le preguntó, —Entonces, ¿qué edad tienes, Mortimer? Ochocientos y algo, ¿no? —Sí, —asintió con cautela, sabiendo que no era sólo un leve interés. Decker asintió con la cabeza. —¿Y cuántas mujeres has conocido en ese tiempo que no podías leer? Apretó los labios ante la pregunta. Sam era la primera. Y habían sido unos largos 800 años. Solitarios. ¿Estaba siendo un tonto? No, decidió Mortimer sombrío. Si solo juzgara a la mujer por su aspecto, habría sido un cosa, pero no era sólo eso. Era su completa falta de gracia y ¿si de verdad era una alcohólica? Quizá por eso no podía leerla, pensó de pronto. Tal vez estaba borracha ahora mismo y… — El alcohol por lo general hace que sea más fácil leer, —apuntó Decker en voz baja, revelando que todavía estaba leyendo los pensamientos de Mortimer. — Los pensamientos de un borracho pueden ser descuidados y desorganizados, pero no tienen barreras cuando están ebrios. Mortimer miró a Sam de nuevo, sabiendo que estaba siendo un tonto por dudar incluso. —¿De verdad quieres esperar otros 800 años para que llegue otra compañera de vida? — Preguntó Bricker en voz baja.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer hizo una mueca ante la idea, pero argumentó, —Estamos aquí para hacer un trabajo, no para perseguir a las mujeres de alrededor. Bricker arqueó una ceja y se volvió hacia Decker y preguntó, —¿Estoy en lo cierto al suponer que no sabes mucho acerca de la vida social de aquí? —Sí. ¿Cómo lo sabes? —Ni siquiera conoces a tus vecinos, —señaló secamente, y luego sugirió en voz baja, —Por lo tanto, estas chicas pueden resultar muy útiles. Tal vez podríamos aprender los puntos calientes y sociales donde va la mayoría de la gente... que será donde el pícaro esté. Decker asintió con la cabeza y luego siguió su pensamiento hasta el punto obvio. —Y le dará a Mortimer una oportunidad de conocer a esta chica y decidir mejor si no sería una buena compañera de vida después de todo —Exactamente.— Bricker estaba radiante. Mortimer hizo una mueca, pero asintió con la cabeza a regañadientes. Le daría una oportunidad a Olivia, pero en realidad, no podía estar satisfecho. Ella no era su tipo en absoluto. —¿Hola? Mortimer se giró bruscamente para ver a la mujer en cuestión ahora de pie al otro lado de la puerta. Alta, con los labios delgados curvados en una sonrisa amplia, Sam miraba a través de la pantalla.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Cuando se giró para mirar a Decker, el otro inmortal se encogió de hombros y dijo, —Estaba controlando dos. Perdí mi concentración. Mortimer inhaló, no creyéndolo ni por un minuto. —Escuchamos el generador en marcha y decidimos venir a presentarnos, —dijo Sam alegremente, retomando su atención. —Lo habríamos hecho antes, pero nunca estáis aquí cuando estamos. Cuando los hombres se limitaron a mirar, inclinó la cabeza y añadió con una sonrisa, —Si actualmente estáis aquí y ahora, sois los propietarios o inquilinos que alquilasteis la casa por una semana o algo así, ¿no? —Soy el dueño, — anunció Decker, deslizando la puerta de malla abierta y saliendo a la sombra de la cubierta para tomar su mano en señal de saludo. —Decker Pimms. —Hola, soy Samantha Willan, —dijo ella, aceptando su mano. —Y estas son mis hermanas, Jo y... oh. Sam parpadeó confusa cuando se giró a hacer gestos a sus hermanas, para descubrir que no estaban. Con un ceño fruncido reclamando sus labios, dio un paso atrás por donde había venido, y miró hacia el patio, donde las otras dos mujeres seguían en pie. Mortimer siguió su mirada, haciendo una mueca cuando vio que ambas estaban congeladas en su propio patio, con sus expresiones en blanco. —Creo que la que tiene la cola de caballo pisó algo, —dijo Decker sin problemas, su expresión estaba concentrada en el rostro de Samantha Willan.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Cuando su expresión se suavizó, perdiendo la confusión en la mirada, Mortimer supo que estaba cayendo en sus pensamientos y calmando sus preocupaciones por el comportamiento extraño de sus hermanas. Por alguna razón, le molestaba. No era todo lo que quería para su compañera de vida, pero no quería que nadie jugara con sus pensamientos tampoco. —Ya vienen, sin embargo, mira. — Las palabras de Decker hicieron que Mortimer volviera la vista hacia los árboles para ver que las otras dos mujeres estaban en realidad moviéndose hacia adelante. Él y Bricker, obviamente, estaban trayéndolas y, probablemente, les daban los pensamientos de que la hermana de la cola de caballo había pisado algo que las obligó a pararse. Por extraño que pareciera, a Mortimer no le importaba que los hombres estuvieran controlando a las otras dos mujeres. No era que le gustara más Sam, pero si llegaba a ser su compañera de vida, no quería nadie jugando con su cabeza. —¿Estás bien? – Preguntó Sam a la chica de la cola de caballo cuando la pareja llegó. —Sí, estoy bien. Acabo de pisar algo, —le aseguró Jo vagamente, y luego ofreció una sonrisa a los hombres. — Hola, soy Josephine Willan. — Y yo soy Alexandra, — anunció la última hermana. — Es bueno finalmente conocer a mis vecinos, — dijo Decker con calma, y Mortimer apenas logró no aspirar con la mentira. — Las cosas cambian, — murmuró Decker, dejando a Mortimer saber que


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

seguía leyendo sus pensamientos. El conocimiento sólo le hizo fruncir el ceño. Pensó lo increíblemente grosero que era el hombre para aprovechar y leer cuando él estaba vulnerable. —Soy Pimms Decker, —dijo Decker, haciendo los honores y presentándolos. — Y estos son Justin Bricker y Garrett Mortimer. Mortimer se obligó a dejar de fruncir el ceño y asintió con la cabeza, un saludo sombrío hacia las mujeres. Se ofrecieron saludos de un lado a otro, y luego Alex comentó, — Hemos escuchado tu generador de arranque y pensé en venir a preguntarle sobre eso. Hemos estado pensando en conseguir uno para nuestra casa también, pero... — Ella se encogió de hombros y dijo, — Son muy fuertes, ¿no? — Este generador vino con la casa. No creo que los nuevos modelos sean más fuertes, — dijo Decker en voz baja. —Lo siento si os molesté. — Oh, en absoluto, — aseguró Jo. — No es más fuerte que la cortadora de césped, de verdad. Simplemente llamó nuestra atención, y pensamos que había llegado el momento de saludar y compartir información. —¿Qué información? — Preguntó Bricker con curiosidad. —Ya sabes, sobre el corte de energía. —Jo sonreía, sus ojos se movían sobre el inmortal más joven con interés. — La versión oficial es que la luz debe estar de vuelta de nuevo a las ocho de esta noche.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Eso sí, —dijo Sam con ironía, —La versión oficial cuando nos levantamos esta mañana dijo que sería hasta las cuatro, así que no contaría con la luz antes de mañana por la mañana. —¿Siempre es tan poco fiable aquí? — Preguntó Bricker con sorpresa. Hubo un intercambio de miradas y expresiones irónicas entre las tres mujeres, y luego se volvieron todas y dijeron, — Sí. —Hmm, — murmuró Bricker, y luego preguntó, — Nos podéis dirigir a la tienda local, ¿verdad? Pensamos que podríamos comprar víveres aquí y no trajimos nada. —Oh. —Sam frunció el ceño y miró a sus hermanas antes de decir, —No estoy segura de que todavía esté abierta. La tienda de comestibles a la vuelta de casa está abierta hasta las cuatro los domingos y ha pasado la hora. —Podrían permanecer abiertos hasta más tarde, porque es Casa Rural, — señaló Alex. — Es cierto, pero dudo que abran todo el día sin electricidad, — respondió Sam. — Oh, tienen que tener generadores en la tienda de comestibles, — protestó Jo. — De lo contrario la comida se estropearía cada vez que la electricidad se fuera. — Sí, — coincidió Sam. — Pero puede que sólo haya generadores conectados a los refrigeradores y congeladores y no para las luces y cajas registradoras. Creo que sería muy caro mantener toda la tienda con generadores.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Jo chasqueó la lengua y murmuró algo que sonaba como, — Dios mío, eres una abogada. Sam puso los ojos como si se tratara de algo que oía con frecuencia. A continuación, forzó una sonrisa, tomó a sus hermanas por un brazo a cada una, y se alejó diciendo, —Disculpen un momento. Mortimer y los demás se miraron cuando las mujeres se amontonaron a unos metros y comenzaron a murmurar frenéticamente. Fue una asamblea corta. En cuestión de segundos fueron de nuevo a comparecer ante los hombres. Jo ofreció una amplia sonrisa y dijo, — Nos gustaría invitarles a una fiesta de corte de energía. Cuando los hombres les devolvieron la mirada inexpresiva, Sam explicó, — Trajimos comida. Siempre lo hacemos y por lo general está bien. La electricidad rara vez se va por mucho tiempo, pero esta vez... — Se encogió de hombros. —Probablemente es mejor comer todo enseguida que esperar a que dure en la nevera hasta que se las arreglen para conseguir la electricidad de nuevo. Hay un montón de comida. Les invitamos a uniros a nosotras. —¿Un montón? — Se hizo eco Alex con un resoplido, y luego les dijo, —Para una semana. Tenemos embutidos, perritos calientes, hamburguesas, filetes, solomillo de cerdo... Tenemos muchos alimentos. — Estoy seguro de que no nos comeremos la comida para una semana, — dijo Decker con diversión.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Pero nos encantaría unirnos a vosotras en una fiesta de corte de energía eléctrica, — dijo rápidamente Bricker, obviamente preocupado porque el hombre estuviera a punto de decir algo de la comida. — Y les invitamos a guardar las carnes en nuestra nevera. Después de todo, no tenemos provisiones así que hay espacio de sobra. — Oh. Es tan dulce, — dijo Jo, con los ojos abiertos. — Sí, dulce, – dijo Mortimer secamente, frunciendo el ceño al hombre más joven. Esperaba que Decker rechazara la oferta, pero no lo hizo. — Sí, es dulce, — aceptó Alex, y se dirigió a sus hermanas para decir, — Podríamos traer la leche, los quesos y el solomillo a la nevera y cocinar las salchichas, las hamburguesas y los perritos calientes esta noche. —Tenemos los tres filetes también, —sugirió Jo. —Podía cocinar lo de arriba y dividirlos por la mitad o algo, así todo el mundo tiene un poco. — Duplicaré la cantidad de ensalada de patatas que estaba haciendo, — decidió Sam. Con entusiasmo el trío comenzó a andar hacia su propia casa para lo que habían planeado. Estaban casi en los árboles cuando Sam aparentemente se dio cuenta de lo groseras que habían sido y se detuvo para mirar hacia atrás. —Lo siento. Ahora volvemos. Tenemos que conseguir unas cosas. — Las otras dos mujeres asintieron con la cabeza, y luego el trío salió corriendo entre los árboles.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Una fiesta de apagón, —dijo Bricker con una sonrisa. —Ensalada de patatas, hamburguesas, salchichas y carne. Podría ser divertido. — Y tener alimentos junto con nuestras bolsas de sangre en la nevera, — dijo Mortimer secamente, ligeramente satisfecho por la forma en que el recordatorio borró la sonrisa de la cara del joven inmortal. Decker, sin embargo, no parecía molesto en absoluto. —Tengo dos neveras. Una está arriba y otra abajo. Ambas están a dos grados ahora como ABB recomienda para las bolsas de sangre, pero podemos subir la temperatura en el piso de arriba y dejar que guarden su comida. —¿Ves? — Reprendió Bricker a Mortimer. —Está bien. Tenemos dos neveras. Podemos ayudar a las chicas. Apretando los dientes, Mortimer asintió. —Hay dos habitaciones de repuesto en el piso superior, una con camas literas. ¿Vamos a ofrecerles eso también para que no duerman en una casa sin electricidad? Bricker, sólo sonrió. —Obviamente pasas mucho tiempo con Lucian. Lleva su mal humor. Vamos, Mortimer, —reprendió. —Esto podría ser divertido. Mortimer entrecerró los ojos al hombre y se marchó para regresar a la cabaña con un murmullo irritado.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 4

― Date prisa, Mortimer. Son casi las siete y todavía tenemos que alimentarnos. Mortimer terminó de ponerse la camiseta en su lugar, y luego tomó la manija de la puerta, abriendo de golpe la puerta del baño justo antes de que Bricker la golpeara de nuevo. ― Oh. Ya está listo,— dijo el inmortal más joven, dejando que su mano cayera de nuevo a su lado. ― Sí,— dijo secamente. ― Y deja de apresurarme. Tú eres el único que pasó más de una hora aquí. Yo no he estado en el baño ni diez minutos. ― Me gusta sumergirme en la bañera,— dijo Bricker, con un gesto de disculpa. ― Vamos, podemos alimentarnos, mientras Decker toma su turno en la ducha. Mortimer sólo gruñó con irritación. Parecía que la ducha de arriba tenía una fuga o algo, así que tenían que turnarse en el baño de abajo. Murmurando entre dientes, Mortimer siguió al joven a la sala de recreo y a la nevera donde la sangre estaba almacenada. Sus ojos se deslizaron sobre el cielo afuera mientras seguía, notando que si bien todavía había luz afuera, el sol por lo menos ya no estaba a la vista. Sería lo suficientemente seguro para ellos salir, pero todavía pensaba que podría tener una bolsa adicional de sangre de la misma manera. Mortimer aceptó la bolsa que Bricker le entregó, esperó a que sus colmillos descendieran, y luego golpeó la bolsa fría con ellos incluso mientras el inmortal más joven hacía lo mismo con la suya. La necesidad de alimentarse evitó que hablaran, y eso estaba bien para él. No deseaba otra larga discusión acerca de cómo sus compañeras de vida eran raras y apreciadas y que no debería ser tan resistente a la hora de aceptar que Samantha Willan era la suya. Tanto Bricker como Decker se habían reunido con él, uno detrás del otro después de que las


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

mujeres se fueran. Él estaba totalmente enfermo del tema, sobre todo porque él mismo estaba dividido sobre el tema. Mortimer era muy consciente de cuan raro era no ser capaz de leer a un mortal. ― Aquí.— Bricker le entregó a Mortimer una segunda bolsa mientras le quitaba la primera ahora vacía. Se quedaron en silencio a través de tres bolsas cada uno, pensando, y luego tomando una cuarta antes de decidir que era suficiente para contrarrestar cualquier efecto adverso que la luz que quedaba del día pudiera causar. ― Comprobaré a Decker y veré si está listo,— dijo Bricker, llevando las bolsas de sangre vacías con él para tirarlas en la cocina. Mortimer asintió con la cabeza en reconocimiento y luego se trasladó a la ventana y miró afuera. El ruido de una puerta de malla llamó su atención sobre el césped de los vecinos. Mortimer deslizó el cristal abriéndolo y salió para ver a Alex y a Sam inclinadas sobre una olla en la barbacoa. Mortimer no sabía lo que había en ella, pero las había visto ponerla en la parrilla a hervir cuando Bricker se había ido por primera vez hacia el cuarto de baño a tomar su ducha. Mortimer se había encontrado a sí mismo situado repetidamente en las puertas de cristal para ver la actividad en la puerta de al lado. Incluso mientras los hombres le habían sermoneado, él había dado gruñonas respuestas adecuadas mientras observaba el ajetreo de las mujeres, preparándose para su "fiesta de corte de energía." Por desgracia, hacerlo no le había asegurado que Samantha Willan no era para él. La mujer era insoportablemente torpe. Había perdido el equilibrio incontables veces, dejando caer dos copas, un plato, los cubiertos de plata, y Dios sabía qué más, ya que se habían apresurado a colocar la mesa y trabajar en la barbacoa. No podía posiblemente ser para él. El ruido de los pies de Bricker en las escaleras le hizo suspirar profundamente y volver a moverse al interior. Estaba cerrando de la puerta cuando el inmortal más joven bajó la escalera del fondo y anunció, ― Decker acaba de salir de la


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

ducha. Dijo que siguiéramos adelante sin él, que terminará y dará un bocado rápido a una bolsa o dos y luego vendrá. ― ¿Por qué no sólo le esperamos y vamos juntos?— Sugirió Mortimer. ― Debido a que son las siete y esa es a la hora que las chicas dijeron que estuviéramos ahí cuando trajeran su comida para ponerla en el nevera. Solo iremos y les diremos que Decker estará a tiempo.— Bricker se movió pasándole mientras él hablaba y se deslizaba por la ventana aún abierta de la puerta. ― Vamos, anímate. Las fiestas se supone que son divertidas. ― Está bien,— dijo Mortimer con un pequeño suspiro, y le siguió a regañadientes. *** Sam se había ido del patio cuando llegaron a la casa Willan, al igual que la olla que había estado en la barbacoa durante la última hora o algo así. Alex estaba todavía allí, sin embargo, vigilando una variedad de hamburguesas, salchichas, y trozos de filetes asados a la parrilla en la barbacoa. ― Bienvenidos.— Les saludó con una amplia sonrisa, mientras se subían a la cubierta y luego frunció el ceño un poco al ver que había sólo dos de ellos. ― ¿No viene vuestro amigo? ― Decker llegará en un momento,— le aseguró Bricker. ― Tuvimos que tomar turnos en las duchas y él aún se está preparando. ― Oh.— Una sonrisa torcida curvó sus labios, y luego se encogió de hombros. ― Espero que no le lleve demasiado tiempo. Esta cosa está casi hecha. ― Será rápido,— le aseguró Mortimer, y luego agregó, ― Bricker es la única reina de belleza en el pelotón. Tarda una eternidad en su baño. ― Lo hago,— admitió con una sonrisa descarada Bricker. ― Me gusta sumergirme hasta que mi piel está cerca de caerse.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Lo mismo hace nuestra Jo,— dijo Alex con diversión, y luego ofreció, ― ¿A vosotros dos os gustaría una cerveza? Mortimer dudó, su mirada se deslizó hacia Bricker. El alcohol no tenía el mismo efecto en ellos que en un mortal. En lugar de ponerlos a zumbar, simplemente forzaba a su sangre a trabajar más en la eliminación de los productos químicos que causaban ese efecto en los mortales, lo cual los ponía sedientos de algo completamente distinto. Sin embargo, sabía que era una bebida social y esperada en las barbacoas. Podría parecer extraño si se negaban. Y habían consumido sangre adicional. ― Están frías,— agregó Alex tentadoramente y cuando los dos la miraron con sorpresa agregó, ― Hemos estado usando la nevera de la Madre Naturaleza. El lago,— agregó cuando eso no aclaró su confusión. ― Fue idea de Sam. Pusimos algunos refrescos y cervezas en las canastas del pescado y las hundimos en el lago fuera del muelle. ― Eso fue inteligente,— dijo Bricker con admiración. ― ¿No fue eso inteligente, Mortimer? ― Sí, fue inteligente,— coincidió Mortimer, arreglándoselas para no poner los ojos ante el obvio plan del hombre de señalar los puntos buenos de la mujer. Iba a ser una larga noche. ― Nos encantarían un par de cervezas, ― decidió Bricker por ellos, moviéndose hacia la escalinata. ― ¿De cuál lado del muelle hundiste la cesta del pescado? ― Las conseguiré,— se ofreció Alex, cerrando la tapa de la barbacoa. ― ¿Dónde está Sam?— Preguntó Bricker mientras ella comenzó a bajar las escaleras. Alex miró hacia atrás, con una expresión un poco sorprendida en su rostro, pero respondió, ― Dentro, quitando el agua a las patatas para la ensalada de patata. Jo está allí también. Está cortando las verduras que van con la salsa.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Gracias.— Bricker sonrió y cuando Alex asintió con la cabeza y se volvió para salir fuera de la cubierta, de inmediato se volvió a Mortimer. ― Sam está dentro haciendo la ensalada de patata. ― Eso escuché. ― ¿Bueno...?— Dijo con gravedad, el inmortal más joven. ― Bueno, ¿qué?— Soltó Mortimer con exasperación. ― Bueno, deberías ir a ofrecerle ayuda. Mortimer miró al joven como si estuviera loco. ― ¿Qué en la tierra verde de Dios te hace pensar que sé algo de cocina? ― Nada,— espetó Bricker. ― Sólo pensé que podrías conocer al menos un poco sobre las mujeres y que cortejarlas significa que tienes que estar generalmente cerca. ― ¿Cortejar?— Mortimer casi se ahogó con la palabra. ― Llegar a conocerla entonces,— dijo Bricker secamente. ― Vamos, vamos a ver si necesita una mano o quiere compañía mientras está cortando y esas cosas.— Cuando Mortimer dudó, él agregó, ― Puedes preguntarle a donde va todo el mundo por aquí a divertirse mientras estás en ello. ― Correcto.— Suspiró Mortimer y se dirigió a la cabaña. Jo acababa de salir hacia el cuarto de baño cuando Sam escuchó el chirrido de la puerta de malla al abrirse y luego el golpe cerrándose.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

De pie en el lavabo, drenando las patatas cocidas en un colador, asumió que era Alex. ― ¿Cómo se están haciendo los filetes? Sólo tengo que terminar de drenar estas y echarles agua fría y luego mezclar todo y la ensalada de patata estará hecha. ― Los filetes se veían casi hechos para mí, pero desde luego me gusta el mío poco cocido. Sorprendida por la profunda voz masculina, Sam sacudió la cabeza alrededor para ver a su alto y guapo vecino, Garrett Mortimer. Por desgracia, no era un buen movimiento con su infección de oído. El mundo de inmediato se puso de punta, e instintivamente soltó la olla que agarraba en el mesón y mantuvo el equilibrio. La olla golpeó el fondo del lavadero con un golpe seco y el agua hirviendo salpicó hacia arriba, creando un mini tsunami de líquido ardiendo que golpeó su brazo. Gritando de sorprendido dolor, Sam se tiró instintivamente hacia atrás, e inmediatamente después resbaló sobre el agua caliente en el suelo y perdió el equilibrio, terminando sobre su parte inferior en los azulejos de linóleo de la cocina. Sam fue vagamente consciente de Mortimer gritando y corriendo hacia ella, pero aturdida como estaba por la caída y el dolor disparado ahora a través de su parte inferior y el brazo palpitante, simplemente se sentó donde había aterrizado, acunando su brazo dolorido y sin aliento. ― ¿Estás bien?— Preguntó Mortimer, acuclillándose junto a ella. ― Déjame ver tu brazo. ― ¿Sam? ¿Qué pasó?— Gritó Jo, corriendo de vuelta de la sala a la cocina.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Estoy bien, me caí,— le respondió a su hermana con voz temblorosa, pero su mirada estaba sobre la cara de Garrett Mortimer. Mientras que Jo parecía alarmada y preocupada, su vecino en realidad parecía enfadado. ¿Por qué diablos tenía que estar enfadado? Se preguntó Sam con asombro. Ella no le había quemado, pensó, y se quedó boquiabierta cuando él la agarró del brazo para examinar la quemadura. Un segundo golpe de la pantalla de la puerta hizo que mirara hacia esta para ver quién había venido a presenciar la última humillación causada por su estúpida infección de oído. No le importó tanto cuando vio a Alex entrar, pero podría haberlo hecho sin Justin Bricker, que estaba en sus talones. El hombre se detuvo justo dentro de la puerta, su mirada deslizándose alrededor de la casa, y Sam miró a su alrededor. Sus padres habían construido esta casa, cuando ella y sus hermanas eran solo unas niñas, y no era casi tan grande o de lujo como la casa en la que los hombres se alojaban. Mientras que el frente era una habitación de tamaño medio que constituía una pequeña área combinada de sala de estar/cocina, la parte posterior constaba de tres dormitorios muy pequeños, un baño pequeño, y un pequeño trastero igualmente que guardaba el calentador de agua y así sucesivamente. No había segundo piso como en la casa de al lado, y el único piso era la mitad del tamaño del edificio de al lado. Era una casa real, no un refugio de lujo para un hombre rico... y Sam no lo habría cambiado por nada en el mundo. Habían demasiado recuerdos encantadores atados a esta pequeña y acogedora cabaña.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― La infección de oído ataca de nuevo,— dijo Alex con disgusto, dirigiendo la mirada de Sam hacia ella mientras los alcanzaba. ― ¿Estás bien? ― Se quemó,— murmuró Mortimer, y no había duda de que por su tono estaba molesto por algo. ― ¿Infección del oído?— Preguntó Bricker, haciendo una pausa detrás de Alex y mirando con curiosidad por encima del hombro a Sam. ― Tiene esta infección recurrente de oído interno que la hace perder el equilibrio,— explicó Jo, su mirada preocupada en el brazo de Sam mientras Mortimer lo giraba para ver cuanto de este había sido herido. ― Una infección de oído, ¿eh?— Dijo Bricker, y Sam notó que su mirada era firme en Mortimer cuando dijo eso. Entonces el hombre miró a Sam y preguntó, ― ¿No pueden darte algo para eso? ― Lo han hecho,— respondió Jo por ella. ― Le han dado toda clase de antibióticos que hay, creo, pero sigue volviendo. Su médico le ha dado finalmente una cita con un especialista. ― Sí, pero se vuelve un para siempre conseguir ver a los especialistas. Tendrá suerte si no se suicida antes de la cita,— dijo Alex con disgusto. ― Me sorprende que no lo haya hecho. Si hubiera insistido en que su médico la enviara a un especialista cuando lo sugerí, estaría libre de infección ahora. Pero no, no la señorita estoy demasiado ocupada-para-ser-molestada. Lo dejó pasar una y otra y…


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― ¡Alex!— soltó Sam con irritación. ― Estoy sentada aquí, ya sabes.— Ella frunció el ceño a su hermana y luego se detuvo cuando notó la forma en que los labios de Mortimer temblaban. Al parecer, le había divertido con su mal humor. Eso solo la hizo fruncir el ceño más fuerte. ― Se trata de una quemadura desagradable,— murmuró Mortimer. Se inclinó sobre su brazo para mirar más de cerca, y Sam se encontró mirando la parte superior de su cabeza. Su cabello era rubio, corto, y tan espeso que apenas podía ver a través de este el saludablemente rosado cuero cabelludo de debajo. Y tenía una especie de agradable olor picante a madera, notó Sam, y trató de respirar profundamente sin que se hiciera obvio que estaba olfateando al hombre. Sam sacudió su cabeza, preguntándose si se la había golpeado en el camino, sin darse cuenta. En general estaba tan envuelta en su carrera que no hacía caso de los hombres. Y este sin duda no era un hombre que debería encontrar interesante. Era un extraño. No sabía nada más que su nombre y que se estaba quedando en la casa de al lado. ― En este caso, será mejor que te levantes. Sam parpadeó sorprendida mientras súbitamente era levantada del suelo y colocada sobre sus pies por el hombre que había estado examinando su brazo. ― ¿Tienes algún ungüento para las quemaduras?— Preguntó Mortimer, mirando hacia Alex cuando instaba a Sam hacia la vieja mesa del comedor con tope de formica a un par de metros de distancia. ― En el cuarto de baño,— respondió Alex. ― Iré a por él.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Empezaré a limpiar el suelo,— dijo Jo, volviendo a alejarse por el pasillo detrás de Alex. ― Aquí, siéntate,— dijo Mortimer, y Sam no pudo dejar de notar que su tono era ahora menos enfadado y con un toque más suave por alguna razón. Antes había sonado como si deliberadamente hubiera lanzado alrededor las patatas, quemándose a sí misma, y arrojándose al suelo. Ese pensamiento le recordó las patatas, y Sam miró hacia el fregadero. Para su alivio, mientras que el agua había salpicado fuera y en el mostrador y el linóleo, ninguna de las patatas lo habían hecho. Permanecieron sobre todo en la olla, con sólo un par de rezagadas en el fregadero. Un enjuague rápido las arreglaría, pensó, agradecida de que eso fuera todo lo que sería necesario. Había tardado una eternidad en pelar y cortar las malditas cosas y llevarlas a ebullición en la barbacoa, eso había parecido tomar mucho tiempo. Habría sido muy molesto si todos sus esfuerzos se hubieran arruinado. ― Las patatas están bien. Siéntate,— ordenó Mortimer, al parecer, señalando a donde su preocupación se había ido. ― Yo me encargo de las patatas,— le aseguró Bricker, trasladándose a la pileta mientras hablaba. ― Ahí, ves. Bricker se encargará. Ahora siéntate y déjame ver tu brazo. ― Ya lo miraste,— dijo ella con el ceño fruncido. ― Bueno, quiero verlo de nuevo en una luz mejor.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam abrió la boca y volvió a cerrarla. La mesa estaba junto a la ventana, y había mejor luz ahí. No se había dado cuenta de lo débil que estaba mientras el día se desvanecía, pero ahora mirando por la ventana veía que el sol estaba muy por debajo en el cielo. Les había costado más de lo esperado transferir los alimentos, que no serían utilizados, a la nevera de la casa de al lado y después de hacer todo el trabajo de preparación para la barbacoa. ― Aquí. Esto debería ayudar.— Alex volvió a aparecer con un tubo de crema, que entregó a Mortimer en lugar de a Sam. Su mirada concentrada se movió sobre la quemadura en el brazo de Sam y luego dijo a regañadientes, ― Tengo que salir y ver las cosas en la barbacoa. La mayoría casi se han hecho. Venía para ver si a la ensalada de patatas le faltaba mucho. ― Terminaré tan pronto como ponga un poco de crema en mi brazo,— le aseguró Sam, y trató de tomar el ungüento de Mortimer, sólo para que él lo mantuviera fuera de su alcance. ― Bricker atenderá la ensalada de patatas, mientras pongo crema en su brazo,— corrigió el irritante hombre, haciendo a un lado su aún estirada mano. ― Estaremos fuera en un minuto. Alex levantó las cejas ante el tono autoritario que el hombre utilizó, y luego se dio la vuelta para salir de la casa, pero no sin antes de que Sam viera la lenta sonrisa que comenzó a aparecer en sus labios. Alex estaba, obviamente, encontrando esto divertido. Sam no. Ella era una mujer fuerte, independiente, profesional y no estaba acostumbrada a ser tratada como una niña traviesa. ― Puedo cuidar de mi propio brazo,— gruñó Sam, un poco groseramente supuso ella, ya que el hombre sólo estaba tratando de ayudarla.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Estoy seguro de que puedes, pero lo haré yo,— anunció Mortimer, e ignoró su mirada de piedra mientras abría el tubo de crema. Ya que parecía evidente que no le iba a permitir hacer nada más, Sam miró a su alrededor para ver que Jo había terminado de absorber el agua y ahora estaba ocupada en el fregadero ayudando a Bricker con las patatas. Su mirada regresó a su brazo, sin embargo, cuando Mortimer lo tomó en su mano de nuevo. Vio con alivio que no parecía estar ampollado. Su atención se centró en los dedos de Mortimer, mientras esparcían suavemente la crema fría sobre la piel lesionada. Él estaba siendo muy suave, su toque como plumas suaves, y Sam notó que tenía unas manos muy agradables; suaves y sin defectos por callos o cualquier aspereza. Lo que fuera que hacía para ganarse la vida, era evidente que no era un trabajo duro. ― ¿Por qué no viste a un especialista cuando tu hermana lo sugirió?— Preguntó Mortimer, distrayéndola. Sam se encogió de hombros, avergonzada de admitir que no había estado cuidando apropiadamente de sí misma. ― Las infecciones comenzaron casi al mismo tiempo que me gradué y empecé mi trabajo. Ha sido demasiada ocupación mientras aprendía cómo funcionaba y...— Ella se encogió de hombros incómodamente y admitió, ― Seguí con la esperanza de que mi cuerpo lo combatiría. Cuando él no hizo ningún comentario, su mirada pasó de la lesión que él estaba atendiendo, a encontrar que estaba mirando su cara en lugar de su brazo. Su expresión era bastante extraña. Le parecía que el hombre había evitado mirarla cuando les había conocido en su casa de campo, y cuando la había mirado había


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

visto huellas de lo que parecía ser casi resentimiento o ira. Ahora, sin embargo, la estaba mirando casi especulativamente. Eso la hizo sentir muy incómoda. ― Te tomas tu trabajo muy en serio,— dijo él lentamente. Sam apartó la mirada y se encogió de hombros. ― ¿No lo hacen todos? ― No, no creo que lo hagan,— dijo Mortimer en voz baja. El golpe de la pantalla de la puerta les hizo mirar en esa dirección mientras Alex se apresuraba a regresar. ― La carne está hecha. ¿Cómo lo estamos haciendo aquí?— Preguntó ella, su mirada ansiosa pasando de Sam y Mortimer a Bricker y Jo. ― Todo listo,— dijo Jo alegremente mientras Bricker recogía el tazón de ensalada de patatas que habían terminado de preparar juntos. ― Listo aquí también, creo,— murmuró Mortimer, liberando el brazo de Sam y enderezándose a su lado. ― ¿Ya apareció Decker? ― Sí, está abajo en el lago consiguiendo las bebidas para todos,— dijo Alex, sin molestarse en ocultar su alivio de que no hubiera habido un retraso y todo estuviera listo. ― ¿Vamos? Sin esperar respuesta, dio media vuelta y salió de la casa, dejándoles seguirla.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam se puso de pie, incapaz de evitar la rigidez cuando Mortimer inmediatamente la tomó del brazo, como si la sostuviera. ― No queremos más accidentes,— dijo con calma cuando ella le miró. ― Estoy bien de verdad,— le aseguró. ― Puedo caminar. La garantía no tuvo absolutamente ningún efecto. En todo caso, su apretón en el brazo se volvió en un poco más firme mientras la apuraba hacia la puerta. Suspirando, Sam no se molestó en protestar. Parecía obvio que él estaba acostumbrado a salirse con la suya. ¿Por qué luchar con él por algo tan pequeño? Ella prefería escoger sus batallas. Decker había regresado desde el muelle en el momento en que Sam y los demás llegaron al patio situado en la cubierta. Él estaba muy ocupado poniendo varias botellas de cerveza y un par de latas de soda en la mesa a medida que llegaban. Sam miró por encima de la mesa, silenciosamente inventariando todo. Había puesto la mesa a la espera de que las patatas hirvieran más temprano, colocando los platos y las servilletas, así como tenedores y cucharas y todos los condimentos que podrían ser necesarios. También había verduras que Jo había cortado y la salsa que Alex había hecho para ellas; dos tazones grandes de patatas fritas grandes, uno de barbacoa y uno de crema agria y cebolla, y ahora el tazón grande de ensalada de patatas que Bricker había llevado. ― Que todo el mundo tome asiento,— ordenó Alex alegremente mientras ponía una fuente grande repleta de hamburguesas con queso, salchichas y filetes sobre la mesa. Sam empezó a moverse hacia adelante, retenida ligeramente por Mortimer,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

quien parecía estarse moviendo a paso de caracol. En el momento en que llegaron a la mesa sólo había dos asientos libres, y estaban uno al lado del otro. Ella se las arregló para no hacer muecas ante el hecho de que tendría que sentarse al lado del hombre autoritario mientras él cortésmente tiraba de la silla para que se sentara, pero a ella le habría gustado sentarse lejos de él, como en el extremo opuesto de la mesa. Decidiendo solo ignorarlo, Sam se colocó en su silla y procedió a tratar de hacer eso mientras la comida comenzaba a circular. Por desgracia, eso fue imposible. El hombre parecía haber decidido cuidar de ella como si fuera un ave enferma con un ala herida. La comida estaba circulando en sentido de las manillas del reloj, y ya que Mortimer estaba a su derecha, significaba que conseguía el plato primero. Cada vez que un nuevo elemento se acercaba, él colocaba la comida en su plato y luego en el de ella antes de pasárselo a Bricker a su otro lado. Ni siquiera le preguntaba si quería lo que le estaba sirviendo. Cuando la ensalada de patatas se acercó, él le sirvió dos grandes cucharadas, dejando una pequeña montaña de nieve servida en el plato. Pronto se le unieron dos grandes porciones de las primeras patatas asadas y luego crema agria y cebolla. Las verduras vinieron después, y Sam finalmente superó su conmoción ante su presuntuoso comportamiento. ― Realmente no me gusta el brócoli. Me serviré yo misma, gracias. ― La verdura es buena para ti,— dijo Mortimer, colocando otro ramillete en su plato y seguido de coliflor, apio y varias zanahorias enanas antes de entregar el plato de verduras a Bricker.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Un murmullo atrajo su mirada hacia Alex, al ver que su hermana estaba tratando desesperadamente de sofocar una explosión de risa. Al parecer, estaba encontrando su comportamiento divertido. Sam no lo estaba. ― ¿Qué te gustaría? Sam parpadeó y miró a la bandeja de carne que Mortimer estaba sosteniendo. Por lo menos iba a tomar sus deseos en cuenta con esto, pensó con un suspiro. ― Me gustaría una hamburguesa con queso,— dijo secamente. Mortimer asintió y colocó una hamburguesa con queso en el plato, luego dudó y levantó el tenedor sobre la bandeja para apuñalar una de las tiras de carne también. ― Yo no quiero eso,— dijo Sam rápidamente, levantando la mano para evitar que pusiera eso en su ya desbordante plato. ― Estás muy pálida, necesitas más carne roja en tu dieta,— dijo él con firmeza. ― Pero no puedo comer todo esto,— protestó ella cuando la carne cayó sobre su montaña de ensalada de patatas. ― Estás muy flaca. Come.— Él le pasó la bandeja a Bricker sin más comentarios y volvió su atención a su propia comida. Sam miró con incredulidad mientras él procedía a comer. No podía creer el


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

descaro total del hombre. Dando órdenes a su alrededor, decidiendo lo que debería comer y que no, y luego haciendo caso omiso de ella cuando había intentado ignorarle, para empezar. De alguna manera la noche se había vuelto del revés y no tenía ni idea de cómo o por qué. Sacudiendo la cabeza, miró hacia Alex y luego a Jo, frunciendo el ceño cuando vio que en lugar de estar ofendidas por ella, sus dos hermanas parecían divertidas. Podría haberlas golpeado. Nadie disfrutaba siendo tratado como un niño. ― Todo está bien. Sam miró a Bricker dudando. ― Solo está tratando de ayudarte,— dijo Bricker, aunque ella no creía que hubiera visto su boca moverse. Sam estaba frunciendo el ceño mientras esa comprensión trataba de sujetarse a sus pensamientos, pero fue la cosa más extraña... el pensamiento era tan resbaladizo como un pez, saliendo de su alcance antes de que pudiera conseguir sostenerlo apropiadamente. ― No te enfades con él. Esas palabras la distrajeron de las preocupaciones acerca de que sus labios no se movían, y Sam le miró en silencio. ― Sólo relájate y disfruta. Relájate y disfruta, pensó lentamente. Sí, eso tenía sentido. Estaba de


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

vacaciones, después de todo. Debería relajarse y disfrutar, pensó Sam. Sintiendo su tensión aflojarse, sonrió con serenidad y se giró a la comida en su plato. Comieron en silencio en un primer momento, todo el mundo concentrado en la comida. ― Esto está bueno,— dijo Bricker de repente mientras tomaba una segunda ronda de las finas tiras de carne de la bandeja. ― ¿Qué le pones a la carne? ― Es la marinada especial de Alex,— anunció Jo con una sonrisa orgullosa. ― No te dirá lo que contiene, así que ni siquiera te molestes en preguntar. ― Está muy bueno,— elogió Bricker de nuevo, haciendo que Alex se ruborizara con placer. ― Así también la salsa. ¿Qué… ― Esa es una receta de Alex, también,— le informó Sam. ― Y de nuevo, ni siquiera te molestes en preguntar los ingredientes. Guarda sus recetas como un avaro atesora su dinero. ― Tiene que hacerlo. Es su negocio,— dijo Jo en defensa de Alex y luego anunció con orgullo, ― Alex es la dueña y jefe de cocina en La Bonne Vie, uno de los mejores restaurantes de Toronto que ganó el cordón azul. Normalmente, cualquier comida que cocina te costaría la tierra, así que disfruta. Una ronda de murmullos siguió a eso, y hubo varios elogios por su cocina, pero Sam no pudo dejar de notar que sólo Bricker y Mortimer estaban en realidad comiendo la comida. Decker Pimms estaba sobre todo empujando su comida en


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

su plato. No había ninguna preocupación sobre los restos, sin embargo, Justin Bricker y Garrett Mortimer estaban comiendo suficiente para cuatro hombres. Ella atrapó a Decker y a Bricker intercambiando una sonrisa significativa mientras observaban a Mortimer comer, pero no entendía que era eso ya que Bricker estaba observando al hombre. ― ¿A qué te dedicas tú, Sam?— Preguntó Decker de repente. Su tono sonaba interesado, pero no pudo dejar de notar que su mirada estaba sobre Mortimer mientras preguntaba. ― Soy abogado de primer año en una firma en Toronto,— admitió. Aparentemente, decidiendo que su explicación era muy simple, Alex agregó, ― Trabaja para Babcock, Hillier, y Bundy. Un momento de silencio pasó mientras los hombres se miraban interrogativamente. Era obvio que ninguno de ellos había oído hablar de la firma, pero desde luego ¿por qué habrían de hacerlo? A menos que hubieran tenido dificultades de orden jurídico o trabajaran para la ley ellos mismos, no lo harían. Alex decidió iluminarlos. ― Babcock, Hillier y Bundy es una de las firmas más prestigiosas de Canadá. Los abogados de todo el país matarían por trabajar para ellos, y ella llegó directamente de la universidad. Fue un gran golpe. ― No es gran cosa,— dijo Sam modestamente cuando todos los hombres volvieron las miradas interesadas hacia ella. ― En su mayoría soy una empleada de la ley glorificada. Hago un montón de investigación y recopilación de información y recados…


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Para Babcock, el jefe,— intervino Alex firmemente, y luego les informó, ― Está siendo preparada para una asociación de alto nivel. ― Esperamos,— insistió Sam con vergüenza. ― Su último asistente fue Bundy,— señaló Alex con insistencia. ― Y ahora es un socio de pleno derecho. ― Sí, pero…— Sam se interrumpió, a sabiendas de que no tenía sentido discutir el punto. Alex estaba segura de que era brillante y lideraría y estaba lo bastante orgullosa de ella para alardear de ello. Sólo había una manera de callarla, y eso era cambiar de tema. Sam estaba tratando de pensar en cómo hacer eso cuando Bricker la ayudó a salir preguntándole a Jo, ― ¿Y a que te dedicas tú? ― Oh.— Jo sonrió irónicamente. ― Soy la de bajo rendimiento en la familia. Trabajo en un bar. Sam frunció el ceño ante la autocrítica y habló. ― Está trabajando su camino hasta la universidad para obtener un título en biología marina. También acaba de ser ascendida a gerente de barra, por lo que no se queda atrás tampoco. ― No es gran cosa,— insistió Jo. ― Es un pequeño bar, un agujero en la pared realmente. Sólo tengo a una docena de personas por debajo de mí. Sam quería discutir el punto con ella, pero podía ver que estaba avergonzada por la atención. Alex al parecer no era tan consciente de ello, sin embargo, y


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

abrió la boca, sin duda, para decirles que Jo estaba siendo autocrítica, pero Jo rápidamente le preguntó a los hombres, ― ¿A que os dedicáis vosotros, chicos? Su pregunta fue seguida por un silencio repentino que casi fue electrizante mientras los hombres volvieron a intercambiar miradas. Fue Bricker, el que soltó, ― Estamos en una banda de rock. Sam sintió su mandíbula caer por la sorpresa y luego miró fijamente a Mortimer cuando su tenedor resbaló de sus dedos y sonó en el lado de su plato. Si su boca estaba colgando abierta, la de él era positivamente enorme hacia su amigo. Como lo estaba la de Decker, notó ella, levantando sus cejas. Bricker lo notó también, aclaró su garganta, y explicó en tono de disculpa, ― Yo no iba a contarlo. Íbamos a mantener un bajo perfil esta semana. Ya sabéis. Evitar todo lo de los fanáticos, la cosa groupie y sol… ¡ay!— Terminó sus palabras en un asustado chillido cuando Mortimer se paró repentinamente, sacudiéndole de su asiento por el cuello. ― Eh...— La mirada de Decker pasó de las mujeres a Mortimer, que marchaba con Bricker a través de la cubierta. Colocando su servilleta sobre la mesa, se levantó. ― Nos tomaremos un momento, señoras. Por favor, sigan con su comida. ― Bueno,— murmuró Alex al ver a los hombres formar un corrillo en el otro extremo de la plataforma y comenzar a hablan en voz baja. ― Creo que Bricker sólo trató de darnos una liga. ― Me temo que tendría que estar de acuerdo,— dijo Jo con un pequeño suspiro decepcionado. ― He escuchado a un montón de chicos vomitando líneas de


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

mierda en el trabajo tratando de ligar con chicas y ‗estoy en una banda de rockand-roll' es definitivamente una línea de mierda. Sam se mordió los labios en una sonrisa mientras observaba la expresión abatida de Jo. No se había perdido la forma en que su hermana pequeña y Bricker parecían estar haciendo un poco de vinculación sobre las patatas. Jo estaba, obviamente, decepcionada de que él hubiera vuelto a ser simplemente otro tipo común. ― Podría haber venido al menos con algo un poco más creíble,— dijo Alex con disgusto, su mirada estrechada en el grupo de hombres. ― ¿Me refiero a una banda de rock-and-roll? ¿Cómo creeríamos eso? ― ¿Qué demonios estás haciendo? ― Gruñó Mortimer en el instante en que había arrastrado a Bricker hasta el final de la cubierta. ― ¿Qué?— Preguntó Bricker con los ojos abiertos. ― Yo solo estaba… ― ¿Una banda de rock-and-roll?— Gruñó Mortimer. ― ¡Dios mío! ¿Estás loco? ¿Por qué no decirles que eres Santa Claus? ― No, espera, escucha,— comenzó Bricker, pero Decker se había unido a ellos ahora y no estaba más impresionado que Mortimer con el asunto. ― Me temo que tengo que estar de acuerdo con Mortimer,— dijo Decker con sequedad. ― Eso fue estúpido. ― No, no lo es,— argumentó rápidamente. ― A las chicas les gusta ese tipo de cosas.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― A las estúpidas que son lo suficientemente crédulas como para creerlo, tal vez,— espetó Mortimer. ― Pero estas mujeres no son tontas ni ingenuas. ¿No has estado prestando atención? ¡Sam es abogado, por amor de Dios! Y Alex es dueña de un restaurante y Jo está trabajando en un título en biología marina. No se trata de mujeres estúpidas que probablemente caigan por alguna línea de yo-soy-una-estrella de rock. ― Me temo que tiene razón,— acordó Decker, mirando hacia la mesa que acababa de dejar. ― Justo ahora creen que fue un ligue. ― ¿Lo hacen?— Bricker miró de nuevo a la mesa con el ceño fruncido. ― Sí.— Decker se concentró en las mujeres, obviamente, leyéndolas. ― Están discutiendo si solo eres tú, el imbécil, o todos somos imbéciles mentirosos descarados con la esperanza de echar un polvo. ― Oh hombre,— murmuró Bricker y luego dijo con tono acusador, ― Bueno, no estarían pensando en eso si vosotros dos no hubierais reaccionado como si hubiera anunciado que éramos aspirantes a ser Jack el Destripador. ¡Por el amor de Cristo! Ambos sois mayores que yo. Habéis tenido que mentir a los mortales en un sin número de cosas durante siglos. Yo habría esperado que fuerais más capaces de llevar esto adelante. ― Afirmaste que estábamos en una banda de rock,— señaló Mortimer, como si eso explicara su incapacidad para seguir una mentira creíble. ― A las chicas les gustan esas cosas,— insistió Bricker. ― Lo encuentran emocionante. Y no es como si dijera que éramos miembros de una banda como Nickelback o algo así. No tenemos que ser estrellas de rock exitosas. Y,—


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

añadió con gravedad, ― se ahorra tener que llegar a una mentira individual para cada uno de nosotros. Los dejó considerar eso durante un momento y luego añadió, ― No era como si alguno de vosotros estuviera hablando y saliendo con algo. Otro momento de silencio, y luego Mortimer dijo de mala gana, ― En realidad, deberíamos haber considerado algunas historias, antes de venir esta noche. ― Sí,— murmuró Decker, pasándose una mano por el pelo con un suspiro. ― Mirad,— dijo Bricker impacientemente, viendo que su argumento tenía una oportunidad de ganar. ― He tenido más experiencia con las mujeres. Sé que ella…— Se detuvo abruptamente cuando los dos inmortales mayores le lanzaron miradas frías frunciendo el ceño. Ambos eran mucho mayores que Bricker. ― Quiero decir, tengo experiencia más reciente con las mujeres,— se corrigió rápidamente. ― Vosotros dos dejasteis de preocuparos por ellas hace mucho tiempo. Yo todavía... eh... socializo. Mortimer y Decker se relajaron. Liberando un suspiro, Bricker continuó, ― Podemos decir que somos una banda de carretera, un espectáculo de apertura para grandes bandas. Acabamos de conseguir nuestro primer contrato de grabación, pasando meses en el estudio grabando nuestro primer CD, y estamos tomando un descanso aquí antes de volver al camino.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Jesús,— resopló Mortimer, mirándole con incredulidad. ― ¿Con qué frecuencia utilizas esta línea? ― Todo el tiempo,— admitió alegremente. ― Y nunca falla. Confía en mí. Mortimer meneó la cabeza y miró a Decker con duda. El inmortal dudó, pero luego hizo una mueca y se encogió de hombros. ― Supongo que podría funcionar. ― Supongo,— murmuró Mortimer a regañadientes. ― Y nos ahorraría tener que llegar con mentiras alternativas,— apuntó Decker. ― Además, si no seguimos con esto y lo dejamos, o bien tenemos que borrarles la memoria o seguirán pensando que somos un grupo de perdedores mentirosos. ― ¿Perdedores?— Bricker se hizo eco, mirando hacia las mujeres con consternación. ― Si están teniendo problemas para creerlo, siempre podemos deslizarnos en sus pensamientos y ayudar un poco,— señaló Decker, haciendo caso omiso de él, y luego miró a Mortimer y ofreció, ― Lo haría con Sam ya que tú no puedes. Mortimer asintió con la cabeza, pero estaba con el ceño fruncido. Ahora realmente no quería que Decker tocara la mente de Sam. Su actitud hacia la mujer había cambiado desde que había aprendido que su torpeza se debía a una infección de oído.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Cuanto más tiempo pasaba con ella, más se daba cuenta de que era una persona inteligente, perspicaz y lo que menos había notado era que estaba demasiado delgada, carente de senos apropiados, y llena de pecas. Era inteligente y divertida, y a él estaba empezando a gustarle un poco. Mortimer no estaba listo para anunciar que ella era definitivamente su compañera de vida, pero estaba mostrando la posibilidad, siempre y cuando hubiera una oportunidad de que lo hiciera por él, no le gustaría que nadie más jugara con ella. ― Sujetaré a Jo. Algo en el entusiasmo en la voz de Bricker hizo que Mortimer girase su mirada estrechándola en el hombre. ― ¿La puedes leer? ― Sí. ― Entonces no te metas con ella románticamente,— le espetó Mortimer. ― Oh, vamos, Mortimer. Ella es linda. Y creo que me gusta. Ella… ― Ella es la hermana de Sam. No la tendré molesta, porque actuaste como un perro en celo. ― ¿Un perro en celo?— Se hizo eco con diversión, y luego, sonriendo, preguntó, ― ¿Así que estás dispuesto a admitir que Sam es tu compañera de vida? ― Yo no dije eso,— le soltó. ― Pero si resulta que lo es…


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Vale, vale,— interrumpió Bricker. ― No sacaré provecho de la situación. Mortimer entrecerró los ojos en el inmortal más joven por un momento y luego asintió con la cabeza. ― De acuerdo. ― Así que.— Bricker los miró a cada uno de ellos. ― ¿Estamos en una banda de rock? Decker miró a Mortimer. Cuando se encogió de hombros, Decker se encogió de hombros y dijo, ― Parece que sí. ― Que Dios nos ayude,— murmuró Mortimer, volviéndose hacia la mesa.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 5 ― ¿Así que nos estáis diciendo que realmente estáis en una banda? Preguntó Sam dubitativa, su mirada iba de Bricker a Mortimer. Por alguna razón, estaba segura de que él le diría la verdad. Mortimer, sin embargo, estaba evitando su mirada y concentrándose con esmero en su hamburguesa. ― Sí. Lo estamos,— le aseguró Decker, lanzando su mirada sobre la mesa adonde él se sentaba. Una vez que ella lo estaba mirando, añadió, ― Sin embargo, no somos nada del otro mundo. ― Aún,— insertó Bricker. ― Acabamos de recibir nuestro primer contrato de grabación y nosotros… ― ¿Cómo se llama?— Interrumpió Sam sospechosamente. ― ¿Nombre?— Bricker se hizo eco, y ella no se perdió la alarma que cruzó su rostro. ― De vuestra banda,— explicó ella secamente. Su mirada saltó a cada uno de los otros hombres antes de soltar, ― The Rippers. ― ¿The Rippers?— Decker se hizo eco con lo que parecía consternación. Sam giró su mirada entrecerrada hacia él para encontrarle mirando a Bricker, pero luego hizo con su cabeza un pequeño movimiento de descontento y la


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

miró de nuevo. Se aclaró la garganta, se las arregló para decir, ― Sí. The Rippers. ― Hemos estado discutiendo sobre el nombre de la banda,— explicó Bricker sin problemas. ― Tenemos que decidirlo al final de nuestra estancia aquí. Estamos debatiendo entre un par, pero me gusta The Rippers es el mejor. ― The Rippers, ¿eh?— Dijo Sam dubitativamente, y miró a Alex y a Jo para encontrar a las dos mirándola. Al parecer, como era el abogado de la familia, la clasificación de si esta era la verdad era su jurisdicción. Volvió la mirada hacia los hombres, teniendo en cuenta su expresión, y luego preguntó, ― ¿Acabáis de conseguir vuestro primer contrato de grabación? Los hombres cada uno a su vez, asintieron. ― ¿No tenéis que elegir el nombre antes de firmar el contrato? Tendría que estar en el contrato, ¿no?— La pregunta salió disparada de su boca como una bala, dirigida a Mortimer. Sus ojos se agrandaron, su boca se congeló a medio masticar. ― El contrato solo menciona nuestros nombres y dice ―de ahora en adelante será llamada La Banda,‖— dijo Bricker arrastrando las palabras, al parecer disfrutando mientras lanzaba la jerga legal. ― Había una especie de codicilo acerca de que el nombre será elegido por nosotros, con la aprobación de la compañía de grabación, por supuesto. Ese es el por qué estamos aquí, realmente. Acabamos de pasar tres meses en el estudio haciendo el primer CD. Hemos venido aquí para un descanso y averiguar cuál queremos que sea el nuevo nombre antes de salir de gira para promocionar el CD.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― ¿Nuevo nombre?— Preguntó ella bruscamente. ― ¿Así que la banda tenía un nombre diferente? ― Oh sí,— le aseguró, y luego dijo, ― Antes del contrato abríamos para otras bandas más grandes, de gira como Morty y los Muppets. Esto provocó una tos asfixiante de Mortimer, y Sam le miró para verle golpear su propio pecho mientras tosía el trozo de hamburguesa que se había ido aparentemente por el camino equivocado. Observó con preocupación hasta que su tos se detuvo y algo del enrojecimiento desapareció de su rostro, y luego se volvió hacia Bricker y le preguntó, ― ¿Para quién abríais? ― Oh, bueno, el… eh...— Hizo una pausa y sonrió irónicamente. ― Apuesto a que eres una buena abogada. ― Muy buena,— estuvo de acuerdo ella con calma. ― Y los cumplidos no van a ayudarte en el caso. Bricker asintió con la cabeza y luego dijo, ― Hemos estado mayormente de gira por Europa, hasta ahora, como teloneros de bandas como Oasis y Darkness.— Hizo una pausa para saborear su cerveza y luego anunció de la nada, ― Mortimer es el líder cantante. Sam miró al hombre en cuestión, mientras de pronto empezó a ahogarse de nuevo. ― Muy bien, es suficiente,— espetó Decker, inclinándose para golpear a Mortimer en la espalda. ― Es el momento de ayudar a convencerlas.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Al ver que Mortimer había conseguido tragar el trozo de comida que había estado asfixiándole, Sam volvió la mirada expectante hacia Decker. ― Estamos en una banda. No una muy exitosa,— añadió, haciendo gemir a Bricker. ― La banda se llama The Rippers.— Frunció los labios cuando dijo el nombre, y luego deslizó una mirada divertida hacia Mortimer y le hizo gemir, añadiendo, ― Mortimer es el cantante principal. Sam abrió la boca para dispararle otra aguda pregunta, pero la pregunta murió en su garganta mientras la mirada de Decker se estrechaba en ella. Por alguna razón, de repente todo parecía perfectamente plausible, y se encontró relajada en su asiento con un movimiento de asentimiento, satisfecha esta vez de que fuera cierto. Estaban teniendo una cena con los miembros de la banda The Rippers... antiguamente los Morty y los Muppets. ¿No era eso agradable? ― ¿Alguien quiere un poco de postre?— Preguntó Jo, y Sam la miró para ver su sonrisa alegre, aparentemente igual de satisfecha. ― Alex trajo un flan delicioso y pensamos que sería mejor eso. Me temo que no hay energía para el café, pero... — Se encogió de hombros. ― El flan suena bien incluso sin café,— le aseguró Bricker, y ella sonrió y se levantó. ― Te ayudaré con eso,— dijo Sam, levantándose para ayudar a Jo cuando comenzó a recoger los platos sucios. En el momento siguiente, el tema de que hacían los hombres para ganarse la vida fue olvidado por completo y todo el mundo se levantó, recogiendo los platos y condimentos para llevarlos dentro. Sin poder hacer funcionar la bomba


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

no había agua, lo que hizo lavar los platos fuera de cuestión, por lo que simplemente rasparon las fuentes para limpiarlas y los pusieron en el fregadero. Con todo el mundo ayudando, la mesa estuvo limpia en menos tiempo y el flan y los pequeños platos sustituyeron el caos anterior. Todo el mundo tomó un trozo del dulce ofrecido, pero Sam notó de nuevo que Decker sólo parecía hacer papilla el postre y lo empujaba alrededor de su plato. ― Esto está excelente, Alex. Gracias,— murmuró Mortimer cuando terminó el suyo. ― ¿Te gustaría más?— Preguntó ella, sonrojándose con placer. ― Sí, por favor. ― Veo que tienes apetito de nuevo,— dijo Bricker de manera significativa, y Sam miró con curiosidad de un hombre al otro, tomando nota con interés que el comentario pareció molestar a Mortimer. ― ¿Dónde está la vida nocturna aquí?— Preguntó Decker bruscamente, distrayéndola. Sam sonrió con ironía ante la pregunta. ― En realidad, no hay. Cuando los hombres intercambiaron una mirada ante esta noticia, el ceño fruncido adornando cada cara, agregó, ― Me refiero a que la vida nocturna en el campo es muy diferente de la vida nocturna de la ciudad. Vosotros sois todos de Toronto, ¿verdad? ― ¿Qué te haría pensar eso?— Preguntó Decker con interés.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam examinó la pregunta y luego admitió, ― No estoy segura. Sólo parecéis ser tipos de una gran ciudad. Ya sabes, verlo todo, estar en todas partes, comprar la camiseta y la película de la semana en DVD. ― Creo que más o menos lo tenemos,— dijo Decker con sequedad, y los otros hombres asintieron solemnemente. ― Supongo que salís mucho mientras estáis de gira con la banda,— comentó Alex. Un pequeño silencio rodeó la mesa, y luego Bricker anunció, ― Mortimer y yo somos del área de Los Ángeles. ― ¿Los Ángeles?— Preguntó Sam con sorpresa. No los habría catalogado como gente de Los Ángeles. Por lo menos no a Mortimer. ― De las afueras de Los Ángeles,— corrigió Mortimer, incluso cuando ella se había hecho la idea. Al parecer, no querían ser relacionados con la ciudad. Bricker asintió con la cabeza y luego agregó, ― Decker es de Inglaterra. ― ¿Inglaterra?— Jo miró al hombre en cuestión, con sorpresa. ― No tienes acento. ― Me mudé hace mucho tiempo. Tengo mi casa en Toronto ahora,— dijo él, y luego añadió en voz baja, ― No es que esté en casa mucho.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Oh, sí.— Jo asintió con la cabeza, la cola de caballo flotando. ― Supongo que estás mucho en el camino. ― De regreso a este asunto de la vida nocturna,— dijo Mortimer, sonando un poco brusco. Recordando su pregunta original, Sam explicó rápidamente, ― No hay mucho aquí, para empezar, pero menos aún en la noche del domingo. Él frunció el ceño. ― ¿No hay bares o discotecas? ― Hay un bar en el Lago,— recordó Jo. ― ¿El Lago?— Preguntó Bricker. ― Un pequeño hotel en la ciudad. A pesar de que llamarlo hotel es bastante ambicioso,— dijo Sam, pensando en el sórdido y pequeño lugar. Sabía que había habitaciones en el segundo piso, pero no se habían arriesgado a dormir en ellas. ― Hay un bar en la planta principal, pero no sé si el bar, en realidad, está abierto las noches del domingo. ― Siempre están los Anderson,— dijo Alex. ― ¿Qué es eso?— Preguntó Mortimer. ― La principal casa de fiesta,— dijo Sam con sequedad. ― Siempre hay una fiesta en casa de los Anderson, incluso en Domingo están aquí.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Ellos están aquí,— anunció Alex. ― Vi a Jack en el barco antes, cuando estaba hundiendo las cervezas y los refrescos. ― ¿Tendrían una fiesta, incluso sin energía?— Preguntó Bricker. ― Sobre todo, sin energía,— le aseguró Sam, y explicó, ― No puedes leer sin energía, o mantener las luces encendidas, o jugar a las cartas, o incluso ver la televisión.— Se encogió de hombros. ― No hay nada que hacer sino sentarse alrededor del fuego y visitar. ― ¿Dónde está la casa de los Anderson?— Preguntó Decker con curiosidad. ― Al final del lago. Mortimer asintió lentamente. ― Así que tomamos la carretera principal y... ― No se puede ir en coche,— dijo Sam a la vez. ― ¿No se puede?— Preguntó Bricker con sorpresa. ― Bueno...— Hizo una pausa y frunció el ceño con incertidumbre y luego dijo, ― Supongo que puedes, por supuesto, pero no puedo dirigirte allí de esa manera. La única manera en que he estado allí es en barco. Sam miró a sus hermanas dudando, pero las dos negaron con la cabeza. Nadie podía mostrarles el camino por la carretera. ― ¿Pero conoces el camino por barco?— Preguntó Bricker.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Sí. ― No tengo bote,— señaló Decker en voz baja. ― Las chicas tienes,— dijo Bricker alegremente. ― Ellas pueden llevarnos. Sam estaba rígida ante las presuntuosas palabras cuando Alex dijo, ― Nos encantaría. Sam la miró con asombro. De los tres, Alex era el más probable que se molestara con tal presunción, pero ella sonriendo y… Sam frunció el ceño cuando reparó en su sonrisa. Era más bien vacía y vaga, carente de toda agudeza e inteligencia habitual en Alex. De hecho, parecía más como una máscara que otra cosa. La preocupación la reclamó, le echó un vistazo a Jo. Las dos intercambiaron preocupados entrecejos, y luego Jo de repente apartó la mirada de Bricker y se relajó visiblemente. En el momento siguiente, Sam estaba descansando en su asiento mientras su confusión se desvanecía. ― Está todo bien,— oyó decir a Decker. ― Todo está bien. Relájate y ve. Por lo menos ella pensó que él dijo eso. Aunque la verdad era, que sonaba más como que fuera en su cabeza en lugar de en sus oídos. A pesar de ello, sus palabras parecían perfectamente razonables, y sintió que su preocupación se desplazaba. ― ¡Maldita sea, Pimms! Tú también, Bricker. Ambos, ya basta,— oyó Sam que Mortimer soltaba, pero no podía al parecer manejar ninguna curiosidad acerca de su malestar. Era como si estuviera arropada dentro de una burbuja de


