Page 1

Libro: Mordido por Cupido Autora: Lynsay Sand Grupo de Trabajo: Nalla et Nallum Traducci贸n: Jade


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

12.5 BITTER BY CUPID Con su propia vida en juego, el amor era la última cosa en sus mentes. Pero luego fue mordido por Cupido. . . Un vampiro audaz cree que puede conquistar cualquier cosa, pero cuando está emparejado con una detective mortal, ella encontrará en su vida - y su corazón - en grave peligro. . . Una mujer inocente cae en los brazos de un hombre misterioso, cuando ella no puede sacar de su cabeza los pensamientos aterradores de un asesiso... Una impresionante belleza debe sentirse emocionado cuando su amor perdido finalmente vuelve, sino que teme por su vida inmortal. . . En el Día de San Valentín, algunas mujeres quieren rosas. Pero algunos sólo quieren pasar el día con vida. En mordido por Cupido, New York Times, el reconocido autor Lynsay Arenas y los recién llegados Pamela Palmer y Jaime Rush presentar tres cuentos del deseo peligrosas, donde ceder a la tentación puede ser mortal, e incluso la inmortalidad no te mantendrá a salvo de arco de Cupido.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Capitulo Uno Tiny apenas había levantado su mano para tocar la puerta cuándo un grito sonó del otro lado. El sonido inmediatamente lo hizo soltar las bolsas de sangre que lleva a la habitación. Había dado varios pasos dentro de la habitación, sus ojos escaneando rápidamente la situación, antes de que se detuviera confuso. Esperaba encontrar que uno o más de los no-colmilludos de Leonius había dado un golpe en la iglesia y estaba atacando a alguien, o al menos, un ratón que había asustado a alguien, pero no era ninguna de las dos. La habitación estaba llena de mujeres, la mayoría de ella de blanco, todas mirando con grandes y asustados ojos. “¿Tiny?” la pregunta fue acompañada por el roce de seda que llamo su atención hacia Marguerite Argeneau mientras ella salía del pequeño grupo de mujeres a su derecha. Tiny sintió que sus ojos se agrandaban y su poca caía desencajada mientras miraba a la matriarca de los Argeneau. La mujer vestía un largo vestido con cuello recogido, cintura ceñida, y toda una falda que campaneaba de sus piernas gracias al tul debajo de ella. Era en todas las manera posibles un hermoso, tradicional vestido de novia… excepto que era un profundo rojo sangre con cinta negra que la hacia parecer una reina entre sus damas de compaña vestidas en blanco y colores pastel. Tiny simplemente la miro mientras se ponía de pie delante de él, sus ojos capturados por el relleno, y pálido pecho exhibido por el vestido de escote profundo. Casi le parecía como si el vestido intentara sacar los globos fuera del escote, como si su perfecta presencia de alguna manera ofendiera al fino material. “¿Tiny?” su voz era divertida esta vez, y se forzó a quitar su fascinada mirada de la escapista piel para elevar una mirada de disculpa hacia ella. Tiny ofreció una socarrona sonrisa y envió una silenciosa disculpa que sabia ella leería, luego aclaro su garganta y miro alrededor. “¿Oí a alguien gritando?” “Y creíste lo peor,” dijo Marguerite con un comprensivo asentimiento. Palmeo su brazo tranquilizándolo. “Todo está bien. Fue un grito de felicidad, aunque con Jeanne Louise, a veces es difícil decirlo.” La sobrina de Marguerite arrugo la nariz ante la broma y se disculpo diciendo “Acabo de oír la buenas nuevas de Leigh. Me tomo completamente por sorpresa.” Mientras Jeanne Louise se giraba hacia Leigh para darle un abrazo de felicitación, Tiny miro inquisitivamente a Marguerite, preguntándose cuáles eran las buenas nuevas, pero su atención estaba en la puerta detrás de él. “¿Es eso para nosotras?”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

La pregunta llevo su mirada hacia atrás a la puerta abierta y las bolsas que yacían esparcida en el piso del corredor. Para su alivio, ninguna parecía haberse dañado al caer. “Oh, si. Bastien me pidió que se las trajera a ustedes chicas. Las deje caer cuando oí el grito,” admitió, girándose de vuelta hacia la puerta. Marguerite lo siguió, y cuando se arrodillo para ayudarlo a recogerlas, él le pregunto en voz baja, “¿Cuáles son las buenas nuevas de Leigh?” “Está embarazada de nuevo,” dijo Marguerite con una sonrisa. Las cejas de Tiny se elevaron, y comenzó a sonreír también, pero su expresión murió mientras recordaba cuan abatidos había estado Leigh y Lucian cuando ella había perdido el primer embarazo. Si ella perdía esta también – “Tiene más de tres meses. Este deberá llegar a término,” dijo Marguerite asegurándole, probando que ella aun tenía ese mal habito de leer su mente. “Esperaron hasta que ella paso la etapa peligrosa para compartir la noticia. Creo que temía que anunciarlo antes lo estropearía.” Tiny asintió comprendiéndolo. Por lo que había oído, la primera perdida había sido un golpe terrible para la pareja. No estaba sorprendido de que esperaran para anunciar este. “Felicítala de mi parte,” dijo en voz baja, mientras se enderezaba. “¿Por qué no le dices tú mismo?” sugirió Marguerite. Tiny dudo y miro a las mujeres, todas juntas ahora en el extremo de la habitación. Terri, Leigh e Inez todas vestían tradicionales vestidos de novia blancos en varios estilos. Jackie, Jeanne Louise, Lissianna y Rachel, que hacían de damas de honor, usaban pasteles – rosa, aqua, y lavanda. Todas se veían exquisitas… lo que era un problema. Eran hermosas, y podían leer sus pensamientos. Tanto como odiara admitirlo, no todos esos pensamientos eran estelares. El era un hombre después de todo… y no quería intencionalmente insultar a ninguna de las mujeres con un pensamiento que viniera de sus regiones más lejanas. “Ah,” dijo Marguerite entendiéndolo, leyendo sus pensamientos como siempre. Palmeo su hombro diciendo, “Esta bien. Están acostumbradas a los hombres mortales y sus pensamientos.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“Pero yo no estoy acostumbrado a mujeres que puedan leer los míos.” Dijo secamente Tiny mientras colocaba en la mesa la sangre que había recogido. “Dile a Leigh felicidades de mi parte y diles a las otras que se ven adorables.” “Muy bien,” dijo solemnemente Marguerite, pero cuando se giro para retirarse de la habitación, ella lo siguió fuera del pasillo. Sabiendo que ella tenía algo más que decir, Tiny se detuvo y miro hacia atrás a manera de pregunta. Marguerite dudo, luego murmuro, “Después de los recientes problemas, es lindo tener tanto por que celebrar.” “Hmm,” Tiny espero, sabiendo que ella tenía más que decir. Finalmente, ella exhalo un pequeño suspiro, y simplemente pregunto, “¿Tendrás cuidado en este trabajo?” “Diooos, Marguerite,” dijo él con irritación. La mujer siempre estaba tratándolo como un niño que no podía cuidarse a sí mismo. Era dulce pero – “Sé que puedes cuidarte solo, Tiny,” le aseguro rápidamente. “Y si este fuera un caso normal, probablemente ni siquiera me preocuparía… mucho,” agrego agriamente cuando la expresión de él se torno dudosa. Entonces ella se apresuro, “Pero estos son no-colmilludos con los que estamos lidiando aquí y –“ “Espera,” interrumpió Tiny repentinamente mientras la realidad lo golpeaba. “¿Cómo supiste acerca de este caso? Lucian dijo que era súper secreto. Nosotros – “cerro de golpe su boca y sonrió mientras se daba cuenta de que probablemente lo había sacado de sus pensamientos. La cual era probablemente la razón por la que Lucian no le había dado todos los detalles del casi hasta hacia unos momentos. La boda estaba solo a unos momentos, y él se suponía se iba a quedar en las habitaciones privadas hasta entonces, luego se iría a su asiento. Lucian esperaba que eso minimizara las posibilidades de que la incorrecta leyera sus pensamientos. “De hecho, no leí tu mente,” le aseguro Marguerite en voz baja. “Yo fui la que sugirió a ti y Mirabeau cuando Lucian me menciono su plan.” “Tu sugeriste que nos dieran el trabajo a mí y a Mirabeau,” dijo el lentamente, un sentimiento de alarma deslizándose por él. Marguerite era bien conocida por su habilidad como celestina, y la mujer no hacía nada sin un propósito. Repentinamente él no se sentía tan bien acerca de su tarea que había accedido a hacer para Lucian Argeneau. Marguerite rodo sus ojos. “Oh, no parezcas tan alarmado.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“Marguerite,” dijo él, el nombre saliendo de lengua en un bajo gruñido. “Todos saben lo que pasa cuando pones a dos personas juntas.” “Encuentra a sus compañeros de vida,” dijo ella con una sonrisa de satisfacción, entonces rodo sus ojos ante la expresión de él. “Por favor no intentes decir que no te gustaría encontrar a tu compañera de vida.” Tiny frunció el ceño. El era mortal. Humano. No vampiro. Y los mortales como regla no tenían compañeros de vida. Al menos el no creía que los tuvieran. Ciertamente los porcentajes de divorcio entre sus compañeros mortales no sugerían que ese fuera el caso. Solo los inmortales tenían compañeros de vida, o lo que ellos llamaban compañeros de vida. Compañeros perfectos que no podían leer o controlar para que pudieran vivir sus vidas en paz y pasión. De cualquier modo, lo mortales podían ser compañeros de vida de inmortales. Que si le gustaría ser uno… Tiny encontró su mirada deslizándose de vuelta en la habitación y a las mujeres encaramadas ahí, aun sonriendo y platicando excitadamente sobre el embarazo de Leigh. Su mirada se deslizo sobre todas esos sonrientes y muy felices rostros, luego se centro en Jackie, su jefa y compañera en la agencia de detectives. Ella solía ser mortal también, pero resulto ser la compañera de vida de Vincent Argeneau. Tiny no había visto mucho a la mujer que consideraba su mejor amiga desde entonces. Rara vez se veían, pero él los había encontrado en las Vegas y había estado ahí para ella en lugar de su ya fallecido padre para entregarla en su boda inspirada en Elvis hacia un mes, y sabia que ella era delirantemente feliz. Tanto ella como Vincent brillaban con su felicidad. Pasar ese momento con ellos… había sido difícil no ansiar ese tipo de conexión y felicidad también. Pasar tiempo con alguna de las parejas inmortales haría imposible que cualquiera no ansiara ese tipo de conexión. Aun así… Tiny cambio su mira de vuelta a Marguerite. “¿Así que crees que esta Mirabeau y yo…?” “Mirabeau La Roche.” Asintió Marguerite con una amplia sonrisa. “Creo que encajaran perfectamente.” Tiny arqueo una dudosa ceja ante las palabras mientras preguntaba. “¿No es ella la chica con el cabello negro-y-rosado?” “Normalmente si.” Asintió Marguerite. “Pero no hoy. Le dije que nadie pensaría mal de su cabello aquí en Nueva York, pero ella quería un peinado más tradicional para la boda. Además, ella no sentía que su cabello fuera bien con el vestido durazno

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

que vestirá, así que la lleve con mi estilista esta mañana para que hiciera su magia para la boda.” “Hmm,” murmuro Tiny, su mirada deslizándose en las mujeres en la habitación, pero estaba bastante seguro de que no había visto un vestido color durazno. “Está ayudando a Elvi a vestirse,” explico Marguerite, gesticulando hacia la puerta cerrada en el otro lado de la habitación. “La conocerás pronto, y cuando lo hagas…” Marguerite dudo, luego suspiro, y dijo, “Nuestra Mirabeau es quisquillosa. Tiene muchas defensas. Perdió a toda su familia por la avaricia y traición de un tío favorito durante las masacres de St Bartholomew y le es difícil confiar y amar. Ha erigido muchas paredes protectoras. Necesitaras ser paciente.” Tiny miro a Marguerite con expresión vacía. Ella realmente creía que el seria el compañero de vida de esta Mirabeau. La idea era tanto excitante como tenebrosa como el infierno. Su vida cambiaria para siempre. Dios. Un compañero de vida. Significaría que sus días como solteros terminarían… y probablemente tendría que cambiar, convertirse en un inmortal como Jackie. Tendría que beber sangre y… “Respira,” dijo suavemente Marguerite, tranquilizándolo. “No entres en pánico. Aun puedo equivocarme. ¿Por qué no solo esperas y ves? Conoce a Mirabeau, ten cuidado en la tarea que Lucian les ha dado, y deja que la naturaleza tome su curso.” Tiny sintió que su cuerpo inhalaba profundamente, luego saco el aire, pareciendo exhalar el estrés y preocupación que repentinamente lo embargaba. Sus ojos se entrecerraron sobre Marguerite. “Me estas controlando,” dijo él, su voz un trueno acusador. “Solo lo suficiente para calmarte,” dijo ella sin disculparse, luego sonrió hacia él. “Tengo grandes esperanzas contigo y Mirabeau. Y si todo sale como espero, necesito nunca volver a preocuparme por perderte por edad y tiempo. Serás un miembro de mi familia para siempre.” Las cejas de Tiny se elevaron ligeramente ante las palabras, y miro hacia abajo a la cima de su cabeza, sus manos automáticamente elevándose para palmear su espalda mientras ella lo abrazaba. El dijo, “¿Entiendo que Mirabeau es una de tus extraviados entonces? “Ella se ha convertido como en un miembro de nuestra familia con el tiempo,” corrigió solemnemente Marguerite mientras daba un paso hacia atrás. “Gracias a su tío, ella no tiene a nadie.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Tiny se sintió divertido por el puchero en sus labios. “Así que la adoptaste como lo harás con extraviados…” Marguerite rio ante su uso de la palabra extraviados, pero antes de que pudiera comentar, el agrego solemnemente, “Pero yo no soy un extraviado, Marguerite. Tengo familia… y soy muy allegado a ellos. Y no estoy seguro de estar dispuesto a renunciar a ellos.” La preocupación destello brevemente en el rostro de Marguerite, pero luego sonrió. “Todo saldrá bien. Siempre pasa.” “¿Siempre?” “Cuando vives tanto como nosotros, usualmente sucede,” le aseguro con una risa, y le dio un gentil empujón. “Continua. Ve a ver cómo van los hombres. La ceremonia comenzara pronto, y estoy segura que Bastien está volviéndose y volviendo a todos locos intentando hacer todos los detalles. Ha tenido que arreglar, cancelar, y recontratar esta boda tantas veces, no creo que ninguno de nosotros creyera que algún día se haría.” Tiny sonrió ligeramente ante sus palabras y después simplemente asintió y se giro para ir por el pasillo. Su sonrisa murió, de cualquier modo, uno vez que giro en la esquina y estuvo fuera de la mira de Marguerite. Su mente inmediatamente reproyecto su conversación mientras intentaba asimilar el hecho de que ella había pensado que él era el compañero de vida de esta chica Mirabeau con la que se suponía tenía que trabajar por el siguiente par de días. La idea tanto lo fascinaba como lo aterraba como el infierno. También absorbía por completo su atención así que prácticamente caminaba dormido por la boda múltiple de diversos miembros del clan Argeneau. Casi fue sorprendente cuando Decker Argeneau Pimms toco su hombro, y dijo, “Nuestro turno de firmar,” mientras asentía hacia el frente de la iglesia y a la puerta abierta a su costado, donde Lucian Argeneau estaba haciéndole señas para que se adelantaran. El registro detrás del podio donde tenían que firmar como testigos de las uniones eran pequeños, demasiado pequeños para que todos cupieran al mismo tiempo, así que decidieron atestiguar en turnos. Medio grupo fue a firmar primero, luego salieron por la puerta del costado mientras la otra mitad entraba desde la puerta del podio para firmar lo suyo. Era como iban a cubrir sus desapariciones de las celebraciones que seguían. Si Leonius Livius o cualquiera de su gente estaba mirando, no lo notaria inmediatamente que alguien faltaba en la fiesta, y – esperaban – una vez que lo hicieran, no fuera demasiado tarde.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“¿Listo?” le pregunto Decker, su compañera Dani, y su hermana Stephanie se puso de pie junto a él. Tiny se puso de pie al momento y apresuro al trió al frente de él hacia Lucian. Era momento de concentrarse en la tarea. Su trabajo estaba a punto de comenzar, y las posibilidades era cincuenta-cincuenta de su ser ya fuera un paseo por el parque, o un trabajo peligroso, lleno de tensión que terminara en baño de sangre. Tiny esperaba que fuera el paseo en el parque. No tenia ilusiones acerca de sus posibilidades contra un no-colmilludo… y era demasiado joven para morir.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Capitulo Dos “Esto esta simplemente mal de tantas maneras,” Murmuro Mirabeau para si misma, instintivamente levantando su larga falda de su vestido de dama de honor un poco mas en un esfuerzo por alejar al lodo que la rodeaba. Solo Lucian Argeneau incluso consideraría enviar a una mujer a los desagües como una ruta de escape y no advertirla del tiempo para que ella pudiera arreglárselas para un cambio de ropa acorde. El sonido de la falda la alertaba del hecho de que ella no estaba sola. Sabiendo que probablemente era ratas, Mirabeau instintivamente levanto sus faldas mas alto para evitar que las pequeñas cabronas subieran por su delicada ropa, pero entonces tan rápido como comenzó las bajo mientras se daba cuenta que la acción había dejado sus piernas con medias libres para que intentaran subir si eran lo suficientemente valientes. Se detuvo antes de que su vestido cayera en el desagüe de una pulgada de profundidad en el que estaba parada, y pisando fuerte sus pies en lugar de advertir a sus acompañantes en el oscuro túnel. No hubo sonido repentino de la falda por parte de las creaturas que infestaban el túnel; en su lugar, los pequeños sonidos se detuvieron al mismo tiempo, y supo que las ratas se habían congelado y estaban sin duda mirándola, sus pequeños ojos saltones preocupados y curiosos. Esto sugería que estaba acostumbrada y no tenían miedo de los humanos. “Genial,” murmuro Mirabeau para si misma, luego se tenso y miro hacia arriba mientras oía el ruido de la tapa de metal por la que ella había descendido desde el sótano de la iglesia. Escucho el ruido sordo de alguien cayendo por la cubierta de arriba, y el sonido de arrastrar pies le siguió antes de que hubiera un segundo ruido sordo que fue lo suficientemente pesado para sugerir el doble o incluso el triple del peso anterior. Mirabeau frunció el ceño cuando un bajo rechinido siguió – el sonido de la tapa siendo cerrada. Levanto su mano para cubrir sus ojos mientras una linterna destellaba repentinamente directamente hacia su rostro. “Lo siento.” La palabra fue un profundo eco mientras el haz de luz se alejaba de ella. Mirabeau estaba solo preocupándose del hecho de que no reconocía la voz del locutor cuando sonó de nuevo, esta vez un ligero murmullo que parecía un trueno distante. Ella capto las suaves palabras, “Ve primero. Cerrare la puerta y le pondré el seguro detrás de nosotros.” Esas palabras obviamente no estaban dirigidas hacia ella y Mirabeau quito su mano para ver quien estaba descendiendo al desagüe para acompañarla. Solo esperaba a una persona, su refuerzo en esta tarea, quien se suponía debería traer el paquete que debían de entregar. Ella había asumido que su refuerzo iba a ser un macho. Había

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

pocas mujeres enforcers en el norte y Canadá, y su compañera usual Eshe, no estaba disponible, así que el hecho de que fuera una mujer bajando cuidadosamente de la escalera de metal para acompañarla definitivamente era una sorpresa. Mirabeau miro la delgada figura con un vestido hasta la rodilla bajando de la escalera en el concreto junto a ella, luego miro a la segunda persona mientras comenzaba a bajar la escalera también. Mirabeau había asumido que la tercera persona estaba simplemente ahí para cerrar y asegurar la tapa detrás de ellas, pero mientras el hombre había cerrado la tapa detrás de él, había bajado muy rápido la escalera para acompañarla. Mirabeau automáticamente se hizo hacia atrás para hacer mas espacio para el gran hombre. Cuando el se paro en el concreto y se giro para encararla, se encontró a si misma examinando a los dos recién llegados en la luz arrojada por la linterna que llevaba el hombre. El la mantenía apuntando hacia abajo al piso para evitar cegarla de nuevo, lo que ella apreciaba, pero entre su visión nocturna y la lámpara, podía verlos tan bien como si estuvieran a la luz del sol. La fémina definitivamente no era su refuerzo, decidió Mirabeau. Era poco mas que una niña y no podía tener mas de catorce o quince – una niña para la mayoría de la gente pero un bebe para alguien que había pasado más de cuatrocientos o quinientos años. La niña era esbelta y plana, con largo cabello rubio atado en la cima de su cabeza. El look simplemente enfatizaba la juventud de sus rasgos y su esbelto cuello. Mirabeau se pregunto brevemente quien era ella y por que estaba ahí. Le parecía familiar, pero Mirabeau no podía situar de donde la conocía. Finalmente dirigió su atención al hombre. La niña fue olvidada inmediatamente. Mirabeau se había encontrado con un montón de hombres, tanto mortales como inmortales en su vida, pero había encontrado pocos hombres que pudieran compararse con este. Era una buena cabeza más alto que sus propios uno setenta y siete de estatura. También era apuesto, con cabello oscuro y una clase de rasgos toscos que ella disfrutaba. Además de eso, el hombre era increíblemente ancho, con hombros que un defensa envidiaría. El amplio pecho que coronaba una angosta cintura y – por el vistazo que ella había tenido mientras el descendía la escalera con su traje – el mejor trasero que ella hubiera visto en un hombre en mucho tiempo. El tipo en el que una chica podía apretar y hundir sus uñas para urgirlo mientras el – “Oh, hombre. No tu también.” Mirabeau parpadeo ante las exasperadas palabras de la adolecente y se giro a mirarla con expresión en blanco. ¿No ella también qué? “No tu,” dijo la chica con un suspiro, entonces señalo a ambos con un gesto. “Ustedes dos. Ambos están ahí de pie pensando en como seria tener sexo con el otro. Son tan malos como mi hermana y Decker. Siempre están lujuriando con el otro… o haciéndolo.” Suspiro infelizmente, luego agrego, “Es patético… juro que nunca tendré sexo o encontrare a un compañero de vida si me va a convertir en una idiota cachonda como el resto de ustedes.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Mirabeau simplemente miro a la chica, muchos pensamientos golpeándola uno tras otro. Primero, ahora sabía quien era la chica. La referencia a una hermana y a Decker significaba que ella era Stephanie McGill quien era hermana de Dani McGill, la compañera de vida de Decker Argeneau Pimms. La chica era una recién convertida, habiendo sido una mortal hasta el verano pasado, cuando había sido secuestrada por un vampiro fugitivo. Todo cazador que había estado lo suficientemente cerca había sido llamado en busca de la chica, incluyendo a Mirabeau y su compañera Eshe. La chica había sido encontrada eventualmente, pero no antes de que fugitivo, un sincolmillos, la hubiera convertido. Afortunadamente, Stephanie se había convertido en una desdentada en lugar de una no colmilluda. Mientras los desdentados tenían el ligero impedimento de ser incapaces de hacer crecer sus colmillos como la mayoría de los inmortales, no era un problema tan serio ahora que la sangre venia en bolsas. Los sin-colmillos, por otra parte, tenían el impedimento además de una aterradora locura que los guiaba a llevar a cabo horribles atrocidades en los mortales de los que todos dependían para sobrevivir. Fue por esa razón que los sin-colmillos eran siempre casados y asesinados. Su segundo pensamiento fue que la niña se las había arreglado para leer sus pensamientos. No le sorprendía que Stephanie hubiera leído los pensamientos del hombre ya que Mirabeau ya había notado el hecho de que era un mortal. No podría haberse explicado cómo. Simplemente lo había sentido. Era más bien aterrador que hubiera sido capaz de leer a Mirabeau. Era mayor que la chica por más de cuatrocientos años. Stephanie no debería de haber sido capaz de leer sus pensamientos, al menos no si ella había estado ocultándolos lo cual, aceptaba Mirabeau, podría no haber estado haciendo. Debía de tener cuido de hacerlo, decidió Mirabeau, su mente ya moviéndose al tercer pensamiento. Mientras había estado observando al mortal y notando sus atributos físicos, había estado vagamente al tanto que él había estado haciendo lo mismo. De cualquier modo, por lo que Stephanie había dicho, el había estado ahí de pie contemplando tener sexo con ella, o lujuriando con ella como la adolecente lo había puesto tan amablemente. El pensamiento hizo que Mirabeau sonriera mientras miraba de nuevo al hombre. Después de cuatro siglos y medio, ella había estado sexualmente activa mucho tiempo, pero había dejado la urgencia de comunicarse en un nivel tan básico durante el último siglo. Era bueno saber que ella aun podía desear a un hombre, y siempre era lindo saber que podía causar lujuria también. Tal vez después de esta tarea ella podía convencerlo – “Tiny McGraw.” Las cejas de Mirabeau se elevaron ante el nombre. Era uno que ella había oído mucho de Marguerite Argeneau. La mujer había mencionado a Tiny al menos una vez cada vez que Mirabeau la había visitado desde que la mujer había vuelto de California, donde ella había conocido al detective privado. Francamente, Mirabeau se

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

había cansado de oír el nombre. Ese pensamiento se consumó mientras una mano aparecía delante de ella al nivel de su cintura. Automáticamente ella coloco la suya dentro, pero sus ojos se ensancharon cuando su mano mucho más pequeña desapareció dentro de la mano del tamaño de un guante de beisbol que se cerraba cálidamente y fuerte sobre sus dedos. El hombre tenía manos enormes, noto ella silenciosamente, e instintivamente miro hacia abajo a los pies para notar que también era extremadamente grandes. Dios, pensó lentamente, el hombre debe de tener un mamut –

“¡Oh Dios! Deténganse antes de que me hagan vomitar,” jadeo Stephanie, luego empezó a hacer sonidos nauseas a su izquierda. Mirabeau cerró sus ojos, la pena peleando brevemente con el enojo. El enojo gano y espero, “Entonces mantente malditamente fuera de mi cabeza.” “No estoy en tu cabeza. Prácticamente me estas gritando tus pensamientos.” Respondió la chica.

“Ee… supongo que eres Mirabeau La Roche, y ustedes dos se conocen. ¿O debo presentarlas?” pregunto Tiny inseguro. Mirabeau suspiro con desilusión ante el sentido de perdida cuando el soltó su mano, pero entonces se forzó a enderezarse y actuar como la enforcer que era. “Si, soy Mirabeau. Pero no, Stephanie y yo nunca nos habíamos conocido. Aunque, se quién es. La he visto en la casa de los enforcers,” explico Mirabeau. Entonces elevo sus cejas, “¿Supongo que eres mi refuerzo para entregar el paquete?” “Si, si, el es tu refuerzo,” interrumpió Stephanie impacientemente, luego agrego, “Y yo soy el paquete. ¿Así que podemos movernos ahora? realmente apesta aquí abajo.” Mirabeau se giro con los ojos entrecerrados hacia la niña. Supuso que debía de haber sabido cual era la tarea en el momento en que reconoció a la chica. De cualquier modo, no lo había hecho. Ahora la miraba con mientras el verdadero horror de la situación era asimilado. Iba a entregar a Stephanie en Port Henry, lo que significaba al menos diez horas atrapados en un vehículo con esta grosera, bocona puberta. Debía de haberlo averiguado antes. Había oído a Lucian, Dani, y Decker hablando acerca del futuro de la chica en la casa de los enforcer un par de veces. Lucian insistía en que la chica no estaría a salvo en ninguna parte más que en la casa con los enforcers alrededor para vigilarla. Dani había insistido en que Stephanie fuera mudada, que la chica era miserable ahí con nada que hacer más que pensando en todo lo que había perdido. Ella necesitaba tener amigos, terminar la escuela, y tener una vida tan normal como fuera posible. Port Henry era obviamente la solución con la que había resultado. Un pequeño pueblo al sur de Ontario, era relativamente amistosa con los vampiros, con algunos en el pueblo sabiendo de su existencia y un pequeño grupo de inmortales viviendo ahí que podía ayudar a cuidar a Stephanie. Mirabeau supuso que era la mejor posibilidad

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

de la chica de tener una vida normal. Solo no entendía por qué ella y Tiny habían sido elegidos para entregarla. ¿Dónde estaban Decker y Dani? ¿No iban ellos a vivir ahí con ella también? “Dani y Decker se van de luna de miel,” le informo Stephanie con un suspiro, obviamente leyendo sus pensamientos. “¿Cuándo se casaron?” pregunto Mirabeau con sorpresa. Decker era un enforcer, y – teniendo que depender del otro para sobrevivir como lo hacían – todos los enforcers eran un grupo muy unido. Si Decker se había casado, ella no solo debía saberlo, ella definitivamente debería de haber sido invitada a la boda y se sentía insultada ante la posibilidad de que no lo hubiera sido. “No, no se han casado. Esta es una luna de miel pre-boda. Una vez que saquen lo peor de las „hormonas de nuevo compañero‟ – como Dani las llama - , planearan la boda e irán conmigo a Port Henry. Hasta entonces, esa Elvi y el hermano de Lucian, Víctor, me cuidaran y me mantendrán a salvo.” Mirabeau miro a la chica, juzgando su expresión. Ella no parecía molesta por este cambio en los eventos. Más bien, había casi un brillo casi de excitación en sus ojos, y Mirabeau se hundió brevemente en la mente de la chica para ver que, a su manera de pensar, ella sería una carga en el hostal de Elvi, y para todos los fines ella estaría libre para hacer lo que quisiera. El pensamiento era enervante para una adolescente, su primera probada de libertad. Decidió Mirabeau que no era su papel desalentar a la chica. Sabía que Elvi Black, ahora Argeneau, había perdido una hija hacia tiempo y sospechaba que la mujer cuidaría de la chica y la metería de todo en su negocio. También sabía sin duda que Víctor Argeneau no iba a dejar a la chica sin supervisión. De cualquier modo, no quería que una malhumorada Stephanie por el resto de su tarea así que mantuvo la boca cerrada. Tampoco creyó por un momento que Dani McGill hubiera abandonado a su hermana para viajar a pesar de las „hormonas de nuevo compañero‟ con Decker. Mirabeau sabía que Leonius Livius, el fugitivo sin-colmillos que las había convertido, estaba interesado en recapturar a las dos hermanas. Siendo ese el caso, sospechaba que la historia de las „hormonas del nuevo compañero‟ solo había sido una fachada para evitar que Stephanie se preocupara por su hermana. Mirabeau sospechaba que Lucian había convencido a Dani de ser la carnada en una trampa para intentar atrapar al sincolmillos, y Dani, desesperada por ver a su hermana a salvo, había accedido mientras la chica estuviera en alguna otra parte a salvo y fuera del camino. Recordando que Stephanie podía leer su mente, Mirabeau mato ese pensamiento tan pronto como ocurrió, justo como había tenido el pensamiento de que Elvi sería más un guardián que una terrateniente en Port Henry. Mientras alejaba eso pensamientos rápidamente, Mirabeau decidió que tendría que checar la posibilidad de una trampa una vez que esta tarea terminara y ver si necesitaban ayuda con eso. Leo

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

era un bastardo engañoso que había escapado de ellos ya dos veces. Si podía evitar que fueran tres veces, estaba dentro. El roce de papel llamo su atención hacia Tiny, para ver que él había sacado una libreta de su bolsillo y estaba ahora hojeando las páginas. Cuando se detuvo con un murmullo de satisfacción, ella se acerco y husmeo la pagina que el iluminaba con la linterna. Era un dibujo a mano de los desagües, vio ella, notando la iglesia marcada claramente en la página como punto de partida y las líneas azules como venas que corrían lejos de ella. Un camino había sido marcado en rojo, y parecía bastante intrincado. Parecía que Lucian estaba determinado a hacerlo tan difícil como fuera posible para cualquiera que los siguiera sin que ellos lo notaran. Algunas de las vueltas parecían estar juntas, y otras parecían volver por donde habían venido. Cualquiera que intentara seguirlos tendría que ir muy cerca para evitar perderlos. No sabía por qué Lucian había pasado por todos esos problemas cuando él y los otros estaban en el registro de la iglesia, donde el pasaje secreto llevaba al sótano y donde estaba la entrada al desagüe. Pero entonces se le ocurrió que la fiesta de la boda no podía durar mucho en el registro sin llamar la atención. Si Leonius o uno de los suyo se atrevía a escabullirse en la iglesia para la ceremonia, podrían sospechar de un retraso. Podrían comenzar a leer mentes, y notar que Stephanie no había salido del registro. Mientras Lucian era ilegible para muchos, todos los invitados a la boda habían estado en la habitación cuando Mirabeau entro a firmar como testigo de la ceremonia para Marguerite y Julius. Los otros habían mirado en silencio mientras Lucian había tomado su brazo una vez que ella había terminado de firmar y la había apresurado hacia el panel secreto, explicando que su compañero estaba en el segundo grupo de testigos y se le uniría pronto con el paquete. Mientras algunos de los otros en la boda eran mayores y más difíciles de leer, un igual número eran recién convertidos, fáciles de leer lo quisieran o no. No le tomaría mucho a alguien descubrir si Stephanie McGill había desaparecido, se dio cuenta, y decidió que ya habían gastado suficiente tiempo. Necesitaban moverse. Tiny parecía pensar igual, ya que él estaba cerrando ya la libreta y deslizándola de vuelta a su bolsillo trasero. Destello su linterna hacia el túnel, diciendo, “Mejor comenzamos a movernos. Iremos por este camino por tres salidas y después en la cuarta a la derecha.” Mirabeau levanto su falda un poco y asintió mientras se giraba hacia donde se iban a dirigir. “Yo guiare. Stephanie, tú en el medio. Tiny la retaguardia.” “¿Necesitas la linterna?” pregunto Tiny, luego sonrió socarronamente cuando ella se giro hacia él. Suponía que sus ojos destellaban bronce en la oscuridad mientras capturaban y reflejaban la luz que había ahí abajo porque murmuro, “Cierto. Claro que no. Guíanos.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Decidiendo que era listo para ser mortal, Mirabeau se giro y miro el túnel, cuidadosa que mantener su falda fuera del desagüe que los rodeaba. Caminaron en silencio, Mirabeau guiándolos por dos de las desviaciones antes de que se le ocurriera si hubiera problemas, seria probable que vinieran desde atrás y que tal vez dejar a Tiny, que era un mortal, a que cuidara su espalda no era el movimiento más inteligente. Además del hecho de que ella pensó que sería una pena que un mortal tan bien parecido muriera, se imagino que Marguerite estaría muy molesta si ella insultaba al chico también. La mujer era muy allegada a él. El problema era que los hombres mortales podían ser demasiado delicados con su hombría y pareciendo fuertes y capaces. Ella iba a tener que resultar con una mentira para que cambiaran de lugares.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Capitulo Tres Tiny estaba considerando la sugerencia de Marguerite de que el podía ser el compañero de vida de Mirabeau. Ahora que había conocido a la mujer en cuestión, encontraba esa posibilidad fascinante. Estaba intentando recordar todas las razones por las que no debía de sentirse de esa manera cuando Stephanie repentinamente se detuvo en frente de él. Sus nervios inmediatamente alerta por una posible trampa, miro a Mirabeau para encontrar que ella se había detenido y estaba caminando hacia él. Tiny se relajo cuando vio su expresión. Ella no parecía ni alterada ni urgente con preocupación. De hecho, la expresión de Mirabeau era casi de susto, y sus palabras temblaban mientras decía, “Estaba pensando… tal vez sería mejor si guías tu después de todo. Esta muy oscuro ahí, y tú tienes una linterna.” Tiny miro hacia abajo a la linterna en su mano, luego de nuevo a Mirabeau. No tenia duda de que ella estaba mintiendo por la razón por la que quería que él fuera al frente. Había pasado suficiente tiempo alrededor de inmortales para saber su débil brillo no era necesario para que ellos vieran. Demonios, pensó, probablemente era tan brillante como si fuera de día para las dos mujeres ahí. El solo no entendía por qué ella quería repentinamente que el guiara. “Está preocupada de que hagas que te maten al final del grupo, y Marguerite nunca la perdonaría. Se espanto a sí misma con visones de ti siendo atacado por la espalda y decapitado o algo.” Dijo Stephanie con emoción adolecente, respondiendo a la pregunta que él no había hecho. “Solo este crep por venir con una mentira para llevarte al frente del grupo.” Mirabeau miro con los ojos entrecerrados a la chica, luego miro a Tiny. “Se me ocurrió que tendría mejores posibilidades de oír si se aproximan por detrás y ya que es de donde más probablemente vengan los problemas –“ “suficiente,” interrumpió Tiny, arreglándoselas para no hacer una mueca visible ante la realidad detrás de sus palabras. A pesar de sus esfuerzos por hacer más fácil el golpe, su ego había sido golpeado. Con dos metros y ciento veinte kilos de puro musculo, no estaba acostumbrado a ser considerado el miembro débil de la manada. De hecho, era solo recientemente que se había visto forzado a encarar el hecho de que él lo era… al menos entre inmortales. Por diez años, la compañera de Tiny había sido una mujer que era mortal como él. Jackie había sido una cosita, y mientras el siempre había sabido y respetado que ella podía sola, aun así había sido él el brawn de la pareja. Pero cuando Jackie había conocido a Vincent y se había ido para ser su compañera de vida, Tiny se había encontrado emparejado con Marguerite para un caso europeo, y su visión de él mismo se había alterado con una venganza. La pequeña dama, casi un pie más baja que y con menos de la mitad de su peso era hermosa, dulce, y ponerlo bajo su brazo y correr por la calle como su él no pesara más

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

que un niño. Y Tiny no dudo por un minuto que cualquiera de las dos delicadas flores de mujeres delante de él pudieran hacer lo mismo. Aun él era grande y musculoso, pero Tiny era el frágil que necesitaba ser cuidado. ¿Cuán deprimente era eso? Tiny sopeso la pregunta mientras comenzaba a rodear a Stephanie e iba al lado de Mirabeau, pero rápidamente lo olvido cuando Mirabeau repentinamente dio un grito ahogado de sorpresa. Instintivamente el elevo la linterna hacia el sonido, destellando el haz en su rostro y cegándola brevemente. Tiny vio sus ojos cerrarse en contra de la luz y instintivamente comenzaba a bajar la luz pero se detuvo mientras vislumbraba una figura detrás ella. Era un hombre, más bajo que Mirabeau, solo la parte superior de su cabeza y sus ojos bizcos viéndose sobre su hombro. No era ojos de un inmortal. El hombre era un mortal como Tiny, pero mucho más sucio, noto, por el enredado cabello sin lavar y la mugre manchando la frente del hombre. Un vagabundo, entonces, dedujo, probablemente alguien que vivía y vagabundeaba por los desagües, no una gran amenaza para Mirabeau. O al menos, no lo habría sido, pero el tipo estaba en ese momento sosteniendo a Mirabeau por el cabello que había sido enrollado en la parte posterior de su cabeza en un moño y jalaba su cabeza hacia atrás en lo que parecía un ángulo incomodo. Tiny dudo, esperando que Mirabeau simplemente tomara control de la mente del hombre e hiciera que la soltara, pero en su lugar, reacciono en lo que suponía era un movimiento puramente instintivo y elevo su rodilla para patear hacia atrás al hombre en un golpe que probablemente lo habría sacado de su rotula si ella lo hubiera terminado. Desafortunadamente, el largo vestido de Mirabeau se metió en el camino, atrapándola, y haciendo que perdiera el equilibrio y su patada. Sus ojos y boca se abrieron con sorpresa mientras comenzaba a caer. Tiny intento rodear a Stephanie para salvarla, pero llego justo a tiempo para casi se tirado por sus agitadas piernas mientras ella estrellaba su trasero con el túnel. Tiny se las arreglo para salvarse tomándose de la pared a su lado. Entonces comenzó a alcanzar a Mirabeau, pero se detuvo y levanto la linterna ante el gruñido que venía de la salida del túnel. El circulo de luz ilumino al hombre, revelando sus ropas sucias y enredado cabello, así como el hecho de que el sostenía ahora lo que parecía la mitad del cabello de Mirabeau en su mano. Por un momento, Tiny pensó que el tipo la había escalpado, pero entonces recordó que Marguerite había dicho que había hecho algo para cubrir el tinte fucsia del cabello de Mirabeau y se dio cuenta que eso era lo que había sido. Le debieron de haber puesto extensiones o algo, pensó, mientras rápidamente iluminaba hacia Mirabeau para ver que mientras los laterales, liberados del moño, ahora colgaban sobre sus hombros en un puro, color oscuro, había puntas rosas saliendo en todas direcciones en la parte posterior de su cabeza. Su atacante no parecía darse cuenta de que solamente había quitado algunas de sus extensiones. El hombre estaba jadeando ante el conjunto de cabellos que sostenía con