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

tranquilidad y despreocupación. Ni siquiera tenía curiosidad, cuando todos los hombres de repente se levantaron como uno y se alejaron de la mesa de nuevo. Ella estaba completamente feliz de simplemente sentarse allí mirando a la nada. Mortimer condujo a los hombres hasta el extremo de la cubierta, y luego se volvió para encararlos y les soltó, ― ¡Dejad de hacer eso! ― Relájate, Mortimer, no estamos lastimándolas,— dijo Decker con dulzura. ― El infierno que no lo haces,— gruñó. ― ¿Te gustaría que te quitaran tu libre albedrío? Decker arqueó una ceja ante la pregunta. ― Hemos hecho esto miles de veces con miles de diferentes mortales durante el trabajo en conjunto. ¿Que lo hace diferente esta vez? Mortimer abrió la boca, y luego, abruptamente, la cerró, rechinando los dientes. No tenía respuesta. En verdad, habían hecho esto con anterioridad, y nunca antes había tenido ningún problema con eso. La lectura y el control de las mentes de los mortales era solo otra herramienta que algunas veces utilizaban en su búsqueda de los renegados. Lo que normalmente no le molestaba, pero esta vez... entornando los ojos en la expresión de Decker, acusó, ― Has estado tomando el control de ellas a propósito. ― No sé de lo que estás hablando,— aseguró, la expresión inocente. ― El infierno que no lo haces.— Mortimer suspiró cansado y se pasó una mano por el pelo. Estaba bastante seguro de que el hombre estaba tratando de


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

provocarlo para que admitiera que Sam era su compañera de vida. Mortimer no estaba listo para hacer eso todavía, pero tampoco le gustaba la forma en que Decker seguía tomando el control de Sam. ― Sólo dejad de hacerlo, ¿vale? Decker lo consideró en silencio y luego dijo, ― Si es lo que quieres, no controlaré a Sam nunca más. Mortimer asintió con frialdad. ― ¿Significa eso que no podemos controlar a Alex y a Jo tampoco?— Preguntó Bricker. ― No,— dijo Decker a la vez. ― Eso significa que, si es necesario, vamos a controlar a Alex y a Jo. Sin embargo, dejaremos a Sam para que Mortimer le haga frente. ― Pero él no puede controlar a Sam,— señaló Bricker. ― ¿Y si se molesta por algo o hace demasiadas preguntas otra vez? ― Entonces será interesante ver cómo se enfrenta a ella, no es así, ― dijo Decker con seca diversión, y se volvió para regresar a la mesa. Mortimer dejó escapar el aliento en un suspiro lento mientras los seguía hasta la mesa. Por alguna razón, sentía como si solo hubiera empeorado las cosas. ― Creo que vamos a tener que tomar ambos botes. El comentario de Alex cuando entraron en el muelle hizo que Sam se detuviera y mirara las dos pequeñas embarcaciones en uno y otro lado del muelle. Uno de


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

ellos era un pequeño bote de velocidad dorado y el otro un pequeño bote de pesca de aluminio. Ninguno llevaría seis personas. ― Seguramente todos cabemos en una,— dijo Bricker, subiendo entre ellos con la nevera que había ofrecido llevar. Esta estaba repleta de botellas de cerveza, latas de soda, y lo último de su hielo derretido, pero lo llevaba como si no pesara nada. El hombre era más fuerte de lo que parecía. ― Somos seis y en la lancha de velocidad se sientan sólo cuatro, en el barco de pesca cinco,— respondió Sam. ― Cada uno sólo tiene un chaleco salvavidas por asiento.— No sería seguro para seis apilarse en un bote, incluso para este viaje corto. La seguridad ante todo había sido inculcada en ellas desde su juventud a la hora de navegar. Echando un vistazo a Alex, se encogió de hombros y dijo, ― Así que vamos a dividirnos en dos grupos. Tú capitaneas un barco y yo tomaré el otro. ― ¡Yo tomaré el Goldie!— Soltó Alex a la vez y trepó a la lancha. Una vez a salvo a bordo se giró, sacó la lengua a Sam, y dijo, ― Ñeñe ñeñe ñeñe. ― Oh, muy maduro.— Sam se echó a reír, sacudiendo la cabeza mientras se movía al otro lado del muelle y a la espera del barco de pesca de aluminio. ― He aquí, yo voy primero.— Mortimer estuvo ahí de repente, trepando en el barco antes que ella. Una vez de pie en la parte inferior, se giró y le tendió la mano, una expresión de preocupación en su rostro. Sam había estado trepando dentro y fuera de barcos toda su vida y casi ignoró su ayuda, pero sabía que era debido a su torpeza demostrada causada por la infección de oído. Sabiendo que sería más que humillante negarse a su ayuda y


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

terminar siendo basura en el lago, Sam dejó escapar un suspiro interior y aceptó la mano que le ofrecía. ― Gracias,— murmuró mientras pisaba el banco y luego el suelo del pequeño bote de metal, pero él no la soltó hasta que ella dio un paso atrás para ubicarse a sí misma en el asiento enfrente del motor fuera de borda. Diciéndose a sí misma que todo era culpa suya por no cuidar de la cuestión del oído cuando debería haberlo hecho, Sam se preparó para la apertura de la respiración del tanque en el motor fuera de borda. Una vez que había terminado de preparar el motor, obligó una sonrisa en los labios que probablemente salió más como una mueca, y miró alrededor para ver quién más estaba uniéndoseles. La respuesta fue nadie. El muelle estaba vacío. Todos los demás habían seguido a Alex en la lancha, llevándose la nevera con ellos. ― Debe ser mi desodorante,— murmuró Sam con desagrado mientras se daba la vuelta para optimizar el motor, pero sabía que no era cierto. El Goldie era el más agradable de los dos barcos. Ella lo habría tomado para sí misma si Alex no la hubiera derrotado. ― ¿Te gustaría que hiciera eso?— Preguntó Mortimer con preocupación cuando ella agarró la cuerda de arranque y tiró sin efecto. ― No, gracias, yo...— Su voz se apagó cuando él, de repente, estuvo allí poniéndola a un lado para que él pudiera tirar de la cuerda por ella. Por supuesto, que encendió al primer tirón. Lo había calentado para él, se dijo Sam, murmurando un agradecimiento mientras reducía el estrangulador y aceleraba, mientras él se trasladaba de nuevo al banco central.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Aferrándose a la caña del timón, se inclinó hacia un lado y rápidamente desató la cuerda que los sujetaba al muelle. El barco se inclinó un poco salvajemente en el agua mientras Mortimer inmediatamente se levantó y se trasladó al arco para cuidar de la cuerda. Sam cerró los ojos contra el mareo que inmediatamente le inundó, pero se obligó a abrirlos de nuevo y se las arregló para forzar una sonrisa un tanto enfermiza mientras Mortimer volvía a su asiento, enviando al bote a flotar otra vez. Al parecer, su sonrisa no era muy convincente, porque su expresión de inmediato se volvió preocupada de nuevo. ― ¿Está todo bien? ¿Quieres que conduzca yo? ― No,— dijo Sam a la vez, y luego preguntó con curiosidad, ― ¿Tienes una licencia de operador de embarcaciones de recreo? ― ¿Una qué?— Él se sobresaltó. ― Entiendo que quiere decir que no,— dijo con regocijo, y luego le informó, ― Tienes que tener una licencia de capitán de un barco aquí en Canadá. ― Querido Dios, todo hoy en día es una licencia,— murmuró con un movimiento de cabeza. Sam sonrió débilmente y luego dijo, ― Si quieres un chaleco salvavidas, hay dos bajo el banco. Mortimer miró hacia abajo para ver las brillantes chaquetas de color naranja


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

vivo que siempre mantenían a bordo. Sin embargo, negó con la cabeza. ― No, gracias, confío en tu forma de conducir. Sam se encogió de hombros. No le gustaba usar uno para ella. ― ¡Nos vemos más tarde chicos! Mucho más tarde,— se burló Alex. Sam miró justo a tiempo para ver a Alex acelerar el Goldie y salir de un tirón fuera del muelle. Entornando los ojos, tomó el reto y aceleró el motor del bote de aluminio, enviando a su propia nave hacia adelante. ― ¡Lo siento!— Exclamó ella, desacelerando inmediatamente cuando Mortimer, sin esperar la acción, se deslizó fuera de su asiento y cayó sobre su trasero en la parte inferior de la embarcación. ― No te preocupes por mí,— gritó, arrastrándose a sí mismo de nuevo en el banquillo. ― Eso fue un desafío si he escuchado alguna vez uno. Sam miró detrás del veloz barco con anhelo, pero negó con la cabeza. ― Este motor es potente, pero no tan poderoso como el del Goldie. ― Tal vez,— aceptó. ― Pero no tenemos a cuatro personas y una nevera pesada a bordo tampoco. Con la boca ensanchándose en una sonrisa, Sam asintió con la cabeza. ― ¡Agárrate!— Advirtió, y los envió de un tirón hacia delante de nuevo. Aceleró el motor completamente y se las arregló para equipararse con el otro barco a


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

mitad del camino que bordeaba el lago hacia los Anderson. Ella y Mortimer saludaron alegremente a los ocupantes de la otra barca, mientras pasaban a su lado. No pudo oír los abucheos y gritos despectivos de respuesta sobre el rugido del motor, pero sus expresiones y los gestos estaban diciendo suficiente. Sam y Mortimer compartieron una sonrisa triunfante mientras pasaban delante, ampliando la distancia entre los dos barcos. El barco de pesca normalmente no podía ser tan rápido, y ella ciertamente no era tan bonita, pero había ganado esa carrera por ellos, pensó Sam con cariño, y casi le dio al viejo barco una palmadita. ― Hay espacio sólo para un barco,— señaló Mortimer, con la mirada concentrada moviéndose sobre los noventa pies, del muelle en forma de L y de los barcos flotando todos juntos mientras ella desaceleraba. ― Alex puede atar al Goldie al nuestro,— dijo Sam con despreocupación mientras los conducía hacia el espacio abierto. Este era un hecho bastante común. En una hora o así habrían varios botes atados a otros, y algunos de ellos con tres o incluso cuatro barcos. Mortimer extendió la mano, preparándose para evitar que golpearan contra el muelle y sacudió la cabeza mientras capturaba la escena. ― Este es un muelle enorme. Sam se rió de su asombro. Era un muelle grande, cinco veces más grande que el siguiente puerto más grande en el lago, pero había crecido lentamente en el tiempo. Jack Anderson añadía otros tres metros cada par de años a medida que el tamaño de sus fiestas crecía. ― ¿Cuántas personas vienen a estas fiestas?— Preguntó Mortimer, con su mirada de asombro moviéndose sobre la masa de cuerpos rodeando el enorme


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

fuego encendido en la costa mientras Sam apagaba el motor y se deslizaban esos últimos metros hasta el muelle. ― Casi todo el mundo en el lago y varios de los lagos vecinos han estado aquí en un momento u otro,— dijo ella, inclinándose hacia un lado para agarrar el muelle así como él. ― Jack hace fiestas abiertas. De esa forma nadie se queja por el ruido. ― No me parecen muy ruidosos. ― No hay electricidad,— le recordó ella. ― Normalmente escucharíamos la música desde nuestra cabaña. Como está, están reducidos a las guitarras rasgueando o las radios de pilas que no reproducen tan fuerte. Mortimer asintió con la cabeza, y ambos quedaron en silencio, mientras lo ataban al muelle. Una vez hecho esto, él la ayudó a llegar al muelle, y ambos se detuvieron y se volvieron a ver como el Goldie se acercaba. ― Está bien, está bien, ¡adelante y búrlate! Nos ganasteis,— gritó Alex mientras el Goldie se deslizaba al lado del barco de pesca, y Decker y Bricker trabajaban para asegurar el barco un poco más grande al más pequeño. ― ¿Yo haría eso?— Preguntó Sam con una sonrisa. Alex soltó un bufido cuando soltó el timón y se movió para seguir a los demás que ahora saltaban de un barco al otro y luego hasta el muelle. ― Jesús. ¿Esto es un domingo por la noche en una casa de campo?— Preguntó


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Bricker, mirando por encima de las personas bailando y riendo en la costa con asombro mientras subía al muelle con la nevera. ― Si están aquí, en sus cabañas es porque están de vacaciones,— señaló Sam con diversión. ― Cada noche es viernes por la noche, cuando estás de vacaciones. ― Y aquí yo que pensaba que una casa rural era todo paz y tranquilidad y escuchar a los grillos por la noche,— dijo Bricker con ironía. ― Tienes mucho que aprender, hijo mío,— bromeó Alex, mientras todos se desplazaban por el muelle. Jack Anderson les vio acercarse y se reunió con ellos al pie del muelle. Él había sido un buen amigo y compañero de pesca de sus padres, y dio a Sam y a cada una de sus hermanas un abrazo de oso por saludo antes de pasar a los hombres para las presentaciones. Apenas había terminado de asegurarles que todos eran bienvenidos antes de que otro barco llegara. Deseándoles a todos que pasaran un buen rato, se apresuró hasta el muelle para dirigir a los recién llegados para que se ataran a su propio barco. ― Vamos,— dijo Sam, y llevó al grupo a un lugar relativamente abierto en torno a un tronco caído cerca de los árboles en este extremo de la fiesta. ― Este parece un buen lugar Bricker, coloca la nevera allí al lado del tronco; alguien puede utilizarlo como asiento si quiere. Le vio colocarlo, con el ceño fruncido por el hecho de que no parecía ni mucho menos agotado bajo el peso. Un toque en su brazo la distrajo, haciéndola girar, y una sonrisa de saludo reclamó sus labios cuando reconoció a Margo y a John Hemming, quienes tenían una casa a dos puertas más abajo. Fueron sólo los primeros en aproximarse. Todo el mundo conocía a casi todo el mundo aquí, y


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

ya que esta era la primera vez que Sam y sus hermanas habían estado en la casa de campo este año, fueron recibidas como familiares largo tiempo perdidas. Además de eso, todo el mundo tenía curiosidad acerca de los tres hombres que habían llevado con ellas. Sam sospechaba que todo era un poco abrumador para los hombres. Poco después de que Bricker dejara la nevera, los hombres tuvieron una asamblea, y a continuación, Decker y Bricker se alejaron para mezclarse con la multitud. Mortimer se quedó, sin embargo. Se quedó con Sam y sus hermanas, reunido con todos los que vinieron, sonriendo y charlando y demostrando que podía ser extremadamente encantador. El hombre tenía un ingenio agudo, podía hacer reír a todos con un mero comentario, y lo manejó todo muy bien. Sin embargo, incluso Sam estaba aliviada cuando todo el mundo finalmente se alejó para reunirse y saludar a los demás, y ellos se quedaron para relajarse y simplemente disfrutar de ellos mismos. ― Es una comunidad muy cerrada aquí, ¿no?— Dijo Mortimer, sonando sorprendido mientras la seguía hasta el leño por el lado de la nevera. Sam asintió al tiempo que se sentaba en el tronco del árbol caído. Esperó a que él se hubiera sentado junto a ella antes de decir, ― De alguna manera tiene que serlo. No es como la ciudad donde la policía, bomberos, ambulancias, e incluso las tiendas de comestibles están cerca y a mano. Todo el mundo mira por todos los demás aquí. ― Tú pasaste la prueba, por cierto,— anunció Alex mientras se dejaba caer sobre el tronco en el otro lado de Sam. ― ¿Qué prueba es esa?— Preguntó Mortimer con sorpresa.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― El una vez más por los otros vecinos,— explicó Jo con una sonrisa cuando se inclinaba sobre la nevera para sentarse. ― ¿Por qué crees que fuimos acosados durante tanto tiempo? ― Debido a que sois tres mujeres jóvenes que sois tan encantadoras como atractivas, pero todas habéis estado tan envueltas en vuestras carreras que no habéis estado tanto como solíais estar, y vuestra presencia ha sido extrañada,— dijo con una certeza que las dejó a todas brevemente en silencio. Jo fue quien finalmente rompió el silencio diciendo, ― Sí, bueno, tal vez, pero ellos aún te dieron el una vez más. ― Eso dices,— murmuró con diversión. ― Tú dices que también pasé. ― Sí, lo hiciste,— le aseguró Sam. ― ¿Cómo lo sabes? ― Porque todo el mundo estaba haciendo la seña del pulgar hacia arriba por detrás de tu espalda,— anunció Alex en tono seco. Cuando le dio una mirada inquisitiva a Sam, ella asintió con solemnidad. ― No muy sutil, tal vez, pero funciona. ― Hmm,— murmuró Mortimer, pero estaba con el ceño fruncido, como si la idea de ser juzgado no cuadrara bien con él.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Jo se rió de su expresión y señaló, ― Esto es algo bueno, Mortimer. Los otros aldeanos pueden hacer la vida más difícil a las personas que no les gusta. ― Tendré que advertirle a Decker sobre eso,— murmuró él. ― Más tarde,— sugirió Jo con una carcajada y luego dijo, ― Mientras tanto, si fuera a arrastrar a Bobby y a su guitarra a este lugar, ¿nos cantarías una canción? Sam frunció el ceño con preocupación y comenzó a palmear la espalda de Mortimer mientras se atragantaba con la boca llena de cerveza que había estado en el proceso de tragar. Todas estuvieron silencio mientras él recuperaba el aliento, pero al momento en que parecía recuperado Jo preguntó, ― ¿Fue eso un sí o un no? ― Oh, déjalo en paz, Jo,— dijo Sam. ― Es lo que hace para ganarse la vida. Difícilmente querrá hacerlo, mientras está de vacaciones. ― Correcto,— dijo Jo infeliz, y luego apretó los labios y le preguntó, ― Entonces, ¿qué te gusta hacer en tu tiempo de inactividad? Mortimer dudó durante un minuto y luego admitió, ― No estoy seguro. No tengo mucho tiempo de inactividad. ― Ah.— Ella asintió con la cabeza a sabiendas. ― Un adicto al trabajo como nuestra Sam.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer abrió la boca como si fuera a protestar por la etiqueta, pero se detuvo cuando Bricker apareció repentinamente ante ellos. ― Hemos encontrado a alguien que Decker cree que deberías conocer,— anunció él, una expresión solemne en su rostro. Mortimer levantó las cejas, pero se excusó y se levantó para seguir al hombre a través de las personas aglomeradas. Distraída viendo a los dos hombres desaparecer en la multitud, Sam no se dio cuenta de la manera en que Jo se escabulló a tomar el lugar vacío que Mortimer había dejado hasta que Jo golpeó el hombro de Sam con el suyo, y dijo en una voz burlona y cantarina, ― Creo que le gustas. Sam la miró con sorpresa. ― ¿A quién? ― A Mortimer,— dijo Alex secamente desde su otro lado. ― ¿A quién más? El hombre no se ha alejado de tu lado desde que llegamos aquí. Sam sintió que su rostro se calentaba, pero se encogió de hombros. ― No estoy en el mercado de los novios, gracias. ― ¿Por qué no? Eres libre y soltera ahora. Sam arrugó la nariz al ahora. Hasta hacía seis meses había estado comprometida con su novio de la escuela secundaria, Tom Granger, pero él lo había roto en Navidad. Ella no debería haber estado sorprendida en ese momento, nunca había sido el alma más sensible. El momento no era la única cosa en él que se


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

había absorbido. Mientras que había parecido dulce y considerado cuando eran novios en la secundaria y en la universidad, las cosas habían cambiado considerablemente una vez que se habían graduado y mudado a vivir juntos. Tom tenía un trabajo de nueve a cinco como asistente legal en la ciudad, mientras que ella había trabajado más horas en la firma, sin embargo, había llegado a casa tarde por la noche para encontrarle sentado con los pies levantados a la espera de la cena. Cuando le preguntó por qué no había comenzado la comida, siempre había afirmado que no tenía hambre, pero luego siempre había sido más que feliz de comer su comida cuando la cocinaba. Pronto se dio cuenta de que la verdad era que él era condenadamente demasiado perezoso para cocinar y lo dejaba para que ella lo hiciera. También había ofrecido un poco de ayuda con la limpieza. No había necesidad de preocuparse, había insistido siempre, la casa se veía bien. Cuando ella trajo a colación el tema o se había quejado, había afirmado que sus estándares eran sólo más altos que los suyos. Pero había sido difícil para Sam ignorar que si su madre llamaba y decía que iba a venir, sus normas laxas de pronto saltaban hacia arriba para que coincidieran con las de ella supuestamente más altas y había una carrera loca para limpiar la casa. Tom ni siquiera se había dispuesto a hacer las cosas tipo varoniles alrededor de la casa. Sam era la que había pasado su raro tiempo libre subiéndose a una escalera para limpiar los canales del alero en otoño. Cuando una tubería explotaba y su sótano se inundaba, ella era la que había tenido que llamar a los fontaneros y a la comunidad para atenderlo, y cuando le tocó aislar el ático de la casa más vieja que habían comprado juntos…


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam cortó sus pensamientos. Sólo pensar en esas cosas la molestaba de nuevo. Cada incidente había dejado sus sentimientos más y más para ella misma, como si no fueran una pareja en absoluto, sino como si fuera su casa, su responsabilidad, y él solo estuviera de visita y no necesitara ayuda o tomar parte de la carga. Eso la había dejado sintiéndose no amada y siendo aprovechada. Peor aún, mientras ella se había estado matando en el trabajo y haciendo todo alrededor de la casa, él había estado corriendo para quejarse de que no era feliz, que ella trabajaba muchas horas, que odiaba su casa con toda su "necesidad consumiendo tiempo", y así sucesivamente. ― Han pasado más de seis meses, Sam,— dijo Jo con suavidad, distrayéndola de los recuerdos angustiosos. ― Sí.— Alex le dio un codazo desde el otro lado. ― ¿Qué vas a hacer? ¿Renunciar a los hombres y unirte a un convento? ― Tal vez,— dijo Sam, pensando que la idea no estaba sin mérito. Sinceramente, los hombres podían ser un dolor. Los abogados con los que trabajaba, todos parecían ser egoístas, codiciosos, exigentes bastardos. Ninguna diferencia de Tom. ― Tom era un idiota,— dijo Alex abruptamente. ― No dejes que te desanime de los hombres. ― Pensé que te gustaba,— dijo ella con sorpresa.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Alex hizo una mueca. ― Él estaba bien al principio, pero al final estaba dispuesta a estrangularlo yo misma. La mandíbula de Sam cayó. ― ¿En serio? Nunca me dijiste nada. ― ¿Cómo podría?— Preguntó ella sin poder hacer nada. ― Estabas siempre con él. Todo el mundo pensaba que vosotros dos os casaríais. Quiero decir, estabas hablando de matrimonio después de la graduación, pero luego conseguiste ese trabajo y estabas tan ocupada y lo pospusiste y vosotros dos os fuisteis a vivir juntos...— Ella se encogió de hombros y meneó la cabeza. ― No podía hacerte sentir incómoda al decirte lo que pensaba que podrías hacer mejor. Pero seguía esperando y rezando porque vieras el pequeño imbécil egoísta era. ― ¿Pequeño imbécil egoísta?— Sam se hizo eco con una leve sonrisa. ― Definitivamente,— dijo ella con firmeza. Tuvo una enviada brutal cuando fuiste abordada por Babcock, Hillier y Bundy. Todo el mundo estaba feliz, y él afirmó que lo estaba también, pero podía ver el resentimiento y la amargura en su rostro que fueras tú y no él. Era miserable por eso y se dispuso a hacerte miserable también. ― ¿En serio?— Preguntó Sam, casi con impaciencia. Ella había estado obsesionada con su relación rota desde que había terminado. Mientras que había estado enfadada y resentida por la conducta de Tom, sus insultos a su atractivo y feminidad al final de su relación todavía daban en el blanco y dejaron su marca. ¿Su mente lógica había razonado que si él la hubiera amado lo suficiente y encontrado bastante atractiva y hubiera querido mantenerla, seguramente lo habría intentado un poco más? Sin duda habría ayudado. La respuesta lógica a esa pregunta era que ella había estado falta de algo y no valía


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

la pena gastar su esfuerzo para mantenerlo. Realmente no había sido "lo suficientemente mujer", como él afirmaba. ― No creo que Mortimer sea algo parecido a Tom,— añadió Alex de repente. Sam se puso rígida. No estaba lista para volver a una relación. No quería que le dijeran, una vez más, que no era lo suficientemente buena, o no daba lo suficiente, o era insegura y necesitada cuando trataba de conseguir que su compañero ayudara. Necesitaba tiempo para lamerse las heridas y reconstruir su autoestima, ya que, lo suficientemente triste, había permitido a Tom tomar eso de ella. Ella, que había sido la primera de su clase en la escuela secundaria, y en la lista del decano en la universidad. Que había trabajado hasta el cansancio y obtenido su licenciatura en derecho y conseguido un trabajo muy codiciado... Ella había logrado todo eso por su propia cuenta, y sin embargo, ocho meses de vida con Tom se había llevado su sentido de logro, su creencia en sí misma, y la hizo sentirse como una esclava poco atractiva e inútil. Sam no sabía cómo había sucedido eso. No era como si pudiera apuntar a un día cuando él se acercó y lo arrancó de ella. Había sido un proceso gradual, un incidente tras otro, una decepción después de otra. Abstenerse después de abstenerse, eso se había acumulado en una canción completa, el blues de "No eres lo suficientemente buena". ― Y Mortimer es mono,— dijo Jo, sacándola de sus pensamientos y haciéndola apretar su boca. ― Así era Tom,— señaló ella con sequedad, y podía sentir que sus dos hermanas la miraban, de pronto en silencio. Después de un momento, ambas volvieron su atención a observar a la gente


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

alrededor suyos, y Sam dejó escapar un suspiro lento cuando dejaron el asunto. Estaba agradecida por ello. Estaba mejor por su cuenta por ahora, pensó Sam con firmeza. Se concentraría en su carrera, llegaría con estilo hasta el pináculo, y tal vez iría a bailar a los clubes de vez en cuando con sus hermanas o amigos para dejar escapar un poco de vapor. *** ― ¿A dónde vamos?— Preguntó Mortimer cuándo Bricker le llevó todo el camino por la arena y derecho al grupo de festejantes en un camino entre los árboles. ― Decker encontró a alguien con marcas de mordidas,— anunció Bricker por encima del hombro. ― Por lo menos creemos que son marcas de mordidas, pero necesitábamos una linterna para ver mejor. Le dije que tú tienes una linterna de bolsillo. ¿La tienes, no? ― Sí, por supuesto.— Mortimer metió la mano en el bolsillo y sacó la pequeña linterna que siempre llevaba con él. La había tenido a mano en innumerables ocasiones en los últimos años, y a menudo se preguntaba porque ninguno de los otros ejecutores se molestaba en conseguir una. Tal vez le conseguiría una a Bricker para Navidad, pensó distraídamente mientras le seguía hasta un pequeño claro donde Decker esperaba con una joven rubia que no parecía tener más de dieciocho años. Era evidente que en la actualidad se encontraba bajo control, se puso de pie dócilmente, su expresión en blanco. ― Hemos leído sus pensamientos, pero él los borró, por supuesto,— anunció Decker mientras Mortimer se detuvo delante de la rubia, encendió su linterna y


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

la recorrió rápidamente por encima de su cuello hasta que aterrizó sobre las marcas de mordisco. ― Por supuesto,— murmuró, mirando las marcas durante un momento antes de anunciar, ― Son frescas. ― ¿Cómo de frescas?— Preguntó Decker, aproximándose a él para ver las pequeñas marcas debajo del haz de la linterna por sí mismo. ― Fresca como de un minuto,— dijo Mortimer secamente. ― Nuestro renegado está en la fiesta, o estaba. Decker frunció el ceño. ― Podría haberse alimentado y huido. ― ¿Podría uno ser suficiente?— Preguntó Bricker, captando sus miradas interrogativas. ― Quiero decir, ella es la única que hemos encontrado con marcas de mordidas. ¿Eso sería suficiente para satisfacerle?— Desvió la mirada al rostro de la chica. ― Ella no se ve demasiado pálida. ¿Crees que tomó suficiente de ésta para que se detenga y se vaya ahora, o podríamos ser capaces de atraparlo en el acto? Mortimer cambió el pequeño haz de la linterna a la cara de la chica, fijándose en su color relativamente saludable, antes de alumbrar sus ojos para examinarlos. ―No parece que tomara mucho en absoluto. Si no está complementando con sangre en bolsas, entonces definitivamente tendrá que golpear más, si no lo ha hecho ya. Todos se volvieron y miraron hacia la fogata y las risas.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

― Son como ovejas en el campo con un lobo entre ellos,— murmuró Bricker.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 6 —¿Me pregunto qué están buscando? Sam miró con asombro, cuando Jo murmuró ese comentario. —¿Quién? —Bricker y Decker,— explicó Jo. —Están verificando a todo el mundo, casi como si estuvieran buscando a alguien. —Sí, la chica fácil en el grupo,— dijo Sam secamente. Jo le dio una mirada sucia. —Eres una cínica. No creo que sean así. —¿Ah, sí?— Dijo Sam dubitativa, y Jo volvió a la encuesta de la multitud, con una expresión de irritación en la cara. —Tú solo podrías usarlo, — soltó Alex de repente. Sam se volvió con una expresión confusa hacia ella. —¿Quién? —Mortimer, — explicó. —¿Yo podría usarlo?— Preguntó con asombro. —No quiero decir que lo uses,— dijo Alex rápidamente. —Quiero decir que... —Creo que simplemente quiere decir que te diviertas con él, — dijo Jo amablemente. —Ya sabes, un poco de baile, un poco de besos, tal vez algo de sexo mono caliente para ayudarte a superar a Tom. —¿Sexo mono caliente?— Se atragantó Sam. —Oh, vamos,— la reprendió Alex. —Eres una mujer de carrera liberada. ¿Qué pasa con el sexo mono caliente sin condiciones? Es como montar en bicicleta. Has caído, ahora tienes que volver a montar.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam jadeó con horror. —Yo no…Él no… Yo… Alex interrumpió sus balbuceos para decir, —Ni siquiera intentes decirme que no te gusta. Te he visto mirarle, y lo estabas oliendo cuando estaba arreglando tu brazo. Y vosotros dos os reíais como una tormenta, mientras llenabais la nevera con cerveza y refrescos de cola. —Y es lindo también,— agregó Jo. —Me hace pensar en el jugador de fútbol de Gran Bretaña. Sam la miró sin comprender, pero estaba pensando en lo que Alex había dicho acerca de que se reían como una tormenta mientras llenaban la nevera. A ella y a Mortimer se les había asignado esa tarea, mientras que Alex y Jo se habían precipitado en el interior del chalet para reunir chaquetas y zapatos para las chicas, y Bricker y Decker habían regresado a su casa a hacer lo mismo. Mortimer se había irritado al insistir en recuperar las cestas de pescado del agua para evitar su caída, sólo para perder el equilibrio cuando se inclinaba en el muelle y casi caer él mismo. De alguna manera la tensión entre ellos se había roto entonces y se habían burlado y bromearon mientras trabajaban. —Ya sabes a quién me refiero, — dijo Jo con una mueca de frustración. —Está casado con esa mujer de esa banda de chicas. —¡Oh, sí! ¡Sé a quién te refieres!— Exclamó Alex y luego frunció el ceño. —No puedo recordar el nombre. Sam se relajó un poco y se rió de la pareja. Ella sabía exactamente de quién estaban hablando, el nuevo jugador del Galaxy en Estados Unidos. Él y su esposa estaban haciendo un gran chapoteo en la escena de celebridades. Pero ella no tenía intención de poner a sus hermanas en su miseria. Ya la estaban haciendo sufrir bastante. Sin embargo, Sam se admitió a sí misma poco a poco, que Mortimer realmente se parecía un poco al británico en cuestión. Sólo un poco sin embargo. Sus rasgos eran más marcados, y sus ojos de un hermoso color verde plateado que


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

aparecía cuando la luz les golpea. Mortimer definitivamente tenía unos ojos magníficos, admitió, y luego se dio cuenta de lo que pensaba y se entregó una sacudida mental. —No importa,— decidido Jo. —El punto es que es un chico caliente, un verdadero McSteamy. —Sí que lo es,— aceptó Alex. —Debes usarlo para borrar a Tom. Tom no podía compararse a este tipo. —Apuesto a que es demasiado caliente en la cama,— añadió Jo. Sam cerró los ojos, sacudió la cabeza, y luego apareció con los ojos abiertos de nuevo y dijo, —No puedo creer que estéis sugiriendo incluso esto. ¿Cuánta cerveza habéis tomado esta noche? —Dos,— respondió Jo con prontitud y levantó la botella casi llena. —Serán tres después de ésta. —No estás acostumbrada a ser una borracha barata,— murmuró Sam. —He cambiado de opinión, — anunció Alex de repente. —No creo que debas tener una aventura con Mortimer. Sam se giró para mirarla interrogativamente y le preguntó con cautela, —¿No debo? —¿No debería?— Jo se hizo eco de la decepción. —No, definitivamente no debería, — dijo Alex con firmeza. —¿Por qué?— Preguntó Jo. —No creo que pueda manejarlo. Ella es demasiado virgen, — explicó Alex.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—¡Una virgen!— Gritó Sam con indignación. —Tom y yo tuvimos relaciones sexuales por primera vez de vuelta en la escuela secundaria. ¡Dios mío! Viví con él durante ocho meses. —Sí. Prácticamente una virgen,— repitió Alex y la miró seriamente. —Miel de Sam, eso eres. Tom fue el primer chico y el único con el que saliste. No has salido con nadie más. No sé si sólo puedes tener una aventura. Puede que no tengas la composición emocional adecuada para ello. —Podría tener una aventura,— le aseguró Sam con firmeza y se dio cuenta de lo que estaba diciendo, y agregó, —Si quisiera.— No quería tener una aventura con Mortimer. ¿O quería? Antes de que se pudiera responder, el hombre en cuestión regresó. Se detuvo en la nevera para recoger una cerveza, y luego se trasladó al tronco. Jo inmediatamente se escabulló a un lado para hacerle sitio, y él reclamó su posición entre ellas. —¿Todo bien?— Alex se inclinó para preguntar alrededor de Sam. —Oh, sí, bien, —le aseguró, desenroscando el tapón de una cerveza Keith Alexander que había seleccionado de la nevera. —Pimms sólo quería conocer a alguien. —Pimms,— Sam se hizo eco. Era la primera vez que recordaba que llamaba a Decker por su apellido, pero Mortimer y Bricker parecían ir exclusivamente por sus propios apellidos. Ella y sus hermanas habían automáticamente seguido el ejemplo de los hombres, pero Sam tenía curiosidad sobre eso y preguntó, — ¿Por qué tú y Bricker vais por sus apellidos? Mortimer se mostró sorprendido por la pregunta, y luego lo consideró brevemente antes de encogerse de hombros. —No estoy seguro. Siempre vamos así. —Es una cosa de hombres,— anunció Jo con conocimiento de causa. —Los muchachos en el bar tienden a hacer eso también, ya sea a través de los demás


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

apellidos o un apodo como El Alce.— Ella arrugó la nariz cuando dijo el nombre. —Así que, ¿cómo es que os juntasteis?— Ahora Alex se inclinó para preguntarle a Mortimer. Vaciló y luego dijo, —Nos conocimos en un trabajo. —¿Un trabajo?— Preguntó Sam con interés. Mortimer se encogió de hombros. —No siempre estuvimos en una banda. —¿Qué hiciste antes de estar en una banda?— Preguntó Jo, nunca tenía vergüenza de ser entrometida. Cuando Mortimer vaciló, sonrió y Jo dijo, — Vamos, no puede ser tan malo. Cuando sólo se movió incómodo, añadió, —¿Podría adivinar? Esto hizo que levantara las cejas y que la diversión levantara sus labios. — Intentaras adivinar. —Nos dirás si acierto ¿no?— Negoció Jo. Una sonrisa definitiva reclamaba sus labios ahora, él asintió con la cabeza. —Si aciertas, sí. Pero lo harás. —Eso fue un error,— le dijo Sam al levantar la cerveza a sus labios y tomar un trago. —A Jo le gustan los retos. —Sí, así es,— estuvo de acuerdo con una sonrisa y luego obtuvo una expresión más grave y pensativa, y dijo, —Hmm. Déjame ver. Un trabajo en el que estabais todos y os juntó a dos hombres de California, y a uno de Toronto… ¡Ya lo tengo! ¡Todos fuisteis bailarines de Chippendale!


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

El trago de oro líquido que acababa de tomar en su boca de repente salió disparado de nuevo por la sugerencia. Limpiándose la boca, Mortimer giró los ojos horrorizados a Jo. —¿Bailarines de Chippendale? —Claro. Sois todos tipos apuestos, de construcción sólida, y cada uno bastante hermoso en su propio modo.— Ella se encogió de hombros, todavía sonriendo abiertamente extensamente. —¿Tengo razón? —¡Dios, no!— Le aseguró. —Ni siquiera pensaría en hacer un trabajo así. —Es una pena,— murmuró Alex al otro lado de Sam, a pesar de lo que dijo en voz baja, las palabras, al parecer, llegaron a los oídos de Mortimer porque en realidad se sonrojó. Sam se mordió un poco el labio y rápidamente volvió la cabeza para tratar de mantener la compostura. Era tan condenadamente adorable cuando se sonrojaba. —Bueno,— dijo Jo, —pensaba que algo más en la industria del entretenimiento podría reunir a tres hombres que vivían tan lejos unos de otros... ¿Dónde exactamente os conocisteis? ¿Los Ángeles o Toronto? Mortimer sacudió la cabeza. —Sin indicios. —Oh, hermano,— murmuró Jo, y luego se quedó en silencio, su rostro crispado por la concentración. Después de un momento, miró a Sam —Ayuda. Sam titubeó, su mirada se deslizó a Mortimer cuando se volvió con ojos curiosos en su camino. Era evidente que estaba interesado en lo que podría adivinar. Dejó que su mirada le atropellara, teniendo los ojos que hablaban de haber visto demasiado, y una boca que parecía demasiado utilizada para aparecer solemne, y luego dirigiéndose rápidamente por encima de su cuerpo, que habla de su delgada fuerza. Cualquiera de los hombres podría haber sido descritos de esa manera. Mientras que Mortimer era rubio, y Bricker y Decker un tanto morenos, todos tenían al mismo tiempo los ojos cansados y la mayoría de las veces tenían una expresión sombría, que no podía ser completamente


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

abolida por la encantadora sonrisa que destellaba de vez en cuando, o incluso la risa que de vez en cuando, casi a regañadientes, daban por vencidos. Consideró eso y luego añadió el hecho de que cada uno era del tipo de chico de cargos. Mortimer se había hecho cargo definitivamente, cuando ella se quemó, y de nuevo en la mesa. Desde la reunión de los hombres, había visto indicios del carácter de cada uno de ellos. Sam estaba segura de que estos hombres estaban acostumbrados a las situaciones que llamaban la acción, y de ser los que deciden que acción debe hacerse. Cada uno caminaba de altura, con la confianza que los hombres pueden manejar por sí solos, así como a otros cuando fuera necesario. —Yo diría que agentes de policías o algún tipo de aplicación de la ley, — dijo por último, y algo como la admiración parpadeó brevemente en los ojos de Mortimer. —¿Erais agentes de la policía?— Preguntó Alex, y parecía obvio por su tono de voz que estaba segura de que Sam tenía razón. —No éramos agentes de policía, — anunció Decker, llamando su atención hacia el hecho de que él y Bricker se habían reincorporado a ellos, pero Mortimer contempló a Sam otro momento antes de girarse para echar un vistazo al otro hombre. Ella notó el modo en que sus cejas se elevaron en cuestión, y que Decker dio una sacudida de cabeza en silencio, y luego el silencio murió cuando Bricker comentó cuan amistoso era todo el mundo aquí y se movió para arrastrar la nevera delante del tronco. Él recuperó una cerveza para cada uno de los hombres, y luego se colocó en la arena unos pies delante de Jo, dejando la amplia nevera para que Decker lo usara como asiento. Fue cuando la tarde se convirtió en algo surrealista para Sam. Lo que siguió fue completamente un espacio largo del tiempo cuando Bricker y Decker se alternaron con Jo y Alex en hacer a preguntas. Los hombres hacían preguntas de Sam, sacándola sobre su pasado, su trabajo, y su vida. Al mismo tiempo, sus hermanas preguntaban sobre Mortimer las mismas clases de preguntas. Esto era una situación bastante extraña y la hizo pensar en la familia de Tom cuando se reunieron por primera vez. Y lo peor fue que si bien sabía que sus hermanas


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

asaban a Mortimer porque le consideraban como una ―aventura futura" para ella, no tenía ni idea de por qué los hombres hacían su parrilla. Eso era extraño en lo que se refería a ella, y lo hacía muy incómodo. Se sentía como si estuviera en una entrevista muy larga, un trabajo muy estresante. Tanto era así que en realidad estuvo aliviada cuando se dio cuenta de que Jo trató de sofocar un bostezo, y sugirió que la llamaba la noche. —¿Deberíamos anunciarles a nuestros anfitriones que nos vamos?— Preguntó Mortimer cuando todo el mundo se levantó y Bricker recogió la nevera. Sam miró a su alrededor hasta que vio a Jack Anderson alimentando con más leños el fuego. Ella tomó una media docena de pasos hacia él, pero se detuvo cuando, de repente levantó la vista, sus ojos directamente con los suyos. Sonriendo, señaló hacia el muelle y luego saludó. Haciendo llegar el mensaje, el señor mayor sonrió y asintió con la cabeza hacia atrás y luego puso su mano en la oreja con el pulgar y el meñique extendido, indicando que les daría una llamada. Sam asintió con la cabeza y luego se dirigió hacia el muelle. —¿Eso es todo?— Preguntó Mortimer divertido cuando se puso a caminar junto a ella. —No. Vamos a tener a Jack y a su esposa, Gladys, para cenar antes de regresar a casa. Siempre lo hacemos, — explicó. —Ellos tienen las fiestas y se quedan con la limpieza y todo el mundo los alimenta la mayor parte del verano. —No es un mal acuerdo, — dijo Mortimer con ironía. —No.— Ella se rió. —Sobre todo porque todo el mundo está muy bien acerca de tomar sus vacíos y la basura con ellos. Alex y los otros estaban ya en la lancha rápida en el momento que Sam y Mortimer llegaron a su barco. Los hombres estaban terminando de desatar las cuerdas que habían utilizado para juntar a los dos barcos, y Alex estaba poniendo en marcha el motor.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Pudisteis habernos ganado hasta aquí, pero apuesto a que os ganamos de vuelta,— llamó Alex con el rugido del motor cuando Mortimer bajó al bote de aluminio en el que habían montado y se giró para ofrecer su mano a Sam. Cansada después de la noche y la tarde anterior y el largo día y noche de hoy, Sam sacudió la cabeza cuando bajó al barco. Una vez a bordo, se movió al banco trasero de nuevo para preparar el motor, cuando la lancha se alejó de su lado. En el momento en el que Sam tuvo el motor en marcha, el otro barco salió disparado al otro lado del lago. —Déjame a mí.— Mortimer estuvo allí junto a ella, tomando el cordón de arranque en el momento en que había terminado de preparar el motor. Distraída por su olor y el modo en que el brazo sin querer rozó su pecho mientras sacaba el cordón, Sam no protestó. En su lugar se encontró inhalando su aroma, como lo había hecho en su casa antes. Él realmente olía encantador. Estaba realmente decepcionada cuando el motor rugió a la vida con la fuerza a la primera y se alejó para preocuparse de la cuerda de proa. Sacudiendo la cabeza, Sam llegó a desatar la cuerda de su lado. Luego, comprobó para asegurarse que Mortimer estuviera sano y salvo en su banco y esperó antes de enviarles disparados lejos del muelle. Ella no alcanzó a la lancha en todo el viaje de regreso, pero el peso de los pasajeros adicionales en la lancha redujeron la marcha del Goldie lo suficiente que todavía alcanzó su largo antes de alcanzar su propio muelle. Sam redujo y mantuvo el ritmo de la otra barca, con los ojos en movimiento sobre el bello cielo nocturno y la superficie del lago en calma, ya que cruzó la última distancia hasta el muelle. No tenían la gran hoguera como faro para dirigirse a su casa, pero Sam había crecido en el lago y no tuvo problemas en reconocer su propio muelle en la oscuridad. Alex y Jo estaban hablando tranquilamente con los hombres cuando Mortimer ayudó a Sam en el muelle. Sonaba como si trataran de dar instrucciones a una cafetería que estaba abierta toda la noche en la siguiente ciudad. Mortimer se


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

paró a su lado para escuchar, pero Sam estaba cansada y sólo murmuró un buenas noches y se dirigió a la casa de campo. Había dado varios pasos antes de darse cuenta que Mortimer la había seguido. Sam se detuvo a la vez y le miró con incomodidad. —Pensé que sería mejor si te acompañaba arriba, — musitó en silencio. —Es de noche y el terreno es desigual, y tu equilibrio...— Dejó las palabras desvanecerse poco a poco, sin decir lo que ambos sabían, que su equilibrio era poco confiable en el momento. Sam asintió y se giró hacia la casa, no protestó cuando la tomó del brazo para llevarla alrededor de la mitad sumergida en rocas y raíces de los árboles en su camino. —¿Necesitas ayuda para encontrar una vela o algo en la casa?— Ofreció él, ya que subió los escalones. Sam estuvo tentada a decir que sí para invitarlo a entrar y ver si podía tratar de darle un beso, o... Se sorprendió y rápidamente sacudió la cabeza. No estaba preparada para eso. —No. Así está bien. Tenemos las linternas en una estantería junto a la puerta. Pero gracias, — añadió, haciendo una pausa en la puerta. Volviendo hacia atrás, abrió la boca para decir algo. ¿Qué hubiera sido? No lo sé, porque se le escapó de la mente en el momento en que vio la forma en que sus ojos brillaban en la oscuridad. Era como si estuvieran absorbiendo la luz de la luna y la reflejara a su vez. Como un depredador nocturno, pensó Sam, y sintió un escalofrío que le recorrió la espalda debajo de su camiseta. Se miraron mutuamente en silencio, y entonces vio la cara de Mortimer que se hizo más grandes cuando se inclinó hacia ella... o tal vez ella se inclinaba hacia él, pero una carcajada desde el banquillo les hizo enderezarse abruptamente. —Bueno, — dijo Mortimer, y su voz sonó ronca. Hizo una pausa para aclararse la garganta, y luego se alejó. —Buenas noches.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Buenas noches, — susurró Sam mientras se movía por las escaleras y se dirigió hacia el camino a través de los árboles que bordean las dos casas de campo. Lo vio hasta que su forma oscura se fusionó con las sombras bajo los árboles y luego lanzó un suspiro, abrió la puerta de la casa, y se deslizó dentro. Sam se había lavado los dientes, se lavó la cara, y siguió su haz de luz a su cuarto. Se estaba cambiando para ponerse la camiseta voluminosa que le gustaba para dormir cuando oyó la puerta de pantalla de la casa. El suave murmullo de las voces de sus hermanas, y después, se perdió a un silencio interrumpido únicamente por los clics suaves de dos cierres en la puerta. Apagó la linterna, Sam se mudó a ciegas hacia la cama, pero se detuvo, cuando el rugido de un motor le llegó a través de la ventana abierta. Miró hacia la casa vecina, cuando los faros vinieron a la vida y se trasladaron por el camino hacia la carretera. Parecía que los hombres no estaban dispuestos a terminar la noche. Alejándose de la casa de al lado, Sam sintió la cama, se deslizó bajo las sábanas, y trató de dormir. Lamentablemente, cansada como había estado en el viaje de vuelta, Sam se revolvió en la cama de matrimonio, alternativamente maldiciendo el apagón que significaba que no podía encender el ventilador de techo para refrescar el ambiente, y preguntándose que estaban haciendo los hombres. Los primeros dedos débiles del amanecer se estaban introduciendo en el cielo antes de que los hombres volvieran. Sólo entonces fue capaz de quedarse dormida, pero fue irregular, perturbada por sueños extraños. Sam estaba caminando por la orilla del lago en frente de la casa, de la mano de Tom como la había mirado cuando empezaron a salir. Pero él estaba diciendo todas las cosas que dijo cuando rompió con ella. Era demasiado pobre, demasiado exigente, que esperaba demasiado de él. Empezó a tirar de la mano y apretó su agarre, pero su piel era tan escurridiza como un cerdo engrasado y no podía aguantarlo. Cuando él retiró su mano, su otra mano estaba repentinamente en un agarre cálido y fuerte. Girándose confusa, se encontró mirando hacia Mortimer. De


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

repente, Tom se había ido y Mortimer también estaba soltándole la mano, pero sólo para estrechar la cara en sus manos y alzándola para que pudiera cumplir con su mirada. —Tú eres única para mí, — dijo solemnemente. —¿La única?— susurró, sin comprender. Mortimer asintió con la cabeza, la plata en sus ojos casi parecía brillar cuando él bajó la cabeza hasta que sus labios se encontraron. Sam contuvo la respiración, casi con miedo a moverse. Él fue el primer hombre al que le daba un beso desde Tom. Sólo el segundo hombre al que daba un beso en su vida, y a pesar de saber que era un sueño, se sentía insegura y mal equipada para la tarea cuando sus labios se movieron suavemente sobre los suyos. Tom nunca había sido genial en los besos. Le había dado picotazos, rozaba sus labios sobre los de ella de una manera casi desinteresada cuando llevó sus manos a otras partes, y luego sus labios se derivaban a encontrar lo que aparentemente consideraba territorio más interesante. Siempre había lamentado que no le pareciera adecuada para darle un beso, como lo hacían en las novelas de amor que leía como un placer secreto. Entre las tapas de los libros había leído la boca abierta, la lucha de lenguas, y la explosión de pasión, y siempre había deseado la misma experiencia. En este sueño lo hizo. La boca de Mortimer se movió sobre la suya una vez, dos veces, y luego una tercera vez, la presión cada vez mayor con cada paso hasta que sintió la lengua deslizarse para impulsar la separación de los labios. La abrió a la vez que su lengua la invadió, llenándola de su gusto. Los ojos de Sam inmediatamente parpadearon abiertos, y luego los cerró cuando un suave ―oh‖ sanaba en su garganta. Esto fue pues lo que se había perdido todos estos años, pensó aturdida cuando su lengua estaba por encima de su propia voz ronca y un aumento de excitación se elevó a través de ella. Esto fue... era...


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Oh, —sopló en su boca de nuevo, y permitió que sus manos treparan por toda la espalda de Mortimer mientras inclinaba ligeramente la cabeza y la besó más a fondo de lo que nunca había creído posible. Cuando los besos de Tom siempre habían sido tibios en el mejor de los casos, este era caliente, era húmedo, este era sexo con la ropa puesta... y no quería que terminara. Hasta que lo hizo y su boca se perdió de la mejilla a su cuello, donde siguió la línea del cuello hacia abajo de la clavícula, encontrando todo tipo de deliciosos puntos en el camino. Su piel se sentía como si estuviera tratando de saltar de sus huesos, donde tocaba, como si estuviera dispuesta a lanzarse a su boca. Fue abrumadoramente emocionante, y Sam se encontró pronto capturando con los dedos de una mano el pelo en un intento de arrastrar su boca de nuevo a la suya, con la esperanza de calmar algunos de los gritos de emoción a través de ella. Él respondió a la llamada, levantando la cabeza para encontrar sus labios una vez más, pero si había pensado que el primer beso fue la tormenta de la pasión que había leído, no era nada comparado con esto. Ahora parecía estar tratando de devorarla, su boca casi en bruto y su lengua llenándola de una manera que hizo que sus pechos dolieran y una piscina de calor entre las piernas de repente inestables. Gimiendo con la caricia, Sam se aferró a él y le devolvió algunos con pasión, poco segura e incluso estaba torpe al principio, pero entonces creció en confianza y necesidad. Envuelta en las sensaciones que le llevaría a soportar con sólo un beso, no se dio cuenta de que la estaba bajando a la tierra hasta que sintió la arena fría contra la parte posterior de sus piernas al aire y a través de la fina tela de su camiseta. El fresco de la brisa en sus muslos y su vientre era su primera notificación de que estaba empujando la camiseta hacia arriba, pero ella no protestó. Tenía las manos ocupadas tratando de hacerse más estricta, podría haber ayudado con la tarea. Afortunadamente, su amante de sueño no necesitaba ayuda. Se las arregló para levantarla lo suficiente para elevar la camiseta por encima de sus pechos sin interrumpir el beso, y luego la mano que no estaba bajo su espalda, sujetándola, cubrió un sensible pecho. Sam gimió en su boca y de inmediato se arqueó para presionar el pequeño montículo en su mano para que lo acariciara y luego volvió a gemir cuando él apretó casi dolorosamente. En el momento siguiente, su boca se separó de ella


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

de nuevo. Esta vez no se detuvo en su itinerario hacia abajo, cuando su boca dejó besos a lo largo de su cuello. Se detuvo brevemente en la clavícula para ofrecerle una atención especial, lo que la hizo estremecerse en sus brazos, y después la mano cambió hasta aplastar por todo su vientre plano y su boca se dejó caer para reemplazarla. Sam estaba un poco loca cuando él se prendió de un pezón muy excitado y tiró entre sus labios para que pudiera tomarlo con la lengua. Sus ojos se abrieron con la decepción cuando su boca la dejó, pero pronto se convirtió en alarma cuando se dio cuenta de que había levantado la cabeza para mirarla a la luz de la luna. Avergonzada, trató de agarrarlo por el pelo y arrastrarlo hacia abajo para besarlo de nuevo para que dejara de mirarla, pero hizo caso omiso. Cuando respiró dijo en voz baja maravillosa, ella se retorció bajo su mirada, más que consciente de que él estaba mintiendo. Tom siempre había dicho que estaba demasiado flaca y le sugirió los implantes mamarios. —Demasiado flaca, — jadeó Sam disculpándose y trató de atraerlo de nuevo, pero él negó con la cabeza y encontró su mirada, los ojos de plata brillantes de color verde en la oscuridad. —Ya me lo imaginaba, — admitió con solemnidad, y luego se extendió como el bálsamo en su alma, añadiendo, —Hasta ahora. Al ver que te gusta esto...— Dejó que las palabras se extinguieran, y vio el hambre viviendo en sus ojos. Por último, bajó la cabeza para besarla de nuevo y dejó que el sabor de la emoción creciera en él... y no había duda de que el hombre estaba emocionado. Sam podía sentir la excitación que presionaba contra su cadera cuando su pecho se anguló sobre ella, la tela de su propia camiseta se sentía casi abrasiva contra su carne febril. Recordó que aún estaba vestido, mientras ella estaba abierta debajo de él, Sam encontró algo de su sentido común y empezó a corregir eso. Dejando caer las manos a su espalda baja, apretó los dedos en la camisa de algodón y tiró de ella para liberarla de los pantalones vaqueros en que estaba metida. En el momento en que lo tenía a mitad de la espalda, la sacó para tocar su piel desnuda,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

suspirando cuando las puntas de sus dedos se deslizaron sobre la piel suave y caliente. Sintiéndose audaz, sobre todo porque este era un sueño, deslizó las manos entre ellos para que pudiera recorrer su pecho. Encontró sus pezones, se detuvo para prestarles una atención especial, sonriendo en torno a su lengua cuando se quejó en su boca y empujó sus caderas contra ella en respuesta. Eso le llamó la atención, y de inmediato deslizó una mano por la parte delantera de sus pantalones vaqueros y la desesperación entre ellos hasta que pudo recorrer con firmeza el bulto allí. La respuesta de Mortimer esta vez fue gruñir en su boca, el sonido vibró a lo largo de sus labios y lengua y luego se transmitió a los suyos, y apretó de nuevo. La caricia obtuvo una respuesta más apasionada, y de repente pasó entre sus piernas para que él mismo pudiera moverse contra ella en una imitación de lo que esperaba sinceramente que se avecinaba. Él ya la tenía más emocionada de lo que jamás había soñado posible. Alex tenía razón, se dio cuenta Sam. Era una verdadera virgen... y había estado perdiéndose un infierno de sensaciones. Que Tom se separara de ella parecía lo malditamente mejor que jamás había hecho por ella. ¿Quién sabe? El pensamiento trajo una pequeña risa a sus labios que murió repentinamente, reemplazada por un gemido profundo y gutural cuando Mortimer apretó contra ella, esta vez metiendo la lengua en su boca al mismo tiempo. Alex estaba equivocada, se dio cuenta Sam de repente. Definitivamente, podría tener una aventura con Mortimer. De hecho, si esto era sólo el acto de apertura, no había ni una maldita manera de que le faltara el evento principal. Llegando entre ellos, desabrochó sus pantalones con las manos temblorosas y torpes, pero también determinada. Mortimer levantó ligeramente las caderas para ayudarla, y una almohada la golpeó en la cara.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Eso debe haber sido un maldito sueño. Podíamos oír los quejidos y los gemidos desde la cocina. Sam parpadeó con los ojos abiertos y se quedó mirando, en primer lugar a la expresión irónica de Alex y luego a la cara sonriente de Jo. La pareja estaba de rodillas sobre la cama, una a cada lado suyo. Jo fue la que le tiró la almohada que la había despertado, se dio cuenta, su mente aullando con la decepción por la interrupción. —Vamos, dormilona. Es pasado el mediodía.— Alex se deslizó de la cama y se dirigió a la puerta. —El poder de la cerveza y el café. Es la segunda olla, — agregó secamente. Se paró en la puerta, se giró hacia los lados para que Jo se deslizara más allá de ella y luego anunció, —Nos estamos muriendo de hambre, pero no se puede iniciar el desayuno hasta que vayas al lado, y obtengas comida. —¿Yo? ¿Por qué yo?— Preguntó Sam. —¿Y si no están todavía levantados? Alex se encogió de hombros. —Es mediodía. Tal vez lo están, al menos uno de ellos probablemente lo esté. Ahora, date prisa y prepárate, estamos muertas de hambre. —Bueno, ¿por qué no vas tú entonces?— Le preguntó irritada. —Porque antes de venir a despertarte hemos votado sobre quién debe ir, y fuiste la ganadora,— dijo con una sonrisa y luego añadió, —Por cierto, he cambiado de opinión otra vez. Creo que podrías tener una posible aventura con Mortimer, después de todo. —¿De veras?— Preguntó Sam con confusión. —¿Por qué? —Porque si te hace gemir su nombre, mientras estás medio despierta tanto como lo estás haciendo mientras duermes, valdría la pena cualquier dolor que pueda causar, — dijo secamente, y esperó el tiempo suficiente para ver el color


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

de la vergüenza que se elevó hasta cubrir el rostro de Sam antes de salir de la habitación y cerrar la puerta. Sam dejó caer la cabeza hacia atrás con un gemido. Ya fuera por la interrupción del sueño, o la humillación al saber que había estado lamentándose y gimiendo y gritando el nombre de Mortimer en su sueño, no podía decirlo en ese momento. —No te vuelvas a dormir, — advirtió Alex a través de la puerta cerrada. —Si no estás aquí en cinco minutos volveremos. Con un suspiro, Sam sacudió la sábana a un lado y se puso de pie, con la mirada a la ventana corredera. Sus ojos se movían por los árboles que actuaban como cortina entre las dos propiedades. Todavía era principios de verano aquí, no estaban las hojas completamente formadas, por lo que había lagunas aquí y allá, provocando un efecto de cucú, que no estaría allí en un par de semanas. Podía ver lo suficiente como para decir que no había signos de movimiento en la casa de al lado. Mordiéndose los labios, volvió su atención para encontrar ropa para vestirse, pasando más tiempo de lo habitual en la tarea. Estaba indecisa sobre la tarea que sus hermanas habían "votado" que debía completar. Una parte de ella estaba avergonzada por su sueño y quería dejar de ver a Mortimer. La otra parte estaba ansiosa por volver a verlo y quería verse lo mejor posible cuando lo hiciera. Sam enrojeció cuando lo reconoció. Aún con su mejor aspecto, nunca sería considerada bastante buena, pero en su sueño Mortimer la miró como si fuera la mujer más hermosa que jamás había visto, y una pequeña parte de su corazón esperaba que pudiera verla así en la vida real algún día también. —Tonta,— murmuró Sam en voz baja mientras agarraba la ropa que había elegido y salía de la habitación. Parecía bastante obvio que Alex había tenido razón la noche anterior. Era demasiado inexperta para manejar una aventura. Podría acabar con su corazón roto o humillada seguramente si trataba de


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

hacerlo. Lo mejor que podía hacer para sí misma era dar al hombre un gran rodeo. Y ella... justo lo haría después de que se acercara y recogiera la comida.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 7 Mortimer se sentó en la cama con un gruñido de frustración. Había tenido un sueño muy erótico y Sam había sido la estrella. Todavía podía sentir su cuerpo delgado retorciéndose en sus brazos, y esto solo aumentó el dolor en su ingle. Se miró hacia abajo, no se sorprendió en absoluto al ver la erección que lucía. Se frotó con las palmas de las manos el rostro, mitad por frustración, y la otra mitad por un esfuerzo para alejar los recuerdos que le atormentan. Todavía podía sentir a Sam en su lengua, y sentir su delicioso cuerpo en su piel. No tenía sentido negarlo, sin duda había empezado a parecer que Sam era su compañera de vida. Lo curioso es que, Mortimer estaba empezando a pensar que no era tan malo ahora que la conocía. Sam todavía no se parecía a su fantasía con Jessica Rabbit, pero eso no había impedido su atracción por ella en su sueño compartido. Había encontrado su cuerpo elegante, musculoso y sexy. Le recordaba a un gato. Mortimer se sentía algo nervioso por el recuerdo y sacudió la cabeza. Ciertamente se estaba demostrando a sí mismo que era voluble y paradójico. En un momento estaba quejándose de que era una desgarbada aceite de Oliva y nada de lo que él quería, y ahora estaba ansioso por volver a verla y quizás encontrar la oportunidad de repetir la actuación que habían experimentado en el sueño. Sin embargo, esta vez de verdad. La mujer había demostrado ser tan apasionada como inteligente en su sueño compartido. Sus pequeños gemidos de placer y la sensación y el gusto de ella habían impulsado lo salvaje y lo desesperado por entrar en su calor húmedo... lo que estaría haciendo ahora si no hubiera desaparecido súbitamente el sueño, como una bocanada de humo. Había sido un sueño de conexión, por supuesto. Su mente había tendido la mano mientras ambos dormían, aprovechando su choque erótico. Eso, por supuesto, era sólo otra señal de que ella era su compañera de vida. Por desgracia era evidente que se había despertado, rompiendo su relación. Ella estaba probablemente igual de frustrada que él en ese momento, se dio cuenta, y se preguntó


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

si había alguna posibilidad de que ella fuese a volver a dormir. Si lo hacía, podría continuar el sueño. La idea hizo que Mortimer se endureciera. No era muy probable. Probablemente estaba despierta y por ahí, pero la posibilidad de que fuese posible fue suficiente para tumbarse en la cama y cerrar los ojos. Estaba decidido a volver a dormir para averiguarlo, pero ahora que estaba despierto, su hambre por ella no era la única que Mortimer sufría. Debería haber tenido una bolsa de sangre antes de retirarse por la mañana, reconoció Mortimer con irritación. Se había alimentado bien antes de ir al lado la noche anterior, pero también había tomado un par de cervezas en el transcurso de la noche, y la sangre que había consumido fue utilizada para contrarrestar los efectos del alcohol y eliminarlo de su sistema. Era obvio que necesitaba reponerla. El hambre era suficiente para estar sufriendo dolores, lo que significaba que no era probable que durmiera. Murmurando entre dientes, se levantó, tiró de sus pantalones, y rápidamente salió de la habitación. Tendría una bolsa de forma rápida y luego trataría de dormir de nuevo, se dijo Mortimer mientras cruzaba la oscura sala de grabación hacia la nevera. Habían vaciado la sangre contaminada y la rellenaron con la sangre nueva el día anterior. Ahora sacó una bolsa, considerándolo un segundo, decidió hacerlo, y luego pinchó la bolsa que había llevado hasta sus dientes mientras se trasladaba a las persianas que cubrían la pared de cristal. En la ventana, utilizó un dedo para bajar con cuidado un listón vertical y luego hizo una mueca ante la brillante luz que le recibió. Todavía estaba horriblemente brillante afuera. Mortimer no estaba acostumbrado a despertarse antes del mediodía. Después de darse a sí mismo un momento para adaptarse a la luz, desvió la mirada a la casa de al lado. Ahí no había nadie afuera, pero creyó ver un atisbo de movimiento por la ventana de la cocina y con la esperanza de que no fuera Sam y no anduviese por ahí durante el día. No había perdido la esperanza de volver a la cama para disfrutar de su sueño compartido. Ni su erección tampoco. Seguía como un mástil tal cual como cuando se levantó.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Un entarimado crujió en lo alto, y Mortimer dejó caer el listón en su lugar. Era mediodía, pero temprano para ellos. Al partir, las mujeres, después de la fiesta habían pasado varias horas buscando infructuosamente en alguna cafetería cercana y otros lugares donde esperaban poder dar una rápida mordida. El amanecer había llegado en el momento en que habían regresado a la casa. Nadie debería estar levantado aún. Frunciendo el ceño, sacó la bolsa de sangre de sus colmillos que se había vaciado y la arrugó en su mano en silencio mientras se dirigía a subir las escaleras. Mortimer bajó el último escalón un momento más tarde para ver el culo y las piernas de alguien que salían de la puerta de la nevera abierta. Era Bricker, se dio cuenta, reconociéndole a pesar de que la parte superior del cuerpo estaba inclinado y parecía estar metido en el aparato. Se veía como el inmortal más joven y estaba tratando de subir a la nevera. —¿Qué estás haciendo? — Preguntó. Sorprendido, Bricker brincó y maldijo en voz alta mientras se golpeaba la cabeza en la parte inferior del congelador. Se retiró del aparato y se giró, frunciendo el ceño reclamando con sus labios cuando vio a Mortimer. —Comer, — respondió él, y luego agregó con tono acusador, —Deberíamos haber comprado algo para comer al regresar, como te pedí. La sensación de hambre me despertó. —Era demasiado tarde. El sol estaba saliendo teníamos el tiempo exacto, —le recordó Mortimer, y luego frunció el ceño mirando a Bricker con una salchicha polaca, en una mano y un trozo de queso en la otra. —No son nuestros alimentos. —Lo sé, pero vamos a reemplazarlos tan pronto como abran las tiendas. — Cuando vio que Mortimer aún tenía los labios apretados y no suavizó la expresión, añadió, — Tengo hambre. El ceño de Mortimer se alivió con ese reclamo lastimero. A pesar de haber comido, su propia sensación de hambre aún lo estaba atacando. La bolsa de sangre no había tocado su hambre. Parecía que no era lo que ansiaba. Su estómago quería más comida para seguir con lo que había disfrutado la noche anterior. Todos sus apetitos se habían


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

vuelto a despertar. Ciertamente, su deseo sexual parecía estar en pleno apogeo, algo que no le había molestado durante siglos. Mortimer ni siquiera podía recordar la última mujer que había estado con él, pero aún estaba a media asta en ese momento por Sam. —¿Has oído el generador?— Preguntó Bricker de repente, y Mortimer frunció el ceño cuando se dio cuenta de que el fuerte rugido de los motores que impulsaban las luces y controlaban el refrigerador, desde que Decker lo había encendido estaba en silencio. Ahora que estaba pensando en eso, no recordaba haberlo escuchado cuando regresaron de la fiesta de anoche tampoco. Bricker frunció el ceño con la salchicha polaca en la mano y dijo, —Todo lo que está en la nevera se siente frío. La electricidad debe estar de vuelta... pero... —¿Pero? —Preguntó Mortimer con brusquedad. —No me acuerdo de que el generador se encendiera cuando volvimos de la fiesta de Anderson anoche, — admitió de mala gana, y luego agregó, —Y la salchicha polaca tiene un gusto diferente. Mortimer miró hacia la bolsa que tenía en la mano con repentina preocupación. Se había sentido fría al tacto cuando la había sacado de la nevera de abajo, pero sólo porque estaba fría ahora no quería decir que había estado allí toda la noche. Y eso era malo. La sangre tenía que ser mantenida a una temperatura entre uno y seis grados centígrados; de lo contrario podría causar la lisis celular. Podría haber tomado sangre contaminada sin saberlo. Ese era el único inconveniente de su método de alimentación. Si hubiera vertido un poco en un vaso para beberla, habría probado si estaba dañada y simplemente la escupiría. Al pinchar la bolsa con sus colmillos, sin embargo, esto impidía sentir el sabor de la sangre. Un sonido de los pies arrastrándose le sacó de sus pensamientos preocupados al ver que Decker bajaba las escaleras en la cocina y con el ceño fruncido en Bricker y Mortimer se trasladó a tirar una bolsa de sangre en el vacío bote de basura. Obviamente, había agarrado una bolsa en el camino.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—¿Qué está pasando? ¿Qué estáis haciendo levantados? Además de que me despertásteis, quiero decir, — agregó secamente. —El generador no está funcionando, — dijo Mortimer, haciendo caso omiso de su mal carácter. —Pensamos que podría haber fallecido por la noche. Inmediatamente al percatarse de las implicaciones, Decker maldijo y se dirigió a la puerta. Mortimer lanzó su propia bolsa de sangre vacía a la basura y le siguió, consciente de que Bricker estaba pisándole los talones. El generador se encontraba en un pequeño cobertizo detrás de la cabaña. Cuando Decker arrastró la puerta abierta, los tres hombres entraron en el interior del pequeño cuarto para contemplar el misterio metálico que era el generador. —Definitivamente no anda, — señaló Bricker. Hubo un reconocimiento general de acuerdo y luego silencio, ya que siguieron mirando la máquina. Mortimer pensó que ninguno de ellos sabía nada de generadores. Eran cazadores, persiguiendo inmortales pícaros y llevádolos al Consejo para ser castigados. Ninguno sabía de mecánica... excepto cuando se trataba de armas, por supuesto. Ahora bien, si se tratara de un lanzallamas o algo por el estilo, habrían tenido que desmontarla y volver a armarla de nuevo y harían el trabajo en un santiamén. Pasó su mirada por el motor grande delante de ellos. No, de ninguna manera se asemejaba a un lanzallamas. Decker se acercó a la máquina, se inclinó un poco, y ladeó la cabeza de una manera y luego de otra, parecía examinar los indicadores y diversos botones. Después de un momento, se enderezó, hizo una pausa, y luego dio al generador una patada. No pasó nada. —Supongo que tendré que llamar a alguien para que le eche un vistazo, — dijo Decker, por último, con el ceño fruncido a la máquina testaruda. Bricker se quejó. —Me comí unas salchichas contaminadas.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Y yo tenía un poco de sangre contaminada, — murmuró Decker con disgusto. Mortimer suspiró. —Yo también. Los alimentos contaminados y la sangre por sí sola no les harían daño, ya que obligarían a su cuerpo a trabajar más duro para eliminarlo... lo que significaba que necesitarían más sangre, y todo lo que tenían era una nevera llena de suministros dañados.

—Llamaré a ABB y haré que envíen una nevera nueva, — murmuró Mortimer, girándose hacia la puerta, sólo para congelarse cuando vio a Sam en el camino entre la casa y el cobertizo. La vista de su piel después del sueño que había tenido era suficientemente inquietante como para que él diera un paso atrás asustado, pisando fuerte los dedos de los pies de alguien. Bricker, se dio cuenta de que se giró para mirar y murmurar una disculpa. —Buenos días, o por tardes me imagino, — dijo Sam alegremente, con su mirada fija cuando ellos la alcanzaron. Un rubor de color rosa en las mejillas apareció mientras sus ojos se encontraron, y ella miró hacia otro lado con tan rapidez que hizo a Mortimer sonreír. Sospechaba que estaba recordando su sueño compartido. Oyó la manera en la que su corazón latía que de repente se aceleró, y acababa de reafirmar su creencia, al igual que la repentina diferencia en la respiración. Se convirtió en poco profunda y más rápida cuando la emoción corría por ella, una emoción que en realidad podía oler. —Me pareció ver que volvíais, chicos. — Su voz sonaba nerviosa, y buscando al mismo tiempo evitar mirarle directamente, lo mantenía en su visión periférica como una presa tratando de evitar la atención de un depredador. Hizo que todos los instintos de depredador de Mortimer volvieran a la vida, pidiéndole que se acercara. En su lugar, se apoyó más lejos, obligando a los otros hombres que volvieran a la esquina detrás, mientras luchaba contra los instintos que le reclamaban. Deseaba bañarse en su olor, presionar su nariz en su garganta e inhalar el olor que brotaba de ella. Era excitación nerviosa, pero más emoción que nervios.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—¿Pasa algo? Con el generador, quiero decir. — Preguntó Sam, moviéndose nerviosamente, como si detectara lo que él quería hacer. La pregunta que hizo de repente le preocupó que ella hubiera oído la conversación al acercarse, y él preguntó bruscamente, —¿Por qué? ¿Qué te hace pensar eso? —Porque estáis en el cobertizo y lo único que hay aquí es el generador, — dijo, como si eso fuese obvio. —No ha oído nada, — murmuró en voz baja Decker detrás de él, y Mortimer se tomó un momento para fruncir el ceño por encima de su hombro para, obviamente, hacerle saber que había leído sus pensamientos. —¿Os gustaría que le eche un vistazo? — Se ofreció Sam, sonaba insegura. Cuando todos se limitaron a mirarla sin comprender, se trasladó hacia el generador, diciendo, —La electricidad ha vuelto por cierto, ya no vais a necesitar el generador, pero veré si puedo arreglarlo para la próxima vez. —Eso está bien. Llamaré a alguien, — dijo Decker, pero ella ya lo estaba mirando por encima. —¿Pensé que eres abogada no mecánico?— Dijo Bricker en broma. —Lo soy, pero mi padre era mecánico con su propio negocio. Mis hermanas y yo trabajábamos en su taller cuando éramos adolescentes. Insistió en enseñarnos algunas cosas, así no estaríamos indefensas, — dijo Sam y se inclinó un poco, poniendo atención en los indicadores más estrechamente. Mientras lo hacía, Mortimer se encontró examinando su trasero. Era realmente muy agradable. Por lo general le gustaban las mujeres con un poco más de carne en esos lugares, las caderas, las nalgas, los pechos, pero había algo en su líneas elegantes que le gustaba. Y cuanto más la veía sonreír, más atractiva la encontraba. —No es la sonrisa lo que estás mirando, — dijo Decker con sequedad en voz baja, y Mortimer giró para fruncirle el ceño de nuevo, deseando que dejara de tomar ventaja de la situación y leyera sus pensamientos.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Hmm, creo que veo el problema, — anunció Sam, y Mortimer se volvió a tiempo para verla enderezarse y volver a enfrentarlos. Ahora tenía una sonrisa feliz, y satisfecha, Mortimer se encontró centrándose en sus labios mientras explicaba lo que estaba mal con el generador de Decker. Mortimer no escuchó ni una de sus palabras, simplemente vio mover los labios mientras pensaba en lo inteligente que había resultado ser, y malditamente le gustaría poder besarla ahora como lo había hecho en su sueño. Ojalá pudiera darle un beso y tocarla, acunarla en sus brazos y llevarla a la playa donde le quitaría los pantalones cortos color crema y la camiseta que llevaba puesta y… —Dios, Mortimer, consigue una habitación para esos pensamientos, ¿eh?, —Murmuró Decker. —¿Qué? — Preguntó Sam con confusión, obviamente, no escuchó bien lo que había dicho. —Nada, — dijo Mortimer rápidamente antes de que pudiera responder Decker. —No le hagas caso, estabas diciendo algo acerca de la eh... una cosa u otra. Los labios de Sam se torcieron con diversión por sus palabras vagas. —Has estado ahí con la mirada ausente todo el tiempo que he estado hablando. Todos la teneis. Ninguno entendió lo que estaba tratando de explicar, ¿verdad? Mortimer miró hacia los hombres que estaban encogiéndose de impotencia. Mirándola, dijo, —No. Sam asintió con la cabeza y luego volvió su mirada hacia Decker. —Básicamente, el generador es viejo y probablemente es mejor sustituirlo. Podría repararlo, pero seguramente sería más barato sólo comprar uno nuevo. —Muy bien, — dijo Decker, empujó a Mortimer fuera del camino, lo que le obligó apretarse contra Sam para que pudiera deslizarse a través de la puerta. —Un nuevo generador, eso es. Justo después de llamar a ABB. —Lo siento, — murmuró Mortimer, y trató de alejarse y darle un poco de espacio, pero un ladrillo que sobresalía le llevó hasta ella una vez más. —Lo siento, — murmuró otra vez, y luego la atrapó en sus brazos para sostenerla mientras casi caía encima del generador.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Los ojos de Sam se abrieron, agarró su camisa para mantenerse en pie, y luego se mordió el labio y desvió la mirada hasta que finalmente solo Mortimer fue capaz de, a regañadientes, retroceder. Ella soltó su camiseta a la vez y rápidamente a toda prisa pasó junto a él para seguir a los hombres. Era completamente de día, el sol vertía sus rayos nocivos. No había prestado mucha atención en su afán de ver el generador, pero ahora que lo hacía los otros dos hombres se apresuraron a llegar al refugio que ofrecía la casa. Se movían con rapidez, y en respuesta, Sam se apresuró demasiado, aunque Mortimer sospechó que era porque estaba tratando de evitar quedarse a solas con él. Podría haberse adelantado con los demás como su instinto de supervivencia le instaban a hacer, pero se dio cuenta de que no podía ser tan grosero. Además, el camino alrededor de la casa era irregular, sólo un camino de tierra batida en el suelo por años de pisadas, y estaba preocupado por la falta de equilibrio que su infección de oído le causaba. Así que Mortimer siguió a Sam, quedando lo suficientemente cerca como para sostenerla si su equilibrio resultaba inestable. —Me mandaron a buscar un poco de chorizo y huevos para el desayuno, — anunció un poco sin aliento cuando llegaron a las escaleras. —También me dijeron que te invitara a unirte a nosotras para el desayuno, si gustas. —Ah. — Miró Mortimer, sus ojos aterrizaron directamente en su parte inferior y mantuvo la concentración ahí, observando la forma en que se movía y se movió mientras subía las escaleras. —¿Ah? Cuando se detuvo en la parte superior y miró hacia atrás, él hizo un gesto con los ojos con una combinación de confusión y culpa, la culpa de ser atrapado comiéndose con los ojos su culo, y la confusión porque no estaba seguro de lo que estaba pidiendo. —Dijiste ah como si eso pudiera ser un problema, — explicó Sam, con la cara encendida de color rosa. —Bueno, más bien…. — admitió Mortimer, tomándola del brazo impulsándola a través del área cubierta y el interior. Cuanto más tiempo pasara fuera, más iba a sufrir


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

por ello. Pasarían horas antes de que un nuevo suministro de sangre se pudiera entregar. No iba a ser cómodo para ninguno de ellos, y Mortimer no estaba dispuesto a añadir a su sufrimiento más de lo necesario y quería entrar. Pero Sam ahora se empecinaba. —¿Cuál es el problema con los alimentos de nuevo? —Preguntó con desconfianza. —El generador está muerto, — señaló. —Sí, lo sé. Yo… Oh… — dijo al darse cuenta y le permitió llevarla a la casa. Frunciendo el ceño, preguntó, —¿Cuánto tiempo ha estado sin funcionar? —No estamos seguros. No recuerdo haberlo oído ayer por la noche cuando llegamos, — admitió. —Tienes razón, — dijo Sam pensativa. —Podía oír el murmullo de vuestras voces en mi habitación cuando regresásteis esta mañana. No fui capaz de oír el generador cuando se apagó. Es muy fuerte. Mortimer asintió con la cabeza, pero su mirada se había desplazado a Decker que estaba de pie al otro lado del mostrador, hablando por teléfono. No tenía ninguna duda de que el hombre estaba pidiendo sangre fresca de ABB, el Banco de Sangre Argeneau. En cuanto a Bricker, se había tirado en el sofá, una trágica expresión en su rostro y una mano en su estómago al contemplar la salchicha contaminada que había comido. Bricker podría ser un poco dramático. Estaba en su juventud. Con menos de un centenar de años, todavía era un bebé. —¿Has revisado los alimentos, sin embargo? Aún podrían estar bien, — sugirió Sam evitando su mirada. —La salchicha estaba contaminada, — dijo Bricker con tristeza desde el sofá, mirando la expresión de sorpresa de Sam. —Bricker se comió una salchicha y el queso cuando se despertó, — explicó Mortimer. —Vamos a sustituir todo, por supuesto. De hecho, vamos a sustituir todos los alimentos, ya que fueron dañados por nuestro generador.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam alejó la oferta. —No seas tonto. Hubiera estado tan arruinado como si los hubiese dejado en nuestra nevera. Pero mejor vuelvo y dejo que las chicas lo sepan. Tienen hambre. Supongo que tendremos que ir a la ciudad a por el desayuno y luego buscar suministros. —¿Desayunar en la ciudad?— Preguntó Bricker con interés y se sentó de golpe en el sofá. Mortimer le miró con incredulidad. Un momento antes parecía que estaba listo para escribir su propio memorial. —¿Quieres venir? —Preguntó Sam, y Bricker se levantó del sofá. —Oh, sí. Estoy muerto de hambre, — dijo el joven, apresurándose a unirse a ellos. —Bricker, — dijo sombríamente Mortimer, y luego asintió con la cabeza hacia las ventanas. Tratadas contra los rayos UV, no había necesidad de cerrar las persianas. La luz del sol fuera era claramente visible. Bricker siguió el gesto, miró fuera, y luego se encogió de hombros. —Podemos llevar nuestra furgoneta. Las ventanas están tratadas. —¿Tratadas? — Preguntó Sam y Mortimer miró a su compañero por el resbalón. —Mortimer tiene sensibilidad al sol. Las ventanas de la furgoneta tienen un recubrimiento especial para ayudar. —Oh. — Sam le dirigió una mirada preocupada. —¿Qué te pasa? ¿Explotas en colmenas o algo así? —O algo así, — murmuró, y luego dijo Bricker, —Incluso si tomamos el SUV aún tendríamos que caminar ida y vuelta a la tienda, y no tenemos ninguna medicina... eh... aquí, — terminó sin convicción, sin poder decir sangre. —Pasarán horas antes de que la medicina pueda ser entregada, — respondió Bricker. —Mejor no sufras de hambre también. Mortimer abrió la boca para discutir, pero Bricker se le adelantó. —Es probable que no


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

lo recuerdes, Mortimer, pero confía en mí, tener hambre no ayudará. —Backer probablemente tiene razón, — dijo Decker. Había colgado el teléfono y ahora se movía alrededor del mostrador de la cocina para unirse a ellos. —Será la hora de la cena antes de que la medicina llegue aquí, y un buen plato raro de carne y huevos podría ayudar. Si las cosas se ponen muy mal siempre se pueden tomar medidas de emergencia. Decker quería decir que si las cosas se ponían tan mal él y Bricker podrían morder a un mortal en la ciudad por la sangre si fuera necesario. Se les permitía hacerlo en situaciones de emergencia, y esta situación podría rápidamente convertirse en una emergencia. Sin embargo, Mortimer estaba más preocupado por el efecto que las palabras podían tener en Sam y no se sorprendió cuando vio la confusión en su rostro al escuchar su conversación. Entre que se habla de la "medicina" y "medidas de emergencia", se estaba preguntando qué demonios estaba pasando. Suspirando, Mortimer se pasó una mano por el pelo mientras pensaba en qué hacer. Al final, su decisión se basó no en la mirada suplicante de Bricker o en el argumento de Decker, sino en el simple hecho de ir a la ciudad con Sam que quedarse allí sin ella. —Está bien, — dijo, con lo que apareció una sonrisa a la cara de Bricker. Mortimer ignoró eso y le dijo a Sam, —Nos vamos en nuestro SUV sin embargo. Tú y tus hermanas sois bienvenidas a venir con nosotros. —Iré a decírselo. — Sam se fue a través de la puerta casi antes de decir la última palabra. —Mientras que tú sales con las chicas, me iré a comprar un nuevo generador, — anunció Decker. —Y antes de preguntar, no, no estoy interesado en ir con vosotros. Me gusta entrar, conseguir lo que necesito, y salir. A las mujeres les gusta holgazanear cuando van de compras. No estoy de humor para andar holgazaneando. Bricker sonrió con diversión, simplemente dijo, —¿Por qué no le dejas hasta la noche? La energía ha vuelto, no hay urgencia al respecto. —De alguna manera no creo que el Canadian Tire abra hasta las diez de la mañana, — dijo Decker con sequedad. —Además, no tendré la sangre hasta que llegue, si la


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

electricidad se interrumpe, este lote se arruinará también. —Correcto. — Bricker asintió con la cabeza. —Tiene sentido. —Gracias, he sido conocido por tener sentido de vez en cuando, — dijo secamente y luego miró a Bricker y a Mortimer, entrecerrando los ojos. —Ya estáis empezando a veros pálidos. Sospecho que ambos vais a tener que morder a alguien en la ciudad. Mortimer le dirigió una mirada firme a Bricker. —No a Sam o a sus hermanas. —Honor de Scout, — dijo el inmortal más joven, alzando una mano como si diera un juramento. Luego se trasladó a la ventana para asomarse a la casa de al lado. —Espero que no lleve demasiado tiempo, yo… estoy… —Hambriento, — terminaron Mortimer y Decker por él, al mismo tiempo.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 8 —Me encanta la comida. Sam se echó a reír por las palabras de Bricker, mientras ella miraba el carro que estaba empujando a través del aparcamiento hacia sus vehículos. Lleno de bolsas con comida, al igual que el carro que llevaba Mortimer. Actuaban como si no hubieran comido en varios días cuando llegaron, empezaron a coger cosas de aquí y de allí metiéndolas en los carros. Ahora veía por qué había insistido en que había necesidad de dos neveras grandes que Sam y sus hermanas habían planeado llevar, para almacenar los alimentos perecederos para el viaje, de una hora, de regreso a la cabaña. Los hombres aparentemente tenían buen apetito. —No puedo creer que hayas comprado todo esto, —dijo Alex. —¿Cuánto tiempo vais a quedaros? Ellos intercambiaron una mirada y luego Mortimer se encogió de hombros. —Una temporada. ¿Cuánto tiempo os vais a quedar vosotras? —Dos semanas, —respondió Jo y luego añadió, —No es mucho tiempo. Sam entrecerró los ojos, frunciendo el ceño por la sonrisa burlona de su hermana. Freno un poco, se puso a su lado y murmuró, —Vine con Mortimer y Bricker. No voy a volver con ellos. Podrías ir tú. —Oh, pero...— comenzó a protestar Jo, Sam levantó una mano para hacerla callar. Ella no iba a perder esta discusión. Mientras que el sueño húmedo con Mortimer había sido muy emocionante e hizo que ella quisiera desesperadamente tener una relación real con él, la otra parte de ella era lo suficientemente realista como para saber que no tenía ninguna oportunidad con él. Simplemente estaba fuera de su alcance. Por supuesto, era amable y atento cuando estaba cerca de ella, pegándose y constantemente tomándola del brazo para sostenerla, pero Sam no era tan tonta como para pensar que era una señal de atracción. El hombre era un buen tipo, un hombre protector que había apreciado su invitación a cenar con él y sus amigos la noche


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

anterior, obviamente, estaba decidido a verla como si fuera una hermana pequeña como un agradecimiento. Al menos eso es lo que temía. Sam no podía creer que un hombre tan guapísimo como él la encontrara atractiva. Ella había decidido conservar su corazón, por no hablar de su orgullo. La forma más sencilla de hacerlo era evitarlo tanto como fuera posible. Por eso había sugerido que ella y sus hermanas debían llevar su propio vehículo. Por supuesto que había usado la excusa de la necesidad del vehículo extra para tener espacio para la comida y la bebida. Para su alivio, Jo y Alex habían aceptado a la primera y pensó que había logrado evitar tener que hacer un viaje largo en el SUV con los hombres. En este punto, Sam todavía no estaba segura de cómo había terminado viajando con Bricker y Mortimer. Bueno, lo hacía, pero no podía creer que hubiera salido tan mal. El problema se produjo cuando se había decidido hacer sus compras en Huntsville. Fue un viaje de cuarenta y cinco minutos, pero también era una ciudad más grande, con varios puntos de venta de comestibles, restaurantes y pequeñas tiendas para turistas a las cuales quería echarles un vistazo. Había estado bien hasta que Bricker había preguntado dónde estaba Huntsville y Alex había decidido que lo más fácil era que una de ellas fuera con los chicos y les mostrara el camino. Sus hermanas habían votado por Sam para que fuera la persona que viajara con ellos y allí estaba ella. Había pasado la mayor parte del camino deseando desesperadamente estar en cualquier parte del mundo, pero no en ese vehículo. No es que no hubieran sido encantadores con ella. De hecho, ambos habían hecho un esfuerzo para incluirla en todas las conversaciones durante el viaje. Mientras Bricker conducía, Mortimer se había dado la vuelta, en su asiento, para incluirla en la charla. Había sido entretenido y divertido y la hizo reír varias veces durante el camino y si no fuera por el hecho de que se había encontrado a sí misma oliendo a Mortimer, con cada respiración, incapaz de apartar la mirada de él, de sus ojos verdes, sus suaves labios, sus manos, que en sus sueños le habían dado tanto placer y luego el pecho, tan fuerte y hermoso que había visto a la luz de la luna... Pues bien, el viaje había sido un infierno y tendría que repetirlo en los cuarenta y cinco minutos de vuelta.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Yo no voy a ir con ellos,—dijo ahora, con firmeza. La mueca de su hermana menor cambió radicalmente cuando empezó a sonar un teléfono en su bolso. —¿Qué es eso?— Preguntó Jo con suspicacia. —No traerás el móvil, ¿verdad? Se suponía que lo ibas a dejar en casa. Sam no le hizo caso y metió la mano en su bolso para buscarlo. Lo cogió, leyó el nombre, su boca se abrió cuando vio el nombre de Clarence Babcock, uno de los socios más antiguos y su jefe. Sam pensó en no contestar. Estaba de vacaciones después de todo. El teléfono volvió a sonar, sonar... estridente para los oídos sensibles. Podría ser importante, Sam se reprendió a sí misma. Debía responder. —Es del trabajo, ¿no? No te atrevas a contestar,— dijo Jo algo enfadada. —Te mereces unas vacaciones tanto como cualquier persona. ¡Sam! —Dijo bruscamente, y se apartó un poco de los otros y contestó al teléfono. Simplemente no podía dejar de responder. —¿Hola? —Dijo con cautela. —¡Oh, Samantha! Menos mal que has cogido el teléfono. Siento molestarte en vacaciones, pero necesito un favor rápido. No te llevará mucho tiempo. Sólo unos pocos minutos, estoy seguro. Es por los Latimers, ves. Los ojos de Sam se abrieron como platos. Los Latimers eran los mayores clientes de la firma. También eran viejos amigos de su jefe, era el padrino de su hija. Pero estaban en Europa en este momento y no se podía imaginar lo que tendría que hacer ella. —Martin y Trisha Latimer se encuentran en Europa en este momento, pero Cathy, su hija, está en su casa de campo, en Minden y parece que no pueden ponerse en contacto con ella. Están un poco desesperados por lo que me llamaron y les dije: que estaba seguro de que no sería un problema para que ti visitar a la niña para ver que está todo bien y para que le digas que llame a sus padres para que dejen de preocuparse. —No lo es, es... Un problema, quiero decir.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam estaba completamente inmóvil. Incluso contuvo el aliento. Minden estaba a más de una hora de distancia de donde estaba y a más de dos horas desde la cabaña, lo que significaba un viaje de más de cuatro horas ida y vuelta y a aparte el tiempo que le llevara localizar a Cathy Latimer y hablar con ella. Sam quería decirle que se fuera al infierno, que se trataba de sus vacaciones, que trabajaba ochenta horas a la semana para la empresa, que se trataba de un tiempo muy valioso que tanto necesitaba y que no tenía intención de salir corriendo a ver como se encontraba una niña malcriada que no se había molestado en llamar a sus padres o incluso responder a sus llamadas. Pero entonces su lado más sensible le dio una patada, recordándole que había pasado de pasante a socio menor en menos de un año, algo sin precedentes. Si mantenía ese ritmo en un par de años la harían socio principal y luego no tendría que trabajar tan duro y su vida ya no sería estrés, inclinarse, presión y... —Por supuesto que no será un problema, señor. Me temo que estoy en Huntsville en estos momentos, pero vamos de regreso a Magnetawan. Una vez que llegue allí puedo alquilar un coche y conducir hasta Minden. Debería estar allí en... —Hizo una pausa como si lo estuviera pensando y luego dijo,— Vamos a ver, es casi una hora hasta Magnetawan y más de dos horas hasta Minden desde allí... en poco más de tres horas le llamo después de hablar con Cathy Latimer. ¿Vale? Hubo una pausa al otro extremo del teléfono y supo que el hombre estaba tomando nota de la duración del viaje y de las molestias que se tomaba al realizar este "pequeño favor". Sam no era estúpida. Estaba poco acostumbrada a este tipo de cosas si no tenían ni idea de lo que te estaban pidiendo. Su jefe ya sabía exactamente el esfuerzo que tenía que realizar por hacerlo en sus vacaciones. —Gracias, Samantha,—dijo finalmente en tono muy solemne. —Aprecio esto y estoy seguro de que los Latimers también. Les haré saber las molestias que te vas a tomar por su tranquilidad. Esto significará mucho para ellos. —No hay problema,— dijo Sam simplemente, pero se preguntaba si llegar a socio principal, realmente valdría la pena todo este lío. ¿Aún quería ser socio mayoritario? Empujando estas dudas e incertidumbres lejos, dijo adiós a su jefe y colgó.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—No te habré oído estar de acuerdo para trabajar en tus vacaciones. Sam hizo una mueca al tono irritado de Alex y se volvió con una sonrisa forzada. —En realidad, no es trabajo. Es un favor para los Latimers. Su hija, está en su casa de campo y no pueden contactar con ella. Sólo veré cómo está. —¿No tienes que hacer otra cosa más que ir a Minden para ver cómo está? —Preguntó secamente, e hizo una mueca a Sam. No esperaba que Alex hubiera oído la última parte de la conversación. —Ella es la ahijada del señor Babcock, —dijo Sam, con la esperanza de que aliviaría parte de su evidente enfado. —Y está preocupado por ella. —¿Está lejos Minden?—Preguntó Mortimer con el ceño fruncido. Se dio cuenta de que se habían acercado, él, Bricker y Jo, para averiguar qué estaba pasando. —Se tarda una hora y veinte minutos desde aquí, —informó Alex y luego agregó, — Pero más de dos horas desde la cabaña. No volverá de este pequeño favor hasta después de las nueve y media o las diez, por lo menos. Sam frunció el ceño ante esa predicción y miró su reloj, sorprendida al ver que ya eran las cuatro y media. Dónde se había ido el día, se preguntó, y luego se dio cuenta de que se había despertado después del mediodía, se había levantado y había desayunado chorizo y huevos. Habían parado a desayunar y habían hecho otra parada en Canadian Tire, donde Bricker había comprado dos grandes neveras para que él y Mortimer transportaran su comida a la cabaña. Y luego finalmente habían parado al supermercado. —Tenemos que meter toda esta comida en el coche, —dijo ella, tratando de distraer a Alex del asunto. Sus hermanas estaban preocupadas por ella, por las horas que trabajaba y la presión a la que estaba sometida. Fue una de las razones por las que habían planeado este viaje de una semana con ella para abrir la cabaña. Se suponía que iban a obligarla a tomarse unas vacaciones. Le habían hablado del tema hacía meses para que pudiera tomarse unos días libres, cuando viera que tenía menos trabajo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam hizo una mueca ante la idea. Había estado tan profundamente enterrada en el trabajo cuando se acercaba el periodo de vacaciones que había considerado cancelar las vacaciones. La sugerencia había causado malestar y rabia en sus hermanas y rápidamente había cambiado de idea. —Puedo ayudarte. Sam miró a Mortimer confundida. ¿Le había oído bien? No estaba segura. No la estaba mirando. Estaba hablando con sus hermanas. —Podemos cargar los víveres y el hielo en las neveras y si no os importa ir con Bricker y las neveras en la parte de atrás con vosotras, puedo llevar a Sam a Minden en el SUV. Será más rápido de esta manera. Vamos a ahorrarnos, por lo menos, dos horas de viaje. Mágicamente, el enfado y la ira de Alex y Jo parecieron evaporarse. —Está bien, —coincidieron alegremente, a continuación, Alex dijo, —Cargaremos la comida y las neveras entonces. Sam fue hacia los coches y sacudió la cabeza con desconcierto, preguntándose cuándo había perdido el control de su vida. Todo el mundo parecía estar tomando decisiones por ella. Consideró, brevemente, rechazar la oferta de Mortimer, pero luego se dio cuenta de que sería como cortarse la nariz para fastidiar la cara. La aceptación de su oferta haría que se ahorrase dos horas de viaje. Eso también tranquilizaría a Alex. Eso significaba que tendría que pasar tres horas y media o más atrapada en un coche con Mortimer... Eso era bastante desalentador, pensó Sam y casi estuvo a punto de rechazar la oferta, después de todo, pero luego se giró hacia Bricker, le sonrió y dijo, — Todo estará bien. Relájate y disfruta de su compañía. Sam asintió con la cabeza. Bricker estaba en lo cierto, todo iría bien, pero se preguntó cómo estaba hablando con ella sin que su boca se moviera. Tal vez tendría que ir al oculista, pensó un poco confusa y se acercó a ayudar a los hombres con las dos neveras


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

que pusieron al lado y luego descargaron las compras en ellas. Todo fue rápido, luego se encontró en el asiento del copiloto del SUV poniéndose el cinturón de seguridad. —Tus hermanas están preocupadas por ti,— comentó Mortimer cuando arrancó el coche. —Sí, —coincidió Sam en un suspiro triste. La verdad es que a veces se preocupaba. Todo el mundo trabajaba duro y lo hacían durante largas horas, pero no tenía idea de cómo se las arreglaban. La tensión comenzaba a apoderarse de ella. —Piensan que estás arruinando tu salud por ese trabajo,— agregó, sonando un poco descontento. —Es una carrera, no un trabajo. Y sólo tengo que trabajar de esta manera hasta que consiga una colaboración de alto nivel. Luego puedo reducir la velocidad y dejar que la gente joven haga el trabajo duro. Mortimer asintió solemnemente y luego preguntó, —¿Vale la pena? Sam frunció el ceño. Esa era una pregunta que a menudo se hacía. Le gustaba la ley y en su mayor parte, amaba su trabajo. A excepción de las largas horas. Y aunque se decía que una vez que llegara a un puesto mejor podría disminuir la velocidad y dejar a los principiantes y pasantes hacer el trabajo por ella como su propio jefe hacía, no sabía si en realidad iba a poder. Tenía miedo de que se perdiera algo y no sabía si podría evitar estar pendiente de todo. Sam tenía problemas con el control y lo sabía. Además, después de haber llegado allí, se sentía mal por la acumulación de trabajo sobre los subordinados como sus propios jefes hacían. Todo el mundo merecía una vida. Liberó su aliento en un pequeño suspiro, Sam negó con la cabeza. —Hablemos de otra cosa.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer se quedó en silencio, un momento mientras esquivaba el tráfico, pero luego asintió. —Está bien. Por ahora. —Ella parpadeó sorprendida, pero él ya estaba preguntando,—¿De qué quieres hablar? Sam vaciló, su mente buscó un tema seguro para discutir, pero ninguno parecía seguro, al menos no para ella. Todos los temas posibles en su mente eran sobre el hombre que estaba a su lado, su vida, sus gustos y disgustos. Lo peor era la pregunta recurrente, ¿Le gustaba? ¿La veía atractiva? ¿Podría considerar la posibilidad de tener una aventura con ella? ¿La besaría? ¿Querría tener contacto con ella? ¿Hacer que su cuerpo suplicara por él como lo había hecho en su sueño? Temas que definitivamente no eran seguros, decidió Sam. Consciente de que Mortimer la miraba con curiosidad, se aclaró la garganta y dijo, —No lo sé. ¿Te ha gustado lo que has visto hasta ahora? —Me gusta, —dijo con facilidad. —Es tranquilo, pacífico y relajante, es sorprendente. —Supongo que es un gran cambio al estar acostumbrado a Los Ángeles. —No paso mucho tiempo en Los Ángeles,—dijo en voz baja. —¿Tienes una casa allí?— Preguntó Sam con curiosidad. —Bricker y yo compartimos un apartamento, pero teniendo en cuenta el poco tiempo que pasamos allí, no molestamos mucho, —dijo con ironía. —Estamos en Los Ángeles de vez en cuando para visitar a familiares en días festivos y demás, pero sobre todo siempre estamos de viaje. —Oh, sí, de gira con la banda y tal,— murmuró ella, teniendo en cuenta lo que había dicho. Mortimer a menudo había hablado de que era a lo que se dedicaban él y Bricker. No hubiera pensado que era raro, ya que se encontraban en una banda juntos y por lo tanto probablemente trabajando y tocando juntos... salvo que era siempre él y Bricker, y no Bricker y Decker. Por la forma en que lo había contado era como si fueran socios,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

pensó con el ceño fruncido y luego sus ojos se abrieron con horror mientras se preguntaba si eran solo socios o una pareja gay. Dios mío, estaría interesada en un gay. Y era más que posible, se dio cuenta con espanto. Sam ya conocía su poca habilidad para detectar a un gay. Uno de los abogados de la firma, al parecer era gay, pero no había tenido ni idea hasta que su secretaria se había referido a lo guapo y bueno que estaba y que fuese una pena que fuera gay. Sam había pasado el último año pensando que sus vecinos compañero eran solo amigos, hasta ese momento. Ahora que la idea estaba en su cabeza, Sam no pudo dejar de pensar en ello. Eso colgaba en la parte posterior de su mente como un murciélago a la espera de desplegar sus alas y volar locamente dentro de su cráneo. Mortimer intentó iniciar varias conversaciones, pero Sam tenía dificultades para responder con más de dos palabras. Finalmente se dio por vencido y se mantuvo en silencio. Sam sentía que lo hacía porque se encontraba estudiando cada pequeña cosa que había dicho y en todo momento lo que había visto cuando los dos hombres estaban juntos. También era horrible la excitación que había sentido en el sueño. A pesar de que él no podía saberlo, se sentía como si le hubiera molestado de alguna manera. Violación mental de su vecino gay. ¡Dios mío! —¿Crees que habrá un restaurante o una cafetería cerca de aquí?— Preguntó Mortimer de repente, interrumpiendo sus desagradables pensamientos. —Me gustaría comer algo. Sam miró a su alrededor para ver que habían llegado en Minden. Vio un gran centro comercial. Frunció el ceño, y admitió, —No estoy segura. Sólo he estado aquí una vez y fue cuando era niña, me trajeron mis padres. Estoy segura de que debe haber una. Hacer una parada en un restaurante era probablemente una buena idea. Ella tenía un poco de hambre y podía ir al baño. Sam miró las tiendas de la calle y luego hizo un gesto a su derecha cuando vio una plaza, en la esquina, con varias tiendas.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Podrías buscar un sitio donde aparcar. —Bien, —dijo Mortimer con alivio. —Podemos estirar las piernas, comer algo y mirar el mapa para ver dónde tenemos que ir a buscar a la chica Latimer. ¿Tienes la dirección? Sam asintió con la cabeza. Su jefe se había olvidado, pero la sabía. Se había pasado los primeros tres meses en su internado por un caso de los Latimers y estaba constantemente enviándoles informes a su casa. Había escrito tantas veces la dirección que nunca lo olvidaría. —La buscaré en el mapa mientras comemos. Asintiendo con la cabeza, Mortimer se dirigió a la plaza. Podían elegir entre una pizzería o un pequeño restaurante que servía pescado, patatas fritas y otros alimentos simples. Eligieron el restaurante. Mortimer y Sam pidieron en la barra y luego cada uno se dirigió a los baños. Mortimer ya había regresado y estaba en una mesa en el momento en que Sam volvía a entrar en el comedor. Él estaba mirando el mapa y no se dio cuenta de su llegada, por lo que aprovechó la oportunidad para observarle más de cerca, buscando desesperadamente algún signo de su preferencia sexual. Desafortunadamente, no vio nada de lo que reconocía como gay o no gay. El hombre vestía la típica ropa de sport, vaqueros y una camiseta, su pelo rubio era corto, estaba bien afeitado. Eso no indica nada, pensó Sam y luego frunció el ceño al notar que él estaba muy pálido. Mortimer miró cuando se sentó enfrente, en la mesa, frunció el ceño y dijo,— ¿Qué pasa? —Estas pálido,— dijo con preocupación. —¿Estás bien? Mortimer vaciló y miró hacia otro lado con un encogimiento de hombros. —Estoy bien. Comer me sentará bien.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Su respuesta hizo que se preguntara si no sería diabético o sufriría alguna otra dolencia que afectaba a su sistema, pero antes de que pudiera preguntar, fueron interrumpidos por la llegada de su comida y decidió dejar la cuestión por ahora. No quería que Mortimer le contestara con la boca llena y el hombre siguió con la boca llena hasta que terminó la comida de su plato. Él y Bricker ciertamente tienen buen apetito, pensó Sam y luego frunció el ceño al darse cuenta de que ahora los emparejaba en la cabeza. No era capaz de pensar en uno sin el otro en sus pensamientos. En su mente, ya estaba convencida de que deseaba a un gay. —¿Eres gay?— Sam no tenía la intención de decirlo así, al menos no había pensado ser tan brusca, pero no pudo detener las palabras. Luego cerró los ojos con espanto por su comportamiento, antes de abrirlos poco a poco para mirar a Mortimer y ver cierta consternación en su expresión. Ya fuera porque no era homosexual o porque había hecho la pregunta, no tenía que habérselo preguntado y dijo en tono de disculpa, —Lo siento. Realmente, lo siento mucho. No es de mi incumbencia y no tengo ningún problema con la homosexualidad. Estoy feliz de ser tu amiga y de Bricker. Yo...— Terminó Sam con un grito de asombro cuando de pronto se levantó, la cogió de la mano y la sacó de la mesa. —Realmente, no era mi intención ofender, —balbuceó Sam mientras la sacaba del restaurante, por la puerta. —Está bien si lo eres. Me gustaría saberlo, porque... Interrumpió sus palabras porque se dio cuenta que se le podía escapar que le gustaba y luego se apresuró a decir, —Es porque Jo parece estar un poco interesada en Bricker y yo no quiero que se lleve una desilusión... —Sus palabras se interrumpieron repentinamente por otro grito, esta vez porque había tropezado con algo en el estacionamiento. Mortimer inmediatamente se paró, dejó caer su mano y la agarró por la cintura, para llevarla hasta el coche. Abrió la puerta del pasajero y la metió rápidamente en el vehículo, pero Sam se lo impidió poniendo una mano en la puerta y girándose hacia él. —Por favor no te enfades, sólo quería saberlo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Ella guardó silencio en esta ocasión cuando su boca se posó en la de ella. Sam se quedó helada. Al igual que en su sueño, no era un simple pico o un roce de labios, se trataba de un beso, hambriento, exigente y que todo lo consume. Mortimer la cogió de la part4e de atrás del cuello con una mano, sujetándola mientras él demostraba que definitivamente no era gay. Bueno, a menos que su figura de muchacho le engañara y pensara que era realmente un Sam y no una Samantha, pensó confusamente y después abandonó ese pensamiento cuando su mano libre cubrió su pecho a través del algodón de la camiseta granate. Sam gimió en su boca y se apretó más contra él mientras la besaba. Era como en su sueño y su cuerpo respondió en consecuencia, sus pezones de inmediato se erizaron y apretó sus muslos por el calor que empezaba a palpitar entre ellos. Sintió el marco de la puerta del SUV en su espalda y entonces la mano que tenía en el cuello se posó en su trasero para atraerla más hacia él. Sam se encontró aferrándose a sus hombros mientras desesperadamente luchaba contra el impulso de envolver sus piernas alrededor de sus caderas, e instarle. No había perdido por completo la cabeza, sin embargo, y una parte de su mente le decía que él sólo estaba tratando de probar que no era gay. Sam se separó y giró la cabeza para evitar que la besara otra vez y gritó, —Está bien. No eres gay. No tienes por qué seguir. —Pero quiero, —gruñó, acercándose para que pudiera sentir lo mucho que quería su boca deslizarse por su garganta, hacia sus labios. —Oh,— suspiró Sam cuando sintió su duro miembro. Y ella definitivamente también quería, reconoció cuando su boca recorrió la vena de su garganta. Y también quería, desesperadamente, pero estaban en la calle, por el amor de Dios y aún era de día, estaban a plena vista de todos. Unos cuantos silbidos y vítores llegaron a sus oídos. Sam no fue la única que los oyó. De repente, Mortimer se separó y se giró hacia el SUV. —Entra. Sam subió al coche, vio a través del parabrisas a un trío de jóvenes sonriendo y diciendo cosas obscenas, mientras se dirigía hacia el restaurante.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Se me olvidó el mapa dentro, ya vuelvo, —dijo Mortimer y luego cerró la puerta detrás de ella y volvió al restaurante. Sam le miró, maravillándose de lo tranquilo y sereno que estaba después del apasionado abrazo mientras que ella se sentía completamente desconcertada. Por unos instantes, simplemente se sentó allí disfrutando de la sensación de hormigueo que irradia a través de su cuerpo, pero luego empezó a preocuparse. En primer lugar le preocupaba que pudiera haber problemas en el restaurante con el trío de provocadores. Pronto se convenció de que era un tipo inteligente, aparentemente ecuánime y que estaría bien, comenzó a preocuparse por su regreso. ¿Cómo se suponía que debía actuar tras el abrazo apasionado que acababan de compartir? ¿Eran pareja ahora? Esa pregunta la hizo gemir en su interior. Incluso se preguntó si después del beso acababa de demostrar que las sospechas de Alex no eran fundadas. A pesar de Tom, ella era sin duda una virgen cuando se trataba de esos asuntos, reconoció Sam. Un beso no significaba que eran una pareja. Incluso aunque tuvieran relaciones sexuales no tenían por qué ser pareja. Había personas que se acostaban una sola noche y ni por un minuto se imaginaban que eran una pareja. Ella realmente no estaba preparada para eso. ¿Qué estaba haciendo? ¿Y por qué tardaba tanto Mortimer? Mortimer se sintió aliviado al ver el mapa en la mesa donde lo había dejado. Lo cogió y miró hacia el coche. No era la razón principal por la que había regresado, era sólo una excusa fácil. El hecho era, que Mortimer había estado a punto de hundir sus dientes en el cuello de Sam y el hambre que actualmente revolvía su estómago y los silbidos y los vítores le recordaron dónde estaba y qué estaba haciendo. No había besado a Sam con la intención de morderla. La había besado a causa de su pregunta acerca de su orientación sexual. Primero le sorprendió y luego le indignó que la mujer que le gustaba dudara de sus tendencias sexuales. Le preocupaba que ella pensara que era gay, ella no estaría interesada en él como quería que lo estuviese y esperaba.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

De alguna manera había terminado mostrando que era un macho. El beso. Él sólo había querido una caricia rápida y demostrativa, pero en el momento que había probado sus labios, se había convertido en mucho más. Y cuando ella había respondido, sus buenas intenciones habían caído por la ventana por completo. La mujer era un barril de pólvora, como en sus sueños, cuando respondió. Había sido entusiasta y apasionada, haciéndole perder la cabeza por completo. Mortimer dejó que sus manos comenzaran a deambular, pensando en rasgarle la ropa y hacerle el amor contra el coche. Pero entonces ella se había separado y giró la cabeza. Cuando Mortimer había seguido con su boca por el cuello y sintió la vena palpitante de emoción allí, su pasión había sido brevemente asaltada por otra hambre desesperada de necesidad de sangre. Y se sentía muy desesperado en ese momento. A pesar de sus esfuerzos y de los de Bricker no había sido capaz de evitar por completo exponerse a la luz del sol hoy. Mientras que se había puesto unos vaqueros en lugar de unos pantalones cortos más cómodos para ayudar a evitar la exposición tanto como fuera posible, una camisa de manga larga habría parecido extraña en un día caluroso de verano, por lo que sus brazos, manos y cara habían sido expuestos. Y habían estado lo suficientemente seguros de los rayos UV en el coche, pero en todas las paradas que habían hecho tuvo que exponerse en algunos momentos al castigo del sol. Todo eso, combinado con la necesidad de su cuerpo a hacer frente al alcohol de la noche anterior y la sangre contaminada que había consumido, cuando se despertó al mediodía, lo habían dejado deshidratado y en grave necesidad de sangre. Esta era una de las situaciones de emergencia en que se permitía a los de su especie alimentarse de un mortal. Pero Mortimer no se alimentaría de Sam. No podría controlarse y no podría borrar el recuerdo y era demasiado pronto para revelarle lo que era y esperaba que ella lo pudiera aceptar sin escapar corriendo. No, no podía morder a Sam. Necesitaba otro donante. Mortimer observó el restaurante, descartó a varios clientes, se fijó en el trío que había estado silbando en el aparcamiento. Mortimer lo consideró brevemente, a continuación, eligió al que parecía más sano y se metió en sus pensamientos. En cuestión de segundos el joven estaba disculpándose y se dirigía hacia el baño de hombres.


The Rogue Hunter

Mortimer le sigui贸.

Lynsay Sands


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 9 Sam estaba preocupada por lo que tardaba Mortimer en recoger el mapa. Temía que se hubiera metido en un lío por haber increpado a los provocadores. Se disponía a abrir la puerta del coche, cuando por fin apareció. Soltó la manilla de la puerta con alivio, cuando le vio dirigirse hasta el coche. No había ninguna señal de que hubiera tenido ningún tipo de enfrentamiento, parecía perfectamente bien. De hecho, se veía mejor de lo que estaba antes. Ahora no estaba tan pálido. —Aquí tienes,— dijo Mortimer, abriendo la puerta y dándole el mapa cuando se puso al volante. —Tú serás la que indiques el camino. Sam aceptó el mapa y rápidamente comenzó a hojearlo, aliviada por tener algo que hacer además de pensar en el beso. Ella enterró su cabeza en el mapa y se concentró en encontrar la casa Latimer. —Parece que tenemos que volver a la carretera por donde entramos, —dijo una vez que había encendido el motor y sintió que él la miraba. Sólo cuando estaba concentrado en la conducción Sam se arriesgó a echar un rápido vistazo en su dirección. Y luego volvió a mirar el mapa. —¿Estás bien?— Preguntó Mortimer en voz baja, cuando se dirigió hacia la carretera. Sam le miró bruscamente para encontrar su mirada fija en su boca. Se suponía que se preguntaba si estaba bien por el beso y no sabía cómo responderle. —Sí, por supuesto, —murmuró finalmente, ruborizándose por la vergüenza cuando miró sus ojos brevemente y luego a regañadientes le preguntó, —¿Y tú? —Oh, sí,— murmuró con lo que casi sonaba como regocijo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Entre eso y la sonrisa de satisfacción en su rostro, Sam encontró una sonrisa renuente en sus propios labios. Se congeló allí brevemente, cuando de repente soltó una mano del volante y agarró la suya. Sam no se apartó, sino que simplemente se quedó mirando los dedos entrelazados, sintió confusión. ¿Eran una pareja ahora? Dios mío, esto era todo tan nuevo y confuso. Ella no había tenido que afrontar citas moderna con todas sus incertidumbres y normas desde su adolescencia. Si aún había reglas. —¿Cuántos kilómetros tenemos que recorrer por este camino? Sam dio un salto y luego se obligó a mirar a su alrededor. Habían pasado las tiendas de nuevo y ahora se dirigían a las afueras de la ciudad. Ella volvió su atención al mapa para trazar la ruta. —Has de girar a la derecha dentro de unos minutos, creo.—Sam levantó la vista para mirar la señal del desvió, sus ojos se agrandaron a medida que leía el nombre. —Ahí. Gira a la derecha. Vete hasta el final y luego gira a la izquierda,— le dijo, mirando el mapa, un poco más cómoda ahora que no estaba sosteniendo su mano. Sam no pensaba que estaría totalmente cómoda de nuevo, hasta que estuviera de vuelta en casa con sus hermanas. Y sin Mortimer cerca. Deseaba no estar allí ahora. Quería tiempo para procesar lo que estaba ocurriendo y averiguar lo que quería. Pero si la vida le había enseñado algo, era que no siempre consigues lo que quieres. Unos instantes después encontraron el largo camino de entrada de la casa de Latimer. Más bien era una pista de tierra llena de baches. Sam no se sorprendió al escuchar mascullar a Mortimer a través de sus dientes en un silbido casi silencioso, cuando llegaron a la última fila de árboles. —Encantador,—dijo secamente. Sam solo miró atentamente. No era una casa de campo, era una mansión, no esperaba menos de los Latimer. Eran ricos y les gustaba gastar esa riqueza. Y ¿por qué no? No se lo podían llevar con ellos cuando murieran. —¿Es el coche de la chica?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam siguió con la mirada el gesto de Mortimer y vio el pequeño coche deportivo rojo que estaba en un lateral de la casa. —Sí, —dijo con alivio y cogió la manilla de la puerta. Esto sería fácil y rápido. Sólo tenía que decirle a Cathy que llamara a sus padres . Fácil, pensó mientras abría la puerta del coche. —Puedes esperar aquí, si quieres. Sólo tardaré un minuto,—dijo Sam cuando salió. Mortimer en respuesta salió por su lado. Fueron hacia la puerta de atrás. Era la parte de la casa que daba al lago. Se olvidó de eso cuando llegaron a las puertas dobles, Sam cogió el pomo de la puerta, para girarlo y poder abrirla. La puerta no estaba cerrada. Antes de que pudiera entrar y pensar en las consecuencias, Mortimer la agarró por la cintura. Tiró de ella rápidamente hacia atrás y la hizo a un lado, la quitó del medio para ponerse delante. —Espera aquí, —susurró y luego se deslizó por la abertura y desapareció. Sam le miró con los ojos abiertos sintiéndose algo aturdida. Tom nunca hubiera actuado así, con ese control. Él le habría permitido liderar el camino. Era agradable tener a alguien que se preocupara por ella. Y frustrante, decidió en la siguiente respiración. Quería saber lo que estaba pasando en el interior y no podía decir que era un lugar seguro la puerta. Sam pasó con impaciencia, pero simplemente no podía ser una buena chica y esperar fuera mientras él investigaba. Ese era su trabajo de todos modos. Era a ella a la que habían pedido que fuera a ver a Cathy Latimer, Sam se recordó a sí misma mientras seguía el camino que Mortimer había tomado y se deslizaba por la puerta abierta.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam escuchó suave música en el momento en que entró. Se dio cuenta de que una radio estaba sonando. Observó el lujo frente a ella, miró el suelo de mármol reluciente y las escaleras dobles con curvas a ambos lados del vestíbulo blanco de gran tamaño. Dios mío, los Latimers no tenían ni idea de lo que era la necesidad, pensó Sam, con la boca abierta mientras se movía tan silenciosamente como era posible a través de la entrada. El vestíbulo de entrada daba paso a una enorme habitación abierta con una pared de cristal frente al lago. La vista era impresionante y la hizo detenerse y mirar antes de que se acordara por qué estaba allí. Arrastrando sus ojos de la increíble vista, miró la zona de estar, teniendo en cuenta la guía de televisión abierta en la mesa de café frente al sofá, una chaqueta sobre el respaldo del sofá y una toalla de playa grande esparcida sobre un taburete de bar que estaba al lado de la barra que separaba el salón de la gran cocina. Sam se movió instintivamente hacia el taburete de la barra y vio que la toalla estaba seca, pero tenía gravilla y arena. Había sido utilizada, para tomar el sol o para secarse, pero ya se había secado. Cuando la soltó, se movió alrededor de la barra para mirar en la cocina. Un vaso lleno de lo que parecía ser cola estaba sobre la encimera, el líquido en la parte superior de la copa era un poco más clara, como si hubiera sido derramada sobre hielo y el hielo se hubiera derretido. A menudo las bebidas que tenían hielo cuando este se derretía se volvían más claras, reconoció los indicios. Su mirada se deslizó hacia un plato con un sándwich sin comer. El queso sobresalía de la corteza y Sam frunció el ceño al notar que estaba algo pasado. Parecía que Cathy había llegado de la playa, se había servido un trago y acaba de terminar de hacer un bocadillo cuando algo o alguien la había interrumpido. Sam se movió de mala gana hacia adelante, miró el queso y luego lo tocó con cuidado. Estaba oscuro y duro. —Pensé que te dije que esperaras fuera.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam casi saltó de su piel cuando el comentario agudo rompió el silencio. Se volvió y le miro con el ceño fruncido. —Yo soy la que tenía que hacer esto no tú,— le recordó. —¿Está aquí? Una combinación de preocupación y alivio la recorrió cuando él negó con la cabeza. El alivio se debía al silencio de la casa y el bocadillo sin comer de la cocina, temía que Cathy hubiera estado allí, pero que algo le había pasado. La preocupación era porque significaba Cathy Latimer había desaparecido y la puerta abierta y el bocadillo sin comer sugerían circunstancias inusuales. Probablemente no eran circunstancias poco comunes, pero la película de la semana le hacía pensar en ese tipo de cosas. Suspirando, salió de la cocina y cruzó la sala de estar hacia el pasillo que conducía al resto de la casa, en ese piso. —Revisé todas las habitaciones,— le aseguró Mortimer, después de que realizara un giro por la planta baja, pasando rápidamente al lado de la biblioteca, una sala de medios de comunicación, un comedor ... —No hay nadie aquí. —Lo sé. No estoy buscando a nadie, —dijo Sam, volviendo por donde había venido y luego dirigiéndose hasta el segundo piso. —¿Qué estás buscando?— Preguntó Mortimer, corriendo por las escaleras detrás de ella. —Su ...— Sam se detuvo cuando abrió la primera puerta y se encontró mirando una habitación por la que parecía haber pasado un ciclón. La dejó sin aliento, —... dormitorio. Mortimer la siguió hasta la habitación, su mirada se movió sobre el caos y admitió,— Me imagino que fue atacada aquí. —¿Atacada?— Sam se volvió hacia él con sorpresa.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Bueno, ella ha desaparecido y ...—hizo un gesto por la habitación como si eso lo dijera todo. Sam negó con la cabeza. —Esto no es debido a un ataque, lo que estás viendo es la típica habitación de una chica de apenas veinte años. Cuando él levantó las cejas, ella confesó, —Mi habitación solía tener este aspecto. —¿La tenías así? —Preguntó, estrechando los ojos. —Hmm. —Sam asintió con la cabeza y admitió con ironía, —Tenía la costumbre tener la ropa por el suelo. Después de un año, en medio de los exámenes finales, descubrí lo útil que era colocar la ropa para no tropezar con ella cuando llegas a tu habitación de la biblioteca, de madrugada, agotada. —Ah. —Él sonrió levemente, pero permaneció en silencio mientras cruzaba la habitación hacia él. —Supongo que debería informar de esto. Mortimer asintió con la cabeza y se apartó del umbral de la puerta para permitir que pasara. —Vi un edificio P.P.O en la ciudad. —¿P.P.O?—Sam se detuvo y le miró con sorpresa ante la mención de la Policía Provincial de Ontario. —Sí.— Frunció el ceño considerando su expresión y le preguntó, —¿No es a lo que te referías? —No, estaba pensando en mi jefe, —admitió, mordiéndose el labio ahora. Tenía la intención de bajar y utilizar el teléfono que había visto en la sala de estar. Ahora, sin