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

horror, pero en el momento en que la luz de la linterna lo golpeo, el tipo chillo y giro su atención del cabello que sostenía a la fuente de la luz. Cuando lo hizo, Tiny cambio la linterna para que el circulo de luz incluyera su larga figura y simplemente murmuro, “Buu.” Eso fue todo lo que necesito. Como siempre – al menos entre los mortales – su talla solo hacia un impacto y persuadía al hombre que no quería meterse con el después de todo. Soltando un alterado grito de alarma, el tipo soltó el cabello, rápidamente arrastro los pies hacia atrás, y se giro para apresurarse a huir, casi desapareciendo inmediatamente en la oscuridad. Tiny espero hasta que el sonido de la salida del tipo disminuyeron, entonces se movió para ayudar a Mirabeau. Estaba forcejeando alrededor en el agua, intentando ponerse de pie, pero era obstaculizado por su vestido, que estaba completamente mojado. Continuaba atrapándola y enviándola poco ceremoniosamente de vuelta a sentarse en el lodo. Stephanie, noto, estaba simplemente mirando todo, su boca ágape y sus ojos llenos de horror. Suponía que era en lo que Mirabeau forcejeaba lo que había causado esa reacción. Intento no pensar en eso el mismo mientras murmuraba, “Toma,” y le dio a Stephanie la linterna. La chica se las arreglo para componerse lo suficiente para tomarla, y en el momento en que lo hizo, le dio la vuelta cuidadosamente a Mirabeau, arreglándoselas para evitar sus agitadas piernas, y se puso detrás de ella. Tiny entonces simplemente encajo sus manos debajo de sus brazos y la puso rápidamente de pie. “Gracias,” murmuro Mirabeau, el sonido como un gruñido sin aliento mientras se ponía de pie. Tiny espero a asegurarse que estaba de pie, pero entonces bajo sus manos y dio un rápido paso lejos de ella. El no quería ofender, pero no pudo evitarlo. El olor ahí abajo era lo suficientemente malo cuando solo caminaban por ahí, pero Mirabeau lo había alborotado con su lucha, y el hedor parecía haberse intensificado e impregnado en ella en niveles concentrados. La mujer con la que había estado lujuriando buena parte de la caminata olía como a un retrete. Eso tendía a empapar su calor un poco. Probablemente era algo bueno, decidió. Después de todo, tenían un trabajo que hacer. Tomando la linterna de Stephanie, Tiny la dirigió hacia Mirabeau e hizo una mueca ante el estado de su vestido. Si él no la hubiera visto en la fiesta en la iglesia, habría pensado que era un top durazno con una falda café negrosa en lugar de un vestido durazno. El vestido estaba definitivamente arruinado. El no fue el único que lo noto. Mirabeau se estaba mirando con horror que sobrepasaba el de Stephanie. Miro alrededor furiosa, y gruño, “¿Dónde está?” “Se fue,” dijo Tiny, pensando que probablemente era suerte que el tipo se hubiera ido. “Era solo un vagabundo. Se fue cuando me vio.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

No se sorprendió cuando, en lugar de parecer aliviada, Mirabeau parecía desilusionada por las noticias. Sospechaba que ella quería perseguir al hombre por haberla tomado y causarle el estado en el que se encontraba. Simplemente espero pacientemente mientras ella lo miraba con furia impotente, preguntándose si ella sacaría su ira y frustración con el… y si él la dejaría. Al final, ella simplemente maldijo y miro sus manos cubiertas de lodo con disgusto. Tiny estaba a punto de ofrecer sacrificar la chaqueta de su traje para limpiar sus manos cuando ella se las arreglo para encontrar un pequeño parche en el frente de su falda que había escapado de la mojada. El miro en silencio mientras ella limpiaba sus manos, entonces forzó una sonrisa de aliento cuando ella miro hacia el de nuevo. La visión de ello la hizo suspirar, y dijo, “Supongo que debemos de continuar.” “Si, supongo,” coincidió el despacio. Mirabeau asintió, entonces se movió hacia la entrada del túnel a su izquierda, solo para detenerse mientras la falda de su vestido se enredo en sus piernas. Casi pierde el equilibrio de nuevo, y Tiny inmediatamente la alcanzo para darle soporte, pero ella lo alejo y se las arreglo para mantener el equilibrio ella sola. Entonces miro hacia abajo al vestido con disgusto. “Podrías también,” dijo en voz baja Stephanie. “Esta arruinado de todos modos.” Tiny sabía que la niña estaba leyendo la mente de Mirabeau de nuevo, pero no estaba seguro de que estaba suponiendo ella hasta que Mirabeau repentinamente se inclino, levanto el dobladillo del vestido, encontró un lado de sean y comenzó a romperlo. Lo rasgo todo hacia arriba, bien arriba de sus rodillas, entonces rápidamente rasgando los costados, arrancando tres cuartos de la parte baja de la falda. Una vez que termino, Mirabeau vestía un vestido que solo cubría la mitad de sus muslos. “Es un poco corto,” juzgo mientras se enderezaba y arrojaba el material arrancado. Entonces agrego socarronamente, “Pero puedo moverme fácilmente, y no me detendré si tengo que pelear.” “Si,” coincidió Tiny ausentemente, apenas al tanto de haber gruñido la palabra mientras miraba sus piernas enmediadas. Su falda ahora comenzaba donde sus medias terminaban. Cada vez que ella se movía, destellaba un tentador vistazo de piel. Las medias mismas eran de red negras y cubrían lo que le parecían en ese momento casi una milla de piernas. Dios, la mujer es toda piernas, pensó. Y eran buenas piernas también, musculosas, pero aun así esbeltas y femeninas, terminando en delgado tobillos.

“Es mi culpa,” comento Mirabeau con un poco de autodisgusto mientras se miraba hacia abajo a sí misma. “Debí de haber checado que la salida estuviera vacía antes de darle la espalda.” “¿No lo oíste aproximarse?”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Stephanie hizo la pregunta con voz inocente, pero Tiny sospechaba que estaba jugando con Mirabeau. Eso lo hizo fruncirle el ceño a la adolecente. La chica obviamente tenía un chip en su hombro, pero entonces supuso que se lo había ganado. Había pasado por un gran problema en el último año. Afortunadamente, Mirabeau no parecía sospechar que la pregunta era una jab para ella. Simplemente frunció el ceño hacia la salida y sacudió su cabeza. “pensándolo, no lo hice.” Se movió hacia la boca del túnel a su derecha y miro en la oscuridad. “El debía de haber estado ya ahí de pie justo en la entrada del túnel y simplemente espero cuando vio que nos acercábamos. Debió de haber visto la linterna desde una buena distancia.” “¿Esperando con que propósito?” pregunto curiosamente Stephanie. “¿Qué quería?” ¿Además de tu cabello?” Lo último fue agregado con burbujeante entusiasmo, pero Mirabeau solo se encogió de hombros y giro de nuevo hacia ellos. “¿Quién sabe?” no estaba bien de su cabeza… lo cual fue el por qué no pude controlarlo cuando me tomo, pero entendí suficiente de sus caóticos pensamientos para saber que pensó que éramos ratas.” “¿Ratas?” Tiny pregunto con asombro, finalmente arreglándoselas para despegar sus ojos de sus piernas. Mirabeau asintió silenciosamente en el haz de luz que el levanto hacia su rostro. “¿Hablas de ratas tamaño humano?” pregunto dudosa Stephanie. “El no podía vernos en la oscuridad, solo el destello de la lámpara,” señalo Mirabeau, luego agrego, “Y por lo que saque de sus pensamientos, el siempre sospecho que había ratas mutantes del tamaño de humanos aquí. En su mente incluso las pequeñas ratas le hablan.” “Oh,” murmuro Stephanie, y Tiny repitió su comentario en su cabeza, mientras su mirada cambiaba detrás de Mirabeau al túnel donde el loquito había desaparecido. Ahora se sentía un poco mal por haber asustado al pobre bastardo. El tipo necesitaba ayuda. “Bueno… supongo que debemos continuar.” Murmuro repentinamente Mirabeau, pero no se movió excepto que miro por donde habían venido, luego de nuevo al túnel frente a ella. Sabiendo que ella ya no estaba segura de donde estaría el más a salvo, al frente del grupo o al final, Tiny decidió por ella y la rebaso. Prendió la linterna en el túnel y siguió el brillo, moviéndose lentamente al principio hasta que estuvo seguro de que Stephanie y Mirabeau lo seguían. Mirabeau podía estar preocupada por que alguien lo siguiera, pero hasta ahora no había habido señales de ello. El estaba más preocupado de encontrarse con más locos subterráneos vagando en el desagüe. Mientras Tiny se sentía mal por ellos, no se sentía tan mal de estar dispuesto a arriesgar a una de las chicas a que saliera lastimada.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

N&N

Mordido por Cupido

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Capitulo Cuatro Mirabeau se detuvo cuando Stephanie lo hizo y miro esperando a Tiny. El había sacado el mapa de nuevo y estaba mirándolo, recorriendo con la linterna el área, luego mirando el mapa de nuevo, sus cejas uniéndose de una manera que la impacientaban. Ansiosa por continuar y salir de esos interminables túneles, cambio de lugar impacientemente, luego hizo una mueca mientras su falda cambiaba junto con ella. La maldita cosa se estaba secando y pegándosele mientras lo hacía. También sus pantaletas… y era malditamente incomodo. “¿Qué pasa?” pregunto ella finalmente, mientras Tiny repetía el checar el mapa y el escaneo del área de nuevo. Se movió alrededor de Stephanie junto a él para mirar el mapa. “Creo que dimos una vuelta incorrecta.” “¿Qué?” jadeo ella con incredulidad, sus ojos escaneando el mapa. Para su alivio había una salida en el mapa justo como lo había en el túnel. Aliviada, dijo, “No, fue dos salidas después de la última vuelta, entonces eta que tomamos. Pasamos dos salidas desde la última vuelta, así que tomamos esta.” “si,” coincidió pacientemente Tiny, luego señalo, “Pero de acuerdo al mapa debería de haber otra salida al otro lado de esta y –“levanto la linterna para iluminar la pared opuesta. “No hay salida.” Mirabeau miro con expresión en blanco a la solida pared, entonces al mapa, pero no cambio repentinamente. Maldiciendo, tomo el mapa de sus manos y, usando su dedo, en silencio regreso, contando las salidas que habían pasado entre cada una de las que habían tomado, intentando ver donde habían dado una vuelta incorrecta. Volvió a recorrer sus pasos todo el camino desde donde ella había sido atrapada y caído. “Mierda,” respiro infelizmente mientras miraba el mapa. “¿Qué?” pregunto Tiny, acercándose para mirar el mapa también. “Todo parece bien,” dijo ella despacio. “Por lo que puedo decir, tomamos las vueltas correctas de acuerdo al mapa. Lo único en lo que puedo pensar es…” Mirabeau se quedo en silencio y simplemente señalo los dos túneles lado a lado. “Eso estaba cerca del comienzo, la tercera vuelta,” murmuro Tiny pensativamente, mirando a donde ella estaba señalando, después se enrederezo ligeramente. “Ahí fue donde ese tipo –“

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“Si,” le interrumpió Mirabeau con un suspiro. “Creo que pudimos haber tomado el túnel incorrecto. Si estaba una junto a la otra, pudimos haber andado en círculos un poco después del ataque.” Tiny maldijo y miro hacia atrás por donde habían venido. Luego suspiro, y dijo, “Tenemos que regresar. Ver si es ahí donde –“ “Pero eso fue hace horas,” protesto Stephanie, moviéndose junto a ello para mirar el mapa también. “Mira, prácticamente es todo el camino de vuelta al principio. No voy a ir de vuelta por esos túneles para comenzar de nuevo. Además, que pasa si te equivocas, ¿y si solo contamos mal en una de las otras vueltas? “No contamos mal,” dijo en voz baja Mirabeau. “Ambos hemos estado contando. Es que debimos de haber tomado el túnel incorrecto en esa parada.” “Bueno, entonces, tal vez el mapa está mal,” discutió desesperadamente Stephanie. “La gente comete errores, incluso Lucian debe tener errores de vez en cuando.” Su desesperación convirtiéndose en rebeldía, se cruzo de brazos y espeto, “Yo no voy a ir de vuelta. Tendrán que noquearme y llevarme cargando por qué no voy a caminar todo el camino de vuelta solo para comenzar de nuevo. Estoy cansada y hambrienta y pudriéndome por este olor. Quiero una ducha y una cama y sangre. Solo quiero salir de aquí,” termino con frustración.

El silencio lleno el túnel mientras Stephanie cerraba su boca. Estaba de malhumor. A Mirabeau no le importaba mucho siempre y cuando lo hiciera en silencio. Su mente fue cautivada con las palabras “ducha y una cama y sangre” todo lo que ella prefería para sí misma. No habían estado en los túneles por horas, tal vez una hora y media, y sospechaba que habían tomado el túnel correcto, debían de haber salido de los desagües hacia tiempo. “¿Una cama?” pregunto Tiny con cuidado. “Solo es un poco después de la media noche, Stephanie. Es medio día para ustedes ahora, ¿no es así?” La adolecente se rio con disgusto. “No somos vampiros, Tiny. Demonios, ni siquiera tengo colmillos, y no me quedo despierta durante la noche y duermo por el día. Siempre y cuando evite el sol, puedo quedarme despierta durante el día. Además, no hay nada en la televisión durante la noche, solo películas viejas y programas de mierda vendiendo tonterías de mierda.” Suspiro. “Usualmente me voy a la cama a medianoche o algo así.” Cuando Tiny la miro y elevo una ceja, Mirabeau simplemente se encogió de hombros. Ella usualmente se quedaba despierta por la noche y dormía durante el día. De cualquier modo, no había dormido mucho hoy. Había habido mucho que hacer para prepararse para la boda. No le importaría tomar una siesta. La sangre sonaba bastante bien también. Mientras que por la ducha, Mirabeau pensó que mataría por una entonces… y un cambio de ropa. Dios, ella quería salir de esos desagües también, y no iba a viajar por diez horas en una camioneta en ropas empapadas por el desagüe.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Ese pensamiento en el frente de su mente, Mirabeau le entrego el mapa a Tiny y se giro hacia donde habían venido. “¿A dónde vas?” espeto Stephanie con desmayo, apresurándose tras de ella. “Te dije, no iré de vuelta por los túneles.” “Y aun así me sigues,” señalo ella secamente y no se sorprendió cuando la adolescente se detuvo abruptamente. “Solo para decirte que no voy a ir,” dijo ella estridentemente, mientras Mirabeau continuaba por el oscuro túnel. “Bien. Quédate aquí y ponte de mal humor. Pero pasamos un respiradero hacia la superficie hace unos minutos, y lo voy a usar para salir de estos malditos desagües,” dijo calmadamente Mirabeau. “¿en serio?” el chillido excitado y de sorpresa fue seguido por tacleo de los zapatos de la chica en el concreto mientras se apresuraba a alcanzarla. Mirabeau lo había esperado. Tiny las siguió mas en silencio así que casi había ignorado el sonido de su aproximación antes de que oyera su murmullo, “¿Cuál es el plan aquí?” Mirabeau suspiro para ella misma y se detuvo. Se suponía que era compañeros, pero ella no estaba acostumbrada a tener compañeros mortales, o incluso hombres para el caso. Eshe usualmente pensaba lo mismo que ella, así que rara vez no estaban de acuerdo o incluso necesitaban discutirlo. La otra mujer habría guiado para salir de los desagües, pero sospechaba que Tiny iba a tener un problema con ello. Probablemente el era uno de esos tipos según el libro. “El plan,” dijo ella calmadamente, “es salir de aquí, entrar a un hotel, lavarme esta mierda, buscarnos a todos un cambio de ropa, comida, tomar una siesta, encontrar la camioneta antes del amanecer para salir de la ciudad.” “¡Yay!” grito Stephanie felizmente e hizo un bailecito en el concreto. Mirabeau sintió que su boca se retorcía pero se las arreglo para evitar sonreír, y dijo solemnemente a Tiny, “Lucian dio el nombre del estacionamiento en el mapa. El anuncio debe de ser fácil de encontrar. Si esta tan lejos como sospecho que esta, podemos tomar un taxi y borrar la memoria del chofer cuando nos deje.” Tiny la miro en silencio por la oscuridad hasta ahora, estaba segura de que él iba a negarse e insistir que se apegaran al plan que Lucian les había dado; pero, para su sorpresa, asintió, y simplemente dijo, “No parece que nadie nos este siguiendo, y batidos manejando diez horas con estas ropas.” Mirabeau se relajo y permitió que una sonrisa curvara sus labios, hasta que el agrego, “Ahora solo tenemos que preocuparnos de que haya un hotel que podamos encontrar caminando.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Ella frunció brevemente el ceño antes sus palabras, entonces sacudió la cabeza. “No puedes caminar una cuadra sin tropezar con un hotel en esta ciudad. Debe de haber uno cerca.” A pesar de las valientes palabras, Mirabeau estaba preocupada de que la salida que hubieran tomado por error llevara a una parte de la Ciudad de Nueva York que no tuviera hoteles. Con esa preocupación en su mente, guio el camino de vuelta a la escalera hacia la superficie que había pasada hacia poco. Tiny se ofreció a ir primero y ver si podía abrir la alcantarilla arriba, pero Mirabeau simplemente sacudió su cabeza y comenzó a subir. Sospechaba que tenían cerrojos especiales o algo para prevenir que las personas se metieran y podría necesitarse un poco de musculo para abrirla. Tiny tenía mucho musculo… para un mortal, pero ella tenía más. “¿Puedes decirme dónde estamos?” pregunto Tiny, mientras ella abría la alcantarilla y se elevaba para mirar afuera. Mirabeau se tomo un momento para mirar alrededor tanto como pudo. Estaba cerca de una esquina, pero una camioneta estacionada en los letreros de la calle tapaba su visión. “¿Dónde estamos?” dijo impacientemente Stephanie. “No estoy segura, pero hay un hotel al otro lado de la calle,” contesto Mirabeau. Y se dio cuenta que el conductor de la camioneta estaba bajando charolas de lo que parecía ser comida y vegetales frescos. Supuso que era más fácil hacer entregas en la noche cuando las calles no estaban tan congestionadas. Dando la vuelta, miro al dueto al pie de la escalera. “Vamos. Nos registraremos en el hotel, y luego descubriremos donde estamos.” Stephanie estaba a medio camino de la escalera detrás de ella antes de que la última palabra abandonara su boca. Sonriendo socarronamente, Mirabeau quito la alcantarilla del camino y rápidamente subió y se agacho en la calle antes de que Stephanie saliera. Tiny estaba justo detrás de la chica y ayudo a Mirabeau a colocar de nuevo en su lugar la alcantarilla antes de que se enderezaran y se movieran a un lado del camino. El tráfico era más lento en la noche en Nueva York, pero no era inexistente, y había sido afortunado de salir cuando lo habían hecho. No habían llegado aún a la esquina cuando un taxi había pasado volando. “Tal vez ustedes chicas deban esperar aquí déjenme ir a rentar la habitación,” dijo Tiny en voz baja, apresurándolas por la esquina. Mirabeau sacudió su cabeza al momento. “Iré por las habitaciones. Si alguien se ha dado cuenta de que tú has desaparecido también, se imaginaran que estas con Stephanie e intentaran rastrear las tarjetas de crédito.” “Lo mismo es verdad para ti.” Discutió Tiny con el ceño fruncido.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“Si, pero no necesito usar una tarjeta de crédito,” señalo Mirabeau secamente, y comenzó a caminar por la acera hacia el frente del hotel. “Solo un minuto,” dijo Tiny, atrapando su brazo. “Tal vez esta sea una mala idea después de todo. Ustedes dos son bastante memorables en el estado en el que están. Si cualquiera vine haciendo preguntas –“ “No encontraran ni un rastro de nosotras en los recuerdos de las personas del mostrador,” termino ella tranquilamente. Tiny encontró su mirada brevemente, entonces asintió. Mirabeau de hecho sentía el alivio en exhalación de Stephanie. La chica no debía de haberse preocupado. Aunque habían salido del desagüe, su hedor era aun todo lo que Mirabeau podía oler. Habían traído la estela con ellos, y ella estaba determinada a librarse de la peste así fuera la última cosa que hiciera. No iba a cambiar de opinión acerca de detenerse en el hotel. Girándose, encabezo el camino hacia la entrada del hotel, deslizándose rápidamente en la mente del portero mientras él se aproximaba – sin duda para detener su entrada. Miro su rostro tornarse vacio y sus ojos se alejaron mientras ellos pasaban, después cambio su atención a la gente en el lobby. Para su alivio, era lo suficientemente tarde para que hubiera poca gente. Un caballero sentado leyendo un periódico en uno de los sofás. Comenzó a levantar su cabeza para mirarlos pero simplemente lo volvió a bajar una vez que ella toco sus pensamientos. El no volvería a mirar hasta que ellos hubieran dejado el lobby. Una empleada joven, rubia, arreglada sobremanera estaba en el mostrador. Sus ojos fueron de dormilones a horrorizados y de nuevo a dormilones mientras Mirabeau se acercaba y se deslizaba en sus pensamientos. Entonces la mujer comenzó a buscar en el llavero, tomo dos tarjetas del cajón lleno de ellas, las paso por la maquina, las metió en un pequeño llavero, y escribió el numero de la habitación antes de entregárselas a Mirabeau, todo sin levantar sus ojos del mueble. Mirabeau tomo el paquete y se giro para encabezar el camino hacia los elevadores, sus ojos barriendo el lobby una vez más para asegurarse de que no había olvidado a nadie. Fue cuando vio la pequeña tienda en la esquina del lobby. “¿Qué pasa?” pregunto Tiny, cuando ella se detuvo. Mirabeau dudo, sus ojos deslizándose hacia la chica del mostrador una vez más. Una leída rápida a la mente de la encargada la hizo fruncir el ceño y suspirar. Continuo hacia el frente, murmurando, “Nada. Vamos.” Las puertas del elevador se abrieron en el momento en que Mirabeau presiono el botón. Se metió y presiono el botón de su piso, entonces miro a Tiny mientras él seguía a Stephanie dentro del elevador. Noto la maneta en la que miraba preocupadamente hacia atrás al lobby como si sospechara que ella había sentido un problema. No queriendo preocuparlo por nada, admitió, “Solo note la pequeña tienda en el lobby. Tienen ropa y otra cosas ahí, y pensé que tal vez podía obtener un cambio de ropa

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

para nosotros, pero la chica de la recepción no tenia llave. Solo el gerente del hotel y el dueño de la tienda, y ninguno de ellos esta a esta hora en el hotel.” “Oh.” Tiny se relajo. Entonces aclaro su garganta, y pregunto cuidadosamente, “así que, ¿no vamos a pagar por la habitación?” Las cejas de Mirabeau se elevaron ante la pregunta. Su tono cuidadoso sugería que no estaba muy cómodo con la idea, y ella frunció el ceño ante la cuestión, luego se encogió de hombros y dijo, “Cuando lleguemos a Port Henry, llamare a Bastien, y él puede mandar a alguien a que se haga cargo” Tiny asintió, sus hombros destensados incluso más en su saco, y Mirabeau se encontró mirándolo con curiosidad. La mayoría de las personas no se habría contrariado por tomar prestada una habitación de hotel por unas horas sin pagar por ello, pero ella ya sabía por las incontables historias que Marguerite Argeneau le había dicho acerca de este hombre que el tenia un sentido del honor tan fuerte como el acero corriendo a través de él. Lo encontraba de alguna manera refrescante. “Más bien estúpido,” murmuro Stephanie. “no es como si ellos lo fueran a notar. Obviamente, nadie usa la habitación que nos dio.” “Habitaciones. No di la suite,” murmuro Mirabeau, mirando a la chica con los ojos entrecerrados. Era suficientemente malo que continuara leyendo sus pensamientos, pero insultar a Tiny no estaba en sus planes. El mortal estaba poniendo en riesgo su vida para ver a la chica a salvo en Port Henry. Un poco de gratitud no estaría de más. “Como sea,” murmuro Stephanie, obviamente aun estando al tanto de sus pensamientos, pero ella parecía también un poco disgustada, así que obviamente había entendido la silenciosa reprimenda en los pensamientos de Mirabeau. “¿Me estoy perdiendo de algo?” pregunto Tiny en voz baja, llamando su atención de nuevo. “Nada importante,” le aseguro Mirabeau, mientras las puertas del elevador se abrían.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Capitulo Cinco La suite era dos habitaciones normales del hotel conectadas por un área de salacomedor, con una mesa y sillas en un extremo y un sillón, silla, y televisión en el otro. No era muy grande, pero el hotel no era exactamente uno de los más lujosos tampoco. Serviría para sus necesidades, decidió Mirabeau mientras miraba las comodidades. “Tomare esta habitación,” anuncio Stephanie mirando la habitación a la derecha. Entonces se giro y arqueo una ceja mientras preguntaba, “¿Cuál de ustedes toma la otra y cual el sillón?” “Buen intento,” gruño Mirabeau, arrojando el paquete de llaves a la mesa. “Tu y yo tomaremos esa habitación. Tiny toma la otra.” “Ni lo pienses. No voy a dormir contigo,” protesto al momento. “Probablemente roncas.” Mirabeau la miro, su paciencia escapándose, pero antes de que pudiera blast her, Tiny dijo ligeramente, “No sería tan precipitado. Tus opciones don Mirabeau en la segunda cama en tu habitación, o yo… y yo si ronco.” Cuando Stephanie abrió su boca, probablemente para protestar mas, el agrego, “Es eso o vamos por la camioneta justo ahora y salimos como estamos. No te podemos dejar sola hasta que lleguemos a salvo a Port Henry. Aun hay posibilidades de que Leonius o uno de sus hombres nos encuentre.”