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

embargo, Sam se dio cuenta de que tal vez informar a la P.P.O podría ser lo mejor. Que en realidad podría saber qué había pasado con la chica. Puede ser que simplemente hubiera tenido un accidente de coche, o ... Bueno, está bien, el accidente de coche era poco probable si su coche estaba allí, pero quizás en un vehículo todo terreno o incluso un accidente en el lago. El equipo de respuesta de emergencia podía haber sido llamado y con las prisas dejaron la puerta abierta... No parecía probable, pero, por otro lado, parecía mejor hablar con la P.P.O y asegurarse de que Cathy Latimer no había tenido un accidente o algo antes de llamar a su jefe y provocar algún tipo de pánico. Dejando escapar el aliento inconscientemente que había estado conteniendo, Sam asintió con la cabeza. —Sí, es mejor que informe primero a la P.P.O Mortimer salió de la habitación y bajaron las escaleras. Cuando iban hacia la puerta vio el bolso sobre la mesa de entrada. Sam se detuvo, pero no lo tocó. Había visto suficientes pruebas de crímenes como para saber que no podía tocar nada en la escena del crimen y esto podría muy bien ser una. Trató de mirar dentro. Por desgracia, estaba cerrado y no podía ver el interior. Miró las llaves que estaban al lado, Sam las cogió. Simplemente no podía marcharse y dejar la puerta abierta. Podía haberse cometido un crimen, no era algo inaudito y no dejaría la puerta abierta para invitados no deseados. Con la tercera llave intentó cerrar la puerta frontal. Con un suspiro de alivio, Sam sonrió un poco a Mortimer y luego dejó caer las llaves en su bolso mientras él se acercaba al coche. *** A Mortimer no le gustó el sargento Belmont desde el momento en que le vio. Era un hombre alto, canoso. Se acercó pavoneándose por una puerta en la parte posterior de la sala de recepción en la sede de la P.P.O y se acercó a la parte delantera, hacia ellos. Le gustó aún menos a los cinco minutos de ver como trataba a Sam, como a una mujer presa del pánico inquieta por nada.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Estoy seguro de que tu amiga está bien, —repitió el hombre por tercera vez, interrumpiendo los intentos de Sam para explicarse, por tercera vez también. Y añadió, —Vamos a rellenar y presentar un informe, pero no tiene sentido hacer nada más que eso. Ella probablemente en un día o dos, aparecerá con resaca y llena de cuentos de un tipo nuevo que conoció. —¿Me está escuchando?— Le preguntó Sam con incredulidad. —La puerta de entrada de la casa estaba abierta. Su bolso estaba sobre la mesa, la radio estaba encendida, y había un sándwich sin comer. —Pudo cambiar de opinión acerca de comer el bocadillo y se fue con un amigo en su lugar, — interrumpió el hombre con condescendencia. —Eso no es para montar un escándalo. —Sus padres no han podido comunicarse con ella durante varios días, —dijo Sam enfadada. —Bueno, entonces tal vez se ha escapado, —dijo con indiferencia. —Eso sucede por aquí, los lugareños vienen año tras año como turistas con sus coches de lujo y vehículos todo terreno y Doos Mar y esquí-Doo y llenos de dinero, de repente, su ciudad natal, le parece un poco aburrida y piensan que es mejor marcharse a la gran ciudad para probar suerte como cantante o actriz o modelo o sin sentido alguno y vivir la gran vida. Eso es probablemente lo que su amiga hizo. Buscar las luces de la gran ciudad. Mortimer estaba a punto de tomar el control de la mente del hombre y convencerlo de que tenía que hacer algo más que presentar un informe cuando se dio cuenta de la forma en que los ojos de Sam se habían reducido. Estaba enfadada y sospechaba que el sargento Belmont estaba a punto de darse cuenta. —¿Eres nuevo aquí, Belmont? —Preguntó bruscamente, con los ojos entrecerrados.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

La expresión del sargento se convirtió en algo sospechoso, como si pensara que esto podría ser una pregunta con trampa, pero después se subió los pantalones y asintió con la cabeza, —Como suele suceder, me trasladaron aquí el mes pasado. —Bien, —dijo Sam enfadada. —Eso explica muchas cosas. —¿Qué es lo que explica?— Preguntó Belmont con el ceño fruncido. —Por qué no tienes ni idea de quién te estoy hablando, —le espetó ella. —Voy a rectificar la situación. Cathy Latimer no es una lugareña, por lo que no necesita escapar de su vida pueblerina. Asimismo, no es una adolescente, es la hija de veinte años de un empresario muy rico que mi bufete de abogados representa, —agregó enfáticamente. —Ella conduce un coche deportivo, vive en mansiones y tiene todo el dinero que pueda desear. No se ha escapado a la gran ciudad. Vive en la gran ciudad y vino aquí para escapar de ella por un rato. Ahora a desaparecido. Se mantuvo en silencio cuando Belmont parpadeó varias veces, para que digeriera el cambio de actitud en ella. Pero Sam no había terminado. —Sus padres tienen amigos importantes, Belmont. Estos incluyen al jefe Provincial de Policía. No querrás que informe a Martin Latimer de que no estás utilizando la debida diligencia para investigar este asunto. Te puedo garantizar que lo primero que va a hacer es llamar al comisario... y entonces le darán una patada en el culo. — Se detuvo un instante más para dejar que se hundiera y luego agregó, —Le sugiero que haga todo lo posible para encontrar a Cathy Latimer. Mortimer no estaba en absoluto sorprendido al ver la consternación en el rostro de Belmont. Estaba un poco sorprendido, sin embargo, por lo rápido que el sargento podría moverse cuando quería. La forma en que se había apoyado en el mostrador. Parecía que ahora se había puesto las pilas. El hombre tiró de su cinturón de la pistola más arriba en la cadera y se volvió hacia la puerta gritando órdenes a los oficiales que de repente aparecieron por las puertas abiertas, definitivamente en movimiento, sin embargo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Obtengan toda la información que puedan de la señorita Cathy Latimer, —gritó el sargento al primer hombre que entró en la sala. —Me dirijo a la casa Latimer para ver la situación. —Sargento Belmont, —dijo Sam, dulce como el pastel, ahora que había llamado la atención del hombre. Cuando el oficial se detuvo y miró con recelo hacia atrás, alzó las llaves que había cogido de la casa de Latimer. —Necesitará esto para abrir la puerta. Las cogí de la mesa de la entrada para poder cerrarla. Con la boca apretada, regresó para recoger las llaves y luego se apresuró a salir del edificio. —Supe que el sargento había encontrado su igual cuando vi a los dos salir del SUV. Ya era hora que alguien lo pusiera en su lugar. Mortimer miró a los que Belmont había estado gritando antes de salir y esbozó una sonrisa como respuesta a la sonrisa del rostro del joven oficial. Encogiéndose de hombros, dijo, —Ella al final no necesitó mi ayuda. —No, seguro que no, —dijo él estando de acuerdo con una risa suave. —Esa es una mujer que puede cuidar de sí misma. Apuesto a que es buena en un tribunal. Mortimer elevó las cejas cuando vio a los hombres de detrás escuchando como había sospechado y luego miró a los ojos de Mack cuando el oficial miró a Sam. Sospechó que el hombre estaba haciendo uso de su imaginación en la sala, mientras la miraba caminar hacia ellos y la posibilidad de lo que Mack podría imaginar le resultó molesto. Mortimer entró en los pensamientos del hombre y de inmediato se puso rígido por los pensamientos lascivos que encontró allí. Parecía que mientras que Mortimer había sido lento para ver su atractivo, a este hombre le gustaba una mujer delgada y con mando. Mack estaba imaginándose esposado e indefenso frente a Sam en un equipo compuesto por botas de cuero hasta los muslos, una gorra de cuero y un látigo. Afortunadamente, la imagen se evaporó antes de que Mortimer reaccionara. Se le escapó un pequeño suspiro. El agente Mack se volvió hacia Mortimer para decirle, —


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

El sargento Belmont es un carca. De la vieja escuela. Ninguno de nosotros estamos de acuerdo con sus métodos y actitudes, pero él es el sargento. —Hmm,— gruñó Mortimer, todavía irritado por los pensamientos del hombre. Dios mío, ahora tenía la imagen en su propia cabeza. Pensó en abrazar a Sam y... —Nombrar a alguien como Latimer, puede cambiar la situación. —agregó el hombre. Mortimer se aclaró la garganta y despejó la mente para decir, —No hay duda. Luego se volvió para echar un vistazo a la vestida Sam cuando su teléfono sonó y ella lo sacó del bolso. Sam miró la pantalla del teléfono. La vista del número de su jefe le hizo fruncir el ceño y miró su reloj. Le había dicho tres horas y se pasó un poco. Era evidente que estaba buscando un informe de los progresos. Respirando profundamente, descolgó el teléfono y caminó hasta la puerta del edificio cuando lo puso contra su oreja. —¿Hola? —¿Samantha? Dijiste que me llamarías en tres horas. El tono era definitivamente reprendedor. El saludo era agradable, pensó con un suspiro y amable, —Sí, lo hice. Pero pensaba que preferiría que te llamara cuando tuviera algo que decirte. —¿Algo que decirme? ¿No has ido a Minden todavía?—Preguntó Clarence Babcock y ella pudo escuchar la irritación en su voz. —Sí. Estoy en Minden en estos momentos. Cathy no estaba en la casa. Su coche estaba allí, las luces estaban encendidas, las puertas abiertas y una radio encendida, pero no había rastro de ella.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Su única respuesta a eso fue un suspiro largo y pesado. Esto no era una buena noticia. —Estoy en la oficina de la PPO en este momento para poner una denuncia. —Ya veo. Sí, una denuncia, eso es bueno, —murmuró, sonaba viejo y cansado. Era la primera vez que había escuchado el socio principal con ese tono de voz, pero Cathy era su ahijada. —¿Hay alguna forma de saber cuánto hace que ha pasado... no hay— Terminó infeliz. Sam se volvió a mirar hacia Mortimer y el oficial que estaba hablando con él, mientras que consideraba su pregunta. No había periódicos tirados en la puerta, no había ningún calendario con los días tachados. A no ser por el queso seco, no había nada que indicara cuánto tiempo la casa había estado vacía. —Lo siento, no, —dijo Sam y luego preguntó, —¿Cuánto tiempo ha pasado desde que habló con sus padres? La respiración de Clarence Babcock silbó a través del teléfono. —No estoy seguro. Llamaré y preguntaré.— Hubo un sonido de clic como si hubiera chasqueado la lengua y luego un suspiro de impaciencia. —No me esperaba algo así. La verdad es que esperaba que la encontraras allí y que todo estuviera bien. —Sí, por supuesto,— murmuró Sam. Nadie se esperaba una tragedia hasta que llegaba, pensó y luego frunció el ceño, ya estaba pensando que a Cathy Latimer le había pasado lo peor. Cathy podía estar bien. Tal vez. Dudoso, pero al infierno, pensó con un suspiro y luego preguntó, —¿Qué quiere que haga, señor? —Me doy cuenta de que estás de vacaciones, Samantha, pero... Sam cerró los ojos, sospechando lo que se avecinaba.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—¿Podrías permanecer allí para mantener un ojo sobre la marcha de la investigación de la policía? Me doy cuenta de que la casa podría ser la escena del crimen y es probable que no puedas permanecer allí, pero hay varias cabañas para invitados en la propiedad, podrías establecerte en una de ellas. Bingo, Sam pensó en un suspiro. No podía decir que no, dadas las circunstancias. Alex y Jo iban a enfadarse mucho con ella. —Llamaré a Martin y a su esposa, —continuó Clarence Babcock. —Estoy seguro de que querrán volar de regreso y dirigir la búsqueda. Iré tan pronto como pueda, pero estaríamos muy agradecidos si pudieras estar allí y asegurarte de que las autoridades locales están haciendo todo lo posible hasta que llegue. No había manera de que pudiera decir que no. No porque Babcock fuera su jefe, sino porque una joven había desaparecido y su familia estaba desesperada. Sólo tenía que encontrar una manera de que funcionara. —Por supuesto, señor, —dijo Sam en voz baja y se alegró cuando escuchó el alivio y gratitud en su voz. —Gracias, Samantha. No voy a olvidar esto, te lo aseguró. Ahora será mejor que llame a Martin y a Trisha. Te llamaré de nuevo después de saber cuándo llegaran, pero si pasa algo mientras tanto... —Te mantendré informado. —Le aseguró Sam. —Muy bien. Gracias —Dijo ásperamente y colgó. Sam colgó el teléfono con un suspiro y luego hizo una mueca mientras miraba a Mortimer. Mientras que ella tenía que quedarse, él no tenía por qué hacerlo. De hecho, podía marcharse inmediatamente, si lo deseaba. Estaba segura de que podría ir con la policía a la casa después de que hubiera terminado de poner la denuncia. Sin embargo, se sentía mal por tener que conducir de vuelta a Magnetawan solo a esta hora después de haber tenido la amabilidad de prestarse voluntario para traerla hasta aquí. Y parte


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

de su decepción era porque era por el trabajo, o por lo menos un problema relacionado con el trabajo, había pisoteado la primera oportunidad que había tenido de una cita social en mucho tiempo. Al menos eso es lo que Sam se dijo, pero no estaba engañada. Sabía que estaba secretamente aliviada de que el asunto llegara a sus manos. Ahora no tendría que estar preocupándose por si estaba lista para su primera aventura. También no habría que temer por su corazón roto. La desaparición de Cathy Latimer le había venido bien. Sacudiendo la cabeza, Sam metió el teléfono en su bolso y se acercó a Mortimer.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 10

—Era mi jefe, el señor Babcock, al teléfono. Mortimer asintió con la cabeza ante la noticia de Sam mientras la alcanzaba. Sospechaba algo. — ¿Está en contacto con los padres de la chica? —Sí, es probable que los este llamando en este momento, —respondió, luego exclamo, — pero me pidió que me quedara aquí, y le echara un ojo a… —Sam vaciló, con la mirada en Mack Constable, antes de decir simplemente, —las cosas hasta que pueda venir con los Latimer. Y estuve de acuerdo. —Por supuesto, —murmuro Mortimer, nada sorprendido en absoluto. —Si te vas a quedar, —dijo el superior Mack Constable, — podría llamar al ―Dominion‖ por ti y ver si te puedo encontrar una habitación para esta noche. Es el hotel de Miden. Esta en Main Street. —Oh, gracias, —dijo Sam con una amplia sonrisa, sorprendida por su amabilidad. Al parecer, era lo último que esperaba después del comportamiento tan inútil del sargento. Mortimer dudaba que ella se hubiera sorprendido tanto si conociera el papel que desempeñaba en la fantasía que el hombre tuvo antes. Él torció una mueca, frunciéndole el ceño al sargento que intentaba serle “útil”, cuando Sam dijo, —Pero el señor Babcock me pidió que me quedara con los Latimer, en su casa de huéspedes. Mortimer simplemente se relajó ante el hecho de que ella no necesitara de la ―ayuda‖ de hombre cuando añadió, —Pero es probable que necesite que le lleven a la casa de los Latimer después de recibir el informe sobre la investigación realizada, si no te importa. El comentario regresó la mueca a la boca de Mortimer. —No necesitas pedir que te lleven. Estoy aquí. Yo te llevaré. —Oh. —Sam le miró indecisa. —Pensé que te gustaría regresar de inmediato a casa en lugar de quedarte a esperar. De esa manera te marcharías muy tarde.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer guardó silencio durante un minuto considerándolo. De hecho, en diferentes circunstancias tendría sentido dejarla allí y volver a su cacería con Decker y Bricker. Pero esta desaparición le preocupaba. Por como abandonaron la casa, dejando un sándwich sin comer, con la música sonando y la puerta abierta, Sam estaba convencida que algo turbio estaba involucrado, y el hecho de que no había señal alguna de lucha era lo que le molestaba. Eso podía parecerle extraño a Sam y al resto de los mortales, pero para él era algo que había visto muchas veces al trabajar en casos de inmortales sin escrúpulos, su especie podía eludir la mente de un mortal y salir caminando por la puerta, sin despeinarse y sin problemas con muy poco esfuerzo. El problema era que hasta ese momento pensaba que su delincuente estaba corriendo alrededor de los locales mordiéndoles. Era un no-no, pero siempre y cuando él o ella no estuviera haciendo un daño permanente, él solo se limitaría a descubrir el quién, el qué y el por qué de todo, luego se lo pasaría a alguien más del Consejo para que se encargara del problema. Nadie había pensado que tenía un perro rabioso en sus manos o a alguien muy peligroso. No era algo que le gustara admitir frente a sus amigos mortales, o incluso al más joven de su clase, pero era un hecho que, a veces los inmortales más viejos se cansaban de la sangre fría de las bolsas y deseaban volver a los ―buenos viejos tiempos‖ de la caza. En esos casos, se iban a hurtadillas y comían ―fuera del casco‖. Una vez capturado, por lo general, acordaba detenerse y volvía a las bolsas de sangre, o se le invitaba a trasladarse a Europa, donde la práctica de comer ―fuera del casco‖ era más aceptable. Eso era lo que Mortimer había esperado encontrar aquí, a un inmortal viejo y solo, aburrido por el consumo de bolsas de sangre, intimando con los mortales para morderlos. Pero la desaparición de Cathy Latimer cambió todo eso. La falta de cualquier señal de lucha sugería que un inmortal estaba involucrado, y si su delincuente estaba detrás de esto, no se habría llevado a la niña para nada bueno. Mortimer temía que el cuerpo exangüe de Cathy, probablemente ahora se encontraba en algún lugar del bosque esperando a ser descubierto por los mortales, y que eso no sería bueno para su especie. La mayor parte de la familia de Mortimer había sido aniquilada por la caza vampiros durante la histeria posterior a la publicación del maldito libro de Stoker.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Y encontrar a una joven con la sangre drenada, pero sin ninguna herida, salvo marcas de colmillos, podría llevar a la histeria misma y vería a más de su especie, perseguidos y asesinados. Era el tipo de cosas por las que se había convertido en un cazador, para prevenirlas. Cathy Latimer debía ser localizada. Si estaba viva y él había leído mal todo esto, estaba bien, pero si estaba muerta a manos de un inmortal como él se temía, su cuerpo tendría que ser quemado o destruido de cualquier manera. Tenía que hablar con Decker y Bricker sobre esto, pero Mortimer sospechaba que iba a permanecer en la zona ayudando a Sam en la búsqueda. O impedirla, si fuera necesario. — ¿Puedes encontrar el camino de regreso a Magnetawan por tu cuenta? — Preguntó Sam, sacándolo de sus meditaciones. —Por supuesto que puedo encontrar el camino de regreso, — dijo con irritación. —Estoy seguro de que no habrá ningún problema de que te lleve con los Latimer después de que terminemos con el informe, — dijo amablemente Mack Constable. —En el peor de los casos si Belmont tiene algún problema, mi turno termina en una hora, puedo llevarte hasta allí en mi tiempo libre. Mortimer miró al joven de nuevo. Seguramente apostaba a que a él no le importaba que la llevara después, pero no le iba a dar ninguna oportunidad. —La llevaré cuando terminemos, —dijo firmemente. —Ahora vamos a ver esos informes. Tuvo que pasar mucho más tiempo del que Mortimer esperaba para completar los informes, en su mayoría, sospechaba que era porque el joven Mack se estaba tomando su tiempo al hacerlos reteniendo a Sam el mayor tiempo posible. Probablemente esperaba que Mortimer se cansara de la larga espera y regresara a Magnetawan, dejándolo libre para llevar a Sam con los Latimer. Mortimer sabía que sus sospechas estaban en lo cierto cuando, a mitad del proceso, Mack Constable pidió disculpas por el tiempo que tardaba, y una y otra vez le aseguró a Sam que estaría feliz de llevarla con los Latimer si Mortimer quería irse.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

La respuesta de Mortimer fue un bufido que llenó de confusión la cara de Sam y de confusión la de Mack Constable. Al darse cuenta de que no iba a quedarse a solas con ella, Constable se resignó arrastrando los pies y apresuró el proceso. Mientras que Sam estaba ocupada firmando papeles, Mortimer se disculpó y salió para llamar a Decker. Eran casi las nueve y todavía había luz, pero era la luz gris del atardecer. No se sorprendió, sin embargo, cuando contestaron el teléfono de inmediato. Los hombres probablemente estaban esperando tener noticias suyas, pensó mientras reconocía la voz de Decker. — ¿Esta Bricker cerca?— Preguntó Mortimer, sin molestarse en saludar. —Sí, ¿quieres hablar con él?— Preguntó Decker sorprendido. —No. Sí, tengo que hablar con los dos, — explicó Mortimer. — Háblale a Bricker si no esta ahí, luego pon el manos libres. —Está aquí, — dijo Decker, luego sonó un clic y preguntó, — ¿Me escuchas? —Sí, —aseguró Mortimer. —Hey Mort. ¿Cómo te va? ¿Ya obtuviste algo o Sam es dura de conquistar? — Bricker bromeó para hacerle saber que estaba allí. — ¿Bricker? — Dijo con gravedad. — ¿Sí? — Preguntó el joven, con una sonrisa evidente en su tono de voz. —Recordaré esto y me las pagarás en su momento, cuando por fin encuentres a tu compañera de vida, — le dijo con voz sedosa. —Creo que lo has cabreado, Bricker, — dijo Decker divertido. Mortimer se limitó a sacudir la cabeza y les dio un breve resumen de lo que Sam y él habían encontrado en la casa de los Latimer. Un prolongado silencio siguió cuando terminó, luego Decker dijo, —Estás pensando que es nuestro delincuente y que ahora se ha ido más allá de solo morder.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— ¿Qué? —Dijo Bricker, sonando sorprendido en el teléfono. — ¿Cómo has llegado a eso? Quiero decir, sí, la casa estaba en perfectas condiciones, la comida sin consumir y la puerta abierta como eso puede sugerir la participación de un inmortal, ya que la casa de los Latimer se encuentra en Minden, a unas dos horas de aquí de Magnetawan. Acaso estás pensando que hay más de un delincuente, ¿o qué? Mortimer frunció el ceño. Ese punto no se le había ocurrido. Dos horas para llegar a un lugar demasiado lejos era mucho para un solo delincuente. Su zona de alimentación era más extensa. Tal vez el deseo de estar con Sam lo había influenciado y construyó un escenario más complejo de lo que… —Las marcas de mordedura no fueron detectadas sólo en Magnetawan, — dijo Decker, interrumpiendo sus pensamientos. —También hubo reportes en Huntsville, Bracebridge, y Gravenhurst. Minden no está tan lejos. Las cejas de Mortimer se elevaron por la noticia. —No sabía que las mordeduras hubieran sido detectadas en otro lugar, que no fuera Magnetawan. Decker lanzó una seca carcajada. —Entonces el tío Lucian lo omitió. Parece que esta un poco distraído con los planes de boda y con Leigh por el momento, por lo que no es tan eficiente como siempre. Una sonrisa se curvó en los labios de Mortimer ante la mención de la cabeza del Consejo y de Leigh, su compañera de vida. Mortimer y Bricker habían estado allí cuando Lucian había primero encontrado a la mujer. En ese entonces ninguno de ellos tenía ni idea de que los dos terminarían siendo compañeros de vida. Por supuesto, había estado inconsciente en ese entonces. En la segunda ocasión que los había visto juntos, sin embargo... una sonrisa se abrió en la memoria de Mortimer. Nunca había visto a Lucian actuar como lo había hecho en torno a Leigh. Había sido fácil decir que eran el uno para el otro. —El tío Lucian envió el informe completo cuando se dio cuenta de que no os lo había dado a Bricker y a ti. Llegó hoy, — añadió Decker.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Ya veo, — murmuró Mortimer lentamente. —¿Todavía ahora están pensando que es un delincuente o un grupo de ellos? —Es uno, — respondió Decker. —Los informes de avistamientos de mordidas están lo bastante separados por el tiempo y la distancia que creo que es uno. Y quien quiera que sea, obviamente, sobrevive mordiendo a mortales solos, no a menos que haya un lote del infierno para que no se noten o sean reportados. —O que simplemente desaparecen y no son registrados como una más de sus víctimas, — dijo Mortimer en silencio. —Sí, — murmuró Decker, con cierta tristeza. Mortimer reconsideró lo que acababa de saber y luego dijo, —Nos podría ayudar ponernos en contacto con Bastien y pedirle que haga que los chicos en el Banco de Sangre Argeneau nos envíen una lista de cualquiera que suministre sangre aquí. Al darnos una lista de los inmortales del área, podremos salir de dudas. Nuestro delincuente podría ser uno de ellos. —Buena idea, — dijo Decker. —Llamaré a Bastien sobre el ABB tan pronto como salga de aquí. ¿Quieres que Bricker y yo vayamos allí para ayudar en la búsqueda de esta chica Latimer? Mortimer frunció el ceño mientras consideraba la situación, luego dijo, —No. Esto no se ve como obra de nuestro delincuente, así que puede que no lo sea. Y hasta que consiga un poco más de evidencia de una manera u otra prefiero no sacaros de nuestra búsqueda original en la zona. Seguid con eso, y Sam y yo buscaremos a Cathy. —Está bien, — coincidió Decker. —Yo, ¿hey Mort? —Dijo Bricker tan pronto como Mortimer abrió la boca para despedirse. — ¿Sí? — Preguntó con cautela. — ¿Qué pasa con la ropa, la sangre y esas cosas? ¿Quieres que te lleve suministros?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer dudó, no había pensado en eso. Pero era un viaje de dos horas y estaría arrastrando a los dos hombres lejos de su propia búsqueda... —Bueno estamos cabeza abajo en esto de todos modos, —anunció de repente Decker, y luego explicó, —Marcamos todos los informes sobre avistamientos de mordidas en un mapa de la zona y luego encontrarnos el centro. Por alguna razón Bricker cree que probablemente esa sea la base del delincuente. —Lo vi en un programa de policías en la televisión, — dijo Bricker a la defensiva. —O tal vez fue en una película. Como sea, si trabaja fuera del centro, este normalmente es donde vive el chico malo. — ¿Y dónde está el centro? — Preguntó Mortimer, entre divertido y curioso. Si bien la idea sonaba a frutos secos, era posible que funcionara. —En la mitad del Lago Cardwell, — respondió Decker. — ¿Creéis que tiene una casa o una cabaña por ahí? —Preguntó Mortimer. —Tal vez, —admitió Decker. —Cosas más extrañas han sucedido. Vamos a comprobarlo esta noche. Íbamos a esperar hasta tu regreso, pero ahora probablemente iremos a la cabeza después de que llame a la ABB para obtener la lista que sugeriste. Bricker te empaquetará algo de ropa y sangre, puedes llamarnos al móvil para que te encuentres con nosotros en el Lago Cardwell. Eso acortaría tu viaje a la mitad. —Y podría ir al lado a ver si la hermana de Sam puede darme algo de ropa para ella también, —propuso Bricker. —Bien pensado, —estuvo de acuerdo, luego agregó, —Está bien, llevaré a Sam a la casa de los Latimer, y luego me reuniré con vosotros en el Lago Cardwell. Os llamare al móvil cuando llegue allí para que me digáis exactamente dónde os encontráis. —Suena bien, — dijo Decker. —Para mí también, — acordó Bricker, y luego preguntó, — ¿Hay algo especial que quieras que guarde en tus maletas? ¿Algo que Sam considere sexy?


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

—Bricker, — gruñó Mortimer como alerta. —Oh, no tienes nada sexy, ¿verdad? — Respondió el hombre más joven, sin hacerle caso. —Yo podría prestarte algo. —Justin, —le espetó. —Te verías bien con mis pantalones de cuero negros, — continuó alegremente Bricker y Mortimer podía oír a Decker riendo en el fondo. —Podrían estar un poco apretados, pero se ven mejor de esa manera de todos modos, y… ¡Oh hey, acabo de recibir un nuevo tanga de cebra, antes del viaje que nunca ha sido usada! Puedes… Mortimer cerró con un fuerte golpe su móvil, cortando molesto a su compañero, pero con una sonrisa formándose en sus labios. ¿Un tanga de cebra? ¡Dios mío! Aunque los pantalones de cuero no habrían estado mal… teniendo en cuenta la forma en que las mujeres miraban a Bricker cuando los llevaba puestos, no le hubiera importado que Sam le mirara de esa manera. *** Sam se paseó por la habitación de la parte delantera de la pequeña casa de invitados de los Latimer, y luego se detuvo en la ventana para mirar el oscuro paisaje. Todo lo que se veía era negro como la tinta. Cualquier cosa podría estar de pie envuelta en la oscuridad al otro lado de la ventana y ella no lo sabría. Debería haber utilizado su propia cabaña, pero esta no era la casa de su familia. Era una de las casas de invitados de los Latimer, y Sam no estaba muy cómoda en ella. Además estaba muy consciente de que Cathy Latimer había desaparecido de la casa principal a menos de cien metros de donde se encontraba. Y ese conocimiento la arrastraba hacia afuera. ¿Qué pasaría si Cathy había sido secuestrada? ¿Y si quien la había raptado aún estaba por ahí? ¿Qué pasaría si… Detuvo esa línea de pensamiento, sabiendo que no la conduciría a nada bueno. No abandonaba su deseo de que Mortimer se diera prisa en volver para ya no estar sola. La había traído directamente aquí después de salir de la estación de la OPP. Al llegar se encontraron con el sargento Belmont de pie con un par de


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

sus agentes de policía, revisando meticulosamente pero en realidad no estaban haciendo nada útil. El hombre había admitido que la situación parecía sospechosa y prometió que investigaría el asunto. Luego había estado renuente en entregar las llaves de la propiedad. Sam se vio obligada a llamar a su jefe, para que llamara a los Latimer en Europa, y él llamó a Belmont a su propio móvil, para decirle que quería que ella se quedara allí y que tenía su permiso para que le diera las llaves. Martin Latimer al parecer entonces pidió hablar con ella. Con los labios apretados, Belmont le había entregado su móvil, y había salido al frente a patear rocas y pisotear ramas a lo lejos. El señor Latimer había agradecido a Sam por lo que estaba haciendo y le aseguró que era bienvenida, y que podía disponer de cualquier cosa de la finca mientras estaba allí. Mientras tanto, él estaría trabajando en la organización del vuelo de regreso. Se esperaba que él y su esposa, Trisha, fueran capaces de regresar a Canadá al día siguiente y estar en su casa por la noche. Sam le había asegurado que haría lo que pudiera hasta que llegaran, pero no podía ofrecerle tantas garantías al hombre. Él no se tranquilizaría hasta que su hija fuera encontrada sana y salva. En cuanto terminó la llamada, Sam se acercó a Belmont e intercambió el móvil por las llaves de Cathy. Por lo menos la mayoría de ellas. Habían conservado la llave de la casa principal, argumentando que era la escena del crimen y que no podía entrar. El hombre y sus oficiales habían salido poco después. En cuanto se fueron, Mortimer se unió a ella en el recorrido por las tres casas de huéspedes de la propiedad, agarrando su brazo para sostenerla mientras caminaban en la noche oscura. Él se quedó hasta que ella decidió qué cabaña usaría y luego se marchó de nuevo a Magnetawan. Pero regresaría. Mortimer solo iba para traer un cambio de ropa y algunos alimentos que les duraran uno o dos días, luego viajaría de regreso. Sam le aseguró que no era necesario y que se las arreglaría bien sin causar tantos problemas, pero sus palabras se perdieron en la distancia, y él le aseguró que estaría de vuelta tan rápido como pudiera.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam había estado caminando desde entonces. Se dio la vuelta y de nuevo caminó a lo largo de la pequeña habitación, con mirada ausente, moviendo los muebles y accesorios. Era muy agradable, y supuso que las otras cabañas serían igual. Por lo menos todo en ella era caro, aunque también era muy pequeña, con dos habitaciones bien equipadas pero diminutas en comparación con la parte posterior de la cabaña; la sala de estar era lo suficientemente amplia como para albergar un sofá y una silla al otro lado y contaba con una pequeña cocina. También era la cabaña más cercana al lago. Para entonces ya conocía la intención de Mortimer de regresar, sin embargo, fue por las dos habitaciones por las que en realidad la había elegido. No es que sus hermanas esperaran que utilizaran las dos habitaciones, pensó Sam secamente al recordar la llamada telefónica que había hecho tan pronto como Garrett Mortimer se marchó. Bricker aún no había ido a su casa en busca de ropa para ella, así que les había dado la noticia de lo que estaba pasando. Tanto Jo como Alex se habían puesto en guardia, hasta que escucharon la parte de que Mortimer se quedaría con ella. De repente no les importó en absoluto. Fue entonces cuando astutamente las sugerencias e insinuaciones habían comenzado. Al final había sido apartada de la conversación. Sam se paseó por la habitación una vez más, haciendo otra vez una pausa para mirar en la oscuridad. Todavía no había nada que pudiera ver. Tampoco había nada para comer, y nada que hacer en la cabaña; esta espera sin fin la estaba volviendo loca. Y el calor no ayudaba. La casa estaba bien cerrada y terriblemente caliente en su interior a pesar de los ventiladores del techo... Su mirada se deslizó a su reloj para ver que habían pasado casi cuatro horas desde que Garrett Mortimer se había ido. Cuatro horas. Se mordió el labio y miró fuera otra vez, pero no había ningún destello de luces entre los árboles que anunciaran su regreso. Sam sabía que debía esperar aún más. Probablemente tenía que esperar otra hora antes de que él regresara de nuevo, e hizo una mueca al darse cuenta que no podía soportar estar allí sola otro minuto, por no hablar de sesenta más. El ruido de un motor de barco atrajo su mirada hacia el lago, y Sam vio la luz de la proa de un crucero que aparecía a la vista poco a poco. Se quedó inmóvil,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

viéndolo moverse. La luz estaba casi fuera de su vista antes de que escuchara el sonido del agua golpeando la playa. El sonido la hizo pensar en como se refrescaría con el agua del lago y lo agradable que se sentiría en su piel caliente. Luego, se preguntó si Jo y Alex estarían tomando un baño nocturno en ese preciso momento. Cuando el sonido del motor del barco se detuvo en la distancia, Sam volvió a tomar la linterna, una de las primeras cosas que había buscado después de que Mortimer se marchara. Entró en el pequeño cuarto de baño que estaba en un rincón de la sala de estar y agarró una toalla de playa del estante antes de encender la linterna y caminar por la habitación. Sam se detuvo en la puerta de tela metálica, nerviosa de repente por salir en la oscuridad, pero se reprendió a sí misma por ser una cobarde y proyectó la luz al suelo antes de salir. Se daría un baño rápido. Solo una zambullida, en realidad, se aseguró Sam, lo suficiente para refrescarse, entonces volvería a la cabaña para esperar a Mortimer. Era mejor que hacer un surco en el suelo de madera de la cabaña. La linterna de Sam brilló sobre el terreno en pendiente entre el lugar donde puso el pie y la playa. Luego movió el haz de luz a su izquierda, luego a su derecha, diciéndose a sí misma que no estaba buscando realmente a los secuestradores o asesinos en serie que acechaban detrás de los árboles. Era difícil engañarse, sin embargo, Sam puso los ojos en la raya amarilla que aparentemente se había formado, proyectando la luz una vez más hacia adelante, comenzando con cautela por el porche. Los cincuenta metros hasta el muelle de los Latimer fueron los más largos que Sam había cruzado jamás. Entre sus continuas paradas para iluminar con la linterna los árboles de los alrededores, su propia incapacidad para mantener el equilibrio mientras observaba nerviosamente a su alrededor ante cualquier diminuto ruido, y la necesidad de levantarse cada vez que caía al perder el equilibrio, el paseo probablemente duró cinco veces más de lo que debía. En el momento en que Sam llegó a la playa, ya estaba profundamente arrepentida por el impulso que la había llevado a hacerlo. También se juro a sí


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

misma que nunca volvería a retrasar una visita al médico ante cualquier malestar que tuviera. Gracias a su infección en el oído, estaba segura de haberse herido por lo menos en tres lugares diferentes, raspándose las palmas de las manos con algo filoso. El alivio se deslizó a través de Sam cuando salió del camino y sintió la arena bajo sus pies. Algunos lagos estaban rodeados por rocas y las sanguijuelas eran un problema, pero en este lago había arena, ya fuera natural o traída por los Latimer de algún lado. De cualquier forma, siempre y cuando se apartara de las rocas y viera a los lados al salir del agua estaría bien. Después de dejar la toalla en el suelo, Sam se tomó un momento para iluminar con su linterna una vez más los árboles detrás de ella. Cuando nada parecía fuera de lugar y nadie había saltado sobre ella, apagó la luz. Por un momento, al no ver nada a Sam se le heló la sangre y estuvo a punto de volver a encenderla, pero sus ojos se acostumbraron a la luz de la luna reflejada en el lago y poco a poco pudo ver mejor. Dejando salir el aire que no se había dado cuenta que había estado reteniendo, Sam dejó su linterna junto a la forma oscura que era su toalla, y luego puso un pie en el agua. Deliciosa, pensó, y rápidamente se despojó de sus pantalones cortos y sus bragas, colocándolos en la toalla antes de quitarse la camiseta. Que puso sobre sus pantalones cortos, así como su sostén que realmente no necesitaba, luego Sam se giró hacia el lago. El agua se sentía fresca al contacto de su piel caliente mientras se acercaba a ella, pero no era desagradable, cerró los ojos y suspiró, su cuerpo ya comenzaba a templarse. El líquido la envolvió cuando siguió adelante, acariciando sus pantorrillas, sus rodillas, sus muslos, su… Un pequeño jadeo escapó de sus labios cuando el agua fría llegó a su ingle y un leve estremecimiento corrió a través de ella, pero sabía que pasaría rápidamente, siguió su camino hasta que el agua cubrió sus senos. Recostándose en el agua, Sam dejó entonces que su cabello se remojara, mientras miraba hacia el cielo sobrecargado de estrellas. No eran más las estrellas que parpadeaban aquí, de las que eran visibles en Magnetawan, señaló preguntándose por que sería, cuando el crujido de una rama la alertó.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Rígida en el agua, Sam levantó la cabeza mirando a la costa, abriendo los ojos al ver una figura oscura de pie en tierra junto a su toalla. El pánico estaba empezando a correr a través de ella cuando reconoció la figura de Mortimer. —Estás de vuelta antes de lo esperado, —le llamó, con alivio en su voz. —Decker y Bricker me encontraron a mitad de camino ahorrándome un poco de tiempo, — explicó. Las cejas de Sam se levantaron. En ese caso, se había tomado mucho más tiempo de lo que debía. Supuso que de seguro se había tomado un café con Decker y Bricker, antes de regresar. Y teniendo en cuenta los problemas que le había causado el que condujera hasta allí para salvarla, le pareció justo. No hizo ningún comentario, sin embargo. Su mente estaba en otros asuntos hasta que de repente se dio cuenta de que estaba completamente desnuda en el agua. Echó una rápida mirada para asegurarse de que todas las partes importantes de su cuerpo estaban debajo del agua. Luego miró de nuevo a Mortimer y dijo, — Hacia calor en la casa y pensé en refrescarme. Me alegro de que estés de vuelta, aunque… Estoy hambrienta. —Yo también, — dijo Mortimer. Sam se quedo inmóvil. Las palabras fueron roncas, llenas de un tono sugerente que hizo que sus ojos se agudizaran. Con certeza él no tenía la intención de decirlo como lo dijo, pensó, y simplemente se quedó con la boca abierta cuando repentinamente él tiro de su camiseta para quitársela, dejándola caer sobre la pila de su propia ropa. Sus pantalones le siguieron rápidamente, y a continuación, Mortimer se adentró en el agua. Los ojos de Sam estaban muy abiertos, pero lo único que podía ver de su cuerpo en la oscuridad era una sombra, una sombra y nada más. No podía dejar de pensar en la maldita vergüenza que sentía por haber dejado la linterna en la costa. Al siguiente momento, sus pensamientos huyeron, su ritmo cardíaco se aceleró, cuando se dio cuenta de que él estaba nadando directamente hacia ella. Sam tuvo el breve impulso de huir a la orilla, pero fue muy breve y fácilmente agobiado por el impulso más fuerte de esperar a ver que pasaba. Recordaba claramente la pasión y el fervor de aquellos momentos fuera del restaurante de


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

la ciudad, y en su cuerpo estaba creciendo un fuerte hormigueo por la anticipación. Mortimer continuó avanzado con firmeza hasta que la descubrió a unos cuantos centímetros de distancia, luego se detuvo abruptamente. En seguida, permaneció en silencio, tal vez dándole tiempo para protestar o huir, pero cuando el momento pasó y no lo hizo, él se acerco, deslizó una mano por su pelo mojado, atrayéndola hacia adelante. Sam fue de buena gana, cortándosele la respiración cuando sus cuerpos se frotaron en el agua, luego su boca cubrió la de ella. El beso comenzó suave, casi inquisitivo. Era obvio que estaba haciendo un gran esfuerzo para ir más despacio, pero Sam no necesitaba que fuera más lento. Sea porque el recuerdo de lo sucedido antes desató esto o porque la pasión no había muerto del todo, sino que solo fue apartada por otras preocupaciones. Casi al momento en que sus labios cubrieron los de ella, la necesidad, el anhelo y el dolor se agitaron en su interior rugiendo a la vida. Sam apenas logró permanecer quieta en sus brazos durante los primeros besos suaves, antes de que su cuerpo actuara por cuenta propia. Envolviéndose alrededor de él sofocándolo, cerró sus piernas alrededor de sus caderas, sus brazos alrededor de sus hombros, mientras su boca se abría bajo la suya. Mortimer de inmediato renunció a cualquier intento de gentileza. Su lengua se deslizó invadiéndola, haciendo el beso cada vez más exigente, y sus manos comenzaron a deslizarse sobre ella, cubriéndola, acariciándola, y apretándola con más fuerza contra él para frotarla contra su dureza atrapada entre ellos. Sam gimió suplicante en su boca. Estaba segura que hasta la última gota de agua había sido expulsada entre ellos y aún así no era suficiente. El lago de repente no parecía tan deliciosamente refrescante. Casi parecía que estaban hirviendo el agua con su pasión, luego Mortimer dejó su boca deslizándola la suya hacia abajo, besándola, mientras levantaba ligeramente su trasero con una mano. Sam dejó caer la cabeza hacia atrás con un gemido, ofreciéndole la garganta, y él se rindió ante la oferta, pero fue sólo un placer pasajero, la boca pronto siguió bajando, mientras la levantaba más alto sobre el agua hasta que pudo prenderse


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

de un pezón erecto. Eso trajo consigo otro gemido de ella, que aferraba su cabeza con las manos para acercarlo más a su boca, bañándose de su amor. Sus caderas se apretaban contra su estómago, mientras sus piernas trepaban por encima de sus caderas, echando de menos la dura erección entre ellas. Sam apenas pudo pensar cuando la mano de Mortimer se sumergió, frotándose ligeramente sobre su centro abierto. A pesar de los pensamientos de hacía un instante, esto era demasiado para Sam. Nunca había experimentado un placer tan intenso. Era como si lo estuviera viviendo dentro de una extraña especie de caja de resonancia. El placer parecía redoblarse con cada toque, con cada caricia hasta llenar su cabeza y su cuerpo. Pidiéndolo a gritos, dio una patada al agua con sus piernas y tiró de su cabeza, lo que le obligó a soltar su pecho e ir hacia arriba a recuperar sus labios mientras se deslizaba por su cuerpo. Sam le besó casi con desesperación, mientras un gemido de súplica resonaba en su garganta. Mortimer le devolvió el beso que le exigía. Ella estaba vagamente consciente de que se movían hacia la orilla, hasta que la arena rozó la parte inferior de sus pies, instintivamente los levantó, envolviéndolos de nuevo en torno a sus caderas. Fue entonces cuando sintió el cambio de tensión en los músculos de sus piernas y se dio cuenta de que estaba caminando, por el movimiento su dureza se frotaba con su centro a cada paso, y todo lo que podía hacer era gemir, mientras la caricia bombardeaba una ola tras otra de placer a través de ella. Al parecer, Mortimer se vio afectado también, porque a mitad del camino de regreso a la costa cambió de dirección, y después de dar un par de pasos más, sintió el frío de una piedra contra su trasero. Dejando caer sus pies para ponerse de pie, Sam miró a su alrededor mientras rompían el beso otra vez. Vio que él la había llevado a escasos metros cerca de una roca medio sumergida, algo inquietó su mente, pero luego Mortimer le instó a inclinarse hacia atrás contra la roca y comenzó a lamer y succionar su pecho de nuevo. Gimiendo, Sam se dejó llevar, deslizando sus manos por su cabello aferrándolo mientras se inclinaba sobre ella como una rama, apoyando su espalda contra la roca. Sus piernas y caderas estaban atrapadas delante, mientras él se concentraba primero en un pecho y luego en el otro. Cada cambio de su cuerpo


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

hacia que su erección se frotara contra ella seductoramente, y Sam estaba jadeando, casi gimiendo, con los dedos de una mano enredados en su pelo y arañando con las uñas de la otra su hombro hasta dejarle marcado, mientras oleada tras oleada de placer la abordaban. Cuando él levantó la cabeza atrapó su boca con la suya, abriéndola para él, jadeando cuando su lengua áspera empujaba la suya. Pero ella quería más. Lo quería dentro de ella empujando como le gustaba. Su cuerpo realmente le dolía y clamaba por él. Para el alivio de Sam, Mortimer parecía también quererlo porque de pronto la agarró por la cintura y la levantó para sentarla en el borde de la roca. De inmediato le abrió las rodillas para pasar entre ellas y luego cuando lo hizo, le dio un beso sin reservas, metiendo en su interior su propia lengua para luchar contra él. Al mismo tiempo, su mano se movió hasta su trasero para apretarlo, instando a sus pies a rodearlo y empujarlo contra la parte frontal de la roca sumergida, moviendo la parte inferior de su cuerpo hacia adelante hasta poder acunar sus caderas entre sus piernas abiertas. Mortimer la apoyó de nuevo sobre la roca mientras la besaba, pero luego, muy a su pesar, se detuvo. Ella parpadeó abriendo los ojos, mirando la oscura silueta de su cabeza y aunque no podía ver su rostro en la oscuridad, escuchó la tensión en su voz al preguntarle, — ¿Está segura? — ¿Estás bromeando? — Las palabras se deslizaron entre una risa incrédula antes de que pudiera agarrarle por la espalda, y luego se mordió el labio. La mayoría de los hombres no habrían tenido la fuerza para darle la opción de detenerse en esta etapa. Ella se lo debía, al menos, el considerar seriamente la posibilidad, pensó Sam, y así lo hizo. Los hechos eran que se habían conocido tan sólo hacía un par de días. No había promesas. Esto podría ser una relación pasajera, un “bum-bam gracias señora a otra cosa y desaparecer”. Ella nunca había tenido una aventura en su vida y, de hecho, sólo tuvo un amante antes de esto. Ah, sí, y no tenían protección. Se podría contagiar de una enfermedad venérea, quedar embarazada, o… ¡Oh, Dios mío! ¿Qué diablos estaba pensando?, Sam gritó en silencio mientras todo su entusiasmo de hacía un instante decaía rápidamente. Ella trató de encontrar


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

la forma de decirle que no estaba segura, antes de todo, cuando se percató de que su mano se movía sobre su cadera como comprobando algo, que no tenía nada que ver con el calor y la pasión de hacía un momento. — ¿Qué? —Preguntó asombrada cuando de pronto se movió un poco hacia atrás, agachándose para mirar su cadera. —No estoy seguro, — murmuró Mortimer. —Sólo un minuto. Quédate aquí. Para su asombro, él se fue de pronto, sumergiéndose en la poca profunda agua de la costa. Sentada en la roca, Sam se quedó detrás incrédula cuando él se inclinó a recoger algo. — ¿Qué es? — Preguntó Sam confundida. No se dio cuenta de que él había tomado la linterna hasta que la encendió y el rayo de luz deslumbró sus ojos. —Lo siento. — Mortimer la revisó a lo largo del cuerpo, luego alrededor de su cadera buscando algo que había llamado su atención. —Yo, oh… Esto no esta bien. Sam parpadeó rápidamente tratando de recuperar la vista y se volvió a mirar a donde brillaba la luz de la linterna. Encontrando una especie de mancha oscura en su cadera. Ella la miró fijamente y se dio cuenta de que había más de una. Podía ver al menos tres manchas borrosas, oscuras que poco a poco entraban en foco. Sam se quedó en el inicio del terror al darse cuenta de lo que eran… y de que había más de tres. — ¡Sanguijuelas! —Ese grito horrorizado desgarró su garganta mientras se apartaba violentamente de la roca. Apenas dándose cuenta de que había empujado a Mortimer al agua, pues estaba demasiado ocupada luchando dentro del lago lleno de sanguijuelas, tratando de salir hacia la cabaña.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 11

—Sanguijuelas. Mortimer tuvo que luchar para ocultar su diversión cuando Sam murmuró la palabra con un odio desde lo más profundo de sus huesos. Su mirada recorrió la espalda que yacía frente a él sobre una toalla en la mesa, y negó con la cabeza ante el gran número de chupasangres. Debía de haber un nido viviendo en esa roca, pensó, y se reprendió en silencio una vez más por haberla llevado hasta ahí, en lugar de llevarla a pocos metros a su toalla en la playa. Si lo hubiera hecho, probablemente estaría sumergido en su caliente interior, gritando su orgasmo. En lugar de eso estaba de pie, frustrado, con el torso desnudo, enfundado incómodamente dentro de sus pantalones húmedos, agachándose hacia adelante, quitando las sanguijuelas de la espalda de Sam. Más bien, de la espalda, las nalgas, las piernas… Y todavía tenía que hacerlo por el frente también. Haciendo una mueca, se inclinó deslizando un dedo al lado de donde estaba comiendo una sanguijuela, para utilizar sus uñas e interrumpir el bombeo de la herida hasta romper el sello. Al mismo tiempo, utilizaba otro dedo para separar las ventosas posteriores sacándolo de su espalda antes de que pudiera sujetarse a ella de nuevo. Era un proceso que consumía demasiado tiempo. —No puedes quemar simplemente a los acomodándose incómodamente sobre la mesa.

bastardos,—gruñó

Sam,

Sorprendido por la primera maldición que había oído de ella, Mortimer recorrió su espalda con la mirada para descubrirla observándole por encima de su hombro con resentimiento. —Ya te dije que es mejor no hacerlo, — dijo con paciencia, sabiendo que estaba avergonzado. Además de eso, cada lugar donde le quitaba una sanguijuela probablemente le provocaba una picazón de locos... Ya que estar cubierto por sanguijuelas era de verdad, sencillamente asqueroso. Bueno, lo sería para ella. No es que fuera exactamente divertido verla así, pero no se estremecía de horror a cada minuto como ella.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer recorría con la mirada los lugares donde le había retirado las sanguijuelas, percatándose de la sangre que fluía libremente procedente de las heridas. Se alegró de haberse alimentado bien con el nuevo suministro de sangre que le había esperado en el camión de Decker, cuando se había encontrado con ellos. —Sí, sí, sí, — murmuró Sam, llamando su atención de nuevo. —Si se les quema, regurgitan la comida, escupiendo sus jugos gástricos en la herida abierta, y podrían causar una infección por las bacterias del estómago, y bla, bla, bla. Parecía obvio para Mortimer que Sam estaba enfadada con él. Suponía que lo hacía responsable por este desastre. No podía culparla. Si hubiera elegido la toalla en lugar de la roca, o el infierno, o incluso la arena… —Esto sólo pudo pasarme a mí, — dijo ella de repente. —Es lo que obtengo por... eh... intentar relajarme en el agua… Acabar cubierta de sanguijuelas. —Relajante, ¿eh? —Preguntó secamente. Si encontraba lo que estaban haciendo relajante, es porque había estado haciendo algo mal. Cuando Sam se sonrojó, al parecer lo hizo por todas partes. Mortimer podía ver el color aumentar debajo de su pálida piel desnuda, extendida delante de él. Sintiéndose mal por aumentar su malestar, trato de distraerla, diciéndole lo primero que pasó por su mente. —En realidad siento una especie de alivio de que sola hayan sido sanguijuelas. La primera vez que las sentí, temí que tuvieras una extraña anomalía. Sam no se impresionó, se dio cuenta cuando se levantó un poco apoyándose en los brazos para girar la parte superior de su cuerpo y mirarle. El resplandor de su cara de alguna manera podría haberle quemado el pelo hasta a una vaca. Mortimer de pronto comprendió la verdadera fuente de su resentimiento e ira, cuando le espetó, — ¿Por qué todos me atacaron a mí? Tú no tienes ni uno solo, pero yo si los tengo en mi espalda, mi frente y costados. ¿Qué tipo de Karma tengo? Para que eligieras esa maldita piedra. Mortimer se mordió los labios cuando ella se dejó caer de nuevo sobre la mesa. Realmente no tenía ni idea de por qué no le atacaron a él. Lo único que podía pensar era que la sangre de un ser inmortal era poco atractiva para las


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

sanguijuelas. No podía decir lo mismo de la de ella, sin embargo. Se aclaró la garganta, y se inclinó para quitarle otra y dijo en tono de disculpa, —Quizás mi sangre es amarga. Sam lanzo un áspero suspiro, dejando caer la cabeza sobre los brazos cruzados, y se quejó. Después de un momento, levantó la cabeza y dijo en voz baja, —Lo siento. No me quejo de que no seas rápido. Es sólo que mi espalda me pica como una loca, y mi piel se siente horrible por estar llena de esas pequeñas cosas espantosas. Preferiría estar sumergida en aceite hirviendo que sufrir esto, y todo lo que quiero hacer es tomar un baño lo más caliente que pueda soportar, frotar cada centímetro de mi piel, irme a dormir y olvidar lo que me ha pasado esta noche. Mortimer dijo en voz baja, —No todo, espero. Después de un breve silencio, ella admitió entre sus brazos, —No. No todo. Sus labios se curvaron con alivio, y Mortimer volvió su atención a las sanguijuelas. Mientras trabajaba, logró más rápido eliminarlas a todas. Sin embargo, fue un alivio dejar caer la última en la olla donde las había estado arrojando. —Ya he terminado con la espalda, — anunció. —Si quieres darte la vuelta, también podré quitarte todas las que tienes enfrente. Mortimer se preparó, esperando que protestara y preparándose para intentar convencerla, porque creía que preferiría tener pegadas las sanguijuelas, que perder lo que le quedaba de dignidad. Después de una breve vacilación, Sam suspiró resignada y se movió en la mesa. Mortimer vio en su rostro una expresión neutra cuando se dio la vuelta. Su mirada clínica la recorrió una vez más como lo hizo con su espalda. Para su gran alivio, solo tenía un par de sanguijuelas. Había sido diez veces mayor en la espalda y en los costados. Mortimer se apresuró a quitárselas. Por lo menos las que podía ver. Su mirada se deslizó por su ingle mientras quitaba la última visible en su muslo. Se dio la vuelta arrojando la última sanguijuela que le quitó en la olla, y se plantó de nuevo frente a ella con cuidado antes de decir, —Creo que son todas, pero es posible que quieras revisar las partes que no se pueden ver.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam le miró asombrada, y rápidamente se levantó, tirando de la toalla sobre la que estaba, para cubrirse con ella. —Ya viste todo. Y en la luz más brillante, — añadió tristemente. —No todo, — señaló, haciendo un vago gesto hacia su ingle mientras se deslizaba alrededor de la mesa. Sam se quedó helada. —No, — susurró ella, palideciendo. Al momento siguiente, había desaparecido dentro del cuarto de baño. Era un baño muy pequeño. Mortimer se había dado cuenta cuando recorrieron la casa. Tenía un inodoro, un lavabo y una ducha tan amontonados que podría tener dificultades para darse la vuelta dentro. Se mordió los labios al oír golpes en su interior, presumiblemente, por las acrobacias que se esforzaba en hacer para mirar entre sus piernas, luego se reprendió por encontrar la situación tan divertida. Esta era una horrible situación. Una que le había puesto fin a cualquier posibilidad de retomar lo que comenzó en el agua. Tal vez para siempre. Sam a partir de ahora, podía pensar en las sanguijuelas cada vez que la besara y solo sentir disgusto. Eso acabó con la diversión de Mortimer. Consciente del silencio dentro del cuarto de baño, se acercó a la puerta y escuchó brevemente antes de preguntar, — ¿Sam? ¿Estás bien? ¿Necesitas un espejo? Tengo uno en mi kit de afeitado que podría traerte. —No, aquí tengo un espejo de mano, — dijo tensa. —Es un poco difícil… porque esto es muy pequeño… dame solo un minuto, —terminó de decir, sin molestarse en dar explicaciones. —De acuerdo, —dijo Mortimer, mordiendo las palabras “grita si necesita ayuda‖. Pues no creía que le agradeciera la oferta. Otro momento pasó, y entonces oyó un suspiro de alivio detrás de la puerta. — No hay más sanguijuelas. Tomaré una ducha. El agua de la ducha se escuchó de inmediato, por lo que Mortimer no se molestó en responderle. Alejándose de la puerta, se paseó por la habitación,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

cuando su mirada aterrizó sobre la olla. Deshacerse de su contenido antes de que ella saliera era una buena decisión, rápidamente Mortimer la agarró y salió de la cabaña. Fue al pequeño porche delantero, pero se detuvo, sin saber que hacer con las pequeñas criaturas. Su reacción inicial fue matarlas, pero no podía hacerlo, solo lo hacían para poder sobrevivir. Porque era lo mismo que su gente hacia. No. No podía hacerlo. Mortimer decidió ir de nuevo al agua y liberarlas, e inmediatamente comenzó a andar por el sendero, ansioso por terminar su tarea antes de que Sam saliera de la ducha. Estaba bastante seguro de que a ella no le gustaría su solución al problema. Probablemente lo que le gustaría sería asarlos lentamente en el horno. Oscuro como estaba, Mortimer tenía otros problemas que resolver como investigar todo lo que había por ahí, después de su reunión con los chicos, volvió a buscar a Sam. Lanzando las sanguijuelas al lago, se apoyó en el muelle, agitando la olla en el agua, sumergiéndola, cuando oyó el ruido de unos motores. Al principio pensó que se trataba de barcos, pero después de un momento, un grupo de jinetes en jet squi apareció a la vista. Levantando la olla fuera del agua, Mortimer le dio una sacudida, luego se sentó en la parte trasera para ver las cuatro jet squi. Parecían montadas por dos hombres y dos mujeres, que pasaban un buen rato. Un buen momento. El grupo estaba, obviamente ebrio y posiblemente encontrarían la muerte por curiosear en el lago a esa hora, pensó Mortimer mientras los observaba, pasando a su vez uno muy cerca del otro, gritando y desapareciendo de su vista. Sacudiendo la cabeza, se puso de pie y se dirigió hacia la cabaña, pero se preguntó si había algún lugar cerca donde alquilar un jet squi. Parecía muy divertido, y no le importaba ponerlo en práctica. Tenía un delincuente que encontrar, y buscar a Cathy Latimer, pero estaba seguro que podría encontrar un tiempo libre en algún momento para disfrutar. Sam todavía estaba en la ducha cuando Mortimer llegó a la cabaña. El vapor que se escapaba por las ranuras, arriba y debajo de la puerta, sugerían que estaba intentando hervirse viva. No dudaba de que probable estuviera restregándose también. Sam de seguro sentía las molestias provocadas por las


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

sanguijuelas. Podría haberle contado que estas eran utilizadas con fines medicinales cuando era más joven, pero le habría tomado por loco si le decía que tenía 800 años de edad y que había visto casi todo lo que podía verse en este mundo. Mortimer dejó la olla y el plato en el fregadero y salió de nuevo de la cabaña. Había dejado la nevera en la camioneta cuando había regresado la última vez. No había querido llevarla al interior, mientras Sam estuviera despierta, por lo que antes solo se había llevado la ropa y los víveres. La puerta del baño estaba cerrada cuando entró, y en un principio supuso que estaba allí, así que había sacado rápidamente los víveres y tirado la basura. Fue solo después de haber terminado, que descubrió que ella no estaba en el baño, después de todo, y corrió al exterior en su busca. El ligero chapoteo en el agua del lago fue revelador cuando lo escuchó, y lo siguió hasta la orilla, fue solo entonces que la vio allí. Tendría que regresar a la camioneta más tarde para tomar la nevera, meterla en su habitación y luego conectarla. Sin embargo, la sangre había sido la última cosa en la mente de Mortimer cuando había visto la pálida luz de la luna reflejada en su piel. Ahora estaba pensando en la sangre, sin embargo, y se apresuró a salir hasta la camioneta para traerla, agradeciendo que ella aún estuviera en la ducha cuando entró. Una vez que la enchufó en su habitación, Mortimer se dirigió de nuevo a la cocina, mirando a su alrededor. Cuando su mirada se posó en la olla y el plato que había puesto en el fregadero, decidió lavar y tirar a la basura cualquier cosa que pudiera recordarle a Sam su desgraciada aventura, después de salir de su larga ducha. Agarrando la botella de jabón lavaplatos del fregadero, sirvió una buena cantidad en la olla, luego abrió el grifo del agua caliente. Un grito repentino del cuarto de baño le hizo girar y correr hacia la puerta, pero la encontró cerrada. — ¿Sam? ¿Qué pasa? — Gritó Mortimer. — ¡Nada! Estoy bien, — exclamó al mismo tiempo, probablemente por el miedo de que él estuviera a punto de derribar la puerta. Ella tenía derecho a