Stephanie cerro de golpe su boca, luego resoplo, “Bien. Mirabeau entonces. Pero le diré a Lucian cuan horribles son como guardaespaldas.” Se giro, agregando, “Tomare un baño. Y uno largo. Ambos apestan, y no puedo sopórtalo mas.” Con esa nota encantadora, entro al baño que iba a compartir con Mirabeau y azoto la puerta detrás de ella. Mirabeau gruño y camino hacia el frente, asesinato estando en su mente, pero Tiny la tomo del brazo. Cuando ella se giro furiosamente hacia él, le dijo de manera tranquilizadora, “Puedes usar mi baño.” “Ella –“comenzó Mirabeau, pero él la interrumpió. “Es una adolescente que fue secuestrada, objeto de saber que horrores, y convertida en contra de su voluntad. En el proceso, perdió a toda su familia excepto a su hermana y ahora la está perdiendo, al menos temporalmente, mientras es ocultada en un pueblo polviento al sur de Ontario.” Mirabeau se encontró con una sonrisa curvando sus labios ante sus palabras. “¿Polviento?” “Palabras de ella,” dijo el socarronamente.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Mirabeau asintió. No había prestado atención a lo que estaban discutiendo pero había estado al tanto de que Tiny y Stephanie charlaban en voz baja mientras viajaban por los túneles. Parecía que la chica había estado ventilando sus quejas, y tenía más que justa razón. Stephanie había pasado por mucho, Mirabeau lo sabía, y se forzó a si misma a relajarse. Tomo una profunda inhalación, entonces murmuro, “Eres muy paciente con ella.” “Soy un tipo paciente.” Sonrió el, y Mirabeau se encontró completamente relajada y sonriéndole de vuelta. En el momento en que lo hizo, Tiny palmeo el brazo que le había agarrado, luego se alejo. “Ve. Toma un baño en mi habitación. Tomate el tiempo que quieras. Yo iré afuera y veré si puedo gorronear algo de comida para nosotros.” Mirabeau mordió su labio mientras lo veía caminar a la puerta, repentinamente preocupada por que se fuera solo. Ella no creía que nadie los hubiera seguido, pero había una pequeña posibilidad de que lo hubieran hecho, y no le gustaba la idea de que estuviera solo si ese era el caso. También sabía que decirlo probablemente no era lo más inteligente. El tipo no apreciaría que ella se preocupara por él como si no pudiera cuidarse él solo, así que en su lugar dijo, “¿Quieres al menos bañarte o algo primero?” “¿Y ponerme de nuevo esas ropas apestosas?” pregunto secamente Tiny, deteniéndose en la puerta. Miro hacia atrás a ella y sonrió ligeramente. “No te preocupes por mí. Estaré bien. Toma un baño, después tal vez habla con Stephanie.” “¿Hablar con ella?” pregunto Mirabeau con desmayo, olvidando su preocupación por el. “¿Acerca de qué?” “Acerca de lo que ha pasado,” dijo el tranquilamente, “Además que su hermana, probablemente pueda ayudarla más que nadie.” “¿Yo?” chillo Mirabeau con incredulidad. “¿Que te hace creer que yo -?” “Por qué perdiste a tu familia completa a temprana edad también, ¿no es así?” dijo él en voz baja. “De cualquiera, tu puedes entender al menos parte de por lo que ella ha pasado.” Mirabeau sentía que se cerraba. Era como si algo la estuviera apretando muy fuerte. La masacre de su familia era un tema acerca del que nunca se permitía pensar. Suponía que Marguerite le había contado por alguna razón u otra, pero ella no lo apreciaba y no sabía cómo responder más que diciendo resentidamente, “Su familia está viva.” “Pero no puede volver a verlos de nuevo. Puede no disfrutar de su amor y apoyo de nuevo.” Señalo él. “Tiene a Dani,” insistió amargamente Mirabeau. “No en este momento, no la tiene,” dijo Tiny, luego agrego en voz baja, “Habla con ella. Esta tan sola y desamparada como tú.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Esta vez Mirabeau no lo detuvo para que no se fuera sino que simplemente lo vio cerrar la puerta detrás de él mientras la pequeña tormenta de emociones la arrollaba. ¿Sola y desamparada? ¿De dónde demonios saco el esa idea? Y había una vasta diferencia entre ella y Stephanie. Mientras la chica no podía, o al menos no debía, aproximarse a su familia ahora que la habían convertido, al menos sabia que ellos Vivian, podía vigilarlos de vez en cuando y asegurarse de su felicidad. De cualquier modo la familia entera de Mirabeau – madre, padre, y tres hermanos – estaban todos muertos, junto con su alguna vez tío favorito que los había matado. Ella no tenía a nadie, pensó, girándose para entrar a la habitación que Tiny iba a usar.

Había entrado al baño antes de que notara que eso no era realmente verdad. Tenía a los Argeneau. Mirabeau había tenido diecisiete cuando su familia había sido asesinada, y Lucian la había llevado para que se quedara con su cuñada, Marguerite, después de eso. Esa buena mujer la había tomado bajo su ala. Como si sintiera que tratarla como una hija sería demasiado doloroso y simplemente le recordaría lo que había perdido, Marguerite le había ofrecido una combinación de amor y amistad que una tía habría ofrecido a una sobrina. Le había abierto su hogar y le había dado la bienvenida a su familia, y Mirabeau eventualmente fue tratada por todo el clan como una querida amiga de la familia y le ofrecieron todo su amor y apoyo que deseaba… pero tan lindo como era eso, nunca podría reemplazar a la familia que había perdido y simplemente hacia que Mirabeau se sintiera incomoda. Mientras siempre era incluida en celebraciones especiales como Navidad o bodas, esos eventos siempre le recordaban a Mirabeau la falta de su familia… y suponía que era algo por lo que Stephanie tendría que pasar también. Suspirando, abrió la ducha y rápidamente se quito las prendas arruinadas para ponerse debajo del agua caliente. Se giro bajo la regadera, quitándose lo peor de la mugre que la envolvía, luego tomo el jabón del hotel, su mente en lo que posiblemente podía decirle a Stephanie para ayudarla a través de esto. Desafortunadamente, no había nada que cualquiera pudiera decir realmente que hiciera sentir mejor a la chica. Incluso Mirabeau misma solo podía hacerle saber entendía y que tal vez tomarla bajo su ala como Marguerite Argeneau había hecho por ella. El problema era, que Mirabeau no estaba segura de si era buena en ese tipo de cosas. No había tenido mucha práctica. Aparte de Eshe y los Argeneau, realmente no se había abierto a nadie desde las muertes de su familia, y su apertura a los Argeneau era todo asunto de Marguerite. La mujer era como una fuerza irresistible. Si ella decidía que tú eras familia, tú eras familia, y eso era todo. Era inútil resistirse. Mientras que por Eshe, les había tomado un par de décadas de trabajar juntas para que ella se abriera y se permitiera ser su verdadera amiga. Mirabeau simplemente no se preocupaba por la gente; significaba dolor que si los perdía. Salió de debajo de la ducha y se envolvió en una toalla, pero entonces simplemente se detuvo ahí frunciendo el ceño, en sus pensamientos el hecho de que aunque se había enjabonado y tallado cada pulgada de su piel, aun no se sentía limpia. Tampoco

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

sabía como podía ayudar a Stephanie. La chica estaba enojada y resentida y lastimada… tanto como Mirabeau lo había estado después de perder a su familia… y aun lo estaba probablemente si era honesta con ella misma. Nunca había realmente sanado de su pérdida pero simplemente se negaba a aceptarlo. Siendo ese el caso, no tenía ni pista de cuando podía guiar y ayudar a la chica. Tiny se estaba dando demasiado crédito al pensar que ella podía, decidió Mirabeau mientras miraba la tina vacía. Decido que tal vez remojarse en un humeante baño caliente de burbujas la haría sentir limpia. También podría relajarla lo suficiente para que pudiera ocurrírsela algo que decir que pudiera ayudar a Stephanie. Mirando alrededor, miro la pequeña botella de burbujas del hotel en el tocador y lo tomo. Mirabeau vacio todo el contenido de la pequeña botella en la tina y comenzó a dejar correr el agua. Se remojaría y pensaría.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Capitulo Seis Tiny regreso de su cacería por comida con varias bolsas en la mano. Una contenía sándwiches, papas y varias bebidas ligeras, las otras toneladas de ropa de turista. Había camisetas, playeras, pants, y chaquetas en varias tallas y todas decían I NEW YORK o algo más acerca de la ciudad. No era ideal, pero pensó que lo que había encontrado era mejor que las ropas que vestían y esperaba que las mujeres estuvieran de acuerdo.

En una de las bolsas de ropa, también había una selección de tatuajes temporales. Eran para Stephanie. Mientras caminaban por el desagüe, la chica se había estado quejando a cerca de todas las cosas que no podía hacer ahora que había sido convertida, y los tatuajes habían estado en la cima de la lista. Parecía que ella había planeado hacerse uno tan pronto como cumpliera dieciocho. Sus padres se había negado a siquiera considerar que se hiciera uno incluso entonces. Esperaba que esto pudiera alegrarla un poco. “Ooh, ¿es comida lo que huelo?” Tiny se giro para cerrar la puerta de la habitación mientras Stephanie de apresuraba adentro. Mucho para su sorpresa, ella estaba envuelta en una bata del hotel. Pocos hoteles tenían batas en las habitaciones. “Hable abajo a la recepción por la bata. La mayoría de los hoteles las tienen para pedirlas. La pondrán en la cuenta de la habitación,” explico Stephanie ausentemente mientras comenzaba a husmear en la bolsas que el sostenía. “¿Qué es esto? ¿Encontraste ropa también?” “Encontré un supermercado de veinticuatro horas. Es sorprendente lo que tienen en esos lugares,” murmuro él, mientras ella lo urgía hacia la mesa. En el momento en que coloco las bolsas en la mesa, ella comenzó a hurgar entre su contenido. Mientras había estado interesada al principio en la comida, ahora ignoro la bolsa y comenzó a botar el contenido de otras cosas en ella. “Lindo.” Sostuvo una playera con las iniciales NYC en el pecho. Tiny lo había escogido pensando en Mirabeau. Le había parecido su estilo, y esperaba que fuera su talla. De hecho podía imaginársela con ella puesta. Aparentemente Stephanie leyó su pensamiento en su mente y lo boto en la mesa. “Luciría mejor en ella de todos modos. No tengo las bubis para el.” Tiny suspiro para sí mismo, pensando que podría ser lindo ser un inmortal si él pudiera guardar sus pensamiento de los otros. Era suficientemente malo tener a cada adulto inmortal con el que se encontraba dentro de su cabeza, pero era incluso peor tener a Stephanie cerniéndose a través de sus pensamientos algunas veces no aptos para menores. Definitivamente necesitaría comenzar a editar sus propios pensamientos cuando estuviera cerca de la chica.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“¡Hey! ¿Qué son esto?” Tiny miro a la chica para ver que había encontrado a los tatuajes. Aclarando su garganta, dijo, “Penseque podrías divertirte con ellos. Sé que no son lo mismo que tener uno real, pero eso solo significa que puedes cambiarlos como quieras y no quedarte con uno solo hasta que te canses.” “Eso es verdad, supongo,” murmuro ella, hojeando los tatuajes. “¿Cómo es que todos son corazones y palomitas amorosas?” “Es San Valentine hoy, niña,” señalo, luego se dio cuenta que no era verdad. Mientras que la ceremonia había tenido lugar el Día de San Valentín – un esfuerzo que sospecha era para asegurarse de que los hombres jamás olvidaran sus aniversarios – ahora era después de media noche y quince de febrero. Encogiéndose de hombros, agrego, “Esos es todo lo que tenían además de los tatuajes de I NEW YORK, y no creo que estés interesada en ellos.”

“No,” coincidió ella con una mueca, luego se ilumino. “Voy a mostrarle a Mirabeau. ¿Dónde está ella?” “En mi baño,” supuso Tiny, y cuando rápidamente se dirigió en esa dirección, le advirtió, “Probablemente está en la tina.” Pero fue demasiado tarde. Como todos los inmortales, la niña se podía mover más rápido. Para cuando él había comenzado a advertir a Stephanie ella ya había pasado su habitación, e irrumpido en el baño. El hizo una mueca y se movió hacia su habitación mientras oía un chillido de Mirabeau, una maldición y preguntar algo acerca de si la chica tenía algunos límites. “Lo siento,” la voz de Stephanie sonaba desanimada, y había miseria en su rostro mientras se giraba hacia la puerta, murmurando, “Solía hablar con mi mama todo el tiempo mientras ella estaba en la tina. Supongo que no estaba pensando.” El capturo un vistazo de Mirabeau mientras Stephanie se daba la vuelta para salir del cuarto y vio que ahora estaba mordiendo su labio, con arrepentimiento en su rostro. Sonrió para sí mismo cuando ella dijo repentinamente, “Yo también.” El sabía que ella podría manejar a la chica y no se sorprendió del todo cuando Stephanie se detuvo y se giro insegura para preguntar, “¿En serio?” Vio a Mirabeau asentir solemnemente y estaba solo pensando en que todo estaría bien cuando Stephanie dijo, “¿Tenían baños en tus días?” Eso definitivamente había sido algo incorrecto. La chica no parecía ser capaz de decir nada Mirabeau que no fuera insultante, y no le sorprendió ver que los ojos de Mirabeau se entrecerraban, aunque se sorprendió que él se las arreglara para mantener sus ojos en su rostro. Afortunadamente, solo su cabeza y la parte superior de sus hombros sobresalían del mar de burbujas en su tina de baño.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“¿Puedes decir algo que no se insultante?” pregunto Mirabeau amargamente. “¿De alguna manera la conversión erradico tus modales? O tal vez tu madre nunca te enseño ninguno.”

“Lo hizo también,” dijo Stephanie al momento, su voz alta y rasposa. “Ella era una buena mama.” “¿Así que cual es tu problema?” pregunto Mirabeau. “¿Cuál es tu problema?” contesto Stephanie, y salió por la puerta, azotando la puerta detrás de ella. Tiny salió de su camino mientras ella pasaba y la miro irse con un suspiro. Su cabeza se dirigió de nuevo a la puerta del baño, de cualquier modo, cuando oyó el caer de agua en el baño. Mirabeau estaba saliendo de la tina, se dio cuenta. No queriendo ser sorprendido viendo la puerta, se entretuvo vaciando sus bolsillos preparándose para desvestirse y tomar su propio baño. Cuando termino, se movió para sacar las camisetas 3X y pants que había comprado para sí mismo así como la camiseta negra, talla media, y el pants mediano que le había comprado a Mirabeau.