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

preocuparse, pues estuvo a punto de hacer precisamente eso. —El agua salió helada, supongo que se está acabando la caliente. Los ojos de Mortimer se abrieron, y se apresuró a volver a cerrar el grifo mientras se daba cuenta de que probablemente había desviado el flujo del agua caliente por abrir el grifo del fregadero. —Estaré lista en un minuto. Mortimer hizo una mueca por sus palabras y se dedicó frenéticamente a fregar y enjuagar la olla y el plato, luego los secó para eliminar toda evidencia de que fue él quien había arruinado su ducha. Justo acababa de ponerlos devuelta donde los encontró y colocado el paño de cocina sobre el mostrador, cuando la puerta del baño se abrió, y Sam salió. Mortimer le sonrió, y sus ojos se abrieron cuando vio que estaba roja como una langosta de pies a cabeza. Como resultado de la combinación de agua caliente y el restregado, como sospechaba. Su cabello húmedo estaba peinado hacia atrás, y su cuerpo estaba envuelto alrededor con una toalla al estilo toga. Entonces ella se deslizó sigilosamente del vestíbulo hacia su habitación. —Me voy a la cama. Gracias por todo. Buenas noches, — murmuró ruborizada, incluso se puso más roja. —Buenas... —comenzó a decir Mortimer, pero ella ya estaba girando alejándose corriendo por el pasillo cuando terminó la frase, —...Noches. Eso fue todo para su primera noche juntos. El insistente, por no decir irritante, timbre de su móvil despertó a Sam por la mañana. Volviéndose en la cama, se agachó para buscar su bolso en el suelo, arrastrándolo a la cama, sentándose luego. No se molestó en hurgar en su interior, sino que simplemente vació su contenido y lo tomó cuando cayó con todo lo demás. — ¿Hola? —Dijo Sam adormilada al teléfono. —Buenos días, Samantha. Lo siento. Es obvio que te he despertado.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Enderezándose al reconocer la voz de Clarence Babcock, Sam se aclaró la garganta. —Sí, me quede a dormir en una de las cabañas de los Latimer, no tenía intenciones de hacerlo, y cuando me di cuenta de que debía de hacerlo, me percaté de que no traje ropa ni alimentos, lo que me significó hacer un viaje en coche para ir a buscarlos. Y ya era muy tarde cuando regresé, —explicó, midiendo cada una de sus palabras cuidadosamente para no demostrar que estaba mintiendo. No era necesario explicar que ―alguien‖ había hecho el viaje y que ella solo se quedó a esperarle. Prefería dejar a Mortimer fuera de la conversación por ahora. —Lamento haberme entrometido en tus vacaciones de esta manera, agradecemos sinceramente tu ayuda, Samantha, — dijo Babcock solemnemente. —Está bien, señor, — dijo Sam a la vez, sintiéndose culpable. No había tenido intención de hacerle sentir mal. Solo no quería que pensara que era una vaga. Aclarándose la garganta, ella cambió de tema. —No he oído nada del Sargento Belmont, así que supongo que no hay noticias todavía, pero llamaré y lo verificaré con él y luego le llamo. —Bien, bien. Eso está muy bien. Mientras tanto, me temo que Martin y Trisha se quedarán un poco más en Europa por el momento. Me parece que un cambio severo en el clima ha provocado la cancelación de todos los vuelos. Martin tiene la esperanza de tomar uno de los primeros vuelos que salgan, pero he estado comprobándolo con la compañía aérea, y parece que no piensan reanudar los vuelos hasta mañana por la mañana. —Oh. — Sam se mordió los labios y esperó a ver qué más le tenía que decir. —Tenía la intención de conducir hasta allí con ellos, cuando te hablé ayer, pero me temo que con toda la preocupación, se me olvidó que el caso Manning se iniciaba a partir de hoy. Sam se puso rígida ante la mención del caso Manning. Ese era un gran negocio para la empresa, y no se sorprendió cuando le dijo, —Tengo que estar allí. Incluso podría recoger a mi hijo Martin y a Trisha en el aeropuerto y llevarlos allí mañana, aunque, tengo la esperanza de que pueda arreglar algo y pueda salir para allá de inmediato.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Ella se movió en la cama y casi suspiró en voz alta durante el expectante silencio que le siguió, luego por último ofreció, — ¿Si quiere puedo quedarme aquí y comprobar las cosas hasta que llegue mañana? —Eso sería muy amable de tu parte, Samantha. Gracias. Te lo agradezco. —Está bien, —suspiró. —Bueno, ahora llamaré a Belmont y ver si tiene alguna noticia. —Gracias. Asegúrate de volver a llamarme después. Sam le aseguró que lo haría y luego dijo adiós cerrando de golpe el móvil, poniendo fin a la conversación. Haciéndole una mueca, lo puso en la mesa de noche y rápidamente puso de nuevo todo en su bolso antes de arrojar las sábanas a un lado y levantarse. No llamaría a Belmont hasta que se vistiera. Sam simplemente no tenía ganas de hablar con el odioso hombre sobre todo en camisón, no el que ella estaba usando ahora. Era corto, y podía verse a través de la camisola de encaje negro, que bien pertenecía a Alex o a Jo. Sam se había sorprendido cuando encontró las cosa que le enviaron, luego se dio cuenta de que no podía ser. Sus hermanas estaban tratando de lanzarla a la aventura. ¿Es que eso no era ya bastante humillante? Sacudiendo la cabeza, rápidamente se quitó el delicado camisón, se puso la ropa, luego tomó su móvil y salió de su cuarto. Sam no estaba en absoluto sorprendida cuando encontró la zona de la cocina y la sala de estar vacía cuando entró. Todavía era temprano, y no tenía ninguna duda de que Mortimer estaba durmiendo. Puso su móvil en el mostrador y se preparó un café. Una vez hecho, agarró el móvil y salió al porche para hacer su llamada para no despertar a Mortimer. Lo que siguió fueron diez frustrantes minutos de conversación como jamás los había sufrido. Cuando el teléfono fue contestado por una insufrible mujer en la OPP, pidió hablar con Belmont, y le dijeron que debía esperar. Y espero… durante varios minutos, luego la misma mujer con tono profesional le explicó que estaba investigando un ―incidente‖. Dado que ella había pedido desde el principio hablar con él, y que la dejaran esperando, no le creía en lo más mínimo, pero no podía llamarla mentirosa.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

En cambio, le preguntó, — ¿Puedo hablar con Marck Constable entonces, por favor? —Es su día libre, —fue la respuesta. Sam comenzó a golpear las uñas con impaciencia contra su muslo mientras pensaba que hacer. Finalmente, le preguntó, —Bueno, entonces, ¿hay alguien ahí que pueda ser capaz de actualizarme sobre los avances en la búsqueda de Cathy Latimer? Hubo un momento de duda y entonces la mujer le pidió que esperara una vez más. Suspirando, Sam esperó con impaciencia a la mujer, poniéndose rígida cuando oyó el click de la llamada en espera. —Me temo que no hay nadie aquí que pueda ayudarle por el momento, — le respondió. —Le diré al sargento Belmont que le llame cuando regrese. Que tenga un buen día. —Oh, pero… —comenzó a decir Sam y luego gruñó con frustración cuando escucho un click, seguido por el tono de marcar. Cerrando el móvil, se obligó a respirar profunda y calmadamente. Sólo tenía que esperar su llamada. Desafortunadamente, mientras lo hacía, tendría que informarle a su jefe que no había averiguado absolutamente nada. Eso con respecto al cuerpo de policía, pensó Sam secamente mientras marcaba el número de su oficina. Para su alivio, contestó la secretaria del señor Babcock, Madge. Él ya se había marchado a la corte y no estaría disponible el resto del día a menos que fuera una emergencia. — ¿Es una emergencia? — Preguntó Madge con cuidado. —No, — dijo Sam a la vez. —Si llama preguntando si hay algún mensaje de mi parte, dile que la policía aún no tiene noticias y que me pondré en contacto tan pronto las tengan.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Muy bien, —respondió comprensiva, luego agregó, —Espero que por lo menos tengas un poco de diversión allí, Samantha. Se supone que son unas bien merecidas vacaciones. —Sí, bueno... Así es la vida, — murmuró Sam. —No, así no es como debes permitirle a la vida que te trate, querida. No te sientas allí en la casa de los Latimer esperando todo el día que la gente te llame. Tienes móvil. Ve a divertirte un poco mientras esperas que te llamen. —Pero y Cathy… —Conozco a Cathy Latimer desde que es una niña, —la interrumpió la mujer, recordándole que era la secretaria del señor Babcook desde hacía 30 años. —Es una chica que siempre está corriendo, haciendo esto y aquello, asustando a los tontos, así que no dejes que sus travesuras te arruinen tus vacaciones. Necesitas tomarte un tiempo para ti hoy y divertirte. —Ella pudo haber sido un problema en el pasado, Madge, pero creo que podría estar realmente en problemas esta vez, —dijo Sam en voz baja. Había tratado durante mucho tiempo con la mujer, mientras trabajaba con el señor Badcock y siempre la había querido y respetado su opinión, pero esta vez, estaba segura que Madge estaba equivocada. —La puerta de la casa estaba cerrada con llave, pero fue abierta de algún modo, y había un sándwich sin comer, algo sin beber y… —Lo sé, me lo contó Clarence, — interrumpió Madge. —Sigo pensando que Cathy solo está siendo irresponsable de nuevo. Pero si es así o no lo es, no se espera que sigas la caza tú misma. Eso es trabajo de la policía. Por lo que entiendo, Clarence solo quiere que sigas llamando y acosando a la policía de la zona para que no se olviden de buscar a la chica. Y tú puedes divertirte entre llamadas telefónicas, ¿no? —Sí, supongo, — dijo Sam a regañadientes. —Bueno, entonces, hazlo, — dijo Madge con firmeza. —La vida es demasiado corta para trabajar tan duro como tú lo haces.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Sí, Madge, — murmuró, preguntándose si tenía razón. Ella podía divertirse y llamar a Belmont. Y si él no llamaba al mediodía, ella lo haría. Si todavía no le podía encontrar, iría a la oficina de la OPP en persona a acosarlo. Su estado de ánimo se levantó de inmediato, Sam sonrió y le dijo, —Gracias, Madge. —No hay de qué. Ahora cuelga y vete a divertir. —Lo haré. Que tengas un buen día. — Sam cerró el móvil con más cuidado esta vez. Sintiéndose mucho mejor después de la llamada a la oficina de la OPP, luego lo guardó en su bolsillo y se dirigió a la cabaña. No había señal alguna de Mortimer, sin embargo, el café ya estaba hecho. Sam se sirvió una taza y luego comenzó a revisar los víveres que él había traído. Se conformaría con una tostada o con un plato de cereales. Pero lo que encontró fue una caja de harina para panqueques, jarabe de arce y algunas salchichas. Sus hermanas siempre la molestaban diciendo que necesitaba aumentar de peso, y suponía que este era un intento más por ayudarla en esa área. Sin embargo, Sam siempre había tenido dificultad para ganar peso. Comía como un caballo y nunca ganaba una onza. Era deprimente. Conocía a varias mujeres que aseguraban que subían una libra solo con mirar la comida y no le quedaba ni la menor duda, de que harían lo que fuera por tener su metabolismo, porque después de un par de meses de solo mirar la comida, terminarían como una víctima, medio muerta de hambre en un campo de guerra. Sam se puso a trabajar haciendo los panqueques y cocinando las salchichas. Cuando casi estaban listos, se preguntó si debía despertar a Mortimer o esperar y calentar la comida más tarde, cuando la puerta se abrió y salió caminando por la sala hasta la cocina. Llevaba puesto sólo sus vaqueros, y en los brazos una pila de ropa que ocultaba solo la mitad de su hermoso pecho. Parecía medio dormido, con su pelo enmarañado de forma adorable. Murmurando algo acerca de una ducha, se metió al baño. Sam se quedó sin aliento en medio de un susurro cuando la puerta se cerró, ocultando del todo su masculina belleza. ¿Acaso estuvo a punto de tener relaciones sexuales casi a orillas del lago la noche anterior con tal muestra de


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

perfección masculina? Debió haber sido una fantasía. Nadie podría estar interesado en alguien huesuda y plana como ella. Sacudiendo la cabeza, Sam volvió a su cocina preguntándose por que se había tomado la molestia con ella. Si condujera hasta el centro de la ciudad seguro que encontraría al menos una media docena de bellezas mejor dotadas. Sam era muy consciente de que no había sido bendecida precisamente en esa área. Siempre había sido objeto de burla y apodos como Twiggy, Olivia y “la maravillosa boobles” cuando era una adolescente. Y entonces su figura fue una de las cosas de las que Tom más se había quejado en los últimos meses antes de su ruptura. No solo su falta de figura era lo que la hacía preguntarse porque se tomaba tantas molestias con ella. Sino también por el hecho de que parecían muy poco bendecidos por la gracia o la suerte últimamente: en primer lugar, por la infección en su oído, en segundo por sus constantes viajes sola, y en tercero lo sucedido anoche. Sam dudaba de que existieran muchas personas, hombres o mujeres, que hubieran estado a punto de ser devorados por sanguijuelas durante un momento tan íntimo. Estaba consciente de que actualmente carecía de algo parecido a una buena figura, gracia, o incluso, suerte. Sam encontraba difícil de imaginar que Mortimer pudiera estar interesado de esa manera en ella. No es que no tuviera autoestima. Sabía que era inteligente, y tenía una carrera bastante exitosa, pero no era la carrera o el cerebro de una mujer lo que le interesaba a un hombre en el momento de llevársela a la cama; por lo que en general le era muy difícil creer que Mortimer realmente estuviera interesado. Tenía más sentido el pensar que la noche anterior había sido una aberración. Él estaba caliente y ella estaba disponible, desnuda y fácil… al menos hasta que las sanguijuelas se le pegaron y arruinaron las cosas. Suponía que Mortimer la había elegido a ella, porque estaba a mano. Ese era un pensamiento deprimente, y solo se estaba torturando con él mientras esperaba que saliera del cuarto de baño. Sam acababa de cocer el último panqueque cuando la puerta del baño se abrió y una ráfaga intoxicante de colonia masculina flotó en el aire.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Mmm, comida, —murmuró Mortimer. —Sí, yo… — Sam casi se mordió la lengua por la sorpresa, cuando una de las manos de Mortimer se deslizó por detrás de su cintura dándole un rápido beso en la oreja. Luego, pasó a su lado, estirándose sobre ella para tomar los platos del armario. —Pondré la mesa, ¿de acuerdo? —Gracias, — murmuró Sam, sintiendo como se sonrojaba, cuando apretó ligeramente su cintura y se alejó con los platos. Ella se quedó mirando los panqueques durante un segundo, y luego miró por encima de su hombro al chico. Está bien, se dijo Sam mientras le veía silbando en voz baja poniendo la mesa, por lo que podía ver, jugarían a las casitas mientras estuvieran aquí, pero no lo tomaría en serio, ni comenzaría a imaginar que esto podría significar que tenían una relación. Solo estaban aprovechando la situación, o conformándose con lo que tenían a mano. Y así era, se aseguró, sorprendiéndose de que la nariz no le creciera. Mirándole de repente, ella pregunto, — ¿Cuántos panqueques quieres Mor… Garrett? Mortimer se detuvo junto a la mesa y se giró sorprendido, y le hizo una mueca muy a su manera a Sam, y dijo, — Pienso en ti como Mortimer, porque así te llaman los chicos todo el tiempo, pero creí que debía llamarte por primera vez por tu nombre desde que… —se detuvo bruscamente, sin hablar de que casi tuvieron sexo. Maldiciéndose por lo que no dijo, Sam rectifico, — Quiero decir, ¿ y si vamos a… —Balbuceó sin terminar una vez más, — ¿Y si terminamos lo de… acostarnos… ser pareja… —terminó. —La mayoría de la gente me llama Mortimer, pero me puedes llamar Garrett si así te gusta, —dijo Mortimer suavemente. Sam inmediatamente arrugó la nariz, después de darse cuenta de lo que había hecho, y que por supuesto él se había dado cuenta que lo hizo, suspirando le explico, —No me gusta mucho el nombre de Garrett. Me recuerda a un pariente


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

bastante molesto que tenía y… —guardó silencio mientras él cruzaba la sala y tomaba su cara entre las manos, con una clara expresión divertida. La besó suavemente y luego le confesó, —A mí no me gusta tanto Garrett. Ni siquiera es realmente mi nombre de pila. Era el apellido de soltera de mi madre. Y solo me llaman Garrett, “Gordon Garrett Mortimer", cuando estoy en problemas, —dijo con profundo tono acusador. Ella sonrió débilmente, pero luego preguntó dudosa, —Gordon, ¿eh? —No es mejor que Garrett, ¿cierto? — Preguntó secamente y se rió de su expresión. Soltándola le dijo, — Puedes llamarme como quieras, Sam. Mortimer, Mort, Mo. — Se encogió de hombros regresando a la mesa, y agregó, —O darme un nombre como a una mascota. —Un nombre de mascota, —murmuró Sam, pensativa, sacando el último panqueque antes de que se quemara. Tomando el plato de panqueques que había puesto en el horno para mantenerlos calientes, puso el último, apagó la estufa y fue a la mesa. — ¿Alguna sugerencia de cual nombre de mascota puede ser? Mortimer inclinó la cabeza, pensativo mientras ponía los panqueques en la mesa, tomando uno y colocándolo en su plato, mientras le indicaba que se sentara. Sam ocupó su asiento y esperó con curiosidad, pero el hombre estaba tomándose su tiempo. Mientras le respondía, puso dos panqueques en su plato, les untó mantequilla, los bañó con miel, corto un pedazo y se lo metió en la boca. — ¿Sweet Toes? —Propuso finalmente Mortimer, luego salto rápidamente sobre sus pies corriendo alrededor, golpeando su espalda cuando ella comenzó ahogarse. — Dios, lo siento. ¿Estás bien? — ¿Sweet Toes? — Sam jadeó con incredulidad mientras seguía golpeándose. Mortimer hizo una mueca. —Así llamaba mi madre a mi padre.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sus ojos se abrieron incrédulos ante la noticia y sin pensarlo dijo, —No puedo esperar a conocerlos —No es posible. Sam se puso rígida y luego enrojeció. —No, por supuesto que no. No pretendo sugerir que habría alguna razón por la que me llevaras a conocer a tus padres algún día, yo… —Me encantaría llevarte a conocer a mis padres, Sam, —la interrumpió con solemnidad, luego agregó, —Pero no puedo porque están muertos. —Oh, lo siento, — respondió en voz baja. Los labios de Mortimer se torcieron en lo que ella sospechó que sería una sonrisa, la besó en la mejilla, se enderezó y regresó a su silla. Sam le miraba, con la mente hecha un alboroto. Él había dicho que le encantaría poder llevarla a conocer a sus padres, y se preguntaba ahora ¿si era porque le gustaba, o si lo que había querido decir es que le encantaría poder llevar a alguien a conocerlos, porque deseaba que aún estuvieran vivos? Sam reflexionó sobre eso brevemente, cuando se dio cuenta de lo que estaba haciendo, y casi se golpea la cabeza. En secundaria un profesor le dijo que pensaba demasiado, y eso era lo que estaba haciendo en ese momento. ¡Por el amor de Dios! ¿Acaso iba a analizar cada cosa que le dijera? Tenía que detenerse. Ahora. Solo debía sentarse y disfrutar de la experiencia. Eso es lo que era. O ella misma terminaría loca. — Está bien, Sweet Toes, obviamente, no es un buen nombre, — dijo Mortimer repentinamente, reclamando su atención. —Bueno, yo... — Hizo una pausa para aclararse la garganta, luego admitió, — No podría llamarte así. — ¿Qué tal algo más estándar, como querido, o honey? — Sugirió, y añadió con voz ronca, —Me gustaría ser tu honey.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam asombrada, no podía creer lo que acababa de decir. Sin duda, ¿había alguna manera de malinterpretar esas palabras? Seguro se refería a… El timbre de su móvil interrumpió sus excitados pensamientos, Sam frunció el ceño e incluso consideró ignorarlo hasta que recordó dónde estaba y por qué. Maldiciendo en voz baja, tomó su móvil y caminó hacia la puerta de la casa abriéndola. — ¿Sí? — Ladró cuando salió al pequeño porche pequeño de la parte delantera. — ¿Señora Willan? Sam se las arregló para no rechinar los dientes, al reconocer la voz de Belmont. Era increíble el tiempo que se tomaba el hombre. Haciendo a un lado sus preocupaciones. —Si sargento. Gracias por devolver la llamada. Estaba esperando que pudiera darme alguna actualización sobre el caso de Cathy. Se escuchó un resoplido y el hombre gruñó. —Su actualización es que aún no vuelve a su casa. Sigo pensando que se fue a divertir a algún lado, pero solo estoy dando vueltas buscándola, en lugar de ocuparme de cosas que requieren de mi atención, porque su jefe crea problemas donde no los hay. Entonces, ¿por qué no hace que usted y el resto de sus empleados, asistentes y ejecutivos dejen de llamarme, para hacerme perder el tiempo y me dejan seguir con mi trabajo? Sam frunció el ceño ante la noticia de que el señor Babcock al parecer les había ordenado a otras personas de la empresa que llamaran. Suponía que eso no debía sorprenderla. Esa era la forma en que él trabajaba, poniendo a cuanto personal pudiera, básicamente, a trabajar en el caso hasta volverlos locos, hasta resolverlo o hasta que perdieran los estribos y cometieran un error. Pero esto no era un caso judicial, sin embargo, y no pensaba que fuera inteligente intentar enloquecer al sargento, mientras él intentaba trabajar en el caso. Se disculpó de la mejor forma con el hombre, pero al parecer Belmont había hablado lo suficiente. Y un click fue seguido luego por el tono de marcar en su oído. Sam hizo una mueca y cerró el móvil mientras la mayor parte de su simpatía desaparecía. En verdad el hombre tenía un problema de actitud, y tuvo que preguntarse cómo es que llegó a sargento.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—A juzgar por tu expresión irritada, yo diría que era Belmont, — comentó Mortimer cuando dio un paso dentro de la cabaña. — ¿Supongo que el hombre no tenía ninguna noticia para ti? —No, — admitió Sam desanimada. — ¿Qué vas a hacer? —Preguntó Mortimer. Ella sacudió la cabeza y se encogió de hombros con tristeza. — ¿Qué puedo hacer? Como dijo Madge, no soy policía. — ¿Madge? —Preguntó Mortimer con curiosidad. —La secretaria del señor Babcock, — explicó. —Ella me señaló esta mañana que el señor Babcock sólo quería que siguiera llamando a la policía asegurándome de que están investigando el caso. Parecía pensar que yo debería estar divirtiéndome y disfrutando de mis vacaciones entre una y otra llamada. Se quedó en silencio durante un momento y luego dijo, —No te ves feliz con la idea. Sam se encogió de hombros. —Siento que debería hacer más para ayudar a encontrar a Cathy, pero no tengo ni idea de lo que podría hacer. Es decir, no tengo ni idea de adonde fue llevada, o por quién. Y por todo lo que sé Belmont cree que está bien y que no le ha sucedido nada en absoluto. Y Madge cree lo mismo. — ¿En serio? — Preguntó Mortimer con interés. —Sí. Ella me recordó que Cathy es un poco... eh... bueno, sus padres son muy indulgentes con ella, —concluyó, incómoda. —Te dio a entender que la echaron a perder, —le sugirió divertido. Sam hizo una mueca de disculpa. —Ellos son grandes clientes de la firma. Yo no diría que la estropearon… pero, si lo hicieron, —agregó. —Está muy, muy malcriada. Es del mismo tipo mimado que tiene a todos los jóvenes y asistentes de la firma huyendo de cualquier habitación donde pudieran tener algún contacto con ella.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer esbozó una sonrisa, pero luego dijo, —Tal vez podríamos hacer las dos cosas. — ¿Nosotros que… —Preguntó confundida. — Podríamos satisfacer tanto la sugerencia de Madge de disfrutar de tus vacaciones, así como tu deseo de hacer algo más para ayudar en la búsqueda de la chica. Sam enarcó las cejas. — ¿Cómo?


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 12

—Tenías razón. Veo tres de ellos allí,— dijo Mortimer, mientras enmarcaba con sus manos sus ojos y miraba a través de la ventana del cobertizo de los botes al vagabundo, un barco de pesca de aluminio, y tres Sea-Doos dentro. Dando un vistazo hacia donde ella estaba, sugirió, —Ven a ver,— e hizo espacio para que se apretujara a su lado en la ventana. Sam vaciló, pero luego se trasladó al espacio asignado y se asomó por la ventana. Mortimer la miraba, sonriendo débilmente mientras inhalaba su aroma. Su olor natural se mezclaba con el que generaba su piel después de haber estado al aire libre en su excursión esa mañana. Habían pasado el tiempo desde el desayuno buscando por los terrenos y algunos de los senderos a la desaparecida Cathy Latimer. La búsqueda no había arrojado nada. No había ningún cuerpo sin sangre esperando en los senderos, ni siquiera algún signo de actividad reciente en los caminos, no que él pudiera decir; al menos nada más que los desechos de animales y cosas por el estilo. Ahora iban a revisar alrededor del lago un poco, no solo el agua, sino también la línea de la costa. Si el cuerpo sin vida de Cathy Latimer estaba en algún lugar, Mortimer quería ser el que lo encontrara para hacer algunas graves alteraciones de las evidencias, en caso de que su gente debiera ser llamada al lugar. Hubiera preferido hacerlo sin Sam a su lado, pero dado que no era incapaz de controlar sus pensamientos o su conducta, Mortimer no veía la forma de manejar eso. Por lo que ella sabía, él solo la estaba ayudando y no debía ni siquiera tener algún deseo de encontrar a la chica. Ella pensaba que él estaba en una banda, por el amor de Dios. —La llave del cobertizo de los botes debe de ser una de éstas,— dijo Sam, recuperando el anillo de llaves de Cathy de su bolsillo. Comenzó a buscar entre ellas y de repente se detuvo y lo intentó con el picaporte. Frunció el ceño cuando la puerta se destrabó y se abrió para ellos. Mortimer estaba un poco sorprendido. Había llegado a la conclusión de que la seguridad podría ser bastante laxa aquí, pero la puerta realmente debía haber estado bloqueada.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Estos eran artículos costosos para dejarlos por ahí para que alguien pudiera robarlos. Siguió a Sam dentro y alrededor del corredor donde el Sea-Doos descansaba, sus ojos acariciando una brillante máquina tras otra. —¿Me pregunto por qué tres?— Comentó. —Parece un número extraño. Sam se encogió de hombros. —Solo hay tres; Martin; su esposa, Trisha; y su hija, Cathy. Asintiendo, Mortimer se dejó caer en cuclillas para examinar una de las máquinas más de cerca. Mientras deberían usar el Sea-Doos para buscar en el lago y la línea costera, él estaba entusiasmado ante la perspectiva de conducir uno de los vehículos. Para era sin duda un caso en el que se mezclaban los negocios con el placer. —¿Sabes realmente cómo conducir uno de éstos? —Sí, tenemos dos de ellos,— respondió, y cuando él la miró levantando una ceja, explicó, —Nos turnamos, pero pensamos comprar un tercero este verano. —No vi ninguno en la casa,— dijo con una pequeña mueca mientras pensaba en el patio y el muelle de la casa de al lado de la de Decker. — No estaban allí aún. Bueno, en realidad, probablemente lo estén ahora,— añadió con ironía. —Grant lleva el bote y los Sea-Doos allí para nosotros en cuanto nota que hemos llegado. —¿Grant?— Preguntó Mortimer con curiosidad. —Nuestro vecino del otro lado de Decker,— explicó Sam. —Es un residente que permanece todo el año. Un escritor o algo. El tipo de artista muerto de hambre. Ha vivido allí durante los últimos cinco años y le pagamos por hacer algunas cosas. —¿Qué tipo de cosas? Sam se encogió de hombros. —Al principio del verano saca los botes y los SeaDoos, esparce grava fresca en el camino, y trae arena a la playa para mantener alejadas a las sanguijuelas.— Hizo una mueca mientras decía eso, y se apresuró,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—luego, durante el verano corta el césped si no llegamos durante un par de fines de semana y vigila el lugar. Al aproximarse octubre, retira el bote y los Sea-Doos, los acondiciona para el invierno, y los guarda en el garaje, y luego se ocupa de cualquier mantenimiento que la casa requiera, y tala los árboles que comienzan a verse como si no pudieran resistir el invierno.— Ella se encogió de hombros. —Teníamos otra persona que se ocupaba de todo esto antes que él, pero se estaba haciendo mayor y decidió que era demasiado para él. Mortimer asintió. Sonaba como si este Grant fuera un glorificado ―hombre a mano‖ para las chicas, y él inmediatamente perdió interés en él y volvió su mirada de vuelta al Sea-Doos. —¿Crees que las llaves de éste estarán en ese conjunto? Sam miró las llaves en su mano, pero sacudió la cabeza. —Por lo general tienen alguna pequeña cosa flotante atada a las llaves para mantenerlas flotando si se pierden en el agua. —¿Cosas flotantes?— Preguntó Mortimer con diversión. —No sé cómo se llaman,— admitió, y se giró para mirar alrededor del cobertizo. Cuando un pequeño ―aha,‖ se deslizó de sus labios, él siguió su mirada para ver un panel de llaves sobre la pared. Verlo le hizo pensar que era aún más extraño que el cobertizo hubiera estado desbloqueado. Cualquiera podría haber entrado y robado una o todas las embarcaciones. Sin embargo Mortimer se sacudió el pensamiento a favor de burlarse de ella. —Ah, las cosas flotantes,— murmuró y se enderezó para seguirla mientras ella lideraba el camino hacia el panel. Había seis ganchos, pero solo cinco juegos de llaves, y se preguntó si habría habido otro Sea-Doo o bote en algún momento mientras su mirada se deslizaba sobre la fila de ofertas. Cada llave tenía una ―cosa flotante‖ de un color brillante en ella, que resultó ser una larga, delgada, oblonga forma de espuma de polietileno. Cada una tenía un color neón amarillo, naranja, rosa, púrpura, o verde, y estaba marcada con marcador indeleble negro, indicando a cuál vehículo pertenecía.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

—¿Y? — Sam se volvió para mirarle. —¿Estás listo para una lección? ¿Vamos a cambiarnos nuestros trajes de baño y le damos una probada? Mortimer sonrió y asintió, y luego se dirigió hacia la puerta. Se detuvo solo lo suficiente para darle una última mirada al Sea-Doo antes de seguir. La luz del sol parecía bastante brillante después del fresco interior del cobertizo, y Mortimer se tomó un momento para preguntarse si había perdido la razón. Había pasado ochocientos años evitando la luz del día para evitar tener que consumir más sangre, y aquí estaba él planeando salir bajo sus castigadores rayos, medio desnudo en un Sea-Doo. No era la cosa más brillante que había hecho, pero estaba seguro de haber traído suficiente sangre para arreglárselas con la hazaña siempre y cuando no pasara mucho tiempo allí. Cuando Mortimer había sacado el tema de buscar en el lago por primera vez, había estado pensando en algo de la línea de un agradable paseo al atardecer. Por supuesto, Sam había asumido que había querido decir durante el día. Para el momento en que se había dado cuenta de eso, ella se había levantado y dirigido hacia el cobertizo de los botes. Podría haberle recordado su sensibilidad al sol y sugerido que esperaran hasta el anochecer, pero ella habría dicho que no serían capaces de ver tan bien. Él no podría discutir ese punto sin revelar sus habilidades especiales y temía que ella sugiriera que se quedara en la casa mientras buscaba sola, y supuso que podría haber hecho eso. Ciertamente Sam debería estar lo suficientemente a salvo durante el día y él podría haber observado desde la sombra que ofrecía el cobertizo, pero éste era su trabajo. Además, había disfrutado de su paseo por el bosque esa mañana. Le gustaba la compañía de Sam, solo estar con ella era apaciguador… y estaría condenado si fuera a perderse probar el Sea-Doo. Así que Mortimer iba a ponerse su traje de baño, ingerir varias bolsas de sangre que tomaría de la nevera de su cuarto, y luego partiría alrededor del lago semidesnudo en la parte trasera de un Sea-Doo en busca de una muerta Cathy Latimer. Debería ser divertido. ***


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam se reía de las payasadas de Mortimer mientras corría a su alrededor en el medio del lago cuando algo captó su atención, y se separó de ella con un grito que no pudo oír por el rugido de su propio motor. Habían estado viajando alrededor del lago durante la última hora o más. La primera parte la habían pasado revisando la línea costera en busca de cualquier signo de Cathy Latimer, pero habían terminado esa tarea rápidamente. La casa de los Latimer estaba en un lago más pequeño que Magnetawan. Una vez que habían terminado su circuito y alcanzado el cobertizo de los botes nuevamente, Mortimer había sugerido que tomaran los Sea-Doos y vieran lo que podían hacer antes de guardarlos. Lo habían pasado muy bien corriendo carreras entre ellos, pero mientras ella miraba curiosa para ver que había atraído su vista, Sam dejó la risa morir en sus labios y la preocupación embargó brevemente su corazón. Mortimer se estaba dirigiendo hacia un par de boyas que flotaban en el agua, y ella repentinamente se dio cuenta de que no le había advertido para qué se usaban. Por lo general significan algo debajo de la superficie, a menudo una formación de roca o algo por el estilo que podría dañar un bote. El punto entre las dos boyas era un punto del que los botes deberían mantenerse alejados. Ella dudaba de que a un Sea-Doo no se le aplicara lo mismo. Acelerando para intentar alcanzarle Sam gritó para advertirle, pero Mortimer no la pudo escuchar más de lo que ella lo había escuchado antes a él. Afortunadamente él no era tonto, y disminuyó la velocidad al aproximarse a las boyas, y eso fue lo que probablemente le salvó la vida, pensó ella mientras el Sea-Doo se sacudía cuando golpeaba lo que fuera que estaba bajo la superficie y él salía disparado de cabeza fuera de la máquina. Sam sintió que el pánico la embargaba mientras le veía ir hacia abajo. Él estaba usando un chaleco salvavidas, pero eso no evitaría que su cabeza golpeara lo que fuera que había bajo la superficie, pensó mientras aceleraba hacia el ahora balanceante Sea-Doo. La respiración que no se había dado cuenta que había estado reteniendo se deslizó de sus labios cuando Mortimer emergió mientras ella se acercaba y disminuía la velocidad. Sam envió una silenciosa plegaria de agradecimiento hacia arriba a medida que urgía a su propia máquina a llegar lo más cerca que se atrevía. Se estaba preparando para saltar y nadar para ver si


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

estaba bien cuando él se agarró de su Sea-Doo y trepó de vuelta a bordo. Al principio parecía estar bien, pero luego vio la sangre fluyendo al costado de su cabeza y sintió que el pánico la embargaba de nuevo. —¡Vuelve!— Gruñó Mortimer antes de que ella pudiera intentar nadar hacia él o acercarse. Él inmediatamente se empujó desde lo que trababa al Sea-Doo y salió disparado hacia el otro lado del lago en dirección hacia el cobertizo de botes de los Latimer. Sam le siguió, agradecida de que el Sea-Doo pareciera estar bien, pero más preocupada por Mortimer. Sabía que las heridas en la cabeza sangraban mucho, pero la cantidad de sangre que había visto había sido aterradora, y él se veía aterradoramente pálido también. Intentó alcanzarle para poder verle mejor mientras conducían pero iba a toda velocidad. Estaba ya fuera del Sea-Doo y enderezándose después de atarlo cuando ella condujo el suyo hacia el interior del cobertizo. Sam rápidamente ató el suyo al muelle y luego — preocupada de que pudieran necesitar llamar una ambulancia para él— se detuvo para recuperar su teléfono del compartimiento a prueba de agua del Sea-Doo. Luego trepó hacia el corredor y se apresuró detrás de Mortimer mientras él tropezaba hacia la puerta. —Déjame ver,— dijo preocupada. —Estoy bien,— gruñó él, apresurándose y dejándola perseguirle lo mejor que podía. Mortimer podía moverse cuando deseaba, y parecía que estaba huyendo como si ella fuera el mismo diablo mientras se apresuraba hacia la cabaña. Maldiciendo, Sam se movía tan rápido como podía, pero no tenía la agilidad o la velocidad de él. Mortimer estaba dentro de la casa antes de que alcanzara la mitad del camino. Debería haber pensado en explicarle lo de las boyas antes de que salieran, Sam se reprendía a sí misma furiosa. ¿Qué clase de maestro se olvida de algo así? Todo esto era culpa suya.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam estaba casi en la cabaña cuando su teléfono comenzó a sonar. Echó un vistazo a la pantalla, frunciendo el ceño cuando vio que era el Sr. Babcock, pero no respondió. Tenía una situación de emergencia aquí y tendría que esperar. No era como si tuviera noticias para él de cualquier manera. Mientras se había tomado el tiempo de llamar a la estación O.P.P. nuevamente antes de que salieran a navegar, Sam no había podido contactarse con Belmont. El hombre parecía estar evitándola. Tanto como Mortimer lo hacía ahora, pensó sombríamente mientras entraba a la cabaña y veía la puerta del baño cerrada. —¿Mortimer?— Llamó mientras se apresuraba a la puerta. —Tienes que dejarme verlo. Podríamos tener que llevarte al hospital. Cuando no tuvo respuesta, Sam cautelosamente abrió la puerta temiendo que se hubiera desmayado y yaciera acurrucado en el suelo del pequeño baño. En lugar de eso, lo encontró vacío. Frunciendo el ceño volvió a cerrar la puerta y se dirigió al pasillo. —¿Mortimer?— Sam se detuvo en su puerta y trató de abrirla, sorprendiéndose al encontrarla bloqueada. Ni siguiera se había dado cuenta de que había trabas en las puertas. Con la preocupación reflejada en su frente, ella llamó, — Mortimer, abre la puerta. Después de un momento de silencio él respondió, —Estoy bien, Sam. Solo me raspé la frente contra una roca. Me secaré y me cambiaré y luego saldré. Sam miró la puerta con incredulidad. Le había visto caer en picado al agua. Y había visto la sangre mientras subía nuevamente al Sea-Doo. Él se había hecho más que solo un raspado. —Mortimer...— comenzó con gravedad. —¿Qué tal si vamos a la ciudad a almorzar?— Sugirió él, y luego agregó en tono de burla, —podemos detenernos después en la estación O.P.P, así puedes golpear a Belmont por tomarse tanto tiempo en retornar tus llamadas. Yo te ayudo. Sam se quedó mirando la superficie de madera de la puerta con desconcierto. Su voz realmente sonaba perfectamente normal.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—¿Por qué no te cambias así vamos a la ciudad a almorzar?— Agregó. —Yo estaré listo en un minuto. Juro que estoy bien. Sam dejó salir su aliento en un suspiro. Tal vez no había estado realmente tan herido como había pensado en un primer momento. Aún así preguntó, —¿Estás seguro de que estás bien? —Abriría la puerta y te lo mostraría, pero estoy desnudo en este momento y no puedo ser responsable de lo que sucederá si lo hago. Los ojos de Sam se ensancharon de manera incrédula ante la amenaza, pero se encontró alejándose de la puerta. Si se hallaba lo suficientemente sano para decir algo así, probablemente se encontraba bien. Luego ella maldijo cuando su teléfono comenzó a sonar otra vez. —Atenderé esta llamada y luego me vestiré. Pero grita si comienzas a sentirte mareado o algo,— ordenó, y luego se trasladó hacia su cuarto para contestar el teléfono. Era el ceñor Babcock, llamando en el horario de almuerzo de la corte para comprobar cómo iban las cosas. Sam le explicó que no había noticias aún y le prometió llamarle tan pronto como tuviera alguna novedad, luego intentó apresurarle en el teléfono para que pudiera cambiarse y verificar de nuevo a Mortimer. Si no estaba fuera de su habitación para el momento en que se hubiera cambiado, bien podría tratar de forzar la cerradura o algo para lograr ver por sí misma que se encontraba bien. Lamentablemente, el ceñor Babcock insistió en actualizarla sobre el estado del vuelo de los Latimer, el cual era que ellos estaban aún en el aeropuerto. Luego sintió la necesidad de informarle sobre lo que estaba sucediendo en la corte ya que ella había estado involucrada con la investigación y las entrevistas del caso. Debió haber pasado todo su tiempo para almorzar hablando con ella porque había pasado más de media hora antes de que pudiera colgar el teléfono. En cualquier otro momento, Sam habría estado jubilosa. Probablemente hubiera significado algo bueno para su carrera el hecho de que él se molestara en hablarle, pero en ese momento, a ella no le importaba demasiado nada que no fuera ver que Mortimer estuviera bien.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Colgando con alivio, Sam arrojó el teléfono sobre la cama y rápidamente se quitó el salvavidas y el traje de baño, y luego se vistió. Cuando salió corriendo hacia el pasillo, sin embargo fue solo para encontrar la puerta de Mortimer abierta y su cuarto vacío. Frunciendo el ceño, Sam se trasladó a la zona de la cocina/comedor, pero tampoco le encontró allí, por lo que se apresuró a salir de la cabaña. El primer lugar en el que buscó fue en el SUV. Cuando no le encontró allí, Sam siguió sus instintos hasta el cobertizo de los botes y se apresuró dentro para encontrar a Mortimer sobre sus rodillas sobre el pasillo, agachado para mirar la parte inferior del frente del Sea-Doo. Soltando el aliento en un silbido de alivio, Sam se apresuró a su lado. —¿Qué estás haciendo? —Solo comprobando para asegurarme que no dañé el Sea-Doo. Para mi gran asombro parece que no lo hice,— agregó Mortimer, su cabeza permaneciendo abajo. Sam se movió con impaciencia a su lado, deseosa de ver su cabeza. —¿Estás lista para salir a almorzar?— Preguntó, finalmente enderezándose, y ella inmediatamente se movió más cerca, entrecerrando los ojos mientras notaba que no había lesiones en la frente. —Está por aquí,— dijo secamente, señalando un punto un par de centímetros más allá de su línea del cabello. —Déjame echar un vistazo a eso,— dijo Sam, dando un paso hacia delante y alcanzando su cabeza, pero Mortimer atrapó sus manos en las suyas mientras se ponía de pie. —Estoy bien,— insistió con firmeza. —Ni siquiera tengo dolor de cabeza. Debo haberme rozado la cabeza mientras caía. Sam realmente quería ver la herida por sí misma, pero podía ver que parecía estar bien. Tenía buen color y sus ojos estaban claros. Suspirando, se dio por vencida asintiendo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Parecía obvio que era uno de esos hombres que no podía soportar quejarse. Dejando sus manos caer a sus costados cuando las liberó, dijo en tono de disculpa, —Lo siento mucho. Debería haberte advertido sobre las boyas y lo que significaban. —No hay nada por qué disculparse,— le aseguró Mortimer, instándola a salir del cobertizo de los botes. —Tenía alguna idea de que las boyas advertían que allí había algo, pero pensé que sería una red de pesca y que el Sea-Doo se deslizaría sobre ella. No se me ocurrió que pudiera ser otra cosa y que no era seguro hasta que la golpeé. Fue por eso que desaceleré. Mi intención original era solo mirar mientras lo rodeaba. Sam hizo una mueca, todavía culpándose. —¿Cómo diablos llegó hasta allí una enorme roca de todos modos?— Preguntó mientras se ponían en marcha por el camino hacia la casa. Sam se encogió de hombros. —Todos estos lagos fueron tallados a través del paso de los glaciares. Supongo que algunos dejaron pequeños trozos de roca sin tallar. —Hmm,— murmuró Mortimer y luego se quedó en silencio. Se detuvieron en la cabaña lo suficiente para que Sam recuperara su bolso, y luego se dirigieron directamente al SUV. Minden era un pueblo pequeño, pero encontraron un pequeño restaurante sobre el río. Estaba bastante lleno, y tuvieron que conformarse con un mesa en el interior en lugar de disfrutar de estar al aire libre en la terraza. Mortimer no dijo nada, pero estaba secretamente aliviado. —¿Cómo te sientes?— Preguntó Sam de repente, llamando su atención hacia el hecho de que le estaba mirando con preocupación. Mortimer hico una mueca y rodó los ojos. —Te dije que estoy bien. Ni siquiera me duele la cabeza del... —No me refería a eso,— le interrumpió ella, y luego explicó, —Te veías un poco aliviado más que decepcionado de que no pudiéramos sentarnos afuera, y


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

acabo de recordar que Bricker dijo que tenías sensibilidad al sol. Hemos estado afuera la mayor parte del día hasta ahora y... —Oh, eso,— Mortimer desestimó su preocupación. —Estaba sombreado bajo los árboles cuando estuvimos registrando los bosques. —No había sombra en el lago, sin embargo,— señaló. No, ciertamente no había habido sombra en el lago, se reconoció a sí mismo. Y había comenzado justo a notar los efectos del sol y pensado que debía sugerir dirigirse de vuelta para que pudiera tomar una o dos bolsas de sangre cuando había divisado las boyas. Después de su pequeño accidente, el sol había sido la última de sus preocupaciones. Difícilmente podía decirle todo eso a Sam, por lo que simplemente se encogió de hombros y dijo, —Estoy bien. Ella frunció el ceño y abrió la boca para preguntar algo más, pero él la evitó preguntando, —¿Qué te hizo querer ser abogada? Sam parpadeó, sorprendida por el abrupto cambio de tema, pero luego se echó hacia atrás y consideró la pregunta seriamente antes de decir, —Doce hombres enfadados. Mortimer parpadeó sorprendido. —Es una película,— agregó Sam. —Lo sé,— dijo. —Oh,— parecía sorprendida, pero luego se encogió de hombros y dijo, — Bueno, el jurado tuvo la vida de ese chico en sus manos. Y la manera en la que el personaje de Henry Fonda afectó y convenció a los otros miembros del jurado me hipnotizó. Quería ser como él. Quería pelear por la verdad y la justicia.— Ella le dio una sonrisa avergonzada y agregó, —Por supuesto no hay tal cosa como un jurado profesional. Abogado fue lo siguiente mejor.— Encogiéndose de hombros, miró a la distancia y luego de vuelta y preguntó, —¿Y a ti? ¿Qué te hizo elegir tu carrera? —Yo también quería pelear por la verdad y la justicia,— admitió con ironía.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam frunció el ceño y ladeó la cabeza. —¿Así que te uniste a una banda? Mortimer parpadeó y luego se incorporó bruscamente, recordando las mentiras que había dicho para cubrir su historia. —Oh, no. Bien, eso solo bue... Quiero decir quería eso, pero … —¿Pero la música era donde estaba tú corazón?— Sugirió cuando él se quedó en silencio y mirándola sin saber que hacer. —Sí,— casi jadeó la palabra, aliviado más allá de toda medida de que le hubiera ayudado a salir así del paso. La camarera eligió ese momento para llegar a su mesa. Mortimer tomó el menú que le ofreció, y asumió una expresión absorta mientras recitaba los especiales del día para ellos, pero no escuchó ni una sola palabra de lo que decía. Estaba ocupado criticándose a sí mismo por el estúpido desliz que había cometido. Mortimer había sido un ejecutor durante más de cien años y debía estar más allá de esos errores. La camarera terminó de hablar y los dejó para que consideraran el menú, y Mortimer volvió su atención a los alimentos que allí se listaban. Los nombres no tenían sentido para él. No tenía ni idea de lo que era un sándwich club, o un BLT, pero las pequeñas breves descripciones debajo eran más útiles. Casi demasiado útiles. Varias sonaban deliciosas, y ahora se debatía por elegir una. Mortimer finalmente logró reducirlo a dos, pero eso era lo más lejos que podía llegar. En lugar de continuar la lucha, decidió pedir ambos y dejó el menú a un lado. Una mirada a Sam le mostró que aún consideraba los ofrecimientos del restaurante. Había puesto en la mesa el menú abierto ante ella y estaba estudiándolo como si buscara en un mapa la cruz que indicaba donde estaría enterrado el tesoro. Mortimer se encontró a sí mismo sonriendo levemente ante su concentración y queriendo besarla. En realidad a él le gustaría más que eso. Le gustaría moverse alrededor de la mesa, levantarla de su silla, recostarla sobre la mesa como lo había hecho sobre la roca la noche pasada, y besarla y lamer su camino desde su boca hacia su


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

garganta, por cada seno, a través de su vientre, y luego besar su camino entre sus piernas y... —¿Estás listo para pedir? Mortimer parpadeó mientras su imaginación se destrozaba y se encontró con que Sam había terminado con su menú y lo había dejado a un costado, y que la camarera había regresado a tomar sus pedidos. Dejando escapar su aliento en un suspiro lento, esperó a que Sam pidiera. Luego ordenó él y entregó su menú. En el momento en que la sonriente camarera se había ido, Mortimer miró de nuevo a Sam. Lamentablemente se encontró con su mente inundada de inmediato con imágenes de la comida que le hubiera gustado hacer de ella, era una comida opcional de una mordida. —¿Pasa algo?— Preguntó Sam con el ceño fruncido. —No, por supuesto que no,— dijo rápidamente. —Oh,— ella esbozó una sonrisa. —Me estabas mirando un poco raro. Pensé que tal vez tenía algo en mi cara o algo así. —No,— le aseguró, y luego buscó en su mente algo que decir para distraerse de las imágenes lascivas que trataban de reclamar sus pensamientos. Necesitaba algo poco atractivo de lo que hablar, y la cosa menos atractiva que se le pudo ocurrir eran los padres, por lo que dijo, —¿Decker dijo que tus padres murieron en algún tipo de accidente? —Sí,— dijo en voz baja, mientras su expresión se tornaba triste. —Un accidente de coche cuando volvían a casa del cine en su aniversario. Mortimer hizo una mueca, pensando que éste no había sido un buen tema. Él quería saber éstas cosas. Quería saber todo sobre Sam, pero era un hermoso día soleado, estaban en un restaurante, y esa parecía ser una charla que necesitaba de una tarde lluviosa, mientras estaban abrazados entre las mantas, con él sujetándola cerca después de haber tenido sexo del que hacía volar tu mente.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—¿Dijiste que tus padres están muertos?— Preguntó Sam de repente, arreglándoselas para empujar fuera de su mente la idea de sexo asombroso con ella, que era donde parecía haberse detenido un momento antes. Aclarando su garganta, asintió. —Sí. —¿Fue en un accidente también?— Preguntó. Mortimer se puso rígido y preguntó con cautela, —¿Qué te hace pensar que no fue por causas naturales? Sam pareció sorprendida y luego señaló, —Bueno, no puedes tener más de veintiocho o veintinueve Mortimer. Así que a menos que tus padres hayan sido extremadamente ancianos cuando te tuvieron, las posibilidades de que hubieran fallecido por causas naturales no parecen muchas. —Oh sí, por supuesto,— murmuró, dándose a sí mismo una patada mental. — Murieron juntos. En un incendio en su casa. Sam se acercó a estrecharle la mano que descansaba sobre la mesa. Le dio un breve apretón de condolencias y luego comenzó a liberarle, pero Mortimer giró su mano y atrapó sus dedos entre los suyos, aferrándose a ella. Sus ojos se movieron a los de él con sorpresa, y él tuvo el loco impulso de contarle la verdad sobre sus padres. Sobre todo, pero por supuesto no podía. —¿Qué edad tenías cuando murieron?— Preguntó Sam, dejando su mano en la suya. Mortimer había tenido seiscientos ochenta y ocho años en 1898 cuando sus padres murieron. Dijo, —Dieciocho. —Oh, lo siento,— Sam apretó su mano de nuevo. —Esa es la edad que tenía Jo cuando nuestros padres murieron. La camarera escogió ese momento para aparecer con su comida, y Sam retiró su mano y se echó hacia atrás fuera del camino mientras la chica acomodaba sus platos y sus bebidas.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Gracias,— murmuró Sam mientras terminaba y se retiraba. Luego levantó una ceja a los dos platos de Mortimer con dos sándwiches y dos montones de patatas fritas y preguntó, —¿Estás emparentado con Bricker? La pregunta provocó una risa de sorpresa en Mortimer, pero sacudió la cabeza. —No somos familiares en absoluto, aunque no te culpo por pensar así en este momento. —Hmm,— dijo Sam dudando. —Tal vez estoy sublimando mi otro hambre por un apetito por comida,— sugirió con una sonrisa maliciosa, y se rió entre dientes cuando ella comprendió lo que estaba insinuando y se ruborizó de un rojo oscuro. Él lamentó sus burlas sin embargo cuando ella volvió su atención a su comida y dejó de hablar para comer. Supuso que su burla la había molestado un poco, aunque no estaba seguro del por qué. Arrepentido por eso la dejó comer en paz. Ninguno habló de nuevo hasta que terminaron de comer, pero en el momento en que él alejó su plato, Sam preguntó abruptamente, —Así que, aparte del sexo, las drogas, y el rock and roll, ¿qué es lo que más te gusta de estar en una banda? —No me gusta el sexo, las drogas y el rock and roll,— le aseguró frunciendo el ceño, y luego se dio cuenta de lo que había dicho y añadió, —quiero decir me gusta. El sexo, no las drogas ni el rock and roll.— Cuando eso solo la hizo inclinar su cabeza y mirarle con mayor confusión, él agregó, —Quiero decir, me gusta el sexo pero no con groupies ni nada de eso. —¿Pero no las drogas y el rock and roll?— Preguntó. —Correcto.— Asintió y luego se detuvo y sacudió su cabeza mientras su cerebro escogía las palabras. —No, no es correcto. Me gusta el rock and roll también, obviamente. Estoy en una banda, pero yo... Son solo las drogas lo que no me gustan… ni los groupies,— añadió, y luego se detuvo e intentó descifrar su expresión. Sus labios temblaban, pero no podía decir si era por diversión o disgusto. Decidiendo que continuar la conversación podría ser bueno, le espetó, —Viajar. Me gusta esa parte de mi trabajo.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Y era cierto. A Mortimer siempre le había gustado conocer nuevos lugares y gente. —¿Dónde has tocado?— Preguntó ella con curiosidad. —California, Kansas City, Nueva York. Hemos estado en casi todos los estados, como también en todas las provincias de Canadá, — dijo con honestidad. —¿Tu banda ha tocado en Canadá?— Preguntó Sam con sorpresa. Mortimer hizo una mueca, pero se las arregló para no mentir diciendo, — Hemos trabajado en muchos lugares en Canadá. —No en Toronto,— dijo Sam con certeza. —Recordaría una banda llamada Morty y los Muppets tocando en Toronto. Mortimer gimió para sus adentros ante el nombre horrible, y luego se giró hacia la camarera con alivio mientras traía la cuenta. —Creo que hoy hemos hecho todo lo posible por buscar a la ahijada de tu jefe,— anunció Mortimer mientras salían hacia la camioneta. —¿Por qué no seguimos el consejo de Madge y hacemos algo divertido? —¿Cómo qué?— Preguntó Sam con curiosidad. Se quedó en silencio durante un minuto, sus pensamientos trabajando. La verdad era que Mortimer se sentía como si debiera estar trabajando, pero realmente prefería pasar el tiempo con Sam. Era una situación nueva para él. Su trabajo como ejecutor había sido el centro de su vida durante un largo tiempo. Había regido dónde y cómo había vivido, con quiénes había interactuado, y … bien, básicamente todos los aspectos de su vida. Hasta ahora. Ahora encontraba su sentido del deber batallando con su deseo de estar con Sam, y se encontraba en una lucha. Una parte de él se sentía moralmente obligada a concentrarse en el trabajo, mientras que la otra parte estaba discutiendo que había dado un montón de años al Consejo trabajando como ejecutor y se merecía un tiempo de descanso. Mortimer tenía la esperanza de resolver al asunto haciendo las dos cosas a la vez, como lo había hecho esta mañana. Desde que la búsqueda de Cathy


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Latimer no estaba llevando a nada, decidió que tal vez debería hurgar en uno de los otros puntos de avistamiento de mordidas y ver qué podía encontrar. El más cercano era una panadería en un pueblo llamado Haliburton. Uno de los trabajadores había detectado aparentemente una marca de mordida en su cuello aproximadamente un mes atrás, por lo que respondiendo la pregunta de Sam, sugirió, —Podríamos conducir hasta Haliburton y ver qué tiene para ofrecer. —¿Halirbuton?— Preguntó con sorpresa. —Lo vi en el mapa. Parece un poco más grande que Minden y no está lejos. – Cuando dudó Mortimer agregó, —Tienes tu móvil si Belmont te llama con alguna noticia. Recordando las sabias palabras de Madge, Sam esbozó una sonrisa. —Hacia Haliburton entonces. Haliburton resultó ser justo lo que Sam necesitaba. Se encontró a sí misma relajándose mientras disfrutaban de un agradable paseo a lo largo de las pocas cuadras del centro de la ciudad. Cuando Mortimer se detuvo para mirar las listas en las ventanas de la oficina de un agente de bienes raíces, Sam enarcó las cejas. —¿Pensando en compra aquí?— Bromeó. —Es más probable en Magnetawan,— respondió Mortimer con seriedad, y cuando sus ojos dieron la vuelta, agregó, —Es relajante. Agradable. Me gusta. Y la compañía es buena. El corazón de Sam se agitó brevemente y se ruborizó mientras él encontraba su mirada, pero luego sus ojos se deslizaron junto a ella y brillaron. —¡Una panadería!— La apresuró a través de un pequeño patio lindero con el del agente de bienes raíces hacia un edificio que estaba más atrás de la carretera. —No he tenido pan recién horneado en siglos. —¿Siglos, eh?— Sam se rió de lo que sabía debía de ser una exageración, y le permitió arrastrarla dentro.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

A Mortimer le gustaba su repostería. Sam llegó a esa conclusión mientras le veía casi vaciar la panadería. El hombre pasó un buen tiempo hablando con las dos mujeres que trabajaban en la panadería, pero también compró seis diferentes tipos de pan, cada pedazo de pastel de manzana, además de varios otros artículos. Estaban ambos cargados de paquetes cuando finalmente salieron. Resultó bastante extraño para ella cuando él dijo, —Deberíamos detenernos en la tienda de comestibles en el camino de regreso. —¿La tienda de comestibles?— Preguntó con incredulidad. —No tenemos nada para desayunar mañana por la mañana.— Señaló. —Creo que voy a hacerte huevos con tocino. Estaban realmente buenos cuando los tomé en Huntsville. Sam se echó a reír y sacudió la cabeza. Si había algo que había llegado a aprender sobre Mortimer, era que a él realmente le gustaba su comida. Se detuvieron en la tienda de comestibles Independiente en Minden en el camino de vuelta. Mortimer nuevamente probó su amor por la comida comprando demasiado. Estaba en buena forma, sin un gramo de grasa, por lo que lo único que podía pensar era que o bien tenía un metabolismo como el suyo, o realmente desgastaba lo que comía trabajando en el escenario. Después de haber visto como algunos cantantes rebotaban bajo las luces calientes durante una actuación, sospechaba que era esto último. —¿Cómo suena carne a la parrilla para la cena?— Preguntó Mortimer mientras estacionaba el SUV al lado de la cabaña. —Suena bien,— decidió Sam mientras se deslizaba fuera y se acercaba a la parte de atrás para ayudarle con las compras. —Intentaré llamar a Belmont otra vez, pero luego empezaré a trabajar en ello. — Yo cocinaré,— ofreció Mortimer, y Sam tomó una inspiración profunda, no tanto por verse sorprendida como por sentirse casi preocupada de creer que había escuchado correctamente. Viendo su expresión, él levantó una ceja y preguntó con diversión, —¿Qué? ¿Nunca has visto a un hombre cocinar antes?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—No por un tiempo,— admitió irónicamente. Mientras su padre le había preparado algún ocasional desayuno de domingo y preparaba parrilladas como el mejor, su ex... Sam alejó ese pensamiento. Garret Mortimer no era Tom, y debía de dejar de compararlos. Además, Mortimer ya había ganado esa carrera. —Bueno, éste es el siglo XXI,— anunció Mortimer como si ella pudiera no haberlo notado. —Sé de buena fuente que los hombres cocinan ahora. — ¿Y cuál sería esa fuente?— Preguntó con diversión. — Una revista que leí el año pasado en Tallhassee,— respondió rápidamente. —¿ Tallhassee?— Dijo ella con una risa. —¿Cuál es el problema con Tallhassee?— Preguntó. — Nada,— le aseguró enseguida, y luego admitió, —Es solo que la manera en que lo dijiste sugiere que nunca has cocinado realmente. — No lo he hecho,— admitió, levantando la mayoría de las bolsas fuera de la camioneta, dejándole solo dos. — Pero no es cirugía cerebral. No puede ser tan difícil. — No digas eso alrededor de Alex,— sugirió Sam secamente mientras tomaba las dos bolsas restantes y cerraba el maletero para seguirle a la cabaña. — Yo guardaré estas cosas. Tú llama a Belmont,— dijo Mortimer mientras ella entraba. Sam dudó, pero luego sacó su teléfono para hacer la llamada. No estaba terriblemente sorprendida cuando le dijeron que estaba fuera de la oficina, pero ésta vez no se permitió a sí misma irritarse. Simplemente dejó un mensaje diciendo que había llamado y luego llamó al Sr. Babcock, aliviada cuando escuchó su correo de voz y no tuvo que hablar con él personalmente. Sam estaba dejando un mensaje cuando Mortimer salió con la carne y comenzó a jugar con la parrilla que estaba en el porche al lado de la puerta. Concentrándose en lo que estaba diciendo, Sam no estaba prestando realmente atención a lo que Mortimer estaba haciendo hasta que un repentino silbido y


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

una maldición atrajeron su atención a donde parecía estar intentando de asar su mano. Terminando su mensaje mucho más abruptamente de lo que había intentado, Sam cerró de un golpe su teléfono y se apresuró a su lado mientras él retiraba su mano y el encendedor fuera de la base de la parrilla. —¿Qué hiciste? —Nada,— dijo suavemente. — Sólo estaba tratando de encender la parrilla. —¿Desde arriba?— Preguntó consternada. — ¿Hay otra forma de hacerlo?— Preguntó él con sorpresa. —¡El agujero!— Exclamó Sam con horror mientras se daba cuenta de que él había abierto el gas y se había acercado para encender la cosa. — Por debajo. Ves los agujeros. Acercas el encendedor a través de ellos. No lo enciendes desde arriba. —Oh.— Miró a la parrilla y se encogió de hombros. — Bueno, no hubo ningún daño. —No, podrías haber... —Sam se detuvo y tomó un profundo aliento. Él realmente podría haberse lastimado y era malditamente afortunado de que eso no hubiera sucedido. Dejando salir su aliento lentamente, dijo, — ¿Tampoco has cocinado nunca en una parrilla? —No, pero hay una primera vez para todo. Estoy bien,— le aseguró. — Y está encendida ahora. Puedo cocinar. ¿Por qué no vas adentro y traes el vino? —Tal vez debería hacer esto por t... —No, yo cocino. Si quieres ayudar, puedes traerme el vino. Nos sirves una copa a ambos. —Pero... —No,— insistió, empujándola hacia la puerta. — En marcha. Yo soy el hombre. Yo hago la parrillada mientras tú te quedas alrededor viéndote adorable.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam se sonrojó ante la sugerencia, pero le permitió empujarla hacia la puerta. Dentro encontró que — además de haber abierto y servido el vino— Mortimer ya había preparado la ensalada César y cortado el pan, y servido ambos en la mesa junto con platos y cubiertos. Sacudiendo la cabeza Sam se giró para tomar el vino y se apresuró de vuelta a fuera para asegurarse de que él no volaba la parrilla.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 13

—¿Pastel y vino? Mortimer miró hacia la mesa donde había dejado el pastel, una recientemente abierta botella de vino, y un juego de cartas, y consideró la expresión de Sam mientras volvía adentro. Su voz había sonado divertida y estaba tratando de sonreír, pero podía decir por la posición de su mandíbula y la tensión en sus hombros que las llamadas telefónicas no habían ido bien. Deseó que ella no hubiera insistido en tratar de llamar a Belmont otra vez cuando habían terminado de cenar, pero era una mujer que tomaba seriamente sus responsabilidades, y el hombre no se había molestado en devolver sus llamadas desde esa mañana. Lo mínimo que podría haber hecho era contactarse con ella, por lo menos para decirle que no había nada nuevo para reportar y que seguía buscando. —¿Sin Belmont?— Preguntó en lugar de responder a su comentario. —No,— admitió con disgusto, la irritación llameando en sus ojos. Sacudiendo su cabeza, agregó, — El Sr. Babcock estaba tan enfadado con el hombre por evadir mis llamadas que va a llamar a algunos ―amigos.‖ —¿Amigos?— Preguntó Mortimer mientras le retiraba la silla. —Hmm.— Sam hizo una mueca mientras se sentaba. — Sospecho que llamara al Comisario de la Policía Provincial. El Comisario es su amigo y de los Latimer. —Ah.— Asintió Mortimer mientras se movía alrededor hacia su propio asiento. — Sospecho que el elusivo Sargento Belmont está a punto de encontrarse en un mundo de problemas. —Tal vez.— Sam suspiró. — Si así fuera, él mismo se lo buscó, el pavo. Aún así lamento haberle fallado al Sr. Babcock de esta manera. —Tú no le fallaste,— dijo Mortimer con firmeza. — Tú has hecho todo lo que has podido, incluido buscarla tú misma. Y en tus vacaciones. El Sargento


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Belmont es el problema aquí. Debería realmente mantenerse en contacto contigo y dejarte saber lo que está pasando. Sam se relajó un poco ante sus palabras, y luego echó un vistazo a las bondades sobre la mesa y levantó las cejas mientras volvía a preguntar, —¿Pastel y vino? — Estaba hambriento por el postre, pero pensé que tal vez necesitarías una copa después de tus llamadas,— explicó. —¿Y las cartas?— Preguntó, mirando al mazo en el centro de la mesa. —Tus hermanas las enviaron. Pensé que podrías querer jugar a algo. — Me gustan las cartas,— admitió Sam, iluminándose visiblemente. —¿A qué jugamos? Mortimer dudó y luego sugirió, —¿Póker? —¿Qué usaríamos como incentivo?— Preguntó. Mortimer consideró la situación y luego sugirió. — Podríamos jugar al Póker de la verdad. —¿Qué es eso? —Si tú ganas una mano, me haces una pregunta que debo contestar honestamente, y viceversa. Los ojos de Sam se agrandaron, pero después de una breve vacilación, asintió. Sonriendo, Mortimer recogió el mazo de cartas y comenzó a barajar. Ella miró durante un momento y luego comentó, —Nunca he oído de esa versión de póker. —Ni yo, lo acabo de inventar.— Admitió con una sonrisa. —¿En serio? Mortimer se encogió de hombros. — Tus hermanas sugirieron strip póker, pero no pensé que estuvieras de acuerdo con eso.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam gruñó. — Vas a tener que perdonarlas. No se criaron correctamente. Sonrió a su disculpa. —¿No tuvieron los mismos padres que tú? —Sí, pero ellas no les escucharon y yo sí lo hice,— respondió enseguida. Mortimer rió entre dientes y comenzó a repartir. Cuando se le había ocurrido la idea del póker de la verdad, no había pensado que podría haberse causado problemas a sí mismo si Sam hacía las preguntas equivocadas. Afortunadamente, se había repartido una buena mano. —Adelante, haz tu pregunta,— dijo Sam sombría mientras recogía las cartas. Casi se burló de ella, pero estaba obviamente tan nerviosa sobre lo que él pudiera preguntar como él, así que simplemente dijo, —¿Cuál es tu flor favorita? —Gladiolos,— respondió rápidamente y le ofreció una sonrisa brillante. Sam se sintió aliviada, sin duda, de que hubiera hecho una pregunta tan fácil y estaba mucho más relajada mientras repartía la siguiente mano. Comenzó a tensarse otra vez, sin embargo, cuando recogió sus cartas, y Mortimer pronto comprendió por qué. Se había repartido una mano horrible. Él ganó la ronda con un par de tres. —Adelante.— Suspiró ella mientras él comenzaba a recoger las cartas. A pesar de su primera pregunta, resultaba obvio que estaba esperando una más personal, posiblemente pregunta embarazosa esta vez. —¿Cuál es tu dulce favorito? Sus hombros se aflojaron y le miró con un poco de confusión, como si sospechara que estaba detrás de algo con estas preguntas simples, pero no estaba segura de qué. Aún así respondió, —Chocolates de avellana. Mortimer ganó la siguiente mano también, ésta vez preguntando cuál era su comida favorita. Sam solo sacudió la cabeza y respondió, —China,— mientras repartía la siguiente ronda.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Ésta vez ella fue la que ganó y fue el turno de Mortimer de aguardar ansioso por su pregunta mientras recuperaba las cartas y comenzaba a mezclarlas. —¿Tienes hermanos o hermanas?— Preguntó Sam después de una pausa. Mortimer se calmó y luego asintió. —Dos hermanos. —¿En serio?— Preguntó con sorpresa y luego mordiéndose los labios murmuró, —Eso es un poco raro, ¿no? —¿Lo es?— Preguntó Mortimer con confusión. —Bueno… —Ella hizo una mueca y dijo, —Es solo que tú tienes dos hermanos, yo tengo dos hermanas. Tus padres murieron en el incendio de su casa, y los míos en un accidente de coche en el que el coche explotó. —¿Su coche explotó?— Preguntó Mortimer. Ella no había mencionado eso antes, y si no lo había hecho era probablemente porque pensar en ello le molestaba, pensó él frunciendo el ceño, mientras Sam asentía en respuesta a su pregunta. Él titubeó brevemente, pero tuvo que preguntar, —Murieron por el accidente o... Sam sacudió la cabeza y él no se molestó en terminar la pregunta. Sus padres se habían quemado hasta morir como los de él. Y eso fue suficiente conversación seria por una noche, decidió Mortimer, y alcanzó la botella de vino para llenar sus copas mientras decía, —Hay un reproductor de DVD conectado a ese televisor y un estante lleno de DVDs en mi habitación, la mayoría comedias. — ¿Te gustan las comedias? —Adoro las comedias,— dijo, iluminándose visiblemente. —Bien. Vamos a ver una comedia. —De acuerdo,— dijo, levantándose. —Tú elígela, y yo moveré el vino y el pastel a la mesa. Asintiendo, Mortimer se levantó y se trasladó por el pasillo hacia su cuarto. Eligió tres o cuatro comedias del estante y se las llevó a Sam. La encontró acomodándose en el pequeño sillón con el vino y bondades desparramadas


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

sobre la mesa de café delante de ella. Ella consideró las películas que él ofrecía y, aparentemente incapaz de decidir, hizo un rápido —De tin marín, de do pin güe.— (ta – te –ti) Riendo ante su sofisticado proceso de selección, Mortimer encendió el televisor y el reproductor de DVD, deslizó la película dentro, luego tomó los controles remotos y se movió para unirse a ella en el sofá. Ella estaba sentada recatada en un lado del sofá, dejándole mucho espacio para él. Mortimer no pretendía usarlo, de cualquier modo. Tenía una necesidad de acurrucarse con ella en el pequeño sofá mientras veían la película … o tal vez no veían la película, pensó esperanzado, y luego captó una bocanada de ella mientras alcanzaba el sillón. Mortimer se congeló. —¿Mortimer? ¿Pasa algo malo? —Preguntó Sam mientras él continuaba de pie allí, y sentía que su boca se torcía ante la pregunta. —No,— gruñó, y de pronto se estableció en su lado del sillón, tan lejos de ella como podía sin tener que elegir otro asiento. La película había sido su idea, difícilmente podía retractarse de verla ahora, pero al momento que terminara necesitaría encontrar una excusa para salir. Mientas tanto, necesitaba mantener tanta distancia entre ellos como pudiera … y tal vez intentar no inhalar su aroma. Mortimer rodó los ojos ante el pensamiento, y luego se forzó a sí mismo a concentrar su atención en la película mientras comenzaba, esperando que lo distrajera lo suficiente para ayudarlo a ignorar el tentador aroma en sus fosas nasales. Fue una esperanza inútil. Sam pareció disfrutar la película y se rió varias veces, pero él no tenía ni idea de lo que pasaba en la pantalla. Su mente estaba completa y totalmente envuelta en el fragante aroma que brotaba de Sam y rodaba por el sillón rodeándolo. Eau de Sam era una mezcla embriagadora que estaba haciéndole agua la boca al punto que Mortimer temía babearse por todas partes. Fue un gran alivio cuando la película terminó. Estaba fuera del sillón y expulsando el DVD casi antes de que los créditos comenzaran a aparecer por la


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

pantalla. Mortimer colocó el disco en su caja y se volvió hacia el sofá, abriendo la boca, pero luego se detuvo. Sam estaba bostezando. Mirándola como si hubiera hecho algo inteligente, dijo, —Adelante. Creo que deberíamos dar por terminada la noche. —Oh.— Sam se quedó perpleja ante la sugerencia, pero dudó, y él sabía por la incertidumbre que cruzó por su cara que no estaba segura si asegurarle que estaba bien para continuar, o si deseaba terminar la velada. Mortimer se mordió la lengua, silenciosamente rezando para que sencillamente se fuera a la cama. Estaba con una necesidad extrema de sangre y desesperado por que se fuera a la cama así podría salir y encontrar un poco. Entre su tiempo en el sol y su herida en la cabeza, Mortimer se había acabado las provisiones que había traído consigo. La herida en la cabeza había sido mucho más grave de lo que le había dejado creer a Sam. Se había golpeado contra la roca bajo la superficie del agua a la velocidad de un latigazo y sospechaba que se había fracturado el cráneo. Era la razón por la que se había apresurado a regresar antes que ella y se había encerrado en su habitación. No había manera de que hubiera aceptado un no por respuesta acerca de ir a un hospital si lo hubiera visto. Mortimer se había embriagado con la sangre que quedaba en la nevera en un esfuerzo por acelerar su curación y luego se las arregló con un poco de ayuda de la llamada telefónica de su jefe para evitarla el tiempo suficiente para que el sangrado se detuviera y su cabeza comenzara a sanar. Desafortunadamente esa borrachera había consumido hasta la última bolsa de sangre. Mortimer podría haber estado bien y durar hasta que regresaran a Magnetawan el día siguiente si no se hubiera quemado la mano mientras intentaba encender la parrilla. Se las había arreglado para ocultarle eso también, y estaba casi completamente curado ahora, mientras la apoyaba sobre su pierna, pero tenía en una necesidad desesperada de sangre otra vez. —Yo... Sí, Supongo que debería irme a la cama,— dijo finalmente Sam. Se detuvo entonces, su mirada vacilante hacia él y alejándose hacia la distancia.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer sabía que estaba esperando que él le diera una excusa para quedarse, pero permaneció en silencio. Esperando. —Bueno.— Ella se levantó y se alejó lentamente del sofá, diciendo con tono enérgico, —Esto fue divertido. Gracias. Y gracias también por cocinar. Supongo que te veré por la mañana. —Buenas noches,— murmuró Mortimer mientras ella se dirigía por el pasillo hacia la habitación que estaba ocupando. La miró en silencio hasta que desapareció en su cuarto y cerró la puerta detrás suya, sólo entonces se permitió a sí mismo exhalar un suspiro que era una mezcla de alivio y arrepentimiento. Mortimer no se había perdido la decepción en sus ojos. Estaba recibiendo sin duda señales mixtas de él y probablemente no tenía ni idea de qué pensar de su comportamiento. Ayer por la noche había sido un amante impaciente, exigente, y sólo se había detenido en su intento de llevarla a la cama por el incidente con las sanguijuelas. Y luego esta noche… nada. Ni siquiera un beso de buenas noches. Pero Mortimer no se atrevió a dejarse llegar tan cerca de ella. Su hambre hubiera podido fácilmente sobrepasar su deseo y podría haberla mordido. Mortimer estaba seguro de que Sam no estaba lista para escuchar lo que él tenía que decirle. Prefería esperar un par de días más y darle la oportunidad de empezar a pensar en ellos como pareja. Con ese fin, estaba tratando de cortejarla como se merecía, pero ni siquiera le había sido posible hacerlo apropiadamente por el momento. Haciendo una mueca, Mortimer se volvió y comenzó a pasearse por la cocina, contando los minutos que pasaban. Esperaría media hora para darle la oportunidad de conciliar el sueño, y luego tendría que salir en la búsqueda de sangre. Estaba de vuelta en la alimentación ―fuera del casco‖. Sam se recostó en la cama un largo tiempo, mirando hacia la oscuridad con asombro mientras escuchaba a Mortirmer pasearse en la cocina. No tenía ni idea de qué hacer con el hombre. La estaba volviendo loca con la manera en que viraba caliente y frío. La primera noche estaba encima de ella, y luego hoy había recibido un beso de buenos días, pero luego nada. Ni siquiera había intentado


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

un beso de buenas noches, ni había tomado ventaja del sillón para alguna acción seria. Todo eso la convenció de que había estado en lo cierto y que la noche anterior había sido anómala, siendo poco probable que se repitiera. Suspiraba miserablemente ante el descubrimiento, cuando escuchó el sonido de la apertura y el cierre de la puerta de la cabaña. Sam se puso rígida y se sentó. Su primer pensamiento fue que podría irse a nadar, pero luego escuchó el SUV encenderse y después el crujido de la grava mientras se alejaba. Sam volvió a recostarse lentamente, segura de que Mortimer estaba yendo a buscar la vida nocturna por la que él y los otros habían estado preguntando la noche después de que se conocieron. No era una idea agradable, pero fue seguida de otras aún menos agradables. Se encontró a sí misma recostada allí, imaginándole mientras caminaba en un diminuto bar local, y bailaba con las bien formadas aldeanas locales, luego tropezaba de nuevo a su camioneta con su brazo alrededor de una de ellas y haciendo todas esas hermosas cosas que había hecho con ella… antes de que hubiera sido atacada por las sanguijuelas que luego la hicieron parecerse a una prostituta enferma. Gimiendo, Sam se puso de costado y golpeó su almohada, luego cerró los ojos y trató de dormirse. Sin embargo, con pensamientos como esos azotándola, estaba todavía bien despierta cuando el crujido de los neumáticos sobre la grava anunció el regreso del SUV y Mortimer se deslizó en silencio hacia el interior de la cabaña. Le escuchó moverse alrededor hasta que la cabaña quedó en silencio, y luego escuchó el silencio durante un tiempo antes de finalmente dejarse ir a la deriva. Sam no tenía ni idea de qué hora era cuando finalmente se durmió, pero estaba despierta a las 9 a.m. A pesar de ello Mortimer ya se había levantado. Le escuchó moverse mientras ella recogía ropa limpia y sus sandalias. Cuando se deslizó fuera de su habitación, fue para encontrar el aire fragante con el aroma de café y tocino. Inhalando los encantadores aromas, Sam se coló por el pasillo en camisón, con sus ropas delante de ella como escudo. Al final del pasillo, se asomó por la esquina para verle freír trozos de patata en la cocina, de espaldas a ella, y rápidamente se metió en el baño para tomar una ducha.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Diez minutos más tarde, se presentó en la cocina, con el pelo húmedo peinado hacia atrás, y completamente libre de maquillaje. Mortimer no salió corriendo y gritando de la cabaña. —Buenos días,— la saludó, sonriéndole ampliamente. —Buenas,— murmuró Sam, y comenzó a moverse más allá de él, sólo para jadear con sorpresa cuando la agarró del brazo y la atrajo hacia sí para un rápido, pero muy fuerte y profundo beso. Cuando la soltó y se volvió hacia lo que estaba cocinando, Sam se quedó jadeando y completamente perdida en cuanto a qué pensar de eso. Honestamente, no tenía ni idea de lo que hacía el hombre. En un minuto estaba caliente y apasionado, y al siguiente solo amistoso y tratándola como a una amiga o su hermana pequeña. Luego le daba un beso de buenos días que definitivamente no era uno que se le diera a una amiga o a una hermana. La tenía completamente confundida ahora. Sam se quedó allí preocupándose por eso hasta que él anunció que el desayuno estaba listo y ella debía tomar un plato. Sacudiendo la cabeza, tomó un plato para cada uno y se movió a un costado para que pudiera servir la comida. Cuando hubo terminado, llevó los platos a la mesa. Sam se sentó antes de haber mirado su desayuno. El tocino estaba quemado a cenizas, los huevos no estaban bien cocidos, y las patatas estaban ennegrecidas… y sabía que seguiría siendo el más delicioso desayuno que jamás le hubieran preparado tan solo porque él se había tomado la molestia de hacerlo. Sonriéndose a sí misma irónicamente, Sam tomó el tenedor y comenzó a hurgar. Comieron en silencio al principio, y luego Mortimer comenzó a charlar alegremente sobre cosas que deberían hacer ese día. Se mantuvo hablando sólo al comienzo y no pareció importarle. No fue hasta que ella se unió a la conversación con sugerencias y notó la forma en que él se relajaba, que se dio cuenta de que su silencio le había preocupado. Conversaron con facilidad después de eso, manteniéndose en temas como el tiempo, la política exterior, el tipo de libros que a cada uno le gustaba leer, qué tipo de películas y música disfrutaban, y así sucesivamente.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Una vez que terminaron la comida, se encargaron de los platos juntos, ella lavando y él secando hasta que su móvil sonó. Mortimer continuó mientras ella salía para tomar la llamada, terminando con los platos y luego lavando los mostradores y la cocina también mientras esperaba. Había terminado con todo para el momento que ella cerró de un golpe su teléfono y volvió a entrar. —Se supone que los Latimer llegan ésta tarde a las cuatro y media,— anunció, transmitiéndole la información que Clarence Babcock le había dado. —El hijo del Sr. Babcock los va a recoger al aeropuerto y luego los tres vendrán directamente hacia aquí. —Eso nos deja el día para jugar, entonces,— dijo Mortimer a la ligera mientras se volvía para acomodar el repasador en el fregadero. A continuación se apoyó en el mostrador, increíblemente sexy en sus pantalones y camiseta negra, viéndose lo suficientemente bien para comérselo. Ruborizándose mientras ese pensamiento cruzaba su mente, Sam dio media vuelta. —Será mejor que llame a Belmont y vea lo que está haciendo para encontrar a Cathy así puedo reportárselo a sus padres cuando lleguen. —Buena idea,— murmuró Mortimer. —Yo sólo tomaré una ducha rápida mientras lo haces. Sam le vio caminar por el pasillo y desaparecer en su habitación, dejando escapar de sus labios un pequeño suspiro, pero luego se forzó a sí misma a volcar su atención de vuelta en su teléfono. Marcó el número y se apoyó contra el mostrador mientras lo presionaba contra su oído, sus ojos pasando a Mortimer mientras salía de la habitación. Sus ojos se ensancharon para bebérselo mientras regresaba por el pasillo. Se había quitado la camiseta y tenía el torso desnudo ahora y estaba descalzo, usando sólo sus pantalones, con ropa fresca en la mano. Sam miró fijamente, respondiendo automáticamente a su sonrisa mientras le veía entrar en el baño y cerrar la puerta. El teléfono continuó sonando en su oído, pero difícilmente lo notaba. Las paredes de la cabaña eran increíblemente delgadas. Sam podía escuchar el sonido del cierre de Mortimer descendiendo y luego el crujido de la ropa detrás de la puerta mientras se desvestía. Se le secó la


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

boca mientras su mente producía una imagen de lo que estaba sucediendo, y luego sonó el ruido de la ducha y se le imaginó entrando desnudo debajo del cálido chorro de agua. Repentinamente acalorada, Sam comenzó a abanicarse, pero luego se dio cuenta de que lo estaba haciendo con el teléfono y que le estaba hablando. Rápidamente lo cambió de nuevo a su oído. Tenía un trabajo que hacer y no debía distraerse. No era un tipo de trabajo laboral de por sí, pero había prometido seguir a la policía hasta que su jefe llegara, y eso era exactamente lo que iba a hacer. Mortimer le echó un vistazo a la cara de furia de Sam cuando salió del baño y supo que la llamada no había ido bien. Después de una pausa se movió para agarrar sus sandalias y llevarlas a una de las sillas junto a la pequeña mesa de la cocina. Se sentó y comenzó a ponérselas mientras preguntaba, —¿Qué dijo Belmont? —Oh,— dijo Sam con obvia exasperación. —Evitó mi llamada otra vez. Se supone que está fuera ―investigando otro incidente‖. Estoy segura de que está allí y me está evitando. Mortimer elevó sus cejas. —¿Con quién hablaste entonces? —Nadie,— dijo secamente. —Aparentemente no había nadie disponible para darme una explicación de lo que se ha hecho, nuevamente. Supongo que la llamada de Babcock a sus ―amigos‖ no ayudó en absoluto. —Todavía es temprano,— señaló Mortimer. —Aún podría funcionar. —Hmm,— murmuró Sam. Habiendo terminado de ponerse las sandalias, Mortimer se levantó, tomó su mano en la suya, y la llevó hasta la puerta. —¿Adónde vamos?— Preguntó con sorpresa. — Vamos sacar caminando algo de la preocupación y la ira que veo burbujeando debajo de tú piel,— dijo secamente.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam abrió la boca, probablemente para protestar porque debía permanecer en la cabaña como había prometido hacerlo, pero él la evitó añadiendo, —Tienes tú móvil si alguien llama, y es mejor que pasearse por la pequeña cabaña a la espera de escuchar algo. Ella miró al teléfono en su mano con sorpresa. Al parecer, no había notado que estaba aún apretándolo con sus nudillos blancos. Sam lo miró brevemente y luego se dio por vencida con un pequeño suspiro y deslizó el teléfono el bolsillo de sus pantalones cortos. Mortimer se sintió relajarse con su fácil entrega. Había esperado que batallara un poco más, pero hubiera ganado de todos modos. Podía ser terco cuando debía, y le parecía, que Sam necesitaba que alguien fuera terco con ella. Por lo que sus hermanas le habían dicho y lo que había aprendido de ella en sus conversaciones, parecía obvio que trabajaba muy duro y jugaba muy poco. Podía tener un poco de diversión y relajación, y él era el hombre ideal para darle eso. Bien, al menos quería serlo, pensó Mortimer irónicamente. No era exactamente un animal de la fiesta. De hecho, ambos comentarios podrían haberse aplicado a él también. Pero no le gustaba verlo en Sam. Quería aliviar su carga un poco y verla feliz, pensó Mortimer mientras la conducía por un sendero cerca de la cabaña. —Saliste anoche,— continuó Sam varios minutos después. Mortimer la miró, feliz de ver que comenzaba a dejar de lado su enfado y se veía un poco más relajada. La estrategia de caminar estaba funcionando, a pesar de que había tomado un poco de tiempo para hacerlo. Estaban a una buena distancia a lo largo del camino que había elegido, uno de los muchos que habían encontrado a través de la propiedad. La cabaña estaba fuera de la vista ahora, y todo lo que él podía ver eran árboles y más árboles. Esos árboles eran la única razón por la que estaba aquí afuera. Eran como un dosel que le protegían del sol. Podía estar a salvo a la luz del día aquí, lo que resultaba una experiencia agradable. —¿Mortimer?—Dijo Sam, recordándole que no le había respondido a su comentario.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer dudó acerca de cómo responder y finalmente dijo, —Estaba inquieto. Pensé que conducir podría relajarme y me ayudaría a conciliar el sueño. —Fue un largo viaje,— murmuró, y él no lo negó. Le había tomado una eternidad encontrar los cuatro donantes que le suministraron la sangre suficiente para hacer que se sintiera seguro estar cerca de Sam otra vez. No podía decirle eso, sin embargo. —Si escuchaste mi retorno, debes haber estado aún despierta también,— dijo en su lugar. Sam se ruborizó. —Tuve problemas para conciliar el sueño. —También yo, a pesar de haber conducido,— admitió con ironía, y luego sin pensar agregó, —No estoy acostumbrado a ir a la cama tan temprano. Las cejas de Sam volaron hacia arriba. —¿En serio? Debían ser después de las dos o tal vez tres de la mañana cuando regresaste. Mortimer estaba haciendo una mueca acerca de su desliz cuando ella agregó, — Aunque creo que estar en una banda debe ser un estilo de vida salvaje. Probablemente estás todo hiperactivo después de un espectáculo, demasiado maltratado para dormir. Vosotros probablemente estáis de fiesta hasta el amanecer cuando estáis en un tour. Sam se veía consternada mientras decía eso, probablemente comparando su estilos de vida tan diferentes, él se dio cuenta, y luego reconoció a sí mismo que sus estilos de vida eran muy diferentes. Pero no por las razones que ella pensaba. Él estaba constantemente en la carretera, persiguiendo a los inadaptados o realizando alguna otra tarea para el Consejo, mientras ella vivía en Toronto y trabajaba en el mismo lugar cada día. Él se alimentaba de la sangre de los mortales, y ella era una de esos mortales de los que se alimentaba. De hecho, si ella alguna vez había donado sangre, él bien podría haberla ingerido en algún momento. No era probable, pero tampoco era imposible. —Debes encontrarte muy aburrido aquí,— comentó ella de repente, sonando preocupada.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—¿Aburrido?— Mortimer se detuvo sorprendido y tiró de ella delante de él. Liberando después su mano, tomó su cara entre sus palmas y le aseguró, —No he tenido un momento aburrido desde que te conocí. La boca de Sam se abrió con sorpresa complacida ante esas palabras, y Mortimer inmediatamente se aprovechó. Cubrió su boca con la suya, su lengua inmediatamente deslizándose para moverse entre los labios entreabiertos. Para su gran satisfacción, ella no se resistió, dejando escapar un pequeño suspiro de placer y deslizando las manos alrededor de sus hombros mientras él cambiaba sus propios brazos alrededor de su cintura para acercarla. Mortimer profundizó el beso, metiendo la lengua en su boca hasta que ella gimió y apretó sus brazos con entusiasmo alrededor de su cuello. Cuando se movió, frotando su pelvis contra él, Mortimer no pudo resistirse a dejar caer sus manos detrás de ella para apretarla allí. La levantó apretada contra sí mismo hasta que estaba sosteniendo todo su insignificante peso, y sus pies colgaban justo por encima del suelo. Luego se salió lentamente del camino, dirigiéndose al árbol que sabía estaba sólo a unos pocos pasos detrás de ella. Cuando sintió la corteza del árbol rozar contra el dorso de sus manos, cambió su agarre y la sujetó contra el árbol con la parte inferior de su cuerpo para que ella no tuviera ninguna duda de su completa falta de aburrimiento y sus manos quedaran libres para explorar. Mortimer había tenido una buena dosis de exploración su primera noche aquí, y estaba ansioso por desnudarla y verla a la luz del día. No quería precipitarse y asustarla, así que comenzó moviendo sus manos entre la parte superior de sus cuerpos para cubrir sus pechos a través de su camiseta. Sam inmediatamente gimió en su boca y se arqueó, empujando los pequeños pechos hacia su toque. Cuando él se concentró en sus pezones, tirando de ellos ligeramente a través del algodón, ella se quedó sin aliento y comenzó a succionar casi frenéticamente su legua, tirando de su pelo al mismo tiempo. Mortimer se echó a reír, disfrutando de lo sensible que era, y luego deslizó una rodilla entre las de ella y la instó hacia arriba hasta que la parte superior de su muslo se frotó contra su centro a través de sus pantalones cortos. Eso la volvió un poco loca. Lo podía sentir, su deseo explotando y llegando a él, excitándolo también.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Pequeños maullidos de placer se deslizaban de su boca también mientras ella movía sus manos hacia abajo para agarrar su culo e instarlo a continuar hasta que el aroma de su excitación impregnó el aire su alrededor. Mortimer inhaló ese olor y luego rompió el beso y alcanzó el botón de sus pantalones cortos, preguntando con un gruñido, —¿Alguna vez has hecho el amor en el bosque? Sam sacudió la cabeza sin aliento. —¿Quieres hacerlo?— Gruñó hasta que el botón se deslizó libre. Ella comenzó a asentir, pero luego se detuvo, sus ojos ampliándose, y sacudió su cabeza frenéticamente. —¿No?— Preguntó Mortimer con sorpresa, sus manos congelándose en su cierre. —Desnudo, (Bare)— Llegó su respuesta en un chillido. —Sí, ambos tendremos que estar desnudos (bare),— dijo con una sonrisa. —No desnudos (bare naked),— jadeó ella. —Oso, oso (bear). Peludo oso. ¡Oso! Mortimer se volvió a mirar a donde ella señalaba. Por un momento no pudo creer lo que estaba viendo. Era un oso. La maldita cosa no estaba ni a diez metros de distancia. ¿Cómo diablos había llegado tan cerca sin que lo escuchara? —Mortimer,— siseó Sam, trayendo su atención al hecho de que él estaba sólo de pie allí, mirando a la criatura que —si bien mucho más grande que una sanguijuela y mucho menos viscosa, — estaba arruinando un nuevo intento de hacer el amor con Sam. ¿Acaso nunca la tendría? —Maldición,— murmuró, y brevemente consideró hacer algo para asustar al animal para que se fuera. Algo así como un puñetazo en la nariz sería bueno, pensó con saña. Frustrado y furioso como estaba, Mortimer estaba seguro de poder vencer al oso. Estaba tan enfadado en ese momento que pensó que podría acabar con un par de ellos, pero al hacerlo revelaría a Sam más de lo que estaba listo, y el momento estaba arruinado de todos modos. No era probable que ella quisiera continuar aquí afuera en el bosque ya fuera que el oso se hubiera ido o


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

no. Otro podría venir, o el cielo podría abrirse y descargar ranas muertas sobre ellos, pensó secamente. No estaba teniendo suerte al aire libre. —Mort... — comenzó Sam, pero él le puso fin a ese último siseo girando de nuevo para enfrentarla. Tomándola por la cintura, la cargó sobre su hombro y luego se dirigió de nuevo por el camino que habían venido, corriendo y esperando que Sam estuviera demasiado distraída por sus preocupaciones de ser el almuerzo de un oso para notar que él estaba moviéndose mucho más rápido de lo que un mortal debería. —Tú… no… puedes….ganarle… corriendo… a un oso,— logró decir Sam mientras rebotaba sobre su hombro y Mortimer se tomó un momento para rogar que no le estuviera haciendo ningún daño golpeando su estómago al rebotar de ese modo, pero luego decidió que si podía hablar, probablemente no la estaba lastimando. —¿Ves al oso?— Preguntó en respuesta a su pregunta. Hubo una pausa, y sintió sus uñas hincarse en su espalda mientras trataba de elevarse para mirar por el camino detrás de ellos. —No,— admitió, logrando sonar sorprendida a pesar de su posición. —Bien,— murmuró Mortimer, y se preguntó si había dejado atrás al oso, o si éste simplemente no se había molestado en perseguirlos. Sospechaba que era lo último. El oso no se había visto terriblemente agresivo, solo un poco hambriento y tal vez un poco curioso mientras había caminado hacia ellos. En verdad, no le importaba cuál fuera el motivo por el que lo habían dejado atrás. El maldito animal ya había causado el daño y destruido lo que parecía haber sido un muy prometedor momento. Suspirando, ajustó su ritmo, disminuyendo a un trote, luego a caminar, antes de detenerse bajando a Sam de su hombro y poniéndola devuelta sobre sus pies. Mirando a su cara enrojecida con preocupación, Mortimer la sostuvo mientras ella se balanceaba delante de él, y le preguntó, —¿Estás bien?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam se aferró a sus brazos para mantener el equilibrio mientras se orientaba, pero asintió. —Sí. Bien,— ella suspiró y luego agregó con ironía, —Estoy viva y no he sido devorada, en todo caso. Mortimer sonrió a su rápida recuperación, pero le dio otro momento para recuperarse antes de instarla lentamente para que empezara a caminar. Habían dado varios pasos cuando un gemido de ella llamó su atención. Al mirar hacia abajo, observó su expresión miserable. —¿Qué pasa? —Nada,— le aseguró, y luego admitió, —Pero la madre naturaleza parece odiarme. Tal vez deberíamos evitar hacer este tipo de cosas al aire libre de ahora en adelante. —Amen a eso,— murmuró Mortimer, y luego se rió de sí mismo y de la situación y la atrajo a su lado para un abrazo, antes de instarla a que se moviera otra vez. Habían caminado unos metros antes de que él bromeara con voz ronca, —En ese caso, realmente me gustaría volver a la cabaña.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 14

Sam frunció el ceño cuando salieron de la protección de los árboles momentos más tarde, no junto a la casa donde se hospedaban sino, en su lugar, cerca de la casa principal. Al parecer, Mortimer había tomado el camino equivocado en ese nuevo tablero salvaje. Ella suspiró cuando vio el O.P.P. estacionado en el cruce de la entrada y la puerta de la casa abierta. Parecía que la casa tendría que esperar. — Supongo que debería averiguar lo que está pasando, — dijo ella a regañadientes. Realmente no quería hacer frente a Belmont en ese momento, pero sabía que tenía que hacerlo. —Sí, — coincidió Mortimer y luego le apretó la mano, aprovechando para mirarla con una sonrisa. —Está bien. Tenemos mucho tiempo. Sam se relajó un poco e incluso logró esbozar una pequeña sonrisa mientras caminaba con él hacia la casa, pero su sonrisa pronto desapareció cuando al entrar encontraron a Belmont sentado en uno de los taburetes de la barra junto al mostrador de la cocina, riendo por algo que otro oficial le decía. Parecía evidente que consideraba al señor Babcock — un amigo— o bien no había conseguido nada, o las consecuencias aún no habían alcanzado a Belmont. Esto no se parecía a una investigación. —Oh. — La sonrisa del Sargento Belmont murió y se puso de pie mientras Mortimer y ella cruzaban la sala de estar hacia él. Con mala cara, asintió con la cabeza y anunció, — Vine a ponerle al día, pero no en todo. —Estábamos dando un paseo,— dijo con calma. —Debería haber llamado al número que le di, Sargento. El de mi teléfono móvil. —Hmm, — gruñó Belmont y luego anunció, —He puesto una denuncia como persona desaparecida en Canadá. Sam asintió con la cabeza y esperó para enterarse de lo que había hecho... y esperó. Cuando no añadió nada más, le miró con incredulidad y le preguntó, —¿Y eso es todo? Belmont se puso rígido de inmediato, como un gallo a punto de cantar y luego se quebró beligerante, —Bueno, ¿qué diablos quiere que haga? Hemos examinado la escena. Nuestro hombre tomó huellas dactilares de la escena del crimen y estamos


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

analizándolas. —Hizo una pausa y frunció el ceño antes de añadir, — Lo que me recuerda, ¿Ustedes dos no tocaron nada? Sam y Mortimer negaron con la cabeza. Apenas habían abierto la puerta y se habían deslizado por ella. No habían tocado nada dentro, excepto cuando ella colocó el queso, y Sam no creía que hubiera dejado ninguna huella. —Nada más que las llaves, — le aseguró ella y le preguntó, —¿Hablaste con los vecinos de los Latimers? —¿Qué pasa? — Preguntó con sorpresa. —Ellos no han visto nada. Todas estas propiedades son grandes zonas boscosas, construidas para conseguir intimidad. No sirve de nada hablar con ellos. —Tal vez, pero podría intentarlo, — dijo Sam, tan exasperada que no se dio cuenta de que estaba gritando. —Sólo tardará unos minutos y pueden haber visto a alguien que no sea habitual en la zona o haber notado algún coche que no era de aquí, ya fuera que llegara o se marchara. Belmont dejó escapar un suspiro irritado. —Está bien. Iré a hablar con los condenados vecinos, pero será una pérdida de tiempo. Avanzó pisando fuerte hacia la puerta y luego se detuvo y se volvió hacia atrás para volver y golpear un dedo en su mano. —Ese tipo, Babcock, dejó un mensaje diciendo que los Latimers regresaban hoy. Deles la llave de la casa. Y cierren al salir, — les espetó, y luego se volvió y salió de la casa. El otro oficial se detuvo el tiempo suficiente para ofrecerles una mirada de disculpa, pero luego corrió tras él. —Qué irritante, exagerado, tonto engreído, — gruñó Sam cuando la puerta se cerró tras la salida de los dos hombres. —Tengo que estar de acuerdo con esa evaluación, — dijo Mortimer a la ligera, y Sam le miró, sorprendida al ver que estaba sonriendo. —¿Cómo puedes encontrarlo tan divertido? — Preguntó con asombro. —Ese hombre me pone furiosa. —Lo sé, y lo demuestras de una manera adorable, — explicó, colocándose más cerca. — Nunca he visto a un hombre tan pálido, como tú cuando comenzaste a gritar.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Yo no grito, — negó Sam, mientras sus manos se deslizaban a su cintura, y luego frunció el ceño. —¿He? Mortimer asintió con la cabeza, la sonrisa aún tiraba de las esquinas de su boca. —Pero se lo merecía. Es exagerado, irritante, un tonto engreído. Sam dejó escapar el aliento en una pequeña risa mientras se inclinaba para acariciarle la oreja, pero su mirada estaba fija en la puerta y su mente en el tonto engreído y su completa inutilidad hasta el momento. —Sam, — murmuró Mortimer en su oído. —¿Hmm? — Preguntó ella, colocando distraídamente las manos alrededor de su cintura. Levantó la cabeza y rozó su boca con la de ella, luego tomó su labio inferior entre los dientes y tiró de él con cuidado antes de soltarlo e inclinarse hacia atrás para señalar — Estamos dentro. Sam fijó de nuevo en él su mirada y su atención, sus ojos se abrieron cuando empezó a tirar para sacar la camiseta de sus pantalones cortos. —Oh, — susurró ella, mientras sus manos se deslizaban hasta su estómago, pero luego con una sacudida mental, dijo, —No. No debemos. No aquí. —Sí deberíamos,— suspiró, cogiéndola por la cintura y girándola hacia el mostrador. — No hay sanguijuelas, no hay nadie, y ni la madre naturaleza nos interrumpirá aquí. Mortimer le subió aún más la camiseta, mostrando sus pechos, y luego se inclinó para lamerla desde el centro del estómago a uno de sus pezones, que de inmediato se llevó a la boca. —Realmente no deberíamos hacerlo aquí, — se quejó Sam, enredando los dedos en el rizado pelo de la parte posterior de su cabeza y tirando de él más cerca. — Los Latimer volverán hoy. —Tarde hoy, — respiró contra su carne mientras sus dedos trabajaban en la cintura de sus pantalones cortos, abriendo botones y cremalleras. —Horas más tarde. Un montón de tiempo. —¿Qué pasa si vuelve Belmont?— Preguntó con un gemido cuando mordió su pezón y


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

su mano encontró su camino dentro de sus pantalones cortos. —Le mataré,— dijo Mortimer, provocando la risa de Sam. Al parecer, su comentario le hizo reconsiderarlo, porque mientras cerraba su boca con la suya, Mortimer la levantó del mostrador y la sacó de la cocina. —Ahora estamos a salvo de que nos descubran, — susurró mientras los bajaba a los dos al suelo. Sam sabía que no era demasiado seguro, pero era lo bastante bueno. Comenzó a besarle de nuevo cuando su cuerpo cayó sobre ella. En el momento en que Sam empezó a participar, Mortimer aparentemente se dio cuenta de que había ganado la discusión e intensificó el juego. En breves instantes sacó su camiseta por la parte posterior de la cabeza, y aunque ambos permanecían aún vestidos de cintura para abajo, Mortimer se colocó entre sus muslos, aplastándose contra a ella, mientras ella explora su boca y sus manos viajaban sobre la parte expuesta de su cuerpo. Sam nunca antes había hecho el amor en el suelo de la cocina, y rápidamente se dio cuenta de que no era algo malo. La cerámica estaba fría bajo su espalda desnuda y se apretaba con fuerza contra sus omóplatos. Cuando Mortimer comenzó a tirar de sus pantalones cortos, tratando de quitárselos, sintió por primera vez el frío en la parte superior de su espalda, decidió que no quería estar debajo y que ya había permanecido pasiva el tiempo suficiente. Atrapándolo por sorpresa, Sam movió la pierna, golpeando por debajo de él, y al mismo tiempo le empujó en el pecho, por lo que le colocó de espaldas con un suave — empuje— que le sorprendió. Inmediatamente rodó encima de él con una sonrisa ante su expresión de sorpresa por el cambio de posición. —¿Lo tienes ya?— Susurró, y luego se inclinó para darle un beso antes de enderezarse y alcanzar el botón de su pantalones. Su mano se congeló, sin embargo, y se incorporó al oír como la puerta de la casa se abría y se cerraba de golpe. Se incorporó un poco para mirar hacia la sala de estar, un grito se escapó de sus labios cuando vio a la mujer que avanzaba desde el vestíbulo. —¡Cathy!


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer parpadeó sus ojos abiertos por el nombre que salió como una explosión de los labios de Sam, con un horror reservado casi exclusivamente para la súbita aparición de monstruos en el cine. Luego, de pronto, se dejó caer y empezó a apartar todo para llegar a su camiseta. Un sonido ahogado escapó de sus labios cuando su rodilla cayó sobre su ingle. —Lo siento, — susurró Sam, sin mirarle siquiera. Su cabeza enterrada en la camisa mientras tiraba desesperadamente de ella por encima de su cabeza. —¿Hola? ¿Hay alguien aquí? Mortimer maldijo y abrochó rápidamente el botón de sus vaqueros que Sam había soltado. En el momento en que lo hizo, Sam tenía su camiseta en su sitio y sus pantalones cortos puestos y se pasaba los dedos por el pelo colocándoselo mientras saltaba sobre sus pies. —¡Cathy! ¡Hola! Su sonrisa parecía bastante asustada y artificial, pero Mortimer no escuchó ninguna sospecha o preocupación en la voz de la otra mujer cuando esta dijo, —Me pareces familiar. ¿Quién eres? ¿Uno de los lacayos de Daddy? —Trabajo para el abogado de su padre, Clarence Babcock. Sam dijo un poco tensa. —Nos hemos reunido un par de veces cuando acompañó a sus padres a la oficina. La niña supuestamente desaparecida se había acercado más. Al menos, su voz sonaba más cerca, pensó Mortimer cuando cogió su camiseta y comenzó a ponérsela. Aparte de eso, Sam avanzaba rápidamente hacia ella en lo que parecía una maniobra defensiva para impedir que llegará hasta allí y le descubriera. —Me enviaron aquí, ya que habías desaparecido. — Oyó Mortimer decir a Sam mientras se movía fuera de su vista. —Sus padres han estado muy preocupados, están volando de regreso desde Europa en estos momentos. Haciendo una mueca, terminó de colocar la camiseta en su lugar, la metió torpemente en los vaqueros, se pasó las manos por el pelo, y luego se puso de rodillas para mirar con cautela sobre el mostrador. —Oh, nadie como ellos para entrar en pánico,— dijo Cathy Latimer con exasperación,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

agitando la mano como alejando el asunto con indiferencia mientras se dejaba caer en el sofá. Mortimer no pudo evitar darse cuenta de que era una rubia rolliza y parecía más bien la encarnación humana de Jessica Rabbit... eh... no tenía tiempo para imaginar la vida de su compañero, se corrigió a la vez. —No se trataba sólo de sus padres, — le aseguró Sam. —El señor Babcock estaba muy preocupado, y a avisado a la policía para alertar de una persona desaparecida. —Bueno, no debería haberlo hecho. Estaba con un amigo, — dijo la chica con petulancia, emitiendo un sonido que reflejaba más su molestia que vergüenza por lo que había causado. Sam, obviamente, no estaba impresionada. Con la boca apretada, dijo con gravedad, — Fue debido a que la puerta estaba abierta. No sólo sin cerrojo, sino abierta. La radio estaba sonando, había un bocadillo sin empezar y una bebida en el mostrador, y su bolso, el coche, y las llaves estaban aquí... Se veía como un crimen. —Oh,— Cathy resopló ante la idea. —Así que me olvidé de cerrar la puerta. Mortimer vio a Sam cerrar los ojos un instante y sabía que tenía que estaba tratando de controlar su temperamento. Era bastante buena en ello, su voz sonaba casi calmada cuando le preguntó, —¿Qué pasó? —Estaba a punto de tomar un bocadillo cuando Mattie llamó y me dijo que sus primos iban a partir de los Estados. Son gemelos, y magníficos, — explicó, y luego se encogió de hombros. — Así que salí corriendo, salté sobre el Sea-Doo, y me dirigí allí enseguida. Creo que se me olvidó cerrar la puerta. Mortimer asintió con la cabeza. Se había preguntado por qué solo había tres, cuando el garaje tenía cuatro plazas para vehículos. —Ya veo, — dijo Sam con rigidez. —¿Cuánto hace de eso? —Umm, hace tres días, creo. Tal vez cuatro, — Cathy se encogió de hombros con indiferencia y emitió un pequeño suspiro satisfecho. —Los dos sabeis realmente cómo divertiros, que es lo que hemos estado haciendo los últimos días. Hasta que Belmont se presentó a estropear la diversión. Habló y habló sobre los problemas que había causado y el Padre de Mattie dijo que tal vez fuera mejor que volviera a casa para que todos supieran que estoy bien. Idiota, — agregó amargamente, y luego miró


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

esperanzada a Sam. —¿Donde está todo el mundo? ¿Tío Clarence envió aquí a toda la plebe a causa de todo este alboroto? Si es así, puedo volver y decirle al padre de Mattie que hice lo que me dijo, ¿no? La mirada de Mortimer pasó a Sam. Ella no estaba en absoluto impresionada por ser llamada plebe, o con la Sra. Rabbit en sí misma, para el caso. Mortimer no estaba tampoco impresionado, pero parecía que Sam estaba a punto de explotar ante la niña y darle una buena reprimenda que no olvidaría. Por desgracia, y por satisfactorio que eso fuera, podría poner en peligro su puesto de trabajo. Mortimer no podía controlar a Sam, y no podía pensar en nada que decir o hacer para prevenir a Cathy Latimer de la rabia que Sam estaba a punto de vomitar, por lo que hizo lo único que podía pensar. Se puso de pie y caminó con calma alrededor del mostrador poniéndose a la vista, y distrayendo a las mujeres. La reacción de Sam fue empezar a vacilar y morderse el labio, lo que fue un alivio. La reacción de Cathy consistió en una repentina ampliación de los ojos y una breve separación de los labios antes de que se levantara y avanzara hacia él, arrastrando las palabras, —Hola precioso. Incluso se deslizaba como Jessica Rabbit, pensó Mortimer con asombro al ver como sus caderas se balanceaban con cada paso. Y el —Hola precioso— era algo que la Sra. Rabbit podría decir. Sin embargo, por extraño que pareciera, mientras avanzaba, balanceándose, y comiéndoselo vivo con los ojos, aunque parecía algo sacado de una de sus fantasías de su compañera de vida... en realidad, le dejó frío. Sentía que su erección se arrugan dentro de su pantalones. Mortimer prefería a su Olivia. No es que Sam fuese una Olivia, pensó rápidamente. Era hermosa, inteligente y bonita a sus ojos, y en realidad, estaba seguro de que resultaría mucho más elegante cuando se diera la vuelta. Su oído podría ser una cosa del pasado, entonces. Al darse cuenta de lo que estaba pensando, Mortimer miró a Sam y se encontró sonriendo. Había tomado una decisión, a pesar de su torpeza, de las sanguijuelas, y del oso, la quería como su compañera de vida. No podía pensar en una mujer más fina a su lado. Un dedo deslizándose sugestivamente por su pecho llamó su atención de nuevo hacia Cathy-Jessica-Rabbit-Latimer.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer le sujetó la mano en un duro apretón sobre el botón de sus pantalones. —No, gracias, dulce. Me gusta que mis mujeres sean adultas. Una fea mueca reemplazó inmediatamente la mirada seductora. Cathy Latimer no estaba acostumbrada al rechazo. Con una mueca se desplazó a su alrededor, Mortimer no se sorprendió. Pocos se negarían a aceptar lo que ofrecía tan libremente, y con frecuencia no había duda. Pero, mientras que otro hombre podría haber aceptado la oferta, Mortimer estaba seguro de que después la descartaría como un pañuelo de papel usado. Él por lo menos lo haría si pensara como Mortimer. En su opinión, había poco valor en algo que todo el mundo puede tener. Alejándose de la chica, cogió el brazo de Sam y la condujo hacia la puerta, diciendo sobre su hombro, —Probablemente deberías llamar a tus padres y hacerles saber que estás viva y sólo eres egoísta, desconsiderada, y indiferente. A pesar de no merecerlo, parece que les encanta. Haciendo caso omiso de su grito indignado, Mortimer abrió la puerta de la casa y la cerró tras ellos empujando a Sam por el camino de la casa. Los movimientos de ella eran rígidos y mantenía un extraño silencio mientras caminaban, pero no trató de hacerla hablar. Ella todavía estaba luchando con su ira y una extraña mezcla de emociones si tenía que juzgar por las expresiones que revolotean en su cara. Diversión, resentimiento, amargura, y determinación fueron sólo algunas de las emociones que brillaron en ella. Una vez en la casa, cogieron sus cosas en silencio, cerró la casa, y luego llevó su cosas hacia el coche. Cuando estuvo hecho, Sam hizo una pausa y miró las llaves de la casa en su mano. Mortimer las cogió de sus manos y se dirigió rápidamente a la casa. —¡Tío Clarence! ¡Por fin! ¡He estado tratando de comunicarme contigo! — Oyó gritar a Cathy al entrar. Rápidamente se trasladó a la sala para ver que estaba hablando por teléfono. Mortimer inmediatamente se introdujo en sus pensamientos y pudo leer el veneno allí. No tenía ni idea de quién era él y no podía meterle en problemas, pero sabía que estaba conectado de alguna manera con Sam, y estaba decidida a hacerle pagar por su rechazo destrozando a Sam ante su —tío Clarence— e insistiendo en que la culpara.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Cathy-Jessica-Rabbit-Latimer era tan fea por dentro como encantadora en el exterior. Mortimer reorganizó rápidamente sus recuerdos y luego los deshechó con un cierto remordimiento saliendo de su mente. Esperó el tiempo suficiente para estar seguro de que su trabajo había tenido éxito antes de dejar las llaves en la mesa junto a la puerta y volver a salir. —¿Qué pasó? — Preguntó Sam preocupada cuando se reunió con ella en la camioneta. —Nada, — dijo con facilidad. —Estaba hablando con tu jefe, así que dejé las llaves sobre la mesa y me volví. —Ahí va mi carrera,— murmuró Sam, subiendo al asiento del pasajero de la camioneta. Mortimer le cerró la puerta y se apresuró al lado del conductor. Puso en marcha el motor mientras decía, —Estoy seguro de que tu carrera está muy bien. No estaba diciendo nada malo sobre ti por lo que he oído. —No estuviste ahí todo el tiempo, — comentó. Mortimer la miró con dureza, pero ella estaba mirando a otro lado por la ventana lateral, no podía ver su expresión. Sin embargo, pensó que había oído algo parecido a los celos en su voz cuando había hablado. Debía habérselo imaginado. Sin duda, ¿Sam era demasiado inteligente para estar celosa? —Esperé un minuto para devolverle las llaves, pero parecía que le iba a llevar un tiempo, por lo que simplemente las dejé sobre la mesa, — dijo, enfilando el SUV por el camino. —Hmm.— Sam continuó mirando por la ventana y de repente, comentó, —Es una chica bonita, ¿no es verdad? Mortimer volvió la cabeza bruscamente y casi envió el SUV contra los árboles del lateral del camino antes de volver su atención de nuevo a la carretera y enderezar el volante. Estaba celosa, se dio cuenta. Sam no tenía ni idea de lo especial que era, si estaba celosa de ella. Al ver una extensión de césped sin árboles, justo delante, Mortimer sacó el coche de la carretera. —¿Qué estás haciendo? — Preguntó con sorpresa cuando entró en el parque.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

La respuesta de Mortimer consistió en girarse en su asiento, inclinarse a través de la palanca de cambios, y besarla. La besó hasta que ella respondió y luego continuó besándola, esta vez manteniendo las manos en sí mismo. Cuando la hubo besado tan a fondo que pensaba que podía hacer un molde de sus dientes de memoria, finalmente rompió el beso. Los dos respiraban con dificultad mientras volvía a mirarla. Cuando Sam le miró a los ojos, Mortimer dijo, —Ella es del montón, es bonita, y es tan tonta como un ganso y tan retorcida como una serpiente de cascabel. Me gusta que mis mujeres sean delgadas, de cabello oscuro, y que... — dejó que se apoyara en él y luego añadió, — Y en caso de que no te hayas dado cuenta, cuando me tocó, perdí por completo la erección que estaba forzando mis pantalones por nuestro beso en la cocina. Sam le miró con los ojos abiertos durante largo tiempo y de repente se lanzó hacia él. Tenía la boca en la suya, sus manos en sus hombros, su pecho se apretada contra él. Al darse cuenta de que tenía que estar sentada sobre la palanca de cambios, y que debía ser incómodo, Mortimer la llevó rápidamente sobre él y los colocó a los dos frente a frente sentándola a horcajadas en su regazo en el asiento del conductor. El sonido de la bocina les indicó que su culo se apretaba contra ella. Mortimer agarró de inmediato sus caderas y tiró con fuerza contra él para poner fin al estridente sonido. Decidiendo que le gustaba, la apretó aún con más fuerza, cuando le devolvió el beso, dejando que su lengua se deslizara y luchara con la de ella mientras la frotaba contra sí. Mortimer se había perdido por completo, por supuesto. Claramente, no había aprendido la lección en cuanto a escoger el lugar o momento. Estaban a plena luz del día, en una camioneta al lado de la carretera. Obviamente no aprendió nada de las sanguijuelas, el oso, y Cathy Latimer, se dio cuenta momentos más tarde, cuando un golpe en la ventana les obligó a ambos a separarse y girase para mirar por la ventana. La respuesta de Sam cuando vieron a Belmont mirándoles de reojo fue salir de su regazo y colocarse de nuevo en su asiento con un gemido de humillación. Mortimer la comprendía por completo. En realidad, ser atrapado por el sargento Belmont no era su ideal. —Pensé que era ustedes, — dijo el hombre secamente mientras Mortimer pulsaba el botón para bajar la ventanilla. —Este es un camino público, y aquí no les hacen ninguna gracia las demostraciones públicas de afecto. — Se burló. —Encuentren una


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

habitación si quieren seguir así. Mortimer frunció el ceño al hombre, sabiendo que se estaba divirtiendo. Belmont simplemente sonrió ante su furia silenciosa y luego dijo con aire de suficiencia, —Entiendo que Cathy volvió a casa ¿no? Parece que fue a visitar a unos amigos aquí al lado como yo pensaba y todo este alboroto fue por nada. Mortimer estaba a punto de tomar el control de la mente del hombre y obligarle a hacerse pis allí mismo o algo igualmente humillante cuando Sam dijo dulcemente, —Sí. ¿No es estupendo que me escuchara e hiciera su trabajo yendo a hablar con los vecinos para que así pudiéramos descubrirlo? Es una pena que no se le ocurriera hacerlo antes por su cuenta como sería de esperar y toda esta preocupación innecesaria se podría haber evitado. Una pequeña sonrisa de admiración curvó los labios de Mortimer. Belmont fue menos agradable. Mirándola con furia, se incorporó separándose del vehículo y gritó, —Salgan de aquí antes de que les detenga a los dos por exposición indecente. —No hubo ninguna exibición, oficial. Solo nos besábamos, — dijo Sam con un tono duro. —Y aunque eso sea ilegal en Malasia, estamos en Canadá. Me enteré en la escuela de leyes. Belmont volvió a su coche patrulla, gruñendo, —¡Salgan de aquí! Sam lanzó un suspiro y siguió mirando al hombre hasta que Mortimer se acercó y le tomó la mano. Cuando le miró asustada, él sonrió. —Esta ronda va por la Sra. Willan. Ella esbozó una sonrisa ante sus bromas y luego sacudió la cabeza. —Creo que el universo está tratando de decirnos algo. Simplemente no estamos destinados a... Mortimer la hizo callar rápidamente poniendo un dedo sobre sus labios. —Eso es especulación, Sra. Willan. Sólo debemos tener en cuenta los hechos. —¿Ah, sí? — Preguntó con ironía. —¿Y cuáles son esos hechos según tu? —El hecho es que nos pusieron en casas uno al lado del otro. Así que tal vez es ahí donde se supone que debemos estar juntos. — Sonrió suavemente y sugirió, — Vamos a


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

volver a casa. ¿Eh? —Casa, — dijo Sam mientras se colocaba en su asiento y conducía la camioneta de regreso al camino. —Nuestra casa es como un segundo hogar para mí, pero la casa de Decker no es tu casa. —Es más casa para mí que cualquiera de los hoteles en los que suelo quedarme, — dijo secamente. Sam se quedó en silencio mientras digería eso y luego dijo, —Supongo que pasas mucho tiempo en la carretera con la banda. Mortimer frunció el ceño, no se sentía cómodo con la mentira, pero era incapaz de decir la verdad. En su lugar, dijo cuidadosamente, —Paso mucho tiempo en la carretera. —Apuesto a que tenéis un montón de groupies. Mortimer la miró bruscamente, pero no parecía enfadada o celosa, solo curiosa. Se aclaró la garganta, dijo, —No me molestaría por las groupies. De hecho, no he estado con una mujer en mucho tiempo. —¿En serio? — Ella no ocultó su sorpresa. —De verdad, — le aseguró. —Pensaba que las groupies eran parte del atractivo de estar en una banda para un hombre. —Yo no soy un hombre típico, — dijo secamente. —Estoy empezando a ver eso, — admitió Sam. Mortimer sonrió y le tomó la mano. Se sentía bien en la suya. Seguro que era donde debía estar. Eso sólo reafirmó lo que ya había decidido. Parecía que el que los hizo inmortales no cometía errores cuando les asignaba compañeros de vida después de todo. Habían elegido a la mujer perfecta para él. Ahora sólo tenía que convencerla de ello


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 15

―Nos dirigíamos a la ciudad a recoger más cerveza y otras cosas. ¿Quieres venir? Sam levantó la mirada del libro que estaba fingiendo leer y sonrió a Jo mientras se dejó caer junto a ella en la manta que había extendido al sol. ―No, gracias. Estoy disfrutando de este libro. Jo resopló. ―Seguro. Y yo que pensaba que estabas mirando la casa de al lado buscando un signo de Mortimer. Sam se sonrojó culpable, pero sin negarlo. En efecto, había estado observando la casa de al lado. Apenas había visto a Mortimer durante los tres días que hacía que habían regresado. Una vez de vuelta, sus amigos se habían llevado todo su tiempo. Él salía con ellos tan pronto como oscurecía, no regresaba hasta el amanecer y luego dormía hasta el mediodía por lo menos, apareciendo por la tarde para pasar un rato con ella, hasta que Bricker y Decker se levantaban. Entonces se disculpaba, explicaba que tenía que trabajar y desaparecía con los hombres otra vez. Sam suponía que habían alquilado un lugar en la ciudad para ensayar sus nuevas canciones o alguna cosa así antes de tener la gira. Sin embargo no podía estar segura, ya que Mortimer estaba manteniendo la boca cerrada sobre el asunto. Sam había renunciado a él por ahora, pero el hecho era que él estaba acortando su breve sueño para estar con ella. No había tenido más que cinco o seis horas cada noche desde que regresaron de Minden. Lamentablemente, nada de ese tiempo lo habían pasado a solas. Alex y Jo estaban siempre alrededor, convenciéndoles con zalamerías sobre viajes aquí y allá o simplemente saliendo con ellos, de modo que todo lo que ella y Mortimer habían logrado intimar eran unos pocos besos robados.

―No dejes que se burle de ti, ―dijo Alex, dejándose caer en la manta al otro lado. ― Ha llegado a nuestros oídos que Mortimer sólo parece capaz de alejarse de sus


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

amigos por la tarde, así que decidimos tomar un descanso y dejaros a los dos solos hoy.

―¿De verdad? ―Preguntó Sam con sorpresa y complacida. ―De verdad, ―dijo Alex, arrastrando las palabras.― Espero no tener que lamentarlo. Si te rompe el corazón le ataré de pies y manos a un palo y le asaré lentamente.

―No me va a romper el corazón, ―dijo Sam rápidamente. ―Cariño, ya estás medio enamorada de ese hombre, ―dijo Alex secamente.― La única manera de que no te rompa el corazón es que esto termine con los dos caminando por el pasillo.

―No estoy medio enamorada... ―empezó Sam, con indignación, pero se detuvo, incapaz de terminar la mentira. La verdad era que temía que muy bien pudiera ser que estuviera medio enamorada de Garrett Mortimer. Realmente tenía deseos por él. Sam se encontró anhelando su presencia cuando no estaba cerca y deseando poder pasar cada minuto con él. Pensaba en él constantemente, incluso mientras dormía. Los sueños que había tenido desde su regreso a Magnetawan estaban llenos de él y eran, por lo general muy, muy calientes. ¿Era eso amor?

―Creo que Sam está de acuerdo, ―dijo Jo, de repente.― No está medio enamorada, lo está completamente. Y lo lleva mal. Sam se sonrojó dándole a su hermana menor un empujón. ―Deja de acosarme y vete, si te vas a ir.

―Oh, nos vamos, ―le aseguró Alex, poniéndose de pie, mientras lo hacía Jo.― Y no vamos a volver hasta el anochecer. Que es, por lo general, cuando nuestros amistosos vecinos vampiros aparecen.

―¿Vampiros? ―Preguntó Sam.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

―Duermen todo el día y están levantados toda la noche. ¿Qué otra cosa podrían ser? ―Bromeó Alex. Sabiendo que Alex solo lo estaba diciendo para fastidiarle a causa de su fobia a los murciélagos y eso, Sam simplemente sacudió la cabeza y dijo, ―Diviértete.

―Tú también, ―contestó Jo con una sonrisa, mientras iban hacia el Matrix1 de Alex. Sam les vio irse, miró de reojo la casa de campo sin vida de al lado y luego bajó su mirada hacia el libro que tenía en la mano antes de cerrarlo y dejarlo. Se estaba debatiendo entre volver dentro o ir a por algo de beber cuando el chasquido de una rama atrajo su mirada hacia el camino, vio a Bricker cruzar el patio hacia ella.

―Hey, ―dijo al llegar al borde de la manta. ―Hey, ―respondió ella, levantando una mano para protegerse los ojos mientras le miraba.

―Decker y yo hemos salido a escondidas a trabajar por nuestra cuenta, ―anunció. ―¿A escondidas? ―Preguntó ella. Bricker, asintió con la cabeza. ―Si no lo hacemos a escondidas mientras duerme, Mortimer insistirá en que tiene que venir con nosotros. Cuando ella arqueó una ceja, él hizo una mueca y explicó, ― Mortimer se siente enteramente responsable de todos los problemas.

―Lo hace, ¿verdad? ―Preguntó con una risa. 1 Toyota Matrix, o Pontiac Vibe es un turismo desarrollado en conjunto por Toyota y Generals Motors, y vendido desde el año 2002 bajo las marcas Toyota y Pontiac, que se fabrica en Fremont, California, Estados Unidos


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

―Sí, y normalmente eso es algo bueno, pero ... ―Bricker se encogió de hombros.― Tiene cosas más importantes que hacer aquí.

―¿Las tiene? ―Preguntó ella, con curiosidad. ―Sí, las tiene, ―le aseguró Bricker.― Mucho más importantes, cosas para toda la vida. Sam estaba dándole vueltas a eso cuando él dijo, ―Así que estamos saliendo a escondidas, pero pensé que sería mejor venir y decírtelo para que se lo puedas decir cuando se levante.

―Ya veo, ―murmuró ella, luego inclinó la cabeza y preguntó, ― ¿No le necesitáis para trabajar?

―No. ―Bricker hizo gestos de que sobraba.― Decker y yo podemos manejar esto. ―Pero él es el cantante, ―señaló ella.― ¿Cómo podéis practicar sin él? ―Oh sí, ―murmuró y se encogió de hombros.― Se sabe todas sus letras. Únicamente Decker y yo necesitamos practicar.

―Oh, ―dijo Sam, con incertidumbre. ―De todos modos, eres bienvenida a entrar en casa y esperarle si te apetece, ―sugirió y cuando ella levantó las cejas, agregó, ―lo dijo Decker. Podrías, incluso, esconderte en la habitación de Mortimer y despertarle con la buena noticia de que tiene la noche libre si quieres. ―Sonrió amablemente y luego agregó, ―Su habitación es la más alejada de las escaleras. Sam frunció los labios mientras lo consideraba, luego movió la cabeza y dijo, ―Es gracioso.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Bricker se detuvo, inclinando la cabeza. ―¿El qué?