Los estaba llevando al baño cuando la puerta del mismo se abrió y Mirabeau apareció, envuelta en una toalla. La visión le trajo un susto de muerte. No era como si no estuviera cubierta en los puntos importantes, pero no pudo evitar notar que ella estaba completamente desnuda debajo de la toalla. Se detuvo a mirarlo y sus hombros se hundieron mientras decía socarronamente, “Supongo que no la maneje tan bien como tú esperabas.” Tiny no parecía poder alejar sus ojos de su inventario de piel desnuda visible sobre y debajo de la toalla, pero se las arreglo para murmurar, “Bueno, ella fue medio grosera.” “Probablemente yo era grosera a su edad,” admitió Mirabeau agriamente, entonces noto la ropa que el sostenía y se acerco, su expresión se ilumino. “¿Encontraste ropa?” Ella lo dijo en un tono de voz que solo habría esperado de una oferta de ropa de diseñador, pero entendía completamente su felicidad. El mismo había estado bastante emocionado cuando vio la ropa en la tienda. Arrojando las ropas para él en la cama, le ofreció las otras a ella. “Supuse que eras mediana, pero no estaba muy seguro de cual preferirías. Pensé que probablemente una playera, pero es invierno, así que –“ “El frio no me molesta,” le aseguro Mirabeau, escogiendo la playera como él había esperado. Sus palabras lo hicieron desear que hubiera comprado unos shorts cortos también. Probablemente no los hubiera usado, pero podía fantasear. “Esto esta genial,” dijo felizmente Mirabeau mientras tomaba el pants también. Cuando ella encontró su torcida expresión se rio, y señalo, “No apestan y cubren más que una toalla.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“Seee, eso es lo que pensé,” admitió, sus ojos cayendo para correr por la parte trasera de sus piernas mientras ella giraba y se dirigía a su propia habitación.” “Limpie el baño, está listo si es que quieres usarlo,” dijo ella, luego se deslizo por la puerta fuera de su vista. Tiny suspiro mientras la puerta se cerraba detrás de ella. Suponía que había sido demasiado esperar que la toalla se hubiera resbalado o algo. Ah bueno… se bañaría para quitar la peste, luego comería algo de los sándwiches que había traído. Aunque tenía hambre, el pensar en comer en su estado actual lo hacía querer vomitar.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Capitulo Siete Stephanie estaba sentada con las piernas cruzadas en la cama mas leja cuando Mirabeau entro a la habitación que iban a compartir. Suponía que eso significaba que la cama mas cercana era de ella y dejo caer sus ropas en ella, entonces quito su toalla y tomo los pantalones para ponérselos, estando al tanto de que Stephanie estaba mirándola. No se preocupaba por su cuerpo. Los nanos que los de su especie tenían en sus cuerpos habían sido programados para combatir enfermedad, reparar heridas, y mantenerlos en la mejor condición. La mejor condición significaba jóvenes y saludables, y ella sabia que se veía de lo mejor. O tal vez solo era que después de tantos años había estado desnuda delante de tantas personas por una razón u otra que no le molestaba para nada. Mirabeau no sabia o no le importaba por que no me molestaba. Ni siquiera realmente pensaba acerca del hecho de que estaba desnuda hasta que Stephanie hablo. “No te rasuras tus piernas,” dijo la chica con sorpresa. Y entonces sus ojos se abrieron con repentina alarma, y pregunto, “¿Podemos rasurar o depilar con cera nuestras piernas, no es así? ¿Los nanos no solo hacen que crezca de nuevo en minutos ni nada, o si?” Mirabeau se detuvo y miro sus piernas, que tenían una suave cubierta de vello que, hasta que Stephanie había hablado, no le había molestado. Ahora se preocupaba por ello y pensó que debía haber tomado el rastrillo o algo de camino a Port Henry. Necesitaría rasurarse antes de seducir a Tiny, y Mirabeau está haciéndose más y más determinada en hacer una vez que esta tarea terminara. Además de ser atractivo físicamente, ella estaba comenzando a encontrarlo muy atractivo en personalidad también. Ella sabía que era un buen hombre por las historias que Marguerite le había dicho, pero su empatía y paciencia con Stephanie era lo que realmente causaba impresión en ella. Ella no era del tipo paciente. Nunca lo había sido. Tal vez era por eso que el rasgo en el era tan atractivo para ella. Alejando ese pensamiento, miro a Stephanie, y dijo, “Claro que podemos rasurarnos. No crecen de vuelta enseguida. Los cabellos son celular muertas o lo que sea, los nanos no se preocupan por ellos. “Oh.” Stephanie parecía aliviada, y pregunto, “¿Entonces por qué no te rasuras?” “Lo hago. Solo que no me he preocupado por ello en un rato,” murmuro. Mirabeau había comenzado a rasurase junto con todas las demás mujeres en el mundo cuando se había vuelto popular. Pero había pasado tanto tiempo desde que había estado interesada en salir o en algo de esa naturaleza que se había dejado de preocupar. “¿Cómo es?” pregunto Stephanie, mientras Mirabeau terminaba de atar sus pantalones y alcanzaba la blusa negra.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“¿Qué?” pregunto ausentemente mientras metía la playera por su cabeza. “¿Ser tan vieja?” Mirabeau se giro hacia la chica con exasperación mientras colocaba la blusa en su lugar. Antes de que pudiera ajustarla, de cualquier modo, Stephanie dijo rápidamente, “No intento insultarte, solo quería decir, y sabes…. ¿Cómo es vivir tanto tiempo?” Mirabeau se forzó a relajarse y se encogió de hombros. “No lo sé. Así es. Supongo que lo descubrirás con el tiempo.” “Seee, en un siglo o algo así,” dijo Stephanie secamente, entonces guardo silencio y miro mientras Mirabeau movía el espejo sobre el vestidor para correr sus dedos por su cabello empapado, intentado poner algo de orden en los mechones enredados. Era una misión imposible sin ningún tipo de cepillo, decidió Mirabeau, mirando su reflejo y preguntándose si podría remover los restos de las extensiones o si tendría que ser hecho por un estilista. Había dolido como el demonio cuando el tipo del desagüe le había arrancado ese mechón de extensiones, pero no perecía había sido arrebatada calva ahí. Tal vez podría solo dar un tirón a las extensiones restantes también. “¿Alguna vez mejora?” “¿Qué?” pregunto Mirabeau con distracción. “¿El dolor de perderlos?” dijo Stephanie en voz baja, y Mirabeau solo de preguntaba si se refería a sus extensiones, cuando la chica agrego, “Tiny me dijo que tu también perdiste a tu familia, y yo… duele tanto a veces, y puedo decirte que aun duele, y yo…” Mirabeau dejo en paz su cabello y se giro para mirar a la chica. Realmente había agonía en su rostro, lo que hacía que el pánico creciera dentro de Mirabeau. No era buena con cosas emocionales. De hecho, generalmente evitaba las situaciones que las involucraban como si fuera la peste. De cualquier modo, Stephanie estaba lastimada, y no había nadie más ahí para ayudarla. Tragando fuerte, se acerco al lado de la cama de Stephanie y se sentó en el borde… y la miro brevemente antes de colocar su mano en la pierna de la chica con la esperanza de que fuera un toque de reconfort. Aclarando su garganta, dijo, “Si duele, y me duele justo ahora por que tu situación me recuerda la mía, y me duele en fechas festivas y ocasiones especiales también, pero se calma un poco, es más fácil sobrellevarlo… y tú tienes a Dani para esas festividades.” Stephanie trago y asintió solemnemente. “¿Tu ni siquiera tienes eso, verdad?” Mirabeau sintió que su garganta se cerraba. Trago a regañadientes el nudo e intento desesperadamente cambiar el tema preguntando, “¿Quieres que te ponga uno de tus tatuajes?” Stephanie dudo, mirándola en silencio, y Mirabeau supo que la pequeña malcriada estaba vagando en sus pensamientos. La hacía preguntarse cómo demonios la niña seguía haciendo eso. Era una recién convertida. Los nuevos no podían si quiera leer a

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

los mortales como regla. Era una habilidad que tenían que aprender. Ella no debía de ser capaz de leer nada para ahora, menos a alguien tan vieja como Mirabeau. “¿En serio?” pregunto Stephanie, sentándose un poco más derecha y con el placer retorciéndose en las esquinas de su boca. “Sé que Dani no puede leer las mentes aun, pero pensé que solo era ella.” “No, no es solo ella,” le aseguro en voz baja Mirabeau. Aliviada de que hubiera cambiado el tema y de que la chica pareciera menos triste. Ella no sabría que hacer si la chica hubiera encendido las fuentes de agua. Viendo que estaba complacida de su inusual habilidad, Mirabeau agrego, “Pareces ser un caso especial. Una lectora natural. Es raro.” Stephanie sonrió y sostuvo en alto la hoja de tatuajes que había estado abrazando. “¿Cuál quieres?” Mirabeau parpadeo. “No me refería a que me pondría un tatuaje. Me refería a que te pondría uno.” “Oh lo sé,” dijo Stephanie con una sonrisa. “Pero no quiero que lo eches a perder. Te haremos uno a ti primero. De esa manera podemos saber lo que hacemos.” Mirabeau dio una risita de incredulidad ante sus palabras. “¿Así que vamos a experimentar conmigo para que no echemos a perder cuando te pongamos el tuyo?” “Exactamente,” dijo ella, su sonrisa extendiéndose más. A pesar de su misma, Mirabeau rio, pero luego suspiro y sacudió su cabeza mientras miraba los tatuajes que Stephanie sostenía. “Bien. Dame al Cupido entonces.” Las cejas de Stephanie se elevaron ligeramente. “¿Por qué Cupido?” “Por que es un arquero, y yo también,” dijo ella simplemente. “¿En serio?” pregunto Stephanie curiosa mientras comenzaba a preparar el tatuaje. “Si. Mi madre me entreno de niña, y he mejorado a través de los siglos. De hecho prefieren un arco y flecha que un arma – mucho mas silenciosa y fácil de ver si le darás al objetivo. Además, nuestros cuerpos pueden desechar las balas después de poco tiempo, pero no pueden forzar una gran y pesada flecha. Si que si le das a un tipo malo con una flecha, no es como si fuera a levantarse de nuevo a menos de que le quites la flecha.” Stephanie parecía impresionada. “¿Puedes enseñarme arquería?” “Ya veremos,” murmuro Mirabeau, incapaz de hacer una promesa a menos de que estuviera segura de que pudiera mantenerla. “Esa es una buena política,” dijo solemnemente Stephanie, luego elevo el tatuaje y pregunto, “¿Dónde lo quieres?”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“En mi brazo,” contesto Mirabeau al instante. Se sentó en silencio y quieta mientras Stephanie ponía a trabajar para transferir el tatuaje temporal a la parte superior de su brazo, su concentración en lo que estaba haciendo. Fue tomada por sorpresa cuando Stephanie dijo repentinamente, “Si tengo a Dani, pero ella esta como que envuelta en Decker justo ahora. Algunas veces se siente como si también la hubiera perdido a ella.” Mirabeau frunció el ceño. Toda la situación era más bien difícil. Sabía que Dani estaba haciendo lo mejor por la chica, pero con Leonius allá afuera teniendo que ser capturado y apenas habiendo conocido a su compañero de vida en Decker, Mirabeau no dudaba que la mujer tuviera problemas de cumplimiento con Stephanie probablemente solo exageraba necesitar atención. Cualquiera lo haría. Finalmente, se aclaro la garganta, y dijo, “Es verdad ella está envuelta en su propia vida en este momento. Dani también debe de lidiar con estas cosas, tú sabes. Ella está pasando por lo mismo que tu.” “Pero ella tiene a Decker,” dijo Stephanie infelizmente. “Y si ellos se casan y tienen niños, ella tendrá su propia familia. No me necesitara mas.” Mirabeau suspiro. “Ella siempre amara y te necesitara en su vida, Stephanie. Si ella está preocupada ahora, es solo temporal. Además, tu también encontraras algún día a tu compañero de vida y comenzaras una familia propia.” “Tú también,” dijo Stephanie en voz baja. “¿Crees que la perdida se aligerara un poco entonces?” “No lo sé, puede ser,” dijo ella en voz baja, aunque la verdad era que no creía que ella nunca fuera a encontrar un compañero de vida y niños, y el mero pensamiento la hacía sentir nauseas aunque no podía decir por qué. Stephanie estaba en silencio mientras terminaba el tatuaje, pero entonces se reclino, diciendo, “Ahí. Termine. Míralo en el espejo.” Mirabeau se puso de pie y se movió hacia el espejo para examinar su nuevo tatuaje temporal. No se veía tan mal. Solo era una silueta negra de Cupido en su brazo. Podría vivir con ello. “¿Como que hace juego con mi vestuario, no?” murmuro, mirando a sí misma en el pants y blusa negra. Stephanie ahogo una risa. “Lo odias.” “No,” dijo al momento, pero entonces sonrió amargamente, y admitió, “Es solo que nunca he estado mucho en eso del arte corporal. Aunque está bien. Lindo.” Stephanie rio con abierta incredulidad luego la miro y suspiro. “Espero tener una figura como la tuya algún día para que un hombre lindo como Tiny se siga por ahí con la lengua de fuera.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“El no me está siguiendo por ahí con la lengua colgando de fuera,” dijo Mirabeau, divertida. “No, pero si pudieras oír sus pensamiento…” rodo sus ojos, se abanico, y agrego, “Ooh la la.” Mirabeau rio ante su haming, pero estaba complacida ante la idea de que Tiny pudiera encontrarla atractiva. Ella no se había tomado su tiempo para leer sus pensamientos por si misma pero pensó que tal vez debería. Si él estaba tan interesado como ella, presagiaban bien para su intención de seducirlo. Ella debía solo tener cuidado de no controlar por accidente su mente en la cama si se excitaba demasiado. Marguerite probablemente estaría molesta si lo hiciera. “Así que ¿voy a seguir creciendo, o voy a estar atrapada pareciendo de catorce toda la vida?” pregunto repentinamente Stephanie, aun mirando envidiosamente la figura de Mirabeau. Las cejas de Mirabeau se elevaron, la sorpresa deslizándose sobre ella. La chica había sido convertida hacia seis meses. Habría esperado que ella ya supiera la respuesta de ese tipo de preguntas. “Bueno, Dani no sabe mucho sobre ello,” señalo Stephanie, leyendo su mente sin disculparse. “Cada vez que le hago esa pregunta, ella tiene que ir con Decker, entonces se distraen y pasan horas o algunas veces incluso al día siguiente antes de que pueda tener una respuesta, así que solo deje de preguntarle.” “Hmm” Mirabeau casi le pregunto que porque no le preguntaba a alguien más, pero entonces se dio cuenta que solo otra mujer en la casa enforcer era Sam, quien también era una compañera de vida recién conversa fácil de distraer cuando iba en busca de una respuesta. Mirabeau misma era probablemente la primera mujer inmortal no emparejada con la que Stephanie había estado lo suficiente como para hacer la pregunta. “Cierto,” dijo ella calmadamente, haciéndose hacia atrás para sentarse en la cama de nuevo, determinada a contestar cualquier pregunta que pudiera. “Crecerás mientras continúes alimentándote regularmente. Una vez que alcances tu pico máximo de condición adulta, dejaras de envejecer y parecerás de veinticinco o treinta para siempre.” Stephanie considero eso. “¿Cuan frecuente es regularmente?” Mirabeau dudo, luego dijo, “Es mejor alimentarse en pequeñas cantidades cada tres horas hasta que tengas veinticinco.” “Como un bebe,” dijo ella con disgusto. “Básicamente, si,” dijo Mirabeau con diversión, luego asintió ante la palidez de la chica, y pregunto, “¿Cuándo comiste la ultima vez?”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Stephanie hizo una mueca, pero renuentemente admitió, “Antes de que nos fuéramos de la boda.” Mirabeau miro el reloj. Era casi las dos de la mañana ahora. Bien pasado el tiempo en el que debía de alimentarse. “Lucian dijo que había sangre en la SUV,” dijo Stephanie amablemente. “Podemos alimentarnos antes de irnos esta mañana.” Mirabeau estaba en silencio. Lucian le había dicho que eso también mientras la apresuraba por el panel secreto en la iglesia. La SUV seria la fuente más fácil de sangre al momento, especialmente desde que Stephanie no tenia colmillos. La cosa más simple seria salir tan pronto como Tiny terminara su ducha, encontrar la SUV, alimentarse, y salir de la ciudad. Probablemente era lo más seguro de hacer también. “No,” protesto Stephanie al momento, leyendo sus pensamientos. “Dijiste que podía tomar una siesta. ¿Seguro puedo esperar un par de horas? Tomare el doble de la dosis que usualmente tomo cuando lleguemos a la SUV.” El tono llorón de su voz y el hecho que dijera dosis sugería que la chica usualmente tenía problemas alimentándose. Mirabeau suponía que debía sorprenderse. Criada como una mortal, la chica sin duda tenían problemas en suspirar el hecho de que estaba bebiendo sangre. Probablemente se resistía y se veía presionada para beber la cosa. Mirabeau sospechaba que se resistiría menos ahora que sabía que era necesario para que su cuerpo madurara adecuadamente. Ninguna chica quería tener el pecho plano por siempre. “Okay, dije que podías tomar una siesta antes de que nos fuéramos,” dijo ella de manera tranquilizadora. “Daré una vuelta y recogeré la SUV mientras Tiny se ducha. Puedes tener algo de sangre, todos dormiremos, y saldremos en la mañana como lo planeamos.” Mirabeau camino hacia la puerta, pero se detuvo antes de alcanzarla mientras recordaba donde había puesto las llaves que Lucian le había dado. Sin un bolso en la mano o un bolsillo en el vestido de dama de honor, simplemente lo metió en su bra. Era un práctico bolsillito que ocasionalmente usaba en un pellizco. De cualquier modo, el bra estaba ahora en el piso en el baño donde Tiny se estaba bañando. “Entonces espera hasta que termine su baño,” sugirió Stephanie, luego extendió el paquete en sus manos. “Puedes ponerme mi tatuaje mientras esperamos.” Mirabeau se giro a la cama y se sentó. “¿Entonces cual quieres?” “El corazón,” dijo Stephanie, dándole los tatuajes. Mirabeau los tomo, frunciendo el ceño cuando vio la línea dentada a lo largo de donde un tatuaje había sido arrancado. “Lo altere un poco,” dijo en voz baja Stephanie. “Parecía mas utilizable.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Mirabeau miro el corazón, dándose cuenta de una vez aplicado parecería roto, justo como el corazón de la chica en ese momento, y como el suyo había estado desde que tenía diecisiete. Solo esperaba que la presencia de Dani y el hecho de que su familia no hubiera muerto pudiera ayudar a que Stephanie sanara más rápido de lo que ella lo había hecho… o no, como fuera el caso, acepto infelizmente.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Capitulo Ocho Tiny cerró el agua y salió de la ducha con un suspiro de placer. Era extremadamente lindo sentirse limpio de nuevo. Aunque el no se había dado una zambullida en el desagüe como Mirabeau, sus ropas e incluso su piel había llevado la peste de aquellos túneles para cuando habían salido de ellos. Había sido un alivio quitarse aquellas ropas e incluso más alivio ser capaz de lavarse cada suciedad que se aferraba de él. Ansiaba ponerse ropas limpias, incluso aunque fuera ropa de turista. Ropa limpia de turista vencía al apestoso traje Armani, aunque disfrutaba de su traje de diseñador antes de que se apestara en el desagüe y se arrepentía de la pérdida del costoso articulo. Con el pensamiento en esas ropas limpias en su mente, Tiny se seco rápidamente, envolvió la toalla húmeda en su cintura, y salió del baño. Llego a la habitación en una nube de vapor, pero se detuvo abruptamente al mirar a Mirabeau paseando por la extensión. Se giro a mitad de su entrada, con el alivio cubriendo su rostro. “Oh, gracias diosas,” murmuro, apresurándose al frente y empujándolo al pasar para entras a la habitación de la que el acababa de salir. Elevando las cejas, Tiny se giro para verla arrebatar su vestido y ropa interior para buscar entre ellas rápidamente. “¿Qué pasa?” pregunto él, cuando ella maldijo y dejo caer las ropas desechas con disgusto. Suspirando, ella lo miro, y admitió, “Iba a ir y traer algo de sangre de la camioneta para Stephanie. Las llaves estaban atadas a mi bra cuando bajamos por el desagüe, pero no están aquí.” ella frunció el ceño infelizmente. “Debieron de haberse caído cuando me tumbaron en el desagüe.” “Hmm,” murmuro Tiny, sus ojos deslizándose sobre sus ropas nuevas. Los pantalones negros tenían NYC a los costados, eran un poco grandes y caían sobre sus caderas, mientras que la playera negra con NYC sobre el pecho era abrazada por sus curvas de manera adorable. Lo hice bien, decidió Tiny. Ella parecía más sexy en ese atuendo de lo que pensó era posible… y las llaves habían sido afortunadas de ser anidadas entre sus pecho por lo menos unos minutos.

Un cloqueo de disgusto de Mirabeau lo hizo forzar a sus ojos para que se apartaran de su cuerpo hacia su rostro mientras suspiraba infelizmente, y dijo, “Supongo que tendré que llamar a Lucian y decirle. Enviara a alguien con las llaves o enviara una nueva camioneta.” Hizo un sonido de exasperación. “Dios, el va a estar tan molesto. Esto derrota por completo nuestra salida de la iglesia como lo hicimos y chapotear por los desagües. Leonius o uno de sus hombres podría seguirnos a quien entregue las llaves y –“

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“No necesitamos llamar a Lucian,” dijo Tiny en voz baja, y Mirabeau se giro con ojos asombrados hacia él. “¿No necesitamos?” pregunto ella esperanzadoramente. Sacudió su cabeza. “Puedo llevarnos a la camioneta y encenderla sin las llaves.” “¿Puedes?” Ella estaba mirándolo ahora como si fuera un dios. Lo hizo sonreír socarronamente. Aunque le gustaba que ella lo mirara así, habría sido lindo si fuera por una razón diferente a que pudiera ayudarla a evitar llamar a Lucian, pensó, luego admitió, “Es una de las habilidades mas dudosas que poseo. Tengo un pasado algo oscuro antes de que el padre de Jackie me tomara bajo su ala y me enseñara a ser un IP. Si no fuera por él, creo que probablemente me habría convertido en un criminal. Afortunadamente, me atrapo cuando aún era joven.” Mucho para su sorpresa, las palabras hicieron que la boca de Mirabeau se ensanchara en una sonrisa plena. Moviéndose hacia él a través del baño, rio, y admitió, “Ese toque de oscuridad solo te hace más atractivo.” Tiny sintió que sus cejas se elevaban y sonrió. Estaba seguro de estar atraído hacia ella y esperaba fuera mutuo, pero mientras Marguerite esperaba que ellos fueran compañeros de vida, y Stephanie había hecho un comentario acerca de ambos lujuriosos por el otro, el no había visto ninguna evidencia real de ello en Mirabeau hasta entonces. El no parecía poder quitarle los ojos de encima, pero ella había parecido todos negocios hasta ese momento, así que él dijo, “¿Más atractivo? ¿Entonces si me encuentras atractivo?”