―No pareces como te imaginaba, ―dijo Sam y luego bromeó, ―Por alguna razón siempre supuse que Cupido sería más alto. Bricker se rió, simplemente se giró y se dirigió hacia el camino a través de los árboles. Decker salió mientras alcanzaba la otra casa y los dos hombres inmediatamente fueron a los vehículos frente a la casa de campo. Para su sorpresa, Bricker se montó en el SUV y Decker en su camioneta. Mientras ella se sentaba preguntándose por qué se llevaban dos vehículos para llegar al mismo lugar, los camiones gruñeron cuando cobraron vida y arrancaron en el camino de entrada. Sam esperó hasta que desaparecieron de la vista antes de levantarse. Sus movimientos eran lentos y casi renuentes mientras recogía su libro, su bebida y la manta y se dirigió a la casa. Se colocó sus cosas, se cepilló el pelo y brevemente jugó con la idea de cambiarse de ropa, o incluso de ducharse, pero luego sacudió la cabeza. Se había duchado cuando se levantó esa mañana, su ropa estaba bien, era solo alargar el momento de ir al lado porque, de pronto, se encontraba nerviosa. Sacudiendo la cabeza, Sam se obligó y salió de la casa, cruzó derecha el patio hasta la casa de Decker. Se detuvo automáticamente en la puerta, su mano en el aire para llamar, pero se contuvo antes de que sus nudillos golpearan la madera. Murmurando en voz baja, abrió la puerta y se deslizó dentro. Estaba de pie junto a la puerta, tratando de decidir si se atrevía a bajar las escaleras y despertar a Mortimer en su cama, cuando, de repente, él apareció en la parte baja de las escaleras.

―¡Sam! ―Exclamó, congelándose cuando la vio. Estrujó algo que parecía una bolsa de plástico con un tinte rojizo en la mano, continuó subiendo las escaleras preguntando, ―¿Qué estás haciendo aquí?

―Bricker me dijo que estaría bien si venía y esperaba a que te levantaras, ―dijo torpemente, mientras él alcanzaba lo alto de las escaleras y pasaba por su lado hacia la cocina.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

―Lo dijo, ¿no? ―Mortimer fue a tirar la bolsa, que ella había entrevisto, al cubo de la basura y luego se volvió para preguntar, ―¿Dónde está Bricker? ―Él y Decker salieron para ir a trabajar. Me pidió que te dijera también, que tienes el día libre.

―¿Han salido? ―Preguntó con asombro. ―¿De día, tan temprano? A Sam no le sorprendió el gesto que bailaba en su rostro. Los otros dos hombres, por lo general, no se movían hasta que el sol estaba oculto y todo lo que quedaba era una menguante luz diurna. ―Bricker dijo que si no iban mientras estabas durmiendo insistirías en ir con ellos y tenías cosas para toda la vida más importantes que hacer aquí, así que decidieron escabullirse. El gesto en el rostro de Mortimer fue de alivio y sonrió con ironía. ―Tenía razón.

―¿Qué es eso tan importante que tienes que hacer? ―Preguntó ella con curiosidad. Los ojos de Mortimer se centraron en ella, convirtiendo su expresión en solemne, pero en lugar de contestar, le preguntó,― ¿Dónde están tus hermanas?

―Fueron a la ciudad. Me dijeron que no volverían hasta la noche, ―añadió, consiguiendo no ruborizarse al recordar que más habían dicho. El resto de la tensión que quedaba en el cuerpo de Mortimer desapareció con esa noticia. ―Eso fue muy conveniente por su parte. ¿Habrán hablado Decker y Bricker con ellas primero?

―¿Qué? ―Preguntó sorprendida.― No. Al menos no lo creo. ―Hmm. ―Mortimer se encogió de hombros alejando el asunto, deslizó una mano por su cintura, atrayéndola más cerca.― Eres una agradable vista para despertarme.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

―Gracias, ―susurró ella, mientras él elevaba su barbilla con un dedo, levantándole la cara para poder darle un beso en el borde de la boca.

―¿Hay algo que querías hacer hoy? ― Preguntó suavemente, dejando un reguero de besos por su mandíbula hasta el oído.

―No, ―susurró Sam, mientras mordisqueaba su lóbulo. ―Hay algo que me gustaría hacer, ―gruñó él, deslizando sus brazos alrededor de ella y atrayéndola más cerca mientras su boca retrocedía a sus labios. Sam suspiró, sus labios se abrieron ante su ataque mientras la besaba. Ella dejó que sus brazos se acercaran sigilosamente a su cuello, pero sus ojos parpadeaban y se movían nerviosos esperando que los hombres volvieran, o que alguien, de repente, tocara la puerta. Su historial hasta la fecha era suficiente para sentirse recelosa. Notando su distracción, Mortimer la alejó y dijo en voz baja, ―Creo que mi habitación tiene cerradura. Sam tragó, pero susurró, ―Quizá deberíamos ir allí, entonces. Una pequeña sonrisa de alivio curvó sus labios, Mortimer cogió su mano entre las suyas y la atrajo hacia las escaleras que acababa de subir. Sam le permitió tirar de ella escaleras abajo, cruzar el estudio de grabación hasta una puerta que, seguramente, llevaba a su habitación. Miró con curiosidad, mientras la conducía dentro, notando los colores tostados y pálidos de la pared y la colcha azul oscuro... en la cama.

―Ahí. Mirando hacia la puerta, vio a Mortimer poner el cerrojo. Volviéndose con una sonrisa de satisfacción, anunció, ―Sanos y salvos.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam esbozó una sonrisa. ―Bien, ―murmuró, sus ojos fijos en los de él. Se vio incapaz de apartar la mirada mientras notaba que parecían más plateados que verdes. Lo había notado antes, sobre todo por la noche. Llevaban gafas de sol durante el día, por lo que en realidad, sólo durante la noche o al atardecer Sam había visto sus ojos, y achacó ese raro brillo plateado a la pobre iluminación del momento, pero la luz en esta habitación era buena. Artificial, pero buena, pensó y luego echó una mirada distraída mientras él tomaba su mano entre las suyas.

―Te quiero. ―Las palabras fueron un gruñido sexy mientras la atraía más cerca y Sam se olvidó de sus plateados ojos mientras el calor irradiaba de su cuerpo, luego su cuerpo se apretó contra ella. Cada nervio y fibra de su ser rápidamente pareció cobrar vida en el interior de Sam a la vez que un escalofrío de emoción, repentino, vibró a través de ella de los pies a la cabeza. Instintivamente, ella levantó su cara hacia él, cerró los ojos mientras sus labios se abrieron, permitiendo que un pequeño suspiro se deslizara a la boca de él que cubría la suya. Pero, esta primera caricia solo fue un ligero roce de sus labios sobre los de ella, una dulce caricia en vez de la loca pasión de algunos de sus besos anteriores.

―Quiero hacer esto lentamente, ―susurró, su boca moviéndose por la mejilla hasta su oído.― Quiero saborearlo. ―Oh, ―suspiró Sam, inclinando la cabeza mientras encontraba el lóbulo de la oreja de nuevo. Ella sintió sus manos deslizarse debajo de su camiseta y frotar suavemente la zona baja de su estómago, se mordió los labios mientras los músculos de su estómago saltaban excitados bajo la caricia. Luego, sus manos aflojaban su parte superior, descubriendo su ombligo, su vientre, sus pechos. Mortimer le sacó la camisa por la cabeza y la tiró al suelo. A pesar de haber tenido los senos desnudos, incluso habiendo estado totalmente desnuda ante él antes, Sam tuvo que hacer un esfuerzo para evitar levantar las manos y cubrirse, mientras los ojos de él viajaban perezosamente por su cuerpo.

―Te encuentro hermosa, ―susurró, calmando su alma y limpiando su malestar. ― Perfecta.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Entonces la besó de nuevo, esta vez su lengua entró y se dio un perezoso paseo por su boca antes de retirarse de nuevo, llevando su boca a un lado de su barbilla para mordisquearle ligeramente la mandíbula.

―Quiero verlo todo de ti. Sam tragó saliva, pero no protestó cuando sus manos se movieron a su cintura para soltar el botón y la cremallera. Sus pantalones cortos cayeron alrededor de sus tobillos. Ella estaba de pie, tan sólo con las bragas y sin estar segura de que le gustara, a pesar de la forma en que sus ojos brillaban y su boca se curvaba con aprecio. Dejó de preocuparse por eso y jadeó sorprendida, cuando de repente él se puso en cuclillas. Sam dio un pequeño paso hacia atrás y sintió un golpe detrás contra el tocador. Miró hacia abajo confusa, insegura de que estaba haciendo él hasta que Mortimer le instó a levantar primero un pie y luego el otro para que pudiera sacarle sus pantalones. No se enderezó de nuevo, como ella esperaba, sino que se puso de rodillas, la agarró por las caderas mientras le besaba el estómago. Sam se lamió los labios y movió las caderas contra el tocador. Rió mientras él le hundía su lengua breve y burlonamente en el ombligo, pero acabó en un jadeo cuando su lengua viajó hasta la cinturilla de sus bragas blancas de encaje.

―Preciosa, ―susurró apreciativamente contra su piel, ella se sintió ruborizar. La lencería era su única gran debilidad. Tenía un aspecto profesional y eficiente en el trabajo, pero sus sujetadores y bragas de encaje eran su pequeña rebelión, su secreto privado. Sus pensamientos se evaporaron bajo una oleada de sorpresa y placer mientras la lengua de Mortimer se deslizaba por la línea de encaje. Ella aspiró el aliento expectante mientras los dedos de él se enroscaban sobre el encaje elástico y comenzaba a deslizarlo por sus caderas. Las bragas cayeron en sus tobillos. Esta vez, él no se detuvo a mirar, de inmediato llevó la mano a un pie y luego el otro para que


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

ella saliera del delicado encaje. Mortimer las lanzó a la pequeña pila de ropa, sólo entonces se volvió a admirarla. Ahora Sam tenía que luchar realmente para no cubrirse. Entonces, la mano de él recorrió ligeramente la parte posterior de la pantorrilla con una suave caricia que era casi relajante... y bajó la cabeza para besar el interior de la rodilla, dejando su lengua deslizarse y lamer su carne caliente. Sam inhaló jadeando e intentó agarrase a la cómoda detrás de ella para que le ayudara a mantenerse en derecha mientras sentía sus piernas temblando y luego se agarró al borde de la cómoda aún más fuertemente cuando su boca empezó a seguir una perezosa senda por el interior del muslo. Ella jadeaba cuando se detuvo y se giró para besar el interior de la otra rodilla, obligando a sus piernas a abrirse un poco más. Luego lamió a lo largo de otro camino invisible. Esta vez no se detuvo a medio camino, sino que cambiando sus manos a los muslos, los sujetó suavemente y la instó a mantenerlos separados mientras besaba una senda subiendo hacia su mismo centro. Sam gritó y echó la cabeza hacia atrás, una mano soltando la cómoda y la otra buscando a ciegas la cabeza de él. Sus dedos alborotándole el pelo y agarrándolo fuerte mientras su lengua la fustigaba. Cuando sus piernas fallaron y comenzó a resbalar del borde de la cómoda, Mortimer simplemente utilizó su agarre para levantarla y sentarla más atrás, luego le cogió las piernas, las colocó encima de sus hombros y continuó con lo que estaba haciendo. Y lo que estaba haciendo era reducirla a una masa temblorosa de jadeos, de necesidad ciega. Sam nunca había experimentado un placer como el que él le daba. No sólo se sentía bien. No era una oleada de placer deslizándose sobre ella en cada caricia. Eran olas, en plural. El placer inicial estrellándose sobre ella y luego mientras una nueva ola se estrellaba, un eco de la primera volvía a golpearla, así que Sam era doblemente bombardeada. Era como si cada sensación estuviera rebotando en algún lugar y volviera rebotando por duplicado, luego por triplicado y así hasta que su mente y su cuerpo estuvieron en llamas y llenos de placer resonando.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Era abrumador, casi insoportable, y cuando Sam pensó que no podría soportar un momento más, Mortimer liberó el agarre de un muslo y puso su mano en juego, deslizando un dedo en su interior. Aunque hubiera habido alguien en la casa, no hubiese habido manera de haber evitado el grito que esa acción arrancó de su garganta. A decir verdad, a Sam no le hubiera sorprendido que les dijeran que se había escuchado al otro lado el lago. Hizo vibrar todo su cuerpo, destrozando sus cuerdas vocales y soltó un alarido desde sus labios. Su cuerpo se convulsionó y se sacudió en la parte superior de la cómoda mientras un placer insoportable explotaba en su interior. Fue casi un alivio cuando la oscuridad cayó de repente y se la llevó. Sam se despertó un poco después encontrándose enredada en un montón con Mortimer en la alfombra del dormitorio. Sabía que se había desmayado, pero parecía que él también había perdido la conciencia. Mordiéndose los labios, se desenredó del relajado cuerpo de él y se sentó mirándole con preocupación, preguntándose qué había sucedido. ¿Seguro que no había apretado los muslos tan fuerte con la emoción que había sofocado el hombre? Esa parecía ser la única explicación posible y Sam estaba horrorizada por eso. Dios mío, podía haberlo matado involuntariamente. Muerte por sexo, pensó con pesar, y se inclinó para presionar la oreja contra su pecho y ver si su corazón latía. Sam escuchó el primer latido fuerte de su corazón justo cuando sintió su mano en el pelo. Sentándose bruscamente, vio que estaba despierto y gimió, ―¡Lo siento! La confusión llenó de inmediato el rostro de Mortimer, mientras él se sentaba y ella empezaba a balbucear, ―No tenía la intención de ahogarte. Estaba demasiado excitada. No debería haber apretado tan fuerte, ―dijo con remordimiento y luego agregó en su defensa,― No sabía que fuese... Nunca te habría ahogado a propósito. Lo juro, yo...


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Era difícil hablar con la boca llena con su lengua, al menos no sin morder la lengua en cuestión. Sam no estaba segura de qué hacer después de que casi matase al hombre que le había dado muchísimo placer, así que se obligó a guardar silencio. Mortimer la besó hasta que ella gimió con renovada pasión, sólo entonces se interrumpió para decir, ―No me ahogaste.

―Debí hacerlo, ―dijo otra vez. ―No lo hiciste, ―le aseguró, rozando tiernamente con el pulgar la esquina de su boca. ―Pero estabas inconsciente, ―señaló con asombro. ―Demasiada excitación, ―dijo Mortimer, con un encogimiento de hombros. Sam hizo una mueca. ―Yo era la única que disfrutaba de toda la excitación. Me la estabas dando.

―Entonces tal vez sea algo que comí. ―De repente se puso de pie, ella no podía ver su expresión, pero su voz sonaba indiferente. Sam frunció el ceño, seguro que sólo estaba tratando de hacerla sentir mejor. Debería ser más cuidadosa en el futuro. En el último lugar en que quería encontrarse era en la sala de un tribunal por un cargo de homicidio por negligencia, intentando explicar cómo había accidentalmente asfixiado a su amante hasta la muerte. Si alguna vez él se atrevía a hacer eso otra vez y arriesgarse a una muerte dudosa, pensó. Tal vez nunca quiera... El pensamiento de Sam murió con un pequeño grito de asombro cuando Mortimer la levantó de pronto en sus brazos. Agarrándose a sus hombros, le miró a la cara. Él tenía buen color y parecía perfectamente bien ahora. Ella también se sentía muy bien, aunque no apostaría porque sus piernas la sujetaran en este momento.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

―Gracias, ―susurró Sam, pero no entendía por qué la cogía. Nunca había experimentado un placer como ese antes. Sin duda, merecía un agradecimiento. En realidad, se merecía más que eso, pensó, cuando llegó a la cama, le besó antes de que pudiera recostarla. Los brazos de Mortimer la apretaron mientras le devolvía el beso, su lengua uniéndose con avidez a la de ella. Eso fue todo lo que necesitó Sam para que la previa excitación empezara a pulsar por ella de nuevo y pronto se quejó en su boca y agitó sus piernas, instándolo a dejarla ir. Él le liberó las piernas de una vez, moviendo sus brazos por su espalda, mientras los pies de ella golpeaban el suelo, ella estaba de pie rodeada por su abrazo. Sam estaba un poco inestable, así que simplemente se apoyó contra él mientras se besaban. Ella se permitió recorrer la amplia extensión de su espalda con sus manos y luego las deslizó por delante para obligarle a distanciarse. Cuando él rompió el beso y levantó ligeramente la cabeza para mirarla a los ojos, ella sonrió y susurró, ―Mi turno. Mientras bajada para sentarse en el borde de la cama, Sam deslizó sus manos por su cuerpo, arrastrándolas por su pecho y su estómago, hasta que llegó al botón de sus pantalones. Se deshizo de él y de la cremallera, y le miró a través de sus pestañas mientras curvaba los dedos sobre los pantalones y calzoncillos y comenzó a tirar de ellos hacia abajo por sus caderas. Mortimer estaba mirando todo lo que hacía con una expectante fascinación que la hizo sonreír antes de que bajara los ojos hacia lo que estaba haciendo. Sam ls desvistió mientras la sostenía, instándolo a salir de la cama para poder ayudarle a quitarse su ropa, y luego empezó a rozarle con ligeros besos como plumas por el interior de sus muslos, con la intención de atormentarlo como él había hecho con ella, pero se encontró con que las acciones la atormentaban un poco. Cada beso que revoloteaba en la piel de él se sentía como otro en ella misma así que Sam se encontró retorciéndose un poco mientras le atendía a él. Estaba increíblemente excitada mientras dedicaba su atención a su erección y se lo llevaba a la boca. Sam


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

deslizó sus labios por su longitud, arrancando un gemido de ambos mientras su nivel de excitación se disparaba hasta el techo. Confundida por la emoción y el placer que estaba experimentando con él, Sam titubeó y lo hizo otra vez, sus ojos muy abiertos y disparados hacia él mientras el placer pulsaba a través de ella tan agudo como si él le estuviera haciendo algo similar. Mortimer atrapó la forma en que los ojos de Sam se abrieron con sorpresa mientras deslizaba su boca sobre él y supo que estaba experimentando el placer como propio y estaba confundida por ello. Era un atributo de los compañeros de vida, hacer el amor era mucho más que compartir el acto, cada uno experimentaba el placer del otro, eso los unía, creciendo y rebotando entre ellos hasta que ambos alcanzaban su explosiva liberación al mismo tiempo. Él había experimentado eso mientras la complacía en el tocador, disfrutando del placer que le había dado, sintiendo cuando aumentaba o disminuía. Eso lo había estimulado, diciéndole que se sentía mejor y cómo conducirlos a los dos sin control hasta encontrar la liberación juntos antes de desmayarse. Ese era otro atributo. Hacer el amor entre compañeros de vida era tan poderoso, que mortales e inmortales por igual, perdían el conocimiento brevemente después. Eso podría continuar durante décadas, hasta que sus mentes y cuerpos se adaptaran a las nuevas sensaciones y pudieran resistir el placer abrumador. Sin embargo, Sam no sabía nada de eso y no podía decírselo. Por mucho que Mortimer odiara detenerla, tenía que hacerlo. Habría demasiadas preguntas que no podía responder si le permitía continuar. Llegó hasta abajo, la agarró por los brazos y la puso en pie.

―Oh, pero yo quería... ― protestó Sam, tratando de resistir. ―En otro momento, ―gruñó Mortimer, levantándola con insistencia.― Después de que tú te... ―Se contuvo antes de decir la palabra transformes, se reprendió en silencio casi se dejó llevar a las preguntas que estaba tratando de evitar.

―¿Después de que yo, qué? ― Preguntó ella, con desconcierto.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer la besó con pasión, intentando sacar la cuestión de su mente. Su boca era decidida y exigente y sus manos rozaban cada centímetro de carne que podían alcanzar. Recorrió su espalda hacia arriba, bajó por sus brazos y a continuación subió por el estómago hasta llegar a la cresta de sus pechos cerrándolas allí, apretando brevemente los botones pequeños y girando sus pezones. Eso envió un placer vertiginoso a través de ella que luego rebotó a través de él, así, fuerte y excitante con la construcción de ecos. Gimiendo, dejó caer las manos detrás de ella, la levantó y la apoyó firmemente contra él, de modo que sus ingles estaban rozándose y se frotaban uno contra otro, él se adelantó, llevándola con él. Mortimer la apresuró hacia la cama, tumbando su espalda hasta que se acostó con las piernas colgando por las rodillas, los pies rozando el suelo. Sam respiró de forma entrecortada y se aferró a sus hombros, chupando frenéticamente su lengua. Se abrió para él, abriendo las piernas para ofrecerle una cuna. Mortimer se aprovechó de su posición para conducirlos a la locura simplemente frotando su dureza contra su resbaladizo calor hasta que el placer rebotando entre ellos les llevó al punto en que ya no pudieron aguantar más. Cuando Sam clavó las uñas en su espalda y separó la boca jadeando, ―¡Por favor! ―finalmente le dio lo que ambos querían y se permitió deslizarse dentro de su húmedo calor. Era como volver a casa y el Cuatro de Julio todo en uno. El placer se descargó a través de él, desgarrando su control, animándole mientras la cogía por las caderas y se empujaba dentro de ella una y otra vez hasta que ambos gritaron con victoria cuando la liberación explotó sobre ellos. Parecía no terminar nunca antes de que la oscuridad lo cubriera, haciendo que se cerraran sus ojos cuando empezó a perder la conciencia. En el último momento antes de que las luces se apagaran por completo, Mortimer intentó moverse a un lado para no aplastar a Sam, y entonces no supo nada más.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 16

Mortimer despertó lentamente y se estiró hacia Sam, sólo para encontrar la extensión de la cama junto a él vacía. Inmediatamente despierto, se sentó y miró hacia la puerta para ver que estaba cerrada pero no con llave. Salió rápidamente de la cama, la preocupación por Sam era lo más importante en su mente. No había querido hacerlo, pero la había mordido la última vez que habían hecho el amor, y ahora estaba un poco desesperado por ver que Sam estaba bien. Probablemente había ido en busca del cuarto de baño, Mortimer se dijo a sí mismo cuando se arrastraba en los vaqueros. Por supuesto, había una escasa posibilidad de que Sam estuviera en busca de alimentos de nuevo y podría estar en la nevera en la planta baja, donde se encontraría la sangre en bolsas. Eso sería un problema, pero Mortimer estaba más preocupado por cómo se sentía. Se sentía condenadamente bien consigo mismo, pero... Por fin había consumado su deseo, Sam y Mortimer se habían dado un festín el uno con el otro. Se había despertado varias veces en las últimas doce horas o más desde que encontró a Sam en la casa y la había alcanzado primero. La había encontrado cálida, dispuesta, e incluso dándole la bienvenida cada vez, y juntos en varias ocasiones habían buscado y encontrado su éxtasis de nuevo. Sólo una vez se había preocupado por ir en busca de comida para alimentar su placer. Sin embargo, apenas habían tocado las golosinas que habían logrado recuperar del refrigerador del piso de arriba antes de que no hubiera podido resistirse a los besos de ella, y su atención una vez más había vuelto el uno al otro. Ese tiempo había comenzado en la cocina, y casi había llegado demasiado tarde en el momento en que había tenido el sentido común para llevarla a su habitación para que no los encontraran inconsciente en el suelo de la cocina. Mortimer había sido estúpido. Si bien podría ser capaz de ignorar su hambre de alimentos en favor de devorar a Sam, su necesidad de sangre no era tan fácil de satisfacer. Había tenido sólo una bolsa antes de encontrarla en el piso de arriba


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

después de despertar ese día. No había sido suficiente. La última vez que habían hecho el amor, su sed de sangre se había despertado, y sin pensarlo hundió sus dientes en el cuello cuando la había tomado. Peor aún, la combinación de ambas necesidades le habían exitado y estaba tan abrumado porque fueran satisfechas, que había tomado más sangre de lo que debería antes de darse cuenta de lo que estaba haciendo y retirado los colmillos de su garganta. Su último pensamiento antes de que la inconsciencia le reclamara, había sido el preocuparse de que ella estaba bien. Y era esa preocupación lo primero en su mente cuando Mortimer salió de su habitación, y se apresuró hacia arriba para encontrar que ella no estaba ahí tampoco... pero Bricker y Decker sí. Su mirada se deslizó sobre los dos hombres disfrutando de una bolsa de sangre en la mesa y luego a la ventana donde la madrugada estaba amenazando en el horizonte. —Sam se marchó después de que llegaramos,— anunció Decker, tirando de su bolsa vacía de su boca. —Se escabulló fuera por la puerta de malla del piso de abajo,— agregó Bricker, mientras se quitaba su propia bolsa vacía y sonrió. —La escuchamos, pero fingimos que no. —Oh.— Mortimer se pasó una mano por el pelo, miró a los alimentos que él y Sam habían dejado sobre el mostrador antes, pero después se volvió para volver abajo, pero sus pies le llevaron a la nevera donde se almacenaba la sangre. Estaba preocupado por si se encontraba bien mientras tomaba una bolsa de sangre y la golpeaba con los dientes. —Ella está bien,— dijo Decker, llamando la atención de Mortimer sobre el hecho de que los dos hombres le habían seguido y que Decker había vuelto a leer su mente. — Parecía un poco débil y pálida cuando cruzó el césped, y probablemente dormirá todo el día mientras su cuerpo se recupera, pero no ha habido daño permanente. Mortimer sintió deslizarse el alivio a través suya. No podía hablar en torno a la bolsa casi vacía en la boca, se limitó a asentir.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—He puesto la idea en su cabeza de que había sido picada por moscas negras,— añadió Decker cuando Mortimer finalmente dejó la bolsa vacía. —Gracias,— dijo con voz ronca, abriendo la puerta de la nevera de nuevo. —¿Y?— Preguntó Bricker. —¿Y qué?— Gruñó Mortimer mientras recuperaba otra bolsa de sangre. —¿Cuándo vas a decírselo?—Preguntó Bricker. Mortimer hizo un gesto de irritación. Dios mío, acababa de asumir finalmente sus sentimientos hacia la mujer y ya estaban sobre él para que se lo dijera. —Se lo diré el próximo sábado o domingo. —Esperarás tanto tiempo como puedas, ¿eh?— Preguntó Decker secamente cuando se inclinó delante de él para tomar una bolsa para sí mismo. —No te culpo por querer disfrutar de ella el mayor tiempo posible en caso de tener que renunciar a ella. Mortimer frunció el ceño ante la posibilidad dicha en voz alta. Era lo que más temía. —Pero,— agregó Decker, —es posible que desee tiempo para examinar todo antes de que tome una decisión. Mortimer hizo estallar la segunda bolsa de sangre con sus dientes en respuesta. Decker dejó de pensar en eso cuando hizo llegar su propia bolsa a los dientes. Bricker, de inmediato se inclinó para agarrar una para sí mismo, y los tres quedaron en silencio hasta que estas estuvieron vacías. Pero en el momento en que Decker la retiró de sus dientes, dijo, —Dale un par de días para considerarlo parece razonable, ¿no te parece? —Tal vez,— aceptó Mortimer a regañadientes. —Pero ella no tiene que pensar en eso


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

aquí. Puedo decírselo, antes de salir el domingo y luego bajar a Toronto después de coger a nuestro pícaro y...— Su voz se apagó. Decker estaba sacudiendo la cabeza. Bufando infeliz, le preguntó, —¿No? —No,— dijo Decker con firmeza. —Es demasiado peligroso. Puede decírselo a alguien. Sam tiene que decidir antes de que ella y sus hermanas se queden para que podamos borrar sus recuerdos si decide no ser tu compañera de vida. Mortimer se estremeció ante la sugerencia, pero sabía que tenía razón. La seguridad de su gente era lo primero. Si quería darle tiempo para pensar en ello, lo que era justo, tenía que decírselo pronto. —Se lo diré esta noche,— dijo en voz baja, y luego tomó otra bolsa de sangre, se dirigió a su habitación para poder estar solo y descubrir cómo iba a hacer eso. *** —Estás brillante,— dijo Jo con alegría y después gritó, —¿No está brillante, Alex? —Vete al diablo, Jo,— murmuró Sam, sintiendo la cara caliente de vergüenza al abrir la nevera y asomarse dentro y mirar las ofrendas. Era tarde. Casi las ocho y acababa de despertar por fin después llegar a casa al amanecer, escabulléndose de la casa de al lado. Sam no podía creer cuánto tiempo había dormido... o tal vez podía. Sin duda había tenido un gran ejercicio con Mortimer. Habían hecho tantas veces el amor que había perdido la cuenta. Su cuerpo no estaba acostumbrado a ello y al parecer había decidido que necesitaba descansar. Ahora Sam tenía un hambre y sed loca. Se sentía como si todo el líquido en su cuerpo hubiera sido succionado fuera de ella. —Sí, está radiante,— aceptó Alex, entrando en la cocina desde la sala. —No puedo creer que hayas dormido todo el día. ¿A qué hora llegaste? —A las seis de la mañana,— respondió Jo por ella, y luego explicó, —Me desperté


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

cuando se deslizó delante de mi puerta. Sam enrojeció de vergüenza, pero no hizo ningún comentario mientras sacaba el zumo de naranja de la nevera y se servía un vaso. —Bueno, debe haber sido algo,— dijo Alex casi con envidia, metiendo un grupo de pasteles al horno. —Hemos oído tus gritos desde aquí en algún momento. —¿Qué?— Sam se volvió consternada para encontrarse con la amplia sonrisa de Jo quién asentía con la cabeza. —No estábamos seguras de sí te estaban matando o qué,— admitió su hermana menor. —¿Y no vinisteis a verlo?—Preguntó ella, luchando entre la vergüenza de que sus gritos de placer se hubieran escuchado, y la indignación de que no la hubieran comprobado. —Bueno, lo hemos considerado, pero ¡Dios, quiero decir que si te estaba matando, estabas muriendo feliz,— dijo Alex secamente poniendo el pastel en el horno y se volvió para enfrentarla con las manos en las caderas. —Chica, no sabía que tuvieras los pulmones tan sanos. ¡Seguro que puedes gritar! Sam gruñó y volvió a su zumo de naranja, tragando con una sed que no se podía negar. —Pensé que las picaduras de mosca negra se habían curado,— dijo Jo de repente, acercándose a su lado. —Se ven casi frescas de nuevo. Sam se encogió de hombros y se sirvió más de zumo. —Me las hice de nuevo ayer por la noche. —¿Cuándo?— Preguntó secamente. —Pensé que estábais dentro. ¡Ah! ¿Hicisteis la cosa de la naturaleza de nuevo? Pensé que habías renunciado a eso.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam se sonrojó. Tonta que era, les había hablado de su estancia en Minden. Sus hermanas habían sido muy comprensivas, una vez que habían terminado de reírse para sí mismas de la tontería. —Debe haber sido en el camino de vuelta,— murmuró Sam, a pesar de que había visto las marcas en el espejo del baño de Decker, cuando se había vestido. No había querido despertar a Mortimer, por lo que había comprobado que la sala de grabación estaba vacía y luego había reunido su ropa y salió a vestirse en el cuarto de baño. Había oído a los hombres regresar cundo había terminado y se había apresurado a deslizarse a través de las puertas corredizas de abajo antes de que su presencia pudiera ser descubierta. Sam había visto las marcas en el cuello, mientras estaba en el cuarto de baño, así que sabía que no los había conseguido en el camino de vuelta. Debió haber sido en el paseo después, pensó, y luego frunció el ceño mientras miraba los pasteles que Alex dejaba en la encimera. No es de extrañar que se sintiera tan seca. Alex había estado hornear y calentando la casa con el horno. —¿Para quién es eso?— Preguntó, moviendose hacia abajo para mirar con avidez en los pasteles. —Para nosotros y Grant,— respondió Alex. —Pensé que así podría lograr que se hicieran mejor hoy que mañana. De esta forma estaremos seguras de encontrarle y no tener que dejarlo en el porche con una nota como el año pasado. Juro que el hombre nunca está en casa. Sam asintió con la cabeza. Ellas siempre le daban un pastel con el cheque por cubrir el trabajo que hacía para ellas durante todo el año. Había comenzado como algo que su madre había hecho por el Sr. Warner antes que él. Alex había mantenido la tradición después de la muerte de sus padres y simplemente siguió haciéndolo con Grant. —Alex hizo el segundo pastel para nosotras,— dijo Jo, feliz.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—No tenía otra opción,— comentó Alex secamente. —Vosotras dos picoteasteis tanto la corteza el año pasado que probablemente pensó que habían sido los ratones. Sam sonrió recordando. —¿Así que puedo tener una rebanada? —No,— dijo Alex a la vez. —No tendrás pastel para el desayuno. —Son las ocho de la noche,— señaló Sam en un tono casi de gemido. —No se puede llamar a esto desayuno. —Puedo cuando estás despertando para el día,— dijo con firmeza y añadió, —Vamos a tenerlo mañana después de la cena. Hazte un huevo o algo ahora. —¿Y?— Dijo Jo, siguiéndola al refrigerador. —¿Vas a hablarnos de él? —No,— dijo Sam a la vez, abriendo la puerta entre ellas y escaneando el refrigerador. Sus ojos se fijaron en algunas carnes frías y queso, y se decidió por un sándwich. —Bueno, al menos sabemos que esta vez no fuiste interrumpida por los murciélagos o alguna otra forma de vida silvestre,— le tomó el pelo Jo, y luego frunció el ceño y se acercó de nuevo para examinarle mejor el cuello. —Estas mordeduras se ven aún más como el beso de un vampiro que las dos últimas. Estaban demasiado cerca, pero estas tienen la distancia perfecta para ser parte de una mordedura de vampiro. —¡Puaj! Deja de decir esas cosas,— dijo Sam con disgusto, pero de repente hubo un destello de memoria de un pellizco en el cuello cuando Mortimer mordisqueó mientras se empujaba dentro de ella. En el momento siguiente, el dolor había sido arrollado bajo la ola de éxtasis que había venido cuando se dirigían los dos gritando hacia el clímax. Las piernas se le debilitaron bajo el impacto de la pasión recordada, Sam sacudió la cabeza y se agarró a la barra para no caerse. Realmente necesitaba comer. —¿Y si Mortimer fuera uno?— Bromeó Jo. —Apuesto a que no tendrías tantas


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

objeciones sobre los vampiros entonces. Deteniéndose, Sam le lanzó una mirada. —Eso no es gracioso. Ni siquiera bromees al respecto. —¿Bromear sobre qué? Sam miró a su alrededor para ver a Mortimer en la puerta de malla. Nada pudo detener la sonrisa de bienvenida que curvó sus labios cuando abrió la puerta y entró para unirse a ellas. —Acerca de que eres un vampiro,— dijo Jo con una sonrisa mientras él se movía al lado de Sam, deslizando su brazo alrededor suyo, y le daba un rápido beso de saludo. —Sam no tiene interés en ellos. Creo que se te lanzaría encima si fueras uno. —¿Qué?— Mortimer se puso rígido contra ella, y Sam sonrió con ironía cuando su mirada se volvió aguda en su cara. —Ella probablemente tenga razón. Qué bueno que no eres un vampiro, ¿eh?— Bromeó, deslizando su propio brazo alrededor de su cintura y dándole un apretón. Cuando Mortimer sólo la miró, viéndose un poco sorprendido, añadió, —No hagas caso de Jo. —Sí, ignoradla,— dijo Alex a la ligera. —Está bromeando. Nuestra Sam tiene fobia a los murciélagos, ¿sabes? —Los murciélagos,— murmuró, sonando confuso. —Sí. Así que no es partidaria de los vampiros y todas esas tonterías. Sabes, que se convierten en murciélagos y esas cosas.— Ella se encogió de hombros. —Cierto, murciélagos y otras cosas,— dijo en voz baja y parecía aliviado. —Hablando de los murciélagos, Jo y yo estábamos pensando en ir a la ciudad para la


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

noche del murciélago,— anunció Alex. Mortimer la miró desconcertado. —¿Qué es la noche del murciélago? —Oh, vamos a poner esta enorme pared de red y cazar murciélagos y luego todo el mundo puede verlos y saber qué clase de murciélagos que son y esas cosas antes de dejarlos en libertad. Debeis venir con nosotras. Será divertido,— le aseguró Jo. —Mi hermana está en los insectos y los murciélagos y esas cosas,— dijo secamente Sam. —Se pone loca si te atreves a matar una araña o alguna otra criatura desagradable. Le gustan. —Oh.— Mortimer sonrió levemente. —Hablando de eso, será mejor que nos vayamos. Está casi oscuro,— dijo Alex, volviéndose a Jo. —Sí,— estuvo de acuerdo Jo, y luego se volvió con una sonrisa pícara a Sam y Mortimer. —Obviamente, preferís quedaros aquí que ir fuera con nosotras, así que supongo que os dejamos en ello. —Gracias,— dijo Sam, secamente. —No toqueis los pasteles,— ordenó Alex, recogiendo su bolso y dirigiéndose a la puerta. —Nos vemos más tarde. —Nos vemos más tarde,— Jo se hizo eco y la siguió y luego miró hacia atrás y maliciosamente agregó, —No hagas nada que yo no haría. —Dado que no hay mucho que Jo no haría, tocaré la bocina tres veces para avisaros cuando regresemos,— murmuró Alex mientras se abría camino hacia la puerta. Riéndose de su promesa, Sam se deslizó por debajo del brazo de Mortimer y se trasladó a la ventana sobre el fregadero para ver a sus hermanas entrar en el coche,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

ponerlo en marcha, y dirigirse por el camino. Era consciente de que Mortimer se paraba detrás de ella, podía sentir su calor contra su espalda, pero esperó hasta que el coche se perdió de vista antes de dar la vuelta para mirarle. En el momento en que lo hizo, se puso de puntillas, metiendo la mano detrás de su cabeza cuando lo hizo, y dirigió su boca hacia abajo para que pudiera darle un beso. Mortimer respondió, pero de un modo distraído que no llevaba la pasión de la noche anterior. Decidiendo que no lo haría, ella rompió el beso, le cogió la mano, y le arrastró hasta la sala de estar. Parando al lado de la cama, le empujó hasta sentarle en ella, se subió a horcajadas sobre su regazo, y se puso a besarle otra vez mientras ciegamente comenzaba a deshacer los botones de la camisa de manga corta. Para su asombro, Mortimer tomó sus manos para detenerla y luego usándolas para alejarla y romper el beso. —¿Qué es?— Preguntó con sorpresa. La última vez que le había visto, no podía mantener sus manos fuera de ella. Ambos habían sido insaciables. Ahora, al parecer, no estaba interesado. Algo debía estar mal. Mortimer vaciló. —Acerca de este asunto de los vampiros. Sam se echó a reír con incredulidad de que algo tan estúpido pareciera estar en su mente, y luego sus ojos se abrieron cuando un pensamiento vino a ella. —¿Qué es? ¿Quieres jugar a un juego? Puedes ser el vampiro grande y atemorizante y yo me esconderé con miedo cuando me violes. Ella sonrió levemente ante la idea y tocó entre ellos para encontrarle semi erecto. No estaba tan afectado como parecía, se dio cuenta Sam y soltó una carcajada ronca cuando se acercó de nuevo para darle un beso, acariciando con su mano a través de sus pantalones vaqueros. Ella sintió que se contraía a través de la tela en su mano, pero no abrió la boca o trató de besarla. En su lugar, giró la cabeza. —Sam, tenemos que hablar,— dijo solemnemente, cuando se detuvo y se sentó con asombro.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam inmóvil ante su tono grave de voz. ¿Tenían que hablar? Se preguntó con preocupación. Siempre precedía a una conversación mala. Cosas como "tus padres murieron en un accidente de coche", o "tu perro Fluffy se atragantó con un hueso y murió", o "Quiero romper contigo". Desde que sus padres ya estaban muertos y que no tenía perro... Cristo, Sam pensó débilmente. ¿Esto era todo realmente? —Sam, me gustas. Más que sólo gustarme, incluso. Su aliento se deslizó hacia fuera en una oleada de alivio, y se relajó en su regazo y se inclinó para presionar un beso a la esquina de su boca. —Tú también me gustas. —No,— dijo Mortimer en serio. —Quiero decir, realmente más que sólo gustarme. Algo así como para siempre. Sam se sentó y miró con los ojos abiertos mientras trataba de pensar en que sucedía. Algo así como para siempre, había dicho. ¿Qué era eso? ¿Y qué demonios estaba tratando de decir? Era demasiado temprano en su relación para que consideraran nada serio. A Sam le gustaba, le gustaba todo en él hasta ahora, pero… —Me doy cuenta de que parece muy rápido y probablemente estés preocupada por cometer un error, pero…— Mortimer tomó su cara entre sus manos y la miró con solemnidad, cuando dijo, —No es un error, Sam. Puedo garantizarte eso. Eres mi compañera de vida. Ella le miró sin comprender. ¿Compañera de vida? Ese era un nuevo término que nunca había oído antes. Había oído su compañera y socio de vida, pero no compañera de vida. ¿Y qué demonios estaba diciendo de todos modos? Le sonaba como que estaba buscando algún tipo de compromiso, pero no estaba segura. Y no estaba segura de cómo debía responder. En verdad, a Sam realmente no le importaría algún tipo de compromiso entre ellos, pero sabía que otros pensarían que estaban corriendo y… Bueno, realmente no había razón para apresurarse, ¿verdad? Sabía que era más


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

sensato tomar las cosas con más lentitud. Liberándose de su agarre, Sam se acomodó más tranquilamente en su regazo y se aclaró la garganta antes de hablar. —Tú también me gustas, Mortimer. Pero no hay realmente necesidad de apresurar esto. Podríamos salir un tiempo, tal vez vivir juntos. —Eso probablemente no va a funcionar,— dijo en voz baja, y cuando ella frunció el ceño, hizo una mueca y admitió, —Necesito un compromiso de tu parte antes de salir este fin de semana. Los ojos de Sam se abrieron con sorpresa. Eso era definitivamente correr en su libro. —¿Por qué? —Mi trabajo me aleja mucho,— dijo lentamente, y luego agregó, —Y ahora, no quiero estar lejos de ti. Tal vez nunca lo haré. Sam se derritió con sus palabras. Era tan dulce. Descubrió que no quería estar lejos de él o bien... pero tenía su trabajo en el bufete de abogados, y él estaba en su banda. —Eso es aún más una razón para tomar las cosas con calma, Mortimer,— dijo en voz baja. —Para ver si podemos resolverlo. —Podemos,— le aseguró rápidamente. —Espero que sí,— admitió. —Pero tenemos que averiguar cómo. Estudié mucho para ser abogado, no estoy dispuesta a tirar todo sólo para seguir a tu banda alrededor como una groupie acosadora. —No estoy en una banda. Ese pedazo de información la hizo mirarle sin comprender. —¿Qué? —Yo… ninguno de nosotros estamos en una banda. No hay Morty ni los Muppets, o


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

los Rippers. Sam salió de su regazo para sentarse en el sofá. Esto iba a ser muy serio después de todo. —¿Me mentiste? —No. Bricker lo hizo. Yo sólo no lo corregí,— dijo rápidamente. —Es lo mismosa,— dijo con irritación. —Pero había una razón. No podía decirte la verdad. No lo hubieras creído. —¿Cuál es la verdad? Mortimer dudó y luego dijo, —¿Recuerdas la primera noche, cuando Jo estaba adivinando lo que hacíamos y dijiste que habrías supuesto que éramos policía de algún tipo?— Esperó a que asintiera y luego dijo, —Bueno, tenías razón. Sam alzó las cejas. —¿Eres un oficial de la policía de L.A.? —Más o menos,— dijo con cautela. —Somos guardianes. —¿Guardianes? —Repitió ella con asombro. Mortimer asintió con la cabeza y luego se humedeció los labios y añadió, —Para el Consejo. —¿Qué Consejo? — Preguntó a su vez. —Nuestro Consejo, nuestro órgano de gobierno. —¿Trabajas para el gobierno?— Preguntó Sam con asombro, y luego movió la cabeza al recordar que Bricker y Mortimer eran de los EE.UU. y Decker de Canadá. Apretó la boca, y preguntó, —¿Qué gobierno? ¿Los EE.UU. o Canadá?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

—Nuestro Consejo gobierna nuestro pueblo tanto en los EE.UU. como en Canadá,— dijo cuidadosamente. Ahora Sam estaba furiosa. Él obviamente la estaba hilando otra línea de estupideces. —No hay tal cosa. —Sí,— aseguró. —Lo hay. —¡Oh, por Dios, díselo ya! Ambos se giraron para ver a Bricker cuando el otro hombre abrió la puerta de malla y entró. Se paró al final de la cama, con las manos en las caderas y frunciendo el ceño. —Estás haciendo que piense que eres un pastel de frutas con todo este baile en torno al tema,— le dijo Bricker secamente, y luego miró a Sam. —Siento haberte mentido, pero tú y tus hermanas no lo hubierais creído si hubiera anunciado que somos cazadores de vampiros deshonestos. —¡Cazadores de vampiros deshonestos!— Sam lanzó un grito y se levantó del sofá. Resguardada por varios pies de distancia, les miró a ambos. —Si esta es tu idea de una broma… —No estamos tratando de ser graciosos,— dijo Mortimer rápidamente, poniéndose de pie. —Sam, él está diciendo la verdad esta vez. —Bien. Sois cazadores de vampiros renegados,— dijo con disgusto. Mortimer hizo una mueca ante su desdén, pero asintió con la cabeza. —Sí, lo somos. Sam le miró con incredulidad. —Esperas que crea que los vampiros existen realmente y que vosotros ¿qué? ¿Los cazais y los estacais? ¿Cortais sus cabeza para darles descanso? ¡Poooorrr favooor!— Quiso darse vuelta para salir furiosa de la habitación, pero Bricker estaba en el camino. También tenía la boca abierta, y mientras observaba con enferma fascinación, sus dientes caninos parecían moverse hacia adelante y caer


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

como persianas. —Mira,— dijo con la boca abierta por lo que sonaba más como ira. Sus colmillos se retrajeron y luego se dispararon de nuevo y después se retrajeron una vez más. Encogiéndose de hombros, dijo, —Vampiros. Sam miró. Tenía que haber algún truco, dientes falsos controlados por control remoto funcionando con pilas o algo así. Pero era un buen truco. —Oh,— respiró por fin. —Sois buenos. Te daré eso. Ahora, si habeis terminado con vuestra broma, me gustaría que os fuerais. —¡Fuera de aquí Bricker!— Dijo Mortimer sombrío y esperó a que el otro hombre saliera antes de avanzar hacia ella, diciendo en voz baja, —No es una broma, Sam. —No me toques,— dijo entre dientes, retrocediendo. Sus sentimientos eran aún confusos, pero la ira estaba ganando la batalla. —Por supuesto que es una broma. ¿Qué es esto? ¿Tu manera de romper conmigo? ¿Me haces pensar que estás loco, así que hago el trabajo por ti? —No quiero romper contigo. —Bueno, no me quieres contigo o no intentarías una historia tan estúpida. Y tienes que haber planeado esta con mucha antelación porque estoy bastante segura de que no hay tiendas aquí que tengan artículos especializados como los que Bricker lucía en los dientes. ¿Qué haceis? Sólo venís hasta aquí, planendo engatusar a una chica en la cama y luego jugar vuestra pequeña broma con ella? ¿Cualquier chica lo habría hecho y sólo resultó que yo servía? —No, yo… —No tienes de que preocuparte,— lo interrumpió Sam entonces, doliendo más allá de las palabras, añadió cruelmente, —Suponías sólo una aventura para mí, de todos modos. Ya sabes, caerse de un caballo, volver a montar en otro. ¿Realmente creíste


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

que alguien como yo podría enamorarse de un beatnik en una banda? ¿Qué te imaginaste? ¿Que estaba fantaseando siguiéndote de presentación en presentación y destellando mis tetas a la audiencia? —Sam.— Trató de tomar sus manos otra vez, pero se echó para atrás a toda prisa. —No. No intentes representar al chico bueno ahora. Te divertiste anoche, querías romper hoy y tuviste éxito. Ahora puedes volver con tus amigos y reíros de lo fácil que fue meterme en la cama y cómo de trastornada estuve cuando lanzasteis este truco. Esto probablemente será tan divertido como el incidente de la sanguijuela. Esto debería haberos dado unas buenas risas. Sé que mis hermanas se rieron de esa tontería, — añadió amargamente. —Nadie va a pensar que esto es gracioso,— dijo Mortimer, levantando su mano para alcanzarla de nuevo. Sam se alejó de él, endurecimiento su boca. —Vete. —Sam,— dijo en voz baja. —Ahora,— gruñó, demasiado furiosa para tener ningún deseo de escuchar. Estaba dolida y enfadada y sólo quería romper algo. Eso o llorar. De cualquier manera, lo quería fuera de allí antes que hiciera algo de eso. Para su alivio, Mortimer no trató de discutir, pero soltó su aliento en un suspiro lento y simplemente se volvió y se fue. Sam, miró a través de la ventana hasta que desapareció en la casa de al lado antes de pasar bruscamente para examinar la habitación. Necesitaba algo que hacer, algo para distraerse, pensó salvajemente, y de repente se encontró cogiendo un libro en la esquina de la mesa y lanzándolo con furia contra la pared. Se estrelló en un retrato de familia tomada hacía años, lo tiró de la pared, y lo envió al suelo estrepitosamente con un tintineo de cristal rompiéndose. Y luego Sam estaba llorando.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Alejándose de las miradas acusadoras de su familia en la foto, se acercó a la cama, se subió a ella para sentarse con las piernas debajo, atrapado uno de los cojines junto a ella, y se lo puso en el pecho para enterrar la cara en él cuando empezó a sollozar. Se sentía como si su corazón estuviera destrozado, y temía que así fuera. *** —¿Sólo saliste?— Preguntó Bricker, con incredulidad. —¿Qué iba a hacer?— Gruñó Mortimer, paseándose por la cocina. —Estaba muy dolida y molesta para escuchar. Bricker, intercambió una mirada con Decker y luego dijo, —Deberías haber hablado con ella. Convencerla de que no era una broma. Reivindicarla como tu pareja. El hombre más joven todavía pensaba que podía ganar algo si luchaba lo suficiente. Pero después de ochocientos años, Mortimer se enteró de que había algunas cosas que la lucha no lograba, y que a veces tenías que retroceder y dar espacio a las personas. Sacudiendo la cabeza, cansado, dijo, —Dios, Bricker, a veces eres tan joven. —Sí, bueno a veces eres viejo y ter… —Tiene razón, Bricker. Luchar y obligarla a escuchar no ayudará,— le interrumpió Decker. —¿Qué?— El joven se volvió hacia él con asombro. —Bueno, ¿qué otra cosa puedes hacer? Ella… —No va a escuchar ninguna cosa que digamos si no podemos conseguir su atención,— dijo Decker, y añadió, —Y por lo que puedo decir, ahora piensa que ha sido un juguete y está demasiado herida y furiosa con Mortimer para escuchar cualquier cosa que tenga que decir. Bricker, frunció el ceño ante eso, y luego se giró hacia Mortimer y ofreció, —Podría


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

tratar de interceder por ti. Su enfado con el hombre se suavizó ante la oferta, pero sacudió la cabeza. —Ella piensa que los dos estamos riéndonos en este momento. —Entonces yo puedo,— dijo Decker, y Mortimer cerró los ojos. Tenía buenos amigos. —Gracias,— asintió, tratando de no dejar que sus esperanzas se renovaran. Decker podría no ser capaz de lograr que Sam escuchara. Seguramente pensaba que era una bolsa de basura ahora. —¿Cuándo te… —Ahora,— le interrumpió Decker, y rápidamente salió de la casa. Mortimer se trasladó a la puerta y miró en silencio mientras el otro inmortal tomaba el camino a través de los árboles, muy consciente de que el hombre tenía el futuro de Mortimer en sus manos.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 17

Sam había dejado de llorar, cuando llamaron a la puerta tuvo que mirar hacia arriba de donde se había acurrucado en el sofá con la almohada. La visión de Decker a través de la puerta de pantalla le levantó el resentimiento en su interior. Parecía que la broma no había terminado aún, pensó, y le preguntó con amargura, — ¿Qué quieres? — Hablar. — Entró sin ser invitado, y luego se detuvo a mirarla otra vez. Sam levantó la barbilla retando, sabiendo que estaba viendo las pruebas de sus lágrimas. Tras unos momentos de silencio, se dio cuenta de que algo extraño agitaba su mente. Era algo que había experimentado una o dos veces la semana pasada, cada vez, mientras estaba con Mortimer y sus amigos, pero había sido mucho más rápido en aquellos tiempos, y los hombres la habían distraído. En el enfrentamiento prolongado, en silencio ocurriendo ahora, no había nada para distraerla, y esta vez parecía durar mucho más tiempo que las demás. Sam empezó a preocuparse de que le estuviera creciendo un tumor cerebral o algo así. — No te está creciendo un tumor cerebral, — dijo Decker bruscamente, y luego agregó, — Te beneficiarias si me escuchas. Sam le miró. ¿Cómo sabía que estaba preocupada por un tumor cerebral? Se preguntó brevemente, pero luego se olvidó de esa cuestión cuando su mente procesaba su comentario acerca de que era provechoso para ella que le escuchara. La forma en que lo había dicho casi había sonado amenazante.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

En primer lugar Bricker y Mortimer intentaron humillarla, y ahora Decker iba a amenazarla. Genial, pensó, y preguntó con gravedad, — ¿Y si no quiero escucharte? — No te va a gustar lo que haré a continuación. — ¿Es eso una amenaza, Decker? Se encogió de hombros y replicó, — Si no quieres escucharme, me veré obligado a borrar los últimos días de tu memoria. Será como si nunca te reunieras con Mortimer. Eso ocasionó que Sam riera incrédulamente. — Claro. Bueno, en este momento todo suena atractivo, así que adelante. — No crees que pueda, por supuesto. — No, ¿te parece? —Dijo Sam secamente, y luego soltó una exclamación de sorpresa cuando se encontró de pronto dejando la almohada a un lado y de pie. Ella no había tenido la intención de hacerlo. Lo acaba de hacer. Mientras luchaba con su confusión, Decker llegó a la radio que estaba en el mostrador al lado de la estufa y la encendió. Una música suave se escuchó en la habitación. — ¿Bailas conmigo? — Preguntó. — Yo… — las palabras de Sam murieron cuando su cuerpo de repente empezó a cruzar la sala. Era como si su cerebro se hubiera desconectado de alguna manera manteniéndose a un lado y estaba siendo controlada por una fuente externa. Sam trató de detenerse a sí misma, trató de hacer que las piernas dejaran de moverse, pero su cerebro no parecía estar recibiendo el mensaje.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Cuando llegó a Decker, su cuerpo se detuvo y levantó las manos. Una se trasladó a su hombro, y la otra a la mano que esperaba, y luego se puso a bailar. — ¿Cómo estás haciendo esto? —Preguntó Sam con voz temblorosa mientras giraba hasta llegar al otro lado de la cocina. — ¿Que estás haciendo? — Control, — le respondió simplemente, al parecer despreocupado por su malestar. — Hacer que bailes conmigo parecía más amable que algunas de las alternativas que podría haber elegido, pero tenia que escoger algo que ni siquiera concibieras para asegurarme de que lograba convencerte de que te empujé a hacer algo que no quisiste hacer. Los mortales son muy buenos en el auto-engaño. — Los mortales, — Sam se hizo eco débil, sin entender nada de eso. No había forma de que su cerebro estuviera dispuesto a aceptar que él estaba controlándola, incluso si lo hacía, que parecía estar haciéndolo, Sam se dio cuenta vertiginosamente. Desde luego no era capaz de controlarse a sí misma en ese momento. — Sí... mortal. Tú lo eres... y yo no lo soy. — Se alejó un paso como lo marcaba el ritmo de la música, y el cuerpo de Sam hizo un giro y luego bailó su camino de regreso a sus brazos. Fue el último lugar donde quería estar, pero su cuerpo no parecía importarle lo que su mente quería. — ¿Tú no eres mortal? —Preguntó con voz aturdida. — Decididamente no, — le aseguró Decker, y luego dejó de bailar, pero siguió manteniéndola estrechada cuando él abrió la boca. Sam contempló con incredulidad como los colmillos de pronto brotaban y se dejaron caer por detrás de sus caninos como Bricker había hecho antes. Dejó la boca abierta como su compañero por más de un instante, y luego dejó que la imagen de los colmillos