“Oh, See,” le aseguro a él roncamente, mirando hacia abajo y recorriendo con un dedo ligeramente a lo largo de la piel desnuda justo arriba de la toalla alrededor de su cintura. Tiny inhalo, su estomago brincando y su cuerpo junto con él. El no estaba del todo sorprendido de ver que su toalla hacia una tienda de campaña hacia arriba mientras el pequeño Tiny cobraba vida. Tampoco se sorprendió de que la sonrisa de Mirabeau se ampliara aun más y ahora tenía un toque de satisfacción. Sus ojos comenzaban a brillas con lo que él conocía era la evidencia de su propio deseo cuando ella levanto su rostro hacia el de el de nuevo, y su voz fue suave gruñido mientras decía, “Después de que esta tarea termine, tenemos que hacer algo acerca de eso.” Tiny estaba ya alcanzándola, y sus palabras no lo detuvieron de acercarla para presionarla contra su pecho y otras partes menos planas. “¿Por qué esperar?” gruño él, luego cubrió su boca con la de él. La beso con todo el deseo que había estado experimentando desde que se le había unido en los túneles. Su boca era demandante, e incluso aunque estaba obteniendo una respuesta, sabía que

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

ella se estaba conteniendo, que su sentido del deber estaba luchando con su propio deseo, y no iba a rendirse fácilmente. Rompiendo el beso, el comenzó a mordisquear su camino a través de su mejilla hacia su oído, y susurro, “Estamos en un receso justo ahora. Stephanie está a salvo y probablemente durmiendo, y tenemos un par de horas antes del amanecer… considera esto un descanso para cenar.” Mirabeau lo alejo tan repentinamente, que él pensó al principio que la había ofendido de alguna manera, pero entonces ella continuo empujándolo, apresurándolo lejos de la puerta del baño y hacia atrás a través de la habitación hacia la cama King size. Tiny sintió que chocaba contra la parte trasera de sus piernas, luego Mirabeau estaba empujándolo hacia ella y se subía a él para montar sus caderas entoalladas. “Postre, no cena,” susurro ella, y se inclino hacia el frente para besarlo. Esta vez ella desato toda la pasión que el sospechaba estaba conteniendo… y mar. Ella era como fuego fundido, vertiéndose sobre él, su boca deshaciéndose en la de el, y su cuerpo enlucido en el cómo cera caliente. Sus manos tomaron y se engancharon con las de él en la cama, y ella deslizo su lengua en su boca e hizo cosas que lo hicieron gruñir y arrojar sus caderas hacías arriba contra ella. Las propias caderas de Mirabeau no estaban quietas. Estaba cambiando y rotando en su entre pierna, sus pechos presionándose y frotándose contra su pecho mientras lo hacía, la combinación enviaba su excitación al techo, tanto que parecía vibrar a través de él en oleadas, creciendo más fuerte con cada reverberación. Gruñendo bajo en su garganta, Tiny jalo de sus manos, arreglándoselas para tomar a Mirabeau por sorpresa y se dejo libre de su agarre. Inmediatamente estaban por todas partes, intentando tocarla toda al mismo tiempo, primero deslizándose por sus costados, luego cubriendo sus pechos a través de la tela de delgado algodón de la playera que vestía y luego cambiando a deslizarse debajo para tocar su piel desnuda. Dios, nunca he experimentado este tipo pasión antes, pensó brevemente Tiny, mientras sus dedos se deslizaban sobre la piel caliente de su abdomen. Se sentía como si ambos estuvieran ardiendo; ella estaba casi febril ante el toque, y el estaba ardiendo desde adentro. El quería sentirla toda en el. Quería que su piel desnuda se presionara contra la de él en todas partes, y quería empujar su cuerpo en el de ella y enterrarse en su húmedo calor. Pero eso lo llevaría a un final, y él quería que nunca terminara. Mirabeau gimió cuando las manos de Tiny encontraron sus pechos debajo de la playera. Ella fue inmediatamente golpeada ola tras ola del placer más incontenible. Queriendo mas de ello, rompió su beso y se levando cubrió sus manos a través de la ropa y la apretó alentadoramente. Entonces abrió sus ojos y se encontró con su mirada mientras debajo que sus manos cayeran al dobladillo de la playera que llevaba. Tiny se lamio los labios y miro mientras lentamente ella levantaba la playera por arriba de su cabeza, revelando un torso perfecto de porcelana. Su propia piel oscura bronceada por

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

el sol sobresalía donde cubría y acariciaba sus pechos, y Tiny no pensó que no había visto nunca algo tan adorable. “Eres hermosa,” susurro, dejando que sus manos cayeran alejándose de sus pechos para asirse a los lados y disfrutar de la visión completa por arriba de la cintura. Las palabras le trajeron una sonrisa a sus labios, y dejo caer el trozo de tela negra caer a un lado de la cama, luego recorrió con un dedo el pecho de él hasta llegar a la toalla. Movió sus caderas sobre él, cerrando sus ojos y gruñendo mientras un rayo de placer estremecía de ida y vuelta entre ellos. Tiny no podía resistirlo más y regreso sus manos a cubrir sus pechos. Cuando lo hizo, Mirabeau abrió sus ojos para mirarlo. Su sonrisa convirtiéndose en una sonrisa, se inclino hacia el frente, presionándose hacia su caricia hasta que su boca estuvo justo sobre la de él. Su lengua se deslizo fuera y lamio su labio inferior, entonces lo tomo y lo succiono entre sus labios. Lo jalo y succiono suavemente, dejando que se deslizara en su boca, y murmuro, “Mmm, delicioso. Tendré que agradecerle a Lucian el asignarte para mi refuerzo cuando lo vea.” “Marguerite,” le corrigió el automáticamente e intento clamar sus labios de nuevo, pero ella se alejo ligeramente, su expresión congelada. “¿Qué?” pregunto ella cuidadosamente. Tiny dudo, sospechando que tal vez debía de mantener su boca cerrada. Deseando que lo hubiera hecho, admitió renuentemente, “Marguerite es la que sugirió que trabajáramos juntos en esta operación.” Como el temía, ese anuncio definitivamente arruino el ambiente. Una cubetada de agua helada no podría haber tenido un efecto más impactante en Mirabeau. El horror inmediatamente cubrió su rostro, y ella se irguió, todos los signos de pasión de habían ido mientras ella preguntaba afiladamente, “¿Marguerite sugirió que fueras mi refuerzo?” El asintió lentamente. “Pero Marguerite solo interfiere cuando cree –“sus palabras murieron, y lo miro, el horror en su expresión creciendo exponencialmente. Parecía que ella no estaba complacida de lo que significaba, que Marguerite pensara que ellos pudieran ser compañeros de vida. El encontró su mirada por un momento, entonces pregunto con voz ronca, “¿Puedes leerme?” Mirabeau se sentó lentamente en sus caderas, retrocediendo un poco como si él la hubiera golpeado, pero después de un momento sus hombros se enderezaron, y su mirada cambio de sus ojos a su frente y se concentro ahí. Sabía sin duda que ella estaba intentado leerlo y simplemente yacio quieto, esperando. Cuando él vio el

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

destello en miedo dispararse a través de su expresión, Tiny supo instintivamente que ella no podía leerlo, y eso, más que ser placentero, la aterrorizaba. Incluso habiendo visto su expresión, Tiny no estaba preparado cuando repentinamente ella se bajo y salió de la cama. Estaba en la puerta antes de que él pudiera por lo menos hablar. “¿Qué hay de la camioneta?” pregunto el desesperadamente mientras ella salía por la habitación. En el minuto en que las palabras dejaron su boca, sintió que la pena lo clamaba por haberse permitido olvidar su intención de obtener sangre para la chica. A juzgar por la manera en que Mirabeau se detuvo y sus hombros se encorvaron, ella se sentía como él mientras recordaba la razón por la que había estado en su habitación en primer lugar. Ella estuvo de pie en silencio y aun en la puerta por un momento, pero luego soltó un largo suspiro. Mirabeau ni siquiera miro hacia atrás cuando finalmente dijo, “No lastimara a Stephanie esperar un par de horas esta vez. Probablemente este dormida de todos modos. Podemos irnos al amanecer y alimentarla cuando lleguemos a la camioneta como planeamos. Te despertare.” Tiny suspiro mientras ella dejaba la habitación y cerraba la puerta. Mientras él había estado renuente ante la idea de una compañera de vida cuando se había dado cuenta en que andaba Marguerite cuando sugirió que el acompañara a Mirabeau para esta tarea, lo había superado en un instante cuando la había conocido. Pero parecía que Mirabeau necesitaría más tiempo para adaptarse a la idea. Mientras que ella lo deseaba, parecía que no era suficiente para superar cualquier miedo que ella veía al encontrar un compañero de vida. Marguerite tenía razón, se dio cuenta Tiny mientras miraba hacia abajo a la dolorosa tienda de campaña en que se había convertido su erección. Ante ese pensamiento, yacio boca arriba en la cama con un suspiro esperando a que tienda de toalla cayera. Stephanie parecía estar dormida cuando Mirabeau regreso a la habitación que compartían, así que se espanto cuando la chica susurro repentinamente, “Se que tienes miedo de dejar entrar a la gente porque duele perderlos como lo hemos hecho, pero ¿segura que lo vale? ¿No deseas que nunca hubieras conocido o amado a tu familia, verdad?” Mirabeau se quedo quieta, asombrada por sus palabras, y de oírlas de una niña que era tan joven. Tal visión y sabiduría de una niña era más bien inusual, pero entonces Stephanie estaba probando ser una niña inusual. “Dani me dijo eso hace tiempo,” admitió Stephanie en voz baja. “Y tiene razón. No debo de tener miedo de preocuparme por la gente de nuevo. Extrañaré un monto de cosas buenas. Ambas lo haremos.” Mirabeau oyó a Stephanie moviéndose y miro a tiempo para verla que terminaba de voltearse de lado lejos de ella. Parecía que era todo lo que la niña tenía que decir, lo

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

que habría dejado a Mirabeau para que subiera a la cama y durmiera las pocas horas que tenía hasta el amanecer. De cualquier modo, aunque subió a la cama, no durmió. Yacio ahí pensando acerca del hecho de que Marguerite le había tendido una trampa, que ella no podía leer a Tiny pero lo deseaba con una desesperación que no había experimentado con ninguno en sus más de cuatrocientos cincuenta años, y eso significaba que él era probablemente su compañero de vida. Ella también pensó acerca de lo que Stephanie había dicho. Mientras que la idea de preocuparse por alguien era aterradora, ¿realmente quería perderse lo que podía compartir solo para evitar el dolor después? Todos esos pensamientos corrían dentro de su cabeza mientras la noche pasaba. Era también aterrador y confuso que Mirabeau estuviera realmente aliviada cuando vio la luz del amanecer por la abertura de las cortinas. Ella aun no sabía que iba a hacer respecto a Tiny, pero era un alivio continuar y tener algo que hacer además de yacer ahí preocupándose de las cosas.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Capitulo Nueve “¿Quieres una mordida?” Mirabeau echo su cabeza un poco hacia atrás con sorpresa mientras Tiny levantaba lo que llamaba el una salchicha con queso picante frente a su rostro. Frunciendo el ceño, murmuro, “No como com-“la ultima palabra murió en un jadeo de sorpresa mientras Tiny empujaba repentinamente la comida hacia el frente, dándole en su labio superior y la parte debajo de su nariz. “Buena esa, Tiny,” rio Stephanie entre mordidas de su hamburguesa de queso. Mirándolos a ambos, Mirabeau alejo la salchicha que Tiny estaba sosteniendo hacia ella y se limpio el picante de su nariz. De cualquier modo, su ceño fue reemplazado por la sorpresa cuando se lamio el labio para limpiarlo y un sabor picante estallo en su lengua. Mirabeau no pudo contener el murmurar “Mmm” mientras tragaba el pedazo de sabrosa comida. “Qué bueno que te traje uno en caso de que dijeras que no querías nada, ¿no?” bromeo Tiny, levantando un segundo plato con una salchicha con picante de la charola que había llevado a la mesa y lo coloco delante de ella. Mirabeau dudo, realmente no comí mucho ya. Era indulgente en ocasiones para acompañar a Jeanne Louise, pero rara vez se molestaba en ello, la comida se volvía aburrida con el tiempo. Esta cosa picante, de cualquier modo, no era nada aburrida, pensó mientras veía como Tiny tomaba su propio perro caliente bañado con un espeso picante y lo mordía. Tal vez ella simplemente había comido la comida incorrecta, pensó mientras emulaba sus acciones. “O tal vez Tiny es tu compañero de vida y tu papilas gustativas, junto con tu libido, han vuelto a la vida como lo hizo Decker,” dijo Stephanie secamente. Mirabeau se detuvo a media mordida y miro a la chica, pero no pudo mantener la expresión. Su boca estaba viva con la hermosa combinación de sabores que había mordido. Sus ojos se cerraron involuntariamente mientras saboreaba las explosiones que tomaban lugar en su boca. Las salchichas picantes definitivamente eran lo máximo, decidió, y se pregunto como ella que nunca había probado una antes. “Prueba un aro de cebolla,” la urgió Tiny, sosteniendo un objeto redondo hacia ella. Mirabeau acepto el extraño alimento, lo giro curiosa en su mano, lo olisqueo, y luego tomo un mordisco cuidadoso. Sus ojos se ensancharon con sorpresivo placer mientras un sabor completamente diferente llenado sus sentidos. Demonios, eso esta bueno también, coincidió ella, y sonrió cuando el deslizo un plato más pequeño con un montón de aros enfrente de ella. El había comprado también dos de esos también, noto ella.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“¿Qué hay de una malteada de chocolate?” dijo el enseguida, y una bebida espesa, cremosa estaba ahí delante de ella también. Esta vez Mirabeau no dudo en probar la oferta y mientras el frio y cremoso chocolate se deslizaba por su lengua y bajaba por su garganta, ella entendía lo que él estaba haciendo. “Intentas matarme de placer,” dijo ella con un suspiro. “Si ese fuera el caso, estarías desnuda, y yo estaría comiendo esto de tu cuerpo recostado,” gruño Tiny, entonces se inclino hacia ella y quito lamiendo un gota de picantes que estaba en su labio superior. Mirabeau trago fuerte, sus ojos encontrando y cerrándose en los de él hasta que Stephanie gruño, y murmuro, “Oh, asqueroso. Consíganse un cuarto.” Mirabeau vio la media sonrisa destellas en la expresión de Tiny y supo que él se había olvidado de que la chica estaba ahí, justo como lo había hecho hacia unos pocos segundos. Compartieron una sonrisa socarrona con él, entonces, como si fuera un acuerdo, ambos giraron su atención a su comida y comenzaron a comer, intentando pretender que eso no había sucedido. Desafortunadamente, Stephanie no lo dejaría en paz, y pregunto, “¿Ustedes dos van a estar juntos después de que me lleven a Port Henry, o qué?” Mirabeau le dio una mirada sofocadora, pero la chica no estaba dispuesta a ser sofocada. “Oh, vamos, el es tu compañero de vida, ¿cierto?” dijo ella, ondeando una papa a la francesa mientras hablaba. “No sabes de lo que estás hablando, Stephanie,” dijo Mirabeau cortantemente. “Come tu comida. Tenemos que irnos.” “Oh por favor, incluso aunque no pudiera leer tus pensamientos, cualquiera podría ver que ustedes dos están calientes por el otro.” “Suficiente Stephanie,” dijo Tiny en voz baja. “Ahora come tu comida. Ya se nos hizo muy tarde para llevarte a Port Henry. Realmente no debimos de haber parado aquí.” Y no debían de haberlo hecho, Mirabeau lo sabía. Para ese momento la gente en Port Henry probablemente ya había llamado a Lucian con pánico de que no habían llegado… y no había una condenada cosa que no harían para asegurarse de que todo estaba bien. Mirabeau no tenía un teléfono celular cuando había dejado la iglesia, y el teléfono de Tiny se había perdido. Sospechaba que lo había dejado mientras comprada la comida y la ropa. Le había dicho eso a ella mientras iban de camino a la camioneta a la luz del amanecer.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Mirabeau había considerado detenerse para usar un teléfono de monedas para llamar, pero una de las últimas instrucciones de Lucian había sido que no hicieran contacto de ningún tipo solo por el celular de Tiny a menos de que fuera una emergencia. Había dicho que el celular de Tiny estaba equipado para ser irrastreable, mientras que las llamadas de cualquier otro celular lo serian. Estaba determinado a que nadie descubriera donde estaba Stephanie, y él era el jefe, así que no había nada que ella pudiera hacer para aligerar cualquier preocupación que cualquiera pudiera tener. Y estarían preocupados, pensó infelizmente. Por sus suposiciones, entre perderse en los túneles y su parada en el hotel para limpiarse y descansar, ella tenían probablemente cinco o seis horas de retraso, lo que significaba que debían de haber llegado a Port Henry hacia tres o cuatro horas. En su lugar, estaban a media hora al suroeste de Toronto, comiendo una muy deliciosa comida de la que nunca había disfrutado en uno de los más feos, mas tristes comedores que había visto. Tiny lo había elegido después de horas de lloriqueos de Stephanie de que tenía hambre. La había llamado una parada de camiones y dijo que siempre tenían la mejor comida. Mirabeau tenía que admitir que sin duda la comida era buena. Realmente no deberían de haberse detenido por ella, y Tiny no había estado tan obviamente exhausto de manejar desde Nueva York, ella lo debía de haber dicho. De cualquier modo, el hombre había estado bostezando y tallando sus ojos preocupados durante la última hora que habían estado en la carretera, y ella había decidido que probablemente un descanso era listo. Había planeado ofrecerse para manejar cuando regresaran a la camioneta en la que él se las había arreglado para llevarla y comenzar esa mañana, todo con nada más que un percha que habían tomado de la habitación y un destornillador que habían obtenido del hombre de mantenimiento del hotel. Había sido más bien impresionante verlo en acción. Pero el era impresionante solo con mirarlo, admitió. “¿Todo listo? ¿Nos vamos?” pregunto Tiny, y Mirabeau miro socarronamente hacia abajo a sus platos vacios. Tanto para no comer. Ella caso había inhalado lo que le había traído. “Necesito ir al baño,” anuncio Stephanie, sorbiendo lo último de su malteada, una rosa que olía a fresa. “Llévala al baño, y yo iré a encender la camioneta,” sugirió Tiny, poniéndose de pie. “Hey, no soy una niña. Puedo llevarme sola al baño,” protesto Stephanie, mirándolo frunciendo el ceño. Más que señalar que Mirabeau iba a estar con ella para asegurarla, Tiny sonrió, y bromeo, “¿Pensé que ustedes chicas siempre iban al baño en compañía?” “Sexista,” murmuro Stephanie, pero la diversión alaba de sus labios mientras se ponía de pie,

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Fueron muy rápidas en el baño, pero Tiny era más rápido. Encendió la camioneta y la llevo a la puerta para recogerlas cuando salieron. “Iba a ofrecerme para manejar,” murmuro Mirabeau mientras subía al asiento del copiloto después de cerrar la puerta de atrás para Stephanie. “Está bien. Estoy bien. El descanso me revitalizo,” le aseguro. Encogiéndose de hombros, Mirabeau se acomodo en su asiento y ato su cinturón de seguridad mientras salían del estacionamiento. Estaban de vuelta en la autopista cuando Stephanie repentinamente se inclino entre los dos asientos delanteros para preguntar, “¿Cuál es tu nombre real, Tiny?” Mirabeau lo miro, curiosa acerca de la respuesta a eso, y encontró que el humor alaba de los labios de él mientras el preguntaba, “¿Qué te hace pensar que no es Tiny?” “Por que nadie excepto por un par de hippies nombrarían a su hijo Tiny,” le aseguro secamente la adolecente. “¿Hippies, eh?” rio Tiny, y luego dijo, “Bueno como era de preverse, mi nombre es Tinh.” Lo deletreo, entonces agrego, “Tiny es solo como todos me han llamado siempre, como Billy en lugar de Bill.” “¿Tinh?” dijo Stephanie sorprendida. “¿Qué clase de nombre es ese?” “Vietnamita.” “Tú no era vietnamita,” dijo ella, luego pregunto insegura, “¿lo eres?” “No,” dijo él con una sonrisa. “¿Entonces por que tus padres te pusieron ese nombre?” “Mi padre era soldado en Vietnam,” contesto el pacientemente. “El fue herido en las misiones. Esta muy seguro de que hubiera muerto en donde cayó si no hubiera sido rescatado, y cuidado por un amigo llamado Tinh. Papa nunca estuvo seguro de si era su apellido o su nombre, pero cuando se caso con mama y me tuvieron, me llamo con el hombre que había salvado su vida.” “Oh,” murmuro Stephanie. “Creo que eso es genial.” “Siempre lo pensé,” coincidió Tiny. “Supongo que es algo bueno que no terminaras como un chico pequeño también,” comento Stephanie. “Te habrían condenado a una vida de bromas y ser molestado, nombrándote así si fueras pequeño.” “Que yo fuera pequeño nunca fue probable,” le aseguro Tiny. “Mi madre mide uno setenta y siete, y mi padre es de mi estatura.” “Hmm” Gruño Stephanie, luego se reclino en su asiento. “Voy a mirar el final de la película que comencé antes de que paramos a comer.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Mirabeau miro sobre su hombro para ver a la chica ponerse audífonos en los oídos y presionar el botón de play en el DVD en la parte trasera del asiento de Tiny. Entonces miro de nuevo al frente, pero se encontró a si misma incapaz de evitar mirar al hombre que conducía. Finalmente, pregunto suavemente, “¿Entonces aun están vivos? ¿Tus padres?” “oh seee,” le aseguro Tiny. “Ambos retirados y malcriando a los nietos que mi hermanita les ha dado… y maldiciéndome por no darles aun mas,” agrego él con una sonrisa socarrona. “Eses cercano a ellos,” se dio cuenta ella, el pensamiento perturbándola. “Si,” admitió el, luego miro al lado hacia ella, y agrego, “Les gustaras.” Mirabeau mantuvo la mirada por un minuto, después de volteo para mirar por la ventana mientras intentaba acomodar el repentino dilema en su mente. Ella solo había considerado su propio punto de vista cuando se trataba de que fueran compañeros de vida. El riesgo que sería abrir su corazón a él y posiblemente perderlo en algún momento como lo había hecho con su familia. No había considerado a lo que él podría renunciar para ser su compañero de vida. Que probablemente el no estaría dispuesto a renunciar a ellos por ella. “Cuéntame de tu familia,” dijo Tiny repentinamente. Mirabeau lo miro cortantemente, entonces miro lejos, murmurando, “¿Qué quieres saber? Están muertos.” “Si,” dijo él en voz baja. “Marguerite dijo que tu tío los mato. Dime ¿como… y por qué?” Mirabeau miro por la ventana en silencio por un momento, pero no veía los vehículos o el paisaje que pasaban. Su mente la llevaba de vuelta a Francia en 1572, un tiempo de locos en el país. “Mi padre y tío fueron convertidos en el siglo trece por un fugitivo,” dijo ella finalmente. “Afortunadamente, eran nuevo y no habían cometido crímenes así que fueron perdonados cuando el fugitivo fue cazado y asesinado.” “¿Cómo la amiga de Leigh, Danny?” pregunto Tiny. Mirabeau asintió en silencio, luego se aclaro la garganta y continúo. “Eran muy unidos antes del cambio y por un rato después de eso, pero entonces mi padre conoció a mi madre. Ella era su compañera de vida, y se envolvieron el uno en el otro como los compañeros de vida tienden a hacerlo. Mi tío y mi padre se alejaron mientras mis padres tenían a mis tres hermanos y a mí en una rápida sucesión.” “¿En rápida sucesión?” pregunto Tiny con sorpresa. “¿Pensé que tenían que esperar cien años entre niños?”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“Bueno, sí, pero me refiero a que mi hermano mayor justo en 1255, y luego tan pronto como los cien años se cumplieron, mi segundo hermano y así. No dejaron tiempo extra entre ellos. Yo nací en 1555, casi cien años al día que mi hermano más chico nació.” “Ah,” murmuro Tiny. “De cualquier modo, eran felices. Todos lo éramos, pero aparentemente mi tío no. El no había encontrado aun una compañera de vida y estaba celoso de mi padre, que tenía a mi madre y a nosotros sus hijos, así como riqueza y un titulo. El quería todo eso… incluyendo a mi madre. Supongo que pensó que la masacre de St Bartholomew sería una buena cubierta para conseguirlo todo.” “Lo siento,” la interrumpió gentilmente Tiny. “Marguerite me menciono la Masacre de St. Bartholomew, pero no estoy seguro de que fue exactamente.” Mirabeau frunció el ceño, preguntándose como algo que siempre había sido tan grande en su vida era ahora desconocido para la mayoría de los mortales de hoy. Era un punto tan crucial en su vida que era difícil de aceptar que significaba nada para otros. Dejando eso de lado, explico, “La Masacre de St. Bartholomew fue básicamente un desastre. Había algo de historia detrás de lo que paso, pero el golpe final que aparentemente desato la furia fue cuando la Católica Marguerite de Valois, la hermana del Rey de Francia, se caso con Henry de Navarra, un protestante. La población de Paris era muy Católica Romana, e igualmente anti-Huguenot. Protestantes franceses,” explico Mirabeau antes de que él pudiera preguntar que era Huguenot. Entonces continuo, “durante los siguientes seis días después de la boda, varios eventos conspiraron para preparar las cosas, pero el resultado fue que el 23 de agosto, las puertas de la ciudad fueron cerradas, y una torva de Católicos Romanos comenzó a cazar y asesinar protestantes en las calles. Miles fueron asesinados, incluyendo mujeres y niños.” “¿Y tu familia estaba en Paris?” pregunto Tiny frunciendo el ceño. “No. Y eran Católicos, no Protestantes, y murieron en Septiembre no en Agosto. De cualquier modo, incluso en Octubre de ese año, hubo brotes similares de esos ataques en ciudades y pueblos por toda Francia. Incluso el insinuar de protestantismo era suficiente para marcar a una familia para la muerte. “No sé si mi tío planeo lo que hizo después y la Masacre de St. Bartholomew simplemente le ofreció la máscara perfecta, o si su erupción lo estimulara a él a actuar, pero planeaba clamar que habíamos sido sospechosos de protestantismo, habíamos sido encadenados al granero, y quemados vivos.” “Asqueroso bastardo,” dijo Tiny gruñonamente. “Su plan fue retorcido, obviamente.” Y cuando ella lo miro a manera de pregunta, el señalo, “Aun estas viva.” “Oh, sí.” ella frunció el ceño y miro por la ventana de nuevo, luego admitió, “Pedo soy la única viva por que yo una rebelde de diecisiete años que se escapo del castillo

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

para beber vino en los establos con un muy apuesto chico del establo llamado Fredrique.” Con el tiempo miro hacia Tiny para ver su boca retorcida con diversión y deseo que ella pudiera sonreír también, pero incluso después de todo este tiempo no le veía el humor a esto. “Mi tío había llegado para cenar. Después de la cena, él y mi padre y hermanos salieron a ver un nuevo caballo que mi padre había comprado. Los hombres de mi tío debieron de haber estado esperando y los tomaron por sorpresa, asesinándolos en el momento en que entraron a los establos. Para cuando me escabullí para encontrarme con Fredrique, no había nadie cerca de los establos, y pensé que ya habían regresado al castillo,” apretó sus labios y agrego mordazmente, “Y mi tío había regresado al castillo… por mi madre.” Cerro sus ojos brevemente, entonces continuo, “Estábamos en el desván bebiendo; Fredrique estaba intentando robarme un beso cuando mi tío arrastro a mi madre en los establos para mostrarle lo que había hecho. Los cuerpos decapitados de mi padre y hermanos habían yacido en el puesto debajo de nosotros, cubierto por una delgada capa de paja todo el tiempo que Fredrique y yo estuvimos bebiendo arriba. Se los mostro a ella y demando que ella fuera su compañera de vida.” “Espera,” dijo Tiny con sorpresa. “¿Ser su compañera de vida? ¿Cómo podía ser ella su compañera de vida? Ella era la compañera de vida de tu padre. ¿Y donde estaban sus hombres?” “Debió de haber mandado lejos a sus hombres, intentando liderar con mi madre y conmigo el mismo.” Dijo Mirabeau, luego sonrió, y explico, “Por lo de ser su compañera de vida, mi tío no podía leer o controlar a mi madre tampoco. Ella podía haber sido la compañera de vida de cualquier hermano, pero escogió a mi padre.” “Dama lista,” murmuro Tiny. Mirabeau suspiro. “Tal vez, pero creo que fue lo que realmente lo volvió loco. Que ella lo hubiera elegido a él, el podría haber tenido lo que mi padre tenía.” “Ya veo.” Asintió Tiny solemnemente. “Si, eso debía de haber sido difícil de soportar para él. Lo siento. Continua.” Mirabeau inhalo y trago el dolor que siempre se elevaba en ella cuando pensaba en esos eventos. No le había contado la historia a nadie desde que Lucian había ido por ella esa noche, y ella le había sollozado la historia a él. Encontró, sin embargo, que esta vez dolía mucho menos y se pregunto si era el paso del tiempo, o por que era a Tiny a quien finalmente le estaba diciendo esto. Aun dolía, y las lágrimas llenaban sus ojos, pero no estaba cerca de sollozar con la agonía de la pérdida que había sufrido. Mirabeau miro hacia abajo, notando su gran mano cubriendo la suya en su pierna, y se pregunto cuando la había puesto Tiny ahí, pero entonces se aclaro la garganta y continuo, “Mi tío le dijo a mi madre que si ella accedía a ser su compañera de vida y lo

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

apoyaba con la historia de que un grupo resistente de vigilantes Católicos Romanos habían asesinado a mi padre y hermanos, el me dejaría vivir.” “Bastardo,” murmuro Tiny de nuevo. Mucho para el asombro de Mirabeau, realmente sintió una sonrisa halando de sus labios ante el enojo en la palabra y el apoyo detrás de ella. Pero el deseo de sonreír murió rápidamente mientras continuaba, “Pensé que mi madre accedería. Silenciosamente le estaba suplicando, pensando que podíamos encontrar una manera de escapar después y decir la verdad… y realmente creo que ella lo habría hecho si no me hubiera visto husmeando desde el henar. Entonces se irguió, su expresión determinada mientras decía, ‘No’” “Mi tío estaba furioso. ‘¿Ni siquiera para salvar a tu hija?’ grito con incredulidad, y repentinamente se miro serena y me miro directa mientras decía, ‘My hija puede salvarse a sí misma. No serás capaz de matar a Mirabeau. Ella es fuerte y valiente. Ella escapara de ti y llevara palabra de lo que has hecho a las personas que pueden hacer algo al respecto.” “Ella te estaba diciendo que hacer,” murmuro Tiny en voz baja. “Si,” coincidió Mirabeau. “¿Qué hizo tu tío?” pregunto, cuando ella no continuo inmediatamente. “Rugió, ‘La asesinare en su cama donde ella incluso yace dormida ahora,’ y presiono su espada en su garganta, pero mi madre solo me sonrió tranquilamente sobre su hombro, y dijo, ‘Puedes intentarlo. Pero prometo que no tendrás éxito, y tanto como amo a mi hija, no pasare ni siquiera un momento pretendiendo ser tu compañera de vida. Nunca dejare que me toques o pienses en mi de esa manera.” Cuando Mirabeau cayó en silencio mientras recordaba el momento, Tiny apretó su mano y pregunto en un susurro, “¿Y la mato?” Mirabeau sacudió su cabeza y uso su mano libre para limpiar la lagrima que se le había escapado. “No. Ella se mato sola.” “¿Qué?” pregunto el con sorpresa. “¿Pero cómo? ¿Por qué?” Mirabeau se encogió de hombros. “El por qué es porque aunque él no podía controlarla, y ambos eran inmortales, el aun era un hombre y más fuerte. El podría haberla violado y atormentarla primero, y yo habría intentado salvarla, peligrando yo misma. Ella sabía todo esto, y entonces…” Mirabeau tomo aire. “En el momento en que la última palabra dejo sus labios, ella tomo su mano que sostenía la espada y arrojo hacia ella mientras echaba su cabeza hacia el frente, decapitándose a sí misma en el filo del acero.” “Jesús,” suspiro Tiny, entonces sacudió su cabeza ligeramente. “Ni siquiera hubiera pensado que eso era posible. La fuerza necesaria para hacerlo, tanto físicamente y solo en fortaleza…”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“Somos fuertes,” dijo simplemente Mirabeau, aunque ella lo había encontrado todo más bien sorprendente en el momento. Ella tampoco nunca había imaginado que alguien haría eso, pero su madre había sido como Marguerite, una mujer fuerte capaz de hacer lo que fuera que se propusiera. Y, Mirabeau suponía, que su madre había probablemente visto poco por que vivir con su compañero de vida yaciendo muerto a sus pies. Encontrar un compañero de vida era algo raro, y la vida podía ser tan solitaria cuando ibas por ella sin uno. Alejando ese pensamiento, Mirabeau admitió en voz baja, “Comencé a gritar cuando ella lo hizo. Afortunadamente, Fredrique me tapo la boca, y mi tío no oyó el pequeño sonido que escapo por su propio rugido frustrado. Nos quedamos en donde estábamos mientras el despotricaba como loco, pero cuando él se fue a encontrarme, bajamos del desván. Le dije a Fredrique que se escabullera y montara un caballo y huyera. Los hombres de mi tío habían estado acampando en el bosque afuera de las paredes del castillo. Montaron y me dieron caza cuando atravesé su campamento. Creo que me hubieran atrapado si Lucian no hubiera aparecido repentinamente. El y mi padre eran entusiastas de los caballos y se habían vuelto buenos amigos. Se dirigía a La Roche para ver el nuevo caballo. Llego justo cuando los hombres de mi tío estaban a punto de tomarme.” “Y se encargo de ellos,” dijo Tiny en voz baja. “Si,” coincidió Mirabeau en voz baja. “Así como de mi tío.” Tiny asintió y permitió que pasaran varios minutos en silencio, luego pregunto, “¿Qué vamos a hacer acerca de ser compañeros de vida, Mirabeau La Roche?”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Capitulo Diez Mirabeau miro a Tiny mientras el pánico y la sorpresa a atravesaban. Ella nunca había esperado esa pregunta tan ruda, y respondió cortantemente. “¿Qué quieres decir? Nunca dije que fuéramos compañeros de vida. ¿Qué te hace pensar –“ “Fue obvio que no pudiste leerme en mi habitación cuando lo intentaste,” interrumpió Tiny en voz baja, luego agrego, “estas comiendo también, lo cual es otro signo. Y estoy muy seguro de que disfrute algo de ese placer compartido en mi cama esta mañana o anoche o lo que fuera.” “¿Lo hicieron anoche?” grito Stephanie. Mirabeau se giro mordazmente hacia la chica que aun llevaba sus audífonos. Su confusión de cómo ella había oído su conversación se debió de haber notado por que Stephanie rodo sus ojos. “No necesito de mis oídos para oír tus pensamientos,” dijo ella demasiado alto gracias al sonido de la película que sonaba en sus oídos. “Si, pero estábamos hablando de lo que oíste,” murmuro Tiny. “Y estas pensando mientras lo dices,” señalo ella secamente, luego sacudió su cabeza. “Honestamente, este asunto de los compañeros de vida hace completamente idiotas a los adultos. Quiero decir, Dani es una doctora por amor de Dios, y prácticamente esta descerebrada desde que conoció a Decker. Ahora ustedes dos.” Sacudió su cabeza de nuevo y se concentro en cambiar de películas mientras murmuraba, “Nunca voy a dejarme llegar a ese estado. No señor.” Mirabeau se giro en su asiento con un suspiro. Honestamente, los adolecentes eran un dolor. Se sorprendía de cómo sus padres habían estado dispuestos tener mas de uno, ni pensarlo no tomando grandes descansos entre ellos… como un milenio o algo así tal vez. Ciertamente su tiempo hasta ahora con en compañía de esta chica estaba haciéndola pensar que una persona tenía que estar loca para querer niños. Seguro, eran todos lindos y adorables cuando eran los bebes de alguien mas, pero eso era cuando no podías enviarlos a casa. Pasar veinticuatro horas con ellos, y había pañales sucios, eructando sobre ti, y un interminable lloriqueo… luego crecían en adolescentes sabiondos. “No sé a quién crees que engañas, Mirabeau,” dijo Stephanie con diversión. “Puedo leer tu mente, recuerdas. Sé que te caigo bien.” Mirabeau hizo una mueca pero no discutió el punto. A pesar de todos los comentarios de sabelotodo, si le gustaba la chica. Stephanie le recordaba a si misma cuando era joven. Se mordería la lengua antes de decir eso en voz alta, se dio cuenta, e

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

hizo otra mueca mientras Stephanie comenzaba a reír en el asiento trasero, seguro la había oído de todas maneras. “¿Entonces?” prosiguió Tiny después de un momento. Parecía que no iba a dejar el tema en paz, pensó Mirabeau infelizmente. El problema era que no sabía que iban a hacer al respecto. En verdad, ella sabía que lo que Stephanie había dicho anoche era correcto. Mientras perder a sus padres y hermanos había dolido horriblemente, nunca hubiera soñado en perderse un año de los que había tenido con ellos solo para salvarse de la perdida. Así que, ¿realmente quería alejarse de lo que podía tener con Tiny solo para asegurarse de nunca volver a sufrir el dolor de perderlo posiblemente? Algo que podría nunca pasar, se recordó a sí misma. Después de todo, ella podía morir primero, o podían morir juntos. De cualquier modo, mientras pensaba que podía estar dispuesta a seguir adelante y ser su compañera de vida, había más que solo ella misma para considerar aquí. Tiny también tenía una elección que hacer, y él era el que aun tenía familia que perder. No es que tuviera que renunciar a ellos de inmediato, pero eventualmente tendría que alejarse de ellos para prevenir que notaran que no estaba envejeciendo. “¿Qué quieres hacer al respecto?” pregunto ella finalmente, más que una respuesta. “Realmente no sé, Mirabeau,” Tiny admitió con una sonrisa socarrona. “Hace un poco mas de veinticuatro horas me puse de pie en esa iglesia en Nueva York y le dije a Marguerite que tenía una familia, una que no estaba dispuesta a perder a favor de una compañera de vida, pero ahora…” sacudió su cabeza, y dijo con deliberación, “Ellos parecen tan lejanos cuando estoy contigo. Los amo, pero…” se giro para mirarla brevemente, luego regreso su mirada al camino, y dijo, “Hace veinticuatro horas, para solo eras, la chica con el cabello negro y rosa. ¿Cómo pudiste volverte tan importante en tan poco tiempo?” Mirabeau no tenía idea. Ella no tenía idea de cómo funcionaba el asunto de los compañeros de vida, solo que pasaba, que ella estaba mostrando todos los síntomas, y que entre más tiempo pasaba con él, mas quería tomarse el riesgo. El letrero de la aproximación de la desviación que llevaba a Port Henry apareció al frente, y Mirabeau lo miro, más bien sorprendida. El no pensó que tanto tiempo había pasado desde que habían dejado el restaurante, pero entonces supuso que había estado un poco distraída con su conversación. “Supongo que tendremos que dejar esta conversación para después,” murmuro Tiny, poniendo su direccional para tomar la desviación. “Después de dejar Port Henry, nos detendremos en algún lugar y lo discutiremos.” Mirabeau asintió ante la sugerencia pero sospechaba que si no se detenían en algún lugar un poco privado, no tendrían mucha plática. Incluso un lugar muy público no iba a detenerlos de consumar su relación si estaban dentro de la camioneta. Una vez que terminara la asignación, no habría nada que los detuviera excepto ellos mismos, y