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

se asentara en ella y arqueó una ceja. — ¿Te morderé ahora, o estás dispuesta a creer? Sus ojos se fijaron en los suyos, pero Sam no podía hablar. Ni siquiera podía pensar. La otra ceja de Decker se arqueó para unirse a la primera. — ¿Será un mordisco, entonces? — No, —gritó Sam, y trató de luchar, pero mientras estaba enviando el mensaje a su cerebro, su cuerpo se mantuvo en sus brazos, en reposo y despreocupado. Su ritmo cardíaco ni siquiera se había acelerado, Sam se dio cuenta, aunque estaba aterrada y debería haberle golpeado rápidamente. Un alboroto extraño sucedió de nuevo dentro de su cabeza y, a continuación Decker dijo, — Yo soy el que controla los latidos de tu corazón y lo mantengo en calma. Mortimer nunca me perdonaría si te dejo caer muerta de un ataque al corazón. — ¿Puedes leer mis pensamientos? —Preguntó Sam con consternación. — Oh, si, — dijo con una sonrisa irónica. — ¿Y Mortimer? —Preguntó ella, la idea la llenó de angustia y horror. ¿Había oído cada lujurioso pensamiento que había tenido de él? ¡Bendito Señor! — No, — respondió solemnemente Decker. — Si pudiera, no sería tu compañero de vida. — ¿Compañero de vida? —Sam lo repitió. Recordó que Mortimer había usado esa palabra.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Decker vaciló y luego la soltó y retrocedió. No sólo la liberó de su poder sobre ella, su cuerpo estaba de nuevo bajo su propio dominio también. Sam lo supo cuando empezó a hundirse en el suelo, las rodillas no estaban dispuestas a sostenerla. Decker rápidamente la tomó del brazo para mantener su posición vertical. — Te pido disculpas por mi comportamiento, — dijo con frialdad y la llevó a una de las sillas alrededor de la mesa del comedor. — Estaba demasiado dolida y enfadada porque pensabas que era una broma cruel. Tuve que hacer algo impactante para llamar tu atención. Creo que estás lista para escuchar lo que Mortimer tiene que decir ahora. No esperó a que ella estuviera de acuerdo o en desacuerdo, sino que se volvió y salió de la casa. Sam le vio marcharse, dejándola totalmente confundida. *** — Ella está dispuesta a escuchar. Mortimer se levantó de la mesa cuando Decker hizo ese anuncio. — ¿Escuchar? — Preguntó con incertidumbre. — La calmé y la convencí de que dos no mentíais. Puedes explicarle las cosas ahora. Va a escucharte, — le aseguró, y añadió, — Ya sé que es tu compañera de vida, aunque... — Se encogió de hombros. — Eso depende de ella. Mortimer asintió con la cabeza y se trasladó a la puerta.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Garrett. Pausa, le miró con recelo. Decker, nunca le llamaba Garrett, hacerlo ahora no era bueno. — Creerá lo que le digas ahora, pero si no está dispuesta a estar contigo... — Dejó la frase incompleta, pero Mortimer sabía exactamente lo que el hombre no estaba diciendo. Si no podía convencer a Sam de que era su compañera de vida, su memoria tendría que ser borrada por completo, al igual que la de sus hermanas. No recordarían haberles visto nunca. La idea aterrorizó a Mortimer, pero sabía que lo tendría que hacer para proteger a su pueblo de su descubrimiento. Esa fue siempre su principal preocupación. El corazón roto de un inmortal no significaba nada al lado de tenerlos a todos cazados y liquidados. Asintiendo con la cabeza bruscamente, dio media vuelta y se dirigió hacia la puerta. De alguna manera tenía que convencer a Sam para estar con él, para ser su compañera de vida. Era eso o perderla para siempre, porque nunca sería capaz de acercarse a ella de nuevo después de que limpiaran su memoria. No tendría oportunidad de verla de nuevo por temor a que volvieran sus recuerdos. Esta iba a ser la conversación más importante de su vida. Él sólo deseaba sentirse confiado acerca de su éxito. Mortimer vio a Sam en el momento en que subió a la cubierta y se acercó a la puerta. Ella estaba sentada en la mesa, la cabeza y los hombros inclinados. Parecía derrotada, y le hizo preguntarse qué era lo que Decker le había dicho. O hecho, se preocupó de repente. Decker había dicho que estaba dispuesta a escuchar, lo que sugería que no había dicho mucho. Así que debió haber hecho algo para convencerla de que no se trataba de una broma.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer alcanzó la manija de la puerta para abrirla, pero vaciló y luego llamó en su lugar. Vio tensarse a Sam y luego enderezarse, pero no miró hacia la puerta. — Adelante. Sus nervios se oprimieron por su voz triste, pero Mortimer abrió la puerta y entró. — Decker dijo que estabas dispuesta a hablar conmigo, — murmuró, moviéndose alrededor de la mesa para reclamar la silla frente a ella. — ¿Te refieres a escuchar, ¿no? — Preguntó Sam en voz baja, mientras se hundía en el asiento. Se miraron uno al otro en silencio, y luego su mirada se detuvo en su boca. — Muéstrame los dientes. No era una petición, notó Mortimer, pero no estaba enfadada por como hacia la petición. Estaba molesta. ¿Qué mortal en su sano juicio no lo estaría? Hasta ahora, los vampiros habían sido siempre los monstruos ficticios. Además, él prefería hablar de su mala forma al iniciar la conversación y lo sabía. A pesar de que probablemente nunca había sido fácil tener esta conversación. ¿Había mejores formas de manejarlo de lo que había hecho? Sin duda. Sin embargo, Mortimer dudaba en mostrar sus dientes. Tenía fobia a los murciélagos, o vampiros, o ambos, y no quería tener que verla a su vez mirarle con repugnancia. — Por favor. — Esta vez su tono fue mucho menos pronunciado, casi conciliador. Le dio esperanza.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sin duda, a Sam no le importaba si era grosera si no se preocupaba por él, se dijo a sí mismo cuando abrió su boca y permitió que sus colmillos se deslizaran a su lugar. A continuación, rápidamente los retractó y cerró la boca, tragó el líquido que se habían reunido en la parte posterior de su garganta. — ¿Te duele cuando caen? — Preguntó ella, parecía más curiosa que otra cosa. — No. — ¿Que sientes cuando salen? Mortimer se permitió pensar la pregunta, en realidad nunca había pensado en cómo se sentía cuando los dientes se deslizaban hacia fuera. Por último, dijo, — No realmente. Se parece más a la sensación de la flexión de la rodilla. No es que realmente lo sientas, pero sabes que está pasando. Sam asintió con la cabeza y luego cambió la mirada de su boca a los ojos. — Decker dijo que ibas a explicarme las cosas. Mortimer asintió con la cabeza y luego hizo una pausa para ordenar sus pensamientos, sin saber por dónde empezar. — Bueno , — dijo finalmente, — Soy un inmortal. — ¿Te refieres a un vampiro, ¿no? — Preguntó secamente. Mortimer hizo una mueca. — Algunos nos llaman eso. — ¿Pero no te gusta? Sacudió la cabeza. — Los vampiros son monstruos. Atacan a la confiada presa... eh... la gente, y se alimentan de ellos.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— ¿Pero tú no? — No , — dijo Mortimer a la vez. — Yo ingiero bolsas de sangre que obtengo de un banco de sangre. Al igual que un hemofílico, — añadió con inspiración. — La única diferencia es que ellos reciben transfusiones y que nosotros la ingerimos a través de los dientes. — ¿No muerdes? —Preguntó Sam con una extraña combinación de disgusto y decepción. — Nosotros no mordemos. En realidad no. Rompemos la bolsa con nuestros dientes. — Deseando haber traído una bolsa con él para demostrárselo, Mortimer abrió la boca, dejó que los colmillos bajaran, y luego hizo el gesto con la mano vacía como lo haría si estuviera a punto de comer. — Huh. — Sam de repente se sentó en su asiento, su cuerpo mucho más relajado. Parecía que una bolsa de succión de vampiro no era tan aterradora. Mortimer fugazmente jugó con la idea de admitir que lo hacían en ocasiones, en situaciones de emergencia "en el casco", como le gustaba llamarlo. Que él mismo lo había hecho hacía apenas unos días en Minden, pero luego decidió que era probablemente mejor dejar la confesión para más adelante. Mucho más tarde. — No te ves muerto. Mortimer hizo una mueca, cuando se dio cuenta que tenía mucho que aclarar aquí. — No estoy muerto, — dijo pacientemente. — Drácula es ficción, aunque se basaba en uno de nosotros y es similar a nosotros en algunos aspectos.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Si no estás muerto, ¿cómo has podido tenerlos? — Sam hizo un gesto hacia su boca. — Nano, — espetó Mortimer. Sam alzo las cejas. — ¿Nanos? ¿Te refieres a la ciencia? ¿El vampirismo es de carácter científico? — Exactamente, — dijo alegremente. — Veras, nuestros científicos encontraron una manera de combinar la nanotecnología y la microbiología para crear microscópicos nanos que se tiraron en el torrente sanguíneo, viven allí y se multiplican. Fueron diseñados para reparar las lesiones y luchar contra las infecciones o enfermedades como el cáncer y luego se desintegrarían y se desprenderían del cuerpo como residuos. Aliviado de que estaba escuchando con una expresión de consideración, Mortimer, señaló, — Fue realmente un gran avance científico, cuando se piensa en ello. — Sí, — ella estuvo de acuerdo con voz débil, y luego preguntó, — ¿Así que te dieron estos nanos porque estabas lesionado o enfermo? — No. Yo nací siendo un inmortal. Mis padres eran inmortales, y me lo pasaron en su sangre. — Pero... Eso significaría que esta tecnología ha estado a tu alrededor ... ¿qué? ¿Treinta años o algo así? — Preguntó Sam incrédula. Mortimer vaciló. Este día, iba a ser difícil para ella aceptarlo. — No son mortales, los médicos que crearon estos nanos, Sam.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Se sentó abruptamente, con una expresión de horror en su rostro. — ¿Eres un extraterrestre? ¿Me acosté con Alien? — No, no, — le aseguró, atrapando su mano cuando ella empezó a saltar por encima de la mesa. Sam hizo una pausa, su expresión insegura, pero no volvió a sentarse. — No soy un extraterrestre, — le aseguró Mortimer, aliviado cuando se hundió lentamente en su asiento y, a continuación añadió, — Soy un atlante. Al ver que no parecía mucho más aceptable para ella, respiró hondo y comenzó a explicar. — Muy bien, —dijo Sam lentamente durante varios minutos más tarde. — Así que me estás diciendo que realmente era una manera de volver a Atlantis. Erais muy avanzados tecnológicamente, y uno de vuestros científicos tuvo una intuición con este negocio y creó nanos pequeños que podrían reparar y regenerar el cuerpo humano. — Hizo una pausa, y cuando él asintió con la cabeza, preguntó, — Los Atlantes eran humanos, ¿no? Mortimer asintió de nuevo y, a continuación añadió, — En realidad, los nanos hacen mucho más que la reparación y regeneración. Mantienen a sus anfitriones en su estado máximo. Mejoran el estado óptimo. Somos más fuertes y más rápidos que los mortales. Sam recordó el modo en que la había cogió y salió corriendo del oso en el bosque. Asintiendo con la cabeza, alargó la lista de lo que había aprendido, — Los científicos trataron estos nanos en varias personas antes de darse cuenta de que debido a que el cuerpo humano está en constante necesidad de reparación,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

el nanos nunca mueren y se desintegran, sino que continúan su trabajo ocupados en mantener a su gente saludable y en forma de... — Hizo una pausa y le preguntó, — ¿Cuánto tiempo? — ¿Cuánto tiempo? — ¿Cuánto tiempo dura? — Explicó. — ¿Por cuánto tiempo vas a estar en forma y saludable? ¿Hasta que envejeces y mueres de vejez? — Eh ... — Mortimer frunció los labios. — Bueno, realmente no envejeceré. — No envejecerás, — repitió ella con voz débil. Mortimer sacudió la cabeza. — El envejecimiento es visto como una lesión, así que las células de reparación de nanos mantienen el cuerpo joven y saludable. Ella abrió los ojos con incredulidad y volvió a preguntar, — ¿Por cuánto tiempo? — Bueno, eso es diferente para todos, por supuesto. Los Nanos, no pueden evitar los riesgos de accidente. Si uno de nosotros es decapitado o quemado en un incendio... —Se encogió de hombros. — Morimos. — Sí, pero salvo un accidente o ser quemados hasta la muerte... ¿cuánto tiempo pueden mantenerse en forma y saludables? — Preguntó Sam sombría. — Nadie sabe la respuesta a eso, — admitió Mortimer. — Nadie lo sabe, — dijo lentamente, frunciendo la boca con desagrado. — Entonces, ¿qué edad tiene el inmortal más antiguo?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— ¿El más antiguo? — Se movió y desvió la mirada, con aspecto incómodo. — Creo que el más antiguo que conozco es mi jefe, Lucian. — ¿Y ¿qué edad tiene? — No estoy seguro. Nació en la Atlántida antes de la caída, pero no sé el año exacto. Es... — ¿Nació en Atlantis? — Sam lanzó un grito. — Y cayó la Atlántida, ¿qué? ¿Hace un par de miles de años? — Muy cerca, — murmuró Mortimer. — ¿Y parece tan joven como tú? — Preguntó con horror. — Bastante. Todos estamos en unos veinticinco a treinta. Sam se sentó en la silla mientras trataba de aceptarlo, y luego le miró fijamente cuando una cuestión de repente se le ocurrió. — ¿Qué edad tienes? — ¿Yo? — Preguntó con una mueca. — Sí. No tienes un par de miles de años, ¿verdad? — No, no, — le aseguró rápidamente, y Sam estaba comenzando a relajarse cuando, añadió, — Yo sólo nací en 1210. El aire salió de ella con un silbido y luego lo succionó de nuevo para jadear, — ¡Tienes, unos que, ochocientos años! — Mas o menos, — admitió en tono de disculpa.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Pero eso. Podrías tener la edad de mi abuela. De mi bisabuela, incluso. — Eso es altamente improbable, —le aseguró Mortimer, y luego agregó con ironía. — Perdí el interés en las mujeres hace siglos. Sus cejas se levantaron y le espetó, — Pudiste haberme dañado por los acontecimientos que tuvieron lugar anoche. Si ese es tu desinterés, me gustaría ver lo que es el interés para tu pueblo. Probablemente me habrías lisiado si estuvieras interesado. — Oh, bueno, quería decir que no tenía ningún interés en otras mujeres; estoy interesado en ti, — explicó, y añadió, — Eso es porque eres mi compañera de vida. Cuando ella le miró sin comprender, Mortimer explicó, — Soy capaz de leer las mentes de la mayoría de las mujeres, y capaz de tomar el control de ellas. Cuando eso ocurre se acaba toda la diversión con ellas. No tienes que adivinar lo que quieren, lo puedes sacar desde sus mentes. No tienes que tener conversaciones, es más fácil leer sus pensamientos. En cuanto al sexo... — Hizo una pausa y puso una cara y luego dijo, — Bueno, francamente, es posible así que sólo te masturban porque sin querer, tendrán que hacer todo lo que quieras. El sexo, como la alimentación, involucra tanta intimidad que nuestra mente instintivamente toma el control. Mortimer le tomó la mano y la miró a los ojos cuando dijo, — Pero tú eres diferente. Nada de eso es una preocupación contigo. No puedo leer o controlar tu mente. Sam suspiró. Se veía y sonaba serio, y parte de ella quería lanzar sus brazos alrededor de él y abrazarle, pero todavía tenía tantas preguntas. Hizo una


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

mueca, liberó su mano del agarre y dijo, — Todavía no entiendo todo. Como, ¿de dónde salen los colmillos y el asunto de la sangre, por donde entra? — Oh. — Mortimer hizo una mueca. — Bueno, los nanos usan la sangre para alimentarse, así como para hacer las reparaciones y regenerarse y así sucesivamente, pero usan demasiada sangre, más de la que nuestros cuerpos pueden suministrar. Nos obliga a encontrar más sangre para ellos, — explicó. — Eso no habría sido un problema si los Nanos se hubieran desactivado y el desglose que se esperaba una vez que habían terminado sus reparaciones. Pero los científicos no habían tenido en cuenta que el cuerpo está en constante necesidad de reparación. — ¿Lo esta? — Preguntó con sorpresa. — Claro que sí. La luz del sol daña el cuerpo, así como los factores ambientales, y las cosas que comemos o bebemos. Incluso el simple paso del tiempo daña el cuerpo. Mientras estamos aquí sentados las células están envejeciendo, rompiendo y muriendo, lentamente, una por una. El cuerpo nunca deja de tener algo que necesita reparación. — Así que los nanos nunca se desintegran, — se dio cuenta. Sacudió la cabeza. — ¿Y los colmillos? — Cuando los nanos se crearon por primera vez, las personas que habían sido inyectados con ellos recibieron transfusiones de sangre a diario para mantener a los nanos lejos de atacar a los órganos del huésped en busca de sangre. Pero cuando la Atlántida cayó, los que sobrevivieron se vieron atrapados en un


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

mundo que no era tan avanzado como la Atlántida. No había médicos ni bancos de sangre y donantes. Sam asintió con la cabeza, imaginando lo horrible que debió haber sido. Sería como si de pronto te vieras transportado a la Edad Media, sólo con un problema de salud. Ella no lo podía imaginar. — ¿Qué hicieron? — Algunos tuvieron una horrible muerte dolorosa cuando los nanos atacaron su cuerpo, devorando sus órganos en busca de sangre. Otros… — ¿Qué otros? — Preguntó cuando vaciló, sabiendo que no le iba a gustar lo que venía. — Algunos se convirtieron en carniceros, matando a los mortales, drenando su sangre en cuencos o cubos y luego bebiéndola para sobrevivir. Es un momento del que nuestro pueblo no está orgulloso, — admitió, desgraciadamente, pero luego se apresuró a decir, —Pero en otros, los nanos evolucionaron. Habían sido programados para mantener vivo a su anfitrión y les introdujeron cambios físicos que les ayudaron a las nuevas circunstancias. Por ejemplo, nuestro pueblo, comprendiendo que la luz del sol daña la piel, la evitó tanto como era posible y se movían principalmente por la noche de modo que tuvieran que tomar la menor cantidad de sangre posible. En respuesta, los nanos alteraron nuestros ojos para permitir una mejor visión por la noche. — Se detuvo entonces y dudó antes de admitir, —También trajeron los dientes como un medio para obtener la sangre. Sam cerró los ojos. Le había dicho que no mordían a las personas, pero se alimentaban de sangre de los bancos de sangre. Por supuesto, muy bien podía ser cierto todo lo que había dicho, pero el primer banco de sangre sólo se había establecido en la década de 1930. Habían tenido que alimentarse de sangre de esa forma de los mortales, hasta que existieron otras formas… alternativas.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Drácula existía, Sam se dio cuenta. Sólo que, en realidad, no fue el resultado de una maldición, y era un no-muerto, pero aún tenía su alma. Jesús, pensó de pronto, el hombre que amaba tenía ochocientos años de edad. Sam se puso rígida. ¿Ella le amaba? Por supuesto que sí. ¿Que estaba mal en ella? Enamorarse de un cantante era lindo, de un no muy exitosa banda y él resultó ser un vampiro. Perfecto, pensó, y luego frunció el ceño al recordar que él no estaba en una banda. — Así que cazas vampiros renegados para el consejo de los vampiros,— recordó. — Bueno, sólo se llama el Consejo, no el Consejo de vampiros, — mirándola con dolor.

dijo,

— Como el mar. — Sam hizo un gesto restándole importancia. —¿Y estás aquí en busca de uno ahora? — Sí. — ¿Y qué hizo este vampiro para convertirse en un rebelde? — Él o ella ha estado mordiendo a los mortales aquí, — admitió a regañadientes. — Pensé que habías dicho que tu gente no mordían a mi pueblo que se utilizan bolsas de sangre, — dijo en tono acusador. — Lo hice. Lo hacemos, — dijo Mortimer rápidamente. — Eso es lo que hace de este chico un rebelde. Morder a los mortales va contra nuestras leyes. Es la


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

razón por la que estamos aquí. Detenerlo, atraparlo, y presentarlo al Consejo para su juicio. Sam se sentó en el asiento con un pequeño suspiro. Se suponía que no podía culpar a todos por una manzana podrida. Entre los mortales había delincuentes que rompieron las leyes también. Ese pensamiento hizo preguntar con interés, — ¿Así que tu gente tiene su propio conjunto de leyes? — Oh, sí. No podemos estar obligados por las tuyas. Es decir, los mortales no pueden hacer que los inmortales sigan tus leyes. Es muy fácil para nosotros atrapar sus mentes y convencerlos de que no hemos hecho algo, o no estábamos haciéndolo, no existimos, y así sucesivamente. Sam asintió lentamente. Se suponía que iba a ser una pesadilla para los mortales de la policía tratar con inmortales y que tuvieran sus propias leyes y que fuesen capaces de ejecutarlas sería necesario. Le hizo sentirse más bien curiosa. — ¿Cuáles son tus leyes? — No estamos autorizados a morder mortales a menos que sea una emergencia absoluta, y no se nos permite convertir a más de un mortal en la vida. Sam esperó, pero al no añadir nada más, le preguntó con incredulidad, — ¿Eso es todo? Un par de miles de años para llegar a tus propias leyes, ¿y esas son todas? — Ella resopló con disgusto. — Por Dios, incluso los mandamientos de Moisés son diez. — Bueno, tenemos unas cuantas más, — dijo a la defensiva. — No se supone que podemos llamar la atención sobre nuestro pueblo o dejar que los mortales se enteren de nosotros.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Bueno, tú se lo has soplado a uno, — señaló Sam. — Me acabas de decir todo al respecto. — Eso es diferente, tu eres mi compañera de vida. — ¿Compañera de vida? — Ella chasqueó con impaciencia. — Esta es la tercera vez que has mencionado ser mi compañero de vida y Decker dijo algo acerca de eso también. ¿Qué es un compañero de vida? Mortimer dudó y luego dijo, — Es la única persona que no sabes leer ni controlar. Esa es la primera señal de un compañero de vida. — ¿El primer signo? —Preguntó Sam con interés. — ¿Hay otros? Él asintió con la cabeza. — Cuando vemos por primera vez a nuestro compañero se hace difícil bloquear nuestros pensamientos de ser leídos por otros inmortales. Las cejas de Sam se levantaron. — ¿Hay que bloquear los pensamientos a otros inmortales? — Podemos leernos unos a otros como leemos a los mortales si no se bloquean nuestros pensamientos. Es algo que aprendes a hacer pronto. No es difícil, pero requiere un cierto grado de concentración que parece faltar cuando por primera vez en nuestra vida conocemos a nuestro compañero. Estamos abiertos de repente y somos vulnerables a ser leídos por otros, —admitió Mortimer con una mueca y, rápidamente, añadió, — Otro síntoma es un repentino despertar de apetitos. ... Para la comida y el sexo, — añadió, y luego rápidamente explicó, — La mayoría de los inmortales pierden el interés en la comida poco después de pasar su primer siglo. Después van a comer de vez en cuando, en funciones especiales y tal, pero la mayoría subsisten con la sangre solamente.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Desde que le conocía el hombre había comido como un caballo, Sam simplemente preguntó, — ¿Se pierde demasiado interés en el sexo después del primer siglo? — Eso pasa en momentos diferentes dependiendo de la persona, — dijo con un encogimiento de hombros. — Para mí, perdí el interés hace... no sé, hace dos o trescientos años. — He notado que el apetito sexual sobrevivió más tiempo que el de los alimentos, — dijo secamente. Mortimer sonrió. — C'est la vie. Sus palabras le sorprendieron e hicieron que Sam riera un poco, entonces suspiró. — ¿Y ahora qué? — Ahora , — dijo lentamente, — Tienes que decidir si estás dispuesta a ser mi compañera de vida. — Pensé que ya estaba decidido, — dijo con sorpresa. — Tú dijiste que tenías todos los síntomas. — Sí, lo sé. Y tu eres mi compañera de vida, pero eso no significa que estés de acuerdo en serlo a cambio, — dijo en voz baja. —Si deseas incorporar tu vida a la mía. — ¿Qué pasa si no quiero? — Preguntó ella con curiosidad.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer se quedó en blanco con la sugerencia, pero dijo, — Si no aceptas, tu memoria sobre mí se borrará y tu vida seguirá como si nunca me hubieras conocido. A Sam no le gustaba esa idea en absoluto. — ¿Y si estoy dispuesta a hacerlo? — Entonces tienes que decidir si estás dispuesta a ser transformada. — ¿Transformada? — Sam frunció el ceño. — ¿Quiere decir que podría ser... — Inmortal, —terminó Mortimer y asintió. — Inmortal, — susurró. Sam supuso que eso significaría una especie de transfusión de sangre de sus ricos nanos, pero estaba más preocupada por los resultados de la transformación. Ser inmortal. La idea de permanecer joven para siempre, no era mala. Y ser más fuerte y más rápida sonaba maravilloso, pero la de comer de bolsas de sangre era realmente escalofriante. Se habría olvidado de eso, tal vez, para estar con Mortimer, pero... — ¿Cuál es el truco? — Preguntó de repente. — ¿Truco? — Preguntó Mortimer. — La desventaja, — explicó. — Siempre hay un lado negativo. Me ofreces la eterna juventud, contigo, un guapo, inteligente, y divertido compañero... Morder bolsas de sangre no suena muy bien, pero tiene que haber algo más negativo que eso. — Bueno, tendrías que permanecer fuera del sol tanto como fuera posible, — admitió.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Estuviste fuera el día que fuimos de compras, y el día que fuimos al lago, y… — Podemos salir a la luz del sol, pero eso significa más consumo de sangre. — Oh. — Meditó sobre eso. — ¿Qué pasa con el ajo y todas esas cosas? — El ajo es delicioso, — dijo Mortimer simplemente. — Puedes comer ajo si lo deseas. Y entrar en las iglesias. Todas esas cosas en las películas de vampiros son mitos... — ¿Pero? —Preguntó bruscamente. — He oído un pero no dicho. Mortimer suspiró y asintió lentamente. — Pero el problema es la edad. Se pueden hacer preguntas si vives en cualquier lugar cercano, o confraternizas con los mortales durante más de diez años y no muestras signos de envejecimiento. La mayoría de nosotros tiene que moverse cada diez años... y los que trabajan entre los mortales tienen que cambiar de trabajo, a menudo también. — Lo abandonan, —respiró Sam, y fue un extraordinario. Ella misma estaba trabajando a muerte por una carrera de la que podría tener que desertar en diez años, se dio cuenta Sam y, a continuación Mortimer le dijo lo que confirmó sus presentimientos. — Tendrías que dejar a tus hermanas en diez años también.


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

Capítulo 18 Sam miraba por la ventana, con los ojos fijos en casa de Decker, en busca de cualquier signo de Mortimer. Si los hombres estaban despiertos, no había visto ninguna señal de ello, pero no se sorprendía. Mortimer estaba evitándola, tratando de darle la oportunidad de hacer su elección. Le había dicho que era lo que pensaba hacer cuando la había dejado la semana pasada después de explicarle lo que él le ofrecía. Sam entendió que le estaba dando espacio y tiempo para pensar, y lo apreciaba, pero le echaba de menos. Un suspiro de frustración se le escapó de los labios, y se paseó por delante la ventana, sólo para girar de nuevo y volver al lugar que había sido inolvidable en las últimas noches. Alex y Jo habían salido de la casa después de la cena, esperando que ella y Mortimer usaran ese tiempo para estar juntos. Sam les había permitido pensarlo, sabiendo que necesitaba el tiempo a solas para decidir su futuro... el de sus hermanas, y el de Mortimer también. Lo que decidiera afectaría a todos los que amaba, que era lo que hacia que esa decisión fuera difícil de tomar. ¿Se agarraba al anillo de latón y elegía a Mortimer... y tendría que desaparecer de la vida de sus hermanas en diez años? ¿O si elegía a sus hermanas, tendría que renunciar a Mortimer, incluso al recuerdo de él? La sola idea hizo que su boca quedara seca y los músculos se tensaran con ansiedad. Era difícil creer que no lo notara hasta hacía una semana que él ni siquiera había estado en su radar. En ese tiempo de alguna manera se había ganado un lugar en su corazón, ahora resultaba difícil seguir sin él. Mortimer estaba siempre en su mente, sus pensamientos atrapados en todo lo que había dicho y hecho, con los ojos constantemente buscando en la casa de al lado con la esperanza de vislumbrarle caminando hacia el SUV que los hombres habían dejado para su noche de caza para su pícaro. Sólo entonces podría renunciar a


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

sus paseos para quedarse con sus pensamientos frenéticos, hasta que finalmente iba a la cama, donde seguían corriendo hasta que oyó al SUV volver y pudo sentarse a ver a Mortimer hacer la corta caminata hacia el interior de la casa otra vez. Sam finalmente se quedó dormida, sólo para ser perseguida por él en sus sueños. A pesar de sus horas de insomnio, por lo general Sam despertaba alrededor de las once. Agotada y gastada, se arrastró durante todo el día, furiosa por sus pensamientos en su mente como una rata atrapada en un laberinto, buscando tomar la dirección correcta. Los ojos de Sam captaron un movimiento a través de la puerta de la cocina de Decker. Había pensado que había visto el movimiento más allá de la ventana. Por un momento, permitió albergar en su corazón la esperanza de que Mortimer podría querer verla esta noche antes de que los hombres fueran de caza, pero luego anuló esa esperanza, sabiendo que no iba a suceder. Él esperaría su decisión hasta mañana por la mañana como había prometido. Mortimer dijo que tenía que darle su decisión antes de salir con sus hermanas para regresar a la ciudad. Sam todavía no tenía una respuesta en mente. Se apartó de la ventana con rabia, con la mirada desesperada deslizándose alrededor de la casa en busca de una distracción. Pero estaba silencioso y vacío. Alex y Jo habían ido a Anderson. La pareja estaba teniendo su partido habitual de los sábados por noche, y como era su última noche, sus hermanas habían decidido asistir. La habían tratado de convencer, pero no con demasiado empeño, porque todavía estaban bajo la creencia errónea de que estaba disfrutando de sus tardes con Mortimer. Si lo supieran, Sam pensó con amargura, deseaba que lo hicieran, y poder explicarles las cosas, Jo y Alex lo habrían entendido, estaba segura, y mantendrían el secreto, y entonces no tendría que elegir entre ellas o Mortimer,


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

pero le había dicho que no estaba permitido. Cuantos más conocían el secreto, más riesgo había de que los descubrieran, de salir de su pueblo, de ser perseguidos y sacrificados por miedo. Con un suspiro, Sam se obligó a calmarse y pensar las cosas lógicamente. Había un montón de ventajas en la elección por Mortimer. Seguiría siendo joven, nunca enfermería, etc. Por supuesto, la cuestión de la sangre era un pequeño problema. Encontró la idea más bien grave, pero podría pasar si tan sólo pensara en ello como la medicina, como el aceite de hígado de bacalao o algo así. Mortimer dijo que de todos modos no lo saboreaba cuando ―mordían la bolsa‖. Eso sí, no estaba satisfecha con la idea de estar atrapada en su cuerpo flaco durante siglos, y los implantes mamarios no se contaban como una posibilidad, pero... Sam hizo un chasquido de disgusto. Nada de eso era importante para ella. Nunca había soñado con vivir para siempre, o temer a perder su juventud, y pensar que era sólo una manera de evitar los problemas reales. El verdadero problema era la gente involucrada. La gente que amaba. ¿Si le escogía, perdería a sus hermanas, así como a su carrera, que había trabajado largo y duro para lograrla? ¿O si elegía a sus hermanas, mantendría su carrera, y perdería a Mortimer? Se trataba de una elección imposible. Ella y sus hermanas sólo se tenían unas a las otras. No tenían una relación muy estrecha con su tía y tío restante, sino que pasaron todas sus ocasiones especiales por sí solas. Desde Navidad, cumpleaños, Acción de Gracias, y Semana Santa, todos los pasaron las tres juntas. Y se llamaban unas a las otras todo el tiempo, y... ¿Cómo se podría eliminarse Sam a sí misma de esa ecuación y dejar a las dos solas a su suerte? Por otra parte, ¿cómo iba a renunciar a Mortimer? No podría sufrir tanto, se recordó. Se había explicado que iba a borrar sus recuerdos para que al menos no recordara lo que le faltaba. Pero él... le había explicado que los compañeros de vida eran raros y especiales, a veces solo ocurría una vez en la


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

vida, aunque sí sabía de unos pocos que habían tenido la suerte de encontrar otro después de perder al primero. Ella era la primera que Mortimer había encontrado en ochocientos años. Si elegía a sus hermanas, mientras que ella no podría recordar, se daría por vencido, lo haría, y podrían pasar siglos antes de encontrar otra que ocupara su lugar, si alguna vez la encontraba. Sam quería a Mortimer demasiado como para no saber que hacer con él. Y a pesar del hecho de que ella no podría recordarle, no quería hacerle eso tampoco. Él podría ser su única oportunidad en el amor. La idea de dejarle marchar era insoportable, pero también lo era la idea de tener que alejarse de sus hermanas. Se pasó las manos por el pelo y tiró con saña de los mechones, la frustración la atravesaba. Sam no sabía qué hacer. Simplemente no podía decidir. No quería dejar a ninguno. Todo el asunto estaba dirigiendo su odio a la idea de que no envejecían. Si no se quedaba eternamente joven, sino que decaía con la edad, podría estar con Mortimer y quedarse con sus hermanas también. Sam se detuvo abruptamente cuando el pensamiento se afirmó en ella. Mortimer dijo que tenía que decidir si quería ser su compañera de vida, y, a continuación si deseaba que fuese convertida en uno de ellos. Eso significaba una cosa, podría estar con él, se dio cuenta Sam, y si no la convertía, no tendría que abandonar a sus hermanas. No solucionaba del todo sus problemas, por supuesto. Envejecería con la edad, mientras que Mortimer no y así sucesivamente, pero al menos no tendría que salir de la vida de sus hermanas, después de diez años. Podría quedarse y ver a Alex y a Jo bastantes veces y tal vez le permita convertirla más tarde o algo. Por supuesto, Mortimer tendría que retirarse de sus vidas en diez años. O tal vez veinte años, pensó. Si se teñía las patillas de gris, y se vestía un poco anticuado mientras las visitaban, podrían ser capaz de exprimir otros diez años antes de que tuviera que dejar de verlas. Tal vez más, después de todo, cada día


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

había avances en los productos cosméticos. Puede que lograran aparentar veinticinco o incluso treinta años antes de que él tuviera que dejar de ver a sus hermanas. Pero Sam aún las podía ver si aparentaba mayor edad, podría crear algunas excusas de porque no veían a Mortimer, e incluso alegar divorciarse de él o algo así. Sabía que finalmente tendría que renunciar a ellas, pero esperaba que fuera más fácil si estaban más asentadas, con sus propias familias. Era un riesgo, sin embargo, y Sam lo sabía. Cabía la posibilidad de que pudiera tener un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, o estar en un accidente, pero en realidad ni siquiera como un inmortal existía la posibilidad de estar en un accidente de coche y conseguir salir decapitado, o quedar atrapados en el vehículo y quemarse vivos. La vida estaba llena de riesgos. Lanzó un largo y lento suspiro de alivio por haber llegado a una decisión con la que podría vivir, y frunció el ceño cuando un consiguiente número de dudas, surgieron en su mente. Eso era, aunque sabía que le amaba, Mortimer-por desgracia-no había reciprocado el amor que ella dijo abiertamente. En su lugar, había dicho que le gustaba como el tipo "para algún tipo de amor eterno". ¿Qué diablos era eso exactamente? Se preguntaba con tristeza. ¿Y por qué no había utilizado el ―yo también te amo‖? Sam era abogado, y para ella el hecho de que no hubiera dicho te amo probablemente era porque él no lo hacía. Temía que no fuera más que la solución para ella porque no podía leer su mente o no tenía control sobre ella y los que se consideraban signos de un compañero de vida para su clase. Mortimer parecía pensar que era lo mismo que el amor, pero Sam no estaba segura. No quería ser ‗su estaré ahí por su chica‘. Por otra parte, si existía la posibilidad de que él la amaba, o incluso podría llegar a amar, no quería renunciar a él y que su mente fuera limpiada. Hizo una pausa en la ventana, cuando el sonido de un motor atrajo la mirada hacia el lago, y un barco navegó a la vista. Subiendo, girando en el interior justo


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

cuando pasó su muelle, y hay fue cuando se dio cuenta de que era la guardia costera volviendo después de una excursión. Los ojos de Sam inmediatamente se trasladaron a la mesa y al pastel que esperaba al lado por la apreciación del trabajo. El pastel fue el tercero que Alex había hecho esta semana. Lamentablemente, nunca su vecino parecía estar en casa para aceptar la entrega, y antes de arriesgarse a darle un pastel que habría estado mal, Alex había hecho otro el martes y luego otro por la mañana. Por supuesto, ella, Jo, y Alex se habían visto obligadas a comerse los pasteles en lugar de tirarlos a la basura. Parecía que no tendrían que comerse este sin embargo. Alex había preguntado a Sam que mantuviera un ojo fuera y que debía entregárselo a Grant cuando apareciera, y allí estaba. Ella también podría seguir su ejemplo y conseguir arreglarse el pelo, pensó Sam. El paseo y el aire fresco podían ayudar a aclarar sus pensamientos. Asintió con la cabeza, cogió el pastel y luego se dirigió hacia la puerta. No había ningún camino de su propiedad a la de Grant. Su casa estaba elevada sobre un acantilado. Solo de unos tres pies y medio de alto, pero estaba llena de piedras y malas hierbas de estatura media. Tenía que caminar hasta el carril y el camino de grava hasta llegar al camino de entrada. Sam sabía que había que prestar atención e ir despacio mientras caminaba, el camino estaba lleno de baches para tropezar o torcerse un tobillo, por lo que le llevó unos momentos llegar a la pequeña casa en el pequeño acantilado. Su mirada se deslizó sobre el edificio, se trasladó a la cubierta de la pequeña proa. Grant era durante el año un residente permanente, la casa estaba habitada, había un Ski-Doo estacionado al lado de un Sea-Doo, bajo el toldo ancho junto a la cochera.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam volvió su atención hacia el muelle entonces, notando que el barco estaba atado, y el muelle vacío. Su mirada se deslizó hasta la puerta de la casa para ver que estaba abierta. Sam subió los escalones de la entrada bostezando y miró dentro. — ¿Grant? — Llamó, y le pareció oír la respuesta de algún lugar en su interior. Por lo menos le oyó decir algo, y atravesó con cautela el umbral. Hizo una pausa en la cocina sin luz dentro de la puerta, su corazón se llenó de incertidumbre, — ¿Grant? Alex me envió con un pastel y tu cheque. Sonó un fuerte estruendo, seguido por una maldición, y Sam miró hacia una puerta abierta y luego se trasladó rápidamente a ella y se encontró en la parte superior de un conjunto de escaleras que conducían hacia abajo. Preocupada de que el hombre se hubiera hecho daño, corrió hacia abajo y hacia la única puerta abierta con una luz en el interior. — ¿Grant? ¿Te lastimaste? — Preguntó Sam, corriendo a la puerta, y luego se congeló en la entrada, con los ojos cada vez más abiertos ante la vista frente a ella. Grant estaba de pie frente a una nevera abierta, una nevera que estaba a sus pies volcado a un lado. Evidentemente se había caído abierto y se estrelló, saliendo despedido su contenido en varias direcciones. Media docena de bolsas de sangre se habían derramado, al menos una de ellas se había roto. La sangre brotaba de la bolsa perforada y corría en arroyos a través de las baldosas de color blanco. — Oh, —susurró ella, mientras elevaba la vista de los pies de Grant para finalmente ver su rostro sorprendido por verla allí. Por un momento, ambos parecían congelados, y clavó los ojos en el hombre, teniendo en cuenta el hecho de que se veía cerca de veinticinco a treinta, estaba en óptimas condiciones, y había un destello de plata en sus ojos azules que le recordaba a Mortimer. Si eso


Lynsay Sands

The Rogue Hunter

y la sangre no la convencieron de que era inmortal, los colmillos que salieron de su boca lo hizo evidente. Algunos de sus vecinos eran inmortales, al parecer... y al menos que hubiera montones corriendo por allí, Grant era probablemente el rebelde, se dio cuenta con horror. Dejo caer el pastel, Sam se giró y echó a correr hacia la escalera, su corazón se hundió con una refriega detrás de ella advirtió que esto se había convertido en una caza. Los inmortales eran más fuertes y podían correr más rápido que los mortales, recordó que le había dicho Mortimer, y sabía que no tenía ninguna oportunidad.

***

— Te amo.— Mortimer se apartó del micrófono en la sala de grabación para echar un vistazo a Bricker, cuando el más joven inmortal le miró con impaciencia. — ¿Qué dijiste? — Sabia que no me estabas escuchando, — dijo Bricker con exasperación. Mortimer hizo una mueca, reconociendo que no le había escuchado. Había estado distraído y perdido en sus pensamientos y preocupaciones desde su conversación con Sam. Había sido la cosa más difícil del mundo mantenerse alejado de ella, pero sabía que tenía que hacerlo. Necesitaba tiempo para pensar, sin él distrayéndola. Le estaba pidiendo que renunciara a muchas cosas. Estaba cerca de sus hermanas y había trabajado duro para su carrera.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Te decía, cuando hablaste con Sam la otra noche, ¿le dijiste 'Te amo'? — Repitió las palabras que habían llamado la atención de Mortimer en primer lugar. —Dijiste que la amas, ¿verdad? Mortimer se le quedó mirando. Sí. Él la amaba. Querido Dios, ¿por qué si no iba a ser un infierno? Habían sido menos que inútil las últimas dos noches mientras estaban de caza, más que nada un cuerpo después de otro, dos sin una sola sugerencia útil para encontrar al renegado. Mientras que los otros dos habían planeado y sugirieron formas de tender una trampa, Mortimer se había sentado deseando haberse quedado de alguna manera convenciendo a Sam para que fuera su compañera de vida. Y reprendiéndose a sí mismo por simplemente no llevarla a la cama y no dejarla salir hasta que estuviera de acuerdo en ser su compañera. Ella era suya, ¡qué caramba! No había duda de si debía ser su compañera de vida o no. Ella simplemente lo era. — No le has dicho que la amas, — dijo Bricker, sonando decepcionado al mismo tiempo, era evidente que había leído su mente. Sacudiendo la cabeza, dijo, —A las chicas les gusta oír esas cosas, Mortimer. — Yo le dije que estaría ahí siempre para ella, —se defendió Mortimer, pero sabía que no era lo mismo. Tal vez debería haber dicho que la amaba. — ¡Oh hombre! — Bricker lanzó un suspiro de disgusto mezclado con resignación. —Este asunto del compañero de vida realmente tiene que meterse en tu cabeza. Solías ser el más listo. Mortimer frunció el ceño. — No soy el más inteligente. — Ya no, —estuvo de acuerdo Bricker con sequedad. — Ve y dile a la mujer que la amas. Es lo menos que puedes hacer si tienes la esperanza que de que te elija en lugar de su familia.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer dudó un momento, pero luego asintió y se dirigió a las escaleras. Iría allí ahora mismo, le diría que la amaba, se lo demostraría. Rendiría culto a cada centímetro de su cuerpo hasta que no pudiera soportar la idea de no experimentar el placer otra vez. El… — Mantendré a las chicas ocupadas si regresan antes de que hayas terminado para que puedas hacer el trabajo correctamente, — se ofreció Bricker, revelando una vez más que se colaba a escuchar en su cabeza. Esta vez Mortimer no le regañaría, le agradecería su custodia de Jo y Alex para mantenerlas lejos, decidió al bajar el escalón más alto en la cocina. — No hay problema, — le aseguró Bricker, como si hubiera hablado los pensamientos en voz alta. A continuación, colocó una mano sobre su hombro, abrió la puerta, después la otra, y le impulsó con firmeza a través de ella. — Ve por ella, tigre. Asintiendo con la cabeza, Mortimer salió y se dirigió a las escaleras a un ritmo rápido. Continuó atravesando el patio con velocidad y recorrió el camino a través de los árboles, pero sus pasos se desaceleraron al cruzar el patio y contempló cómo debía hacerlo. ¿Aparecería como un héroe conquistador, la tomaría en sus brazos, haría el amor apasionadamente con ella, y luego confesaría su amor y le pediría ser compañera de vida? ¿O haría la confesión de ser su primer amor y luego la tomaría en brazos para llevarla al dormitorio donde harían el amor locamente dándole aún más motivos para ser su compañera de vida? ¿Debería declararse primero? Tal vez exigente o simplemente pedir sería mejor. Además, ¿en caso de tomarla donde estaba, o llevársela a la habitación donde la podía tomar en la comodidad de su compañía? Ambas opciones tenían sus


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

puntos buenos. Comodidad era definitivamente buena, pero había algo que decir a favor de la emoción añadida a una pasión que no se negaba y el sexo en lugares extraños. Tal vez debería... — Deja de pensar y entra allí. Mortimer se dio la vuelta para fruncir el ceño cuando vio que Bricker estaba a tres pies detrás de él. — ¿Que estás haciendo?

— Sabía que lo ibas a pensar, de modo que pensé seguirte para darte un empujón si empezabas a quedarte, — dijo secamente. — Yo no necesito...— comenzó Mortimer, y luego abrió los ojos al ver a Decker acercarse a unos metros detrás de Bricker. — ¿Que estás haciendo? — Preguntó. — Yo sólo venía a sugerir que Bricker y yo nos mantuviéramos vigilando por si el renegado aparece mientras haces tu asunto. — Cuando el joven asintió con la cabeza, Decker miró hacia atrás en dirección a Mortimer y agregó, — Si no puedes convencer a Sam para ser tu compañera de vida, sólo tienes que llamar a mi móvil y nos acercaremos de nuevo para que yo pueda... hacer lo que se necesita hacer. — Se encogió de hombros. — No tiene sentido esperar la noticia hasta mañana por la mañana. — No vas a hacer nada hasta que no me entierres completamente muerto, — murmuró Mortimer.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— No le hagas caso, — dijo rápidamente Bricker, agarrando sus hombros y girándole en dirección a la casa de Sam. — Ve a convencerla. Es lo que debes hacer. —¿Lo es? — Preguntó Mortimer con tristeza. — Sí, lo es, — aseguró Bricker, mientras le impulsaba a subir la escalera. — Justo… Sus palabras murieron y los dos hombres se congelaron cuando un grito sonó al lado. — Eso sonó como Sam, —dijo Mortimer con ansiedad, empujando a Bricker a un lado y bajando de nuevo por las escaleras. Fue alrededor de la casa en un santiamén y salto hasta las rocas que separaban las dos propiedades, consciente de que Bricker y Pimms estaban en sus talones. — ¿Qué estará haciendo aquí? — Preguntó Bricker mientras corrían por el patio vacío. Mortimer no respondió. Estaba demasiado preocupado por Sam como para tomar el tiempo necesario para resolverlo. Con su equilibrio, por muy dudoso que fuera, podría haberse caído y roto algo, y él estaba esperando desesperadamente que no fuera su hermoso cuello. Si moría antes de que pudiera convertirla, la mataría, pensó Mortimer ilógicamente. — Si ella está gravemente herida tendrías una excusa para convertirla sin su permiso, — señaló Bricker cuando Mortimer llegó al camino de la casa. La idea era tentadora, pero prefería que Sam eligiera por ella misma, no podrá ser obligada a hacerlo por las circunstancias. Además, podría resentirse aunque


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

resultara ser porque estaba herida e inconsciente, nunca tendría su consentimiento para ser su compañera de vida. La puerta de la casa estaba abierta. Mortimer abrió el camino en el interior, con los pies girando inmediatamente hacia un conjunto de escaleras mientras sus oídos captaron el murmullo de voces. El hecho de que las voces sonaran completamente tranquilas ahora no aliviaba su ansiedad, y bajó por las escaleras tan rápido que casi volaba. Mortimer atravesó la puerta de una habitación iluminada y dio un frenazo al ver a Sam ilesa de rodillas en un charco de sangre, ayudando a reunir varias bolsas de sangre, mientras escuchaba al hombre de cabello oscuro de rodillas a su lado. Bricker y Pimms no habían esperado que se detuviera tan bruscamente y de inmediato chocaron contra su espalda, mandándolos a los tres al suelo. Sus entradas poco agraciadas no pasaron desapercibidas. — Mortimer. — Sam le miró con sorpresa, y luego sonrió con incertidumbre. — Creo que puedo haber resuelto tu caso del renegado por ti. El alivio pasó a través de él cuando se dio cuenta de que estaba ilesa después de todo. Su mirada se deslizó de ella hacia el forastero, que era en realidad un ser inmortal, luego se trasladó al lado de Sam, la agarró por el brazo y la atrajo hacia sus pies con gesto protector. Con un suspiro, el inmortal de pelo oscuro se puso de pie y luego le tendió una mano. — Grant Galloway, — se presentó. — Y no soy un rebelde. Mortimer escondió a Sam detrás de él de forma segura antes de pasar a fruncir el ceño al hombre acusador. — Lo eres, si eres es el que ha estado mordiendo a los mortales por aquí.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Sucede que lo hice, pero como le explicaba a tu compañera de vida aquí, sólo lo hago en caso de una emergencia. — ¿Cómo supiste que era su compañera de vida? — Preguntó Sam, pasando rápidamente por delante de Mortimer antes de que pudiera detenerla. — Estabas leyendo mi mente, ¿no? — Sí. Lo siento, Sam, pero creo que te asusté cuando viste la sangre y tuve que tomar el control para calmarte. Sin querer leí tus pensamientos, — explicó el hombre, estirando el cuello para mantener el contacto visual con ella aún cuando Mortimer la colocó detrás de él de nuevo. Cuando ya no podía verla, a continuación, dirigió su atención a Mortimer. —Sólo muerdo a los mortales cuando se va la luz y mi suministro de sangre está contaminado. Y me detengo en el momento que llega un nuevo suministro, — dijo Grant rígido, se colocó de rodillas, una vez más para terminar de recoger las bolsas en buen estado y ponerlas en la nevera. — Ha habido mucha gente que tiene marcas de mordidas para sólo haberse tratado de una situación de emergencia, — dijo Mortimer con incredulidad. Grant se encogió de hombros cuando colocó la última bolsa en la nevera y cerró la puerta. — La luz se va mucho por aquí. Realmente no es muy fiable. Parece que cada vez que hay un ligero viento, o nieve, un árbol en algún lugar, se establece en una línea y se altera la luz. Hubo un momento de silencio cuando Mortimer, Decker, y Bricker intercambiaron una mirada y, a continuación Decker preguntó, — ¿Por qué no tienes un generador? Si tuvieras un generador, no sería un problema.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— No puedo permitirme un generador, — dijo Grant con sequedad y, a continuación frunció el ceño, cuando añadió, — No todos tuvimos la suerte de tener antepasados lo suficientemente inteligentes como para ganar y mantener la riqueza durante siglos. Algunos de nosotros somos gente normal. Las palabras hicieron reír a Sam, Mortimer se dio cuenta de que su risa había ofendido a Grant, se volvió hacia ella mientras ella miraba alrededor de su brazo. Él frunció el ceño en respuesta y dio un paso de lado para bloquearle la vista, pero ella simplemente se precipitó alrededor y se paró frente a él para que pudiera decir en tono de disculpa, — Lo siento, Grant, pero no hay nada regular acerca de cualquiera de vosotros. Sois vampiros, por el amor de Dios. — Preferimos el termino inmortales, — dijo Grant, que sonaba un poco aplacado por su explicación. — ¿Así que dices que únicamente has mordido mortales cuando la electricidad se va y tu sangre estaba contaminada? — Preguntó Mortimer, obligando de nuevo regresar a la cuestión. También puso su brazo sobre los hombros de Sam y la arrastró a su lado, pensando que si la condenada mujer no se quedaba a su lado a salvo, donde la situaba, tendría que sujetarla allí para mantenerla a salvo. — Estoy diciendo que es cierto. Leedme si no me creéis, — dijo Grant, y se quedó con paciencia, esperando. Mortimer alcanzó sus pensamientos, buscando la mente abierta del hombre. Lo que leyó le dijo que era cierto. Grant Galloway sólo recurría a morder mortales cuando estaba contaminada su sangre y estaba esperando la entrega de nuevos suministros. — Tuvimos nuestro servicio de entrega urgente de sangre fresca al día siguiente del problema de electricidad. ¿Por qué tarda tanto tiempo para que puedas


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

recibir tus suministros de nuevo? — Preguntó Mortimer, permaneciendo en la cabeza del hombre para leer la respuesta, ya que apareció en la vanguardia de sus pensamientos. Él frunció el ceño al leer la respuesta. Grant Galloway había insultado al jefe de departamento de recepción de pedidos del Banco de Sangre Argeneau hacía algún tiempo y sospecha que ahora, sus pedidos pasaban a su escritorio y luego se perdían temporalmente haciéndole esperar en su entrega. Sospechaba que estaban tratando de crearle problemas, y — pensaba que habían logrado sus esfuerzos, o de lo contrario no habría encargados desagradables en su casa avasallando su escondite. — Jesús, — murmuró Decker a su lado, obviamente, leyendo los pensamientos también. — ¿Por qué diablos no lo informaste a tu superior? — No le daré esa satisfacción, — dijo Grant con rigidez. — Puedo hacerlo por mi cuenta. — ¿Informar a quién? —Preguntó Sam con confusión y les recordó que no podía leer los pensamientos de Grant. Sin embargo, Mortimer le explicó rápidamente la situación. — Bueno, eso suena demasiado terrenal, — dijo con disgusto. — Yo habría pensado que tu gente estaba por encima de eso. — Somos inmortales, pero todavía somos humanos, — dijo en voz baja. Sus ojos se abrieron un poco al decir eso, como si no hubiera estado pensando en ellos como seres humanos después de enterarse, los consideraba como algo único. Parecía evidente que había más explicaciones que dar, y cuanto antes mejor.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Venga, iros, —dijo Decker de repente. — Trataremos el asunto aquí. Asintiendo con la cabeza, Mortimer condujo a Sam en dirección a la puerta. — ¿Qué vais a hacer con Grant? — Preguntó con inquietud cuando él la condujo al piso de arriba. Mortimer esperó hasta que salieron de la casa y estaban cruzando el patio antes de responder, — Llamarán a nuestro jefe, Lucian, y le dirán lo que está pasando aquí. — ¿Y qué va a hacer este Lucian? — Preguntó Sam, preocupada. Al parecer, le gustaba el tipo lo suficiente como para estar preocupada por él, pero entonces había sido su vecino durante varios años. Mortimer hizo una pausa y la tomó en sus brazos mientras la apretaba contra su pecho. La llevó a la pequeña roca en vez de caminar todo el camino alrededor, pero no se arriesgaría a que bajara, perdiera el equilibrio y se cayera. Acunándola contra su pecho, se arrojó por el precipicio, aterrizando en su propiedad con un gruñido. Mortimer no la dejó entonces, pero siguió llevándola cuando cruzó la cubierta de su casa familiar. — ¿Mortimer? — Preguntó ella mientras subía la escalera de la cubierta. — ¿Qué vais a hacer? Mortimer dio un pequeño respiro, pero respondió, — No estoy seguro, pero creo que Lucian lo dejará pasar en este momento. Si es así, probablemente dispondrá de un generador para evitar más problemas. — ¿Él haría eso? —Preguntó Sam con sorpresa.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Lo hará, — dijo Mortimer con un encogimiento de hombros, incapaz de decirlo de una manera u otra. Lucian podría ser un tipo duro, pero cuidaba a su pueblo lo mejor que podía. — ¿Qué pasa con la mujer que recibía las órdenes de Grant? — Preguntó con el ceño fruncido. — Bastien se ocupará de ella, — dijo. Captando la confusión en su rostro, explicó, —Bastien Argeneau. Es sobrino de Lucian. Encabeza las Empresas Argeneau, que administra nuestros bancos de sangre y otras cosas. Lucian le dirá a Bastien lo que ha estado pasando, tratará con ella. — ¿Tratar con ella? —Sam lo hizo una pregunta, con los ojos entrecerrados, y Mortimer se detuvo delante de la puerta de la casa frunciendo el ceño al ver su expresión. — No meterá una estaca a través de su corazón y le prendera fuego, — dijo secamente. — Esta no es la Edad Media y no somos monstruos. Probablemente obtendrá una fuerte advertencia y reprimenda junto con la amenaza de perder su empleo si se oye hablar de que a vuelto a hacer tal cosa de nuevo. Cuando se relajó en sus brazos, movió la cabeza y luego dijo, — Abre la puerta, por favor, amor. Los ojos de Sam se abrieron ante el apelativo cariñoso, pero llegó a abrir la puerta para que pudieran pasar enganchándola con el pie para que se pudiera abrir dándole una vista bastante amplia del entorno, y la llevó al interior. Mortimer consideraba detenerse en la sala de estar y hablar con ella, pero su plan original había sido hacer el amor con ella hasta que aceptara ser su compañera de vida, y todavía parecía un buen plan para él.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Desafortunadamente, era muy consciente de que sus hermanas podrían regresar en cualquier momento, por lo que la llevó a la pequeña antesala que conducía a las habitaciones. — ¿Qué estamos haciendo? — Preguntó Sam con sorpresa. Habían llegado a su puerta para entonces, y ella inmediatamente siguió con la primera pregunta, — ¿Y cómo sabes que esta es mi habitación? — Lo supuse, — murmuró. — No has respondido a mi primera pregunta, — señaló. Mortimer se detuvo junto a la pequeña cama doble y la besó antes de decir, — Te quiero, y haré el amor contigo hasta que te comprometas a ser mi compañera de vida. — Seré tu compañera de vida,— dijo rápidamente cuando bajó la cabeza, con la intención de besarla de nuevo. Mortimer se detuvo abruptamente, sin saber que había escuchado bien. — ¿Lo harás? Sam asintió con solemnidad, pero cuando él sonrió y se inclinó de nuevo para tratar de besarla, ella volvió la cabeza y añadió, — Pero no quiero que me transformes. Mortimer se puso rígido, mucha de la alegría que acababa de saltar en su pecho, estaba muriendo otra vez. — ¿Qué? ¿Por qué no?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam volvió la cabeza hacia atrás y le miró con solemnidad. — No puedo abandonar a mis hermanas, Mortimer. Te quiero, pero también las adoro. Sólo nos tenemos unas a otras y no puedo. — Me tienes ahora a mí también, — interrumpió. — Sí . — Ella sonrió y le puso la mano en la mejilla. — Gracias por decirme que me amas. Significa mucho, y yo también te amo. Pero Alex y Jo estarían solas si las dejó. —Se casarán y tendrán su propia familia, — argumentó. — Y cuando lo hagan lo consideraré, — contestó en voz baja. Mortimer frunció el ceño, no satisfecho con eso. — Pero si tienes un accidente o algo, o… — Podrías convertirme hoy y podría estar en un accidente de coche mañana, quedarme atrapada en el coche y quemarme hasta la muerte, — señaló solemnemente. —¿No es eso cierto? Mortimer asintió a regañadientes. El fuego era una de las pocas maneras en que uno de su clase podría morir. — La vida está llena de riesgos, — dijo en voz baja. — Sólo puedo tratar con lo que sé, y sé que no quiero perderte, pero no quiero perder a Alex y a Jo tampoco. Además, — añadió con alegría. — Estaba pensando que Bricker y Jo están congeniando bien y si él la convirtiera... — La puede leer, —interrumpió Mortimer suavemente. —No son compañeros de vida.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Oh. — Ella frunció el ceño ante esa noticia, pero luego se recuperó. — Bien, debes conocer a muchísimos inmortales. Tendremos un montón de cenas y les presentaremos a mis hermanas, a sus amigos-hasta... — Sam, — la interrumpió suavemente, — cariño, las posibilidades de que también resultaran ser compañeras de vida de un ser inmortal son... — Mortimer se detuvo al ver las lágrimas en sus ojos. Sintiendo que su corazón se apretaba con su dolor, dijo con tristeza, — No quiero que te hagas ilusiones, cariño. — La esperanza es lo único que tengo, — dijo Sam solemnemente. — Déjame mantenerla siempre que pueda, por favor. Mortimer cerró los ojos un instante, su mente dando vueltas. Le había elegido a él, pero aún no podía desprenderse de su familia. Con el tiempo esperaba que fuera a cambiar, pero hasta entonces significaba mucha preocupación y angustia para los dos. Se pondría a sí misma tratando de encontrar compañeros de vida para sus hermanas, y cuando esto fallara, constantemente se preocuparía por el día en que tendría que tomar la decisión final de renunciar a ellas y permitir que la transformara. En cuanto a él, constantemente se preocuparía por su salud y bienestar y no conseguiría nada transformándola porque ya estaría muerta en vida. Parecía evidente que tendrían una gran cantidad de ansiedad y angustia por delante para ambos, y por un breve momento Mortimer consideraba elegir el camino más amable y dejar que Decker limpiara su mente para salvarla de él, pero no pudo. Era demasiado egoísta. Mortimer la quería en su vida de cualquier manera que pudiera obtenerla. Como su compañera de vida, podía quedarse con él aunque no fuera trasformada, si...


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

— Tendremos que ir ante el Consejo, — le dijo en voz baja. — ¿El Consejo? — Sam se hizo eco, y no estaba sorprendido por la preocupación en su rostro. — ¿Por qué? — Porque si no te convierto, tienes que ser…— Mortimer vaciló y luego admitió, — No estoy seguro de lo que hacen. Puede ser tres en uno o algo, pero van a hacer algo. — ¿Tres en uno? — Preguntó con cautela, y su boca golpeó la sospecha en los ojos. — No es algo sexual, —dijo Mortimer con una sonrisa, pero murió cuando él mismo admitió, — Tres miembros del Consejo se deslizan en tu mente al mismo tiempo y hacen cosas para garantizar que nunca accidentalmente le hables a nadie nada sobre nosotros. — ¿Van a hacer cosas? ¿Qué tipo de cosas? —Preguntó Sam dubitativa. — No sé qué hacen exactamente, — admitió Mortimer con cansancio, de repente seguro de que se resistiría a la intervención. — Pero tienen una forma de bloquear el conocimiento en alguna parte para que lo sepas, pero que nunca puedas hablar de ello. Es la única manera que hay de que nos permitan ser compañeros de vida sin tu transformación. — ¿Quieres decir como una sugestión hipnótica? — Preguntó lentamente. — No sé, — admitió, no queriendo mentir.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam oprimió brevemente los labios, pero luego suspiró y levantó los ojos a los suyos. — Si eso es lo que se necesita, entonces creo que tendré que dejarles hacerlo. No quiero perderte. Mortimer dejó que su aliento saliera en un zumbido y la abrazó. — Gracias a Dios, — susurró en su pelo. — Yo te amo, Mortimer, — le susurró Sam en el pecho. — Espero que el que no este dispuesta en este momento a transformarme no signifique que no este dispuesta. Yo sólo... — Lo sé. — Dejó que sus pies se deslizaran al suelo. Una vez que ella estuvo de pie delante de él, acunó su cara en las manos y le sonrió. — Amas a tus hermanas también. Me di cuenta de la cercanía que las tres compartíais de inmediato. Lo entiendo. Sam sonrió con alivio, y luego se aclaró la garganta y con los ojos fijos en la parte delantera de su camiseta susurró, — ¿No dijiste algo acerca de hacer el amor conmigo antes? Levantando los ojos a los suyos, agregó tímidamente, — Te he echado de menos. — Yo también te he echado de menos, — admitió, cepillando con un solo dedo ligeramente la esquina de su boca. — Y no quiero estar sin ti de nuevo. — No, — le prometió en un susurro. — Me tienes ahora. Todo saldrá bien al final. Mortimer sonrió y se agachó para taparle la boca con la suya. Se dijo que ella tenía razón. Que habían encontrado al rebelde, y que se había ganado a su


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

compañera de vida. Quizás la preocupación que flotaba entre sus pensamientos era en vano. Después de todo, había resultado que el rebelde en realidad no era un rebelde en absoluto. Tal vez sus inquietudes no eran realmente preocupantes. Tal vez todo saldría bien, se dijo a sí mismo, una parte de su mente se mantuvo firme y convencida. Consideró que las pruebas que se avecinaban se tenían que superar, así como los peligros que amenazaban la vida de Sam y su felicidad. Y lo invadió una angustia terrible si la perdía en una de esas amenazas. Su distracción fue aparentemente notable en sus besos. Sam de repente rompió el beso para susurrar, — Te estás preocupando. Déjalo ir y ven de nuevo a mí. Mortimer deseaba que fuera sólo así de fácil, y luego Sam aparentemente decidió mostrar lo que era. Ella le besó, esta vez haciéndose cargo de las caricias, con su propia lengua instando a sus labios entreabiertos. Estaba tan sorprendido por la acción agresiva que no se dio cuenta de que sus dedos estaban ocupados trabajando activamente en la eliminación de la camisa hasta que los botones se desabrocharon y fue a empujar el material para pasar los dedos suavemente sobre el pecho desnudo. Pero en el momento siguiente, su atención se centró en sus pantalones, y Mortimer se encontró absorbiendo su aliento en un grito de asombro sorprendido cuando ella sólo desabrochó el botón y luego deslizó su mano dentro para encontrarlo. Casi se mordió la lengua con la sorpresa cuando sus dedos le encontraron y los cerró por encima, entonces él se quejó y rápidamente comenzó a desnudarla. Mortimer consiguió sacar la camiseta y desabrochar su sostén, pero tuvo que renunciar a besarla para hacerlo. En el momento en que el sujetador cayó al suelo, sin embargo, deslizó una mano en el pelo y la arrastró hacia él para besarla de nuevo mientras bajaba la otra mano y comenzaba a tirar de sus pantalones cortos de correr.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam no había dejado de besarle mientras trabajaba. Había dejado de acariciarla para concentrarse en terminar de desabrochar sus pantalones vaqueros y después empujarlos hacia abajo fuera de sus caderas al mismo tiempo que él tiraba de los pantalones cortos dejando al descubierto. Cuando sus pantalones cayeron fueron a enredarse en los tobillos, Mortimer desplazó a Sam a la cama, pero los pantalones cortos le hicieron perder el equilibrio y aterrizó a su lado, sin dejar de besarla. Ella se echó a reír contra su boca mientras rodaba para acomodarse debajo de él en la cama, y luego se quejó cuando él encontró y comenzó a amasar un pecho mientras lanzaba sus caderas hacia delante para que su erección presionara con entusiasmo contra ella. Su gemido fue seguido por el propio placer que le golpeó, y a pesar de que lo había experimentado con ella la primera vez que había hecho el amor, se asombró de nuevo. Este placer compartido era algo de lo que Mortimer había oído hablar durante siglos. Los jóvenes inmortales susurraban esas cosas mientras crecían, se preguntaban cómo sería, y lo bueno que podría ser. Ni él ni sus jóvenes amigos habían tenido ni idea, pensaba ahora. Simplemente, no había forma de imaginar todo lo que abarca, la intensidad abrumadora de la experiencia. Entre eso y la seguridad de poder simplemente estar con alguien sin tener que estar constantemente en guardia respecto a sus pensamientos, Mortimer creyó entender por qué había inmortales que mataban a compañeros de vida, e incluso sabía que algunos se destruían en su pérdida. Él ya no podía imaginar una vida sin Sam. — Oh Dios, Dulce Trasero, por favor, —gemía Sam en la oreja, las uñas hundiéndose en el trasero y pidiéndole más aún. Mortimer se endureció ligeramente, y rompió el beso para levantarse y mirar sin comprender. — ¿Dulce Trasero?


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Sam se sonrojó, pero luego se echó a reír sin aliento y admitió, — Me sugeriste un nombre cariñoso y he estado trabajando en ello. No sé acerca de tus dedos de los pies, pero tienes el mejor trasero que he visto en un hombre, así que... — Cuando Mortimer se la quedó mirando, agregó en serio, — Tienes un pene muy agradable también, y me da mucho placer, pero de alguna manera no creo que dulce pene fuera muy bien en público. Aunque supongo que podría reducir a Dulce P. Mortimer cerró los ojos por la sugerencia. Él sólo podía imaginar la reacción de los hombres, si alguna vez le llamaba Dulce P delante de ellos. Infiernos, Dulce Trasero no era mucho mejor. En realidad, Dulce pene, probablemente le daría la mayoría de estado, con los chicos. Pero sabía que no había manera de que lo utilizaría en público. Parecía sentir su malestar, así que prometió, — Seguiré trabajando en ello. Una risa suave se deslizó en sus labios, y Mortimer abrió los ojos y miró hacia abajo solemnemente a ella. — Te amo, Sam. — Te amo demasiado, Garrett Gordon Mortimer, — dijo en tono sorprendida por el tono solemne de su voz. Él asintió con la cabeza, y luego dijo, — Podemos hacer esto. Te mantendré a salvo y bien hasta que estés lista para transformarte. Y te ayudaré a ver a tus hermanas instaladas y hacer lo que sea por ti hasta estar dispuestos a dar ese paso. Sam asintió solemnemente y luego dijo, — Y yo haré lo que tengo que hacer para mantenerte a salvo y bien también.


The Rogue Hunter

Lynsay Sands

Mortimer parpadeó por la promesa y luego le preguntó divertido, — ¿Qué te hace pensar que necesitas mantenerme a salvo? — Eres policía, Mortimer, — señaló en voz baja. — Trato con agentes de la policía todo el tiempo. Tengo amigos que son policías. Sé de lo que estoy hablando aquí. La preocupación constante de que no volverás a casa, la... — No, no, no, —la interrumpió Mortimer, le apartó un mechón de pelo de la cara. — No, Sam, cariño. No tienes que preocuparte por eso. Soy un inmortal. — Puedes ser un gran inmortal, pero por lo que entiendo que significa, eres inmortal, — señaló. — Y los rebeldes que cazas también son inmortales, y saben cómo matar si no quieren ser capturados, ¿no? Sus cejas se levantaron por sus palabras. Nunca había pensado así. — Entonces, — dijo, levantando las manos para enmarcar su cara ahora. — Nos mantendremos uno al otro seguros y felices. Podemos hacerlo, Mortimer... juntos. — Juntos, — repitió estando de acuerdo, y sintió que su esperanza despertaba nuevamente en su interior. Al inclinarse para besarla, Mortimer empezó a pensar que tal vez podría hacerlo. Juntos. Tanto como contasen el uno con el otro, todo era posible

The rogue hunter  
The rogue hunter  
Advertisement