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

los compañeros de vida no eran conocidos por tener un montón de control. Ella había oído decir que los compañeros de vida nuevos eran como adictos a las drogas, constantemente deseosos por su compañero de vida, y ella finalmente entendía el comentario. Ella estaba deseosa por Tiny. Muy atenta de su esencia y el calor que venia de su cuerpo, deseando poder sentarse más cerca de el, y correr sus manos sobre su pecho y piernas, susurrar en su oído… no le importaba mucho que él estuviera manejando. Lo única que realmente la detenía de hacer todo eso era la presencia de Stephanie y el hecho de que habían sido encomendados de llevarla a salvo a Port Henry. Pero una vez que eso estuviera fuera… Mirabeau se retorció en su asiento y se lamio los labios de anticipación. “¿Qué están haciendo ellos aquí? Pensé que estaría de luna de miel ahora,” murmuro Tiny mientras estacionaba la camioneta detrás de la casa Victoriana. Elvi y Víctor Argeneau, una de las parejas cuya boda se había celebrado, había salido justo por la puerta trasera y estaban cruzando el pórtico hacia la entrada. Aparentemente la pareja había vuelto y los había encontrado en Port Henry. “Probablemente quieren estar aquí para darle la bienvenida a Stephanie,” murmuro Mirabeau, desatando su cinturón y abriendo la puerta. “Estamos felices de verlos,” anuncio Elvi, apresurándose para darle la mano a Mirabeau mientras bajaba de la camioneta. “Realmente comenzábamos a preocuparnos. Los esperábamos hacia horas.” “Nos perdimos un poco por los túneles, luego un par de escalas no programadas,” murmuro Mirabeau a manera de disculpa. “Bueno, al menos ya están aquí,” dijo Elvi con una sonrisa, su mirada disparándose hacia Stephanie mientras la chica bajaba de la parte trasera de la camioneta. Soltando a Mirabeau, se movió para tomar la mano de la chica y dijo, “Y tú debes de ser Stephanie. Te vi en la boda, pero no nos conocimos. Descubrí solo después que tú eras la invitada especial que Lucian había pedido se quedara con nosotros.” “Probablemente no quería que nadie más leyera tu mente y descubriera donde estaba Stephanie,” dijo Tiny mientras daba la vuelta al vehículo para unírseles. “Eso es lo que él dijo,” coincidió Elvi, su miraba aun el Stephanie quien – mucho para la sorpresa de Mirabeau – se había cambiado cerca de ella, como una niña penosa que se aferraba a sus padres o hermanos mayores para conocer a un extraño. “Bueno…” dudo Mirabeau, pero entonces miro hacia atrás hacia la camioneta, preguntándose si iba a regresar de inmediato a reportar a Lucian en Toronto. Dudaba que se fueran a arriesgar a llamar desde la casa, y mientras más rápido lo hiciera, mejor. En el minuto en que hiciera su reporte, ella estaría libre para hacer lo que quisiera…. O a quien quisiera, pensó, sus ojos deslizándose hacia Tiny. Al menos podría hasta que la asignación terminara.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“¿No se van ya, o si?” pregunto Stephanie, sonando alarmada. “Claro que no, querida,” dijo Elvi al momento, deslizándose entre ella para poner un brazo alrededor de cada de las féminas y urgiéndolas hacia la casa, dejando que Tiny las siguiera con Víctor. “Mirabeau y Tiny necesitan checar con Lucian. Y después tendrán una linda cena, y pueden descansar después del largo viaje antes de decidir qué harán después.” Mirabeau sintió que sus cejas se elevaban ante las palabras, “decidir qué harán después.” Parecía algo tan extraño para decir considerando que la mujer no los conocía o a la situación en la que estaban ahora. “Lucian dijo que no lo llamáramos mas que del celular de Tiny, y lo perdimos en Nueva York,” explico ella en voz baja, mientras cruzaban el pórtico hacia la puerta trasera. “Es por lo que no le llamamos para explicarle que íbamos retrasados.” “Tenemos un teléfono seguro,” le aseguro Víctor, abriendo la puerta y sosteniéndola para que todos entraran. Mirabeau siguió a Elvi por una cocina abierta con un desayunador, después en un gran comedor con una hermosa chimenea. Había tres personas sentadas a la mesa – una muy bonita rubia, y dos hombres, uno moreno y otro rubio. Los tres se levantaron al momento para saludarlo mientras Elvi decía, “Esta es mi mejor amiga Mabel, su compañero de vida DJ y un querido amigo nuestro, Harper.” Gesticulo hacia cada uno en su momento mientras su grupo se detenía y se esparcía por el área del comedor. “Y esta adorable señorita es Stephanie, quien se quedara con nosotros por un tiempo.” le otorgo una gran sonrisa a la chica, luego agrego, “Y Mirabeau y Tiny, quienes fueron lo suficientemente amables de traerla a salvo aquí y se perdieron la fiesta después de la ceremonia de boda.” “No se perdieron mucho,” DJ, el hombre moreno, les aseguro mientras se acercaba para saludarlos. “No hubo ebriedad o bromas obscenas, solo un montón de gente vestida deseando poder ir a casa y desnudarse.” “DJ,” Mabel sacudió su cabeza, pero estaba sonriéndole al hombre, obviamente sin estar realmente molesta por sus palabras. “Bueno es verdad,” dijo DJ, sin arrepentimiento.”¿Qué fue lo primero que hicimos cuando finalmente nos fuimos y llegamos a nuestra habitación de hotel?” “Dios santo, están en todas partes,” murmuro Stephanie. Sabiendo que ella estaba hablando de los nuevos compañeros de vida que parecía no podían hacer nada sino “lujuriar el uno por el otro o hacerlo” como ella lo había dicho antes, Mirabeau le dio la espalda a su grupo para darle una mirada de advertencia a la chica y oír un jadeo horrorizado detrás de ella. “¿Niña, que le paso a tu cabello?”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Mirabeau se giro, una mano yendo conscientemente hacia la parte trasera de su cabeza ante la exclamación de Mabel, pero la mujer se apresuro hacia el frente e inmediatamente la giro para mirarla mejor. “Que en la tierra,” suspiro la amiga de Elvi, y Mirabeau sintió que jalaba del cabello que quedaba en la parte trasera de su cabeza. “Un vagabundo arranco algunas de sus extensiones,” dijo Stephanie, y Mirabeau no se perdió de la diversión en su voz mientras Elvi y Mabel se reunían a su alrededor para examinar el daño. “Bueno, tendremos que arreglar eso por ti,” decidió Mabel firmemente. “Si,” coincidió Elvi, y comenzó a urgir a Mirabeau y a Stephanie fuera del comedor y hacia una escalera en el salón principal. “Ven. Tiny puede llamar a Lucian mientras arreglamos tu cabello.” “Si, no puedes ir por ahí luciendo así. Pensé que habías sido escapada la primera vez que te vi,” dijo Mabel en algún lugar detrás de ella, luego pregunto, “¿Debe de haber parches rosados en tu cabello, o es eso resultado de las extensiones?” “Tenía puntas fiushas antes de que Marguerite la llevara con su estilista,” explico Elvi en un tono bajo. “Oh, mi, bueno… eso es… interesante, niña,” respondió Mabel débilmente, y Mirabeau sintió una risa burbujear en su garganta. Era obvio que la mujer no estaba segura de que hacer con ello, pero a pesar de su juvenil apariencia, Mabel estaba en alguna parte de los sesenta y probablemente no estaba al tanto de los nuevos estilos. Claro, Mirabeau era incluso mayor, pero había nacido inmortal y nunca había parecido o si quiera sentido vieja. Estas dos damas eran recién conversas quienes habían tenido cabello gris y habían sido abuelas antes de su cambio. Lo que probablemente era el porqué Mabel la había llamado niña cuando Mirabeau era en realidad mayor. La mujer no se había acostumbrado a la idea de que, al menos físicamente, ella era ahora una joven mujer. “Aquí estamos,” dijo Elvi animadamente, metiéndolas en una gran habitación con una cama King size y una área para sentarse. “Esta será tu habitación y de Tiny mientras están aquí.” Mirabeau estaba parpadeando ante el anuncio, cuando Mabel explico, “Marguerite nos dijo que se sentía segura de que ustedes dos eran compañeros de vida cuando hizo que Lucian los pusiera juntos para traer a Stephanie aquí. Y es obvio que está en lo correcto.” “¿Lo es?” pregunto Mirabeau con desmayo, seguro que ella no había dicho ni hecho nada que pudiera dar a notar sus sentimientos por el mortal. “No tienes que decir nada, querida,” dijo Elvi gentilmente. “Tus pensamientos están muy altos. Lo deben de estar. Mabel y yo no hemos podido leer mentes aun.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Apenas podemos leer a los mortales, y solo con mucho esfuerzo, pero tú y Tiny son como un par de radios a volumen alto.” “Y están transmitiendo una estación porno,” anuncio Mabel con una sonrisa. “Cada vez que ves hacia él, tu mente esta desvistiéndolo y haciéndole cosas deliciosas, y el no es mejor.” “Te dije que me estabas gritando tus pensamientos,” dijo Stephanie con vindicación. Mirabeau simplemente cerró los ojos y deseo estar muerta. “¿Tú puedes oír sus pensamientos también entonces?” pregunto Elvi con sorpresa, y Mirabeau abrió sus ojos para ver a Stephanie asentir. “Puedo oírte también, y a todos escaleras abajo,” admitió. “¿Incluso a Harper?” pregunto Mabel con el ceño fruncido. “Si.” “Bueno, ¿no eres tu lista?” dijo Elvi, frotando el hombro de la chica. “Ese debe de ser un talento especial entonces, porque Harper aparentemente es bastante difícil de leer.” “¿En serio?” pregunto Stephanie, poniéndose un poco mas derecha por el elogio. “Si sin duda. Incluso Víctor tiene problemas leyéndolo desde que perdió a su compañera.” Suspiro infelizmente, y explico, “El y los otros chicos encontraron compañeras de vida aquí en el verano. Pero la de Harper no sobrevivió el cambio.” “Hmm,” murmuro Mabel, urgiendo a Mirabeau a sentarse en la cama para que pudieran meterse con su cabello. “Y eso fue una sorpresa, puedo decirte. Estábamos todos preocupados por la compañera de Alessandro porque tiene ochenta, pero salió de volada. En su lugar, la compañera de vida de Harper, que era joven y parecía tenia buena salud, fue la que tuvo problemas. Parece que ella tenía un mal de corazón del que nadie sabía. Murió antes de que los nanos pudieran llegar a su corazón para repararlo y fortalecerlo. El silencio lleno la habitación por un momento, entonces Mabel anuncio, “Creo que puedo quitar estas, pero vamos a tener que irnos al baño para hacerlo.” Mirabeau definitivamente se encontró apresurada hacia el baño.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Capitulo Once “¿Quieres un trago?” pregunto Víctor, mientras las mujeres desaparecían escaleras arriba. Tiny asintió. El hot dog había estado delicioso pero un poco salado, y él había estado secándose por la última media hora de manejo. “Gracias, sería bueno.” “¿Alcohol o café?” pregunto Víctor, moviéndose alrededor del mostrador hacia la cocina en medio de la habitación. Cuando Tiny dudo, agrego, “Estas fuera de servicio ahora. El alcohol está bien.” “Alcohol será entonces,” murmuro Tiny, pensando que una cerveza le daría en el punto. “Nos traeré un par de cervezas,” ofreció DJ, leyendo su mente. Mientras el otro hombre se ponía de pie, asintió Víctor. “Tráeme una también, por favor. Yo traeré los vasos.” DJ abrió la puerta de la cocina y se dirigió escaleras abajo a donde aparentemente guardaban la cerveza, y Víctor se ocupo en la cocina, dejando a Tiny solo con el hombre que habían presentado como Harper. “Tú eres el compañero de vida de Mirabeau,” dijo el otro hombre en voz baja. Tiny asintió lentamente. “Pareciera que si.” “Felicitaciones,” dijo Harper en voz baja. Entonces pregunto, “¿Cómo está tu salud?” “Bien,” contesto Tiny, un poco a la defensiva por la pregunta. “¿Tu corazón?” pregunto él. Tiny sintió que sus cejas se elevaban, pero dijo, “Fuerte como un toro de acuerdo con mi doctor después de mi prueba de estrés el mes pasado.” Los labios de Harper se retorcieron en una amarga sonrisa. “Entonces no dejes que tus miedos de el futuro de detengan. Ser un compañero de vida es algo raro y maravilloso. Aférrate a ello, y no lo dejes ir. No te arrepentirás.” Entonces se puso de pie y dejo la habitación con un asentimiento, dejando a Tiny mirándolo con precaución. “Harper perdió a su compañera de vida y esta pasándola mal,” murmuro Víctor, saliendo detrás del área del comedor. “Aunque esta en lo correcto. No dejes que tu miedo te prevenga de aceptar la felicidad que tu y Mirabeau podrían tener.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“No lo hare,” murmuro Tiny, y supo que era verdad. Aunque tenía preocupación acerca de que significaría respecto a su familia, no podía resistir su atracción por Mirabeau. Aceptando el vaso medio vacío que Víctor sostenía, murmuro un educado, “Gracias,” y aunque, prefería una cerveza directo de la botella, bebería del vaso para ser cortes. “De hecho, yo prefiero la botella también,” dijo Víctor socarronamente, obviamente habiendo leído su mente de nuevo, Tiny sonrió ligeramente, pero una vez más pensó que sería bueno ser inmortal y ser capaz guardar sus pensamientos de los demás. “Estaba intentando ser un buen anfitrión, pero” – Víctor tomo de nuevo el vaso que le había dado a Tiny, y dijo socarronamente – “de esta manera no hay vasos que limpiar.” Se dio la vuelta para regresar los vasos, agregando, “El teléfono esta el mostrador. Es inalámbrico, así que si quieres privacidad, llévalo al porche.” “Gracias,” dijo Tiny de nuevo, y se movió para tomar el teléfono. “Parece como que tienes dos Marguerite,” murmuro Mirabeau, mientras Mabel y Elvi se alejaba para examinar los diversos shampoo y acondicionadores que tenían entre ella, intentando decidir cuando era el mejor para el cabello “estresado” de Mirabeau ahora que las extensiones se habían ido. Eran un par deleitante – entusiastas, cariñosas, y amorosas, y ambas habían estado quejándose con Stephanie mientras trabajaban, haciéndole preguntas y llamando su atención en la conversación. La chica rodo sus ojos ante las palabras de Mirabeau, pero sospechaba era por alardear. Sentía que la chica estaba secretamente complacida. “Aquí vamos. Decidimos que esta es la mejor apuesta,” anuncio Elvi, sosteniendo un par de botellas a juego, una contenía shampoo, la otra acondicionador. “¿Quieres lavarlo en la ducha o solo en el lavabo?” “El lavabo está bien,” murmuro Mirabeau, e inmediatamente se encontró con una mujer a cada lado, determinadas a ayudarla a hacerlo en el lavabo del baño. No acostumbrada a las quejas de ella misma, se sintió aliviada cuando el coco termino y pudo secar su cabello y usar algo de gel para regresar a su usual estilo de picos. “Mi,” murmuro Mabel, mientras Mirabeau terminaba y se presentaba para inspección. “Ese estilo es realmente bastante atractivo en ti, querida. Las puntas rosas son realmente muy llamativas. Me gusta.” “Si, es bastante lindo,” coincidió Elvi. Y luego sus ojos cambiaron detrás de Mirabeau, y sonrió, y pregunto, “¿Qué piensas tú, Tiny?” Mirabeau miro sobre su hombro con sorpresa. Sus propios ojos ensanchándose cuando vio a Tiny de pie en la puerta. “Creo que Mirabeau siempre se ve hermosa,” dijo Tiny solemnemente. “Pero me gusta este estilo. Le va bien.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

Elvi asintió hacia el hombre, y dijo, “Supe que eras un hombre inteligente en el momento en que te conocí en Nueva York, Tiny McGraw.” Mucho para el asombro de Mirabeau, el realmente se sonrojo antes en cumplido, lo que solo parecía complacer a Elvi todavía más. Riendo suavemente, la mujer tomo a Mabel y a Stephanie por un brazo y comenzó a apresurarlas fuera del baño. “Bueno, nuestro trabajo aquí está hecho, chicas, ¿Por qué no dejamos a estos dos solos por un rato y vamos por un te? Stephanie, ¿te gustan las galletas de chocolate blanco y fresas?” “No creo haberlas probado,” murmuro Stephanie, mientras Tiny se hacía a un lado para dejarlas salir del baño. “Oh, bueno entonces, estas en un problema. Son divinas,” dijo ella, mientras salían por la habitación. “Nos detuvimos y tomamos un almuerzo en nuestro camino a casa desde el aeropuerto.” “También trajo pay de queso,” anuncio Mabel secamente, entonces le dijo a Stephanie en tono conspirador, “Te darás cuenta de que Elvi tiene un gusto por lo dulce.” “También yo,” dijo Stephanie con una sonrisa. “Oh, brillante,” Elvi canturreo felizmente. “¡Debemos de ser compinches!” Mirabeau miro a Tiny y sacudió su cabeza socarronamente mientras la puerta se cerraba detrás del trió. “Ellas van a echar a perder sus dientes antes de que Dani pueda venir por ella.” “Ha pasado por mucho y merece un poco de mimos,” dijo Tiny medianamente, luego agrego, “Y también tu.” Mirabeau encontró su respiración entrecortada por la sorpresa y su corazón deshaciéndose un poco ante sus palabras. Había dicho exactamente lo mismo. Mirabeau comenzó a cruzar la habitación con toda la intensión de besarlo por decir eso, cando el repentinamente levanto un teléfono. “Lucian quiere hablar contigo.” “¿Lucian?” ella miro el teléfono con asombro. “¿Has estado con él al teléfono todo este tiempo?” El sonrió y sacudió su cabeza. “Intente llamarlo, pero estaba ocupado, tome una cerveza con los chicos, e intente de nuevo.” Obviamente había sido una gran cerveza, pensó Mirabeau, y se pregunto si “los chicos” habían sido más gentiles al molestarlo acerca de ella justo como las mujeres habían estado molestándola con él. Sacudiendo su cabeza, ella suspiro y tomo el teléfono. “¿Hola?”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“Así que Tiny es tu compañero de vida,” fueron las primeras palabreas que gruño en su oído. Mirabeau se tenso, luego miro el teléfono antes de decir complacientemente, “¿Sera esta una llamada de negocios, o de placer, Lucian?” “Negocios,” pauso. “¿Es el o no tu compañero de vida?” Mirabeau sonrió, pero espeto, “si.” Hubo un siseo como si él estuviera aspirando aire, entonces Lucian maldijo. “Maldición esa Marguerite. Va a hacer mi vida miserable. Ya estaba corto cuando se trataba de enforcers, y ahora voy a tener uno menos.” “Bueno, tú fuiste el que dejo que lo convenciera para ponernos juntos,” señalo ella con exasperación. “Pudiste haber dicho que no.” “¿Y detenerte de conocer a tu posible compañero de vida?” pregunto el cómo ultrajado. “No me parece, niñita.” Mirabeau encontró a sus labios renuentemente curvase en una sonrisa. No la había llamado niñita desde la muerte de su familia. “Yo te llevare al altar,” anuncio firmemente. “Tu padre lo habría querido.” “No hay camino al altar aun,” jadeo ella, mirando preocupada a Tiny. Dios santo, apenas y se conocían, y Lucian los estaba casando. “Y no has perdido otro cazador. Me quedare esta noche y mañana, después volveré tan pronto como el sol se ponga, lista para trabajar.” “Como demonios lo harás,” espeto Lucian. “Lo hare,” insistió ella. “No te preocupes. Me serás inservible de todos modos. Quédate en Port Henry por un tiempo y saca a Tiny de tu sistema. Es una orden,” agrego el firmemente. “Y dile a Tiny que es una orden para el también. Jackie ya ha aceptado y –“se detuvo abruptamente, y Mirabeau oyó el murmullo de la voz de una mujer en el fondo. Solo se dio cuenta que era la jefa de Tiny, Jackie, cuando la voz amortiguada de Lucian dijo, “Esta bien, está bien,” antes de gruñir más fuerte de nuevo mientras le decía, “Jackie dice que le digas a Tiny que está muy feliz por él y que se tome todo el tiempo necesario.” Mirabeau dudo, sus ojos deslizándose hacia Tiny y de vuelta al teléfono, entonces pregunto insegura, “¿Qué si no quiere?” “Oh, el quiere, niñita. Ya le pregunte. Desfrútalo.” La última palabra fue seguida por el clic mientras colgaba.

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“Adiós a ti también,” murmuro Mirabeau, presionando el botón para colgar el teléfono. Suspirando, miro a Tiny, aclaro su garganta, y murmuro, “Dijo que debemos de quedarnos por un tiempo.” “Si oí,” admitió el, luego pregunto en voz baja, “¿Esta eso bien para ti?” Ella dio una sonrisa torcida. “No parece como que tenga muchas opciones. El es mi jefe, y es una orden.” “Ese es un llamado,” dijo Tiny en voz baja. “¿Lo quieres o no?” Mirabeau trago y evito sus ojos. “Yo… no puedo leerte… y te quiero a ti.” “Ya sabía eso, Mirabeau,” señalo el gentilmente. “La pregunta es, ¿estás lista para tener un compañero de vida?” Por un minuto, ella lucho con la pregunta, renuente a admitir que lo estaba, pero esa era la joven Mirabeau que brevemente levanto su cabeza y todos sus miedos en ella. Ya no era la pobre y rota chica. Ella era una mujer inmortal, y él era su compañero de vida, y no importa lo que ella supiera o no acerca de el, o nada mas. El hecho era que los nanos sabían que estarían bien juntos, y como todos los inmortales sabían, los nanos nunca se equivocaban. El era su futuro. Mirabeau se dio cuenta repentinamente que todos los miedos ella había estado experimentado solo eran regalos de las acciones de su tío. Definitivamente el ya había tenido suficiente. No iba a dejarlo que la alejara de Tiny también. “Si,” dijo finalmente, su voz firme y su mentón elevado desafiantemente. “Estoy lista.” Tiny comenzó a alcanzarla, pero ella lo detuvo con una mano en su pecho. “¿Acerca de ti? ¿Estás listo para ser mi compañero de vida Tiny McGraw?” “No debería estarlo,” dijo el solemnemente. Deslizando sus brazos alrededor de su cintura, y la acerco, arreglándoselas para presionar sus caderas juntas a pesar de la mano que ella tenía entre ellos, mientras susurraba, “Difícilmente nos conocemos.” “Eso es verdad,” murmuro Mirabeau, mientras él se inclinaba y presionaba un beso en su frente. “No sé qué te gusta y que no, cuáles son tus creencias, religiosas o políticas, o incluso si quieres niños.” El puntualizo cada punto con otro beso, uno a cada lado de sus ojos, uno en su mejilla, y uno en su oído. Mirabeau murmuro algo para asentir, aunque sonaba mas como un gemido para ella mientras su cuerpo comenzaba a responder a su cercanía y toque. “Realmente deberíamos hablar,” murmuro él, corriendo sus labios a través de su mejilla para presionar un beso a un lado de su boca. “Conocernos el uno al otro.”

N&N

Traducido por Jade Lorein


Lynsay Sand

Mordido por Cupido

“Si,” respiro ella, olvidándose de alejarlo y deslizando sus brazos alrededor de sus hombros. En el momento en que lo hizo, Tiny acuno la parte posterior de su cabeza y encontró su mirada solemnemente. “Hablaremos después,” prometió el. “Después,” coincidió Mirabeau, solo antes de que su boca cubriera la de ella. Su beso fue caliente y demandante, y Mirabeau gimió mientras su cuerpo surgía a la vida. Después jadeo mientras él la tomaba del trasero y la levantaba antes de cambiar su agarre a sus muslos para que sus piernas cambiaran alrededor de su cintura. Mirabeau anclo instintivamente tus tobillos alrededor de su espalda, entonces jadeo y mordió su labio mientras comenzaba a caminar a través de la habitación, y sus cuerpos se frotaban, llevándolos a una casi dolorosa necesidad. Cuando el llego a la cama, Tiny la puso sobre sus pies, entonces rápidamente y metódicamente le quito la camiseta que vestía. Solo mientras ella lo alcanzaba para quitar su propia playera, le dio un empujón para enviarla hacia atrás sobre la cama. Una vez que el la hubo desnudado, Tiny se detuvo a mirarla, una mano deslizándose gentilmente por su caliente piel, haciendo que sus ojos cayera a la mitad haciendo que su cuerpo temblara con placer. Mirabeau lo alcanzo entonces, queriendo sentirlo sobre ella, pero él se retiro con una risa y se enderezo, dejándola mirar mientras se desvestía. Mientras ella miraba primero su playera, después sus pantalones caer al piso, Mirabeau trazo la silueta de su cuerpo con ojos hambrientos y supo que pasaría mucho tiempo antes de que tuvieran esa conversación…. Un muy largo tiempo. Tal vez después de su primer hijo… o el segundo, pensó, mientras el venia hacia ella, su cuerpo firme y duro. Y entonces su boca cubrió la de ella y sus manos comenzaron a moverse sobre ella y dejo de pensar en todo y confió en los nanos.

Fin

N&N

Traducido por Jade Lorein


Mordido por cupido  
Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you